Asociación G. para la Libertad de Idioma
AGLI

La Coruña, España

R.N.Asociaciones: 80.224, CIF: G-15200553
    e-mail: agli-geocities.com   agli.geo-yahoo.com  
(no olvide cambiar - por  @)
www.libertadidioma.com

Desde 1.988 defendiendo los derechos humanos y constitucionales
de los que hablamos el idioma español.
Si no hemos conseguido mucho, es muy probable que una parte de la culpa sea tuya.

 


Una         opinión crítica contra los nacionalismos

En         Defensa de los Derechos Constitucionales de los que hablamos el Idioma         Común Español
 

FelñFiRecortes de Prensa    Última actualización 23  22   21   20   19   18   17   16 (act)    15 (ok)   14  13 (act)   12 (act)  11  10  9 (act)   8 (act)  7 (ok)  6 (act)   5  4 (act) 3 (act)   2 (ok)  1 
31  30 (act)   29 (act)  28 (act)  27 (re-act)   26 (act)  25 (act)  24  23  22  21  20  19 (act)  18  17  16 (act)  
Los recortes de ayer al final de la página
  
******************
 

Lenguas inútiles - Y ahora Ucrania, tomad nota idiotas!!

 

Euro and Europe doomed by Spain's inefficiency
AGLI Editor. 22 August 2012

The Spanish government has no intention to attack the intrinsic inefficiency problem, otherwise it should already have abolished the laws of  regional languages. This measure  would destroy inefficiencies affecting market, work force, education, legal, procedural, health, security systems and more. This measure has no cost, and benefits are outstanding.

Spain has seventeen regional governments partitioning the country with laws and languages. Therefore, the disassembly of the regional system, by abolishing the laws of the regional (and many local) governments and reducing the redundant government employees is also compulsory. This measure means a heavy social cost, two million people should be laid off, but the private sector could recover and start creating productive jobs. As a byproduct, professionals of politics would probably disappear (as they are the problem). 

Spain will sink the Euro and Europe unless it returns to common language and law.
AGLI Editor. 22 August 2012 

The deep problems of  Spain's economy are paving the way to the destruction of the Euro and Europe and the Spanish governments have no intention to fix their problems, otherwise the first measure with zero cost, returning to the spanish common language by abolishing all laws of  regional languages, should already have been taken. 

Basically, the inefficiencies of the governments and the unnecessary expenses are so high that no tax system can survive after the depletion of its citizens. 

Spain has a multitude of regional governments (seventeen) with many of them using different regional languages instead of the Spanish, and consequently the country is divided by laws and languages, the work force can't move unless families surrender themselves and the education of their children from their mother spanish language to the regional languages, government employees are valued more for their knowledge of the regional language than anything else, enterprises have to cope with many different and opposing laws written in different regional languages, and have to translate their operating  business systems to them. 

Therefore, should the Spanish government have any intention to fix the problem, the first measure should have been to abolish all the laws concerning regional languages, letting the Spanish be the common language. This measure  would destroy many inefficiencies affecting market, work force, education, legal, procedural, health, security systems and more. This measure has no cost, on the contrary benefits are absolute neccesity. 

The second measure should be the disassembly of the regional systems, abolishing the laws of the seventeen regional (and many local) governments and reducing the redundant and unnecessary government employees. This measure has a very heavy social cost, around two million people should be laid off, but by reducing those, unnecessary expenses, the private sector could recover and start creating productive work. As a byproduct, the superfluous class of professionals of politics would probably disappear (they are the problem).


El español: una lengua viva. Informe 2016. Instituto Cervantes
http://www.cervantes.es/imagenes/File/prensa/EspanolLenguaViva16.pdf

La colección de 'El valor económico del español', un homenaje a nuestro idioma
Fundacion Telefonica 3 Marzo 2017

 

Descárgatelos gratis http://email.fundaciontelefonica.com/re?l=D0Ilily6zI5ztd4nnIh

Descárgatelos gratis

Esta ambiciosa obra analiza la importancia que tiene el español como activo de las empresas que impulsa su internacionalización en mercados donde se habla el mismo idioma.

¿Sabías que las industrias culturales en español aportan hoy más de 30.000 millones de euros anuales? ¿Y que nuestra lengua es la tercera en la Red y que el 7,9 % de los usuarios de Internet se comunican en español?

Son datos extraídos de la investigación 'El Valor Económico del Español', formada por 14 títulos, una ambiciosa investigación sobre la cuantificación económica de nuestra lengua, como una forma de lograr que apreciemos el valor cultural de este activo hablado por una comunidad formada por más de 500 millones de hispanohablantes.

Te recordamos que en nuestra web están disponibles los 14 títulos gratuitos que conforman 'El Valor Económico del Español':

Atlas de la Lengua española en el mundo. Presentación gráfica y didáctica de la situación del español dentro de la riqueza y diversidad del universo de las lenguas. En 2016 ha salido la tercera edición revisada y ampliada de la obra.

Lengua, empresa y mercado. Analiza la importancia del español como activo que impulsa la internacionalización de las empresas en mercados que hablan el mismo idioma.

El futuro del español en EE.UU: La lengua en las comunidades de migrantes hispanos. El español es la 2ª lengua más hablada en Estados Unidos gracias a que las segundas generaciones de inmigrantes la mantienen como segunda lengua tras el inglés, un hecho novedoso en la historia de este país, conocido por ser un “cementerio de lenguas”.

El español, lengua de comunicación científica. Este libro analiza los aspectos cuantitativos y cualitativos del español como lenguaje científico y tecnológico.

El español en las relaciones internacionales. Un recorrido por la presencia del español en foros y organismos internacionales y su futuro en el mundo globalizado.

Valor económico del español. Compendio de conclusiones de la primera parte de la investigación sobre la proyección del español en tanto que lengua de comunicación internacional.

El español en los flujos económicos internacionales. Más de 500 millones de hablantes hacen del español un importante ‘puente económico’ sobre el Atlántico.

Economía de las industrias culturales en español. El español como lengua global aparece como un importante motor del desarrollo de las industrias culturales.

Lengua y Tecnologías de la Información y las comunicaciones. Existen vínculos lingüísticos en el patrón geográfico de internacionalización de las operadoras de telecomunicaciones.

El español en la Red. El informe analiza la presencia de páginas web en español en la Red y las consecuencias que Internet tiene sobre la vida de las lenguas.

Emigración y Lengua. El papel del español en las migraciones internacionales. Estudia el efecto que tiene una lengua como el español en los procesos de decisión y en los resultados laborales y sociales del emigrante.

Las Cuentas del Español. Aborda uno de los aspectos cruciales de este ambicioso proyecto: la cuantificación del español en términos como el PIB o el empleo generados en la economía española en los últimos años.

La economía de la enseñanza del español como lengua extranjera. La enseñanza del español a hablantes de otras lenguas genera empleo y valor añadido.

Economía del español. Una introducción. Introducción del proyecto de investigación ‘Valor Económico del español’ que cuantifica la actividad productiva o de intercambio que la lengua aporta a la economía.


**************
Boletín AGLI nº25 (Nov 2011)

*******

Si te importa España, diez acciones indispensables
Nota del Editor 1 Noviembre 2011

  la lengua española para unificar mercado, educación, sanidad, justicia, legislación, seguridad, anulando toda la legislación sobre lenguas regionales.

 desmantelar el tinglado autonómico.

3ª  deshacerse de la enorme casta de profesionales de la política

4ª  simplificar y reducir el enorme aparato burocrático y millones de funcionarios

5ª deshacerse del intervencionismo de un estado ineficiente y depredador de los recursos de la clase media

6ª deshacerse de un estado indoctrinador y comprador de votos de unos con dinero de otros

7ª  arreglar un sistema educativo desastroso con menos medios y más responsabilidad

8ª  educar en valores humanos a una sociedad indoctrinada y adormecida

9ª liberalizar y optimizar un mercado fragmentado e ineficaz

10ª arreglar una justicia irracional, politizada, lenta, incompetente e irresponsable con menos medios y más responsabilidad

******

El Nacionalismo Obligatorio en las Aulas
Por Ernesto Ladrón de Guevara y Arbina.

A LAS PERSONAS QUE HAN SACRIFICADO SU BIENESTAR PARA HACER PREVALECER LA VERDAD
(Vitoria, año 2011)
394 páginas

www.educacionynacionalismo.com

******
La "normalización lingüística", una anormalidad democrática. El caso gallego
Dedicado "A todos aquellos que piensan que los idiomas se hicieron para las personas y no las personas para los idomas"
Manuel Jardón     (1.284KB, formato .pdf)  Nota: si no consigue descargar el libro completo, pulse el botón derecho de su ratón y
seleccione "Guardar destino como" en
Internet Explorer o "Guardar enlace como" en FireFox.

La normalización lingüística, una anormalidad democrática. Manuel Jardón

Por la normalización del español: El estado de la cuestion, una cuestion de Estado.
FADICE      (747KB, formato .pdf )

Manifiestos:
POR LOS DERECHOS LINGÜÍSTICOS EN GALICIA
POR LA LIBERTAD DE ELECCIÓN DE LENGUA EN LOS CENTROS DE ENSEÑANZA DE GALICIA

Índice General

Recortes de Prensa   23 noviembre 2017
Boletines
Artículos y Conferencias
Bibliografía  
 Legislación
Enlaces/links
English
© Copyright

Del libro de Manuel Jardón

"A todos aquellos que piensan que
los idiomas se hicieron para las
personas y no las personas
para los idiomas"

La "normalización lingüística",
una anormalidad democrática
El caso gallego

  
   

AGLI Recortes de Prensa   Jueves 23 Noviembre 2017
El orden constitucional sigue sin imperar en Cataluña
EDITORIAL Libertad Digital 23 Noviembre 2017

Los ataques a jueces y fiscales son otra muestra más de que el orden constitucional todavía no impera en Cataluña.

El presidente del Gobierno ha realizado unas declaraciones al diario italiano La Reppublica en las que, tras afirmar que en Cataluña "reina una mayor tranquilidad" desde la intervención de la Administración autonómica en aplicación del artículo 155 de la Constitución, ha advertido solemnemente de que quien gane las elecciones tendrá que "respetar el marco constitucional".

Bien está que Rajoy haga está advertencia; sin embargo, cabe preguntarse qué credibilidad se le puede otorgar, teniendo en cuenta que no ha habido nunca un gobernante tan renuente e irresponsablemente timorato a la hora de hacer cumplir la ley como él.

La cantidad y la gravedad de los ataques al ordenamiento constitucional y las clamorosas desobediencias a las leyes y a las sentencias de los tribunales que, durante tantos años, se han cometido desde la Administración autonómica catalana, hasta que el presidente del Gobierno se decidió, por fin, a intervenirla, es algo que no tiene parangón en nuestra historia ni en la de ningún otro país democrático del mundo.

Es obvio que la destitución de los golpistas ha puesto fin a sus más ostentosas desobediencias e interrumpido su marcha hacia un Estado soberano. Sin embargo, esta realidad dista mucho de significar que el orden constitucional impere ya en Cataluña. Buen ejemplo de ello es la persistente, si no acrecentada, propaganda secesionista perpetrada desde los medios de comunicación públicos de la región, que atenta contra el artículo 20.3 de la Constitución como cuando gobernaban Puigdemont y sus antecesores. Lo mismo cabe decir del adoctrinamiento nacionalista en las escuelas, que sigue constituyendo una tolerada vulneración del artículo 27.8 de la Carta Magna; por no hablar de la desobediencia a los tribunales respecto a la liberticida e inconstitucional inmersión lingüística, que se sigue perpetrando en Cataluña –y extendiéndose a otras comunidades– bajo esta denigrante aplicación del 155. A ello hay que sumarle la salvaje huelga política del pasado día 8, en la que se vulneraron derechos constitucionales tales como el de libre circulación, y ante la que los cuerpos policiales mantuvieron una pasividad propia de cuando sus jefes políticos eran Puigdemont y compañía.

Aunque en este caso no haya tanta responsabilidad directa por parte del Gobierno de Rajoy, no menos grave es que lo que ha referido este miércoles el ministro de Justicia, Rafael Catalá: pintadas, atentados contra el patrimonio y hasta cortes de suministro eléctrico en domicilios de jueces y fiscales, los últimos este mismo fin de semana. De hecho, ya el pasado martes el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, José María Barrientós, reveló que varios jueces han pedido su traslado fuera del Principado por la "situación de tensión personal" en que viven.

Finalmente, y para poner en sus justos términos la "mayor tranquilidad" que Rajoy dice que ya se vive en Cataluña, conviene señalar la advertencia que la Comisión Europea ha hecho este mismo miércoles sobre la notable incertidumbre que sufre España por la "crisis catalana". La incesante huida de empresas de Cataluña no se debe tanto a la existencia allí de un quimérico Estado soberano en forma de república, sino a la inquietante falta de seguridad jurídica a la hora de salvaguardar en Cataluña las fronteras más preciosas de la Nación, que no son otras que aquellas que la configuran como Estado de Derecho. Y eso no se arregla simplemente convocando nuevas elecciones autonómicas; menos aun si las ganan quienes no aspiran a otra cosa que a la voladura del ordenamiento constitucional.

Golpe a la inteligencia
Agapito Maestre Libertad Digital 23 Noviembre 2017

Asisto de modo anónimo, en la Real Academia de las Ciencias Morales y Políticas, a la presentación de un documento para la reforma de la Constitución que ha elaborado un grupo de profesores de Derecho Constitucional y Administrativo. Escucho pacientemente y me quedo atónito. Nada de lo que allí se dice tiene que ver con lo que interesa a los españoles, salvo en un punto. Precisamente, esa excepción descalifica por entero un documento absolutamente inoportuno. Porque el don de la oportunidad en el ámbito de la ciencia es tan importante como en el de la política, descalifico todo el texto por intempestivo, descontextualizado y fuera de cualquier magna sazón. Ni al que asó la manteca, perdón por la expresión castiza, se le ocurre abrir un debate sobre la reforma constitucional, cuando acaba de darse o, al menos, intentarse un golpe de Estado contra esa Constitución.

Unos políticos nacionalistas están siendo juzgados y perseguidos por la justicia por haber dado un golpe de Estado, arruinado Cataluña y empobrecido toda España, se han largado a Bélgica y otros se libran de la cárcel por la cara, pero una institución académica les premia con una reflexión, sí, doblan su inteligencia y sus rodillas estos académicos ante los secesionistas y, de paso, acogen sus instintos criminales en una disposición adicional específica para Cataluña. Terrible. Esto no es ciencia. Esa reflexión es vulgar ideología al servicio de una causa poco digna de ser predicada en público. O esta gente carece de la más mínima sindéresis para abordar una cuestión que afecta a la nación entera o, sencillamente, apuestan por exculpar a los secesionistas de su intento de golpe de Estado.

Me sobran, pues, palabras y mil ideas para expresar mi desacuerdo absoluto a este papel que se presentó en esta Academia para arruinar su nombre. Sólo repetiré una para no molestar a las personas que lo han elaborado y sí a su iniciativa: inoportuna. Leído el papel para comentarlo no puedo decir nada mejor sobre él que reiterarme en mi primera impresión: está fuera de tiempo y al margen de un propósito limpio y democrático. Nadie debería hablar de reforma de la Constitución hasta que los rebeldes, sediciosos y malversadores de caudales públicos no paguen por sus fechorías y demuestren su arrepentimiento. Aprendamos, pues, a callar sobre reformas constitucionales hasta que los delincuentes se rediman y acepten el Pacto Ciudadano de 1978. Es lo único que tenemos para salvar a la Nación de quienes quieren matarla. En fin, solo después de que los sediciosos pasen por ese largo trabajo de duelo y reparación de daños, podría discutirse la reforma de la Constitución en relación con Cataluña.

¿Qué sacará de todo esto la prensa y el debate público? Poco. Pasarán de largo, porque estas ideas no tienen nada que ver con la realidad. O peor, todo se dirige a premiar a los golpistas de Cataluña con una disposición adicional para que su "singularidad" regional implique una superioridad política. El colmo. ¿Qué ideas son estas para reformar la Constitución que no hablan de la "recentralización" (sic) de competencias que exige el pueblo español y un sector minoritario de la casta política? Ninguna. No hay planteada ni una sola reforma concreta para mejorar el funcionamiento del Estado. Es, sobre todo, un documento contradictorio. Niega que la reforma "pueda hacerse pensando solo en Cataluña", pero le dedican la mayor parte del documento y es la única propuesta concreta que aparece en el texto: una nueva disposición adicional que establezca "un régimen singular" para esa comunidad y una "relación bilateral" con el Estado, siempre con el acuerdo del resto de comunidades y para aquellas cuestiones que no afecten al conjunto.

Un papel, pues, para olvidar, porque el rastro de su voluntad cívica ha sido arruinado por un afán de originalidad impropio de hombres de ciencia. De leyes.

No, por supuesto
Reformar la Constitución en favor de más autonomismo es delirante
Luis Ventoso ABC 23 Noviembre 2017

Una de las formas más seguras de fracasar en la vida es despreciar aquello que pretendes vender o defender. Nadie sale a ligar proclamando que es un tacaño de Molière, que tiende a la misantropía y que por la noche ronca como un oso pardo. Así no te jalas un rosco. Nadie vendería una gran berlina antigua, un Bentley de solera, explicándole al público que el vehículo está totalmente obsoleto: «Las puertas no cierran bien, el embrague rasca, los asientos son de muelles y te destrozan la chepa, el único airbag es el careto del conductor y el cacharro está tan anticuado que las ventanillas se bajan con manivela. Pero tal vez a usted pueda interesarle...». Por supuesto que no le va a interesar. Un vendedor normal que aspire a colocar el Bentley dirá todo lo contrario: «Este coche lleva cuarenta años en carretera y no ha dado ni un problema mecánico serio. Su línea clásica es muy armónica, ha envejecido de maravilla. La habitabilidad resulta excelente. Una joya. Enorgullecería a cualquier propietario».

En política sucede lo mismo. En el referéndum del Brexit, Cameron hizo campaña a favor de la UE pregonando que a él en realidad no le gustaba. Muchos ingleses extrajeron la conclusión lógica: «Si a ti no te gusta Europa y me pides que vote por ella, aviado vas, campeón». España acaba de ganar una batalla durísima en defensa de su legalidad constitucional. No ha resultado sencillo, porque décadas de propaganda a cañón libre, manipulación en las escuelas e intoxicación mediática construyeron un enemigo complicado, que había tejido una intrincada red de intereses. Por eso supone un absurdo tremendo que cuando estamos todavía inmersos en la lucha por España y su Constitución proclamemos que la Carta Magna es defectuosa y necesita una reforma. Con tal actitud lo que estamos haciendo es depreciar aquello que se supone que queremos defender. Es un delirio naif pensar, como hacen Sánchez y algunos ilustres buenistas -destacados juristas incluidos-, que los separatistas catalanes van a aflojar en su obsesión supremacista porque se acometa una reforma federal de la Constitución (que además de facto ya lo es). ¿Se van a amoldar a la legalidad española Junqueras, Puigdemont y la CUP porque el Senado se convierta en una cámara territorial, o porque se hagan retoques semánticos en la denominación de las regiones para alzaprimar simbólicamente a la ya multipremiada Cataluña?

¿Debemos reformar hoy la Constitución que nos devolvió la democracia y ha propiciado la etapa más libre y próspera de España? No, por supuesto. Todo retoque que tienda a fomentar un mayor autonomismo constituirá además una bofetada en la cara del sentir dominante entre los españoles, que abogan mayoritariamente por el modelo actual, o en todo caso por fortalecer el Estado. Por fortuna, Rajoy le hará un fino Lampedusa al torpe Sánchez. Todo tendrá que cambiar para que nada cambie. Tengan por seguro que tardará en tocarse la magnífica Constitución de 1978. España no puede correr a rebufo de unos golpistas.

La irrelevancia de España y la mediocridad de las élites
Juan Laborda vozpopuli.es 23 Noviembre 2017

Los últimos días diversos acontecimientos y anécdotas muestran algo meridianamente claro. España no sólo ha ido perdiendo paulatinamente peso e influencia en la esfera internacional. Sí, es cierto, lo ha extraviado a raudales. Pero hay algo más. El problema de fondo es mucho más sutil y estructural. Para poder defender los intereses de una nación debes hacerte respetar. Obviamente aquellos países relevantes en el ámbito diplomático lo son en razón de su economía, población, posición geográfica, historia, o influencia en otras áreas geográficas. España curiosamente, antes del inicio de la Gran Recesión, tenía en todos y cada uno de estos aspectos una posición privilegiada. Pero algo falló. El problema de fondo venía de muy atrás.

La cuestión, quizás, y esta es mi hipótesis de partida, es que carecemos de unas élites, no sólo políticas, medianamente preparadas para defender con uñas y dientes el bienestar y el futuro de sus conciudadanos. Nuestro problema, en definitiva, es la mediocridad de quienes nos dirigen. Cuando se es mezquino, la sensación que se traslada es doble. Por un lado, en el mejor de los casos, ello supone ser completamente irrelevante, pasar desapercibido. En el peor de los casos se puede transformar en un absoluto complejo de inferioridad, ideal para que te devoren sin miramientos. Pero hay todavía una sensación más descorazonadora, la falta de un relato de pasión e ilusión en la defensa de los intereses de tus conciudadanos.

El momento actual es profundamente descorazonador. No es culpa sólo de una clase política ramplona. También tiene que ver una sociedad acrítica, adormilada, llena de complejos, donde se trata de sobrevivir manteniendo posiciones de genuflexión y privilegios. Lo vemos en unos medios de comunicación aduladores con el poder; unos intelectuales apoltronados y bien alimentados; unas élites extractivas que devoran sin miramientos rentas conseguidas por el mero hecho de disponer o acceder a información cuasi-privilegiada. Pero ¿por qué hemos llegado hasta aquí?

Un relato histórico de la mediocridad
Si analizamos la evolución de nuestra frágil democracia podemos destacar dos rasgos genéricos. En primer lugar, con el paso de los años, en términos generales, y salvo muy honrosas excepciones, da la sensación de que la formación intelectual y moral de nuestros políticos se ha ido diluyendo con el paso del tiempo. Se percibe en la oratoria, en la retórica, en la ausencia de una posición crítica ante lo que les rodea como ciudadanos. Pero sobretodo se percibe en la falta de libertad para defender posiciones que puedan chocar en un momento determinado con aquellas que defiende su partido político. El ascenso de muchos de nuestros diputados en sus respectivos partidos se fundamentó en la lealtad al jefe, no en su valía, algo, por cierto, muy español.

En segundo lugar, España, es un ejemplo de manual del término acuñado en 2003 por el profesor emérito de filosofía política de la Universidad de Princeton Sheldon Wolin, “Inverted Totalitarianism”, es decir, Totalitarismo Invertido. En nuestro país ha funcionado perfectamente la maquinaria mediante la cual los distintos grupos de interés -antiguos monopolios naturales, sector financiero, lobbies de distinto pelaje- han colocado con éxito, tanto en los órganos derivados de la soberanía popular, como en los diferentes puestos de responsabilidad de la administración pública, a aquellos que mejor defienden sus intereses. A su vez, los partidos políticos han ido apuntalando en los cargos de distintos organismos, salvo muy honrosas excepciones, a auténticos iletrados respecto a los conocimientos o valía que se requería para acceder a los mismos. De esta manera en realidad se beneficia a los susodichos grupos de presión que campan a sus anchas por los distintos ministerios y centros de poder.

Para todo ello ha sido necesaria la colaboración activa de un aparato mediático dispuesto a devorar el disidente, a todos aquellos que simplemente tengan una voz propia, en definitiva, a todos los ciudadanos que son libres. Y cuando esas élites castizas no tienen por donde agarrar a determinados personajes públicos, empiezan a desacreditarlos.

Me pueden ustedes preguntar, ¿qué tiene que ver el relato del Totalitarismo Invertido patrio con nuestra irrelevancia exterior? Muchísimo. La manera en que se ha afianzado el Totalitarismo Invertido en nuestro país es promocionando la mediocridad y la obtención de rentas de manera no competitiva. Y de esos barros, estos lodos. Ahora no se extrañen ustedes que seamos irrelevantes en la esfera internacional.

Dos fechas históricas económicas clave
Permítanme refrescar dos momentos históricos claves para nuestra irrelevancia actual. La primera, el Tratado de Adhesión a la Unión Europea. Nuestras élites hicieron un pacto tácito con las hegemónicas del centro y norte de Europa sobre cuál sería nuestro papel en la Unión Europea y en el mundo. España debía abandonar una política industrial activa y acometer un intenso proceso de desindustrialización. De aquellos barros, estos lodos. Las élites patrias rápidamente asumieron negocios de donde obtener pingües beneficios: privatización de antiguos monopolios naturales, promoción de servicios de bajo valor añadido, y una bancarización excesiva. Y de esa dinámica, la mayor burbuja inmobiliaria de la historia; una deuda impagable; un sistema bancario inservible, más sistémico; y un hundimiento de la productividad total de los factores. Recuerden la tercera ley de Kaldor, los empleos industriales son muy productivos y su escasez limita su potencial como motores de crecimiento.

La segunda fecha fue mayo de 2010, donde el gobierno de Zapatero se plegó a los designios de Alemania sin tan si quiera defender los intereses de nuestro país. El mal denominado “problema de competitividad” de los países del sur de Europa fue consecuencia de una política monetaria excesivamente expansiva del BCE tras el pinchazo de la burbuja tecnológica a principios de los 2000. El objetivo no era otro que evitar que Alemania cayera de nuevo en recesión. El impacto sobre la demanda interna de Alemania fue nulo, pero aceleró e infló hasta límites insospechados las burbujas en la periferia, especialmente la inmobiliaria. Dicha burbuja se financió con deuda privada, gran parte de ella proveniente del ahorro de los alemanes. Pues bien, nuestros políticos, tanto aquellos como los actuales, fueron incapaces de defender lo obvio: los errores de cálculo y de control de riesgo de sectores privados lo tenían que asumir sus acreedores. Al no hacer esto, nuestra deuda pública se disparó más allá de los estabilizadores económicos. Ahora, sin soberanía monetaria, nos tienen cogidos por donde más duele. Simplemente nos hemos convertido en unos pedigüeños incapaces de ejercer presión alguna, y cada día más propensos a adoptar dolorosas posturas de genuflexión. En definitiva, somos irrelevantes.

Más de 150 policías y guardias civiles han denunciado acoso en Cataluña
Zoido garantiza que los agentes estén en las mejores condiciones posibles
 larazon.es.  23 Noviembre 2017

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, informó hoy en el Congreso que ya se han presentado 150 denuncias por acoso a policías nacionales y guardias civiles que están desplazados a Cataluña para hacer frente al desafío independentista.

Zoido se refirió a esta cuestión en el Pleno de la Cámara Baja, donde el diputado de Ciudadanos Miguel Gutiérrez le preguntó cómo está garantizando la "dignidad" de los agentes desplazados a la comunidad catalana para hacer frente a la amenaza secesionista.

A este respecto, el titular de Interior se refirió a que el Ejecutivo está haciendo todo lo posible para garantizar las "mejores condiciones" a los agentes, lo que pasa no sólo por su alojamiento, sino también por denunciar a quienes acosan a estos funcionarios.

El ministro también negó que los guardias civiles y policías nacionales desplazados a Cataluña tengan que pagar de su bolsillo las dietas, como afirmó Gutiérrez, quien volvió a reclamar en el Congreso que se garantice la "dignidad" de estos agentes.

El diputado de Ciudadanos criticó que los agentes que estaban alojados en el barco 'Piolín', en el puerto de Barcelona, hayan sido llevados a otro barco y no a hoteles. Además, apuntó que mientras Zoido ha sido incapaz de arrancar al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, la equiparación salarial de los agentes estatales, la formación naranja sí lo ha conseguido y se logrará en tres años a razón de 500 millones de euros hasta 2020.

Ha reconocido que hubo dificultades para alojar a los policías y guardias por el propio dispositivo y se utilizaron barcos, hoteles y cuarteles intentando que estuvieran en las mejores condiciones.

Pero desde que la aplicación en Cataluña del artículo 155 de la Constitución "ha conseguido la vuelta a la normalidad", los agentes están en más hoteles porque ha habido más ofertas de los propios establecimientos.

También ha resaltado los relevos que se están produciendo para los descansos de los agentes y las medidas legales para que quienes les han amenazado y faltado al respeto, lo "paguen". En este sentido, ha dicho que ya se han canalizado 150 denuncias.

Respecto a la equiparación salarial, Gutiérrez ha señalado que ya que Zoido "no es capaz" de negociarla, lo hará su partido con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, con quien intentará conseguir 500 millones en cada uno de los tres ejercicios para completar los 1.500 que son necesarios para igualar los salarios de policías y guardias civiles a los de las policías autonómicas.

El titular de Interior le ha respondido que desde 1989 se está reivindicando la equiparación, pero ha tenido que llegar el Gobierno de Mariano Rajoy para que en los Presupuestos Generales del Estado de 2018 se empiece por primera vez a hablar de ello y a tomar medidas.

"Mas vale un gramo de hacer que un kilo de decir y que no se haga nada", le ha reiterado el ministro.

Gran Bretaña recomienda estudiar español tras el Brexit
El British Council señala que hay que dar prioridad al estudio de la lengua de Cervantes para hacer más competente su economía tras la salida de la UE
BRUNO PARDO PORTO/ JESÚS GARCÍA CALERO ABC  23 Noviembre 2017

El Brexit ha traído a la actualidad británica la importancia del idioma español como lengua global, después de que el British Council hiciera público estos días un estudio en el que se recomienda la enseñanza de la lengua de Cervantes como primera opción ante la necesidad de mejorar las competencias lingüísticas de los británicos en el contexto de la nueva situación política tras el abandono de la Unión Europea. Pasado ya más de un año desde el referéndum, es hora de pensar en cómo Gran Bretaña dibujará su futuro comercial en el mundo. Y cuentan con el español, chino, francés, árabe y alemán como prioridad, por ese orden.

Para el British Council, dedicado a la cultura y las oportunidades educativas, Gran Bretaña debe considerar con urgencia su necesidad de convertirse en una potencia comercial más allá del continente, al mismo tiempo que debe reforzar los lazos bilaterales con los gobiernos europeos, más cercanos geográficamente. En este contexto de una «Gran Bretaña global», el multilingüismo se convierte en valor fundamental. Sin embargo, la realidad británica dista mucho de ser un paraíso de las lenguas.

El «mantra»
El informe alerta de la pobre enseñanza lingüística del país anglosajón. «Tenemos que salir del mantra de que el inglés es “el” lenguaje internacional de los negocios para entender la importancia de aprender otros idiomas y las muchas y variadas circunstancias en que se están usando a la vez, o en detrimento, del inglés». El texto señala que estamos en un momento crítico, en el que la mejora de las habilidades lingüísticas de la nación es «fundamental», pues necesita ciudadanos capaces de reforzar las relaciones económicas, políticas y culturales del país con sus vecinos europeos.

Puestos al habla con Teresa Tinsley, ponente de este interesante informe, esta lingüista comenta desde Londres a ABC -en perfecto castellano- que para la realización del estudio «se han tenido en cuenta diez indicadores con cifras contrastadas. Hay factores económicos, culturales, diplomáticos, educativos, las perspectivas empresariales, del Gobierno y los gustos y comportamientos culturales de los británicos».

Así, Tinsley afirma que la fortaleza del español que les ha llevado a ponerle el primero de la lista es una mezcla de esos factores. «Primero está el turismo, puesto que España es el primer destino de los británicos (por ese motivo es el primer idioma en la enseñanza para adultos, mientras que en las escuelas es todavía el segundo, tras el francés)».

Además, está el hecho de la cantidad de países que hablan la lengua de Cervantes, «lo cual es una evidente ventaja» de carácter diplomático y comercial. «Hay que entender que el inglés es lingua franca en foros multinacionales, pero que en las relaciones bilaterales y comerciales las dos lenguas cobran gran importancia», asevera Tinsley. Y añade: «Además, el español es una de las lenguas de la ONU». Ello marca la preferencia del British Council, «que también tiene un lado económico, por supuesto, pero que si fuera el único valorado en el estudio tal vez habría dejado al español en un segundo puesto», según la estudiosa.

Pocos Erasmus
El informe «marca claramente cinco lenguas cuya enseñanza será una prioridad para Gran Bretaña: español, francés y alemán, que ya se estudian en nuestras escuelas, y árabe y mandarín, cuyo estudio deberíamos implantar», confirma Teresa Tinsley. ¿Hay medidas ya en marcha? «Yo no tengo esa información aunque de momento -reconoce- hemos hablado de la necesidad de reclutar a los profesores necesarios», remacha.

La realidad que revelan las cifras es que «solo un 34% de los jóvenes aprende, con un nivel muy básico, una lengua extranjera en Gran Bretaña hasta los 16 años. Tal vez por eso tenemos esa cifra tan baja de Erasmus, a diferencia de otros países, porque nuestros estudiantes no se sienten con la seguridad necesaria, que da el conocimiento de una lengua extranjera, para cursar estudios en otros países europeos», se lamenta. En efecto, apenas 15.000 estudiantes británicos estudiaron en el extranjero en 2013, un número muy inferior a los 40.000 españoles que sí lo hicieron ese año. De hecho el trabajo pide que se mantengan los beneficios de acogida de estudiantes Erasmus tras el Brexit o, en su caso, crear estructuras educativas bilaterales de igual importancia. Para la estudiosa, el Brexit ha hecho aflorar contradicciones y paradojas pero «hay que tener claro que no vamos a ningún lado sin mejorar nuestra competencia lingüística, para que el Brexit sea un éxito necesitamos hablar más lenguas».

Los motivos económicos de la prioridad de enseñanza del español que marca esta propuesta se basan en que España ya era un mercado de 15.000 millones de libras en 2015. A ello se suman los mercados de oportunidad que detectan en México, Chile y Colombia, con una suma de 185 millones de personas hispanohablantes con poco conocimiento del inglés. En México se atisba la séptima economía mundial para 2050 y Gran Bretaña quiere ascender en la escala que ya le ha convertido en el quinto inversor.

Tal vez por ello, el historiador del CSIC Manuel Lucena, consultado ayer por ABC, no dudaba en valorar positivamente este informe, con especial acento en el hecho de que «Gran Bretaña ya se ha dado cuenta de que el español es lengua global, y que en su cuidado no estamos haciendo todos los esfuerzos que deberíamos. Es importante cultivar la autoestima del hablante de español así como dedicar los recursos necesarios que merece la más importante fuente de economía e innovación global que tenemos y que no debemos valorar menos que otros».

El estudio británico subraya la necesidad de «una política audaz», de Estado, más allá de intereses de partidos en Gran Bretaña y guía los pasos que deben seguir Gobiernos, empresas e instituciones educativas para encontrarse en los beneficios políticos y económicos de este zafarrancho idiomático.

Entre las conclusiones que las cifras arrojan figuran datos como que los profesores y linguistas establecidos en Gran Bretaña serán cruciales para llegar a una economía exitosa tras el Brexit. También en el mundo de la empresa queda patente cómo el conocimiento idiomático permitirá mejores sueldos a quienes tengan más competencia para negociar en otro idioma.

Tradicionalmente las universidades británicas ofrecían el francés o el alemán, pero hoy interesa el español. Supera a la lengua germana en solicitudes de examen en Inglaterra, Irlanda del Norte y Gales (solo detrás del francés). Los motivos económicos que destaca el trabajo para el estudio son: las exportaciones, las necesidades de las empresas, las prioridades del comercio en el futuro y los mercados emergentes. Al margen de la economía se valoran las prioridades de seguridad y diplomacia, el turismo, el interés del público, los acuerdos educativos internacionales y la prevalencia de los otros idiomas en internet.

«Mientras millones de personas de todo el mundo aprendían inglés, dándonos una gran ventaja, nos hemos quedado atrás por no dedicar suficiente tiempo, recursos y esfuerzo al aprendizaje de lenguas foráneas», concluye el informe.

Francia: los musulmanes dentro, los judíos fuera
Giulio Meotti lagaceta.eu 23 Noviembre 2017

Las suburbios (las banlieues) —alejados de los concurridos bulevares y bistrós de París— forman "la otra Francia". Son la "Francia periférica", ("La France Périphérique"), como el geógrafo Christophe Guilluy lo llama en un importante libro. Están donde la "convivencia" entre las comunidades se está poniendo realmente a prueba.

En los últimos veinte años, estos suburbios franceses no sólo se han convertido en "cúmulos de pobreza y aislamiento social", sino que han pasado de ser las áreas con mayor densidad de población judía a ser "los territorios perdidos de la República", como dice el gran historiador Georges Bensoussan en su libro Les territories perdus de la République.

Estos suburbios se han convertido en una de las señales más visibles de la islamización de Francia.

El antisemitismo ha vuelto como una de las peores enfermedades de Europa. Francia acoge a la mayor comunidad judía de Europa, y los judíos están huyendo de los suburbios o emigrando o mudándose a distritos gentrificados de las ciudades, donde se sienten más protegidos. Lo que le está ocurriendo a los judíos tendrá un efecto sísmico en todo el continente.

En el suburbio parisino de Bagneux, alguien vandalizó la placa en memoria de Ilan Halimi, un joven judío que fue secuestrado, torturado y asesinado por una "banda de salvajes" en 2006, sólo por el hecho de ser judío. En aquel momento, se trataba del primer caso de antisemitismo asesino de Francia en muchos años. Después de aquello, los islamistas asesinaron a varios judíos en un colegio de Tolouse y en un supermercado kosher de París.

Como informó Le Monde en una nueva y escalofriante investigación, el antisemitismo golpea a diario las puertas de los judíos franceses. Se ha creado una seria tendencia migratoria: los judíos franceses se han convertido en "refugiados internos".

Los judíos franceses no sólo están amenazados en sus sinagogas y colegios, también en sus casas. A los miembros de una familia judía les retuvieron, golpearon y robaron en su casa, en el suburbio de Seine Saint-Denis. Antes de eso, una doctora y profesora judía, Sarah Halimi, recibió una paliza y la mataron tirándola por su balcón, en el distrito de Belleville de París. El hombre que la asesinó, gritando "Alá Akbar" ("Alá es el más grande"), era un vecino musulmán. Dos hermanos judíos fueron recientemente atacados en una calle de París por un hombre que blandía una sierra y gritaba "¡Sucios judíos! Vais a morir".

Hace poco, "Paul" recibió, en su buzón de Noisy-le-Grand, una carta amenazándolo de muerte. La nota decía: "Alá Akbar", e incluía una bala de 9 milímetros. Al día siguiente llegó una segunda carta. Esa decía: "Vas a morir". Esta vez contenía la bala de un rifle Kalashnikov. Muchas familias judías, advierte Le Monde, están bajo presión. En Garges-lés-Gonesse (Val-d'Oise), un joven judío que había construido una cabaña temporal para otoño (una suká) en el patio de su sinagoga fue atacado en el barrio por gente que le gritaba "sucios judíos".

Los barrios judíos históricos se han quedado vacíos. Jérôme Fourquet y Sylvain Manternach, en su libro L'an prochain à Jérusalem? (¿El año que viene en Jerusalén?) hablan de niños judíos que dejan los colegios públicos y se van a los privados. Varias organizaciones han ayudado a 400 familias judías a cambiar a sus hijos a colegios privados, concretamente.

Entre 2005 y 2015 hubo 4.092 ataques antisemitas en Francia. Según un estudio de septiembre realizado por la Foundation for Political Innovation, el 60% de los judíos de Francia dicen que "les preocupa que les ataquen físicamente por la calle por ser judíos".

Tras los atentados de París de 2015, un think tank asociado a la Agencia Judía preparó un plan para ayudar a 120.000 judíos franceses a emigrar a Israel. Hubo 5.000 partidas en 2016 y 7.900 en 2015. Además del total de 20.000 judíos que emigró de Francia a Israel en los últimos tres años, también se ha producido un cambio interno hacia una "alta movilidad" del este hacia el oeste de París, a los arrondissements XVI y XVII. En los últimos diez años, "60.000 de los 350.000 judíos de la Île-de-France se han mudado", según Sammy Ghozlan, presidente del Observatorio Nacional contra el Antisemitismo.

El gobierno francés ha lanzado una operación para proteger 800 sinagogas, escuelas y centros comunitarios. Pero como explica Le Monde, poco se puede hacer para proteger a los judíos por la calle y en sus casas. El antisemitismo islámico está devorando la República francesa.

Según un estudio realizado por Ifop, "el contacto con la violencia antisemita está altamente correlacionado con llevar la kipá". El casquete judío ha dejado de verse en público en muchas áreas de Francia. En Marsella, fue de manera explícita: un líder judío local pidió a los judíos que, por su seguridad, evitaran llevar símbolos judíos en público. Mientras que los símbolos judíos desaparecen, los símbolos islámicos proliferan, desde los burkinis en las playas a los velos en los lugares de trabajo. Los judíos que no han huido de Francia están tratando de hacerse "invisibles".

Hasta el año 2000, el suburbio parisino de Bondy "era agradable y tranquilo, donde vivían entre 250 y 300 familias judías, y las sinagogas estaban llenas en el Sabbat. Ahora, sólo quedan unas cien familias", dijo un vecino de la zona, Alain Benhamou, que se marchó después de ver las palabras "sucios judíos" pintadas en las paredes.

Varias familias judías también se están marchando de Toulouse a causa del antisemitismo. El ex primer ministro Manuel Valls habló de un "apartheid territorial, étnico y social". Los suburbios de Francia se están convirtiendo rápidamente en sociedades apartheid.

Hace unos días, las autoridades francesas sentenciaron a Abdelkader Merah, hermano del terrorista que asesinó a cuatro judíos en Toulouse, a veinte años de cárcel por participar en una trama terrorista. Gilles Kepel, estudioso francés del islam, dijo que el juicio era una "biopsia" de la "otra Francia": la Francia islamizada, dejudeizada, periférica. "Es llamativo que después de las décadas que lleva en Francia, la madre [de Merah] hable tan poco francés y haga falta llamar a un traductor para el juicio", dijo Kepel.

En Seine-Saint-Denis, el 40% de los residentes son ahora musulmanes. ¿Cuál es el resultado? Que las comunidades judías históricas en localidades como La Courneuve, Aubervilliers, Stains, Pierrefitte-sur-Seine, Trappes, Aulnay-sous-Bois, Le Blanc-Mesnil y Saint Denis se están volatilizando. Debido a la falta de seguridad, donde había entre 600 y 400 familias judías ahora hay menos de cien. Para muchos de esos judíos, se trata de una segunda huida.

El 70% del medio millón de judíos que hay en Francia son sefardíes (los que fueron expulsados de España en 1492 y huyeron a Oriente Medio, el norte de África y Turquía, en vez de a Europa). Fueron a Francia entre 1956 y 1962, cuando Argelia, Marruecos y Túnez alcanzaron la independencia, como hicieron, por ejemplo, dos premios Nobel de Física, Claude Cohen-Tannoudji (1996), nacido en Argelia, y Serge Haroche (2014), nacido en Casablanca (Marruecos).

En un suburbio del sur de París, Kremlin-Bicêtre, con una población de 25.000 personas, el 25% son ahora musulmanes. Hasta 1990, el 10% de la población era judía; ahora lo es el 5%.

El antisemitismo ha revolucionado Francia, tanto su geografía como su demografía. El odio antijudío se ha convertido en la vía a la "France soumise", la sumisión de Francia.

Francia: Una civilización en descomposición
Giulio Meotti  latribunadelpaisvasco.com 23 Noviembre 2017

Artículo publicado inicialmente en la web del Gatestone Institute

Francia acaba de homenajear a las víctimas de los ataques terroristas del 13 de noviembre de 2015. ¿Qué se ha logrado en estos dos años desde los atentados?

Las autoridades francesas está indemnizando a las más de 2.500 víctimas de los atentados yihadistas en París y Saint-Denis, que recibirán 64 millones de euros. Las fuerzas antiterroristas también han logrado grandes victorias. Según una investigación del semanario L'Express, en los dos últimos años, se frustraron 32 atentados, se confiscaron 625 armas de fuego, se registraron los domicilios de 4.457 personas sospechosas de tener vínculos yihadistas y se ordenó el arresto domiciliario a 752 personas. Pero la impresión general es la de un país que se está "debilitando desde dentro".

En 1939, un periodista español antifascista, Manuel Chaves Nogales, huyó a Francia, donde fue testigo de la caída de la República francesa bajo el ataque alemán. Su libro La agonía de Francia se podría haber escrito hoy. Nogales escribió que, mientras los soldados alemanes marchaban por París, las muchedumbres francesas salían del cine "justo a tiempo para tomar el aperitivo en el bistró".

Después de que dos jóvenes francesas fueran asesinadas por un islamista en Marsella el mes pasado, el comentarista sobre asuntos sociales Mathieu Bock-Côte escribió que Francia está experimentando "un proceso de descomposición nacional y civilizacional que las autoridades han decidido acompañar y moderar, sin pretender combatirlo y derrocarlo, como si fuese inevitable". Parece que él lo ha entendido bien.

El anterior presidente francés, François Hollande, ni siquiera intentó ser reelegido; su sucesor, Emmanuel Macron, se niega a hablar del islam y parece aceptar la capitulación permanente al estado del miedo y la emergencia. El ejército francés no logró liberar Raqa (Siria), como prometió tras los atentados. "Francia destruirá al ISIS", dijo Hollande tras la matanza de París; pero fueron EEUU y las fuerzas kurdas las que liberaron la capital de facto del Estado Islámico. Los servicios de inteligencia franceses están vigilando en este momento a 15.000 islamistas franceses. Mientras, en los últimos diez años, 40.000 judíos han huido de Francia.

La seguridad de los franceses corrientes ya no está salvaguardada. La violencia islamista puede surgir en cualquier lugar para atacar a los que llevan uniforme y a los que no. Todos los ciudadanos franceses son ahora objetivos en una guerra donde, para los terroristas islamistas, todo está permitido.

En el Parlamento francés, las voces "islámico-izquierdistas" se están creciendo cada vez más. La clase política se entretiene con la "redacción inclusiva" en los colegios, la fertilización in vitro para solteras y gais y multas en el acto para acosadores "sexistas". Ningún terrorista francés que fue a cortar cabezas en Siria ha perdido su ciudadanía. La revista Charlie Hebdo está recibiendo nuevas amenazas de muerte; ninguna de las principales publicaciones francesas expresó solidaridad con sus colegas asesinados publicando caricaturas islámicas. Los familiares de las víctimas publicaron libros con títulos como No tendréis mi odio. Mucha parte de la intelectualidad francesa fue llevada a juicio acusada de una presunta "islamofobia".

Entretanto, no se ha reclamado ningún enclave islamista en la República laica, y sólo se han cerrado 19 mezquitas salafistas.

Hace poco, el Parlamento francés consideró urgente despojar a Marine Le Pen de su inmunidad después de que ésta tuiteara fotos de las víctimas del ISIS, incluido el periodista estadounidense James Foley. "¡El Daesh es ESTO!", escribió en un comentario que acompañaba a las fotografías, utilizando el acrónimo árabe del ISIS. Así que, en un país que ha sufrido 250 asesinatos a manos del ISIS, se ha eliminado la protección política a una líder, que ya está bajo protección policial, por haber difundido imágenes de las víctimas del ISIS, abriendo por lo tanto la puerta a su enjuiciamiento.

Ya se ha olvidado el martirio del padre Jacques Hamel a manos de los islamistas; el lugar de la masacre aún está esperando la visita del papa Francisco en señal de condolencia y respeto. Los jueces franceses están ahora ocupados eliminando símbolos cristianos del paisaje: el mes pasado, en Ploërmel, se mandó retirar la cruz que había en la parte superior de una estatua del papa Juan Pablo II por una supuesta vulneración de la separación entre Estado e Iglesia.

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, vetó hace poco al principal mercado navideño de la ciudad por no ser suficientemente elegante. Las autoridades y élites francesas están destrozando, pieza por pieza, el legado histórico, religioso y cultural del país, de modo que no quedará nada. Pero una nación desposeída de su identidad sufrirá una rotura de su fortaleza interior. Samuel Pruvot, periodista de Famille Chrétienne (Familia Cristiana), afirmó recientemente que, dentro de poco, se podrá encontrar el cristianismo de Francia en los museos.

La cultura francesa, en los dos últimos años, se ha visto afectada por el "sentimiento de fin del mundo". Los intelectuales tanto de izquierda como de derecha han publicado ensayos sobre el "suicidio de Francia", su "decadencia" y su "identidad infeliz". Son enfoques brillantes e importantes sobre el estado actual de la sociedad francesa. Francia tiene que ir más allá del duelo. Tiene que demostrar fortaleza, la voluntad de prevalecer.

Francia tiene que empezar a luchar la guerra ideológica, la más importante después de las detenciones y las confiscaciones de armas. Si Francia no lo hace, el 13 de noviembre de 2015 será recordado como el día en que Francia, como dijo el sociólogo Shmuel Trigano, "sacrificó a las víctimas para evitar combatir a los asesinos".

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Un sistema de reparto que ya no contenta a nadie

EDITORIAL Libertad Digital 23 Noviembre 2017

Nunca antes, desde que la Constitución consagró el concierto económico de País Vasco y Navarra, una ley de cupo vasco había suscitado tanto rechazo como la que hoy se aprobará en el Congreso. El discurso del "agravio" abanderado por los líderes del procés y los estragos de los recortes que las comunidades autónomas han tenido que acometer en los últimos años por la crisis económica han generado un caldo de cultivo que dificulta a la sociedad española digerir más privilegios. Porque privilegio es la actualización fiscal de la que elPaís Vasco va a beneficiarse a cambio de su voto favorable a los Presupuestos de 2018.

No sorprende que Ciudadanos -socio de investidura del PP y pieza clave, junto con el nacionalismo vasco y canario, para la aprobación de las cuentas públicas- haya decidido votar en contra del cupo para reforzar el discurso igualitario con que nació y al que tanto rédito está sacando en las encuestas. Tampoco extraña que Compromís quiera aprovechar este pacto para pedir un cambio constitucional que aborde la financiación autonómica.Sin embargo, la rebelión que Sánchez ha tenido que aplacar entre sus barones es novedosa. El líder delPSOE -partido que gobierna en Andalucía gracias a Cs y en Valencia con Compromís- tuvo que llamar ayer a sus barones para calmarlos bajo la promesa de exigir a MarianoRajoy que ponga sobre la mesa un nuevo modelo de financiación autonómica antes de final de año. Montoro ya ha enfriado esas urgencias hasta tanto se forme gobierno en Cataluña, pero ya es un hecho que debatir el cupo vasco ha dejado de ser un tabú.

Es pertinente decir que lo que está en cuestión no es el concierto económico, si no su método de cálculo. Como publicamos hoy, éste es rechazado incluso por el economista Ángel de la Fuente, uno de los artífices de las balanzas fiscales. Los alrededor de 300 millones de euros anuales más que el PNV ha sacado al Gobierno no comulgan con el principio de solidaridad interterritorial que ampara nuestra Constitución. Lejos de ello, lo que hacen es perpetuar el agravio del conjunto del Estado frente a una de sus regiones más ricas.

Sólo la soledad parlamentaria del PP y su necesidad de sacar adelante los Presupuestos en aras de la estabilidad explican este acuerdo. Sin embargo, el revuelo que ha levantado el pacto con el PNV confirma que el modelo de financiación autonómica, que reformó el Gobierno de Zapatero, ya no contenta a nadie. Hace tiempo que el sistema quedó obsoleto y es necesario pactar uno nuevo que siga defendiendo la solidaridad interterritorial. La responsabilidad aconseja no precipitar un debate que se presta fácilmente a la demagogia victimista, pero ha llegado el momento de abrirlo sin miedo y con voluntad leal de pacto.

El desconcierto vasco y menos España
Pablo Sebastián republica 23 Noviembre 2017

PP, PSOE, Podemos y nacionalistas apoyan la reforma del nuevo concierto vasco que confirma y aumenta el dinero que el País Vasco recibe del Estado, a pesar de ser la segunda comunidad autónoma más rica de España, frente al que los vascos aportan a la solidaridad internacional regional que en este caso es inferior, en más de 300 millones de euros, de lo que reciben.

Se trata de un pago en dinero por parte del Gobierno de Rajoy al País Vasco a cambio de que el PNV les apruebe los Presupuestos Generales de 2018 y no abra en Euskadi un debate secesionista como el catalán. El PSOE se ha sumado a esa fiesta vasca -que provoca protestas por discriminación en sus federaciones de Andalucía, Valencia y Asturias- por los acuerdos que tienen con el PNV en Euskadi y en línea con el discurso federal y plurinacional de Pedro Sánchez.

Y Podemos y los nacionalistas se suman encantados al nuevo concierto porque ello significa menos España y más autonomía hacia los unos nuevos procesos de autodeterminación e independencia, como tarde o temprano se verá y no sólo en Cataluña (basta ver lo que está ocurriendo en Baleares con la inversión lingüística).

Solo Ciudadanos con Albert Rivera a la cabeza ha denunciado semejante e innoble operación del Gobierno de Rajoy de comprar con el dinero público su estabilidad política, al tiempo que se aumentan las diferencias regionales y que Euskadi elude colaborar con la solidaridad inter regional de España, a pesar que los españoles somos los principales clientes de sus empresas.

Y no conviene olvidar que fue precisamente la negativa de Rajoy a Artur Mas en 2012 a conceder a Cataluña un concierto fiscal como el vasco, lo que dio pie y alas al proceso secesionista catalán. Y se equivocan en la Moncloa si consideran que el nuevo regalo del Gobierno de Rajoy al de Urkullu alejará por mucho tiempo sus reivindicaciones nacionales.

Más bien al contrario. Porque probado está que toda descentralización en favor de las posiciones pro independentistas los nacionalistas las convierten en un escalón más para su independencia. Y si lo que reciben es mucho más dinero con mayor motivo porque lo invertirán en propaganda, medios y en educación para adoctrinar a los estudiantes contra España.

En suma lo ocurrido ahora en el País Vasco retumbará en Cataluña y otras Comunidades Autónomas que ya exigen más financiación para lo que sin duda constituye la base del despilfarro nacional y del clientelismo regional de los partidos gobernantes en esos territorios.

Y si el Gobierno de Rajoy avanza por ese camino, que apoya el PSOE, el resultado será el de menos solidaridad con las regiones más pobres de España, menos Estado y menos España. Exactamente todo lo contrario de lo que nos ha demostrado y enseña el desafío catalán.

La legalización del golpe
Jorge Vilches. vozpopuli  23 Noviembre 2017

La aplicación del demonizado artículo constitucional no ha supuesto ningún cambio, ni siquiera la construcción de una retórica de la democracia constitucional que sirva para contrarrestar el arcaico discurso supremacista de los nacionalistas.

Las elecciones en Cataluña no las ganará quien saque más votos, sino aquel que interprete mejor el papel de comodín. Ese rol solo puede recaer en el PSC. A su alrededor girarán los otros partidos, que lo tomarán como palanca para hacerse con el poder.

El motivo es que la victoria tras el 21-D se juega a una sola baza: construir una mayoría transversal favorable a legalizar el golpe. ERC, Junts per Catalunya, PSC, podemitas y cuperos tienen un elemento común que les permite llegar a una entente cordial: el presentar a “Madrid” la necesidad de un referéndum y de una reforma constitucional. Sería la voz de una mayoría contra las supuestas constricciones de una Constitución que, dicen, no se adapta a la realidad.

Ferdinand Lassalle, el padre de la socialdemocracia denostado por Karl Marx –que todo hay que decirlo-, escribía que cuando una sociedad se muestra contra una ley constitucional, el poder solo puede hacer dos cosas: adaptarla a la realidad o retirarse para dejar paso a otros. El truco, por tanto, es presentar que hay “un solo pueblo”, incómodo con la Constitución, y que ésta es la única realidad.

Esa imagen es más fácil de defender según pasan los días. No solo por la actuación del poder judicial, del gobierno y los partidos, o la (im)pagable labor de ciertos medios de comunicación, sino por los síntomas que se perciben en la sociedad catalana y en la española en su conjunto.

La frustración es la tónica general, amén del pesimismo. Tras la efímera euforia que siguió al mensaje de Felipe VI y la esperada aprobación del 155, con sus manifestaciones, cánticos y banderas, ha llegado el desánimo. La aplicación del demonizado artículo constitucional no ha supuesto ningún cambio, ni siquiera la construcción de una retórica de la democracia constitucional que sirva para contrarrestar el arcaico discurso supremacista de los nacionalistas. Todo lo contrario: el independentismo ha seguido por sus fueros en televisiones, radios, prensa y aulas, pergeñando otras fórmulas para hacerse con el poder dentro de un mes.

ERC y Junts per Catalunya –el nuevo refrito convergente- ya han llegado a un acuerdo para orillar las animadversiones personales, las traiciones y las diferencias tácticas, en aras a salvar el 21-D marcas electorales y privilegios. Incluso harán actos conjuntos durante la campaña. La CUP, consecuente con su anarco-trotskismo, demanda la aplicación de la “Ley de transitoriedad” y el hacer realidad la “República catalana” siguiendo el “mandato del 1-O”.

El conjunto ha hecho que los frustrados independentistas que no vieron materializada la DUI tengan ahora algo nuevo a lo que aferrarse: la legalización del golpe a través de las instituciones y las movilizaciones. Podrán así volver al escaño y a la calle, al plató y al aula, bien regados con dinero público . No se necesita más para incentivar ese sacrificio individual en aras del bien colectivo, eso que es tan propio de los populismos.

Los otros frustrados son los que no han percibido de su gobierno una respuesta a la altura del golpe, aquellos que esperaban algo del 155 y se encontraron que solo era el botón de pausa del Proceso. Esta frustración lleva al cansancio o a la desafección, a considerar que, si no es posible plantar cara sin jugarse el tipo, quizá lo mejor sea negociar, el diálogo, el “vale, pero no así”.

Esa es la doble frustración que está sabiendo interpretar el PSC, y que le hace subir en las encuestas y situarse como comodín de todas las jugadas. Ese papel lo puede desempeñar sin desdecirse ni teatralizar. Lleva tiempo hablando del reconocimiento de la plurinacionalidad en un pacto federal, y de la reforma constitucional para legalizar el referéndum. Es esa “realidad” de la que hablaba Lassalle, que legitimará al gobierno que salga del 21-D a “Madrid” esa petición del “pueblo de Cataluña”, que no será otra cosa que la legalización de lo que ayer fue un golpe de Estado.

En todo este juego, Ciudadanos y PP están descartados. El primero porque ha representado el papel de guardián del orden constitucional y de la españolidad, que es tanto como decir de las libertades. Su liderazgo contra el golpe en Cataluña y el apoyo a la aprobación del artículo 155 han colocado a los de Arrimadas en un extremo y, como tal, limitados en sus posibilidades de negociación con otros. El PP catalán, que podría haber recogido la reacción al golpismo desatada tras el discurso del Rey, no se ha visto acompañado con una retórica gubernamental contundente, sino acomplejada. Ninguno de estos dos puede pactar con nadie más sin perder su identidad.

Por eso, la legalización del golpe será la cuestión política trascendental tras el 21-D, y de ahí que los golpistas pronto estén en la calle. Será un tiempo tan interesante como difícil para el cual las instituciones deben estar a la altura. Tocqueville dijo en el convulso año de 1848 que cuando el desorden penetra fuertemente en el ánimo de la gente se pueden cambiar las leyes y a los dirigentes, interpretar esa nueva realidad, pero era preciso un gobierno decidido. Esperemos.

El encaje del supremacismo
Cristina Losada Libertad Digital 23 Noviembre 2017

El "encaje de Cataluña en España" es un clásico de aquel nacionalismo catalán que se vistió de pactista y moderado. El fracaso del "encaje" es la justificación con la que ampara su apuesta por la vía insurreccional. El destituido y fugado Puigdemont, por no ir más lejos que a Bruselas, se lo explicaba así hace poco a un periódico belga. Él lo ponía en primera persona, porque su fuga ha debido de dar alas a su vanidad, pero a lo largo de los años han sido muchos los dirigentes nacionalistas que hicieron del encaje una forma de vida. Lo determinante del encaje perseguido por el nacionalismo no es, sin embargo, el encaje. Es el sujeto a encajar: Cataluña como un ente homogéneo que define y representa el nacionalismo y nadie más que él.

El encaje del que habla el nacionalismo es el encaje del "un sol poble". Pierde sentido sin ese pueblo nacionalista erigido en único pueblo existente. Ciertamente, ese "un sol poble" no ha existido nunca. Es otra ficción, y una ficción interesada, pero es una ficción que el nacionalismo ha tratado de hacer realidad mediante la ingeniería social del gran proyecto pujoliano de construcción nacional. Ese proyecto, en contraste con otros anteriores del nacionalismo catalán, tenía como uno de sus objetivos primordiales integrar a la población procedente de otros lugares de España en el "un sol poble": encajarla en el lecho de Procusto nacionalista.

Ese es el otro encaje que ha estado en juego. Para lograrlo, han usado elementos coercitivos y elementos persuasivos. Los más visibles, aunque no los únicos ni mucho menos, fueron y son la inmersión lingüística obligatoria, el adoctrinamiento escolar o el adoctrinamiento a través de los medios de comunicación. Desde su perspectiva, el nacionalismo se ha esforzado mucho por encajar a los que vinieron de fuera o descienden de los de fuera, y los candidatos al encaje deberían estar eternamente agradecidos por ello. De ahí que el estallido de la ficción del "un sol poble"tras la decidida aparición en la arena pública y política de la Cataluña no nacionalista ni separatista, esté provocando manifestaciones de despecho y animadversión hacia los no encajados.

En ese orden de ruindades tenemos a una expresidenta del Parlamento catalán como Núria de Gispert conminando a Inés Arrimadas, la líder de la oposición, a volver a Cádiz. O un artículo que publicó el digital del anterior director de La Vanguardia diciendo que los que hablan la lengua común de los españoles son "el único colectivo inmigrante que tiene la arrogancia de vivir en Cornellà como viviría Chiquito de la Calzada en Tokio, prácticamente como si no se hubiera movido de casa, de la casa de los orígenes, de España y olé". Tal vez haya que recordarle al autor, entre otras muchas cosas elementales, que esos que llama "colectivo inmigrante" no se han movido de casa, porque Cornellà, al contrario que Tokio, está en España.

Pero a lo que iba, "la arrogancia". Arrogancia en lugar de humildad. La humildad que deberían tener aquellos a los que se ofrece la oportunidad de integrarse. ¿En qué? No hace falta que lo expliciten, ya se entiende: en una cultura distinta y superior a la suya. Este es el trasfondo de toda la martingala de la integración. Aquello que el nacionalismo catalán encubrió durante décadas bajo conceptos suaves y blanditos como el de cohesión social. Es lo que ahora sale del fondo a la superficie en oleadas de rencor hacia esos catalanes no nacionalistas y no separatistas que lejos de permanecer pasivos y silentes, como esperaban, han roto pública y notoriamente la ficción del "un sol poble".

La ruptura de ese espejo narcisista en que se miraba el nacionalismo y sólo se veía a él en Cataluña tiene consecuencias. Las tiene también para la floritura del "encaje de Cataluña en España": sin aquel espejo y su acompañante espejismo, apenas se sostiene. Pero es verdad que tenemos un problema de encaje. Y muy difícil. Porque tenemos el problema de encajar a un amplio grupo de ciudadanos que se creen superiores al resto, que creen que pueden ignorar los derechos de los demás, que creen que pueden imponer su voluntad por encima de la ley y de la Constitución, y que creen que Cataluña es suya. Es un problema de encaje, sí. De cómo encajamos el supremacismo catalán.

El PSOE, incompatible con la democracia
Cristina Seguí okdiario 23 Noviembre 2017

El PSOE es, con diferencia, el partido del arco parlamentario más atemorizante porque, a pesar del hormigón reaccionario, revisionista y nacionalista que levanta su estructura y su doctrina ideológica, ha logrado que la oposición de la teórica derecha española le defienda por complejo y le valide como constitucionalista. Desde su constitución como partido, el PSOE ha cometido las peores fechorías contra España con un salvoconducto democrático que sólo era homologable en el resto de socialdemocracias europeas en cierta etapa del felipismo. Su sectarismo y senilidad intelectual desde los primeros albores de los 80 son tan plurinacionales como la desquebrajada idea de la nación española de su “consejo de sabios”: habla del bien común mientras considera a los niños clientes potenciales de su franquicia en las comunidades autónomas elevadas por los socialistas al rango de nueva comunidad lingüística por el mero hecho de tener más de una lengua oficial. Armengol en Baleares, Iceta en Cataluña y Puig en la Comunidad Valenciana, dan pico y pala a los niños para la construcción de su nueva nación segregacionista, retrasada y clientelar.

Aunque es de justicia reconocer que los socialistas han sido capaces de protagonizar un transgresor proceso de cambio para adaptarse a los nuevos actores de la izquierda consular de Maduro, Morales y la cosita de los “paisus quetelans”. El PSOE ha pasado de ser el partido que más tiempo ha gobernado en la democracia española a ser el borriquito de las alforjas de las CUP, Podemos, ERC, Compromís y el resto de partidos-esfinter del Condado de Barcelona. Todos ellos articulan un barato discurso sobre la justicia social antagónica a la única que existe, la que propugna que el crecimiento económico se traslade a la sociedad y permita la igualdad de oportunidades. La particular justicia social de estos tiene mentalidad robesperriana. Es la del nuevo rico que roba las gambas en las bodas para llevárselas en un tupper con los caninos apretados y rechinantes y alentando el odio de clases con el fin de prosperar.

Todo estudio sobre justicia social que no provenga de los glúteos de Diosdado Cabello, de una checa de Moravia, desde la solidez intelectual de Adriana Lastra, desde el “o sea, tía, ya” de la próxima portavoz de Iglesias, o desde el “unga, unga” de Gabriel, Espinar o Rufián analiza la salud, la cohesión social y la no discriminación. El acceso al mercado laboral, la prevención de la pobreza, la justicia intergeneracional y la educación en equidad. Pues bien, no hay un solo partido en la izquierda española que no atente violentamente contra todo ello. Sendas medidas cautelares desde el TSJCV contra el gobierno del PSOE en la Comunidad Valenciana por “evidencia de discriminación hacia los castellano-hablantes produciéndose una grave perturbación contra el interés general”.

Torrentes de dinero público desviados de asuntos sociales y dependencia en Cataluña y la Comunidad Valenciana destinados a financiar el independentismo a través de viejos entes de ingeniería social y nuevos órganos de propaganda como la nueva TV3 en Valencia. ¿Acceso al mercado laboral? Díganselo a los gobiernos socialistas que monopolizan todos los casos de privación del derecho a optar a una plaza pública a aquellas personas que no dominen el catalán en las comunidades gobernadas por el PSOE. ¿Salud? El 80% del presupuesto de las Comunidades Autónomas está destinado a la Sanidad y la Educación. La meta no es sanar ni educar, sino acabar con los conciertos privados y la educación concertada para la colocación de adláteres y escuderos del independentismo. En la Comunidad Valenciana la Consejera de Sanidad socialista rechaza la entrada de 2 de cada 3 enfermos de cáncer al IVO, uno de los hospitales oncológicos más prestigiosos del mundo por ideología. Repítanse muchas veces eso de “PSOE, partido constitucionalista”. Igual que Podemos, igual que las CUP, igual que ERC. Igual de peligroso, racista, anticonstitucional e incompatible con la democracia.

1.300 MILLONES DE EUROS
El Congreso consagra la desigualdad territorial con el nuevo cupo vasco
La Gaceta 23 Noviembre 2017

El pleno del Congreso tiene previsto aprobar de forma exprés la reforma de la ley del concierto económico vasco y la nueva metodología de señalamiento del cupo para el quinquenio 2017-2021, de 1.300 millones de euros.

La revisión del cupo saldrá adelante con el voto a favor del PP, el PSOE, Unidos Podemos y PNV, como mínimo; la oposición de Ciudadanos y Compromís, y la abstención de EH Bildu, según la posición que ya han dado a conocer los representantes de estas fuerzas.

Ambos proyectos son fruto del acuerdo alcanzado en julio en la Comisión Mixta del Concierto Económico, después de que el PNV apoyara los Presupuestos Generales del Estado para este año. Los nacionalistas vascos también respaldaron luego el techo de gasto para 2018.
Un debate que llega ahora en un momento en el que aún está pendiente de negociación la reforma de la financiación de las comunidades de régimen común -todas menos País Vasco y Navarra-, lo que ha llevado a Ciudadanos y a algunos presidentes autonómicos socialistas a criticar su “inoportunidad” y a quejarse de que las dos reformas no se hayan realizado de forma simultánea.

Incluso el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, llamó ayer a todos los barones territoriales y pactó con ellos exigir al Gobierno de Mariano Rajoy que presente ya una propuesta de reforma del sistema de financiación autonómica.

El cupo es la aportación que hace Euskadi cada año a las arcas comunes del Estado por las competencias no transferidas al Gobierno autonómico, como infraestructuras (aeropuertos, puertos, ferrocarriles), defensa y representación exterior, cuya cuantía se determina en leyes quinquenales pactadas por los dos gobiernos.

La principal novedad de su revisión es que se fija el cupo base para el año 2017 en 1.300 millones de euros, sin considerar la cantidad derivada de la participación del País Vasco en los créditos presupuestarios del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Banda de criminales
Marcello republica 23 Noviembre 2017

Vamos a ver si Miquel Iceta y Pedro Sánchez se enteran de una vez que los implicados en el golpe de Estado catalán, con delitos de rebelión, secesión, malversación, prevaricación y desobediencia, forman parte de una clara y bien definida ‘organización criminal’ para subvertir el orden constitucional y declarar la independencia de la república catalana, de la que aún presume el prófugo Puigdemont desde Bélgica diciendo que nunca acatará el 155.

Así, como ‘organización criminal’, ha definido el golpe de Estado la juez Lamela de la Audiencia Nacional en un auto en el que implica en la trama a Puigdemont y su govern, a Forcadel desde el Parlament, a los ‘Jordis’ de ANC y Omnium como parte y a la ‘pasividad’ de los Mossos.

Al tiempo que subraya la necesidad de investigar a otros colaboradores de la trama civil del golpe, donde seguramente aparecerán juristas, financieros y empresarios y editores de medios de comunicación.

Vamos a ver si Iceta y Sánchez se enteran de lo que es una ‘organización criminal’ y también Iglesias y Colau, y el asustado Rajoy y el magistrado Llarena del Supremo (que tiene prisa ‘inducida’ por soltar a los presos), y los de La Sexta TV (Ferreras), TV3, Javier Godó y La Vanguardia del golpe, y Punset y otros cretinos y pretendidos intelectuales del crimen organizado, que antes comían la soba boba de este Estado ‘opresor’ y ahora viven de la caridad golpista, llorando a criminales como si fueran ‘presos políticos’.

Repetimos con la juez: ‘organización criminal’ que funcionaba desde el año 2015 de manera sincronizada para delinquir. Y no hay más cáscaras, ni más presos políticos, ni ‘declaración política’ de independencia (Junqueras), ni ‘declaración simbólica’ (Forcadell) de independencia, ni represión del Estado sino delitos, delincuentes, policías y jueces. Y el Estado de Derecho.

Y nada de esto tiene que ver con la política o con las elecciones porque la Justicia tiene que cumplir. Y da igual que ERC y PDeCAT renuncien a la DUI y pidan una negociación con el Gobierno de España y la UE porque nadie va a dialogar, ni a negociar con delincuentes y menos aún sobre soberanía, la independencia, la autodeterminación o cualquier otra ocurrencia en eso que los amigos y colaboradores de los golpistas llaman ‘hacer política’.

Son habas contadas en una ‘organización criminal, pilotada desde lo más alto de la sociedad catalana (muchos huidos a Madrid para disimular) y gestionada por unos aficionados y cobardes (votan en secreto y huyen) de tercer nivel que ahora rezan y lloriquean para salir de la cárcel y que esperan volver a las andadas después del 21-D.

En un completo informe dirigido al Tribunal Supremo
La jueza Carmen Lamela relata cómo se produjo el Golpe de Estado secesionista en Cataluña
www.latribunadelpaisvasco.com 23 Noviembre 2017

En el informe que ha remitido al Tribunal Supremo, en el que avala que sea esta instancia la que se haga cargo de todas las investigaciones relacionadas con los exmiembros secesionistas del Gobierno catalán, la jueza Carmen Lamela relata con todo detalle cómo se gestó el Golpe Estado en Cataluña, “una trama” llevada a cabo “por una compleja y heterogénea organización, donde cada uno cumple una función para lograr la secesión de Cataluña y su proclamación como república independiente, contraviniendo el orden constitucional y estatutario".

La jueza Lamela explica también que los integrantes de esa organización han venido llevando a cabo desde 2015 una premeditada estrategia “perfectamente coordinada con reparto de papeles entre autoridades gubernamentales, parlamentarias y civiles”, por lo que considera que la investigación no debe ser escindida, “sino que debe realizarse de forma conjunta y en un único procedimiento a fin de poder determinar y valorar con conveniente coherencia la participación concreta de cada una de las personas investigadas y los delitos en que cada uno puede haber incurrido”. Según la magistraada, lo investigado hasta el momento apunta a que los exmiembros del Govern "forman parte de una organización que actuaban con unidad de propósito, con arreglo a un plan común y con reparto de tareas y responsabilidades para lograr la secesión de la Comunidad Autónoma de Cataluña y su proclamación como República independiente, alterando de esta forma la organización política del Estado y con ello la forma de Gobierno, con clara contravención del orden constitucional y estatutario”.

Dentro de esa organización, Lamela cita la participación de 'los Jordis' y el papel desempeñado por la Policía Autonómica catalana para asegurar el éxito del proceso hacia la declaración de independencia impulsada por los investigados. “Resultaba esencial contar con la capacidad investigadora e intimidatoria de los Mossos d’ Esquadra, cuerpo policial integrado por más de 17.000 efectivos armados, con el potencial efecto coercitivo que los mismos representaban”. La juez concluye que se ha producido una utilización ilegal de los Mossos al servicio de los intereses secesionistas, tanto en los actos sediciosos como en la celebración del referéndum ilegal. Igualmente, “en la realización de actuaciones de espionaje a los miembros de la Policía y Guardia Civil y acciones de vigilancia y contravigilancia a miembros de la organización que eran seguidos y vigilados en el curso de las investigaciones judiciales”.

Asimismo, la jueza considera que "todas las actividades llevadas a cabo por los investigados, la planificación, organización y convocatoria del referéndum ilegal del 1 de octubre fueron, al menos parcialmente financiadas con fondos públicos”.

Informe íntegro de la jueza Carmen Lamela al Tribunal Supremo
https://drive.google.com/file/d/1RYeiDDMKkxuUClUs2T8IuNjfHHfd-wYh/view?usp=sharing

La muerte de la “Marca Barcelona” y el hundimiento de una Autonomía
José Oneto republica 23 Noviembre 2017

Millones de catalanes, y sobre todo, millones de españoles, habrán quedado avergonzados cuando se hayan enterado que Barcelona se ha quedado en la competición por la sede de la Agencia Europea del Medicamento (AEM) en último lugar, por detrás de Bratislava, cuando hace un año era una de las ciudades preferidas por los técnicos de la Agencia y por la mayoría de los expertos ¿Qué es lo que ha pasado? El diagnóstico más acertado, lo ha hecho el presidente de Freixenet y presidente de la Cámara de Comercio de España José Luis Bonet. “Ahora la Marca Barcelona está muerta” ha dicho ante empresarios y directivos españoles en Alicante “Es mucho peor la marcha de la Agencia del Medicamento a Ámsterdam que todo el dinero que se pueda dejar de ingresar”.

Para Bonet ha sido el “procés” el principal causante de la muerte de la “Marca Barcelona” y de la “Marca Cataluña” y, es importante que lo sepan millones de catalanes y millones de españoles cuando hayan visto, además, el desastre que el Gobierno de Puigdemont ha hecho con la economía catalana, con la huida de cerca de tres mil empresas a otras ciudades y Autonomías españolas, y ahora hayan comprobado que la Agencia Europea del Medicamento, que tenía su sede en Londres, que había decidido cambiar de sede debido al Brexit, y que Barcelona antes de la aventura independentista, era la que tenía posibilidades de ser referencia mundial de una de los principales centros médicos y farmacéuticos del mundo, en el que trabajan más de mil personas, la mayoría de ellos especialistas de primera clase, todo se ha venido abajo para vergüenza de todo un país y de una Autonomía centrada en la independencia y ajena a los grandes problemas y retos.

La locura independentista; los insultos del señor Puigdemont a Europa, que dice que no ha reaccionado al golpe de estado que, según él, se ha dado en Cataluña con el artículo 155 (cosa que niegan todos los miembros de su Govern) y, lo más insólito, la cruel represión que el Gobierno español, dicen está ejerciendo contra la Autonomía, y que ha llegado hasta el punto de que, según la candidata de Esquerra Republicana de Cataluña, Marta Rovira el Presidente de Gobierno llegó a hablar de muertos, algo que ha desmentido, hasta el cardenal Omella, todo eso ha creado un clima de inestabilidad política que ha hecho imposible la candidatura de Barcelona.

La interpretación que hoy hace el periódico económico francés Les Echos, centrando sus titulares en que ha sido “la deriva independentista la que ha llevado a Barcelona a pagar un alto precio en la elección de la Agencia Europea del Medicamento”, es la que domina en los medios económicos europeos y en los círculos políticos de Bruselas. En la capital comunitaria razonan diciendo que no iban a abandonar Londres por el Brexit y por la salida de Europa del Reino Unido, e instalarse en Barcelona, la ciudad de una Autonomía, con la mayor inestabilidad política de un país europeo.

Además, una Autonomía que quiere romper con España, con una independencia que no ha sido reconocida por ningún país europeo y con partidos anti europeos, como la CUP, que ha formado parte del Govern, que han forzado la independencia de forma unilateral y que quiere salir del euro. Y para colmo, con la mitad de un Gobierno huido (¡entre ellos, nada más y nada menos que el ministro de Sanidad, Santiago Comin¡) causantes del gran desastre, junto con la alcaldesa Ada Colau, que se ha dedicado a su nuevo partido y a ser la bisagra del próximo Gobierno, y no a algo tan vital, de tanto prestigio y con tanta creación de riqueza como la Agencia del Medicamentos.

Da en la clave la corresponsal cuando asegura que la incertidumbre política frustra la candidatura de la capital catalana, pese a encontrarse entre las favoritas como sede de la Agencia Europea del Medicamento. Barcelona ha quedado eliminada en primera vuelta en la carrera para conseguir la nueva sede de la Agencia Europea del Medicamento. La noticia se esperaba desde hace días. Es un indicio más del coste económico que ha supuesto la deriva independentista catalana para la ciudad. La instalación de la agencia y de sus 1.000 funcionarios, habría podido facilitar la creación de 4.000 a 5.000 puestos de trabajo, además de dinamizar el polo farmacéutico en sus proximidades.

Las candidaturas de Bratislava y Barcelona se saldaron con una gran decepción, según recoge el periódico belga De Standsrd, el que junto Le Soir, sigue a diario el fugitivo Puigdemont. En su campaña, Milán hizo hincapié en la inestabilidad política reinante en Cataluña. Pero por su parte el expresidente Puigdemont atribuyó en twitter la culpa al Gobierno español: “Madrid encarcela a la mitad del gobierno legítimo catalán y obliga a la otra mitad a exiliarse. Ahora también empobrece a Cataluña. “Como puede comprobarse un análisis brillante del gran fracaso de su Gobierno. Parecida reacción a la de su vicepresidente Oriol Junqueras, responsable además de la economía, tuvo cuando le preguntaron por la huida masiva de empresas de Cataluña “Eso es efecto de la represión policial masiva el día del Referéndum”.

Cándidas cábalas catalanas
Amando de Miguel Libertad Digital  23 Noviembre 2017

Las elecciones son una especie de juegos colectivos para determinar teóricamente quién gana (forma Gobierno) y quién pierde (se queda en la oposición). Así que se pueden hacer apuestas y pronósticos que a todos cautivan. Aunque seamos claros: todos los candidatos ganan algo, aunque solo sea notoriedad. Solo así se explica que las listas de los partidos en liza sean tan nutridas. Por cierto, queda claro que no se confeccionan democráticamente.

Las próximas elecciones catalanas, en la víspera de la lotería nacional (la forma más sutil de impuesto), son un juego apasionante, por lo difícil que resulta adelantar conjeturas. En principio, dado que las convoca el Gobierno de España, tendrían que repeler a los partidos independentistas y a los de extrema izquierda. Nada de eso; todas las formaciones políticas participan en la fiesta con entusiasmo. Es la mejor demostración de que se trata de un juego en el que todos aspiran a ganar algo.

Un primer vaticinio es que estos comicios los va a ganar de calle (nunca mejor dicho) Esquerra Republicana. Aun así, se situará lejos de la mayoría absoluta, dado el amplio abanico de partidos. Asombra que, con la ley electoral en la mano, Esquerra no haya formado un bloque o coalición con otros partidos nacionalistas o izquierdistas. De haberlo hecho, estaría cantada la posibilidad de un Gobierno republicano. En cuyo caso volveríamos a la casilla de salida de este apasionante juego. Pero se podrá lograr casi lo mismo con una alianza postelectoral de partidos. Así pues, será posible proclamar otra vez la República Catalana, y no solo de forma simbólica, como en la anterior intentona fallida.

A diferencia de lo que ha ocurrido con otras independencias en el último siglo, llama la atención la resistencia de los caudillos separatistas catalanes a pasar por la cárcel. No les gusta ese sacrificio, tan necesario. Da la impresión de que son demasiado burgueses, en el peor sentido de la palabra.

Cabe otro supuesto (ahora se dice "futurible"), que el partido con más votos sea Ciudadanos, aunque tampoco le quepa hacerlo con la mayoría absoluta. En cuyo caso le cabe la opción de pactar con otros no nacionalistas. Sin embargo, no se ve que el Partido de los Socialistas Catalanes esté por la labor. Tampoco se ha formado una coalición de partidos constitucionalistas, curiosa etiqueta, pues todos deberían serlo.

Resulta extraño que los partidos llamados a gobernar en Cataluña rechacen la posibilidad legal de formar mayorías absolutas. Todos parecen entusiasmados con los posibles pactos y mesas de diálogo, aunque tan difícil sea (por no decir imposible) el acuerdo entre constitucionalistas y separatistas.

Si se formara un Gobierno con Esquerra al frente, lo lógico sería presionar para que los partidos tildados de españolistas se consideraran ilegítimos. Por lo mismo, ante un posible Gobierno de Ciudadanos y aliados, lo natural sería que tratara de hacer la vida imposible a las formaciones separatistas (ellos dicen "soberanistas"). Nos encontramos ante un caso curioso de lo que se llama suma negativa, es decir, una situación en la que todos pueden perder. Siguen jugando con entusiasmo porque les compensa la suma de privilegios individuales.

Cabe todavía una opción a la desesperada: que el Partido de los Socialistas Catalanes, como tercero en discordia, incorpore a nacionalistas y constitucionalistas en una especie de movimiento nacional. Entre tanto, la casa sin barrer. Quiero decir, nadie parece enterarse del problema más grave para Cataluña: su pérdida de masa muscular económica y cultural. Para la necesaria labor reconstituyente se precisan políticos con otro talante. Surgirán, porque la política, como la naturaleza, aborrece el vacío.

La verdad es que la sociedad catalana no está tan preparada para ser una República independiente, y menos por aclamación popular. Por eso dicen ahora sus defensores que la anterior proclamación en el Parlamento fue de mentirijillas. Es lo de la fábula de la zorra y las uvas. Como no logran conseguir el ansiado fruto, dejan caer el comentario despectivo de que "están verdes".

Contacte con Amando de Miguel fontenebro@msn.com

Catalá: “Independentistas hacen pintadas y cortan la luz en casas de jueces y fiscales de Cataluña”
OKDIARIO 23 Noviembre 2017

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha asegurado este miércoles que se están produciendo pintadas, atentados contra el patrimonio y hasta cortes de suministro eléctrico en domicilios de jueces y fiscales en Cataluña, los últimos este fin de semana.

Catalá ha hecho estas afirmaciones en su respuesta en el pleno del Congreso a una interpelación del parlamentario del PDeCAT Jordi Xuclá, quien le ha emplazado a pedir perdón por el uso de “las porras” en la jornada del referéndum ilegal independentista del 1-O.

Para el ministro, quienes deben pedir perdón son aquéllos que han alimentado “la confrontación social y el conflicto” y quienes parece que no quieren vivir en libertad y democracia, sino que viven “cómodamente en una sociedad que amenaza, coacciona y limita los derechos de los discrepantes”.

“No conozco a ningún constitucionalista que haya ido a amenazar, a coaccionar o a pintar la fachada de ningún independentista. Y sí a muchos independentistas que han hecho escraches a los jueces, pintadas en los comercios y en las viviendas y cortar los suministros de energía a servidores públicos como jueces y fiscales”, ha manifestado.

Fuentes del Ministerio han precisado a Efe que ese tipo de ataques se suceden con pintadas en las puertas o en las fachadas de los domicilios aunque las víctimas no lo hayan hecho público.
Jueces que piden el traslado por “tensión personal”

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Jesús María Barrientos, reveló este martes que varios jueces destinados en Cataluña han pedido su traslado por la “situación de tensión personal” desencadenada por el proceso independentista.

Xuclá ha interpelado al ministro sobre la crisis del sistema de Justicia en España y, en concreto, sobre la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña. A su juicio, no había base legal para cesar al Govern ni disolver el Parlament y, con esas medidas, el Gobierno ha derogado, según él, de forma unilateral el Estatut.

El ministro, por contra, ha argumentado que las medidas del 155 se aplicaron de forma “prudente, proporcionada, razonable y adecuada a la gravedad de la situación” ante “la mayor amenaza” que ha padecido la democracia en España.

Catalá ha defendido que los jueces y fiscales “han estado a la altura” en el proceso soberanista, al contrario que quienes les han intentado coaccionar, amedrentar o quienes hicieron que la noche del 20 de septiembre una secretaria judicial tuviera que salir de la Consellería de Economía por la azotea.

El ministro ha aprovechado su intervención para arremeter contra el ex president de la Generalitat Carles Puigdemont por huir “indigna y furtivamente” de noche para tratar de eludir la acción de la Justicia, en lo que, a su juicio, sí que constituye una “anomalía democrática”.

Xuclá le ha rebatido que Puigdemont “colabora con la Justicia, con la Justicia belga” que “ni detiene preventivamente, ni pide fianzas ni hace lo que hace la Justicia española”.

El ministro, por contra, ha opinado que Puigdemont está más por “tener cenas” o por “disfrutar del clima de Bruselas” que por colaborar por la Justicia mientras sus antiguos compañeros de Govern afrontan su responsabilidad.

te robot aspira y friega el suelo por un precio de risa (¡Y es español!)RobotsAspirador.es

La tibieza del PP balear con el nacionalismo abre una fuga hacia Ciudadanos
Carlos Delgado, histórico afiliado popular, se da de baja y acusa a su expartido de no luchar contra el adoctrinamiento en catalán.
Daniel Ramírezelespanol 23 Noviembre 2017

El Partido Popular de Baleares pierde fuerza. Su "complejo" nacionalista ha soliviantado a quienes en el último Congreso de la organización defendieron, sin éxito, la libertad lingüística para los colegios públicos isleños. Aquellos que, encabezados por el exconseller Carlos Delgado, pidieron que los alumnos pudieran elegir el castellano como lengua vehicular obtuvieron un 30% de los apoyos.

De ahí que el actual aparato no se oponga con fuerza al modelo imperante, que relega la lengua española a un segundo plano, a excepción de los centros privados y algunos concertados. La semana pasada, Delgado se dio de baja del partido poniendo la guinda a una queja que ya expresó en mayo: "Hemos perdido los principios (...) El PP balear tiende a interiorizar el discurso de la izquierda, convirtiéndose en un partido de dirigentes cobardes y acomplejados".

Su adiós a la que fue su casa durante veinte años ilustra el descontento de ese 30% de afiliados que le apoyó en sus intentos por erigirse en líder del proyecto popular. Recientemente, una exdiputada del PP, Ana María Aguiló, amenazaba en Facebook con seguir el mismo camino que el exconseller. La "tibieza" del PP a la hora de "denunciar el adoctrinamiento" ha permitido a Ciudadanos hacerse con un pedazo más grande del pastel electoral. "Ya hace tiempo que lo notamos, pero este asunto y nuestra labor en Cataluña lo ha intensificado en las últimas semanas", explica un miembro de la dirección naranja balear a EL ESPAÑOL.

Carlos Delgado, "sin complejos" -así tituló su campaña a la alcaldía de Calviá-, se muestra perplejo en conversación con este diario. No entiende cómo el PP "no hace nada" para evitar que el catalán aparque al castellano en términos de enseñanza. "El peor adoctrinamiento es que no se pueda estudiar en español", afirma.

Tal es su descontento que estaría "dispuesto" a hacer campaña por el partido que defendiera la "libertad lingüística" en las próximas elecciones. "Incluso aunque fuera el PSOE. En este momento, los valores están por encima de la ideología". Siempre desde fuera de las listas. Recalca que lo suyo "no es oportunismo" y que ha cambiado los escaños por su despacho de abogados. También reconoce que Ciudadanos, Xavier Pericay al frente, es "la única" organización que da esta batalla en el Parlament.

La propuesta de Delgado en el último Congreso del PP pasaba por permitir a los padres elegir la lengua vehicular para sus hijos, pero manteniendo como obligatorio el idioma secundario en forma de asignatura. Ciudadanos, explican fuentes de su dirección, pretende garantizar esa "libertad de elección" en los primeros años de escolarización y luego "incorporar progresivamente la lengua no elegida".

En la agrupación naranja consideran que el PP atribuyó "erróneamente" su derrota electoral a la firmeza ideológica de su presidente, José Ramón Bauzá, al defender la inclusión del inglés y el castellano en los colegios: "Ahora practican una especie de política de apaciguamiento para conseguir que el nacionalismo les perdone".

El Gobierno de las Islas lo preside el PSOE, que incluyó al partido nacionalista MÉS en su Ejecutivo, y se sostiene con el apoyo parlamentario de Podemos. "Aquí vamos más lentos que en Cataluña pero, bien remunerados, seguimos la misma hoja de ruta", critica Delgado.

En 1997, el Partido Popular afianzó una política "de mínimos", que se tradujo en un espacio del 50% para el catalán en los colegios. Veinte años después, esta lengua se ha hecho con el todo en la enseñanza pública.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial
















































































































































































































































































































































































































































 





 

























































































 

 

 1  1