Asociación G. para la Libertad de Idioma
AGLI

La Coruña, España

R.N.Asociaciones: 80.224, CIF: G-15200553, CCC-IBAN: solicitar via email
Dirección postal: solicitar via email
    e-mail: agli-geocities.com   agli.geo-yahoo.com  
(no olvide cambiar - por  @)
www.libertadidioma.com

Desde 1.988 defendiendo los derechos humanos y constitucionales
de los que hablamos el idioma español.
Si no hemos conseguido mucho, es muy probable que una parte de la culpa sea tuya.

 


Una         opinión crítica contra los nacionalismos

En         Defensa de los Derechos Constitucionales de los que hablamos el Idioma         Común Español
 

FelñFiRecortes de Prensa    Última actualización 24  23  22  21  20 (act)  19 (act)  18 (act)  17  16  15  14  13  12  11  10 (act)  9  (act)  8  7  6 (act)  5  4  (act)  3  2  1  30 (act)   29  28  27 
26  25  24  23  22 (act)  21  20  19  18  17  16  15  14  13  12 (re-act)  11  10  9  8  7  6  5  4  3  2  1 
Los recortes de ayer al final de la página
  
******************
 

Lenguas inútiles - Y ahora Ucrania, tomad nota idiotas!!

 

Euro and Europe doomed by Spain's inefficiency
AGLI Editor. 22 August 2012

The Spanish government has no intention to attack the intrinsic inefficiency problem, otherwise it should already have abolished the laws of  regional languages. This measure  would destroy inefficiencies affecting market, work force, education, legal, procedural, health, security systems and more. This measure has no cost, and benefits are outstanding.

Spain has seventeen regional governments partitioning the country with laws and languages. Therefore, the disassembly of the regional system, by abolishing the laws of the regional (and many local) governments and reducing the redundant government employees is also compulsory. This measure means a heavy social cost, two million people should be laid off, but the private sector could recover and start creating productive jobs. As a byproduct, professionals of politics would probably disappear (as they are the problem). 

Spain will sink the Euro and Europe unless it returns to common language and law.
AGLI Editor. 22 August 2012 

The deep problems of  Spain's economy are paving the way to the destruction of the Euro and Europe and the Spanish governments have no intention to fix their problems, otherwise the first measure with zero cost, returning to the spanish common language by abolishing all laws of  regional languages, should already have been taken. 

Basically, the inefficiencies of the governments and the unnecessary expenses are so high that no tax system can survive after the depletion of its citizens. 

Spain has a multitude of regional governments (seventeen) with many of them using different regional languages instead of the Spanish, and consequently the country is divided by laws and languages, the work force can't move unless families surrender themselves and the education of their children from their mother spanish language to the regional languages, government employees are valued more for their knowledge of the regional language than anything else, enterprises have to cope with many different and opposing laws written in different regional languages, and have to translate their operating  business systems to them. 

Therefore, should the Spanish government have any intention to fix the problem, the first measure should have been to abolish all the laws concerning regional languages, letting the Spanish be the common language. This measure  would destroy many inefficiencies affecting market, work force, education, legal, procedural, health, security systems and more. This measure has no cost, on the contrary benefits are absolute neccesity. 

The second measure should be the disassembly of the regional systems, abolishing the laws of the seventeen regional (and many local) governments and reducing the redundant and unnecessary government employees. This measure has a very heavy social cost, around two million people should be laid off, but by reducing those, unnecessary expenses, the private sector could recover and start creating productive work. As a byproduct, the superfluous class of professionals of politics would probably disappear (they are the problem).




La colección de 'El valor económico del español', un homenaje a nuestro idioma
Fundacion Telefonica 3 Marzo 2017

 

Descárgatelos gratis http://email.fundaciontelefonica.com/re?l=D0Ilily6zI5ztd4nnIh

Descárgatelos gratis

Esta ambiciosa obra analiza la importancia que tiene el español como activo de las empresas que impulsa su internacionalización en mercados donde se habla el mismo idioma.

¿Sabías que las industrias culturales en español aportan hoy más de 30.000 millones de euros anuales? ¿Y que nuestra lengua es la tercera en la Red y que el 7,9 % de los usuarios de Internet se comunican en español?

Son datos extraídos de la investigación 'El Valor Económico del Español', formada por 14 títulos, una ambiciosa investigación sobre la cuantificación económica de nuestra lengua, como una forma de lograr que apreciemos el valor cultural de este activo hablado por una comunidad formada por más de 500 millones de hispanohablantes.

Te recordamos que en nuestra web están disponibles los 14 títulos gratuitos que conforman 'El Valor Económico del Español':

Atlas de la Lengua española en el mundo. Presentación gráfica y didáctica de la situación del español dentro de la riqueza y diversidad del universo de las lenguas. En 2016 ha salido la tercera edición revisada y ampliada de la obra.

Lengua, empresa y mercado. Analiza la importancia del español como activo que impulsa la internacionalización de las empresas en mercados que hablan el mismo idioma.

El futuro del español en EE.UU: La lengua en las comunidades de migrantes hispanos. El español es la 2ª lengua más hablada en Estados Unidos gracias a que las segundas generaciones de inmigrantes la mantienen como segunda lengua tras el inglés, un hecho novedoso en la historia de este país, conocido por ser un “cementerio de lenguas”.

El español, lengua de comunicación científica. Este libro analiza los aspectos cuantitativos y cualitativos del español como lenguaje científico y tecnológico.

El español en las relaciones internacionales. Un recorrido por la presencia del español en foros y organismos internacionales y su futuro en el mundo globalizado.

Valor económico del español. Compendio de conclusiones de la primera parte de la investigación sobre la proyección del español en tanto que lengua de comunicación internacional.

El español en los flujos económicos internacionales. Más de 500 millones de hablantes hacen del español un importante ‘puente económico’ sobre el Atlántico.

Economía de las industrias culturales en español. El español como lengua global aparece como un importante motor del desarrollo de las industrias culturales.

Lengua y Tecnologías de la Información y las comunicaciones. Existen vínculos lingüísticos en el patrón geográfico de internacionalización de las operadoras de telecomunicaciones.

El español en la Red. El informe analiza la presencia de páginas web en español en la Red y las consecuencias que Internet tiene sobre la vida de las lenguas.

Emigración y Lengua. El papel del español en las migraciones internacionales. Estudia el efecto que tiene una lengua como el español en los procesos de decisión y en los resultados laborales y sociales del emigrante.

Las Cuentas del Español. Aborda uno de los aspectos cruciales de este ambicioso proyecto: la cuantificación del español en términos como el PIB o el empleo generados en la economía española en los últimos años.

La economía de la enseñanza del español como lengua extranjera. La enseñanza del español a hablantes de otras lenguas genera empleo y valor añadido.

Economía del español. Una introducción. Introducción del proyecto de investigación ‘Valor Económico del español’ que cuantifica la actividad productiva o de intercambio que la lengua aporta a la economía.


**************
Boletín AGLI nº25 (Nov 2011)

*******

Si te importa España, diez acciones indispensables
Nota del Editor 1 Noviembre 2011

  la lengua española para unificar mercado, educación, sanidad, justicia, legislación, seguridad, anulando toda la legislación sobre lenguas regionales.

 desmantelar el tinglado autonómico.

3ª  deshacerse de la enorme casta de profesionales de la política

4ª  simplificar y reducir el enorme aparato burocrático y millones de funcionarios

5ª deshacerse del intervencionismo de un estado ineficiente y depredador de los recursos de la clase media

6ª deshacerse de un estado indoctrinador y comprador de votos de unos con dinero de otros

7ª  arreglar un sistema educativo desastroso con menos medios y más responsabilidad

8ª  educar en valores humanos a una sociedad indoctrinada y adormecida

9ª liberalizar y optimizar un mercado fragmentado e ineficaz

10ª arreglar una justicia irracional, politizada, lenta, incompetente e irresponsable con menos medios y más responsabilidad

******

El Nacionalismo Obligatorio en las Aulas
Por Ernesto Ladrón de Guevara y Arbina.

A LAS PERSONAS QUE HAN SACRIFICADO SU BIENESTAR PARA HACER PREVALECER LA VERDAD
(Vitoria, año 2011)
394 páginas

www.educacionynacionalismo.com

******
La "normalización lingüística", una anormalidad democrática. El caso gallego
Dedicado "A todos aquellos que piensan que los idiomas se hicieron para las personas y no las personas para los idomas"
Manuel Jardón     (1.284KB, formato .pdf)  Nota: si no consigue descargar el libro completo, pulse el botón derecho de su ratón y
seleccione "Guardar destino como" en
Internet Explorer o "Guardar enlace como" en FireFox.

Por la normalización del español: El estado de la cuestion, una cuestion de Estado.
FADICE      (747KB, formato .pdf )

Manifiestos:
POR LOS DERECHOS LINGÜÍSTICOS EN GALICIA
POR LA LIBERTAD DE ELECCIÓN DE LENGUA EN LOS CENTROS DE ENSEÑANZA DE GALICIA

Índice General

Recortes de Prensa   24 mayo 2017
Boletines
Artículos y Conferencias
Bibliografía  
 Legislación
Enlaces/links
English
© Copyright

Del libro de Manuel Jardón

"A todos aquellos que piensan que
los idiomas se hicieron para las
personas y no las personas
para los idiomas"

La "normalización lingüística",
una anormalidad democrática
El caso gallego

Recortes de prensa de ayer

   
 

AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 24  Mayo 2017
Dice Mariano
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo

Dice Mariano que el mitin de los golpistas de Cataluña y sus aliados comunistas de Madrid "es lo más grave que ha visto en su vida política". Dice también que mediante el chantaje y ese referéndum ilegal que van a promover "sí o sí" pretenden que el Parlamento derogue la soberanía nacional que reside en el pueblo español y que él ni puede ni quiere romper. Y añade que, cumpliendo su obligación legal, impedirá la ruptura de la integridad nacional y la destrucción del régimen constitucional.

Dice el Gobierno que preside Mariano y el partido que dirige Rajoy que respaldan el análisis y ratifican su compromiso de defender la legalidad frente a lo que medio Consejo de Ministros llama abiertamente "El Golpe" y García Albiol, cabeza del PP en Cataluña, definió hace ya tiempo como "un golpe de Estado a cámara lenta". Tan a cámara lenta que llevan, según el propio PP, cinco años perpetrándolo, acumulando ley tras ley contra la legalidad autonómica o estatal y usando ilegítimamente el dinero que todos los españoles, so pena de multa, aportamos al Fondo de Liquidez Autonómica, para sus actividades separatistas y para que los 200.000 funcionarios sigan cobrando su sueldo cada mes, pese a la deuda de 72.000 millones de euros que arrastra y arrastraría la futura República.

Los medios cercanos al Gobierno, tanto que le deben su existencia, subrayan que la desvelada Ley de Transitoriedad Final (!) impone una dictadura nacionalista en Cataluña y liquida cualquier garantía legal para los ex ciudadanos españoles, que serán objeto de persecución. La Ley de Desconexión -que sin embargo no desconecta del sistema de pensiones ni de la Unión Europea, cosa de España- prevé el cierre de los medios de comunicación que no apoyen el referéndum. Y todos los bienes muebles e inmuebles del Estado español, humanos y edificios, pasarán a la República Catalana antes de su depuración. Los primeros, los jueces, cuya matanza censal tiene el adobo listo en la acreditada firma Embutidos Vidal.

Esto dicen Mariano, su Gobierno y su entorno mediático. Pero al preguntarle qué medidas tomará ante el golpismo separatista, Mariano ha vuelto a invitar a Puigdemont y compañía a presentar en el Parlamento su proyecto para liquidar la Nación y la Constitución. Como lo rechazaron el viernes, ayer, martes, irritadísimo, insistió.

La lucha contra el Estado Islámico exige unidad europea
EDITORIAL El Mundo 24 Mayo 2017

Un calambrazo de indignación y tristeza vuelve a sacudir al mundo por el brutal atentado en Manchester. Europa se ve golpeada de nuevo por el zarpazo yihadista, algo que por desgracia se viene repitiendo con demasiada frecuencia en los últimos años. Pero el hecho de que este ataque fuera deliberadamente dirigido contra adolescentes añade más dolor aún. La feroz escalada de maldad de los terroristas no tiene límites. Al menos 22 personas murieron -muchas, menores de edad- y casi 60 resultaron heridas por la explosión de una bomba activada según los investigadores por un yihadista suicida al filo de la medianoche del lunes, al término de un concierto de la famosa cantante estadounidense Ariana Grande. Como declaró ayer la premier británica Theresa May, el terrorista escogió la hora y el lugar apropiados para causar la mayor masacre posible.

El Reino Unido ha sido escenario de terribles atentados islamistas. El más mortífero se produjo en 2005, cuando una cadena de ataques de Al Qaeda contra autobuses y el metro de Londres dejó 56 muertos. Y, recientemente, en marzo, un yihadista mató a cinco transeúntes cerca del Parlamento arrollándolos con un coche, un método a imitación del seguido por otros islamistas en atentados en suelo europeo, como Niza o Berlín.

Las autoridades británicas están especialmente preocupadas por el fracaso que han tenido las políticas de integración. El propio autor de esta barbarie era un británico de 22 años, hijo de refugiados libios, que llegaron a Inglaterra en los 90 huyendo de Gadafi. Al igual que pasa en otros países europeos, muchas comunidades de ciudadanos musulmanes de origen inmigrante malviven en auténticos guetos en suburbios de las grandes ciudades azotados por la desigualdad y el desempleo. Una segregación económica en la que cala con mayor facilidad la radicalización. Además, se estima que casi uno de cada cuatro yihadistas que se han sumado al Estado Islámico en Oriente Próximo es de procedencia británica. Varios cientos han retornado, lo que supone el peor quebradero para los servicios de Inteligencia y la policía.

Pero cabe reiterar que, independientemente del lugar concreto en el que se producen masacres como la de Manchester, es todo Occidente -y en particular Europa- el que está en el punto de mira de los yihadistas, que han emprendido una cruzada de sangre contra unos valores y un modo de vida de los que abominan. El IS -que reivindicó el atentado- prosigue así su escalada en el viejo continente, recrudecida con un innegable afán propagandístico para contrarrestar el acoso que está sufriendo en Siria y, sobre todo, en Irak. El Califato ha perdido en los últimos meses el 45% del territorio iraquí que controlaba gracias a los bombardeos de la coalición internacional. Un declive imparable sobre el terreno que el IS intenta enmascarar redoblando su campaña de terror fuera.

Ésta es la dura realidad a la que nos enfrentamos. Y debemos ser conscientes de que el combate antiyihadista va a ser muy largo y doloroso. Pero exige, antes que nada, mantener, y aun redoblar, la coordinación internacional. En el caso europeo, son claves la unidad de acción entre los Veintiocho y la mejora en la coordinación tanto de las policías como de los servicios de Inteligencia. Y lo cierto es que se está avanzando. Los graves fallos detectados tras atentados como los de París llevaron a las autoridades comunitarias a mejorar los procesos de intercambio de información o a facilitar la cooperación policial, judicial y de Inteligencia, así como a perfeccionar los sistemas de prevención y lucha en la Red, principal campo de reclutamiento de yihadistas.

No es posible luchar contra el IS de otro modo. Y hoy se hace necesario subrayarlo. Recordemos que Theresa May lanzó un incomprensible chantaje a Bruselas, a propósito de la negociación del Brexit, insinuando que si Londres no logra un acuerdo económico ventajoso con la UE, disminuiría su contribución en materia de seguridad, defensa y lucha contra el terrorismo. Un órdago inadmisible que perjudicaría mucho a los propios británicos. El presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, lo subraya hoy en nuestras páginas: "La coordinación contra el terrorismo está por encima del Brexit". Con algo tan serio no se puede incurrir en frivolidades.

Terrorismo yihadista
La yihad apunta a la infancia
Editorial La Razon 24 Mayo 2017

Las primeras informaciones facilitadas por la Policía británica sobre el autor del atentado de Manchester confirman el mismo patrón del terrorista captado por el Estado Islámico a través de las redes sociales, aunque el hecho de que haya dispuesto de un potente explosivo no permite excluir que hubiera recibido ayuda o instrucción de uno o varios cómplices. En efecto, la fabricación de una bomba cargada de metralla, como la que sembró el horror en el vestíbulo del «Manchester Arena», no está al alcance de todo el mundo, por más que los yihadistas tengan dispuestos numerosos tutoriales para la fabricación de artefactos explosivos caseros en la red oscura de Internet («Darknet»).

El terrorista suicida, identificado como Salman Abedi, de 22 años, de origen libio, responde, igualmente, al perfil del hijo de inmigrantes musulmanes, nacido y crecido en el país de acogida, que no es consciente de las razones que obligaron a sus progenitores a huir al exilio y que acaba por rechazar un modo de vida en el que no consigue integrarse. La elección de sus víctimas, niños y adolescentes, muchos acompañados por sus padres, que habían acudido al concierto de una de las actuales estrellas mediáticas norteamericanas también responde a la fijación del islamismo contra lo que mejor representa la forma de vida occidental: la libre y festiva reunión de personas, sin distinción de sexo, para escuchar música y bailar.

Así fueron elegidas como blanco las discotecas juveniles de Tel Aviv, la sala Bataclan de París y la sala de fiestas de Estambul, por citar algunos de los ataques más sangrientos. En definitiva, todo lo que está perseguido por el fanatismo religioso islamista, allí donde domina.

Ayer, las autoridades británicas reconocieron fallos en sus medidas de prevención y anunciaron una nueva estrategia de vigilancia que pondrá el acento en los espectáculos musicales, con el despliegue en las calles de más efectivos de la Policía. Es, por supuesto, una tarea ineludible, pero que, por sí sola, no podrá garantizar la seguridad.

La naturaleza de la amenaza, concreta en sus fines pero difusa en los métodos y sus autores, obliga a extremar la investigación preventiva, especialmente con el mayor control posible de las redes de internet, que es la única forma de desenmascarar a los terroristas en potencia, que suelen dejar pistas en su procesos de radicalización.

El caso español, que se caracteriza por el trabajo investigativo tenaz y a largo plazo, que ayer volvió a demostrar su eficacia con dos nuevas detenciones de individuos ligados a la propaganda islamista y a la labor de captación de terroristas, es el ejemplo a seguir. Sobre todo, en lo que se refiere a la cooperación con las fuerzas policiales de países árabes que, como Marruecos, Túnez o Argelia, se encuentran bajo la misma amenaza del yihadismo.

Sin duda, el intercambio de información entre los distintos servicios de Información europeos, que debería incluir las listas de sospechosos, es la asignatura pendiente de la seguridad en la Unión Europea. La supresión de las fronteras interiores no vino acompañada de las medidas de vigilancia conjunta que hubieron sido necesarias y, pese al recrudecimiento de los atentados terroristas, los acuerdos de colaboración impulsados por Bruselas no acaban de formalizarse. Hay, pues, que insistir en que la lucha contra el yihadismo no admite el mantenimiento de los viejos esquemas nacionales, en los que cada cuerpo de Policía se responsabilizaba de su territorio. La amenaza es global y sin fronteras. La respuesta de Europa debería ser igual.

El minuto de silencio como arma antiterrorista
Pablo Molina Libertad Digital 24 Mayo 2017

Fieles a la tradición, ministros, presidentes autonómicos, alcaldes y concejales de bienestar social convocan un minuto de silencio cada vez que los terroristas demuestran el fracaso de sus colegas al frente de la seguridad en cualquier país occidental (si la masacre ocurre en Oriente Medio no hay minuto de silencio porque el "incidente" se entiende que forma parte de la cultura local). El minuto de silencio se convoca a las 12 del mediodía, hora simbólica que, además, permite a los funcionarios aprovechar la salida a la calle con los jefes para tomar un segundo cafelito.

El minuto de silencio, cuando se produce un atentado terrorista como el de Mánchester, tiene su ritual. Los políticos, mezclados con el pueblo -generalmente su personal de confianza y algún jubilado que pasaba por allí- controlan perfectamente dónde están las cámaras de la televisión local y, con su perfil bueno, miran al horizonte con ceño fruncido en señal de profunda contrición. Nadie sabe lo que pasará por esas cabecitas en esos momentos, pero lo cierto es que aguantan prácticamente los sesenta segundos sin cambiar de expresión. Es su manera de mostrar el indisoluble compromiso de todos los demócratas contra violencia "venga de donde venga", sea de cristianos, budistas, senderistas, veganos o lo que sea.

Si hay música ambiental (el cuarteto para cuerda de Samuel Barber es, en estos casos, obligatorio) al terminar se hace un aplauso. Pero ¿por qué aplauden? Y sobre todo ¿a quién? ¿A las víctimas? Absurdo. Ellas no han conquistado ninguna victoria que merezca esa ovación. De hecho, ninguna de ellas quería morir en un atentado terrorista. ¿Entonces a quién se aplaude? ¿A los propios participantes en el minuto de silencio, por lo bien que han aguantado mirando al horizonte sin pestañear? Es una pregunta que alguien debería hacer a los políticos que presiden estas efusiones sentimentales, que solo pueden confortar a los espíritus débiles con mentes todavía más quebradizas.

Cualquier cosa menos identificar las causas del terrorismo que está masacrando a nuestros conciudadanos y actuar con la debida contundencia para erradicarlas del seno de nuestras sociedades. Eso sería convertirse en fascista y ningún mandatario europeo se va a arriesgar a quedar señalado como tal, porque ahí mismo se acabaría su carrera política.

Así pues seguiremos fingiendo que los terroristas son un puñado de perturbados que asesinan sin motivo y organizando minutos de silencio cada vez que provoquen una masacre, confiando en que la próxima vez los destinatarios del aplauso no seamos nosotros.

La finlandización del PSOE
Emilio Campmany Libertad Digital 24 Mayo 2017

Las primarias del PSOE han sido más un fracaso del aparato que un éxito de las bases. Susana Díaz no ha sabido o no ha querido defender su opción apelando a las razones que tuvo para destronar a Pedro Sánchez. Podía haber dicho que entregarle la presidencia del Gobierno a Rajoy no era algo irrevocable para el PSOE ya que el PP es el adversario susceptible de ser derrotado en unas futuras elecciones. Podía haber añadido que, en cambio, entregarse a Podemos, da igual que sea tratando de disputarle su electorado con las mismas propuestas que acordando con ellos alguna clase de alianza, significaba claudicar irreversiblemente ante el verdadero enemigo. Sin embargo, para que el argumento hubiera sido creíble, el aparato debería haber roto todos los pactos que permiten al PSOE gobernar algunas alcaldías y Comunidades Autónomas. Y está claro que algunos barones, los que más han despotricado de Pedro Sánchez, no estaban dispuestos a asumir tamaño sacrificio. Al final, las bases han comprendido que, si de lo que se trata es de entenderse con Podemos, vale más ser dirigidos por quien defiende esta opción de forma más franca.

En cualquier caso, con Pedro Sánchez no hay duda de que la misión del PSOE será la accesoria de redondear mayorías con Podemos allí donde sea necesario asumiendo su programa y sus ideas, incluida la de que España no es más que la unión, casi arbitraria y por supuesto temporal, de diferentes naciones, cada una con su respectivo derecho a decidir su destino. Las consecuencias de esta comunión son varias. Para España, supone incrementar exponencialmente el riesgo de romperse. Pero, cabe la posibilidad de que a los muchos socialistas que han elegido ser conducidos por Pedro Sánchez a los verdes prados podemitas les importe un pito que España se quiebre. No obstante, deberían darse cuenta de que así el PSOE acabará siendo el socio minoritario de la alianza porque es Pablo Iglesias el que impone el ideario y Pedro Sánchez quien lo suscribe. Los comunistas harían con ellos lo que los socialistas hacían con Izquierda Unida, servirse de ella para redondear mayorías allí donde fuera necesario, dándole algunos cargos menores y acogiendo a algunos militantes rebeldes a cambio de que asumiera sin rechistar el programa socialista. Y el electorado del PSOE acabará haciendo lo que en su día hizo el de IU, esto es, dándose cuenta de que va a dar igual votar por unos que por otros, mejor hacerlo por el que manda.

En la agencia de colocaciones que desde tiempos de Felipe González siempre fue el PSOE, han preferido asegurarse de que habrá a corto plazo algún carguito que repartir a cambio de renunciar a tener un ideario propio. No se dan cuenta de que, cuando lleven a Pablo Iglesias al Gobierno, da igual en calidad de qué, se hará con todo el poder y el PSOE no será más que un adminículo del comunismo bolivariano que hoy ya es la única alternativa real al PP de Mariano Rajoy.

Cataluña: Rajoy sigue sin despertar
EDITORIAL Libertad Digital 24 Mayo 2017

De poco sirve que el Gobierno califique con la gravedad que merece lo que ocurre en Cataluña si luego no se atreve a reaccionar en consecuencia

Cinco años después de que el presidente de la Generalidad, Artur Mas, amenazara al Gobierno de España con emprender un proceso separatista en Cataluña que no pararían "ni los tribunales ni la Constitución", el Ejecutivo de Rajoy parece, por fin, haberse dado cuenta de que lo que están protagonizando las sediciosas autoridades autonómicas catalanas desde entonces es un auténtico "golpe de Estado". Eso, al menos se deduce de las palabras del ministro de Educación o de la ministra de Defensa, quien ha afirmado que "si estuviéramos en otro país, en otras circunstancias y a los mejor no estuviéramos hablando de políticos, estaríamos hablando de un intento de golpe de Estado".

Aunque hace ya casi dos años que la prensa alemana tildó a Artur Mas de "presidente golpista" o "enemigo del Estado", o que Alfonso Guerra se atrevió a decir que lo que se estaba produciendo en Cataluña era un "golpe de Estado a cámara lenta", lo cierto es que nuestra somnolienta y condescendiente clase política y mediática no ha despertado de su letargo de estos años ni siquiera ante hechos tan graves como el desvío de fondos públicos para la financiación de ilegales "estructuras de Estado", el compromiso cumplido de los gobernantes nacionalistas de no obedecer una sola resolución del Tribunal Constitucional contraria a su proceso separatista o la celebración de un ilegal referéndum de independencia el pasado 9 de noviembre de 2014. Recuérdese que la reacción de Rajoy ante la celebración de esa consulta ilegal y de tan clamorosa desobediencia a nuestros Altos Tribunales siguió siendo tan de perfil bajo y tan sumamente desproporcionada como en los tiempos en que pensaba que la cosa no pasaba de ser una simple "algarabía". No es de extrañar, en este sentido, que los imputados por el 9-N pretendieran tiempo después contar con el presidente del gobierno como testigo de su defensa.

Lo peor es que ese letargo de nuestra clase política se mantuvo ante las desobediencias perpetradas por el gobierno de Puigdemont tras la resolución del parlamento autonómico de noviembre de 2015 en el que "se declara solemnemente el inicio del proceso de creación del Estado catalán independiente en forma de república".

Resulta, por tanto, un poco sorprendente que el Gobierno de Rajoy le haya hecho despertar de su letargo la noticia de El País relativa a la "desconexión express" que prepara Puigdemont, pues, sin querer quitarle en modo alguno gravedad, no deja de ser una noticia que, en buena parte, ya habíamos publicado hace meses otros medios de comunicación, y que, por preocupante que sea, no deja de ser un corolario lógico a la ilegal y no menos grave resolución parlamentaria de 2015 en el que se hace un expreso compromiso a ignorar todo lo que diga el Tribunal Constitucional y una expresa mención a las sediciosas leyes de transitoriedad jurídica.

Aun así, lo más surrealista de todo es que una vez que el Gobierno parece por fin haberse dado cuenta de la extrema gravedad de lo que esta sucediendo en Cataluña, su única reacción parezca ser la de invitar al golpista al Congreso o que este vaya a recibir al Rey en su visita a Cataluña.

Entiéndase bien: Nada hay que objetar a que el máximo representante del Estado en Cataluña, que es el presidente de la Generalidad, vaya a recibir al Jefe del Estado en su visita a Barcelona; como nada habría que objetar incluso a que un mandatario regional, partidario de llevar a cabo legalmente una reforma constitucional, fuera a defender su propuesta a la sede de la soberanía nacional. Lo que resulta inaceptable es que un "enemigo del estado", un "golpista" como ya parece que se atreven a calificarlo algunos miembros del Gobierno de Rajoy, siga ostentando el cargo de presidente de la Generalidad sin que el Gobierno haya procedido a suspender total o parcialmente la sediciosa administración autonómica en aplicación del articulo 155 de nuestra Constitución.

Y es que la pregunta más pertinente que le han hecho a Rajoy, una vez que su gobierno parece querer ser consciente de lo que ocurre en Cataluña, es la que, paradójicamente y a las claras, le ha planteado la senadora de ERC, Mirella Cortés: "¿Hasta donde está dispuesto para parar el referéndum?" Y la respuesta de Rajoy ha sido el mismo cúmulo de vaguedades que el presidente de Gobierno empleó en su día para asegurar que la ilegal consulta del 9-N no se celebraría.

Y es que de poco sirve que el Gobierno de Rajoy califique con la gravedad que merece lo que ocurre en Cataluña si luego sigue sin atreverse siquiera a mentar el articulo 155 de la Constitución, o a supeditar la financiación extraordinaria proveniente del FLA a un público acatamiento del orden constitucional por parte de los golpistas, o instar a la Fiscalía para que los procese ya habida cuenta de los múltiples y silenciados delitos de desobediencia, prevaricación y malversación de fondos públicos que han seguido perpetrando con posterioridad al 9-N.

Rajoy lo único que le ha espetado a los separatistas es que "ustedes pretenden saltarse la ley y, además, pretenden que me la salte yo"; pero la realidad es que los secesionistas tienen bastante con que Rajoy no se atreva, como hasta ahora, a hacerla cumplir. Y, en ese sentido, no nos extrañe que, pasado este efímero y aparente "despertar" de Rajoy, el presidente del Gobierno vuelva a su irresponsable y cómodo letargo.

Nuestros chavistas caerán junto a los de Venezuela
Liberal Enfurruñada okdiario 24 Mayo 2017

Más de 50 días llevan los venezolanos mostrando su rechazo al narcorégimen dictatorial y asesino, exigiendo elecciones democráticas. Empezamos la octava semana de protestas al ritmo de un asesinato diario. Héroes anónimos riegan las calles con su sangre inocente, cientos de heridos y miles de detenidos, muchos en manos de la “justicia” militar chavista. Millones de venezolanos, con los líderes opositores al frente, toman las calles día tras día, incansables, en pacíficas manifestaciones reprimidas con una crueldad a todas luces injustificada. Represión ejercida por militares, policías y colectivos chavistas armados, movilizados por el dictador Nicolás Maduro.

Todos hemos visto vídeos de la represión, que será considerada como crímenes de lesa humanidad cuando la justicia vuelva a Venezuela. Hemos visto tanquetas de la Guardia Nacional atropellando manifestantes, gases lacrimógenos disparados a quemarropa contra niños y ancianos, bandas paramilitares disparando y asesinando a civiles desarmados que huyen, grupos armados represores que actúan con la protección del Gobierno de Maduro, colectivos civiles motorizados y armados que salen desde bases militares para asesinar manifestantes y atacar a la prensa y hasta a los servicios médicos bajo la atenta mirada y la protección de la Guardia Nacional. La población civil se desangra, los estudiantes pierden el curso, los comercios cierran, la industria se paraliza, la economía se hunde, el desabastecimiento de alimentos y medicinas es total y ante tanto desorden, delincuentes, mafiosos y narcotraficantes se desenvuelven como pez en el agua.

Maduro, sostenido por los militares, ha respondido a las exigencias de democracia con más dictadura, convocando una Asamblea Constituyente “popular”, en la que la mitad de sus integrantes serán elegidos en sectores afines al Gobierno, lo que permitirá al dictador aferrarse al poder evitando las elecciones. Porque Maduro sabe que si se enfrenta a las urnas puede acabar como han acabado pagando sus crímenes otros dictadores, algunos incluso con sus vidas. Todas las encuestas muestran que al menos siete de cada diez venezolanos lo rechazan y esta proporción le es más desfavorable conforme la situación se deteriora. La Asamblea Nacional, único órgano democrático vigente, debería ya decretar el estado de emergencia, destituir al Gobierno por crímenes de lesa humanidad, tomar el control del ejército, desarmar a milicias y colectivos, liberar a los presos políticos, nombrar nuevos magistrados y constituirse en un nuevo Gobierno provisional que convoque elecciones de inmediato. O sea, estar a la altura del pueblo.

Mientras tanto aquí, Alberto Garzón y otros muchos miembros de Unidos Podemos, promueven actos de apoyo a Maduro, como el celebrado el pasado viernes en la madrileña Puerta del Sol, en el que un grupo de chavistas españoles han amenazado de muerte a una venezolana que, sorprendida, grababa tan repugnante manifestación. Uno de ellos llegó a escupirle a la cara —“qué pena que no te hayan matado a ti también”— mientras otros muchos la zarandeaban y amenazaban para intentar robarle el teléfono móvil con el que grababa. Y Monedero agrede violentamente a un periodista que le pregunta por Venezuela. Agitadores violentos que pretenden traer a España la represión chavista. El chavismo español de Podemos es responsable de los crímenes del chavismo venezolano del que no puede desvincularse porque, de hacerlo, aquellos contarían con pelos y señales todas las vergüenzas de éstos a los que antes financiaban y ahora encubren. A cambio, nuestros chavistas son prácticamente el único apoyo internacional que le queda a un régimen forajido al que ya todas las instancias internacionales rechaza. A aquellos les queda ya muy poco, en cuanto caigan aplastarán a los de aquí y terminará esta pesadilla.

Golpistas on tour
José María Albert de Paco Libertad Digital 24 Mayo 2017

Que Puigdemont pronuncie en Madrid una conferencia sobre 'cómo dar un golpe de Estado (sin sucumbir en el intento)', restituye el símil capitalino de rompeolas de todas las Españas. Que lo haga, además, en un local cedido por el Ayuntamiento, da idea de hasta qué punto el 'Régimen del 78' ha institucionalizado la acogida e incluso el mimo de quienes pretenden destruirlo. ¡Welcome Indepenees!

El recinto, o lo que quiera que Carmena les tenía preparado, guardaba inquietantes similitudes con las fan zones que las autoridades habilitan a los bárbaros en las finales futboleras. No porque sonara el Despacito y se sirvieran cubatas, no, sino porque la gran mayoría de los asistentes eran, por así decirlo, ultrasures. El presidente de la Generalitat, en efecto, 'tendió la mano' a un puñado de hooligans desplazados ex profeso. Los mismos, probablemente, que le jalearon en Bruselas, o que arroparon a Homs en su declaración ante el Supremo, o hicieron el pasillo a Forcadell de camino al TSJC. El Tot això qui ho paga ha dejado de ser un latiguillo. A Pla, apóstol de la concreción, le habría encantado saber que en el caso de Homs, la cuenta subió a 13.470 euros.

Así, y de modo similar a esos borrachos que balbucean "yo ya me entiendo", el nacionalismo farfulló una vez más para sí mismo, recreando la españolísima tradición del hogar regional. La única espectadora que no batió palmas fue Cayetana Álvarez de Toledo, que se coló en la fiesta (literalmente) junto con Rosa Belmonte, y fue dando noticia en Twitter de un suceso puramente extraordinario: cómo un paleto de Gerona trataba, siquiera retóricamente, de poner contra las cuerdas al Estado de derecho.

Entretanto, y según he sabido por la misma Cayetana, el corresponsal del New York Times, Raphael Minder, rendía homenaje a Hemingway (¡aquí bebió!) alertando al mundo de que cincuenta fascistas protestaban en la calle contra Puigdemont: "Fascists protest Catalan secession in front of Madrid police - Not sure this can help bridge divisions". Resistiendo el acoso de las hordas fascistas, una delegación de demócratas catalanes (pleonasmo) trataba, infructuosamente, de llamar al diálogo. Fechado en Madrid, el 28 de marzo de 1939.

Órdago al independentismo
Juan Carlos Bermejo vozpopuli.es 24 Mayo 2017

Como cada lunes por la tarde desde hace años, Juan, Luis, Antonio y Pedro, quedan a echar la partida de mus en el bar del club de la urbanización.

Lo cuatro son jubilados. En su día, desempeñaron tareas muy importantes para el país. Juan, fue un alto mando del ejército y participó en diferentes campañas de la ONU y la OTAN. Luis, terminó sus días laborales como magistrado en las más altas estancias del poder judicial, y ahora ejerce de columnista y asesor sin ánimo de lucro. Pedro, además de académico, fue rector de una de las universidades públicas más importantes. Finalmente, Antonio, el más longevo, es un prestigioso pensador político, jurista y protagonista principal de la lucha antifranquista y de la transición española. Sus libros son los únicos de un autor español que se encuentran en la biblioteca del Congreso de los EEUU.

Ya está lista la mesa, la baraja y las piedras. El camarero ha servido las bebidas. Antonio es postre. Reparte las cartas. Entretanto, en el televisor del local se oye la siguiente noticia:

“Carles Puigdemont, junto con otros miembros de la Generalitat, han mantenido hoy, en una conferencia en Madrid, su desafío al Gobierno al asegurar que la consulta se celebrará, ya sea a través de un referéndum pactado o de uno homologado internacionalmente sin acuerdo”.

—Parece que siguen con sus planes sin retorno —comenta Juan mientras al levantar la mirada Luis le pasa dos reyes.
—Efectivamente. El asunto está tomando un cariz muy preocupante. Especialmente por la actitud del gobierno —responde Luis—. Yo voy ciego. Mus —añade.

—Yo tengo postre. ¿Crees que no está actuando correctamente? —pregunta Pedro.
—¡Así es! Rajoy está cometiendo un delito de dejación de funciones al permitir estos manifiestos actos de sedición—responde Luis mientras Pedro aprovecha el descuido para pasarle treinta y una a Antonio.

—No sólo eso. Es que además están utilizando los fondos públicos y el FLA para financiar la secesión. La autonomía está quebrada. Necesita inyectarle todos los meses ingentes cantidades de dinero, e incomprensiblemente el gobierno no audita su uso. Está financiando la sedición. Esta actitud lo convierte en cómplice, por omisión, del proyecto de secesión. —apunta Juan.

—Pero, ¿qué vais a esperar de un presidente que le dice a nuestra juventud que “hay que saber mirar hacia otro lado cuando hay que hacerlo”? —afirma enérgicamente Pedro.
—Rajoy, debería ser procesado. —continua Luis. El artículo 408 del código penal dice: “La autoridad o funcionario que, faltando a la obligación de su cargo, dejare intencionadamente de promover la persecución de los delitos de que tenga noticia o de sus responsables, incurrirá en la pena de inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de seis meses a dos años”. La cobardía y la dejación de funciones ante un acto de sedición, deberían ser las principales razones para que la oposición en el Congreso le interpusiera una moción de censura, además de instar al fiscal general del Estado a su procesamiento —concluye.

—Rivera ha dicho que “quiere agotar la legislatura salvo en el caso de que imputen al presidente o hubiese que disolver la cámara por motivos extraordinarios” —añade Juan.

—Pues si el intento flagrante de secesión y la dejación del gobierno no son motivos extraordinarios ¡Qué lo son! —exclama Luis—. Rivera debería ser quién exija a Rajoy que actúe contra los sediciosos y defienda la integridad de España. Estoy bastante seguro que es una de las principales razones por las que le votaron. Debe entender que es el principal problema al que se enfrenta España.

—Lo cierto y verdad es que nuestro país está haciendo el más espantoso de los ridículos ante la comunidad internacional. No tenemos credibilidad. Si nuestro gobierno no sabe, o no quiere, manejar sus propios asuntos internos ¿Cómo nos van a otorgar puestos de responsabilidad en los organismos internacionales? El último referente, fue Rato en el FMI, y acordaos que lo echaron a patadas. Yo también me doy mus —sentencia Juan mientras saca la lengua lateral para marcar a Luis tres ases.

—Antonio. Tú decides —señala Luis.
—Antes debo decir, mi querido Luis, que estoy totalmente de acuerdo contigo. Rajoy debería ser procesado, al igual que los sediciosos que llevan meses, sino años, acumulando medios materiales y personas para declarar la independencia de Cataluña en un más que evidente delito de sedición. Según los artículos 544 y siguientes del Código Penal, el delito de sedición, aunque no se consume tiene penas de cárcel de 8 a 10 años, y de 10 a 15 si fueran personas constituidas en Autoridad. Según la jurisprudencia del Tribunal Supremo, para que el delito esté consumado, no es necesario que haya logrado los fines propuestos, porque es un delito de tendencia y de mera actividad. “La mera provocación, conspiración o proposición para la sedición es ya un delito” (Art. 548). Rajoy y su gobierno han permitido que se consume el delito, es decir, no han hecho nada para impedir la sedición de Cataluña, aunque no haya sido consumada.

—¿Qué te parece la invitación que ha hecho la vicepresidenta, para que vayan al Congreso a defender su proyecto independentista? —pregunta Pedro.
—He quedado estupefacto ante la insolencia delictiva de la vicepresidenta Sáenz de Santamaría al invitar a Puigdemont a proponer en el parlamento español su ultimátum de, o bien obtener autorización para realizar un referéndum vinculante, o bien declarar la independencia unilateralmente, para lo que ya han diseñado un plan de acción. Jamás en la historia de los pueblos civilizados un vicepresidente del gobierno, ha cometido un delito tan grave como flagrante. Sáenz de Santamaría ha vulnerado de plano el Art. 548 del Código Penal al erigirse en promotora de la conspiración y la proposición para la sedición, algo por lo que debería ser cesada de sus cargos de inmediato, detenida y procesada. Esto, es un delito infraganti que debe impedirlo cualquier Autoridad, particularmente jueces y fiscales.

—Vaya, Antonio. Parecen argumentos muy contundentes. Sin embargo, la prensa habla de que ya hubo un precedente cuando Ibarretxe acudió al Congreso a presentar un proyecto similar —apunta Juan.
—El caso actual nada tiene que ver con el Plan Ibarretxe, que una vez aprobado en el Parlamento Vasco (por 36 votos frente a 34), dicho parlamento decidió enviarlo al Parlamento de España para su estudio y aprobación, donde fue rechazado por una abrumadora mayoría (303 votos contra 47) y del Plan Ibarreche nada más se supo. Hoy Puigdemont y su banda de sediciosos, crecidos ante la cobardía y la traición de Rajoy, pretenden un ultimátum como si tuvieran fuerza para hacerlo real —responde Antonio.

—¿Qué opinas de la aplicación del famoso artículo 155 de la Constitución? ¿Es el momento de proceder a su aplicación para suspender a la autonomía? —pregunta Luis.
—El artículo 155 de la Constitución no sirve para nada. Es un despropósito, y en ningún caso permite la suspensión de la autonomía ni la de sus autoridades. Como jurista que soy, y tras analizar su contenido, lo único que puede hacer el gobierno, tras perder el tiempo en requerimientos y consultas estériles en el Senado, es dar instrucciones y aplicar medidas para obligar a cumplir sus obligaciones a los que no las quieren ni van a cumplir. ¿Cómo obligas a Puigdemont a cumplir sus obligaciones? De ninguna manera. El artículo no establece qué hacer en el caso de que se nieguen. Es decir, no describe cómo actuar. Por ejemplo, que el gobierno central tome el control de las instituciones y deje a las autoridades de la comunidad en suspensión de sus obligaciones hasta la resolución del problema —explica Antonio.

—Es cierto—asiente Luis—. Entonces. ¿Hay algún instrumento en nuestro ordenamiento jurídico que permita abordar este grave problema?
—El único instrumento que permite la suspensión y la toma de control de la autonomía para restablecer el orden constitucional es el artículo 116, que otorga al gobierno, previo consentimiento del Congreso, declarar el estado de excepción. El problema estaría resuelto en cuestión de unas pocas semanas. La ley que lo regula dice: “Cuando el libre ejercicio de los derechos y libertades de los ciudadanos, el normal funcionamiento de las instituciones democráticas, el de los servicios públicos esenciales para la comunidad, o cualquier otro aspecto del orden público, resulten tan gravemente alterados que el ejercicio de las potestades ordinarias fuera insuficiente para restablecerlo y mantenerlo, el Gobierno, de acuerdo con el apartado 3 del art. 116 de la Constitución, podrá solicitar del Congreso de los Diputados autorización para declarar el estado de excepción”. A los anteriores efectos, el Gobierno remitirá al Congreso de los Diputados una solicitud de autorización que deberá contener los siguientes extremos:

a) Determinación de los efectos del estado de excepción, con mención expresa de los derechos cuya suspensión se solicita, que no podrán ser otros que los enumerados en el apartado 1 del art. 55 de la Constitución.

b) Relación de las medidas a adoptar referidas a los derechos cuya suspensión específicamente se solicita.
c) Ámbito territorial del estado de excepción, así como duración del mismo, que no podrá exceder de treinta días.

d) La cuantía máxima de las sanciones pecuniarias que la Autoridad gubernativa esté autorizada para imponer, en su caso, a quienes contravengan las disposiciones que dicte durante el estado de excepción.

—Muchas gracias por el certero análisis Antonio. Eso sí es ejercer política. Esperamos que el gobierno tome buena nota, y que los partidos que defienden la integridad de España, como Ciudadanos, le obliguen inmediatamente a hacerlo. Por cierto, ¿tú también te das mus, Antonio?—añade Luis.

—No hay mus. Órdago al independentismo, y a grande —culmina Antonio.

PD: Hoy les dedico el tema “I Dont Wanna Go On With You Like That” de Elton John https://youtu.be/kaJRvZZBnX8

En Cataluña pasa algo que los demás ignoramos
Carlos Gorostiza vozpopuli.es 24 Mayo 2017

Cada paso de los muchos que han dado el Gobierno de Puigdemont y los partidos que apoyan la secesión de Cataluña causa un asombro mayor que el anterior. Lo último que hemos sabido han sido una serie de detalles delirantes de un borrador de ley “fundacional”, descabellado jurídicamente, que pretende aprobarse también de forma atropellada; hay que suponer que antes de que la realidad le pase por encima y lo aplaste.

Es tal la colección de absurdos que hemos ido viendo que a uno no le queda otro remedio que pensar que tiene que haber algo por detrás que no se ve. Algo que permita si no explicar, al menos intuir la razón por la que una sociedad moderna, desarrollada, cosmopolita y culta, como es la catalana, aplaude en unos casos, acepta en otros, o mira a otro lado en muchísimas ocasiones el espectáculo asombroso de irresponsabilidad que están dando los dirigentes independentistas.

El texto dado a conocer estos días, por muy borrador que sea, contiene tal cantidad de dislates (y de simples pero indisimulables amenazas a la democracia) que resulta muy raro que solo los adversarios políticos directos del independentismo hablen de él y no se haya levantado un revuelo mayor en Cataluña. Por eso, cabe pensar que este aparente consentimiento general solo se explica si los catalanes saben (o sienten) algo que los demás desconocemos.

Obviamente, los independentistas tienen claro que la respuesta estos interrogantes es tan simple como que todos los catalanes son de los suyos, claro. Pero no cuela. No, porque sus últimos pasos, los más esperpénticos de todos, tratan precisamente de acelerar el proceso, de ocultar la discusión y aprobar lo que sea, a toda prisa, con los votos que sea y sin ninguna garantía democrática. Justamente lo contrario de lo que cualquiera haría si, de verdad, tuviese ese apoyo del que presumen.

La ideología catalanista se puede compartir o no, pero tiene sus razones, sentimientos y certezas; todas ellas explicables y entendibles, incluso para rebatirlas. Pero no estamos ante esa opción tan bien conocida, sino ante una carrera desbocada hacia la nada que amenaza precisamente con desacreditar al catalanismo político. Eso es lo que cuesta entender: que la destrucción del sentimiento que ha hecho en gran medida de factor cohesionador de la sociedad catalana, no parezca importarle a casi nadie.

Que “tiene que haber gente pa tó” es axioma certificado por la sabiduría taurina, pero resulta extraño que la misión imposible que se está impulsando en Cataluña por parte de su clase política no esté fracturando a la propia sociedad. A los no independentistas ¿les da igual? ¿no se creen el paripé y pasan? ¿Creen que no va con ellos? ¿creen que se derrumbará como un castillo de naipes?

Respecto a los motivos por los que los dirigentes de la antigua Convergencia han destruido su propio partido tampoco tenemos explicaciones razonables que nos permitan aclararnos. La de que: “hagamos el mayor ruido posible para que el estruendo tape la ruina económica del principado y lo mucho que se ha robado aquí” tiene partidarios, por supuesto, pero –sinceramente- suena algo infantil, lo que no quiere decir que no tenga su parte de razón. La de que: “al final algo sacaremos” es otra idea –algo cínica- pero más creíble, pese a su desmesura.

Pero por respeto a la inteligencia e integridad de los catalanes, tan víctimas de los tópicos como lo hemos sino también los vascos, creo que tiene que haber algo más de fondo, algo menos instrumental y más serio y que hace que, aunque las haya, no se produzcan reacciones más visibles contra la carrera desaforada de la élite gobernante de Cataluña, que amenaza con bloquear la vida política de su comunidad y de empobrecerla, social y económicamente.

¿Qué saben en Cataluña que los demás ignoramos?

El terrorismo ataca a Europa y no entiende de 'brexit'
El rugido del león elespanol 24 Mayo 2017

El atentado en el Arena Manchester, que ha costado la vida a 22 personas, gran parte de ellos menores, durante la celebración de un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande recuerda al perpetrado en noviembre de 2015 en la Sala Bataclan de París. Aunque el ataque de Francia fue más letal -137 muertos- y sofisticado, en ambos casos el terrorismo ha aprovechado actuaciones en directo para matar despiadadamente al mayor número posible de inocentes.

En los dos últimos años, el yihadismo se ha ensañado contra Francia, Bélgica, Alemania, Suecia, Holanda y Reino Unido de todas las maneras posibles. Su metodología criminal ha cambiado a medida que el grupo terrorista Estado Islámico -que se atribuye este último atentado- ha perdido posiciones en Siria: comandos entrenados que disparan contra la multitud, bombas indiscriminadas en trenes y aeropuertos, fanáticos que arrollan a viandantes con camiones o coches, ataques indiscriminados con armas blancas... cualquier forma es válida para infundir el terror, hacer daño e intentar desestabilizar a un país. No en balde el atentado de este lunes se ha producido en plena campaña para las elecciones del 8 de junio: lógicamente todos los partidos han suspendido sus agendas.

Determinación intacta
Sin embargo, aunque su capacidad operativa se haya resentido, el ataque de Manchester prueba que la determinación asesina del también denominado Daesh sigue intacta y que tan peligroso puede ser un comando armado hasta los dientes -como el que asaltó la sala Bataclan- como un lobo solitario decidido a convertirse en un mártir masacrando a infieles impuros.

El repaso de los últimos golpes asestados por el terrorismo prueba que el EI está exportando su yihad a Europa. Además, el perfil de los autores de los atentados, muchas veces personas que se radicalizan a través de internet y que no dudan en atacar las ciudades donde nacieron y se criaron -como ha sucedido ahora-, es una prueba de hasta qué punto son vulnerables las sociedades abiertas.

Hay que anticiparse
En esta tesitura, saber anticiparse -como ha recomendado el jefe antiterrorista marroquí en una entrevista con EL ESPAÑOL- es crucial. En España la detención en los últimos años de decenas de hombres y mujeres por su implicación en labores de adiestramiento y reclutamiento terrorista, o por estar ya preparados para atacar -como ha sucedido este martes-, ha permitido frustrar atentados.

La lucha preventiva y la cooperación de los servicios de inteligencia es fundamental y ha funcionado muy bien entre los socios europeos. En este sentido, Reino Unido debe ser consciente de que para el Estado Islámico no hay brexit que valga cuando de lo que se trata es de golpear a Europa.

Manchester no es el extranjero
Beatriz Becerra elespanol 24 Mayo 2017

La casualidad quiso que llegara a Londres a las pocas horas del atentado del ManchesterArena. Llegué, por tanto, a la capital de un país golpeado por el terrorismo por segunda vez en pocos meses. No siento a las jóvenes víctimas como ajenas, como extranjeras, sino como propias, del mismo modo del que -estoy convencida - la mayoría de británicos siente como propio el dolor de los crímenes terroristas en cualquier país de la Unión Europea.

No sólo compartimos el dolor. También compartimos al enemigo. El terrorismo yihadista odia nuestra libertad, nuestros derechos, la forma de vida tolerante y laica de los países occidentales. En su delirante sociedad ideal los adolescentes no acuden a conciertos, ni siquiera escuchan música pop. En el mundo de sus sueños no existe la alegría que produce la libertad, ni la libertad que hace posible la alegría. Si tenemos un enemigo común, si sufrimos una amenaza global, lo lógico es que la afrontemos unidos, que luchemos juntos, que celebremos los éxitos juntos y que juntos lloremos a nuestras víctimas.

Y sin embargo, lo que me trajo a Londres fue un fracaso de la convivencia: el brexit. Sé que muchos oportunistas de los que ahora viven su gran momento en Reino Unido señalarán a los refugiados y a los inmigrantes, sin importar si han tenido que ver o no con el atentado. Se cargarán de razones para su rechazo al extranjero, al diferente. Yo, en cambio, pienso que el entorno político europeo genera las instituciones y el ambiente propicio para la cooperación policial y de inteligencia, para el intercambio de información y para la prevención del terrorismo.

Por no hablar de una política de defensa y de exteriores que refuerce la seguridad de Europa. Es más que dudoso que el brexit proteja a los británicos del terrorismo. En cambio, lo que es seguro es que el brexit va a perjudicar de una forma muy concreta y tangible a los europeos que residen en el Reino Unido. Ya los está perjudicando, al sumirlos en una incertidumbre que, probablemente, sea difícil de comprender para quien no la sufre. Estos europeos -así como los británicos que viven en la UE -no saben en realidad qué va a ser de ellos. Y hablamos de cinco millones de personas, aproximadamente la población de Dinamarca o Finlandia. O de la Comunidad Valenciana. Imaginemos que todos los daneses o todos los valencianos se levantaran un día sin saber qué derechos les van a corresponder en el plazo de unos meses. ¿Acceso a la sanidad pública? ¿Prestación por desempleo? ¿Encontraré un trabajo?

Vine a Londres a reunirme con los colectivos que se han organizado para reclamarcertidumbres, para evitar convertirse en rehenes de Theresa May y su gobiernoconservador-populista en la negociación para a salida del Reino Unido de la Unión Europea. Hace tiempo que estoy en contacto con ellos, en especial con los españoles, y recientemente celebramos un hearing (una audiencia) en el Parlamento Europeo durante la cual pudieron expresarnos sus planteamientos. Son todos razonables, puramente democráticos.

Vine también para hablar con líderes liberal-demócratas como la baronesa Ludford, convertidos en la única fuerza de verdad europeísta, una vez que los tories de mente más abierta han quedado marginados por May y los laboristas sensatos acallados por Jeremy Corbyn. He insistido en una idea que me parece valiosa: el brexit no es fatal ni irreversible. Lo explica Lord Kerr, el hombre que redactó el famoso artículo 50 del Tratado de la Unión Europea cuya activación puso en marcha el proceso. El brexit tiene marcha atrás, y creo que es nuestra obligación tratar de revertirlo.

Es una cuestión de derechos. Es una cuestión de libertades. Y es una cuestión de seguridad. Al final, todo se reduce a lo mismo: el principio democrático nos lleva a ampliar los derechos a cada vez más gente, a aumentar la igualdad, a extender la libertad. Por un motivo muy simple: porque reconocemos en los demás la misma humanidad que sentimos en nosotros mismos. Porque queremos un futuro en paz.

Nunca he sentido, al viajar a Londres, que llegaba al extranjero. En esta ocasión, aúnmenos. Por eso trabajaré para que el brexit no llegue a convertirse en una realidad.

*** Beatriz Becerra es vicepresidenta de la subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo y eurodiputada del Grupo de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa (ALDE).

DIFERENTES REACCIONES POLÍTICAS
Los dirigentes políticos que se oponen al ‘Refugees Welcome’ impuesto por la UE
Juan E. Pflüger gaceta.es 24 Mayo 2017

El terrorismo islámico intenta asolar Europa. Cada vez que cometen una nueva matanza: Bataclán, Niza, Berlín, Londres, Manchester… las declaraciones de los diferentes líderes europeos retratan los dos modelos de entender el problema que pone en riesgo la vida y la seguridad de los ciudadanos. La teoría de la oligarquía europea pretende convencer a los habitantes del Viejo Continente de que el terrorismo es el precio que tenemos que pagar para poder mantener la vida cosmopolita y globalizada que ellos nos han impuesto.

Otro grupo, el que encabezan en la Unión Europea los miembros del denominado Grupo de Visegrado y en las distintas sociedades los líderes de la derecha alternativa -o alt-right-, propone mayor control de las fronteras, restricción a la libre circulación de ciudadanos no europeos y diferentes medidas para que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad puedan garantizar la seguridad de los ciudadanos frente al riesgo letal que suponen los ataques islamistas indiscriminados, dirigidos siempre contra la población.

Entre las oligarquías europeas destacan declaraciones que parecen entender el terrorismo islámico como un factor más en la vida cotidiana de los europeos. Unos ciudadanos que deben habituarse a esta violencia por el mero hecho de ser europeos. Lo dejó muy claro el alcalde de Londres, Sadiq Khan, de origen paquistaní, que aseguró que “la amenaza terrorista es parte integrante de la vida de una gran ciudad”. Unas declaraciones concedidas al Evening Standard en septiembre pasado y que fueron duramente criticadas unos meses después cuando se produjo el brutal atentado en las inmediaciones del Parlamento Británico.

No es la única frase desafortunada de uno de los responsables de la sitaución que vive la Unión Europea. Jean-Claude Junker, presidente de la Comisión Europea desde el año 2014, aseguraba hace unos meses que se debe respetar la presencia islámica en el continente porque “Europa necesita cohesión y valores que el Islam puede darnos y del que tenemos mucho que aprender”. Lo hizo para justificar el aumento de los cupos migratorios que cada país debía asumir y que aumentaba desde los 40.000 inmigrantes hasta los 160.000.

Por su parte, Angela Merkel mantiene un doble discurso sobre el terrorismo islamista. Si bien considera que debe ser objetivo prioritario en la lucha de los estados europeos, intenta desvincular de su origen la inmigración masiva desde los países islámicos. También considera que la llegada continuada de refugiados no tiene nada que ver con el terrorismo. Todo ello a pesar de que en los atentados y ataques de musulmanes en Alemania tuvieron una participación destacada refugiados llegados en los últimos años al país. Además, en lugar de proponer medidas efectivas contra el terrorismo, basadas en la colaboración policial, el control de la entrada de inmigrantes y el fortalecimiento de las unidades policiales, la canciller alemana sigue asegurando que debe mantenerse la política de puertas abiertas para los refugiados, una política que ha permitido la llegada de elementos terroristas radicalizados. Una llegada que quedó clara en ataques como los de Bruselas, París, Colonia…

El recién elegido presidente de Francia, Emmanuel Macron, es otro de estos representantes del europeísmo aperturista que ha señalado en numerosas ocasiones que la solución al terrorismo islámico pasa por “hacer más fuerte a la Unión Europea”. Una afirmación que contrasta con la realidad de una UE abierta a la entrada de terroristas y con unas fronteras que son un coladero y que, lejos de modificar los posibles errores en las políticas migratorias, están ampliando el problema.

Visegrado y la derecha alternativa, la lucha contra el islamismo
Frente a estas posturas de las oligarquías europeas aparecen dos grupos que se oponen a las políticas permisivas y de puertas abiertas que se están imponiendo desde la Unión Europea. Son los países del Grupo de Visegrado -Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia- y los partidos políticos denominados como la derecha alternativa.

La cabeza visible del Grupo de Visegrado es Víktor Orbán, presidente húngaro, y sus políticas difieren mucho de lo que la UE pretende imponer a los estados miembros. Orbán parte de un principio que viene avalado por los hechos terroristas que se están cometiendo. Hace menos de un año, cuando esta crisis estallaba en Europa, aseguraba que “hay una conexión obvia entre la inmigración ilegal y el terrorismo”. Fruto de este análisis decidió reforzar sus fronteras, ampliar los efectivos policiales dedicados al control de accesos y, lo que le ha supuesto continuas amenazas desde la UE, se negó a aceptar el cupo de refugiados que pretendían endosarle desde las altas instancias europeas.

El ejemplo cundió entre varios países de la zona y se reunieron los países del Grupo de Visegrado, fundado en 1991 para la adopción de políticas comunes, para establecer un acuerdo de políticas de colaboración contra la agresión a sus fronteras y la imposición de la UE de tasas obligatorias de recepción de inmigrantes y refugiados.

También hay un grupo de partidos políticos, cada vez con mayor representación en sus respectivos países, que defienden en su programa la lucha contra el terrorismo islámico y la defensa de las identidades nacionales frente a la imposición de Bruselas.

Entre los líderes políticos de estos partidos destaca Marine Le Pen, que hace pocos días disputaba la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas frente a Macron. Entre sus medidas para atajar el terrorismo se encuentra la limitación de la inmigración: “Cuantos más extranjeros entren en nuestro territorio mayor riesgo hay de que haya individuos que practiquen el proxelitismo”. Pero no son las únicas propuestas. También aspira a la limitación de la construcción de mezquitas y el control de las existentes, la deportación de los delincuentes extranjeros, el cierre del espacio Schengen y la recuperación del control de fronteras por parte de los países miembros de la UE -una organización supranacional que considera acabada y de la que propone la salida de Francia-. Entre las propuestas de Le Pen se encuentra la de reforzar y dar más cobertura a la Policía en su lucha contra el terrorismo, lo que le ha llevado a ser la opción política preferida por los agentes franceses.

Entre estos líderes de la alt-right encontramos también a Nigel Farage, el exlíder del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) que recientemente ha promovido y ganado un referéndum para la salida de su país de la UE. Consiguió el Brexit, entre otras cuestiones por la necesidad -entendida por los británicos- de que el Estado recuperase la soberanía cedida a la UE, entre la que se incluye el control de las fronteras y la limitación y control de la inmigración. El discurso de Farage ha sido muy crítico con las políticas impuestas por Merkel en materia de inmigración dentro de la Unión y dijo de la canciller alemana: "Merkel apoya el espacio Schengen, ¿no es así? Los líderes de Europa apoyan el espacio Schengen y el libre movimiento de la gente entre fronteras. Y eso supone no sólo el libre movimiento de la gente buena, también de la gente mala”.

Matteo Salvini, líder de Liga Norte, representa en Italia esta nueva política que pretende recuperar la capacidad de los gobiernos nacionales para dictar sus políticas sobre terrorismo, fronteras e inmigración. Para este joven dirigente político, la lucha contra el terrorismo pasa por blindar las fronteras y aumentar la fuerza policial y militar de los países amenazados por los islamistas.

Desde España, el líder de VOX, Santiago Abascal, representa esta nueva política de la derecha alternativa. Considera que un país no se puede enfrentar al terrorismo “haciéndonos los despistados” y pide mayor actuación policial y el control de los centros islamistas, especialmente las mezquitas, para frenar el desarrollo del islamismo y el adoctrinamiento de terroristas. Muy crítico con la UE, defiende la salida de España de esta organización y la recuperación de la jurisdicción sobre sus fronteras.

Desde VOX se considera al islamismo como una de las puntas de lanza del globalismo, que pretende descomponer las identidades nacionales y acabar con la inspiración cristiana que alumbró a Europa. Del mismo modo considera fracasadas las políticas de la UE que no han conseguido garantizar la seguridad de sus ciudadanos. Durante muchos años él y su familia vivieron bajo la amenaza del terrorismo de la banda de ultraizquierda ETA y ahora considera que esa misma amenaza viene del islamismo. Por eso en una reciente entrevista no dudó en afirmar: “Voy siempre armado con una Smith & Wesson. Al principio para proteger a mi padre de ETA; ahora, a mis hijos”.

En España, frente a estos postulados de la derecha alternativa, aparecen las voces de Podemos. Un partido que recogiendo todos los restos de la extrema izquierda considera el islamismo como una bendición que amplía la diversidad cultural. Por eso sus condenas de los ataques islamistas son menos que tibias. Tras el reciente atentado de Manchester, su líder, Pablo Iglesias, ha afirmado que frente al terrorismo sólo cabe: “Estado de derecho, democracia y derechos humanos”. Su secretario de organización, Pablo Echenique, interpreta que el ataque no va contra la civilización y el modelo social occidental –a los que por cierto ellos también atacan-, sino contra el modelo político. En este sentido ha asegurado que: “El terror jamás derrotará a la democracia y la libertad”.

ha habido 20 ataques en poco más de dos años
Los 20 'casos aislados' del islamismo radical: 324 muertos en Europa desde 2015
Ha habido 20 ataques islamistas en dos años y medio. Con los cadáveres que deja el británico de origen libio Salman Abedi a sus espaldas, ya son 324 el número de ciudadanos que son asesinados a manos de islamistas desde enero de 2015.
La Gaceta 24 Mayo 2017

Manchester ha sido la última ciudad europea en sufrir el terrorismo islamista: Es el ‘caso aislado’ número 20 desde 2015 y uno de los más mortíferos.

Salman Abedi, un británico de origen libio de 22 años, se ha inmolado a las puertas del Manchester Arena, donde el ídolo adolescente Ariana Grande estaba ofreciendo un concierto. Hasta el momento hay confirmadas 22 víctimas mortales, entre ellas una niña de 8 años que había acudido al espectáculo junto a su madre y hermana. Además, hay hospitalizadas 59 personas, de las que doce son jóvenes menores de 16 años y cuyo estado de salud es bastante grave.

La Policía, tras horas de silencio y conociendo la identidad del autor de la masacre, se ha visto forzada a ofrecer los datos de Abedi a medida que los medios de comunicación hacían su trabajo.

Repaso cronológico de los atentados islamistas en Europa
Con los cadáveres que deja el británico a sus espaldas, ya son 324 el número de ciudadanos que son asesinados a manos de islamistas desde enero de 2015. Todos estos asesinatos se han producido en poco más de 870 días, lo que equivaldría a una muerte cada tres días.

Con estas cifras, todavía hay periodistas y opinólogos que hablan de casos aislados. Incidentes, explosiones, vehículos que sin motivo aparente se cuelan en una acera y se llevan por delante a decenas de personas... Estas maniobras dialécticas responden a un objetivo: evitar nombrar al islamismo radical.

Los atentados de París, Bruselas y Niza han sido los más mortíferos, mientras que ha habido otros en los que las víctimas han logrado salvar la vida y no se han tenido que lamentar fallecidos.

-Abril 2017, Francia; Un policía muerto y dos heridos después que Karim Cheurfi atacara a un patrulla en el centro de la capital gala.
-Abril 2017, Suecia: Cuatro personas son asesinadas por un yihadista en Estocolmo tras ser arrolladas por un camión.

-Abril 2017, Rusia: Catorce muertos tras varias explosiones en el metro de San Petersburgo.
-Marzo 2017, Reino Unido: Khalid Masood asesina a cinco personas y deja 49 heridos en las cercanías del Westminster de Londres.

-Marzo 2017, Alemania: Fatmir H. ataca con un hacha a varias personas en una estación de tren en Dusseldorf dejando nueve heridos.
-Diciembre 2016, Alemania: Un terrorista utilizó un camión para asesinar a 12 personas que se encontraban en un mercado navideño de Berlín.

-Octubre de 2016, Bélgica: El exsoldado belga Hicham D. acuchilla a dos agentes de Policía en Bruselas. Armado con una navaja militar suiza, el agresor es un viejo conocido de las autoridades por sus contactos con retornados de Siria e Iraq.

-Agosto de 2016, Francia: Un ciudadano judío de 60 años es apuñalado a escasos 500 metros de la Sinagoga Principal de Estrasburgo. Pese a que las autoridades se apresuraron a señalar que el atacante era un individuo con sus facultades mentales alteradas, la víctima -que logró salvar la vida- explicó que había gritado consignas islamistas.

-Julio de 2016, Francia: Dos yihadistas atacan la iglesia de St.-Etienne-du-Rouvray y toman como rehenes a un sacerdote, dos monjas y varios fieles que asistían a la celebración de la Santa Misa. Poco después degüellan al sacerdote Jacques Hamel, de 84 años, antes de ser abatidos por la Policía. El Estado Islámico reivindicó y celebró el ataque.

-Julio de 2016, Alemania: Un solicitante de asilo sirio de 27 años muere al detonar un artefacto explosivo y hiere al menos a 15 personas -3 de ellas en estado muy grave- en la localidad de Ansbach. Buscaba perpetrar una matanza bajo las órdenes del Estado Islámico.

-Julio de 2016, Alemania: Un refugiado afgano de 17 años hiere con un hacha y un cuchillo a cuatro personas, tres de ellas de gravedad en un tren regional. El Estado Islámico, a través de una de sus terminales mediática, reivindica el ataque.

-Julio de 2016, Francia: Cuando Francia estudiaba levantar el Estado de Emergencia declarado por las autoridades por la amenaza yihadista, el islamista radical Mohamed Lahouaiej Bouhlel atropella en Niza con un camión a 85 personas y deja a otras 12 en estado crítico.

-Junio de 2016, Francia: El yihadista de 25 años Larossi Abdalla mata a un policía y se atrinchera en su casa con la mujer y el hijo del asesinado. Mata a cuchilladas a la mujer y difunde un vídeo a través de las redes sociales en el que confirma su fidelidad al Estado Islámico.

-Marzo de 2016, Bélgica: Un doble ataque en el aeropuerto y el metro deja 32 víctimas mortales. Los autores del atentado formaban parte de la misma célula que había atentado, meses antes, en París.

-Noviembre de 2015, Francia: Es el mayor ataque terrorista en suelo francés. En París, Dos yihadistas se inmolan en las inmediaciones del Estadio Saint Denis y otro grupo asalta la sala de fiestas Bataclan dejando un saldo de 130 muertos y más de 300 heridos.

-Junio de 2015, Francia: Hervé Cornara muere decapitado a manos de uno de sus empleados, el musulmán Yassin Salhi, que colgaba su cabeza en la valla de una fábrica que amenazaba con volar.

-Abril de 2015, Francia: el yihadista Ahmed Ghlam es detenido por haber matado a una mujer y preparar un atentado inminente contra una iglesia de Villejuif.

-Febrero de 2015, Dinamarca: Dos personas mueren acuchilladas por un yihadista en un centro cultural donde se debatía sobre blasfemia e Islam y en una sinagoga.

-Enero de 2015, Francia: Doce personas mueren en el ataque al semanario satírico Charlie Hebdo y cuatro más son asesinadas en la tienda kosher que el yihadista Amedy Coulibaly tomó en Porte de Vincennes.

Islam: La Tercera Guerra Mundial es inevitable, sólo falta saber cuándo tendrá lugar
Yolanda Couceiro Morín  latribunadelpaisvasco.com 24 Mayo 2017

El mundo se ve confrontado a la probabilidad de un conflicto planetario que podríamos llamar la Tercera Guerra Mundial, apelativo que bien merecería, tanto por su más que previsible extensión como por la brutalidad de ese hipotético enfrentamiento de dimensiones colosales.

Esta Tercera Guerra Mundial, de una envergadura igual o superior a las dos precedentes, se está gestando y puede explotar en pocos años más. Algunos se atreven a señalar la fecha aproximada hacia el ecuador de este siglo. En todo el mundo, el islam no deja de cobrar fuerza y radicalizarse. Éste será un elemento decisivo de la explosión mundial inevitable.

Esta contienda se desarrollará (se está desarrollando ya) en distintos países en los cuatro continentes, con distintas intensidades según los diferentes escenarios donde se están fogueando los actores de este drama en camino. Prácticamente todas las tierras emergidas del planeta están implicadas en lo que debemos considerar los prolegómenos de la deflagración por venir. Todo Occidente, el mundo árabe-musulmán (desde Marruecos a los confines asiáticos, desde el corazón de África a las islas Filipinas), Rusia, China, la India… se encaminan resueltamente a las trincheras.

En efecto, nadie medianamente lúcido e informado puede negar ya el carácter belicoso que está tomando la agresividad islámica a través el mundo. El islam está implicado en la inmensa mayoria de los frentes de combate actualmente abiertos en el mundo. Igualmente, el terrorismo es un fenómeno casi únicamente islámico a día de hoy. Después de siglos de letargo, el islam ha despertado y ese despertar coincide con la decadencia de un Occidente que ha perdido tanto el orgullo de ser como la voluntad de permanecer.

Esta situación de un islam en plena expansión mundial encierra dentro de sí una novedad: por primera vez, el islam se ha hecho un hueco en Occidente no a punta de su victoriosa cimitarra, pagando con sangre su conquista, sino gracias a la negación de los occidentales de ver en esos actuales invasores sus enemigos de siempre. La Historia registra otros episodios de penetración islámica en territorio europeo, pero siempre fue combatida y finalmente rechazada: España, sur de Francia e Italia, los Balcanes, Rusia…

Nunca desde la caída del Imperio Romano, Europa había experimentado una situación tan dramática. Europa afronta la mayor amenaza de su historia sin saberlo o más bien sin querer darse cuenta de ello. Los europeos son invadidos, ocupados y colonizados por los pueblos del sur y por el islam de forma rápida y masiva. Las sociedades europeas se sumergen hoy en un caos étnico incontrolable.

El crecimiento de la oposición conflictiva entre el islam, cada vez más presente y en expansión numérica (realidad radical y atronadora en la historia de Europa, minimizado por una oligarquía a la vez asustada y ciega), y las sociedades europeas de origen es mucho más explosiva y potencialmente intensa que, por ejemplo, las guerras de religión entre católicos y protestantes del siglo XVI o que los conflictos ideológicos que han jalonado la historia reciente desde la Revolución Francesa. A esto viene a añadirse la dimensión étnica, muy agravada, resultado de la masiva inmigración africana y magrebí. Al antagonismo específicamente religioso, sociológico e ideológico, se suma la dimensión etnobiológica que tiene un enorme impacto en las mentalidades colectivas, por mucho que sea negada y reprimida por la censura de la ideología dominante.

Si nos centramos en nuestro continente asistimos actualmente en Europa a la puesta en marcha de todos los elementos de un conflicto interno violento prácticamente inevitable. Los ingredientes de la explosión están todos presentes. La cuestión ya no es saber si va a ocurrir, sino cuando tendrá lugar.

Tenemos una población millones de jóvenes (y no tan jóvenes) magrebíes y africanos en Europa en crecimiento constante, muy mal escolarizados, en situación de paro, de asistencia, de la cual una buena parte se dedica a la economía subterránea y a una delincuencia polimorfa (drogas, tráfico de objetos robados, etc…), que constituye la mano de obra, los gruesos batallones de un levantamiento general posible.

Esta población joven es adepta de un islamismo reivindicativo e identitario extranjero. En el inconsciente (o el consciente) colectivo de una parte importante y muy activa de esa población, se trata de manera muy elemental de llevar la yihad a Francia, como acompañamiento de una estrategia de revuelta, de revancha y de conquista.

A esto se le suma el crecimiento de un racismo anti autóctonos objetivamente observable en todas partes, con su secuela de agresiones diarias contra los europeos. Esa violencia cotidiana corre en paralelo a las manifestaciones diarias de rechazo de la cultura y de la pertenencia occidental y europea. La multiplicación de mujeres con velo, como señal de provocación, es un medio de desafío étnico y de marcaje territorial, la arrogante voluntad de hacer sentir a los colonizados el peso de su conquista en marcha: una yihad todavía “soft” mientras llega la verdadera.

Cuando Europa conozca los desordenes previsibles, con la violencia como realidad cotidiana, la numerosa inmigración, la musulmana, sobre todo, pero también las otras, poco o nada integradas, provenientes muchas veces de países históricamente resentidos contra Occidente y más particularmente contra ciertas naciones europeas, nos mostrarán su verdadera cara, y serán un elemento más de la crítica situación que viviremos, con un ejército de enemigos dentro de nuestra casa. La mayoría de los distintos colectivos de la inmigración se enrolarán de una manera u otra en el bando de nuestros enemigos, porque de hecho ya lo son, aunque de manera latente de momento, o simplemente se posicionarán en una actitud de espera, atentos a los beneficios que pudiera significarles nuestra caída.

La inmigración actual es una colonización poblacional, con frecuencia consciente y vivida como una revancha contra la civilización europea. Ésta se pretende, además, definitiva. La colonización de las maternidades es mucho más importante que la de las fronteras porosas.

Estamos ante una implacable realidad demográfica. Tenemos las fronteras abiertas desde hace décadas en Europa y una tremenda diferencia de fecundidad entre poblaciones autóctonas e inmigrantes, lo que está produciendo unas sustitución progresiva de la población original. La integración ha fracasado completamente, se han creado guetos étnicos y otras “zonas liberadas” bajo control creciente de la sharia (ley islámica) en algunos países. El fracaso era previsible. Es posible integrar a parientes etnoculturales, y en pequeñas cantidades, no a pueblos enteros de otras realidades etnobiológicas muy alejadas. Pero la oligarquía nos ha impuesto esta inmigración como una riqueza cuando el simple sentido común nos indica que vamos a pasos agigantados hacia un desastre.

A este fenómeno de colonización étnica masiva, se añade el hecho, ya señalado, de que el islam se pone a la cabeza de la ofensiva. Desde hace 1400 años, esta religión-ideología, totalitaria y agresiva, tiene como objetivo la invasión de Europa. Sufrimos la tercera acometida mahometana que se extiende hoy desde España a Indonesia. La primera fue detenida en Poitiers, Francia por Carlos Martel en 732, después de haber conquistado la mayor parte de la penísula ibérica. La segunda fue en 1684, ante las puertas de Viena. La tercera tiene lugar hoy, desde el Cabo Finisterre hasta Copenhague, desde la isla de Lampedusa hasta hasta los fiordos noruegos. Esta tercera yihad no sólo coincide en el tiempo con la Tercer Guerra Mundial en ciernes, sino que es su condición previa.

Los focos de tensión no dejan de multiplicarse y de agravarse. Nunca como ahora en la historia de la humanidad, los riesgos de un incendio generalizado han sido tan fuertes. La mundialización es un factor de confrontación gigantesca. Ésta no es una garantía de paz sino un factor de guerra generalizada.

Una guerra étnica y civilizacional es previsible en varios países europeos. Una guerra intestina, muchísimo más grave que el terrorismo, ya que un remplazamiento de la población, una especie de genocidio, la llamada Gran Susitución, está ocurriendo con la complicidad o la ceguera de las clases dirigentes políticas y mediáticas, cuya ideología está dominada por el odio hacia la identidad étnica de sus propios pueblos y la pasión enfermiza por el mestizaje, la multicultura y la “diversidad”.

La inmigración masiva que llega bajo la bandera del islam va a derivar progresivamente hacia una guerra étnica, un choque de civilizaciones. La incapacidad de Europa para frenar y canalizar la inmigración proveniente del Magreb y de la África negra llevará a una explosión demográfica que desembocará inevitablemente en un conflicto mayúsculo.

La enorme presencia en Europa de masas de jóvenes musulmanes cada vez más radicalizados, con una minoría formada militarmente en los distintos frentes abiertos (Oriente Próximo, Argelia, Libia, los países del Sahel, el Caúcaso, los Balcanes, Afganistán, Pakistán…), será un factor determinante en el más que probable caso de una espiral incontrolable de disturbios insurreccionales y de terrorismo en el corazón del continente: la yihad en casa. Todo musulmán es un muyahidin en potencia.

La confrontación entre islam y Occidente (con Rusia incluida) dominará poco a poco el paisaje y tomará una forma militar con conflictos multiformes. A escala planetaria, el islam no deja de reforzarse y de radicalizarse. Este balón no se desinflará: explotará. Pronto las hostilidades tomarán un decisivo impulso al calor de la dinámica expansiva y desenfrenada del islam en el tablero geopolítico internacional.

El problema de Israel, insoluble, desembocará ineludiblemente en una nueva contienda entre el Estado hebreo y sus vecinos, con el telón de fondo de los colonos judíos integristas y la subida imparable de las organizaciones islamistas. No hay que olvidar que Irán logrará muy posiblemente dotarse del arma nuclear. La erradicación de la “entidad sionista” es una idea fija de todo el mundo musulmán. Israel está en el centro del conflicto, y su arsenal nuclear no disuadirá a sus enemigo de lanzar un ataque aunque sea de caracter suicida, con las consecuencias que podemos suponer.

El mundo árabo-musulmán ha entrado en una espiral de caos que no va a dejar de acentuarse con dos frentes entremezclados; sunitas contra chiítas y dictaturas militares contra islamistas. Sin olvidar la voluntad de los islamistas de liquidar a todos los cristianos. Eso provocará una amplificación de la emigración hacia Europa y otros destinos occidentales. Los acontecimientos actuales de Siria e Irak que han visto el nacimiento de un autodenominado Estado Islámico salvaje (el Califato) son un paso más hacia la confrontación.

No podemos dejar de lado el conflicto latente entre la India y Pakistán, potencias nucleares ambos países, con las prolongaciones que suponen el juego de las alianzas regionales (Rusia, China, EEUU…) y los enormes intereses geoestratégicos y energéticos en juego en la región.

En Europa, el factor de la inmigración salvaje y completamente fuera de control, y no solamente de poblaciones de origen musulmán, también es un dato de primera importancia que entra en esa ecuación. El desorden social y el hundimiento económico que azotan grandes porciones de la población europea se ve agravado por la presencia de enormes masas de extranjeros cuya presencia no hace más que envenenar las relaciones entre unos y otros y añadir más leña a la hoguera del inevitable incendio que está en camino. Hay que mencionar los componentes agravantes, sobre todo de orden económico y ecológico, los recursos energéticos fósiles, el agua, los recursos mineros. El punto de ruptura física se situará posiblemente hacia la primera mitad de este siglo. No olvidemos el terrorismo de gran envergadura, sobre todo con medios nucleares “artesanales”, a lo que posiblemente no escaparemos.

El islam es la principal causa de desencadenamiento de una Tercera Guerra Mundial, ya que asistimos en todas partes a la subida imparable del radicalismo islámico, en gran medida financiado por Arabia Saudita y Qatar, que tiene un enemigo claro y definido: la civilización occidental, a la que Rusia es asimilada. En resumidas cuentas: en la mente de los islamistas del mundo entero, cuya ideología se expande como un virus, el principal enemigo es el “mundo blanco y cristiano”, aunque eso no corresponda a ninguna realidad sociopolítica.

Las líneas principales de confrontación y las alianzas serán complejas y a menudo cambiantes. Las principales zonas geopolíticas de explosión serán Europa entera, África del Norte, Oriente Próximo, Asia Central (desbordando hacia Pakistán y la India), posiblemente el Cáucaso (a pesar de la mano de hierro rusa). Habrá una multitud de focos y se sucederán las guerras civiles, interétnicas y entre Estados, sin descartar el uso del arma nuclear. Éste es el panorama… Nos podemos imaginar la carnicería que está en camino.

Debemos entender que los fanáticos islamistas no razonan como los occidentales o los rusos durante la Guerra Fría, con la retención de la disuasión mutua. Las diferencias ideológicas entre esos dos bandos no impedían un cierto grado de cordura en la gestión de esa enemistad.

La más que previsible confrontación mundial generará una catástrofe económica y energética, a causa de la ruptura del aprovisionamiento de pétroleo y gas desde África del Norte y de Oriente Próximo, y alimentaria a causa de las cosechas perdidas y el alza de los precios. La economía globalizada es muy frágil, ya que es muy compleja, y se base en las comunicaciones (marítimas, terrestres, numéricas…) que caerán como un juego de dominó en caso de perturbación de gran envergadura.

En esta inevitable choque que se avecina, los rusos, los estadounidenses, los israelíes, los chino y los indios (por no mencionar mas que los principales fuerzas opuestas a la ofensiva islámica mundial) enfrentarán al enemigo con firmeza y determinación. La principal debilidad de los europeos occidentales reside en su reblandecimiento mental, su pasividad, su temor a defenderse, su cobardía frente a la amenazas de sus enemigos. Seremos los más expuestos y los más castigados. Hasta que la violencia de la agresión nos haga reaccionar, aunque sea al borde mismo del abismo.

La Tercera Guerra Mundial podrá empezar con un acontecimiento muy localizado y seguir con un encadenamiento de hechos incontrolados, como una avalancha. Es posible que los recientes ataques llevados a cabo en escenarios tan distantes como Australia, Francia, Rusia, Pakistán y otros, respondan a ese inicio de la yihad planetaria que nos ha de llevar a la guerra mundial en ciernes.

El resultado de este conflicto es todavía incierto, aunque en toda lógica habrá un bando vencido y un bando vencedor, ya que la superioridad militar, técnica y económica de unos contendientes es infinitamente superior al del bando contrario. Dice Carl Schmitt que “el enemigo no está equivocado ni tiene razón: es vencedor o vencido”, nada más. Sólo nos debe preocupar perder esta guerra, no cómo ganarla. En todo caso, podemos asegurar que asistiremos muy posiblemente a un retroceso general de la humanidad, un derrumbe en varios terrenos, el demográfico, el económico, el sanitario para gran parte del mundo.

El mundo acaba de conmemorar el centenario de la Primera Guerra Mundial. Sería tiempo que empecemos a pensar seriamente en prepararnos para la Tercera Guerra Mundial. Los nubarrones que hoy se ciernen sobre nuestras cabezas no son menos oscuros que los de entonces, sino tal vez más. Lo increíble se va a convertir en lo cotidiano. Lo que Siria, Irak, Pakistán, Libia y otros escenarios experimentan cada día, nosotros, en toda Europa, lo viviremos pronto. Tenemos que estar listos para lo que se nos viene encima. Si vis pacem para bellum.

ENTREVISTA A PETER MCLOUGHLIN
‘Rotherham es la punta del iceberg de la red musulmana de abusos sexuales’
La Europa del multiculuralismo más allá del terrorismo: miles de menores fueron vejadas por grupos de musulmanes en Rotherham. Las autoridades británicas, cuando ya no podían seguir ocultando los hechos, utilizaron el caso para tapar la realidad que se vive en muchas ciudades del Reino Unido.
Arturo García gaceta.es 24 Mayo 2017

Imagínese una trama de abusos sexuales a miles de menores dirigida por bandas de musulmanes. Lo normal sería que las autoridades y la Policía lucharan para acabar con ella erradicando actitudes tan peligrosas para el país. Imagínese justo lo contrario, que los verdugos se convierten en víctimas a ojos del sistema y esas niñas son acusadas de ejercer la prostitución líbremente. Ahora imagínese que los medios de comunicación, en lugar de dar cobertura a los hechos, silencian a las víctimas y a sus familias bajo el mito del racismo. ¿Qué les parece?

Reino Unido ha vivido más de treinta años en silencio viendo cómo miles de niñas eran violadas y vejadas. Una situación inexplicable que sólo vio la luz recientemente y que permitió al Gobierno centrar el foco mediático sobre Rotherham. Lo que ocurría en la ciudad británica era un secreto a voces, pero nadie hizo nada para evitarlo. La Policía no dio prioridad al problema y trató con indiferencia a gran parte de las víctimas. Tres informes policiales -de los años 2002, 2003 y 2006- describían con crudeza la situación. Sin embargo, las autoridades desestimaron el primero y rechazaron los otros dos, que podrían haber acabado con los abusos sexuales en la zona.

Harto de escuchar mentiras y falsos rumores sobre el asunto, Peter McLoughlin decidió escribir 'Easy Meat', una obra que destapa la realidad más cruel que se vive en muchas ciudades del Reino Unido -y no únicamente en Rotherham- con la complicidad de buena parte de la opinión pública. Pero, ¿por qué?

- La cifra de agresiones sexuales es terrible. ¿Qué está pasando en Reino Unido?
Durante las últimas tres décadas, un grupo de oficiales financiados por el Estado han ignorado la cacería organizada, las violaciones y la prostitución que un grupo de musulmanes obligaba a ejercer a cientos de menores. En torno a 1990, estos grupos cobraron especial relevancia al norte del país y sus actividades ya eran descritas por las autoridades como de “esclavitud sexual”.

Estaban compuestos íntegramente por musulmanes -según las estadísticas oficiales, estos no suponen más del 5% de la población del país- y su objetivo principal eran las niñas británicas de tez más blanca. Los agentes de Policía comenzaron a mirar hacia otro lado y dentro de sus comunidades encontraban protección, de hecho la izquierda se alió con ellos para evitar que este tema cobrara relevancia en el Reino Unido.

Incluso treinta años después, cuando el tema por fin ha adquirido importancia en los medios de comunicación de masas, y tras los miles de millones gastados en servicios sociales, agentes de Policía o proyectos de ayuda, no hay estadísticas oficiales de lo sucedido. Una muestra más del deseo de las autoridades de ocultar este problema tan grave.

- La sentencia de Rotherham no tuvo apenas impacto en la prensa internacional. ¿Por qué?
No tengo el suficiente conocimiento de la prensa internacional para valorar lo sucedido con la sentencia de Rotherham, pero sí puedo adelantarle una cosa: esta ciudad ha sido usada durante los últimos años como cabeza de turco. Desde 2014, los medios han centrado su atención en las víctimas que fueron abandonadas allí, pero hay otra docena de ciudades en las que grupos similares han sido encarcelados. Sin embargo, los grandes medios pasan por alto estas noticias y no dan cabida a los testimonios de los afectados.

- ¿Por qué las autoridades esconden estos abusos?
La clase trabajadora en Reino Unido es tratada por la clase política y los medios de comunicación como si fuera escoria. Habitualmente, las noticias británicas muestran a musulmanes, negros y mujeres como protagonistas de las principales noticias. Es prácticamente imposible escuchar hablar de una mujer o un hombre blanco y de clase trabajadora en los informativos.

Un ejemplo: como las opiniones de este grupo social no tienen peso, a mucha gente le sorprendieron los resultados de la votación del Brexit.

- ¿Qué testimonio le ha impresionado más?
Hemos escuchado una parte muy pequeña de los relatos sobre lo ocurrido. Las únicas víctimas que se han atrevido a hablar con los medios de comunicación han sido tachadas de “soplones”. Está el caso de Sara Champion, conocida como "la chivata de Rochdale", que no puede hablar de lo sucedido sin romper a llorar.

Aunque nos quieran hacer ver lo contrario, no hay ninguna razón para pensar que esta trama musulmana de abusos sexuales haya detenido sus actividades en el Reino Unido. Ningún periodista con cierto peso mediático ha reconocido lo que han tenido que sufrir cuatro generaciones de niñas abandonadas por la sociedad en manos de bandas de depredadores sexuales.

- ¿Quién es culpable?
En parte los culpables son los tribunales y los abogados del Estado, que no han llevado los casos a juicio y no han permitido la aplicación de las leyes existentes. Realmente lo que ocurre es que este proceso fallido se retroalimenta y las víctimas en ningún caso han recibido el apoyo de la Policía.

No obstante, los periodistas también tienen su cuota de culpa por ignorar a una parte de la sociedad y las noticias a su alrededor. Han sido décadas de silencio mediático delante de nuestras propias narices.

- ¿Por qué quien denuncia esta situación es considerado racista?
Es lo más fácil y poderoso que la izquierda utilizaba -y aún hoy utiliza- con todos aquellos que tratamos de sacar el tema a la luz. Cuando los productores televisivos finalmente consiguieron realizar un pequeño reportaje sobre este tipo de bandas en 2004, la izquierda británica se alió con los supuestos enemigos (organizaciones de proxenetas musulmanes) para utilizar el mito del racismo. Es triste, pero todavía estos días hay gente que mantiene este argumento.

- La mayoría de estos abusos eran cometidos por musulmanes. ¿Por qué?
El islam tiene una historia de esclavitud sexual desde los tiempos del profeta Mahoma. El Corán autoriza que los hombres tengan sexo con sus mujeres y también con esclavas. A lo largo de la historia se ha repetido este tipo de prácticas.

Durante la Segunda Guerra Mundial, cuando la Royal Navy luchaba contra las fuerzas nazis, los estados árabes incrementaron la compra de esclavos. Estado Islámico o Boko Haram son versiones más recientes de esta ideología, pero realmente nada ha cambiado. Es un asunto que tiene que ver con su doctrina y que es difícil de entender cuando en Reino Unido el resto de inmigrantes no hace lo mismo.

En nuestro país se han producido los casos más graves, pero el resto de Europa también ha tenido su ración aunque algunos lo hayan olvidado. Europa importó el islam como una religión democrática y eso no es así.

- ¿Tiene esta situación alguna solución?
Todos los profesionales pagados por el Estado, que durante años ignoraron y taparon los hechos, siguen en sus puestos. En el período previo a las elecciones generales de 2015, David Cameron prometió que los conservadores pondrían en marcha una nueva ley para encarcelar a la Policía y a los funcionarios que participaron en este tipo de sucesos. Sin embargo, los medios de comunicación criticaron esta decisión.

La investigación puesta en marcha por el Gobierno buscaba encontrar a los responsables de la organización. No obstante, la población musulmana se dobla cada década, es muy difícil entrar en esas comunidades, y todo eso lleva a que sólo una porción muy pequeña de los delincuentes haya sido encarcelada.

En algunos casos, las comunidades musulmanas no cumplen con las leyes del país y el 21% de los que se encuentran recluidos en prisiones es menor de 21 años. Mi libro ‘EasyMeat’ es sólo un pequeño acercamiento al fenómeno, pero me sentí en la obligación de escribirlo.

- Muchos reportajes han denunciado la vida en varias ciudades británicas como Birmingham, pero las autoridades no están preparadas para hacerle frente. ¿Cómo es la vida en estas ciudades?

He vivido más de 30 años en zonas con gran población musulmana y hasta hace unos años no había tenido mayores problemas. Uno puede vivir ahí siempre y cuando esté preparado para ser respetuoso y admita que la Policía no va a aplicar gran parte de la legislación a los musulmanes. No obstante, la interacción entre británicos y el resto es prácticamente nula.

En mi barrio, grupos de violentos y radicales islamistas atacaron mi casa día tras día después de que mi libro viera la luz. Tuve que mudarme a otro lugar por miedo a que pudiera ocurrirme algo. Las bandas dominan las calles y están armadas en connivencia con la Policía. Es bastante común que cuando se produce un crimen los delincuentes entreguen a dos personas poco importantes de la organización y el resto queden libres.

Asumo que este tipo de alianzas sirve a las autoridades para ahorrar dinero y reducir las estadísticas de crímenes. Existe, a mi parecer, la esperanza de que estos grupos estén en contacto con las células islamistas radicales y que en caso de ataque terrorista dieran el chivatazo.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Los asesinos entre nosotros
Mikel Buesa Libertad Digital 24 Mayo 2017

Nadie desde el gobierno se ha querido comprometer en la búsqueda de alguna salida para mostrar el verdadero rostro de ETA

Tomo prestado este título de un artículo que publicó en 1947 Fritz Bauer, miembro del Partido Socialdemócrata alemán, perseguido por judío y huido de Alemania durante la dominación nazi, quien lo escribió para denunciar la presencia de conocidos nacional-socialistas con responsabilidades criminales en la administración de su país, aún gobernado por las potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial, mientras constataba que los responsables de éstas "no quieren que los judíos regresemos". Bauer había ingresado en la judicatura en 1930 y fue apartado de ella tres años después al ser recluido en el campo de concentración de Heuberg. Década y media más tarde pudo volver a Alemania y ocupar plaza en los tribunales de Braunchwieg, donde acabó siendo nombrado fiscal general del distrito. Desde ese puesto se enfrentó a los servidores del Tercer Reich, siendo uno de sus éxitos más notorios la condena de Otto Remer —que en 1944 comandaba el batallón de guardias de la Gran Alemania en Berlín— por haber difamado, en un mitin electoral celebrado en mayo de 1951, al coronel Claus von Stauffenberg, al calificarlo como "traidor a su patria". El caso es que Remer tuvo una actuación clave para paralizar el golpe de estado que, liderado por Stauffenberg, se había iniciado con el atentado para asesinar a Hitler en la "guarida del lobo". Pero lo que se dirimía en el juicio instado por Bauer no era eso, sino el derecho de los resistentes contra el nazismo a ser reconocidos como héroes "movidos por amor hacia la Vaterland (madre patria) y por un sentido altruista de responsabilidad hacia su Volk (pueblo)", tal como se declaró en la sentencia. Es así como Bauer —que no ahorró esfuerzos para perseguir a los criminales nazis, entre ellos a Adolf Eichmann— contribuyó poderosamente a la educación del público alemán para que pudiera enfrentarse con su pasado, suscitando el debate sobre el verdadero relato y la significación del nazismo.

He recordado esta historia hace unos días cuando, en una entrevista radiofónica, el ministro del Interior hizo mención, entre otros muchos temas, a las víctimas del ETA, hablando de su dignidad y de la justicia que merecen y refiriéndose, una vez más, al asunto del verdadero relato del terrorismo en el País Vasco. Tengo que decir que, de nuevo, como tantas veces me ocurrió con su predecesor, esta última alusión me sonó a tópico irresuelto —y, al parecer, irresoluble—, a excusa de gobernante que no sabe muy bien qué hacer, pero que es consciente que ahí tiene el punto más débil de la actuación del Estado frente a ETA, el talón de Aquiles de la política antiterrorista. La cosa quedó ahí tal vez porque a ninguno de los periodistas que dialogaban con el ministro se le ocurrió preguntar si consideraba compatible la construcción del referido relato con la presencia de los epígonos de ETA en las instituciones políticas, tanto del País Vasco y Navarra, como de España, a través de un partido —Sortu— y de una coalición electoral —EH Bildu— que cuentan con el beneplácito del sistema.

No creo necesario detallar las múltiples relaciones personales que unen a Sortu con ETA y con su brazo político —Herri Batasuna—, amén de con las diferentes organizaciones que formaron parte —y aún siguen ahí— del Movimiento de Liberación Nacional Vasco que lideró durante muchos años la organización terrorista. Pero sí cabe resaltar que, desde su fundación, en ningún momento este partido ha repudiado sus orígenes condenando la dilatada trayectoria de violencia de ETA, aunque haya manifestado en alguna ocasión, siempre en términos actuales, un rechazo genérico a todo tipo de violencia de motivación política. De hecho, Sortu ha actuado como valedor de la justificación histórica del terrorismo a través de una tesis que lo vincula con un supuesto conflicto histórico entre el País Vasco y el Estado español. Con ello, de ninguna manera puede considerarse que ese partido cumple con el criterio expresado por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos cuando, aceptando la ilegalización de Batasuna, señaló que "desde una perspectiva constitucional es inaceptable la existencia de partidos políticos que no se oponen clara e inequívocamente a la actividad terrorista o que, con una ambigüedad calculada, tratan sistemáticamente de ocultar su nulo rechazo a esos actos criminales, lamentando simplemente y de manera formal sus consecuencias".

Recordemos que, ajustándose a esa doctrina, el Tribunal Supremo acordó en 2011, mes y medio después de que la pidiera, denegar la inscripción de Sortu en el registro de partidos políticos por considerar que perseguía fraudulentamente la continuidad de las actividades de Batasuna, ilegalizada desde 2003. Sin embargo, un año más tarde, en una sentencia controvertida no sólo por el sentido de su decisión, sino por el hecho de que invadió un terreno jurisdiccional que le estaba vedado, al revisar sin motivación la valoración de las pruebas presentadas contra Sortu, el Tribunal Constitucional revocó la decisión del Supremo y legalizó al partido de ETA. Es esta legalización —que responde única y exclusivamente a los pactos alcanzados entre el gobierno de Zapatero y ETA, aceptados por unos magistrados más atentos a su inspiración política que a su función como garantes de los derechos fundamentales de los españoles— la que hace inviable cualquier relato en el que el terrorismo muestre su verdadera cara. Porque la cuestión no es saber que ETA mató, secuestró, hirió o condenó al exilio a numerosos ciudadanos vascos y españoles, sino que eso lo hizo en nombre de un proyecto político que sigue vivo en el partido de sus epígonos.

Los asesinos permanecen entre nosotros. Es verdad que hubo inicialmente por parte de algunos políticos, singularmente del PP, un rechazo a esa situación. Pero también es cierto que, más allá de admoniciones retóricas como la que he mencionado del ministro del Interior, nadie desde el gobierno se ha querido comprometer en la búsqueda de alguna salida para mostrar el verdadero rostro de ETA. Y tampoco desde la oposición socialdemócrata, pues, para su vergüenza, el partido socialista ha sido uno de sus artífices. No ha habido entre nosotros un Fritz Bauer que, con rigor, tenacidad e imaginación, haya sabido conducir las acciones jurídicas hacia el objetivo de mostrar que la historia de esa organización terrorista no tiene nada de aleccionador, ni de patriótico, ni puede justificarse en nombre de ningún principio democrático. Nos ha faltado un Fritz Bauer, un judío no sionista, y me temo que ya es demasiado tarde.

Idea de España

Frente al desafío independentista parece que es bueno tener clara la idea de España
José Manuel López García www.diariosigloxxi.com 24 Mayo 2017

Somos una nación que posee un largo recorrido histórico. Ya desde los tiempos de Isidoro de Sevilla que vivió desde el año 556 hasta el 636 se percibe claramente la conciencia de España. En la obra de San Isidoro titulada Historia Gothorum se afirma el concepto de una nación española que puede ser considerada el primer estado europeo. Siglos después en 1492 con el descubrimiento de América y la conquista de Granada en el reinado de los Reyes Católicos surge el primer estado moderno en Europa y el mundo.

El secesionismo catalán puede echar por la borda la idea de un país que es uno de los más poderosos y que integra culturalmente a 600 millones de hispanohablantes.

El juego permanente que la Generalitat está realizando en contra de la soberanía española no debería seguir siendo tolerado. Existe un procedimiento recogido en la Constitución española que es el artículo 155 y que podría ser empleado ya, si no se quiere seguir con esta tomadura de pelo al Gobierno, al texto constitucional, a las leyes, y al interés general de España. Y ya se está, a mi juicio, en una situación extrema.

De tanto jugar con fuego el Gobierno se puede quemar y es posible que no logre evitar la declaración unilateral de independencia expresada por la Generalitat dentro de poco tiempo. Y las consecuencias que se pueden producir de hecho.

Existe un borrador de ley de desconexión que prevé la independencia si no hay referéndum. Y aunque Rajoy lo califique de gravísimo chantaje al Estado, algo en lo que estoy de acuerdo, estoy convencido de que lo mejor es aplicar el artículo 155 sin más dilaciones. Porque, si bien hasta el momento, se ha podido controlar la situación puede suceder que en el futuro próximo se rompa la unidad del Estado y luego recomponer las cosas es muy complicado.

Se puede pensar en planteamientos federalistas que mantengan la identidad de España concediendo más competencias a las regiones que conforman nuestro estado. De este modo, habría una especie de nación de naciones. De hecho, existen pensadores o intelectuales españoles que piensan en la posibilidad de un federalismo como vía adecuada para contentar las pretensiones de los diversos independentismos existentes en el territorio español, especialmente en Cataluña y el País Vasco. Este tipo de posiciones federalistas se pueden discutir y ser objeto de debate desde una perspectiva racional y desde el respeto a lo establecido por el ordenamiento jurídico vigente.

Vivimos en un Estado de Derecho que se sustenta en el respeto a las leyes y a la Constitución. Si se quiere reformar algunos artículos constitucionales se puede hacer, pero es difícil, porque las condiciones que pusieron los que la elaboraron fueron duras para evitar que hubiera cambios continuos de la Carta Magna.

En cualquier caso, siempre se puede optar a nivel político y administrativo por dar mayor nivel de autogobierno o de autonomía a Cataluña, pero permaneciendo bajo el control del gobierno central de Madrid como las demás Comunidades Autónomas.

España no debe convertirse en un reino de taifas. Ya que la creación unilateral de una república catalana puede ser seguida por otras Comunidades que rompan en añicos la unidad territorial de nuestro país.

Cómplices de la manipulación de los libros
MARTA MARTÍN El Mundo 24 Mayo 2017

CUENTA BENZONI, en su Historia del Nuevo Mundo que, estando Colón reunido con un grupo de nobles, uno de ellos sugirió que, de no haber sido él, algún otro español habría descubierto seguro el nuevo continente. Sin mediar palabra, Colón pidió un huevo. Lo colocó sobre la mesa y retó: "apuesto que ninguno es capaz de ponerlo de pie como yo lo haré". Uno a uno lo fueron intentando sin éxito. Tras la ronda, el huevo volvió a Colón: éste lo golpeó, cascó la base y lo colocó de pie. Al minuto, quienes habían restado importancia a su gesta entendieron la cuestión: hecha y vista la hazaña, cualquiera tiene (y se atribuye) la solución.

La historia permite referir muy gráficamente dos flagrantes manipulaciones que pululan en la opinión pública en esta semana. Empezaré con la que se refiere a la presunta utilización política de los libros de texto que, gracias al sindicato catalán de profesores AMES, a Ciudadanos, y a ciertos medios de comunicación como éste, por primera vez desde la Transición, ha sido portada nacional e información internacional estos últimos días. Nunca una cuestión que se comentaba sotto voce en algunas esferas había conseguido acaparar con tanta fuerza la atención general y poner en marcha un ciclo de noticiabilidad.

Pero vayamos a los hechos, la mayoría de los cuales están registrados en los diarios de las sesiones parlamentarias. A finales de abril, AMES (Acció per a la Millora de l'Ensenyament Secundari) denuncia el "adoctrinamiento ideológico" de los libros en Cataluña ante las "quejas de maestros de primaria y de profesores de secundaria, porque los textos que se usan para las clases incluyen planteamientos que defienden partidos políticos pero no la Constitución". El sindicato realiza un estudio en el que se comparan los manuales de Ciencias Sociales de 5º y 6º de Primaria de las siete principales editoriales que se distribuyen en Cataluña. El análisis detecta diferencias y lagunas flagrantes en los manuales de Geografía e Historia, publicados en esta comunidad, respecto a los contenidos del programa curricular y a libros de la misma asignatura editados en otras. Entre algunas cuestiones, hay reducción de los contenidos establecidos por ley, falta de rigor científico y terminológico, una presentación de Cataluña como una entidad separada del resto de España (y, en muchos casos, enfrentada) o la presentación de una jerarquía de las leyes que no se corresponde con el ordenamiento jurídico. Los detalles concretos de muchos de estos sesgos han sido minuciosamente detallados en la cobertura que se ha hecho del tema en este periódico.

A Ciudadanos estas estratagemas sobre la educación en aras a la construcción de posverdades nos parecen muy serias. Básicamente porque consideramos que constituyen un emborronamiento entre la verdad y la mentira ante el sector más vulnerable de la población, los menores, lo cual resulta execrable. Que estas situaciones no sean detectadas por la inspección para que el Ministerio actúe de oficio nos resulta preocupante y por eso decidimos actuar.

La semana pasada Cs, en concreto mi compañera Sonia Sierra, solicita la comparecencia de la consejera en la Comisión de Enseñanza para que dé explicaciones en el Parlamento Catalán. Paralelamente, en el Congreso, Ciudadanos, en concreto yo misma, pregunta por escrito por las medidas que va a llevar a cabo el Gobierno para garantizar la seguridad jurídica, el cumplimiento de la legalidad y el «rigor científico y terminológico» en los contenidos. Y, casualidades del destino, Ciudadanos no pierde la oportunidad de preguntar al señor Moyano, presidente de la Asociación Nacional de Editores de libros y material de enseñanza (Anele), invitado para comparecer en la Subcomisión del Pacto Social y Político por la educación por el grupo parlamentario del PSOE por la cuestión.

Lo curioso es que, ante un tema de rabiosa actualidad como es el de la manipulación de los libros de texto desenmascarada por el informe AMES, no hay ni un solo grupo parlamentario, salvo el nuestro, que aproveche tener al Presidente de ANELE para inquirirle sobre la veracidad de la cuestión.

Increíble e inesperadamente, José Moyano, reconoce en sede parlamentaria que los editores de manuales escolares sufren «presiones de todo tipo», hasta para cambiar «el color de un mapa» y que «una misma comunidad ha llegado a pedir un contenido u otro según su alternancia política». Moyano termina su respuesta con un resignado «es la situación que vivimos», ante nuestra mirada atónita y nos recuerda que «hay inspecciones educativas que podrían abrir expedientes».

Aseveraciones, graves no, gravísimas, que llevan a Ciudadanos a trasladar urgentemente la cuestión al Gobierno. De esta manera, es mi compañero Juan Carlos Girauta, quien el miércoles, en la sesión de control del Pleno, pregunta el ministro de Educación, Cultura y Deporte, cómo piensa garantizar "el rigor académico de los libros de historia y evitar distorsiones en los mismos, tal y como algunos sindicatos han denunciado que se produce en textos editados en Cataluña"...

"Los libros de textos deben cumplir los requisitos de rigor y respeto de valores constitucionales, pero la competencia de supervisar los libros es de las comunidades autónomas en su ámbito territorial, y la función de Educación es subsidiaria", es la respuesta de Méndez de Vigo. Vaya, que pese a la gravedad de los hechos, el Ministerio entiende que el tema escapa de sus competencias y no va a hacer nada.

En definitiva, de nuevo en sede parlamentaria, se reconoce que hasta ahora en España no vela ni ha velado nadie para garantizar el rigor de los libros de texto en su conjunto. Es decir, que en Cataluña, los manuales que los niños tienen que estudiar en el colegio pueden ser (y pueden haber sido) novelas de ficción al servicio de la causa sin que ningún gobierno lo haya evitado.

Con un proceso independentista abierto, la causa no es ni más ni menos que ir creando una posverdad capaz de diluir la trama de afectos que conforman una nación para disociarse de España. Por eso, la perplejidad (y el enfado) de nuestro grupo parlamentario es tal que, nada más terminar la intervención, decidimos registrar una proposición no de ley instando al Gobierno a que pida un informe de los hechos a la Alta Inspección Educativa y que actúe en consecuencia.

Pese a la inicial respuesta (si se nos permite, entre desesperante e indolente, del ministro) y ante nuestra petición, el Gobierno parece rectificar horas después. Cuál es nuestra sorpresa al escuchar al Secretario de Estado en todas las radios y verle en todas las cadenas de televisión abanderando la petición del informe de la Alta Inspección Educativa sobre esta cuestión (sin reconocer en una mención, la presión que ha ejercido Ciudadanos). Lástima que no lo hubiera hecho antes.

Y aquíÍ viene la referencia a la segunda flagrante manipulación de la semana. Ante la evidencia en la que han quedado por su inacción, algunos se afanan en construir a toda prisa una posverdad sobre la posverdad. Me cuentan en los mentideros que al más puro estilo staliniano, algunos se empeñan cada vez más en borrar a Ciudadanos de las fotos, tratando de eliminar cualquier rastro de la labor que, les guste o no, les estamos empujando a hacer en materia educativa.

Maniobras pueriles que van a fracasar por dos razones. La primera, porque al final, todo se sabe, y lo importante en realidad es que las cosas cambien y que la educación en este país no sea un barco sin rumbo. Ciudadanos cuenta en su haber con la labor de haber mediado para que la mayor parte de fuerzas políticas nos hayamos sentado a trabajar para buscar un pacto y la evidencia de que está abordando cuestiones concretas de una manera valiente. La segunda, porque ni con toda la fe del mundo, alguien creería que fuerzas políticas, que llevan años participando del statu quo, han decidido motu proprio, actuar de repente ante algunos desmanes. Si de verdad les hubiera preocupado los habrían podido solucionar con facilidad cuando manejaban el poder en soledad.

Nunca es tarde si la dicha es buena. En este caso, el refrán, es absolutamente cierto. Como también lo es que cuatro años de mayoría absoluta y 30 de pactos con partidos nacionalistas, no han servido ni al PP (ni en su momento al PSOE) ni para ver, ni para oír, ni para hablar, ni para actuar sobre la burda manipulación de la educación por parte de algunos nacionalismos durante años. Y es que ver lo que uno tiene delante de sus ojos no sólo requiere un esfuerzo constante, si no que además, como decía Orwell, "en una época de engaño universal, decir la verdad exige un acto revolucionario". Y ya se sabe que al señor Rajoy no le gustan nada estos "líos". Pero en esta ocasión van a tener que implicarse: en este asunto y en algunos otros más. Si no podremos decir claramente que ante la propaganda y la manipulación secesionista, serán cómplices por irresponsables.

Marta Martín es portavoz de Educación de Ciudadanos en el Congreso.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial






















































































































































































































 





 

























































































 

 

 1  1