Recortes de Prensa, Marzo 1998
Vidal Quadras compara la campaña contra la ley del catalán al Foro de Ermúa
ABC, 1 Marzo 1998

Polémica sentencia
El Mundo, 6 Marzo 1.998

Gran Bretaña estudia que el español sea la primera lengua extranjera
Madrid. Efe, ABC, 7 Marzo 1998

#TREVIÑO
José María CARRASCAL, ABC 7 Marzo 1998

Tropiezos de lengua
Vidal-Quadras y Convivencia Cívica
FRANCESC VALLS, Barcelona,  El Pais,   8 Marzo 1998

Conferencia de D. Alejo Vidal-Quadras
Club Financiero Atlántico de La Coruña
9 Marzo 1998

Ahora, Juaristi
FEDERICO JIMENEZ LOSANTOS, El Mundo, 10 Marzo 1998

«El PP vive en un permanente disimulo ideológico y doctrinal»
LA CORUÑA. PEDRO LINARES, La Voz de Galicia, 11 Marzo 1998.

#Sibylla en pantuflas
GABRIEL ALBIAC El Mundo, 12 Marzo 1998

Entrevista a Jon Juaristi
ELENA PITA, El Mundo, 15 Marzo 1998

#Escenas políticas: DE LA SIMPATÍA
Jaime CAMPMANY ABC, Jueves, 12 de marzo de 1998

#A propósito: FUNDAMENTALISMO VASCO
Alejandro MUÑOZ-ALONSO ABC, 16 Marzo 1998

El híbrido topónimo “A Coruña”
Federico Maciñeira El Ideal Gallego 19 Marzo 1998

El PP dice que el BNG incita a alumnos de los institutos de Bastiagueiro y Perillo a participar en actos políticos.
El Ideal Gallego, 22 Marzo 1998.

Algunas reivindicaciones nacionalistas se salen de la Constitución»
Madrid. G. L. A.  ABC, 22 Marzo 1998

Los jueces conservadores estudian recurrir que saber catalán sea un mérito
El Mundo, 22 Marzo 199

#Postales: SOBERANÍA COMPARTIDA
José María CARRASCAL ABC, 24 marzo 1998

Castellano también, por favor
Cartas al Director,  ABC 29 Marzo 1998
Eduardo López Jámar, Presidente de la Asociación Gallega para la Libertad de Idioma. Galicia

Aleix Vidal-Quadras: «Desde las escuelas de Cataluña se adoctrina para presentar a España como una realidad antipática»
Madrid. Álvaro Martínez, ABC, 30 Marzo 1998

Vidal Quadras compara la campaña contra la ley del catalán al Foro de Ermúa
ABC, 1 Marzo 1998

Vidal Quadras compara la campaña contra la ley del catalán al Foro de Ermúa.

El ex presidente del PP de Cataluña, Aleix Vidal-Quadras, comparó ayer la campaña que varias entidades han iniciado contra la nueva ley del catalán a iniciativas sociales como el Foro de Ermúa, ya que ambas, dijo, sobrepasan a los partidos políticos y enriquecen a la democracia.

Siete entidades sociales lideradas por Vidal-Quadras han presentado al Defensor del Pueblo una petición para que interponga un recurso de inconstitucionalidad contra la Ley de Política Lingüística, que el pasado mes de enero fue aprobada por el Parlamento catalán.

Vidal-Quadras denunció que en Cataluña hay un "divorcio" entre los políticos y los ciudadanos, por lo que ha afirmado que es necesario que desde sectores de la sociedad como la plataforma que encabeza se actúe como una "válvula de seguridad" de la democracia.

Es este sentido, comparó su campaña contra la ley del catalán a iniciativas como el Foro de Ermúa (contra el terrorismo), ya que en ambos casos "se sobrepasa a los partidos políticos y se enriquece l? democracia".

Polémica sentencia
El Mundo, 6 Marzo 1.998

"La sentencia del Tribunal Supremo que anula importantes incentivos fiscales de la Diputación de Vizcaya para empresas y particulares que operan en ese territorio va a tener una importante repercusión. Básicamente afecta a un aspecto medular: el complejo equilibrio entre la capacidad normativa de un régimen foral y una serie de principios niveladores, con el de igualdad en primer plano............. La filosofía que subyace en la sentencia es clara: la capacidad normativa tiene límites infranqueables: la unidad de mercado, la igualdad de todos los ciudadanos, el libre movimiento de capitales y mano de obra. Si el Supremo sienta este precedente jurisprudencial, no es difícil augurar qué suerte puede aguardar a los muchos recursos presentados por la Administración central (71, en concreto) y algunas CCAA contra diversos incentivos fiscales vascos...."

Gran Bretaña estudia que el español sea la primera lengua extranjera
Madrid. Efe, ABC, 7 Marzo 1998
El ministro británico de Educación y Empleo, David Blunkett, señaló ayer que, debido al aumento excepcional de la demanda de español en los colegios, hay un debate en el Reino Unido sobre la conveniencia de designar este idioma como primera lengua extranjera.

Blunkett explicó que «algunos políticos han sugerido que no es sólo bueno aprender castellano por razones personales, sino también comerciales, por lo que el Gobierno está muy interesado en fomentar el español en los colegios y en la enseñanza de adultos».

El ministro británico, que se entrevistó ayer con la ministra de Educación y Cultura, Esperanza Aguirre, se encuentra en España para conocer de cerca el desarrollo de un programa piloto de ambos países para formar niños bilingües. Acompañado del secretario general de Educación y Formación Profesional, Eugenio Nasarre, visitó un colegio madrileño. Tanto Nasarre como Blunkett insistieron en la importancia de establecer lazos que permitan desarrollar acciones de cara a una enseñanza bilingüe a través de las nuevas tecnologías o el intercambio de profesorado.

TREVIÑO
Por José María CARRASCAL, ABC 7 Marzo 1998

EL referéndum, aunque se llame consulta, del Condado de Treviño me parece un peligroso precedente, una grave irresponsabilidad y un serio quebranto de la normativa vigente. Existe ya un procedimiento para que Treviño pueda separarse de Castilla y León. Pero la consulta no lo respeta y, en ese sentido, es una quiebra del espíritu democrático, el pecado más grave que puede cometerse en un Estado de Derecho.

Si me invocan el derecho a la autodeterminación, contestaré que la autodeterminación es uno de los principios más invocados y peor aplicados de los últimos tiempos. Su gran error, como apuntaba Bret Stephens en un reciente ensayo, consiste en aplicar a un grupo las libertades reconocidas a una persona. Y no es lo mismo. No es lo mismo porque si comenzamos a conceder la autodeterminación a ciertos grupos étnicos, lingüísticos o religiosos, desencadenamos una desintegración en cadena imposible de detener. Dentro de cada grupo hay subgrupos, que a su vez se subdividen en grupúsculos, como el átomo se fragmenta en partículas cada vez más pequeñas. Hasta que llegáramos al individuo. E incluso encontraríamos individuos que se dividiesen en varias personalidades. En teoría, una minoría debe poder autodeterminarse dentro de una mayoría. Pero en la práctica, ¿dejaría a las minorías que haya dentro de ella ejercer a su vez el derecho a la autodeterminación? La experiencia apunta a que no. Con lo que no habríamos adelantado nada y habríamos deshecho bastante. Quienes invocan el «sagrado derecho a la autodeterminación» olvidan algo tan real como la infinita divisibilidad potencial de las naciones y las sociedades. Por no hablar del enorme precio que se pagaría en inestabilidad política, caos económico y enfrentamientos civiles que surgirían durante el proceso.

Debe ya alertarnos que los mayores proclamadores de la autodetermimación hayan sido gentes como Mao, Ho Chi Min o Castro, que una vez alcanzado el poder aplastaron cualquier intento de disidencia. La autodetermimación era lo que decían ellos.

Ha pasado más de medio siglo desde que Naciones Unidas consagró en su Carta este derecho y tenemos ya suficiente experiencia sobre el tema para no cometer más errores. Hoy sabemos que la mejor autodetermimación es la democracia parlamentaria. La democracia es el único sistema que permite gobernar a la mayoría con el debido respeto a los derechos de las minorías que viven en su seno. El único sistema que estimula el pluralismo y la tolerancia, bases de toda sociedad civilizada. Mientras que dar luz verde a la autodetermimación conduce al enfrentamiento y la fragmentación, como estamos viendo en los Balcanes. La realidad se encarga de informarnos de que el uso no restringido de la autodeterminación no conduce a la paz y a la democracia, sino al odio y la sangre. A la limpieza étnica, a los destierros masivos, a los enfrentamientos civiles, al caos social y a la miseria económica. Lo que olvidan todos aquellos que enarbolan la autodetermimación como bandera es que la auténtica autodeterminación es la del voto ejercido dentro de una normativa democrática. En las urnas, los ciudadanos se autodeterminan cada equis años, eligiendo a quienes desean que les gobiernen y legislen, y echando a los que no les parecen convenientes. Esa es la verdadera, la única, la más eficaz autodetermimación. La expresión de la voluntad popular. Quiero decir que los habitantes de Treviño, como los vascos, los catalanes, los aragoneses, los canarios, los gallegos y todos cuantos residimos en España estamos ya autodeterminados. Tan autodeterminados que podemos incluso elegir partidos independentistas. Lo que no se puede es buscar atajos al sistema, porque eso no sería autodeterminación, sería la falsificación de ésta. Es más: todo el que trate de saltarse la normativa vigente está en realidad poniendo una bomba a nuestra democracia.

Tropiezos de lengua
La ley del catalán empareja a derecha e izquierda antinacionalistas

FRANCESC VALLS, Barcelona,  El Pais,   8 Marzo 1998

La vieja sombra del político radical Alejandro Lerroux planea sobre una recién estrenada ley del catalán y se proyecta en la política catalana. Eso, al menos, es lo que opinan algunos. Para otros se trata de defender derechos lingüísticos individuales, de actuar como «grupos de rescate democrático del Gobierno central frente al chantaje nacionalista», en expresión de Aleix Vidal-Quadras. Todos coinciden en señalar que la ley de Política Lingüística -aprobada a finales del pasado año- ha abierto la caja de los truenos. Y una de sus consecuencias ha sido que por vez primera sectores de la derecha y la izquierda antinacionalista catalana han coincidido bajo un mismo techo: Convivencia Cívica Catalana (CCC). La plataforma, que nació el pasado lunes, está presidida por Aleix Vidal-Quadras, senador del Partido Popular, y su vicepresidente es Julio Villacorta, miembro del Consejo Nacional del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC). CCC es la federación de siete pequeñas asociaciones que desde hace años libran combates aislados contra aspectos de la política lingüística de la Generalitat.

El alumbramiento de la nueva plataforma es una expresión del debate social y político sobre la ley del catalán -pactada por CiU, PSC, Iniciativa per Catalunya y Partit per la Independencia- y suscita una serie de preguntas: ¿Hay síntomas de que se divide la sociedad catalana? ¿Han dejado de ser los partidos de izquierda los amortiguadores entre inmigración y nacionalismo? ¿Resurge el nacionalismo español en Cataluña?

«Las sociedades abiertas no deben temer el debate», afirma Aleix Vidal-Quadras ante una hipotética fractura de Cataluña en dos comunidades. «En el CCC defendemos un concepto de nación constitucional, civil, no étnico, una nación que supera lengua, religión», agrega Vidal-Quadras, una nación española que no debe ser «nacionalista en el sentido étnico del señor Arzalluz, ni cultural y lingüístico del señor Pujol», subraya el senador popular. «No hay que buscarle partidismo a esa iniciativa civil en la que coinciden gente que tiene ideas diferentes de muchas cosas, puesto que reúne a derechas e izquierdas, pero que coincide en esa visión del espíritu constitucional y de defensa de los derechos civiles», concluye Vidal-Quadras, quien ensalza el papel de «vigilantes de la playa constitucional» de sus huestes.

La ley que preocupa a estos vigilantes, y sobre la que se ha pedido dictamen al Defensor del Pueblo, fija cuotas de pantalla en el cine y cuotas de emisión en catalán en las televisiones y emisoras de radio que dependen de la Generalitat, y reconoce el derecho de los ciudadanos a ser atendidos en el comercio o la Administración en catalán y en castellano.

Estas cuestiones y otras parecidas han suscitado polémicas desde hace años. Los antinacionalistas han llegado a sugerir que el pujolismo era el partido transversal de Cataluña, que el espinazo nacionalista unía a todos los partidos políticos, desde la CiU hasta los comunistas. Ahora parece que el antipujolismo, el antinacionalismo, se ha convertido en un incipiente aglutinador. «Efectivamente, el CCC es transversal, agrupa desde viejos franquistas hasta gente más a la izquierda, gente para la que pesa más el nacionalismo españolista que el ser de izquierda», asegura Antoni Dalmau, ponente socialista de la ley del catalán.

«Convivencia Cívica Catalana vuelve a hacer buena aquella célebre frase con la que el monárquico José Calvo Sotelo se refería a España: antes roja que rota; en esa plataforma prevalece el nacionalismo español por encima de las ideologías», agrega. «Pero no creo que tengan base social», dice. Dalmau reconoce que la ley del catalán -cuyo contenido, afirma, han contribuido los socialistas a mejorar y racionalizar- ha abierto la caja de los truenos. Esa opinión y poco más es lo que comparte el ponente parlamentario del PSC con otro socialista, Julio Villacorta, vicepresidente de CCC: «Todo este movimiento cuaja con la salida a la luz pública del debate sobre la ley, y Convivencia Cívica Catalana quiere servir de referencia para todas aquellas personas que encuentren problemas».

¿Dónde surgen estos problemas? ¿Entre los trabajadores del antiguo cinturón rojo de Barcelona? El público de la plataforma, según Villacorta, son clases medias emergentes que tienen el castellano como lengua materna y vehicular; gente de más de 25 años que trabajan en servicios y que se sienten incómodos con la ley. Viven en el cinturón de Barcelona, de Tarragona y el zona costera del Maresme y de la Costa Brava. «Toda esa gente es la que notará que la ley provoca fractura lingüística, porque a igualdad de condiciones, los empresarios preferirían contratar a una persona que hable las dos lenguas», afirma el vicepresidente de CCC.

Todos esos problemas no los percibe Miquel Iceta, secretario de organización del PSC, el partido que mayor apoyo electoral recibe de los sectores de la llamada inmigración. «Si alguien rentabiliza esta operación a nivel político será la derecha españolista y la derecha nacionalista», subraya Iceta, para quien «difícilmente el PSC saldrá beneficiado de una operación que lidera Vidal-Quadras». Respecto a la presencia de Julio Villacorta en la plataforma dice: «No queremos hacerle el favor de polemizar con él», aunque reconoce que «el CCC es el intento más afinado de sacar rendimiento a la polémica sobre la lengua». de hecho, hasta el momento, aparte de pequeñas asociaciones de profesores de institutos, culturales o de casas regionales, la única plataforma que mantenía prevenciones sobre la legislación sobre la lengua catalana y la política cultural de Pujol era el Foro Babel, nacido a finales de 1996, y que agrupa a personas relacionadas con la izquierda o el centro izquierda. Desde este foro se ve con reticencia la experiencia transversal que agrupa a derecha e izquierda por la identificación con Vidal-Quadras. Para Francesc de Carreras, miembro del Foro y catedrático de Derecho Constitucional, «quizás Vidal-Quadras busque fuerza política en su plataforma antinacionalista, pero a buen seguro lucha por ideas».

Antoni Luchetti, coordinador del colectivo que rompió con Iniciativa per Catalunya para mantener la asociación con la Izquierda Unida de Julio Anguita, afirma que algunas identificaciones de Pujol con Cataluña pueden explicar determinadas reacciones, pero «no hay duda de que hay un espacio lerrouxista y si alguien se quiere dedicar a hacer demagogia con el tema de la lengua puede adueñarse de él».  

Conferencia de D. Alejo Vidal-Quadras
Club Financiero Atlántico de La Coruña
9 Marzo 1998

Con asistencia de más de un centenar de invitados, en el cuidado y cálido salón de actos del Club Financiero Atlántico de La Coruña y bajo el patrocinio de D. Luis Rodriguez Carballido (como amigo personal y por su defensa de la idea de España), D. Alejo Vidal-Quadras pronunció una interesante y entretenida conferencia seguida de un coloquio y agradable velada.

(notas a vuela pluma):

Según Vidal Quadras con los nacionalismos, los españoles ya no tenemos un problema sino "el problema", y debe ser nuestra principal preocupación.

En política como en la guerra, es importante conocer al adversario, así que él trata de enterarse de lo que hacen los nacionalistas catalanes.

En la Escuela de Verano de CDC, Pujol, que ha tenido como invitado a Beirás, ha dicho que los avances en la configuración del estado serán más difíciles, ya que tocan puntos que atacan a la propia estructura del estado.

Pujol dice que ha conseguido mucho: cesión del IRPF hasta 30%, puertos, INEM, sanidad, enseñanza, tráfico, etc., pero que le espera una lucha muy larga para conseguir las cosas que afectan a la propia estructura del estado.

El Gobierno central ha tenido que hacer con los nacionalistas un pacto necesario, pero a costa de un precio a medio y largo plazo que no podemos pagar: el silencio ideológico como parte no escrita del pacto, es decir que el partido nacional tiene que estar callado respecto a la idea de España, a pesar de que José María Aznar lo tiene bien trillado en sus libros "La España que yo creo" y "La España de la transición", pero ahora está bien calladito, ya que de otro modo, CDC y PNV romperían los acuerdos.

Pujol ya habla de soberanía compartida y el PP no contesta por la amenaza de ruptura del pacto. En la Unión Europea no hay ningún otro país donde las regiones tengan una configuración parecida a la de España,. ya que en Bélgica, por ejemplo, hay una separación física entre valones y flamencos, no están mezclados como en Cataluña, País Vasco, etc.

Con los pactos de gobernabilidad, resulta que el todo depende de partes que niegan el todo, lo que es un absurdo. Por ello es necesario un acuerdo PP - PSOE en contra de los nacionalismos, para minimizar el daño; según el Prof. Rubio Llorente, vamos a una España de cuatro naciones soberanas confederadas, y dentro de poco, la conciencia nacional será sólo un recuerdo.

Este devenir histórico trae dos profundos problemas morales:

  1. el gravísimo deterioro de la calidad democrática (p.e. ley del catalán, limpieza étnica en el País Vasco), Vidal-Quadras ya no puede ir a San Sebastián. España no puede abandonar a millones de ciudadanos españoles bajo esta destrucción nacionalista. En los últimos diez años, 15.000 profesores de EGB se han marchado de Cataluña¸ los nacionalistas rompen la unidad del mercado.
  2. Desaparece el espacio de dignidad civil y de ayuda mutua voluntaria, recurrimos al egoísmo tribal; cada estado nacionalista no ayuda a los otros que tengan problemas.

Es tan importante conocer al adversario que en el gobierno debería haber un pujolólogo (Vidal-Quadras lo es, pero está en el paro) y debería alarmar a todo el país de los peligros de los 18 objetivos de CDC para Cataluña:

  1. Ampliación de la capacidad legislativa (y consiguiente vaciamiento del Estado)
  2. Atribución exclusiva de las funciones ejecutivas
  3. Solución del endeudamiento de la sanidad catalana (por la megalomanía del pujolismo) desde los fondos del Estado central
  4. Catalán como lengua única para todo (Pujol dice que no entrarán en las alcobas).
  5. Delimitación del espacio propio con agencia de noticias en catalán y coeficientes obligatorios en los medios de comunicación
  6. Presencia diferenciada en la Unión Europea, Unesco, etc.
  7. Federación catalana en los torneos internacionales de football, etc.
  8. Administración local propia
  9. Supresión de las demarcaciones provinciales
  10. . Elección indirecta de los senadores, desde las instituciones regionales y eliminando el sufragio universal
  11. . Igualar el rango de las dos cámaras respecto a las autonómicas
  12. ?
  13. . Tribunal Constitucional y Tribunal Supremo con vocales y magistrados elegidos por cuotas territoriales
  14. . Eliminación de las limitaciones de las leyes que afecten a Cataluña
  15. . Financiación tipo foral, pago al estado de un cupo nulo o negativo para los servicios residuales de carácter comunitario
  16. . Seguridad Social con caja independiente para cada autonomía
  17. . Preeminencia de los símbolos catalanes sobre los del estado
  18. . Constitución de Cataluña como ente único y separado respecto a la Unión Europea.

El furor nacionalista llega a extremos como el ocurrido en Gerona donde había unos 225 guardias de tráfico, y al transferir el servicio a los mozos de escuadra, unos 70 decidieron optar a quedarse (casados con catalanas que estaban preocupadas de cómo podrían aprender catalán sus niños fuera de Cataluña), y el consejero de turno sólo admitió una treintena "por razones humanitarias, ya que un número mayor, desnaturalizaría el cuerpo"; Hitler no fue más claro.

Ante "el problema", hay que trabajar para no ocurra y debemos:

  1. Explicarlo a la gente
  2. Crear ambiente para que el PP y el PSOE busquen un camino alternativo coherente.

En este sentido, en Cataluña han creado una plataforma cívica, la Convivencia Cívica Catalana, integrada organizaciones de derecha e izquierda, unidas por el interés común de una sociedad libre, humanista y democrática.

A continuación se celebró un coloquio, pero sin notas, y sólo de memoria: una pregunta sobre las posibilidades de una refriega civil: la sociedad más avanzada, educada, intermezclada; podría surgir un chispazo dada la creciente presión (por ejemplo las multas de la ley del catalán), pero la sociedad es inteligente, hay que despertarla para que reaccione ante el peligro que se avecina.

También hay que crear un discurso que atraiga a las personas, el discurso nacionalista se dirige a los sentimientos mas bajos e instintivos de pertenencia a la tribu, y por el contrario, el internacionalista es racional, lógico, ético, exige comprensión, respeto,   gusta menos.

(Nota del editor: en  el  punto 2, parte del supuesto de que los partidos tienen y cumplen unos principios éticos que les permite llegar a acuerdos por el interés general sin que sea necesario firmar antes acuerdos de mutuo encubrimiento por los latrocionios cometidos durante el ejercicio del poder).  

Ahora, Juaristi
FEDERICO JIMENEZ LOSANTOS, El Mundo, 10 Marzo 1998

Jon Juaristi es un escritor admirable que ha obtenido gran éxito con El bucle melancólico, magnífico libro de reflexión y crítica genealógica del nacionalismo vasco, con particular atención al mundo etarra que conoce de primera mano. Como intelectual de verdad, Juaristi no se queda en la anécdota criminal sino que busca la categoría criminosa y entiende que el nacionalismo llamado democrático es el sustrato perenne de legitimación del terrorismo. Así lo manifiesta y sus declaraciones, magnificadas por la afortunada coyuntura de su triunfo literario, han adquirido un eco mayor del que en otras circunstancias tendrían. Al tiempo, su pertenencia al Foro Ermua, grupo de reflexión cívica sobre el terrorismo vasco, creado por Juaristi junto a otros personajes relevantes como Savater, lo ha convertido en blanco de los ataques del PNV, que por mediación de G. de Txabarri -la G. es de González- ha presentado varias preguntas parlamentarias sobre la participación de Juaristi en una serie titulada Esta es mi tierra, donde diversos escritores glosan su tierra natal, el País Vasco en su caso.

La interpelación del partido de Arzalluz pretende castigar a Juaristi por sus ideas sobre el País Vasco, que evidentemente no son nacionalistas. Pero lo que hace González es lo mismo que ha hecho el PSOE hace un par de meses con Luis Herrero en el Parlamento, vetando la presencia en su programa de debate de Gabriel Albiac o Ricardo de la Cierva. Es lo mismo que en Cataluña vienen haciendo Pujol, los socialistas catalanes o el PSUC, desde hace 20 años, contra los que hemos criticado al nacionalismo. Es lo que están haciendo, todos juntos y en unión, el PSOE, Polanco, Guillermo Luca de Tena, Asensio y Godó para acabar con la Cope, es decir, con la media docena de voces que les molestan. Si no fuera porque no he leído nada suyo sobre esta permanente campaña de linchamiento intelectual y marginación profesional, le diría a Juaristi: bienvenido al club.

Naturalmente, a mí me honra que Juaristi se incorpore al Club de los Proscritos en el que juego desde hace muchas temporadas. Pero no sé si Juaristi se sentirá cómodo incorporándose a este club. Ni siquiera estoy seguro de que sea el mismo. Parece que la socialdemocracia proclive al liberalismo, o viceversa, padece la inquisición que desde hace años acosa a los que criticamos al nacionalismo por razones de principio, al felipismo por razones políticas y al polanquismo en legítima defensa. Pero acaso son sólo apariencias.

No conozco mejor reflexión acerca del terrorismo vasco que la del Foro Ermua. Pero gente como Savater, capaz de enfrentarse a ETA y al PNV, no se inmuta ante las campañas de linchamiento intelectual que lleva a cabo Polanco, editor de la notable revista Claves que dirige con Javier Pradera, uno de los que más reclaman el cierre de la Cope. También bajo la censura unos son más víctimas que otros. En los campos nazis, los comunistas no querían que se les confundiera con socialistas y judíos, aunque iban igualmente a las cámaras de gas. Será que, como dice el González por antonomasia, unos somos más iguales que otros. Pero ánimo, Jon, los de fuera estamos contigo.

 

Aleix Vidal-Quadras, senador del Partido Popular por Barcelona

Aleix Vidal-Quadras, senador y ex-presidente del PP en Cataluña, no disimula su malestar por las cesiones que su partido hace al nacionalismo de Pujol. Defensor de un Estado común respetando las diferentes identidades, considera que el PP se marcó una estrategia de Gobierno muy alejada de lo que realmente desean sus bases. Es lo que denomina «disimulo ideológico y doctrinal»; una estrategia que a su juicio no podrá mantenerse «porque los votantes desean un discurso enérgico y contundente frente a la desmembracíón del Estado» y a la postura de fuerza que mantienen los nacionalistas vascos y catalanes.

«El PP vive en un permanente disimulo ideológico y doctrinal»
Vidal insiste en que las beses del PP no comulgan con la política de pactos
LA CORUÑA. PEDRO LINARES, La Voz de Galicia, 11 Marzo 1998.

Algo debe estar cambiando en el PP si se analiza el foro que esta semana escuchó al político catalán en su conferencia de A Coruña. Senadores y destacados hombres del partido del Gobierno en esta ciudad le arroparon en un acto que sería impensable hace casi dos años, cuando Vidal-Quadras fue defenestrado por Aznar a presiones de Pujol por su línea política en el Parlamento catalán.

- Con usted, el PP catalán alcanzó sus más altas cotas de representación parlamentaria. ¿Cuál es la situación del partido desde que fue apartado del cargo?

- En los partidos se superponen dos cuestiones: una es la actuación como tal dentro de la sociedad, y otra es la de su situación interna. Cuando se produjo el cambio del PP en Cataluña, en el verano del 96, lógicarnente hubo gente que se benefició accediendo a cargos dentro del partido. Estas persona, que naturabnente son políticos más profesionales, necesitan justificar su actuación vistiéndola de cambio estratégico, pero las ideas de las bases son las de siempre. Por eso es importante no confundir la estrategia con la base conceptual. Creo que el PP de Cataluña no puede estar en permanente disimulo ideológico y doctrinal. Sus bases quieren que el discurso del PP frente al nacionalismo del señor Pujol sea enérgico y fuerte.

- Cómo interpreta la decisión de Aznar de posponer para la siguiente legislatura las transferencias a Cataluña y País Vasco.

- Si respetarnos la Constitución, el desarrollo autonómico de los próximos años irá más en la línea de ir incrementando las competencias de las autonomías llamadas de vía lenta que de ampliar las de vía rápida. El grado de autogobiemo que tiene hoy el País Vasco, Cataluña o Galicia es muy alto. Si se compara con situaciones de otras regiones de Europa, tienen un grado de poder político amplísimo. Por eso, lo que se hará a partir de ahora es equilibrar el grado de autonomía administrativa entre todas las regiones para que las de vía lenta tengan competencias similares a las otras.

- Pero Pujol o Ardanza no parece que vayan aceptar esta situación.

- Pujol desveló recientemente cuál será su estrategia en el futuro. Ha dicho que a partir de ahora tendrán que reivindicar modificaciones profundas de la estructura del Estado, porque ellos saben que el desarrollo autonómico por la vía que se ha llevado hasta ahora está casi agotado. Creo que por ahí vendrán las fricciones, ya que ellos querrán desbordar la actual Constitución,

- Cree usted que Aznar sigue la estrategia de asentarse en el poder con el apoyo nacionafista para afrontar una próxima legislatura con una mayoría más holgada.

- Sin duda el Gobierno está en una línea estratégica que le dará una mayoría más estable en las próximas elecciones. Incluso podrían gobernar sin el apoyo de los nacionalismos. Sin embargo, no se debe olvidar que este problema resurgió con fuerza durante la mayoría absoluta del PSOE entre 1982 y 1993. Por tanto, la existencia de una mayoría en el Gobierno central ralentiza el problema, pero no lo elimina. Creo que la solución ha de venir por una acuerdo de los dos grandes partidos nacionales en el diseño final del Estado autonómico para quedar libres de estas covunturas electorales.

Reformar el Senado para Vertebrar el Estado autonómico

El ex-presidente del PP en Cataluña no parece que tenga bien aprendida la lección. Como hace año y medio, sigue criticando -aunque con mayor sutileza- la actitud del Gobierno Aznar en Cataluña, y ha tomado la reciente aprobación de la Ley de Catalán como su arma de guerra. Vidal-Quadras recorre la geografía española para impulsar la plataforma Convivencia Cívica Catalana que lucha por los derechos de los castellano hablantes. Un foro que ya ha recibido el rechazo frontal del presidente de Iniciativa per Catalunya, Rafael Ribó, que ha reclamado «responsabilidades» al PP catalán y a CiU por permitir que impulse esta plataforma.

Pero son otros muchos los temas que considera fundamentales para vertebrar el Estado autonómico. Uno de ellos es la reforma del Senado. «Si se consigue que sea la cámara territorial la que articule el marco de cooperación entre las comunidades y el Estado de tal forma que los problemas derivados de las diferentes identidades encuentren el lugar de solución y armonización, se habrá hecho un gran servicio. Hoy es una cámara débil y de segunda lectura. Su gran papel sería el de transformarse en una órgano territorial, pero desde luego de forma que ninguna comunidad se vea marginada frente a las demás», concluye.

Sibylla en pantuflas
GABRIEL ALBIAC El Mundo, 12 Marzo 1998, www.elmundo.es

Antes aún que refugio último -conforme al poeta inglés- de un canalla, es el nacionalismo síntoma de una patología mental seria: la que tienta al precario sujeto humano a buscar un escape de la angustia que toda decisión libre y responsable -solitaria también- arrastra consigo necesariamente. Delegar en una entidad trascendente -religiosa, familiar, de tribu...- la certidumbre de mi juicio y de mis actos es deliciosamente apaciguador. Entontecedor, también. Quien actúa en el nombre de sangre, padre o patria no conoce la incertidumbre ni la desazón; pero en esa incertidumbre y desazón reside la dignidad humana. No degustará el amargor de la duda; el de la libertad, tampoco. Habla la patria; su hijo la obedece. Un siervo voluntario no es ni siquiera un hombre.

Ni razón ni ley cuentan, desde luego, frente a algo tan sacral, tan fuente de verdad intemporal e identidad perenne, como es el gran fetiche Patria. Sucede, eso sí, que, al igual que acaece con la recóndita voz del Dios en Delfos, no es la palabra de la patria audible al común de los mortales. Se requiere el oído del ungido para que el hálito que susurra en las tinieblas tome textura humana. Con enigmas, que sellan su origen sobrehumano, la Sibylla transcribe enrevesados jeroglíficos, tejidos de paradojas. «No muestra, no oculta; hace signos», reflexionaba Heráclito. Los caudillos nacionales -esa especie de Sybillas en pantuflas- mutan la paradoja en chascarrillo, el enigma en necedad. No hacen signos. Salvo acerca de su mezquindad propia.

Patética Sibylla de menos que andar por casa, 24 horas luego de saltarse el Supremo a piola y dejar al delincuente socialista Navarro en la calle, Pujol clamó su garbancero enigma: «¿A quién debemos dejar de matar para ser más simpáticos que los vascos? ¿Cuántos atentados debemos dejar de hacer en Madrid o en Sevilla?». Una interrogación retórica -eso lo sabe hasta un niño- no rige respuesta alguna: la repuesta está aniquilada por el propio planteamiento. Su significado cabe en el juego de las contraposiciones formales que sugiere, para eludir -por demasiado brutal- una formulación directa. Analicemos esa estructura. Confrontación de dos funciones: espectador que juzga (España) y agentes juzgados (Cataluña y País Vasco). Duplicidad de la mirada (española): «simpática» hacia el (vasco) «que mata»; hosca hacia el honrado (catalán) que labora. Estamos ante un bellísimo ejemplo de triangular paradigma bíblico: el padre severo ama al hijo asesino y menosprecia al industrioso. Parábola del hijo pródigo. Sybilla naufraga en zote de aldea.

Poderoso zote, en todo caso. Capaz de hacer de una sentencia del Tribunal Supremo ceniza, polvo, nada. Un delincuente anda suelto porque a la Sybilla ampurdanesa así se le ha antojado. La división de poderes -sabe la pitonisa- es cosa de españoles y otros degenerados. Antipáticos, ellos. Simpatía por el diablo llamarían los Stones a esto. Simpatía por Filesa, en todo caso.

Escenas políticas: DE LA SIMPATÍA
Por Jaime CAMPMANY ABC, Jueves, 12 de marzo de 1998, www.abc.es

JORDI Pujol ha recurrido al sarcasmo. «¿A quién debemos dejar de matar para ser más simpáticos que los vascos?¿Cuántos atentados debemos dejar de hacer en Madrid o en Sevilla? ¿A cuántos regímenes fiscales especiales debemos renunciar?», y ahí seguramente duele. Peridis dibuja a Pujol con la alcancía en la mano, igual que pintaba a Felipe González, en sus últimas tribulaciones gubernativas, con la columna a cuestas, o a Rodolfo Martín Villa con el puchero en la cabeza.

Jordi Pujol tiene, sin duda, muchas virtudes, no sé si humanas porque no le conozco lo suficiente, aunque creo y deseo que las tenga en abundancia, pero sobre todo tiene virtudes políticas. De otro modo no lo tendrían ahí los catalanes durante tantos años. Y ese continuado buen éxito electoral suyo tiene un mérito que añadir al político, porque Jordi Pujol, entre sus muchas cualidades, no suma la de ser simpático. La simpatía es también una virtud política, sobre todo en periodo electoral.

Hombre, simpáticos, lo que se llama simpáticos, lo son, por ejemplo, Adolfo Suárez, de quien siempre se dice que es «cautivador», y Felipe González, de quien unos aseguran que es «encantador» y otros afirman que es «embaucador». Adolfo Suárez te joroba, te chincha o te jeringa con una sonrisa muy simpática y además te da un abrazo de solidaridad, y Felipe González te quita la cartera o te vende la burra de Balaam o el gallo de la Pasión con una simpatía arrolladora. Bueno, ahora, desde que está en el Aventino, o al borde de la roca Tarpeya, se le ha helado la sonrisa en los labios, el gallo no le canta a la aurora y la burra se le niega a dar un paso hacia delante, y a veces rebuzna.

Pero la simpatía de Pujol que me la claven a mí en la frente. Es verdad que fuera de Cataluña, y quizá en la mitad de dentro, no cae simpático el «president». Aveces, hace esfuerzos notables por resultar antipático, y como él tiende a identificar su propia persona, su partido y su personalidad con el ser mismo de Cataluña, termina por creer que es Cataluña, y no él, la que no cae simpática al resto de los españoles. No creo equivocarme si afirmo que lo más antipático de Pujol es su manía de relegar el idioma castellano en Cataluña. Pujol cree que el cultivo y la extensión del catalán tiene que hacerse necesariamente a costa del castellano. Pretende dejar el castellano como segunda lengua, y a eso encamina su política, sin demasiada prisa pero con implacable pausa, y de este modo convierte el hecho naturalísimo y culturalmente gozoso de que los catalanes hablen el catalán, en un hecho político antipático: que los españoles no puedan entenderse en Cataluña hablando castellano.

El último berrinche que ha pillado Pujol en su cruzada contra el castellano se lo ha proporcionado Televisión Española, con una decisión de López-Amor, director general de TVE, que a cualquier español ajeno al fanatismo de la lengua, le ha de parecer razonable. En las retransmisiones de partidos de fútbol de la Copa del Rey se usa el sistema dual. El locutor comenta las peripecias del partido en castellano, pero basta apretar un botoncito para que quien lo desee pueda oír los comentarios en catalán. Pero el «president» no está de acuerdo. En los partidos donde juegue el «Barça» (el otro equipo no cuenta), el primer idioma debe ser el catalán, y hay que dejar el castellano para la segunda opción. O sea, que Pujol «se pide prímer» como los niños. La Televisión catalana emite en catalán, y a todos nos parece muy bien, y el que no está de acuerdo, se aguanta. Pero Pujol interpreta que si Televisión Española, que emite para toda España, lo hace en castellano, «está castigando el catalán». Jordi Pujol pide ayuda a los grandes partidos (PP y PSOE) para acabar con el «sentimiento anticatalán». Esa ayuda la tiene muy cerca. Sólo tiene que pedir a su razón el ánimo necesario para dejar de recrearse en su propio ombligo. ¿Qué a quién tiene que dejar de matar para ser simpático?Al idioma castellano, que es de todos, de los catalanes también.

Entrevista a Jon Juaristi
ELENA PITA, El Mundo, 15 Marzo 1998
Jon JUARISTI/Catedrático y escritor, es miembro del Foro Ermua

«Sin ETA, el PNV no habría alcanzado su poder»

«En el País Vasco se vive un fascismo cotidiano que anula toda reacción y discernimiento». «Entre los políticos y ciertos grupos pacifistas ha habido una reacción para desmovilizar a la población». «Divierte ver a los tarados del PNV haciendo el ridículo».

Sobre su cabeza y otras 299, profesores, intelectuales, políticos y gentes de orden sentados en el Foro Ermua, cae estos días una lluvia torrencial, torrente de piedras. «Es el PNV guiñando el ojo a ETA», dice Jon Juaristi, catedrático y escritor vasco, ex militante él mismo de la banda terrorista allá en el 68; hoy, antinacionalista acérrimo. La última pedrada ha sido la intervención parlamentaria del peneuvista González de Txabarri criticando a la dirección de TVE por incluir un guión del escritor sobre su ciudad, Bilbao, en la serie documental.

Pregunta.- ¿Se ha desatado la caza de brujas?

Respuesta.- Sí, es posible. Pero todo lo que está haciendo el PNV es perjudicial para ellos. Están poniendo sus cartas al descubierto, y son cartas que están marcadas, y yo creo que no gustan a nadie salvo al núcleo duro del partido.

P.- ¿Cree que la intervención parlamentaria del PNV contra su guión fue consecuencia directa del manifiesto del Foro Ermua?

R.- Anasagasti ha reconocido que él mismo redactó la intervención, y detrás de él está Arzalluz, con su personal fobia y paranoia hacia mi persona. El parlamentario no ha sido sino la voz de su amo. Yo no creo tener la relevancia suficiente para suscitar semejante tempestad, pero Arzalluz juega con un mecanismo psicológico que no alcanzo a comprender y que ha llegado a convertirme en su obsesión.

P.- ¿Y consecuencia de ello, la valentonada de Pujol?

R.- Sí, estoy seguro de que las declaraciones de Jordi Pujol tienen que ver con todo esto. No me han gustado nada, primero habla de los vascos como asesinos y luego pide disculpas a los nacionalistas, ¿y por qué no a todos los vascos? El nacionalismo está mostrando su verdadera cara.

P.- ¿Le buscan, Juaristi?

R.- Es obvio que existe una persecución y un hostigamiento. Pero sinceramente, aunque me indigna y me cabrea, también tiene su compensación: el PNV cuenta en sus filas con los más grandes payasos y, estando la televisión tan aburrida, el espectáculo es digno de ver. Tienen una imaginación fabúlica.

P.- ¿Se refiere a la fábula de ratas, que son maquetos en Ermua?

R.- Sí, el cuento que ha publicado en el Periódico de Alava el diputado peneuvista Carlos Caballero. Una parábola que cuenta cómo Ermua fue invadida en la Edad Media por «millones de ratas procedentes de Hispania». Divierte ver a los tarados del PNV haciendo sus numeritos.

P.- Juaristi, desde la piel del diablo: si el programa fundacional de ETA es básicamente el mismo que el actual, ¿cómo es que usted, que militó en sus filas, hoy se horroriza tanto?

R.- No soy un caso excepcional, mis compañeros de generación están en su mayoría en una posición muy parecida. Nosotros teníamos enfrente una dictadura que no se andaba con contemplaciones. El hecho de utilizar la violencia contra ello tampoco es un aspecto privativo de ETA, era común a la extrema izquierda de la época. Lo característico de la violencia de ETA es que está al servicio de un proyecto ultranacionalista, que no es antifranquista sino antiespañol. Ya en el año 69 rechazamos el nacionalismo, hicimos una fuertísima crítica y nos salimos del activismo terrorista, porque tenía un efecto desmovilizador: no iba a levantar a nadie contra la dictadura; es decir, que el rechazo no fue por cuestiones morales sino de orden político. Con el tiempo hemos ido matizando esa crítica.

P.- ¿Por qué no es posible la autodeterminación?

R.- Nadie en el País Vasco quiere la autodeterminación. Cuando HB habla de autodeterminación está refiriéndose al principio de las nacionalidades: la auténtica comunidad nacional vasca son ellos. En cuanto al PNV, yo nunca he entendido qué quiere decir con autodeterminación: en los 70 rechazó hablar de ello; en estos momentos es simplemente un recurso retórico para desviar los problemas. Probablemente sólo IU en el País Vasco siga pensando en la autodeterminación en términos leninistas.

P.- Su ensayo El bucle melancólico carga mucho las tintas sobre el PNV y en cambio pasa de puntillas sobre ETA, reduciéndolo casi a una violencia adolescente.

R.- No, el libro es un conjunto de historias, generaciones y semblanzas con un hilo conductor que es la melancolía y la violencia propiciada por ésta. Son biografías que conducen de una forma inevitable al pasado verano. Por otra parte, no hay que olvidar que ETA surge del PNV.

P.- ¿Era consciente del follón que iban a provocar sus tesis melancólicas?

R.- Me desconcertó, nunca he cultivado el género de masas.

P.- ¿Le da miedo?

R.-Yo no hablaría de miedo, sino de pesimismo. Es una pregunta que no me gusta que me hagan, toco madera: el miedo desmoviliza, guarda la viña del señor. Miedo, en mayor o menor medida, aquí lo tiene cualquiera que se decante contra el terrorismo. En mí no predomina el miedo, es más bien una enorme desazón y malestar, un alejamiento afectivo cada vez mayor del País Vasco, que me parece una sociedad no sólo atemorizada sino cobarde. El miedo se puede superar, las grandes movilizaciones del verano pasado fueron datos esperanzadores, pero yo creo que el nacionalismo está consolidando su hegemonía y esto implica una gran putrefacción moral de la sociedad vasca. No hay un sólo dirigente nacionalista en estos momentos que merezca la mínima estima moral, es gente siniestra. En el País Vasco se vive ya de hecho un fascismo cotidiano que está consiguiendo anular toda la capacidad de reacción y discernimiento moral de la población.

P.- ¿Qué está haciendo más daño, la ambigüedad o la violencia?

R.- El terrorismo ha perdido potencia mortífera. Sigue matando, y cada vez sus crímenes serán más sórdidos: hay una continua pulsión por sobrepasar los límites, ya no se mata de forma selectiva al enemigo político sino también a su mujer, y mañana a sus hijos. Pero yo creo que ETA tiene menos posibilidades de matar cuantitativamente. El problema fundamental es la ambigüedad, que en el caso del PNV es abiertamente entreguismo y complicidad tácita con el nacionalismo totalitario. Yo he sostenido que no se puede dar un paso adelante sin que exista un aislamiento político de los nacionalistas, sin que los partidos democráticos no nacionalistas se nieguen a cualquier pacto con el PNV. P.- ¿Cuál sería esa rentabilidad política que el PNV obtiene de la violencia?

R.- El PNV ha obtenido una rentabilidad política evidente durante estos años en sus negociaciones con el Gobierno central, poniéndole en la disyuntiva de negociar con ellos o con los totalitarios. Ha habido cierto espejismo por parte de los partidos en el Gobierno que han creído que dándole al PNV todo sin contrapartidas iban a impedir que la cosa fuese a mayores, que iban a calmar al nacionalismo totalitario. Y eso se demuestra que no es así, que hay una simbiosis que ha funcionado. Yo he oído al propio Arzalluz decir que sin ETA, el País Vasco no hubiera podido alcanzar las cotas de gobierno que tiene actualmente. Eso traducido a términos reales es que sin ETA, el PNV no hubiera alcanzado el poder que tiene.

P.- ¿Son los políticos quienes han ralentizado el Espíritu de Ermua?

R.- No tengo ninguna duda, desde el día siguiente mismo, entre los políticos y ciertos grupos pacifistas hubo una reacción tendente a desmovilizar a la población y a volver al status quo anterior al asesinato.

P.- ¿Contra ellos han firmado el manifiesto del Foro Ermua?

R.- No es un manifiesto contra los políticos, sino de exigencia a los partidos que se dicen democráticos de dejar las cosas claras, de no alimentar falsas expectativas, de no ceder ante el nacionalismo totalitario. Nos une sólo una preocupación por la situación creada a raíz de la ambigüedad y la tibieza de los partidos políticos.

P.- Conocido su rechazo al diálogo, propuestas como el acuerdo de Ardanza, ¿le dicen algo, Juaristi?

R.- Poca cosa, no es un asunto que permita ejercitar el pensamiento. Hago votos para que esta desastrosa fase última por la que ha pasado el País Vasco cambie en el próximo siglo. Yo creo que al nacionalismo vasco no le falta pragmatismo, pero sí lealtad democrática: aceptar una sociedad plural.

A propósito: FUNDAMENTALISMO VASCO
Por Alejandro MUÑOZ-ALONSO ABC, 16 Marzo 1998, www.abc.es

Unas declaraciones de la ministra Esperanza Aguirre en un foro juvenil del PP en Vitoria, en las que dijo que «había mucho dogmatismo, incluso mucho fundamentalismo instalado en la sociedad vasca», han suscitado el escándalo de algunos nacionalistas. Tergiversaron además a la ministra, acusándola de haberse referido al fundamentalismo del sistema educativo, algo que no hizo pero que podía haber hecho sin mengua de la verdad, porque el dogmatismo nacionalista que asfixia al País Vasco tiene en el sistema educativo una de sus más cumplidas y peligrosas expresiones. Basta ver la versión mítica y falsa de la historia del País Vasco que se enseña en aquellos centros educativos que, suavemente, Aguirre definió como «de antagonismo con el resto de España», aunque bien podría haber hablado de odio y rechazo. Odio y rechazo que se encargan de transmitir, implícita o explícitamente, tantos dirigentes del nacionalismo llamado moderado.Odio y rechazo que produce después en quienes reciben tales enseñanzas los efectos que todos conocemos y que son lamentados hipócritamente por los mismos que los han provocado.

Informaciones recientes nos muestran cómo, por ejemplo, la enseñanza del vascuence está instrumentada ideológicamente por el nacionalismo, radical o moderado, hasta extremos que hacen pensar que no se trata de formar vascohablantes sino futuros terroristas. Se informa de situaciones escandalosas ante las que el Gobierno vasco reacciona con suaves amonestaciones y sólo cuando la presión mediática le obliga a hacer algo. Hemos conocido métodos fascistoides como ése de cargar de piedras las mochilas de los niños asistentes a campamentos subvencionados porque no hablaban vascuence.Algo que no es nuevo, pues ya Unamuno contaba en el Congreso de los Diputados, hace más de sesenta años, una historia similar:«Se habla –decía– del anillo que en las escuelas iba pasando de un niño a otro hasta ir a parar a manos de uno que hablaba castellano, a quien se le castigaba» (18-9-35).

La noble tradición unamuniana la mantienen hoy las más lúcidas mentes vascas, como los intelectuales del Foro Ermua, que se han convertido en la bestia negra del obtuso nacionalismo oficialista, desprovisto de cualquier pensamiento creador o vivificador en que nutrirse. Por eso los nacionalistas, quieren vetar a Juaristi en TVE, en una actitud que éste no ha vacilado en considerar, lisa y llanamente, fascismo. La intelectualidad nacionalista se limita a la de esos autores de «comics» obstinados en transmitir a los niños la obsesión –que no idea– de que si no hablan vascuence no son buenos vascos, sino algo repugnante y odioso: españoles.

Pero por si había alguna duda del proceso de degradación hacia el fundamentalismo que se está produciendo en el llamado nacionalismo moderado, ahí está el diputado peneuvista Caballero Basáñez, que desde que ha ocupado el escaño hace unos pocos meses no ha hecho otra cosa sino rebuznar metafóricamente, dentro y fuera del hemiciclo, incluido el Bundestag. Este individuo, que se ha hecho lamentablemente famoso por el cuento de las ratas procedentes de España que se instalaron en Ermua o por su genial tesis de que ETA es una «organización españolista», que si no hubiera existido habría sido creada por el «imperialismo español», demuestra bien a las claras que el fundamentalismo no habita sólo en el complejo ETA/HB sino en el nacionalismo moderado («corresponsables indirectos de las matanzas», los acaba de denominar el escritor Javier Marías). Si el PNV quiere apostar por la paz, en vez de esos inventos inviables a que se dedica Ardanza, tendría que iniciar un proceso de depuración interna de este tipo de individuos cuya configuración mental es idéntica a la de Karadzic.

El híbrido topónimo “A Coruña”
Federico Maciñeira El Ideal Gallego 19 Marzo 1998

La comisión correspondiente del Congreso ha aprobado, hace días, la designación “A Coruña” aceptando una proposición del Parlamento gallego que, lamentablemente, no adopta el criterio de denominación bilingüe, propuesto en cambio por el PP y el PSOE para las provincias vascas: Alava-Araba, Vizcaya-Bizkaya, etc...

Examinando la Colección de Documentos Históricos de la Real Academa Gallega hasta el año de 1564, después del cual todas las referencias a nuestra ciudad son, invariablemente, de La Coruña”, y a partir de cuyo año se conservan los protocolos de los notarios coruñeses que, unánimemente, han venido empleando la misma forma, encontramos las siguientes denominaciones:

En los documentos redactados en gallego: 1262: de Crugna. 1344: da Crunna. 1362 y 1388: da Cruña. 1395: da Crunna. 1411: da Cruña y na Crunna. 1434: da Cruña y da Crunna. 1435: da Cruña. 1446: da Cruña y da Crunna, y 1446: da Cruña

En los documentos redactados en castellano 1300: La Coruña. 1459: La Cruña. 1475: La Coruna. 1475, 1476, 1480, 1481, 1503 y 1515: La Coruña. 1520: La Coruña, La Cruña y La Coruna. 1546, 1551, 1552, 1554, 1557 y otro de 1557: La Coruña. 1564: La Corunia y La Corunna, y 1564: La Coruña.

El Arzobispo de Santiago elevó al rango de Colegiata la parroquia de Santa María y en el pergamino, de 1441, se lee La Coruña y La Cruña.

A la vista de todos estos textos es evidente:

A) Que la forma gallega es “Cruña” y va siempre precedida del artículo gallego “A’ o sus contracciones “da” o “na” salvo en el documento más antiguo, de 1262, en que la precede un “de”. El nombre gallego de A Cruña había sido recogido y aceptado por los escritores gallegos modernos conforme al habla popular que lo conservaba. En documento gallego no aparece ni una sola vez la sílaba inicial “Co” de Coruña.

B) Que la forma castellana es “Coruña” y va precedida siempre del artículo castellano “La”, artículo que incluso en los documentos citados de 1459 y 1520, y en el de la erección de La Colegiata de 1441 se antepone a la forma gallega Cruña.

Sólo el compromiso político, de uno u otro signo, puede explicar la adhesión a la chapuza inarmónica que significa el articulo gallego con el topónimo castellano, disonante híbrido que repelen los oídos y que parece a los coruñeses un indicador de dirección de carretera.

En aras del buen gusto y de la congruencia lingüística los coruñeses ignoran una ley absurda que, además, no ha tenido en cuenta su voluntad. ¿Por qué esa dictadura? Si se reconoce a las asociaciones el derecho a elegir su nombre, ¿se les negará esa libertad a los pueblos y ciudades? Los coruñeses espontáneamente han llegado a hacer guardia para que no fuera arrancado el artículo del nombre de su ciudad, formado con plantas en un jardín, y resisten pasivamente a la ley arbitraria esperando que se modifique o caiga en desuso, que torres más altas así cayeron.

La Coruña es la forma consagrada ¡¡desde hace por lo menos siete siglos!! por la evolución natural del habla sin decretos que la impusieran. Es, sin duda, el topónimo de la ciudad más persistente en su histoña. Su uso oral podría ser aún más antiguo dado el carácter arcaizante de la documentación jurídica, por medio de la cual podemos hoy indagar su empleo en tiempos pretéritos.

La reciente y reveladora encuesta de Radio Voz entre los coruñeses revela un apoyo masivo, del 82%, a la denominación “La Coruña”, que es la verdaderamente tradicional e histórica.

El conde de Quirós, don Isidoro Millán González-Pardo, ilustre filólogo — que cree lo más acertado prescindir del artículo — propuso que debiera acogerse la disyuntiva, Cruña o Coruña, en todos los escritos de responsabilidad oficial y dejar al libérrimo arbitrio personal anteponer o no el artículo al mejor talante de cada uno. “Sería zanjar la litis con verdadero fundamento, por elevación y, a la larga, con éxito pacífico”.

 

El PP dice que el BNG incita a alumnos de los institutos de Bastiagueiro y Perillo a participar en actos políticos.
El Ideal Gallego, 22 Marzo 1998.
La presidente de Nuevas Generaciones del PP de Oleiros, Rosa María Uzal Rodríguez, denunció ayer las "técnicas fascistas y manipuladoras que traspasan los límites de la legalidad" utilizadas por parte de los responsables del BNG de Oleiros en los institutos de Bastiagueiro y Perillo. Uzal Rodríguez afirma en un comunicado de prensa que los nacionalistas están usando "los centros escolares como sus verdaderas sedes políticas, incitando a los jóvenes a participar en determinados actos organizados por el BNG, en los que reparten panfletos a niños que ni tan siquiera han alcanzado la mayoría de edad".

Algunas reivindicaciones nacionalistas se salen de la Constitución»
Madrid. G. L. A.  ABC, 22 Marzo 1998

El secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, afirmó ayer que «las reivindicaciones de los nacionalistas se han elevado de tono» y que «algunas se salen del marco constitucional y estatutario», circunstancias que atribuyó a «la debilidad» del Gobierno.

Almunia hizo estas afirmaciones durante una rueda de prensa en la que anunció la aprobación, por unanimidad de los miembros del Comité Federal, del documento sobre «La Estructura del Estado» que recoge los planteamientos de su partido sobre política autonómica y municipal. El secretario general de los socialistas subrayó que «nuestro marco es inequívocamente el del Estatuto y el de la Constitución». Por otra parte, anunció que el lunes hará una oferta al Gobierno y al resto de las fuerzas políticas para negociar un «pacto de Estado» que permita recuperar el consenso para el desarrollo del Estado de las Autonomías.

La propuesta socialista sobre la financiación autonómica restringe la capacidad normativa de las Comunidades sobre los impuestos a la posibilidad de elevarlos. Almunia subrayó que este planteamiento no puede interpretarse como una apuesta por el desmantelamiento de la estructura recaudatoria autonómica.=El documento aprobado es el resultado de nueve meses de intensas y complejas negociaciones del secretario de Política Autonómica, Ramón Jáuregui, con los «barones» regionales del partido.

Los jueces conservadores estudian recurrir que saber catalán sea un mérito
El Mundo, 22 Marzo 199
La APM encarga un informe sobre el nuevo reglamento del CGPJ

BARCELONA.- La conservadora y mayoritaria Asociación Profesional de la Magistratura (APM) ha encargado un informe sobre el nuevo reglamento elaborado por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que contempla que el conocimiento del catalán sea considerado un mérito para aquellas personas que pretendan acceder a una plaza de juez en Cataluña. El objetivo de la elaboración del informe es estudiar las posibilidades de éxito que tendría presentar un recurso contra este aspecto del nuevo reglamento.

Esta decisión fue tomada ayer en Barcelona por el comité ejecutivo en pleno de esta organización judicial conservadora que por primera vez celebraba una reunión de carácter oficial en Barcelona, informa Efe.

El presidente de la Asociación Profesional de la Magistratura, la mayoritaria en este sector, Santiago Martínez-Varés García, señaló ayer en la rueda de prensa posterior a la reunión del comité ejecutivo que el gabinete de estudios de esta organización estudiará a fondo el reglamento del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que considera el catalán como un mérito para obtener una plaza en Cataluña.

El artículo de este reglamento que se refiere al catalán y los jueces que ocupen una plaza en Cataluña ha sido objeto de polémica en el ámbito de la judicatura.

El representante de esta asociación profesional, que reúne a una mayoría de magistrados conservadores, se entrevistó el viernes con la consejera de Justicia de la Generalitat, Núria de Gispert, y con el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Guillem Vidal, para analizar también este reglamento.

Por otra parte, Santiago Martínez-Varés se mostró también partidario de la rotulación bilingüe en los edificios judiciales de Cataluña «pensando en el servicio al ciudadano» pese a la voluntad de la Generalitat de utilizar en general el catalán para la rotulación. De hecho, la Generalitat ya ha eliminado del Palacio de Justicia de Barcelona los rótulos escritos en castellano.

Respecto a la polémica sobre las reclamaciones de los jueces de Barcelona de más recursos y medios para evitar el colapso por el exceso de casos, Santiago Martínez-Varés rechazó la iniciativa de la junta de jueces de Barcelona de elaborar listas de espera en los juzgados al considerar que esta medida vulnera el derecho a la tutela judicial efectiva.

El cónsul general de México, Miguel Marín Bosch, ha enviado a la Generalitat una carta en la que pide que «gire sus instrucciones a fin de que toda futura comunicación dirigida a este Consulado General se haga en español».

El diplomático mexicano respondió así a la invitación que le cursó el departamento de Presidencia para invitarle a una sesión informativa sobre la ley del catalán. «Tengo la suerte de hablar en catalán y celebro los esfuerzos de las autoridades autonómicas por promover su uso. Sin embargo, la Generalitat debería considerar las limitaciones lingüísticas de buena parte del Cuerpo Consular.

Postales: SOBERANÍA COMPARTIDA
Por José María CARRASCAL ABC, 24 marzo 1998, www.abc.es

Escribo esta «postal» antes de la entrevista Aznar-Arzallus, pero no creo que vaya a perderme nada. Todos los nubarrones cargados de rayos y truenos que durante los pasados días ensombrecieron las relaciones PP-PNV se disipan como por encanto. Arzallus llega con el rabo entre las piernas y Aznar le recibe con su forzada sonrisa. Los nacionalistas son muy farrucos cuando creen tener la sartén por el mango, pero en cuanto reciben un par de varapalos, se vuelven suaves como la seda. Pero del mismo modo que no hay que arredrarse ante sus desplantes, tampoco hay que fiarse de sus mansedumbres. Entre otras cosas, porque nunca nos dirán lo que sienten y, menos aún, lo que quieren. Aunque los conocemos de sobra para saberlo.

A estas alturas, la cuestión nacionalista ha tocado fondo. El problema hoy es lo que debería ser su cierre: el desarrollo de los Estatutos de Autonomía casi se ha completado. Hablan de no sé cuántas transferencias pendientes, pero en realidad son flecos. Cataluña y el País Vasco han recibido ya las principales transferencias previstas en sus Estatutos de Autonomía. «¡Qué bien!, –dirán ustedes– se acabó el problema». Eso es no conocer a los nacionalistas. Aunque en principio se habían dado por satisfechos con esos Estatutos, una vez conseguidos no les parecen bastante. Es donde están: en buscarse un nuevo marco, un horizonte más amplio en sus relaciones con el poder central. Los vascos le llaman Plan Ardanza. Los catalanes, «soberanía compartida». Los unos se apoyan en los terroristas, los otros, en las cesiones que el Estado español está haciendo a Bruselas para crear la Comunidad Europea. «Si Madrid transfiere soberanía a Europa, ¿por qué no va a transferirla a nosotros?», razonan. Pero ambos persiguen lo mismo. No les llega ya la España de las Autonomías, quieren otra, en la que tengan más poder. La configuración autonómica era sólo una etapa para alcanzar sus últimos fines. Por mucho poder autonómico que alcancen, nunca les parecerá bastante ni interesante. Ellos no quieren un poder secundario, sino primario. Soberanía compartida. Por eso piden competencias exclusivas –los vascos, seguridad; los catalanes, la educación–, donde el poder central no tenga nada que hacer ni que decir. Aunque es de suponer que del mismo modo que no les satisface el poder autonómico una vez alcanzado, tampoco les satisfaga la soberanía compartida cuando la consigan, y la quieran plena. Pero de eso ahora no hablan. Hay que ir consiguiendo la independencia por etapas.

¿Debe cederse a lo que piden? Þ¡Qué pregunta!, dirán ustedes. Pero hay gentes que encuentran razonable e incluso beneficioso el «Plan Ardanza». Ahí tienen al señor Herrero de Miñón convertido en monaguillo del proyecto. Y decían que era inteligente. Aunque puede que sea sólo un resentido. Más grave es que no le ha desagradado al presidente del Tribunal Constitucional, encargado de velar por la Constitución. ¡Así está la Justicia española!

Mi idea, que espero compartan, es que si se ha aceptado el Estado de las Autonomías, hay que atenerse a él. Amplios sectores de la sociedad española hicieron un esfuerzo para admitir partes del mismo, para que ahora se nos diga que se trata de algo provisional. Nadie dice que –como la Constitución– tenga que ser eterno. Pero si se cambia, tendrá que hacerse con todas las garantías y no dejándolo en manos de una negociación casi de tapadillo, limitada y coyuntural.

Cualquier otra cosa sería una traición no sólo a los principios democráticos en que se funda nuestro Estado, sino también a aquéllos catalanes y vascos que aunque se sienten enormemente orgullosos de ser vascos y catalanes, se sienten también españoles. Que los nacionalistas traten de ningunearlos, acaparando la representatividad de sus Comunidades, no debe extrañarnos. Lo que no sólo nos extrañaría, sino que nos indignaría sería que el Gobierno Aznar, o cualquier Gobierno, cometiera tamaño desatino.

Castellano también, por favor
Cartas al Director,  ABC 29 Marzo 1998

Señor director: Luisa Castro comenzaba extrañándose de la protesta de un grupo de padres del Colegio Público de Palmeira, en La Coruña, contra la imposición a su hijos de
toda la enseñanza en gallego. Para ella, el hecho de que unos padres exijan para sus hijos
el derecho a estudiar, al menos parcialmente, en castellano, es nada menos que «un gesto,
suicida, estúpido e ignorante», además de síntoma de «una comunidad que lucha abiertamente contra sus intereses y su supervivencia». Sin embargo, creo que está claro que, en materia de educación, los padres están más capacitados que nadie para decidir cuáles son los mejores intereses para sus hijos, y dudo que algún padre quiera realizar gestos suicidas, estúpidos o ignorantes cuando lo que está en juego es la educación de su prole.

Otra cosa es que los intereses de los padres no coincidan con la politica lingüística diseñada en los laboratorios de la Xunta, y apoyada la cultura "al uso": la que considera, como la propia Luisa Castro, que el castellano es una lengua ajena a Galicia.

Pero es un hecho histórico que el castellano ha sido lengua de cultura en Galcia
desde hace más de cinco siglos. La pretendida "imposición" secular del castellano, aun suponiendo que sea cierta -que no lo es del todo-, no justifica que se quieran borrar de golpe cinco siglos de historia de Galicia ni negar el certificado de galleguidad a muchas generaciones de gallegos castellanohablantes. ¿Habrá también que recordar que tanto el gallego como el castellano proceden de un idioma imperialista?

Dice Luisa Castro que en Galicia el castellano «en absoluto es el idioma con el que se identifican la mayoría de los gallegos". Es posible que eso sea cierto, pero sería conveniente que a la minoría -por otra parte bastante numerosa- de los que no entramos en ese grupo mayoritario también se nos tuviera en cuenta. Entre las muchas diferencias que existen entre un Estado democrático y un Estado totalitario, quizá la fundamental sea precisamente ésa: el respeto a las minorías. Otra diferencia, en la que coincido con Luisa Castro, es que en una democracia «las instituciones se adaptan a la realidad social y no al contrario». Pero la realidad social, como reconoce -pero no comprende- la escritora, es que existen muchas personas que prefieren que sus hijos estudien en castellano, al tiempo que otras prefieren que lo hagan en gallego. ¿Por qué no adaptar la política lingüística, a esa realidad social en vez de forzar a la sociedad a una política lingüística prefabricada?

Si aceptamos que la diversidad de lenguas, y culturas es buena para España, creo que ya va siendo hora de que algunos acepten que esa diversidad es también buena para Galicia, para Cataluña, para el País Vasco... Lo que ocurre, es que algunos no entienden que para recuperar socialmente una lengua no hace ninguna falta discriminar a los que hablan la otra. Eduardo López Jámar, Presidente de la Asociación Gallega para la Libertad de Idioma. Galicia,

Aleix Vidal-Quadras: «Desde las escuelas de Cataluña se adoctrina para presentar a España como una realidad antipática»
Madrid. Álvaro Martínez, ABC, 30 Marzo 1998

«Aparcado» en virtud de los resultados electorales del 3-M, Aleix Vidal-Quadras, diputado autonómico en Cataluña y senador del PP, mantiene su oposición a la nueva Ley del Catalán, propiciada desde Convergencia y Unió, pues, según él, este texto legal trata de expulsar al castellano del uso oficial en esa Comunidad. Denuncia la labor de «adoctrinamiento» que se hace en las escuelas de Cataluña para que España aparezca antipática a los ojos de los niños catalanes y la intención de Pujol de conseguir la soberanía de esa autonomía. Además, propone un pacto entre PP y PSOE que defina una conciencia nacional española y reprocha a los convergentes su intención de hacer del país un conjunto de naciones mal cosidas.

  • Se marchan algunos jueces de Cataluña empujados, según confiesan, por la nueva Ley del Catalán...
  • Cuando en una sociedad existe pluralidad cultural y lingüística hay que evitar a toda costa que una presión homogeneizadora, culturalmente hablando, empobrezca esa sociedad en aportaciones humanas de todo tipo. Esto es lo que está sucediendo.
  • ¿Prevé más rechazos sociales?
  • La imposición coactiva de un estereotipo cultural y lingüístico, cuando el contexto social es plural, siempre contiene la semilla del posible conflicto
  • ¿Cómo acepta un diputado del Parlamento catalán que nunca se hable en castellano en esa Cámara?
  • Nada legal lo impide. Es perfectamente factible, lo que sucede es que hay una gran presión ambiental para que no sea así. Hace unos meses, un diputado de nuestro grupo, de origen navarro, utilizó el castellano desde la tribuna. Se produjo una reacción de rechazo y de injuria por parte de dos docenas de diputados de CiU y ERC, que abandonaron la sala. Incluso, un diputado convergente, alcalde de Sant Cugat del Vallés, como había niños en la tribuna de invitados dijo: «¡Pero qué hace, hay niños!», como si mi compañero hubiera cometido una obscenidad.
  • ¿Están cohibidos entonces parte de los representantes de los catalanes?
  • En el Parlamento de Cataluña nadie usa el castellano y no lo hacen por temor a estas reacciones de rechazo de CiU y ERC.
  • ¿Qué pretende CiU con la Ley del Catalán?
  • Su objetivo es que la lengua de uso oficial y público en Cataluña sea sólo el catalán. Es decir, que el castellano sea una lengua de uso doméstico, íntimo.
  • ¿También hay que regular las conversaciones comerciales?
  • La ley prevé que todas las empresas con servicios al público, sean privadas o no, utilicen en su rotulación o comunicaciones al público el catalán solamente.
  • ¿Pero se puede entrar a tutelar los usos y costumbres de la gente en la esfera privada?
  • Yo creo que no. Pero la ley es lo que hace. Otro ejemplo: lo primero que hizo la Consejería de Justicia al asumir las competencias fue arrancar los letreros en castellano, cuando ya figuraban en los dos idiomas. Aquí no se trata de que las dos lenguas estén en pie de igualdad, sino de expulsar a una del uso oficial y público en Cataluña.
  • ¿Está garantizada la educación en castellano en una escuela pública en Cataluña?
  • No. En ninguna escuela pública ni privada concertada de Cataluña se puede hoy recibir enseñanza en castellano.
  • ¿Pero no es una legua oficial?
  • Sí. Pero no se puede. Se puede recibir enseñanza de castellano, tres horas a la semana, como el inglés o el francés. A veces, incluso, se enseña el castellano en catalán.
  • ¿Entiende la queja de falta de afecto expresada por el presidente de la Generalidad?
  • Esa queja es un ejercicio de autocrítica muy lúcido. Pujol ha dedicado toda su vida a que la opinión pública lo identificase a él con Cataluña. Si se queja de que los catalanes resulten antipáticos al resto de los españoles está reconociendo que el antipático es él.
  • ¿En qué se beneficia Cataluña por ser parte de España?
  • Es una bendición, un magnífico negocio en todos los terreros: en el económico, en el cultural, en el humano, en el lingüístico. Si no fuera por la aportación de población que hemos recibido del resto de España, hoy Cataluña tendría 2,5 millones de habitantes y su riqueza sería muy inferior. Su economía industrial se levantó con el esfuerzo de gentes, compatriotas nuestros, venidos de otras partes de España.
  • ¿Pero estos datos los sabe el ciudadano catalán de a pie?
  • ¡Que va! Esas realidades al catalán no se le explican. Desde el poder político se le explica que la Historia de Cataluña es una historia de opresión, de expolio, de atropello de su identidad, cuando no hay nada de todo eso. Desde los discursos públicos, en los programas de televisión y en las escuelas. La labor de adoctrinamiento político que se está haciendo en las escuelas para presentar a España como una realidad antipática y negativa no tiene parangón.
  • ¿Pueden 16 diputados hacer pasar por las horcas caudinas a 344?
  • Sí, porque nuestro sistema tiene este defecto estructural. Los partidos bisagra son en España bisagra y tijera, usan su poder decisivo sobre la estabilidad del Gobierno para fragmentar la realidad global española. La única solución sería que los dos grandes partidos nacionales acordasen un diseño del Estado de las autonomías que defina una conciencia nacional española de tipo civil y constitucional. No una conciencia identitaria, como hacen los Arzallus o Pujol, en función de tribu.
  • Pujol dice que contribuye a la gobernabilidad y que Cataluña no es recompensada...
  • Eso es una falacia. Él no contribuye a la estabilidad, sólo usa las ventajas que le da su condición de bisagra para transformar la nación española en un conjunto de naciones mal cosidas.
  • Guerra en una fundación del PSOE, usted en otra del PP, ¿se siente abandonado?
  • No. Creo que el PP tras su victoria del 3-M se ha adaptado al escenario y ha puesto por delante, muy legítimamente, una serie de objetivos. Otras cuestiones han quedado aparcadas momentáneamente y algunos hemos quedado, por ello, en la reserva. Pero estamos en política, hay que ser disciplinados, entender que hay una jerarquía de prioridades. Estoy seguro de que no será una situación eterna. Superado el reto europeo, el PP recuperará su discurso fuerte.
  • Hay quien opina que tras el 3-M en el PP sólo Vidal-Quadras no ha cambiado en relación a CiU...
  • El no estar en primera línea de responsabilidades me da la posibilidad de mantener alto y claro un discurso en el campo doctrinal que a otros, con esas responsabilidades que yo no tengo, les sería más difícil exhibir con la contundencia que yo creo que es necesaria. «Todo es un problema de términos, pero Pujol persigue la soberanía»
  • ¿Persigue Pujol la cosoberanía o incluso va más allá y busca quitarle el prefijo a su deseo?
  • CiU ha planteado en su discurso la recuperación de lo que ellos llaman la soberanía. Entienden que Cataluña debe ser soberana, violando la Constitución. Una vez recuperada la soberanía pretenden negociar con el Estado para establecer unos pactos para ejecutar todas las políticas de toda índole y en todo caso, si así se decide de forma autodeterminada, mantener con España un tenue vínculo simbólico que podría personificar la Corona.
  • Pero Pujol dice que CiU no es independentista...
  • Todo es un problema de términos. Dice que está dispuesto a contribuir a la gobernabilidad, pero es innegable que en sus objetivos doctrinales está esa soberanía o cosoberanía, que es absolutamente incompatible con la Constitución, como ha señalado el presidente del Gobierno. La soberanía es indivisible y está en el pueblo español en su conjunto, todo este ejercicio de reclamación de soberanía es una agresión al pacto constitucional.