AGLI

Recortes de Prensa    Domingo 6 Febrero 2000
#Fe de navarrismo: UPN pone freno a la progresión del 'euskera' y los socialistas quieren una televisión autonónomica para Navarra
LUIS GÓMEZ, Pamplona El País 6 Febrero 2000

#Arzalluz o la casuística al servicio del disparate
IMPRESIONES El Mundo  6 Febrero 2000

#El presidente destaca el peligro del nacionalismo excluyente
L. R. A., Madrid El País 6 Febrero 2000

#Atacado el piso de un concejal socialista en Navarra
A. INTXAUSTI, San Sebastián El País  6 Febrero 2000

#Julián Marías: «Ser español es una manera de instalarse en la vida»
MADRID. José María Ortiz ABC  6 Febrero 2000

#Responsabilidad democrática
FERNANDO SAVATER El País 6 Febrero 2000

Fe de navarrismo: UPN pone freno a la progresión del 'euskera' y los socialistas quieren una televisión autonónomica para Navarra
LUIS GÓMEZ, Pamplona El País 6 Febrero 2000

Es todo uno llegar a Navarra, hablar con gente de diverso signo y encontrarse con cuatro versiones diferentes de su historia susceptibles de justificar cuatro posiciones políticas. Ya cualquier vecino del lugar lo advierte: "Navarra es muy compleja". Es la primera paradoja. Las fechas bailan, hay batallas que para unos fueron derrotas y para otros victorias, un mismo suceso fue conquista o pacto. En una reproducción facsímil de los fueros de Navarra consta el siguiente lema: "Fueros del Reyno de Navarra, desde su creación hasta su feliz unión con el de Castilla".

"Aquí parece que no se argumenta sobre la ciudadanía, sobre principios democráticos, seguimos discutiendo sobre lo que decidieron los muertos", reflexiona Aurelio Arteta, un reconocido analista. Los procesos electorales son tenaces a la hora de establecer que un 80% de la población es partidaria de mantener la entidad diferenciada de Navarra, pero eso no ha impedido que la cuestión termine dando rédito electoral. Todo el que aspire a gobernar tiene que hacer fe de navarrismo. Y defender los fueros.

Sí, Navarra es compleja. "Somos un pequeño continente", dicen de su tierra los navarros. Su historia da para vestir el navarrismo, el nacionalismo vasco, el navarrismo españolista, el foralismo, ahora el federalismo como el carlismo en su tiempo. Su historia son sus fueros, y ya lo dijo Manuel de Irujo, un nacionalista que fue ministro de Justicia de la República durante la guerra: "Los fueros son los cojones de Navarra". Todo ello se da en Navarra, donde gobierna un partido, Unión del Pueblo Navarro (UPN), que se define como foralista y navarrista y que absorbió en sus siglas al propio PP. UPN cuenta nada menos que con el apoyo de los socialistas, que todavía sufren las secuelas del caso Urralburu. Y UPN, en su momento, votó no a la Constitución. En Navarra, la defensa del nacionalismo vasco no pertenece al PNV, cuya presencia es casi testimonial, sino a EH. En Navarra las cosas son complejas, ciertamente. Aquí EH convocó a una huelga general el pasado día 27 a favor de los presos de ETA. Fracasó en Tudela, pero triunfó plenamente en Etxarri Aranaz, una localidad de 2.000 habitantes, feudo de los independentistas como lo fue en su tiempo de los carlistas. "De un padre carlista no sale un hijo liberal", dijo Julio Caro Baroja.

UPN y socialistas, dos partidos con vocación de gobierno, dominan muchos pueblos, pero no existen en otros, donde no pueden presentar candidatos. La situación es tal que Fernando Pérez Ollo, del Diario de Navarra, entiende que en Navarra son rentables electoralmente los dos extremos, el navarrismo antivasco y el independentismo.

Miguel Sanz (UPN), presidente de Navarra, lo ha debido entender así y decidió romper relaciones con Euskadi, en el marco de un protocolo de cooperación entre Navarra, Euskadi y Aquitania. Lo hizo el 24 de enero al tiempo que convocaba una manifestación contra el terrorismo donde no le ha importado dejar fuera al PNV, EA y EH. El 26 anunciaba que se revisarían todos los libros de texto en euskera para impedir que cuenten una historia "diferente" de Navarra. Su vicepresidente, Rafael Gurrea, confirma que el euskera dejará de puntuar tres veces más que cualquier otro idioma en las oposiciones para acceder a la función pública como sucede en la actualidad. No ha pasado inadvertido que Osasuna, un club que nunca perdió su nombre vasco, acabe de romper un acuerdo de colaboración con el Athletic de Bilbao. Algunos directivos del club navarro reconocen la presión de los socios. "Aquí la derecha propuso un nacionalismo navarro y la izquierda ha coqueteado con el nacionalismo vasco pensando que nacionalismo era igual a progresismo. Y al final resulta que la derecha es más progresista sin quererlo y sin saberlo. Se hicieron concesiones con el euskera, que es la pieza fundamental de la construcción nacional vasca, que van contra la realidad de la ciudadanía de Navarra", sentencia Arteta.

Se reconocen tres navarras en una: la montaña (zona vascófona), la Navarra media ( zona mixta) y el sur, la Ribera (zona no vascófona). La diferencia entre sus extremos es tan palpable como la que existe, en términos musicales, entre el aurresku y la jota.

Convertido el navarrismo en un mecanismo de defensa contra lo vasco, lo practican todos en mayor o menor medida. Y a los socialistas se les reprocha no entenderlo. "Vamos a rebufo de UPN", reconoce José Luis Castejón, socialista y presidente del Parlamento. "Tratamos de hacer entender que apoyamos la estabilidad, pero que estamos ahí también para que UPN no haga todo lo que quiera", argumenta el secretario general de los socialistas navarros, Juan José Lizarbe. A los socialistas les cuesta tomar posición, pero practican el navarrismo: acaban de pedir la creación de la televisión navarra. "Los navarros están hartos de ver Navarra dentro de Euskadi en el mapa del tiempo de ETB", sentencia Josetxu Iriguíbel, alcalde de Huarte Pamplona por el CDN (Convergencia de Demócratas de Navarra). La propuesta tendrá el apoyo de UPN. "Uno no elige a sus enemigos. No sé cómo debe llamarse la reacción ante un vecino que quiere anexionarte a las bravas", señala Gurrea.

Este año no se convocarán oposiciones en la enseñanza porque tampoco las habrá en el País Vasco. ¿Por qué esta coincidencia? Para evitar que acudan masivamente profesores vascos.

Juan Cruz Alli, ex presidente navarro, dejó UPN para fundar CDN y pasó de 11 diputados a 3 en las últimas elecciones. "Me hicieron la cama en UPN porque les repugnaba mi chapela. El discurso de Miguel Sanz es primario. Es el no a Euskadi. Lo demás no le entra".

Su correligionario Josetxu Iriguibel está más cerca de la calle, es más rotundo en sus afirmaciones: "El ciudadano tiene la percepción de que los vascos quieren anexionarse Navarra, incluso de que, en un hipotético final del terrorismo, pueda negociarse algo a espaldas de los navarros".

Y el fenómeno alcanza al otro extremo. No es tampoco casualidad que EH dejase a un lado la ikurriña en las últimas elecciones autonómicas y se inclinase por los símbolos navarros. Se hace extraño oír a Patxi Zabaleta, su líder en Navarra, criticar a ETA.

La economía de Navarra creció el 4% en 1999, por encima de la media, como por debajo está su nivel de paro. Cuenta con tres universidades para 500.000 habitantes y un sistema sanitario envidiable: en 1998 se puso en marcha el llamado seguro sueco, por el cual uno puede operarse en una clínica privada sin coste si su lista de espera en la pública supera los 180 días.

Actualmente se debate si las autopistas deben ser gratuitas a su paso por ese territorio. "Navarra se complace en su propia opulencia. Ése es su pecado: pasó del campo a la ciudad sin mediar una revolución industrial, no tiene presencia en los momentos importantes. A consecuencia de ello falta reflexión. Y entonces se recurre a los símbolos", dice José María Romera, ex director de la Institución Príncipe de Viana.

Y los símbolos acuden al debate diario. Sin ir más lejos, Miguel Sanz presentó la pasada semana una Historia de Navarra editada por el propio Gobierno. Será un libro de consulta para la enseñanza secundaria. Es la versión UPN. La historia de Navarra da para todos.

Arzalluz o la casuística al servicio del disparate
IMPRESIONES El Mundo  6 Febrero 2000

No han sido demasiado afortunadas bastantes de las declaraciones públicas de Xabier Arzalluz en los últimos meses. Pero la de ayer se inscribe en otra categoría: la del disparate político. Decir que atacar la vivienda de un concejal del PSOE, que destrozar sedes de partidos, que incendiar nueve vehículos de Telefónica y que inutilizar cajeros en los bancos es una respuesta a «las tretas electorales» del PP es sencillamente un disparate, fronterizo a la infamia moral. También lo es decir, en referencia al apoyo de EH al Gobierno vasco, que «un apoyo parlamentario lo puede dar cualquiera». Incluso Haider o Le Pen. Arzalluz, influido por su formación jesuítica, echa mano de la casuística para justificarlo todo. Incluso la violencia si favorece un determinado objetivo político. Sus palabras son una irresponsabilidad en la actual situación vasca.

El presidente destaca el peligro del nacionalismo excluyente
L. R. A., Madrid El País 6 Febrero 2000

José María Aznar, en su presentación programática ante los populares europeos, hizo referencia al reto que tiene la Unión Europea procedente de la exclusión nacionalista étnica y el terrorismo. Aznar no se extendió ayer en este reto tal y como se le plantea desde el territorio español. Sus posiciones las ha ido desgranando desde su ácida intervención contra el nacionalismo vasco el día de la Constitución, poco después del anuncio de la ruptura de la tregua de ETA.

Tendrá una nueva oportunidad el martes en un viaje a Bilbao donde pronunciará una conferencia sobre la Constitución en el palacio Euskalduna. La visita tiene también un contenido simbólico pues presidirá una inauguración en el aeropuerto bilbaíno de Sondika, financiada por el Ministerio de Fomento, con el que pretende significar la presencia del Estado en Euskadi.

Aznar animó al ministro del Interior, Jaime Mayor, a que se presentara a estas elecciones por Vizcaya en vez de por Álava, la circunscripción por donde lo hacía habitualmente. Un factor de peso fue la posibilidad de arrancar un tercer escaño en la provincia donde el PP cuenta con probabilidades de lograrlo. Pero también contó un factor político: el PP se plantea por vez primera ser alternativa al PNV con Mayor como cabeza de cartel en la provincia vasca más populosa y en una capital en juego, Bilbao, donde el PNV aventaja en sólo 5.000 votos al PP.

Los populares se plantean como alternativa no sólo por razones aritméticas, pues ha crecido exponencialmente de dos parlamentarios autonómicos en los años ochenta a los 17 en 1998, a sólo cuatro del PNV, sino porque considera que el partido que preside Xabier Arzalluz ha perdido la centralidad en la política vasca por su deriva al radicalismo soberanista.

La reflexión de Aznar y Mayor es que los partidos no nacionalistas siempre han aupado al PNV a la presidencia del Gobierno vasco en la confianza de que guiara el proceso de paz en Euskadi. El PP ha perdido esa confianza y ahora se plantea exclusivamente la alternativa al PNV.

Atacado el piso de un concejal socialista en Navarra
El Ayuntamiento de Berriozar, gobernado por Euskal Herritarrok, "reprueba" el ataque al edil
A. INTXAUSTI, San Sebastián El País  6 Febrero 2000

Grupos de vándalos han vuelto a utilizar durante el fin de semana la gasolina y el cóctel mólotov para destruir bienes materiales y atacar propiedades de militantes socialistas en el País Vasco y Navarra. En la localidad de Berriozar, próxima a Pamplona, la familia del concejal socialista Rafael Pulido se despertó con el incendio que ocasionaron una bombona de cámping gas y una botella de gasolina colocadas en las proximidades de su vivienda. Los daños en el inmueble fueron escasos, al contrario que en Rentería (Guipúzcoa) donde los saboteadores provocaron la noche del viernes un incendio en un aparcamiento subterráneo que destruyó diez furgonetas de Telefónica y afectó a otros 50 vehículos y a la estructura del estacionamiento. La cadena de ataques se cerró la madrugada de ayer cuando tres encapuchados arrojaron artefactos incendiarios al interior de la sede socialista de Urnieta, en Guipúzcoa.

La Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Berriozar, presidida por José Manuel Goldarazena (EH), "reprobó" unánimemente el atentado contra su compañero de corporación porque lo consideran un ataque "al trabajo común llevado a cabo en el Ayuntamiento entre todos los grupos políticos". Los portavoces suscribieron un escrito en el que aseguran que, "al margen de las diferencias políticas", apuestan por "el diálogo como única herramienta para solucionar los graves problemas que afectan a nuestra sociedad".

El secretario de los socialistas guipuzcoanos, Manuel Huertas, dijo ayer que la violencia callejera y la impunidad de quienes la practican hacen que la situación en Euskadi sea "bastante más peligrosa" que en Austria; "allí predican y aquí actúan".

Por otra parte, la vicelehendakari, Idoia Zenarruzabeitia, dijo ayer en San Sebastián que el Gobierno vasco está dispuesto a desarrollar políticas conjuntas con EH, " siempre y cuando desaparezcan este tipo de actuaciones de kale borroka". En declaraciones a Radio Euskadi, indicó que el Ejecutivo "no admite y condena todo este tipo de actuaciones porque van en contra de nuestra sociedad".

Julián Marías: «Ser español es una manera de instalarse en la vida» 
MADRID. José María Ortiz ABC  6 Febrero 2000

Sólo le molesta que algunos libros muy aburridos pesen cinco kilos, y que los universitarios pierdan el interés por el estudio redactando tesis larguísimas. Por lo demás, sigue trabajando con entusiasmo, abarrotando salas de conferencias, dirigiendo cursos y publicando. «Ser español», gavilla de textos dispersos, reaparece en edición ampliada de Planeta para repasar la historia de una vocación: España.

-¿Qué añade este libro a obras suyas tan redondas como «España inteligible»?

-Bueno, ese es un libro distinto, unitario. Esto es una colección de ensayos, escritos en diversas épocas, que tienen que ver con cómo ser español, con los modos de serlo, con unas cuantas figuras españolas, o con la personalidad cultural de España. «España inteligible» daba una visión global, y es el libro que más me alegro de haber escrito, porque en él muestro que es un país inteligible, lejos de lo que se ha dicho, de que es conflictivo. Si uno lo mira bien, desde dentro, desde su génesis, es quizá más racional que otros países. Alguien decía en broma: «Qué pez tan raro». Y no, es que no es un pez; es un pájaro. Y si usted lo mira como pájaro, verá qué bien se entiende. Y a España la han mirado como a otros países europeos, que tienen otra génesis, otras características. Pero España es muy coherente, desde antes de ser España, cuando era Hispania, una provincia romana con mucha personalidad. Eso es lo que muestro yo en este libro.

LA HISTORIA MENOS VIOLENTA
-Por otra parte, la diversidad de España, que podría parecer uno de sus rasgos más originales, tampoco es mayor que la de otros países.

-No, es menor. Lo que pasa es que la diversidad existe porque hay regiones con fuerte personalidad. Pero son regiones de España, que ha sido una unidad. En la Alta Edad Media, con toda Europa fragmentada, hay dos grandes países: el Imperio Bizantino y la España visigoda. Viene luego la invasión musulmana. La Reconquista trata de restablecer esa unidad de la Monarquía visigoda. El resultado son los reinos, condados, principados, que se van uniendo. Hasta la unión de Castilla y Aragón, que forman la primera nación que ha habido. Antes no había naciones.

-¿Qué es ser español hoy?

-Creo que consiste en tener una instalación en la vida. Los grandes países europeos son formas de instalarse en la vida, como variedades de lo europeo. Cuando maduran las naciones, en el XVI y XVII, se empiezan a diferenciar, y tienen una cierta manera de instalarse, que va cambiando, como la aventura humana. A veces hay crisis muy profundas en un país. Mire a los ingleses: han estado matándose entre sí durante siglos.

-Y pasan por el paradigma cívico.

-En 1688 deciden entenderse, vivir más razonablemente, convivir. Pero su historia es de una violencia... La historia española, en su conjunto, es la menos violenta de Europa. Con gran diferencia. Hemos tenido violencia reciente, en el XIX y en el XX. Hay un capítulo en este libro, escrito en 1980, por el que tengo mucho interés: «La guerra civil ¿cómo pudo ocurrir?» Me quedé solo en casa, en Semana Santa, mis hijos se habían ido y yo entré en cuentas conmigo. Me pregunté: ¿cómo pudo ocurrir? Porque si a uno le hubieran preguntado en 1933 por una guerra, la respuesta hubiera sido: «está usted loco». Después del 34 y lo de Asturias, ya la respuesta no hubiera sido la misma.

-Los gérmenes de esa violencia en nuestra historia, ¿perviven aún hoy?

-Creo que muy poco. No hay ni la menor posibilidad de algo parecido.

HISPANOAMÉRICA
-¿Cuál es hoy la vocación del país? -Pues hay vacilación. Los españoles hemos estado fuera de las instituciones europeas. Ahora en cambio España es muy consciente de su vinculación a Europa, lo cual le hace olvidar la otra vinculación: Hispanoamérica. Porque a España le ha pasado Hispanoamérica, y a Hispanoamérica le ha pasado España. La expresión «las Españas» era excelente. Pero el español medio sabe poco de América.

-Escribe usted que se destruye la imagen de España, pero no España misma. ¿Cómo es eso posible?

-Porque hay una falsificación deliberada de la historia. Por una parte por motivos nacionalistas, que inventan una historia que no ha existido jamás. Y por otra parte, por partidismo político, se desfigura la historia reciente. La imagen que se da del siglo que estamos terminando casi siempre es enormemente falsa.

Responsabilidad democrática
FERNANDO SAVATER El País 6 Febrero 2000

Si somos demócratas, ¿por qué no vamos a respetar el derecho de los votantes austriacos a elegir a Jörg Haider y auparlo junto con su partido al Gobierno del país? Por lo visto eso es lo que quiere la mayoría, y la democracia es precisamente cuestión de mayorías, ¿o no? Pues no, no solamente. En democracia se decide por mayoría, pero dentro de unos principios fundamentales que no están sometidos a voto: por ejemplo, el respeto a las libertades individuales y a la no exclusión de nadie en razón de su sexo o raza, la garantía de los derechos educativos, laborales y de protección social que permiten la ciudadanía, etcétera. El racismo no puede ser democrático aunque lo apruebe el 95% de los votantes; la abolición de la educación general obligatoria o de la sanidad pública, tampoco. A mi juicio -perdonen la intrusión- tampoco la pena de muerte. En una palabra, la democracia moderna no consiste solamente en un mecanismo electoral para elegir y deponer a los gobernantes sin necesidad de revoluciones, sino también en un conjunto de valores políticos. Una Unión Europea en la cual se aceptasen gobiernos programáticamente racistas o genealógicamente étnicos o aniquiladores de los derechos sociales, por mucho respaldo electoral que tuviesen en sus países, no sería democrática sino hueca y bárbara.

Lo que más me preocupa del caso austriaco -¡ay, Thomas Bernhard, cuánta razón tenías!- no es Haider, ese vulgar desaprensivo sin mejor ideología que el afán de poder, sino sus votantes. Porque precisamente en democracia la responsabilidad de la política nefasta no es sólo culpa de los arribistas y aspirantes a tirano sino sobre todo de esos pésimos políticos, los ciudadanos que los eligen. Aún más cuando, como en Austria, no se trata de un pueblo inculto ni atrasado. Nos dicen, quizá con razón, que cuantas más presiones internacionales se hagan contra Haider más se le reforzará dentro de su país. ¿No es significativo este repliegue reaccionario en la vanidad nacionalista, siempre a favor de lo peor sea en el caso Haider, en el de Pinochet, en el de ETA o en el de Fidel Castro? Dijo en una ocasión Jörg Haider: "Si la política no se construye sobre principios étnicos, entonces la humanidad no tiene ya futuro". Entendido, pues: la primera convicción democrática será que el futuro de la humanidad depende de que la política no se construya sobre principios étnicos.

 

Recortes de Prensa   Página Inicial