AGLI

Recortes de Prensa   Miércoles 16 Febrero 2000
#Pasatiempos vascos
Z. RANA La Estrella  16 Febrero 2000

#Unos y otros
EDUARDO HARO TECGLEN El País  16 Febrero 2000

#Los tres mundos
EUGENIO TRIAS El Mundo 16 Febrero 2000

#Almunia replica a Pujol y le pide que lea su programa sobre el catalán
E. C., Barcelona El País  16 Febrero 2000

#Almunia promete en Barcelona que el instituto Cervantes también se preocupará del catalán
BARCELONA. Ángel Marín ABC  16 Febrero 2000

#Nota del Editor:
16 Febrero 2000

#Botín presentó en Alicante dos proyectos de la Biblioteca Virtual «Miguel de Cervantes»
ALICANTE. D. A. ABC  16 Febrero 2000

Pasatiempos vascos
Z. RANA La Estrella  16 Febrero 2000

"¡Feliz, dichoso si llego a tener muchos enemigos que lo sean de la Iglesia, muchos que lo sean de Bizkaya! Sólo entonces podré llamarme, con razón, católico y patriota".

Lean con atención el texto que va más arriba. Vuélvanlo a leer y marque una cruz junto al nombre del que consideren su autor:

Sabino Arana                ( )
Xavier Arzalluz            ( )

Arnaldo Otegui             ( )

Si no ha colocado la cruz en ningún casillero, es usted sueco. Prosiga su navegación por Internet.

Si ha colocado la cruz en el correspondiente a Sabino Arana, autor del texto entrecomillado, es muy posible que sea usted nacionalista vasco. Enhorabuena.

Si ha colocado la cruz en cualquiera de los tres recuadros, o en más de uno, está usted en condiciones de sumarse a la iniciativa de "¡Basta ya!" -un grupo de intelectuales vascos- y acudir a la manifestación contra ETA en San Sebastián.

Unos y otros
EDUARDO HARO TECGLEN El País  16 Febrero 2000

Nos exaltamos ante cualquiera de los horrores diarios y hacemos comparaciones irreales. Los intelectuales vascos comparan la situación de su ámbito con la de El Ejido y los inmigrantes, y no es verdad. Son infiernos distintos: ellos tienen escapatoria, vivienda, salarios, país. Son de la raza de sus perseguidores, si es que esa raza existe: quizá eso sea mentalmente más dramático. Aun en los miserables que apalean o incendian las casas de los inmigrantes veo unas razones obscenas, económicas y sociales: tener un trabajo esclavista, mantener el terror para ganar más dinero. Veo una región de las que el eufemismo llama "deprimidas", por no decir de pobreza antigua.

No veo eso en el nacionalismo vasco, ni en ningún nacionalismo excluyente que protagonicen los ricos: salvo una base de superioridad idiota, de instinto arcaico, como puede serlo su idioma. Comparan a Arzalluz con el austriaco Haider, y yo creo que es peor: Arzalluz tiene un poder y una tribuna, y una capacidad de exaltación de ánimos y de veneno aranesco, de Sabino Arana, que domina desde hace cien años unas mentes pobres. Como sea, ese problema existe, y tampoco veo que con la doctrina de Mayor (o sea, de Aznar) haya posibilidades de resolver esa cosa que se ha convertido en problema agudo. Y del que estamos haciendo un nido de víboras verbales: palabra como áspid, mentira tras mentira, encubrimiento continuo de las situaciones.

No querría yo que estas personas a las que admiro, y que están exasperadas por el daño que les hacen y a cientos de miles de ciudadanos, perdieran su riqueza propia que es la del lenguaje y el libre examen. Es el peligro de todos los "antis": que una barbarie tangible nos puede llevar a una dilatación de nuestra propia negativa. Cuando hablo con alguno de ellos, me cuesta trabajo dialogar, y eso que parto del principio de la solidaridad absoluta con ellos, y también de la más clara condena de los ataques cotidianos: no hablemos ya de los asesinatos.

Aun así, yo preferiría ser intelectual vasco antes que inmigrante en El Ejido; o en Madrid y sus chabolas y sus barrios inventados por un alcalde despectivo. O en Cataluña, o en el País Vasco. Aunque siempre están algo mejor que en su propio país. Yo empezaría por no ser vasco, como empecé hace muchos años por no sentirme español: para nada. En cuanto a intelectual, la palabra se ha ido haciendo más confusa cada año.

Los tres mundos
EUGENIO TRIAS El Mundo 16 Febrero 2000

Hegel decía que la filosofía es «la rosa en la cruz del presente». La rosa está aquí mismo: hic Rhodus, hic salta. Aquí está Rodas; aquí hay que saltar. La rosa nace y florece, y esparce su aroma y su colorido, en la intersección o cruce del acontecimiento que nos es contemporáneo.

Los conceptos se distinguen, por su extensión, en universales, particulares y singulares. Estos tres niveles no se hallan por necesidad en armonía y concordia. Más bien pueden mostrar conflictividad y desacuerdo. La caracterización de lo particular puede derivar por reacción (defensiva) de la propensión devoradora de lo universal. Aunque también esta fuga hacia adelante por la vía universalista puede ser una lógica y astuta forma de huir del corto vuelo de las instancias particulares. Y lo singular puede revelarse de tal o cual modo en función también de los acosos y envites de las instancias particulares y universales.

La realidad contemporánea es la cruz y el cruce, o la intersección, de tres mundos. Un primer mundo al que llamaría escuetamente el mundo, tomado éste en su máxima universalidad (y por tanto en su forma más extensiva y dispersa). Un segundo mundo al que llamaría el «mundo de vida», o entorno particular que constituye el contexto en el cual se desempeña cierta forma de vida con su peculiar «juego lingüístico». Y por último el mundo propio y personal, ese mundo que es «mi mundo».

El primer mundo, máximamente universal, se presenta de modo obsceno y espontáneo como un casino global en el que todos los acontecimientos se hallan inter-relacionados, siendo sobre todo la razón en su forma tecno-científica, convenientemente sacralizada, bien entramada con el gran complejo financiero, empresarial y político el que constituye su motor. Le llamo casino global por la falta de controles cívicos que sobre él puede tenerse, o por el modo espontáneo y azaroso en que surge al compás de la dinámica de las gigantescas instancias empresariales, financieras y tecnológicas que lo conducen. Todo ello posibilitado por el gran motor tecnológico hoy dominante, relativo a la información y a las comunicaciones.

Todo lo cual presenta un modo «instrumental» de inmanente racionalidad en su funcionamiento y en sus hábitos, a despecho del movimiento en cierto modo ciego que lo dirige. Esa «aldea global» tiene la virtud, o el vicio, de provocar un general desarraigo que afecta y altera el plano de lo particular (segundo mundo), que en consecuencia reacciona espontáneamente a ese proceso mediante la constitución de núcleos endurecidos de atroz particularismo.

En relación al segundo mundo, o al plano de lo particular, o de la pluralidad diversa y dispersa de «mundos de vida», con sus formas propias culturales y cultuales, con sus hábitos de creencia y expresividad simbólica, o con sus tramas de narración, memoria y relato, ese acoso y asedio de lo global, o ese «universalismo» amenazante, da lugar a un espontáneo cultivo y culto de lo que puede llamarse el santuario local. El cual propende a una autoafirmación excluyente de la propia identidad, de manera que queda perturbada la relación de alteridad con otras comunidades. Ese santuario halla su forma ideológica a través de integrismos religiosos, en multitud de formas nacionalistas radicales, o en manifestaciones xenófobas y racistas.

Y en relación al tercer mundo, o al plano más intenso y menos extenso que se está aquí considerando, el personal y subjetivo, esa doble acometida del casino global que parece deglutir el primer mundo, y del santuario local que se enseñorea del segundo, da lugar a un individualismo de la desesperación como forma espontánea de responder a ese doble y amenazante envite.

Y sin embargo los tres mundos presentan posibles simientes con las cuales se podría hacer nacer y crecer, en la cruz del presente, la rosa (filosófica) de una posible propuesta de naturaleza ideal; relativa por tanto a lo que, pudiendo llegar a ser, sería deseable que existiera.

Y así el primer mundo ofrece un carácter ecuménico que nos sensibiliza en nuestra común condición humana solidaria, a despecho de tanto particularismo excluyente. Y el segundo mundo ofrece una sensibilidad nueva y fresca en relación a la diversidad y necesaria pluralidad de formas de vida y cultura, o de cultivo y culto, o de comunidad simbólica (de narración, memoria, relato), que a despecho de sus extravíos, puede salvaguardarnos del proceso de radical desarraigo al que propende el imparable tornado globalizador de las instancias supuestamente «racionales» (las que dominan en el primer mundo, o en la escala más universalista). Y el tercer mundo nos advierte respecto al carácter imposible de reducir de nuestra realidad y experiencia como personas, internamente complejas y abiertas a relaciones, en superación del individualismo espontáneo en que esa forma de concebirnos como sujetos nos tienta y nos instiga en razón del doble acoso del santuario local y del casino global.

De manera que de las raíces reales de la cruz de nuestra contemporaneidad pueden brotar y florecer algunas indicaciones en relación a una posible propuesta filosófica (por necesidad ideal). Pero se trata entonces de una idea que tiene su raíz y sus simientes en la propia realidad. Del ecumenismo relativo al primer mundo (o plano de lo universal) puede desprenderse un concepto renovado y fronterizo relativo a nuestra humana conditio, así como una corrección y torcedura crítica o una Razón excesivamente encumbrada y sacralizada, pero a todas luces irrenunciable. La idea de una razón que asume su propio límite puede, entonces, como razón filosófica, iluminar la expansión misma de los grandes agentes de una razón excesivamente abocada a la «instrumentalidad», o sus formas sociales «burocráticas» de encarnarse, o que termina configurándose como un «engranaje» que pone todas las cosas a disposición de su propio funcionamiento, sin otra finalidad que éste.

Del particularismo propio del segundo mundo (o plano de lo particular) puede surgir una conciencia viva de la compatibilidad de esa conciencia solidaria y ecuménica, propiciadora de un nuevo humanismo de la libertad, con la pluralidad diversa y dispersa de esas comunidades simbólicas que se manifiestan de diverso modo, pero que siempre son comunidades de recuerdos, de relatos, de narraciones; y que quizás en el ámbito de la espontánea o cultivada expresividad simbólica propia de la creación artística, o de la relación re-ligiosa con el misterio a través de formas simbólicas adquiere su propio carácter más prístino y evidente. Esas comunidades de relatos y recuerdos deben ser concebidas en su interna complejidad, y en su posible engarce adulto con otras comunidades ajenas (en vez de autoafirmarse en una impoluta identidad previamente construida o fantaseada).

Y por último, del individualismo desesperado (que también aparece en ocasiones en forma obscena y salvajemente cínica) puede surgir la simiente de una conciencia subjetiva personal que asume la complejidad inherente a toda subjetividad: el natural limítrofe, y por ello desdoblado, de todo sujeto (que es siempre, como sabía Wittgenstein, «un límite del mundo»). Y que como tal sujeto personal singular puede reencontrarse en armonía posible con una pluralidad electiva de comunidades simbólicas (de religión, de arte, de relato y de narración) y con un horizonte ecuménico, mundial, que facilite la conciencia humana común.

Es responsabilidad de la filosofía virar el pensar único en pensamiento crítico, atento siempre a la crisis. Y ésta se manifiesta, en nuestra realidad contemporánea, por ese cruce crítico de tres mundos que en su modo obsceno se presentan como global casino, particular santuario y desesperada conciencia «atómica» de individuos envueltos en el vacío. Pero de ese Horror podría quizá brotar una posible simiente de conciencia humana fronteriza (primer mundo), asentada en comunidades electivas de relato, memoria y simbolismo (segundo mundo), y singularizada radicalmente en la persona que cada uno, amodo de microcosmos, encarna y materializa (tercer mundo).

En el supuesto de que los tres mundos son dimensiones del único mundo existente: ese mundo que es mi mundo, o el mundo «tal como me lo he encontrado» (Wittgenstein).

Eugenio Trías es filósofo y miembro del Consejo Editorial de EL MUNDO.

Almunia replica a Pujol y le pide que lea su programa sobre el catalán
El candidato socialista rechaza que se le identifique con Vidal-Quadras
E. C., Barcelona El País  16 Febrero 2000

El apoyo al catalán, como a todas las demás lenguas que se hablan en España, es uno de los compromisos que figuran en el programa electoral del PSOE. Lo recordó ayer el propio Joaquín Almunia en Barcelona, en respuesta a las descalificaciones con que Jordi Pujol se refirió días atrás a las propuestas del PSOE en materia autonómica. Almunia pidió al presidente catalán que antes de opinar sobre sus conferencias, las lea. Y explicó que, para facilitarle la tarea, le ha enviado la que dio el día 11 sobre el desarrollo autonómico.

Al candidato socialista a la presidencia del Gobierno no le gustó que el presidente de la Generalñitat de cataluña, Jordi Pujol, le equiparara con el eurodiputado del Partido Popular (PP) Alejo Vidal-Quadras. El dirigente nacionalista atacó a Almunia por haber comparado la kale borroka [lucha callejera] que practican en el País Vasco los jóvenes afines a ETA con la política lingüística en Cataluña. "Eso es una barbaridad y los catalanes no lo admitimos", dijo Pujol, y agregó que al realizar estas comparaciones, Almunia "actúa como un Vidal-Quadras cualquiera".

El candidato del PSOE subrayó ayer en Barcelona que el programa electoral de los socialistas propone dar un "impulso federal" al desarrollo autonómico y este impulso incluye también el apoyo a la diversidad cultural y lingüística. Ésta fue la orientación de la conferencia que dio el viernes pasado en la sede de la Fundación Ortega y Gasset y que ha remitido a Pujol.

Fomento de las lenguas
Joaquín Almunia presentó anoche en Barcelona el programa de política deportiva ante unos 400 representantes de entidades, federaciones y gestores deportivos. Antes del acto celebrado en el Palau Sant Jordi, Almunia respondió a Pujol: "Me da la impresión de que [la conferencia] no se la había leído, o se la habían contado mal", dijo. Por esto, quiso reiterar su posición. "Mi programa dice que los socialistas, al igual que hicimos en el pasado, cuando lleguemos al Gobierno queremos fomentar en toda España el conocimiento y el uso de todas las lenguas que se hablan en ella. El castellano y el euskera, el catalán y el gallego".

Almunia se refirió ayer también a esta cuestión en una entrevista emitida por Radio Nacional, en la que aseguró que las palabras que provocaron la reacción de Pujol no se referían a Cataluña. "Yo no hablé de Cataluña", explicó; "simplemente dije algo tan obvio como que cada español tiene derecho a hablar en la lengua que prefiera sin verse coartado o sometido por nadie por el hecho de hablar en catalán, en euskera, en gallego, en castellano o en lo que quiera".

El secretario general del PSC-PSOE, Narcís Serra, atacó también a Pujol por descalificar la propuesta de Almunia. "Nunca hasta ahora, en 20 años largos de democracia, el candidato de un partido estatal había hecho una oferta de avanzar en el desarrollo federal de la Constitución", destacó Serra. El dirigente del PSC lamentó que en vez de atender a las expectativas de la oferta socialista, Pujol prefiera "destruir la capacidad de debate" lanzando descalificaciones sobre el candidato del PSOE a La Moncloa.

Políticas lingüísticas
Las palabras textuales de Almunia que provocaron los ataques del jefe del Gobierno catalán fueron las siguientes: "Cuando vemos con qué saña persigue la kale borroka a quienes no son nacionalistas en Euskadi, o cuando en otro plano se tratan de imponer políticas lingüísticas que fuerzan la libertad y restringen los derechos de los castellanohablantes, reivindico a los responsables gubernamentales de esas nacionalidades la tolerancia y el respeto que les brindamos y que les garantizo en el conjunto de España".

Almunia había señalado antes del acto político celebrado en el barcelonés Palau Sant Jordi que Pujol, en esta campaña electoral, está "un poco descentrado". "La polarización entre la izquierda y la derecha", afirmó el líder del PSOE, "no le sienta muy bien y se le ve un poco descolocado".

Almunia promete en Barcelona que el instituto Cervantes también se preocupará del catalán 
BARCELONA. Ángel Marín ABC  16 Febrero 2000

El candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Joaquín Almunia, afirmó ayer en Barcelona que encargará al instituto Cervantes «que se preocupe del resto de las lenguas que se hablan en España además del castellano», si los socialistas gobiernan después de las elecciones del 12-M. En cuanto a la polémica lingüística con CiU, Almunia emplazó a Pujol a «leer mi conferencia y mis propuestas lingüísticas antes de opinar» con el fin de zanjar este asunto.

En su visita a la capital de Cataluña para presentar las propuestas del PSOE en el ámbito deportivo, el candidato socialista aseguró ayer que «he enviado el texto de mi conferencia a Pujol» con el fin de acabar con la polémica abierta entre socialistas y nacionalistas por cuestiones lingüísticas.

El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, comparó a Almunia con el eurodiputado del PP, Aleix Vidal-Quadras, y afirmó que «comparar la situación lingüística de Cataluña con la “kale borroka” es una barbaridad, y los catalanes no lo admitimos».

El secretario general del PSOE aseguró que «en mi programa electoral se propone fomentar el uso y el conocimiento de todas las lenguas que se utilizan en España», y afirmó que «encargaré al instituto Cervantes que se preocupe de todas ellas (gallego, catalán y euskera), además del castellano, si el PSOE gobierna en España después de las próximas elecciones generales.

Almunia insistió en que los dirigentes de CiU «deberían escuchar o leer mi conferencia sobre materia lingüística antes de opinar», y señaló que la polémica abierta con los nacionalistas catalanes es fruto de que al señor Pujol no le han contado bien lo que yo dije».

El candidato socialista apuntó que él sólo defendió «algo tan obvio y tan sencillo como que cada español tiene el derecho de hablar en la lengua que prefiera sin verse coartado o sometido por nadie».

Nota del Editor:
16 Febrero 2000

Almunia (del árabe al-munya, el huerto), sustantivo femenino. Huerto, granja. Nos quiere llevar al huerto de su gigantesca empanada mental.

Botín presentó en Alicante dos proyectos de la Biblioteca Virtual «Miguel de Cervantes» 
ALICANTE. D. A. ABC  16 Febrero 2000

El presidente del Banco Santander Central Hispano, Emilio Botín, inauguró ayer en la Universidad de Alicante dos nuevos proyectos de la Biblioteca Virtual «Miguel de Cervantes»: el buscador de Bibliotecas del Mundo y la Biblioteca de Voces. Botín y el rector del Campus alicantino, Andrés Pedreño Muñoz, anunciaron un plan conjunto de presentación en Iberoamérica.

Emilio Botín accedió al Campus de San Vicente acompañado de varios directivos del Banco Santander Central Hispano en la Comunidad Valenciana. Fue recibido por el rector de la Universidad, Andrés Pedreño Muñoz, y por la vicerrectora, Ana Laguna. El banquero cortó la cinta de acceso simbólico al recinto poco después de las tres y media de la tarde y declaraba inaugurados dos espectaculares proyectos de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes: el Buscador de Bibliotecas del Mundo y la Biblioteca de Voces.

Emilio Botín y Andrés Pedreño recorrieron las instalaciones antes de mantener una entrevista. A continuación escucharon los cuatro primeros capítulos del «Quijote», leídos por el actor de doblaje Camilo García, quien pone su voz a disposición de los mejores actores extranjeros del momento. Asimismo, escucharon algunos de los poemas de Mario Benedetti, declamados por el autor, y textos de Nicolás Guillén, con registros de voz del poeta facilitados por la Fundación que lleva su nombre.

Estos cuatro servicios forman parte de un completo plan de divulgación del patrimonio cultural hispánico con extensión a todas las lenguas de referencia.

Por lo que respecta al proyecto Bibliotecas del Mundo, es ésta la elaboración de una forma continua e interactiva de la más importante base de datos del mundo sobre recursos existentes en la red relacionados con digitalización, bibliotecas, cultura hispánica, etcétera. Este directorio pone, a partir de hoy, a disposición de los internautas casi tres mil enlaces clasificados y seleccionados con comentarios específicos.

Se puede acceder a información muy útil a través de enlaces con todo lo relacionado con bibliotecas virtuales, centros de textos electrónicos, revistas digitales, libros electrónicos, etcétera.

La Biblioteca de Voces, denominada «La biblioteca que habla», cuenta ya con sesenta poemas recitados por Mario Benedetti y Nicolás Guillén. Numerosas personas con problemas de visión han podido gozar oyendo «Mujer nueva» o «Nieve» en la cadencia de éste último y saborear el ritmo uruguayo de Benedetti en «Ahora todo está claro» o «Botella al mar». Este proyecto se ha iniciado con el objetivo de facilitar el acercamiento a los textos inmortales de nuestro patrimonio bibliográfico a aquellos usuarios que no pueden leer.

Recortes de Prensa   Página Inicial