AGLI

Recortes de Prensa   Martes 29  Febrero 2000
#A Arzalluz
ERASMO El Mundo 29 Febrero 2000

#Nacionalismo, fratricidio y memoria
PALOMA AGUILAR FERNÁNDEZ El País 29 Febrero 2000

#El espía
JAIME CAMPMANY ABC 29 Febrero 2000

#La foto de la polémica: Cuba debe una explicación a España
IMPRESIONES El Mundo 29 Febrero 2000

#El Foro de Ermua se solidariza con López de Lacalle
El Mundo 29 Febrero 2000

#JOSE LUIS LOPEZ DE LACALLE / ANALISTA POLITICO«Yo no he vivido nunca en un régimen de libertad»
RAFAEL HERRERO El Mundo 29 Febrero 2000

#EEUU cuestiona la política lingüística de la Generalitat
XAVIER MARGARIT El Mundo 29 Febrero 2000

#Incendiados el coche y la casa de dos ediles socialistas en Vizcaya
EFE, Bilbao El País 29 Febrero 2000

#El etarra Baldo, sentenciado a 24 años de cárcel por depósito de armas
J. Y, Madrid El País 29 Febrero 2000

#Las distribuidoras fuerzan la retirada del decreto sobre el doblaje al catalán
Barcelona EL PAÍS 29 Febrero 2000

#La Generalitat se plantea no aplicar el controvertido decreto de doblaje
BARCELONA. María Güell ABC 29 Febrero 2000

#La RAE y el Instituto Cervantes crean el primer Diccionario normativo de «dudas» panhispánico
MADRID. Antonio Astorga ABC 29 Febrero 2000


 

 

A Arzalluz
ERASMO El Mundo 29 Febrero 2000

Este hombre que hace años fue hombre bueno, parece haber sucumbido a la obcecación que sugiere su desaforada y prognática mandíbula de rottweiler. Si la resbaladiza realidad no se acomoda a sus diseños, se eleva a lo sobrenatural, donde la línea recta nunca es la distancia más corta entre dos puntos: el coche bomba y el telemando que lo activa. ¿Y? Euskadi, equidistancia y geometría variable.

Nacionalismo, fratricidio y memoria
PALOMA AGUILAR FERNÁNDEZ El País 29 Febrero 2000

Cuando Xabier Arzalluz culpa al Cesid y a oscuras tramas supuestamente urdidas desde el Ministerio del Interior de los eslóganes que se corearon en el funeral de Buesa, ¡cuánto nos recuerda a Franco! Cuando el general en grado sumo atribuía a conspiraciones judeomasónicas y al comunismo internacional las campañas de protesta que surgían en Europa contra, por ejemplo, la ejecución de Grimau, utilizaba la misma lógica. De forma parecida explicaron el dictador y sus secuaces sucesos como el que vinieron a denominar "contubernio" de Múnich y muchos otros. Arzalluz y Otegi también nos recuerdan a Fidel Castro cuando éste alude a las conspiraciones de los "gusanos" y del "imperialismo yanki" como toda explicación de la situación crítica por la que atraviesa Cuba. Esta actitud refleja el talante autoritario de quienes se empeñan en no reconocer los errores propios y en contraponer a las críticas que reciben una visión conspirativa y paranoica de la realidad. Con este paralelismo no se pretende "demonizar" a Arzalluz. A estas alturas debería resultar obvio que Arzalluz se demoniza solo.

Tres gritos se profirieron el jueves con especial intensidad. Uno de ellos era "Ibarretxe dimisión", y hemos sabido, por EL PAÍS del día 25, que fue coreado (e impreso en carteles y distribuido en fotocopias), entre otros, por vascos de ideología izquierdista y otrora nacionalista. Las segundas voces que se oyeron con extrema claridad se preguntaban, retóricamente, "Arzalluz, ¿dónde estás?", y lo cierto es que Arzalluz no estaba. No hace falta ninguna conspiración orquestada por nadie para que su ausencia, en un acto de duelo de tal envergadura, suscitara la airada protesta de los allí reunidos. Esa misma mañana, en la capilla ardiente, Arzalluz había mostrado la más insultante de las indiferencias a los dolidos compañeros de partido de Buesa. ¡Ay, si hubieran sido éstos los que, en un improbable funeral de un parlamentario nacionalista, víctima de un atentado terrorista, se hubieran conducido de igual forma!

El tercer grito, el más abundantemente escuchado y, sorprendentemente, el menos comentado, era el de "Libertad, libertad, libertad". Para muchos de nosotros, sin embargo, resultó ser el más escalofriante, pues nos devolvía a tiempos que creíamos superados. Cuando menos, a la transición, en la que tantas veces se coreó el lema "Libertad, amnistía y estatuto de autonomía". Esta demanda triple tuvo la extraña virtud de hacerse realidad: hubo amnistía (hasta el punto de que llegó a no haber ni un solo preso de ETA en la cárcel), hubo estatutos de autonomía (más de los previstos y mucho más generosos de lo que lo habían sido en los años treinta) y hubo, o al menos eso creíamos, libertad.

Hace poco, no obstante, tuve la ocasión de hacer una investigación con varias encuestas del CIS y uno de los datos que más perplejidad me suscitó fue el siguiente: los ciudadanos de la Comunidad Autónoma Vasca son los que menos libres se sienten para expresar sus ideas en público. La pregunta en cuestión rezaba: "Hoy, en España, ¿puede la gente expresar libremente sus opiniones políticas o es mejor andarse con cuidado?": aproximadamente un 65% del conjunto consideraba que la libertad de expresión era posible, pero en el País Vasco sólo un 40% pensaba así, y un 45% sostenía que "era mejor andarse con cuidado". Algo muy importante nos están diciendo estos datos, y más aún si los ponemos en el contexto de una sociedad que ahora grita en las manifestaciones a favor de la libertad.

El 6 de enero, Sol Alameda hacía una entrevista, publicada en el suplemento dominical de EL PAÍS, al cocinero donostiarra Martín Berasategui. En un momento de la entrevista, alguno de cuyos fragmentos me van a permitir que reproduzca, se le preguntaba por la cocina vasca no estrictamente guipuzcoana, y, en concreto, por la alavesa, a lo que el entrevistado respondía diciendo que era: "Distinta, con otros productos. Es una gran cocina de productos y con una personalidad que han cogido de la elegancia guipuzcoana y el sabor algo más fuerte de lo que está pegado a Álava"; ante lo que preguntaba la entrevistadora, algo sorprendida: "¿Se refiere a Castilla?", y él respondía: "Pues sí, es una mezcla. Pero eso no lo pongas"; y ella preguntaba, cada vez más perpleja: "¿El qué?"; y él respondía: "Diría que es una cocina elegante y con sabores más pronunciados"; y ella: "Por qué no quiere decir que está influida por sus vecinos"; y él: "Es que no me gusta que nadie se sienta mal por lo que yo pueda decir"; y ella, sensatísima: "¿Y decir eso es como para que alguien se sienta mal? Ha dicho que la cocina alavesa tiene influencias castellanas, una cosa normal entre vecinos. Supongo que la guipuzcoana tiene influencia francesa"; y él, lacónico: "Sí".

El nivel de paranoia, de demonización de lo castellano y de temor a llamar a las cosas por su nombre es evidente en esta reacción espontánea. Lo que el cocinero teme no es reconocer una influencia gastronómica castellana en la cocina alavesa, pues sobre eso no tiene ninguna duda, sino que dicho reconocimiento pueda ofender a otras personas (!). Es un ejemplo del componente de purismo racial e intolerancia presente todavía en el discurso nacionalista vasco actual. En un mundo que hoy predica la mezcla, la fusión y la diversidad, parte del relato nacionalista vasco sigue anclado en clichés anacrónicos, exaltadores de lo homogéneo, lo igual y lo no contaminado que tanto deben a su padre fundador. La página web oficial del PNV contiene algunos ejemplos: "El Pueblo Vasco, conformado como tal desde entonces, con su propia cultura e idioma (...), ha logrado sobrevivir manteniendo su propia identidad. Viendo a lo largo de milenios aparecer y desaparecer otras culturas, reinos e imperios que la pusieron en peligro. Celtas, iberos, romanos, bárbaros, árabes, fueron escribiendo sus líneas en las páginas de una historia que raramente se ocupaba de los 'persistentes' vascos".

Mientras que las derechas e izquierdas españolas parecían haberse puesto de acuerdo, a la muerte de Franco, en que la reconciliación nacional era la meta política por excelencia, parte del discurso nacionalista vasco no sólo no reconocía dicha culpabilidad, sino que consideraba que eran el resto de las fuerzas políticas quienes estaban en deuda con los vascos por haber sido éstos quienes más habían sufrido tanto durante la guerra como durante la dictadura.

¿Cómo y cuándo se construye este argumento? Tras los titubeos iniciales ante el estallido de la guerra civil, en el PNV triunfó la corriente posibilista que veía en la alianza con el bando republicano una oportunidad para conseguir el Estatuto. El aspecto más problemático de esta alianza era que, por motivos religiosos y psicológicos, muchos nacionalistas tenían más en común con el requeté carlista -que contribuyó al bando franquista con 40.000 voluntarios procedentes de Navarra y el País Vasco- que con los socialistas, comunistas y anarquistas de las filas republicanas. El sector más integrista del nacionalismo, personificado por el propio hermano de Sabino Arana, Luis, y por Elías Gallastegui (alias Gudari), recomendaba a los nacionalistas mantenerse al margen de la "guerra de los españoles".

La propia marcha de la guerra permitió que los recelos fueran instrumentalizados por algunos sectores del nacionalismo que nunca habían visto con buenos ojos la alianza con los republicanos. Así es como un sector del PNV llegó a negociar con los fascistas italianos una rendición particular, a cambio de conseguir un trato más benévolo que el resto de los vencidos, en lo que vino a conocerse como el Pacto o Rendición de Santoña. Dicho acuerdo se firmó a espaldas del Gobierno republicano (e incluso del propio Gobierno vasco), pero también se hizo al margen del mando franquista, de tal forma que cuando éste llegó a Santoña, una vez rendidos los batallones nacionalistas, se negó a respetar los compromisos adquiridos secretamente por los italianos.

Este oscuro episodio no ha podido ser explicado con facilidad por el PNV. Al principio, intentó soslayarlo y, cuando esto ya no fue posible, acabó reinterpretando la guerra en los términos siguientes: no sólo habían sido los vascos los perdedores absolutos de la contienda, sino que ésta había brotado al margen de su voluntad y sólo obligados por las circunstancias bélicas habían aceptado participar en una lucha que nada tenía que ver con ellos. Hace poco tuve la oportunidad de ver en Vitoria una exposición itinerante en la que se proyectaba un vídeo realizado por la Fundación Sabino Arana. La llegada del bando franquista a Santoña, con el trasfondo de una música dramática, se despachaba mediante la frase: "Y entonces llegaron los españoles..." (con una imagen de la bandera española ondeando al viento). Esta afirmación, hecha desde los años noventa, constituye una clara deformación de la memoria de dicho acontecimiento, pues es sumamente improbable que los nacionalistas vascos del 37 hubieran verbalizado así la llegada de las tropas franquistas.

Negándose a reconocer la entidad fratricida que había tenido la guerra civil también y, muy especialmente, entre los vascos, se conseguía un doble objetivo. Por un lado, se reinterpretaba la traición de Santoña en términos nacionalistas para que dejara de serlo, pues ahora el PNV se jactaba de haber hecho primar el "interés de los vascos" (el respeto a su vida y posesiones) sobre cualquier otro objetivo político de fuerzas "no vascas" (lo contrario habría sido traicionar a los suyos). Por otro lado, es obvio que cuando un discurso se basa en la existencia de una supuesta "comunidad" natural de personas, no puede reconocer con facilidad que ésta sólo haya existido en su imaginación, a juzgar por los últimos 150 años de enfrentamientos civiles en las provincias vasco-navarras.

La parte más visible del nacionalismo vasco actual tiene aún que reconocer que la sociedad vasca es profundamente plural y que todo intento de homogeneización sólo conduce a la polarización y alimenta la violencia. En estos momentos, la pelota está en el tejado del partido que ha venido siendo el principal eje vertebrador del Gobierno vasco desde la transición. El lehendakari no se cansa de repetir últimamente que gobierna para " todos los vascos". La necesidad de insistir sobre este punto, tras 20 años de autogobierno, resulta algo escamante, y es que el discurso nacionalista ha sido sumamente errático en la definición de quiénes eran "los vascos" y quiénes "los españoles". Quizá sería el momento de soslayar las cuestiones identitarias y de dar paso de nuevo a los posibilistas, que ahora son la cara oculta del PNV, haciendo pasar a un segundo plano a los esencialistas, cuyo fracaso político se está poniendo en evidencia.

"Libertad" es lo que el jueves pedía una parte nada desdeñable de la sociedad vasca. Cada vez son más numerosas y más intensas las voces que nos advierten con alarma de que la saturación provocada por el clima de presión, miedo y violencia, podría hacer irreversible una situación de abierto enfrentamiento social. El fratricidio vasco es el espectro que se alza tras los últimos acontecimientos; y no olvidemos que ha estado demasiado presente en la historia reciente del País Vasco como para que lo consideremos una quimera.

Paloma Aguilar Fernández es profesora de Ciencia Política de la UNED y autora de Memoria y olvido de la guerra civil española.

El espía 
Por JAIME CAMPMANY ABC 29 Febrero 2000

CUANDO me disponía a atarme a la columna y escribir este artículo, entró la filipina en el despacho. La miré con una extrañada interrogación en la mirada porque la filipina sabe que cuando me ato a la columna no debo ser interrumpido por nadie a no ser que ocurra algo verdaderamente importante.

—Señor, ha venido un maromo que quiere verte. Lo he pasado al salón y está esperando.

La filipina me llama «señor», pero me da el tú. La filipina, a cualquiera que venga a verme o que quiera hablarme por teléfono, lo llama «el maromo». La culpa la tengo yo, que un día le di la siguiente instrucción: «Estoy esperando a un maromo importante. Si viene, lo pasas enseguida.» «¿Un maromo, señor?» «Sí, un maromo, un tío, un sujeto, un individuo.» «Comprendo, señor.»

—Ya sabes que cuando me pongo a escribir no estoy para nadie. Dile a la señora que salga y despache al maromo.

—No, señor. Tienes que ser tú, señor.

—Y eso, ¿por qué?

—Porque el maromo es el espía. Dice que es personal.

Era el espía del Cesid. Venía disfrazado de cartero.

—He tenido que revelar a su doméstica filipina mi verdadera identidad porque estaba empeñada en firmar ella el recibí del certificado. No habrá peligro de que se lo cuente a los de «Deia», ¿verdad? Si se entera el Ensaimada, estamos perdidos.

—No se preocupe. Es de toda confianza. Además, lo más que diría es que ha venido un maromo. Bueno, dígame, ¿a qué se debe el placer de su visita?

—Vengo a mostrarle los nuevos modelos de pancarta anti-ETA para manifestaciones post-asesinato. Mire, tengo modelos de pancarta individual, rectangular o cuadrada, fondo blanco y letrero en negro, azul, rojo o verde. Las hay con los eslóganes ya usados, como por ejemplo, «Ibarretxe, dimisión», «Vascos, sí; ETA, no» y «Paz, paz, paz». También tengo el modelo de «¡Basta ya!», todo en mayúsculas.

—Pero todas esas pancartas son fácilmente identificables como fabricadas en el Cesid. ¿No tienen ustedes lemas más nuevos?

—Bueno, estamos preparando unas pancartas extensibles, para que las lleven los que vayan en cabeza de la manifestación, que rezan así: «Arzalluz, kanpora», «Otegi, puerta» y «Etarras, hijos de puta». No las hemos terminado porque lo de «hijos de puta» vamos a ponerlo en euskera, que despierta más curiosidad.

—Hombre, pero eso parece demasiado fuerte. Cuando se insulta, se pierde la razón.

—¡Anda, demasiado fuerte! Si vengo de casa de don Alfonso Ussía, y dice que no, que eso de «hijos de puta» sólo, no, que tiene que decir de «la grandísima», y que si no dice de «la grandísima», él se sale de la disciplina del Cesid y lo añade por su cuenta.

—Bueno, y de los incentivos para acudir puntualmente a todas las manifestaciones, ¿qué me dice? ¿Se ha acordado ya algo?

—Eso está en marcha y va a ser aprobado de un momento a otro. El Ministerio acordó en un principio un incentivo por cabeza, que comprendiera el bocata, la cocacola y las pastillas juanolas. Pero hicieron cuentas y la cifra se salía de los Presupuestos Generales del Estado. Y eso sin contar el gasto de autobuses y otros medios de desplazamiento.

—Espero que quede dinero para la camisa de fuerza, la mordaza y pagar a los loqueros que ayuden al «Arzalluz, kanpora».

—No es necesario pagar loqueros. Sobran voluntarios —me informó el espía—. Le enviaré la pancarta de «la grandísima».

—Muchas gracias, maromo, digo espía.

—Hasta más ver, manifestante.

La foto de la polémica: Cuba debe una explicación a España
IMPRESIONES El Mundo 29 Febrero 2000

El Gobierno español ha presentado una protesta formal ante Cuba, tras la publicación en EL MUNDO de la foto de un encuentro en la isla entre el portavoz del Gobierno vasco, Josu Jon Imaz, y dos miembros históricos de ETA, Josu Abrisketa y José Angel Urtiaga, éste último pendiente de una orden de búsqueda y captura dictada por la Audiencia Nacional. Las autoridades de nuestro país han actuado con diligencia ante un tema que reviste un carácter muy grave, ya que el documento gráfico evidencia que el Gobierno de Castro permite que un individuo acusado de asesinato se pasee por Cuba como Pedro por su casa. Tras la iniciativa del Ministerio de Asuntos Exteriores, es ahora el Gobierno cubano quien debe una explicación a España acerca de por qué se protege a un etarra reclamado por la Justicia. El asunto se convirtió ayer en la polémica política del día. Mientras Mayor Oreja sostenía que ésa «es la foto de Estella», Iturgaiz reclamaba la comparecencia de Ibarretxe ante el Parlamento vasco para que aclare «si autorizó el contacto o se realizó a sus espaldas». Imaz asegura que él se limitó a saludar a quienes le fueron presentados como empresarios, premiados por la Feria Internacional de La Habana, y que no sabía que Urtiaga fuera uno de ellos. Cada cual es libre de creer que eso fue todo, o no. Mientras la polémica política no decrece en el escenario vasco, la violencia callejera cobra nuevo impulso con la cercanía electoral. Los bárbaros atacaron anteanoche en Andoain el domicilio de José Luis López de la Calle, articulista de EL MUNDO del País Vasco e integrante del Foro de Ermua. Son, como dice López de la Calle, los «nuevos fascistas» iguales que aquéllos que le encarcelaron durante el franquismo.

El Foro de Ermua se solidariza con López de Lacalle
El Mundo 29 Febrero 2000

MADRID.- El Foro de Ermua expresó ayer su «más enérgica» repulsa por la agresión contra el domicilio de José Luis López de Lacalle en Andoain (Guipúzcoa), de «manos de quienes quieren desde hace tiempo, de forma impune, acabar con el régimen de libertades». Esta acción también fue condenada por la cabeza de lista de EA al Congreso, Begoña Lasagabaster.

Varios desconocidos arrojaron la noche del domingo, en Andoain (Guipúzcoa), cócteles incendiarios contra la vivienda del miembro del Foro de Ermua y articulista del diario EL MUNDO, José Luis López de Lacalle.

En su comunicado, el Foro de Ermua se solidariza con López de Lacalle y con su familia, y anima a éste a «seguir ejerciendo sus derechos como ciudadano a pesar de la violencia fascista». «Animamos a la sociedad», agregan, «a preservar las libertadas y a los poderes públicos a su defensa».

Por su parte, Lasagabaster afirmó ayer, sobre el ataque a la vivienda de López de Lacalle, que «el entendimiento y la comprensión en una sociedad plural como la vasca nunca podrá alcanzarse silenciando a uno de sus sectores, amedrentándolo o ignorándolo».

Lasagabaster defendió la necesidad de confrontar las ideas «por vías democráticas, para que los argumentos más respaldados por los ciudadanos sean los que decidan el futuro» del pueblo vasco.

La candidata de EA recalcó que «cualquier agresión física o verbal a otra persona o a las ideas que defiende, además de evidenciar una absoluta falta de valentía política y democrática, niega un derecho fundamental a una parte de la sociedad vasca que también está implicada en la resolución política del conflicto vasco».

JOSE LUIS LOPEZ DE LACALLE / ANALISTA POLITICO «Yo no he vivido nunca en un régimen de libertad»
RAFAEL HERRERO El Mundo 29 Febrero 2000

SAN SEBASTIAN.- Conoció la cárcel cuando defendía la libertad desde las filas del Partido Comunista. Ahora, en la calle vuelve a sentir la falta de libertad. El nombre de José Luis López de Lacalle, analista político y miembro del Foro de Ermua, apareció junto con el de militantes socialistas y populares en un pasquín amenazante hace algunos meses. El domingo, cuatro cócteles molotov contra su domicilio cumplieron la amenaza.

¿Tiene alguna idea sobre quienes han podido ser los autores del ataque?

Hay una cosa clara. Desde hace dos años se vienen produciendo ataques de este tipo, principalmente contra el Partido Socialista, y lo hacen con absoluta impunidad. Tienen patente de corso. Todo esto lo he resaltado, con toda la amabilidad del mundo, en la Ertzaintza. Ellos dicen que no saben quiénes son y que no tienen colaboración ciudadana. Esa es otra. Pues así será, pero ellos también tienen que tener sus propias investigaciones.

Usted ya apareció en panfletos. ¿Desde entonces ha sido objeto de alguna amenaza directa en el pueblo?

No. En un pueblo como éste nos conocemos todos. Estoy seguro de que el 80% de las personas que me conocen repudian y condenan este hecho. Los nacionalistas del pueblo, como la mayoría de los nacionalistas, son gente amable, demócrata y solidaria. El problema lo ha planteado un grupo de dirigentes nacionalistas, que ensucian a esta gente, han puesto en la picota a su partido y han colocado al país en un callejón sin salida. La responsabilidad está en ese grupo de dirigentes entre los que incluyo al lehendakari Ibarretxe.

¿Atribuye el ataque a su condición de integrante del Foro Ermua?

Me parece improcedente especular sobre cuál puede ser la motivación que les ha llevado a hacer esto. Aquí estamos bajo la amenaza terrorista todos aquellos que de alguna manera participamos en la vida pública, tanto políticos como comentaristas y profesionales de la información. Los de segunda y tercera división tenemos la amenaza de los cócteles y los de primera tienen la amenaza de la bomba.

¿Ha recibido la solidaridad de partidos y representantes institucionales?

Sí, muchísimas llamadas. De todos los ámbitos. Del Gobierno vasco me han llamado, amablemente, el consejero de Interior, Javier Balza, y el director de Derechos Humanos, Martínez Leunda. Lo han hecho en nombre propio y en nombre del Gobierno, pero dirigentes de los partidos nacionalistas, ninguno.

¿Este acoso le lleva a replantearse su participación en el debate público?

No, no. Yo seguiré trabajando. Está en crisis la libertad. Y parte de la sociedad siente la carencia de libertad, más incluso que la amenaza terrorista, en cuanto que ETA se dirige contra determinado tipo de gente. No podemos renunciar a la libertad, ninguna persona y menos aquellos que llevamos luchando por ella más de 40 años. Yo tengo 62 años y comencé mi actividad política muy joven en la clandestinidad total. Yo no he vivido nunca en un régimen de libertad. Con una diferencia: participé en la resistencia antifranquista y fui consciente de los riesgos que corría y, efectivamente, fui detenido y pasé cinco años en la cárcel. Pero en ningún momento pensé que me podían matar. Mi familia entonces no corrió ningún riesgo. Los fascistas de ahora no son menos fascistas que aquéllos. De hecho, en el lugar que más seguro he vivido ha sido en la cárcel.

¿Se ha llegado a plantear abandonar el País Vasco?

No. A veces pienso ¿para qué arriesgo si puedo vivir perfectamente? Pero está la exigencia ética de luchar por la libertad y por la concepción que tengo de este país, que es en el que he nacido.

¿Estuvo usted el sábado en Vitoria? ¿Qué opina de lo que allí ocurrió?

La gente se ha rebelado en defensa de la libertad. Decenas de miles de vascos han reclamado libertad en las calles, porque se sienten desposeídos de ella.

EEUU cuestiona la política lingüística de la Generalitat
La embajada apoya un informe, contestado por los partidos catalanes
XAVIER MARGARIT El Mundo 29 Febrero 2000

BARCELONA.- La Embajada de Estados Unidos apoyó ayer un Informe Anual del Departamento de Estado de 1999, en el que cuestiona la política lingüística que ha seguido el Gobierno de la Generalitat. La embajada emitió ayer un comunicado en el que da su apoyo al citado informe y puntualiza que el apartado sobre la lengua que ha generado la polémica «no es nuevo, ya que se trató en el informe de 1998».

El documento recoge las protestas de los ciudadanos castellanohablantes que se sienten discriminados; se censura a la Generalitat por no renovar la concesión de tres licencias de radio de la Cadena Cope; se describen incidentes racistas; y asegura que la mayoría de las extranjeras víctimas de la trata de blancas están en prostíbulos de Cataluña.

El apartado sobre la lengua, señala que «la Constitución establece que los ciudadanos tienen el deber de conocer el castellano, que es el idioma oficial del Estado», si bien añade que otras lenguas también pueden ser oficiales bajo estatutos regionales.

Su publicación ha provocado una encrespada reacción de protesta entre las formaciones políticas. El portavoz del Gobierno y candidato del PP al Congreso por Barcelona, Josep Piqué, calificó de «inaceptable» la «injerencia» que supone el documento. Piqué se mostró dispuesto a «estudiar» la posibilidad de que el Gobierno presente una queja si se lo pide la Generalitat.

El consejero de Presidencia, Joaquim Triadú, afirmó ayer que el Gobierno de la Generalitat pedirá explicaciones al consulado de EE.UU en Barcelona para saber en qué se ha basado para elaborar un informe sobre Derechos Humanos que, en su opinión, «desacredita a Cataluña y a su Gobierno».

A las críticas, que incluye también a ERC e IC-V, se añadió ayer el primer secretario del PSC, Narcís Serra.

Incendiados el coche y la casa de dos ediles socialistas en Vizcaya
EFE, Bilbao El País 29 Febrero 2000

Un artefacto de fabricación casera explotó anoche en la casa de la concejal socialista en el Ayuntamiento de Leioa (Vizcaya) Nieves Hurtado, según fuentes del PSE-EE y la Policía Municipal de la localidad vizcaína. La explosión, registrada sobre las 23,45 horas, destrozó la puerta de acceso a la casa, una vivienda unifamiliar ubicada en la calle Sarriena de Leioa, y provocó daños en el descansillo de la entrada y en algún cristal de las ventanas. El miembro de la ejecutiva del PSE-EE Rodolfo Ares precisó que en el momento de la explosión, compuesto por una bombona de cámping gas, la familia de la edil estaba en su interior, pero no hubo daños personales.

Fue el segundo ataque que hubo anoche contra ediles socialistas. Pasadas las nueve de la noche, unos desconocidos habían incendiado el coche del portavoz del PSE-EE en Durango.

El etarra Baldo, sentenciado a 24 años de cárcel por depósito de armas
J. Y, Madrid El País 29 Febrero 2000

El ex dirigente de ETA José Javier Zabaleta Elósegui, Baldo, fue condenado ayer a 24 años de prisión como autor de un delito de depósito de armas de guerra y otro de tenencia de explosivos con la agravante de estar relacionados con la actividad de bandas terroristas.

Baldo, de 49 años, fue entregado a la justicia española el 5 de marzo de 1999 y ha sido condenado ahora por haber proporcionado al comando Goiherri-Urola Costa, en febrero de 1990, 100 kilos de amosal y otros dos de goma-2, pólvora, munición, temporizadores, detonadores, dos pistolas, y un subfusil; y en julio y septiembre de ese mismo año siete granadas Jo-ta-ke y los componentes para poder montarlas y lanzarlas.

Los miembros del comando, ya condenados, Antonio Cabello, María Josefa Uzcudun y Miguel Ángel Ascasibar, se negaron a declarar como testigos y Baldo negó las acusaciones. Sin embargo, el tribunal ha valorado las declaraciones ante la policía y el juez instructor en las que los etarras implicaban a Baldo en haberles proporcionado las armas y los explosivos, algunos de los cuales utilizaron en atentados de ETA.

Las distribuidoras fuerzan la retirada del decreto sobre el doblaje al catalán
Barcelona EL PAÍS 29 Febrero 2000

Las grandes distribuidoras de cine norteamericanas le han ganado la partida al Gobierno de Jordi Pujol. Fuentes del Departamento de Cultura confirmaron ayer que el acuerdo que el consejero Jordi Vilajoana espera alcanzar con las distribuidoras después de las elecciones implica no ya la modificación del decreto de doblaje de películas al catalán, sino su retirada definitiva. Distribuidores y exhibidores se comprometerían a cambio a mantener en cartel películas en catalán en al menos el 10% de las salas.

Vilajoana ha aprovechado la campaña electoral para añadir un nuevo hito en el ya largo deambular del decreto de doblaje. Aunque el inesperado impulso que le ha dado ahora el nuevo consejero lo depositará, si nada falla, en la papelera. Ninguna de las fuentes consultadas pudo recordar ayer un caso en el que un grupo de empresas hubiera logrado, por ser contraria a su voluntad o a sus intereses, que el Gobierno de Jordi Pujol dejara sin efecto una norma después de su aprobación y entrada en vigor.

El decreto había tenido ya un primer revés: la suspensión cautelar por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, en febrero del pasado año, de los dos artículos en los que se detallaban las sanciones en caso de no acatar la norma. Vinieron después las dos suspensiones acordadas por la propia Generalitat.

La negociación, según Vilajoana, culminará a finales de marzo con un pacto cuyo alcance y formulación jurídica el consejero no ha precisado aún. Fuentes del Departamento de Cultura, que confirmaron la próxima retirada de la norma, aseguraron que el acuerdo respetará de alguna forma el objetivo del decreto en el sentido de que garantiza "unos niveles significativos de presencia del catalán en la oferta cinematográfica".

La Generalitat se plantea no aplicar el controvertido decreto de doblaje 
BARCELONA. María Güell ABC 29 Febrero 2000

El nuevo conseller de cultura declaró que la Generalitat está negociando un acuerdo con la Federación de Distribuidores Cinematográficos (Fedicine) para que el diez por ciento de las salas comerciales de Cataluña proyecten cine en catalán. Por su parte, Fedicine no quiere dar ninguna declaración al respecto.

El replanteamiento que propuso el conseller implica unas modificaciones a la baja de las cuotas de exhibición y de pantalla contenidas en el decreto, que obliga a las distribuidoras a dobalr al catalán el cincuenta por ciento de las cintas más taquilleras y a las salas de cine, reservar un veinticinco por ciento del tiempo de exhibición para cintas en catalán. Vilajoana rebajó la cuota de pantalla hasta el diez por ciento.

El conseller mantiene el argumento de que el objetivo no es aplicar el decreto, sino conseguir los objetivos que nos habíamos marcado de manera progresiva y con un gran esfuerzo de diálogo. En este sentido, Vilajoana señaló que no descarta la modificación de las copias de las películas más taquilleras. El pasado mes de octubre, también en el clima de una campaña electoral, el anterior conseller, Joan Maria Pujals, anunció un acuerdo con Fedicine que fue desmentido por la federación.

El diálogo entre la Generalitat y las «majors» se inició el pasado 29 de enero de 1999 en Washington en una reunión celebrada entre Joan Maria Pujals y el presidente de la Motion Picture Association (MPA), Jack Valenti. Tras esa reunión, la Generaliatat aprobó el primer aplazamiento a la entrada en vigor del decreto y arrancó un proceso de negociaciones. Pujals sufrió varios varapalos en su intento por aplicar un decreto rodeado de polémica. Tanto las empresas distribuidoras asociadas a Fedicine como las dos asociaciones que reúnen a las empresas exhibidoras recurrieron la normativa, que en un principio tenía carácter sancionador, ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. El juez encargado del caso decidió suspender cautelarmente los artículos sancionadores de esta normativa del Gobierno de la Generalitat.

Pujals no consiguió doblar «Titanic» y Jordi Vilajoana ha logrado pasar al catalán «La playa» que protagoniza Leonardo Di Caprio, y para celebrarlo acudió al estreno a los Cinesa Diagonal.

La RAE y el Instituto Cervantes crean el primer Diccionario normativo de «dudas» panhispánico 
MADRID. Antonio Astorga ABC 29 Febrero 2000

La Real Academia Española (RAE) y el Instituto Cervantes firman el jueves un convenio para la creación del primer Diccionario normativo de «dudas» panhispánico. La obra recogerá todas las cuestiones dudosas que de continuo se plantean a los hispanohablantes en el uso correcto del español e indicará la norma que rige en cada caso. Colaboran en la obra las 21 Academias Hispanoamericanas.

Sede de la Real Academia Española. Días pasados. Jaime Olmedo, creador del «Scriptorium» (un proyecto interno del Instituto Cervantes, que dirige Fernando Rodríguez Lafuente, para el correcto uso del idioma en sus centros) ofrece una demostración del programa a los miembros de la Docta Casa. La prueba es recibida con entusiasmo. El «Scriptorium» se convertiría así en el punto de partida para la creación del primer gran Diccionario normativo de «dudas» de carácter universal panhispánico y que estará a disposición del hablante en dos años, aproximadamente.

UNA OBRA CONSENSUADA
Sus mentores no olvidan que existen otros grandes diccionarios de dudas, de referencia obligada como el de Manuel Seco, pero la gran novedad reside en que abrazará todo el ámbito hispánico. Por vez primera, las veintiuna Academias Correspondientes de América han colaborado en su gestación. Este Diccionario se alimenta de las consultas planteadas por los usuarios del español en la web de la Real Academia (www.rae.es); del Banco de Datos de la RAE (que posee 215 millones de voces y a finales de año alcanzará los 250 millones de registros) bifurcado en el Corpus de Referencia del Español Actual (CREA), que trata de ofrecer una muestra representativa del español desde 1975 hasta nuestros días, y en el Corpus Diacrónico del Español (CORDE), que recoge las voces de nuestro idioma desde su principio hasta finales de 1974; de los libros de estilos de diversos medios de comunicación (entre los que destaca el Libro de Estilo de ABC); de las propuestas de las 21 Academias Correspondientes de América; de infinidad de obras literarias y publicaciones de todo tipo... Y por supuesto, de las 83.500 voces del Diccionario de la Real Academia. Proyectará la ingente obra desde cuestiones puramente formales y grafemáticas (unidades mínimas e indivisibles de la escritura de una lengua) hasta nociones más generales. Se trata de un proyecto que ofrecerá respuestas a las dudas que asaetean al hispanohablante. Todas las entradas se ordenarán alfabéticamente para facilitar su consulta. El objetivo final es construir un gran Diccionario de «certezas que diagnostique las tensiones del idioma, que no son sino las dudas», señalan sus creadores. Será un Diccionario lo más manejable posible, con un número de términos y voces ilimitada porque atenderá siempre a la constante evolución del idioma. No será un Diccionario para especialistas sino para el amante del lenguaje que vela por el buen uso de la palabra y sus grafemas. La Real Academia Española y sus Academias Correspondientes consensuarán, respetando las variantes peculiares de las distintas áreas del español, una solución unitaria, prestando especial atención a los extranjerismos que cada día irrumpen en el mundo hispanohablante. Tres etapas lleva a sus espaldas este gran proyecto: 1) recopilación de material; 2) desarrollo de «Scriptorium» y 3) construcción del Diccionario de «dudas».

EL «SCRIPTORIUM» DEL CERVANTES
El Diccionario normativo de dudas principia desde el proyecto «Scriptorium», un manual de estilo y diccionario de dudas que creó el Instituto Cervantes en su intranet (red interna) para el correcto uso del idioma en todos sus centros. El Ministerio de Cultura y diversos organismos están interesados en el «Scriptorium». Parafraseando al clásico, el que adolece de dudas encontrará en «Scriptorium» un veredicto inmediato y no finará en el intento.

 

Recortes de Prensa   Página Inicial