AGLI

Recortes de Prensa   Viernes 3 Marzo 2000
#Arzalluz o el manual del perfecto fanático
IMPRESIONES El Mundo 3 Marzo 2000

#Arzalluz
César Alonso de los Ríos ABC 3 Marzo 2000

#Detenido el dirigente de HB José María Olarra, en otra operación contra el «aparato internacional» de ETA
MADRID. J. Pagola / D. Martínez ABC 3 Marzo 2000

#Cartas credenciales: «La banda terrorista ETA ha enviado a México a su embajador plenipotenciario itinerante»
Alfonso Ussia ABC 3 Marzo 2000

#Fascismo
FEDERICO JIMENEZ LOSANTOS El Mundo 3 Marzo 2000

#Arana, en Bilbao; Arzalluz, en México
M. Martín Ferrand ABC 3 Marzo 2000

#Denuncian que centros vascos en Uruguay apoyan a ETA
MONTEVIDEO. A. Christian Márquez ABC 3 Marzo 2000

#Seis lecciones en memoria de Fernando Buesa
MIKEL BUESA El País 3 Marzo 2000

#La Academia y el Cervantes se unen para hacer el 'Diccionario de dudas'
M. JOSÉ DÍAZ DE TUESTA, Madrid El País 3 Marzo 2000

#Una juez condena a varios hispanos a aprender inglés en Carolina del Norte
EFE, Raleigh (EE UU) El País 3 Marzo 2000

#El Gobierno vasco cierra el colegio de Vitoria y los padres deciden encerrarse
VITORIA.J. J. Saldaña ABC 3 Marzo 2000

Arzalluz o el manual del perfecto fanático
IMPRESIONES El Mundo 3 Marzo 2000

No es mala definición del fanático la de aquel que pone todos lo medios cuando ya no tiene un objetivo razonable. Y casa perfectamente con la reciente trayectoria de Xabier Arzalluz, a quien ni la irritación hace parecer inteligente. Empeñado en construir la nación de la mano de los colaboradores de los terroristas, no tiene empacho en asegurar que la «raza» es uno de sus fundamentos. Desesperado ante el aumento de los apoyos en el País Vasco a los partidos no nacionalistas, insiste en la ruindad de acusar al PP de «manipular la sangre y los muertos» para lograr votos. Y, ahora, queriendo ocultar el carácter de sus socios, afirma que la detención del dirigente de HB, José María Olarra, por el juez Garzón es «una intrusión en la campaña electoral». Repasar su panoplia intelectual causa espanto, pero da una idea precisa de la bajeza de su fanatismo. Su concepto de la nación es etnicista y excluyente. Su talante moral presenta como verdugos a la víctimas. Su percepción de la ley es exclusivamente como un instrumento para conseguir sus metas. Porque, adentrado ya en la desfachatez, dijo ayer que no tenía conocimiento de las acusaciones contra Olarra, y añadió que «habrá algunos cargos contra él», para concluir que se le ha detenido para «beneficiar a unos». Para desvariar del todo, incluso utiliza mal la palabra, ya que «intrusión» es aprovecharse sin derecho de una jurisdicción. Su modelo de Estado parece incluir que el partido decida quiénes son ciudadanos, que las víctimas pidan perdón y que los jueces prevariquen. Si es patético que un personaje así presida el PNV, que se mantiene como partido en un dramático ridículo, no lo es menos que, sosteniendo lo que sostiene, sea profesor de universidad, una institución que debería tener más apego a la vergüenza.

Arzalluz 
Por César Alonso de los Ríos ABC 3 Marzo 2000

NO es el demonio. Es tan sólo el administrador de los crímenes de ETA. Generalmente los justifica como respuesta a la existencia de un Estado opresor. A veces los explica a partir de las provocaciones «españolistas». Recientemente ha acusado al presidente Aznar de haber promovido los últimos asesinatos «para cobrarse en votos de sangre». La verdad es que él se apoya en los crímenes de ETA para sacar ventajas políticas en la senda de la independencia.

No es el demonio. Consciente de que la representación política de los partidos abertzales no le permite conseguir los objetivos soberanistas, excita el nacionalismo que es el caldo de cultivo de ETA. Incluso ha llegado a salvar a ésta de la asfixia cuando, hace un par de años, estaba acorralada, detenida la cúpula de HB, cegadas las fuentes financieras del terrorismo. Fue entonces cuando firmó el pacto de Estella/Lizarra. La tregua lo fue para ETA.

No es el demonio. Ha acordado con ETA que EH no se presente a las elecciones generales y, así, recoger los votos del abertzalismo más radical. Es una división del trabajo; el PNV hace el juego institucional; EH apuesta por la alternativa al Estatuto vasco.

No es el demonio. Es el presidente del Partido Nacionalista Vasco que ha gobernado con Euskal Herritarrok —expresión electoral de ETA— hasta los dos últimos asesinatos. Con esta formación sigue gobernando otras muchas instituciones.

No es el demonio. Es y se declara racista: fiel al ideario de Sabino Arana proclama que la raza y la lengua son las bases de la nación vasca. Lleva las diferencias biológicas y culturales a la definición de la comunidad vasca, auténtico pueblo vasco.

No es el demonio. Es sencillamente xenófobo. Ante la eventualidad de un referéndum, defiende la idea de un censo vasco en el que queden excluidos los que, recién llegados, representan un peligro para la patria vasca. Vienen de fuera, con banderas y ánimo enemigos.

No es el demonio. Este ex jesuita, de tardío compromiso político (1972), ha adaptado la meditación de «las dos banderas», clave del método ignaciano, a la vida política: entre el programa democrático y el nacionalista ha elegido éste con todas sus consecuencias. Con la misma coherencia que un buen jesuita sigue el modelo de Jesús.

No es el demonio. Ha llevado el nacionalismo llamado moderado a un pacto de hierro con el nacionalismo vinculado al terrorismo y de este modo ha dividido la sociedad en dos: por un lado la constitucionalista y, por otro, la separatista.

Como no es el demonio cuenta con el apoyo de Pujol, Durán Lleida y Beiras, con los que mantiene el pacto de Barcelona. Y como no es el demonio, aunque sea racista, xenófobo e independentista, goza de los favores de los políticos democráticos. Aquí, en España, Haider sería un aprendiz de Arzalluz. Y es que en España no se llevan las cosas al extremo como en Europa. Aquí, en España, el conflicto vasco está circunscrito a ETA. Todo lo demás es negociable. No hay que demonizar a Arzalluz.

No es el demonio. Ni siquiera el cáncer. El cáncer es la carencia de principios de los políticos españoles, de algunos liberales, democristianos y, sobre todo, de izquierda (no sólo Javier Madrazo e IU sino los socialistas). Para ellos desaparecerán «los excesos» nacionalistas de Arzalluz cuando se supere el españolismo. Porque Arzalluz no es el demonio. Ahora han alarmado sus prontos nazis en una revista mexicana pero, superada esta reacción hipócrita y pasadas las elecciones todo volverá a su ser. Asistiremos a pactos con Arzalluz. Porque no es el demonio.

Detenido el dirigente de HB José María Olarra, en otra operación contra el «aparato internacional» de ETA 
MADRID. J. Pagola / D. Martínez ABC 3 Marzo 2000

El dirigente de HB José María Olarra, detenido ayer por la Guardia Civil en una nueva operación contra el «aparato internacional» de ETA, fue quien captó para la banda a Mikel Egibar, arrestado hace un año dentro de las investigaciones. En las diligencias, adelantadas por ABC, Egibar declaró que se comunicaba con la dirección de ETA a través de Olarra y que éste le citó en París con el cabecilla Willy.

Bajo la acusación de colaboración con el «aparato internacional» de ETA (XAKI), José María Olarra, recientemente reelegido miembro de la mesa nacional de HB, fue detenido en la madrugada de ayer por agentes del Grupo de Acción Gráfica de la Guardia Civil en cumplimiento de la orden dada por el juez Baltasar Garzón. Los agentes registraron su vivienda, en la que se ha hallado diferente documentación.

Esta operación, aunque esté vinculada con XAKI, no es consecuencia de la realizada el pasado 29 de enero por el Cuerpo Nacional de Policía también contra el «aparato internacional» de la banda. La detención de Olarra está directamente relacionada con la declaración que, ante la Guardia Civil, realizó Mikel Egibar tras su detención, en marzo del año pasado. Egibar, que actualmente se encuentra en prisión, confesó que fue José María Olarra quien lo captó para ETA, según adelantó ABC. En las diligencias consta que a finales de 1992 Olarra, que ya formaba parte de la mesa nacional, se reunió con él en un bar situado cerca de la sede de HB de San Sebastián y le propuso intercambiar mensajes entre la dirección de ETA y determinadas personas. Entre éstas citó al propio Olarra, así como a Gorka Martínez, Ester Aguirre, Saiz de Eguilaz y Elena Beloki. Asimismo, según las diligencias, Olarra le concertó una cita en París con el responsable del «aparato político» de ETA Vicente Goicoechea Barandiarán «Willy».

Egibar reveló que en una ocasión llegaron a la delegación de HB de Bruselas el presunto etarra Gustavo Hernán «Gus» y su compañera sentimental y le comentaron que habían huido de la Justicia española. Egibar comunicó este hecho a la dirección de ETA a través de José María Olarra. Antes, sin embargo, trasladó a la pareja al domicilio de una amiga, residente en Luxemburgo. También los colaboradores del «comando Vizcaya» Luis Moreno y Raquel García, tras huir a Bélgica, le facilitaron una nota para hacer saber a la dirección etarra su intención de replegarse a México. Egibar pasó la nota a Olarra, aunque después estos dos etarras fueron detenidos en Bélgica.

En las diligencias consta que por encargo de ETA, transmitido a través del propio Olarra, realizó viajes por diversos departamentos franceses, con el objetivo de comunicar a los etarras en situación de libertad vigilada la consigna de que rompieran sus confinamientos. La operación permanece abierta y no se descartan nuevas detenciones.

Además, consta que Olarra intercambió, a través de Egibar, comunicaciones entre ETA, el IRA y el Frente de Liberación Nacional de Córcega (FLNC). En otras ocasiones, la intermediaria entre el responsable del «aparato internacional» Jokin Echeverría, ya detenido, y el grupo terrorista irlandés era Elena Beloki.

LAS LAMENTACIONES DE ARZALLUZ
El presidente del PNV, Xabier Arzalluz, dijo que la detención de Olarra «supone una intrusión en la campaña electoral a favor del Gobierno», informa I. Souto. El ministro del Interior, Jaime Mayor, recordó que es una decisión del juez Garzón y que «lo más importante es la normalidad en el cumplimiento de la Ley».

Sin embargo, Arzalluz criticó que se hubiera producido a catorce días de unas elecciones. A juicio de Arzalluz, si Olarra fuera miembro de un «comando» o hubiera peligro de atentado o temor a que intentara escapar a la acción de la Justicia, estaría justificada una actuación rápida, pero dijo no entender su captura, tratándose de «un miembro de la ejecutiva de un partido, aunque el juez tenga temas graves contra él».

Cartas credenciales: «La banda terrorista ETA ha enviado a México a su embajador plenipotenciario itinerante» 
Por Alfonso Ussia ABC 3 Marzo 2000

LA banda terrorista ETA ha enviado a México a su embajador plenipotenciario itinerante. Su Excelencia coincidió con el presidente de la República, al que regañó con su habitual franqueza. Posteriormente, concedió una entrevista al semanario «Proceso» en la que pone de manifiesto sus interesantes puntos de vista acerca de la raza, la sangre, los votos, España y el Rey. El embajador extraordinario y plenipotenciario de la ETA no se muerde la lengua y demuestra con sus opiniones que afronta sin problemas de adaptación el puente intersecular que se avecina. Es decir, que se apresta a dejar el siglo XIX sin melancolía para iniciar el XX con la modernidad instalada en su privilegiada cabeza.

El señor embajador responsabiliza al presidente del Gobierno de España y a su ministro del Interior de forzar a la organización que él representa a dar golpes, para así demostrar firmeza y ganar las elecciones con «votos de sangre». El señor embajador de la ETA olvida, quizá, que el señor Aznar salvó la vida de milagro cuando aún no era presidente de nada y sus representados tuvieron el detalle de intentar asesinarlo con un coche-bomba. En lo que sí acierta el señor embajador de la ETA es, de acuerdo con su siglo, en clasificar a la raza de fundamental para la base de una nación. Y lo hace poniendo como ejemplo a Alemania, históricamente ejemplar en ese aspecto. No obstante, el señor embajador pasa por alto los sentimientos de una gran parte de los ciudadanos de su supuesta raza, tan perseguidos por sus representados como el resto de los maquetos. El señor embajador, profundamente democrático y lúcido, se queja de que hay ciudadanos que sin ser vascos, se instalan allí para crear la división, y que de tener lugar el plebiscito para votar la independencia sólo habrían de ser admitidos los votos de los euskaldunes de pura raza. Esa aseveración ha puesto muy tristes a algunos de sus compañeros nacionalistas, como González de Chávarri o Caballero, si bien el señor embajador guarda en su manga un triunfo estratégico de muy sencilla realización. Sólo podrán votar los vascos de pura raza —los que queden, claro—, y aquellos que venidos de fuera piensen como los nacionalistas. La victoria está asegurada.

El señor embajador, que a veces parece que habla completamente bebido, considera a su banda representada como una «pequeña úlcera que molesta de vez en cuando». La pequeña úlcera se ha manifestado recientemente, llevándose a la tumba a un teniente coronel del Ejército, a un representante popular del Partido Socialista y a un agente de la Policía Autónoma Vasca apellidado Díez, que no es apellido para llorar a nadie. Y a la pequeña úlcera «que quiere llegar a un final negociado» —según el señor embajador—, se le han intervenido más de dos mil kilogramos de explosivos que pretendía «negociar» en cualquier punto estratégico de Madrid. Todo eso lo llevó a cabo cuando, de acuerdo con el partido del señor embajador, se inventaron una «tregua» en la que sólo creyeron los imbéciles, que en esta España nuestra los hay a mantas, con especial relevancia en la política y los medios de comunicación. Gracias a esa muchedumbre de necios, el señor embajador ha podido llegar hasta ahí y su banda de representados a matar hasta aquí.

El señor embajador extraordinario y plenipotenciario itinerante termina su brillante y étnica entrevista mexicana con una afirmación que resulta sorprendente. Es muy difícil que el señor embajador provoque a estas alturas de su vida y de su trayectoria la sorpresa, pero esta vez lo ha conseguido. Afirma el señor embajador de la ETA, Su Excelencia Javier Arzallus, que en el País Vasco «el Rey no pinta nada». He intentado asesorarme y tras múltiples consultas he llegado a una conclusión muy clara. El señor embajador está equivocado. Mis consultados coinciden todos y me informan que el Rey pinta bastante en el País Vasco. El señor embajador tendría que aplicarse un poquito más antes de hablar con la Prensa mexicana. Mis fuentes me confirman que el Rey pinta más de lo que cree el señor embajador por dos razones indisputables. Porque es el Rey de España y el señor de Vizcaya. ¡Vaya si pinta!

Fascismo
FEDERICO JIMENEZ LOSANTOS El Mundo 3 Marzo 2000

El libro de Gabriel Albiac Desde la incertidumbre tiene, entre otras, una virtud sobresaliente, por lo escasa que va siendo en los libros de pensamiento: anima a escribir. Sobre lo que estás de acuerdo, para completarlo, sobre lo que discrepas, para discutirlo. Cuando se trata de argumentar en serio, aunque sea por vía hiperbólica, siempre suele producirse ese efecto de contagio.

Albiac tiene además la virtud de la cita inquietante, sugerente, aplastante. Auden, 1939: «Uno de los atractivos más poderosos del fascismo reside en su pretensión de que el Estado es una gran familia: su insistencia en la sangre y en la raza es un intento de engañar al hombre de la calle para llevarle a pensar que las relaciones políticas son personales».

He ahí, en síntesis, el gran equívoco. El que suele llevar de forma casi natural a los jóvenes, sobre todo de formación religiosa, al totalitarismo, sea comunista, fascista, integrista o una mezcla de todos ellos.

Cuando el sentido ético, individual por naturaleza, se vuelca en una ideología política suele identificarse fanáticamente con una solución final para los males del mundo, llámese socialismo, nacionalismo, fascismo o integrismo religioso, en la que se resuelven, o tienden a resolverse, todas las contradicciones sociales, incluidas las del dolor, la injusticia y la muerte. Para un adolescente -y buena parte de los humanos no supera este estadio, políticamente hablando- lo más difícil, lo insoportable es entender el mundo y entenderse a sí mismo dentro de él.

Una idea que le otorga sentido a todo y que además salva moralmente, al modo religioso, resulta irresistible. Si esa idea añade a las soluciones económicas y sociales una explicación metafísica del Tiempo, bien mediante un sentido único y progresivo de la Historia, bien porque lo sublima en una génesis inacabable, como en la eterna familia perfecta del nacionalismo, el círculo se cierra y el individuo es ya carne de holocausto. Verdugo o víctima, tanto da.

La política debería empezar cuando el ser humano entiende que el apetito absoluto de poder o la tendencia del poder a hacerse absoluto exige limitación, control, mediación social, la inacabable negociación de lo insatisfactorio. El fascismo, el comunismo, el nacionalismo, solucionan los problemas políticos prohibiendo la política. Para ello, basta identificarse con una raza, nación, idea, lengua, historia o paraíso. Pero, ay, esa identificación vertiginosa exige eliminar al otro, al diferente, a la pluralidad. Y matar a quien no quiera soñar el mismo sueño. O, simplemente, despertar.

Arana, en Bilbao; Arzalluz, en México 
Por M. Martín Ferrand ABC 3 Marzo 2000

«POCOS son relativamente los que en España no usan navaja, si bien son menos los que no blasfeman. Por eso al pueblo español se le caracteriza por el chulo que blande una enorme faca de Albacete, y se considera en todo el mundo a la navaja como arma de uso exclusivo de los españoles». Son muchas, más de las que parece, las coincidencias entre este fragmento de despropósito, firmado por Sabino Arana en «El Correo Vasco» (18.VI.1899), y las que publica Xabier Arzalluz, como respuestas a una entrevista, en el último número de la revista mexicana «Proceso». Quien a los suyos parece, como enseña el refrán, honras merece.

Arzalluz puede llegar a indignarnos, lo que nunca es conveniente; pero, en ningún caso, a sorprendernos. Es así, su condición. Es como se advierte y nadie puede darse por engañado. Desahogado y falaz, el heredero de Arana presume de la posesión de la verdad. Ya nos dice Baura que quien cree tener la verdad para sí arranca del desprecio a sus semejantes, camina hacia la desesperación, atraviesa por el reino de la soledad y termina su camino junto donde se archivan los despropósitos, en una chamarilería.

Decir que «ETA es una pequeña úlcera que asesina de vez en cuando» no es un caso de abundancia dialéctica, sino de escasez racional y moral. Es como cuando su precedente y maestro, Arana, decía que «los malos bizkainos» son los que «fraternizan con los maketos».

Lo más chocante de las declaraciones de Arzalluz es que parecen pensadas, con perdón, para ayudar a José María Aznar a ganar las elecciones. Cuando «denuncia» que el presidente del Gobierno sigue una «línea dura» para ganar las elecciones con «votos de sangre», trabaja a favor de la causa del PP. Son muchos los españoles que piensan —equivocados, pienso yo— que el PP no ha estado —como debiera, añaden— en esa «línea dura». El certificado de conducta expedido, vía México, por el patrón del nacionalismo refuerza al Ejecutivo. Ni negociar con ETA, tarea imposible, es una debilidad, ni perseguir policialmente a los asesinos es una vía de fuerza. Aquí no hay más línea dura que la de la violencia etarra.

«Alaba, Gipuzkoa y Bizcaya, que desde que el mundo tiene memoria de la raza vaska habían sido independientes y libres...», escribía Arana alejándose de la Historia para acercarse al disparate onírico. «El Rey no pinta nada», dice Arzalluz con idéntica precisión y rigor históricos. El nacionalismo, para poder ser, tiene que ser así. Es una peculiar contemplación de la realidad a través de prismas de cristales de colores que la deforman y descolocan. Sólo Santa Lucía, que es patrona de la vista, puede ayudar a estos nacionalistas.

Denuncian que centros vascos en Uruguay apoyan a ETA 
MONTEVIDEO. A. Christian Márquez ABC 3 Marzo 2000

Tal como se sospechaba, ha sido confirmado por el sacerdote español de origen vasco Jaime Larrínaga, que muchos centros culturales y sociales vascos en el Uruguay están proporcionando, y lo han hecho en el pasado, apoyo directo a etarras. El sacerdote, presidente de la asociación pacifista «Foro de El Salvador», agregó que organizaciones como el «Centro Euskaro Español» y «Euskalerría» han proporcionado cobertura a varios etarras que han pasado por Uruguay o que aún se encuentran allí. Larrínaga agregó que los terroristas están considerados aquí, por un sector importante de vascos o descendientes de los mismos, como «hijos rebeldes de los nacionalistas moderados». El sacerdote precisó que existe una ayuda económica a estos centros uruguayos por parte del Gobierno autónomo vasco, pero que ésta viene acompañada de un cierto grado de «intoxicación» nacionalista. Se recuerdan casos de etarras empleados como camareros en restaurantes o en comercios vinculados a la colectividad vasca.

Seis lecciones en memoria de Fernando Buesa
MIKEL BUESA El País 3 Marzo 2000

"Dadme libertad para saber, expresar y argumentar de acuerdo con mi conciencia, por encima de todas las libertades". John Milton.

Los acontecimientos de la última semana en torno al asesinato de mi hermano Fernando Buesa han suscitado en mí un proceso de reflexión del que he hecho partícipes a mis alumnos, primero, y a los estudiantes de la Universidad Autónoma de Madrid, después. Más de uno ha creído que las que he querido llamar lecciones podrían interesar a muchas personas y, por ello, pecando quizá de inmodestia, las hago ahora públicas.

No hay razón para el crimen. Es ésta la primera lección. Fernando Buesa dijo en alguna ocasión que "no vale la pena matar ni morir por ser vasco". Y, verdaderamente, ha muerto siendo libre, pero no es un mártir de la libertad. Fernando no quería dar su vida y se la han arrebatado sin que haya justificación alguna. Tal sinrazón me produce un profundo desconsuelo porque los hombres somos seres racionales que necesitamos, aun en los momentos más terribles, alguna forma de comprensión. Pero en este caso nada se puede argumentar para construir un discurso racional.

Niego la humanidad a los asesinos. Esta segunda lección se deriva de la anterior. Si no existe racionalidad, no puede haber humanidad. No se la concedo a los que han detonado la bomba que segó las vidas de Jorge Díaz y de mi hermano ni tampoco a quienes comprenden, justifican o amparan el crimen. En estos días he recibido muchos mensajes de condolencia, en algunos de los cuales se denosta a estos individuos. Yo no les insulto porque insultarles supone darles un elemento, aunque sea mínimo, de humanidad.

Ensalzo el valor de la solidaridad. Esta tercera lección la he aprendido de todos los que, de una u otra forma, cerca o lejos, han expresado su condolencia. Los que hayan seguido los acontecimientos a través de los medios de comunicación habrán visto entre ellos a grandes personalidades de la vida pública, muchas de las cuales han llorado con nosotros. Les agradezco hasta el infinito su presencia; pero todavía más reconozco a los miles de seres anónimos que he visto desfilar delante del cadáver de mi hermano. A esos viejos militantes socialistas que en el vestíbulo del Parlamento vasco, apretando los labios para no dejar escapar un lamento, levantaban el puño y se paraban a su lado; a los que, desconcertados, apenas si se atrevían a dar un paso en aquella sala; a los que, abatidos, no reprimían su llanto; a todos, en fin, los que nos han hecho escuchar su aplauso. Y tengo que decirles que la suya es una lección que alivia esta tremenda pena que me embarga, aunque no atenúe mi desconsuelo.

No hay lugar para el odio. Marta, Carlos y Sara Buesa, los hijos de Fernando, han pronunciado esta cuarta lección. Han proclamado a los cuatro vientos que "no sentimos odio, ni rencor, ni mucho menos resignación". Y es que la urgencia del momento, la gravedad de los problemas en el País Vasco, es de tal magnitud que no cabe alimentar la enemistad poniendo a los muertos -a nuestros muertos- como excusa para eludir el compromiso de "construir una sociedad libre, donde no quepa el miedo". Un compromiso que ellos, mis sobrinos, reclaman en especial de los jóvenes, pero que yo quiero extender a todas las generaciones.

Declaro que la democracia puede vivirse dentro de la relación familiar. Esta quinta lección es la que más me inquieta, y no porque yo no la haya aceptado plenamente, sino porque veo a mi alrededor muchos signos de incomprensión. Veo a mucha gente que no entiende que dos hermanos puedan haber asumido compromisos políticos muy distintos. Fernando Buesa fue un destacado dirigente del PSE y Juan Buesa -su hermano, mis hermanos ambos- milita en el PNV. ¿Y por qué no? La democracia no consiste sólo en el juego de unos partidos políticos que nos son más o menos cercanos o lejanos, sino que es, en esencia, la posibilidad de que todos y cada uno de nosotros podamos participar de ideologías y concepciones del mundo diferenciadas, sin que por ello nos agredamos unos a otros. Aprendí esto de mi padre -un cabal hombre de derechas- y de sus numerosos hermanos, que, en la mucho más difícil situación española de los años 30, supieron preservar simultáneamente su diversidad y su cariño mutuo. Y ellos, a su vez, lo aprendieron de mi abuelo Ricardo. Para que todo esto se comprenda no me resisto a transcribir un pequeño párrafo de la extensa carta que, en conmemoración de la muerte de su padre, desde el destierro al que fue condenado, enviaba el 21 de febrero de 1946 mi tío Antonio Buesa a su madre y hermanos. Refiriéndose a aquél, dice: "De conversación agradable, no perdía ocasión para enaltecer a su familia..., dando con ello ejemplo a todo el mundo de cómo deben ser las relaciones familiares... Y la prueba es que todos nosotros, a pesar de ser tantos, habremos podido discrepar en cuanto a nuestras ideas políticas..., pero jamás esta diferencia ha servido para alejarnos unos a otros, ya que anteponemos el concepto de hermandad a los demás sentimientos".

Afirmo el papel de las instituciones y reclamo su acción urgente. Esta sexta y última lección ha sido resultado de la lamentable actitud de los miembros del Gobierno vasco en las horas inmediatas al atentado en el que murió mi hermano. No voy a volver ahora a señalar los hechos, que quedan para la historia, pues, aunque haya sido de manera tardía, en un gesto que reconozco y que honra al lehendakari y al portavoz de su Gobierno, la herida ha sido restañada. Las instituciones -y en el caso que nos ocupa, de modo singular, el Gobierno vasco- son esenciales para la vertebración de la sociedad, para asegurar la convivencia de los ciudadanos. En el País Vasco es ya impostergable la necesidad de restablecer el consenso social a partir de la diversidad, con lo que ello pueda suponer para todos de renuncia de lo propio y de aceptación de los otros, pues de otro modo nos encaminamos al enfrentamiento civil. La tentación de dejar que, como dijera el escritor iraquí Alfred Shmueli -otro exiliado más-, "aquéllos que asumen la responsabilidad de hacer girar esta gran rueda corran el riesgo de ser aplastados por ella" está siempre presente. Por ello hago mía la propuesta que en estos días, desde el rectorado de la Universidad de Deusto, ha hecho José María Ábrego: "Los líderes tienen la responsabilidad de evitar la confrontación civil; los ciudadanos, el deber de elevar los horizontes de esperanza y de humanidad".

Mikel Buesa es catedrático de la Universidad Complutense.

La Academia y el Cervantes se unen para hacer el 'Diccionario de dudas'
El acuerdo de ambas instituciones es el inicio de una amplia colaboración
M. JOSÉ DÍAZ DE TUESTA, Madrid El País 3 Marzo 2000

En esta nueva era de la globalización, ayer se consumó una gran alianza. Dos instituciones, una joven, el Instituto Cervantes, y la Real Academia Española (RAE), unidas en el espíritu de vigilar y expandir el idioma, se han aliado para crear sinergias "al servicio del español". El proyecto más inmediato y de mayor envergadura es el Diccionario normativo de dudas de la RAE, las 21 academias iberoamericanas y el Cervantes. Este diccionario y "un amplio acuerdo programático futuro" serán financiados por Telefónica.

"Éste es un acuerdo de colaboración trascendental y clave para la lengua española, y esperemos que se mantenga en el futuro más allá de las personas". Así anunció ayer Fernando Rodríguez Lafuente, director del Instituto Cervantes, la gran alianza entre esta institución, creada en 1991, y la Real Academia Española (RAE), fundada en 1713. Ayer ambas instituciones firmaron el primer convenio de colaboración para unir esfuerzos "al servicio del español", según el director de la RAE, Víctor García de la Concha.

En ese camino se han encontrado la Academia y el Cervantes. La RAE aporta su esfuerzo en la defensa de la unidad del español, su gran objetivo, porque el lema limpia, fija y da esplendor está hoy superado. "Ya lo dijo en los años cincuenta Dámaso Alonso. Ese lema está muy bien en el siglo XVIII, pero para el XX y el XXI debe ser la defensa de la unidad del español", contó García de la Concha.

El joven Instituto Cervantes contribuye con su encargo de expandir el español a través de sus 34 centros, repartidos por 23 países. Una empresa que está dando muy buenos resultados. Según los datos, "recién sacados del horno", del Anuario del Cervantes, que se dará a conocer en mayo, la demanda del español en el sistema educativo francés ya ha superado al inglés, lo que ha producido el hundimiento de otras lenguas europeas. En EE UU, el gran salto viene no ya de los hispanohablantes, sino de los anglohablantes, de los cuales 31 millones (el 5%) han elegido el español como segunda lengua.

El primer proyecto en el que se materializará esta unión será el Diccionario normativo de dudas. El director de la Academia, Víctor García de la Concha, se esmeró ayer en no desvelar los detalles ni la fecha de nacimiento de ese gran proyecto de la RAE y las 21 academias asociadas (19 de habla hispana, más Filipinas y EE UU). García de la Concha no quiso reventar la presentación que tendrá lugar en Madrid el próximo día 8 con todas las academias asociadas de Iberoamérica. Pocas veces se han encontrado: en 1847, cuando salió la primera Ortografía, y el año pasado, para la segunda. Este diccionario y un "amplio acuerdo programático futuro", dijo García de la Concha, los financiará Telefónica.

La organización del II Congreso Internacional de la Lengua Española, que se celebrará en Valladolid en octubre de 2001, es el otro acuerdo firmado ayer, y en el que irán unidos la RAE y el Cervantes. Este congreso lleva dos asuntos clave: la sociedad de la información y el español como recurso económico. Contabilizar el volumen de dinero que mueve el español en el mundo es el gran encargo de las dos instituciones. Ambas esperan poder presentar el primer estudio económico en el congreso.

Una juez condena a varios hispanos a aprender inglés en Carolina del Norte
EFE, Raleigh (EE UU) El País 3 Marzo 2000

Varios inmigrantes hispanos juzgados por delitos menores en el condado de Wake de Carolina del Norte (Estados Unidos) han recibido una condena insólita: la de aprender inglés, por decisión de la juez Ann María Calabria. El primer condenado fue Abraham Martínez, un mexicano que trabaja en la construcción. En junio, la policía le arrestó porque creía que iba ebrio, que había participado en una pelea y que trataba de escaparse.

El abogado Walter Rand, que defendió a Martínez, dijo que su cliente trataba de ayudar a su esposa, que estaba embarazada de ocho meses y había empezado a sentir dolores, por lo que él la estaba acompañando a un automóvil para ir al hospital. En ese trayecto se produjo un altercado entre Martínez y el agente policial. La juez Calabria dice que, si Martínez hubiese podido explicarle al policía que su esposa estaba embarazada y se sentía mal, no le hubieran arrestado.

Desde el caso de Martínez, la juez Calabria ha enviado a varios otros encausados a la escuela. Carolina del Norte, al igual que otros estados del sur del país, ha tenido durante más de un decenio el problema creciente de los inmigrantes, en su mayoría hispanos, que terminan ante los tribunales por infracciones que no habrían cometido de saber inglés.

El Gobierno vasco cierra el colegio de Vitoria y los padres deciden encerrarse
VITORIA.J. J. Saldaña ABC 3 Marzo 2000

Los padres del colegio Santa María de Vitoria empezarán el día 10 un encierro en el centro ante la decisión «inamovible» de la Consejería de Educación del Gobierno vasco de clausurar este centro de enseñanza en castellano, que cuenta con un 66 por ciento de alumnado inmigrante. Las autoridades vascas quieren fusionarlo con otro similar, el Ramón Bajo

Los padres, que reivindican su derecho a escoger libremente el centro y el modelo de enseñanza que quieren para sus hijos, denunciaron que detrás de la fusión está la ampliación de la «ikastola» Bambi, con la que comparte sus instalaciones. «La decisión está tomada y no hay vuelta de hoja», con estas palabras, el delegado de Educación del Gobierno vasco en Vitoria, Josu Gangoiti, comunicó al director de colegio de Santa María de Vitoria, Carlos López, que no habrá marcha atrás en el cierre del centro, a pesar de la oposición de los padres y del Ayuntamiento de la capital. En la asamblea celebrada ayer por la tarde, los padres de este centro de enseñanza infantil y primaria del modelo A (enseñanza en castellano), que comparte comedor y patio con la ikastola Bambi, recibieron como un «jarro de agua fría» el anuncio del delegado de Educación, que se negó a que el director del centro acudiera a la reunión acompañado de un representante de la APA, asociación de padres legalmente constituida. Gangoiti también ha rehusado ponerse en contacto con este medio de comunicación. En declaraciones a ABC, Carlos López indicó que el delegado de Educación no le ofreció ninguna nueva razón para el cierre del centro, valorando de forma «totalmente negativa» el encuentro. Los padres, que recibieron durante la asamblea el apoyo de la ONG, Movimiento Contra la Intolerancia de San Sebastián, acordaron comenzar el viernes día 10 un encierro con carácter nocturno para no interferir en las clases, y llevar a cabo por las mañanas movilizaciones ante la Delegación de Educación y el Gobierno vasco hasta conseguir que les reciban para convencerles de la importante labor de integración que lleva a cabo el centro. La secretaria de la APA, Blanca del Campo, denunció ayer la impotencia y el abandono que sufren por parte de las instituciones autonómicas vascas.

 

Recortes de Prensa   Página Inicial