AGLI

Recortes de Prensa    Domingo 19  Marzo 2000
#Las voces del pueblo
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 19 Marzo 2000

#El dilema de Aznar
Editorial El País 19 Marzo 2000

#LA PRUDENCIA CATALANA
EDITORIAL El Mundo 19 Marzo 2000

#GUSTAVO DE ARISTEGUI: «En los escaños del PP de Guipúzcoa, como en el resto de Euskadi, caben todos los vascos»
ANA ROMERO El Mundo 19 Marzo 2000

#Empresarios que se negaban a pagar a ETA ceden ahora por las amenazas a sus familiares 
MADRID. D. Martínez / J. Pagola ABC 19 Marzo 2000

#ETA levantó acta de su reunión en julio con PNV y EA
El Mundo 19 Marzo 2000

#Ataques contra la sede del PSE en Rentería
El Mundo 19 Marzo 2000

#Auge de la lengua española 
Editorial ABC 19 Marzo 2000

#Cómo resolver en un solo diccionario las dudas de más de 400 millones de hispanohablantes 
MADRID. Antonio Astorga ABC 19 Marzo 2000

#Las academias hispanas harán frente común contra los anglicismos
EFE, Madrid El País 19 Marzo 2000

Las voces del pueblo 
Por CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 19 Marzo 2000

DECÍAMOS hace siete días que el Partido Popular iba a ganar las elecciones no sólo por haber gobernado bien y haber hecho una buena campaña sino por ser y aparecer como el partido nacional. Era la del 12 de marzo una consulta decisiva. La ciudadanía así lo presentía y, como corresponde a los grandes momentos históricos, el pueblo hizo oír su voz.

Los nacionalismos venían organizándose en frentes de distinto significado según los territorios. En el País Vasco, el PNV y EH se habían repartido las funciones del pacto de Estella/Lizarra: el primero era la expresión civil y electoral mientras el segundo representaba la parte militar. En Cataluña se estaba viviendo la sustitución de la hegemonía de CiU por la del PSC, con la ayuda de Esquerra Republicana. En Galicia se iba consolidando el Bloque, que es un frente en sí mismo. Y lo que agravaba esta situación, ya de por sí delicadísima, era la propensión del Partido Socialista a sumarse a estos frentes allá donde fuera necesario con tal de arrebatar el poder al PP.

El comportamiento inquietante de los socialistas en Cataluña, y después de las últimas elecciones autonómicas y municipales en Baleares, Galicia y Aragón, así como las informaciones sobre los contactos del PSE con el PNV y EH, una vez rota la tregua (de las que este periódico fue el adelantado), permitían pensar que el Partido Socialista no dudaría en llevar la fórmula hasta el Gobierno central si fuera preciso. El llamamiento de Narcís Serra, la semana pasada, a todos los partidos federalistas e independentistas para la formación de un frente ha revelado las intenciones reales de los socialistas catalanes: la compatibilidad de la colaboración en determinadas tareas y en momentos concretos con un posible salto a la conquista de la soberanía o de la independencia.

Así pues, se había llegado a un punto en que no se podía contar con uno de los dos partidos nacionales (para qué hablar de IU, amparadora de Madrazo) porque o bien los socialistas ya están identificados con el nacionalismo (en Cataluña) o están dispuestos a un compromiso con este (en el País Vasco y en Galicia). Por otra parte no sólo los socialistas sino toda una corriente de periodistas y políticos, que dicen estar por encima de los partidos, vienen condenando de forma sistemática cualquier iniciativa que pueda ser interpretada como una oposición a los nacionalismos. En una palabra, se considera que mientras éstos están legitimados para formar frentes no lo están los constitucionalistas. Los frentes de aquellos estarían en la naturaleza de las cosas mientras los frentes de los partidos nacionales serían una agresión al pluralismo. Los nacionalistas pueden darse la mano mientras los demás tienen que atarse una mano a la espalda. Unos pueden organizarse contra el Estado autonómico y contra la idea de España como nación mientras los constitucionalistas estarían practicando una beligerancia propia de centralistas.

Miles y miles de votantes —muchos procedentes de la militancia de izquierdas— vieron con lucidez el 12 de marzo que España se estaba jugando su futuro como nación y que sólo podía conjurarse ese peligro con el fortalecimiento del Partido Popular. Ese ha sido el significado de la mayoría absoluta y de la coherencia territorial del voto, la traducción electoral del espíritu de Ermua, el resultado del cotidiano plebiscito.

Los votos han corrido en socorro de la nación en esta delicadísima hora. Negarlo es tanto como no querer reconocer las voces del pueblo.

El dilema de Aznar
Editorial El País 19 Marzo 2000

EL PRESIDENTE Aznar anunció el viernes las prioridades que guiarán al Gobierno que se propone formar a partir de la mayoría absoluta que le proporcionaron las urnas el 12 de marzo. La primera digestión de una victoria mucho más amplia de lo que podían prever los más optimistas entre los populares ha moderado la euforia con una cuidadosa omisión de expresiones que pudieran suscitar temores. La propia expresión "mayoría absoluta" desapareció durante unos días del lenguaje oficial del PP: se omitió cuidadosamente durante la campaña, para no desmovilizar a unos y amedrentar a otros, y tampoco apareció en las reacciones inmediatas ante la victoria, para no dar razones a quienes ven el peligro de ninguneo de las minorías.

La segunda digestión, con el anuncio de las prioridades de Aznar, ha registrado gestos muy medidos, en los que se combina la oferta de diálogo y a la vez la reafirmación eufórica del programa con el que el PP consiguió el triunfo. Los agentes sociales -sindicatos y patronal- pasan en el protocolo por delante de los nacionalistas a la hora de escenificar la política de mano tendida que anuncia el presidente. El terreno de la gestión económica, donde el PP ha cosechado buenos resultados, recibe así un trato prioritario respecto al estrictamente político, por más que el presidente reivindique el carácter político de su gestión.

A la vez, Aznar ha exhibido ya sin ningún rebozo el poder de su mayoría y la voluntad de aplicar su proyecto político, para invitar al diálogo a los agentes sociales y a los socios nacionalistas desde una posición de fuerza. A la hora de negociar con otras fuerzas son innegables las ventajas de la mayoría absoluta y no cabe ahora hurtárselas al futuro Gobierno del PP. Si Aznar la ha obtenido es también porque sus votantes han querido darle la oportunidad de ejercerla, sin necesidad de pactos con otras siglas para sacar adelante sus propuestas en el Parlamento. Felipe González difícilmente hubiera conseguido conducir a la izquierda española hacia Europa sin contar con las manos libres de un Gobierno sin hipotecas.

Pero también son evidentes algunos peligros. Las mayorías absolutas son sustento de tentaciones personalistas y autoritarias y caldo de cultivo para las desviaciones de poder y las corrupciones, con escasas oportunidades de investigación parlamentaria. Lo sucedido en los años ochenta con los socialistas fue un buen banco de pruebas. La nueva legislatura puede servir para consolidar el centro y la moderación o para repetir experiencias negativas; para civilizar o para enconar la vida parlamentaria.

Hay otras tentaciones que una mayoría absoluta puede alimentar extramuros del partido gobernante. En el lado de los antiguos aliados nacionalistas, y una vez que el PNV rompió amarras hace ya meses, puede haber también una tendencia al endurecimiento por parte de CiU, cuyos votos son del todo prescindibles a los efectos de la estabilidad tantas veces invocada por Pujol en el pasado para aliarse con unos u otros. Ya han aflorado también algunas exigencias inmediatas de los grupos de presión que creen haber hecho más méritos para desbrozar la marcha hacia esta mayoría absoluta. No está de más recordar que la misma eficacia electoral del eslogan "España va bien" ha enmascarado, bajo un innegable éxito económico, el juego subterráneo del amiguismo en las privatizaciones y del intervencionismo en los medios de comunicación públicos y privados.

Las propias palabras de Aznar para aventar el miedo que suscitan las mayorías absolutas refuerzan en buena medida las razones de esos recelos. "Tenemos mayoría porque no hay ningún miedo al ejercicio de la mayoría", ha dicho, como si sólo contaran las ideas y los sentimientos de quienes le votaron el pasado domingo, y no los de los ciudadanos españoles que no le votaron.

El PP tendrá muy pronto la oportunidad de demostrar en la práctica la realidad de su política "centrista, reformista y dialogante". La revisión de la Ley de Extranjería y las reformas de la justicia y de las humanidades, cuestiones que figuran como urgentes en el programa de los populares, serán las primeras piedras de toque del nuevo estilo del segundo mandato de Aznar. También lo será, más tarde, la negociación del nuevo sistema de financiación autonómica, no sólo por su capacidad de diálogo con los nacionalistas catalanes, sino precisamente con las comunidades autónomas gobernadas por socialistas. Al nuevo Gobierno de Aznar, como a todos, habrá que juzgarlo por sus actuaciones, sin que tengan mayor valor ni las declaraciones de intenciones ni las descalificaciones apriorísticas de sus adversarios.

LA PRUDENCIA CATALANA
EDITORIAL El Mundo 19 Marzo 2000

Los nacionalistas catalanes han condicionado la gestión de los sucesivos gobiernos desde el año 93. Primero con el PSOE y después con el PP. Ahora, tras las elecciones del 12-M, sus escaños ya no valen su peso en oro -como en el 96- y, naturalmente, tienen que replantearse su estrategia de una forma radical. Máxime teniendo en cuenta que Jordi Pujol necesita el apoyo del PP para poder gobernar en Cataluña.

Aunque aún es pronto para saber si CiU radicalizará sus posiciones para enfrentarse a la mayoría absoluta del PP, los primeros pasos dados por Pujol y los suyos apuntan a una estrategia moderada y dialogante, sin hacer caso de los cantos de sirena lanzados por ERC para radicalizar su mensaje nacionalista.

Todos los portavoces de CiU han dejado claro, tras las elecciones, que su intención es dialogar con el Gobierno de Aznar e intentar llegar a un acuerdo en cuestiones claves para ellos como la financiación autonómica. Incluso el consejero de Economía y portavoz, Artur Mas, llegó a adelantar que su coalición aceptaba el modelo de financiación propuesto por el presidente de la Comunidad Valenciana, el popular Eduardo Zaplana.

También han reaccionado con prudencia y receptividad al mensaje que les hizo llegar Aznar el pasado viernes, cuando dijo que los ciudadanos le han votado para aplicar su programa y que es CiU quien tiene que definir el grado de compromiso que quiera con el PP. A este guante lanzado por el presidente popular, los nacionalistas han respondido que están dispuestos al diálogo, aunque -cosa lógica- descartan entrar en el Gobierno.

Josep Antoni Duran Lleida dice hoy en EL MUNDO que Aznar sabe que es más importante una mayoría política que una mayoría aritmética, y que sigue siendo necesario contar con la coalición, aunque la estabilidad del Gobierno ya no dependa de ellos.

En definitiva, ambas formaciones políticas -PP y CiU- están administrando la nueva situación política surgida de las urnas con inteligencia y habilidad. Los nacionalistas catalanes -en precario en el Parlamento autonómico- probablemente están haciendo de la necesidad virtud, pero demuestran su habilidad para hacerse valer, a pesar de no ser decisivos.

GUSTAVO DE ARISTEGUI: «En los escaños del PP de Guipúzcoa, como en el resto de Euskadi, caben todos los vascos»
¿SE MUEVE ALGO EN EUSKADI? POR PRIMERA VEZ EN LA HISTORIA DE NUESTRA DEMOCRACIA EL PARTIDO POPULAR HA CONSEGUIDO EN GUIPUZCOA SU SEGUNDO ESCAÑO. GUSTAVO DE ARISTEGUI TIENE POCOS AÑOS, MUCHO CORAJE, Y EL ORGULLO DE SER VASCO. ES LA CARA DE ESTA VICTORIA EN EL «TERRITORIO COMANCHE» DE LOS LLAMADOS CONSTITUCIONALISTAS.
ANA ROMERO El Mundo 19 Marzo 2000

Cargo: DIPUTADO ELECTO DEL PARTIDO POPULAR (PP) POR GUIPUZCOA / 36 AÑOS / Formación: ABOGADO Y DIPLOMATICO / Credo: CENTRISTA Y LIBERAL / Aficiones: MUSICA Y LECTURA / Sueño: PRESENCIAR LA PAZ EN EL PAIS VASCO Y ORIENTE MEDIO

SAN SEBASTIAN/IRUN.- En la risa y en el genio, en el volumen y en la barba, en la comida, los amigos, los gustos y la humanidad, este muchachote es una calcomanía, corpulenta y peluda, de su padre. Tanto es así, que una tiene que pellizcarse el brazo para recordar que éste no es Pedro, sino Gustavo, y que estamos en el año 2000, no en 1987, haciendo un perfil para el centenario Diario de Cádiz.

«Mi padre era un hombre al que yo quería y admiraba profundamente. Yo le tengo presente en esta etapa porque él también era un vasco que intentó hacer algo por su tierra», señala Gustavo de Arístegui y San Román, diputado electo del Partido Popular por Guipúzcoa, en referencia a Pedro de Arístegui y Petit, gobernador civil de Guipúzcoa en 1980 y embajador de España asesinado en Beirut por los sirios el 16 de abril de 1989. Tenía entonces Gustavo 25 años, un hijo de ocho semanas, y unas oposiciones al Cuerpo Diplomático a cinco meses de distancia. «Fue el momento más duro para nosotros como personas. Saqué fuerza de flaqueza y me dediqué a fondo a las oposiciones. Lo hice porque es lo que él hubiese querido.».

De ahí, quizá, sacó el temple para aceptar la sugerencia de Jaime Mayor Oreja de ser el número dos por Guipúzcoa, la provincia más abertzale. Desde la restauración de la democracia, ni el centro ni la derecha había conseguido ese segundo banco. Aceptó, dice, por lealtad al proyecto popular y su «maestro y amigo», Mayor Oreja, del que ha sido jefe de gabinete durante los últimos cuatro años en el Ministerio del Interior. Ahora vive algo más que esos quince y warholianos momentos de gloria. Son centenares las felicitaciones, y no hay quien aguante ¡¡dos!! móviles.

«Yo sabía que era muy, muy difícil», señala Arístegui esta semana, todavía entre Irún y San Sebastián. «Pero lo que ha ocurrido en Guipúzcoa es un reflejo de lo que ha pasado en todo el País Vasco, y es que el nacionalismo ha ido perdiendo fuerza electoral en favor de las opciones constitucionalistas, estatutistas o autonomistas. También, claro, hay un programa en el que la gente ha creído».

«En el País Vasco, el PP está abocado a seguir creciendo porque se ha producido un cambio social. Y ésta es la gran clave. Se ha producido un cambio profundo en la sociedad vasca en 20 años», continúa mientras va mostrando, piedra a piedra, la tierra de sus antepasados, desde la antigua casa de su abuela en Fuenterrabía hasta el despacho de San Sebastián donde su padre, siendo gobernador civil, sufrió uno de los cuatro atentados de ETA.

«La sociedad ha visto que hay ciertas opciones sensatas, razonables, centradas, con la mano tendida que siempre han estado reivindicando lo que en el resto de España es normal, y que por desgracia en el País Vasco no lo es: la plena libertad, la plena democracia. «Nosotros estamos propugnando un País Vasco en convivencia plena absoluta, con respeto a la diferencia, con la mano tendida a todas las fuerzas democráticas, entendiendo la riqueza de nuestra pluralidad, y entendiendo que hay visiones distintas a la nuestra sobre lo vasco y sobre la relación de lo vasco con España. En el País Vasco hay cientos de miles de personas, como los que votan al PSOE o al PP. Ellos han mandado un mensaje a la sociedad diciendo "estamos aquí, somos tan vascos como vosotros, y nos gustaría compartir este país con vosotros porque este país es de todos"». «En los escaños del Partido Popular de Guipúzcoa, como en todos los de Euskadi, caben todos los vascos», concluye. «Hay una regla de oro en democracia: a partir del momento en que un partido gana las elecciones, deja de ser el representante de los que le votaron y pasa a ser el representante de todos los ciudadanos».

Para explicar la apuesta por el escaño de Guipúzcoa, hay algo mucho más importante enla vida de Gustavo que esa disciplina personal y partidaria que siempre aducen los políticos. El nunca lo ha dicho así, pero una lo ha intuido mientras ocurría. Es sin duda la osada valentía que el añorado embajador le inyectó en vena desde chico. Pedro de Arístegui casi nunca hablaba de recepciones y de gente importante. Contaba aventuras. Era el diplomático arriesgado y romántico que buscábamos.

Fue en Managua, a los 16 años, donde aprendió lo que es la solidaridad. Junto a sus dos hermanos pequeños, Iñigo y Gonzalo, rellenó pasaportes, realizó listas y acompañó autobuses para contribuir al traslado de los 9.000 refugiados nicaragüenses desde Managua hasta San José de Costa Rica. Durante la ofensiva final sandinista de 1979, el único agua que se bebía en la embajada de España en Managua era la que se hervía de la piscina. El dormitorio de Arístegui, el único en el que funcionaba el aire acondicionado, servía de nevera, y él tenía que taparse con tres mantas. Historias como ésta hay a puñados.

Las cuenta bien, este auténtico chicarrón del norte. Vasco hasta la médula, por sus venas corre sangre alemana, francesa y mallorquina: «Ese es el futuro del mundo. Las purezas étnicas no son ni posibles ni deseables». Contra la cerrazón de mente, está vacunado. Ha vivido en diez países, además de Jordania y Libia, donde ha servido como diplomático; estudiado en cinco de ellos, y aprendido cuatro idiomas: «Me siento profundamente vasco, vasquista. Lo que pasa es que al mismo tiempo tengo unas miras más amplias, de amistad y de cooperación positiva con el resto de Europa. Desde Aristóteles hasta nuestros días, las categorías nos definen. La cultura anglosajona, de los Estados Unidos, es una parte de mi vida». ¿Euskera? «No había pensado dedicarme a la política del País Vasco y por eso no pensé en la necesidad de aprenderlo. Pero me encantaría. En el PP del País Vasco tenemos un número creciente de militantes y de votantes que lo hablan. El mejor ejemplo es Carlos Iturgaiz, un euskaldun perfecto».

Eso era también el diplomático Juan Manuel de Arístegui y Vidaurre, quien mandó prender del manto de la Virgen de Aránzazu la insignia de oro y brillantes que le regalaron los sefardíes de Jerusalén por ayudar a los judíos cuando fue cónsul en Bélgica, durante la II Guerra Mundial.

Cuarta generación de diplomáticos, vive en Madrid, en una casa de un barrio bohemio con su mujer, Camino, y sus dos hijos, Borja Manuel y Patricia. Caben también 3.000 discos, 6.000 libros, y las fotografías de los personajes con los que se ha ido topando, como el comandante Cero, Fidel Castro el rey Hussein. «El mundo no está ya para hombres como Churchill o Adenauer. En nuestra etapa, la protagonista es la sociedad, y ésta requiere de buenos gestores, de gente sensata, con sentido común, porque la sociedad ya es dinámica, y los gobiernos no pueden pretender sustituirla».

-No parece ser el caso del País Vasco.

-Porque el nacionalismo, tal y como lo practica la actual cúpula del PNV, se ha convertido en un fenómeno excluyente y en consecuencia el Gobierno vasco gobierna para un número cada vez más pequeño de vascos. Pero está cambiando. Y aquí me gustaría tener un recuerdo muy especial para Gregorio Ordóñez, porque él [teniente de alcalde de San Sebastián asesinado por ETA el 23 de enero de 1995] marcó un punto de inflexión en el Partido Popular de Guipúzcoa y en consecuencia también del País Vasco. Gregorio sacó de la clandestinidad a nuestro partido, lo convirtió en alternativa de poder en San Sebastián y de referencia en Guipúzcoa. Gregorio se convirtió en ese político claro, joven, brillante, vibrante, referente, cercano, que empezó a atraer, por su personalidad, a gente hacia las posiciones políticas del proyecto popular. Empezaron a ver que éste era un proyecto muy asumible, centrado, sensato, moderado, con visión, y la gente empezó a votarle, y llegó a ser teniente de alcalde y hubiese sido alcalde. Estoy convencido de que sin Gregorio, esta eclosión que ha tenido el Partido Popular no se habría producido. Hemos construido sobre las bases que nos dejó Gregorio.

En el Ayuntamiento de Donosti le da uno de esos abrazos de oso a la enérgica María San Gil, sucesora del asesinado Ordóñez: «La labor de nuestros concejales es extraordinaria. Sin su espíritu cívico, sin su paciencia, el PP no tendría hoy la fuerza que tiene en el País Vasco». Que trabajar aquí es peligroso lo recuerda el peso de la puerta del coche, que una casi no puede abrir. «Es blindado», recuerda uno de los guardaespaldas, cuyo número, por seguridad, no se quiere especificar. No es extraño que, preguntado por sus sueños, Arístegui lo tenga muy claro: la paz en Oriente Medio y en el País Vasco. «La violencia, la locura, la barbarie en esos dos conflictos me han costado muy caro. Me ha costado mi padre, y me está costando mis amigos. La gente, cuando lo lee en los periódicos, no se da cuenta de las secuelas de un asesinato. El desgarro que deja un asesinato entre los familiares, los amigos, los compañeros, las personas que conocían al asesinado, es terrible».

-Los hay que dicen que haríamos bien en acostumbrarnos a convivir con el terrorismo, como con los muertos en las carreteras españolas, porque ETA se extinguirá eventualmente.

-¡Qué barbaridad! Perder un ser querido es siempre dramático, da igual en qué circunstancia. Lo que ocurre es que cuando el motivo es que otro ser humano irracionalmente le ha arrebatado la vida, le queda a uno un escozor en el alma más intenso. No es odio, no es rencor, es como de una cuenta sin saldar. Como decir, ¿por qué? ¿Por qué otro tiene que decidir por alguien cuándo morir y no el destino o las circunstancias? Es una cuestión que marca. Uno puede aprender a vivir con ello, pero es difícil superarlo. Por ello, uno no se debe acostumbrar nunca a convivir con ningún género de delincuencia o de terrorismo. Eso es exactamente la negación de todos los valores que inspiran al hombre. Yo creo que estoy en política en gran medida porque soy vasco. A lo mejor si fuese de otra parte de España, de Murcia o de Soria, no lo haría. A lo mejor he llegado hasta aquí porque necesito reivindicar el derecho de cientos de miles de vascos a ser tan libres como lo son los demás.

-¿Por qué se resiste a comparar este problema con el de otras partes del mundo?

-En el País Vasco hay un problema de terrorismo. Es una comunidad homogénea. Todos pertenecemos a la misma comunidad, no tenemos comunidades enfrentadas con dos bandos armados que se están sacudiendo de tiros en la calle. Nosotros lo que tenemos aquí es un problema de unos señores que no han entendido que el mundo, Europa, España, Euskadi, ha evolucionado, ha cambiado. El País Vasco ya no es el de 1959. Se han quedado congelados en el tiempo. Son una expresión del paleolítico político. Y me resisto siempre a referirme a ETA y a su entorno como algo político. Cuando alguien utiliza una excusa política para cometer un crimen, por maravillosa que sea la idea que inspira a esa persona, está destruyendo, prostituyendo, mancillando esa idea que dice defender. No hay una sola idea en el mundo que merezca un asesinato, no la hay.

-Uno de los objetivos de José María Aznar esta legislatura es acabar con el terrorismo. No ha sido así en 35 años.

-El terrorismo se acabará cuando todos los partidos políticos democráticos nos unamos contra él. Lo que no se puede es darle cobertura política. Eso es lo que hace la actual cúpula del PNV, no el PNV. Con el PNV hay que trabajar, acercarse a él. Pero el Pacto de Lizarra no es otra cosa que los pactos, unos secretos y otros conocidos, para imponernos a todos los demás sus condiciones, que son: o autodeterminación a plazos, o ahora, para que dejen de matar. En 20 años, no han logrado por las urnas la masa crítica necesaria para imponer su opción. A mi juicio, lo que va a ocurrir es que un creciente número de nacionalistas moderados se va a separar de Lizarra. En estas elecciones, el 60% de los vascos ha demostrado que no quiere Lizarra. El día que todos los partidos seamos capaces de aislar al terrorismo, éste no durará, quedará como una expresión excremente de una sociedad avanzada, hasta que acabe desapareciendo.

-¿Va aasistir al final del terrorismo?

-Sí. Estoy convencido de que el terrorismo desaparecerá en esta generación.

Empresarios que se negaban a pagar a ETA ceden ahora por las amenazas a sus familiares 
MADRID. D. Martínez / J. Pagola ABC 19 Marzo 2000

Interior estima que alrededor de 150 empresarios del País Vasco y Navarra están pagando el denominado «impuesto revolucionario», lo que permite que ETA se encuentre en una buena situación económica. En fuentes de la lucha antiterrorista ha sorprendido que en la actualidad hayan cedido al chantaje algunos industriales que se habían negado hasta el momento.

Los expertos en la lucha antiterrorista creen que ETA ha conseguido reforzar su entramado encargado de presionar a los empresarios del País Vasco y de Navarra para que se sometan al «impuesto revolucionario» y también los cauces para que estos entreguen las cantidades exigidas y lleguen a la «tesorería» de la banda que está controlada por los máximos cabecillas Ignacio Gracia Arregui «Iñaki de Rentería» y Miguel Albizu Iriarte «Mikel Antza». Se desconoce a ciencia cierta si José Luis Arrieta Zubimendi «Azkoiti» sigue desempeñando algún cargo dentro del «aparato de finanzas» o si se ha desplazado recientemente a México. Interior sospecha que buena parte de este entramado está integrado por elementos «legales», al igual que el «aparato internacional» Xaki, lo que les permite desenvolverse por el País Vasco español.

A las Fuerzas de Seguridad les ha sorprendido que entre los industriales que ahora pagan el denominado «impuesto revolucionario» se encuentren algunos que hasta la fecha se habían negado con firmeza a someterse el chantaje, incluso en épocas en las que la banda tenía una mayor capacidad operativa. Ello obedece a que los terroristas han enviado a los empresarios, además de las misivas en las que se les exige el pago, mensajes con amenazas incluso para el entorno familiar.

Los expertos en la lucha antiterrorista creen que con esta «salto cualitativo» en cuanto a las amenazas, ETA pretende acabar con el «cierto relajo» que la «tregua» había producido entre los empresarios. «Relajo relativo -aclaran estos medios- ya que incluso durante el alto el fuego de los terroristas algunos empresarios han seguido pagando el “impuesto revolucionario”».

Interior considera que ETA atraviesa una situación económica muy favorable aunque precisa que los alrededor de 150 empresarios que pagan no lo hacen en una misma campaña de petición del «impuesto revolucionario», sino que es un cómputo global. Las cantidades exigidas oscilan entre los cinco y los cincuenta millones, aunque en algunos casos se ha superado esta cifra. Se da la circunstancia de que una persona secuestrada en Vizcaya, y que fue puesta en libertad tras el pago de un rescate, pagó después a la banda cincuenta millones de pesetas. Por lo general, la banda envía a los empresarios que incluye en sus macabras listas cartas cada dos años. El propio ministro del Interior, Jaime Mayor, reconocía no hace mucho que el desmantelamiento de las tramas financieras de la banda es una de las asignaturas pendientes de las Fuerzas de Seguridad del Estado, aunque algunos éxitos ya se han dado, sobre todo en la operación que llevó al cierre del periódico «Egin». Asimismo, Interior estima que la falta de liderazgo político en el País Vasco así como la falta de eficacia de la Ertzaintza ha podido llevar a muchos empresarios a una sensación de abandono que les puede hacer más vulnerables ante el chantaje terrorista.

Así las cosas, entre sus hipótesis de trabajo, las Fuerzas de Seguridad estudian la posibilidad de que la banda planee un secuestro, más que con un móvil económico, con el objetivo de chantajear al Gobierno. «A ETA -comentan los expertos antiterrorista- le sale rentable un secuestro, no sólo desde el punto de vista económico, ya que le permite estar en el candelero durante tiempo, sin riesgos».

Por ello, no descartan que la banda intente secuestrar a algún cargo público del PP, aunque, en este caso, los expertos no creen que repetiría el caso de Miguel Ángel Blanco, si no que más bien se inclinan a pensar que lo mantendrían cautivo durante un período de tiempo, para plantear durante el mismo al Gobierno una batería de exigencias, la mayoría relacionada con sus presos. En cualquier caso, advierten que, sobre todo tras su revés electoral, ETA va a intentar cualquier otro tipo de atentado en cuanto le sea posible.

ETA levantó acta de su reunión en julio con PNV y EA
El silencio de los nacionalistas a las propuestas de la banda armada provocó el fin de la tregua
El Mundo 19 Marzo 2000

BILBAO.- El desacuerdo del PNV y EA con los planteamientos expuestos por ETA en una reunión celebrada a principios de julio del pasado año fue la causa inmediata de la ruptura de la tregua por parte de la organización terrorista. En esa reunión, ETA anunció a sus interlocutores que suspendía el pacto establecido en el verano de 1998 en el que se basaba la tregua.

La suspensión del acuerdo dejaba en el aire la continuidad del cese de las actividades terroristas. ETA propuso en ese mismo encuentro unas nuevas bases para otro pacto, que no fueron aceptadas por PNV y EA, lo que condujo a la vuelta a las armas.

Así se desprende de un documento interno de ETA en el que, a modo de acta, se recoge el desarrollo de la citada reunión, y al que ha tenido acceso la agencia Vasco Press. La propia organización terrorista, en su último comunicado difundido el pasado día 8, confirmaba que la falta de respuesta de PNV y EA a la propuesta realizada por ETA en julio del pasado fue la razón del fin de la tregua.

El acta citada está fechada el 12 de julio de 1999, si bien no aclara si ésa era la fecha misma del encuentro. No se menciona qué personas asisten al encuentro, sólo las siglas: PNV, EA y ETA. El motivo de la reunión era hacer un balance del primer aniversario de los acuerdos establecidos en el verano de 1998, causa directa de la tregua. En ellos, las tres organizaciones se comprometían a dar pasos «en la construcción nacional», los dos partidos debían romper sus alianzas con PP y PSOE y la organización terrorista establecía una tregua.

En el encuentro, el balance del PNV y de EA realizaron del año transcurrido era positivo, aun admitiendo luces y sombras. Frente a este tono, contrasta fuertemente la intervención de ETA que pone el foco de su intervención en el pacto tripartito sobre el que se sustentó el anuncio de la tregua.

Pacto secreto

En la reunión, ETA planteó que eran positivos los resultados provocados en la sociedad vasca, porque se había roto un esquema de dependencia respeto a España o Francia, pero advirtió a sus interlocutores que había llegado la hora de «cortar» porque si no «el proceso puede empezar a pudrirse».

ETA había pasado a considerar que la «indefinición» derivada del carácter secreto del pacto era negativa porque la sociedad desconocía lo que había detrás -«el proceso de construcción de Euskal Herria», y no «un proceso de paz»- y por ello advertía que, por su parte, no tenía problema en hacerlo público.

Tras presentar este negativo balance final, ETA indicó que consideraba que el pacto se encontraba «en suspenso» y, en consecuencia, quedaba en suspenso la tregua.

Esto provocó la respuesta de los representantes del PNV quienes indicaron que no aceptaban la tutela de ETA. La banda armada replicó acusando a sus interlocutores de difundir «falsedades» a la sociedad al señalar que se estaba en un proceso de paz y que ETA «no va a matar a nadie durante un año», en lugar de decir que se estaba «en la construcción de Euskal Herria».

Ataques contra la sede del PSE en Rentería
Amenazados los vecinos de un concejal del PP en Galdácano
El Mundo 19 Marzo 2000

RENTERIA / BILBAO.- Activistas pertenecientes al entorno radical volvieron ayer a atacar a personas y propiedades de los partidos constitucionalistas en Euskadi. En esta ocasión, una mujer resultó herida leve en el ataque, a plena luz del día, a la sede del PSE-EE de Rentería, mientras que los vecinos de un concejal del PP de Galdácano recibían en sus buzones cartas en las que se les pide que «hagan lo posible» para expulsar del vecindario al edil popular.

Una mujer de 45 años resultó herida leve al ser incendiada, por parte de un grupo de encapuchados, la sede del PSE-EE de la localidad guipuzcoana de Rentería, que sufrió daños materiales de diversa consideración. Según informó el Departamento vasco de Interior, el ataque ocurrió sobre las 15.05 horas, cuando un grupo de unos seis o siete encapuchados accedió a la Casa del Pueblo que el Partido Socialista tiene en el centro de Rentería, tras romper el cristal de su puerta de entrada.

Los encapuchados, que instaron a la mujer a que abandonara el local, rociaron con gasolina la planta baja, le prendieron fuego y se dieron a la fuga. Como consecuencia del sabotaje, la encargada del bar de la sede socialista, Domitila M.I., sufrió una irritación en los ojos al ser salpicada por la gasolina, por lo que fue evacuada en una ambulancia.

Por otra parte, los vecinos del concejal del PP de Galdácano Ricardo Gutiérrez han recibido cartas en las que se les pide que «hagan lo posible» para expulsarle del vecindario, insinuando que, en caso contrario, podrían sufrir daños, según ha denunciado el Partido Popular, que ha dado a conocer uno de estos escritos. El PP ha calificó esta actuación de «verdadera limpieza étnica».

[La Ertzaintza detuvo el pasado viernes en la localidad vizcaína de Gernika a J.E.U, de 25 años, por pretender, presuntamente, cometer un sabotaje junto a otras personas, que cubrían sus rostros con capuchas y estaban en posesión de garrafas de gasolina].

Auge de la lengua española 
Editorial ABC 19 Marzo 2000

EL Diccionario de Dudas panhispánico, fruto de la colaboración de la Academia y el Instituto Cervantes, ha comenzado su primera semana de vida. El idioma español, que con cuatrocientos millones de hablantes está lejos de alcanzar su techo, no es sólo nuestro primer patrimonio espiritual sino también uno de los mejores aliados de nuestra balanza comercial. Nadie duda hoy de que el español será en el próximo siglo uno de los idiomas dominantes, si atendemos a su estado actual y a sus expectativas de difusión y crecimiento. En Estados Unidos, hay más de 30 millones de hispanohablantes que pueden llegar a 98 millones en 2050. Pero no acaba aquí el auge. El español domina también en el ámbito educativo. En Francia es ya la segunda lengua estudiada, sólo por detrás del inglés. En el Reino Unido es la primera y en Alemania sigue un ritmo ascendente y está a punto de alcanzar al francés. Por no hablar del espectacular desarrollo de su estudio en Brasil. Naturalmente, el interés por el idioma no es algo aislado sino expresión del auge de la cultura española en el mundo. Pues junto al idioma van el cine, la música y el libro. España no es una marca comercial pero vende más que la mayoría de ellas. Y, desde luego, no se trata ya de un interés basado en la extravagancia o en el exotismo.

Dentro de nuestras fronteras empezamos ya a darnos cuenta del activo inmenso que representa. La labor de las instituciones, y especialmente del Instituto Cervantes, ha sentado las bases de un desarrollo espectacular que debe continuar. Hoy, modelos como el Británico, el Goethe o el Liceo francés no constituyen un reto inalcanzable. Pero no estamos solos en esta tarea. La cooperación con los países hispanoamericanos es el único camino para la defensa y difusión de este patrimonio. En Iberoamérica viven nueve de cada diez hispanohablantes. La histórica edición de la primera Ortografía consensuada por todas las Academias de la Lengua constituye un ejemplo de esta colaboración.

Tampoco hace falta traspasar nuestras fronteras para comprobar el excelente momento de nuestra lengua. Hace sólo una década quizá hubiera resultado increíble la mera posibilidad de que obras filológicas como la Ortografía, el Diccionario de la Academia, la Gramática o Diccionarios de Uso del español, como el de Seco o el de María Moliner, pudieran llegar a alcanzar los primeros puestos de las listas de libros más vendidos. Cabe hablar de una verdadera pasión por el idioma que, además, reporta dividendos tanto culturales como económicos.

Las autoridades españolas han anunciado que se disponen a elaborar la primera evaluación econométrica del español en el mundo. Estamos seguros de que los resultados van a superar los más favorables pronósticos.

Cómo resolver en un solo diccionario las dudas de más de 400 millones de hispanohablantes 
MADRID. Antonio Astorga ABC 19 Marzo 2000

El «Diccionario de Dudas» panhispánico ha cumplido su primera semana de vida. El director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha, de viaje por Perú, Bolivia y Ecuador para visitar oficialmente las Academias hermanas, lo define como una obra de vanguardia de combate. Una Comisión española, otra Interacadémica y un equipo de especialistas en español normativo ya laboran el texto.

El académico Gregorio Salvador ha observado que la difusión en España de los «culebrones» televisivos de origen mexicano, venezolano o argentino ha contribuido a romper fronteras lingüísticas dialectales, como en el caso de los jóvenes que en Burgos definían unos zapatos como «chéveres» (incorporando un término venezolano a su habla) o el de los «aplazados en un examen» (del habla argentina) en lugar de la peninsular «suspendidos». O también rescatando del olvido antiguos usos: el «platicar» mexicano que le recordaba el «platicar» que empleaba en su infancia granadina. Así lo evocó en Madrid Ofelia Kovacci, presidenta de la Academia argentina de las Letras, cuando la Real Academia Española y Telefónica rubricaron días pasados el convenio de colaboración que incluye, como uno de sus puntos más destacados, la elaboración del primer «Diccionario normativo de dudas» panhispánico, en el que colabora el Instituto Cervantes. La conclusión es unánime: el idioma español vive su Edad de Oro.

PRIMERA REUNIÓN DE TRABAJO
El pasado jueves, en la sede de la Real Academia, se celebró la primera reunión del equipo que labora el «Diccionario normativo de Dudas». Una obra que, según el director de la RAE, Víctor García de la Concha, será de «vanguardia de combate». Y recalca que lo verdaderamente importante es que se trata de un documento básico y único que se consensúa, por vez primera, con las Academias Hispanoamericanas: «Nos ponemos de acuerdo para ofrecer una solución común y en tiempo real —a través de Internet— a cada caso dudoso sobre afluencia de anglicismos, términos técnicos, formas nuevas...».

Este Diccionario surgió a raíz de las más del centenar de consultas diarias que recibe a través de Internet la Real Academia (www.rae.es).

La selección de las entradas se nutre de un valioso arsenal:

—Consultas: las dudas más frecuentes planteadas por los usuarios a las secciones de consultas de las Academias de la Lengua Española.

—Libros de Estilo: las cuestiones tratadas en los distintos diccionarios de dudas, libros de estilo de grandes medios de comunicación (entre los que destaca el Libro de Estilo de ABC), manuales de español correcto como el de la agencia Efe y su archivo de dudas... publicados tanto en Hispanoamérica como en España y seleccionadas como núcleo básico de obras de referencia.

—Publicaciones académicas: información que de carácter normativo se recoge, de modo más o menos explícito.

—Iberoamérica: las aportaciones de las Academias Hispanoamericanas que se han reunido con la Española recientemente —en intensas sesiones de mañana y tarde— durante tres días.

—Instituto Cervantes: el programa informático «Scriptorium», que el Instituto Cervantes ha aplicado con gran éxito en los 34 centros que tiene distribuidos en 23 países. Este proyecto nació para resolver cualquier duda idiomática en la redacción de sus documentos administrativos. Asimismo, se utiliza como consulta esencial para la enseñanza del español en el mundo. El Instituto Cervantes también aporta una iniciativa surgida a raíz del Congreso de Zacatecas para unificar, homogeneizar y verificar los aspectos grafemáticos de la Prensa.

En la primera reunión de trabajo, explica a ABC García de la Concha —que hoy emprende la mencionada gira por Iberoamérica para explicar allí la obra— se ha tipificado cómo va a ser el Diccionario desde los prismas ortológico, ortográfico, morfosintáctico y léxico. Y se ha elaborado una plantilla metodológica después de desglosar más de doscientos libros (manuales de español correcto, diccionario de dudas...)

COMISIÓN INTERACADÉMICA
El Diccionario de Dudas estará consensuado por las 21 Academias Correspondientes de América. El equipo básico interno está radicado en la sede de la Real Academia y compuesto por nueve personas especializadas en español normativo.

La Comisión Interacadémica está integrada por Alfredo Matus (que cubre todo el área de Chile y países adyacentes); Ofelia Kovacci (que canalizará la zona del Río de la Plata); Carlos Joaquín Córdova (que atrapará el Altiplano); Josefina Tejera (área de Venezuela y países limítrofes); María Vaquero (Puerto Rico y Centroamérica); José G. Moreno de Alba (México) y Joaquín Segura (Estados Unidos). La Comisión de la Real Academia Española la pilotan los académicos Gregorio Salvador y Francisco Rodríguez Adrados. Completan el equipo el Secretario de la Asociación de Academías, Humberto López Morales y el Secretario de la RAE, Domingo Ynduráin. Todos los trabajos serán revisados por Víctor García de la Concha, que preside y dirige el proyecto.

EL TRABAJO, DÍA A DÍA
¿Cómo se elabora el Diccionario? El equipo interno, vinculado directamente a la sección de español al día y de consultas de la Real Academia, prepara ponencias ortográficas, ortológicas, morfológicas, fonéticas, sintácticas, léxicas y gramaticales. Con el visto bueno de la Real Academia se remiten a la Comisión Interacadémica, cuyos representantes están conectados a las Academias de sus zonas más próximos. Esta Comisión emite su informe y devuelve la ponencia a Madrid, donde se incorporan las modificaciones. En la Real Academia se procede a la redacción final de la ponencia, que se remite a las 21 Academias Correspondientes para una última supervisión antes de su sanción. «Nunca es excesivo el cuidado y el escrúpulo a la hora de fijar una norma», subraya García de la Concha.

Para agilizar el trabajo de redacción de la obra, cada Academia de las 21 Correspondientes americanas designará a un delegado que canalice toda la información. Se abordarán incluso cuestiones que no están explícitamente resueltas en las publicaciones académicas y que una vez informadas por la Comisión interacadémica serán enviadas a todas las Academias para su aprobación.

Una vez creado el Índice de tipologías, se diseccionará el uso particular de los vocablos en cada país determinado y será la Academia de esa nación quien emita un dictamen del vocablo. Si el equipo de especialistas detecta dos usos de una misma palabra se recurrirá al Diccionario de la Real Academia para saber cuál es el correcto y cuál no. Si persiste la duda se remitirá un informe a la Comisión acadérmica e interacadémica.

La RAE adelantará en Internet partes de la obra en tiempo real y el objetivo es completar la estructura básica en tres años —2000 a 2002—. Se publicará entonces en forma de libro, como soporte informático y se actualizará periódicamente. Surge, pues, el «Diccionario normativo de Dudas» como una avanzadilla de la Norma Académica con la realidad cambiante del lenguaje. Explica el director de la RAE que la ventaja de esta obra reside en su carácter de anticipación y experimentación: «Este Diccionario hará propuestas alternativas para comprobar si calan en el uso de los hablantes. Vamos a tratar de adoptar una respuesta común». Y anuncia: «De esta obra saldrán sugerencias y propuestas para el Diccionario de la Real Academia Española y para la Gramática y la Ortografía».

El director del Instituto Cervantes, Fernando Rodríguez Lafuente, recalca que las relaciones del Instituto Cervantes con la Real Academia Española son «excepcionales» porque se cumple uno de los aspectos esenciales en materia cultural: sumar y no restar. «El campo de cooperación está abierto a otros espacios».

A LA CONQUISTA DE INTERNET
A las puertas del nuevo milenio, el español está a punto de alcanzar los 400 millones de hablantes, pero no ha tocado techo «ni lo tocará en el próximo siglo», observa Rodríguez Lafuente. Sólo en Estados Unidos, la propia Oficina del Censo calcula que en 2050 habrá 98 millones de hispanos y que para dentro de un siglo lo serán uno de cada tres estadounidenses. En Iberoamérica viven nueve de cada diez hablantes. El 80 por ciento de los centros de enseñanza básica y el 90 por ciento de los de secundaria en Estados Unidos ofrecen clases de español en una nación en donde no es obligatoria la enseñanza de idiomas extranjeros. Casi dos de cada tres universitarios estadounidenses estudian español. Brasil vivió una iniciativa parlamentaria para convertir el español en lengua obligatoria en la enseñanza. El futuro habla español.

La XXII edición del Diccionario de la Real Academia Española, prevista para 2001, incorporará más de treinta mil modificaciones sobre el texto de 1992. Se han revisado y anotado americanismos —hay infinidad de listas aprobadas y consensuadas con las Academias correspondientes— y la RAE ya tiene muy avanzada una ponencia sobre los anglicismos y el problema que plantean, sobre todo los que proceden del mundo de la tecnología. El próximo paso será su remisión a Iberoamérica para elaborar un documento básico unitario. La lengua, en consenso.

La Real Academia Española trabaja asimismo en un Libro de Estilo «que no entrará en ninguna competencia con los que ya existen en los periódicos», matiza el director de la Academia. «Será una respuesta planificada a retos y neologismos». La Real Academia también consensuará con Hispanoamérica, tras el éxito de la Ortografía —más de un millón de ejemplares en México y 200.000 en España nada más ponerse a la venta a finales del pasado año— su Gramática Normativa del siglo XXI. En tres años verá también la luz esta nueva Gramática Normativa del español, la de uso oficial. Ya se han elaborado los tres primeros capítulos, que han sido remitidos a las 21 Academias Hispanoamericanas de la Lengua Española para su consenso. Cada palabra, cada término, cada voz será analizado y debatido en ambas orillas del idioma. El español, una lengua que mantiene plenas sus constantes vitales, se fortalece como uno de los grandes idiomas culturales del mundo. En lengua, como sostenía el poeta Horacio, el uso es más poderoso que los Césares.

Las academias hispanas harán frente común contra los anglicismos
El futuro 'Diccionario normativo de dudas' actuará como fuerza de choque
EFE, Madrid El País 19 Marzo 2000

Las academias de la lengua de los países de habla hispana están decididas a formar un frente común contra la avalancha de anglicismos innecesarios, y es en ese campo donde el futuro Diccionario normativo de dudas actuará "como una fuerza de choque" y será "muy beligerante". Aunque tardará aún tres años en editarse, el diccionario podrá ser antes consultado por Internet.

Esa actitud combativa quedó patente en las reuniones que mantuvieron la semana pasada en Madrid responsables de estas instituciones, con motivo de la puesta en marcha del citado diccionario, según afirmó el director de la Real Academia Española (RAE), Víctor García de la Concha, la víspera de emprender viaje hacia Perú, Bolivia y Ecuador para visitar oficialmente sus academias.

En esos encuentros se comprueba que las instituciones asociadas de Hispanoamérica "son más restrictivas que la española" a la hora de admitir anglicismos, y "son ellas", añadió, "las que nos urgen a que hagamos frente común en esa línea y a que nos comprometamos en una campaña activa para no admitir más términos extranjeros de los necesarios".

Es indudable que el español continuará enriqueciéndose con palabras procedentes de otros idiomas, pero lo que "es vituperable", a juicio del director de la RAE, "es tomar préstamos innecesarios". "Hay que salir al paso de esa actitud de esnobismo, que sobre todo practican los llamados ejecutivos, de decir en inglés lo que tiene 17.000 términos equivalentes en español", dijo.

Las academias de la lengua realizarán un dictamen sobre la forma concreta de evitar extranjerismos. En esa lucha, y en este proyecto, se quiere implicar a los medios de comunicación de España e Hispanoamérica. Para ello se va a crear una comisión que seguirá la elaboración del Diccionario de dudas. "Sin los medios no lograremos nada; con ellos daremos púlpito a los acuerdos que adoptemos", subraya el director.

Recortes de Prensa   Página Inicial