AGLI

Recortes de Prensa    Lunes 27  Marzo 2000
#Votos blancos contra ETA
MIGUEL GONZÁLEZ, Madrid El País 27 Marzo 2000

#Los críticos del PNV de Álava aumentan sus reproches y cuestionan el liderazgo de Arzalluz
PEDRO GOROSPE, Vitoria El País  27 Marzo 2000

#"Lizarra está muerto y sólo vale para crispar"
Bilbao EL PAÍS 27 Marzo 2000

#Pujol rechaza un frente nacionalista para contrarrestar la mayoría del PP
JOSEP GARRIGA, Barcelona El País  27 Marzo 2000

#El proceso de «navarrización» de Álava, un freno para las ambiciones soberanistas del nacionalismo 
  VITORIA. J. J. Saldaña ABC  27 Marzo 2000

#«Álava quiere el proyecto de España» 
  VITORIA. J. J. S. ABC  27 Marzo 2000

#Piqué cree probada la relación de HB con la violencia y Balza exculpa a la coalición 
  VITORIA. J. J. Saldaña ABC  27 Marzo 2000

#CARLOS ITURGAIZ • PRESIDENTE DEL PP DEL PAÍS VASCO: "Mayor Oreja es el mejor candidato"
MARÍA ANTONIA IGLESIAS El País  27 Marzo 2000

#Un histórico del PNV denuncia que el giro soberanista de Arzalluz causa miedo
El Mundo  27 Marzo 2000

#El interés por el español despega en Europa
JOSÉ LUIS BARBERÍA , París (27-03-00) El País  27 Marzo 2000

Votos blancos contra ETA
Casi 50.000 vascos y navarros desoyeron a HB y acudieron a votar el 12-M aunque no apoyaron a ningún partido
MIGUEL GONZÁLEZ, Madrid El País 27 Marzo 2000

La aldea guipuzcoana de Orexa, cerca de Tolosa, es el mayor bastión electoral de Euskal Erritarrok (EH), la marca electoral de HB, que en las últimas elecciones municipales recibió el apoyo del 97% de sus 75 vecinos. No resulta, por tanto, sorprendente que sólo cinco de ellos se acercaran a votar el pasado 12 de marzo.

Lo insólito es que dos de las papeletas introducidas en la urna, el 40% del total, estuvieran en blanco. Vencer la presión ambiental y desafiar el llamamiento de HB a la abstención para acabar votando a ningún partido podría parecer estrafalario si otros 46.527 vascos y navarros no hubieran hecho lo mismo.

El partido del voto en blanco fue el sexto más votado del País Vasco y el quinto de Navarra en las elecciones generales. En la comunidad foral superó incluso a Convergencia de los Demócratas de Navarra (CDN), el grupo del ex presidente Juan Cruz Alli, y al PNV. El porcentaje de papeletas en blanco llegó al 2,98% en el País Vasco y al 4,01% en Navarra, frente al 1,58% del conjunto de España. Sin que ninguna explicación lo justifique, otros 15.978 vascos y navarros se equivocaron aparentemente el 12-M, por lo que sus sufragios fueron anulados. La proporción de votos nulos fue del 1,06% en el País Vasco y del 1,23% en Navarra, muy por encima del 0,67% de media española. En comparación con 1996, el voto en blanco creció 1,44 puntos en el País Vasco y 2,33 en Navarra, por sólo 0,61 en el conjunto del Estado; mientras que el voto nulo creció 0,37 puntos en el País Vasco y 0,61 en Navarra, frente a sólo 0,17 en España.

El voto en blanco o nulo, cuando es deliberado, constituye una forma de protesta. El ciudadano se toma la molestia de acudir a votar para decirle a todos los partidos que ninguno merece su confianza. El 12 de marzo, en el País Vasco y Navarra, era además un acto de militancia democrática. Quienes lo ejercieron no sólo evitaron respaldar a los partidos que se presentaban a las elecciones, sino sobre todo a los que no se presentaban. A EH, que pretendía apropiarse de la abstención.

En 14 municipios navarros y dos guipuzcoanos el porcetaje de votos en blanco superó el 10% y lo mismo sucedió con los votos nulos en Zubieta (Navarra). No todos son tan diminutos como Orexa: Artajona, con el 19,66% de sufragios en blanco y el 2% de nulos, tiene 1.415 electores.

EH consiguió en las últimas elecciones la cuadratura del círculo: perderlas sin presentarse. No se trata sólo de que en todas las circunscripciones, incluida Guipuzcoa, la participación superase el 50% del censo, frustrando su pretensión de deslegitimarlas.

Un análisis de los datos sugiere, además, que ni siquiera todos los electores de EH atendieron su consigna abstencionista. En 1996, la abstención en el País Vasco fue del 28,47% y votó por EH el 8,72% del censo. Sumando ambos porcentajes, la abstención habría debido ser ahora del 37,19%, pero se quedó en el 35,52%.

En términos absolutos, el revés es más patente. El día 12 se abstuvieron 632.522 vascos, 126.917 más que hace cuatro años. Pero esta última cifra es inferior en 27.936 a los votos de EH en 1996 y representa casi la mitad de los que logró en las elecciones europeas de hace nueve meses, en plena tregua de ETA, cuando obtuvo su mejor resultado.

¿Dónde han ido esos sufragios? Se da por sentado que muchos ex votantes de HB han apoyado al PNV, pero eso no es cierto en todas partes. En Álava, el PNV y EA han perdido en conjunto 78 votos y la abstención ha crecido en 6.243, mientras que EH consiguió 12.552 votos en 1996 y 20.789 en 1999.

HB puede creer que sus electores le han hecho caso y que, si la abstención no ha ganado, es porque han acudido a votar quienes antes no lo hacían. En ese supuesto, su fracaso sería más clamaroso. Habría llevado a las urnas a los abstencionistas de siempre. 

Los críticos del PNV de Álava aumentan sus reproches y cuestionan el liderazgo de Arzalluz
Guevara pide que dimita el presidente del partido e insta a pedir perdón por la manifestación de Buesa
PEDRO GOROSPE, Vitoria El País  27 Marzo 2000

Los críticos del PNV de Álava están subiendo el nivel de sus protestas hasta llegar a cuestionar incluso al presidente del partido, Xabier Arzalluz. El giro soberanista del partido, el progresivo aislamiento de los nacionalistas que está provocando esa política, la manifestación tras el asesinato del socialista Fernando Buesa que el PNV convirtió en un acto de desagravio al lehendakari , así como la imposibilidad de articular un debate interno, están provocando duras protestas. El ex diputado general de Álava Emilio Guevara cree que tras el fracaso de Lizarra los dirigentes que lo impulsaron deben dimitir.

Los miembros del PNV de Álava coinciden en que el giro soberanista que dio ese partido tras promover el Pacto de Lizarra y que confirmó en su Asamblea de enero, aprobando el documento Ser para decidir , es un error porque descarta el Estatuto como el punto de encuentro de los vascos.

Además, consideran que la ruptura de la tregua ha hecho fracasar el acuerdo de Lizarra y ha acentuado la división en la sociedad vasca y en la alavesa en particular. Estos militantes críticos creen que el Estatuto es la mejor base para la construcción nacional, y aunque no renuncian a explorarlo al máximo para extraerle todas sus potencialidades, piensan que ese trabajo hay que hacerlo con el concurso de nacionalistas y no nacionalistas.

El ex diputado general de Álava Emilio Guevara, del PNV, declaró en una entrevista publicada ayer en el diario El Correo , que el fracaso de esa política "tiene que abrir un proceso de reflexión en el PNV y quienes han conducido esa apuesta, Arzalluz, [el portavoz Joseba] Egibar y quizá alguno más que sigue en el Euskadi Buru Batzar [la ejecutiva peneuvista], deberían poner sus cargos a disposición del partido".

Sin encaje
Sin embargo, las críticas que a lo largo de los últimos meses están haciendo los ex cargos públicos del PNV de Álava no encuentran un encaje en la organización política. La enmienda que el propio Emilio Guevara promovió casi como una enmienda a la totalidad a la ponencia política que el PNV aprobó en su Asamblea Nacional el pasado 15 de enero no llegó siquiera a traspasar el umbral de la organización provincial, y en su nueva dirección política, la ejecutiva que nació el día 29 del mismo mes, no hay nadie que represente las ideas críticas que, a título personal, esgrimen quienes desde 1979 han ocupado cargos de responsabilidad en Álava.

Esa dificultad para que las críticas sean absorbidas de forma interna en el partido provoca que éstas se conviertan casi en actos testimoniales de rebeldía. El ex alcalde de Vitoria José Ángel Cuerda, el ex consejero de Justicia de dos gabinetes de José Antonio Ardanza, Juan Ramón Guevara, y su hermano Emilio, fueron los únicos miembros del PNV que aceptaron la invitación del diputado de Álava, el popular Ramón Rabanera, para conmemorar el día 25 de octubre del pasado año el vigésimo aniversario del Estatuto de Gernika.

Y lo hicieron precisamente cuando el lehendakari Juan José Ibarretxe apostó por obviar esa efemérides y se negó a organizar el más mínimo acto en favor de ese texto que el portavoz de la ejecutiva del PNV, Joseba Egibar, ya había bautizado como "la carta otorgada".

Y si el partido en Álava es impermeable a esas reflexiones críticas, en el resto de las provincias vascas el problema es similar. Además, las propuestas que cuestionan o matizan la línea oficial del PNV están descoordinadas, "quizás de manera premeditada para no desacreditarse frente a la fortaleza del aparato del partido", analiza un parlamentario nacionalista.

Las críticas ya conocidas del ex lehendakari José Antonio Ardanza le costaron toda una reprimenda pública el pasado año, durante la celebración del Alderdi Eguna , el día del partido, al igual que al alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna.

La misma situación se da en Guipúzcoa, donde pese a que numerosos militantes comparten las críticas del ex consejero de Cultura y parlamentario vasco del PNV Joseba Arregi, sus posiciones no tienen encaje en la estructura oficial del partido.

"Lizarra está muerto y sólo vale para crispar"
Bilbao EL PAÍS 27 Marzo 2000

En una entrevista concedida a El Correo Español el ex diputado general de Álava Emilio Guevara sitúa las críticas a su partido, el PNV, en los siguientes términos:

Estatuto. "Llevamos 20 años de un autogobierno espléndido, a pesar de lo que falta. La gente no entiende que el PNV se embarque en un proyecto soberanista. Hasta hace dos años teníamos un consenso, el Estatuto y una comunidad, ahora hay riesgo de enfrentamiento y estamos en un empate que, de decantarse, sería hacia el no nacionalismo".

Territorialidad. "La quiebra de la territorialidad es mayor que nunca; tampoco veo condiciones para que se plantee la independencia, algo que la mayoría no acepta. Es un contrasentido hacer propuestas para construir el país mientras se desconstruye".

Lizarra. "Lizarra está muerto y sólo vale para crispar. Por eso hay que reconocerlo y cambiar. El problema no es haber tomado decisiones que probablemente había que haber tomado, porque hay que asumir riesgos. El problema es seguir por el mismo camino. Es Lizarra lo que no sirve para la paz: mientras exista es imposible atraer a los no nacionalistas".

Ibarretxe. "Nunca ha habido un gobierno que dé sensación de más debilidad y dependencia. El jueves propuso un Estatuto basado en la soberanía que reconoce implícitamente el fracaso de Lizarra, pero es ambiguo: se queda a medio camino entre la Constitución y la independencia. Aquí no hay déficit democrático".

PNV. "Hay más afiliados que nunca que dicen en privado que no entienden nada. Pero si dices algo, te acusan de que no quieres la paz. Y como en el PNV tiene un carácter cuasi religioso, la dirección es poco menos que infalible. Persiste el síndrome de la escisión, y quienes no quieren el debate agitan ese espantajo".

Pujol rechaza un frente nacionalista para contrarrestar la mayoría del PP
Los 'radicales' de CDC reclaman un pacto con Esquerra Republicana
JOSEP GARRIGA, Barcelona El País  27 Marzo 2000

Jordi Pujol no está por la labor de incomodar al Partido Popular. La dirección de Convergència Democràtica (CDC) rechazó ayer la propuesta del sector más soberanista del partido de crear un frente nacionalista en Cataluña con los independentistas de Esquerra Republicana y votar en contra de la investidura de José María Aznar o, en el mejor de los casos, abstenerse a cambio de un programa de mínimos. En cambio, CiU iniciará esta semana la segunda ronda de negociaciones con el PP excluyendo su voto negativo a Aznar.

El Consejo Nacional de CDC, máximo órgano de decisión entre congresos, fue ayer el más fiel reflejo de las dos sensibilidades que cohabitan en esta formación política. Por una parte, la corriente mayoritaria, dispuesta a dar cobijo a Esquerra y pactar una coalición de Gobierno en Cataluña para contrarrestar la holgada mayoría del PP en el Congreso. Por otra, los que abogan por un nacionalismo de perfil más moderado como única vía para recuperar los más de 200.000 votos que CiU ha perdido en las cuatro últimas citas electorales, debido en parte al constante incremento de la abstención.

Ni lo uno ni lo otro. "Wait, see and watch" [esperar, ver y vigilar]. Pujol tiene clara la estrategia que debe guiar a la coalición nacionalista. Por un lado, intentar sacar el máximo provecho del PP -una oposición pura y dura sería contraproducente para los intereses nacionalistas- y alternar en Cataluña los acuerdos con todas las fuerzas políticas debido a "la cerrazón" de Esquerra Republicana. Los independentistas se mantienen firmes en condicionar cualquier tipo de acuerdo en el Parlamento catalán a un tripartito con CiU y los socialistas de Pasqual Maragall. De momento, los nacionalistas continuarán esta semana negociando con el PP: en Madrid un acuerdo para la investidura de Aznar y en Cataluña el apoyo de los conservadores a los Presupuestos de la Generalitat.

Las explicaciones del presidente de la Generalitat no satisficieron a los radicales. Para este sector, las declaraciones de la dirección de Convergència de primar un acuerdo con Esquerra tal sólo son un deseo de palabra que no se traduce en hechos. "Creemos que tienen que hacerse todos los esfuerzos necesarios para facilitarlo [un acuerdo con ERC], con un generoso pacto que puede alcanzar perfectamente una coalición de Gobierno. Este esfuerzo ha de ser real y no exclusivamente mediático", se afirma en un comunicado que los jóvenes radicales leyeron en el Consejo Nacional. Para este sector, agrupado en torno a un colectivo denominado Sinapsi, renunciar a una alianza con los independentistas tan solo beneficiaría los intereses de Maragall, pues ello situaría a ERC como un "satélite" de los socialistas.

Para este grupo, Convergència está en los antípodas del PP "en programa, ideología, en modelo de Estado y de sociedad", y a Aznar tan sólo le convienen los votos de los nacionalistas por puro "interés mediático, que no numérico". Ante esta coyuntura, CiU debería renunciar a votar a favor en el debate de investidura y si la negociación tiene resultados positivos, optar por la abstención.

En cualquier caso, la dirección de Convergència tuvo que escuchar ayer otras voces discordantes con la postura oficial del partido. Mientras el secretario general, Pere Esteve, realizaba un análisis triunfalista de los resultados obtenidos por CiU en las cuatro ultimas citas electorales, algunos miembros del Consejo Nacional le recordaron la constante pérdida de votos que ha sufrido la coalición y que ya se acercan a los 300.000.

Esteve no tuvo más remedio que aceptar las críticas y reconocer que Convergència debe redoblar sus esfuerzos para ampliar el espectro social de su electorado y recuperar al votante abstencionista. Una estrategia que deberá perfilarse en el congreso que CDC celebrará a finales del mes de octubre y que ayer el Consejo Nacional convocó oficialmente.

El congreso deberá renovar la totalidad de la dirección. Al menos un par de consejeros nacionales le recordaron a Esteve que en Convergència tan solo existe una persona imprescindible, es decir, Jordi Pujol, y que el resto es susceptible de cambio. Fue un claro toque de alerta para el secretario general, pues su comportamiento parece no satisfacer ni a radicales ni a moderados.

La financiación de Unió
La presunta financiación irregular de Unió Democràtica -el socio democristiano de CiU- a través de los fondos de formación ocupacional de la Generalitat, ha provocado las primeras diferencias entre los dos socios de la coalición. El viernes, Ignasi Farreres, presidente de UDC y ex consejero de Trabajo, [departamento que concede estas ayudas] calificó de "maniobra política para desgastar a Unió" la publicación de estas irregularidades, y concretó que el objetivo es desprestigiar a Josep Antoni Duran Lleida por su creciente peso dentro de CiU para suceder a Pujol.

En Convergència midieron al milímetro las palabras de Farreres y las interpretaron como un ataque en toda regla por parte de sus socios. "No comparto sus afirmaciones. Además, ni las comprendo", afirmó ayer Pere Esteve, secretario general de CDC. Fueron unas palabras meditadas. Otros miembros del partido se pronunciaron más duramente: "Esto no se puede tolerar".

El proceso de «navarrización» de Álava, un freno para las ambiciones soberanistas del nacionalismo 
VITORIA. J. J. Saldaña ABC  27 Marzo 2000

El PNV ha sido el gran perdedor de las elecciones generales en la provincia de Álava, donde el PP logró doblar en votos al partido de Arzalluz cuando hace sólo nueve meses los populares le arrebataron la Diputación de Álava y el Ayuntamiento de Vitoria por una mínima diferencia de votos. Ya hay un principio de acuerdo entre el PP y el PSOE, que suman ahora 120.000 votos frente a los 40.000 de los nacionalistas. Los populares creen que la radicalización del PNV ha llevado a la «navarrización de Álava». 

Ramón Rabanera, diputado general de Álava y presidente provincial del PP, considera que la apuesta del PNV, de la mano de EH, por un proyecto soberanista está logrando que «el nacionalismo pierda cada vez más territorio», como se ha demostrado en las elecciones de 12 de marzo, en las que los populares se convirtieron en la primera fuerza política en las tres capitales vascas.

El PP creció en Álava por encima de la media de la subida registrada en el resto de España, lo que le dio una cantidad de votos inédita hasta ahora en esta provincia. Los populares, que partían de un techo electoral próximo a los 45.000 votos, llegaron hasta los 66.000, lo que hizo que doblaran en número de sufragios al PNV y se haya convertido en la primera fuerza política en 31 de los 51 ayuntamientos alaveses.

RETROCESO DEL NACIONALISMO
El retroceso del nacionalismo frente al PP y PSOE ha puesto en un brete al Gobierno vasco en minoría. Este hecho, unido a los resultados concretos de Álava, donde populares y socialistas superaron el 63 por ciento de los votos, frente al 25 por ciento del PNV y EA, supone el fin de las aspiraciones independentistas y sientan las bases de un posible proceso de «navarrización de Álava».

Los terroristas de ETA también vieron a esta provincia como un freno al proyecto de construcción nacional y por eso asesinaron en Vitoria, a dos días de la campaña electoral, al secretario de los socialistas alaveses, Fernando Buesa, uno de los dirigentes socialistas que con más vehemencia se oponía a las tesis soberanistas planteadas en Estella.

PP Y PSOE, MANOS A LA OBRA
Y al no detectarse cambios en el frente nacionalista y comprobarse la clara voluntad del electorado alavés PP y PSOE se han puesto manos a la obra: los máximos responsables de estos partidos en el territorio, Ramón Rabanera y Javier Rojo, respectivamente, han acercado posturas y alcanzado un acuerdo de cooperación en las instituciones alavesas. Si bien los socialistas no quieren entrar a formar parte de los gobiernos locales, en manos del PP, sí respaldarán a este partido para sacar adelante, por ejemplo, los presupuestos en las instituciones.

De todas formas, este acuerdo no ha estado exento de ciertas dificultades, con el PNV de por medio. Aunque tras las últimas elecciones locales populares y socialistas llegaron a pactos en San Sebastián, Irún y en otras localidades de la margen izquierda de Bilbao, la presión del PNV impidió que el acuerdo se materizara también en Vitoria. Ello obligó al PP y a Unidad Alavesa, desde el pasado mes de junio, a gobernar en minoría el Ayuntamiento de Vitoria y la Diputación alavesa. Una minoría que, con el apoyo del PSOE, se transforma en mayoría frente al nacionalismo en esa provincia.

Pero independientemente de estos antecedentes, lo cierto es que los resultados del pasado día 12 despejan cualquier duda sobre la claridad del mensaje de los alaveses de respaldo mayoritario a la Constitución, al Estatuto y su negativa a participar en proyectos desintegradores o excluyentes.

EL PNV, «MÁS SOLO QUE NUNCA»
Tras la negativa expresada por el PNV y el lendakari Juan José Ibarretxe a dar un giro a su política, Ramón Rabanera les invitó a reflexionar por qué al apostar por el pacto de Estella se están encontrando más solos que nunca. «Han perdido ya sus opciones en Navarra, aunque por supuesto nunca las tuvieron; y Álava ya les dio el toque en las elecciones autonómicas relegando al PNV a la segunda fuerza política, y ahora desplazándolo al tercer puesto. Los alaveses no estamos por aventuras inútiles y utopías que ni ellos mismos se creen».

Rabanera estimó que es difícil que Álava pueda llegar a «reprobar» al Gobierno vasco, tal como hizo el presidente de Navarra, Miguel Sanz, tras el asesinato del teniente coronel Blanco en Madrid el pasado mes de enero. No obstante, envió un «aviso a navegantes»: «Hay que recordar al PNV que Álava se siente vasca, pero está en la Comunidad Autónoma vasca en estos momentos por el Estatuto de Autonomía». «Si por cualquier circunstancia —añadió— el nacionalismo cambiase esas instituciones y ese Estatuto por lo que llaman autodeterminación o soberanía nacional, Álava se replanteará su situación dentro de ese hipotético País Vasco. Está claro —sentenció— que Álava tomaría una decisión y los nacionalistas deberían respetarla».

«LEAL CON LAS INSTITUCIONES»
Además, el PP se muestra seguro de sus posibilidades al rechazar que la «suspensión» de relaciones que mantiene con el lendakari y su gobierno —que acogió con satisfacción el apoyo de Euskal Herritarrok pese a que nunca han condenado la violencia— vaya a afectar a su gestión al frente de la institución foral o a sus relaciones con el Ejecutivo.

Rabanera sostuvo que «siempre he dicho que iba a ser leal con el entramado institucional y voy a ser leal con el Gobierno vasco como lo voy a ser con el Gobierno de España». A juicio del diputado general, no hay duda de que es responsabilidad del PNV que Navarra haya dado la espalda al País Vasco, y denuncia cómo el acuerdo del Gobierno vasco con EH «nos ha llevado a que cada vez nos estén aislando más». «Nos estamos enfrentando a Francia —dijo—. Nos hemos enfrentado a Navarra y nos estamos enfrentando a todo aquello que pueda significar puntos de encuentro», puntualizó.

Rabanera concluyó afirmando que «no tienen ninguna razón de ser ni el victimismo de algunos dirigentes del PNV ni su intento de enfrentar a dos comundidades, la vasca con el resto de España».

Los socialistas vascos hacen un análisis de la situación política muy parecida. Javier Rojo mantiene que «Álava ha demostrado el fracaso del nacionalismo»: «Hay que ser poco inteligente para no darse cuenta de por dónde va lo que los ciudadanos nos han querido decir, hacia dónde tenemos que ir». Rojo destacó la aplastante victoria en este territorio de los partidos no nacionalistas frente a los nacionalistas y pidió a éstos que «dejen de maquillar los resultados».

Según el senador socialista, «de la misma manera que Ibarretxe es lendakari por el apoyo de EH, como le recordó ETA en su comunicado, esta vez deberían tomar buena nota de que en Álava han vuelto a decir a Ibarretxe y a lo que representa que no están por las frivolidades y locuras a las que nos quieren llevar». «En Álava les hemos dicho qué queremos y no es precisamente la autodeterminación. Queremos el Estatuto y la Constitución y lo que hace falta es que nos respeten».

TRIUNFO CONSTITUCIONALISTA
Finalmente, Unidad Alavesa, que pidió el voto para el PP en los comicios, afirmó que la victoria obtenida por los populares constituye «un triunfo de las tesis constitucionalistas, de la voluntad de los ciudadanos alaveses para sacudirse el yugo del nacionalismo» así como una «clara advertencia de que Álava va a decidir siempre y en libertad dónde quiere estar y a quién quiere servir».

Según el secretario general de esta formación, Pablo Mosquera, Álava se consolidó el pasado día 12 «como un territorio con vocación independentista del nacionalimo y de su proyecto de construcción nacional». Mosquera sostuvo que el PNV «ha emprendido un camino que «no sé si tiene retorno, pero que pretende romper el marco constitucional».

«Álava quiere el proyecto de España» 
VITORIA. J. J. S. ABC  27 Marzo 2000

El alcalde de Vitoria y diputado por Álava, Alfonso Alonso (PP), sostiene que no se trata de plantear la cuestión alavesa «en términos de secesión». Ante el proyecto desintegrador por el que aún apuesta el PNV, a pesar de los últimos resultados electorales, Alonso asegura desconocer «cuál sería el destino de Álava» si se modifica el Estatuto. No obstante, advierte al PNV de que, en tal caso, a esta provincia, donde los nacionalistas son minoría, «la tendrían que echar del País Vasco».

Alonso manifestó a ABC que la línea de los demócratas alaveses es muy clara: «Nos sentimos vascos y pertenecemos al País Vasco. Y tambien nos sentimos partícipes de un proyecto mas amplio, que es el proyecto de España y de Europa».

Alonso resumió que los planteamientos nacionalistas se reducen a una sola cuestión: «El problema que tiene este país es que sus gobernantes no están planteando un gobierno para todos».

Y ante la pregunta de qué ocurriría si los nacionalistas deciden romper definitivamente con el marco constitucional, el dirigente del PP le reclamó «lealtad a nuestro entramado institucional y a nuestras normas básicas de convivencia», que son las marcadas por el electorado alavés.

Piqué cree probada la relación de HB con la violencia y Balza exculpa a la coalición 
VITORIA. J. J. Saldaña ABC  27 Marzo 2000

Josep Piqué afirmó que ya no pueden quedar dudas sobre «la connivencia entre el mundo de la violencia y EH/HB» tras el hallazgo de material para el terrorismo callejero en una sede de HB. Mientras, el consejero vasco de Interior, Javier Balza, dijo que es «aventurado» concluir que la coalición «participa, tiene conocimiento o influye en la violencia callejera».

El portavoz del Gobierno en funciones, Josep Piqué, dijo en Vitoria, donde clausuró el VI Congreso de Jóvenes Empresarios, que las alternativas a la propuesta «soberanista» del lendakari son la Constitución y el Estatuto, así como la recuperación del espíritu de Ermua y de la Mesa de Ajuria Enea. Agregó que el diálogo con los nacionalistas sólo será posible cuando el PNV y EA abandonen «opciones estratégicas que implican una cooperación y una serie de compromisos políticos con el mundo de los violentos y ETA».

Para Piqué, el hallazgo de material pirotécnico en la sede de HB «es un nuevo ejemplo de la permanente connivencia entre el mundo de la violencia y EH/HB», y añadió que «si alguien tenía todavía alguna duda creo que estamos ante una nueva expresión de esa afirmación».

Mientras, el consejero de Interior del Gobierno vasco aseguró, en declaraciones a Cataluña Radio, que del registro no se puede establecer una relación entre HB y los actos de violencia. También negó que el resultado de la operación fuese como «dijo el dirigente de HB Joseba Permach requisar documentación política o datos internos de la coalición, ya que el resultado que allí obtuvo la Ertzaintza está directamente vinculados a la obtención de material utilizado habitualmente en las acciones» de violencia callejera.

Balza insistió: «No se puede deducir que HB como partido político esté implicado en la “kale borroka”». «De este registro -dijo- no cabe desprender exactamente esta conclusión, lo que sÍ puede haber son elementos o personas que puedan estar en el entorno de HB que tengan participación en estos actos, pero llegar a la conclusión de que la organización como tal participa o tiene conocimiento o influye en los actos de violencia callejera sería aventurado y, desde luego, no se desprendería de la investigación llevada a cabo ayer (por el sábado)», subrayó. Añadió que no se recabaron pruebas en el registro que demuestren que el ataque contra una oficina del banco Central Hispano esté relacionado con la sede de HB.

Desde el PSOE, la eurodiputada vasca Rosa Díez dijo que «nos iría a todos mejor si Balza pusiera su empeño en proteger a los ciudadanos, en lugar de a HB».

ARTEFACTOS CONTRA LA BENEMÉRITA
A la larga lista de actos de violencia callejera, hay que añadir los ocurridos en la madrugada de ayer contra una sucursal de La Caixa, en la céntrica calle Arana de Vitoria, que resultó prácticamente destrozada, y el ataque, por parte de una veintena de encapuchados, a una garita de la Guardia Civil en la zona portuaria de Zorrozaurre (Vizcaya) contra la que los proetarras lanzaron más de 40 cócteles-molotov. No hubo daños personales.

CARLOS ITURGAIZ • PRESIDENTE DEL PP DEL PAÍS VASCO: "Mayor Oreja es el mejor candidato"
MARÍA ANTONIA IGLESIAS El País  27 Marzo 2000
El presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, afirma que Mayor Oreja sería el mejor candidato de su partido para vencer al PNV y hacerse con el Gobierno vasco. Iturgaiz asegura que se notaría que el PP gobierne en Euskadi y advierte de que su partido no apoyará ninguna propuesta de Ibarretxe.

No intenta ocultar su satisfacción por el triunfo. Pero si lo intentara, le resultaría imposible. Porque es la viva imagen de la felicidad, de las seguridades y las certezas absolutas. Acaricia la idea del poder en el País Vasco como quien acaricia un gato esquivo que, al final, ronronea. Aunque quizá se vea obligado a regalárselo a su mejor amigo...

Pregunta. Con sus espléndidos resultados electorales, también en Euskadi, imagino que tienen motivos para dar por ganada la primera batalla frontal contra el nacionalismo, señor Iturgaiz. Pero no sé yo si se estarán haciendo las "cuentas del Gran Capitán"...

Respuesta. De momento, los vascos han dicho, con rotunda claridad, que este país es plural. Pero también han dicho, de forma elocuente, que existe una alternativa al nacionalismo, al PNV, y que esa alternativa se llama Partido Popular del País Vasco. Ya sé que el PNV no quiere verlo, pero la realidad muestra que si HB se hubiera presentado a las elecciones nosotros habríamos tenido más votos que el PNV, con el que hemos empatado en escaños. Además, hemos ganado en las tres capitales vascas, alguna de ellas, como Bilbao, feudo del PNV desde hacía mucho tiempo. Creo que los vascos han entendido que el PP es un partido garante de las libertades en este país y que defiende sus principios éticos y morales con una firmeza con la que no lo hacen otros partidos políticos. Los vascos van situando a cada uno en su lugar, y al PP lo han situado, ya, como clara alternativa al PNV. La sociedad está pidiendo a gritos que haya una regeneración democrática y que el PNV pase a la oposición de una vez.

Pues, aun así, me gustaría saber en qué se basan para calcular que pueden ganar la guerra al nacionalismo en un día quizás no muy lejano...

Bueno, hablar de guerra... Sí creo que podemos ganar las elecciones, a partir de una comprensión realista y sensata de cómo es el País Vasco, o de cómo es, de verdad, su sociedad... En este país, y a raíz de la escisión del PNV, el PSOE le ganó al nacionalismo en unas elecciones autonómicas, y creo que entonces el PSOE cometió un grave error, que fue el no saltar a por el poder de la lehendakaritza, a poner un lehendakari socialista. Estoy convencido de que si el PSOE hubiera gobernado Euskadi entonces otro gallo le hubiera cantado a este país en todo este tiempo. En aquel momento se demostró que éste no es nacionalista. Al menos no lo es en muchos sitios, aunque el PNV se empeñe en ignorarlo. Pero es que, además, creo que mucha gente del PNV está harta de las políticas que están haciendo sus dirigentes, que son políticas claramente sometidas a ETA y a HB. ¡Vamos a ver si ahora les entra en la cabeza que éste es un país plural, que hace tiempo que el PNV ha perdido la hegemonía de la que tanto ha abusado! Aunque ellos se nieguen a reconocer que han tenido en estas elecciones mucho voto prestado de HB, o de ETA, que es lo mismo...

Supongo que usted no está dispuesto a reconocer que siempre será mejor que HB sume votos al PNV y no bronca a la situación política, que el PNV ha intentado infructuosamente, bajarles del monte...

Pero... ¡qué me dice usted! ¡Si precisamente lo que el PNV no ha conseguido es bajarles del monte! Podría admitir, que ya es mucho admitir, que el PNV se subió al monte a buscar a HB; pero lo que ha pasado al final es que se ha quedado instalado en el monte junto a EH. ¿Qué ha conseguido el PNV de HB? ¿Ha conseguido que dejen de matar, o que acepten las reglas del juego democrático? ¡El PNV ha estado haciendo en los últimos tiempos una política de lamentable lacayismo respecto de ETA y HB! ¿Duda usted de que el lehendakari Ibarretxe gobierna sólo para la mitad de los vascos?

De lo que a mí no cabe ninguna duda es de que ustedes van a por todas y que al lehendakari Ibarretxe ya le están esperando a la vuelta de la esquina...

¡Hombre! Es que estoy seguro de que los vascos quieren un lehendakari no nacionalista. Estoy seguro de que habrá un lehendakari no nacionalista, en Ajuria Enea antes que después... Mientras, está claro que es Ibarretxe quien tiene la pelota en el tejado, el que tiene que explicar cómo se las va a arreglar para dar estabilidad política y social al País Vasco y con quién va a intentar conseguir esa estabilidad. Porque lo cierto es que ahora este país está en una crisis institucional, yo diría que sin precedentes, y si Ibarretxe asegura que no va a adelantar las elecciones es porque tiene asegurado el apoyo subterráneo de la gente de EH, con la que dice que ha roto. La realidad es que...

La realidad es que el lehendakari gobierna legítimamente, aunque sea en minoría, ¿no?

Si, claro... Pero... ¡qué quiere que le diga! Yo nunca gobernaría con el apoyo de quienes no condenan la violencia, cosa, por cierto, que también prometió el lehendakari Ibarretxe y que, a lo que se ve, ya ha olvidado. ¡Y todo para poder seguir gobernando! Nosotros no vamos a poner en cuestión los números de la democracia; pero lo que vamos a recordar, todos los días, es que la estabilidad política, y social, de este país, necesita una solución. Y que no vale ganar tiempo. Pero nosotros no vamos a aprobarle nada de lo que proponga... Por eso hemos pedido y seguimos pidiendo que haya nuevas elecciones en Euskadi.

PNV Y FRAUDE ELECTORAL
Pero es que las elecciones fueron hace poco más de un año, señor Iturgaiz, y las generales, hace medio mes... Volveríamos a tener la foto fija de un país partido por la mitad, ¿no?

Es verdad que sólo ha pasado un año y medio desde las últimas elecciones autonómicas, pero ¡es que el PNV no está gobernando con el proyecto político con el que se presentó a esas elecciones! El PNV enmascaró sus verdaderas intenciones, para poder ganar, y luego se echó en brazos de ETA y HB. ¡Ésa también es la verdad! El PNV ha cometido un fraude electoral con sus votantes, eso está claro, como está claro que eso es lo que han percibido muchos votantes del PNV que han cambiado su voto y han votado al PP... Por eso nosotros querríamos que se pudieran clarificar de nuevo las cosas...

No sé si se están ustedes pensando un acercamiento estratégico a las diezmadas huestes socialistas para entrar al Gobierno vasco por la ventana de una moción de censura...

Le puedo asegurar que el PP del País Vasco siempre, siempre, va a estar dispuesto a pactar con el PSOE, a favorecer una mayoría de Gobierno con partidos políticos no nacionalistas, que no estén en Estella, que defiendan y respeten el marco jurídico y político establecido. Lo que lamento, por eso, es que el PSE siga sin superar viejos clichés, viejas etiquetas, respecto al Partido Popular en este país cuando se ha visto que esos clichés y esas etiquetas ya han sido superadas por la sociedad vasca. En cualquier caso, para que esa unidad entre el PP y el PSOE se produzca, hace falta que los socialistas vascos se aclaren entre ellos; porque no es lo mismo lo que dice Rosa Díez o lo que dice Odón Elorza, por ejemplo, que lo que dice el propio Nicolás Redondo... Son ellos los que tienen que reflexionar.

Ahora que usted habla de reflexiones políticas, me pregunto si, en medio de la vorágine, no han tenido ustedes tiempo de pensar a dónde puede conducir ese frentismo en el que parecen sentirse tan a sus anchas. Porque al PP puede llevarle al Gobierno, pero al País Vasco no sé yo...

¡Si fuéramos un partido frentista no recibiríamos cada vez más apoyos y más votos de la ciudadanía vasca! El PP, es cierto que tiene una firmeza democrática clara, pero el frentismo lo han provocado los que se han salido del marco de la Constitución y se han pasado al frente de Estella. ¿Es que le va a llamar usted frentismo a defender una idea de España en el País Vasco? ¿Eso es frentismo? ¿Es frentismo exigirle al PNV que rectifique? Nosotros lo que decimos al PNV es que si rectifica tendrá un lugar entre los demócratas, pero no lo tendrá si no rectifica sus errores y sus alianzas. Y, por cierto, le recuerdo que fue el PP del País Vasco el que dio luz verde para que hubiese un pacto entre el PP a nivel nacional y el PNV para que el PNV votara la investidura de Aznar...

Y yo le recuerdo que Aznar aceptó, de buen grado, los votos nacionalistas, que pagó con generosidad sin pedir corresponsabilidad en la política antiterrorista...

¡Es que el PNV no estaba entonces en Estella, no estaba en los brazos de ETA y de HB! El PNV que votó la investidura de Aznar estaba a este lado de la línea... Además, los votos del PNV no eran necesarios para la investidura de José María Aznar.

Pero sí la imagen de un PP dialogante con los nacionalismos... Lo que yo le estaba preguntando es por la carrera del PP hacia el poder en Euskadi. Le preguntaba, ingenua de mí, si no van demasiado deprisa...

Nosotros vamos al ritmo de la sociedad vasca, de una sociedad que quiere cambios esenciales, que está pidiendo que haya una normalidad política en el País Vasco, donde se pueda ser vasco y español con la misma comodidad... ¡Hay mucha gente en esta sociedad que quiere esos cambios!

Y mucha gente que siente inquietud de imaginarles a ustedes haciendo españolismo desde Ajuria Enea, ¿no?

Sí... Es la misma gente que decía: "¡Ojo! Que cuando gobierne el PP en Álava, a ver lo que ocurre"... Y ya se ha visto que nosotros no hacemos una política rupturista ni partidista, ni hacemos una política de exclusión, como hacen otros... Quienes nos tienen miedo, que miren a Álava y que miren al Ayuntamiento de Vitoria, y se liberen de prejuicios... Yo soy consciente de que puede haber cierto temor en algún sector de este país a que gobierne el PP, pero también estoy seguro de que cuando gobernemos la gente tendrá la oportunidad de ver que el lehendakari del PP no será excluyente.

A lo mejor esa gente que siente temor se tranquilizaría si usted fuera capaz de concretar en qué se notaría que gobierna el PP, también en el País Vasco...

Lo primero que haríamos es recomponer la unidad de los demócratas. Porque a este lehendakari que tenemos le han mandado que defenestrase la Mesa de Ajuria Enea y la ha defenestrado. Buscaríamos un marco de convivencia para que todos vivamos con comodidad en el País Vasco. Haremos que el euskera, por ejemplo, no sea un arma arrojadiza entre los vascos, porque ahora se utiliza el euskera en el ámbito de la educación como instrumento de exclusión de unos respecto de los otros... Y, desde luego, se notaría en que los ciudadanos vascos tendrían la sensación, y la realidad, de seguridad ciudadana en su país; se notará en que los responsables de la Ertzaintza no serán dirigentes políticos con el carné del PNV en la boca y que cuando hay una situación de violencia callejera la gente no tendrá que preguntarse dónde está la Ertzaintza, porque estará allí y...

No sé yo si tantos años de cultura nacionalista, de cultura de ikastolas, se puede borrar de la noche a la mañana a golpe de nuevas normas y decretos...

Mire, lo que se tienen que borrar son comportamientos y actitudes que se están dando en la política educativa del País Vasco. Y tampoco hay que obsesionarse con las ikastolas, porque hay etarras que se han formado en colegios privados, y públicos también... El problema no está en determinada ikastola. El problema está en el profesorado, en cómo muchos profesores imparten sus clases, en la visión que están dando de España y del País Vasco. Y, como no hay unos inspectores que controlen cómo se hacen las cosas en la enseñanza, pues, ¡claro!, luego viene lo que viene. Lo que hay que poner en marcha es una inspección contundente de la educación en el País Vasco, porque ahora, al consejero de Educación nacionalista no le interesa que se imparta la misma Historia en el País Vasco que la que se imparte en Castilla-La Mancha o en Extremadura. Nosotros cambiaremos eso, para que se enseñe la misma Historia en toda España. ¡Nosotros inspeccionaremos todas las publicaciones! ¿No quería usted un ejemplo de medidas concretas? ¡Pues ahí tiene una!

Una que vendría a sustituir una cultura nacionalista por otra española, ¿no?

¡No! Sustituiremos la cultura nacionalista, excluyente, por otra plural e integradora, que sea vasca y española, sencillamente.

A ver si lo que va a conseguir es que al PNV se le pongan los pelos como escarpias, salgan de sus crisis internas y el españolismo de ustedes despierte el dragón dormido...

Es que a esa acusación de españolismo que nos hacen a mí... Bueno, ¡que a mí nadie del PNV ni de HB me da lecciones de ser más vasco que ellos, por lo menos soy tan vasco como ellos! Lo que pasa es que yo amo lo vasco como cualquiera del PNV, pero eso no quita que ame también a España. Pero es que si todo lo hiciéramos temiendo lo que pueda hacer el PNV no haríamos nada... ¿Qué quiere usted, que le dejemos al PNV que siga campando a sus anchas en este país? Lo que quiere la gente ya lo han dicho las urnas, y el PNV tiene que regenerarse, dejar oír la voz de los que ya empiezan a hablar con claridad. Le voy a decir, sin rodeos, que para que Arzalluz reconozca su error y admita que está llevando a su partido hacia el abismo lo que necesita es precipitarse en ese abismo, necesita una derrota en las urnas. Y eso es lo que va a tener no muy tarde, cuando ganemos y gobierne el PP... Y, bueno, si para no despertar al dragón tenemos que andar siempre a su alrededor, sometidos y en silencio, yo no estoy dispuesto a aceptarlo. ¡En algún momento habrá que pisarle la cola al dragón! Y, ¿quien sabe?, a lo mejor luego nos damos cuenta de que el dragón era, en realidad, una lagartija.

PERDER EL MIEDO AL NACIONALISMO
"Cuando gobierne el PP en el País Vasco"... Parece aceptar usted lo inevitable: que le ha salido un contrincante que le "disputa" la candidatura a la presidencia del Gobierno Vasco en la persona de Mayor Oreja...

¿Y usted que cree de cómo me puedo sentir yo ante eso? ¡Si yo soy un hijo político de Jaime Mayor Oreja, hombre! Y yo tengo todo el respeto a mi padre político. Y, bueno, como siempre se dice en estos casos, el candidato lo decide el partido y lo importante no son las personas, sino que...

¡Qué falso suena, señor Iturgaiz, no se me ría! Ande, que tendría maldita la gracia que después de estar usted tantos años haciéndole a Mayor Oreja de chico de los recados, al final se le vaya a quedar hasta con las propinas!

Pero no me negará usted que, al menos, le he hecho bien los recados, a la vista de los resultados...

Al menos miéntame bien, señor Iturgaiz... ¿Usted aceptaría de buen grado que el candidato a lehendakari en las próximas elecciones autonómicas fuera Mayor Oreja?

¡No es que aceptaría, es que para mí sería el mejor candidato! ¿Cómo no lo voy a aceptar? ¡Si yo siempre he aceptado todo en este partido! Pero esa pregunta tendría que hacérsela a Jaime Mayor Oreja...

Es que si ustedes van a por todas en la próxima ocasión, la verdad es que Mayor Oreja sería un candidato duro de pelar para el PNV, ¿no cree?

¡Sin duda que lo sería! ¡Si es el ministro mejor valorado del Gobierno de Aznar! Además, él siempre ha obtenido los mejores resultados allí donde se ha presentado. Él tiene la ventaja de que conoce muy bien al PNV, conoce muy bien esta tierra y ha sido el primero en decirles a los nacionalistas cosas que nadie les había dicho hasta ahora. Con Mayor Oreja le hemos perdido el miedo al nacionalismo.

Pero hay en Euskadi otros miedos... ¿Usted cree que, a la hora de votar, la gente del País Vasco no ha alcanzado la indiferencia, todavía, y tiene memoria de la sangre, tan odiosamente derramada?

La mayoría sí tiene memoria de esa sangre. ¡Estoy convencido! Claro que este país se acuerda de lo que ha sufrido, de quiénes han sufrido y por qué... Esta sociedad cada vez es más consciente de lo que algunos hemos tenido que pasar. Lo que la gente está diciendo es que rechaza, más que nunca, la ambigüedad y la tibieza.

El que vela las armas de un sueño español para Euskadi
Carlos Iturgaiz, presidente del PP del País Vasco, nació en Portugalete (Vizcaya) hace 35 años. A los 21 comenzó su actividad militante en el partido. Está casado y tiene dos hijos, Koldo y Mikel. Es músico de profesión y vascoparlante. Dirigente de Nuevas Generaciones del PP en Vizcaya, concejal del Ayuntamiento de Bilbao, secretario general del PP de Euskadi, obtuvo el acta de diputado en el Parlamento autonómico en 1993.

A partir de 1995 fue representante de su partido en la Mesa de Ajuria Enea. En octubre de 1996 fue elegido presidente del PP de Euskadi, sustituyendo en el cargo a Jaime Mayor Oreja. En octubre de 1998 sería elegido por su partido candidato a lehendakari. En su programa de gobierno ofreció a los vascos un contrato basado en el compromiso de lograr un clima de libertad en el País Vasco, un nuevo talante en las relaciones de Euskadi con España y la convivencia de los símbolos como signo de normalidad. Incluía también la "racionalización" del uso del euskera y la puesta en pie de un proyecto que pudieran compartir todos los vascos demócratas. "Si yo soy el lehendakari -afirmó en su campaña-, lucharé por la reconciliación de todos los vascos, el PP no será un obstáculo en el proceso de paz, no pondré ningún palo en la rueda de nadie"...

Hoy, los contundentes resultados del PP, también en Euskadi, han colocado al partido de la derecha española en un preferente puesto de salida para disputarle al PNV su hegemonía y el Gobierno autónomo. Pero puede que, al final, el joven y esforzado Iturgaiz no pueda ver colmados sus sueños. Aunque la decisión no es oficial, y las elecciones autonómicas todavía están lejos, la sombra de Mayor Oreja se proyecta sobre el destino del candidato "natural" como algo más preocupante que la de un padre protector de su carrera política. El todavía ministro del Interior, carismático líder del PP vasco y azote de nacionalistas, puede ser, finalmente, el candidato. Pero Iturgaiz opta por poner buena cara al mal tiempo. Es joven, pero ya sabe que en la política, como en el mar, el pez grande siempre se come al chico. Y ni Aznar ni Oreja parece que hayan oído hablar de la campaña para no consumir pezqueñines ...

Un histórico del PNV denuncia que el giro soberanista de Arzalluz causa miedo
El Mundo  27 Marzo 2000

BILBAO.- El ex diputado general de Alava Emilio Guevara considera que en la sociedad vasca «puede haber gente que quizá tenga miedo de hacia dónde va el PNV» y estima que este partido debe rectificar «porque no hay otra salida, salvo rendirse ante ETA».

Emilio Guevara, impulsor de la ley que regula las competencias de los territorios históricos y ex portavoz del PNV en el Parlamento vasco, se mostró ayer crítico en una entrevista en El Correo con la línea seguida por su partido. También dijo que es partidario de abrir un proceso de reflexión interna.

«Y quienes han conducido esta apuesta», reflexiona Guevara, «deben ponerse a disposición del partido para que, si hay que cambiar la línea, lo hagan otras persona».

Guevara reconoce que esta referencia apunta tanto a Xabier Arzalluz y a Joseba Egibar como «a alguno más que sigue en el EBB».

Emilio Guevara insiste en que al PNV no le queda otra opción que rectificar: «Este camino no tiene salida salvo la rendición ante ETA. Hay que decir a la banda y a la izquierda abertzale que no habrá negociación política».

El político peneuvista también se muestra partidario de convencer «a los que defienden la Constitución y el Estatuto de que deben estar dispuestos, como mínimo, a los cambios».

Guevara no entiende cómo llevando «20 años de un autogobierno espléndido, el Partido Nacionalista Vasco se embarca en una aventura soberanista que casi nadie sabe qué quiere decir».

El histórico dirigente peneuvista reconoce que «la quiebra de la territorialidad» en el País Vasco es ahora «mayor que nunca» y entiende que no se dan las condiciones para que se plantee la independencia. «La mayoría no la acepta», puntualiza.

El interés por el español despega en Europa
Aumentan los estudiantes europeos que escogen el castellano como segundo idioma extranjero, antes que alemán
JOSÉ LUIS BARBERÍA , París (27-03-00) El País  27 Marzo 2000

La enseñanza del español como segunda lengua está conociendo una verdadera explosión en la mayoría de los países europeos, hasta el punto de que suscita la resistencia del Gobierno francés, temeroso de que el fenómeno acabe de echar por tierra su modelo de diversidad. El español es la lengua que aprenden como segundo idioma hoy en Francia el 65% de los alumnos de secundaria, un ascenso fulgurante que amenaza la prioridad otorgada tradicionalmente al alemán y que margina a otros idiomas de referencia clásica como el ruso y el italiano. En el Reino Unido, el español, el idioma más solicitado en la enseñanza de adultos, recorta terreno a pasos agigantados al alemán, que se mantiene a duras penas como segunda lengua detrás del francés, según indican responsables de Educación de las embajadas españolas.

Los avances son igualmente espectaculares en Bélgica y en Alemania, donde no pocos profesores de ruso están reciclándose en profesores de español, idioma que conoce igualmente un auge extraordinario, particularmente en las universidades populares del Este. Según los especialistas, la fortísima demanda se explica por la búsqueda de idiomas fuertes que garanticen el interés de la inversión en esfuerzo y dinero, una búsqueda que ignora deliberadamente aspectos como la cultura de origen, la proximidad geográfica o el interés de significarse con el aprendizaje de una lengua "especial". Según esa interpretación, y salvando las distancias, el español empieza a compartir con el inglés el simbolismo de los idiomas potentes, necesarios. Escuelas francesas del prestigio de Ciencias Políticas y los grandes institutos admiten hoy que el español pueda figurar como primera lengua extranjera.

Diversificación
Los responsables del Ministerio de Educación francés que dirige Claude Allègre y buena parte de los especialistas temen que el proceso arruine el rico sistema de diversificación que teóricamente permite a los alumnos acceder al aprendizaje de un total de 15 lenguas vivas. Rendida ya ante la supremacía del inglés -el 90% de los escolares franceses lo eligen como primera lengua-, Francia trata ahora de evitar que el español acapare la demanda sobre el segundo idioma y se culmine así un proceso doblemente homogeneizador. "No merece la pena luchar por diversificar la oferta sobre la primera lengua viva", señalan responsables del ministerio francés, "el verdadero problema es mantener la diversificación sobre la segunda".

Como consecuencia de esos recelos, Allègre difundió en 1998 una circular para la enseñanza primaria, aparentemente intrascendente, que, sin embargo, como demuestran los datos correspondientes al pasado año, ha conseguido en gran medida rebajar por vía indirecta de la oferta real el número de alumnos franceses de primaria que aprenden español. Esa circular establece que "la elección se hará en función de las lenguas vivas ofrecidas en sexto (ingreso en el collège) del sector a fin de que asegure la continuidad del aprendizaje entre la escuela (primaria) y el collège".

Supeditar el estudio de una lengua en primaria a la posibilidad de continuarla en los escalones superiores obstaculiza, de hecho, el avance del español, ya que son muy pocos los collèges que ofrecen este idioma, indican fuentes de la Consejería de Educación de la Embajada española en París. La prueba es que mientras el número de alumnos de secundaria que aprenden español se incrementó el pasado curso en 120.000, hasta alcanzar los 1,7 millones, la cifra de escolares de primaria se redujo en el mismo periodo de 56.626 a 48.196, según datos oficiales.

Claramente, la circular va orientada a reforzar la situación del alemán, puesto que la oferta de enseñanza de esa lengua está mucho más presente en el sistema de educación francés. Pese a la publicidad institucional del alemán, bien presente en los centros escolares franceses, la enseñanza de ese idioma ha caído notablemente en los últimos años. Como primera lengua se mantiene relativamente bien, con el 9,5% de los alumnos -sólo ha perdido cuatro puntos respecto a los primeros años ochenta-, pero únicamente el 16% de los alumnos franceses lo estudian como segundo idioma. La demanda creciente de profesores de español llevó el año pasado al ministerio francés a ofrecer a concurso 650 plazas, 100 más que el año anterior.

Igualmente significativo resulta que se hayan convocado 400 plazas de auxiliares de conversación en español para el año que viene para sumar a las 440 existentes. Ante la imposibilidad de cubrir esas plazas con estudiantes o profesionales españoles, las autoridades francesas han contratado a un centenar de mexicanos.

 

Recortes de Prensa   Página Inicial