AGLI

Recortes de Prensa    Martes 28  Marzo 2000
#CUANDO SE INTENTA MATAR AL MENSAJERO
EDITORIAL El Mundo 28 Marzo 2000

#Todos somos Carlos Herrera
Editorial El País 28 Marzo 2000

#La Bomba
El Cascarrabias La Estrella 28 Marzo 2000

#El Herrera
ANTONIO GARCIA BARBEITO El Mundo 28 Marzo 2000

#Usos nacionalistas  
Pablo PLANAS ABC 28 Marzo 2000  

#El iceberg nacionalista
FERNANDO LOPEZ AGUDIN El Mundo 28 Marzo 2000

#Interior dice que criticar a los medios de comunicación es animar a que ETA actúe
AGENCIAS El Mundo 28 Marzo 2000

#«Da la impresión de que algunos grupos políticos señalan, y ETA actúa»
CARMEN TORRES El Mundo 28 Marzo 2000

#+«Da la impresión de que algunos políticos señalan y los terroristas actúan»
SEVILLA. Ascensión Manzano ABC 28 Marzo 2000

#Los periodistas, objetivo etarra
El Mundo 28 Marzo 2000

#La policía desactiva un paquete bomba dirigido al periodista Carlos Herrera
JORGE A. RODRÍGUEZ, Madrid El País 28 Marzo 2000

#Intentan matar con un paquete bomba al periodista Carlos Herrera
JAVIER RUBIO El Mundo 28 Marzo 2000

#Una bomba casera destroza 8 pisos del bloque en que vive la hermana de un ex edil socialista
A. GUENAGA, Bilbao El País 28 Marzo 2000

#Un artefacto proetarra destruye dos plantas de viviendas sociales en Amorebieta  
BILBAO. I. Souto ABC 28 Marzo 2000

#ETA recurre al paquete bomba tras tres años
BILBAO. Vasco Press ABC 28 Marzo 2000

#El PP insta a Balza a explicar «por qué necesita disculpar siempre a HB» de sus vínculos con la violencia callejera  
VITORIA. J. J. S. ABC  28 Marzo 2000  


CUANDO SE INTENTA MATAR AL MENSAJERO
EDITORIAL El Mundo 28 Marzo 2000

«Euskal Herria no olvidará los nombres de quienes ejercen una labor opresora bajo la excusa de la libertad de expresión». Estas eran las palabras de un comunicado de ETA, fechado el 4 de febrero de 1999, dirigido a los profesionales de los medios de comunicación.

La organización terrorista efectivamente no ha olvidado. Hay serios motivos para sospechar que ayer intentó asesinar a Carlos Herrera mediante una bomba oculta en una caja de puros, que le había sido enviada a la emisora de Radio Nacional en Sevilla. El detonador falló milagrosamente y el periodista, que había abierto el paquete, pudo salvar su integridad física.

Herrera ha tenido mucha más suerte que el periodista navarro José Javier Uranga, que sobrevivió tras ser acribillado por ETA hace 20 años, o que José María Portell, asesinado por la banda. Desde la época de la Transición la organización terrorista no había intentado matar a ningún profesional de la información, aunque hay una interminable serie de intimidaciones y agresiones como la que sufrió nuestra compañera Carmen Gurruchaga.

Rota la tregua, el atentado contra Carlos Herrera supondría un paso más en la escalada de la violencia de ETA, que quiere meter el miedo en el cuerpo a un colectivo que le irrita especialmente: el de los profesionales de la comunicación. Ni que decir tiene que ni Carlos Herrera ni este periódico ni ningún otro medio dispuesto a servir a la sociedad vamos a silenciar nuestra voz ni cambiar nuestras convicciones. Y, diga lo que diga y haga lo que haga ETA, tendremos muy claro la elemental distinción entre víctimas y verdugos: los que oprimen al pueblo vasco son quienes asesinan, chantajean e intentan acabar con la pluralidad en los medios de comunicación.

Lo que realmente molesta a ETA, a quienes justifican sus acciones y a un sector del nacionalismo vasco que señala una y otra vez a los medios e informadores que considera hostiles es precisamente esa «libertad de expresión» a la que hacían referencia en su comunicado. Sólo quieren un periodismo obediente, que siga fielmente sus consignas. Por eso, les incomoda tanto la pluralidad informativa que hoy existe en el País Vasco y en el resto del España.

No nos hacemos ninguna ilusión sobre la posibilidad de que ETA recapacite sobre su criminal estrategia. Pero sí creemos que los dirigentes del PNV y EA todavía están a tiempo de trazar una nítida raya de separación respecto a los cómplices de una banda, que, incapaz de defender democráticamente sus planteamientos, prefiere matar al mensajero que porta las malas noticias. Todos los medios deberíamos sentirnos concernidos y coordinar una respuesta a esta acción contra Carlos Herrera, que, es sobre todo, un atentado contra el derecho de los oyentes a escuchar su voz todas las mañanas.

Todos somos Carlos Herrera
Editorial El País 28 Marzo 2000

LA SUERTE evitó ayer que el amosal remitido por los terroristas mutilase al periodista Carlos Herrera, director del programa Buenos días, de Radio Nacional. Hoy, todos somos Carlos Herrera. Con él están todos los ciudadanos decentes, y en particular los periodistas que no se someten a los intentos de amedrentamiento de ETA. Porque de eso se trata. De intimidar, de condicionar a quienes no se pliegan. A falta de argumentos, cartas bomba. El miedo es el mensaje.

Quienes, horas después de celebradas las elecciones del 12-M, advertían con un "se van a enterar", ¿se referían a esto? Quienes encuentran gracioso denominar "acorazada mediática" y también "la Brunete mediática" a la prensa crítica con el nacionalismo, ¿tienen algo que decir, o se lavarán las manos? La semana pasada, los de la kale borroka hicieron estallar un artefacto explosivo en el domicilio de los padres de un periodista de El Correo. Días antes, en vísperas de las elecciones, desde los aledaños de HB se había lanzado, con nulo efecto, la consigna de boicot a la prensa no nacionalista. Hace tres años fue la dirección del PNV en Vizcaya quien mantuvo durante meses una campaña de boicot contra El Correo. Y algunos años atrás, el portavoz de ese partido en el Congreso amenazó con concentrar 5.000 afiliados ante la sede del mismo periódico. Son numerosos los casos de periodistas que han visto su nombre en el centro de una diana. O su domicilio rodeado por grupos de personas que gritaban consignas amenazantes.

El terrorismo se fundamenta en el principio de "atacar a uno para atemorizar a mil". Pero en Euskadi hay un mecanismo perverso previo, de legitimación insidiosa de esos intentos de amedrentamiento. La paranoia de culpar a la prensa de los resultados electorales, o la acusación a periodistas concretos de estar boicoteando el proceso de paz, no es algo inocente o inadvertido: nadie puede ignorar a estas alturas el efecto de esas palabras en sujetos cuya principal ocupación consiste en buscar pretextos para incendiar, asaltar, enviar cartas bomba. Unos mueven las ramas y otros envían cartas.

La Bomba
El Cascarrabias La Estrella 28 Marzo 2000

A Carlos Herrera le han querido gastar los de ETA la broma del cigarro explosivo, pero con dinamita. El astuto fumador se percató "al  peso" del gran peligro y avisó. En muy pocos días es  la segunda vez que ETA intenta atacar contra  periodistas. Esta es su nueva estrategia actual, matar al mensajero para que no pueda resplandecer la verdad. Carlos, no fumes sin sopesar. ¡Ojo en el aprisco de la prensa! El lobo merodea sin cesar.

El Herrera
ANTONIO GARCIA BARBEITO El Mundo 28 Marzo 2000

Lo que más molesta a los envidiosos no es ni el dinero ni el lujo ni la fama. Lo que más molesta es la felicidad ajena, el elevado sentido de la vida de los otros, oír la risa sin censura, el ver que otro convierte en territorio de la alegría cualquier detalle pequeño y cotidiano. Los enemigos de Carlos Herrera son los enemigos de la vida, no tengo la menor duda. Carlos ha construido un muchacho feliz con su esfuerzo y la ayuda de los suyos, que somos muchos. En él, la tristeza es una nube que nunca le ocupa todo el cielo. Tendrá muchas nubes, sí, pero estarán en cielos que no le vemos.

Se había quitado del tabaco con acupuntura, pero el vicio es el vicio, y de copular a diario con tres cajetillas, pasó a coquetear con los habanos sin que la cosa llegara a la cama, quiero decir, a los pulmones. Disfruta del olor y del humillo siempre esquivo de los habanos como si esos cigarros encerraran un azahar de nicotina en su piel cubana o la memoria de un incensario del que el Herrera se siente turiferario de la calle y sobremesa. El sur. Qué le vamos a hacer. El Herrera, que siempre actúa en nombre del sur, además de ser feliz, se quita del tabaco y sigue disfrutando de él. O sea que hay Herrera para rato.

Le envían puros como rosas para prenderlas en el ojal de la boca. Le envían puros para que no vuelva a las tres cajetillas. Pero se ve que alguien lo ha querido quitar del tabaco enviándole puros que quitan del tabaco y de la vida, puros asesinos. ¿Es Carlos enemigo de alguien? Imposible. El Herrera no pierde tiempo en esas cosas. Eso se queda para quien no sabe encontrar la felicidad diaria. ¿Es Carlos enemigo de algún pueblo que no sea el andaluz? Mentira cochina. He recorrido España con Carlos y en todas partes halló una tierra amada, unas gentes extraordinarias. Carlos no es enemigo más que de lo que no se puede ser amigo: de la barbaridad, del mal gusto, de la locura, de las ideas que no dejan vivir ni a quien las tiene. Ayer quisieron quitarlo del tabaco enviándole unos puros que siempre acaban fumándose en el cementerio. Ya ves, Herrera, no es sólo cosa de cigarrillos con caladas a pecho, también el coqueteo con los puros tiene sus problemas. No lo llevaba escrito la caja que te enviaron, pero, en este caso más que en otros, fumar perjudica seriamente la salud.

No se enteran, Carlos. No se enteran que en el sur es primavera. Y que tú, sacristán de la alegría, has de estar en todo, recibiendo la vida y dándola, acostándote con ella como con la amante soñada. Hoy, en casa, a solas con los tuyos, enciende un puro de los buenos y diles por señales de humo que aquí sólo tiene sentido la vida.

Antonio García Barbeito es escritor y periodista

Usos nacionalistas  
Por Pablo PLANAS ABC 28 Marzo 2000

LA reunión de los firmantes de la Declaración de Barcelona el pasado jueves en la capital catalana y el «Consell Nacional» de Convergencia el domingo han sido los escenarios en los que el nacionalismo catalán ha empezado a debatir su futuro. De la primera cita se pudo concluir que el modelo catalán poco tiene que ver con el seudomarxismo nacionalista del BNG de Beiras o con el discurso tenso e hirsuto de Arzalluz. En el caso gallego, la influencia de la formación nacionalista no dependerá tanto de su propio crecimiento como de la capacidad para acomodarse al PSOE gallego, pulir su decimonónico discurso y participar de la construcción de una alternativa. En cuanto al laberinto vasco, sería pretencioso describir las sendas que se abren ante el PNV, aunque la contestación interna que empieza a aflorar indica a las claras que todos los caminos posibles están a la espalda de Arzalluz y que, al frente, hay un muro o un precipicio, según el optimismo de quien pueda y aspire a analizar la cuestión. Así, Convergencia es la formación nacionalista que con menos desgaste ideológico y moral ha llegado al final de la transición y al comienzo de una nueva etapa política, en la que el envoltorio ha perdido todo su valor en favor del cuajo y la traducción práctica de las ideas. No es que hayan dejado de tener importancia los valores en favor de las lógicas del mercado, como pretenden algunos náufragos de la izquierda, sino que tales valores han dejado de ser patrimonio no ya de los partidos de izquierda sino de los propios partidos. La cuestión es que un nacionalismo sin efectos palpables sobre la vida de los individuos es una antigualla, de ahí el esfuerzo de dirigentes como Jordi Pujol o Josep Duran Lleida por superar el estadio simbólico. Quizá ese empeño es el que contribuya con mayor peso a aumentar las distancias entre CiU y el PNV, detenido en un momento de la historia que nada tiene que ver con la escala de preocupaciones y valores de la sociedad, en la que bracea con un estilo anticuado.

La imagen de Duran hundiendo la mirada en las simas de las formalidades políticas cuando Beiras tomó la palabra en la rueda de Prensa posterior a la citada reunión, o la habilidad de Pujol para desmarcarse por razones institucionales del encuentro, expresan a las claras que el soberanismo de la Declaración de Barcelona fue una apuesta táctica de corto vuelo sobre la que los principales dirigentes de CiU, aun con excepciones, prefieren no hacer demasiados comentarios. Parece ser que Duran y Pujol, a diferencia de Pere Esteve o Felip Puig, han entendido el mensaje: la necesidad de renovar el discurso porque el nacionalismo ha dejado de ser la recolectadora que surtía el granero de sus siglas. Los ciudadanos no son consumidores, pero ello no indica que se les pueda vender sin más una mercancía defectuosa o a la que le faltan elementos sustanciales. Pese a que es una grosería utilizar símiles comerciales en materia política, no menos chusco resulta el equiparar la cosa pública a las relaciones sentimentales y a las fidelidades inquebrantables, que es lo que primaba hasta hace un par de semanas. No obstante, el hecho de que CiU haya cazado al vuelo la lógica de los electores no quiere decir que no tenga problemas, sino, más bien, que los puede enfocar mejor. CiU es una coalición formada por dos partidos, obviedad que tiende a pasarse por alto fuera de Cataluña. Así que el primer asunto que ha de discutir en la nueva etapa es el mantenimiento del pacto, la fusión de los dos partidos o una separación amistosa. Si se escarba en el plano público, la coalición presenta no pocas grietas, rasguños que pueden ser el preludio de profundas reformas o de un abandono que degenere en ruina. En lo que ocurra va a influir sobremanera el sesgo que adopte la fuerza mayor, en la que se comenzó a debatir el domingo si abrazar desacomplejadamente un modelo soberanista o, con menos complejos todavía, continuar con el actual eclecticismo, perfectamente anclado en las personalidades políticas de Pujol y Duran.

Otro gran problema para CiU es su relación con España, «problema» que tiene más de artificio del imaginario nacionalista que de realidad. En todo caso, es un asunto que no preocupa en lo más mínimo a la sociedad catalana y en ambos lados de la coalición cobra fuerza la idea de que ni CiU es Cataluña ni sus propias circunstancias de encaje político fuera de la comunidad pueden ser tenidas como una cuestión colectiva. Es decir, se empieza a sustituir la ya gastada prédica del encaje de Cataluña en España por la del papel de CiU en la gobernabilidad del país. Al margen del modo al que se ha llegado a esta conclusión (advertidos por las urnas o impelidos por su propio debate interno) el cambio es enorme, pues implica que la defensa de sus tesis se lleve a cabo en igualdad de condiciones con el resto de los partidos, sin identificar a Pujol o a su «hereu» con Cataluña. Del mismo modo que la libre competencia obliga a agudizar el instinto tecnológico, los partidos ya no pueden valerse del poder evocador de sus siglas, sino aportar soluciones a los problemas reales. Este es el punto del temario que estudia ahora CiU.

El iceberg nacionalista
FERNANDO LOPEZ AGUDIN El Mundo 28 Marzo 2000

No ha sido una sorpresa, numerosos indicios señalaban la existencia de un iceberg crítico cerca la línea de flotación del buque nacionalista mandado por Arzalluz, pero la contundencia del choque de su punta visible con el viejo navío de Sabino Arana ha superado las previsiones marcadas en todas las cartas de navegación política de Euskadi.

Las declaraciones de Emilio Guevara cuestionando el rumbo y el puente de mando del centenario barco marcan la existencia submarina de un bloque de hielo que aún no ha emergido a superficie. Quien abandonara su tripulación hace ocho años, y volviera a enrolarse hace unos meses para «echar una mano», ha terminado por echársela conjuntamente a los cuellos de Arzalluz, Egibar y un tercero no nombrado que, probablemente, sea Aguirre puesto que Ollora ha abandonado la actividad política.

La punta Guevara de este iceberg disidente es la misma, vuelta del revés, que la punta Iparaguirre del iceberg de ETA. Donde el primero considera que se ha ido demasiado lejos con EH, la segunda estima que apenas se ha avanzado; donde Guevara denuncia que se es rehén de Otegi, Iparaguirre sentencia que se es prisionero de Aznar. Lo que para uno es producto de haber actuado sin tener en cuenta los intereses del PNV, para la otra es justamente la consecuencia contraria. Ambos, certifican el fracaso del compromiso de Estella, que facilitó la última tregua, y proponen coherentemente que este viaje de ida también lo sea de vuelta. Es el mismo análisis e idéntica conclusión. De ahí el doble y paralelo efecto del retorno de la violencia y la crítica pública de quienes, desde el nacionalismo moderado, no rompen con aquellos que, desde el nacionalismo radical, no se atreven todavía a condenarla.

Estaba previsto que desde que ETA reanudara la política del asesinato el principal asesinado político iba a ser todo el nacionalismo. Si el Pacto de Estella vive la agonía que viviera el Pacto de Ajuria Enea y el Gobierno de Ibarretxe sobrevive en precario, es lógico que ahora Arzalluz pase por el trago de ver exteriorizadas las posiciones hasta ahora solamente interiorizadas por algunos de los suyos. Pero lo peor podría estar por venir, si ETA, que le acusó de haber dejado pudrir el proceso de soberanía, continúa en una línea criminal que podría perseguir, entre otros objetivos, ahondar en la controversia interna del PNV para repartir su botín electoral entre HB y los populares o socialistas. De no rectificar su actividad terrorista, podría estar devolviéndole la jugada al generar las condiciones para que su partido estalle en una crisis.

Interior dice que criticar a los medios de comunicación es animar a que ETA actúe
Las autoridades creen que los 250 gramos de dinamita que contenía el artefacto corresponden a la carga robada en la Bretaña francesa
AGENCIAS El Mundo 28 Marzo 2000

MADRID .- Tras el intento de atentado de ayer contra el periodista Carlos Herrera, el ministro en funciones de Interior, Jaime Mayor Oreja, ha aludido al PNV sin citarlo para advertir de que, cuando se acusa a los medios de comunicación de una determinada manera, se está animando a ETA y a su entorno a actuar.

Asimismo, ha apuntado que es evidente que en el frente de Estella hay un reparto de papeles, en el que unos utilizan la palabra y otros la violencia para obtener los mismos objetivos.

Mayor Oreja ha asegurado que lo que se está acrecentando en el País Vasco son las prácticas nazis. A su juicio, los terroristas pretenden dar la sensación de que tienen una fuerza capaz de introducir miedo en las conciencias de muchas personas, entre ellas los profesionales de la comunicación, en referencia al paquete bomba enviado al periodista Carlos Herrera.

Para el ministro, sin embargo, lo importante no es lo que están intentando hacer quienes así actúan, que está muy claro, sino lo que deben hacer los demás, los que no están con las prácticas nazis en el País Vasco. Asi, ha reiterado que lo que no se puede es tener actos políticos con grupos que se conducen de esta forma y más que nunca se debe decir que las únicas víctimas son las que padecen los efectos del terrorismo.

Mayor Oreja ha asegurado que en la realidad y en la práctica hay un reparto de papeles en el frente de Estella -que no es un pacto, sino un frente, según ha proclamado-, en el que se opera con un frente político y con uno militar.

Un fallo interno impidió que el paquete bomba estallara
El paquete enviado ayer al periodista Carlos Herrera contenía 250 gramos de dinamita y un artefacto de las características de los utilizados en otras ocasiones por la banda terrorista ETA, pero no llegó a estallar a causa de un fallo en el mecanismo de detonación, según han confirmado fuentes del Ministerio del Interior.

Las mismas fuentes creen que probablemente la dinamita es de la robada el pasado mes de septiembre por la organización armada en la localidad francesa de Plevin (Bretaña). El paquete enviado ayer a Carlos Herrera, que fue desactivado por la Policía Nacional, contenía dos detonadores artesanales y seis células fotoeléctricas, que es lo que, al parecer, falló.

La caja era de puros de Montecristo número 1 envueltos en un papel rojo opaco, y tenía seis agujeros con una célula fotoeléctrica para que explotara al desenvolver el papel.

Este sistema ya ha sido utilizado por ETA y se han encontrado dispositivos parecidos en el piso que los terroristas tenían en la calle del Doctor Fleming de Madrid, al "comando Andalucía" y al último "comando Vizcaya" desarticulado el pasado mes de enero en Bilbao.

En todos los casos se encontraron paquetes similares a los que ETA envió en otros tiempos a diversos destinos de Madrid, Valencia y Barcelona.

La procedencia del paquete
Además, hoy se ha sabido que el paquete bomba fue entregado por una persona el pasado 24 de marzo a un empleado de la empresa SEUR que realizaba el reparto diario en un polígono industrial cercano al Parque Alcosa de Sevilla. El paquete permaneció en los almacenes centrales de la empresa hasta el lunes.

Ayer, el paquete fue sometido al detector de metales con el que cuenta las instalaciones de RNE en Sevilla y pitó, por lo que los vigilantes lo devolvieron al repartidor, quien lo volvió a introducir en la furgoneta para llevarlo a SEUR.

Sin embargo, la furgoneta volvió al mismo lugar para recoger un envío que iba a realizarse desde RNE. En ese momento, el operario advirtió la presencia de Carlos Herrera, recordó que aún tenía el paquete devuelto y se lo entregó al periodista.

Aunque no es habitual que los trabajadores de SEUR recojan paquetes cuando están haciendo el reparto, en este caso no se consideró sospechoso que a un hombre se le facturara un envío en un polígono industrial, ya que es previsible que el remitente proceda de alguna de las naves cercanas.

«Da la impresión de que algunos grupos políticos señalan, y ETA actúa»
El periodista dice que no va a cambiar y asegura que «la libertad es el mejor antídoto contra esta panda de salvajes»
CARMEN TORRES El Mundo 28 Marzo 2000

SEVILLA.- La muerte rozó ayer los dedos del periodista Carlos Herrera a través de un regalo muy preciado para un buen fumador, como él se considera: una caja de puros Montecristo.

El obsequio, enviado aparentemente por un oyente cualquiera de Sevilla, quería acabar con una profunda voz que no se anda con «pasteleos» a la hora de tratar temas delicados, según el periodista, que en la tarde de ayer asimilaba su macabramente recién inaugurada pertenencia al grupo de «señalados».

«Da la impresión de que algunos grupos políticos señalan y después los terroristas actúan. Parece que se está señalando a los periodistas como los responsables del fin del mundo, sobre todo a los que no pasteleamos con estos temas», afirmó en un momento de mayor acaloramiento, aunque a lo largo de sus diversas comparecencias ante los medios de comunicación fue suavizando sus palabras hasta asegurar que no puede culpar a nadie del atentado hasta que conozca su autoría.

«Voy a seguir»

Fumando un buen puro, placer que no piensa abandonar a pesar del susto, Carlos Herrera aseguró que no va a cambiar su línea periodística. «Ya estoy muy mayor para cambiar el discurso a estas alturas. Hacen falta muchos paquetes bombas o que me maten», explicó, tras asegurar que no había recibido ninguna amenaza anteriormente ni tomaba medidas de seguridad especiales.

«Tenía el mismo cuidado que cualquier otro periodista, porque se sabía que iban a por uno. Tengo que estar alerta como todos los demás porque hay muchos precedentes para estar nervioso y otros muchos para no estarlo. Yo voy a seguir con el periodismo, porque es lo único que sé hacer y creo que debo continuar haciéndolo. No van a poder conmigo. Una cosa es que te quieran matar, y otra que lo consigan», aclaró.

En este aspecto, insistió Herrera: «La libertad es el mejor antídoto contra toda esta panda de salvajes».

El pitido de alarma que emitió el escáner de las instalaciones de Radio Televisión Española en Sevilla no alarmó al locutor, que tras abrir el primer envoltorio se dio cuenta de que algo raro ocurría.

«Cualquier fumador de puros habría notado que la caja pesaba más de lo normal y que no contaba con los sellos habituales», explicaba ayer por la tarde, tenso pero tranquilo, poco antes de acudir a la iglesia de San Nicolás de Bari para agradecer que sigue vivo a la Virgen de la Candelaria. Precisamente, Carlos Herrera prepara estos días un pregón de Semana Santa dedicado a esta imagen.

Entre constantes llamadas de amigos y compañeros, como el director general de Radio Televisión Española, Pío Cabanillas, el juez Garzón o la europarlamentaria Rosa Díez, el periodista aprovechaba la presencia de los medios de comunicación para agradecer a María Santísima el golpe de suerte.

«Todos los años voy a celebrar este día. Es como si hoy hubiera vuelto a nacer», añadió el periodista de Radio Nacional algo más calmado.

+«Da la impresión de que algunos políticos señalan y los terroristas actúan»  
SEVILLA. Ascensión Manzano ABC 28 Marzo 2000

El periodista Carlos Herrera, contra quienes los terroristas pretendieron atentar ayer en Sevilla, dijo tener la impresión de que «algunos políticos señalan y después los terroristas actúan». En declaraciones a ABC y «feliz y contento» por que fallase el artefacto explosivo, Carlos Herrera sostuvo que «la radio en libertad jamás se silenciará con una bomba».

Era la una de la tarde cuando el periodista radiofónico y colaborador de ABC Carlos Herrera recibió un paquete de mensajería aparentemente normal. Después de terminar su programa «Buenos Días» y ya solo en la redacción de Radio Nacional en su sede de Sevilla se dispuso a abrir el sobre, dirigido al «club de forofos de Carlos Herrera» y como remitente una dirección sevillana. El periodista desconocía la dirección.

Al abrir el sobre acolchado descubrió en su interior una caja de puros que a su entender pesaba demasiado. «Como buen entendedor de puros sabía que esa caja no pesaba como una caja normal de Montecristo y además tenía unos agujeritos muy raros», afirmó el periodista. Esas sospechas le salvaron la vida ya que en ese instante dejó de manejar la caja de puros y avisó a la Policía. Posteriormente, los especialistas en explosivos le confirmaron que esos «agujeritos» eran células fotoeléctricas y que la caja podría haber deflagrado en cualquier momento.

A primera hora de la tarde Carlos Herrera confirmó a ABC la noticia que cogió de sorpresa tanto a los medios sevillanos, como a la ciudad entera. «Eran 150 gramos de explosivos y llegué a abrir el paquete, pero no sé por qué no hizo explosión», apostilló.

Después de prestar declaración ante la Policía, Carlos Herrera recibió a los periodistas en su casa, aún nervioso después del accidente. Allí, mientras se tomaba un café y comenzaba a asimilar los hechos, se mostró «feliz y contento, dijo, de estar aquí contándolo».

PRECAUCIONES ESPECIALES
Herrera manifestó que no había tomado medidas especiales de seguridad personal, aunque sí reconoció que tomaba algunas precauciones desde hacía algún tiempo, sobre todo por las últimas noticias que apuntaban a que la banda terrorista ETA podría volver a utilizar como objetivos a profesionales de los medios de comunicación.

El periodista, contento por lo que llamó «un golpe de suerte», confesó que no sabe por qué no hizo explosión el artefacto aunque, prosiguió, «quien quiere matar acaba haciéndolo». Sin embargo, precisó, «no podemos obsesionarnos con estas cuestiones». «Ha fallado y doy muchas gracias a Dios y a María Santísima de la Candelaria», apuntó.

Herrera hizo un llamamiento a la sensatez y a la tranquilidad ciudadana. «Hay que tomar medidas de precaución, subrayó, y ser constantes en las medidas policiales», apostilló.

En clara alusión a las manifestaciones realizadas por algunos políticos vascos poco después de que ETA diese por finalizada la tregua contra determinados periodistas entre los que se encontraba el mismo Carlos Herrera, éste declaró que «parece que los políticos señalan y, después, los terroristas actúan. Da esa impresión».

PROCEDENCIA DEL PAQUETE-BOMBA
El periodista indicó que la Policía no le había confirmado la procedencia del paquete bomba, aunque casi se daba por hecho que haya sido remitido por la banda terrorista ETA.

Carlos Herrera ironizó incluso con el atentado fallido: «Pensé que era un fan al que no le gustaba demasiado mi programa», bromeaba con los periodistas.

Una vez que los especialistas en explosivos de la Policía desactivaron el paquete bomba fue realmente cuando tomó conciencia de que habían intentado atentar contra él y que su intuición le había salvado la vida.

El artefacto contenía una pequeña explosiva, según el periodista unos 150 gramos de un material aún por determinar. Carlos Herrera desconocía, o quizás intentaba no pensar en los daños que podrían haberle ocasionado en caso de que el paquete bomba hubiera deflagrado, si bien fuentes policiales confirmaron que los daños podrían haber sido importantes.

El periodista manifestó que la radio «no se silencia con una bomba» y advirtió a los autores del artefacto que no tiene intención de modificar el programa que dirige y presenta en Radio Nacional. «Una bomba se la pueden poner a cualquiera, pero luego hay muchos más que siguen haciendo radio en libertad», comentó Herrera.

Los periodistas, objetivo etarra
El Mundo 28 Marzo 2000

MADRID.- La amenaza contra los periodistas, que ETA hizo pública por última vez en mayo de 1997, parece seguir vigente tras la ruptura de la tregua.

Los precedentes que existen, sumado al paquete bomba enviado ayer contra Carlos Herrera, hacen pensar que entre los objetivos próximos de la organización terrorista se encuentra un profesional de los medios de comunicación.

El antecedente más inmediato es el ataque al domicilio de los padres de un redactor-jefe de El Correo, Pedro Briongos, que ocurrió hace apenas una semana.

Anteriormente, en los primeros días de febrero, EL MUNDO informó de que se había detectado la presencia de miembros del comando Madrid en las inmediaciones de la sede de este diario.

No obstante, los ataques y el hostigamiento de ETA y el entorno de la izquierda abertzale a los periodistas es algo viejo.

También a finales de septiembre de 1999, un artefacto estalló en el domicilio del corresponsal en Navarra del periódico El País, provocando daños materiales.

Además, la periodista de este diario Carmen Gurruchaga ya sufrió en diciembre de 1997 un ataque con explosivos en su vivienda en San Sebastián, que ocasionó importantes daños en el interior de su domicilio. Y, el que fuera presentador de los informativos de Euskal Telebista (ETB), José María Calleja, sufrió decenas de amenazas del entorno etarra, que prácticamente le obligaron a abandonar el País Vasco.

No obstante, la lista de periodistas amenazados o que han sufrido ataques por parte del entorno etarra es muy larga en los últimos años, aunque afortunadamente sin contabilizarse víctimas mortales.

El único periodista asesinado por ETA fue José María Portell el 28 de junio de 1978, un año después de haber sido elegido por el Gobierno que entonces presidía Adolfo Suárez como intermediario en una posible negociación con la organización terrorista.

La policía desactiva un paquete bomba dirigido al periodista Carlos Herrera
El envío fue remitido a RNE en Sevilla
JORGE A. RODRÍGUEZ, Madrid El País 28 Marzo 2000

Los artificieros de la policía desactivaron ayer en el Centro Territorial de Radio Nacional en Sevilla un paquete bomba dirigido al periodista Carlos Herrera, director del programa Buenos Días . El artefacto, compuesto por entre 100 y 150 gramos de un explosivo identificado en principio como Goma 2, estaba camuflado en una caja de puros Montecristo que iba dotada con una célula fotoeléctrica para activar la bomba al destapar la caja. El periodista llegó a tener la caja en sus manos después de sacarla de un sobre acolchado en cuyo remite rezaba: Club de Forofos de Carlos Herrera.

El paquete fue entregado en una calle de Sevilla a un repartidor de la empresa Seur por una persona que alegó que carecía de tiempo para despacharlo en una oficina, según fuentes policiales. La compañía confirmó que el repartidor hizo un albarán y que cobró las 700 pesetas del envío. El paquete llegó al Centro Territorial de RNE en Sevilla sobre las 12.30 de ayer. Los servicios de seguridad del ente público rechazaron el envío al despertar sospechas.

El mensajero volvió pasada la una de la tarde, cuando Herrera había terminado su programa. El envío fue sometido al detector de metales, que dio positivo con un leve pitido. Los vigilantes jurados avisaron de este hecho al periodista, quien en principio no le dio importancia, según las fuentes consultadas. Herrera extrajo la caja del sobre acolchado. El periodista declaró ayer en Sevilla que sólo llegó a abrir una hoja del papel de regalo en que venía envuelto, pero que no llegó a destapar la caja de puros gracias a las advertencias de los vigilantes de RNE. Fuentes policiales indicaron que el paquete "pesaba demasiado" para tratarse de habanos Montecristo.

"Material eléctrico"
RNE, situada en la Isla de la Cartuja de Sevilla, dio aviso a la Jefatura Superior de Policía de Sevilla. Un equipo de desactivación de explosivos (Edex) se desplazó a la emisora para hacerse cargo del bulto sobre las 13.30. "Los agentes comprobaron que el paquete contenía material eléctrico y carga explosiva, por lo que procedieron a su desactivación", según indicó por la tarde la Delegación del Gobierno en Andalucía.

El artefacto estaba compuesto por entre 100 y 150 gramos de explosivo, identificado visualmente como Goma 2. La caja contenía "un polvo blanco, parecido al talco" que está siendo analizado. El paquete era "sofisticado y con muy mala leche", según fuentes conocedoras del caso. Otras fuentes policiales agregaron que tenía un contacto eléctrico con dos chapas y célula fotoeléctrica para que hiciera explosión en el momento de levantar la tapa o, posiblemente, en presencia de luz. La policía ha remitido el paquete a su laboratorios de Madrid para determinar su composición exacta y rastrear las huellas. El repartidor ha sido interrogado y se están analizando los datos del albarán, aunque se sospecha que son falsos.

Herrera manifestó ayer, mientras se fumaba un puro en su casa, tras declarar en comisaría, que "da la impresión de que algunos políticos señalan y después los terroristas actúan". "Bueno, da sólo esa impresión", matizó luego. El periodista, que se mostró "feliz y contento", manifestó que este intento de atentado contra su vida "no va a servir para nada". "Ha sido un golpe de suerte", concluyó Herrera, quien se mostró tranquilo aunque convencido de que debe extremar la vigilancia.

Primeras hipótesis
Los investigadores no descartan ninguna hipótesis sobre el remitente del paquete bomba, aunque todas sus sospechas apuntan a ETA o alguno de sus grupos de apoyo. "Es todo bastante raro, pero todo hace pensar que es de ETA. No obstante, primero hay que certificar qué contenía el paquete", indicaron. La banda terrorista envió su última carta bomba al general Juan Ortuño, jefe del Eurocuerpo, a sus oficinas en Florencia (Italia), el 25 de abril de 1997. La bomba fue desactivada.

El intento de atentado provocó ayer la repulsa de políticos, sindicalistas y medios de comunicación. El Comité de Redacción de este periódico envió ayer este comunicado al periodista: "Los trabajadores de EL PAÍS te expresamos nuestra absoluta solidaridad y te animamos a seguir desempeñando tu función informativa con libertad e independencia. Que las amenazas de los enemigos de la democracia no te hagan retroceder un paso en el ejercicio de tu libertad de expresión". Las asociaciones de la Prensa de Madrid y Sevilla también expresaron su repulsa.

Intentan matar con un paquete bomba al periodista Carlos Herrera
Se salvó al dejar de manipular una falsa caja de puros con 125 gramos de dinamita tras observar que no tenía los precintos fiscales
JAVIER RUBIO El Mundo 28 Marzo 2000

SEVILLA.- El periodista Carlos Herrera salvó ayer la vida al sospechar del contenido de una caja de puros, en cuyo interior había 125 gramos de un polvo blanco que podría ser dinamita o amosal, remitida a su atención, a la redacción de Radio Nacional de España en Sevilla. Artificieros de la Policía Nacional desactivaron el paquete bomba después de comprobar que contenía ocho células fotoeléctricas y una pequeña carga explosiva lista para detonar en cuanto se abriera la tapa y se activara un circuito eléctrico fotosensible.

Aunque se desconoce la autoría, la Policía trabaja con la hipótesis de que ETA podría estar detrás del intento de asesinato del conocido periodista. El propio ministro de Interior, Jaime Mayor Oreja, afirmó anoche, en RNE, que «todo apunta» a la organización terrorista.

Carlos Herrera se marchaba a las 13.30 tras concluir su programa diario en RNE cuando recibió el paquete con la advertencia de que había hecho sonar la alarma en el escáner de la conserjería, a lo que, en principio, no dio mayor importancia.

Dentro del ascensor de la redacción, el popular periodista comenzó a rasgar el envoltorio. La ausencia de los obligatorios precintos fiscales, le indujo a sospechar del paquete. De forma intuitiva, Herrera se apercibió de que el peso tampoco se correspondía con el de una caja de habanos, a los que es tan aficionado.

Inmediatamente, Carlos Herrera dio aviso a la propia seguridad del edificio, quien lo comunicó a la sala de operaciones del 091 de la Jefatura Superior de Policía.

Destinatario inexistente

El regalo iba dirigido a un inexistente «Club de forofos de Carlos Herrera» y lo había entregado un joven que llevaba una mochila en una calle del polígono residencia de Sevilla Este, a un conductor de la empresa de paquetería Seur para que lo hiciera llegar a la sede de la RTVE en la capital andaluza.

A Herrera no le extrañó recibir una caja de habanos, puesto que en varias ocasiones ha bromeado en antena sobre su afición a los puros y ha polemizado con alguno de sus contertulios sobre la calidad de las diferentes marcas.

Carlos Herrera se ha distinguido en su trayectoria profesional por haber arremetido con dureza contra los terroristas y quienes los apoyan, a los que ha dedicado los más duros epítetos. Recientemente, el PNV se querelló contra el periodista por un artículo suyo.

Además, el periodista de Radio Nacional de España se convirtió, a su pesar, en protagonista del incidente ocurrido en la inauguración de los Campeonatos Mundiales de Atletismo, celebrados en Sevilla el pasado agosto, cuando dos falsas mascotas del bautizado comando Giraldilla irrumpieron en el escenario y exhibieron pancartas a favor del acercamiento de presos vascos a Euskadi.

Herrera era el presentador de la ceremonia inaugural y mantuvo una apariencia de normalidad mientras los activistas proetarras, difrazados de giraldillas, se acercaron a saludarlo.

Sevilla se ha convertido en objetivo preferente de la banda terrorista desde que, gracias a un golpe de suerte, fue desarticulado el comando Itinerante, que dirigía el francés Henri Parot, cuando un sargento de la Guardia Civil le dio el alto en la carretera N-630, a 10 kilómetros de Sevilla, a donde se dirigía con el maletero repleto de explosivos para cometer un atentado, similar al de Hipercor de Barcelona, en unos grandes almacenes del centro de la capital andaluza.

La ciudad todavía guarda memoria del asesinato del segundo teniente de alcalde, Alberto Jiménez-Becerril, y su mujer, en la madrugada del 30 de enero de 1998 cuando volvían de cenar con unos amigos.

Tampoco es la primera vez que los terroristas utilizan para sus fines criminales el paquete bomba. Ese fue el procedimiento con el que atentaron en 1990 contra el comisario de la Exposición Universal, aunque la carta la abrió su secretaria, Carmen de Felipe, quien perdió la mano.

La acción más sanguinaria de la organización terrorista tuvo lugar en la cárcel de Sevilla, también por el procedimiento del paquete bomba. En aquel atentado, del que los presos de la organización terrorista habían recibido algún tipo de aviso, puesto que el día en el que ocurrió no salieron de sus celdas, murieron cuatro personas -dos reclusos, un funcionario y un visitante- y resultaron heridas otras 33.

Condena unánime
El Gobierno, todos los partidos políticos -a excepción de HB-, la Asociación de la Prensa, etcétera, condenaron ayer el intento de atentado contra el periodista Carlos Herrera.

Especialmente duro fue el comunicado emitido ayer por Eusko Alkartasuna, quien no sólo condenó la acción, sino que pidió a ETA que «desaparezca de una vez por todos y que deje de tratar de imponer en nuestra sociedad sus ideas por métodos distintos a los estrictamente pacíficos y democráticos».

También la eurodiputada Rosa Díez se mostró muy dura con los violentos, y aseguró que «este atentado no es más que un desprecio a la libertad y un nuevo acto fascista».

Por su parte, Josep Piqué expresó ayer la solidaridad del Gobierno con Herrera por este atentado frustrado.

También el portavoz parlamentario del PNV, Iñaki Anasagasti, rechazó la acción terrorista y dijo que ETA «hace un daño terrible a la libertad de expresión».

Una bomba casera destroza 8 pisos del bloque en que vive la hermana de un ex edil socialista
PP y PSE piden a Balza que explique por qué exculpa a HB de cualquier relación con la violencia
A. GUENAGA, Bilbao El País 28 Marzo 2000

La explosión de un artefacto casero compuesto por líquido inflamable y pólvora pirotécnica ocasionó en la madrugada de ayer serios desperfectos en ocho viviendas de un inmueble del barrio Jauregizar de Amorebieta (Vizcaya) en el que reside la hermana de un ex edil socialista. La deflagración tiró tabiques, arrancó puertas y sembró el pánico entre los inquilinos afectados, que tuvieron que pasar la noche fuera de sus casas. Además, PP y PSE presentaron sendas preguntas al consejero vasco de Interior, Javier Balza, para que explique por qué exculpa a HB de su relación con la kale borroka.

Ninguna persona resultó herida por la onda expansiva, pero los sanitarios atendieron a algunos de los inquilinos de crisis nerviosas. El ex edil del PSE Fidel Fernández Amor ya fue víctima de un sabotaje el 6 de marzo de 1999 cuando varios desconocidos dejaron calcinado su vehículo.

"Fue un estruendo terrible, pensé que el edificio se me venía encima", aseguró por la mañana una de las vecinas cuya casa resultó más afectada, mientras miraba un tabique completamente desprendido. El artefacto, colocado en el rellano de la escalera del quinto piso, estaba compuesto por pólvora y líquido inflamable, y activado con un iniciador de clorato, según precisaron los miembros de la Unidad Especial de Desactivación de Explosivos de la Ertzaintza (UEDE) que analizaron los restos del explosivo. La onda expansiva afectó a las ocho viviendas situadas en los pisos cuarto y quinto.

Momentos antes de la deflagración, ocurrida sobre la 1.20, algunos vecinos percibieron un fuerte olor a gas, por lo que en un primer momento sospecharon de una explosión a causa de un escape. El Departamento vasco de Interior no descartaba ayer que la inusitada violencia de la deflagración, impropia de un artefacto casero, se hubiera visto amplificada por la existencia de gas. La alcaldesa del municipio, la peneuvista Begoña Azarloza, acudió al lugar del sabotaje y denunció con dureza el atentado, al igual que lo hizo Gesto por la Paz. PP y PSE tildaron los hechos de "actuación fascista" .

Por otra parte, los grupos socialista y popular de la Cámara vasca presentaron ayer sendas preguntas al consejero de Interior, Javier Balza, para que explique por qué minimiza la importancia de la operación desarrollada el domingo en una sede social HB en San Sebastián, en la que la Ertzaintza se incautó de material empleado habitualmente por los grupos violentos de kale borroka. HB anunció ayer un recurso contra la autorización de la Audiencia Nacional que permitió el registro.

El PP preguntó a Balza por qué "se siente en la necesidad de disculparse ante HB, negando la relación causa-efecto, cuando la Ertzaintza ha incautado en una de sus sedes material" de violencia callejera. El PSE criticó a Balza por quitar importancia a un hecho "gravísimo: que la sede de una organización política sirva de almacén de material y de refugio de los autores de la violencia". Balza reiteró que es "aventurado" vincular a HB con estos actos.

Un artefacto proetarra destruye dos plantas de viviendas sociales en Amorebieta  
BILBAO. I. Souto ABC 28 Marzo 2000

Un artefacto explosivo destruyó en la madrugada de ayer dos plantas de un edificio de Amorebieta donde vive la hermana del que fue edil del PSE Fidel Fernández Amor. Destaca la magnitud del ataque y el hecho de que otra vez el objetivo de los proetarras sean familiares de las personas a las que se quiere amedrentar.  

La denominada «kale borroka» o terrorismo callejero no está causando víctimas únicamente por casualidad, ya que el atentado perpetrado en la madrugada de ayer contra la hermana del que fue concejal socialista Fidel Fernández Amor destruyó los tabiques de las habitaciones donde estaban durmiendo decenas de personas, pudiendo haber originado una catástrofe.

Los vecinos del número 16 del barrio Jauregizahar de Amorebieta pensaron al sentir la explosión, a la una de la madrugada, que había sido un accidente relacionado con el gas, ya que no se les ocurría que ninguno de los habitantes del inmueble pudiera ser objetivo de los proetarras, al no haber entre los vecinos ni cargos públicos, ni militantes de ningún partido, ni periodistas, ni miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, ni ningún otro colectivo acosado por los radicales.

Ni siquiera la hermana del que fue concejal socialista Fidel Fernández Amor tenía ayer claro que ella pudiera ser el objetivo. «En ningún momento me he sentido amenazada -dijo- y simplemente creo que ha sido una casualidad, y lo que piensa esa gente sólo lo saben ellos». «Lo único que sé -añadió- es que cada día en Euskadi se tiene menos libertad».

El artefacto estaba colocado en el descansillo de la vivienda de la hermana del ex concejal socialista, pero no en su puerta. Según informó ayer la Ertzaintza, estaba compuesto de líquido inflamable, pólvora pirotécnica y un iniciador de clorato.

La vivienda afectó a las cuatro viviendas del quinto piso, donde reside la hermana de Fidel Fernández y a otras siete del tercero y cuarto pisos. Los vecinos tuvieron que ser desalojados de sus casas y pasaron la noche en hoteles y en casas de familiares. «En mi casa estábamos todos durmiendo -relató una vecina-; sentimos una explosión enorme, seguida de muchos cristales».

CUARTO ATAQUE PROETARRA
Los desperfectos fueron importantes, arrancando incluso la explosión puertas interiores de las viviendas y tirando tabiques, aunque la estructura del edificio, de viviendas sociales, no resultó dañada.

Es el cuarto ataque perpetrado por proetarras en Amorebieta en los últimos meses y los objetivos han sido un juzgado, la sede socialista, un concesionario de automóviles y el bloque de viviendas donde reside la hermana del ex concejal socialista. La alcaldesa de la localidad, María Begoña Azarloza, del Partido Nacionalista Vasco, calificó el acto de fascista. «A mí me parece -señaló- que así no se construye ni país, ni nación, ni sociedad, ni nada».

El PP enmarcó ayer el ataque de Amorebieta dentro de la persecución iniciada contra quienes no comparten los objetivos del pacto de Estella. El presidente del Partido Popular de Vizcaya, Leopoldo Barreda, manifestó ayer que «igual que antes los nazis señalaban a los judíos, ahora se apunta contra amigos, familiares o militantes de las fuerzas políticas que apostamos por un proyecto político diferente al propuesto en Lizarra, situándonos como objetivos de sus ataques».

«Llama la atención -dijo Barreda- que cuando más clara es la posición de los ciudadanos vascos, más brutal e indiscriminada es la respuesta de quienes no se atreven ni a acudir a las urnas para contrarrestar el respaldo de sus pretensiones de imponerse por la violencia al conjunto de la sociedad vasca».

ETA recurre al paquete bomba tras tres años
BILBAO. Vasco Press ABC 28 Marzo 2000

El atentado frustrado contra el periodista y colaborador de ABC Carlos Herrera es el primero que perpetra ETA con una carta bomba desde hace más de tres años, en caso de que definitivamente se confirme que es la organización terrorista la responsable del envío del paquete explosivo al periodista sevillano.

Herrera recibió ayer una caja de puros con un artefacto explosivo en su interior en la sede de Radio Nacional de España en la capital hispalense y sospechó por el peso del paquete. Los miembros de seguridad se hicieron cargo del envío, que desactivaron al confirmar que se trataba de un paquete bomba.

El último atentado con carta bomba perpetrado por ETA se registró el 25 de abril de 1997 en Florencia (Italia), a donde la organización terrorista envío un paquete explosivo destinado al general español Juan Ortuño, que mandaba el Eurocuerpo del ejército europeo. El artefacto fue detectado por los servicios de seguridad y desactivado a tiempo.

Desde entonces no se había registrado ningún atentado de estas características. Un paquete explosivo que recibió la dirigente socialista Rosa Díez en noviembre de 1997 no fue obra de ETA sino de un individuo aislado detenido más tarde por la Ertzaintza.

HERIDAS A GIMÉNEZ ALFARO
En 1996 fueron dos los atentados con cartas bomba cometidos por ETA. Uno de ellos estalló en las manos al magistrado de la Audiencia Nacional José Antonio Jiménez Alfaro, el 12 de junio de 1996, ocasionándole graves heridas. Otro artefacto enviado el 11 de octubre a un guardia civil de Elizondo no llegó a causar daños personales.

En junio de 1995 ETA envió otros dos artefactos bomba a sendos financieros de Madrid. Uno de ellos estalló al ser manipulado por un cartero que resultó herido. El segundo artefacto fue detectado a tiempo y neutralizado antes de que estallara en el lugar de destino.

En 1994 sólo se registró un atentado de estas características y tuvo como objetivo un empresario guipuzcoano que recibió un paquete bomba enviado por los terroristas de la banda ETA desde París.

HUELLAS DE «GADAFI»
El artefacto fue desactivado por miembros de la Ertzaintza, que encontraron en él las huellas del miembro de ETA Juan Carlos Iglesias Chouzas, «Gadafi», recientemente detenido por la Policía Judicial francesa.

El PP insta a Balza a explicar «por qué necesita disculpar siempre a HB» de sus vínculos con la violencia callejera  
VITORIA. J. J. S. ABC  28 Marzo 2000

El PP y Unidad Alavesa consideran «impropias de su cargo» las declaraciones del consejero de Interior vasco, Javier Balza, exculpando a HB de cualquier vinculación con la violencia callejera después de que la Ertzaintza localizara en una de sus sedes material utilizado en estos sabotajes.

El portavoz del PP vasco en asuntos de Interior, Carlos Urquijo, presentó ayer una pregunta en el Parlamento regional en la que pide a Balza que explique «por qué necesita disculpar siempre a HB de sus vínculos con la violencia callejera, aún cuando éstos son tan palpables» como los que se desprenden del material incautado por la Ertzaintza el pasado sábado en la sede social que HB tiene en el barrio donostiarra de Gros.

Para Urquijo resultan «sorprendentes e impropias de su cargo» las declaraciones del consejero de Interior referidas a que del material incautado no se puede concluir que «HB como tal participe, tenga conocimiento o influya en actos de violencia callejera», y le insta a explicar «por qué siente la necesidad de disculparse ante HB, negando la relación causa-efecto».

A juicio del parlamentario popular, «lo que debe hacer el consejero es felicitar a los agentes que participaron en la operación y dejarles hacer su trabajo en lo sucesivo» con la diligencia de la que hicieron gala el pasado sábado. «¿O es que acaso lamenta la aparición de ese material en una sede de HB?», le interpela Urquijo, que también insta al responsable vasco de Interior a aclarar «qué instrumentos o en qué cantidad debieran encontrarse en una sede de HB para que, en su opinión, no fuera aventurado establecer algún tipo de vinculación entre este partido y la violencia callejera». Urquijo se pregunta si «acaso es necesario que aparezca una bazoca para que Balza se baje del caballo y reconozca de una vez por todas de la implicación de HB y Jarrai» en la «kale borroka».

Desde UA, su vicesecretario Javier Moraza indicó que las afirmaciones de Balza «o son producto de un desconocimiento que le incapacita para desempeñar las vitales funciones de su puesto, o peor aún, de una falta de voluntad para combatir el terrorismo callejero por razones que se nos escapan».

Por otra parte, desde HB han anunciado la presentación hoy de un recurso contra el auto de la jueza de la Audiencia Nacional Teresa Palacios que permitió el registro en la taberna Marruma, sede de la coalición batasuna, porque, en su opinión, no se efectuó de forma adecuada.

 

Recortes de Prensa   Página Inicial