AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 8  Abril  2000
#Caída libre
Editorial ABC 8 Abril 2000

#EH retira la escalera
Editorial El País 8 Abril 2000

#IBARRETXE NO PUEDE GOBERNAR DESDE EL AISLAMIENTO TOTAL
EDITORIAL El Mundo 8 Abril 2000

#Bruma vasca
MARTIN PRIETO El Mundo 8 Abril 2000

#La oposición inflige una nueva derrota parlamentaria a los nacionalistas
OSCAR TORRES El Mundo 8 Abril 2000

#EH deja a Ibarretxe en caída libre al anunciar que sólo irá a Vitoria para hablar de soberanía
SAN SEBASTIÁN. J. J. Saldaña ABC 8 Abril 2000

#ROMAN KNÖRR: «Un Gobierno en minoría como el de Ibarretxe no puede proporcionar estabilidad para la actividad empresarial»
BILBAO. Ignacio Souto ABC 8 Abril 2000

#La túnica rasgada
FERNANDO LOPEZ AGUDIN El Mundo 8 Abril 2000

#PNV: fin de la escapada
Pablo Sebastián La Estrella 8 Abril 2000

#ETA acosó a los empresarios incluso en la tregua, según la patronal Adegi
Bilbao EL PAÍS 8 Abril 2000 

#Las ensoñaciones de Pasqual Maragall
M. MARTÍN FERRAND ABC 8 Abril 2000

#Concentración en Bilbao a favor de la libertad de expresión
BILBAO ABC 8 Abril 2000

#Nuevo rifirrafe PP-CiU en política lingüística
JORDI OLIVERES El Mundo 8 Abril 2000

#Pujol amenaza al PP con romper si "hurga" en la política lingüística
J. GARRIGA / J. M. MARTI FONT, Barcelona El País 8 Abril 2000

#Se crea el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua para "difundir el uso del español"
Emilio Oliva Santo Domingo de Silos (Burgos) La Estrella  8 Abril 2000

Caída libre 
Editorial ABC 8 Abril 2000

CADA vuelta de tuerca de EH en sus exigencias al PNV demuestra con mayor evidencia la extrema precariedad en que se encuentra el Gobierno del lendakari Ibarretxe. La coalición abertzale ha anunciado que sólo acudirá al Parlamento de Vitoria cuando se aborden cuestiones relativas a la soberanía vasca y a la construcción nacional. El Gobierno nacionalista tuvo ayer ocasión de valorar nuevamente cuánto depende de los votos de EH; los partidos constitucionalistas —PP, PSE y UA— unieron sus votos para aprobar una declaración que exige a ETA su disolución y al Ejecutivo de Ibarretxe que asuma su responsabilidad en la defensa de los derechos y las libertades de los vascos. Los socios de gobierno —PNV y EA— se abstuvieron.

La reacción de los dirigentes del PNV contra el desaire de EH ha sido muy ruidosa y, sin llegar a solemnizar la ruptura de Estella, aparentan una discordia algo más que formal. Sin embargo, no hay motivo para la sorpresa, y menos de los nacionalistas: el PNV ha colaborado en la desvitalización de las instituciones democráticas vascas promoviendo la creación de un nuevo marco institucional a través de la Asamblea de Electos. EH se limita a ser fiel a sus postulados tradicionales, que el PNV abrazó con furor en Estella. Además, la experiencia acumulada desde que se firmó el Pacto de Estella desaconseja cualquier optimismo ante un cambio de rumbo en el PNV. La sinceridad de las discrepancias entre los grupos nacionalistas habrá que medirla con unos resultados que todavía parecen casi ficticios. Ni el PNV abandona el Pacto de Estella, ni es presumible que EH, llegado el momento, permanezca pasiva ante una moción de censura que lleve a Ajuria Enea a un lendakari no nacionalista. Lo que realmente está sucediendo es que el PNV está preso del vértigo ante el vacío político al que le ha conducido su aventura soberanista. Hipotecado en Vitoria, repudiado en Madrid, removido en sus bases más moderadas —Álava apunta a una escisión—, es lógico pensar que sus dirigentes estén preguntándose qué hacer, cómo y con quién, y sobre todo cómo frenar su caída libre.

Las respuestas desde el lado constitucionalista se resumen en abandonar el pacto de Estella y en reanudar el tracto de la convivencia política que rompió tras su alianza con EH. Y algo más. Porque ya no es suficiente pedirle al PNV que rompa sus lazos con la coalición abertzale. Es precisa una demostración de absoluta sinceridad en el retorno al sendero estatutario. El saldo del PNV con los demócratas presenta números rojos y para ponerse al corriente será ineludible una renovación de ideas programáticas y de personas. Ningún cambio de orientación política en el PNV será creíble si está encabezado por los mismos dirigentes que han jalonado la reciente historia del País Vasco con la crispación, el frentismo y la complicidad política con ETA. La firmeza de los grupos constitucionalistas ha llevado al PNV a que por primera vez muestre síntomas de duda ante el pacto de Estella. Lo exigible a populares y socialistas —quienes volverán a oír los cantos de sirena del PNV— es que perseveren en esa firmeza conjunta, atrayendo a los sectores moderados del nacionalismo con un discurso integrador, basado en la Constitución y en el Estatuto, y movilizando a los ciudadanos hasta ahora resignados ante un nacionalismo que no sabe admitir la pérdida de su hegemonía.

En condiciones normales, la debilidad del Gobierno vasco, pendiente de los votos de EH o de que ETA le dé oxígeno con algún movimiento esperanzador, debería conducir a la disolución del Parlamento de Vitoria y a la convocatoria de elecciones anticipadas. Tras las elecciones municipales y locales del pasado año y las generales del 12-M quedan constatados unos movimientos electorales que desfasan los de las elecciones autonómicas de 1998. Interrumpir una legislatura es teóricamente un fracaso, pero en la situación vasca es la salida más razonable para una crisis institucional provocada por la crisis de estrategias y alianzas del PNV, cuyos dirigentes se rebelan ante la idea de que las instituciones vascas puedan albergar algún día un proyecto de gobierno no nacionalista.

EH retira la escalera
Editorial El País 8 Abril 2000

PEDIR A ETA que deje de matar va contra el espíritu de Lizarra, según Arnaldo Otegi. El portavoz de Euskal Herritarrok (EH) anunció ayer que su partido regresa a la posición anterior a la tregua: sólo esporádicamente, y en función del orden del día, participará en las actividades del Parlamento vasco. Ese desenlace era previsible desde que ETA había dictaminado, en su comunicado del 8 de marzo -en el que asumía la responsabilidad del asesinato de Fernando Buesa y su escolta-, que había llegado la hora de "terminar definitivamente con las instituciones que ha creado la imposición española".

El pretexto para este nuevo paso en la ruptura del pacto nacionalista es la intención del PNV y EA de llevar a la Permanente de Lizarra una propuesta de declaración reafirmando la incompatibilidad entre construcción nacional y violencia, e instando a ETA a declarar una nueva tregua. Otegi piensa que ello supone "desnaturalizar" ese foro. La decisión de EH deja al Gobierno vasco en una situación insostenible de minoría permanente, según se puso de manifiesto ayer mismo: la ausencia de los 14 diputados de EH hizo que prosperase una propuesta de la oposición que exigía a ETA su autodisolución. PNV y EA se abstuvieron, junto con Izquierda Unida.

La situación de Ibarretxe -de viaje oficial en México, donde recibe "trato de jefe de Estado", según la prensa nacionalista- es dramática. La oposición le ha puesto repetidamente en evidencia: ha rechazado la ronda de conversaciones anunciada por él para ganar tiempo, le ha señalado que no habrá pacto sin elecciones previas y le hace perder votaciones sucesivas en el Parlamento. El PNV inicia movimientos destinados a dar cobertura política a una eventual nueva tregua de ETA. Pero el brazo político de la banda responde a esos gestos redoblando su agresividad contra el nacionalismo democrático. Le hizo subir con el pretexto de la paz y ahora le retira la escalera: no tiene interés en evitar derrotas al lehendakari o situaciones imposibles a un PNV que se cortó la retirada en su asamblea de enero.

ETA considera terreno conquistado el paso del PNV al soberanismo, y a lo que aspira ahora es a sustituirle como partido nacionalista hegemónico. Frente a eso, el nacionalismo vasco, y el lehendakari en particular, tendrán que elegir. Lo peor sería seguir como si tal cosa, desafiando a la oposición a que presente una moción de censura y dejando que sea ETA quien decida el calendario. Lo menos malo, pactar con los partidos democráticos un calendario que comprenda la convocatoria de elecciones anticipadas. Y encomendarse a los dioses para que los resultados permitan un Gobierno PNV-PP-PSOE.

IBARRETXE NO PUEDE GOBERNAR DESDE EL AISLAMIENTO TOTAL
EDITORIAL El Mundo 8 Abril 2000

La decisión de Euskal Herritarrok de no acudir al Parlamento de Vitoria salvo cuando se debatan cuestiones relativas a la «construcción nacional» y a la «soberanía vasca» deja al Gobierno del lehendakari Juan José Ibarretxe en una situación imposible. Dado su divorcio político total de los grupos que sí acuden todos los días al hemiciclo -PP, PSE, IU y UA-, está abocado a quedarse en minoría cada vez que la Cámara deba decidir sobre asuntos de importancia.

Afirma el portavoz del PNV, Joseba Egibar, que la situación que afronta el Ejecutivo PNV-EA, aunque difícil, es «perfectamente sostenible», por lo menos «hasta el debate de política general de septiembre». Aunque así fuera -y nada menos seguro-, ¿qué ganaría con ello? Todo el proyecto de Ibarretxe pasaba por atraer a EH al terreno de la lucha política pacífica, expresada finalmente a través de las instituciones. El resultado está a la vista: ETA ha vuelto a matar, la kale borroka se intensifica, EH boicotea las instituciones y, para rematar la faena, emplaza al PNV y a EA a que rompan clara y definitivamente con el Estatuto y con «el marco de gestión actual», si quieren que haya unidad abertzale. Esa es la salida que EH les ofrece: que se sumen a su frente rupturista.

El PNV debería asumir que su plan de conjunto ha fracasado, dejar ya de pedir peras democráticas al olmo de EH y aceptar las consecuencias de su fracaso, que arrastra al Ejecutivo de Ibarretxe, concebido de acuerdo con unas expectativas que la realidad ha defraudado por completo.

Tanto el PP como el PSE-PSOE comparten este análisis. Difieren sólo en sus propuestas de salida inmediata a la crisis. Mientras el PP exige al lehendakari que dé por clausurada la legislatura y deje que la ciudadanía vasca decida libremente en las urnas quién debe gobernar el País Vasco en la actual situación, el PSE-PSOE reclama a Ibarretxe que se plantee «con tranquilidad» la presentación de una moción de confianza. La diferencia es sólo de plazos, puesto que la moción de confianza que proponen los socialistas conduciría al final a lo mismo que Iturgaiz exige para ahora mismo: la convocatoria de elecciones anticipadas.

Todos deberían esforzarse por ahorrar a la ya de por sí maltrecha vida política vasca otro periodo más de incertidumbre e interinidad. Si no lo hace el PNV, buscando una nueva mayoría parlamentaria, ni el propio Ibarretxe, presentando la cuestión de confianza -o dimitiendo, sin más-, deberían ser las dos fuerzas clave de la oposición vasca las que pactaran una salida a la actual situación.

Tienen en sus manos hacerlo. El próximo lehendakari no tiene por qué ser nacionalista.

Bruma vasca
MARTIN PRIETO El Mundo 8 Abril 2000

Cuando se debaten los derechos fundamentales de los animales superiores, llenos nosotros de mala conciencia por los escasos genes que nos separan del gorila, ETA sigue ensoñada en matar y envía por Seur cuarto kilo de dinamita al tan brillante como pacífico Carlos Herrera. Cuando paleontólogos ingleses han hallado el fósil de un eslabón perdido entre los peces y los reptiles, la secta se apresta a serrucharle el piso a Arnaldo Otegi (por blando) y hacer emerger en sustitución de Euskal Herritarrok otro enésimo engendro mental indomable. Cuando se asemeja la genética de los vascos con la de los irlandeses (Dios quiera que no sea con los druidas) para que Xabier Arzalluz tenga algo más firme a que agarrarse que el Rh negativo y pueda equiparar sin rubor intelectual alguno la historia del IRA con la etarra, y hasta admitir la bondad de un españolazo como Eamón de Valera, primer presidente de Eire, el Partido Nacionalista Vasco se embruma suspendiendo sus acuerdos de legislatura con EH-HB, mientras éstos reducen su colaboración a asuntos puntuales, se deshace como papel ensopado el pacto de Lizarra, se cuestiona seriamente el tabú de que sólo un nacionalista puede ser lehendakari y formar gobierno, y... en una suerte de castigo colegial el PP y Luisa Fernanda Rudi se estrenan dejando fuera de la mesa del Congreso al PNV, sanción no argumentada.

Por mucho que haya sido el acelerón independentista del PNV (que lo es) puede ser un error estratégico animarle con gestos formales a ensimismarse aún más, y con actos sustanciales como un acuerdo PP-PSE-PSOE-Unidad Alavesa para instalar a un constitucionalista en Ajuria Enea. Los peneuvistas, y en particular el tándem Arzalluz-Egibar entendieron mal a su correligionario en la democracia cristiana Konrad Adenauer al afirmar éste que la mejor manera de apaciguar a un tigre era dejándose comer por él. Tomándole en sentido literal y acrítico, se están dejando masticar por la secta yendo de descalabro en resbalón ante sus propios abismos, ajenos a que el nacionalismo (al menos el radical) ya ni siquiera se cura leyendo o viajando, sino ya penetrando por los portales de Internet desde el salón. Precisamente porque el PNV está en sus más brumosas horas conviene amarrarle a las instituciones porque pronto no tendrá otro sitio al que sujetarse; y el «pronto» lo dejo al albur de los próximos asesinatos bestiales, que serán. La cúpula del PNV (Ibarretxe sí que es un florero) o admitirá que está en una pendiente que le puede quitar algo más que Caja Vital o una secretaría en el Congreso, o se enfrentará a lo más cuerdo de sus propias bases que ya reniegan del paulatino alejamiento alavés del nacionalismo. Y es que el ultraaldeanismo no es genómico; hoy día es una malformación social.

La oposición inflige una nueva derrota parlamentaria a los nacionalistas
OSCAR TORRES El Mundo 8 Abril 2000

VITORIA.- La debilidad parlamentaria de PNV y EA quedó ayer patente en el Parlamento vasco con la aprobación de una proposición no de ley en la que los grupos exigen la disolución de ETA, declaran que ningún proyecto puede imponerse por medio de la violencia y proclama que todos los proyectos políticos pueden defenderse en democracia.

Con los representantes de EH fuera del Parlamento, PNV y EA optaron por la abstención para no caer derrotados en la votación como consecuencia de la estrategia de Euskal Herritarrok, anunciada por Arnaldo Otegi en la capital guipuzcoana, mientras tenía lugar el debate.

El principal motivo de discrepancia de los nacionalistas con PP, PSE-EE y UA se encontraba en la última parte del texto, cuando el Parlamento emplaza al Gobierno vasco y al lehendakari a «asumir su responsabilidad en la defensa de los derechos y libertades y a intensificar las medidas que sean necesarias para garantizar la libertad de todos los ciudadanos».

Los nacionalistas, acompañados en esta ocasión por EB-IU, acusaron a los proponentes de buscar únicamente el desgaste del Gobierno vasco.

Una derrota parlamentaria similar a la de ayer se produjo el 19 de febrero -tres días antes de que ETA asesinara al portavoz socialista, Fernando Buesa-, cuando los representantes de EH abandonaron la Cámara para acudir a una concentración en favor de los presos.

El portavoz del Partido Nacionalista Vasco, Joseba Egibar, subrayó que, mientras ETA responsabiliza a su partido del fracaso en el proceso de paz -«porque no nos plegamos a lo que dice»-, el PP está inmerso en una estrategia «para demostrar que el nacionalismo vasco no tiene futuro y que se puede terminar con ETA por aniquilación».

Carmelo Barrio, en nombre del Partido Popular, aseguró que la banda terrorista ETA «tiene que sentir que nuestras instituciones se le enfrentan» y señaló que el Parlamento ya declaró «enemiga del pueblo vasco» a la organización terrorista en 1996.

El portavoz socialista, Rodolfo Ares, recordó a Fernando Buesa, al tiempo que aseguró que el Gobierno vasco y el Partido Nacionalista Vasco siguen «prisioneros de la estrategia de Lizarra».

Por parte de Unidad Alavesa, formación de la que partió la iniciativa, su dirigente Pablo Mosquera declaró que no hay contencioso más grave en Euskadi que el que provoca la existencia de ETA.

EH deja a Ibarretxe en caída libre al anunciar que sólo irá a Vitoria para hablar de soberanía  
SAN SEBASTIÁN. J. J. Saldaña ABC 8 Abril 2000

Euskal Herritarrok dejó ayer al Gobierno de Juan José Ibarretxe en situación de caída libre al anunciar su portavoz, Arnaldo Otegi, que su formación sólo acudirá al Parlamento vasco cuando lo considere «conveniente» para el desarrollo de su «proyecto soberanista». Se trata, en definitiva, de un nuevo revés que recibe el lendakari, en el pulso que mantienen EH y PNV.

Un año ha durado la apuesta de EH por vías democráticas al anunciar su portavoz, Arnaldo Otegi, que acudirán al Parlamento Vasco sólo para hablar de soberanía y de construcción nacional. En una comparecencia de prensa en la que también estuvieron presentes el portavoz del grupo parlamentario de EH, Kepa Gordejuela, y la vicepresidenta segunda del Parlamento vasco -elegida con los votos del PNV-, Rakel Peña, Otegi indicó que, roto el acuerdo por Ibarretxe, EH tiene las «manos libres» para acudir o no al Parlamento vasco. «No damos la espantada, pues no tenemos compromisos en ese marco». No obstante, precisó que acudirán a Vitoria cuando lo consideren «conveniente» y se debatan asuntos recogidos en el documento denominado «acuerdo nacional» que presentaron en las pasadas elecciones autonómicas.

Otegi hizo un emplazamiento a PNV y EA para que definan sus posturas en torno a «si están dispuesto a mantener una apuesta autonomista y de gestión del marco actual con el PP y el PSOE», o por el contrario, «si están dispuestos a hacer una apuesta clara por estabilizar el proceso democrático nacional abierto y poner en marcha un tránsito político del actual marco a la democracia nacional con la izquierda abertzale».

Otegi pidió a PNV y EA que elijan esta segunda opción, y subrayó que si es así, EH «seguirá reiterando que tiene las manos abiertas para compromisos institucionales y que sigue abierta a renovar el acuerdo parlamentario», pero precisó que debe haber una «apuesta soberanista». «A más apuesta soberanista menos problemas, a menor apuesta soberanista más problemas, entre otros, quizás el que algún día Mayor Oreja sea lendakari de vascongadas». En este sentido, señaló que en el caso de que se adelantaran las elecciones autonómicas, EH haría una reflexión para decidir su apuesta.

Recordó que su formación llegó a un compromiso con PNV y EA «siempre teniendo en cuenta que lo que había que estabilizar era el proceso democrático nacional abierto». Si embargo, en su opinión, «ahora el contexto ha variado sustancialmente porque PNV y EA han mantenido posiciones muy tibias en torno a la profundización del proceso democrático», cuyos «pilares básicos» están siendo puestos en «solfa y atraviesan una situación delicada».

Asimismo, replicó a la petición del PNV de que se pronunciase sobre si cree que es compatible la violencia y la construcción nacional, diciendo que «no es compatible, porque la violencia que ejercitan los estados francés y español impide la construcción nacional y democrática».

Ayer, EH ya puso en práctica su iniciativa al no asistir sus 14 diputados al pleno que celebró la Cámara vasca en el que se debatía una moción de UA de condena a ETA.

El anuncio de EH no fue respondido desde el Gobierno vasco ya que tanto el lendakari como su portavoz se encontraban ayer de regreso de México.

La postura de EH deja sin argumentos al PNV y sin apoyos a Ibarretxe, aunque no supone la ruptura de relaciones entre la plataforma batasuna y el PNV. Sin el respaldo de los 14 parlamentarios de EH, los partidos constitucionalistas ostentan la mayoría del Parlamento vasco con 32 escaños frente a los 27 de los partidos en el Gobierno, el PNV y EA. El anuncio de EH de no participar de forma activa en la política institucional supone la vuelta a periodos anteriores, cuando HB no reconocía al Parlamento vasco y sólo acudía a él de forma ocasional y oportuna.

Esta decisión, además de profundizar en la situación de crisis del Gobierno vasco, echa por tierra lo que, tras la ruptura de la tregua, el lendakari destacó de forma reiterada como un «logro» de su gestión.

Medios que siguen de cerca el proceso abierto en la izquierda abertzale no dudan en afirmar que Otegi, en su declaración de ayer, se plegó por completo a los postulados del «sector duro» de EH, para no quedarse «más descolgado», ya que su posición es la de desarrollar una actitud menos «frentista» respecto al PNV.

ROMAN KNÖRR: «Un Gobierno en minoría como el de Ibarretxe no puede proporcionar estabilidad para la actividad empresarial» 
BILBAO. Ignacio Souto ABC 8 Abril 2000

El presidente de la patronal vasca Confebask, Román Knörr, considera que la situación que vive en estos momentos la Comunidad autónoma es «de emergencia institucional». «La actividad empresarial necesita estabilidad y certidumbre y un Gobierno en minoría, como el que tenemos en estos momentos en Euskadi -afirma Knörr-, tiene muchas dificultades para procurar esa estabilidad y esa certidumbre».

Presidente de un colectivo empresarial de todo signo, Román Knörr mantiene un difícil equilibrio entre la tradición nacionalista de su familia y la conciencia de la pluralidad política del País Vasco. Considera, además, que «en un futuro más o menos cercano podría haber un lendakari no nacionalista, si así lo deciden las urnas».

-Parece que la economía vasca marcha al margen de la complicada situación política y social de la Comunidad autónoma, de la vuelta de ETA, de la violencia callejera, de la politización sindical y del impuesto revolucionario.

-La situación, bajo nuestro punto de vista, es muy positiva, lo mismo que las perspectivas a corto y medio plazo. Crecemos durante siete años seguidos por encima de la media estatal y europea y adivinamos un futuro estable, que seguramente va a permitir seguir creciendo y creando empleo, que es uno de nuestros principales objetivos.

-Sin embargo, hay otros factores adversos.

-Somos moderadamente optimistas en el tema económico. Otra cosa distinta es la existencia de algunos problemas o situaciones que puedan acabar afectándonos en forma negativa, como el recrudecimiento de la violencia, la inestabilidad de nuestras instituciones y un progresivo deterioro del clima de convivencia política y social.

-¿Hasta que punto puede afectar la inestabilidad institucional al crecimiento económico?

-Ciertamente puede afectarlo, porque el panorama es bastante complicado, bastante confuso; se ha reproducido la vuelta de la violencia de todo tipo; la situación de las instituciones es bastante delicada; existe una bipolarización política que es cada vez más acusada y que amenaza con deteriorar la convivencia y, además, estamos viendo que hay pocas salidas a corto plazo a esta situación. Eso genera una sensación de incertidumbre, desazón e inestabilidad, no sólo en el colectivo que yo represento, sino también en el conjunto de la sociedad vasca. Creo que, en este momento, estamos en una situación de emergencia institucional y que ha llegado ya la hora de que el conjunto de los partidos dejen al lado sus intereses y sean capaces de buscar de una vez por todas una solución a la situación. Nuestras instituciones no pueden permanecer por más tiempo en la situación en la que nos encontramos.

-Usted reclama soluciones urgentes a los políticos. ¿Cree entonces que habría que adelantar las elecciones autonómicas?

-Creo que adelantar las elecciones no ayudaría a mejorar la situación, porque un proceso electoral introduce nuevamente una situación poco estable. Es difícil que otras elecciones conduzcan a clarificar la situación.

ADELANTO ELECTORAL
-Lo que pretende el PNV es mantenerse en la misma situación, pero usted pide que se haga algo. ¿Qué propone?

-En el tema político tengo que andar con pies de plomo, porque, representando a un colectivo tan plural, hay que mantener la independencia. Lo único que puedo decir al respecto es que la actividad económico-empresarial lo que necesita es estabilidad y certidumbre y lógicamente un Gobierno como el que tenemos en Euskadi, en minoría, desde luego tiene muchas dificultades para procurar esa estabilidad y esa certidumbre. La situación política es muy complicada, incluso de emergencia, y hacen falta soluciones.

-¿Cree que existen soluciones sin una nueva convocatoria electoral?

-No me corresponde a mí aportarlas ni mucho menos, para eso tenemos nuestros representantes políticos democráticamente elegidos y el único mensaje que cabe decir es que nuestros representantes políticos sean capaces de sentarse en una mesa, de negociar todo lo que se pueda negociar, de dialogar hasta hartarse y de buscar una solución a esta situación, que es preocupante y delicada.

FOROS DE DIÁLOGO
-A la inestabilidad política hay que añadir la amenaza terrorista, que ha vuelto con toda su crudeza a la vida cotidiana de los empresarios.

-ETA ha sido siempre un elemento extraordinariamente negativo en lo que es la progresión económica y social de este país y su desaparición es, además de imprescindible, urgente, porque su única aportación ha sido el dolor, la muerte y una pesada carga para nuestro desarrollo socio-económico. Ninguna idea es defendible, ni justificable si se hace a través de la violencia y en un país como el nuestro, donde todo proyecto puede defenderse a través de las instituciones democráticamente establecidas, todavía mucho menos. La mejor aportación que podría hacer ETA a este país es desaparecer urgentemente.

-¿Creyó usted hace unos meses que ETA no volvería a matar, como daba a entender el PNV?

-Fui de los que creí firmemente que la declaración de tregua era el paso que se daba para la finalización de la actividad terrorista. Creí sinceramente que esa pesadilla acababa y lo creyó toda la sociedad vasca y el colectivo empresarial. Es más, en el plazo que duró esa situación, se notaba otro ambiente, una sensación de sosiego, de tranquilidad, que permitió al empresario en general quitarse de la cabeza el problema añadido que supone una situación de violencia y de terrorismo.

-¿Qué cree que sucederá en un futuro próximo?

-La situación presente no induce a pensar que estamos cerca de la solución final, de la desaparición total de la violencia y de la organización terrorista. Quisiera creer, y de hecho mi optimismo así me lo indica de manera interna, que de alguna manera vamos a ser capaces -cuando digo vamos no sólo pongo en la balanza a la gente o las personas que tienen que involucrarse directamente en la búsqueda de soluciones, que son todos los partidos democráticos sin excepción, sino al conjunto de la sociedad-, a través del consenso y fundamentalmente del diálogo abierto y sincero, de buscar una solución que permita que ETA recapacite y compruebe que no está aportando nada positivo a esta sociedad.

-¿Incluye a HB cuando habla de diálogo de todos los partidos?

-No cabe la menor duda de que HB, tiene un porcentaje minoritario, pero respetable al fin y al cabo, que les ha votado y, por lo tanto, hay que respetar democráticamente la justa representación que ostentan. Pero no más allá. A veces me quedo bastante confundido cuando determinados dirigentes de esa coalición se arrogan la representación de la ciudadanía vasca en determinadas cuestiones. Tienen la representación que tienen y en este país, que es plural, hay una bipolarización clarísima entre partidos y entiendo que en una mesa de diálogo no sobra nadie, ahí tiene que estar absolutamente todo el mundo. Otra cosa distinta es que a la llamada a una determinada mesa pueda haber alguien que no quiera asistir. Pero eso sería realmente un fracaso, porque aquí no sobra nadie y tienen que estar en una mesa o foro de diálogo representadas todas las opciones que forman parte del colectivo social o sociopolítico de este país.

LENDAKARI NO NACIONALISTA
-¿Qué aportación pueden hacer los empresarios?

-Los empresarios, armándonos de paciencia y de capacidad de reacción para seguir al pie del cañón, debemos seguir con lo que sabemos hacer: trabajar, invertir y crear riqueza y empleo, que es una forma de contribuir a que esta sociedad vasca sea cada vez más abierta, dialogante y trabajadora, como siempre lo ha sido.

-La situación en el País Vasco está cambiando y ahora PP y PSE propugnan una alternancia en el Gobierno. ¿Cree que puede haber un lendakari no nacionalista a corto plazo?

-Hay una realidad incuestionable. Estamos en un país que ha demostrado ser absolutamente plural. Creo que sí puede haber un lendakari no nacionalista en un futuro más o menos cercano. Si así lo deciden las urnas, está claro que sí.

La túnica rasgada
FERNANDO LOPEZ AGUDIN El Mundo 8 Abril 2000

Nada explica mejor el viaje de ida a Euskal Herritarrok y de vuelta a Herri Batasuna, evidenciado ayer con su práctico abandono del Parlamento de Vitoria, que la lectura de Maquiavelo cuando observaba que «todos los profetas armados han vencido y los desarmados han sido destruidos». Era una crónica anunciada, desde que la autoridad militar competente retomara la violencia, que quienes apostaron por la vía política, desde la izquierda abertzale, se verían obligados a tener que negarse tres veces a sí mismos cada día o a refugiarse en sus cuarteles de invierno profesionales o sindicales.

Tres asesinatos terminaron con el debate interno y todo ese tejido social, con más lágrimas que risas, ejecuta la lógica de los profetas armados. Ha llegado la hora de rasgar la túnica nada sagrada del PNV sumándose, por razones opuestas, a la estrategia de su acoso y derribo desarrollada por los populares y socialistas.

Conocida desde finales del pasado año, la muerte del Gobierno de Ibarretxe no constituye ninguna sorpresa; tan sólo su rapidez coge a todos de sopetón. El hundimiento ha sido, además, preparado, organizado y precipitado por su propia familia residente en Estella. La lucha final y fratricida en la cumbre ha tenido lugar entre nacionalistas de abolengo. Falta, únicamente, oficializarla con la esquela de la convocatoria de elecciones autonómicas anticipadas y el entierro de las urnas. Los caballos de la funeraria, aderezados con una gaviota entrelazada con el puño y la rosa, que marchaban al paso ayer, marchan hoy al trote y marcharán mañana al galope.

Ni siquiera necesitan el certificado de defunción, a través de una moción de censura, puesto que ya se encargan los del hacha y la serpiente de cavar su tumba y la del PNV. Mientras las campanas doblan a muerto , empieza abiertamente la pugna por la herencia consistente en el reparto de su túnica rasgada.

Quienes acusan a Arzalluz de incumplir el contrato soberanista, se aprestan a desgarrarle su propio partido. Probablemente, no por razones electorales dado que su abandono del Parlamento de Vitoria podría preceder, incluso, a su renuncia a presentarse en las próximas elecciones autonómicas. Si el PP puede morder en el electorado moderado del PNV, y convertirse en la primera fuerza de Euskadi, ellos pueden morder en el radical para desarrollar una nueva estrategia de ulsterización de la sociedad vasca. Cuanto peor, mejor parece ser la nueva consigna de los que preparan la refundación de la izquierda abertzale en el mes de mayo y, en consecuencia, el nacionalismo se refuerza depurándose de los nacionalistas tibios. En ese enfoque, abertzales vascos contra patriotas españoles, entra como anillo al dedo el cálculo de un lehendakari popular o socialista que, en el País Vasco, es lo mismo. Ese viaje en balde que ha sido Estella puede terminar en tragedia para Arzalluz, porque lo trágico sería no la muerte sino morir por nada.

PNV: fin de la escapada
Pablo Sebastián La Estrella 8 Abril 2000

No es el momento de pedir o cortar cabezas sino de tender puentes y ofrecer la mano, sobre todo para que no haya fracturas en la sociedad vasca. La crisis profunda que atraviesa el gobierno vasco y que ofrece un horizonte de elecciones generales anticipadas en Euskadi es la oportunidad que unos (el entorno de ETA) han esperado para justificar el retorno sin control de la violencia, y otros (PP y PSOE) deseaban para provocar una crisis en el seno del PNV y un relevo al frente del gobierno de Vitoria, a ser posible a manos de los partidos españolistas, hoy espoleados por la victoria "absoluta" de Aznar en todo el territorio nacional.

No sólo tienen razón los que abanderen hoy, frente al "PNV", el "te lo dije", por su presencia en el pacto de Estella y su condescendencia ante el fin de la tregua con el tándem EH-HB. También desde su punto de vista nacionalista y miope -en lo que a EH se refiere- tuvieron sus argumentos los que en el PNV intentaron explorar todas las vías para ver si la tregua se podía recomponer, sin entender que el primer objetivo de ETA era el de romper el PNV y dejar a todo el nacionalismo marcado por la violencia, frente al resto de las fuerzas llamadas españolistas.

A pesar de sus errores (porque mal anda o anduvo lo que mal acaba) en muchas cosas el PNV obró de buena fe, pero no supo ver que el objetivo de ETA era destruir ante todo al PNV. Colgándole en sus espaldas -con ayuda de las fuerzas estatalistas y de los medios de los comunicación- toda la responsabilidad de los últimos crímenes y la violencia callejera. Ese fue el gran error del PNV: no haber roto con EH al primer disparo o al primer "cocktail molotov", creyendo que habría un resquicio de diálogo.

Como se equivocan quienes dicen que la única solución a la crisis vasca es la policial, después de decenas de años de muertos y atentados. O quienes piensen que se pueden mantener vivas las instituciones vascas que emanan del Estatuto de Guernica buscando la marginación o deterioro del nacionalismo moderado y democrático, a pesar de sus errores y acuerdos con el entorno de ETA.

El PNV de Arzallus y el gobierno de Ibarretxe están perdiendo la partida política, pero no parece que en el horizonte de Euskadi nadie se pueda, al día de hoy, erigirse en triunfador de una etapa de inestabilidad, violencia y tensión como la que se aproxima. Estamos, al contrario, en el momento de la política y de la diplomacia en el que tanto el gobierno como el PP y el PSOE no deben perder la oportunidad de conseguir lo que no pudo ser meses atrás cuando se reanudó la violencia: la unidad de las fuerzas democráticas.

A sabiendas todos de que además de la estabilidad necesaria del gobierno vasco (e instituciones) hace falta la unidad de los demócratas en pos de la reanudación del proceso de paz. Es verdad que el mapa político español ha cambiado desde el 12-M (no hay nada más que ver cómo inclina la cabeza Pujol ante Aznar). Pero se equivocan quienes pongan en marcha el rodillo para, de una vez por todas, laminar al PNV, partido que tiene en Euskadi un profundo arraigo social.

La nueva crisis vasca no hizo nada más que comenzar. ETA destrozó la tregua, y con ella, las esperanzas de paz y la credibilidad del PNV. Los de EH-HB, tras oír el silbato o el silbido de los disparos, dan marcha atrás con Otegui en cabeza de la retirada, reconociendo una vez más que la estrategia política la coordina el aparato militar. A pesar de todo esto y de las tensiones vividas en el campo de los demócratas, este es tiempo de diálogo y de colaboración estén o no a la vista las nuevas elecciones vascas. Así se ha de entender en Madrid y en Bilbao y si esto no ocurre será malo para todos porque el vencedor "reinará" en un campo de violencia y desolación.

ETA acosó a los empresarios incluso en la tregua, según la patronal Adegi
Bilbao EL PAÍS 8 Abril 2000 

El secretario general de la patronal guipuzcoana Adegi, José María Ruiz de Urtxegi, reconoció ayer que el goteo de cartas de ETA al empresariado vasco exigiendo el impuesto revolucionario ha sido "continuo". No se puede hablar de campaña de verano, otoño o invierno, precisó, sino que ha sido constante, "incluso en la tregua".

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, Ruiz de Urtxegi matizó que es pronto para evaluar los efectos de la ruptura del alto el fuego y si ello ha afectado o no a importantes inversiones en el País Vasco, donde dijo estaban incrementándose "por encima de la media europea". "Todas comportan riesgos. Si le añadimos ese factor [la violencia], no cabe duda de que hay algún riesgo añadido. Por lo tanto, la gente puede estar preocupada también por la incertidumbre que genera toda esta crispación", reflexionó.

A su entender, las consecuencias se verán a largo plazo: "Desgraciadamente, dentro de tres, cuatro o cinco años veremos que algunos de los proyectos no se han materializado".

"Lo que Euskadi necesita", concluyó, "es paz, tranquilidad y tener la capacidad de hablar de aquellos temas importantes para la sociedad".

Las ensoñaciones de Pasqual Maragall 
M. MARTÍN FERRAND ABC 8 Abril 2000

BARCELONA es una de las más hermosas y gratas ciudades de Europa. Quienes la frecuentamos sabemos de sus encantos y nos dejamos seducir por ellos. Hacer la compra en el Mercado de San José —La Boquería—, acercarse para el almuerzo al «Hispania», en Arenys de Mar, o pasar la velada en el Liceo es una jornada de premio para gentes buenas. Aún así, hay algunos catalanes —pocos y de la política en su mayoría— con complejo madrileño. Se emocionan más con lo que pasa en la calle de Alcalá que en la Diagonal y, en reacción, marcan entre las dos ciudades la distancia de su propia limitación, la de la estatura de sus fantasmas.

Uno de esos personajes es Pasqual Maragall, que tiende siempre a formular sus legítimos y poco socialistas planteamientos federales en términos de antagonismo Madrid-Barcelona. Algo tan inconsistente como despreciar el besugo en favor del cordero: ambos caben en el mismo menú. Ha dicho Maragall, en su último arrebato secesionista del PSOE, a propósito del problema vasco y con intención de zaherir a José María Aznar, que si se prolonga la situación actual cabe temer que «Madrid se esconda en el caparazón» (...) y se sienta «depositario de la unidad de España».

Otro ataque de madrileñitis. Madrid es, a pesar de no tener un verdadero alcalde desde, por lo menos, la Guerra Civil, una ciudad fantástica, abierta, generosa, en la que cabemos gentes de todas las procedencias y colores, capaz de crecer desde los esquemas de un pueblón manchego y de ser corte sin cortesanos, cabeza de un imperio sin complejos capitalinos y destilación —no fuente— de la vida española. Madrid no tiene caparazón. Tiene, puestos a tener cargas, parásitos; pero, ese es su milagro, sin perder la gracia y el garbo, la potencialidad cultural y el valor de compendio hispano.

Difícilmente Madrid, que no se esconde nunca, puede sentirse depositario de la unidad de España. Esa unidad se certifica en Madrid; pero brota, aún con sus patologías, en todos y cada uno de los nueve mil municipios que, redondeando, integran el variado mosaico español. Madrid es ciudad con vicios, pero sin complejos.

Cabe entender el disgusto de Maragall, tan votado el hombre, al contemplar la decadencia del PSOE. Incluso su transparente intención de alzarse con el santo y la limosna del PSC. Se comprende su rabieta ante un Aznar recrecido con la magia del 183. Ya se explica menos que trate de desmontar, desde la socialdemocracia, un partido nacional con más de cien años de historia. Lo que no entra en la cabeza es que el líder catalán le eche la culpa de todo ello a Madrid. Es más científico echársela al empedrado.

Concentración en Bilbao a favor de la libertad de expresión 
BILBAO ABC 8 Abril 2000

Varias decenas de personas se concentraron ayer en la plaza Moyúa de Bilbao, bajo el lema «Por una libertad de expresión sin amenazas», en solidaridad con los medios de comunicación amenazados.

La pancarta la portaban, entre otros, el secretario general de UGT del País Vasco, Carlos Trevilla; el portavoz municipal del PSE-EE en Bilbao, Dimas Sañudo; el portavoz municipal del PP en el Consistorio bilbaíno, Antonio Basagoiti, y la diputada del PP, Pilar Aresti.

Al término de la concentración, Trevilla manifestó que «cuando en una sociedad se amenaza la libertad de expresión, se niega la palabra, se niega la libertad y por tanto se niega la democracia». Por su parte, Dimas Sañudo mostró su solidaridad con los medios de comunicación y aseguró que «los violentos no van a coartar la libertad de todos los ciudadanos».

Antonio Basagoiti expresó su apoyo a la concentración «porque la libertad de expresión es pilar de la democracia» y se lamentó de la ausencia del PNV.

Nuevo rifirrafe PP-CiU en política lingüística
Piqué aboga por cambiar la ley del catalán y Pujol le amenaza con la ruptura
JORDI OLIVERES El Mundo 8 Abril 2000

BARCELONA.- El Gobierno abrió, a dos días de un consejo nacional de Convergència para decidir si apoya la investidura de José María Aznar, la polémica sobre la reforma de la ley del catalán. Jordi Pujol advirtió al PP que «hurgar» en la política lingüística de la Generalitat es el camino más seguro para llegar a la «ruptura» con CiU.

Josep Piqué pareció que no había oído los cantos a favor de votar a Aznar que Pujol había dicho en una entrevista radiofónica. El portavoz del Gobierno en funciones consideró que «se puede pensar en una eventual modificación de la ley para hacerla más aceptable».

Al referirse a la polémica en la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, Piqué argumentó: «Creo que todas estas cosas son discutibles y perfectamente mejorable. Hay que garantizar el derecho de todo el mundo a poder utilizar la lengua que considere conveniente y hacerlo compatible con el uso del catalán en la Universidad. Lamento que todo esto se tenga que dilucidar en el ámbito de los procedimientos penales».

El líder de CiU no esperó mucho para responder. Horas después, aprovechando la clausura del segundo encuentro de casals catalans, calificó de «hecho desgraciado» que se «ataque» al catalán.

Posteriormente, en declaraciones a los periodistas, un Pujol serio y lacónico advirtió a Aznar que «hurgar» en el tema lingüístico catalán «es un camino seguro para llegar a la ruptura con CiU y la Generalitat».

La manifestación realizada por Piqué es «coherente» con la postura mantenida por el PP catalán. Alberto Fernández Díaz, el único líder político de la oposición que acudió a este acto oficial, manifestó que estaba muy «tranquilo» y que era Pujol el que necesitaba a los populares para aprobar los presupuestos.

Pujol aprovechó su discurso para recordar la «persecución a la lengua catalana», sobre todo a partir de 1939, cuando «hubo la voluntad de hacerla desaparecer del mapa».

El president, además, calificó de «falsedad» y «mentira total» que en Cataluña se persiga a la lengua castellana. El líder nacionalista descartó, no obstante, que esta polémica tenga que ver con la investidura de José María Aznar.

Pujol recordó al presidente Aznar que la actual legislación lingüística contó con el 80% de los votos de los diputados autonómicos y que, únicamente, tuvo la oposición de ERC y PP por lo que «es una ley posicionada en el centro, en el mayor de los equilibrios».

Pujol recordó que la colaboración «positiva» de CiU con los Gobiernos de PSOE y del Partido Popular se ha fundamentado en «una regla no escrita», según la cual «no había interferencias negativas» desde Madrid a la política lingüística de la Generalitat de Cataluña.

El portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados, Xavier Trias, se mostró partidario de decidir el respaldo a José María Aznar en función del contenido de su discurso en la sesión de investidura.

Xavier Trias aseguró que declaraciones como las del ministro Piqué, al sugerir una modificación de la política lingüística, podrían originar un giro de 180 grados. «Podrían influir, aunque lo que vale son las palabras y la voluntad de José María Aznar», puntualizó.

Pujol amenaza al PP con romper si "hurga" en la política lingüística
Piqué pide modificaciones en la ley catalana
J. GARRIGA / J. M. MARTI FONT, Barcelona El País 8 Abril 2000

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol, advirtió ayer al PP de que "hurgar" en la cuestión lingüística de esta comunidad "es un camino seguro para llegar a una política de ruptura con CiU y el Gobierno de la Generalitat". Pujol respondía así al ministro portavoz en funciones, Josep Piqué, que había sugerido la modificación de la ley de Política Lingüística, aprobada por el Parlamento catalán en 1998, en el contexto de dos recientes resoluciones judiciales contrarias a la Universidad Rovira i Virgili (URV), de Tarragona, sobre el tema de la lengua.

Pujol había recibido por la mañana, para mostrarle su apoyo, al rector de esta universidad, Lluís Arola, que será juzgado por un supuesto delito de prevaricación cometido al haber marginado a una profesora que entregó a un alumno el cuestionario en castellano de las pruebas de acceso a la universidad. Asimismo, un juzgado de Tarragona ha suspendido, por su supuesta inconstitucionalidad, el reglamento de usos lingüísticos de la URV.

En la comparecencia posterior al Consejo de Ministros, Piqué pidió un mayor grado de consenso en la política lingüística de Cataluña y apuntó a una "eventual modificación" de esta ley. El ministro portavoz recordó que "mientras que la ley de normalización lingüística de 1980 recogió un amplísimo consenso del Parlamento catalán, la actual ley fue votada en contra, por motivos diferentes, por el PP y ERC".

Pujol calificó de "desgraciadas" estas declaraciones, aunque quiso dejar claro que esta polémica "no condicionará el debate en la coalición a la hora de determinar el voto de sus quince diputados en la sesión de investidura de José María Aznar". Según el líder nacionalista, la colaboración "positiva" entre la coalición que preside y los Ejecutivos del PSOE y del PP se fundamentaban "en una regla no escrita" por la que "no había interferencias negativas" desde Madrid en la política lingüística de la Generalitat.

Además del PP, Pujol avisó de que también ha habido posiciones contrarias a la política lingüística de la Generalitat desde "sectores que se llaman de la izquierda, políticos, mediáticos e intelectuales, muy radicalmente jacobinos, que parece que quieren ir en esta dirección".

A pesar de esta clara advertencia al Partido Popular y al Gobierno de José María Aznar, Pujol no tiene dudas de que Convergència i Unió (CiU) acabará apoyando la investidura del líder del PP. Ayer mismo, en declaraciones a la emisora institucional Catalunya Ràdio, justificaba el voto a favor en términos de rentabilidad. Para el presidente catalán, esta actitud positiva será mucho más rentable de cara al futuro porque permite crear un buen clima de entendimiento con los populares. "Ahora sólo obtendríamos calderilla", comentó el presidente en vísperas de que la ejecutiva y el consejo nacional de su partido, Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) se decidan sobre el sentido del voto en la investidura de Aznar.

El presidente catalán lo explicó de manera gráfica al afirmar que si un hombre quiere llegar a un acuerdo con otro, puede enviar un ramo de flores a la esposa del otro para crear un buen clima, pero teniendo claro que "si envías un ramo de flores, no debes dejarte dar propina". En este sentido, se mostró comprensivo con algunos sectores de su partido, sobre todo los más nacionalistas, que se han manifestado contrarios a apoyar a Aznar, pero añadió: "Lo más racional no es negociar calderilla, es darles la confianza y ya hablaremos cuando sea hora".

Se crea el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua para "difundir el uso del español"
La infanta Elena presidió el acto en Silos y defendió el castellano porque "es el mayor tesoro patrimonial de esta tierra"
Emilio Oliva Santo Domingo de Silos (Burgos) La Estrella  8 Abril 2000

"A la sombra simbólica del ciprés de Silos, venimos a compartir la ilusión y esperanza con que arranca esta fundación". Con estas palabras la Infanta Elena presidió ayer el acto de creación del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua.

El nacimiento de este organismo al servicio del español tuvo como escenario el claustro románico del Monasterio de Silos, único en el mundo por su segundo piso, y que forma parte de la abadía en la que se escribieron la Glosas Silenses, uno de los primeros documentos escritos en la incipiente lengua castellana. La infanta estuvo acompañada por su esposo, el Duque de Lugo, por el presidente de Castilla y León, Juan José Lucas, y por el ministro de Trabajo, Juan Carlos Aparicio
.

El Instituto Castellano y Leonés de la Lengua nace por iniciativa de la Federación Regional de Municipios y Provincias, y tiene como objetivos "difundir y promover el uso y conocimiento del idioma español", y apoyar la formación del profesorado del español.

Santo Domingo de Silos es uno de los lugares
más vinculados al origen de la lengua
y por eso se decidió celebrar allí el acto

Juan José Lucas, haciendo una traducción libre de los estatutos del Instituto, dijo a los periodistas que desde ese momento se había "puesto la primera piedra" en la labor de hacer del idioma "un elemento de riqueza para la propia Comunidad".

Con ello, el preside de Castilla y León aludía a las grandes posibilidades económicas que, entre otros aspectos, representa la explotación de la enseñanza del idioma del español. La Infanta Elena, en su alocución, incidía desde otro ángulo en ese mismo tema al afirmar que "el idioma es el mayor tesoro patrimonial de esta tierra", y rindió homenaje a "nuestra lengua común, hermana mayor de todas las de España".

Recordaron a Emilio Alarcos
El abad Clemente, rector del monasterio, recordó en su saludo a los asistentes las palabras del desaparecido académico Emilio Alarcos, en las que decía que "es el pueblo quien tiene poder sobre la lengua". El religioso afirmó que "nuestra lengua española no es ni mejor ni peor que las demás", y añadió que "hacer comparaciones no solo es absurdo, sino que además perjudica el entendimiento entre los pueblos".

En España en donde "desde hace siglos has sabido y han querido convivir distintas lenguas", dijo el abad, cada forma de hablar "está llamada a aportar riqueza y armonía para todos". El Director de la Real Academia de la Lengua Española, Víctor García de la Concha, presente en el acto, dijo que las aportaciones que el nuevo Instituto pueda hacer son "sumamente laudables", pero recomendó que se mantenga próximo a la institución universitaria. En efecto, las universidades de Burgos, Valladolid y Salamanca, son signatarias de la carta fundacional del Instituto, aunque la de León no estuvo representada en la firma de su constitución.


Además, en la lista de iniciadores del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, figuran las nueve diputaciones provinciales y los ayuntamiento de las nueve capitales, así como los de los municipios de mas de 20.000 habitantes, Aranda de Duero, Miranda de Ebro, Ponferrada, San Andrés de Rabanedo y Medina del Campo.

A estos organismos se unen, hasta sumar 28 entidades, la Junta de Castilla y León y la Cámara de Comercio de Burgos para llevar a cabo en el futuro actividades como la acogida de estudiantes del español, el fomento de la edición, o la formación del profesorado.

 

Recortes de Prensa   Página Inicial