AGLI

Recortes de Prensa    Lunes 24  Abril  2000
#ESPEREMOS QUE EL PNV NO SE CREA REALMENTE LO QUE DICE
EDITORIAL El Mundo 24 Abril 2000

#Alarde nacionalista
Editorial ABC 24 Abril 2000

#El programa de la mayoría
Editorial ABC 24 Abril 2000

#El antagonista
ANTONIO GALA El Mundo 24 Abril 2000

#Aberri...
ERASMO El Mundo 24 Abril 2000

#Ayer pudo ser un gran Día
José María ORTIZ ABC 24 Abril 2000

#Nacionalismo y democracia
ÁLVARO DELGADO-GAL El País 24 Abril 2000

#El Día de la retórica
GERMAN YANKE El Mundo  24 Abril 2000

#Una patria excluyente
Editorial El País  24 Abril 2000

#Un discurso tecnocrático
Pablo Sebastián La Estrella  24 Abril 2000

#Aguirre dice que hay promocionar las lenguas cooficiales pero utilizar el castellano en la Cámara
Madrid Estrella Digital  24 Abril 2000

#Pujol agradece que el Gobierno avale su política lingüística ante la ONU
PERE RUSIÑOL, Barcelona El País  24 Abril 2000

#Nota del Editor:
24 Abril 2000

#La Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes presta nuevos servicios para sus 60.000 lectores diarios
Arminda Rosales, Madrid La Estrella  24 Abril 2000


ESPEREMOS QUE EL PNV NO SE CREA REALMENTE LO QUE DICE
EDITORIAL El Mundo 24 Abril 2000

En el mitin con el que el PNV clausuró ayer en Bilbao su acto conmemorativo del Aberri Eguna, su presidente, Xabier Arzalluz, el mayor reproche que hizo a ETA fue que persista en el uso de las armas porque con ello está «retrasando la fecha de [la] independencia».

A partir de lo cual, sólo nos queda confiar en que Xabier Arzalluz no haya acertado a expresar lo que en realidad piensa. O, subsidiariamente, en que no crea en lo que dice. Porque el principal escollo con el que choca el independentismo vasco no es -y él lo sabe de sobra- el terrorismo de ETA, sino la voluntad expresa de los vascos, que votan mayoritariamente en pro de opciones políticas opuestas a la independencia del País Vasco. De hecho, su partido jamás ha acudido a las urnas enarbolando un programa independentista. Y gracias a ello cuenta con el respaldo electoral que tiene. Que pruebe a presentarse a las próximas elecciones dando prioridad al objetivo de la independencia y verá qué acogida le dispensan los votantes vascos. No ya los de Navarra o el País Vasco Francés -a los que él trata de involucrar en la cuestión y entre los que jamás ha conseguido respaldo digno de ese nombre- sino los de la propia comunidad autónoma vasca.

El nerviosismo del PNV es evidente. El mismo lehendakari Ibarretxe, por lo general comedido, se lanzó ayer a una diatriba absurda, en la que trató de equiparar en maldad al «frente nacional español, con su huracán mediático» y al terrorismo de ETA, pretendiendo que ninguno de los dos logrará hacerles «doblar la rodilla».

Nadie quiere que doblen la rodilla. No lo quieren el PP y el PSE-PSOE, que sólo aspiran a que se reintegren a la cordura constitucional. Tampoco lo pretende ETA, que los quiere de pie, pero detrás de sus consignas y sus lemas. Eso es justamente lo que había conseguido pocas horas antes HB en las concentraciones convocadas por Udalbiltza (Asamblea de Municipios Vascos) delante de las alcaldías más importantes del País Vasco. En ellas se vieron los militantes del PNV y EA, mucho menos duchos en este tipo de demostraciones, absorbidos por las huestes de EH, que los pusieron tras sus pancartas y los empujaron a corear sus eslóganes.

Asegura el PNV con aire mártir que está pagando un elevado precio por su política pacificadora. Y es verdad: está llevando a su partido al suicidio. Pero lo peor es que lo está haciendo sin lograr nada. Nada de nada.

Alarde nacionalista 
Editorial ABC 24 Abril 2000

EL «Aberri Eguna» —«Día de la Patria Vasca»— ha sido la ocasión para un alarde del frentismo nacionalista y para la ratificación por el PNV de sus alianzas con el nacionalismo radical. La celebración de esta jornada vino precedida por una intensa actividad propagandística, resultado de la evidente coordinación entre las fuerzas nacionalistas, el pacto de Estella y el Gobierno de Ibarretxe, reducido a estas alturas a la condición de mero órgano externo del PNV. Primero fue el documento aprobado por «Udalbitza», la Asamblea de Electos creada por el pacto de Estella, con el que sus firmantes renovaron su comunión soberanista, edulcorada con abstractas apelaciones a la ausencia de violencia, pero sin incluir ninguna referencia molesta a ETA. Luego, la rueda de prensa de los dirigentes del PNV, en la que Arzalluz desveló con tono grave el pacto PP-PSE para desestabilizar al Ejecutivo de Vitoria, aprovechando el primer atentado que pudiera producirse. Ya es vieja la doctrina acuñada por Arzalluz de que el reproche que merece el terrorismo de ETA es de carácter estratégico, en la medida en que se presta a la manipulación por las fuerzas constitucionalistas para criticar al nacionalismo. Lamentablemente, los recursos éticos de Arzalluz no dan para más. Y por último, el Gobierno de Ibarretxe hizo público un sondeo de consumo interno nacionalista, tan oportunista como insolvente, que arrojaba el dato de que un 69 por ciento de los vascos a favor de la autodeterminación, cifra que permite a los nacionalistas seguir engañándose sobre la verdadera voluntad de los vascos.

Las necesidades de la estética han llevado a los grupos nacionalistas a reducir la imagen de unidad a la lectura del documento de Udalbitza en el Kursaal donostiarra, dejando para la sesión de tarde los actos de cada grupo. Pero que nadie se engañe: los nacionalistas ni están divididos ni menos aún enfrentados por la violencia de ETA. El resultado global de este Aberri Eguna ha sido inequívoco, en el sentido de ratificar la unión de los nacionalistas en los objetivos soberanistas y de minimizar las diferencias, a veces, simplemente literarias, en los procedimientos. El terrorismo de ETA ya no plantea un problema de convivencia entre nacionalistas democráticos y radicales; a lo sumo, da lugar a fraternales discrepancias que se resuelven con jornadas festivas como las de ayer, en las que el folclore, la simbología y la imaginería nacionalistas ponen a la construcción nacional vasca por delante de la reflexión y de la responsabilidad políticas. Buena prueba de esta ofuscación es el largo documento de catorce páginas con el que el PNV fijaba su posición institucional ante el Aberri Eguna, auténtico compendio de sus mejores esencias: ataques a los medios de comunicación, descalificación de la política opositora de PP y PSE, victimismo dolorido, aviso a los discrepantes y equidistancia perfecta entre el Gobierno de Madrid y la banda terrorista en las responsabilidades por el llamado «conflicto» vasco. Por supuesto, en el PNV no hay conciencia alguna de estar errando por mantenerse en el pacto de Estella, cuya vigencia es incuestionable. Aunque este manifiesto, al igual que los discursos pronunciados ayer por los dirigentes nacionalistas, ahonden la crisis política del País Vasco, también ofrecen una vertiente positiva, porque despejan todas las dudas —quien las tuviera todavía— sobre la opción definitiva del PNV en el concierto político vasco y avalan la convergencia de planteamientos entre populares y socialistas.

En este contexto, carecen de sentido las quejas del PNV por las críticas de PP y PSOE. Los nacionalistas tienen pleno derecho a unirse y actuar conjuntamente; pero tanto derecho como el de los no nacionalistas a denunciar que en ese frente está la banda terrorista ETA, a través de una Herri Batasuna que hace exhibición de su radicalización progresiva. La presencia de los terroristas en la estrategia de alianzas nacionalistas hace inasumible la política del PNV por los partidos que defienden la Constitución y el Estatuto de Gernika, bases de una convivencia complicada, pero sostenida en el País Vasco durante los últimos veinte años y con la que el PNV mercadea ahora en el zoco montado por ETA.

El programa de la mayoría 
Editorial ABC 24 Abril 2000

LOS programas son auténticos contratos electorales que obligan a los Gobiernos. Máxime cuando, como en el caso del PP, se obtiene la mayoría absoluta. Entonces no existen ya excusas para el incumplimiento. Y hay que decir, en honor a la campaña del PP, que no han faltado compromisos y propuestas concretos. El reto es, pues, aún mayor.

El programa del PP es la culminación del largo viaje hacia el centro, cuya hegemonía le ha sido arrebatada al PSOE en gran parte por el abandono del territorio. La vocación centrista se manifiesta en los principales capítulos programáticos y se ha condensado en la oferta realizada por José María Aznar a los principales grupos políticos de un acuerdo de Estado sobre ocho grandes cuestiones políticas e institucionales, que afectan, sobre todo, al consenso constitucional, a la regeneración institucional y a la consolidación del Estado de bienestar. El Gobierno no pertenece a quienes le votaron sino a todos los ciudadanos. Hay que gobernar con todos y para todos.

Pero, probablemente, los dos grandes problemas que haya que acometer durante la nueva legislatura sean el fortalecimiento institucional de la España constitucional frente a los embates del terrorismo y del separatismo, con el consiguiente cierre definitivo del modelo territorial del Estado y del sistema de financiación autonómico, y la realización de un pacto de Estado sobre la Justicia que garantice la existencia de un Poder Judicial independiente y eficaz. Dentro de este capítulo esencial de la regeneración institucional, también hay que destacar la necesidad de revitalizar el Parlamento hasta convertirlo en el centro de la vida política. Para ello, el PP se ha comprometido a elaborar un nuevo Reglamento del Congreso de los Diputados y a reformar el Senado. A lo que hay que añadir la reforma de la nueva Ley Electoral General, el desbloqueo de las listas electorales, un acuerdo para la eliminación del transfuguismo y un compromiso para la mejora del sistema de financiación de los partidos políticos.

La superación del obstáculo que representa la irresuelta cuestión territorial depende del acuerdo que sea posible alcanzar con el PSOE y con los principales partidos nacionalistas que acepten las reglas de juego establecidas por la Constitución. El caso más espinoso es el del PNV, que ha operado en los últimos meses un proceso de radicalización que lo ha situado más allá de los límites del juego limpio democrático, a través de sus pactos con grupos que aceptan o impulsan el terrorismo. Sólo del PNV depende su regreso a la normalidad institucional.

La clave de la legislatura quizá se encuentre en la generosidad y en la clarividencia políticas que el PP y el PSOE necesitarán para, apartando lo que les separa, alcanzar un gran acuerdo en los asuntos de Estado.

El antagonista
ANTONIO GALA El Mundo 24 Abril 2000

Estoy harto hasta de escribir su nombre. Me extraña que se mire al espejo y, en lugar de decir «me vengaré», no se suicide. El señor o padre Arzalluz se parece cada vez más a un chuleta madrileño, de boca torcida, insulto fácil y perdigones de saliva. ¿Cómo es posible que los vascos, entre los que conozco tanta gente pulcra y respetuosa, lo soporten? Llamar fregona a una colega o inventar compincheos son sólo un paso más en el camino de esquizofrenia y bastedad que sigue. Ojalá en él desaparezca. Por el bien de todos.

Aberri...
ERASMO El Mundo 24 Abril 2000

La equiparación de Ibarretxe a Kerensky es excesiva, por generosa. Sus sosias transitan antes por la Comedia dell'arte con sus gremios de augustos y polichinelas, donde este guiñolito de Arzalluz transforma su propuesta de gobierno en manifiesto surrealista: EH hace grandes esfuerzos por la paz. ¿Y? Cena de gala en Ajuria Enea: rebaños en lugar de comensales. Buñuel, en su magisterio.

Ayer pudo ser un gran Día 
Por José María ORTIZ ABC 24 Abril 2000

AYER pudo ser un gran «Día de la Patria Vasca». Y no por las barbaridades que este domingo de Resurrección hemos oído, sino por las que antaño tuvimos que escuchar. ¿Recuerdan a Otegi vaticinando, hace justo un año, la celebración de la independencia, prometida para ayer?

Poco a poco, las predicciones del sueño nacional-socialista van quedando confinadas en el mismo terreno que las otras sectas de final de milenio. Además de inoperante (que le pregunten a Ibarretxe), el dogma de Arana degenera hacia una forma de fanatismo desprestigiada. Como todo totalitarismo, el nacionalismo (y olvidemos de una vez la apostilla imposible de «moderado») ha cometido la ingenuidad de creer en la existencia de sus mitos: un arcano intemporal, un espíritu nacional, una voluntad colectiva. El resultado de ese error ha sido, más allá del ridículo de Udalbiltza, la retirada de la confianza de la ciudadanía vasca, y la posibilidad de un lendakari de un partido democrático. Creían que la fantasía de una Historia reinventada podía medirse con una realidad de siglos, y cuando la han enfrentado al «Estado español» (ese eufemismo con el que pretenden obviar a 40 millones de personas: un término que debería llenarnos de orgullo) la arquitectura de su delirio se ha venido abajo. Arzalluz soñó con ser Tudjman, y se ha quedado en Arzalluz.

Es verdad que ETA ha dado una nueva vuelta a la tuerca del crimen con su ruptura de la tregua. Es cierto que la facción más sanguinaria se ha hecho con el poder. Pero su fracaso es seguro: ha perdido la batalla política, mediática y electoral. Queda la policial. Ayer, sí, pudo ser un gran Aberri Eguna, porque tal vez sea el primero que marque el declive de esa fiesta opresiva que (por supuesto, señor Egibar) criticamos al día siguiente quienes aún creemos en la democracia.

Nacionalismo y democracia
ÁLVARO DELGADO-GAL El País 24 Abril 2000


Cuanto más tarda el PNV en desasirse de su asociación con EH, va cobrando perfil una duda dolorosa: ¿es irrevocable el compromiso de los nacionalistas con la democracia? Por supuesto, sería intolerable responder, sin más, que no. Hasta la fecha, los nacionalistas no han impugnado la validez de las elecciones ni han acudido a medios irregulares para retener el poder. La prolongación, sin embargo, de los equívocos anejos a la Declaración de Estella está removiendo el fondo del estanque y provocando que afloren a la superficie unas burbujas que hacen "glu, glu" y nos dejan a todos un poco desazonados. Por acudir a un ejemplo cualquiera: Herrero de Miñón, en este mismo diario -"¿Cuanto peor, mejor?"; 15 de abril-, sostenía que una derrota de los nacionalistas en las autonómicas podría ser interpretada por éstos como una desautorización del Estatuto. Esta tesis es profundamente pesimista. De ella se desprende que los nacionalistas vinculan la legitimidad de las instituciones al hecho de que sean ellos los que sigan mandando y, por tanto, que el PNV no acepta la alternancia. O sea, que no es democrático. En mi opinión, esto es sacar las cosas de quicio. Las cuestiones tremendas no se pueden liquidar con un monosílabo, sino que exigen ser abordadas con un tino proporcional a su complejidad intrínseca. Todos los partidos, todos, han atravesado instantes de confusión, así sentimental como ideológica. El PSOE estuvo confuso cuando el zafarrancho de Guadalajara; el PP ha tenido también sus momentos malos, y así sucesivamente. Lo mismo que en las series estadísticas, lo que importa no es el dato puntual, sino el sesgo o la tendencia. Si nos fijamos sólo en lo que queda a un palmo de nuestra nariz, acabaremos todos un poco turulatos.

Volviendo a los nacionalistas vascos -quiero decir, a los democráticos- y a los nacionalismos emergentes en general: hay una cosa que sí cabe decir de ellos, con toda la comprensión y simpatía del mundo. Y es que la técnica democrática no es la más adecuada a la consecución de uno de sus fines notorios: el de la emancipación nacional. La razón es simple: no se funda una nación política sin inventar una nueva soberanía y las soberanías de nuevo cuño no surgen de la agregación del 51%, el 52% o el 55% de los sufragios. Inventar una nueva soberanía entraña redefinir desde cero las reglas de juego y este salto categorial nunca será incruento mientras una proporción considerable de la población se considere desafecta al cambio portentoso. La democracia no sirve para mudar de estado, sino para negociar asuntos e intereses dentro de una estructura estable, en un tira y afloja donde todo lo que se decida es, por definición, provisional y ulteriormente rectificable. De aquí, la tentación recurrente, por parte de algunos nacionalistas, de dar un golpe de timón que altere irreversiblemente el curso de los acontecimientos. Tal es el ángulo desde el que conviene analizar el suceso de Estella, con independencia del bla-bla-bla sobre la paz y todo lo demás.

Siendo ésta la situación, es natural que muchos nacionalistas contemplen la historia con un gesto de irreprimible irritación. En algunos casos, la constitución del ser nacional -tomo prestada la palabra de los propios nacionalistas- ha coincidido con la constitución de una democracia poderosa. Tal aconteció, paradigmáticamente, con los Estados Unidos. Por lo común, sin embargo, las naciones europeas -en tanto que realidades sociales, no jurídicas- traen su origen de tiempos predemocráticos y adquirieron forma a lo largo de una peripecia constelada de violencias, abusos e imposición de monopolios políticos. Nos enfrentamos a este hecho tanto si miramos a Francia como a Italia o Alemania. España, por supuesto, no es una excepción. No podría serlo viniendo, como viene, de muy lejos. Ello plantea una pregunta, ahora sí, muy precisa: ¿qué ha de pesar más: el respeto a la convivencia en libertad, en los términos imperfectos que nos ha deparado el azar histórico, o la ambición fundacional, con el quebranto de los derechos individuales que su ejercicio supondría? Si lo segundo, sólo se será democrático... relativamente. El que vea la cosa más clara que levante la mano.

El Día de la retórica
GERMAN YANKE El Mundo  24 Abril 2000

Este iba a ser, según dijo Arnaldo Otegi el año pasado, el Aberri Eguna de la independencia. Ha sido el de la retórica, lo que no deja de ser sintomático.

A media mañana, un grupo de personas caminan cansinamente detrás de una ikurriña. Son del PNV y van al encuentro de unos cuantos muchachos vestidos con trajes folclóricos, que sostienen otra ikurriña. Algo más tarde, tras un pequeño bosque -también de ikurriñas-, otro grupo agita carteles en favor de los presos de ETA. En algunos balcones y en ventanas hay también ikurriñas. Las hay por todas partes. Nadie podrá decir que los nacionalistas son ajenos a los sentimientos, ya que son su verdadera ideología, pero en un día como hoy hay que sobreactuar para convertir la patria en un eterno ropaje con el que HB y el PNV se cubren mutuamente.

Uno se siente tentado de descubrir si en las casas en las que no hay ikurriñas, hay escondida alguna bandera de España. Al fin y al cabo, estoy en Bilbao, una población en la que, en las últimas elecciones, el partido más votado fue el PP. Pero no. Seguramente las había, nunca tantas como ahora ikurriñas, hace 25 años. Pero éste es el Aberri Eguna de la retórica: ikurriñas, lazos de colores, trajes tradicionales, palabras gruesas y toda la parafernalia de la patria. La paradoja es que, ahora, lo que sirve de resistencia, lo que se trata de conservar son la Constitución, el Estatuto, los derechos individuales.

A media tarde desfilaron los líderes: Otegi, en Pamplona; Arzalluz, en Bilbao. Cada cual sobreactúa a su modo. Quienes por la mañana colocaron los carteles de los presos más altos que las ikurriñas, reprochan al PNV su pusilanimidad. Para quienes, como los del PNV, intentaron poner las ikurriñas por encima de los carteles, los pusilánimes son sus propios disidentes y, quienes ponen chinas en el camino, los de HB. Pero la retórica no está en las referencias a la «construcción nacional», sino en la ficción de creer que el edificio final es el mismo para ambos. El elemento común de esta patriótica actuación es poner el acento en la inmoralidad de los no nacionalistas para hacer ver que los únicos enemigos son ajenos a la patria que se celebra.

¡Oh, la unidad! La patria se vuelve patética con la advertencia del PNV a ETA: o deja de matar o «cada uno llevaremos nuestro camino como antes, cuando a nosotros nos mataban, quemaban y destruían sedes o nos pintaban los domicilios de rojo y gualda». ¿Cuál de los dos será, de verdad, el camino de la patria?

Una patria excluyente
Editorial El País  24 Abril 2000

QUE EUSKADI sea, veinte años después de aprobado el Estatuto de Gernika, la única autonomía carente de un día oficial de la comunidad, de un evento cívico o religioso en el que pueda reconocerse el conjunto de los ciudadanos, es un síntoma gráfico de la falta de consensos básicos que se produce en otros ámbitos más trascendentales. Como en el de la convivencia democrática, que exige la exclusión de la violencia para defender aspiraciones políticas.

El rechazo frontal del mundo de ETA-HB a la vía estatutaria y la consideración de ésta por parte del PNV más ideologizado como estación de paso hacia la independencia impidió en su momento institucionalizar el 25 de octubre, fecha de aprobación del estatuto en 1980, como la fiesta del País Vasco. De este modo, el Aberri Eguna (Día de la Patria) no ha pasado de ser una celebración exclusiva de las formaciones nacionalistas herederas de la doctrina de Sabino Arana. Ni siquiera el pasado año, con la unidad de acción suscrita en Estella para arropar la tregua de ETA y la efervescencia soberanista, fue posible una celebración unitaria del PNV, EA y HB más allá de la retórica inflamada y los actos conjuntos convocados ante los ayuntamientos por Udalbiltza, la asociación de electos municipales de Euskal Herria surgida del Pacto de Lizarra, cuyo manifiesto renueva el discurso en favor de la "construcción nacional" y aboga por un "debate en ausencia de violencia e imposición".

Con mayor motivo no lo ha sido en la jornada de ayer, una vez que ETA, con sus asesinatos, ha hecho insoportable la colaboración institucional con quienes no pueden rechazarlos. Pero la continuidad de la coacción terrorista contra quienes no comulgan con la "Nación Vasca" no es sino un impedimento fáctico para el proyecto nacionalista. Arzalluz decía ayer en Bilbao que cuanto más use las armas ETA, "más obstaculizará la política nacionalista unida y retrasará la fecha de nuestra independencia". El problema de fondo de aquel proyecto radica, como han advertido las voces más lúcidas del nacionalismo, en que excluye a los no nacionalistas.

Se reivindica una "patria única de todos los vascos", como hace el PNV en su último manifiesto, pero sin dar participación en su diseño al 50% de los ciudadanos de Euskadi. A esa mitad que, según las diferentes consultas electorales, no ve incompatible su identidad de vascos con la pertenencia a un Estado altamente descentralizado. Reconocer la pluralidad vasca y propugnar como única solución al "conflicto" la aceptación del programa máximo del nacionalismo es algo más que una perversa contradicción. Como lo es rechazar la violencia y plantear como derechos negados al pueblo vasco aspiraciones tan alejadas de la realidad política y social que invitan al uso de la coacción para modificarla.

Un discurso tecnocrático
Pablo Sebastián La Estrella  24 Abril 2000

Su fuerte es la gestión, y no es poco, pero Aznar tiene la política como asunto pendiente. Y en ella la regeneración democrática para salir de una vez desde la partitocracia hacia la "tercera" y definitiva Transición, porque la "segunda" no ha dado mucho de sí en política, salvo un pacto con el diablo o el "pacto del borrón y cuenta nueva", la fallada negociación con ETA y la tensión con los nacionalistas vascos y gallegos, mientras se intenta implicar en el Gobierno y en el PP a CiU, o a Unió, aprovechando la debilidad política de Pujol.

El diseño final del Estado, o el punto final a las autonomías, es el sueño político de Aznar por encima de cualquier otra conquista democrática como la independencia de la Justicia y la Prensa (y del mundo de la Cultura y las Artes, sometido al alineamiento bipolar de los medios). Y qué decir del Parlamento, que carece de la menor   autonomía para controlar el Gobierno y crear las comisiones de investigación.

La separación de poderes de Montesquieu no interesa a Aznar, que disfruta al día de hoy de la partitocracia con mayoría absoluta (la gran tentación que no supo resistir González y que le llevó al pantano del GAL y la corrupción), ni le va a ser exigida por una oposición que tiene más de un asunto en los tribunales, como es el caso del PSOE, o que practica el caudillismo en sus partidos y autonomías, como es el caso de los nacionalistas e IU.

Estamos todavía en la "segunda transición" y Aznar se irá (si cumple esa promesa) con ella sin haber conducido España a una democracia moderna y europea, de verdad. Aunque, como decía un presidente galo, para España todo esto que tenemos (un régimen de libertades de corte partitocrático) no está mal, sobre todo si hay libertad, bonanza económica y mejora social. Si Aznar consolida la cuadratura del círculo que inició en la pasada legislatura con el crecimiento de la economía y el mantenimiento del Estado del Bienestar. Algo que intentó el PSOE y fracasó desde la izquierda, o la presunta izquierda, y que quiere cumplir el PP con una buena y decente gestión.

Ésa es la gestión, el arma de Aznar. Su gran aportación política o tecnocrática, si se quiere afinar. De ahí que su discurso de investidura irá más por el camino de las reformas de estructuras y liberalizaciones que por el camino de cambios democráticos, que en la política no interesan a casi nadie (en la clase política, quiero decir), y que en todo caso no constituyen una prioridad. Si la economía va bien, España irá bien y todo lo demás podrá seguir "cuanto toque", que diría Aznar.

Y lo demás no son esencialmente esas reformas hacia la tercera o el fin de la Transición, sino el otro problema que más preocupa a Aznar: el de cuadrar el mapa autonómico y buscar un pacto con los nacionalistas. Un laberinto donde la crisis con el PNV no ayuda nada y empieza a mostrar al Gobierno con un doble lenguaje para Euskadi y Cataluña, intentando romper CiU en favor del PP y aislar al PNV, cosa que Pujol no consentirá por muy débil que esté.

Aunque para debilidad, en la legislatura que se inicia, la del PSOE, sin que por el momento se vislumbre una salida firme a la crisis de liderazgo del partido y a la esperada renovación, como tampoco se vislumbra movimiento alguno en el seno de IU que los saque de su somnoliento viaje hacia no se sabe dónde.

Éste puede ser, en el arranque de la legislatura, el primer y mayor problema de Aznar: la falta de oposición. Lo que sumado a su firme decisión de lanzar su mayoría ("el rodillo") contra las minorías de los nacionalismos no pactistas con Madrid (PNV y BNG) anuncia una poco brillante sesión de la investidura. Una sesión sin discurso político, sino con discurso tecnocrático y de corte programático, huyendo de los "demonios" de la política española y aprovechando la gran mayoría parlamentaria y la debilidad de la hoy confusa oposición.

Podemos decir que hasta después del verano el debate político y parlamentario estará congelado a la espera de conocer el nombre del nuevo líder de la oposición. Para entonces el Gobierno de Aznar -sin grandes relevos- habrá puesto ya en marcha su programa de urgencia y podremos ver cómo les va a los 100 días del gobierno, que es cuando empezará a notarse la legislatura que el martes se inicia con la investidura de Aznar.

Aguirre dice que hay promocionar las lenguas cooficiales pero utilizar el castellano en la Cámara
La presidenta del Senado cree que el "gran debate" de esta legislatura debe ser el de la financiación autonómica
Madrid Estrella Digital  24 Abril 2000

La presidenta del Senado, Esperanza Aguirre, afirmó ayer que "hemos de promover las otras lenguas cooficiales, que son una riqueza para todos, pero también utilizar esa gran ventaja de que tengamos una lengua común". Pero frente a esta afirmación, Aguirre insiste que en el Parlamento "hay que entenderse", por lo que aboga por la utilización de una lengua común, que obviamente sería el castellano.

En una entrevista publicada ayer por el periódico 'La Vanguardia', Aguirre apuesta por una "reflexión serena" sobre el uso de las lenguas cooficiales en el Senado, para que la promoción de la pluralidad lingüística sea compatible con "aprovechar la ventaja de que tenemos un idioma común".

La presidenta de la Cámara alta señaló que quiere que "en esta legislatura concluya el cuestionamiento del Senado. Que se debata su papel y que, fruto de ello, se hagan por consenso las reformas que procedan".

Aguirre aseguró que para realizar una reforma constitucional "se requeriría un consenso tan grande o mayor que el que tuvimos en el 78", pero señaló que "serán los grupos parlamentarios los que tendrán que proponer cuáles son las reformas que quieren hacer". "En mi opinión, los electores se han decantado por un modelo de Senado que no es el federal", indicó.

La presidenta del Senado afirmó que el "gran debate" que la Cámara tendría que "atraer hacia sí es el de la financiación autonómica, porque es el que genera mayor interés y preocupación". Aguirre indicó, en referencia al País Vasco, que "hay un clamor en favor de lo que es la esencia de la democracia, la alternancia" y añadió que "no debe suponer afrenta alguna para quienes han estado durante 21 años gobernando". 

Pujol agradece que el Gobierno avale su política lingüística ante la ONU
Trias deja la puerta abierta a un pacto de legislatura entre PP y CiU
PERE RUSIÑOL, Barcelona El País  24 Abril 2000

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol, mostró ayer su satisfacción por la defensa que el Gobierno español ha hecho de la política lingüística de su Ejecutivo ante el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, que el mes pasado estudió la supuesta persecución de los castellanohablantes en Cataluña. "Lo celebro y lo agradezco mucho", aseguró Pujol, quien consideró que esta actitud "desmontará todas las campañas" contra su política lingüística.

La Asociación por la Tolerancia, una entidad de Barcelona que defiende los derechos de los castellanohablantes de Cataluña, había protestado ante el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de la ONU por la política lingüística de la Generalitat, pero todos los informes aportados por el Gobierno español ante este organismo rechazan de plano cualquier tipo de discriminación y elogian las medidas emprendidas por la Generalitat.

Pujol se mostró ayer exultante en la tradicional recepción en la sede del Gobierno catalán con motivo de Sant Jordi, patrón de Cataluña. "El PP ha votado en contra de algunas de nuestras disposiciones lingüísticas, pero sabe que en conjunto es una política positiva y que ha sido muy respetuosa con los derechos de todos", aseguró el presidente de la Generalitat.

La Asociación por la Tolerancia, en cambio, emitió un comunicado en el que subraya su "decepción" por la actitud de los representantes del Gobierno español ante el Alto Comisionado de Naciones Unidas y lamenta que las "coyunturas políticas hayan prevalecido sobre los derechos lingüísticos de los ciudadanos".

Por su parte, el presidente del grupo de CiU en el Congreso, Xavier Trias, dejó la puerta abierta a suscribir un pacto de legislatura con el PP tras la investidura de José María Aznar.

Nota del Editor:
24 Abril 2000
Ver la nota de ayer. He buscado en : Organización de Naciones Unidas  http://www.un.org
UN High Commissioner for Human Rights  http://www.unhchr.ch/  pero no aparece nada sobre esto.  Si está el enlace Universal Declaration of Human Rights (270 idiomas)

La Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes presta nuevos servicios para sus 60.000 lectores diarios
El incremento de fondos documentales y la realización de concursos para animar a la lectura digital, entre sus iniciativas más recientes
Arminda Rosales, Madrid La Estrella  24 Abril 2000
arosales@estrelladigital.es

La Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, la primera en Internet en lengua española y de acceso gratuito, ha incorporado a sus fondos de libros clásicos poesía y novelas contemporáneas, a través del nuevo servicio 'Primera Vista', fruto del acuerdo con editoriales hispanas. Otra de las novedades de este servicio con proyección internacional, que desde su creación en julio de 1999 recibe cerca de 60.000 consultas diarias, es 'Entretelibros', una iniciativa que pretende amenizar la relación con los usuarios realizando un concurso quincenal. Aunque quizás éste sea el más ambicioso, no es el único fondo donde podemos hallar obras digitalizadas. Así, destaca en España el proyecto de la Red de Bibliotecas Universitarias (Rebiun), la Biblioteca Digital de Cataluña, el programa del consorcio de bibliotecas madrileñas, la biblioteca electrónica de la Universidad de Cantabria y la propuesta de la Politécnica de Valencia.

Fruto de la iniciativa conjunta de la Universidad de Alicante y el Banco Santander Central Hispano, la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes se ha convertido en sus escasos tres años de funcionamiento en un referente indispensable de la literatura española y latinoamericana. Con 3.000 obras clásicas en Internet y con la ambición de que este número ascienda a 30.000 dentro de tres años, este fondo no deja de expandirse a través de nuevos convenios tanto con universidades españolas como extranjeras.

A los cuatro servicios estrenados en febrero -'Mi biblioteca', 'Listas de correo de los autores', 'Bibliotecas del Mundo' y 'Bibliotecas de Voces'-, se han sumado recientemente 'Primera Vista' y 'Entretelibros'. El primero de ellos, fruto de la colaboración entre la Biblioteca Miguel de Cervantes y aquellas editoriales hispanas que desean aprovechar las posibilidades que ofrece Internet, facilita a los usuarios la posibilidad de conocer las obras de los escritores hispanos más importantes de la actualidad.

Dada la normativa vigente en derechos de autor que restringe la reproducción de libros contemporáneos en la red, 'Primera Vista' no ofrece los textos completos, aunque sí extractos del mismo, siempre superiores a un capítulo, encaminados a difundir las nuevas publicaciones de la literatura hispana. Asimismo, este servicio incluye un foro de debate donde los lectores podrán opinar sobre los libros incluídos en el fondo, además de poder solicitar a través de la 'Línea Directa' la participación del autor   para que contribuya al debate y explique el mensaje o la filosofía de su obra.

'Para los amantes de la culturas hispánicas'
La otra novedad de la Biblioteca Miguel de Cervantes, consultada desde su inauguración por más de once millones de internautas procedentes de los cinco contienentes, es 'Entretelibros', una propuesta ideada con la intención de aproximarse al usuario. Desde esta sección, se lanzará cada quince días una pregunta relacionada con alguna de las obras incluídas en el fondo bibliográfico, para posteriormente sortear entre los acertantes un premio, consistente en un lote de cinco textos clásicos en excelentes ediciones críticas. Además, se rifará entre los ganadores un libro electrónico como premio trimestral.

La Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes
sortea cada quince días un lote de cinco
textos clásicos en excelentes ediciones creativas

En consonancia con su propósito de ser "una convocatoria totalmente abierta a universidades, instituciones, empresas y ciudadanos amantes de las culturas hispánicas", la Biblioteca Miguel de Cervantes mantiene una colaboración estrecha con numerosas entidades. Entre las instituciones que ya cuentan con portales a través de los que acceder a este fondo se encuentra el Instituto Joan Lluís Vives, integrado por las universidades de lengua catalana de Alicante, Andorra, Gerona, Barcelona, Islas Baleares, Lleida, Valencia, la Autónoma de Barcelona, la Internacional de Cataluña, la Jaume I, la Oberta de Cataluña, la de Perpinyà, la Politécnica de Cataluña, la Popempu Fabra, la Ramon Llull, la Rovira i Virgili y la de Vic.

Convenios internacionales
Asimismo, tienen portal propio la Biblioteca Nacional de Chile, el Instituto de Literatura y Lingüística José Antonio Portuondo Valdor (Cuba) y el Colegio de México. Con la intención de dar una visión de su dimensión internacional, hay que destacar que entre las instituciones con convenio figuran las universidades extranjeras de Cornell, Harvard, Penn, Stanford y Berkeley, así como las españolas de Salamanca, Castilla-La Mancha, Cantabria, Salamanca, la Carlos III de Madrid y la Internacional Menéndez Pelayo.

Otras entidades con las que la Biblioteca Miguel de Cervantes tiene convenios son la Asociación Argentina para la Elaboración del Corpus Lingüístico de Referencia de Lengua Española, la Asociación de la Televisión Educativa Iberoamericana, la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (México), la Biblioteca Nacional del Perú, las Bibliotecas Rurales Argentinas, la Casa de las Américas, la Fundación Nicolás Guillén y, por último, la Fundación Gustavo Bueno y su proyecto Filosofía en Español.

La Universidad de Alicante incorpora a
sus servicios la consulta de revistas electrónicas

Por otra parte, la Universidad de Alicante, pionera en la digitalización de fondos bibliográficos, ha incorporado a sus servicios la consulta de revistas electrónicas, que pueden ser localizadas a través de un botón de búsqueda. Actualmente, se está trabajando en la incorporación de nuevos enlaces, por lo que cada día se añaden nuevos títulos al catálogo (WebCat). La previsión, según la directora del Servicio de Información Bibliográfica y Documental de la UA, Mercedes Guijarro, es que en las próximas semanas se ofrezca una colección de más de quinientas revistas a texto completo.

No obstante, ya está disponible el enlace a la colección de revistas de Academic Ideal, portal de acceso a 234 títulos de revistas a texto completo de las editoriales Academic Press, Churchill Livingstone, W.B. Saunders y Baillière Tindall, de diferentes materias de interés académico.

Vehículo de difusión
Vista la rápida expansión de Internet como vehículo de difusión y herramienta indispensable de información, no faltan iniciativas de este tipo en otros ámbitos de la cultura española. Así, la Red de Bibliotecas Universitarias (Rebiun), compuesta por cincuenta y cinco universidades y pertenenciente a la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), se ha impuesto como reto para este año tener antes del verano en Internet seis millones de registros de los fondos bibliográficos que actualmente se encuentran en CD Room, así como un catálogo conjunto informatizado con los veinticinco millones de volúmenes que existen, lo que le convertiría en "la base más completa del mundo hispano", según el presidente de Rebiun, Darío Villanueva.

La Red de Bibliotecas Universitarias espera
disponer antes del verano de un catálogo
conjunto informatizado con veinticinco
millones de volúmenes

También el Consorcio de Bibliotecas Universitarias de Cataluña (CBUC), que engloba a ocho universidades públicas y a la Biblioteca de Cataluña, cuenta ya con un fondo digitalizado de revistas a texto completo y bases de datos, consultables desde cualquier punto de la red. El objetivo de esta biblioteca digital, con una parte de información accesible a todo el mundo y otra restringida a las instituciones miembros de la CBUC, es "ofrecer un conjunto nuclear de información electrónica interdisciplinar, dirigido a toda la comunidad universitaria e investigadora de Catalunya".

Madrid no se ha querido quedar atrás y sus universidades, a excepción de la Complutense, han formado un consorcio con el objetivo de desarrollar diversas iniciativas, entre las que destaca la adquisición del sistema informático Unicorn, por el que los usuarios podrán reservar libros, consultar su ficha o hacer solicitudes a través de Internet. Asimismo, tienen previsto desarrollar en los próximos dos años un catálogo colectivo que posibilite a los estudiantes acceder a cualquier fondo bibliográfico disponible en cualquiera de las seis universidades madrileñas.

La Universidad de Cantabria cuenta desde
octubre del año pasado con una de las
bibliotecas electrónicas más avanzadas de España

Financiada por el Banco Santander Central Hispano, la Universidad de Cantabria cuenta desde octubre del año pasado con una de las bibliotecas electrónicas más avanzadas de España. En sus fondos, a los que se puede acceder desde cualquier centro del campus, se encuentran decenas de bases de adtos, desde el diccionario de la Real Academia Española o la Enciclopedia Británica, hasta otras obras y catálogos mucho más específicos de ciencia, tecnología y leyes.

La biblioteca del espacio
Por su parte, la Universidad Politécnica de Valencia trabaja en un proyecto de acceso inalámbrico a las bibliotecas digitales que permitirá a los alumnos y profesores que dispongan de un ordenador portátil poder consultar la versión electrónica desde cualquier lugar del campus. Uno de los propósitos de esta experiencia es conocer la tecnología necesaria para digitalizar en un futuro cercano los fondos de la biblioteca de la UPV.

Este auge de digitalización ha alcanzado hasta al espacio, ámbito en el que la 'Sociedad para la Cooperación Internacional en el Espacio' (SISC) ha creado recientemente su propia biblioteca virtual, una página web donde se puede encontrar toda la documentación educativa sobre el espacio en castellano. Periódicamente, esta página irá añadiendo material, como prácticas de laboratorio, experiencias, guías teóricas, etc. con el objetivo de difundir estos conocimientos en el mundo hispano. 

 

Recortes de Prensa   Página Inicial