AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 29  Abril  2000
#Melting pot
EDUARDO HARO TECGLEN El País 29 Abril 2000

#Vencedores y vencidos
ISABEL SAN SEBASTIAN El Mundo  29 Abril 2000

#La educación desconcertada
FERNANDO SAVATER El País  29 Abril 2000

#Romano Prodi defiende en Bilbao una Europa multicultural frente a EE.UU. 
BILBAO. Ignacio Souto ABC  29 Abril 2000

#Nota del Editor
29 Abril 2000

#La Conferencia de Rectores apoya al de la Rovira i Virgili
JUAN J. GÓMEZ, Madrid El País 29 Abril 2000

Melting pot
EDUARDO HARO TECGLEN El País 29 Abril 2000

Es bueno que Gallardón solicite de un catalán el pregón de las fiestas de Madrid. Pero Vázquez Montalbán es, sobre todo, un cosmopolita y, por lo tanto, un madrileño. Su escritura universaliza los temas, sus lecturas no tienen fronteras ni épocas, su gastronomía llega a las estepas del Asia central. Su cancionero es andaluz, y de tango y bolero. Así no vale. Valen muy pocas cosas en todo esto; desde la misma fiesta que significa la expulsión no sólo de los franceses, sino de los afrancesados, mis antepasados ilustres -por cuanto algunos recogemos de Goya o de Larra lo que podemos- hasta la idea de que los madrileños tenemos que comprender los "hechos diferenciales", como nos dijo Manolo Vázquez. No los comprendo, ni quiero.

Me gusta, claro, la variedad, las individualidades; los platos típicos, la tenora y la dulzaina y el tamboril en las plazas mayores, los coros y danzas, los encajes, los paradores de turismo. De los viejos castillos y las antiguas iglesias, me entusiasma sobre todo verlos en ruina, como un símbolo de cómo cayeron aquellos poderes que aplastaron al pueblo durante siglos. La religión y el amo. Y el nacionalismo, que fue un paso un poco más avanzado del feudalismo, como la burguesía lo fue de la aristocracia: no, no comprendo el hecho diferencial a no ser como mestizaje, como intercambio. "Melting pot", decían los antropólogos: caldera de fusión. Cruce de culturas. Se suele aplicar a Nueva York, donde nada de eso existe: es una ciudad de barrios estancos, algunos hasta imposibles de visitar; de clases, de razas, de orígenes. Endogámica. Prefiero el 1 de mayo unitario al 2 castizo.

Madrid fue siempre, y es aún, ciudad abierta, hasta el punto de que el madrileño no existe. Otras autonomías premian a sus hijos, les exaltan, hacen ediciones de sus libros o reproducciones de sus cuadros: Madrid está mas allá de todo eso. O mas acá, no sé, porque el progreso consiste simplemente en que el tiempo pase, y el tiempo pasa mal ahora, devaluando las igualdades, exaltando los hechos diferenciales, dividiendo las sociedades, o sea, la oposición: fragmentando. Idiomas, ancestros, sexo, edad, raza. A mí me parece positivo que este progreso del día -y espero que el de mañana sea otro- desaparezca pronto, y que los hechos diferenciales sean, por una parte, divertidos; por otra, capaces de sumarse y de fecundar a los otros. Puede que esté anticuado; pero nunca hay que olvidar que los anticuados de hoy serán los progresistas de mañana.

Vencedores y vencidos
ISABEL SAN SEBASTIAN El Mundo  29 Abril 2000

Si aceptamos, recurriendo al viejo aforismo, que la política es la continuación de la guerra por métodos menos cruentos, resulta ilustrativo analizar el resultado del combate librado entre distintos sectores y personajes de la familia popular por un lugar bajo el sol del nuevo Gobierno nacido al amparo de la cálida mayoría absoluta, con vistas a un balance de urgencia de vencedores, vencidos y refugiados momentáneos en la seguridad de la retaguardia.

En la primera categoría se sitúan cuatro nombres perfectamente intercambiables, en coherencia con la tendencia del árbitro único de esta contienda, José María Aznar, a no mostrar con excesiva claridad sus preferencias, ni dejar que nadie se sienta absolutamente seguro en su puesto. Así, Rodrigo Rato ve reconocida su contribución al triunfo electoral y fortalecida su posición con la creación de un Ministerio de Hacienda, adscrito en la práctica a su vicepresidencia económica y asignado a uno de sus hombres de confianza, como Cristóbal Montoro -justo premio a una labor extraordinaria en la pasada legislatura-, pero debe conformarse con seguir siendo vicepresidente segundo, por detrás de Mariano Rajoy. Éste, a su vez, ve recompensada su brillante contribución a la campaña electoral con un ascenso meteórico desde el Ministerio de Educación y Cultura a la Vicepresidencia Primera -y política- del Ejecutivo, con responsabilidades e influencia directa en la codiciada área de medios de comunicación, pero contempla cómo el presidente nombra ministro Portavoz al independiente Pío Cabanillas, en un gesto que indica inequívocamente su deseo de controlar directamente esa delicada tarea, a través de un hombre al que se siente vinculado por relaciones personales y familiares más que estrictamente políticas.

Al sustituido en el puesto de Portavoz, Josep Piqué, no sólo se le eleva y protege de la campaña de acoso mediático y político que viene padeciendo como consecuencia de sus problemas judiciales con el caso Ercros, asignándole la cartera de Exteriores, que por sus características le blinda frente a las críticas de la oposición socialista, sino que se le otorga un poder indirecto innegable sobre el goloso campo de las nuevas tecnologías y telecomunicaciones, nombrando ministra del ramo a una mujer muy cercana a él, Anna Birulés, de innegable capacidad técnica pero nulo peso político. Una mujer cuyas incompatibilidades profesionales retrasarán durante al menos un año y medio su asunción plena del control de las citadas telecomunicaciones, lo que permitirá a Rodrigo Rato seguir supervisando la evolución de un mundo por el que siente un especialísimo interés, ampliamente compartido...

Y queda, por último, Jaime Mayor Oreja, mantenido en una de las carteras más delicadas del Gobierno y de menor fricción con la oposición, con vistas a colocarlo en la cabecera del cartel popular en las próximas elecciones vascas, en las que el PP aspira seriamente a ganar.

Hay otros vencedores menores, por supuesto, como Angel Acebes, a quien se confía la delicada tarea de reorganizar la Justicia, Celia Villalobos o Pilar del Castillo, que cumplen su vieja aspiración de ser ministras, o Jaume Matas, que sorprende a todos con su presencia en el Ejecutivo.

Y luego están los vencidos. Entre ellos, inmediatamente detrás de los cesantes Rafael Arias Salgado e Isabel Tocino -ambos convencidos de haber desempeñado una gestión merecedora de mejor recompensa- hay que reseñar el nombre de Francisco Alvarez Cascos, quien continúa en el Ejecutivo con el rango de ministro, a pesar de haber dicho a más de un conocido que lo abandonaría si dejaba de ser vicepresidente. Alvarez Cascos se hará cargo de una cartera de Fomento despojada de influencia sobre el citado sector de las telecomunicaciones, el de mayor proyección futura, que ya intentó controlar, desde el puesto que ahora abandona, con escaso éxito.

En la retaguardia, por último, dos nombres a tener muy en cuenta para el futuro: el secretario general del PP, Javier Arenas, y elpresidente de la Comunidad Valenciana, Eduardo Zaplana, que siguen velando armas y con las posibilidades intactas.

EL PRECEDENTE
Arzalluz y los «maketos»
La doctrina de Arana. Arzalluz tiene en quien inspirarse. Hace algo más de un siglo, el fundador de su partido, Sabino Arana, ya proclamaba, desde las páginas del Bizkaitarra y el Baserritarra, que «favorecer la irrupción de maketos es fomentar la inmoralidad en nuestro país» o que «la sociedad euskariana se pierde en su roce con la española y es preciso aislarla hoy en lo posible, para salvar a sus miembros, y para salvar a los venideros, aislarla mañana en absoluto por medio de la independencia política». Lo que Arzalluz denomina «inmigración» y Arana «roce» con la nación española, constituye, para ambos, «una terrible desgracia».

EL RUMOR
El diagnóstico de Felipe
«Aznar me odia». Cuentan que Felipe González anda últimamente cabizbajo, meditabundo, deprimido y enfadado consigo mismo y con el mundo por los resultados electorales alcanzados por su partido tras lo que considera una pésima labor de Joaquín Almunia como candidato y secretario general socialista. Dicen que se arrepiente amargamente de haberle impuesto como vicario suyo en la calle de Ferraz. Pero, sobre todo, aseguran que ha elaborado un diagnóstico para explicar la causa última de la abrumadora victoria popular en las urnas: «Es que Aznar me odia y yo sólo le desprecio... y el odio es un sentimiento mucho más operativo», dice Felipe.

LA MANIOBRA
El PCE intriga en Izquierda Unida
Frutos se mueve. En las últimas semanas se han multiplicado los movimientos dentro de IU para imponer a Francisco Frutos al frente de la coalición, en detrimento de Gaspar Llamazares u otros candidatos posibles, como Rosa Aguilar. Entre los coaligados no comunistas crece el malestar por lo que consideran una maniobra descarada del PCE para hacerse con todo el poder, a través de su secretario general, y hay quien predice el fin del proyecto Izquierda Unida a corto o medio plazo, y su sustitución por una recuperación de las siglas del PCE como marca electoral, con una representación más o menos marginal en el Congreso de los Diputados.

La educación desconcertada
FERNANDO SAVATER El País  29 Abril 2000

Una vez pasadas las elecciones, en cuyo periodo preparatorio se oían de vez en cuando algunas generosas vaguedades sobre el asunto, la educación ha vuelto a su prestigioso y secundario lugar habitual. El informe Bricall y las protestas estudiantiles que ha suscitado puede que atraigan cierta atención sobre nuestras insuficiencias universitarias pero el nivel escolar -que, por cierto, tanto tiene que ver con dichas insuficiencias- sigue sin despertar mayor apasionamiento en los debates públicos. Sólo el penoso tema de la asignatura de religión agita de tanto en cuanto las aguas estancadas de la charca... En las abundantes cábalas que ayer mismo se cruzaban acerca de quién ocupará tal o cual ministerio en el Gobierno, la cartera de Educación no fue precisamente la que mayor curiosidad suscitó. Incluso se hablaba de suprimirla sin mayores pérdidas, precisamente este año en que se cumplen cien de su creación; otros seguramente preferirían reducir un despacho tan ocioso a una página web con información de becas. La escuela pública es un ídolo respetado en apariencia a quien algunos ingenuos todavía rezan para evitar nuevos Ejidos pero al cual está mal visto ofrecer cualquier sacrificio efectivo. Y así vamos.

Para matar el rato mientras la ciudadanía se despereza he leído El fin de la educación (ed. Eumo Octaedro), el último libro de Neil Postman, subtitulado 'Una nueva definición del valor de la escuela'. Postman preside el Departamento de Cultura y Comunicación de la Universidad de Nueva York y estudia cuestiones pedagógicas con saludable irreverencia. A finales de los sesenta publicó El fin de la infancia, temprano y lúcido diagnóstico del impacto de la televisión en la mutación misteriosa de lo que antes se entendía por "niño". También es autor de La enseñanza como actividad crítica, y de una disección perspicaz de la oratoria política posmoderna titulada Divertirse hasta morir: discurso público en la era del show-business. En El fin de la educación escribe también con su habitual desenvoltura de francotirador, que a veces provoca más de lo que ilumina y en otras muchas ocasiones logra juntamente ambos objetivos. Aunque se centra en la situación escolar de Estados Unidos, pienso que las líneas principales de su planteamiento pueden ser igualmente relevantes en nuestros pagos: vean si no.

Para comenzar, Postman constata que al hablar de la educación escolar la mayoría de los debates giran en torno a los medios adecuados para llevarla a cabo -diseños curriculares, instrumentos audiovisuales, financiación...- en detrimento de los fines que pretenden obtenerse. Nos preocupamos -¡si es que nos preocupamos... ! - por el cómo, olvidando el por qué o dando por sentado que todos lo conocemos y compartimos. Pero quizá lo que falta realmente es un por qué inteligible y común a partir del cual propiciar las vías de realización. Y recuerda Postman aquel dicho célebre de Nietzsche (que también es el eje de la obra que el psicoanalista Víctor Frankl dedicó a El sentido de la vida, pero que no resulta menos aplicable a la educación): "El que tiene un por qué para vivir puede soportar casi cualquier cómo". Podíamos complementarlo diciendo que, en el caso de la educación, lo que nos falta fundamentalmente para conseguir el cómo es el impulso que nos daría comprender el por qué.

Y no es que falten abogados a favor de la causa educativa. Pero no siempre los más vehementes y escuchados son los más acertados. Muchos recomiendan la educación como el mejor camino para alcanzar el bienestar económico del individuo y aumentar la riqueza de la comunidad. Sin embargo este planteamiento por un lado promete demasiado y por otro resulta esencialmente reductor. Como señala desmitificadoramente Postman, "existe escasa evidencia (mejor dicho, ninguna) de que la productividad de una nación esté relacionada con la calidad de su sistema educativo". El propio caso de Estados Unidos, cuya potencia económica es mucho más indudable que el acierto de su sistema de enseñanza, puede servir como ejemplo. En lo tocante al nivel personal, la evidencia de esta propaganda es aún menos convincente: si de lo que se trata es de enriquecerse, cualquier joven algo espabilado sabe que la vía Jesús Gil presenta mejores perspectivas que la vía Severo Ochoa. Sin duda una persona bien educada está también capacitada para un buen puesto de trabajo, pero semejante disposición marginal es sólo una parte de lo que obtiene en la escuela y ni podría conseguirse si fuera perseguida exclusivamente, con olvido de otros aprendizajes laboralmente no rentables: "La competencia específica tan sólo puede llegar a través de una competencia más genérica, lo cual equivale a afirmar que la competencia económica es sólo un subproducto de la buena educación. Toda educación que se centre principalmente en la utilidad económica, resultará demasiado limitada como para ser de utilidad".

La persona bien educada aprende a ser de un modo más completo y fructífero, no sólo a hacer tal o cual actividad convenientemente remunerada. No puede haber mayor perversión de los objetivos escolares que supeditarlos a las circunstanciales exigencias del mercado ni convertir la educación a éstas en el principal (y aun único) baremo para recomendar el empeño educativo.

A otros despistados, entusiastas de la onda cibernética, les interesa mucho la educación -que consideran "un arma cargada de futuro", como diría el poeta-, pero la escuela les parece un atraso injustificable. Profetizan poniendo los ojos en blanco que mañana ningún niño tendrá que desplazarse al aula, lugar incómodo y aburrido: cada cual en su casa, a través del ordenador, conectará con los profesores y recibirá toda la información interactiva requerida para aprender álgebra o geografía. Será el propio alumno quien decida el momento y la duración del estudio, en lugar de someterse a un horario estereotipado y a una disciplina uniformadora semicarcelaria contra cuyos males ya nos previno Foucault. En fin, que la revolución educativa del siglo XXI comienza con Internet... Bueno, pues ni Postman ni yo nos creemos semejantes pamplinas. El primer aprendizaje escolar es el de convivir en grupo bajo ciertas normas dignas de respeto con diversos semejantes nuestros con los que no nos une ningún lazo de parentesco, salvo la humanidad. Esta lección es más importante que ninguna otra de las que se reciben en el aula. E insustituible: ni por padres experimentadores que presentan objeción de conciencia contra la escolarización obligatoria de sus hijos ni mucho menos por la magia de Internet. Como dice Postman, "aun cuando las nuevas tecnologías pudieran constituir una solución para el aprendizaje de 'materias', actuarían en contra del aprendizaje de lo que conocemos como 'valores sociales', incluyendo la comprensión de los procesos democráticos".

Los niños no sólo quieren aprender noticias sobre las cosas sino también aprender a vivir: los maestros -cuando realmente lo son- no sólo les instruyen sino que también responden a sus demandas de apoyo o compañía en la confusión y resisten a sus necesarios impulsos de rebelión, posibilitándolos y encauzándolos de forma no destructiva. Ningún aparato enseña a convivir como un ser libre entre conciudadanos, y ciertamente no será Internet lo que resuelva el problema escolar que tienen esos tres niños gitanos -el mayor de ellos de ocho años- rechazados en un centro concertado de Burtzeña (Vizcaya), tras antes serlo en un centro público de Zuazo, por manifestaciones de belicosos padres que temen su potencial conflictivo. Por cierto, aunque Internet no sirva para educar a los hijos, ¿no podría ser utilizado para desasnar un poquito a los papás?

Rara avis en su país, Neil Postman cree en la educación pública. Y ve el primer obstáculo contra ella en los efectos disgregadores del llamado multiculturalismo: "La idea de educación pública depende por completo de la existencia de narrativas compartidas, así como de la exclusión de narrativas que conduzcan a la alienación y la división. Lo que hace que las escuelas públicas sean públicas no es tanto que las escuelas tengan objetivos comunes como que los tengan sus alumnos. La razón para ello estriba en que la educación pública no sirve a un público, sino que lo crea". A tal objetivo, por cierto, debería atender ese Ministerio de Educación que algunos hablan de suprimir en aras de facilitar la disposición ideológica a la disgregación. Porque "tal vez una educación que inculque una preocupación casi exclusiva por el grupo propio tenga algún valor, pero será sin duda hostil a la idea de una educación pública y al desarrollo de una cultura común". ¿Cultura común? Pero ¿dónde queda entonces la sacrosanta diversidad? Pues, según Postman, en cualquier sitio menos en el adoctrinamiento multicultural o nacionalista: "Promover la comprensión de la diversidad es, en realidad, lo opuesto a promover el orgullo étnico. Mientras que éste nos pide que dirijamos nuestra atención hacia el interior, hacia los talentos y logros del propio grupo, la diversidad nos pide que nos volquemos hacia el exterior, hacia los talentos y logros de todos los grupos. La diversidad constituye la historia que nos relata cómo nuestras interacciones con muchas clases de personas nos convierten en lo que somos".

No puede sostenerse la educación pública si no logra vertebrarse por medio de alguna narrativa compartida en la que se inscriba la pluralidad (sólo es plural lo que permanece unido). Y sin educación pública puede haber liberalismo económico pero no democracia realmente participativa. De modo que vuelve a ser hora de hablar de los fines de la educación... antes de las próximas elecciones. Fernando Savater es catedrático de Filosofía de la Universidad Complutense.

Romano Prodi defiende en Bilbao una Europa multicultural frente a EE.UU. 
BILBAO. Ignacio Souto ABC  29 Abril 2000

El presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, defendió ayer en el museo Guggenheim de Bilbao una Europa multicultural frente al uniformismo norteamericano. Prodi participó en la inauguración del encuentro «Desafíos de Europa en el siglo XXI», organizado por la Academia Europea de Ciencias y Artes, que debate qué es Europa, de dónde viene y hacia dónde se dirige.

El respeto a la diversidad de las culturas, las tradiciones y las lenguas de los países miembros tiene que ser, en opinión de Romano Prodi, la base de la consolidación de la construcción europea y su ampliación hasta un total de 28 países a partir del año 2003. El presidente de la Comisión Europa contrapuso este proceso a la constitución de los Estados Unidos de América, cuya intención fue, en su origen, construir una unidad, con una sola lengua, desde la diversidad de la procedencia de sus ciudadanos.

El mensaje central del discurso pronunciado ayer por Romano Prodi fue que Europa es capaz de vencer los desafíos económicos, monetarios, culturales y científicos del siglo XXI, para lo que es necesario una fuerte construcción política basada en la diversidad.

La situación de partida es una realidad de pérdida de liderazgo de Europa en un mundo encabezado por Estados Unidos, como pusieron de relieve los intelectuales que participaron en el debate que se celebró ayer y continúa hoy en el museo Guggenheim de Bilbao.

Prodi considera, sin embargo, que Europa es fuerte política y económicamente y que la situación de debilidad del euro se debe únicamente a la «juventud» de la divisa y a que físicamente no existe. Para el presidente de la Comisión Europea estamos ante el mayor desafío político y económico que haya tenido nunca Europa: su ampliación, que traerá tensiones, que habrá que resolver «con los principios de tolerancia, apertura y diálogo».

DIVERSIDAD Y TRADICIÓN
La Europa del futuro que Prodi quiere impulsar es una Europa de minorías, sin liderazgo de ninguna de ellas, «con un espíritu común —dijo— que mantenga la diversidad y las tradiciones».

José Luis Pinillos, académico y catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, explicaba ayer durante su intervención en el debate celebrado en Bilbao que Europa llegó al siglo XX siendo todavía el centro del mundo y un siglo después se encuentra inmersa en una sociedad global liderada por América. «La vanguardia del progreso —señaló Pinillos— se ha desplazado hacia el Oeste y el siglo XXI comienza bajo el signo de una globalidad que se le ha ido de las manos al Viejo Continente».

UN ESPACIO HUMANO
En opinión de José Luis Pinillos, «no sería bueno que el europeo se refugiara en el culto a la Europa que fue, ni tampoco que se lanzara frenéticamente a la carrera sin saber bien hacia dónde». La conclusión del análisis de este académico, crítico con el culto a la eficacia de los Estados Unidos, es que «Europa tiene la mirada previsora que hace falta para construir un espacio humano donde los fines supremos de la vida no sean la fuerza y el dinero, y menos pueda ser más».

El profesor Pedro Schwart defendió la tesis de que Europa y América pertenecen al mismo mundo cultural y comparten valores cristianos y sistemas democráticos, a pesar de las corrientes que imperan en Europa, especialmente en Francia, de distanciamiento entre los dos continentes.

El profesor Ángel Martín Municio destacará también en la ponencia que expondrá hoy el papel de Europa en el nacimiento de la ciencia moderna y explicará cómo en estos momentos Estados Unidos es la primera potencia científica e industrial. «Todos los ingredientes de la ciencia práctica —señala la ponencia del profesor Martín Municio—, acumulados desde las remotas antigüedades del Oriente y de Grecia hasta la Edad Moderna, recalaron en Europa, más o menos indirectamente, a través de la latinidad o de la ciencia árabe, y, de esta manera, se añadieron a los propios de las naciones europeas de la época, y así, pudo tener lugar en Europa el nacimiento cooperativo de la ciencia moderna, con el método experimental y las versiones particulares de la química y de la nueva industria».

Los investigadores europeos han contribuido, no obstante, al liderazgo científico norteamericano, ya que el 38 por ciento de ellos han trabajado en los Estados Unidos o colaborado con investigadores americanos en proyectos comunes.

DONDE EL FUTURO LLEGA PRIMERO
El profesor Daniel Martín Mayorga recoge, por su parte, en su ponencia, la pregunta que se hace Europa sobre cómo recuperar el terreno perdido frente a Estados Unidos, un tema que no es nuevo, ya que hace ya siglo y medio Tocqueville dijo que «Estados Unidos es el país donde el futuro llega primero». Explica Martín este liderazgo por la primacía en las dos columnas que sustentan el actual orden económico: los mercados financieros y las redes de comunicación.

Nota del Editor
 29 Abril 2000

Vaya empanada mental que tiene el Sr. Prodi. Cuando habla de uniformismo en USA, se nota que Prodi no ha viajado por allí. Nos amenaza con un conglomerado de 28 países y por tanto 28 lenguas, así que ya llega la Torre de Babel (eso que no ha tenido en cuenta las otras lenguas en disputa, pues entonces la cuenta sube a más de 280, sin contar el silbo canario o el patois por poner dos ejemplos internacionales).

La Conferencia de Rectores apoya al de la Rovira i Virgili
JUAN J. GÓMEZ, Madrid El País 29 Abril 2000

La Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) calificó ayer de "correcta" la actuación del rector de la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona, Lluís Arola, quien el año pasado sancionó a una profesora por facilitar a los alumnos exámenes de selectividad en castellano (la apartó de la corrección y vigilancia de la prueba del año siguiente), motivo por el que Arola será juzgado por prevaricación.

La Comisión Permanente de la CRUE, que a instancias de su Asamblea General se reunió el jueves con los rectores de universidades catalanas, expresa en un comunicado su convencimiento de que la actuación del rector de la Rovira i Virgili, "en el ejercicio de las competencias que le otorga el ordenamiento vigente sobre la materia, fue correcta". La CRUE dice en la nota que lamenta "profundamente que un posible desacuerdo sobre la aplicación de una normativa académica haya seguido la vía penal".

El apoyo de la Conferencia de Rectores se suma al que recibió Arola de 141 de los 189 ayuntamientos de la provincia de Tarragona. Un centenar de alcaldes y concejales se reunieron el miércoles ante la catedral de Tarragona para respaldar al rector y al reglamento de uso del catalán en el campus, suspendido de forma cautelar por los juzgados de lo contencioso-administrativo tras el recurso interpuesto por la plataforma Convivencia Cívica Ciudadana (CCC) que preside el eurodiputado del PP Aleix Vidal-Quadras.

El reglamento de usos lingüísticos de la Rovira i Virgili cuenta con el respaldo de los rectores catalanes y de la Generalitat. El Parlamento catalán aprobó una proposición no de ley en favor del reglamento respaldada por todos los partidos menos el PP.

La profesora de Gramática Española Josefina Albert, quien representada por un abogado de la plataforma CCC llevó al rector Arola a los tribunales por apartarla de la corrección de la selectividad, ha denunciado varias veces que en la Universitat Rovira i Virgili, a cuya facultad de Letras pertenece, existe una campaña de amenazas contra ella por denunciar al rector.

Recortes de Prensa   Página Inicial