AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 6 Mayo  2000
#Las reglas del juego
IGNACIO SÁNCHEZ CÁMARA ABC 6 Mayo 2000

#Un grupo de historiadores vincula la limpieza étnica con los nacionalismos
VALENCIA. Mariano Gasparet ABC 6 Mayo 2000

#El gran hermano con txapela
FERNANDO LOPEZ AGUDIN El Mundo 6 Mayo 2000

#El engañoso tintero de Víctor Hugo
M. MARTÍN FERRAND ABC 6 Mayo 2000

#El PNV, al margen de la ley
IMPRESIONES El Mundo 6 Mayo 2000

#«Le Monde» subraya que a ETA «el diálogo político apenas» le interesa y que su fin es la violencia
PARÍS. Juan Pedro Quiñonero ABC

#La Audiencia Nacional constata el fuerte aumento de la violencia callejera
JOSÉ YOLDI, Madrid El País 6 Mayo 2000

#La Audiencia Nacional constata el fuerte aumento de la violencia callejera
Pamplona/Bilbao La Estrella Digital 6 Mayo 2000

#La policía detiene a dos hermanos de Villava acusados de amenazar a cuatro concejales de UPN
Pamplona/Bilbao La Estrella Digital 6 Mayo 2000

#Ataques contra Société Générale
El Mundo 6 Mayo 2000

#EH acusa a la Ertzaintza de romper un pacto con el registro de su sede
VITORIA. J. J. Saldaña ABC 6 Mayo 2000

#"Tú no 'sabe inglé"
JUAN CRUZ El País 6 Mayo 2000

Las reglas del juego 
Por IGNACIO SÁNCHEZ CÁMARA ABC 6 Mayo 2000

EL desafío lanzado a la Constitución, y también a otras realidades, por el nacionalismo vasco, merece ser tratado desde varias perspectivas: morales, políticas, históricas,... También, cómo no, desde la jurídica. La Constitución se asienta sobre la realidad previa de un titular de la soberanía que, a la vez, ella reconoce como tal. Esta soberanía corresponde al pueblo español y sólo a él. Cualquier alternativa a este principio choca contra la Constitución y contra una realidad histórica previa sobre la que ésta se fundamenta. El poder constituyente reside en el pueblo español. Ninguna interpretación imaginativa de la Disposición Adicional Primera puede vaciar de contenido a los artículos 1 y 2.

Es evidente, por lo tanto, que cualquier pretensión de establecer una soberanía parcial, por ejemplo, la soberanía vasca, no cabe dentro de la Constitución. Además, una pretendida «soberanía vasca» obligaría a determinar los límites de la «identidad vasca», que deberían coincidir con los residentes en el País Vasco. Cualquier otro criterio de identificación sería intrínsecamente perverso.

Como el principio de una «soberanía vasca» es incompatible con la Constitución, quienes lo defienden se enfrentan a un dilema. O la buscan a partir de la reforma del texto constitucional o lo hacen traspasando sus límites, situándose más allá de la legalidad. Pero fuera de la Constitución, se abre el paso al aventurerismo antidemocrático, a la quiebra de la legalidad, a la ilegitimidad y al caos. La única opción, legal y legítima, para los alucinados del «soberanismo» es el acatamiento de la Constitución y la búsqueda de su reforma legal, mediante el procedimiento democrático de convencer a la mayoría. Una amplia mayoría «soberanista» en el País Vasco se cargaría de razón democrática y obligaría al resto de la nación al menos a la reflexión. Pero las urnas desmienten rotundamente esta presunta mayoría. Incluso, cabe añadir que hasta ahora el PNV nunca se ha presentado abiertamente a unas elecciones reivindicando esta pretensión. Y cabe conjeturar que si lo hiciera, menguarían sus resultados. Por eso, los actuales dirigentes del PNV se encuentran en un atolladero sin salida fácil. La hipótesis del referéndum es tan inconstitucional como inútil, pues abriría un proceso inacabable.

Dado que es poco probable que Arzalluz recupere la sensatez y regrese a la senda constitucional, cabría dirigirse a otros dirigentes y a lo que aún quede de racionalidad en el seno del PNV, que confiemos que no sea poco, para que adopten esta estrategia. El proyecto de «construcción nacional» no merece el sacrificio de una sola vida humana, la transgresión de un solo derecho fundamental. El valor de una persona es infinitamente mayor que el de un proyecto político. Uno puede sacrificar su vida por una idea, pero no puede sacrificar la vida ajena sin convertirse en criminal. El dilema del PNV es acatar la Constitución y buscar su reforma legal o situarse más allá de ella, más allá de la libertad y de la ciudadanía, al lado de los administradores del terror. Hasta hace unos meses estaban, sin duda, del lado de acá. Desde Estella existen más que dudas razonables. Es un grave error que admite marcha atrás. El «problema» quizá carezca de solución definitiva, pero admite, al menos, formas de sobrellevarlo pacíficamente.

La recuperación de la idea constitucional de España, el conocimiento de la historia, el desenmascaramiento de sus falsificaciones son los mejores medios para impugnar las tendencias secesionistas y afirmar la realidad de un País Vasco integrado en el proyecto de una España europea.

Un grupo de historiadores vincula la limpieza étnica con los nacionalismos 
VALENCIA. Mariano Gasparet ABC 6 Mayo 2000

La limpieza étnica es inherente a la construcción de los nacionalismos y así lo han denunciado los ponentes del V Congreso de Historia Contemporánea, que se clausuró ayer en Valencia. Para Michael Mann, de la Universidad de California, la democracia no es una garantía pues «cuanto más alto es el nivel democrático, más feroz es la depuración étnica».

La limpieza étnica ha sido, es y será uno de los instrumentos principales para crear la identidad nacional que confiere fundamento a los nacionalismos.

Los especialistas que clausuraron ayer el V Congreso de Historia Contemporánea celebrado en Valencia, Michael Mann, José Álvarez Junco y Miroslav Hroch coincidieron en apuntar como inherente a la construcción nacional la limpieza étnica, que en el siglo XX se ha cobrado entre 60 y 120 millones de muertos.

«EL SARAMPIÓN AUTONOMISTA»
No obstante, según destacó Michael Mann, «la limpieza étnica comprende una amplia tipología que incluye desde la asimilación voluntaria y los intercambios de población hasta la aniquilación de la minoría». Mann desarrolló una tipología de la limpieza étnica actual y llegó a una paradigmática conclusión a la que llamó «el lado oscuro de la democracia»; esto es, que «cuanto más alto es el nivel democrático, más feroz es la depuración étnica».

Por su parte, el profesor José Álvarez Junco ofreció una visión sobre los problemas de la construcción nacional en España. Álvarez Junco inició su exposición asegurando que «la negación de la nación española por el intelectual valenciano Joan Fuster fue una “boutade” propia del sarampión autonomista».

En un recorrido por la historia de España, este profesor reivindicó la nación española pero, curiosamente, cuestionó el nacionalismo español «porque el retraso económico dificultó la creación de la identidad nacionalista, que fue patrimonio de una élite intelectual en el siglo XIX». De hecho, «cualquier campesino de los siglos XVI o XVII se definiría antes como cristiano viejo que como español».

La asunción del nacionalismo se vio con el problema añadido de que «la identidad nacional requiere culturización, y la educación estaba en manos de la Iglesia, que formaba católicos antes que españoles». Tras el revulsivo de la pérdida de las colonias en 1898 «comenzó un nacionalismo agresivo cuya máxima expresión propiciaron Primo de Rivera y Franco», afirmó Álvarez Junco, quien dijo que los nacionalismos periféricos actuales son consecuencia de esas experiencias dictatoriales.

Por su parte, el profesor checo Miroslav Hroch distinguió entre identidades regionalistas y nacionalistas. Hroch aseguró que «la identidad nacional prevalece sobre la regional en caso de migraciones», y que «ambas no son excluyentes».

El gran hermano con txapela
FERNANDO LOPEZ AGUDIN El Mundo 6 Mayo 2000

Nada refleja mejor el laberinto en que se encuentra el nacionalismo vasco que un degradante programa televisivo que bate récords de audiencia.

Los encerrados en Estella protagonizan ante una atónita opinión pública, sobre todo desde que los pistoleros han irrumpido en el mundo editorial, una versión abertzale que lleva por título «El gran hermano con txapela». Vuelven y se revuelven, entre improperios y declaraciones de amor, para no devolverse el anillo de compromiso. Pactaron una tregua, la rompieron y buscan otra de recambio.

Su problema es que una de las participantes, que esconde un revólver en el cinto de su falda, condiciona la anunciada boda entre las dos familias del nacionalismo. Arnaldo Otegi quiere y no puede, Soledad Iparagirre puede y no quiere y Xabier Arzallus pide al primero que desobedezca, más complicado que la cuadratura del círculo, y a la segunda que consienta, más difícil que un camello pase por el ojo de una aguja.

Mientras termina el programa, previsto para finales del verano, Juan José Ibarretxe se mueve entre la ambigüedad calculada y la indefinición estudiada. Sus últimas declaraciones, en las que manifiesta trabajar por conseguir una mayoría estable que hoy no ve factible con la izquierda abertzale, son la expresión de quien carece de estrategia y no dispone de más recursos tácticos que el de ganar tiempo.

Sabe que si aritméticamente puede mantenerse, políticamente sería un desastre porque en las condiciones que se encuentra el poder desgasta mucho más que la oposición. Siente sobre su nuca el aliento de Jaime Mayor Oreja y sus manos tendidas no encuentran ni un dedo dispuesto a entrelazarlas.

Mitad angustiado, mitad escéptico, espera el final del programa «El gran hermano con txapela» para salir de la incertidumbre en la que se encuentra y proceder a la convocatoria anticipada de elecciones autonómicas. Quien nació en Estella no puede sobrevivir a Estella. Necesita otra legitimidad.

Pero los funerales de su gobierno no necesariamente tienen por qué ser los suyos. Si Mayor Oreja puede beneficiarse de quienes ahora coinciden en su definición de la tregua como una trampa, Ibarretxe puede igualmente rentabilizar la de quienes, mayoritariamente en la izquierda abertzale, no la concibieron ni la conciben en términos tramposos. Esa evidente tentativa, enconar las contradicciones internas del nacionalismo moderado, podría ser un bumerán contra sus promotores pistoleros, si amplios sectores de la base social de Euskal Herritarrok reeditaran en los comicios vascos su voto en las recientes legislativas.

No hay más explicación para la divulgación de las cartas cruzadas entre los grupos nacionalistas que la de unas pistolas intentando cargarse de razón ante la sorda irritación de sus apoyos sociales. Una cosa es poner firmes a la Mesa Nacional de Herri Batasuna, otra muy distinta a sus electores.

Es tan sólo una posibilidad arriesgada, pero la alternativa sería imitar al barón de Munchausen que trató de salir del pozo tirándose de sus propios cabellos.

El engañoso tintero de Víctor Hugo 
Por M. MARTÍN FERRAND ABC 6 Mayo 2000

NADA más insensato, especialmente en política, que fiarse de las apariencias. Del mismo modo que, cuando miramos hacia las estrellas, vemos una realidad que ya caducó hace millones de años luz, cuando observamos lo que pasa en el no mucho más próximo mundo de los partidos políticos, percibimos la cáscara de una sustancia móvil, incierta y distinta según el ángulo en el que nos encontremos y los intereses, ideas o prejuicios que nos sirvan de catalejo. Eso, pienso, es tanto más cierto cuanto más lejos del poder se encuentra el cuerpo político observado.

La máquina propagandista etarra y, por ampliación, la de todo el nacionalismo vasco separatista tiene acreditada su eficacia. De hecho, ha sido capaz de convertir un grupo no muy numeroso de pistoleros en núcleo y faro de la ambición y la esperanza de una buena porción del pueblo vasco. Como muestra de su eficacia y para difuminar las crisis y contradicciones que padece el PNV, se está instalando la perversa idea de que ETA quiere un lehendakari del PP, o del PSOE, como mejor vía para «legitimar» sus acciones y bipolarizar el conflicto.

De los etarras sabemos por experiencia que podrán ser pérfidos; pero que, de ningún modo, son tontos o torpes. Nadie, ni ellos, renuncia a la protección que el poder político, y su cercanía al Presupuesto, proporciona. Un lehendakari no nacionalista —en el sentido que debe dársele al adjetivo en el País Vasco—, avalado por las urnas, reforzado por el otro partido nacional, con personalidad y objetivos concretos sería una catástrofe para el PNV, para EA y, más aún, para los todavía más radicales en los métodos independentistas. A ETA le faltaría el oxígeno que hoy, racionado, le permite respirar con el suficiente brío para ser el motor y el epicentro de todo el mal llamado soberanismo.

Víctor Hugo, en los tiempos en que escribió «Notre-Dame de París», tenía sobre su mesa un tintero de dos cuerpos y dos bocas en el que mojaba su privilegiada pluma. En uno de los cuerpos, magníficamente labrada, lucía una V y, en el otro, una H. Sus colegas y amigos se hacían bocas de la vanidad de «el hijo del general», capaz de mandar grabar con sus iniciales —VH— su propio tintero. El interesado no lo desmintió nunca, pero se supo después que se trataba de unas angarillas de comedor. V de «vinaigre» y H de «huile». Las apariencias engañaron a los amigos del autor de «Los miserables» y las forzadas apariencias de la propaganda nos están engañando ahora a todos en el doloroso y difícil, pero clarísimo, problema vasco. Que se lo pregunten a Jaime Mayor Oreja o a Nicolás Redondo.

El PNV, al margen de la ley
IMPRESIONES El Mundo 6 Mayo 2000

Haciendo caso omiso a las voces que le instan a no seguir deslizándose por la pendiente radical, el PNV -con EA- dio ayer un nuevo paso al aprobar en el Parlamento vasco, junto a EH, una moción en la que se insta a las instituciones y la sociedad vasca a no colaborar con el Ejército. Con la excusa de un antimilitarismo totalmente trasnochado. En este caso, el PNV ha pasado de las palabras contra el sistema político español a los hechos. Como advirtió el parlamentario del PP Juan Carlos Araniguria, la iniciativa aprobada ayer «puede dar lugar a una actuación del Parlamento vasco contraria a derecho». El PNV equivoca el tiro. La única presencia militarista contra la que hay que luchar en el País Vasco es la de los pistoleros de ETA. Nunca la del Estado de Derecho que lucha contra los terroristas.

«Le Monde» subraya que a ETA «el diálogo político apenas» le interesa y que su fin es la violencia 
PARÍS. Juan Pedro Quiñonero ABC

ETA ha perdido la guerra informativa en Francia. En un editorial significativo, el vespertino «Le Monde» estima que la banda terrorista se ha quitado todas sus máscaras, para dejar al descubierto su verdadera naturaleza criminal, recurriendo al asesinato, la extorsión de fondos y el crimen como único objetivo, ridiculizando con horror al PNV y preludiando una nueva campaña de terror, una «loca deriva hacia más violencia y más atrocidades».

En su editorial titulado «ETA, sin máscaras», subraya que la propia banda ha sido la que ha confirmado, con su «batalla» de comunicados, que su «tregua» fue un intento de «trampa para los gobiernos español y francés». Trampa que ha dejado al PNV en un espantoso ridículo, víctima del proceso de Estella, manejado por la banda terrorista como un arma explosiva, según el vespertino.

«Le Monde» estima que a la banda terrorista «el diálogo político apenas le interesa: la violencia no es para ETA un medio, sino un fin». «El secuestro, las bombas, la extorsión de fondos, el asesinato son sus únicas armas, hoy, en el seno de una España democrática, como ayer contra la dictadura franquista».

Hechas esas constataciones, «Le Monde» estima que ETA «está preparando el terreno para una nueva campaña de terror». Ante esa inquietante presunción, el vespertino francés considera que la banda se ha encerrado en su espiral asesina, sin otro horizonte que el crimen mismo, criminalizando voluntariamente todo el problema vasco.

«Le Monde» concluye afirmando que, a su modo de ver, ETA no es totalmente comparable a la Banda Baader alemana o las Brigadas Rojas italianas, estimando que, desde su óptica, la lucha contra la banda terrorista no debiera replegarse en un combate puramente policial, como los delincuentes etarras desean plantear su «demencial deriva criminal».

La Audiencia Nacional constata el fuerte aumento de la violencia callejera
Publicada la Memoria anual del órgano judicial
JOSÉ YOLDI, Madrid El País 6 Mayo 2000

La Audiencia Nacional ha incrementado notablemente su actividad como consecuencia de las acciones de violencia callejera que se registran en el País Vasco y Navarra, según se desprende de la Memoria del citado organismo, que fue difundida ayer.

El documento recuerda que el año anterior la denominada "tregua" de la organización terrorista ETA incidió en una disminución de las causas seguidas por delitos de terrorismo, y en especial en lo referido a los delitos contra las personas, como asesinatos, secuestros o lesiones graves. "Sin embargo", precisa la Memoria, "el concepto de terrorismo previsto en el Código Penal en cuanto a aquellas personas que colaboran a los fines y objetivos de la banda armada y subvertir el orden constitucional, han aumentado de forma considerable".

En el balance anual de la Audiencia Nacional se destaca que "los conocidos grupos Y y otros similares han mantenido, de forma permanente, una lucha callejera ocasionando daños de cuantía económica altísima, incendiando y destruyendo oficinas bancarias, estaciones de ferrocarril, edificios de Juzgados e instalaciones de vehículos y material procedente de Francia, así como lanzamiento de cócteles mólotov y objetos incendiarios contra cuarteles de la Guardia Civil, dependencias policiales y organismos públicos". "Es significativo", agrega, "que en actuaciones judiciales que se han iniciado a primeros de enero de 2000 se ha podido comprobar la existencia de seguimientos, informaciones y preparaciones de presuntos actos delictivos que, en esta fase, no parece que hayan cesado".

La Memoria aborda también otros aspectos como la larga duración de determinados juicios que se celebran en la Audiencia Nacional. "Difícil es de superar los factores consistentes en la desmesurada proposición de medios de prueba y en las muchas veces inútil proliferación de acusaciones particulares y populares"; puntualiza el documento, "pero sí aparece como fácilmente instaurable el que el tribunal pudiera establecer límites temporales a los informes de los letrados, como ocurre en otros ordenamientos jurídicos, para lo que bastaría una sencilla modificación normativa".

Por último, la Memoria plantea aumentar el perímetro de seguridad de la Audiencia y evitar las concentraciones de personas que se manifiestan en las inmediaciones del edificio.

La policía detiene a dos hermanos de Villava acusados de amenazar a cuatro concejales de UPN
El fiscal pide 12 años de cárcel y la inhabilitación política a un edil de EH por su presunta colaboración con la violencia callejera
Un grupo de jóvenes ataca con un artefacto incendiario una entidad bancaria en el municipio navarro de Vera de Bidasoa
Pamplona/Bilbao La Estrella Digital 6 Mayo 2000

Dos hermanos vecinos de Villava fueron detenidos ayer por la Policía en esta localidad navarra, por orden de la Audiencia Nacional, como presuntos autores de las octavillas con amenazas contra los cuatro concejales de UPN del Ayuntamiento de dicha población, informó a Efe la delegación del Gobierno en Navarra. La Policía investiga además la presunta participación de ambos jóvenes, Iker y Carlos I.B., en diversos actos de violencia callejera ocurridos últimamente en Villava.    

La detención de los dos hermanos se produjo a primera hora de la mañana de ayer viernes en el domicilio que ambos hermanos comparten en Villava, previo mandato del Juzgado Central de Instrucción en funciones de guardia de la Audiencia Nacional, que ordenó también la entrada y registro de la vivienda.    

Las octavillas, unas quinientas, fueron distribuidas el pasado miércoles en cuatro puntos de Villava y en ellas aparecían las fotografías y los números de los teléfonos particulares de los cuatro concejales de UPN en el Ayuntamiento de la localidad, a quienes se les responsabilizaba de la situación de los presos vascos.    

En los panfletos, firmados por la organización juvenil abertzale Haika, nacida el pasado mes de abril de la fusión de Jarrai y el colectivo vasco-francés Gazteriak, se instaba igualmente a que se llamara telefónicamente a los ediles para mostrar la repulsa por dicha situación.

La aparición de las octavillas se produjo días después del atentado cometido en esta misma localidad contra el domicilio de un policía nacional, donde explotó un artefacto de fabricación casera que produjo cuantiosos daños en el inmueble y quemaduras leves a un vecino.  

La policía disuelve una contramanifestación
También en la localidad de Villava, la policía disolvió la noche del jueves a un grupo de unas 30 personas que en una "contramanifestación" pretendían llegar hasta el lugar donde se celebraba una concentración de repulsa por el atentado perpetrado el pasado domingo contra la vivienda de un agente. 

Los contramanifestantes, que portaban una pancarta en la que se leía "Los presos en lucha. Euskal Herria como objetivo", fueron conminados por la policía a disolverse, al no ser un acto previamente comunicado. En ese momento, según la fuente, éstos se "abalanzaron" contra los funcionarios policiales "escudados en la pancarta", momento en el que los agentes utilizaron sus porras para repeler la acción y dispersarlos.

Un edil de EH coopera con la violencia callejera
Por otra parte, el fiscal acusó ayer de "cooperar con los fines de ETA" a un concejal de EH juzgado por la quema de un cajero automático en Larrabetzu (Vizcaya) en 1997, y pidió para él doce años de cárcel e inhabilitación para el derecho de sufragio pasivo (ser elegido), condena que le haría perder la condición de edil.    

Según el fiscal, el acusado, "integrado en la organización alegal Jarrai, que forma parte del Movimiento de Liberación Nacional Vasco, en el que también se integra la organización terrorista ETA", incendió un cajero automático de la Caja Bilbao Vizcaya de Larrabetzu.

Después de los hechos y "al verse rodeado por varios transeúntes que disfrutaban de las fiestas locales, Jesús Guinea les hizo frente con un artefacto incendiario de iniciación manual, el cual intentó prender con un mechero sin conseguirlo, ya que se abalanzaron sobre él las personas que circundaban", añade el escrito. En el momento en que fue rodeado por los viandantes, éstos le identificaron después de quitarle "la capucha y el trapo negro con el que cubría su rostro".

Además, el escrito del fiscal recuerda que en el domicilio de Jesús Guinea "se intervinieron entre otros efectos una pegatina con la inscripción 'ETA Mátalos' sobre el fondo del emblema de la Policía Autónoma Vasca con impactos de bala", y publicaciones internas de la organización terrorista ETA y de Jarrai.    

Ataque a una sucursal bancaria
Por otra parte, un grupo de jóvenes sin identificar atacó la noche del jueves con un artefacto incendiario una sucursal bancaria en la localidad navarra de Vera de Bidasoa.

El artefacto utilizado fue una botella que contenía líquido inflamable y que fue arrojada contra las oficinas que el Central Hispano tiene en el número 1 de la calle Itzea Karrika. La delegación del Gobierno precisó que los hechos se registraron sobre las 23,40 horas y sólo produjeron daños materiales de escasa consideración, dado que únicamente resultó roto un cristal de la entidad y ennegrecidas las paredes y mobiliario próximos al lugar por el que penetró la botella incendiaria.    

Ataques contra Société Générale
El Mundo 6 Mayo 2000

Desconocidos atacaron anoche con cócteles molotov una sucursal de la entidad francesa Société Générale en Hendaya, que quedó totalmente calcinada, según informaron fuentes policiales. Los artefactos atravesaron las vitrinas de la entidad y provocaron un incendio que produjo diversos daños materiales, según explicaron las mismas fuentes, que relacionaron el ataque con los actos de kale borroka.

EH acusa a la Ertzaintza de romper un pacto con el registro de su sede 
VITORIA. J. J. Saldaña ABC 6 Mayo 2000

La dirigente de Euskal Herritarrok desveló ayer en el Parlamento vasco la existencia de un acuerdo con la Ertzaintza que este cuerpo policial decidió romper cuando realizó un registro en una sede donostiarra de Herri Batasuna en la que se habían escondido unos radicales que poco antes habían causado un acto de vandalismo callejero.

La dirigente de Euskal Herritarrok Jone Goiricelaia desveló ayer en el Parlamento vasco que la Ertzaintza tenía un compromiso con el proceso político abierto y aseguró que el consejero vasco de Interior, Javier Balza (PNV), «decidió dejarlo a un lado» cuando en marzo registró una sede de HB de San Sebastián en la que se habían escondido los autores de un sabotaje a una sucursal bancaria. Balza, que no negó la existencia de ese pacto, salió en defensa de la Ertzaintza y pidió a EH que no ampare políticamente la violencia callejera.

Mientras, el PP y el PSOE emplazaron directamente a Balza a desmentir la afirmación de Goiricelaia sobre la existencia de ese «pacto político» de la Ertzaintza, que calificaron de «muy grave y vergonzoso».

HB Y LA VIOLENCIA
El parlamentario del PP Carlos Urquijo, que pidió en el mismo pleno la apertura de un expediente contra el jefe de la comisaría de Beasaín (Guipúzcoa), que ordenó a sus agentes no interferir en el proceso de paz, preguntó al responsable de Interior por qué sentía «la necesidad de disculparse ante HB por el registro practicado» y si acaso se debía a la llamada de atención de la dirigente abertzale «a ese pacto político». Asimismo, le preguntó «cuánta cantidad de material tiene que aparecer para decir lo que es una certeza moral: que HB tiene mucho que ver con la violencia callejera en el País Vasco».

La dirigente abertzale Jone Goiricelaia fue la encargada de defender la primera interpelación de la legislatura presentada por su grupo. La parlamentaria de EH denunció irregularidades en el registro practicado por la Ertzaintza a la sede de HB del barrio donostiarra de Gros, que se produjo a raíz de una llamada en la que se comunicaba a la Policía que los autores del ataque ocurrido minutos antes contra una sucursal del BCH en San Sebastián se habían escondido en la citada sede de HB.

Goiricelaia calificó esta actuación de «muy grave» y advirtió a Balza de «las consecuencias», ya que, según indicó, la Ertzaintza rompió con los compromisos políticos que tenía con el proceso de paz. «No sé si fue el inicio de una serie de actividades que estamos viendo o fruto de la casualidad, pero lo cierto es que la Policía Autónoma decidió, o por lo menos dejó de lado, los compromisos que tenía con el proceso», dijo.

Goiricielaia comparó este registro con el practicado por la Guardia Civil también a una de sus sedes, y censuró, sobre todo, que la Ertzaintza actuara «en contra de lo que era uno de sus principios —lograr un clima de distensión social— y volviera a recetas del pasado».

BALZA: NO CONTRA HB
Por su parte, el consejero de Interior indicó al comienzo de su intervención que la actuación de la Ertzaintza «para nada fue una operación policial contra HB» y justificó el registro por la existencia de datos y el conocimiento de la comisión de un presunto delito que debe ser perseguido por la Policía. Balza se negó a «prejuzgar» a HB y acusó al PP y al PSOE de haber realizado unas «intervenciones tendenciosas que le dan patadas al Estado de Derecho». «Están dando por supuesto —dijo— algo que yo no estoy dispuesto a prejuzgar», señaló.

Balza pidió a EH que recupere el espíritu del comunicado que hicieron público en noviembre del 98, en el que apostaban por terminar con las causas que generaban violencia. «Me pregunto —dijo a EH— qué ha cambiado desde el 26 de noviembre hasta el día de hoy para que se rompa ese compromiso y hoy estén presentando como acción represora de la Policía la persecución directa de un delito».

"Tú no 'sabe inglé"
JUAN CRUZ El País 6 Mayo 2000

Uno de los poemas antiyanquis de Nicolás Guillén (hubo malvados que le llamaron Guillén el malo, siendo el bueno el español, don Jorge) representaba un diálogo en el que alguien se reía de los cubanos que sabiendo de todo no sabían inglés: tú que tanto sabes, "tú no sabe inglé, Vítor Manué". Le pusieron música, lo cantaron en los paraninfos y reímos la parodia en la época en que no sabíamos que no saber inglés era también nuestro drama. El otro día el actor norteamericano Billy Cristal se mofó de Pedro Almodóvar, el cineasta español, porque en la ceremonia de los Oscar éste no había pronunciado bien las palabras contadas que le tocaban. Julio Ortega, profesor de literatura en la Universidad norteamericana de Brown e inspirador del programa Trasatlántico, que pretende unir a profesores de español en Estados Unidos con profesores españoles para divulgar mejor nuestra lengua allí donde prospera, contó el otro día en Casa de América que esa mezquindad protagonizada por Cristal es reveladora de un estado de la cuestión. "Tú que sabe hasé, Almodóvar, si tú no sabe inglé". ¿Y Billy Cristal? ¿Habla español? Según se desprende de lo que se oyó estos días en Madrid es posible que lo necesite muy pronto para pedir una pizza en Nueva York o en Los Ángeles, para pedir el ticket del metro en Chicago, para circular por la vida e, incluso, por los platós de Hollywood.

Porque ellos creyeron que el inglés sería la lengua avasalladora y ya les está saliendo el tiro por la culata. ¿De veras? Hay datos, dicen, que llevan al optimismo sobre la lejana pero posible equiparación de las lenguas. Por lo menos, ya nadie, pronto, se burlará de Almodóvar por hablar mal inglés o se reirá del negro cubano porque no se sabe expresar en la lengua privilegiada de William Faulkner. Ahora mismo, en Nueva York, hablar inglés es tan útil como hablar español; la profesora Doris Sommer, que recopila chistes en los que se confunden las dos lenguas en Estados Unidos, dijo algo verdadero sobre Nueva York, y que funciona como un chiste. El chiste reza así: "¿Saben ustedes qué es lo mejor de Nueva York? No, no lo sabemos. Pues lo mejor de Nueva York es que está muy cerca de Estados Unidos". En Nueva York, en Florida, en Chicago... ya no sólo es la lengua española la que se va abriendo paso, se le pega a los candidatos a presidente de los Estados Unidos, impregna las ediciones de los diarios, se sitúa en las estanterías y se convierte en necesidad ineludible del bilingüismo, sino que esa influencia empieza a ser social y arrolladora. Carlos Fuentes lo contó muy gráficamente: la salsa mexicana está desplazando al ketchup... Para hablar como un neoyorquino, dijo una vez reciente The New York Times, aprenda español, y están aprendiendo, a marchas forzadas. Fernando Rodríguez Lafuente, el dinámico y espléndido director del Instituto Cervantes, explicó que esa capital norteamericana -tan cercana a Estados Unidos- ha reclamado recientemente 600 profesores de español, y la industria de la enseñanza de nuestra lengua sigue en alza allí y en la mayor parte de los Estados de la Unión...

¿Falsas ilusiones? Los profesores españoles que presentaron en Madrid su programa parecían sinceramente optimistas; Juan Luis Cebrián, académico español, contó que Bill Gates había llegado una mañana a la institución a la que él pertenece, se había reunido con Víctor García de la Concha y con sus compañeros de corporación académica y había decidido que el diccionario español debía ser una parte esencial de la oferta de Microsoft... La vida de la lengua, vinieron a decir todos, está tan fresca y tan lozana que ya permite la introducción de vocablos foráneos sin que se rompan los cimientos; lo que hay que hacer es cuidarla, saber, pero no situarse a la defensiva; Cebrián recordó la anécdota de un presidente colombiano, hallado in fraganti con su secretaria por su propia esposa: "Estoy sorprendida", y el marido hallado en falso le reconvino: "Querida, el sorprendido soy yo, tú estarás estupefacta". Pues eso, hablar bien la lengua, para exportarla con salud, y para implantarla, allí donde ya se habla, con la seguridad que da tener un idioma con tradición y con fuerza, para que cuando alguien diga "tú no sabe inglé" uno tenga la respuesta en la punta de la lengua.

Recortes de Prensa   Página Inicial