AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 27 Mayo  2000
#Arzalluz
ERASMO El Mundo 27 Mayo 2000

#SINTOMAS DE AGOTAMIENTO EN LA LEGISLATURA VASCA
EDITORIAL El Mundo 27 Mayo 2000

#Un cuadrado redondo
FERNANDO LOPEZ AGUDIN El Mundo  27 Mayo 2000

#Torpeza táctica, error estratégico 
M. MARTÍN FERRAND ABC  27 Mayo 2000  

#ESTA ESPAÑA NUESTRA: El último desfile
RAUL HERAS El Mundo  27 Mayo 2000

#Recuerdan a Ibarretxe que debe defender el Estado de Derecho 
BILBAO. I. Souto ABC  27 Mayo 2000

#Detenidos en Francia dos etarras que se iban a incorporar a un comando operativo
ROBERTO MONTOYA. FERNANDO LAZARO El Mundo  27 Mayo 2000

#El pleno de la Cámara vasca acaba con insultos a Ibarretxe y la expulsión de un diputado
PEDRO GOROSPE, Vitoria El País  27 Mayo 2000

#La Academia de la Historia aplaza a finales de junio el informe definitivo sobre la enseñanza 
MADRID. ABC  27 Mayo 2000  

#La Historia 
JAIME CAMPMANY  ABC  27 Mayo 2000

#La barbarie 
JUAN MANUEL DE PRADA ABC  27 Mayo 2000  

#José Antonio Jáuregui ahonda en el origen cultural de Europa
ANTONIO LUCAS El Mundo  27 Mayo 2000


Arzalluz
ERASMO El Mundo 27 Mayo 2000

Fractura político-social en el Norte, dicen quienes nunca permitieron que la audacia y la defensa terminante de la Vida hicieran acto de presencia. Sin fractura, mil muertos -más los del guerrismo sucio- que claman en sus tumbas contra los matarifes, que ahora coinciden en la misma trinchera de las mentiras con los profetas del Tente mientras cobro y el Ande yo caliente, mátese a la gente.

SINTOMAS DE AGOTAMIENTO EN LA LEGISLATURA VASCA
EDITORIAL El Mundo 27 Mayo 2000

El pleno que celebró ayer el Parlamento Vasco estuvo dominado por la tensión y los nervios hasta el punto de quebrarse la cortesía parlamentaria. No tendría más importancia que la que tienen las cuestiones formales si no fueran, como son en el fondo e independientemente de las posiciones de unos y otros grupos sobre la convocatoria de elecciones, síntomas del agotamiento político de la legislatura vasca.

El presidente de la Cámara, Juan María Atutxa, amonestó y expulsó al portavoz socialista Jesús Eguiguren, cuando pretendía replicar una intervención del lehendakari Ibarretxe. El PSOE considera que, con el Reglamento en la mano, Eguiguren tenía pleno derecho a tomar la palabra pero, en todo caso, la expulsión es una medida excesiva para un incidente leve. Poco después, mientras Ibarretxe acusaba al PP y al PSOE de «mentir y calumniar» por asegurar que existía un pacto entre PNV y EA y ETA, el parlamentario Ricardo Hueso abandonó el hemiciclo insultando al lehendakari. Tanto el portavoz de su grupo como el propio Hueso (quien asegura que sus únicas palabras fueron: «¡Basta ya!»), se disculparon inmediatamente.

No hay justificación para la grosería pero, de todos modos, resulta torticera la explicación de Ibarretxe incluyendo el insulto ocasional en una estrategia del PP por boicotear las instituciones vascas. Parece más ajustado encuadrar lo que ayer ocurrió en el Parlamento en la tensión que vive el País Vasco y, muy en concreto, los militantes y cargos públicos del PP. Si Ibarretxe quiere buscar motivos de más alcance que un exceso personal, no debería dejar de considerar hasta qué punto una parte de la población vasca y los políticos que defienden ideas no nacionalistas se sienten desasistidos por su Gobierno, que no deja de estar instalado -ya pacte con EH, ya guiñe el ojo a los socialistas- en la parálisis.

Ahí está la raíz del agotamiento que muestran los incidentes de ayer. Eso es lo que también refleja, en otro sentido, la disyuntiva en la que se encuentra el PSOE. En una semana se ha pasado de la oferta de un Pacto de Estado con el PP a una errática propuesta de José María Benegas, presidente del partido en el País Vasco, con el añadido de nuevos foros que unos dirigentes entienden como reedición del de Ajuria Enea y otros como la posibilidad de modificar el actual «marco jurídico-político». Hay en el PSOE quienes defienden un cambio desplazando a los nacionalistas del Gobierno vasco, y quienes prefieren volver al entendimiento anterior con el PNV. Pero los buenos deseos no están exentos de ingenuidad porque ellos mismos reconocen que el PNV de hoy no es como el que pactó con el PSOE. La necesidad de desmarañar su confusión es, en todo caso, otro síntoma de la consunción de esta legislatura.

Tendrán que ser las urnas, y más vale pronto que tarde, las que obliguen a la clarificación de las propuestas y conformen mayorías estables para encauzar el futuro.

Un cuadrado redondo
FERNANDO LOPEZ AGUDIN El Mundo  27 Mayo 2000

Nicolás Redondo no tiene quien le escriba desde Madrid. Vive sin vivir en él, la peor desgracia que le puede ocurrir a un burócrata. Su partido carece de dirección, y sus divididos compañeros vascos le empujan a que adopte decisiones contrapuestas. La realidad de Euskadi no puede esperar y todo el ambiente desprende un perfume electoral. Entre los asesinatos de Buesa y Lacalle, más los nombramientos de Juaristi y Múgica como altos cargos del Gobierno de Aznar, se están quedando sin hueco social dado que el trasvase de su electorado hacia Mayor Oreja crece a velocidad de vértigo.

Ha optado por la cuadratura del círculo. Una vela a Javier Rojo y Rodolfo Ares, al proponer cerrar un pacto de Estado con los populares, y otra a Ramón Jáuregui y Jesús Eguiguren, al ofrecer una mesa de diálogo entre todos los partidos vascos. Ambas apenas durarán un soplo en el candelabro político. La primera será apagada por los que quieren encender la segunda sin poder alumbrarla, porque Iturgaiz y Otegi, codo a codo, no están por la labor de encenderla. Los populares buscan expulsar a Ibarretxe de Ajuria Enea; los batasunos han vuelto a ser un disciplinado pelotón de choque de la misma «autoridad militar competente», que acaba de declarar que la elección de Mayor Oreja contribuiría a abrir los ojos de los nacionalistas. Este cuadrado redondo persigue no definirse entre Arzalluz e Iturgaiz hasta después de la más que probable convocatoria anticipada de elecciones autonómicas.

Si pacta antes con uno de los dos, teme completar su casi desaparición sociológica y, por lo tanto, tratará de combinar su juego con la manos diestra y zurda. Esperará a que las urnas despejen la incógnita de si continúa Ibarretxe o le sustituye Mayor Oreja para montarse en el furgón de cola del tren nacionalista o popular. Mientras tanto, gestos, guiños tanto a la derecha como a la izquierda. No hay nada mejor que una larga trayectoria burocrática para saber moverse sin moverse, a la espera de ver en qué dirección soplan los vientos vascos.

Parece indudable que el actual impasse político en Euskadi sólo se verá desbloqueado tras el resultado de esos comicios aún no convocados. Todas las fuerzas políticas están paralizadas ante el vértigo electoral. Cualquier hipotético escenario político pasa previamente por conocer el apellido del futuro inquilino de Ajuria Enea. Pero, precisamente por ello, los socialistas vascos están obligados a formular su propia apuesta de forma inequívoca. De lo contrario, Redondo corre el riesgo cierto de redondear su propio cero político.

Torpeza táctica, error estratégico 
Por M. MARTÍN FERRAND ABC  27 Mayo 2000

ESPAÑA, como bien dice Luis Alberto de Cuenca —poeta y secretario de Estado, pobrecito—, «es un lugar muy triste que ha prohibido los héroes / y ha dejado pudrirse las rosas del escándalo». Las dos negras maldiciones se concitan en el desfile que, vergonzante, recorrerá hoy unas calles discretas, no céntricas, de la ciudad de Barcelona para celebrar (?) el día de las Fuerzas Armadas.

Dentro de unas semanas celebran los franceses su fiesta nacional. El 14 de julio los Campos Elíseos servirán, orgullosos, de escenario a un gran desfile militar que en esta ocasión, en coincidencia con el comienzo de un periodo galo en la presidencia de la UE, contará con la participación de siete países europeos, España entre ellos. «¡Manda huevos!», como decía en su anterior empleo el actual ministro de Defensa, que el Ejército español, el mismo que le paró los pies a Napoleón, pueda desfilar con más brío, garbo y contento por la primera avenida de París que por una calle de segunda en la otra capital de España.

España, dice Luis Alberto de Cuenca en el poema que cito, «es sólo un lugar pobre que ha perdido su alma / sin ganar nada a cambio...». Ya se sabe lo que es un cuerpo sin alma: un zombi sin voluntad ni criterio, avergonzado de su propia nobleza y temeroso de su misma fuerza, un mal padre para cuarenta millones de hijos y un mal ejemplo para trescientos millones de parientes. Una cosa es que valoremos a todas y cada una de las diecisiete porciones del cuerpo nacional con el estímulo de sus propias identidades y otra, muy distinta, la ruptura del todo en beneficio de lo políticamente correcto.

El alma de España está ahí, en la calle, en la gente. Viene de la historia y camina hacia el mañana. Ha salido, hace tiempo, del Presupuesto, pero existe en la conciencia de una mayoría cívica y consciente. España, sigo con Cuenca, es «... un puñado de tierra desunido y estéril. / Por él daría mi sangre hasta la última gota». En el futuro, ha dicho el ministro Federico Trillo, esto del día de las Fuerzas Armadas, «será una celebración entre militares». Algo gremial, supongo. No se me ocurre una idea más lejana del mínimo orgullo nacional exigible ni más inoportuna en su formulación.

Sólo desde el oportunismo nacionalista o desde el complejo nacional se puede tener recelo ante el desfile de un Ejército tan constitucional que fue capaz, en el 81, de parar un golpe de Estado. Otra cosa es la torpeza táctica que puede inscribirse en un notable error estratégico cual parece nuestra meliflua política de Defensa. Mucha OTAN, poco sentido común y nulo entendimiento de la Historia.

ESTA ESPAÑA NUESTRA: El último desfile
RAUL HERAS El Mundo  27 Mayo 2000

Con todo el Estado en las tribunas -incluido Jordi Pujol que siempre ha gustado de proclamarse la máxima representación de España en Cataluña- las Fuerzas Armadas marcharán por Montjuïc en lo que según el ministro de Defensa será su último desfile. La parada castrense puede convertirse en una prueba de fuerza entre el catalanismo más nacionalista y el españolismo más tradicional, no por culpa de los militares que dirigen a los ejércitos, ni por la mayoría de los ciudadanos que está orgullosa de sus misiones de paz, sino por la impericia, mala fe y oportunismo de unos políticos que juegan sus bazas personales y partidistas por encima de la noción de Estado.

Las declaraciones de los dirigentes de CiU colocan a las Fuerzas Armadas casi como un ejército de ocupación (basta recordar al casi siempre moderado Xavier Trias), como tropas extranjeras en territorio conquistado. Esa posición nada tiene que ver con el protocolo, ni con los posibles errores de comunicación entre el Ministerio de Defensa y la Generalitat. Sí tiene que ver, y mucho, con la necesidad de Pujol de distanciarse de nuevo del PP tras la aprobación mutua de los presupuestos de Gobierno, y más que ver aún con la lucha desatada en el seno de CiU por la sucesión del presidente catalán: Artur Mas y los hijos de Pujol quieren controlar el proceso de cambio dentro de Convergència, no están dispuestos a que Duran Lleida pueda ascender al primer plano desde el segundo partido; antes pactarían con un Pasqual Maragall cada vez más distanciado de los pronunciamientos que se están haciendo en el socialismo sobre la unidad de España y la necesidad de cortar de una vez con el inacabable proceso de fragmentación del Estado que una mala interpretación del proceso autonómico ha generado.

Intentar mezclar el pacifismo y el movimiento de las ONG con un desfile militar clásico es de una necedad manifiesta. El agua y el aceite no se integran. Cada uno tiene su papel y su sentido. Es más que posible que la celebración de las Fuerzas Armadas necesite de otro texto y de otro contexto, al igual que lo necesita la celebración de un Día de la Nación en el que todos los españoles converjamos en base a un proyecto común plenamente compartido, asumido y gratificante para la inmensa mayoría. Sin vacilaciones entre fechas tan dispares como la del Descubrimiento de América, la de la Constitución o la del levantamiento contra los franceses. Si el de mañana es el último desfile, la última manifestación de una forma de ver y entender el papel de las Fuerzas Armadas, procuren los políticos que en el plazo de un año tengan una idea, un proyecto que ofrecer a todos los españoles, dejando en el perchero la miopía histórica y la mezquindad partidista. Para que no les obliguemos a sonrojarse de nuevo.

Recuerdan a Ibarretxe que debe defender el Estado de Derecho 
BILBAO. I. Souto ABC  27 Mayo 2000

La Plataforma «¡Basta ya!», que agrupa a la Asociación de Víctimas del Terrorismo del País Vasco, a colectivos como Denon Artean o el Foro de Ermua y a ciudadanos no nacionalistas, procedentes principalmente del mundo universitario, presentó ayer en San Sebastián una carta abierta dirigida al lendakari Juan José Ibarretxe en la que le exige que haga respetar en la comunidad autónoma el Estado de derecho.

En la carta se afirma que el Gobierno de Ibarretxe parece desentenderse de las agresiones que sufren los ciudadanos no nacionalistas en el País Vasco y que van desde la amenaza al asesinato y recuerdan al lendakari que él descalificó la convocatoria realizada por esta misma plataforma el pasado 19 de febrero en San Sebastián, con el argumento de que en Euskadi sobraba seguridad.

Sin embargo, desde entonces, como subraya el escrito de la Plataforma !Basta ya¡, han sido asesinadas dos de las personas que acudieron a esa manifestación de San Sebastián, el dirigente socialista Fernando Buesa y el periodista y fundador del Foro Ermua José Luis López de la Calle. Recuerdan asimismo los firmantes del escrito al lendakari que también apoyó aquella concentración el sindicato de la Ertzaintza ERNE, al que pertenecía el agente de la Policía vasca Jorge Díez, asesinado mientras escoltaba a Fernando Buesa.

El Gobierno vasco «no reacciona, ni acierta a proteger los derechos de los ciudadanos amenazados, así como que parece desentenderse de la seguridad de las personas perseguidas por grupos conocidos por todo el mundo -afirman- que ocupan con descaro pueblos y barrios que consideran de su exclusiva propiedad, aplastando por la fuerza cualquier disidencia», advierten.

«Exigimos un gobierno -prosigue- que persiga la disolución de ETA, que apoye a las víctimas y persiga a los victimarios, decidido a restaurar la justicia y a trabajar por la unidad de la sociedad vasca, sobre derechos y deberes comunes e iguales para todos, sin ciudadanías de primera y de segunda en función de la ideología».

Considera la Plataforma ¡Basta ya! que «el remedio de la situación que vive el País Vasco exige un gobierno vasco fuerte, decidido a enfrentarse sin reservas con el terrorismo en cualquiera de sus expresiones», en contraste con la actitud mantenida por PNV y EA que, según se apunta en la carta, «suscribieron un pacto secreto con ETA que no sólo ha fracasado en sus presuntos objetivos de terminar con la violencia y democratizar al nacionalismo radical», sino que, además «ha servido para el rearme moral y material de los terroristas y sus partidarios, incrementando la indefensión e inseguridad de las personas amenazadas».

Detenidos en Francia dos etarras que se iban a incorporar a un comando operativo
Llevaban documentos falsos españoles, entre ellos credenciales de EL MUNDO
ROBERTO MONTOYA. FERNANDO LAZARO El Mundo  27 Mayo 2000

PARIS/MADRID.- Dos presuntos etarras, Ander Geresta Azurmendi y Aritz Aramburu Goikoetxea, fueron detenidos en la madrugada de ayer en Burdeos tras sostener un tiroteo con una patrulla de la policía francesa.

Según informaron a EL MUNDO fuentes de la lucha antiterrorista, ambos tenían previsto pasar la frontera a España e incorporarse a alguno de los comandos operativos que ETA tiene desplegados.

Las mismas fuentes indicaron que los detenidos portaban pistolas, una de ellas Sig Sauer, la otra de la marca Luger, además cien cartuchos del calibre 9 milímetros parabellum, 1.000 francos franceses y documentaciones españolas falsas. Material similar a éste es con el que habitualmente los etarras que están refugiados en Francia se desplazan a España para incorporarse a los comandos.

Los hechos ocurrieron a las 2.50 horas de ayer en el barrio residencial de Cauderan, cuando una patrulla policial de rutina detectó la presencia de dos individuos en actitud sospechosa, alrededor de un coche que, al parecer, intentaban robar.

El coche policial, ocupado por tres agentes, pasó junto a los dos hombres, los rebasó y continuó unos metros hasta una plaza próxima, en la que dio la vuelta y regresó para identificarlos. Cuando los agentes les dieron el alto, los sospechosos comenzaron a correr en direcciones diferentes.

Dos policías salieron en persecución de Aramburu, al que capturaron tras una larga carrera y le incautaron la pistola Lauger, según informa la agencia Vasco Press. El tercer agente salió tras Geresta quien, después de una corta carrera, se volvió hacia el policía que le perseguía y comenzó a dispararle. El agente se protegió detrás de unos vehículos y realizó tres disparos contra el etarra, que efectuó, al menos, ocho con la pistola Sig Sauer. A pesar del intenso tiroteo ninguno de los dos resultó herido.

Al cabo de un rato, Geresta inició de nuevo la huida, pero tropezó y cayó al suelo, circunstancia que aprovechó el agente para darle al alcance y detenerle.

Fuentes de la investigación, citadas por Efe, subrayaron el carácter extraordinario de lo ocurrido y se preguntaron si refleja un cambio de actitud de la «nueva generación» o se debe simplemente a que los sospechosos perdieron los nervios.

Entre la documentación falsa que se les incautó, según concretaron a este periódico fuentes de la lucha antiterrorista, hay DNI, pasaportes, dos carnés del periódico EL MUNDO, documentos de policías nacionales y de guardias civiles, así como credenciales para intentar acceder al Ministerio de Defensa.

Ander Geresta tiene cuatro causas pendientes en la Audiencia Nacional de Madrid por participar en la kale borroka, arrojando cócteles molotov en la zona de Ordizia. Es sobrino de José Luis Geresta Múgica, ex miembro del comando Donosti que fue hallado muerto en 1999 en las afueras de Rentería con un tiro en la sien.

A Aritz Aramburu, la policía lo vinculan también con diversas acciones de kale borroka realizadas en Guipúzcoa, fundamentalmente en la zona de Goiherri.

Las fuentes consultadas por este periódico precisaron que Aramburu huyó de San Sebastián en octubre de 1996 para eludir una condena de un juzgado donostiarra. Estas fuentes concretaron que el ahora detenido participó en la ocupación ilegal de la Cadena Ser en San Sebastián, en octubre de 1995.

En la región de Las Landas, cerca de donde ayer se practicaron las detenciones de los dos etarras, la policía francesa detuvo hace poco más de un mes a Julia Moreno Macuso, Bombi, presunta miembro del comando Madrid. Desde que la organización terrorista rompió su tregua, las fuerzas de seguridad francesas han logrado detener a un total de 12 presuntos miembros de la organización terrorista.

El pleno de la Cámara vasca acaba con insultos a Ibarretxe y la expulsión de un diputado
Un popular dijo "Váyase a tomar por culo"
PEDRO GOROSPE, Vitoria El País  27 Mayo 2000

Los pequeños dieron ayer una lección a los grandes en el accidentado pleno celebrado ayer en la Cámara vasca. El diputado de Unidad Alavesa Pablo Mosquera retiró una propuesta sobre el pacto de Ajuria Enea para evitar un nuevo enfrentamiento entre partidos, y el portavoz de IU, Javier Madrazo, pidió a los partidos calma para debatir en el futuro una propuesta sobre el diálogo del PSE. Pese a sus esfuerzos, el socialista Jesús Egiguren fue expulsado por el presidente Atutxa y un diputado del PP insultó a Ibarretxe.

La sesión parlamentaria de ayer fue de las que no se olvidan fácilmente. Los diputados abordaron el pleno con la intención de recuperar el diálogo entre los grupos parlamentarios y acabaron abandonando los escaños en medio de palabras gruesas. Los dos portavoces del Grupo Mixto, Pablo Mosquera de UA, y Javier Madrazo de IU cumplieron, mientras que los grandes, PNV, EA, PSE y PP continuaron instalados en el enfrentamiento.

En el orden del día había una propuesta de UA que pedía a los partidos recuperar el consenso de Ajuria Enea. El proponente, el secretario general de UA, Pablo Mosquera, pidió además un debate sosegado para evitar más crispación. Y al principio, así fue. PNV y EA dejaron muy claro que el Pacto de Ajuria Enea era algo del pasado y apostaron por no reproducir "el error" de dejar deliberadamente fuera de un nuevo foro a HB. Mientras, PSE, PP y UA mantuvieron con matices la vigencia de aquel espíritu de consenso. La ausencia de HB les daba la victoria a los constitucionalistas.

Sin embargo, tras las primeras intervenciones y cuando los ánimos empezaban a calentarse, Mosquera anunció que retiraba la iniciativa: "Mi propósito no es dividir ni que se reflejen las divisiones en la Cámara".

El portavoz de UA retiró la propuesta porque el lehendakari se lo pidió. Todos los partidos habían coincidido en que la iniciativa del PSE para formar una mesa de diálogo, que se debatirá a mediados de junio, podía servir de base para reconducir el conflictivo panorama político. Con ese argumento Ibarretxe le pidió a Mosquera un favor, y después se lo agradeció en público. Curiosamente cuando el socialista Jesús Egiguren quiso tomar la palabra para protestar por lo extraño de ese comportamiento, el presidente Juan María Atutxa no se la concedió. Aunque tenía derecho a hablar -Egiguren fue el segundo presidente del Parlamento y se acogió al reglamento- Atutxa le expulsó, provocando la respuesta airada de las filas socialistas. A partir de ese momento, la sesión tomó una nueva dimensión. Nervios, pasillos y otra vez crispación y acusaciones entre todos los portavoces.

Sin embargo lo peor todavía no había llegado. El lehendakari subió al estrado a responder a tres interpelaciones sobre los presuntos pactos entre el PNV y EA con ETA. Entró fuerte y dijo que PSE y PP "mienten y calumnian" al asegurar que existe tal pacto. La segunda vez que lo dijo fue respondido por el diputado del PP Ricardo Hueso: "Ya está bien. Váyase a tomar por culo", dijo mientras abandonaba el escaño. El portavoz del PP Leopoldo Barreda tuvo que pedir disculpas en medio de las protestas de casi todos los diputados. Al final Hueso e Ibarretxe se dieron la mano.

Por su parte, el ministro portavoz del Gobierno, Pio Cabanillas, calificó ayer de "poco comprensible" la propuesta de foro de partidos presentada por el Partido Socialista de Euskadi. A juicio del Gobierno, el PSE, con esta propuesta, da oxígeno al PNV cuando aún no ha abandonado el Pacto de Lizarra.

La Academia de la Historia aplaza a finales de junio el informe definitivo sobre la enseñanza 
MADRID. ABC  27 Mayo 2000  

La Real Academia de la Historia aplazó ayer la aprobación de su informe sobre la enseñanza de esta disciplina tras la polémica suscitada por su publicación en ABC, asunto que monopolizó el debate de la sesión. En un escueto comunicado, la institución dijo que dará a conocer «en breve» el texto, al tiempo que su director, Gonzalo Anes, aseguraba que no se había pretendido criticar al Gobierno.

El vívido debate ocasionado por la publicación en ABC del informe de la Academia tuvo una de sus manifestaciones más expresivas en las declaraciones de Juan Antonio Ortega y Díaz-Ambrona, presidente de la comisión de expertos que elaboró el dictamen sobre las Humanidades. Ortega pidió a la ministra de Educación, Pilar del Castillo, que impulse pronto medidas para la mejora de estas enseñanzas, porque es un déficit del sistema educativo español que «urge» resolver, y añadió que confía en que la ministra lleve a cabo cuanto antes su anuncio de «tomar por los cuernos» el asunto de las Humanidades, de forma que no pase mucho más tiempo sin que se arregle este problema. Aseguró que la dejadez que la Academia reprocha al Gobierno está justificada y es extensiva al resto de asignaturas de Humanidades. «Estoy un poco decepcionado, porque han pasado dos años desde que aprobamos el dictamen y algunas comunidades han dado algunos pasos, pero el resto no ha hecho nada», se lamentó el ex ministro de Educación. A su juicio, existe un consenso claro entre PP y PSOE sobre la necesidad de mejorar las Humanidades, por lo que la Conferencia Sectorial de Educación «tiene que reunirse pronto y tomar medidas».

NO QUIERE CENSURAR
El informe sobre la situación de la enseñanza de esta disciplina califica de «sumamente preocupante» la situación en la Educación Secundaria. Sin embargo, Gonzalo Anes, aseguró ayer que la institución no pretende «censurar al Gobierno ni responsabilizar a nadie». Por su parte, el secretario, Eloy Benito Ruano, confirmó a ABC su existencia, pero afirmó que «no se va a aprobar todavía, porque debe incorporar aún las observaciones que los académicos hagan». Benito Ruano añadió que el visto bueno se encuentra «sine die», si bien admitió que el texto está en un avanzado estado de elaboración, tal y como la proximidad de su difusión, anunciada en el comunicado, hace pensar.

«MUY AVANZADO»
Gonzalo Anes, que dirige la Academia desde diciembre de 1998, sostuvo que el informe aparecido ayer en ABC «no es más que un borrador y sólo es uno de los muchos documentos» que barajan los académicos. Sin embargo, varios de éstos confirmaron ayer a este rotativo que se trata del único que existe. En todo caso, Anes también dijo que el documento definitivo está ya «muy avanzado» y que se dará a conocer «a finales de junio», precisando así algo más el antedicho «sine die». Según su director, la Academia de la Historia «sólo ha querido ejercer el derecho de todo ciudadano a leer aquello que le interese y a dar su opinión sobre ello. En absoluto pretendemos censurar al Gobierno ni responsabilizar a nadie, porque ésa no es nuestra misión».

Según explicó el director de la Academia, cuando ésta decidió velar por el rigor histórico y estudiar los libros de texto de los centros de Enseñanza Media de las autonomías no hacía sino responder a lo establecido en la Real Cédula Fundacional de 1738, que establece la necesidad de aclarar «la importante verdad de los sucesos, desterrando las fábulas introducidas por la ignorancia y la malicia». Para Gonzalo Anes, es notorio que un gran número de alumnos llega a la Universidad sin conocer cuestiones elementales de la Historia de España y sin saber quiénes es Carlos V. Cuando emita su dictamen sobre este asunto, tras dos años de trabajo, la Academia sólo aspira a que «todo el mundo» «tome conciencia del problema», y se adopten medidas.

EN EL PROGRAMA
Por su parte, fuentes del Ministerio de Educación y Cultura se remitieron ayer «al programa del Gobierno en esta materia» y manifestaron que «el día 14 de junio la ministra presentará ante el Congreso las líneas generales de un nuevo proyecto educativo». Será entonces cuando se desvele el alcance de la reforma de las Humanidades. En cualquier caso, añadieron, «en el ámbito de la Educación siempre se buscará el máximo consenso y se escuchará a todos los sectores implicados». En su primera manifestación a la Prensa, la ministra sostuvo que éste «es un tema que a mí me interesa especialmente». «Desde luego —añadió—, voy a coger el toro por los cuernos. Lo que hay que ver son las fórmulas y el proceso. A mí me da la impresión de que ahora hay una sensibilización mayor en el tema». En otra entrevista reciente, la ministra Pilar del Castillo ha dicho que la mejora de la calidad del sistema educativo será uno de sus objetivos preferentes

BUENA ACOGIDA
Historiadores e hispanistas consultados ayer por ABC respaldaron el texto glosado por este diario. Para Manuel Fernández Álvarez «es urgente la reforma de las Humanidades porque el abandono es tan absurdo que es un descalabro de nuestra juventud. Es algo que requiere la sociedad. Cuando Esperanza Aguirre presentó su informe, yo lo apoyé, porque comprendí que obedecía a un deseo auténtico de mejorar la situación aunque se reaccionara como si fuera un asunto de oportunidad política. Pero la Historia es para toda una sociedad, no es de derechas ni de izquierdas, de un partido o de otro. Es urgente que la juventud conozca la Historia, y eso no tiene que alarmar a vascongados ni a catalanes.»

El hispanista Charles Powell dijo a ABC que «no hay grandes sorpresas» en el informe, y que «está en línea con el de Esperanza Aguirre» de 1996. Para Powell, «se solapan dos problemas diferentes: primero, el viejo debate sobre cómo enseñar Historia, y luego otro de tipo político. El primer debate se suscitó también en el Reino Unido en la época de Thatcher, entre los conservadores y los progresistas. Los primeros insisten en la memoria y los exámenes, y los segundos abogan por un mayor contenido analítico y un mayor peso de lo que se llama “empatía”: intentar que los alumnos comprendan en qué consistía ser campesino en el siglo XVII». Pero «por otro lado está el debate más complejo sobre cómo enseñar la Historia en un Estado plurinacional y multilingüe. También en el Reino Unido está muy vivo, porque se ha enseñado Historia de Inglaterra y no existía la de Gales o Irlanda, y ahora los “nacionalistas” ingleses se quejan de que se premia la de la periferia». Powell sitúa la raíz del problema en «la existencia de cuotas, absolutamente ridícula, para fijar la intervención de las autonomías o el Estado a la hora de señalar contenidos. Es irracional».

Javier Tusell ve imprescindible dar «un toque de atención» al Gobierno para que mejore en esta legislatura la enseñanza de la Historia».

La Historia 
Por JAIME CAMPMANY  ABC  27 Mayo 2000

EN cuanto desaparezcan las últimas generaciones del viejo bachillerato, acabará la grande y general Historia y en el mejor de los casos proliferarán los cuentecillos locales y las mentirijillas de campanario. Los estudiantes harán el famoso examen de Lucas Prado y Regato, y dirán que Viriato fue un monarca anglosajón, hijo del gran Cicerón y de la bella Friné. Los españolitos que salgan de las escuelas y de las Universidades andarán a pata coja, mirarán con un ojo y enseñarán un muñón en cada brazo. Serán una Corte de los Milagros de las Humanidades. Quizá no sea necesario esperar tanto, porque ya hay algunas generaciones que caminan así, y hasta en los concursos televisados de cultura elemental los concursantes abren la boca estupefactos en cuanto sale la Casa de Trastámara o la Campana de Huesca.

Muchos de nuestros universitarios salen de las aulas sin saber quién fue Almanzor, por dónde cae el lago Victoria, quién dijo lo de «cogito ergo sum» o quién pintó «La Fornarina». Y además escriben «extreñido», «pan rayado», «exibido» y «genízaro». Si usted les pregunta por Pico de la Mirandola, por Calomarde, por Melanchton, por Voltaire o por Rasputín, lo más probable es que abran la boca un palmo y que le tomen a usted por un bicho raro. Buena parte de nuestros bachilleres no conocerían ningún libro de los de la biblioteca de don Quijote, creen que los versos de Machado son de Juan Manuel Serrat, no han leído una puñetera página de Quevedo y el único Filemón del que han oído hablar es el compañero de Mortadelo.

Lo de Mortadelo y Filemón es, desde luego, una manera de señalar. Es natural. Hemos tenido un presidente del Gobierno que creía que la «Iliada» es una historia de la Biblia, que Héctor sería el «hijo pródigo» y Aquiles el del plato de lentejas. Dentro de poco, estaremos todos homologados culturalmente con aquel presidente de la Comunidad de mi tierra, Andrés Hernández Ros. He contado esta historia varias veces. Cuando mi compañero de «La Verdad» Pepe García Martínez le preguntó su opinión acerca de Carlos I y Felipe II, respondió: «La madre que los parió». Pero lo peor no es la ignorancia. Lo peor es que hemos llegado a una situación en la que hay muchos españolitos que aprenden las Humanidades al revés, y sobre todo la Historia.

Sólo Dios sabe cómo los niños vascos están aprendiendo la Geografía y la Historia. Su mundo acabará en unos límites caprichosos del País Vasco, profesores y libros de texto se habrán apoderado de Navarra, bueno, Nafarroa, y parte de La Rioja, y todos los alrededores serán tierras de maketos hostiles, invasores, gentiles y tiranos. En una ocasión, la Diputación de Guipúzcoa publicó un estudio sobre escritores vascos, y al chapetón y cascaciruelas del autor se le «olvidó» incluir a don Miguel de Unamuno, «fuerte vasco», que nació en Bilbao, y a don Pío Baroja, que nació en San Sebastián. Eso es como hacer la lista del santoral y dejarse fuera a san José y a san Pedro, y meter a santa Sabina, más que nada por lo de Arana.

La Real Academia de la Historia y su director, Gonzalo Anes, han dado la voz de alarma y califican de «muy preocupante» la manera en que se enseña la Historia. La ministra Esperanza Aguirre no pudo llevar a cabo la reforma de la enseñanza de las Humanidades, quizá porque los apoyos de vasquistas y catalanistas no eran precisamente los más proclives a la reforma. Ahora, Pilar del Castillo puede buscar acuerdos y promover consensos, pero cuenta con los votos parlamentarios suficientes para evitar la catástrofe que nos espera si no se pone pronto remedio. Los niños vascos creerán que América la descubrió Javier Arzalluz, los catalanes que Pujol es Ramón Berenguer, y los socialistas de Almunia que Aznar «perdió» la batalla de Lepanto.

La barbarie 
Por JUAN MANUEL DE PRADA ABC  27 Mayo 2000

REZA el tópico que los pueblos que desconocen su historia están condenados a repetirla. Ojalá fuese así. Más bien creo que la ignorancia del pasado constituye una negación del futuro, una bárbara y obscena reivindicación del caos y de la nada. Un informe de la Real Academia de la Historia denuncia la abyecta penuria en que yace postrada la enseñanza de una asignatura que debería servir para explicar nuestro lugar en el mundo, nuestra raigambre intelectual, el árbol genealógico de nuestra idiosincrasia. Si la tragedia que cotidianamente se vive en las escuelas consistiese tan sólo en despachar con una mención sucinta el reinado de Carlos V, o en resolver nuestro siglo con veintidós líneas preñadas de lugares comunes quizá podríamos consolarnos con una sonrisa sarcástica; pero el proceso de degradación que corrompe los planes educativos vigentes no se detiene en estas anécdotas pavorosas, sino que extiende sus raíces hasta el meollo mismo de nuestra identidad. De lo que se trata no es ya de tergiversar el pasado o de suplantar la verdad con maquinaciones fraudulentas, sino, pura y simplemente, de desmantelar el hermoso andamiaje sobre el que se ha sustentado nuestra cultura a lo largo de los siglos.

La infamia que estamos presenciando no afecta únicamente a la enseñanza de la Historia. El latín, la literatura, la religión y, en general, toda disciplina humanista que contribuya a guarecernos frente al vacío de la barbarie ha sido aniquilada con una minuciosidad y un ensañamiento que sólo pueden explicarse como el fruto de una confabulación premeditada. Parece que se aspira a privar a toda una generación de las herramientas intelectuales que nos permiten acceder al conocimiento intrínseco de la realidad y a sustituir las fuentes de ese conocimiento por un caudal de informaciones banales y descontextualizadas que conviertan nuestra travesía por la vida en un peregrinaje ciego y errabundo. Este concienzudo expolio de la cultura clásica acarreará unas consecuencias incalculables: el conocimiento, el verdadero conocimiento, al ser desterrado de las escuelas, prestará su hueco a la manipulación histórica, a los falseamientos ideológicos, a ese nefasto relativismo moral al que los hombres desamparados se aferran cuando les falta un vigoroso cimiento sobre el que poder edificar su curiosidad. La depauperación educativa no se contenta con desterrar las cronologías o el recuento prolijo de hechos pretéritos; también aspira a demoler el sustrato cultural sobre el que se asientan dichos hechos. Se trivializa el pasado para exorcizar su influjo benefactor; quienes han promovido esta mezquindad se aseguran así una sociedad lacaya, enfangada en los andurriales de la ignorancia.

Así se consigue arrojar al hombre a la intemperie. Y cuando el conocimiento no nos asiste, hemos de protegernos de la intemperie mediante la superstición. Del mismo modo que, durante los siglos más lóbregos del Medievo, los siervos de la gleba se sometían al oscurantismo religioso, hoy refugiamos nuestra orfandad intelectual en las cavernas de la tecnología. Los mismos gobernantes que contemplan con negligencia o estolidez el desprestigio de las disciplinas humanistas proclaman con orgullo la entronización de Internet en las escuelas (¿alguien ha observado que escribimos «Internet» sin artículo que determine su género y con Mayúscula Mayestática, como si nos estuviésemos refiriendo a Dios?), como si ese Artilugio Divino al que tributamos nuestra superstición pudiese sustituir el legado inabarcable de los siglos que nos preceden. Ofuscados por esa calentura mentecata que practican los advenedizos y los nuevos ricos, hemos pensado que el papanatismo pedagógico y la superstición tecnológica pueden redimirnos de esta incuria espiritual que entre todos estamos fabricando. Mañana quizá comprendamos la magnitud de la barbarie que risueñamente hemos consentido; pero mañana quizá sea demasiado tarde.

José Antonio Jáuregui ahonda en el origen cultural de Europa
El autor reflexiona sobre los mitos y sus variaciones
ANTONIO LUCAS El Mundo  27 Mayo 2000

MADRID.- Diez años de trabajo ahondando en las raíces comunes de Europa han llevado al profesor y pensador José Antonio Jáuregui a una contundente conclusión: «No conocemos la realidad de nuestro código cultural y la verdadera trascendencia de nuestro patrimonio común».

Intentar reflexionar y dilucidar en ese paisaje cultural común es el propósito de Europa, tema y variaciones (Ed. Maeva), un amplio ensayo -con prólogo de Jacques Delors- que intenta alumbrar la historia y leyenda de todos aquellos mitos, iconos y expresiones que forman parte de nuestra vida, pero cuyo origen no nos pertenece. «Todos nuestros referentes más remotos vienen como herencia de la cultura grecolatina y judía, son una síntesis de aquellas culturas», explicó Jaúregui.

Para presentar el volumen, el autor escogió la Academia de Bellas Artes de San Fernando, en un acto en el que participaron, el jueves, Ramón González de Amezua, director de dicha institución; Juan Carlos Droadio, viceconsejero de Cultura de la Comunidad de Madrid; Marcelino Oreja y Enrique Múgica.

Siguiendo la metáfora del mito y las variaciones, algo que ya estudió el pensador francés Claude Lévi-Strauss, Jaúregui ha intentado explicar los mitos que han formado nuestra tradición, así como los conceptos que han marcado el hecho diferencial de Europa como un continente derivado de una misma raíz originaria: Derecho y Ley, Física y metafísica, Academia y Universidad...

«No conviene equivocarse, no tenemos una cultura común, claro, pero sí un diccionario europeo compartido», explicó José Antonio Jaúregui. Algo que, de algún modo, obliga a oponerse a los nacionalismos cerriles, por su extremada limitación en la interpretación de los espacios comunes. Según el autor de Las reglas del juego, «si el pensamiento nacionalista es bien entendido no hay problema. El conflicto surge cuando algunos presentan como propio algo que no lo es. De esta manera no se puede entender a Europa como concepto».

De esta manera, Jaúregui se cuestiona si existe una cultura europea como tal. «Esta sería una cuestión muy compleja y de múltiples vertientes», aseguró. «Lo que sí está claro es que las variaciones siempre enriquecen al tema, pero no se salen de él». Por eso, ha querido estudiar todos los mitos y conceptos pero no como casos particulares, «sino integrados dentro de un orbe en el que cada Estado ha introducido sus variantes». De ahí nace una identidad particular en el tronco común de los países de Europa.

 

Recortes de Prensa   Página Inicial