AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 16 Junio   2000
#Fuera de juego
JAVIER PÉREZ ROYO El País 16  Junio 2000

#Más allá de derechas e izquierdas
César ALONSO DE LOS RÍOS ABC  16  Junio 2000

#Pujol camufla su debilidad en el victimismo
Impresiones El Mundo 16  Junio 2000

#Duelo a la sombra
VICTORIA PREGO El Mundo 16  Junio 2000

#¿De qué sirve una dama de compañía?
FRANCESC-MARC ALVARO El Mundo 16  Junio 2000

#Más de 100 periodistas viven con escolta por amenazas de ETA
PEDRO CIFUENTES, Madrid El País 16  Junio 2000

#La Generalitat no aceptará la reforma educativa por antinacionalista
El Mundo 16  Junio 2000

#La Generalitat acusa a Cultura de imponer una Historia de España homogénea
El Mundo 16  Junio 2000

Fuera de juego
JAVIER PÉREZ ROYO El País 16  Junio 2000

Todo el mundo sabe lo que es el fuera de juego en el fútbol. Es la máxima expresión de la esterilidad. Cuando un jugador está o viene de una posición de fuera de juego y pretende intervenir en el partido, lo único que consigue es que el árbitro sancione dicha posición y entregue la posesión del balón al equipo contrario. El fuera de juego de un solo jugador anula la actuación de todo el equipo.

Pienso que esta es la metáfora que mejor expresa la posición en la que se encuentran el PNV y EA desde la firma del Pacto de Lizarra. Si hasta ese momento era HB/EH la única formación política en fuera de juego, como consecuencia de su vinculación con ETA, a partir de ese momento es todo el nacionalismo vasco el que se ha situado en dicha posición. En lugar de ser una "pista de aterrizaje" del nacionalismo terrorista en las instituciones, que fue la manera en que el PNV intentó justificar la firma de dicho pacto, Lizarra se ha convertido en todo lo contrario: ETA ha arrastrado a todo el nacionalismo a la posición de fuera de juego en la que ella se encontraba y lo ha reducido a la más completa esterilidad. Mientras se mantengan en Lizarra, nada de lo que digan o hagan el PNV y EA podrá ser tomado en consideración. La jugada está ya anulada.

El problema es más grave todavía porque PNV y EA son los partidos que constituyen el Gobierno vasco y, en consecuencia, la esterilidad política del nacionalismo se convierte en parálisis institucional. El Gobierno exclusivamente nacionalista (PNV y EA) constituido tras las elecciones autonómicas de otoño de 1998 con el apoyo externo de EH, para hacer efectivo el programa político de Lizarra, se ha visto desautorizado en la práctica con el resultado de las elecciones municipales del 13 de junio de 1999 y con el de las elecciones generales de 2000 y desahuciado con la reanudación de los asesinatos por parte de ETA. El Gobierno del PNV y EA, a la vista de los resultados electorales, no ha podido aceptar la ejecución del programa político de Lizarra en los términos solicitados por ETA. Como consecuencia de ello, ETA ha reanudado los asesinatos y EH ha decidido que sólo acudirá al Parlamento vasco cuando se traten asuntos relacionados con el programa político de Lizarra, dejando al Gobierno en minoría. ETA condena al nacionalismo democrático a la parálisis política. EH lo condena a la parálisis institucional.

Éste es el problema que se viene arrastrando en el País Vasco a lo largo de esta legislatura y que está viciando de raíz la vida política en general y el funcionamiento de las instituciones en particular. El último pleno del Parlamento, en el que fue expulsado el portavoz socialista y en el que un diputado del PP faltó de manera intolerable el respeto al lehendakari, creo que ha sido bastante expresivo. El poder es un elemento de agregación social, cuando los ciudadanos lo perciben como un poder legítimo. Pero se convierte en todo lo contrario cuando hay una crisis de legitimidad. Eso es Lizarra. El Gobierno existe por Lizarra, pero el programa político de Lizarra no es ejecutable. Su legitimidad de origen es incompatible con su legitimidad de ejercicio. El resultado es la parálisis. Todos los vicios políticos imaginables encuentran en una situación de parálisis su caldo de cultivo.

Por eso es urgente que el PNV y EA rectifiquen. ETA podía estar en fuera de juego sin provocar por ello la parálisis de todo el sistema político. El PNV y EA no pueden. Su posición de fuera de juego lo paraliza todo. Sin el nacionalismo democrático no hay vida política e institucional posible. Pero con el nacionalismo democrático en posición de fuera de juego tampoco.

Ahora bien, si el PNV y EA tienen que rectificar, el PP y, sobre todo, el Gobierno de la nación, también tienen que hacerlo. No se puede equiparar al nacionalismo democrático con ETA y, sobre todo, no puede el Gobierno justificar en dicha equiparación el incumplimiento de sus obligaciones constitucionales. El Gobierno de la Nación no puede ocultarle información al Gobierno vasco en las materias que son competencia de éste, como se ha reconocido por Enrique Villar, con el pretexto de que están aliados con los asesinos. Si así fuera, el Gobierno tendría que actuar de otra manera: la que está prevista en el artículo 155 de la Constitución. La Constitución vincula al PNV y EA, pero también al PP y su Gobierno.

Más allá de derechas e izquierdas
Por César ALONSO DE LOS RÍOS ABC  16  Junio 2000

A la izquierda le gustan especialmente aquellos debates en los que puede medirse con la derecha. Dada la desolación ideológica y la descomposición orgánica en las que está, necesita confrontaciones que le den la oportunidad de afirmarse, que vienen a probar que las ideologías no han muerto, que todavía quedan márgenes para las opciones políticas y que sigue habiendo dos campos nítidamente diferenciados: el del Bien y el del Mal, el de la reacción y el de la solidaridad.

Por todo esto la izquierda se ha entregado con entusiasmo a la batalla sobre la extranjería, sin embargo las cosas no van a ir por el camino del enfrentamiento bien diferenciado entre derecha e izquierda, ya que junto al PSOE y a IU se han alineado CiU y distinguidas organizaciones empresariales. Contarán asimismo con el apoyo del Defensor del Pueblo. Así que las tesis del Gobierno tienen ante sí un frente de fuerzas políticas y sociales tan contradictorio como sospechoso. Lo mejor que podría decirse es que el enfrentamiento hace referencia más bien a distintas formas de entender las cuestiones de Estado.

Es claro que los empresarios partidarios de una ley laxa, con facilidades para la entrada en el mercado laboral, están movidos no tanto por la generosidad cuanto por sus aspiraciones a una mano de obra abundante y barata. ¿Y qué decir de la sensible formación que preside el muy social Jordi Pujol? Si aparecen junto a la izquierda en este lado de la polémica se debe a algunas razones muy peculiares que debería conocer bien la izquierda socialista y comunista. Cuando el diputado Campuzano defiende una ley de extranjería tan abierta que el Ministerio de Interior no ha dudado en calificar como una llamada a la emigración europea y norteafricana no está haciendo un alarde de humanismo. Está respondiendo a unas necesidades muy específicas de la sociedad catalana desde las concepciones nacionalistas.

CiU no sólo es partidaria como los empleadores de una mano de obra muy disponible, sino de una población tan diferenciada étnica y culturalmente que no le plantee los problemas de integración de la inmigración española. La ventaja de una masa trabajadora magrebí, por ejemplo, es que difícilmente aspirará a integrarse social y culturalmente con los mismos derechos que los tres millones de andaluces, murcianos, extremeños, etcétera. En una palabra, los nacionalistas quieren resolver la necesidad de la mano de obra con gentes que asumen más fácilmente la discriminación y que nunca aspirarán a discutir sus derechos en el mismo pie de igualdad que los catalanes de siempre. Para los nacionalistas una emigración como la norteafricana tendrá ciertamente unos costes sociales pero soportables, en todo caso; dará lugar a fricciones y tensiones pero éstas no traspasarán periferia, quedarán relegadas al infierno de los barrios populares, allí donde la ciudad pierde su nombre y desde luego la identidad catalana... Ésta es la clave real de la política inmigratoria de CiU tan cuidadosamente disfrazada con la careta charnega del diputado Campuzano.

La batalla de la emigración se corresponde a dos formas de entender el peso del Estado. Por eso no resulta fácil comprender al nuevo Defensor del Pueblo al mostrar su adhesión a la ley actual. ¿Acaso puede adelantarse al debate parlamentario y dar a entender que la ley que propone el Gobierno no va a defender a los emigrantes con la misma eficacia que la actual?

Es posible que, consciente de la fama de inutilidad que se atribuye a esta magistratura en un sistema jurídico como el nuestro, quiera convertirla en una tribuna, en una forma de intervención de los grandes debates públicos. Si es así ha tomado una decisión arriesgada porque, como sucede en este caso, el Defensor terminará comprometido con las opciones partidarias.

Pujol camufla su debilidad en el victimismo
Impresiones El Mundo 16  Junio 2000

Lejos quedan aquellos tiempos en los que cada entrevista de Jordi Pujol con José María Aznar venía precedida de una gran expectación política porque la estabilidad del Gobierno central dependía del presidente de la Generalitat. Cada encuentro era una reválida para el jefe del Ejecutivo que gobernaba en precario. Un panorama muy distinto al de ayer. Tras casi cuatro horas de reunión amigable, Pujol salió de La Moncloa igual que había entrado. Eso sí, con buenas palabras. El propio líder catalán reconoció que Aznar no tenía ganas de hablar de temas concretos, sino de su proyecto global. Tal desgana del presidente del Gobierno por concretar no sorprendió a Pujol, consciente como es de que si antes era un socio imprescindible, ahora es un amigo con el que se charla y si se logran puntos de encuentro, mejor; pero si no, tampoco pasa nada. Con la mayoría absoluta, los nacionalistas catalanes, antes decisivos, se han convertido en un elemento ornamental que puede ayudar al Gobierno a fortalecer su imagen dialogante, pero poco más. Y como sabe que pedir ahora a Aznar no resulta sinónimo de que se lo conceda, como sucedía antes, Pujol volvió a quejarse de las penalidades financieras que, según él, aquejan a Cataluña, que, dijo, tiene el peor sistema de financiación no sólo de España, sino de toda Europa. Tal circunstancia, añadió, «ahoga» las posibilidades de progreso de su comunidad autónoma. El líder catalán, no obstante, también usa buenas palabras para mostrarse dispuesto a colaborar con el PP. Virtud que surge de la necesidad del apoyo de este partido para gobernar en Cataluña. Por eso, porque es consciente de que ya no puede mantener posiciones de fuerza, no tiene más remedio que camuflar su debilidad en el victimismo.

Duelo a la sombra
VICTORIA PREGO El Mundo 16  Junio 2000

Se sentaron frente a frente y durante casi cuatro horas hablaron de política con mayúsculas, como definió en otro tiempo Santiago Carrillo su primera conversación secreta con Adolfo Suárez. Después de haber enseñado todas sus cartas y haberlas dejado boca arriba sobre el tapete, para información del socio o quizá del adversario, que nunca se sabe por donde van a salir las cosas, se levantaron de la mesa sin cruzarse apuestas y sin siquiera haber empezado a jugar.

Después de casi año y medio sin encontrarse cara a cara -la última vez que se vieron a solas fue en febrero de 1999- el panorama político había sufrido un vuelco radical que había hecho ya imprescindible y urgente la larguísima conversación de ayer entre el presidente Aznar y el president Pujol.

Lo que hicieron durante toda la mañana fue poner el contador a cero y empezar de nuevo la partida política sobre un tablero distinto y sabiendo, como ambos saben bien, que en la mano de Aznar están casi todos los ases. Pero no todos, y eso también lo saben ambos.

No se han engañado el uno al otro. Aznar expuso abiertamente su idea de España y del papel que en su opinión deben jugar los responsables políticos de las autonomías; su visión del escenario económico presente y futuro para el país; del lugar que debemos ocupar en Europa e incluso del proyecto para el semestre de la presidencia española de la Unión Europea, en el año 2002. Pujol explicó con claridad cuáles son sus pretensiones, que no sus exigencias planteadas como tales, y desgranó algunas de las cuestiones que le parecen prioritarias: financiación autonómica; aplicación abierta y flexible del Estatuto y de la Constitución, en la línea de las sentencias del Tribunal Constitucional, y participación de Cataluña en el quehacer colectivo español con una presencia específica y singular.

Los límites de lo que cada uno de los políticos considera que debería ser el campo de juego ideal para esta legislatura que comienza son abiertamente divergentes en algunos de sus tramos y se lo han hecho saber el uno al otro. Pero, como explicó Pujol, «no nos hemos pedido nada».

¿A qué ha jugado Pujol desde la debilidad numérica de los votos? A poner en valor el voto de calidad que es el único pero determinante as que él conserva en la mano. La mayoría absoluta del Partido Popular en el Gobierno de España y la mayoría minoritaria de CiU en el Parlamento catalán deja muy claras las cosas: de momento Pujol necesita al PP para gobernar en Cataluña y Aznar no necesita a Pujol para gobernar en España... pero le es imprescindible para gobernar bien. Y esa fue la baza que el líder catalán jugó con maestría y con altura política.

En esa conversación se habló del bosque más que de los árboles. «Pero el bosque», aclaró Pujol, «no es sólo el Parlamento. Es muchísimas cosas más y nosotros somos una de esas cosas y lo somos de una manera cualificada».

No hubo compromiso formal alguno porque ni Aznar ni Pujol lo consideraron necesario, y probablemente tampoco posible. Pero ahora cada uno sabe ya con claridad lo que puede esperar y temer del otro y son cosas muy diferentes. Fue, en definitiva, un duelo a la sombra del respeto mutuo y de esa política con mayúsculas en la que, dice Pujol, «hay que saber manejarse».

¿De qué sirve una dama de compañía?
FRANCESC-MARC ALVARO El Mundo 16  Junio 2000

Echando mano de una metáfora costumbrista y diáfana, Jordi Pujol intentó explicar ayer su complicado papel y el de CiU dentro de la actual política española. Si José María Aznar ha recurrido recientemente a la metáfora del bosque (la España grande) y de los árboles (la reclamación catalanista), Pujol ha evocado el paseo ascendente de dos amigos por el barcelonés Paseo de Gracia. Dos amigos que se hacen compañía, que no están de acuerdo en todo, y que no se sabe exactamente donde se separarán. A pasear de esta manera se le llama «ir tirando» o «anar fent», en catalán.

Pero en este paseo algo monótono hay un misterio. Está claro que Pujol necesita, por ahora, los votos del PP en el Parlamento catalán. Al líder de CiU, el paseo con Aznar le conviene para sacar adelante su Gobierno. ¿Pero, para qué quiere Aznar seguir subiendo el Paseo de Gracia con un socio que, numéricamente, es accesorio y, a menudo, incómodo?

Pujol se otorgó ayer a sí mismo el papel de dama de compañía de lujo, porque, según apuntó, el catalanismo moderado regala al proyecto reformista de Aznar un cierto plus, un intangible que en La Moncloa se aprecia y no se quiere perder. Pujol es en Cataluña, España y Europa un dirigente con pedigrí centrista y centrado, inequívocamente democrático y mucho más conocido que cualquier presidente regional del continente.

Tener a Pujol de amigo de paseos no le va nada mal a un Aznar que debe consolidar su fotografía de centro-derecha posfranquista, alejada de la sombra del autoritarismo. Especialmente útil resulta todo ello el día en que se conoce la nueva Ley de Extranjería, bastante alejada de todo espíritu centrista.

Por si esto fuera poco, la dura estrategia de asedio al PNV que el PP ha decidido aplicar en Euskadi necesita algunas compensaciones suaves mediante la escenificación del pactismo catalán, incluso cuando podría prescindirse de él gracias a la mayoría absoluta. Con Pujol de dama de compañía, Aznar puede presentar al nacionalismo vasco como el malo aislado de la película, por contraste con unos periféricos bastante mansos, con los que sí se puede salir de paseo. Añadamos, finalmente, que este paseo también sirve para que el abrazo de Piqué a los sectores moderados del electorado convergente sea casi tan fácil como deslizarse por un tobogán.

Para Pujol, Aznar es la supervivencia contable para tener aire en el Govern. Para Aznar, Pujol es pantalla correctora sobre un centrismo con muchas, demasiadas, excepciones. Contando con el detalle de que Aznar ha descubierto pronto que a Pujol le aterra la posibilidad de quedar marginado del baile de la gobernabilidad española, que le permite aparecer como algo más que un presidente autonómico. De hecho, el sí de Xavier Trias a la investidura de Aznar ya se rigió por esta simbiosis.

¿Y lo concreto? Lo de ayer no era un repaso de la lista, era un tomarse la temperatura para saber si la fiebre sube o baja. Y para constatar que, mientras se pasea en comandita, cada cual tiene el mapa de un bosque distinto en la cabeza. Bastante distinto.      Francesc-Marc Alvaro es periodista y escritor.

Más de 100 periodistas viven con escolta por amenazas de ETA
Informe de Reporteros sin Fronteras
PEDRO CIFUENTES, Madrid El País 16  Junio 2000

"ETA ha convertido a los periodistas en blanco de guerra". Más de 100 viven con escolta oficial o privada, una decena se ha exiliado del País Vasco -alguno se ha ido incluso de Madrid- para huir de los terroristas, y en los últimos dos meses tres periodistas han sufrido atentados: uno de ellos acabó con la vida de José Luis López de Lacalle, columnista de El Mundo .

Una delegación internacional de Reporteros sin Fronteras (RSF) sacó todas estas conclusiones en una visita a Euskadi la semana anterior al asesinato, el pasado 4 de junio, del concejal del PP Jesús María Pedrosa. Confirmó, además, aunque ello no les haga "en absoluto cómplices", que los periodistas de medios "nacionalistas" no necesitan protección contra el acoso de ETA y de los colectivos independentistas violentos.

Las condiciones de trabajo para los periodistas en el País Vasco y muchos otros lugares son "insostenibles", según el informe presentado ayer en Madrid. Los síntomas son "autocensura, inhibición, silencio" -más difíciles de medir- o el exilio, la escolta constante y los ataques con cóctel mólotov , carta-bomba o pistola. Los motivos del acoso son ser señalado como "enemigo de la construcción nacional" vasca, sobre todo si se figura en una de las listas negras confeccionadas por el mundo radical abertzale , que "apunta" para que luego "ETA dispare". Tras la ruptura de la tregua de la banda, en diciembre de 1999, el dirigente de HB José María Olarra calificó a los periodistas de "terroristas de la pluma". ETA los ha llamado, según su procedencia, "perros", "vascos traidores" o "españoles invasores".

De todos los periodistas consultados o referidos se oculta el nombre. Muchos de ellos explicaron a RSF cómo ha cambiado su vida profesional: scanners y guardias de seguridad privada a la entrada de sus sedes, cristales blindados, protección a directivos, chóferes que siguen cursos de cómo huir en caso de atentado, además de las pintadas amenazantes, pasquines acusadores, familiares acosados, casas incendiadas. Uno de ellos explica que "un periodista no puede trabajar con escolta detrás".

RSF, además de protestar " indignados" por esta campaña violenta, pide a los partidos independentistas que dejen de considerar a los periodistas como parte de un conflicto del que no son más que "testigos", y a los Gobiernos central y vasco que concedan toda la protección posible.

La Generalitat no aceptará la reforma educativa por antinacionalista
El Mundo 16  Junio 2000

MADRID.- La Generalitat de Cataluña criticó ayer la propuesta de reforma de las Humanidades, presentada el miércoles por la ministra de Educación, Pilar del Castillo, pues considera que dificultará el reflejo del nacionalismo en la enseñanza. En su opinión, se pretende «reescribir la Historia de España de forma homogénea».

La consejera de Enseñanza de la Generalitat, Carme-Laura Gil, advirtió que el Gobierno catalán no aceptará una reforma de las Humanidades y de la LOGSE que signifique «homogeneizar» el sistema educativo español y «anular» el modelo propio catalán, informa Efe.

La ministra de Educación y Cultura, Pilar del Castillo, anunció ayer una reforma radical del sistema educativo para unificar el modelo en todo el Estado, que pasa por la recuperación del decreto de Humanidades de la ex ministra Esperanza Aguirre y la modificación de la LOGSE.

Por su parte, el sindicato CCOO criticó el cambio de la LOGSE que la titular de Educación quiere introducir para modificar la promoción de los alumnos «y conducir hacia la formación laboral a aquellos que no alcanzan los objetivos de la Secundaria Obligatoria», lo que consideran «una vuelta al desprestigio de la FP».

Por su parte, el sindicato de Trabajadores de la Enseñanza también rechazó la intención del MECD de hacer del cuarto de la ESO un curso con diferentes itinerarios, lo que supone «segregar al alumnado en función de sus conocimientos» y recalcó que la mayoría de las medidas que planteó Del Castillo «no podrán llevarse a cabo si no hay una financiación adecuada».

Para la Federación de Trabajadores de la Enseñanza, la comparecencia de la ministra «discurrió en términos de ambigüedad, limitándose a ser un catálogo de buenas intenciones», aunque apoyaron las reformas legislativas prometidas, pero criticaron que «el supuesto incremento de becas no tiene soporte presupuestario».

La Confederación Española de Asociaciones de Padres de Alumnos calificó de «ambicioso» el plan educativo de Del Castillo, con el que coincide en la «necesaria» ampliación de la educación infantil gratuita y pública hasta los seis años, aunque, por otra parte, consideraron «arriesgado» que los alumnos aborden su itinerario formativo a los 14 años.

La Generalitat acusa a Cultura de imponer una Historia de España homogénea 
BARCELONA. Agencias ABC 16  Junio 2000

La consejera de Enseñanza de la Generalitat, Carmen Laura Gil, advirtió ayer que el Gobierno catalán no aceptará una reforma de las Humanidades y de la LOGSE que signifique «homogeneizar» el sistema educativo español y «anular» el modelo propio catalán. ERC, por su parte, ha exigido a la Generalitat «que salga inmediatamente en defensa de las competencias propias».

La reforma radical del sistema educativo que anunció ayer la ministra de Educación y Cultura, Pilar del Castillo, durante su primera comparecencia en el Congreso de los Diputados, ha desatado una viva controversia. Y ha sido la recuperación del decreto de Humanidades de la ex ministra Esperanza Aguirre para unificar el modelo educativo en todo el Estado el que más llagas ha levantado.

La consejera de Enseñanza de la Generalitat, Carmen Laura Gil, afirmó que «nosotros ya hemos hecho aquí en Cataluña la reforma de las Humanidades, y no estaremos de acuerdo con una iniciativa que pretenda unificar el sistema y hacer un sistema que pudiese anular el nuestro propio». La consejera expresó su temor de que efectivamente vaya a haber un intento de «homogeneizar el sistema porque, no en balde, hay voces dentro del PP y dentro del socialismo español que afirman que puede haber una desvertebración del sistema educativo».

IMAGEN MÍTICA DE ESPAÑA
«Incluso hablan —añadió— de una desvertebración de esa imagen mítica que ellos consideran de España, que ya no es la España de tiempos después de la Constitución, que es la España de las nacionalidades». En cualquier caso, Gil explicó que la Generalitat esperará a que se celebre la conferencia de consejeros de Educación el próximo mes de julio para emitir una opinión oficial y firme sobre la reforma de las Humanidades.

El Partido Socialista de Cataluña (PSC) también ha terciado en la polémica a través de la diputada Assumpta Baig quien aseguró que «decir que se van a reformar cuatro leyes (LOGSE, LODE, LOPEG y LRU) en dos años es no tener en mente qué es la educación en el territorio del Estado y no recordar que el territorio del Ministerio de Educación y Cultura es sólo Ceuta y Melilla». «El hecho de que tengan mayoría absoluta —añadió—, no quiere decir que tengan las competencias en todo el Estado. Tenemos competencias en educación y debe contar con las diferentes realidades de las Comunidades Autónomas». Por ello, Baig reclamó un acuerdo de Estado «con la complicidad de todas las Comunidades Autónomas de cuál debe ser el alcance de las leyes sobre educación».

Una opinión similar fue la vertida ayer por Josep Bargalló de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) quien adelantó que si la Conselleria de Educación no actúa «más allá de los intereses económicos de CiU con el PP, y si no antepone la idea de país a estas cuestiones ERC tomará todas las vías a nuestro alcance para obligarla a defender estas competencias catalanas». El portavoz de ERC considera que el Ministerio de Educación y Cultura pretende hacer en la enseñanza «una nueva LOAPA sectorial que destruya el reconocimiento plurinacional y pluricultural para imponer una visión uniformista acorde con el nacionalismo español agresivo del que el PP ha hecho gala en los últimos tiempos».

Sin embargo, la Asociación Sindical de Profesores de Enseñanza Pública de Cataluña (Aspepc) considera que con el anuncio de reforma de la ministra «las cosas empiezan a arreglarse ya que la situación de caos en los institutos toca fondo y la desmoralización del profesorado parece casi irreversible». La Aspepc también calificó de «sorprendentes» las declaraciones contrarias a la ministra porque, a su juicio, «lo que el ministerio propone es muy parecido a las reformas que la Conselleria ha iniciado en Cataluña. Sería una lástima que la obsesión de CiU por el “hecho diferencial” la llevara a atrincherarse en posiciones fundamentalistas en perjuicio de la enseñanza».

APOYO A LA MINISTRA
También apoya las reformas propuestas por Del Castillo la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE) que considera que muchos de los compromisos expuestos por la ministra, como la elaboración de un proyecto de ley para la mejora de la calidad de la Educación, ya fueron planteados por la CECE hace tiempo. La Confederación Española de Asociaciones de Padres de Alumnos (CEAPA), por su parte, recibió con «sorpresa» el comunicado de la ministra pues «se trata de reformar las leyes en que se sustenta el sistema educatico español» aunque valoró positivamente el que el anuncio se haya hecho en el Parlamento.

Recortes de Prensa   Página Inicial