AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 1 Julio   2000
#El laberinto de la identidad
IGNACIO SÁNCHEZ CÁMARA ABC 1 Julio 2000

#El gran engaño
Alejandro MUÑOZ-ALONSO La Razón 1 Julio 2000

#Historias
J.J. ARMAS MARCELO ABC 1 Julio 2000

#Anes: «El informe es asunto cerrado»
MADRID. Antonio Astorga ABC 1 Julio 2000

#El PP llevará al Senado la polémica sobre la enseñanza de la Historia
Redacción - Madrid .- La Razón 1 Julio 2000

#El Gobierno central inspeccionará la enseñanza en todas las Comunidades Autónomas
VITORIA. I Souto ABC 1 Julio 2000

#El PP propone dirigir el proyecto común vasco «abandonado por el PNV»
VITORIA. ABC 1 Julio 2000

#El arma de la Historia
JAVIER ORTIZ El Mundo 1 Julio 2000

#Nota del Editor: Hechos y valoraciones
1 Julio 2000

#Enrique Múgica a los proetarras: «No soy defensor de asesinos»
VITORIA. ABC 1 Julio 2000

#Nota del Editor: Intérpretes para la reunión de los defensores del pueblo autonómicos.
1 Julio 2000

#La deuda democrática del PNV
Lorenzo CONTRERAS La Razón 1 Julio 2000 

#ETA extiende su campaña de extorsión a empresarios turísticos de Baleares
ANDREU MANRESA, Palma de Mallorca El País 1 Julio 2000

#Un miembro de la «kale borroka» participó en un asesinato de Eta
F. Velasco - Madrid .- La Razón 1 Julio 2000

#EH vota con el Gobierno vasco para asegurar la financiación de la Asamblea de Municipios
PEDRO GOROSPE, Vitoria El País 1 Julio 2000

#Bruselas pretende excluir al español de las traducciones de las patentes
BRUSELAS. Alberto Sotillo corresponsal ABC 1 Julio 2000

El laberinto de la identidad
Por IGNACIO SÁNCHEZ CÁMARA ABC 1 Julio 2000

SI el nacionalismo radical, en sus manifestaciones más turbias y patológicas, no matara, sólo sería acreedor a la chanza y a figurar en la historia universal del ridículo. Siguiendo la máxima del clásico, uno se inclina a que ni siquiera el nacionalismo vasco le sea ajeno, aunque llegue a fracasar en el intento. Y es que los laberintos de la identidad hacen naufragar hasta al navegante más experto, y asombra la arrogante seguridad con la que algunos declaran ser, ante todo, vascos o de Don Benito. Yo, la verdad, me pierdo en el laberinto de la identidad. Soy madrileño, castellano, español, europeo y, quisiera, ciudadano del mundo, pero ignoro si soy ante todo madrileño. Me mareo si se me pregunta si ser madrileño significa ser con la misma intensidad de Chamberí, de Maravillas o de la Arganzuela. Tampoco acierto a responder sin titubeos si soy más europeo que castellano o si me identifico más con un señor de Ribadeo que con otro de Dover. Supongo que depende. Debo de tener graves problemas de identidad.

Si alguien dice que se siente ante todo vasco o andaluz, me siento tan impresionado como si me dijera que es ante todo metalúrgico o anabaptista o moreno o funcionario o soltero. En el nacionalismo particularista sólo alcanzo a ver una manifestación más del morbo que Freud calificó como el «narcisismo de las pequeñas diferencias». Desde Calcuta, por no hablar de Marte, las diferencias entre Arzalluz y Chaves deben de resultar poco significativas. E incluso quizá quepa percibir en el desaforado vasco las más ínclitas y castizas características de la ubérrima raza española. Respeto profundamente los sentimientos de cada cual, pero eso no me obliga a asumirlos intelectualmente. Yo me podría sentir hindú, escandinavo, polinesio o senegalés, pero no lo soy. Y algunos pueden no sentirse españoles y serlo a su pesar. Por mi parte, prefiero identificarme con un genio nepalí que con un zoquete de mi barrio. Identidad por identidad, prefiero la del talento. Quizá porque considero que no tengo bastante y que ser español no otorga patente de ingenio y buen sentido.

Los nacionalistas separatistas peninsulares suelen alegar que también hay un nacionalismo español. Y es cierto. Pero avalado por un proyecto que dura, al menos, doce siglos, desde que por los alrededores de Covadonga, un grupo de cristianos sintieron la pérdida de España y la necesidad de recuperarla. Desde entonces, hay un largo trecho de vida en común. Por el contrario, reivindicar ficticios siglos de dominación hispana dice muy poco en favor de la gallardía de pueblos tan prolongadamente sometidos.

Y es esta obsesiva preocupación por la identidad presuntamente perdida la que explica la necesidad de los nacionalismos retrógados de falsificar la historia, y cuyos desmanes acaba de denunciar la Real Academia. Es quizá natural el desasosiego que debe provocar en un temperamento nacionalista vasco, catalán o gallego, el estudio de, por ejemplo, la vieja polémica entre Américo Castro y Claudio Sánchez-Albornoz. Mientras los dos grandes historiadores se afanaron por indagar en el sentido de la realidad histórica de España, ellos se limitan a negar que exista España o que su realidad rebase la condición de «territorio limítrofe». La Historia es su peor enemigo. Por eso la atacan, tergiversan y deforman. Un consejero de Educación de un Gobierno autónomo decretando la Historia que debe estudiar un alumno de Ribadeo, Palafrugell o Baracaldo, se me antoja tan absurdo como si pretendiera decretar el contenido de la tabla periódica de los elementos o la de los logaritmos. Me fío más del criterio de la Academia de la Historia que del del consejero del Gobierno vasco. Será quizá deformación profesional. Mientras tanto, busco mi identidad desesperadamente. Y la encontraría en la humanidad, si no fuera por el talante intelectual y moral de algunos de sus especímenes.

El gran engaño
Alejandro MUÑOZ-ALONSO La Razón 1 Julio 2000

El informe de la Academia de la Historia ha suscitado una enorme polvareda, explicable por lo escandaloso de la situación que denuncia, pero, al mismo tiempo, sorprendente porque los apuntados por los académicos son hechos bien sabidos por cualquiera que haya tenido el más mínimo interés por este asunto de la enseñanza de la Historia en nuestros centros, incluidos los universitarios. Pero, como subrayó Gonzalo Anes en el acto de presentación de su informe, son dos los graves problemas que se dan en relación con la enseñanza de la Historia, que deben diferenciarse netamente. El primero es la ignorancia pavorosa que nuestros niños y jóvenes tienen de nuestro pasado y del pasado del mundo en general que, un curso tras otro, comprobamos los que profesionalmente nos dedicamos a la Universidad. Los alumnos, incluidos los de los últimos cursos de las carreras más humanísticas, acceden a la Universidad con un desconocimiento casi universal de acontecimientos y fenómenos históricos que, no hace tantas décadas, les habrían cerrado al paso a cualquier carrera universitaria. El problema no se puede trivializar porque no se trata, por supuesto, de la lista de los Reyes godos, como frívolamente se dice a veces, sino de la comprensión coherente de nuestro pasado sin la cual es imposible cobrar plena conciencia de nuestra realidad y situación presentes. Un pueblo de amnésicos se instala en algo muy parecido a la barbarie, cualquiera que sea su desarrollo tecnológico, y se convierte en presa fácil de todos los demagogos, propicio y dispuesto a todos los experimentos degradantes, tipo «Gran Hermano».

    Pero, como decía Anes, este es un problema de ignorancia que se puede solucionar con el estudio, aunque me temo que son ya varias la generaciones de españoles incapaces de salir de ese marasmo de su universal desconocimiento de la Historia en que les sumió un irresponsable sistema educativo. El único síntoma esperanzador -y no sé si peco de optimismo- es el creciente número de adultos que, conscientes de esa grave laguna en su formación, tratan de remediarla con la lectura personal, supliendo con la autodidáctica lo que les negó la enseñanza reglada. Aunque si comparamos el paisaje editorial de nuestras revistas y ediciones de Historia, con el de países como Francia, estamos todavía muy lejos de lo que sería deseable.

    El segundo problema denunciado por el informe de la Academia de la Historia es mucho más grave y de más difícil remedio: Consiste en la manipulación desvergonzada del pasado para acomodarlo y adaptarlo a los prejuicios nacionalistas cuyo punto de partida es siempre, como se sabe, una historia inventada que sirva de apoyo y justificación a sus presentes reivindicaciones separatistas o «soberanistas». Ya hace muchos años cayó en mis manos un libro utilizado por los centros públicos vascos en el que se pintaba la historia de aquellas tierras como la de la secular opresión por la bota castellana. El odio que destilaba aquel panfleto disfrazado de libro de texto era tan patente que escribí entonces que me parecía que había pocos etarras. Porque después de leer aquella sarta de mentiras no podía extrañar que en las impresionables mentes juveniles se inscribiera la profunda convicción de que era justo y necesario dedicar la vida entera a acabar con aquella insoportable opresión. Y la Generalidad de Cataluña publicó en el 92 una síntesis de historia de Cataluña de la que desaparecían la Hispania Tarraconense, el reino de Aragón, Fernando el Católico y al derrotado pretendiente Habsburgo de la Guerra de Sucesión se le denominaba Carlos III de Cataluña, entre otros despropósitos.

    Lo que ha sucedido es que, durante mucho tiempo, ha sido de buen tono, «políticamente correcto», ignorar esos hechos. Ha sido una situación similar a la descrita por Christian Jellen en La ceguera voluntaria donde narra cómo la izquierda europea, a pesar de que la evidencia mostraba la verdadera naturaleza del régimen bolchevique desde los mismo tiempos de Lenin prefirió ignorarlo, contribuyendo así al crecimiento del monstruo. Y la referencia a la URSS es oportuna porque la falsificación de la Historia que se ha llevado a cabo en España -especialmente en el País Vasco y Cataluña- en estos últimos veinte años sólo tiene parangón con la que de la historia de Rusia -y del mundo- por parte de los comunistas, que quedó bien reflejada en la Gran Enciclopedia Soviética. Aquello llegó a extremos tan escandalosos y ridículos que, aún durante el régimen soviético, después de la muerte de Stalin, hubo que rectificar algunos artículos especialmente contradictorios con la verdad histórica, tal y como aparece en las fuentes y en los análisis de los historiadores solventes.

    Pero los nacionalistas añaden ahora a su desvergûenza manipuladora (¿o es que son tan obtusos que se creen sus propias mentiras?) la hipocresía de sentirse ofendidos y perseguidos. Sólo ha sucedido, como en el famoso cuento, que cada vez más gente se ha dado cuenta de las miserias del nacionalismo y que lo que antes se decía por unos pocos y casi siempre en voz baja se dice ahora alto y claro. Con la misma contundencia con la que ellos han atacado a la «inexistente» nación española y al régimen autonómico, la mejor oportunidad histórica que ha vivido nuestro país de resolver los problemas de encaje en el Estado de la plural realidad española que, a pesar de todo, tiene más rasgos comunes y más homogeneidad que los que ellos admiten. ¿O es que la libertad de expresión es también un monopolio nacionalista?

Historias
Por J.J. ARMAS MARCELO ABC 1 Julio 2000

Alguna virtud habría de tener, entre los siglos, la Academia de la Historia: rescatar de las perversas aguas del consenso político una verdad discutible frente a las «indiscutibles» historias de ficción que cada territorio español -históricamente español, pese a quien pese, si a alguien le pesa- se ha sacado de la manga en su propio beneficio. Cierto que la Historia, como disciplina de estudio, no es unitaria ni posee una única dimensión, pero entre los muchos embustes de los profetas nacionalistas y la historia común hay una diferencia sideral.

Durante los largos años de la dictadura franquista, la historia (y la Historia) llegó a confundirse ostensible y obligatoriamente con la llamada «formación del espíritu nacional», mecanismo didáctico a través del cual los ciudadanos libres pasaban a ser súbditos de una nacionalidad -la española- puesta en cuestión precisamente por la obsesiva voluntad del nacionalismo español de una «única historia».

Muerto el perro, la rabia se ha transformado en rabieta y «la vieja que pasa llorando» ha hecho el resto: inventar la Historia de algunos territorios españoles abusando del embuste, hinchando la anécdota y desviando al olvido los verdaderos Episodios Nacionales.

Cabe, pues, recordar en este fin de siglo al laico Benito Pérez Galdós y al más cercano en el tiempo Julio Caro Baroja; y al insoslayable Josep Plá; y a los galleguistas que supieron -y saben- encontrar con sindéresis la síntesis del sentimiento de la llamada patria chica sin dejar de prestar atención a la Historia de todos. Y sin afirmar, en todo caso, que esa Historia no es de todos, como ahora afirman los voluntariosos radicales que han encontrado en la santificación del terruño el invento de esas otras historias que causan sonrojo a tantos vascos, gallegos, catalanes, canarios, castellanos o andaluces.

Si alguna virtud ha tenido el informe de la Academia de la Historia es la de recordar que la Historia, aunque escrita en malos momentos por los vencedores y contra los vencidos, tiene verdades que no puede inventar la política más que como versión novelesca, entre la leyenda y la ficción. Prueba del quince: el pensamiento único de cualquier nacionalista no concibe su contrario ideológico más que dentro de un nacionalismo adversario. Luego todos los que no estamos de acuerdo con la visión nacionalista de los demás, somos nacionalistas españoles. Patético y grotesco.

Anes: «El informe es asunto cerrado»
MADRID. Antonio Astorga ABC 1 Julio 2000

«¡Me han llamado del País Vasco y me han dicho que habéis sido demasiado blandos!». En los pasillos de la Academia se comentaba ayer así el demoledor y riguroso informe sobre las deficiencias en la enseñanza de la Historia. Incluso un académico revelaba que quienes desde Cataluña han colaborado denunciando sesgos «son votantes de CiU».

El director de la Real Academia de la Historia, Gonzalo Anes, declaraba a ABC que el informe sobre la enseñanza de la asignatura en España —que alerta sobre las «tergiversaciones interesadas» nacionalistas que ningunean a España o la consideran como «territorio limítrofe»— es ya asunto cerrado: «Los académicos estuvimos de acuerdo y hubo aprobación general».

—Se les acusa de acusar...
—No acusamos a nadie. Hacemos una radiografía y no proponemos medidas a tomar.

—¿Han sido demasiado blandos en el juicio final?
—Hemos sido objetivos y no hemos querido herir a nadie.

—¿Qué piensa de las amenazas de querella de las ikastolas?
—Cada uno es libre de hacer lo que quiera. Están en su derecho.

—Se ha sugerido un debate...
—...Los debates deben ser en las Universidades y en los centros de investigación y de estudio. Es ahí donde hay que debatir y no convertir una cuestión tan importante como la enseñanza de la Historia en asunto político.

—¿Seguirán analizando libros?
—No. Ya damos por terminado eso. Ahora tenemos que seguir dedicándonos al Diccionario Biográfico Hispánico.

—¿Dan carpetazo a lo hecho?
—Sí, lo damos por terminado.

SECO: «NO IMPONEMOS NADA»
Carlos Seco Serrano señalaba a ABC:

—El informe es una cosa que la Academia se incluye entre sus funciones: vigilar cómo se hace la Enseñanza de la Historia. Ha sido una revisión de libros de texto sin más. No tratamos de imponer nada. Es ahora cuando la cuestión se ha presentado más alarmante. Porque hay textos como para morirse. Las réplicas vienen de gente que no esta enterada del informe.

—Hay quien ha acusado a la Academia y amenaza...
—Eson son ¡soberanas tonterías! Que lo hagan, como no tienen ni idea, pues dicen eso.

El PP llevará al Senado la polémica sobre la enseñanza de la Historia
Redacción - Madrid .- La Razón 1 Julio 2000

El portavoz del Grupo Popular en el Senado, Esteban González Pons, propuso ayer que el debate sobre la enseñanza de la Historia se traslade a la cámara alta y ofreció la mediación de su grupo para crear, en el nuevo periodo de sesiones que empezará en septiembre, los cauces adecuados para que se discuta la polémica abierta por la Academia de la Historia.
    González Pons señaló que le gustaría que un debate «tan importante», abierto después de que la Academia de la Historia denunciase «deficiencias» y «tergiversaciones interesadas» en la enseñanza de esa materia en algunas comunidades autónomas, no quedara fuera de las instituciones parlamentarias.
    En este sentido, el vicepresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, reconoció ayer que «habría que cambiar la enseñanza de la Historia, que debe estudiarse más horas». Rajoy pidió además respecto para la Academia de la Historia. «Los que han colaborado en ese informetienen la suficiente independencia para decir lo que ven y, por tanto, me merecen todo el respeto», indicó.   

Disculpas
Por otra parte, el director de la Confederación de Ikastolas de Euskal Herria, Iñaki Etxezarreta, consideró ayer insatisfactorias las disculpas del director de la Real Academia de Historia, Gonzalo Anes, que precisó que las críticas del informe sobre la enseñanza de la Historia en el País Vasco se dirigen en realidad al nacionalismo y no a todas las ikastolas.
    Etxezarreta dijo ayer que la única rectificación aceptable es la retirada del párrafo del informe que señala que la Historia que se enseña en las ikastolas es «de contenido parcial y tendencioso, inspirado en ideas nacionalistas favorecedoras del racismo y de la exclusión de cuanto signifiquen lazos comunes».En este sentido, el historiador Javier Tusell declaró de nuevo ayer que el informe de la Academia «está bien excepto estas cuatro líneas desastrosas».

El Gobierno central inspeccionará la enseñanza en todas las Comunidades Autónomas
VITORIA. I Souto ABC 1 Julio 2000

La ministra de Educación y Cultura, Pilar del Castillo, anunció ayer en Vitoria que el Gobierno central asumirá la inspección de la calidad de la enseñanza en las Comunidades Autónomas con competencias exclusivas, algo para lo cual le faculta la Constitución, aunque no se había ejercido hasta ahora. Del Castillo realizó este anuncio en el marco del Congreso del Partido Popular de Álava.

Ayer mismo se aprobó una resolución sobre Educación, en la que precisamente se pedía al Gobierno que actualizara y potenciara los servicios de la Alta Inspección de Educación. La ministra contestó anunciando el reforzamiento de esa Alta Inspección y que la haría operativa en todas las Comunidades Autónomas, sin exclusiones, por entender que es uno de los principales elementos vertebradores del sistema educativo y asegura que se cumpla la normativa básica del Estado.

Pilar del Castillo considera que el Ministerio debe asumir sin dilaciones el liderazgo en la vertebración del sistema educativo español, para asegurar que existe un cuerpo común de conocimientos. Entiende la ministra que el proceso de transferencias a las Comunidades Autónomas ha generado desajustes, algunos graves, en el sistema educativo. Pilar del Castillo aclaró que su intención no es uniformar a todas las Comunidades Autónomas y que no pretende enfrentarse con los Gobiernos autonómicos, sino obtener su colaboración, teniendo en cuenta que la calidad de la enseñanza debe ser objetivo de todos.

La ministra anunció la puesta en marcha de un Estatuto de la Función Pública Docente, que significa un apoyo a los profesores. Estima que sin ellos no puede afrontarse ningún reto educativo. Precisamente, también este Estatuto había sido solicitado a la ministra en la resolución aprobada ayer mismo en el Congreso del PP de Álava y redactado por José Manuel Barquero. Del Castillo cree que el País Vasco presenta una primera necesidad de garantizar la libertad y seguridad de los ciudadanos y una segunda de mejorar el sistema educativo. Entiende que es hora de buscar soluciones y de velar porque se aplique correctamente la normativa básica en educación.

La resolución sobre educación aprobada ayer pide la revisión de los contenidos curriculares de los estudios humanísticos para garantizar un equilibrio entre lo común y lo diferente de la España autonómica; la revisión del mapa escolar vasco atendiendo a la realidad sociolingüística, y una política flexible de euskaldunización en la enseñanza, todo ello mediante soluciones de consenso.

Entiende el ponente, José Manuel Barquero, que el Gobierno central y la Administración autonómica deben enmendar las graves deficiencias de la enseñanza de la Historia en la Enseñanza Secundaria y que han sido manifestadas recientemente por la Real Academia de la Historia.

«Hay que poner fin -dice la resolución aprobada- al localismo cerrado en la enseñanza de la geografía, la historia y la literatura, y evitar el intrusismo político, acientífico y sectario que tergiversa, omite o manipula los contenidos de estos saberes, y en especial de la Historia de España y de la Historia del País Vasco como parte inseparable de la Historia común de España».

HORAS OBLIGATORIAS DE CASTELLANO
Considera, asimismo, que es necesario, también, realizar una revisión seria y rigurosa de algunos libros de texto del País Vasco y que es necesario también revisar la normativa y la competencia sobre los libros de texto y su aprobación, porque es competencia del Estado la regulación de las condiciones de obtención, expedición y homologación de títulos académicos y profesionales. «La propaganda política de signo nacionalista de los libros de texto de algunas editoriales vascas -señala la resolución- es la antítesis de la objetividad y la honestidad científicas». El PP anuncia que exigirá al Gobierno vasco la aplicación de criterios serios y rigurosos para la aprobación de tales textos y considera, además, que el Gobierno de la nación debe dar el visto bueno o la aprobación a los libros de texto, que, además de tratar las cuestiones de manera científica y rigurosa, cumplan con los contenidos de las enseñanzas mínimas.

Por otra parte, el Gobierno vasco tendrá que adoptar, antes de que comience el curso 2000-2001, las medidas necesarias para que en todos los centros del País Vasco se exija y garantice el cumplimiento de las horas en castellano que se deben impartir en todos los ciclos de enseñanza, a instancias del Parlamento vasco. El mandato parte de la proposición de Ley presentada por el Partido Popular en la Cámara, que contó con el apoyo de PSE-EE y UA.

El PP propone dirigir el proyecto común vasco «abandonado por el PNV»
VITORIA. ABC 1 Julio 2000

El PP vasco quiere dirigir un proyecto «común y compartido, que satisfaga a nacionalistas y no nacionalistas», algo a lo que, en su opinión, ha renunciado el PNV, que ha preferido «brutalmente atajar para alcanzar sus objetivos» acuciado por el «miedo». En su Congreso provincial de Álava, el PP propone construir una nueva mayoría que tenga la Constitución y el Estatuto como referentes.

El PP cerrará hoy el tercero de sus congresos provinciales en el País Vasco, este fin de semana es el de Álava, que han tenido como objetivo preparar el partido ante un posible adelanto electoral. Como en los congresos anteriores de Vizcaya y Guipúzcoa, en el alavés se incidirá en la «necesidad» de una alternativa de Gobierno al nacionalismo vasco, que es «posible», a su juicio, por el «clamor social generalizado que lo exige» y porque el PP «cuenta con la capacidad, la voluntad y la ambición de articular esta alternativa».

El alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso, defenderá hoy ante unos doscientos compromisarios la ponencia «Principios y acentos de una alternativa de Gobierno», en la que señala que son los partidos que defienden la Constitución y el Estatuto los que deben concretar esa alternativa. El debate entre el PP y el PSE, añade la ponencia, «debe centrarse en dirimir cuál de ellos muestra una mayor capacidad para dirigir y liderar esta alternativa».

En la ponencia, el PP propone liderar un proyecto común y compartido, «que de momento ha sido abandonado por el nacionalismo vasco» tras decidir «brutalmente atajar para alcanzar sus objetivos». La pregunta, añade, «es si hay alguna posibilidad de llegar a una conciliación de las posiciones entre nacionalistas y no nacionalistas y encontrar un proyecto que satisfaga a unos y a otros».

El Partido Popular advierte que algunos buscan la paz «desde la exclusión y la imposición, desde la ruptura unilateral de un compromiso histórico como es el Estatuto de Autonomía». Frente a este planteamiento, los populares sitúan la libertad «como valor absoluto» y como «pilar básico de la alternancia política».

El proyecto que defiende el PP se apoya en cuatro «principios esenciales»: «El fin no justifica los medios, la paz no tiene precio político, no se puede negociar políticamente nunca, con quienes matan, asesinan y extorsionan, y no se puede dialogar mientras matan, asesinan y extorsionan».

«Se necesita un Gobierno», dice el PP, «que se atreva y sepa decir la verdad, que permita identificar algo tan elemental como las víctimas y los verdugos, que pacte con los demócratas y rompa con los violentos, que no deforme la interpretación de lo que estamos viviendo».

EL PLURALISMO, SEÑA DE IDENTIDAD
El pluralismo «hiperdesarrollado» es, según la ponencia del PP, «la principal seña de identidad de la sociedad vasca», pero también «la principal dificultad para resolver el problema vasco» y «el gran reto de la convivencia». En esta situación, los populares consideran que las reglas de juego políticas y los puntos de encuentro «adquieren un valor trascendental que el Gobierno vasco debe defender con especial rigor». «No se pueden alterar las reglas de juego básicas, creando otras instituciones como Udalbiltza, diseñadas como instrumentos sustitutorios a las actuales, desde sus presupuestos generales», dice.

El PP entiende que en el País Vasco hay un «problema político», originado por «las diferencias internas», y recuerda que «un Gobierno no está para imponer una ideología, un sentimiento, un movimiento nacional o una construcción nacional».

El alcalde de Vitoria subrayará en su exposición que la alternativa que propone el PP «pondrá el acento en la independencia y la libertad del variado conjunto de instituciones sociales que vertebran» el País Vasco.

La ponencia dedica un apartado a las «diferentes realidades culturales» del País Vasco. Dice el PP que «el acento excesivo en la construcción de una nación vasca no es el camino eficaz para conciliar lenguas y culturas diferentes». Y una referencia contundente al euskera: «No caben ni cabrán nunca respuestas homogéneas en la sociedad vasca de hoy y de mañana respecto a la utilización del euskera». La realidad es «tozuda», subraya, y «siempre debió aplicarse con más rigor el principio de libertad». «El éxito de una lengua como el euskera no está en el porcentaje de avance del mismo, sino en el grado de respeto y sobre todo de afecto en el seno de nuestra sociedad».

El arma de la Historia
JAVIER ORTIZ El Mundo 1 Julio 2000

La utilización de la enseñanza de la Historia al servicio de las necesidades del poder político que la controla es una práctica tan vieja como la propia disciplina escolar. Stalin llegó a teorizarlo con cándido cinismo: «La Historia es un arma para la lucha política del presente», escribió. En los libros soviéticos de Historia, los personajes entraban o salían y eran héroes o villanos según las conveniencias del momento.

Otros no lo reconocen, pero hacen tres cuartos de lo mismo.

Estoy seguro de que la denuncia que ha hecho pública la Academia Española de la Historia tiene base. No dudo ni por un momento de que la Generalitat de Cataluña y el Gobierno de Euskadi propician una enseñanza de la Historia que refleja su propia visión del devenir de sus pueblos respectivos. Me habría extrañado lo contrario.

La Academia de la Historia se enfurece y dice que los políticos no tienen que reinterpretar el pasado; que deben limitarse a propiciar que se enseñe tal cual fue. ¡Tal cual fue! Qué bobada.

En contra de lo que la Academia parece dar por hecho, la Historia dista de ser una ciencia exacta. Tanto la selección de los hechos que se incluyen en ella como su valoración implican decisiones cargadas de ideología. Hace pocos meses, el PP recordó a Joaquín Almunia que, en contra de lo que él había afirmado, «nosotros» «no perdimos» la batalla de Lepanto, sino que «la ganamos». ¿Por qué no intervino entonces la Academia Española de la Historia para decir que «nosotros» ni «ganamos» ni «perdimos» aquella batalla, más que nada porque no participamos en ella, por obvias razones de edad?

La Academia no repudia la interpretación nacionalista del pasado. Lo que rechaza es que puedan meter baza nacionalismos distintos del español. Que haya quien pretenda, por ejemplo, que la gloriosa batalla de Almansa, que permitió a los borbones hacerse con el pleno control de los reinos de Aragón y de Valencia, fue en realidad un desastre. Sin embargo, hay un refrán valenciano que dice que «Quan el mal ve d'Almansa, a tots alcança» («Cuando el mal viene de Almansa, a todos alcanza»). Es otra visión de la Historia: la de los perdedores. ¿Qué debe contar el profesor a su sufrido alumnado: que aquella batalla la «ganamos» o la «perdimos»? Al final, todo el secreto está en ese «nosotros»: en la identidad nacional. Y la cosa es que hay varias. Y contradictorias.

La UE podría decretar que se homologaran los libros de texto. No habría mayor problema con los de Física, Química o Matemáticas. Pero, ¿se imaginan el follón que se armaría a la hora de hacer el libro de Historia Unificada Europea? A ver qué guapo acertaba a explicar lo de Waterloo, Austerlitz, Verdún o Bailén a gusto de todos.

Y es que ése es el asunto: que «todos» no somos «nosotros».

Nota del Editor: Hechos y valoraciones
1 Julio 2000

Sigue en las mismas, mezcla hechos y valoraciones ("gloriosa batalla" o "desastre") para embarullar. La educación tiene por objeto ejercitar la valoración de los hechos, su efecto en el futuro.  Y como siempre, si no quiere la generalización hacia arriba (Unión Europea), porqué quedarse en el límite autonómico: deje que cada alumno escriba su propio libro de historia. Este periodista tampoco ha leído el libro de FADICE, ni ha visto libros autonómicos de otras especialidades, pues tendría otra opinión menos sesgada (o podría seguir con que la literatura admite interpretaciones nacionalistas y españolistas). 

Enrique Múgica a los proetarras: «No soy defensor de asesinos»
VITORIA. ABC 1 Julio 2000

Dos personas irrumpieron ayer en la rueda de Prensa que ofrecía en Vitoria el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, para reclamar el traslado a cárceles vascas de los presos de ETA. Múgica se vió obligado a interrumpir su intervención y, ante las acusaciones de los saboteadores del acto, afirmó que «yo no soy defensor de los asesinos».

Múgica ofreció ayer una rueda de Prensa junto con los Defensores del Pueblo autonómicos para explicar las conclusiones de unas jornadas que, sobre la labor de esta institución, han tenido lugar esta semana en la capital de la Comunidad Autónoma Vasca.

El ex dirigente del PSE-EE se vió interrumpido por dos individuos que, tras acceder al lugar haciéndose pasar por periodistas, comenzaron a proferir consignas a favor del acercamiento de los presos de la banda terrorista ETA.

Uno de estas personas, que vestía una camiseta con el lema «Múgica defensor de la dispersión», se acercó hasta la mesa de los intervinientes y acusó al Defensor del Pueblo de impulsar y defender la política penitenciaria que actualmente aplica el Gobierno español. «No es posible que el Defensor del Pueblo sea defensor de la dispersión», le dijo. El segundo individuo, que portaba la misma camiseta, permaneció entre los periodistas y se encadenó a una silla.

Enrique Múgica respondió a las acusaciones de los saboteadores, primero, conminándoles a que se fueran y, después, afirmando que «yo no soy defensor de asesinos» y les calificó como «payasos». Después de unos momentos de tensión, efectivos de la Ertzaintza acudieron al lugar y procedieron al desalojo de estos dos individuos. Uno fue identificado en el mismo lugar y el otro en Comisaría. Tras este trámite, ambos quedaron en libertad.

Según el Departamento del Interior del Gobierno vasco, la vigilancia del edificio donde se celebró la rueda de Prensa correspondía a seguridad privada, y la Ertzaintza sólo entró en la sala para llevarse a los dos individuos que intentaron boicotear la comparecencia de los Defensores del Pueblo.

Se da la circunstancia de que un día antes quedó bloqueada en el Parlamento vasco la designación del nuevo Defensor del Pueblo de esta Comunidad Autónoma. La no aceptación por parte del PNV de la candidata propuesta por el PSE-EE como adjunta impidió la reelección de Xabier Marquiegui.

Nota del editor: Intérpretes para la reunión de los defensores del pueblo autonómicos.
1 Julio 2000

No hace falta defender las declaraciones de Múgica, desde la ética más elemental, no se puede actuar de otra forma; en todo caso y desgraciadamente, habrá que protegerle de los pistoleros, como hay que hacer con cualquiera que se atreva a decir las verdades a los asesinos, sus compinches o sus votantes.

No, este comentario viene a cuento de que el defensor del pueblo en Galicia desconoce, o al  menos no utiliza oficialmente,  el idioma común español, así que debo suponer que han tenido que contratar intérpretes para entenderse sin utilizar el idioma del estado opresor.

La deuda democrática del PNV
Lorenzo CONTRERAS La Razón 1 Julio 2000 

El PNV ha roto con EH/HB en el Ayuntamiento de Arrigorriaga. Es el tercer desenganche político de la coalición abertzale después de episodios similares en Durango y Basauri. En apariencia se trata de una actitud positiva desde el punto de vista democrático. Pero sin dejar de ser así, lo que la noticia transmite es una sensación penosa. Recuerda esas obligaciones que se cumplen a contrapelo, como las deudas satisfechas a plazo después de pasar por el Juzgado.

    Es patente que elPNV se resiste a satisfacer sus deudas con la democracia y con la visión humanitaria de las cosas. En eso no cabe distinguir entre el verdadero provocador de las rupturas y sus allegados. O sea, entre Eta y quienes le sirven. Todos constituyen un bloque, un pro indiviso político que las distintas secciones de lo mismo se reparten.

    La autoridad municipal de Arrigorriaga, nacionalista ella por supuesto, ha tenido palabras duras para la organización proetarra, que el PNV había venido aceptando como algo más que un compañero de viaje. Lo que no se entiende es por qué esas palabras aplicables a otros muchos casos funcionan como escopetazos en la lejanía del coto donde toca disparar. De momento, como tercer lugar, en Arrigorriaga.

    De todos modos, si el PNV, como consta, no quiere pagar su deuda democrática es porque carece de liquidez, porque su fondo de valores está casi agotado. Tal vez porque sus partidas están afectadas a unos proyectos de difícil abandono. Desde que los nacionalistas de Arzallus vendieron su alma al satanás de Lizarra, cada vez que intentan recuperar la gracia santificante olvidan que en la lógica que se atribuye a la divinidad no vale ponerle una vela a Dios y otra al Diablo.

    En esto de romper con Eta y su mundo a plazos el PNV funciona como en el supuesto de la teología moral de los casos de conciencia. O sea, por casuística. Una moral para cada ocasión. Y la ocasión ha saltado ahora en Arrigorriaga. Se dice que pronto veremos materializarse otras rupturas. Capaces son los nacionalistas vascos de ir sumando situaciones hasta completar la lista de sus deberes éticos. Ya es notable que hayan aceptado, a instancias de CiU, rebajar las exigencias de la Declaración de Barcelona, con su cortejo de reivindicaciones, entre otros el de la creación de selecciones deportivas propias y separadas.

    Cuando en la vida ordinaria uno pierde la razón o las evidencias se la quitan, lo sano, lo saludable es aceptar el rigor de los hechos. El PNV va transigiendo a duras penas, en un goteo de concesiones que la actual altivez del Gobierno le pone difícil completar.


ETA extiende su campaña de extorsión a empresarios turísticos de Baleares
El chantaje afecta a financieros que donaron para el nuevo 'Fortuna'
ANDREU MANRESA, Palma de Mallorca El País 1 Julio 2000

La organización terrorista ETA ha extendido su campaña de chantaje y extorsión a grandes y medianos empresarios turísticos de las islas Baleares o que operan principalmente en los amplios sectores de los negocios del ocio de esta comunidad. Desde hace cinco semanas, el Ministerio del Interior ha tenido conocimiento de que un grupo indeterminado de empresarios financieros del sector hotelero han recibido una carta de ETA en la que les exige el pago de una cantidad que varía entre 50 y 60 millones de pesetas.

Un grupo de financieros del sector hotelero, algunos vinculados a las actividades de la construcción y también del transporte aéreo y terrestre, son los destinatarios del chantaje de ETA. El denominado impuesto revolucionario se eleva en esta ocasión a cantidades que oscilan entre los 50 y 60 millones de pesetas.

Esta remesa de cartas ha sido remitida, según expertos en el asunto, de acuerdo con el modelo tradicional empleado por ETA. La operación criminal alcanza a diversos financieros que participaron en la financiación del nuevo barco del Rey el Fortuna. Los investigadores barajaron como hipótesis inicial que los terroristas anotaron uno a uno los nombres de los 30 mecenas que aportaron cada uno 100 millones de pesetas para la construcción del nuevo yate, pero la presencia entre los chantajeados de empresarios medianos, ajenos a la operación de patrocinio de la nave y sin excesivo protagonismo público, desdibujó esta hipótesis.

Las víctimas de la extorsión terrorista han recibido las misivas en sus despachos profesionales, en sus domicilios y en sedes de algunas de sus empresas. La mayoría de los chantajeados ha tenido hasta el momento especiales medidas de protección personal.

Los mecenas del barco del Rey se agruparon el la Fundación Turística y Cultural de las Islas Baleares y se acogieron a los beneficios fiscales que otorga la Ley de Fundaciones. La construcción del Fortuna ha costado más de 3.000 millones de pesetas. Entre los patrocinadores están personas que llevan muchos años trabajando en el sector del turismo balear y multinacional: los Escarrer de Sol-Melià; la familia Barceló; los hermanos Fluxà de Iberostar-Camper; Ramis de Grupotel; Rosselló-Roxa de Blau Hotels, el clan Matutes de Ibiza de Fiesta Hoteles; los hermanos Riu de Riu-Hotels; Juan J. Hidalgo de Air Europa-Globalia; Gonzalo Pascual de Spanair; Piñero de Soltur; Carrillo de Hoteles Globales.
  
Un miembro de la «kale borroka» participó en un asesinato de Eta
La Audiencia investiga a Óscar Barrera por provocación al terrorismo
Uno de los etarras que participó en el asesinato del inspector de Policía Luis Samperio también está acusado de realizar pintadas amenazantes contra la Ertzaintza. El juez de la Audiencia Nacional Carlos Dívar se ha hecho cargo de un sumario abierto a Cadenas y a otro procesado por provocación al terrorismo, en relación con esos hechos.La Audiencia pone de manifiesto la necesidad de actuar con todo rigor frente este tipo de acciones.
Las amenazas a distintos colectivos están siendo investigadas por la Audiencia Nacional, al vincularse al terrorismo
F. Velasco - Madrid .- La Razón 1 Julio 2000

La Audiencia Nacional se ha hecho cargo del sumario abierto en septiembre de 1997 por los delitos de provocación al terrorismo y resistencia contra Óscar Barrera e Ibón Larrinaga, quienes fueron detenidos como presuntos participantes de una pintada en Bilbao en la que se decía «Dani, vecino del barrio, detenido por los Zipaios» y debajo de la misma «Eta, mátalos».

    La pintada la realizaban como consecuencia de la detención de Daniel O. R. por su presunta participación en la quema de un autobús. Óscar Barrera fue identificado como uno de los dos que vigilaban mientras otros realizaban materialmente la pintada.

    Esta causa ha sido remitida por el Juzgado de Instrucción número 8 de Bilbao a la Audiencia Nacional, al considerar que los hechos pueden estar relacionados con delitos de terrorismo. El juez Carlos Dívar será ahora el encargado de continuar con la instrucción del sumario.

    Se da la circunstancia de que uno de los dos procesados por estos hechos, Óscar Barrera, ha sido condenado a 35 años de cárcel por pertenencia a banda armada y delito de terrorismo con resultado de muerte, por el asesinato del inspector de Policía Luis Andrés Samperio, llevado a cabo en Bilbao el 23 de septiembre de 1997. Esta condena ha sido ratificada recientemente por la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo.

    Fuentes de la Audiencia Nacional destacaron que este hecho pone de relieve la necesidad de que, dentro del más absoluto respeto a la legalidad, se actúe de forma implacable frente a todo tipo de violencia callejera, ya que ello puede evitar que en el futuro esos jóvenes puedan integrarse en algún «comando» de la banda Eta que cometa atentados.

EH vota con el Gobierno vasco para asegurar la financiación de la Asamblea de Municipios
La oposición logra sacar adelante una propuesta para declarar festivo el Día del Estatuto
PEDRO GOROSPE, Vitoria El País 1 Julio 2000

La mayoría nacionalista volvió ayer a funcionar cuando se puso en jaque la financiación pública de Udalbiltza , la Asamblea Vasca de Municipios. EH votó con el PNV y EA para que la partida de 25 millones de los 400 con los que cuenta ya se mantenga en los Presupuestos. Una vez garantizado ese dinero, EH abandonó el hemiciclo. En esas condiciones, la oposición volvió, sin embargo, a ganar la partida al Gobierno vasco al aprobar una proposición no de ley para declarar festivo el Día del Estatuto de Gernika. Una propuesta similar ya fue aprobada la pasada legislatura, pero se obvió.

La apatía que envolvió a Euskal Herritarrok en la discusión del Estatuto de Gernika se tornó en interés cuando la Cámara debatió ayer la financiación de Udalbiltza, la Asamblea Vasca de Municipios, que ya cuenta con un presupuesto de 400 millones de pesetas procedentes de las administraciones públicas. El Parlamento rechazó la iniciativa socialista, que proponía anular la partida de 25 millones de los Presupuestos Generales de la comunidad para el año 2000 -que todavía no ha sido librada- destinada a financiar Udalbiltza. EH sumó sus votos a los del Gobierno para así tumbar a la oposición.

Las intervenciones volvieron a poner de manifiesto las dos visiones que de la política y del País Vasco tienen los nacionalistas y los constitucionalistas. El PSE y el PP sostuvieron que el objetivo de la Asamblea de Municipios es la sustitución de las actuales instituciones y la exclusión de una gran parte de la sociedad. Por su parte, los nacionalistas sacaron brillo a Udalbiltza subrayando "la naturaleza democrática" y la necesidad de su existencia para dar forma institucional a la "nación vasca".

La socialista Pilar Unzalu defendió la retirada de la partida. "La Asamblea es el caballo de Troya de las instituciones vascas que se asientan en la Constitución y el Estatuto de Autonomía y sus objetivos son incompatibles con la democracia", dijo a los nacionalistas. Para la representante del PSE, bajo su apariencia municipal se esconde una vía al soberanismo.

Discrepancias
Por otra parte, la Cámara aprobó la proposición no de Ley del PSE-EE con el apoyo del PP y de UA para que sea festivo el Día del Estatuto. IU se abstuvo porque había presentado una enmienda. El PNV y EA votaron en contra porque quieren que su fiesta, el Día de la Patria Vasca, el Aberri Eguna, sea la celebración oficial. EH no participó en la votación.

Este resultado fue el mismo que el de una propuesta similar votada el 5 de diciembre de 1996, sólo que entonces salió adelante porque cuatro de los seis parlamentarios de IU apoyaron la iniciativa de UA. Desde entonces el Gobierno ha hecho caso omiso de la demanda de la oposición.

El coordinador de IU, Javier Madrazo, calificó ayer de "injustificable política y jurídicamente" que el Estatuto no se haya desarrollado en su totalidad y culpó de ello al PSOE y el PP. Sin embargo, los grupos rechazaron una enmienda de adición de IU que instaba a las autoridades competentes a que pongan fin inmediatamente al proceso de transferencias al País Vasco.

El portavoz del PSE-EE, Rodolfo Ares, justificó la propuesta al asegurar que "el Estatuto ha sido atacado por partidos como EH mientras otros, como el PNV y EA, con una máxima responsabilidad institucional, lo han cuestionado". Por este motivo, reiteró que su partido defenderá el Estatuto y, por lo tanto, la celebración del día de su aprobación como fiesta oficial. "No podemos dejar de denunciar que el Gobierno no celebre el Estatuto y no haya incluido el 25 de octubre como fiesta oficial", subrayó.

Frente a la oposición se situó de nuevo el Gobierno. José Antonio Rubalkaba, del PNV, repartió criticas al PP y el PSE. Primero dudó de que con su propuesta el PP haga gala de su voluntad para el desarrollo completo del texto de Gernika y después recordó al PSE que durante 14 años ocuparon La Moncloa y no se traspasaron las competencias.

El portavoz de EA, Rafael Larreina, dejó claro que para su partido el día de la nación vasca es el Aberri Eguna.

Bruselas pretende excluir al español de las traducciones de las patentes
BRUSELAS. Alberto Sotillo corresponsal ABC 1 Julio 2000

Nueva arremetida contra el español en la UE. El responsable de Mercado Interior de la Comisión Europea, el holandés Frits Bolkestein, pretende hacer un sustancial ahorro en el sistema europeo de concesión de patentes mediante el expeditivo método de reducir la traducción de solicitudes al inglés, francés y alemán, y eliminar las demás lenguas de la UE.

El comisario holandés Frits Bolkestein alega que el actual sistema de patentes en Europa resulta muy caro y que no hay mejor medio para ahorrar que el de cortar por lo sano en la traducción de solicitudes. En una filtración al diario Financial Times, se insiste en que en la actualidad los costes de traducción se elevan a 17.000 euros y que, con su ahorrativa idea, estos costes se reducirían a sólo 2.200 euros. Además, la filtración recuerda que, en la pasada cumbre de Lisboa, se aprobó la conveniencia de mejorar la competitividad de la UE mediante la reducción del coste de las patentes.

El holandés Bolkestein propondrá el plan para su aprobación por la Comisión el próximo miércoles, pero a medio plazo no tiene ninguna posibilidad de prosperar. Aun en el caso de que Bruselas lo apruebe, éste necesita también el respaldo por unanimidad de los quince Estados de la UE. Y España no puede aceptarlo; no sólo por el atentado que supone al castellano y por los riesgos que corre al admitir las obligaciones de una patente no traducida, sino porque incluso le obligaría a modificar la Constitución, que señala que los Tratados internacionales deben ser traducidos y publicados oficialmente.

En fin, el caso es que las autoridades germanas aspiran a que, tras la ampliación, los idiomas de la UE se reduzcan al inglés, francés y alemán; y los representantes de la patria de Goethe y asociados no pierden ocasión de lanzar una nueva arremetida o de imponer sus proyectos por la vía de los hechos consumados.

En el seno de la Comisión, la propuesta cuenta con la oposición de los comisarios españoles y nórdicos. Pero, curiosamente, los planes apenas han sido contestados por los servicios del comisario italiano, Mario Monti, del portugués, Antonio Vittorinno, y de la griega, Anna Diamantopoulou. La más sorprendente es la tibia respuesta de Monti, ya que los representantes italianos en la UE están tan interesados como los españoles en defender sus lenguas frente a la ofensiva del alemán.

En la actualidad, las patentes son concedidas por la Oficinia Europea de Patentes con sede en Munich, que funciona de forma intergubernamental. Bolkestein quiere crear la patente comunitaria y formar una jurisdicción especializada en patentes. La patente comunitaria, en principio, es una idea positiva para la construcción europea. Pero si se creara un nuevo órgano europeo especializado, habría grandes posibilidades de que éste se rigiese sólo en alemán, francés e inglés. Aunque tampoco esta idea tiene grandes posibilidades de prosperar, ya que la mayoría de los Estados se pronuncian a favor de crear una sala especializada en patentes en el Tribunal Europeo de Luxemburgo, que trabaja en los once idiomas de la UE.

 

Recortes de Prensa   Página Inicial