AGLI

Recortes de Prensa     Domingo 2 Julio   2000
#Polémica por la enseñanza de la Historia: los libros de Taifas
S. Domenech/X. Siccardi/A. Amador - Barcelona/Madrid .- La Razón 2 Julio 2000

#Los expertos respaldan que el Gobierno vigile la Enseñanza en las Autonomías
MADRID. Antonio Astorga ABC 2 Julio 2000

#La remendada carpa común
ANTONIO GALA El Mundo 2 Julio 2000

#La educación desvertebrada 
Editorial ABC 2 Julio 2000

#Contra la manipulación ¿ Tergiversan las Autonomías la Historia? SI
JOSE MARIA MARCO El Mundo (en la red)  2 Julio 2000

#¡Vaya 16 páginas! ¿ Tergiversan las Autonomías la Historia? NO
LUIS MARIA ELUSTONDO El Mundo (en la red) 2 Julio 2000

#Nota del Editor: "Desarrollar valores propios del pueblo vasco"
2 Julio 2000

#La Historia que enseñan las ikastolas se basa en «Euskal Herria», un espacio inexistente
Jose A. Pérez - Madrid .- La Razón 2 Julio 2000

#Travesuras
ALFONSO USSÍA ABC 2 Julio 2000

#Constitucional, mal aniversario
Carlos DÁVILA ABC 2 Julio 2000

#«La masa nacionalista es bien intencionada, pero la gobierna gente que ante la violencia es impresentable»
VITORIA.J. J. Saldaña ABC 2 Julio 2000

#ETA ha enviado una nueva tanda masiva de cartas de chantaje, según Interior
ANDREU MANRESA, Palma de Mallorca El País 2 Julio 2000

#¡Que le den... a la historia!
José Luis Balbín La Estrella 2 Julio 2000

#Mensaje con bomba en Las Arenas
EMILIO ALFARO, Bilbao El País 2 Julio 2000

#Aznar ensalza la vigencia mundial del español en su despedida de Filipinas
César Lumbreras (e.e.) - Manila (Filipinas) .- La Razón 2 Julio 2000

#¿Existe una identidad europea?
VÁCLAV HAVEL El País 2 Julio 2000

#La Academia se columpia
SANTOS JULIÁ El País 2 Julio 2000

#Nota del Editor: Estudio serio o estudio comprado.
2 Julio 2000

#La guerra de los vascos
El Conspirador La Estrella 2 Julio 2000

#Nota del Editor: realidades e intenciones
2 Julio 2000 

#María San Gil: «El ciclo nacionalista está acabado y es la hora del PP»
Inmaculada G. de Molina.- La Razón 2 Julio 2000


Polémica por la enseñanza de la Historia: los libros de Taifas
Un estudio realizado sobre 389 libros de Historia de primaria y secundaria detecta deficiencias en más de 250
El informe realizado por la Real Academia de Historia (RAH) ha levantado ampollas entre los nacionalistas. El documento ha metido el dedo en la llaga en un asunto en el que, por culpa de localismos a veces absurdos, se perjudica a los más débiles: los estudiantes españoles. Y es que, además de la orientación interesada del nacionalismo, denunciada por los numerarios de la RAH, en los manuales de Historia de toda España se ha detectado la presencia de numerosas deficiencias y tergiversaciones.
El estudio, realizado por el catedrático de Historia Contemporánea Pedro Antonio Heras, se suma a lo que han denunciado los editores de Libros de Enseñanzas: la arbitrariedad de las autonomías hace que niños catalanes ignoren dónde nació Séneca.
S. Domenech/X. Siccardi/A. Amador - Barcelona/Madrid .- La Razón 2 Julio 2000

La historia viene de lejos. Surge tras el análisis del Instituto Nacional de Calidad de la Enseñanza (INCE) sobre los resultados escolares en la Secundaria (ESO), que arrojó un diagnóstico desalentador: el alumno de 16 años comete errores de acentuación gráfica; no desarrolla la lógica en una narración; encuentra dificultades en reconocer autores representativos de la historia literaria española; no es capaz de utilizar el lenguaje algebraico para resolver problemas prácticos; no utiliza con soltura números fraccionarios; no comprende el significado de las reacciones químicas; y aunque conoce sucesos de la Prehistoria y de la Edad moderna, evidencia un gran desconocimiento acerca de la edad antigua, media y contemporánea. Esto fue lo que dijo el INCE en 1997.

    A raíz de aquel diagnóstico, la entonces ministra de Educación y Cultura, Esperanza Aguirre, intentó, con poca fortuna, reformar las enseñanzas de secundaria. No lo consiguió, pero quedó para la «historia» un Plan de Mejora de las Humanidades en el que todo el mundo parecía estar de acuerdo. Fue también en aquella época cuando la Real Academia de la Historia «se planteó salir al paso de inexactitudes de los libros de texto y elaborar un informe, éste que ha levantado tal polémica.   

Puntos de encuentro
En ese callejón sin salida, Mariano Rajoy se dedicó a «amainar» el temporal durante su etapa como responsable de Educación. Un temporal que ha vuelto a coger fuerza con Pilar del Castillo. La ministra ha lanzado el reto de sacar adelante el Plan de Humanidades confiada en que «habrá más puntos de encuentro que de desencuentro». A veces los vientos llevan a buen puerto.

    Mientras se perfila ese plan, en el que convendría dejar a un lado los intereses políticos por el bien de los alumnos, el informe de la RAH ha levantado una polvareda de imprevisibles consecuencias. Su información no es novedosa. Hace años que la Asociación Nacional de Editores de Libros de Enseñanza (Anele) viene echándose las manos a la cabeza ante las arbitrariedades que, en ocasiones, cometen las Comunidades autónomas. Hace años que profesores, como el catedrático Pedro Antonio Heras Caballero, indagan en los libros de Historia en busca de las incorrecciones perdidas.

    El informe presentado por el director de la RAH, Gonzalo Anes y realizado por 356 numerarios de todas las provincias, denuncia deficiencias, ignorancia y tergiversaciones muy graves en libros de texto. Y apunta sobre todo a las Comunidades históricas -País Vasco, Cataluña y Galicia-, donde los libros presentan una visión políticamente interesada de los nacionalismos periféricos en detrimento de una enseñanza global de la historia de España.

    El presidente de Anele, Mauricio Santos, critica el control previo que hacen las Comunidades autónomas sobre la edición y que ha provocado «hacer libros diferentes aunque se utilice la misma lengua». Una situación que ha supuesto pasar de 2.600 títulos del catálogo de libros de texto en 1992 a los 25.000 siete años más tarde.

    Buscar elementos comunes no sólo en la Historia sino en otras materias como, por ejemplo, la Literatura es la propuesta de Santos. Y la responsabilidad de ello se encuentra en la Conferencia Sectorial de Educación. «No tiene sentido que un niño de Guadalajara estudie cosas diferentes a un niño de Alcalá de Henares», añade. Los editores advierten también del riesgo de una enseñanza de la Historia no pacífica. «Cuando ya hemos abandonado visiones como la de franceses igual a enemigos o ingleses igual a piratas, observamos una nueva de castellano enemigo del catalán o viceversa», matiza Santos. «Habría que enseñar una historia pacificadora». Pero no parece, a la vista de los estudios, que ese sea el camino.   

Lo que no existe
El catedrático y profesor de Historia Contemporánea de la Universidad Rovira i Virgili, Pedro Antonio Heras Caballero, ha realizado en los últimos diez años un estudio de los libros de Historia de la enseñanza primaria y secundaria que avala la denuncia presentada por la RAH y que el próximo octubre presentará en forma de libro, bajo el título de «La enseñanza de la Historia en España. Lo que no existe», publicado por Montesinos.

    Si la Academia dice que los libros de historia «tergiversan» la realidad con fines nacionalistas, sobre todo en el País Vasco, Cataluña y Galicia, Heras Caballero apunta que el problema es mucho más grave de lo que parece: «De 389 libros estudiados -220 de ellos de Cataluña-, más de 250 presentan serias deficiencias y limitaciones».

    «En todos los libros hay localismo y carencias de falta de visión de pluralidad. Todas las Comunidades autónomas tienden a dar mayor protagonismo a su región, pero en el caso de las nacionalidades históricas el asunto se agrava mucho más. En estas tres Comunidades hay una idealización exclusivista que se centra en destacar los conflictos entre la región y España, y ahonda en lo particular en detrimento de lo común», añade Heras Caballero, quien lamenta además la falta de control de las administraciones: «En Cataluña la alta inspección no tiene ningún informe sobre los libros de texto, y en el caso del País Vasco sólo hay uno del 83 ya obsoleto».   

Localismo aberrante
Las carencias se centran sobre todo en los textos de Historia, pero ya en Geografía se empieza la manipulación del alumno. En este último caso, los libros están escritos con «un localismo aberrante» puesto que magnifican los mapas de las regiones y no explican bien los ligámenes entre las regiones y el Estado central. Además, añade el catedrático de la UAB, «hay libros que no citan España sino el Estado». En el País Vasco, se empieza enseñando al alumno unos mapas de superficie basados en leyendas. «Utilizan la denominación de Euskal Herria, que comprende el País Vasco, Navarra y el País Vasco francés, partiendo de una denominación de lo que quieren llegar a ser y la colocan como una realidad factual».

    En libros de texto de Cataluña, Heras Caballero ha encontrado citas del tipo: «El Ebro es un río catalán que nace fuera», en España. Y que fenómenos como la inmigración «se intentan disimular». Además, en los libros de primaria se colocan ejemplos de ciudades de la Cataluña interior «sin tener en cuenta el área metropolitana donde se concentra el mayor número de inmigrantes».

    Si en Geografía los localismos se acentúan, en los manuales de Historia de las tres Comunidades históricas los textos dan otra vuelta de tuerca. El catedrático ha detectado una serie de corrientes seguidas en la mayoría de los libros de estas Comunidades, de las que depende el 45 por ciento del temario impuesto por los programas de estudio. En el País Vasco, la Edad Media «se enseña a través de tebeos y leyendas ya que no tienen una historia independiente».   

No se descubrió América
La segunda laguna con la que se ha encontrado hace referencia a la Edad Moderna. «No se presta atención a los Reyes Católicos y la unificación que supuso su matrimonio», apunta Heras Caballero, quien añade que también se pasa por alto la cuestión árabe y el descubrimiento de América en 1492.

    En la etapa contemporánea, la Revolución Industrial se estudia desde el punto de vista técnico, «pero sus consecuencias sociológicas y políticas están en algunos casos adulteradas». Al llegar al episodio de la Segunda República, «no se analiza el contexto y se da paso a la Guerra Civil con contradicciones, incluso apuntando que se trata de una guerra con los españoles para quitar la independencia a los vascos». De la dictadura, «únicamente se exalta la oposición de los nacionalistas». El fenómeno del terrorismo y la violencia se obvia.

    Del momento actual, se niega la vinculación democrática de la Constitución con todos los españoles. Según Heras Caballero, los textos de Historia apuntan que la Carta Magna de 1978 «no fue aprobada por el País Vasco puesto que el PNV se abstuvo en la votación».

    En Cataluña, los textos presentan similitudes con el País Vasco y un gran número de vacíos históricos así como informaciones tendenciosas. En la Edad Media se presta una gran atención a las leyendas «como las cuatro barras de la bandera y se obvian episodios históricos. Yo les aconsejaría leer el libro de Martí de Riquer donde se analizan las leyendas de Cataluña». Lo mismo ocurre con los Reyes Católicos cuya unión «se falsifica diciendo que a los catalanes no les dejaban ir a América. La Guerra del Segadors (1640-1652) se explica con marcado carácter nacionalista «cuando el nacionalismo es una idea de los siglos XIX y XX».

    En la Revolución Industrial se obvia la polémica entre proteccionismo y librecambismo, según Heras, y al movimiento obrero se le da poca importancia, en pro del nacionalismo progresista. En un libro concreto, apunta el catedrático, se muestra una carta de Pérez Galdós a Oller en la que le pide que escriba castellano y lo ridiculiza. No se explican los acontecimientos de la Semana Trágica, ni las contradicciones entre los agricultores y ERC de la Segunda República.

    En la Guerra Civil, se da una imagen de España en contra de Cataluña, se olvidan de los muertos de la guerra y de los 45.000 catalanes que lucharon en el bando franquista. Después, la dictadura se analiza desde el punto de vista de la inmigración y se ve como «un fenómeno forzado por Franco para desnacionalizar Cataluña e ir en contra de la industrialización». Además, apunta el catedrático, se justifica la violencia de Terra Lliure «para defen-der el nacionalismo» y se da en reiteradas ocasiones una identificación del presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, con Cataluña.   

El reino suevo
En Galicia se repiten los vicios de las dos Comunidades históricas anteriores y se introduce una variante al darle gran importancia al reino suevo, aunque, según Heras Caballero, «es donde menos manipulación se puede observar». Se profundiza poco en la Edad Media, la etapa Moderna y la Contemporánea y tampoco existe en los libros la Segunda República, ni la Guerra Civil.

    Al exhaustivo estudio del catedrático Heras Caballero se suman, en el caso concreto de Cataluña, las denuncias que desde hace años se vienen realizando desde la Asociación de Profesores por el Bilingûismo. La profesora y secretaria de esta asociación, Carmen Leal, conoce un gran número de libros de texto en los que se puede ver cómo la lengua y cultura catalanas se ensalzan en detrimento de los conocimientos generales de España. «El estado de la enseñanza en Cataluña presenta graves deficiencias y el nivel es más bajo que en el resto de las Comunidades», señala Leal. No sólo la Historia, sino la Lengua, Literatura y Ciencias Sociales en general son reflejadas en los manuales de los alumnos de primaria y secundaria con una visión nacionalista. Así, el libro «Los límites de la libertad», escrito por C. Botifoll y otros, y publicado por Eumo Editorial, dedica seis páginas con dibujos a explicar el paleolítico, el neolítico, la edad antigua, la edad moderna y la contemporánea. La misma extensión que ocupa el concepto y características de qué es una nación.

    Según la profesora, resulta «impagable» su prólogo, en el que un dibujo de fondo presenta una vista general de la barcelonesa plaza Cataluña. En un detalle de la fotografía se observa una manifestación de jóvenes que portan banderas catalanas y banderines con las siglas FRC, con un asombroso parecido a ERC. Sobre el dibujo, se reproduce un diálogo entre dos amigos que reza: «Escucha, en mi casa dicen que los impuestos que paga Cataluña se deberían administrar desde Cataluña y que debería haber más autonomía para decidir las cosas desde nuestra casa». «Cosas como ésta son las que se enseñan a muchos chicos en Cataluña», apunta Carmen Leal.

    Eumo Editorial envía unas circulares que dicen: «Libros destinados a los infantes que deben aprender el castellano en las escuelas de Cataluña. Parte exactamente del punto donde los niños y las niñas catalanes comienzan a desconocer el castellano y los va llevando hacia aquellas formas lingûísticas que ya no comparten con el catalán». Y por si aún quedasen dudaa, existe una guía didáctica para el profesor en la que se propone el siguiente ejercicio: «Aplica el esquema de las características étnicas al caso de Cataluña y a los países de lengua catalana». «Este tipo de enseñanza es nefasta, la Logse tiene buenas intenciones, pero el resultado es horrible», afirma Carmen Leal.

    Otro libro, el de Cèrcal (Conocimiento del medio social y cultural), de Ediciones 62 y publicado en 1994, estudia las 41 comarcas de Cataluña como divisiones territoriales de nuestro país y destaca que «formamos un grupo humano diferenciado porque tenemos en común el hecho de pertenecer a un mismo país, es decir, el hecho de ser catalanes». Pero hay más ejemplos. El texto titulado «Compendios de recursos didácticos para el conocimiento del medio nacional», de la editorial La Llar del llibre, escribe en el «Cuaderno de escuela n°9» una lista de actos anticatalanistas. Incluye a personas como Fraga o Adolfo Suárez, así como las acciones de un abogado que reclama enseñanza en castellano para sus hijos. Este libro fue premiado en 1989 en la X Edición del Concurso de Acción Escolar del Congreso de Cultura Catalana.

    En el caso concreto de la enseñanza de la lengua en Cataluña, Leal cita varios ejemplos que también muestran su manipulación. La Enciclopedia Catalana, publicada por Ediciones 62, apunta: «El catalán es la lengua propia de Cataluña, es decir, la lengua que hemos utilizado los catalanes para relacionarnos entre nosotros a lo largo de la Historia». Este ejemplo resume la situación de la enseñanza de la lengua en Cataluña.   

Colón, el de la estatua
Para esta profesora, «estamos ante la politización de la enseñanza, y eso no es lógico. A los nacionalismos les interesa romper la continuidad de la Historia para aprovecharse. Se callan cosas y se dicen verdades a medias». Carmen Leal, que imparte clases de lengua y literatura en un instituto barcelonés y participa en la Selectividad, recuerda cómo en una clase de 30 alumnos se preguntó quién era Colón, y la respuesta del único estudiante que levantó la mano fue «el que está de pie en una estatua».

    Además, la profesora asegura que los contenidos de los libros en Cataluña tienen un nivel mucho más bajo que en el resto de las Comunidades. «El sistema educativo es una forma de cohesionar un país y, si es imposible, a la larga tendremos un resultado nefasto», dice. «Que no se metan los políticos con su ideología en la enseñanza, sino los técnicos y los científicos», añade Leal, que apunta que lo mejor sería «proponer un debate amplio nacional sobre los problemas de la enseñanza», y que los académicos revisaran los contenidos de los libros de texto.    

El increíble misterio autonómico del origen de Séneca
El problema no es sólo la Historia. Los responsables de las Comunidades autónomas han pedido cambiar libros de Lengua, Matemáticas, Historia, Química e incluso de Latín. El presidente de Anele, Mauricio Santos, recuerda haber realizado varias versiones del libro de Latín por culpa de Séneca. En Andalucía, el filófoso romano nacido en Córdoba era, evidentemente, cordobés. Pero en Cataluña, no: se trataba de un autor de la Hispania romana. Es, en fin, la poco conocida vertiente regionalista del latín. Otro ejemplo: el técnico correspondiente exigió en su día, en el libro de Griego, la presencia de hechos culturales griegos en la Comunidad valenciana.

    Esta situación ha llegado a «golpe de trasnferencia» desde el año 92 y se ha producido tanto en la educación primaria como en la secundaria. El principio fue de chiste. Existía tal celo en las Comunidades por su recién estrenada autonomía , «que bastaba que presentaras un libro aprobado por el Ministerio de Educación para que lo rechazaran. Demostraban así su independencia», dice el editor.

    Lo absurdo de «esta censura previa» de las Administraciones es que «cualquier burócrata discute sabiduría». Y así ha ocurrido que un funcionario llegó a eliminar el libro de Lengua castellana de FernandoLázaro Carreter.   

Chequia, Alemania, Bulgaria, Lituania y ... Cataluña
Algunos de los ejemplos más llamativos que cita la profesora carmen Leal dan idea de la situación actual de la educación en Cataluña. Para el entretenimiento de los chavales, un manual utiliza un peculiar juego de la oca que tiene la finalidad de conseguir la democracia. Los jugadores parten de la casilla «Luchadores por la democracia» y deben evitar caer en las casillas donde figuran un policía golpeando a una persona con una porra, así como en las que se niega la libertad de expresión. Siguiendo las instrucciones del juego para esta última casilla, se explica que «prohíben la lengua de tu nación. Hasta que otro jugador no pase por esta casilla te debes expresar en otra lengua diferente a la tuya. Si no lo haces, recibes una penalización de 50 puntos». Otra instrucción es: «El Estado centralista reprime el movimiento para la autodeterminación de tu nación y provoca una emigración en masa».

Otro libro de la misma editorial, llamado «Convivir en la Diferencia», establece una guía de países con su respectiva bandera con una nota que explica sus orígenes. Chequia, Alemania, Bulgaria, Lituania... y Cataluña. ¿Y cuál es la nota correspondiente? Una referencia a la «Oda a la Patria», de Bonaventura Carles Aribau. No hay que ignorar la definición de «nación» del mismo libro: «La consciencia colectiva de identidad y voluntad de autogobernarse». Otra «perla» puede ser la que figura en el libro de Ciencias Sociales del 2° ciclo de la ESO, de la Editorial Teide publicado en 1995 y escrito por Francisco Javier Hernández, que dice que «los catalanes, para organizar su comercio, establecieron una red de tiendas por toda la Península y crearon compañías para poder invertir en los lugares más inverosímiles y lejanos, como son las bases pesqueras de Huelva y en la Patagonia». 

Los expertos respaldan que el Gobierno vigile la Enseñanza en las Autonomías
MADRID. Antonio Astorga ABC 2 Julio 2000

«¡Ya era hora!» «Pues ya han tardado en darse cuenta» «¡Mi temor es que sólo se pongan cataplasmas!». He ahí las primeras reacciones al revelador anuncio de Pilar del Castillo sobre el propósito del Gobierno de inspeccionar y vigilar la enseñanza en todas las Autonomías, en medio del demoledor informe académico sobre las «tergiversaciones» de la Historia.

Gregorio Salvador, maestro de lingüistas y uno de nuestros conspicuos y grandes enseñantes —doctor en Filología Románica; profesor emérito de la Universidad Complutense y catedrático de Lengua Española— recuerda que se «ha hablado» en ciertos momentos de la Alta Inspección y «de vez en cuando alguien se ha acogido» a ella. No obstante, a pesar de que es una cosa «de la que no se sabe quién está detrás», el vicedirector de la Real Academia Española expresa a ABC que sí le parece digno de elogio que haya una posibilidad constitucional de que la Alta Inspección funcione sobre la Enseñanza de las Comunidades Autónomas. Que sí le parece digno de elogio que esa Alta Inspección pueda establecer unos contenidos fundamentales y básicos. Que sí le parece digno de elogio que no se pueda soslayar ni evitar nada. Y que sí le parece digno de elogio que exista «cierta unidad».

EL VIRUS DEL PARTICULARISMO
Ángel Martín Municio, académico y presidente de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, nos remite a una conferencia que pronunció el novelista y también académico Antonio Muñoz Molina el 26 de marzo de 1996, en la Real Academia de Ciencias bajo la presidencia de Sus Majestades los Reyes: «Querría extractarle un párrafo de la conferencia del señor Muñoz Molina, nada sospechosa por cierto, para luego emitir mi juicio: “¿No es delirante —sostiene el escritor jiennense— la norma educativa, propagada por la actual Logse, de que el alumno conozca sobre todo lo que se llama su entorno, sin ver literalmente, y con perdón, más allá de sus narices? ¿No resulta desesperante el virus del particularismo cultural que se está difundiendo en todas partes, la obsesión por conocer sólo aquello que nos es idéntico, sólo lo que tenemos en apariencia más próximo? A una escritora chilena —prosigue el autor de “El invierno en Lisboa”— le oí hace algún tiempo decir que ella sólo leía ya novelas escritas por mujeres; en los institutos de la provincia de Jaén, me cuenta una profesora sumida en el desaliento, las autoridades educativas animan a que los alumnos lean sobre todo a escritores de Jaén, lo cual directamente da ganas de gritar. Alguna vez me han preguntado que cómo yo, siendo andaluz, tenía afición por la música de jazz, e incluso escribía cosas relacionadas con ella. ¿Qué quieren, que mis personajes canten y bailen exclusivamente el bolero de Jaén, que hablen en la lengua vernácula no ya de mi provincia ni de mi ciudad, sino del barrio en que me crié?».

LA LECTURA DE ARISTÓTELES
Martín Municio apostilla que «ante lo que le acabo de leer, pues ¡ya han tardado en darse cuenta!» las autoridades en la materia educativa: «De ahí para arriba, todo lo que usted quiera. Se podrían llenar libros y libros sobre lo que es una auténtica realidad: el caos en que está sumida nuestra Enseñanza Media. Si no se le pone coto será un desastre». Únicamente cobija un miedo Martín Municio: «Que sólo se pongan cataplasmas. Y esto no es un problema de cataplasmas», sino algo muy serio.

Rafael Alvarado considera necesaria la Alta Inspección para que la Historia de España no se tergiverse: «Le diría a esos pueblos que hablan de territorios limítrofes que tengan en cuenta que los españoles somos todos iguales». Y recomienda la lectura ferviente de Aristóteles.

La remendada carpa común
ANTONIO GALA El Mundo 2 Julio 2000

Si la palabra España, salvo para los campeonatos de fútbol, designa un «territorio limítrofe», estamos haciendo un pan como unas hostias. Para todos los limítrofes, de dentro o fuera, España es un concepto de tanta entidad como sólo pueden haberlo sido dos o tres a lo largo de los siglos. «Tanto por plumas cuando por espadas.» Fuera de patriotismos caducos y cursis; pero fuera también de nacionalismos resentidos, pequeños y catetos. Deformar la mente de miles de muchachos es algo que, además de en el Tribunal de la Historia, donde está España, sería delito ante cualquier otro. Si España fuese bien.

La educación desvertebrada 
Editorial ABC 2 Julio 2000

LA ministra de Educación y Cultura, Pilar del Castillo, en uso de las competencias que le confieren la Constitución y la Ley Orgánica del Derecho a la Educación, ha anunciado que el Gobierno asumirá las funciones de inspección de la calidad de la enseñanza en las Comunidades Autónomas con competencias exclusivas. Es algo justo, legal, urgente y necesario.

La publicación de una reciente encuesta, que exhibía el estado de semianalfabetismo funcional que sufren nuestros escolares de once y doce años, y el riguroso y objetivo informe publicado por la Real Academia de la Historia sobre los contenidos de los libros de texto que utilizan los escolares, especialmente en el ámbito de las tres Comunidades Autónomas que poseen una segunda lengua propia, para el aprendizaje de la Historia de España, han sido sólo dos de los más recientes y alarmantes síntomas reveladores de la degradación.

No todo han sido errores en las reformas legales emprendidas durante los últimos años, pero el saldo general es negativo, incluso devastador. A ello han contribuido dos tipos de factores: los graves errores pedagógicos que han presidido las recientes reformas, y los intereses particularistas de los partidos nacionalistas. La alianza entre la ignorancia y el politicismo ha resultado catastrófica. Ni aprender es un juego, ni suspender una afrenta infamante. El esfuerzo y la excelencia han de ser promovidos y recompensados. El conocimiento del entorno más inmediato no exime del aprendizaje de las grandes líneas de la cultura occidental y universal. El pasado más reciente no es inteligible sin el conocimiento de los tiempos más remotos. La función de los poderes públicos autonómicos no es la de adoctrinar al servicio de sus intereses desvertebradores y particularistas, sino formar ciudadanos libres y cultos. Toda verdadera pedagogía es universalista, y no cabe valorar más lo mediocre próximo que lo excelente lejano.

Sobran las razones para que el Ministerio ejerza las funciones de inspección que le confieren la Constitución y las leyes educativas. Las competencias exclusivas de las Comunidades Autónomas no son pequeños ámbitos de soberanía, sino fruto de la delegación del poder que emana de la soberanía popular, la única que reconoce la Constitución. Si una autonomía se revela incapaz de ejercer satisfactoriamente las competencias que tiene asignadas, el principio de subsidiariedad obliga a la intervención de la Administración central. La ministra ha recordado que no se trata de imponer ni de homogeneizar, sino de garantizar el derecho a la educación, derecho que es incompatible con la ignorancia, el sectarismo y la tergiversación. No hay que volver del revés las normas educativas, sino exigir su respeto y cumplimiento. Una educación deficiente y desvertebradora sólo puede conducir a una sociedad ignorante y desvertebrada.

Contra la manipulación ¿ Tergiversan las Autonomías la Historia? SI
JOSE MARIA MARCO El Mundo (en la red)  2 Julio 2000

La enseñanza de la Historia en la enseñanza primaria y secundaria consistía antes en la elaboración de una estructura temporal muy clara. El alumno debía adquirir un esquema mental sencillo del transcurrir del tiempo. Sobre ese armazón, unos engarzaban la historia según la había elaborado el republicanismo francés, y otros según los discípulos de Menéndez Pelayo. En el fondo, lo que no se olvidaba nunca era la estructura misma. Cualquier hecho del que se tuviera noticia después encajaba en ella y, cuanto más densa y fina fuese la trama, más rico era el conocimiento de la realidad: el individuo podía relacionar un hecho con otros, reorganizar la secuencia, y reflexionar con fundamento sobre su presente.

En eso consistía la antigua enseñanza de la Historia, que durante mucho tiempo se ha ridiculizado como «enseñanza memorística de fechas y hechos». Se preguntarán ustedes: ¿qué será una Historia sin memoria, sin fechas y sin hechos? Eso mismo se plantea la Academia de la Historia en su informe, en el que trata extensamente varios temas. El primero es éste de la enseñanza de la Historia en sí mismo, con conclusiones devastadoras: la enseñanza de la Historia se ha disuelto en el pedagogismo de los inventores de la LOGSE, que han sustituido la estructura histórica por unos cuantos hechos inconexos y localistas. A los jóvenes españoles se les viene negando el conocimiento histórico desde hace quince años. En vez de eso, se les intenta enseñar cómo se hace la historia. En otras palabras, se les inculca la idea de que la Historia no una disciplina de conocimiento, sino una construcción intelectual arbitraria.

Sobre este punto se engarza el otro. Es la pulverización de la historia de España, y con ella de cualquier concepción universalista, en los programas y los libros de textos de bastantes Comunidades Autónomas. La Academia insiste en que se ha sustituido el nacionalismo españolista por otros aún más localistas y estrechos, cuando se podía haber seguido un camino muy distinto. Saca algunas conclusiones pertinentes y sensatas. Por ejemplo, que es imposible no relacionar el clima de degradación moral que hoy se vive en el País Vasco con el odio y el fanatismo que se les inculca desde niños a los jóvenes vascos. Que la afirmación sea polémica es normal. No lo es tanto que haya hecho falta una mayoría absoluta y muchísimo sufrimiento para que se empiecen a sugerir esas cosas desde las instituciones. Bienvenidas sean, en cualquier caso. Como constatación, como signo de los nuevos tiempos, y como apoyo a una política ministerial que habrá de ir paliando poco a poco todos estos despropósitos.    José María Marco es historiador.

¡Vaya 16 páginas! ¿ Tergiversan las Autonomías la Historia? NO
LUIS MARIA ELUSTONDO El Mundo (en la red) 2 Julio 2000

300 académicos (de la Real Academia de la Historia, además) han elaborado un informe sobre la enseñanza de la materia a la que se dedican. Los que sean historiadores, claro, porque no es preciso serlo para ser miembro de la Academia. Y estos 300 ilustrados, trabajando durante meses, han elaborado ¡16 páginas!

No es el único asombro que produce este sintético trabajo. Me detengo en lo que conozco más de cerca y que resulta ser, además, objeto de las críticas más duras. Se dice que las ikastolas ofrecen una enseñanza de la Historia basada en «ideas nacionalistas favorecedoras del racismo y la exclusión». Pero no se aporta ningún ejemplo, ningún documento en el que pueda fundamentarse una acusación de esa naturaleza, ningún anexo con citas concretas y explicadas convenientemente. Si no hay un académico serio que juzgue tal incompetencia, lo habrá de hacer, paradójicamente, la Historia. Tanto silencio sobre asuntos importantes para tanta vaciedad cuando se decide a hablar.

Tampoco concreta qué centros de enseñanza cometen tal desafuero, porque hay ikastolas públicas y privadas, con distintos textos, muchos de ellos simples traducciones de los que se enseñan en otras escuelas. Tampoco se citan. Ni errores, ni centros, ni libros. Sólo la metodología utilizada por la Academia de la Historia debería avergonzar a sus autores e invalidar su contenido, que se revela de esta manera como una burda operación política (o de imagen política de la entidad) que no viene a cuento cuando se trata de analizar, e incluso mejorar, la formación de los alumnos.

Con otro informe, podríamos discutir sobre el carácter interpetable y no dogmático que tienen los hechos históricos, sobre la conveniencia o el sentido de la elección de algunos aspectos para ser más o mejor conocidos que otros, sobre los aspectos curriculares de cada sistema educativo. Nada nos proporciona la Academia para analizar, refrendar o cambiar textos o sistemas. Es su método, y el transfondo intencionadamente mentiroso de su contenido, lo que invalida el informe. Luis María Elustondo es sociólogo.

Nota del Editor: "Desarrollar valores propios del pueblo vasco"
2 Julio 2000
Simplemente unas líneas del libro "POR LA
NORMALIZACIÓN DEL ESPAÑOL, el estado de la cuestión, una cuestión de Estado" (FADICE). Pág. 56. El lector asiduo recordará también los ejemplos de fabricación de coktails Molotov de las clases de vasco.

.....No acaba aquí la cosa, sino que en estos momentos estamos ante un nuevo intento de apretar una vuelta más la rosca. Si la Ley de Normalización y otras actuaciones habían buscado hasta ahora "cubrir las formas", el paso del tiempo y la confianza de que están en una finca propia, lleva en ocasiones a algunos nacionalistas a quitarse la careta y cometer aparentes deslices. El más sonado ha sido la reciente declaración del nuevo Consejero de Educación del Gobierno Vasco, tras su toma de posesión. Según este personaje, "es más lógico que la cartera de Educación esté dirigida por un partido nacionalista y no por formaciones de otra índole política, pues para desempeñarla hace falta tener una sensibilidad determinada". Una sensibilidad nacionalista, naturalmente, debido a que, según él, "este departamento tiene la responsabilidad de desarrollar dentro de la población escolar valores propios del pueblo vasco; y es necesario transmitir en los colegios los valores propios del País Vasco, si queremos seguir siendo una comunidad nacional diferenciada". Más claro, agua. Quien no lo quiera entender será porque quiere seguir voluntariamente ciego.

Para los nacionalistas (que están en el poder, no lo olvidemos), la educación es sinónimo de adoctrinamiento, así de puro y simple. No quisiéramos creerlo, pero los hechos nos llevan tozudamente a una única conclusión: educación y cultura son palabras que, en manos de los nacionalistas, esconden una política de promoción forzada en la mente de los niños de SUS valores, SUS prioridades y SUS banderas, signos y costumbres; en particular, y como compendio de toda esta ideología, el idioma diferenciador (en este caso el euskera), al que se ha impregnado irresponsablemente de un olor político determinado. La educación pública no es entendida como un servicio para la formación de la persona independiente, sino como una fábrica de jóvenes adoctrinados, cosa que, por otra parte, es una de la prácticas que antes pone en marcha cualquier autoritarismo.

Los niños absorben sin espíritu crítico todo lo que se les enseña, de manera que son el objetivo más precioso de quien quiere manipular en lugar de formar. Verdaderamente, estamos en manos de la más zafia forma de entender servicios fundamentales como son la educación o la cultura: ponerlos al servicio de un causa partidista y excluyente. Utilizar los recursos públicos para transformar, no ya las cosas o las instituciones, sino las mentes de las personas, utilizar el poder para sortear el derecho a la propia libertad de educación: es el fascismo encubierto de la nueva "Formación del Espíritu Nacionalista"......

La Historia que enseñan las ikastolas se basa en «Euskal Herria», un espacio inexistente
El modelo impuesto se anexiona Navarra y el País Vasco-francés y trata a España como país extranjero
El modelo educativo impuesto por el nacionalismo en el País Vasco basa toda la enseñanza de la Historia en la existencia de dos países distintos y con supuesta identidad propia: Euskal Herria y España. Los propulsores de este modelo dan por hecha así la existencia de un espacio, Euskal Herria, política y socialmente inexistente y que comprende, no sólo el País Vasco, sino que se anexionan también Navarra y el País vasco-francés. Mapas, textos y ejercicios tratan a Euskal Herria como una realidad en un diseño educativo que fue aprobado por el PSOE cuando gobernó con el PNV.
Jose A. Pérez - Madrid .- La Razón 2 Julio 2000

Euskal Herria, no País Vasco. En este matiz se basa todo el modelo educativo vasco aprobado en su día por el PNV y el PSE/PSOE cuando ambos gobernaban en coalición el Ejecutivo autónomo y que sigue hoy vigente. La Historia que se imparte en las ikastolas del País Vasco no sólo enseña historias independientes y por separado de esa Euskal Herria y de un país «externo» y tratado como extranjero, como España, sino que adoctrina sobre un espacio geográfico, social y político inexistente y lo da como real.

    Según los «ideólogos» de este modelo educativo, hay que diferenciar entre el «País Vasco Peninsular», integrado en España, y Euskal Herria, el país independiente sobre el que se estudia en el Bachillerato vasco. De este modo, los diseñadores de esta particular Historia se anexionan en los libros de texto que utilizan los escolares Navarra y el País Vasco-francés, la reivindicación histórica de los nacionalistas que en el sistema educativo vascongado se vuelve realidad.

    Según el decreto aprobado en su día sobre el «Currículo» del Bachillerato -los contenidos a estudiar- que ha consultado LA RAZÓN, la asignatura de la Historia tiene la finalidad de que «los alumnos y alumnas conozcan y comprendan los hechos y procesos más relevantes del pasado más reciente, siglos XIX y XX, -se recomienda que sobre los siglos anteriores se haga un recorrido meramente «explicativo» (sic)- que han sucedido en Euskal Herria y en España», tratándolos como países independientes.

    Ese mismo decreto, que regula el contenido de los libros de texto, impone que se debe «reconocer, en la diversa personalidad interna de los territorios que componen Euskal Herria, las características propias de los diferentes procesos y ritmos de cambios y evolución» y pide que se le exija a los alumnos que sepan «superar concepciones reduccionistas, simplistas o empobrecedoras» que pudiesen hacer un análisis no deseado de esa «realidad».

    En esta línea, el decreto estipula que «se debe comprobar si los alumnos y las alumnas saben apreciar las distintas manifestaciones culturales de diverso tipo que han existido y existen en Euskal Herria, analizando las peculiaridades y variaciones de los diferentes territorios históricos y explicando su relación con la sociedad vasca actual» y, en línea con la progresiva «euskaldunización» de la sociedad que progresivamente impone el PNV, pide que los alumnos «hagan especial hincapié en la situación minorizada del euskera y en el proceso de normalización lingûística».

    Se trata, según la orden oficial, de «incorporar la dimensión vasca al nuevo currículo, facilitando el descubrimiento por los alumnos de su identidad cultural como miembros del pueblo vasco mediante el conocimiento de su historia y cultura propias, fomentando el enraizamiento de los alumnos en su entorno geográfico, socioeconómico y cultural».

    La materia de Historia esta dividida por la Consejería de Educación en seis bloques. En cada uno de ellos se incluye el estudio de las pecularidades de Euskal Herria. Por ejemplo, en el primero, que comprende «El tránsito del Antiguo Régimen a la Época Contemporánea» se exige el estudio de «el período napoleónico en Euskal Herria».

    En lo referente a la «La restauración y su crisis»» se estudian «los movimientos nacionalistas en el Estado:génesis y desarrollo del nacionalismo vasco». En «La dictadura Franquista», el último bloque, se imparte lo referente a «Colaboración y oposición política. El Gobierno vasco en el exilio. La cultura vasca durante la Dictadura: euskera y educación bilingûe, literatura, arte, música. La cultura popular».

    Dentro de todo lo vasco, una de las materias llega a versar sobre «la valoración crítica de la situación de las mujeres vascas en la historia contemporánea».

    La asignatura trata, en definitiva, de «explicar y analizar hechos y acontecimientos relevantes de la historia contemporánea en el ámbito de Euskal Herria».    

Mapas y dibujos
Toda esta materia se acompaña de mapas y gráficos. Por ejemplo, en los libros de texto vascos se pueden ver mapas no del País Vasco sino de Euskal Herria, es decir se incluye a Navarra y al País Vasco-francés, tomándolos como territorios «propios».

    Además, existen dibujos de dudosa realidad. Por ejemplo, en uno de los libros aparece una viñeta donde un personaje que representa los fueros recibe una patada de otro que representa el liberalismo, interpretando que éste último significó la lesión y desaparición de los intereses forales, «cuando el liberalismo integró a los fueros en la Constitución y en la Monarquía», dice un profesor.

Travesuras
Por ALFONSO USSÍA ABC 2 Julio 2000

EN Almería se ha celebrado recientemente el campeonato de España juvenil de fútbol. Equipos representantes de todas las autonomías se disputaban el triunfo. Vencieron los muchachos vascos, que se alojaban en un hotel de Mojácar. En las categorías inferiores, los vascos han sido siempre punteros. En los domingos invernales, las playas se convierten en una cadena gozosa de pequeños campos de fútbol. Los partidos simultáneos que se celebran en la playa de la Concha de San Sebastián, constituyen un espectáculo social y deportivo grandioso. De ahí nacen los futuros astros que un día jugarán en los equipos de la Primera División.

Finalizado el campeonato, los jugadores fueron recompensados con unas medallas de recuerdo. Los chicos de la selección vasca las recibieron con alegría. Medallas de metal dorado con una cinta con los colores de la bandera de España para colgar del cuello. Los jugadores del resto de las selecciones las lucían orgullosos. Los chicos vascos, recibiendo órdenes de sus delegados, nada más terminar la ceremonia, las aliviaron de sus cuellos. Algunos quitaron la cinta con la bandera española y, guardando la medalla, la dejaron caer al suelo. Otros, los más graciosos y traviesos, de acuerdo con sus delegados, sus educadores, sus tutores, prefirieron llevarlas intactas al hotel. En el hotel tenían previsto divertirse de lo lindo.

En las «ikastolas» les han enseñado a odiar a España, aunque lo niegue el italiano de Eusko Alkartasuna señor Oliveri, consejero de Educación del Gobierno autónomo vasco. Los chicos, ya en el hotel, hicieron lo más divertido. Aquellos que no habían tirado al suelo la bandera española, se pusieron de acuerdo para quemarla. Liberaron las medallas de las cintas, las amontonaron sobre una mesa, y, mientras los delegados sonreían, las prendieron fuego. Eran buenas cintas y ardieron divinamente. Los entrenadores, tutores y delegados de los chicos vascos se felicitaron muy efusivamente al comprobar que su sistema de educación no había fallado.

Posteriormente, para celebrar el triunfo, se afanaron en estropear un poco el mobiliario del hotel. No se pasaron y demostraron medida, educación y civismo. Cuando habían roto unas cuantas mesas y sillas, decidieron dejar en paz al resto del mobiliario. En las habitaciones sólo quebraron alguna cama y destrozaron una decena de espejos. Los espejos son muy divertidos de romper. Algunos estallan pulverizados y otros se quedan rasgados en mil caminos tortuosos de cristal. Todo depende de la fuerza del impacto. Cuando los responsables del hotel reclamaron a los jóvenes deportistas y a sus no tan jóvenes delegados una explicación por los resultados de sus travesuras, uno de los chicos, el medio centro quizá, muy hábil con el balón, gran rematador de cabeza, recomendó a los hosteleros que renunciaran a cualquier tipo de denuncia o reclamación. «Será mejor para vosotros, españoles de mierda». Los delegados, tutores, educadores de los niños vascos rieron la gracia del capitán del equipo. «Travesuras de los chicos. Son de lo que no hay».

Me figuro que la Real Federación Española de Fútbol tendrá algo que decir al respecto. Y lo mismo la Federación Vasca, que ha estado tan bien representada en Almería. El sistema de educación que se imparte en las «ikastolas» y el contenido de su impulso pedagógico ha causado efectos irreversibles. Han convertido a los futuros deportistas vascos, que siempre fueron ejemplares y caballerosos, en unos auténticos salvajes. La anécdota puede que inspire una sonrisa en Javier Arzallus y Josu Ternera, pero estoy seguro de que a la mayoría de los vascos les avergonzará. No obstante, el italiano de Eusko Alkartasuna, descendiente del Egreggio Signore Dottore Sabini Arani, se sentirá feliz y orgulloso.

Al fin y al cabo, ¿qué hicieron los muchachos aparte de celebrar su triunfo? Quemar banderas de España no tiene para ellos importancia alguna porque lo hacen en las «ikastolas». Y romper muebles y machacar espejos es una bobada al lado de lo que rompen sus mayores. Claro, que se empieza con un espejo y se termina con una nuca, pero tampoco es para ponerse así.

La culpa la tienen los de Mojácar.

Constitucional, mal aniversario
Por Carlos DÁVILA ABC 2 Julio 2000

RESULTA que existe, a lo mejor incluso de forma organizada, un grupo de funcionarios, letrados también, del Tribunal Constitucional, que en estos días en que se conmemoran los veinte años de la creación del Tribunal, están propinando algún que otro disgusto a la actual dirección, Presidencia, de la Casa. Sugieren, más que advierten, estos profesionales que algo huele a podrido en Doménico Scarlatti, la horrible sede achatada y cilíndrica, que acoge a tantos recursos y recursos que un día los papeleos o los «diskettes» van a volar por encima del edificio. La cosa es que los trabajadores más cualificados de la institución llevan años callándose ante los sonados resbalones, propios o inducidos, que ha perpetrado el Tribunal. Ahora se han olvidado del silencio, y con múltiple y razonable prudencia, se preguntan, por ejemplo, en qué situación de prestigio ha dejado a los magistrados del Constitucional aquella sentencia que soltó a la calle a los filoetarras (cuando no etarras directamente) de la Mesa de Herri Batasuna, cuáles fueron las razones íntimas de los protagonistas que, contra todas las luces de la razón y el Derecho, abrieron la cárcel a los susodichos, y cómo esa sentencia bochornosa (esto es del firmante) está condicionando todas las que, a continuación, se hayan dado o puedan darse sobre el etarrismo.

Parece curioso que los defensores de aquella libertad sean los mismos que ahora amparan a los mafiosos italianos en España. En todo caso, algo es palmario: estos sujetos camorristas manejan dinero ingente que se filtra por los numerosos agujeros de nuestra práctica procesal, práctica —hay que recordarlo— que concluye a menudo en el Tribunal Constitucional. El grupo de altos funcionarios del Tribunal avisa —y ésa es su estricta responsabilidad— que «no nos resignamos a quedar sin voz en este panorama sombrío, con desprestigio de España en Europa». Otras indicaciones, como las que susurran la creciente prosperidad de algunos magistrados —los que poseen un sentido de Estado verdaderamente impresentable—, no pueden siquiera apuntarse si no se acompañan de las correspondientes pruebas.

El Constitucional está, según se constata, que arde, en ascuas, en las vísperas de una celebración que, por más que cuente con la sombra protectora del Rey, no es precisamente una fiesta. El Rey no forjó este Tribunal, pero sí fue el que convenció hace muchos años a un prestigioso profesor de Derecho Político, exiliado en Venezuela, de que se viniera a «su» España para adornarlo. Se vino don Manuel García Pelayo, derrotó en una votación asombrosa al catedrático y ex ministro Aurelio Menéndez, y el primer Tribunal quedó formado, con inaudita rapidez, por lo mejor que había entonces en España. Todo muy bien hasta que, ¡ay!, llegó la expropiación de Rumasa: la oposición de entonces, Miguel Herrero, redactó un histórico y brillante recurso contra el decreto-ley de la encerrona que le prepararon un domingo lluvioso en La Moncloa Felipe González y Alfonso Guerra. Don Manuel acudió al Palacio, y allí le convencieron de que «las razones de Estado exigían su sacrificio». Fue la primera vez que don Manuel huyó avergonzado; tanto, que hasta se dejó el paraguas en el domicilio —entonces— de González. Cuando otro miembro del Tribunal que le había oído decir, con un indeclinable acento, que «lo de Rumasa tenía “algunah cosiyah” inconstitucionales», le preguntó por su cambio de actitud, García Pelayo respondió: «Ra...zo...nes de Esta...do». Poco después se exilió de nuevo en Venezuela.

Desde entonces el Constitucional no ha recuperado el crédito. Ha tenido magistrados y presidentes buenos y malos, y un mártir: Tomás y Valiente, asesinado por el criminal Bienzobas, para el que el PNV pide libertad. Sus dos más recientes actuaciones han producido estos efectos indeseables: en el caso de HB, el reforzamiento del terrorismo de ETA; en el caso de los mafiosos italianos, que éstos hayan encontrado en España un refugio inestimable y que el Estado nacional se haya quedado en Europa con el tafanario al aire. Los culpables de una y otra decisión son los mismos. A lo peor es a ellos a quienes se refieren los letrados y funcionarios, quizá constituidos en Asociación, del Tribunal Constitucional.

«La masa nacionalista es bien intencionada, pero la gobierna gente que ante la violencia es impresentable»
ENTREVISTA A RAMÓN RABANERA, REELEGIDO PRESIDENTE DEL PP DE ÁLAVA
VITORIA.J. J. Saldaña ABC 2 Julio 2000

Tras casi quince años al frente del Partido Popular en Álava, Ramón Rabanera renovó ayer su mandato para otros cuatro años más. Con él, el PP ha conseguido lo que parecía imposible: desbancar al PNV del primer puesto y también del poder. Pero asegura que la transformación se debe al «magnífico liderazgo» de Mayor Oreja. Está casado, tiene tres hijos, fue diputado en el Congreso y senador y ahora es el diputado general de Álava. Hace dos años, muchos compañeros suyos no se lo hubieran creído.

- Parece usted incombustible ¿Está cansado?
- La gente desea que siga y mi responsabilidad está en atender a los afiliados alaveses del PP, a los que no puedo negar nada. Si soy algo en política se lo debo a ellos y, aunque a veces uno quiere liberarse de estas responsabilidades, no te queda más remedio que comprometerte.

- El peso electoral no concuerda con el número de afiliados ¿Demuestra eso el miedo ante el acoso que sufren las opciones constitucionalistas?
- Está claro, aunque en Álava no hay grandes afiliaciones en los partidos. Quitando al PNV en la época en la que apuntarse a ese partido significaba prebendas, el PP es el segundo en número de afiliados. Pero no hay ninguna duda de que dar el paso y afiliarse al PP significa un compromiso importante y, en algunas ocasiones, hay temor y no se da el paso. Es cierto que no corresponde el número de 66.000 votos que obtuvimos en las últimas elecciones con los mil y pico afiliados que tenemos. Todo eso es indicativo de que en el País Vasco impera cierto miedo.

- ¿Cómo ha vivido la transformación del partido, el salto al poder?
- La transformación ha sido posible porque en el País Vasco hemos luchado mucho. Hemos encontrado una persona que ha liderado el partido magníficamente: Mayor Oreja. También hemos encontrado una nueva generación dispuesta a estar en la calle, a enfrentarse dialécticamente -nosotros no tenemos otras armas- y a luchar en muchas ocasiones con riesgo. Tienen un gran mérito. Pero sobre todo ha sido la constancia de la gente. Creían que podrían doblegar al PP a base de coacciones y asesinatos y no ha sido así. Al contrario. Ahora nos sentimos más fuertes, más apoyados por la sociedad y más solidarios con la gente que aquí pide mayoritariamente libertad.

«UN PROGRAMA SERIO»
- ¿Ve a Mayor Oreja como candidato a lendakari?
- Eso no lo sé. En estos momentos, no debemos discutir sobre nombres. Lo que tenemos que hacer es presentar un programa serio, que tenga poder de captación y que aglutine al mayor espectro social que pueda haber en el País Vasco. Para ello, tenemos una ventaja: estamos gobernando en Álava en las dos instituciones más importantes, Ayuntamiento y Diputación. Y se ha plasmado que estamos haciendo una buena gestión, sin arrinconar a nadie. Aquí los únicos que sobran son los violentos. En nuestro proyecto, siempre lo digo, tiene cabida toda aquella persona que quiera la libertad, el progreso y un futuro mejor que el que tenemos nosotros para nuestros hijos.

- En estos años ¿cuál ha sido su peor experiencia?
- Lo más duro han sido los asesinatos de ETA. Al margen de estos hechos gravísimos, lo que más me desagrada han sido las actitudes de algunos miembros del PNV, de algunos de sus dirigentes. Estoy convencido de que la masa nacionalista es bien intencionada, pero está siendo gobernada por algunas personas cuya actitud ante la violencia, ante el acoso que hemos sufrido los miembros del PP, ha sido impresentable. La actitud de algunos miembros del PNV me ha parecido de una insolidaridad no entendible para un demócrata.

- ¿Cuál piensa que ha sido el mayor error del PNV en Álava?
- Creer que iba a estar permanentemente en las instituciones. Ello hizo que llevaran a cabo una política muy continuista sin protagonismo dentro de la sociedad alavesa y vasca. También contribuyó su política de completa entrega a los dictámenes del EBB, cuando Álava tiene su personalidad dentro del País Vasco.

- ¿El pacto presupuestario entre el PP y el PSE en Álava dará más de sí?
- Considero importantísimo que los partidos que están a favor del Estatuto y de la Constitución estén unidos y que, entre ellos, no haya ningún tipo de quiebra, al margen de que cada uno tenga su ideología. Aquí nos jugamos mucho, nos estamos jugando la unidad de España y, sobre todo, la libertad. Pienso que ese pacto debe ser ejemplo de la política que tenemos que hacer los partidos constitucionalistas en el País Vasco. Si bien, para el futuro, nunca cerraremos las puertas al PNV si rompe con Estella y con sus acuerdos con los que apoyan y justifican el crimen, la violencia y los asesinatos, como es EH. No renunciamos a que con el PNV, como partido democrático que debe ser y como ciudadanos demócratas que son casi todos sus miembros, tengamos puntos de encuentro en un futuro. Sería bueno para el País Vasco que esta legislatura terminara desde la moderación que hemos propiciado en las instituciones que estamos gobernando. Nos gustaría que, de una vez por todas, el PNV rompiera con Estella. Sería la mejor labor que podríamos realizar.

«NO SOBRA NADIE»
- Con el «cambio» en Álava, ¿se ha quitado el miedo al PP en el País Vasco?
- El miedo se quitó hace tiempo, pero desde que llevamos un año gobernando en el territorio alavés nadie puede justificar ningún tipo de miedo. Al contrario, lo que se ha demostrado es que nadie sobra, a nadie se le ha arrinconado, ni discriminado por su ideología, y todo eso ha calado. En la sociedad vasca se ve con ilusión lo que está haciendo el PP en el territorio alavés. Estoy convencido de que Álava tiene que ser el ejemplo para Vizcaya y Guipúzcoa. Demostrar que en Álava está el PP con el apoyo del PSOE y que aquí están cómodos. Incluso los nacionalista moderados están aquí más cómodos que donde gobiernan con el apoyo de EH. La sociedad vasca demanda puntos de encuentro y denuncia la crispación a la que nos lleva el nacionalismo radical de los dirigentes del PNV, mientras que ve con cierta ilusión la actuación del PP en el territorio alavés, en Vizcaya y en Guipúzcoa.

- Ante este nuevo mandato ¿se ha puesto un nuevo techo electoral?
- ¿Por qué no? Lo que pretendo es aglutinar el mayor espacio social y electoral en el territorio alavés. Si antes parecía increíble que pudiéramos conseguir 45.000 votos y luego hemos conseguido 66.000, si hacemos las cosas bien y con honradez, e insisto, con moderación, por qué no. En estos momentos, el punto de referencia ante la violencia y el radicalismo pasa exclusivamente por el PP.

ETA ha enviado una nueva tanda masiva de cartas de chantaje, según Interior
ANDREU MANRESA, Palma de Mallorca El País 2 Julio 2000

La organización terrorista ETA ha dirigido en las últimas semanas una tanda "masiva y grande" de cartas de chantaje para el pago del llamado impuesto revolucionario "a todo un conjunto de empresarios de colectivos del territorio nacional", según manifestó ayer a la cadena SER la delegada del Gobierno en Baleares, Catalina Cirer, al comentar que el sector hotelero de las islas había sido destinatario de los citados envíos.

"No es que se vaya a en concreto contra unas personas determinadas", aventuró Cirer, "sino que [ETA] actúa como una empresa de buzoneo con listados grandes de empresarios turísticos, hoteleros, de gasolineras, del sector del automóvil... Estén donde estén, en cualquier parte del territorio español".

Las recientes misivas de extorsión han sido dirigidas a financieros e inversores de compañías grandes y medianas, con el objeto de que paguen entre 50 y 60 millones de pesetas a la banda armada. De acuerdo con los datos recabados por el Ministerio del Interior, ETA ha comunicado por carta con una amplia relación de hombres de negocios turísticos y del sector de la construcción, radicados en todo el país, desde Málaga hasta Asturias, pasando por Salamanca y también en las islas Baleares y Canarias, según fuentes conocedoras de la investigación.

Al menos cuatro de los destinatarios de las recientes cartas de amenaza terrorista han sido conocidos líderes empresariales y propietarios de otras tantas grandes compañías turísticas familiares -hoteleras, de viajes y del ramo de la aviación-, con sede social y operativa en el archipiélago balear, pero con intereses en toda España y en diferentes partes del mundo.

Este núcleo significado de grandes financieros turísticos formó parte del grupo promotor de la Fundación Turística y Cultural de las Islas Baleares, creada para patrocinar con 3000 millones de pesetas la construcción del nuevo barco Fortuna, que disfruta el Rey don Juan Carlos y que fue asignado al Patrimonio Nacional. Sin embargo, Interior descarta que la actual oleada de envíos se centre en exclusiva en la relación de mecenas del yate real.

¡Que le den... a la historia!
José Luis Balbín La Estrella 2 Julio 2000

Cuando estudiantes, nos reíamos desconsideradamente de un compañero que se sabía sólo borrosamente lo de la batalla de Covadonga, y contestó más o menos así entre pensativo y titubeante a la pregunta del profesor: "Covadonga, Covadoo-nn-gaaa... Creo que es aquello de cuando don Pelayo estaba merendando con unos amigos en la cueva de una ladera cerca de Cangas de Onís.. En esto, que uno de ellos se asomó al abismo y volvió la cabeza asustado: ¡Coño, los moros!". Hoy ya no nos reiríamos de aquel compañero. Comparado con algunos de los mejores de ahora, sabía la tira.

Hay  "líderes mediáticos" que no tienen el pudor ni siquiera de prever en sus citas culturales escandalosas carencias elementales, como uno, famosísimo, que no tenía muy claro quiénes llegaron antes no a España, por favor, no provoquemos, sino a esa península que habitamos, si romanos, visigodos o árabes, y se armaba un lío de no te menees con el orden de las conquistas. Hay quien se mofaba de cierta modelo que pareció querer decir "estar en el candelero" cuando lo que realmente dijo es "estar en el candelabro", pero ni la sustitución es casualmente tan disparatada, ni es su profesión la de cultura o la de la información.

En cambio, la caridad corporativa parece pasar por alto un día sí, y otro, también que algunos presentadores de programas radiofónicos o televisivos hasta hablan con faltas de ortografía, como cierta presentadora que es la repanocha, que confunde repetidamente tergiversar con un curioso "trasgiversar", y no es su ejemplo más hilarante. Claro, que no son estos personajes los culpables de que sus lagunillas sean exhibidas en el escaparate público, para que vayan aprendiendo quienes los escuchan. Los verdaderos responsables son quienes los han "expuesto" ahí, con la malvada intención de que los peor intencionados se burlen de ellos. Salvo que estos últimos no sean tales malvados, sino que también hablan y, por supuesto, firman con faltas de ortografía.

Esto es lo peor. Que otros son los responsables, y no hay quien les haga pagar por ello. Recién acabada brillantemente una brillante carrera, cierta nueva licenciada me preguntaba si para ir a Munich desde Madrid tenía que pasar por Bruselas. "¿Qué? le dije, ¿con tu expediente ni siquiera sabes eso?" Y, acosada, respondió: "A mí nunca me han enseñado geografía".

Pues eso. Y todavía dicen que el lúcido historiador Gonzalo Anes, presidente de la Academia de la Historia, exagera, manipula. ¡Manipulación les daba yo a ellos!

Mensaje con bomba en Las Arenas
ETA pretende con su atentado intimidatorio que los empresarios hagan 'moverse' al Gobierno del PP.
EMILIO ALFARO, Bilbao El País 2 Julio 2000

La discreción es norma en la alta burguesía vasca, incluso a la hora de hablar del brutal sobresalto que supuso para las familias que residen en la franja de oro de Las Arenas la explosión del coche bomba colocado por ETA la madrugada del pasado domingo. Una semana después, los chalés y bloques residenciales que flanquean el primer tramo de la angosta calle de Manuel María Smith conservan el aspecto de haber sido barridas por un huracán. Albañiles y cristaleros se afanan aquí y allí en reparar tejados y ventanales desarmados por los 50 kilos de explosivo alojados en el maletero del Mercedes blanco, robado en Biarritz, que estalló junto al número 22. Sin embargo, costará menos tiempo restaurar los cuantiosos daños de las casi doscientas viviendas afectadas que la confianza sobresaltada de sus moradores.

Hace ya décadas que muchos de ellos, con apellidos vinculados a los históricos capitanes de empresa vizcaínos, vivían en alerta permanente, pero les ha impactado especialmente la ruda contundencia de la amenaza aparcada por ETA en la acera de sus casas, por donde pasan habitualmente sus hijos y esposas. "Pese al aviso, la onda expansiva pudo causar una tragedia. Mucha gente te cuenta que se libraron por los pelos de que le cayera encima un techo o le golpeara un trozo de metal proyectado", relata un vecino.

Al igual que otros, el afectado sofoca con su indignación el desciframiento del mensaje siniestro que quiso dejar ETA. Los expertos policiales descartan de plano la versión del atentado frustrado. No se han hallado rastros de un radiomando -que sugeriría la intención de hacer estallar a distancia la carga mortífera al paso de alguna persona o vehículo- y sí restos de un temporizador digital. Además, "la carga explosiva no estaba direccionada" ni se había introducido en un recipiente metálico, como es propio de los otros coches bomba de ETA, argumenta un portavoz de la Ertzaintza.

Se trató, pues, de un bárbaro aviso. Fuentes de la lucha antiterrorista consideran que no hay que esperar a la reinvindicación para interpretar que estaba dirigido a atemorizar a la clase empresarial. Pero los expertos no se ponen de acuerdo a la hora de afinar más el objetivo. Hay quien ve en el atentado una reclamación especialmente contundente del llamado impuesto revolucionario al empresariado en general, y en particular a la familia de Cosme Delclaux, el abogado de 37 años que hace ahora tres fue liberado por ETA tras permanecer secuestrado 232 días. Los Delclaux pagaron entonces mil millones de pesetas y se comprometieron a abonar otros 500 en los años sucesivos. No obstante, al producirse la tregua en septiembre de 1998, la familia, según las mismas fuentes, interrumpió los pagos y posteriormente desoyó las advertencias de la organización terrorista. Lo cierto es que, si bien Cosme no vive en el barrio desde que se casó, meses después de su liberación, el coche bomba fue aparcado junto al chalet que habita la viuda de Manuel Delclaux, ex consejero del BBV y tío del secuestrado, y que en la calle paralela viven sus padres, Álvaro Delclaux y Carmen Zubiría.

"Un golpe en el corazón de la aristocracia financiera de Neguri", así calificó ETA su secuestro en su comunicado del 27 de noviembre de 1996. Es posible que la organización recupere el concepto en su futura reivindicación del atentado. Apellidos con vitola antigua, como los Ybarra, De la Sota, Arteche, Guzmán, Sendagorta, Ampuero o Icaza, y otros emergentes como los Echenique, Basagoiti o Corcóstegi, vinculados a cargos directivos en la gran banca, las finanzas y la economía española en su conjunto, residen junto con otros centenares de familias de profesionales liberales y ejecutivos en esta franja del barrio de Las Arenas, comprendida entre el río Gobela y el paseo marítimo, que se vio sacudida por la explosión. Por eso, hay otros analistas que ponen el énfasis en la "tesis política".

Según ésta, lo que ETA pretendió fue un golpe intimidatorio del calibre del atentado del IRA contra la City de Londres en febrero de 1996. Pero en lugar de atentar contra el lugar de trabajo de los empresarios y financieros vascos, ETA ha decidido golpear algo mucho más sensible, con un medio tan destructivo e indiscriminado como un vehículo repleto de explosivo: su entorno familiar, el área donde viven sus mujeres e hijos y que se consideraba protegido por los sistemas de seguridad privada de que disponen. Según esta hipótesis, el objetivo perseguido no sería tanto recaudatorio como político . ETA buscaría utilizar a los empresarios como ariete contra el Gobierno del PP para conseguir que abandone su postura inamovible sobre la cuestión vasca.

En términos más anecdóticos, tampoco existe coincidencia a la hora de interpretar si la utilización en el atentado de un Mercedes no fue un sarcasmo de ETA, que no se caracteriza por su sentido del humor (aunque sea del género siniestro), u obedeció al propósito de que no levantara sospechas. Si pretendió lo segundo, quedaría ratificado su despiste sobre la realidad vasca. Porque si hay un coche ajeno al estilo de las familias que viven en la zona y que puede llamar la atención aparcado en sus calles, ése es un Mercedes.

"Neguri no existe. El Neguri mítico del primer tercio del siglo pasado, e incluso el que pervivió hasta la transición, es ahora un mito", protesta con un deje de fastidio un directivo de una sociedad bursátil cuyos cristales también saltaron por los aires en la madrugada del pasado domingo. Como en su caso, centenares de familias con apellidos comunes se han ido asentando en las últimas décadas en esta zona de Las Arenas (el distrito cuenta en total con 20.000 habitantes de los 84.000 que suma el municipio de Getxo). Ocuparon el vacío que dejaron los descendientes de las estirpes históricas, cuando el terrorismo se cebó con ellos en forma de secuestros y asesinatos en los años setenta y les obligó a emigrar o a camuflarse en la grisura de la discreción.

En ella convivían sin mezclarse más allá de lo necesario cuando ETA estacionó su amenaza en la calle de Manuel María Smith Ybarra, el arquitecto que diseñó los característicos palacetes de estilo inglés que dieron realce a Neguri ("población de invierno", en castellano). "La conmoción ha sido enorme", resume un vecino de la zona, quien afirma que la indignación de los afectados se dirige contra ETA, pero que sugiere que, en los próximos días, algunas miradas y voces van a elevarse también hacia el presidente Aznar.

Aznar ensalza la vigencia mundial del español en su despedida de Filipinas
El presidente del Gobierno apostó por incrementar la presencia española en Asia
El presidente del Gobierno, José María Aznar, finalizó ayer el largo periplo que le ha llevado por varias ciudades de China, Hong Kong y por Filipinas. Su última jornada de esta doble visita oficial estuvo dedicada en gran parte a ensalzar el castellano y a reivindicar la cultura española. Una vez más aprovechó los distintos foros en los que participó para insistir en la necesidad de que España esté presente en esta zona de Asia y del Pacífico. Como balance declaró que estaba satisfecho de su estancia en Manila.
César Lumbreras (e.e.) - Manila (Filipinas) .- La Razón 2 Julio 2000

El primer acto de la última jornada de Aznar en Manila fue un desayuno con empresarios filipinos tras el cual visitó la zona denominada Intramuros, donde están los principales restos de la presencia española en la capital de este archipiélago. La primera parada fue la Iglesia de San Agustín, en la que el matrimonio Aznar entró al mismo tiempo que sonaba la Marcha Nupcial porque se estaba celebrado una boda.

    Después se trasladaron hasta el Fuerte de Santiago, uno de los pocos vestigios de la época colonial que sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial, y visitaron la Universidad católica de SantoTomás fundada por los dominicos españoles en 1611.

    En el salón de actos de la facultad de medicina, Aznar pronunció un discurso ante los estudiantes con un hilo conductor: la defensa del español y de la cultura española. Destacó que los fundadores de la patria filipina habían estudiado en su mayor parte en esta universidad y gracias a ello no tuvieron que encargar su Constitución a un «bufete de abogados europeos».

    Aznar pidió a los estudiantes que se asomasen a la cultura española e insistió en que el español forma parte de la cultura filipina. Citó como ejemplo que la declaración de independencia se redactó en español y que la letra del himno nacional está en esta misma lengua.

    Según Aznar, el español, además de pasado, tiene también mucho futuro: «se trata de la segunda lengua en el mundo que es hablada por más de 400 millones de personas. Con ella se hace cultura, política y negocios. Un millón de japoneses estudia esta lengua».

    A continuación anunció que Filipinas es un objetivo prioritario para la cooperación española y que es uno de los países que recibe más ayuda. Entre los aplausos de los asistentes anunció que en los próximos años se potenciará el sistema de becas para que más estudiantes filipinos puedan estudiar en España.   

Más presencia en Asia
Tras visitar la sede del Instituto Cervantes, donde presidió la creación de la Asociación de Amigos de este Instituto, e inaugurar la exposición sobre casa ancestrales hispánicas en Filipinas, Aznar ofreció un almuerzo a las primeras autoridades del país y se despidió de Manila con una recepción a la colonia española.

    El jefe del Gobierno reconoció que Filipinas está recuperando el pulso económico y la normalidad política. Insistió en la necesidad de incrementar la presencia de España en Asia y el Pacífico, fijando objetivos concretos y poniendo los medios necesarios. e indicó que toda la sociedad española debe implicarse. «Si conseguimos intensificar nuestra presencia en este área», dijo, «España habrá cubierto todo el mundo y se habrán alcanzado gran parte de los objetivos de política exterior»......

¿Existe una identidad europea?
VÁCLAV HAVEL El País 2 Julio 2000

¿Se ven a sí mismos los pueblos de Europa como "europeos" o no es más que una ficción que intenta transformar la geografía en un "estado mental"? Esta pregunta se plantea con frecuencia en relación con debates sobre el grado de soberanía que los Estados nacionales pueden, o deben, transferir a la Unión Europea. Muchos afirman que, si se relega la pertenencia nacional a un segundo plano con demasiada rapidez en favor de un concepto desconocido, tal vez quimérico, de pertenencia europea, puede que el final no sea feliz.

Cuando me pregunto hasta qué punto me siento europeo y qué me vincula a Europa, mi primer pensamiento es una ligera sorpresa respecto al hecho de que sólo ahora reflexiono sobre este tema. ¿Por qué no pensé en ello hace años, en aquellos tiempos en que empezaba a descubrir el mundo? ¿Era porque consideraba mi pertenencia a Europa como una cuestión superficial, de escasa importancia? ¿O es que daba por sentada mi vinculación a Europa?

Todos mi antecedentes eran tan patentemente europeos que nunca se me pasó por la cabeza reflexionar sobre mis pensamientos. Y no sólo eso. Tengo la sensación de que habría hecho el ridículo si hubiese escrito o declarado que era europeo y me sentía europeo; o si hubiera manifestado explícitamente una orientación europea. Tales manifestaciones habrían parecido patéticas y pomposas; las habría considerado como una versión arrogante de la clase de patriotismo que me desagrada de los nacionalistas.

Al parecer, estas dudas las siente también la mayoría de los que han nacido en Europa: son tan intrínsecamente europeos que no son conscientes de ello. No se llaman a sí mismos europeos. Cuando se les pregunta en las encuestas de opinión, se muestran ligeramente sorprendidos por tener que proclamar de repente su pertenencia europea.

El europeísmo consciente tiene escasa tradición, así que celebro el hecho de que la conciencia europea esté emergiendo de entre la confusa masa de lo evidente. Al preguntarnos sobre ello, al pensar en ello, al intentar comprender su esencia, contribuimos a la conciencia que tenemos de nosotros mismos. Esto es enormemente importante, en especial, porque nos encontramos en un mundo multicultural y multipolar en el que reconocer la identidad de uno mismo es un requisito previo para coexistir con otras identidades.

Si, hasta hace poco tiempo, Europa prestó tan poca atención a su propia identidad se debió a que, equivocadamente, se veía a sí misma como si fuera el mundo entero o, al menos, se consideraba a sí misma como muy superior al resto del globo, de modo que no sentía ninguna necesidad de definirse a sí misma en relación con los demás. Inevitablemente, esto tuvo consecuencias perjudiciales para su funcionamiento práctico.

Reflexionar sobre el europeísmo significa preguntarse sobre el conjunto de valores, ideales y principios que caracterizan a Europa. Por definición, implica un análisis crítico de ese conjunto de pensamientos, seguido de la comprensión de que gran parte de las tradiciones, principios o valores europeos pueden tener un doble filo. Algunos -si se llevan demasiado lejos o se abusa de ellos en determinadas formas- pueden conducirnos al infierno.

En este esfuerzo de reflexión hay que resaltar la dimensión espiritual y los valores fundamentales de la integración europea. Hasta ahora, la unificación europea, y su significado dentro del contexto más amplio de civilización, ha quedado oculta detrás de cuestiones técnicas, económicas, financieras y administrativas.

Cuando se inició la unificación tras la II Guerra Mundial, la Europa occidental democrática tuvo que enfrentarse al recuerdo de los horrores de dos guerras mundiales y a la amenaza del dominio totalitario comunista. En aquel entonces era innecesario hablar de los valores a defender porque eran evidentes. Era necesario unir a Occidente para evitar que se extendiera la dictadura, así como el peligro de reincidir en los viejos conflictos nacionales. 

Así pues, durante sus primeros balbuceos, la Unión Europea tenía, en gran medida, la misma actitud que yo tenía respecto a mis antecedentes europeos. La justificación moral de Europa era evidente: no era necesario ponerla de manifiesto. Dado que Europa occidental también defendía algo evidente, no era necesario describirlo o analizarlo. Hasta que hace una década desapareció la amenaza física que pesaba contra ella, Europa no se animó a abordar una profunda reflexión sobre los fundamentos morales y espirituales de su unificación y sobre cuáles debían ser los objetivos de una Europa unida.

A mi modo de ver, el conjunto básico de valores europeos formado por la historia espiritual y política del continente está claro. Consiste en respetar las libertades únicas del ser humano y de la humanidad, sus derechos y su dignidad; el principio de solidaridad; el Estado de derecho y la igualdad ante la ley; la protección de las minorías; las instituciones democráticas; la separación entre los poderes legislativo, ejecutivo y judicial; el pluralismo político, el respeto de la propiedad y de la empresa privadas; una economía de mercado, y la promoción de la sociedad civil. Estos valores reflejan innumerables experiencias europeas modernas, incluido el hecho de que, en la actualidad, nuestro continente es una encrucijada multicultural.

A la hora de definir lo que significa ser "europeo", una tarea crucial es reflexionar sobre la naturaleza de doble filo de aquello que hemos aportado al mundo para darnos cuenta de que Europa no sólo le enseñó los derechos humanos sino que también introdujo el Holocausto; de que generamos impulsos espirituales no sólo para las revoluciones industrial y de la información sino también para saquear y contaminar la naturaleza, y de que alentamos el progreso de la ciencia y de la tecnología, pero asimismo borramos implacablemente experiencias humanas esenciales forjadas a lo largo de varios milenios.

Los peores acontecimientos del siglo XX -guerras mundiales, fascismo y totalitarismo comunista- se debieron en su mayoría a Europa. Sin embargo, durante la última centuria, Europa también experimentó tres acontecimientos prometedores, aunque no todos fueron logros exclusivamente europeos: el final del colonialismo, la caída del telón de acero y el principio de la integración europea.

Tenemos por delante una cuarta gran tarea. Una Europa unificada debe demostrar, mediante su forma de ser, que los peligros generados por su contradictoria civilización pueden ser combatidos. Me sentiré feliz si los ciudadanos de mi país, que son europeos, pueden participar en este proceso de reflexión, de definición de una identidad europea, como europeos plenamente reconocidos por Europa.  Václav Havel es presidente de la República Checa. © Project Syndicate.

La Academia se columpia
SANTOS JULIÁ El País 2 Julio 2000

Años, dice la Real Academia de la Historia, que lleva reuniendo "información detallada de cómo se enseña la historia en la ESO y en el bachillerato". Loable empeño, pues, como se sabe, no escasean los problemas. Para realizarlo no ha tenido mejor ocurrencia que contar con la colaboración de sus miembros correspondientes, base única mencionada para formular, en su mal llamado informe, un "parecer razonado" sobre tan importante cuestión. Los académicos, gentes habituadas al método científico, deberían saber que no hay peor manera de reunir información fiable que encomendar la tarea a corresponsales voluntarios. El sesgo está garantizado desde el mismo punto de partida.

Un informe de verdad sobre cómo se enseña la historia habría exigido una previa y metódica labor de encuesta, circunscrita a un periodo de tiempo determinado, realizada por personal cualificado, con riguroso control de una muestra aleatoria, con entrevistas en profundidad a personas representativas de los diferentes sectores implicados, con análisis de contenido de programas y textos, sin dejar nada fuera y sin que nada esté sobrerrepresentado. Nada de eso ha hecho, ni ha encargado que se hiciera, la Academia. Las mínimas cautelas exigidas por el método científico han sido alegremente desechadas. Así le ha lucido el pelo.

Pues, con semejante falta de rigor, no es sorprendente que los autores confiesen con candidez que carecen de noticias sobre un elemento esencial: la actividad docente desarrollada por cada profesor en el aula. Acabáramos: si le faltan noticias sobre ese elemento esencial, lo que hace la Academia con su presunto informe es perder una excelente ocasión para mantener la boca cerrada. Pues, al abrirla, no puede hablar más que de "la impresión" obtenida al concluir un "somero recorrido". Pero ¿cómo se han atrevido los redactores del documento a transmitir impresiones derivadas de someros recorridos? Eso lo puede hacer alguien en una tertulia de amiguetes, que si Fulanita me dijo, que si has visto lo que dice Menganito. Pero una Academia no se puede permitir la licencia de presentar, como parecer razonado, lo que no pasa de ser una impresión obtenida tras un somero recorrido.

Porque luego, y como el que cotillea de tal o cual cosa, la anécdota se eleva a categoría: el recorrido, por muy somero que sea, será suficiente para afirmar que la enseñanza de la historia destinada "al conjunto de los ciudadanos españoles" es de "desdibujamiento e imprecisión". Ah, qué sagaces son estos académicos: les basta una impresión para emitir un diagnóstico de carácter general y para formular, sin haber tenido antes la precaución de estudiar al profesorado, ni de analizar los textos, ni de seguir el desarrollo de la docencia, ni de medir sus resultados, un juicio de valor condenatorio: la enseñanza de la historia en España está a manos de ignorantes o tergiversadores, afectados de sociologismo, pedagogismo y politicismo. Bravo por la Academia.

Hubo una vez en España unos pedagogos adelantados a su tiempo que amaban a su país y que tuvieron la arriesgada idea de transmitir ese amor a sus alumnos prescindiendo de textos, sacándolos del aula, llevándolos de paseo por los alrededores y enseñándoles a descifrar desde el presente las huellas del pasado. Si hubieran leído que, más de cien años después de su esforzada tarea, la Academia se atrevía a proponer que "los grandes personajes y los acontecimientos políticos deberán servir para formar el armazón de la disciplina" les hubiera dado un soponcio. Y es que, desde la ocurrencia de encargar la recogida de información a sus corresponsales hasta la reivindicación del gran personaje, la Academia no deja ni por un momento de columpiarse. Una lástima, la verdad, porque, como muestra la airada reacción de los nacionalistas, siempre a la que salta, la enseñanza de la historia plantea en España serios problemas que la ligereza inaudita de este informe no hará más que agravar.

Nota del Editor: Estudio serio o estudio comprado.
2 Julio 2000

Los que detentan el poder disponen de dos elementos fundamentales para llevarse el gato al agua: el tiempo y el dinero. Ellos no tienen prisa para realizar estudios, ya han metido su basura en la enseñanza y pueden dejar ignominiosamente que vaya surtiendo efecto. Y si hay que comprar un estudio, se compra, pagando con el dinero de todos, para que diga lo que les interese.

Critica a la Academia afirmando " sin haber tenido antes la precaución de estudiar al profesorado, ni de analizar los textos, ni de seguir el desarrollo de la docencia," con lo que muestra  sesgo y desconocimiento: estudiar al profesorado es tarea de la inspección de educación; analizar los textos es lo único que han podido hacer y han hecho, de aquí sale el devastador informe, lo mismo que el de Fadice y el estudio, realizado por el catedrático de Historia Contemporánea Pedro Antonio Heras, (La Razón, primer artículo de esta página ); seguir el desarrollo de la docencia es también tarea de la inspección de educación; con la valoración de los resultados de las pruebas de selectividad y el conocimiento que los profesores de universidad perciben en los alumnos se puede tener una imagen clara del desastre. En la calle, es real el terror y sufrimiento ejecutado por los más radicales. 

La guerra de los vascos
El Conspirador La Estrella 2 Julio 2000

El Conspirador prefiere motivos más lúdicos para su inspiración, pero no puede permanecer impasible ante el despropósito de unos políticos que vociferan en el País Vasco, demócratas, antes amigos y aliados (PP y PNV) y que al día de hoy casi llegan a las manos, en pos de una fractura social que a casi nadie interesa. Y todo ello mientras se sabe que por alguna ciudad de España viaja un coche-bomba, como el que explosionó en Guecho, dispuesto a matar y a provocar un sinfín de protestas, acusaciones, manifestaciones, duelos y emocionantes minutos de silencio que no van a devolver la vida a nadie.

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Enrique Villar, es un ejemplo de incompetencia política que merece ser destituido o relevado de su cargo. Pero este personaje, que no le va a la zaga en disparates a otros dirigentes nacionalistas, tiene el agravante de que él representa los intereses políticos del conjunto del Estado, que administra el Gobierno del PP. Y por ello la seria gravedad de sus disparates, convencido el personaje como lo está de que utiliza el lenguaje que en público o en privado usan sus mayores del PP, Mayor o Iturgaiz, sin darse cuenta el personaje del daño institucional que causa, y por el que, por una vez, ha tenido que pedir disculpas.

Este ejemplo revela el nivel de la crisis y del enredo. El PNV sigue en el Pacto de Estella pero el PP, la verdad, no quiere que salga de allí, porque electoral y políticamente el PNV viste sus ínfulas españolistas, por su pacto con las gentes de HB. Y cada vez que el PNV da un paso hacia el marco democrático institucional, Mayor y Aznar se encargan de decir que es falso, insuficiente o una trampa, en vez de felicitarse de ello y animar al PNV a regresar al campo democrático.

Paralelamente, los del PNV, temerosos de dejar a la intemperie y a merced del PP su Gobierno vasco, a la vista de la mala acogida de sus gestos, no acaban de cortar su relación con EH, aunque poco a poco van rompiendo sus pactos municipales, pero temen que una espantada de EH del Parlamento vasco provoque un vacío de poder y que el PSOE, que bastante tiene con lo que tiene dentro y que debe soportar la presión mediática del PP, no esté en condiciones de darles el apoyo que necesitan para romper sin gran desgaste ni pérdida de poder con EH y HB.

Por su parte, EH está en su propia ratonera. El final de la tregua y la salida de la cárcel de los anteriores jefes de HB ha dejado a Otegui sin discurso político y le obliga a refugiarse en el ámbito de la violencia. Si rompe con el PNV, Otegui habrá perdido su momento y oportunidad, como lo perdió cuando no supo ni pudo mantener viva la tregua, cuya ruptura ha beneficiado al nacionalismo español y deteriorado los proyectos emergentes del nacionalismo vasco.

Así las cosas y mientras avanza la violencia y sigue la batalla policial, el nivel de la política ha quedado en un estancamiento irresoluble. No hay discreción, no hay prudencia, no hay personas capaces y que estén dispuestas al diálogo. El Gobierno del PP sigue en sus trece, el PNV en las suyas, el PSOE ausente y EH sin credibilidad. Y todo ello mientras por España viaja, con toda seguridad, un comando o un coche-bomba que en alguna parte estallará. Correo al Conspirador

Nota del Editor: realidades e intenciones
2 Julio 2000 

Diálogar no creo que sea obligar a estar en una partida con naipes marcados y pistola debajo de la mesa, rompiendo un pacto municipal por cada asesinato; hace más de 15 años ya conseguían votos amenanzando con quemar las cosechas. Que nos llamen nacionalistas españoles porque pagamos los impuestos del IRPF, IVA, hidrocarburos, y otros, excepto el  "revolucionario" (que desgraciadamente pagamos indirectamente),  es una valoración inapropiada,  somos libertarios respetuosos con los demás; nos agrupamos para minimizar costes de servicios comunes.

Y si quiere criticar al PP, tiene al de Galicia: sin ellos esta página no existiría; abogados, procuradores y jueces tendrían tiempo para otras actividades y los padres de familia estarían tranquilos pensando que sus hijos pueden utilizar en la escuela,  en la universidad y en otros servicios públicos el idioma común español si es su deseo.

María San Gil: «El ciclo nacionalista está acabado y es la hora del PP»
Entrevista con la presidenta del Partido Popular de Guipúzcoa
La nueva presidenta del PP de Guipúzcoa, María San Gil, se muestra convencida de que «el ciclo nacionalista está acabado. Es el momento del PP» en el País Vasco. Además, cree que el PSE ha renunciado a ser alternativa de gobierno.
Inmaculada G. de Molina.- La Razón 2 Julio 2000

María San Gil, 35 años, casada, dos hijos, de nueve meses y dos años y medio. Es primera teniente de alcalde en San Sebastián y desde hace unos días presidenta del PP de Guipúzcoa. Me dice que «no me pongas eso de que soy valiente. No soy ninguna Juana de Arco». Ella dirá lo que quiera, pero de cobarde no tiene ni un pelo. El asesinato de Gregorio Ordóñez marcó su destino y su compromiso político con su tierra. Ha aceptado el cargo de presidenta del PP de Guipúzcoa porque «los muertos no son gratis y por ellos tenemos que hacer un esfuerzo importante». Con una vitalidad que emana por todos los poros de su piel, reclama recuperar el léxico. «Parece que tengamos una enferma y no son muertos, son asesinados». Se dedica a esto de la política para que sus hijos puedan vivir, algún día, «en un país libre y militar en el partido que quieran, sin que, por eso, les puedan pegar por la calle». No oculta tener «muchísimo miedo. Soy consciente de que...» Su sueño más anhelado es «salir de mi casa por las mañanas sin tener que avisar a nadie. Poder hacer lo que me dé la gana y defender unas ideas políticas sin que te maten».

    -¿En las ikastolas se fomenta ideas racistas?
    -Nunca he estado en una. No generalizaría, pero hay ikastolas que son más peligrosas que beneficiosas, por sus profesores y sus libros de texto.

    -¿Qué le parece la reacción del Gobierno vasco al informe de la Real Academia de la Historia?
    -Histérica. Puedes no compartir una idea, pero tampoco hace falta utilizar un informe para hacer más victimismo del PNV. Cualquier cosa sirve para que se sientan ofendidos.

    -¿La situación en el País Vasco está peor que antes de la tregua?
    -Cuando se ha probado lo que es vivir en paz, volver otra vez a esta situación cuesta mucho más y te hace ser menos transigente que antes. La sociedad se ha dado cuenta de que esto no se puede tolerar y se percibe más que hay una división social en la calle. Vemos que se puede vivir en paz y sin asesinatos. Por eso, la sociedad está más rebelde. El PNV lo achaca a que nosotros radicalizamos y yo a que la gente ha tocado lo que es una sociedad tranquila y pacífica y quieren que eso sea una realidad.

    -¿Le extrañaría que el PNV abandonara el Congreso de los Diputados?
    -Si el PNV quiere abandonar el Parlamento de la Nación, que coja y lo haga, pero que no busque disfrazar de nada una actuación. HB no se presentó a las generales y no pasa nada y todos sabemos como es HB. El PNV no puede jugar a un doble juego: por un lado, presentarse para ser electos a nivel nacional y, por otro, buscar argumentos para tener que abandonarlo. Cuando quieren gobernar con HBlo hacen y no tienen que disfrazarlo de nada.

    -¿Qué busca el PNV acusando a CiU de paralizar la Declaración de Barcelona?
    -Anasagasti nota que el PNV se está quedando sólo, incluso entre la gente que formaba la Declaración de Barcelona. Anasagasti estará, otra vez, histérico.

    -¿El PNVsigue en el Pacto de Estella por convencimiento o porque la marcha atrás, en política, es difícil?
    -No hablaría del PNV, sino de dirigentes nacionalistas. No todo el PNV está de acuerdo con estar en Estella. Hay dirigentes que están absolutamente convencidos de que ese es el camino de su famosa construcción nacional y hay otros que les cuesta dar mucho marcha atrás. En política, como en todo, reconocer que te has equivocado debe costar mucho, pero también el admitirlo da una legitimidad política importante. Algunos nunca lo harán. No pueden reconocer que se han equivocado y que sus equivocaciones nos están llevando al fracaso de la sociedad vasca.

    -¿Y cómo se explica el goteo de ruptura de pactos del PNV y EA con EH, según Eta va asesinando?
    -Si quisieran romper romperían. No me parece legítimo políticamente que se rompa en un ayuntamiento donde han matado a un ciudadano. Me parece reprobable política y moralmente. Que rompan de una vez. Ya basta de palabras y de pésames. Matarán a una persona y volverán a haber condolencias, buenas palabras y «estamos con vosotros».

    -Tras constatar las profundas discrepancias entre Aznar e Ibarreche, ¿da por perdida la posibilidad de reconducir la situación con el PNV?
    -Me remito a Ermua. Asesinaron a Miguel Ángel Blanco y fue traumático para la sociedad. En ese momento, estábamos todos los partidos democráticos en un punto y enfrente Eta y HB. ¿Quién se ha movido? El PNV y EA. No es que el PP tenga que hacer algo, es que el que se ha movido tiene que volver a su sitio. Tenemos que seguir defendiendo y manteniendo unas posturas, que son sólidas y están perfectamente legitimadas. Lo que no vale es que Ibarreche vaya a hablar con Aznar y ya tenga la respuesta antes de entrevistarse. Por parte del PNV no hay ninguna voluntad de acuerdo. Ellos se mantienen férreamente en sus posturas, pase lo que pase, y luego hacen la operación de maquillaje cada vez que matan a alguien, hacen que suspenden, pero no suspenden nada y seguimos en las mismas.   

Higiene mental y social
   -¿Dónde está la salida, si el PP sigue pidiendo elecciones y el PNV sin convocarlas? ¿La gente puede cansarse?
    -Sí hay solución. De este tema no te puedes cansar. Si nosotros no nos cansamos, que nos jugamos el tipo todos los días... Alguien tiene que defender que la libertad exista en este país. Entiendo que para el resto de los españoles el País Vasco, últimamente, no es más que producto de problemas. Alguien tiene que decir en este país la verdad: queremos ser libres, independientemente de las ideas que se tengan. Si nos cansamos y nos marchamos, conseguiremos una sociedad más enferma de lo que ya es. Esta pelea hay que ganarla, día a día, y diciéndole al PNV que lo están haciendo mal y que el ciclo de poder nacionalista se ha terminado, porque han pactado con HB, están metidos en Lizarra y están abocados al fracaso, en el que yo, ciudadana vasca, no quiero estar. Si el PNVse equivoca, lo que no quiero es que eso traiga más muertos y más destrucción. Todos los días habrá que decirles que se han equivocado y que no pasa nada, que no hay que asustarse, que la alternancia democrática es sana. Es higiene mental y social. Es el momento del PP. El ciclo nacionalista está acabado, ya no tiene salida.

    -Se rumorea que Ibarreche podría convocar elecciones en primavera.
    -Cuanto más tiempo pase peor. El país no funciona. No se aprueban leyes. HB va cuando le da la gana. HB les torea. Se ríe del PNV.

    -¿Ibarreche puede estar retrasando la convocatoria de comicios para intentar llegar a un pacto con el PSE?
    -Confío más que todo eso en el PSE. Ahora no tienen una línea específica, porque tienen un lío interno gordo.

    -¿Cómo valora la actitud del PSE?
    -Depende de los días. Me da la sensación de que han renunciado a ser alternativa de gobierno.

    -¿Descarta, entonces, que en primavera pueda haber un gobierno de coalición PNV-PSE?
    -Si hay elecciones, primero las tendrán que ganar.

    -¿Pero el PSE puede inclinar la balanza hacia el PNV?
    -Confío más que todo eso en el PSE.

    -¿Sirve de algo que Rojo y Mayor Oreja coincidan en la necesidad de buscar una alternativa al PNV?
    -Los socialistas están despistados. Pero a mí me sirve de mucho. Ser alternativa del PNV tampoco es como para echarse las manos a la cabeza. Vamos a perderle el miedo al PNV. No es más nacionalista un dirigente nacionalista que yo. Me gustaría que muchos de ellos dieran la prueba de cariño a este país que estamos dando los cargos electos del PP y del PSE. Que llevaran sufriendo la lacra del terrorismo como nosotros la sufrimos y, sin embargo, siguieran aquí apostando por este país. Para nosotros, es mucho más cómodo decir «me voy a Albacete y que se maten». Pero tengo dos hijos, soy vasca y quiero vivir en esta tierra, que es magnífica y nos la están amargando una banda de asesinos.

    -¿Por qué ha aceptado ser la presidenta del PP de Guipúzcoa?
    -Tengo 35 años y toda mi vida he vivido convulsionada por el terrorismo. La circunstancias de la vida te van llevando. Era muy amiga de gente del PP, empecé a trabajar en el Ayuntamiento, mataron a Gregorio y entonces fue cuando me hice la pregunta: ¿me voy o me quedo? Los muertos no son gratis y por ellos tenemos que hacer un esfuerzo importante. No son muertos, son asesinados. Hay que recuperar el léxico. Hablamos como si tuviéramos una enfermedad. En lugar de decir los asesinados por Eta, decimos los muertos por la situación política. Les debemos a todos los asesinados que no les salga gratis a los asesinos.

    -¿Qué espera conseguir?
    -Que mis hijos vivan en un país libre y que puedan ser del partido que quieran, sin que, por eso, les puedan pegar por la calle.

    -¿Tiene miedo?
    -Muchísimo ¿Cómo voy a vivir sin miedo? Soy consciente de que...

    -¿Cómo se vive con miedo?
    -Se vive mal, muy mal.

    -¿A Eta le «importa un rábano» que gobierne un lendakari del PP, como dice Atucha?
    -A Eta todo lo que no sea Eta le importa 33. No le importan los presos, ni los vascos, ni nada, más que ellos mismos y hacer lo que les da la gana.

    -¿Sólo saben asesinar?
    -Y punto.

    -¿Entonces, cómo se va a reconducir la situación para llegar a la paz?
    -Cuando un ladrón roba nadie piensa en cómo vamos a tener que ganarlo para que se convierta en una hermanita de la caridad. La sociedad tiene que dar la espalda a todos los que apoyan los asesinatos y la violencia. Voy por la calle y me siento a veces incómoda. Los dirigentes de HB van por la calle y se sienten cómodos. Hay zonas de esta ciudad (San Sebastián) por las que no puedo ni pasar, me insultan. No quiero que nadie sufran eso, pero sí que algún dirigente de HB se sienta incómodo por defender lo que defiende, por no condenar un asesinato.

    -¿Se puede perdonar, si llegado el momento Eta entrega las armas?
    -Y pide perdón. No puedes perdonar al que no te pide perdón. Nunca seré íntima de Valentín Lasarte (asesino de Ordóñez), ni me tomaré un vino con él, pero si algún día me lo cruzo por la calle tampoco le diré nada.   

Dar la espalda
    -¿Qué opina de que le corten el micro a un socialista en la Comisión de Derechos Humanos?
    -No saben lo que es la falta de democracia. Me suelo ir de la junta de portavoces cada vez que HB me empieza a explicar un atentado. Mi pequeño grado de libertad me permite no oir ni estupideces, ni maldades. Pido a mis compañeros del PSE, del PNV y de EA que se levanten y se quede sólo el señor de HB, con su papel. Es cuando notarían el aislamiento político. La segunda vez que fuera a una reunión y nos volviéramos a levantar, a la tercera no iría o condenaría el atentado. Cambiarían muchas cosas. Si sólo me voy yo, estará encantado porque tiene público.

    -¿Qué le parece que Arzallus acuse a Aznar de usar los asesinatos de Eta para lograr más votos?
    -A Arzallus le pregunté que si mataran a sus concejales iba a actuar igual que ahora. Me dijo que «no».

    -¿Cómo va acabar este conflicto?
    -Con firmeza. Tiene que actuar la policía, el estado de derecho y el aislamiento social.

    -¿El próximo lendakari será Mayor Oreja?
    -Será del PP.

 

Recortes de Prensa   Página Inicial