AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 14 Julio   2000
#San Millán, ora pro nobis
Aleix VIDAL-QUADRAS La Razón 14 Julio 2000

#Carpinteros
ERASMO El Mundo 14 Julio 2000

#Asamblea de trámite
Editorial ABC 14 Julio 2000

#El lenguaje de ETA
José Luis Manzanares La Estrella 14 Julio 2000

#ETA 'aparca' en zona peatonal de Madrid
Lorenzo Contreras La Estrella 14 Julio 2000

#Irrelevancia
JAVIER PÉREZ ROYO El País 14 Julio 2000

#El lehendakari empapelado
Germán Yanke Libertad Digital 14 Julio 2000

#ETA y el PNV
Ramón PI ABC  14 Julio 2000

#La patronal y el gobierno de Guipúzcoa se resisten al chantaje de ETA
G. GASTAMINZA, San Sebastián El País 14 Julio 2000

#Atacada con un artefacto incendiario la vivienda del vicepresidente de UPN
MIKEL MUEZ, Pamplona El País 14 Julio 2000

#Arenas afirma en Ermua que «PP y PS0E estamos obligados a que cuaje una alternativa democrática al nacionalismo»
BILBAO. I. Souto ABC  14 Julio 2000

#Ávila solicita el premio Príncipe de Asturias para el Foro de Ermua
ÁVILA. ABC 14 Julio 2000

#«Los académicos de la Historia somos posteriores al franquismo»
MADRID. A. A. ABC 14 Julio 2000

#El español en Brasil
Editorial La Razón 14 Julio 2000

San Millán, ora pro nobis
Aleix VIDAL-QUADRAS La Razón 14 Julio 2000 

La presentación solemne en el Monasterio de Yuso del Manifiesto del Partido Popular a favor de la mejora de la enseñanza de las Humanidades ha tenido las virtudes de la oportunidad y de la necesidad, y ha demostrado que el Gobierno no olvida el naufragio de su intento de actuar en este ámbito durante la anterior legislatura. Ahora bien, existen determinadas circunstancias en relación a tan interesante tema que conviene tener muy presentes si se desea esta vez llevarlo a buen puerto.

    La primera es que no se puede esperar la menor colaboración de los partidos nacionalistas. Mal acostumbrados desde 1993 a hacer lo que les viene en gana en el terreno de la educación, donde ejercen competencias plenas, su actitud será obstruccionista, saboteadora y demagógica. Pondrán todos los palos posibles en las ruedas y más. Cualquier esperanza de ganárselos a través del diálogo, de la persuasión o del halago es una forma cara de perder el tiempo. Y si alguien cree que son sensibles a la argumentación racional, bendita sea su inocencia. Sus reacciones iniciales ante el anuncio del Gobierno de la Nación de sus intenciones de proponer una reforma de los planes de estudio de la secundaria hablan por sí solas.

    La segunda es que un acuerdo con el Partido Socialista resulta esencial. Si las dos grandes fuerzas políticas nacionales llegan a un pacto sólido y razonable sobre la cuestión, la fuerza de arrastre sobre la opinión será irresistible. Aquí sí que Pilar del Castillo ha de extremar la delicadeza y el cuidado más exquisito para que el primer partido de la oposición se note partícipe y no comparsa. Toda tentación de rentabilización electoral exclusiva ha de ser evitada y la negociación con el PSOE debe discurrir por cauces de transparencia, cooperación y mutua lealtad. Dejando aparte al socialismo catalán maragalliano, más atento siempre a heredar el electorado de Pujol que a su condición de integrante de una gran organización de ámbito nacional, y a un sector del socialismo guipuzcoano especialista en equidistancias, el núcleo básico del centro-izquierda español está sano y tiene un compromiso claro con la Constitución y con los valores democráticos inherentes a la deseable cohesión entre todos los pueblos de España.

    Y la tercera estriba en que la mayoría absoluta se ha ganado para algo y por algo. No es una casualidad ni una fluctuación coyuntural el hecho de que los españoles se decantasen el pasado mes de marzo por un Ejecutivo libre de hipotecas particularistas. Hay que evitar la prepotencia, el autoritarismo y el aislamiento, pero al final, después de agotar las vías de la flexibilidad, el respeto a la opinión ajena, la receptividad a perspectivas distintas a la propia y la buena educación, una mayoría absoluta tiene la obligación moral y política de llevar adelante su programa.

    Oremos a San Millán. Que bajo su sabia advocación florezcan las Humanidades en nuestras aulas y recuperemos la verdad de nuestra Historia común.

Carpinteros
ERASMO El Mundo 14 Julio 2000

Cienenésima repetición del ciclo: coche-bomba, todos condenan salvo HB, Ibarretxe exige a ETA el fin de la violencia y ETA no es partidaria. Y al Gobierno gestos de distensión: otra vez la equidistancia. Más de lo mismo, variaciones sobre el mismo tema, las mismas músicas con distintos collares. Dilema de ebanistas: el lehendakari quiere una mesa y lo que se precisa son ataúdes.

Asamblea de trámite
Editorial ABC 14 Julio 2000

HOY se celebra la Asamblea «nacional» del Partido Nacionalista Vasco, en la que se debatirá una ponencia sobre la estrategia futura de esta formación política. Realmente, los asistentes a la Asamblea, reducida a un mero trámite, se verán en la peculiar situación de tener que pronunciarse sobre un documento que sus dirigentes ya han entregado a Herri Batasuna para basar en él un nuevo acuerdo. Los dirigentes del PNV no ven nada reprochable en esto porque afirman que la ponencia es un desarrollo de la que se aprobó en enero, con título «Reconocimiento del ser para decidir». Se trataría de lograr lo que Joseba Egibar ha descrito como un «acuerdo mínimo básico» entre nacionalistas; es decir, una fórmula renovada del pacto de Estella. No es nuevo que el PNV negocie en la sombra con el entramado etarra —político o terrorista—, al margen no sólo de la opinión pública, sino también de su propia militancia, que lleva dos años sometida —por lo que se ve, de buena gana en general— a la política de hechos consumados de sus dirigentes, aunque haya situado a su partido en el borde del abismo. Así ocurrió con el pacto sellado con ETA en agosto de 1998 y así sucederá con la negociación clandestina que mantiene con Herri Batasuna.

Esta forma política de actuar del PNV no es maquiavelismo de alto nivel, sino pura y burda deslealtad con la sociedad vasca y con las formaciones verdaderamente democráticas. Las coincidencias del PNV con la izquierda proetarra en las políticas sustantivas del nacionalismo —construcción nacional, instituciones soberanistas, superación del marco constitucional y estatutario— convierten en meros actos de distracción y confusión las rupturas de acuerdos municipales con Euskal Herritarrok y las iniciativas del lendakari Ibarretxe. Primero, a raíz de una proposición parlamentaria del Partido Socialista y pocos días antes de su entrevista con el presidente Aznar, fue la ronda de conversaciones con los portavoces de los grupos parlamentarios, excepto del Partido Popular, por exclusión voluntaria. Ahora se trata de una propuesta de diálogo remitida a todos los grupos, menos al PP —algo impropio en quien reafirma continuamente su condición de lendakari de todos los vascos— para fijar «acuerdos básicos para la construcción de un proceso de paz y de normalización política». Con esta iniciativa, meramente propagandística, el lendakari servirá fielmente al propósito del frente nacionalista de crear la imagen de que si no hay diálogo es por culpa del PP, argumento que es insostenible y que, además, caería en el ridículo en cuanto el Partido Socialista no atendiera sin más los emplazamientos que le hace el PNV y asumiera que, en las condiciones actuales, el nacionalismo hace de cualquier gesto de aproximación a sus propuestas ficticias una cuña en la unidad de los partidos constitucionalistas.

El lenguaje de ETA
José Luis Manzanares La Estrella 14 Julio 2000

Ha ocurrido lo que todos temíamos. Un coche-bomba ha explosionado en el centro de Madrid. La banda terrorista avisó con intención desconocida. Quizá para evitar muertos. Quizá para asesinar a los agentes policiales o a los artificieros que acudieran al lugar de los hechos. El mensaje subyacente sería el mismo en ambos casos. Nos pertenece la vida de los ciudadanos. Podemos cobrárnosla a discreción. De nuestra voluntad depende la matanza futura, pero la responsabilidad recaerá siempre sobre los insensatos que no se doblegan a nuestras exigencias. Las quejas deben dirigirse a quienes se niegan a pagar el precio político de la paz. Somos invencibles. La muerte, salvo accidente, no va con nosotros. Y un día, el de la victoria o el de un mínimo acuerdo con los representantes del Estado, los presos saldrán a la calle y serán acogidos como héroes.

Hay que agradecer a los etarras la claridad en su monótono discurso. A veces, el iluminismo y la propia entidad de las metas perseguidas explican suficientemente la voluntaria renuncia al doble lenguaje de los melindrosos. Aquí ni se dan pasitos de puntillas ni se engaña a nadie. Aunque asustemos un poco a esos compañeros de viaje que nunca matarán a una mosca por sí mismos. Algunos reconocen haberse beneficiado ya con los frutos del árbol que nosotros movemos y todos se apresurarán mañana a reclamar su parte del botín. La perfecta conformidad entre las palabras y las obras conjura cualquier riesgo de esquizofrenia. Huelgan los esfuerzos para escenificar una confusión calculada.

En resumen, nada nuevo bajo el sol del nacionalismo radical. La respuesta consiste sigue consistiendo en apretar los puños y rechazar cualquier medida o pacto contrario a la Constitución. Están en juego la libertad y la dignidad en su doble vertiente democrática y personal. Recuérdese a dónde llevaron las componendas con el nacionalsocialismo. A la ignominia, a la opresión, al exilio y al totalitarismo rampante. Sostenía Voltaire que el fanatismo es respecto a la superstición lo que el delirio para la fiebre o el ataque de rabia para la ira. Y Wieland escribió que, mientras haya fanáticos, ninguna canallada será lo bastante grande para que un loco iluminado no la cometa a mayor gloria de Dios. O, cabe añadir, de su sagrada causa. El refranero español pone también su granito de arena para evitar equívocos: obras son amores y no buenas razones. Aquí, el que no entiende es porque no quiere, o porque se alinea, más o menos descaradamente, con el terror.

ETA 'aparca' en zona peatonal de Madrid
Lorenzo Contreras La Estrella 14 Julio 2000

La necesidad de mantener bajo la luz más desfavorable a la banda terrorista ETA se ha reflejado en la interpretación oficial dada al atentado de la calle del Carmen, junto a la plaza de Callao, en el centro de Madrid. Una voz anónima y al parecer temblorosa avisó de la inminente explosión de un coche-bomba en ese punto neurálgico de la capital de España. Y como el explosivo estalló diez minutos antes de la hora avisada, el ministro de Interior y otras autoridades han querido ver en esa notificación etarra más una trampa que un deseo de evitar víctimas. Sin embargo, un error de diez minutos –si es que se trataba de un error– no habría sido demasiado elocuente o significativo.

Se podría, sin miedo a errar, admitir que ETA ha valorado la importancia política de no aumentar por ahora, o en esa ocasión, el número de muertos acumulados desde que puso fin a su tregua. No sería, por supuesto, un detalle de humanitarismo, sino un coyuntural propósito de cometer esta vez un atentado "limpio" en lugar de repartir aquella atrocidad del puente de Vallecas, por ejemplo. La elección de una hora temprana, las 6,30 de la mañana, demostraría o haría posible creer que ha existido por parte de la banda esa opción incruenta. Varios heridos, como ha sido el caso, no malograrían tal hipótesis, en la medida que se habría evitado el efecto mortífero principal que acompaña por lo general a este tipo de acciones.

ETA, a su medida o escala, sufre el llamado espíritu de Ermua. Verdad es que supo contrarrestarlo con la ayuda del PNV, como manifestación de puro españolismo. Pero cada vez que se produce una nueva muerte por atentado, el latigazo de la condenación ciudadana le flagela cuando invade también la conciencia nacionalista. Eso es tan cierto como que una considerable parte de la opinión nacionalista empieza a no comprender la política de Arzallus y compañía y se cuestiona los pactos de Lizarra.

Hace unos días, en Guecho, cerca del barrio residencial de Neguri, ETA colocó otro coche-bomba cuya explosión fue también avisada.

Humanitarismo? Nada de eso. Posiblemente tan sólo se trata de una nueva valoración política de las atrocidades. Valoración que hace ETA por ignoradas razones –si esto es así– y que acaso contribuye a mantener encendido el fuego soberanista de Lizarra, cuya conservación no depende únicamente de la banda, sino que necesita el concurso del PNV. Enajenarse este concurso es posiblemente algo que la organización terrorista empieza a temer o por lo menos a considerar. Desde la reacción ciudadana de Ermua, localidad de la que fue concejal el asesinado Miguel Ángel Blanco, algo distinto a otras reacciones ciudadanas vibra en la atmósfera política. Cierto que ETA ha querido que su bombazo incruento de Madrid coincida con el tercer aniversario del asesinato de aquel concejal del PP. Pero no sería absurdo que haya intentado demostrar ahora su capacidad técnica y política para establecer distancia entre atentados sangrientos y destrozos y barbaridades incruentas.

En todo caso no descuidaría la advertencia. En Guecho, el tamaño de la destrucción habla por sí solo, sin necesidad de víctimas. En Madrid acaba de producirse una "exhibición" similar. La combinación de estrago y audacia forma parte del mismo mensaje. Castigar el corazón de Madrid con relativa "limpieza" y dejar en evidencia a las autoridades haciendo posible que esa zona vuelva a ser "visitada" por sus comandos. A eso se llama aparcar en zona peatonal y no pagar multa. Al menos por ahora. Mañana ya veremos.

Irrelevancia
JAVIER PÉREZ ROYO El País 14 Julio 2000

La permanencia del PNV en el Pacto de Lizarra puede acabar conduciéndolo no sólo a dejar de ser el partido de gobierno en el País Vasco, sino a quedar confinado incluso en una posición irrelevante en el panorama político una vez que esto ocurra.

Hasta la fecha se había considerado como una suerte de dogma, en el sentido fuerte del término, que no había ninguna salida para el terrorismo en el País Vasco que no pasara por el PNV. Se podía estar de acuerdo o no con la estrategia seguida por este último, pero nadie discutía que sin el PNV no habría posibilidad alguna de dar respuesta al problema de la violencia en el País Vasco.

Esto es lo que hacía que el PNV tuviera un peso político muy superior a su peso electoral, no sólo en el subsistema político vasco sino también en el sistema político español. A diferencia de CiU que, desde 1984 hasta 1999, ha tenido o mayoría absoluta o una mayoría minoritaria extraordinariamente amplia en la elecciones autonómicas y cuyo concurso ha sido necesario en dos legislaturas para la formación y el mantenimiento del Gobierno de la nación, el PNV, desde la escisión de EA, ha sido un partido con una mayoría muy minoritaria en el País Vasco, y su concurso parlamentario no ha sido necesario nunca para asegurar la dirección política del Estado. Ni por número de votos ni por número de escaños el PNV podría pretender ocupar el lugar tan relevante que ha ocupado ni en el País Vasco ni en España. Únicamente el problema del terrorismo de ETA y la coincidencia de las demás fuerzas políticas en que sin el PNV no se podía dar una respuesta a dicho problema, daba al PNV su posición de preeminencia en el País Vasco y de relevancia en España.

Esto es lo que creo que está cambiando. Desde la firma del Pacto de Lizarra y, sobre todo, desde la ruptura del alto el fuego por parte de ETA, la "centralidad" del PNV para dar respuesta al problema del terrorismo ha dejado de ser aceptada por las demás fuerzas políticas e incluso empieza a ser cuestionada en el propio entorno del nacionalismo vasco. Empresarios y políticos inequívocamente nacionalistas han empezado a considerar normal la "alternancia" en el Gobierno vasco, eufemismo que quiere decir en realidad sustitución del PNV por el PP en la dirección del Gobierno vasco.

Como consecuencia de ello, el PNV ha pasado a ocupar ya una posición absolutamente marginal en el sistema político español. Y está siendo condenado a una situación de parálisis institucional en el País Vasco. Desde que se aprobó el presupuesto de la comunidad autónoma con el apoyo de EH a finales de 1999, el Gobierno vasco no ha podido dar ni un solo paso para hacer visible su condición de tal. Y con cada atentado de ETA se pone más claramente de manifiesto que no va a poder dar ninguno en lo que queda de legislatura.

En estas circunstancias no sólo corre el riesgo de perder el poder, sino de perder la legitimidad para hacer política. Si el PNV está paralizado por su vinculación con ETA, aunque sea a través de EH, siendo Gobierno, ¿en qué parálisis no va a caer si pasa a la oposición? Si siendo Gobierno no ha sido capaz de mantener la iniciativa política, que ha quedado en las manos de ETA, por un lado, y en las del PP, por otro, ¿qué es lo que va a poder hacer si pasa a la oposición?

Desde 1996 el PP ha seguido una estrategia de marginar al PNV en la lucha antiterrorista, a fin de ser él y únicamente él el interlocutor de ETA. Con la firma del Pacto de Lizarra el PNV ha hecho factible que esta estrategia del PP tenga posibilidad de imponerse en la práctica.

No sé si al PNV le queda tiempo para rectificar. De lo que estoy seguro es de que, cuanto más tiempo tarde en rectificar, mayor va a ser el triunfo de la estrategia del PP y mayor es el riesgo para el PNV de pasar a ser un partido irrelevante en el País Vasco y en España.

El lehendakari empapelado
Por Germán Yanke Libertad Digital 14 Julio 2000

El lehendakari Ibarretxe, mal que le pese, tendrá que aguantar hasta que convoque elecciones la vergüenza de haber sido investido con los votos de los colaboradores de ETA, e incluso alguno de los dirigentes históricos de la banda.

Trata a veces de disimularlo con absurdos discursos en los que pretende colocarse en un limbo equidistante entre las víctimas y los verdugos, lo que añade nueva vergüenza a su trayectoria durante la más aberrante de las legislaturas de la vida política del País Vasco.

Y acostumbra también, con idéntico objetivo y un toque de pueril dogmatismo, a repetir rondas de "diálogo" y entregar borradores de documentos, como si el rechazo a sus propuestas se debiera únicamente a que no se le ha escuchado (o leido) lo suficiente.

Pero el tono aparentemente edulcorado no oculta que Ibarretxe y su partido sostienen un principio democráticamente inaceptable: que la paz depende y debe depender de una determinada negociación política para que ETA y sus secuaces se sientan satisfechos. Es decir, que ellos y sus aliados (los nacionalistas vascos) cuelan de rondón, a cambio de que no haya violencia mientras todos accedan a sus deseos, tesis minoritarias y antidemocráticas. El talante del lehendakari ha quedado muy claro, además, entregando este enésimo papel a EH y negándoselo al PP.

Pretende Ibarretxe cubrirse con papeles y habrá que retirarle con papeletas. No creo que falte ya ningún dato -los argumentos son viejos- para que los defensores del Estado de Derecho y las libertades se pongan de acuerdo para desplazar al nacionalismo del Gobierno vasco.

ETA y el PNV
Por Ramón PI ABC  14 Julio 2000

Avui es un periódico nacionalista y yo diría que, por lo menos, amigo del independentismo catalán. Pero esta condición no impide (es más, parece que incluso favorece) que en su editorial («Objetivos abiertos») aprecie el efecto que el terrorismo produce en el nacionalismo supuestamente democrático: «Una vez más, el atentado ha servido (...) para que el Partido Popular y el PSE-PSOE centren todas las críticas en el Partido Nacionalista Vasco, que recibe directamente las responsabilidades de las absurdas propuestas políticas de Euskal Herritarrok y de las acciones terroristas de ETA. Una vez más, por tanto, un atentado etarra debilita al nacionalismo democrático vasco y al gobierno de Euskadi (...) El PNV quizás pagará caro habérselo pensado y repensado tanto . Y el PP sacará el beneficio que busca. Pero es bastante quimérico creer que esta lógica volverá del revés el mapa político y electoral vasco. Sea quien sea el próximo presidente del gobierno de Vitoria, la situación no será muy diferente de la actual (...) Y ETA, además, ya no parece el problema más grave que resolver. El PNV sólo busca salir del callejón negro en que lo ha situado Euskal Herritarrok».

Las referencias al PNV aparecen en todos los editoriales de los diarios de circulación nacional, con la excepción de La Vanguardia («ETA ataca de nuevo»), donde exclusivamente se alude a Herri Batasuna como única fuerza política que no condena los atentados: «Aunque siempre reconforta constatar que el ánimo de los gobernantes no tiembla ante la persistencia de la amenaza, esta confianza no basta al comprobar de nuevo que ni los etarras se arredran ni tampoco desaparecen los apoyos que reciben con las negativas de Herri Batasuna a condenar los atentados. “Entre asesinos, cómplice es el que calla”, escribió en pleno nazismo el poeta húngaro Mihaly Babits».

Pero los demás coinciden, de suerte que cuesta mucho trabajo explicarse la ceguera del PNV, si es que aspira a seguir siendo considerado como partido democrático. ABC («Terror y escarnio»): «Aunque ya resulte tedioso, después de cada atentado es inevitable pensar en las formaciones nacionalistas vascas, por si en ellas hubiera un gesto mínimo de reacción ética. Sin embargo, la unidad con la izquierda proetarra no va a romperse por este atentado (...) El PNV sigue firme en la senda de la construcción nacional a la que, como programa máximo, se comprometió con ETA en papel sellado (...) La Asamblea del PNV será la ocasión propicia para medir la capacidad de sus militantes y dirigentes para plantar cara a la demencial política frentista de Arzalluz y Egibar. Lamentablemente, no hay razones para esperar un cambio de actitud, que exigiría un liderazgo moral alternativo del que carece en estos momentos el nacionalismo».

El Mundo («El Comando Madrid enseña sus garras»): «Como cínicamente dijo ayer Arnaldo Otegi, estamos ante “una acción armada más”. Efectivamente, el único lenguaje en el que se expresa ETA es el de la violencia. Por eso, resulta incongruente que partidos democráticos como PNV y EA mantengan acuerdos con los socios políticos de la banda terrorista. Son los nacionalistas los que tienen que revisar sus alianzas y no el Gobierno, que no puede ni debe cambiar de política ni siquiera bajo la amenaza de las garras del comando Madrid».

El País («Atentado en Madrid»): «A medida que se ensancha la estela terrorista resulta más injustificable que el PNV se revele incapaz de romper totalmente sus lazos políticos con quienes, como HB o EH, han demostrado su incapacidad para elaborar un discurso autónomo de ETA. No debe extrañarse, pues, el partido nacionalista de que en momentos dramáticos como el vivido ayer las miradas de los ciudadanos converjan hacia él y le recuerden la profunda contradicción en la que vive mientras no tenga el coraje de desandar un camino que no sólo no lleva a la pacificación de Euskadi, sino que tiende a romper en dos la sociedad vasca».

La Gaceta («Terror en Madrid»): «Lo grave del caso es que, mientras tanto, el Partido Nacionalista Vasco y Eusko Alkartasuna mantienen sus acuerdos generales básicos del Pacto de Estella con los representantes políticos de ETA, HB-EH. Y lejos de distanciarse, como puede quizá deducirse por la ruptura que se ha llevado a cabo en algunos municipios, siguen unidos en el Parlamento y el Gobierno Vasco».

Deia («Bombas que alejan la paz... y propuestas que la acercan») propugna, claro, la propuesta de Ibarretxe. Pero hay una frase estupefaciente: «No tardará en producirse alguna detención espectacular o el descubrimiento de algún depósito de armas o explosivos. Se reactiva la infernal dinámica de acción reacción que afianza el inmovilismo de los extremos y defrauda las esperanzas de paz de la inmensa mayoría de la sociedad». Ya lo saben: para romper la «infernal dinámica», la policía no ha de descubrir nada. Enorme.

La patronal y el gobierno de Guipúzcoa se resisten al chantaje de ETA
Ante la amenaza a empresarios de la provincia
G. GASTAMINZA, San Sebastián El País 14 Julio 2000

El diputado general de Guipúzcoa, Román Sudupe, y dos de sus diputados forales acudieron ayer a la sede de la patronal guipuzcoana, Adegi, para transmitirles una declaración institucional aprobada por la Diputación en la que animan a "resistir" al empresariado sometido al chantaje del impuesto revolucionario de ETA. Los pequeños industriales pidieron entonces a los políticos de distintos partidos que incrementen el diálogo y fomenten los puntos de encuentro.

El atentado con una bomba lapa contra el hostelero de la localidad guipuzcoana de Ordizia, Juan Bautista Rubio, en el que resultó ilesa su hija el pasado viernes, puso en primer plano el chantaje que ETA está sometiendo a centenares de pequeños industriales, así como a profesionales liberales guipuzcoanos a los que ha exigido el impuesto revolucionario desde que rompió la tregua.

El diputado general de Guipúzcoa, Román Sudupe, acudió ayer a la sede de la patronal guipuzcoana, Adegi, donde mantuvo una reunión privada con su junta rectora, que fue posteriormente calificada de "cordial y próxima" por algunos asistentes a la misma. Junto al presidente de Adegi, Juan María Corta, se encontraban 40 empresarios que componen esta junta. Román Sudupe estaba acompañado del primer y segundo teniente de diputado general, Joaquín Villa y José Ramón Beloki.

En su alocución previa a la reunión, Sudupe planteó en directo, sin retórica, que era conocedor de la campaña de extorsión que los empresarios están sufriendo y les aseguró que la sociedad está con ellos. "Con el respeto que nos merecen nos atrevemos a pedirles que se resistan ante el chantaje", les dijo. "Porque, al margen de cualquier juicio moral que corresponde al ámbito individual, ceder en un momento determinado ante el chantaje en realidad no es útil, no sirve, no constituye ninguna garantía real. Además, ninguna sociedad, ningún país próspero y libre se puede construir sobre los cimientos de la extorsión", añadió.

Métodos de la mafia
El diputado general también tuvo fuertes palabras de condena contra ETA y su método de recaudación a través del impuesto revolucionario que ha sido una práctica de financiación utilizada por la banda durante las dos últimas décadas. Según Sudupe, el impuesto revolucionario "pone de manifiesto la parte más siniestra del proceder de esa organización, que utiliza los métodos propios de la mafia para extender el miedo".

El presidente de la patronal guipuzcoana, José María Korta, respondió a Sudupe que, a pesar del sistemático chantaje al que se ha sometido al empresariado guipuzcoano, han "continuado al frente de nuestras empresas, invirtiendo aquí, generando proyectos de futuro y, todo ello, en muchas ocasiones, en la soledad e incomprensión de muchos".

Korta dirigió una petición muy clara al diputado general: que trasladara en nombre de Adegi a los representantes políticos de los diferentes partidos "la necesidad de incrementar el diálogo, los puntos de encuentro y fomentar lo que a todos nos une en lugar de avivar nuestras diferencias. Desechando el lenguaje descalificatorio, de confrontación y polémica permanente que general frustración".

El presidente de la patronal tuvo un reconocimiento para el gesto del gobierno foral guipuzcoano que había acudido a su sede a prestarles su apoyo y conocer su estado de ánimo, y aseguró que el talante y la actuación de Román Sudupe "simbolizan lo que les acabo de referir".

La reunión mantenida a puerta cerrada discurrió en un "buen ambiente" , con un trato de "mucha proximidad y familiaridad". Los empresarios saben que el chantaje al que les somete ETA está muy generalizado entre el pequeño y mediano empresario así como entre profesionales liberales, pero transmitieron su sentimiento de sentirse al menos "arropados" por su gobierno local.

Atacada con un artefacto incendiario la vivienda del vicepresidente de UPN
Contenía dos bombonas de gas, que no estallaron
MIKEL MUEZ, Pamplona El País 14 Julio 2000

Los proetarras intentaron ayer causar víctimas en plenas fiestas de San Fermín de Pamplona. Un potente artefacto explosivo incendiario provocó graves daños materiales en la vivienda del diputado navarro de UPN José Cruz Pérez Lapazarán, vicepresidente del partido regionalista desde 1997, y una segunda bomba incendiaria, colocada en esta ocasión en un cajero automático del BBVA, en el barrio de San Juan de la capital navarra, pudo ser desactivada por artificieros policiales antes de que explosionara.

Sobre las cuatro de la madrugada, un artefacto casero formado por dos bombonas de cámping gas, de 190 gramos cada una, a las que se había adosado un recipiente metálico que contenía cinco litros de líquido inflamable, hizo explosión en el rellano de la quinta planta del número 7 del paseo de Sarasate, en pleno centro de la ciudad.

La bomba casera, colocada junto a la puerta de la vivienda del vicepresidente de UPN, la letra C, fue activada mediante una mecha retardada a la que los autores del artefacto prendieron fuego antes de darse a la fuga. Sin embargo, las bombonas de butano no llegaron a explosionar. Quedaron deformadas por el incendio que se desató tras una violenta explosión de la garrafa de gasolina que reventó la puerta de seguridad con que cuenta el domicilio del diputado navarro, de 51 años. Una nube de humo y gases ennegreció la escalera y desató el miedo de los escasos vecinos del inmueble.

Tras enterarse del atentado contra su domicilio, Pérez Lapazarán subrayó que ETA "persigue amedrentar a toda la sociedad e imponer sus ideas a base de la violencia e incluso la eliminación física del adversario". El diputado estaba fuera de Pamplona de vacaciones. El PNV de Navarra también criticó la "sinrazón" de estos ataques.

Poco después, artificieros del Cuerpo Nacional de Policía lograron desactivar un segundo artefacto casero que había sido colocado en el interior de un cajero automático en el barrio de San Juan de Pamplona. Numerosas dotaciones policiales acordonaron la calle a las ocho de la mañana y pidieron a los vecinos que no salieran a ventanas y balcones. Hora y media después se levantó el cordón policial tras desactivar el artefacto, compuesto por una pequeña nevera portátil con cinco litros de gasolina y un cigarrillo encendido como detonante. Avisada por un viandante, la policía logró retirar el cigarrillo y evitar la explosión.

Arenas afirma en Ermua que «PP y PS0E estamos obligados a que cuaje una alternativa democrática al nacionalismo»
BILBAO. I. Souto ABC  14 Julio 2000

Javier Arenas y Carlos Iturgaiz participaron ayer en el cementerio de Ermua en un homenaje a Miguel Ángel Blanco, en el tercer aniversario de su asesinato. Allí, Arenas realizó un llamamiento al PNV a la reflexión respecto a lo que «la sociedad vasca ya ha decidido libremente qué quiere ser» y acusó a ese mismo partido de «estar tendiendo trampas políticas al PSE en Euskadi desde hace mucho tiempo». En opinión de Arenas, los socialistas, sin embargo, no están entrando en estas trampas.

El secretario general del PP pidió al PNV que se identifique con el espíritu de Ermua y no con Estella, porque, en su opinión, «sólo se puede plantear una línea divisoria en la sociedad vasca, la que separa a aquellos que defienden la paz y la democracia y que están con las instituciones que democráticamente se ha dado la sociedad vasca, y los que están con el terror y el asesinato».

En opinión de Arenas, ETA ha demostrado que no tiene ninguna voluntad de paz y cuanto más fortaleza tenga el espíritu de Ermua, más débil será el terrorismo. Entiende además el secretario general del PP que el PNV mantiene el mismo discurso de los años setenta, cuando hoy «el País Vasco —dice— es la región de Europa que tiene más autonomía», por lo que «ha quedado agotado y trasnochado».

Arenas volvió a pedir elecciones anticipadas como «salida digna» de un gobierno —dijo— que no tiene respaldo parlamentario. También el presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, insistió en el llamamiento al PNV para que vuelva «a compartir un proyecto con los demócratas» y deje el frente de Estella, que «lo único que crea —dijo— es tragedia y exclusión y busca la fractura del país».

RECHAZO DE LOS SOCIALISTAS
Por su parte, el portavoz socialista Rodolfo Ares criticó ayer que el lendakari no enviara su propuesta sobre pacificación al PP y sí se la remitiera a EH. «Resulta inconcebible —dijo el dirigente socialista— que no se ponga en conocimiento de un partido democrático un documento que sí se ha enviado a otra fuerza política que no lo es», en referencia al documento elaborado por Juan José Ibarretxe, remitido a todas las formaciones excepto al PP y en el que se propone la creación de un nuevo marco de diálogo para la paz.

Además, Ares consideró que «Ibarretxe se equivocaría gravemente si, en algo de semejante trascendencia para el futuro del país, se moviera por libre y promocionara un marco de diálogo basado en el discurso agotado del pacto de Estella». Entiende el portavoz socialista que «el lendakari tiene que asumir que sus propuestas no son compartidas por los partidos no nacionalistas y probablemente ni siquiera por muchos miembros de su partido, y que sólo valen para dividir a la sociedad».

En contraste, desde IU, Javier Madrazo consideró que el documento del lendakari cuenta con los «elementos básicos para construir la paz».

Ávila solicita el premio Príncipe de Asturias para el Foro de Ermua
ÁVILA. ABC 14 Julio 2000

El Ayuntamiento de Ávila aprobó ayer por unanimidad de los grupos políticos que lo componen —PP, PSOE e IU— solicitar la concesión del premio Príncipe de Asturias de la Concordia del año 2000 al Foro de Ermua por su destacada lucha en favor de la paz y contra el terrorismo de ETA.

Así lo hizo público ayer la Comisión de Gobierno del Ayuntamiento abulense a través de su alcalde, Agustín Díaz de Mera (PP), quien junto a los portavoces de la oposición, Tomás Blanco y Serafín de Tapia, recibió al presidente del Foro de Ermua, Vidal de Nicolás, y a su secretario, Pablo Setién.

Vidal de Nicolás, que dedicará varios de sus versos a la revista literara que edita el Ayuntamiento de Ávila, «El Cobaya», en su próximo número de agosto, se mostró partidario de la celebración anticipada de elecciones en el País Vasco y sostuvo que «no habrá normalidad hasta que el Gobierno no sea nacionalista».

PNV y EA «DAN COARTADAS»
El presidente del Foro de Ermua lamentó la «situación de excepcionalidad» que se vive en Euskadi e, incluso, llegó a afirmar que «vivimos peor que cuando asesinaron a Miguel Ángel Blanco». «Detrás de ETA —dijo— ya no hay ideología ya que su único objetivo es matar y extorsionar» y censuró al PNV y a Eusko Alkartasuna, representantes del nacionalismo democrático, «que les hayan dado coartada».

En su opinión, «el Gobierno vasco navega a la deriva. Estamos viviendo una de las aventuras más siniestras y con ella nos quieren hacer retroceder al feudalismo y al oscurantismo. Vivir en el País Vasco bajo la amenaza de ETA es como jugar a la ruleta rusa porque la vida está sujeta a elementos aleatorios».

«Los académicos de la Historia somos posteriores al franquismo»
MADRID. A. A. ABC 14 Julio 2000

«La Real Academia de la Historia (RAH) dispone de un buen arsenal de ejemplos que no hemos querido mostrar para no sacar los colores a nadie». Así respondía ayer a ABC un académico consultado sobre el estudio con el que cinco especialistas catalanes arremeten contra la RAH.

—Se les acusa (y al informe académico) de querer plantear una Historia unitaria, centralista, de que su informe «sólo se entiende como un instrumento destinado a revitalizar el espíritu españolista...»

—Mire usted, la Academia de la Historia no ha pretendido definir nada. Hemos hecho una radiografía. La Academia nunca ha pretendido imponer una visión centralista de la Historia de España y esas críticas no tienen que ver con nuestro informe. La RAH piensa que es muy conveniente que en los ámbitos autonómico o local se estudie lo propio pero cree imprescindible que ese estudio no impida, sino que favorezca, el de las relaciones mutuas en la historia general, española, europea y mundial.

—Los historiadores catalanes «lamentan la parcialidad manifestada por los expertos de la RAH que, en plena dictadura, no se pronunciaron y ahora han roto el mutismo...»

—Bueno, los académicos somos posteriores al franquismo y parece que se quiere equiparar la libertad de expresión de épocas pasadas cuando hoy hay algunos que son peores que los de antes. ¡Qué libertad de expresión admiten!

—Dicen que en tiempos pasados la Academia de la Historia sólo la formaban curas, obispos, militares...

—Creo recordar que entonces sólo había un sacerdote —el padre Batllori— y el duque de Latorre y Guillén, como almirante e historiador de la Marina. Y junto a ellos don Ramón Menéndez Pidal, don Luis Díez del Corral, don Luis García de Valdeavellano...¿sigo con la nómina?

El español en Brasil
Editorial La Razón 14 Julio 2000

La visita de los Reyes a Brasil concluye hoy su programa oficial en Manaos, en la capital amazónica, donde Don JuanCarlos y Doña Sofía comienzan una visita de carácter privado para recorrer el gran pulmón verde del mundo y conocer los peligros que hoy le amenazan. Quinientos años después de la llegada de los primeros conquistadores, la selva sufre los embates de una industrialización incontrolada, que se lleva por delante el medio natural y extermina además a sus gentes, a las tribus que han tejido su vida y sus tradiciones en el bosque.
    Brasil tiene la responsabilidad de mantener como patrimonio de la Humanidad el gran tesoro verde del Amazonas, pero para ello necesita la ayuda de todos y la compensación del resto del mundo por renunciar a su derecho a desarrollar el potencial de maderas y otros recursos económicos que proporcionaría el gran bosque.
    Brasil contará sin duda para ello con el sincero apoyo de España, que tiene su mejor expresión en la visita de Don Juan Carlos y Doña Sofía y en el hecho de que el recorrido tenga su final, y sea al mismo tiempo el principio de la visita privada, precisamente en la región amazónica.
    
La visita se produce en un contexto de inmejorables relaciones entre Madrid yBrasilia, con relaciones económicas de la mayor dimensión, y en un momento en que el futuro de ambos países atraviesa un momento clave: el Congreso federal estudia en estos meses aprobar una ley que implante la enseñanza del español como lengua optativa en escuelas y universidades. Un proyecto que extendería el español de forma extraordinaria en un territorio con más de 120 millones de habitantes, que interesa tanto a España como al propio Brasil.

    No sólo el español se abre posiciones como idioma entre las clases más cultas o económicamente privilegiadas, sino que además es la lengua franca iberoamericana, el idioma que se habla en el resto del mercado natural de las empresas brasileñas. España debe saber aprovechar su oportunidad y, como hace con fortuna en el campo de la economía, trabajar hasta lograr que el pueblo brasileño pueda expresarse en español y en portugués: la evolución natural del país anticipa que este será, más tarde o más temprano, un hecho, al que debemos anticiparnos para que el español que se hable en uno de los países con mayor futuro del mundo tenga la suficiente calidad y evite el riesgo de convertirse en un «portuñol».

    Se trata de ayudar económicamente a un Gobierno que no puede hoy hacer frente al coste que supondrá disponer del número suficiente de profesores. Un desafío al que España, a través de los programas de ayuda y del Instituto Cervantes, no puede renunciar.

Recortes de Prensa   Página Inicial