AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 22 Julio   2000
#El prestigio de la autodeterminación
Iñaki EZKERRA La Razón 22 Julio 2000

#El Congreso mira al PNV
Lorenzo CONTRERAS La Razón 22 Julio 2000

#La Policía descubre un arsenal de ETA al registrar un piso de Jarrai en Vitoria
Vitoria Estrella Digital 22 Julio 2000

#La Policía identifica a tres etarras que actuaban en Álava y descubre un piso-franco con todo un arsenal
VITORIA. J. J. Saldaña ABC 22 Julio 2000

#Los socialistas acusan al PNV de rendirse al chantaje de los terroristas
MADRID. M. Calleja/ M. Marín ABC 22 Julio 2000

#Guevara: La dirección del PNV ha llevado al partido a un «callejón sin salida»
BILBAO. I. SOUTO ABC 22 Julio 2000

#Los proetarras queman la farmacia de un miembro del Foro de Ermua
BILBAO. I. Souto 22 Julio 2000

#Un grupo de proetarras roció con gasolina e incendió la sala de control de la estación de Renfe en Tolosa
Efe - San Sebastián .- La Razón 22 Julio 2000

#El empresariado vasco reitera que la situación es de «emergencia institucional»
Bilbao. I. S. ABC 22 Julio 2000

#CDC suaviza su exigencia de derecho de autodeterminación
El Mundo 22 Julio 2000

#Sobre la Historia y su Academia
J. C. BERMEJO BARRERA y P. LÓPEZ BARJA DE QUIROGA El País 22 Julio 2000

#Nota del Editor: Coca cola o zarzaparrilla
22 Julio 2000

#Autonomía de corso
Editorial El País 22 Julio 2000

#Nota del Editor: Patente de corso
22 Julio 2000

El prestigio de la autodeterminación
Iñaki EZKERRA La Razón 22 Julio 2000

En su divertido libro La sinagoga de los iconoclastas, el escritor de lengua italiana J. Rodolfo Wilcock contaba cómo el padre de Arthur Koestler aprovechó el prestigio supersticioso que inspiraba el radio en la época de entreguerras así como las propiedades terapéuticas que se le atribuían y puso a la venta unas pastillas de jabón llamadas «radiactivas» que causaron furor pero terminarían cambiando de nombre tras la bomba de Hiroshima y cuando quedó claro que la radiactividad no siempre era buena para la piel. 

Con la autodeterminación vasca ocurre algo parecido a lo que ocurría con el radio del que habla Wilcock. Contra ella hay una buena cantidad de argumentos en los que se han explayado numerosos teóricos, pero quizá todavía no se ha reparado lo suficiente en el prestigio que posee esa reivindicación y por el cual resulta tan difícil neutralizarla. No se ha comprendido que, para luchar eficazmente contra la autodeterminación, hay que empezar por luchar contra ese prestigio del que goza, es decir que los argumentos que de verdad tendrán peso en este debate serán aquéllos que socaven el saludable, el conciliador, el prestigioso aspecto que presenta dicha demanda incluso para gentes que votarían contra la opción independentista. ¿De qué le viene el prestigio a la autodeterminación?

    Creo que le viene, en primer lugar, de una manera abstracta y seráfica de encarar el asunto que no se aplica a otras cuestiones más cercanas de la vida pública. Quienes con la mejor fe defienden el falso derecho a la autodeterminación en Euskadi lo hacen desde una posición irreal e ideal desde donde nadie se sitúa, por ejemplo, para plantear el destino de un presupuesto en obras públicas o las medidas contra el paro. Plantean esa posibilidad como si estuvieran por encima del bien y del mal, como si pudiera organizarse la realidad desde un plano teórico y a capricho, como si asistiesen a la fundación del mundo. ¿Por qué la gente no va a poder elegir ser vasca sin ser española o francesa? La inocencia con la que algunos formulan esta pregunta parece indicar que recibirían con idéntica perplejidad, y como si se tratara de una injusticia inadmisible, la noticia de que cualquiera no puede ser alemán o chino en el momento en el que lo desee. Parece como si ignoraran la existencia de unas limitaciones prácticas por las cuáles sólo se puede acceder a esas nacionalidades tras un largo y legalista ceremonial que incluye desplazamientos, certificados de trabajo y de años de residencia en esos respectivos países.

    Lo que esta gente ignora, pues, son las dificultades que pone la realidad. Y las ignora sugestionada por el propio prestigio del deseo. Quizá sea, en efecto, una gran injusticia de la vida no poder ser chino o alemán cuando a uno le venga en gana, pero habrá que admitir asimismo que ésa es la injusticia fundamental del nacer, porque siempre se nace fatalmente en un lugar que nos ata con sus leyes y certificaciones burocráticas. Modificar la realidad hasta el punto de que se pueda llegar a ser vasco sin ser español o francés es un deseo que se topa con una realidad demasiado sólida como para poder volatilizarla de una forma que no sea conflictiva ni traumática. Modificar traumática, conflictivamente, la realidad podría llevarnos antes a Bosnia-Herzegovina que a Euskal Herria.

    Este argumento, la automática asociación que ya se produce en muchas mentes de la palabra «independencia» a la palabra «Yugoslavia», ha servido de freno, ha socavado algo del prestigio de la autodeterminación, pero no todo porque éste es mucho más amplio y porque esta objeción ha sido planteada desde la lógica de la derecha y desde el discurso del estatus y la seguridad. Ahora hace falta combatirlo desde la izquierda, comprender que hay a quienes lo que les fascina de la autodeterminación, lo que les lleva a verla como prestigiosa, es precisamente la posibilidad de acabar en Yugoslavia.

    Toda esta esperanza en el desastre tiene mucho que ver con la pérdida del referente soviético, con el final de la utopía marxista y del riesgo apocalíptico que ésta prometía a largo plazo. La autodeterminación es un fantasma que recorre hoy Europa porque ha venido a suplir al paraíso comunista. Y porque, como ella, plantea la posibilidad poética de romper el sistema y hacernos perderlo todo. La autodeterminación ha venido a poner un poco de poesía y romanticismo en esas vidas tediosas de muchos funcionarios y abogadillos de la Administración vasca y de las clases medias bilbaínas o donostiarras que se sentían desterrados de la poesía y del romanticismo revolucionarios de la juventud. Y tiene para ellos la ventaja de que no es una utopía teñida de obrerismo como la que dejaron atrás y a la que ya no estarían dispuestos a sus años, con su nivel profesional y económico. Esta es una utopía hecha a su imagen ética y estética, a su medida social.

    De este modo, la autodeterminación vasca presenta un caso más peliagudo que el radio del que habla Wilcock y que se desprestigió con Hiroshima. Aquí es Hiroshima lo que le da el prestigio. Y la derrota de este nuevo fantasma radiactivo que recorre y contamina Europa, pasa necesariamente por el rearme teórico y moral de la izquierda. Sólo en la medida en que ésta sea capaz de crear una nueva utopía que desafíe al sistema, una meta ideológica «dura» que vaya más lejos del ecologismo beatífico y la evanescente antiglobalización, estará conjurada esa reaccionaria demanda de la autodeterminación que se sostiene sobre el etnicismo. Porque en el terreno del prestigio, como en el de la moda, no se lucha con argumentos racionales sino anteponiendo otros referentes, otras modas y otros prestigios. En crear esos referentes debería estar hoy volcada la izquierda española en lugar de hacer seguidismo de los nacionalismos y distraerse con sueños ajenos.

El Congreso mira al PNV
Lorenzo CONTRERAS La Razón 22 Julio 2000

El PNV va rompiendo los pactos con EH en los municipios de las tres provincias vascas, pero mantiene su actitud de fidelidad a los pactos de Estella/Lizarra y a la institución «suis generis» llamada Udalbiltza, que reine a los electos municipales y constituye una Administración paralela a la legal que prevén las reglas estatutarias. Esto significa que aquellas rupturas con EH distan de autorizar algún optimismo respecto a la sinceridad de los gestos nacionalistas. Incluso se da la circunstancia de que el otro partido nacionalista, EA, no secunda ni siquiera la actitud parcial de su socio de gobierno. Para duplicidades -lo de siempre- no está mal la muestra.

    Los socialistas se han sumado a las reclamaciones de coherencia democrática que se exigen al PNV desde las filas populares. En efecto, una declaración institucional del XXXV Congreso leída desde su mesa presidencial abunda en esa exigencia, aunque matiza que la política del partido no es «seguidista» respecto a la del PP. Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, el PSOE acude solícitamente a lo suyo y recuerda que también un socialista puede presidir un gobierno alternativo en Ajuria Enea.

    ¿Con quién? Se supone que con el Partido Popular, aunque a estas alturas y en previsión de que el futuro depare sorpresas no conviene descartar un entendimiento del PSOE con el partido al que acaba de amonestar públicamente por sus pactos con el que sirve los intereses políticos de Eta.

    En la panorámica política son muchos los factores que inducen a confusión y abonan la perplejidad. Eso de aprovechar un congreso para recordarle al partido gobernante que se ha cerrado en banda a propósito de los diálogos que el conflicto vasco reclama, se puede interpretar como señal de oportunismo político. Ha sido como recordar que, aunque estén en plena crisis, los socialistas no descuidan su atención a los temas candentes del momento. Incluso como tal partido en estado de asamblea ha querido lanzar un mensaje de simpatía a la representación del Frente Polisario, invitado al acto inaugural. Mucha devoción, mucho aplauso a los saharauis, abandonados durante cerca de catorce años de gobierno socialista.

    En esto de los aplausos de congreso hay que saber medir la cortesía. Lo que pasa es que los decibelios de la exteriorización son mayores según los casos. Por ejemplo, el aplauso a Felipe González cuando fue mencionado su nombre en la aperturas no resultó valorado en el ambiente como especialmente caluroso. Se le pudo comparar en temperatura -otro aspecto- con el tributado al Defensor del Pueblo, Enrique Múgica. Decibelios y temperatura, dos maneras de medir.

La Policía descubre un arsenal de ETA al registrar un piso de Jarrai en Vitoria
Los agentes hallaron 80 kilos de dinamita, tres pistolas, un subfusil y abundante documentación sobre políticos del PP y el PSOE
Oreja denuncia que Jarrai "es una pieza más de ETA", que podría estar protagonizando el relevo generacional de la banda terrorista
Vitoria Estrella Digital 22 Julio 2000

La Policía Nacional localizó en la madrugada de ayer un piso franco de ETA repleto de material explosivo en pleno centro de Vitoria. El registro del inmueble, autorizado por el juez Baltasar Garzón, permitió a los agentes incautarse de más de 80 kilos de dinamita, material para preparar coches bomba, tres pistolas y un subfusil. Además, se encontró abundante información sobre la banda, incluyendo datos sobre varios políticos del PP y el PSOE.

A las tres de la madrugada de ayer, agentes de la Policía Nacional irrumpieron en el número 2 de la calle de Federico García Lorca, en cumplimiento de una orden de registro dictada por el titular del juzgado de instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón.

Los funcionarios encontraron en el piso, que había sido abandonado por los tres jóvenes que lo ocupaban, 3 fiambreras grandes con 15 kilos de dinamita cada una; otras 6 fiambreras con 5 kilos de dinamita cada una y 10 kilos de dinamita en dos cartuchos procedentes del robo perpetrado por ETA en la localidad bretona de Plevin.

También fueron halladas 3 pistolas FN Browning 9 mm parabellum, seis cargadores, un subfusil y dos cargadores con munición SF. Además, los etarras habían acumulado en el inmueble cordón detonante, mandos a distancia, antenas de control de radio, 4 temporizadores, 5 relojes digitales preparados, detonadores, transmisores, tornillería y ollas y cacerolas para la preparación de coches bomba.

Unas horas después del hallazgo, el director general de la Policía, Juan Cotino, señaló que la información que permitió localizar el piso franco procedía del entorno de Jarrai, lo que permitió identificar a los tres jóvenes que habitaban el inmueble.

Se trata de Diego Ugarte López Arkaute, de 30 años y natural de Vitoria; Luis Mariñelarena Garciandía, nacido en Pamplona hace 25 años y Asier Carrera Arenzana, también natural de Pamplona y de la misma edad que el anterior. Los tres podrían conformar un comando de 'legales' (no fichados) que actuaba en Alava.

La pertenencia de estos jóvenes terroristas a Jarrai alimenta la teoría de que los grupos operativos de la banda podrían estar experimentando un 'relevo generacional' iniciado durante la tregua y que, para llevarlo a cabo, ETA estaría reclutando a jóvenes procedentes de los grupos de violencia callejera.

Esta circunstancia explicaría además el desconocimiento que las fuerzas de Seguridad del Estado tienen de la nueva estructura de la banda, pues  muchos de sus miembros podrían ser 'legales' o bien elementos de la 'kale borroka', cuyo salto a las filas de ETA aún no consta a los cuerpos policiales.

"Listos para actuar"
El jefe superior de policía de Vitoria, Enrique Barón, el subdirector general operativo, Pedro Díaz Pintado, y el delegado del Gobierno en el País Vasco, Enrique Villar, convocaron a la prensa en la capital vasca para mostrar el material incautado en el piso franco

Las Fuerzas de Seguridad del Estado investigaban desde hace tiempo a estos tres jóvenes por sus "movimientos dentro de la 'kale borroka' o dentro del entorno del MLNV (Movimiento de Liberación Nacional Vasco). De hecho, la policía pensaba que el piso franco "lo utilizaban como centro de operaciones para preparar pintadas y cócteles molotov".

Sin embargo, el registro del inmueble demostró que éste funcionaba como un arsenal de ETA en toda regla y, según los responsables policiales, el grado de preparación del material explosivo hallado hace pensar que los terroristas "podían actuar mañana mismo".

Los tres presuntos etarras que habitaban el piso permanecen en paradero desconocido y, según Barón, no es seguro que hayan podido huir a Francia porque, tal y como reveló, "pueden encontrarse en otros pisos de seguridad".

Oreja: "Seguían a políticos del PP y el PSOE"
Desde la Universidad de verano de El Escorial, donde participó en una conferencia, el ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, reveló a media mañana que buena parte de la documentación hallada en el piso de Vitoria corresponde a miembros del PP y el PSOE,entre los que se encuentra el presidente de la Diputación del Alava, Ramón Rabanera.

Según Oreja, este hallazgo demuestra que los políticos de estas dos formaciones son "objetivo prioritario" de la banda terrorista.

Además, señaló que el piso estaba siendo vigilado por la Policía desde hacía unas semanas y confirmó que sus tres ocupantes pertenecían a Jarrai y su misión consistía en realizar seguimientos a supuestos objetivos de la banda criminal.

El ministro insistió en que Jarrai es una organización "que está vinculada absolutamente a ETA", y agregó que "cuando uno ve que hay  labores de información exhaustiva hacia personas del PP y del PSOE que realizan su tarea en las instituciones alavesas, uno confirma que Jarrai es una pieza más de ETA".

Sobre la relevancia del hallazgo, Oreja consideró que el volumen de explosivos y el número de pistolas, "confirma que era un piso importante para la organización terrorista".

También destacó el ministro la importancia de la documentación incautada y dijo que, aunque parte de ella no ha podido ser traducida todavía, "la impresión que ha dado" es que los datos sobre concejales y cargos electos del PSOE y del PP "son superficiales".

No obstante, explicó que sólo es una primera impresión y que ahora "lo importante es que sigan trabajando los expertos para poder determinar y ordenar exactamente el nivel real de peligro o riesgo que pudieran tener algunas personas".

La Policía identifica a tres etarras que actuaban en Álava y descubre un piso-franco con todo un arsenal
VITORIA. J. J. Saldaña ABC 22 Julio 2000

Las Fuerzas de Seguridad del Estado siguen la pista de tres individuos, pertenecientes a Jarrai -la organización juvenil de Herri Batasuna-, que integraban el comando legal cuyo piso-franco de Vitoria fue desmantelado ayer por la Policía Nacional, que incautó unos 80 kilos de explosivos, la mayoría de ellos robados en Francia, y seis bombas lapas preparadas para ser utilizadas.

Los terroristas tenían previsto atentar contra el diputado general de Álava, Ramón Rabanera, y disponían de información también del alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso, del teniente de alcalde, Miguel Ángel Echevarría, y de otros miembros del PP, del PSOE y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

En el piso-franco de la calle Federico García Lorca, situado apenas a cinco minutos del centro de la ciudad y a diez de Ajuria Enea, la Policía incautó cerca de 80 kilos de explosivos; cuatro armas de fuego -una de ellas, un subfusil-; seis «bombas-lapa» ya montadas, con cinco kilos de dinamita cada una; diez kilos de dinamita procedentes del robo perpetrado por ETA en Plevin (Francia) durante la tregua, así como detonadores, mandos a distancia, material para montar bombas, como cacerolas y ollas a presión, además de abundante documentación y otro material que la banda terrorista utiliza habitualmente.

Durante la exposición del material incautado, se pudo comprobar el mal estado en que se encontraban las «bombas-lampa», razón por la cual de no haberse producido la localización llevada a cabo por la Policía, mediante la orden del juez Baltasar Garzón, podría haber tenido lugar una tragedia, según indicó el delegado del Gobierno en el País Vasco, Enrique Villar.

VIVIR JUNTO A UN POLVORÍN
Según los datos de la Policía Nacional, el piso «séptimo-C», del número 2 de la calle Federico García Lorca, había sido abandonado hace varias semanas. Algunos vecinos del inmueble, que ayer conocieron con angustia y alarma la noticia, se enteraron por la radio del registro y de que, durante meses, habían vivido al lado de un polvorín.
La operación de registro del piso, que se realizó entre la una y las tres de la madrugada de ayer, arrancó hace mes y medio a raíz de una operación sobre actividades de grupos de violencia callejera que actuaban en Pamplona. En esta operación han participado las Brigadas de información de Vitoria y Pamplona.

La Policía Nacional ha identificado a tres individuos, procedentes de Jarrai -la organización juvenil de Herri Batasuna- como integrantes de este «comando legal» al que se le vincula con el asesinato del dirigente socialista Fernando Buesa y de su escolta, el ertzaina Jorge Díez, y que pensaba actuar de forma inmediata, dentro de la reciente campaña de terror desatada por ETA, según pusieron de manifiesto el Jefe de la Policía Nacional del País Vasco, Enrique Barón, y el subdirector operativo, Pedro Díaz Pintado.

Según pudo saber ABC, el «talde» tenía información elaborada del diputado general de Álava y presidente del PP en este territorio, que el próximo jueves hace un año de su toma de posesión, Ramón Rabanera, al que se le habían realizado seguimientos. También poseían información del alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso, y del teniente de alcalde, Miguel Ángel Echevarría, así como del delegado del Gobierno en el País Vasco, Enrique Villar, y de otros cargos públicos del Partido Popular y del Partido Socialista, así como de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de militares.

Las identidades de estos tres terroristas, cuyas fotos se harán hoy públicas son Diego Ugarte López-Arkaute, de 30 años y natural de Vitoria, que había alquilado el piso hace mas de un año; Luis Mariñelarena García Andia y Axier Carrera Arinzana, ambos de 25 años de edad y naturales de Pamplona.
Los tres individuos proceden de gente que «está en la «kale borroka», en las juventudes de HB, y que luego pasa de grado convirtiéndose en fabricantes de muerte y en auténticos terroristas», indicó Villar en línea con las manifestaciones del ministro de Interior, Jaime Mayor Oreja, que destacó «la conexión entre Jarrai y ETA».
En principio, Diego Ugarte había alquilado el piso, situado en frente del domicilio de sus padres, como su propio domicilio y «centro de operaciones» de actos de «kale borroka» o violencia callejera, según informó la Policía.
El Ministerio y la Consejería de Interior anunciaron que el próximo lunes se reunirá la comisión de coordinación, creada el pasado miércoles, para analizar la información incautada a ETA y el «grado de respuesta» para proteger a estas personas.

«NO ME VAN A AMEDRENTAR»
El diputado general de Álava y presidente del PP en esa provincia, Ramón Rabanera, se dirigió ayer a ETA para decirle «a los asesinos» que no le van a amedrentar. Asimismo, indicó que se siente dolido con la actitud «de frialdad» del PNV, que cuando hay un asesinato «se manifiesta con lágrimas de cocodrilo y al día siguiente está con los que aplauden los asesinatos».

El responsable del Ejecutivo foral envió un mensaje a los representantes políticos de PNV y EA, de los que dijo, «escenifican una ruptura que nunca llega a su fin». Además, criticó que Eusko Alkartasuna «se haya negado a romper» en los ayuntamientos en los que EH no ha condenado los últimos asesinatos y los actos violentos.
Asimismo, se mostró «dolido» por la «gran discusión» que tuvo lugar ayer en la Junta de Portavoces ya que, según indicó, «las fuerzas nacionalistas han puesto cien mil pegas» para que en la declaración institucional de las Juntas Generales de Álava se incluyera el agradecimiento a los cuerpos y fuerzas de seguridad.

Los socialistas acusan al PNV de rendirse al chantaje de los terroristas
MADRID. M. Calleja/ M. Marín ABC 22 Julio 2000

Al comienzo del XXXV Congreso el PSOE leyó una declaración política sobre terrorismo, en la que manifiesta su solidaridad con quienes en las últimas semanas y meses han sido víctimas de ETA. Poco antes, los delegados habían dedicado una ovación especial al portavoz de la delegación andaluza, José Asenjo, quien días atrás salvó la vida y la de su familia gracias a un fallo en la bomba lapa que los terroristas habían colocado en los bajos de su vehículo en Málaga.

En la declaración, que leyó la vicepresidente en la Mesa del Congreso, Paz Fernández Felgueroso, el PSOE subraya que los últimos atentados de ETA demuestran que «la tregua no fue sino el medio para reorganizarse y rearmarse, para involucrar en su estrategia al nacionalismo vasco y para debilitar al Estado».

El PSOE reitera su lealtad a la Constitución y al Estatuto y su compromiso de no aceptar ninguna concesión política a quienes utilizan la «violencia». A continuación, expresa su preocupación por el «deterioro profundo» que la actividad terrorista está causando en la situación política del País Vasco, en la que las instituciones del autogobierno vasco, subraya, atraviesan la más grave crisis que han conocido en el período económico. El PSOE señala directamente a los «partidos nacionalistas vascos» como principales responsables de esa crisis, porque no han sido capaces de soportar, como lo hemos hecho el resto de los españoles, el chantaje de los terroristas».

Para los socialistas, PNV y EA han aceptado una dinámica frentista, cuyos objetivos son «la exclusión de los no nacionalistas y el intento de imponer la superación de las actuales instituciones democráticas del País Vasco» Con ello, añade, han puesto «en peligro la convivencia social y política de los ciudadanos y están traicionando el carácter plural y diverso de la sociedad vasca».

APOYO AL GOBIERNO
El PSOE acusa al Gobierno de confundir el papel que le corresponde en nombre de todos los españoles «y las actitudes o posiciones que pueda adoptar el PP como partido», aunque asegura que le seguirá apoyando en la lucha contra el terrorismo. Además, insta al Ejecutivo al explicar ante la opinión pública el significado y alcance de los últimos acontecimientos.

Por último, los socialistas aseguran que la sociedad vasca merece una alternativa al «estancamiento» de las políticas nacionalistas y la «regeneración democrática» del nacionalismo desde la oposición. «El cambio político y la alternancia son posibles en el País Vasco». Eso sí, debe ser «una alternancia desde la moderación y la voluntad de consenso, no desde la radicalidad y la revancha».

NECESARIA ALTERNANCIA
Ante ello, ofrecen «la garantía de la experiencia, la capacidad de diálogo y el respeto al autogobierno» del PSE y se comprometen a trabajar para que un «lendakari socialista conduzca a buen puerto sin traumas sociales ni quiebras políticas, la verdadera alternancia que el País Vasco necesita». Al mismo tiempo, abogan por «recuperar, y con urgencia, la unidad de los partidos democráticos» para que los terroristas etarras abandonen definitivamente toda esperanza de lograr sus objetivos.

El presidente de la Comisión Política, Manuel Chaves, subrayó durante su intervención ante los delegados, que los responsables de que la sociedad del País Vasco esté fracturada son los terroristas de ETA , y frente a ellos exigió al lendakari que ejerza sus competencias desde la lealtad constitucional que «le legitima», al PNV y EA que abandonen a HB y al Gobierno que busque espacios de encuentro y apoye mesas de diálogo.

Guevara: La dirección del PNV ha llevado al partido a un «callejón sin salida»
BILBAO. I. SOUTO ABC 22 Julio 2000

Javier Guevara, afiliado desde hace 25 años al PNV y elegido parlamentario vasco por Álava, escaño que abandonó el 24 de marzo, acusó ayer a la dirección de haber llevado al PNV a un «callejón sin salida», de haber «comprometido una trayectoria ética y democráticamente ejemplar de más de cien años» y de haber «propiciado la salida» del PNV de la Democracia Cristiana Europea, de la que fueron fundadores.

Javier Guevara, afiliado desde hace veinticinco años al PNV y elegido parlamentario vasco por Álava, escaño que abandonó el pasado 24 de marzo, acusó ayer a la dirección de su partido de haber llevado al PNV a un «callejón sin salida», de haber «comprometido una trayectoria ética y democráticamente ejemplar de más de cien años» y de haber «propiciado la salida» del PNV de la Democracia Cristiana Europea, de la que fueron fundadores.

Cuando Javier Guevara abandonó su escaño en el Parlamento vasco, el PNV aseguró que no había expresado ninguna discrepancia con la dirección del partido y que el relevo se producía por la imposibilidad de compatibilizar su trabajo como abogado con su labor parlamentaria. Cuatro meses después queda en evidencia la falsedad de esa afirmación.

Javier Guevara comparte apellido con dos históricos miembros del PNV, sus hermanos Emilio, que fue diputado general de Alava y portavoz del PNV en el Parlamento vasco, y Juan Ramón, quien destacó como «guardián del Estatuto» durante seis años en el Gabinete Ardanza. Emilio y Juan Ramón Guevara han expresado en los últimos meses de forma reiterada su apoyo al Estatuto y en el mismo sentido se expresaba ayer su hermano Javier en un artículo muy duro contra la dirección del PNV publicado en El Correo.

DURA CRÍTICA AL PNV
Javier Guevara critica en ese articulo que la dirección de su partido considere «un honor no tener relación con quienes detentan el poder en el Estado» y les recrimina el haber conseguido el difícil logro de desconcertar y desorientar a empresarios y trabajadores y de haber renegado de lo que ha defendido en los últimos veinticinco años el PNV para «dar un salto al vacío, a una piscina sin agua».

Guevara muestra, no obstante, su confianza en que el PNV recupere la senda «que nunca debió abandonar -señaló- y siga siendo un referente imprescindible para la convivencia, la cohesión social y la construcción de este país».

Según el que fuera parlamentario del PNV, en lista de los considerados «disidentes» por la dirección de su partido, está una gran mayoría de los afiliados, simpatizantes y votantes del PNV, pero entiende que los disidentes no son quienes «respetan y tienen en gran estima las instituciones que dimanan del Estatuto», sino más bien la dirección de su partido, es decir «quienes -según afirma- han puesto en una situación insostenible al máximo representante de la Comunidad Autónoma, como también lo hicieron con su antecesor».

Tampoco estima que puedan considerarse disidentes quienes defienden el «Estatuto de Guernica como lugar de encuentro de una inmensa mayoría de los ciudadanos vascos, instrumento de un autogobierno inimaginado hace no demasiados años», sino quienes «se han permitido -señala- certificar su defunción y lo han tachado despectivamente de limosna otorgada».

Entiende asimismo que los disidentes no son quienes «siguiendo el criterio firme de la gran generación de políticos que nos precedió -dice-, no han querido saber nada de aquéllos que emplean, amparan o justifican la violencia como estrategia política» y sí quienes «han sellado pactos inconfesables -afirma- y han comprometido al PNV en una especie de neonacionalismo político inaceptable y éticamente intolerable».

Critica Javier Guevara que EH tuviera información de la respuesta del PNV a su propuesta antes que los miembros de la asamblea nacional de su partido y el que en el PNV «el que no se identifica plenamente con la línea oficial» sea considerado no «un opinante, sino un disidente y un traidor».

Los proetarras queman la farmacia de un miembro del Foro de Ermua
BILBAO. I. Souto 22 Julio 2000

Al tercer intento, un grupo de radicales consiguió en la madrugada de ayer quemar la farmacia que el miembro del Foro Ermua y escritor Raúl Guerra Garrido tiene en el barrio de Alza, en San Sebastián. Como consecuencia del ataque con cócteles molotov, el local quedó totalmente calcinado y los vecinos del edificio tuvieron que ser desalojados.

En declaraciones a este periódico, Raúl Guerra dijo que seguirá haciendo su vida normal, «con más miedo que ayer y seguramente con menos miedo que mañana». Consideró que «no sirve para nada decir a un terrorista que lo que hace es terrorífico», ni otras consideraciones de ese tipo y prefirió insistir en que «hay señores que han firmado un pacto para hacer algunas cosas y ellos sabrán -señaló- porque y quien es el siguiente».

El escritor dijo que cerrará definitivamente la farmacia que tiene en San Sebastián. «He decidido jubilarme del asunto de la farmacia, porque no tiene ningún sentido que estemos jugando al “pim, pam, pum”. Asimismo recordó que «tras dos atentados fallidos, por fin han conseguido destruir totalmente» el establecimiento.

Los hechos ocurrieron a las dos menos diez de la madrugada y a esa hora vecinos del edificio situado en la calle Arrizar avisaron a la Ertzaintza de que la farmacia ubicada en los bajos estaba en llamas. La Policía autónoma vasca desalojó a los vecinos del inmueble de cuatro pisos, algunos de los cuales tuvieron que ser atendidos de ataques de nervios, si bien nadie resultó herido. Las llamas, no obstante, reventaron los cristales de los pisos.

PASIVIDAD DE LA ERTZAINTZA
El Foro de Ermua denunció la «pasividad e inoperancia de quienes dirigen la Ertzaintza» ante estos hechos y también criticó al PNV por «inventarse derechos que reivindican el acercamiento de los presos -señalaron-, mientras permite que ciudadanos libres tengan que dejar el País Vasco». «Los camisas pardas, gemelos de los que atacaban bienes y vidas de los judíos en la Alemania prenazi, han hecho de nuevo aparición en el escenario vasco, ante la pasividad e inoperancia de los que dirigen la Policía vasca que pagamos entre todos: la Ertzaintza», señala el Foro de Ermua en un comunicado.

Asimismo, critica al PNV porque «ha convertido a la Ertzaintza en su policía particular, ausente de nuestras calles en la necesaria protección a los bienes de los ciudadanos». Añade que «el PNV y su Gobierno mantienen pactos de sangre con los nazis vascos que son intolerables e inéditos en la Europa democrática y en el mundo civilizado», destaca el comunicado, en el que se opina que «el propio Pacto de Estella es un atentado terrorista contra todos los vascos».

El Consejo de Farmacéuticos del País Vasco condenó el atentado y denunció lo que supone de «falta de libertad» en el País Vasco y el hecho de que afecte «también a todos los ciudadanos».

El PP y EA hicieron comunicados de condena, destacando la presidenta del PP de Guipúzcoa, María San Gil, que «es indecente que una banda de fascistas campen a sus anchas por las calles del País Vasco y siembren el terror para coartar la libertad de los ciudadanos».

Para el PP, el ataque a la farmacia de Raúl Guerra Garrido es un «ataque directo contra la libertad de expresión» y «define el más puro estilo nazi de quienes pretenden imponer la ley del terror en nuestras calles y entre los ciudadanos».

Por su parte, EA expresó su «rotunda» condena por el ataque que calificó como «de cariz claramente fascista».

Ayer mismo, Gesto por la paz denunció la «situación de extrema gravedad» que vive el País Vasco ante una «estrategia clara y premeditada de acoso y persecución a determinadas personas». Se trata, según esta organización ciudadana, de «un plan dirigido por quienes colaboran con la estrategia de ETA». La «violencia de persecución», tal como la define Gesto, hace que una parte de la sociedad viva angustiada entre otras cosas porque familias, allegados y vecinos sufren también el continuo hostigamiento.

Un grupo de proetarras roció con gasolina e incendió la sala de control de la estación de Renfe en Tolosa
Efe - San Sebastián .- La Razón 22 Julio 2000

Un grupo de desconocidos incendiaron también la madrugada la sala de control de la estación de Renfe de la localidad guipuzcoana de Tolosa, causando daños en el mobiliario, según informó el departamento vasco de Interior.
    El sabotaje se produjo a las 00:15 horas, cuando varios individuos rociaron con líquido inflamable la sala de control de la estación, tras lo cual le prendieron fuego.
    Los Bomberos precisaron que los daños podían haber sido más cuantiosos ya que, afortunadamente, no prendió fuego la gasolina que habían vertido por el suelo y únicamente se incendió parte del mobiliario de la sala, donde se ubica también el despacho del jefe de estación. Renfe no ha podido cuantificar aún el valor de los daños causados por este sabotaje.
    El diputado General de Guipúzcoa, Román Sudupe, afirmó ayer que «quienes utilizan, encubren y justifican la violencia y los actos de violencia callejera, sólo buscan destruir Euskadi y son agentes activos de la destrucción nacional vasca».
    Sudupe condenó, en un comunicado, los incendios que destruyeron la farmacia del escritor, militante socialista y miembro del foro de Ermua Raúl Guerra Garrido y daños y destrozos en la estación de Renfe en Tolosa, y afirmó que estos actos hacen a «todas las personas decentes» les «desborde la rabia e indignación».

El empresariado vasco reitera que la situación es de «emergencia institucional»
Bilbao. I. S. ABC 22 Julio 2000

El presidente de la patronal vasca, Roman Knörr, insistió ayer en que la situación que vive el País Vasco no debe prolongarse y que los partidos políticos tienen que hacer algo para cambiarla. En una entrevista publicada por El Correo, Knörr señaló que Confebask dirigió un llamamiento a los partidos políticos «porque son los responsables de mantener un respeto escrupuloso con la legalidad». «El Estatuto es el marco que tenemos -dijo-, del que nos hemos dotado y que puede dar estabilidad a nuestra sociedad».

Defiende el presidente de Confebask «la formación de un Gobierno fuerte», sin recurrir a una convocatoria electoral y considera «muy malo para el país» que el gobierno de Ibarretxe siga manteniéndose sin apoyos. En cuanto a si sería traumático para una parte del país que del próximo proceso electoral se derive un gobierno nacionalista, el presidente de Confebask señala que «este es un país plural y cabe cualquier opción». El dirigente empresarial considera que hoy «existe una divergencia entre los políticos y la sociedad» y que «la política vasca se está construyendo sobre la descalificación», camino que consideró «muy peligroso».

El presidente de la patronal vasca explicó que el coche-bomba colocado en Guecho, el atentado fallido de Ordicia y las cartas de extorsión han generado preocupación entre los empresarios, pero «los empresarios vascos siempre han estado en el punto de mira de ETA», lo que sí se ha producido es una gran decepción tras la ruptura de la tregua y una gran sensación de incertidumbre y confusión por lo que ha sucedido después».

CDC suaviza su exigencia de derecho de autodeterminación
El Mundo 22 Julio 2000

BARCELONA.- El Consejo Nacional de Convergència Democrática de Catalunya (CDC) debatirá mañana una ponencia, en la que fija su estrategia para los próximos años y suaviza el planteamiento soberanista que mantuvo en su congreso de 1996, al pasar de lo que entonces consideraba un «irrenunciable» derecho a la autodeterminación a exigir ahora «el nivel de soberanía nacional necesario para garantizar el futuro de Cataluña».

En este documento, que será estudiado en el congreso a celebrar en noviembre próximo, se incluyen algunas referencias asépticas al soberanismo, según informa la agencia Efe, y se pone el acento en los aspectos sociales y en procurar un discurso político nacionalista que sea capaz de llegar a sectores de la ciudadanía catalana que se sitúan fuera del electorado tradicional de CDC.

La ponencia reclama la transferencia de competencias en materia de inmigración, así como una competencia exclusiva en educación y orden público y sobre las grandes infraestructuras de Cataluña.

En otra de las ponencias a debatir en el próximo congreso, CDC se refiere a la necesidad de potenciar su imagen de «nacionalismo progresista» y de «ocupar, con más claridad, el espacio del centro-izquierda» catalán, sin renunciar por ello a «la centralidad» de Convergéncia i Uniò (CiU), la formación política de la que forma parte.

En este documento se expresa la voluntad de Convergència de disputar, sobre todo al Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), su electorado más afín a CDC, especialmente al que está establecido en el área metropolitana de Barcelona.

Sobre la Historia y su Academia
J. C. BERMEJO BARRERA y P. LÓPEZ BARJA DE QUIROGA El País 22 Julio 2000

En el mes de junio del año 2000, la Real Academia de la Historia, abandonando una tradición, quizás secular, que siempre la había mantenido en un discreto segundo plano, tanto intelectual como políticamente, ha decidido sacar a la luz pública un informe sobre los textos y cursos de historia en los centros de enseñanza media, con el fin de "desterrar las fábulas introducidas por la ignorancia o por la malicia", tal como le encomienda su estatuto fundacional de abril de 1738.

No estamos exactamente ante un informe, sino ante un manifiesto en el que se desarrolla una serie de tesis orientadas políticamente en un determinado sentido, que no deja de ser interesante comentar.

La primera de ellas afirma que es necesario volver a enseñar la historia en los niveles educativos medios de forma "clásica" o "tradicional", es decir, basándose en la cronología, los acontecimientos y el estudio preferente de la propia nación. Hay que destacar que en este sentido la Academia no se encuentra sola, puesto que en otros países -Reino Unido, con G. Elton; EE UU, con G. Himmelfarb, F. Fukuyama o F. Huntington; Australia, con K. Windshuttle- varios autores vienen proponiendo la misma tesis: resucitar la historia nacional frente al posmodernismo o la sociología histórica, y reafirmar las identidades nacionales tradicionales frente al multiculturalismo. Todos estos autores son de una orientación política netamente conservadora y consideran que esa vuelta a la historia tradicional debe ser una respuesta ante una situación de crisis social y política que pone en peligro la hegemonía de las grandes potencias -en el caso de EE UU- y las identidades políticas de las naciones del Primer Mundo. Tenemos, pues, que nuestra Academia se inscribe en una línea de pensamiento claramente conservador.

Esto se pone de manifiesto cuando comprobamos que uno de los blancos principales de su ataque es la política educativa del PSOE, contenida en la LOGSE, que condujo al nacimiento de la ESO y la reforma del bachillerato tradicional. Sorprende que hasta ahora casi nadie parece querer señalar que éste era el objetivo del ataque. De acuerdo con la Academia, y entraríamos en la segunda de sus tesis, la historia pierde su identidad por dos razones: la primera de ellas es porque queda reducida a sociología y la segunda obedece al peso excesivo que se le concede al mundo contemporáneo.

La integración de la historia en el ámbito de las ciencias sociales, sin embargo, no es precisamente un "problerna" muy reciente sino un proceso que comenzó a desarrollarse en los primeros años del siglo XX y culminó en los años sesenta de ese mismo siglo, con el desarrollo de la Escuela de los Annales. Es evidente que toda la historia -incluso la historia social- ha de tener un armazón cronológico y ha de estar basada en los hechos. Pero ello no quiere decir que la historia deba reducirse esencialmente a la exposición de los hechos y al conocimiento de su cronología. La historia selecciona los hechos que estudia, porque no puede estudiarlos todos, e intenta explicarlos. En este sentido, la historia económica y social -blanco de los dardos de nuestros académicos- intenta explicar los hechos, no en una clave meramente política, sino partiendo de los modelos hermenéuticos que las distintas ciencias sociales ponen a nuestro alcance, y que son los que pueden dar cuenta de la lógica de muchos acontecimientos, incluidos los políticos.

Por esa razón, es necesario recurrir al presente, tomado como horizonte que nos permita comprender el mundo, para poder plantear cualquier visión del pasado. No en vano decía B. Croce que "toda historia es historia contemporánea". No obstante, el hecho de que el mundo contemporáneo sea el horizonte a partir del cual elaboramos nuestras visiones del pasado, no debe querer decir que sólo haya que estudiar historia contemporánea. Si ello fuera así, la historia perdería su sentido, puesto que un presupuesto básico del conocimiento histórico es que el presente debe ser estudiado en función del pasado. Debe aspirarse a lograr una integración entre ambos y no a suprimir el mundo contemporáneo del estudio de la historia, como fue corriente en España hasta mediados del siglo XX.

Sin embargo, esta tesis, que pudiera ser objeto de discusión entre historiadores, se ha visto complicada porque tras ella se esconde una cara oculta: el problema de las "nacionalidades". En efecto, lo que nuestros académicos proponen es que la historia sea preservadora de la "memoria colectiva", pero de la memoria colectiva española, frente a otras memorias alternativas, y aquí es donde estalla la discusión política y ésta es la razón de que este manifiesto se convierta en objeto de polémica en los medios de comunicación.

La historia estudia los acontecimientos, sí, pero sólo algunos de ellos. La historia selecciona determinados acontecimientos y, partiendo de ellos, elabora relatos que poseen un determinado sentido. El marco global que hace posible los relatos históricos recibe hoy día el nombre de metarrelato. En este sentido, puede decirse que, por ejemplo, España o Galicia son una realidad histórica, pero que dichas realidades se configuran históricamente como metarrelatos historiográficos, por lo general difícilmente compatibles.

En este sentido, si observamos los metarrelatos "tradicionales" sobre los que se ha construido la historia de España, veremos que se caracterizan por ser beligerantes y excluyentes. La visión historiográfica del nacional-catolicismo de Menéndez Pelayo e incluso la versión más liberal de Cánovas o Lafuente han establecido una ecuación según la cual la historia de España -y su identidad colectiva- son inseparables de la religión cristiana. Toda la Edad Media viene marcada por la idea de la Reconquista y de la lucha contra el infiel, y del siglo XVI al XIX España aparece caracterizada como señora de la Contrarreforma y estandarte de la fe, enfrentada por ello a buena parte de Europa.

Si de esa visión pasamos a otras más recientes, como la de los autores del 98, Ortega o Menéndez Pidal, comprobaremos que ese metarrelato sigue siendo excluyente, en tanto que se lleva a cabo una identificación entre España y Castilla, y la identidad española resulta íntimamente relacionada con una de sus lenguas: el castellano.

¿Es posible resucitar esa identidad y esos metarrelatos en el marco político actual? Parece muy difícil. La recuperación de la historia del siglo XIX, que ha dejado de considerarse un tiempo en que España perdió su esencia por la infiltración del pensamiento laico, puede ser una vía que actualmente algunos historiadores han intentado explorar. Sin embargo, frente al metarrelato español se alzan los metarrelatos gallego, catalán y vasco, muchas veces construidos en el siglo XIX, mediante la mímesis de la historiografía española. Si queremos enseñar historia de España -que no ha dejado de enseñarse en las escuelas- es preciso concebir otros metarrelatos no beligerantes ni excluyentes en los que sea posible pensar la pluralidad lingüística y social de lo que se sigue llamando España, partiendo de la idea de que debe existir una Constitución que sepa integrar esas diferencias.

En este sentido, la vuelta a la historia tradicional, asociada a la historia de la España medieval y moderna, que propone la Academia, parece ser todo lo contrario de lo que el buen sentido aconseja.

Por último, estas tesis vienen acompañadas de un corolario según el cual la enseñanza de la historia está "desatendida" y la "ignorancia sobre el pasado se utiliza con la finalidad política de tergiversar y de oponer". Es decir, la enseñanza de la historia hoy, debido a la LOGSE y a la influencia de los nacionalismos periféricos, sería, en todo o en parte, responsable del auge del nacionalismo, sobre todo entre la juventud.

En este sentido, puede afirmarse que la Academia sobrevalora un tanto la influencia que los libros de texto pueden tener en la formación de los adolescentes, y desconoce las técnicas que la ciencia política utiliza para analizar los procesos de formación de la identidad nacional, la difusión de las ideologías y la construcción de identidades colectivas. Además de desconocer quizás a los adolescentes, debido a la distancia cronológica que los separa de ellos.

Los ejemplos abundan, pero es sabido que los libros de historia que se estudiaban en la URSS y países del Este no pudieron impedir la estrepitosa caída del conglomerado ideológico, político, económico, social y cultural que había estado vigente, en el primer caso, durante setenta años. En el caso español, y teniendo en cuenta que las "nacionalidades" se definen por la posesión de una lengua propia, puede darse el caso de que sea más importante, para la asunción de una identidad nacional por parte de un adolescente, el estudio de una lengua que el de la historia, sobre todo cuando la visión de la historia que se da en los libros de lengua o literatura no concuerda con la que ofrecen los propios libros de historia.

En cualquier caso, sería recomendable que nuestros académicos pasasen de los textos a las situaciones reales en las que dichos textos se enseñan, es decir, que se informasen de cómo son exactamente las clases de historia que se dan -cuestión que reconocen desconocer- y se acercasen -¿quizás con ayuda de la sociología?- al mundo real en el que viven los jóvenes con el fin de saber cuáles son los problemas que más les preocupan y cómo es posible formarlos.

José Carlos Bermejo Barrera es catedrático de Historia Antigua en la Universidad de Santiago de Compostela. Pedro López Barja de Quiroga es profesor titular de Historia Antigua en la misma Universidad.

Nota del Editor: Coca cola o zarzaparrilla
22 Julio 2000

"reafirmar las identidades nacionales tradicionales frente al multiculturalismo"... respuesta a una situación de crisis social y política que pone en peligro la hegemonía de las grandes potencias -en el caso de EE.UU..."  se nota que no han estado por allí contemporáneamente pues hay de todo, a pesar de que muchos prefieran Coke;  en cuanto a historia, no se puede ir muy atrás, es una nación joven, y no creo que tenga mucho interés la batalla de Chippewua, muchísimos años después de las cruzadas.

No hay "el problema de las "nacionalidades"" si no el problema de los nacionalismos.

"identificación de España y Castilla, y la identidad española resulta íntimamente relacionada con una de sus lenguas: el castellano": esto tiene poco que ver con la forma de hablar y pensar del personal de Valladolid,  Málaga, Asturias, Navarra o Aragón por ejemplo, y que a ver quién es el listo que define la identidad española en un régimen de libertad (o al menos sin clero ni aristocracia).

"pluralidad lingüística y social de lo que se sigue llamando España, partiendo de la idea de que debe existir una Constitución que sepa integrar esas diferencias": ahora la cuadratura del círculo.

"En el caso español, y teniendo en cuenta que las "nacionalidades" se definen por la posesión de una lengua propia": son los nacionalismos los que se definen por una lengua propia, los demás tenemos, por lo visto, una lengua impropia, en la que han tenido que escribir esto.

Autonomía de corso
Editorial El País 22 Julio 2000

EN CONTRA de la línea tradicional francesa y a cambio del "restablecimiento duradero de la paz civil", el primer ministro francés, Lionel Jospin, ha ofrecido a Córcega un grado de autonomía que obtendrá gradualmente en cuatro años. No llega a ofrecer un poder legislativo pleno, pero al final de este periodo la Asamblea corsa podrá "adaptar" las leyes francesas sin necesidad de que el Parlamento francés intervenga -es decir, tendrá un poder reglamentario-, y se creará una "colectividad territorial única", frente a los actuales dos departamentos. Además, habrá ventajas fiscales para los habitantes de la isla, y se podrá introducir en las escuelas la enseñanza no obligatoria de la lengua autóctona.

Las medidas más importantes -de orden legislativo y administrativo- requieren una reforma constitucional, para la que el primer ministro francés no dispone de mayoría suficiente, por lo que se posponen hasta 2004, pasadas las presidenciales y las legislativas. El viernes próximo, los miembros de la Asamblea de Córcega habrán de rechazar o aceptar en bloque, sin modificaciones, estas propuestas, que coinciden básicamente en contenido y calendario con lo que pedían los autonomistas. Jospin ha ido más lejos de lo esperado en su negociación con los representantes corsos.

La tensión estaba incluso más dentro del propio Gobierno de izquierda plural, especialmente tras las críticas públicas de Jean Pierre Chevénement, ministro de Interior, y representante del ala más jacobina en el seno del Ejecutivo, que considera estas concesiones el "fin de la República". Pero, dado que son medidas que se dilatan en el tiempo, Chevénement ha debido considerar que se podía mantener en el cargo.

Las críticas de Chevénement se sustentan en que por Córcega puede empezar un proceso de transformación de Francia, que mantiene el sistema político más centralizado de la UE pese a la todavía reciente constitución de las regiones como entes superpuestos a los departamentos. La de Córcega será una autonomía controlada, condicional, que el Gobierno central podrá retomar en cualquier momento, especialmente si se reanudan los actos terroristas. Con este paso, consecuencia lógica del que dio en diciembre pasado al acceder al diálogo con los autonomistas, una vez declarada una tregua indefinida por parte de los grupos violentos, Jospin ha actuado con valentía política. Si su plan llega a aplicarse y a funcionar, Córcega puede marcar el inicio de la normalización territorial de Francia.

Nota del Editor: Patente de corso
22 Julio 2000

? Quo Vadis Francia ¿: Si los grupos violentos (bombazos) han conseguido algo, está claro el camino a seguir para el resto: ha muerto la democracia, sabíamos que un voto no valía gran cosa, y menos entre los cuatrienios electorales, y ahora confirmar que lo que valen son las bombas. En la Universidad de Paris se les van a terminar los números romanos para poder acoplar las cátedras de patois, además de las de los nacionalistas "históricos".

Recortes de Prensa   Página Inicial