AGLI

Recortes de Prensa     Domingo  23 Julio   2000
#El fracaso práctico del PNV
Enrique de Diego Libertad Digital 23 Julio 2000

#No son lo mismo
SANTOS JULIÁ El País 23 Julio 2000

#La farmacia de Guerra Garrido como símbolo del País Vasco
Impresiones El Mundo 23 Julio 2000

#Más violencia callejera
El Mundo 23 Julio 2000

#Uno de los ocupantes del piso franco de Vitoria había sido detenido en enero
El Mundo 23 Julio 2000

#ETA disponía de información precisa de cargos institucionales alaveses
EDUARDO AZUMENDI, Vitoria El País 23 Julio 2000

#«PP y PSOE han de ser la alternativa que rompa con el miedo a ETA y el miedo reverencial al PNV»
Dolores MARTÍNEZ ABC  23 Julio 2000

#Compromiso para erradicar del partido las "posiciones ambiguas" sobre el modelo de Estado
CARLOS E. CUÉ, Madrid El País 23 Julio 2000



El fracaso práctico del PNV
Enrique de Diego Libertad Digital 23 Julio 2000

La recurrente puesta en entredicho por el Partido Nacionalista Vasco del Estatuto de Guernica como marco jurídico es al tiempo el reconocimiento del fracaso práctico del citado partido. Como han apuntado algunos dirigentes del PNV, críticos con la radicalización del protoverdugo Xabier Arzalluz, el Estatuto de Guernica, refrendado por los ciudadanos del País Vasco (lo del pueblo vasco es una abstracción esencialista), es el logro histórico del citado partido. Que la actual dirección del PNV reniegue de ese marco para entrar en una huida hacia delante soberanista de marcado carácter genocida y totalitario no sólo es el fruto de un programa máximo separatista, sino también la ocultación de un fracaso previo.

Cuando el PNV actual se refiere al “ejemplo irlandés”, obvia el hecho patente de que el Estatuto de Guernica es anterior en el tiempo, y por tanto Irlanda sigue el “ejemplo vasco”, sólo que aquí no se han dejado las armas como se prometió, ni el nacionalismo vasco ha sido capaz de desmovilizar a sus terroristas.

No necesito recurrir a las hemerotecas, porque fui testigo profesional de aquella etapa. El Estatuto de Guernica fue reclamado por el PNV como el pacto histórico con el Estado –con la Corona, según las rocambolescas teorías del ultraracista Sabin Arana- para conseguir la paz y el cese de la violencia. El Estatuto de Guernica fue, por tanto, un “proceso de paz” en toda regla. La creación de la ertzantza se justificaba por el hecho de que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado estaban deslegitimados por su participación en la represión franquista, y se precisaba una nueva policía vasca, que ineludiblemente acabaría con la banda terrorista. Con una autonomía amplia y federal, el PNV ofrecía como contrapartida liderar la sociedad vasca hacia la normalización democrática y aislar a los violentos hasta su detención.

El Partido Nacionalista Vasco ha tenido básicamente un fracaso de gestión, en el sentido más profundo. Ha sido incapaz de liderar a la sociedad vasca y de cumplir los objetivos marcados en el Estatuto, y en vez de reconocer esa situación, y en su caso poner remedio, lo que hace es cuestionar el Estatuto. Recibió con generosidad los medios, no ha sido capaz de conseguir los fines.

La participación en Lizarra, además de toda la perversión moral que entraña establecer una unidad de acción con HB y en el fondo con los mismos terroristas, es el reconocimiento de ese fracaso práctico. El PNV planteó el Estatuto precisamente para que Lizarra no fuera posible. En buena medida, el PNV ha utilizado indirectamente la violencia como un escenario en su propio beneficio, en el de su mantenimiento en el poder mediante la eliminación de los líderes constitucionalistas como Gregorio Ordóñez o Fernando Buesa, cuando ponían en riesgo el entramado de poder del nacionalismo. El terrorismo será comunista o fascista. Puede debatirse sobre ello. Pero en cualquier caso es terrorismo nacionalista.

La falaz comparación con Irlanda –allí nadie quiere separarse, todos quieren unirse- en relación con lo comentado, sería que aquí los terroristas nunca dejaron las armas (a pesar de la amnistía) y el PNV que actuaba como su interlocutor oficioso (“no hay que dar armas a los de las pistolas”, decía Garaicoechea cuando pedía transferencias) ha terminado liándose intentando unas veces superar a los terroristas en radicalidad y culpando por instinto al ministro del Interior y a las víctimas, que creyeron precisamente que con el pacto del Estatuto el PNV traería la paz a la sociedad vasca.

Es este fracaso práctico de fondo el que convierte en necesaria una alternativa al atolladero desde la propia sociedad vasca, que recupere el pacto originario de la Constitución y el Estatuto como marcos de convivencia e instrumentos de vertebración, y que convierta a la ertzantza en una policía real y no en una decoración partidaria. La rebelión de la sociedad civil vasca puede confluir en esa alternativa constitucionalista, cuyo liderazgo corresponde por evidentes motivos a Jaime Mayor Oreja, de forma que Ajuria Enea deje de ser el decorado de cartón piedra del extenso y capilar pesebre nacionalista, fundamentado en la coacción de las pistolas y en el dolor humano.

No son lo mismo
SANTOS JULIÁ El País 23 Julio 2000

Con el paso del tiempo, el verano de 1998 se impone como punto de radical inflexión en la política de los partidos nacionalistas. Hasta entonces, los nacionalistas jugaban sus bazas con una mezcla de presión y astucia, de la que habían obtenido el mejor dividendo posible: que, siendo minoritarios en sus territorios, todo el mundo aceptara como un dato natural, casi biológico, su insustituible presencia al frente de sus gobiernos. Por desestimiento de los contrincantes, por el derrotismo implícito en el supuesto de que cualquier otra fórmula sería peor, porque sus diputados eran necesarios para asegurar la mayoría al Gobierno del Estado, lo cierto es que, sobre todo en Euskadi, nunca unos partidos han gobernado tanto con tan estrecho margen de ventaja en las urnas.

La seguridad de ser necesarios en Madrid e insustituibles en Vitoria o Barcelona les alentó a cambiar a la brava otro dato no menos real: que, en cuanto a votos en sus respectivos territorios, llevaban varios años empantanados, y que las políticas clientelares, las redes de parientes y amigos en cuyo trenzado tan expertos -y tan invulnerables al escrutinio público- han resultado ser los partidos nacionalistas, no daban más de sí por mucho que se estirasen. Todo el poder dentro, mucho fuera, pero escaso margen de votos: tal era la situación que los partidos nacionalistas pretendieron modificar a su favor en el verano del 98.

Decidieron entonces forzar la marcha con una serie de iniciativas que aún colean: PNV y EA sellaron con ETA un acuerdo secreto que abrió la vía a la formación de un frente nacionalista en la expectativa de arrasar en las elecciones autonómicas del otoño; esa misma coalición firmó con el BNG y CiU una declaración en cuyo texto de trabajo, suscrito por los tres socios, se proponía la superación del actual marco institucional. La Constitución, según dijeron, se había quedado estrecha y sus respectivas naciones no cabían en ella. Jordi Pujol dio por agotado el Estado autonómico y propuso la apertura de un nuevo proceso constituyente.

La ofensiva nacionalista contra la Constitución y contra los estatutos fue parada en seco por las sucesivas convocatorias a las urnas celebradas desde aquel verano. Pujol y la coalición que lidera no se han repuesto todavía del susto; la coalición PNV-EA, por su parte, ha iniciado una lenta y medida retirada estratégica para permitir a su actual dirección salvar la cara sin sacar la consecuencia política exigida por su estrepitoso fracaso. En estas maniobras de salvamento, obligadas por la pérdida de apoyo de cualificados sectores de la sociedad vasca, un estribillo se repite: el PP es el verdadero culpable de que ETA asesine a políticos de los partidos constitucionalistas.

Esta acusación infame hace mella en algunas gentes dispuestas siempre, por aquello del mal menor, a mantener abierta una línea de crédito a quien ha dilapidado tanto capital. PNV y PP, según argumentan, son lo mismo: ambos se habrían enrocado en posiciones extremas, de las que son responsables por igual. Pero se trata de un argumento falaz: en el verano del 98, quien rompió las reglas del juego fue el PNV, no el PP; en la formación del Gobierno de Euskadi, quien articuló un frente nacionalista llamado a provocar lo que ahora el lehendakari lamenta como riesgo de fractura social fue el PNV, no el PP, y hoy, quien se mantiene agarrado a un Gobierno minoritario sin atreverse a disolver el Parlamento y convocar nuevas elecciones es el PNV, no el PP.

El PP lo que dice es que ha llegado la hora de sustituir democráticamente al nacionalismo en el Gobierno de Euskadi. Hay mucho riesgo en esa apuesta, hay inconcebibles torpezas en su defensa, superfluas frases rimbombantes, absurdos chistecillos; pero lo que no hay es deslealtad a la Constitución, pactos secretos con bandas asesinas, propuestas de frentes que fracturen socialmente un país. Y de eso, sin embargo, es de lo que anda sobrada desde el verano de 1998 la política del PNV.

La farmacia de Guerra Garrido como símbolo del País Vasco
Impresiones El Mundo 23 Julio 2000

Durante la madrugada del pasado viernes, la farmacia del escritor Raúl Guerra Garrido en San Sebastián quedó calcinada tras el ataque -el tercero en los últimos doce meses- de un grupo de proetarras. Guerra Garrido es uno de los fundadores del Foro de Ermua, cuyos miembros más representativos están pagando su defensa del Estado de Derecho y de las libertades en el País Vasco convirtiéndose en especial objetivo del terrorismo: desde el asesinato de José Luis López de Lacalle hasta las agresiones a su presidente, el poeta Vidal de Nicolás, pasando por ataques contra el artista Agustín Ibarrola, el profesor José María Portillo y otros intelectuales pertenecientes a este Foro. Guerra Garrido, tras el atentado, recomendó a los periodistas que, para mayor información, se dirigieran «a los representantes del Pacto de Estella». La dolorida ironía del novelista resulta reveladora: ese pacto incluye a quienes sostienen y justifican a ETA, y a los que, a pesar de la insistente barbarie totalitaria de la banda, siguen defendiendo que la paz y la «construcción nacional vasca» (que antidemocráticamente aúnan) implican negociar y pagar un precio político a los asesinos. No hay, por lo tanto, exageración. Sobre todo cuando el Gobierno vasco y los partidos que lo apoyan han venido arremetiendo contra el Foro de Ermua con una rabia que delata la veracidad de las denuncias de estos ciudadanos vascos. El escritor ha dicho también que ya no volverá a abrir la botica, lo que debería mover a la reflexión acerca de lo que se está convirtiendo en los símbolos de la situación actual del País Vasco: el establecimiento deja de ser un servicio para la salud de los ciudadanos y quedará como muestra de la actividad de quienes quieren aniquilar a los discrepantes. 

Más violencia callejera
El Mundo 23 Julio 2000

ARRIGORRIAGA.- Dos policías municipales de Arrigorriaga resultaron anoche heridos, de diversa consideración, en el curso de un ataque por parte de 12 encapuchados que poco antes de la medianoche lanzaron varios cócteles molotov contra una oficina de la oficina de la BBK.

La sucursal de la Bilbao Vizcaya Kutxa está en la calle Basurgoiti de esta población vizcaína, que celebra estos días sus fiestas patronales, por lo que, a la hora del ataque, había abundancia de personas en las calles.

Tras el ataque, uno de los atacantes lanzó un cóctel molotov contra uno de los policías que acudieron a la zona, causándole heridas de distinta consideración en una pierna, por las que tuvo que ser evacuado a un centro sanitario. El otro policía resultó herido al tratar de ayudar a su compañero.

El ataque ha causado un pequeño fuego a la entrada de la sucursal, que fue sofocado por un vecino con un extintor de mano, y la pared de la entidad bancaria está ennegrecida y tiene los cristales rotos.

Mariñelarena fue arrestado cuando participaba en una acción de Solidarios con los Presos- La policía cree que los tres jóvenes se han fugado a Francia - Encontrado el vehículo de uno de ellos  
Uno de los ocupantes del piso franco de Vitoria había sido detenido en enero

El Mundo 23 Julio 2000

PAMPLONA.- Uno de los tres presuntos miembros de ETA que vivían en el piso franco desmantelado el viernes en Vitoria, Luis Mariñelarena Garciandía, fue detenido el pasado 25 de enero en Pamplona por la Guardia Civil cuando participaba en una acción promovida por el colectivo Solidarios con los Presos, según informaron a Efe fuentes de la Delegación del Gobierno en Navarra.

Mariñelarena, vecino de la localidad navarra de Etxarri-Aranatz, fue detenido en aquella ocasión junto con otras tres personas tras encadenarse a dos bidones de hormigón, cortando así el tráfico de la N-1 a su paso por Alsasua.

Tras esta acción fueron también detenidos, por delitos de desórdenes públicos y contra la seguridad del tráfico, Joxe Aldasoro, Asier Unamuno y Lander Urriza, este último concejal de EH en la localidad vecina de Baikaku.

El ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, añadió ayer que Luis Mariñelarena, Asier Karrera y Diego Ugarte, los tres presuntos terroristas identificados después de la desarticulación del piso franco de Vitoria, podrían pertenecer a un comando legal de ETA dedicado a realizar seguimientos de diferentes personas en el País Vasco. Los tres activistas, que presumiblemente han huido a Francia, han participado en actividades en el país vecino.

La policía señaló que el piso utilizado por el comando fue alquilado hace dos años por Diego Ugarte López Arkaute, cuyo coche ha sido localizado en la capital alavesa.

El vehículo, un Volkswagen Polo que ha sido trasladado a las dependencias de la Policía Científica para su investigación, se encontraba aparcado en las proximidades de la calle Federico García Lorca, donde se encuentra el piso franco.

Entre los políticos que figuraban como objetivos entre la documentación incautada al comando en el piso franco se encontraban el alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso, el diputado general de Alava, Ramón Rabanera, y el secretario general de UA, Pablo Mosquera, además de otros dirigentes del PSE y miembros del Ejército.

El primero de ellos advirtió ayer a ETA que la amenaza es «estéril» y agregó que su partido siempre estará «enfrente» de la banda. Alonso manifestó a Europa Press que el hecho de aparecer como objetivo de ETA no le impedirá «seguir trabajando por la libertad y la democracia, que es lo que los políticos del PP, PSOE y UA llevan haciendo desde hace muchos años».

El dirigente popular aseguró contar con el respaldo de su familia y de la ciudadanía en general, «que ha demostrado estar en contra de ETA saliendo a la calle en muchas ocasiones» y mostró su solidaridad con el resto de personas que han aparecido en la documentación incautada en la vivienda de Vitoria.

«Todos somos conscientes de que la amenaza existe y es real -añadió Alonso-, pero ETA debe saber que nosotros trabajamos por la libertad, la democracia y el Estado de derecho y que sus amenazas no van a amedrentarnos».

Por su parte, el secretario general de Unidad Alavesa, Pablo Mosquera, afirmó que ETA no tiene «ningún propósito de enmienda» y añadió: «seguiré haciendo lo mismo que he hecho hasta ahora, y además estoy convencido de que lo que hago es absolutamente imprescindible». A su entender, el «proceso de reflexión» del PNV «debería ser más rápido, sobre todo cuando gente del PP, PSOE o UA nos estamos jugando la vida en un proceso en el que, al parecer, lo que está sobre la mesa es la construcción nacional».

ETA disponía de información precisa de cargos institucionales alaveses
El alcalde de Vitoria y su 'número dos' figuran entre los objetivos
EDUARDO AZUMENDI, Vitoria El País 23 Julio 2000

Los cargos institucionales de Álava eran los principales objetivos del presunto comando legal -no fichado por la Policía- que ocupaba el piso franco de ETA desmantelado el pasado viernes en Vitoria. Además del diputado general de Álava, el popular Ramón Rabanera, la información encontrada en la vivienda incluye datos detallados de los seguimientos realizados al alcalde de Vitoria, el también popular Alfonso Alonso.

Junto a ambos figuran asimismo de forma destacada los nombres del teniente de alcalde del consistorio vitoriano, Miguel Ángel Echevarría, también del PP, y del secretario general de Unidad Alavesa (UA) y responsable de Juventud y Deportes en la Diputación, Pablo Mosquera. El volumen de información que los tres miembros del comando tenían sobre sus costumbres y movimientos hace pensar a las Fuerzas de Seguridad del Estado que alguno de ellos podía ser el objetivo de un próximo atentado.

Los agentes han encontrado en la vivienda datos elaborados sobre más políticos del PSE de Álava y de UA, aunque en el caso de estos últimos parece que la información no es tan detallada. El vicesecretario general de los socialistas alaveses y senador Javier Rojo reconoció que miembros de su partido figuran relacionados en la documentación incautada, pero no quiso precisar de quiénes se trata. El propio Mosquera informó el viernes a los dirigentes de UA afectados.

Echevarría, Alonso y Mosquera reaccionaron ayer con firmeza ante la noticia de que estaban siendo sometidos a vigilancia como posibles objetivos de ETA, aunque a ninguno le pilló por sorpresa el hecho. El teniente de alcalde comentó resignado que cuando se enteró de que la policía había desmantelado un piso de los terroristas se imaginó que podía aparecer su nombre. "Durante la mañana de hoy [por ayer]", explicó, "algunas personas me pararon en la calle para agradecerme que no me retire y que dé la cara en el Ayuntamiento, porque así los ciudadanos se sienten más libres. Pero yo digo que el mérito no sólo corresponde a los políticos que se enfrentan a ETA, sino que es de todos los ciudadanos que en el día a día, con sus actos, demuestran que quieren ser más libres y liberarse de la losa del terrorismo".

Pese a las amenazas, Echevarría reconoció que nunca termina de acostumbrarse a que le digan que es objetivo de ETA. "Lo siento por la familia, por los amigos, por los vecinos, porque poco a poco a las personas que necesitamos llevar escolta se nos va reduciendo la vida social. Además, no te permite trabajar con la intensidad que deseas desde el Ayuntamiento en favor de la ciudadanía, porque preparar la seguridad se lleva un tiempo importante del día".

El alcalde, Alfonso Alonso, dejó claro que las amenazas terroristas "nunca nos van a amedrentar. ETA siempre nos tendrá enfrente". Al igual que su número dos en el Ayuntamiento, Alonso asumió que el hecho de que su nombre figure entre los papeles de los terroristas es una noticia que, sobre todo, "asusta a la familia y a los amigos más cercanos". "Seguiré trabajando por la libertad y la democracia, que es lo que los políticos de PP, PSE y UA llevan haciendo desde hace muchos años", zanjó rotundo.

"Siempre los mismos"
Pablo Mosquera se enteró de una forma indirecta de que su nombre aparecía en la lista del comando y poco después la policía se lo confirmó. "A estas alturas de la vida, ya sé lo que me toca. Los que se encuentran a tu alrededor lo viven de una manera más dramática y te preguntan por qué siempre tienen que dar la cara los mismos. Eso sí te afecta, pero cuando tomas la decisión de ser político ya sabes a lo que te expones", señaló.

Según Mosquera, cuando se dicen las cosas claras los políticos se convierten en dianas de ETA. El que su nombre figure como posible objetivo de un atentado no hace sino confirmarle que está "en el buen camino" e incluso supone para él un acicate para seguir luchando por la "libertad" de todos los vascos. El líder de UA sí mostró su preocupación por las personas que puntualmente aparecen en los documentos intervenidos a ETA y que no tienen escolta. "Esos ciudadanos son los primeros que hay que proteger", advirtió.

Localizado el coche de un terrorista
EL PAÍS, Vitoria
La Policía Nacional localizó ayer en Vitoria el coche de Diego Ugarte López Arkaute, uno de los tres miembros del comando terrorista en cuyo piso se localizaron el viernes armas, 80 kilos de explosivos y documentación sobre posibles objetivos. El vehículo, un Volkswagen Polo de color blanco, estaba aparcado en las proximidades del piso franco desmantelado por la policía. Los agentes no hallaron explosivos en su interior y lo trasladaron a las instalaciones de la Policía Científica para su examen.

El Ministerio de Interior sigue sin confirmar si este automóvil fue utilizado por algún miembro del comando para asegurar la plaza de aparcamiento que luego ocupó el coche-bomba empleado para asesinar al dirigente socialista Fernando Buesa y su escolta. Según fuentes policiales, se trata de una hipótesis sin contrastar.

Uno de los tres ocupantes de la vivienda fue detenido el pasado 25 de enero por la Guardia Civil cuando participaba en una acción promovida por el colectivo Solidarios con los Presos, de apoyo a los reclusos de ETA. En concreto, Luis Mariñelarena Garciandía, vecino de Etxarri-Aranatz, se encadenó junto a otras tres personas a dos bidones de hormigón en la N-I, a la altura del municipio navarro de Alsasua. Con su protesta lograron cortaron la circulación en uno de los carriles de la carretera.

La policía cree que los presuntos etarras han huido a Francia. El director general de la Policía, Juan Cotino, declaró ayer en Argel, donde mantuvo contactos con su homólogo francés: "Tenemos informaciones que apuntan a que las personas que huyeron de Vitoria estaban relacionadas con Jarrai y con el entorno de ETA en Francia".

Además de Ugarte y Mariñelarena, Interior ha identificado a Asier Carrera Arenzana, nacido en Pamplona, como el tercer ocupante de la casa. La policía distribuyó ayer la foto de los tres presuntos etarras y ha hecho un llamamiento a la ciudadanía para que colabore en su localización. Los ciudadanos pueden llamar al teléfono 900 100 091.

«PP y PSOE han de ser la alternativa que rompa con el miedo a ETA y el miedo reverencial al PNV»
Dolores MARTÍNEZ ABC  23 Julio 2000

Experimentado en conjugar serenidad y preocupación, el ministro del Interior advierte que ante la actual -no nueva- ofensiva terrorista «tenemos que estar preparados para resistirla, pues ETA va a insistir en la crueldad y la muerte». El objetivo de esta campaña es, en su opinión, «doblegar la política del Gobierno, abrir la mezquindad en las relaciones entre PP y PSOE y machacar al PNV». Perezoso -o quizás ya harto- para hablar del PNV -«nos tenemos que olvidar de él»- reactiva su maquinaria verbal hacia un objetivo: «PP y PSOE tienen que formar una alternativa que rompa con el miedo a ETA y el miedo reverencial al PNV».

¿Los últimos atentados reflejan que ETA dispone de una potente capacidad operativa o se trata de una mera, aunque dolorosa, exhibición de fuerza?
_No debemos olvidar que ETA siempre ha estado en ofensiva, excepto durante la mal llamada tregua. Muchas veces me pregunto cuándo ETA no ha estado en plena ofensiva. Recuerdo cuando tenía secuestrados a Ortega Lara y a Cosme Delclaux o cuando asesinó a cinco concejales del PP en 1998. ETA siempre está en ofensiva porque su vocación es la crueldad y los que matan siempre están en ofensiva. Probablemente, nos acostumbró mal con ese largo año sin matar. Pero, evidentemente, lo más grave que ha pasado en los últimos meses en cuanto a capacidad mortífera fue su intento de colocar en Madrid 1.700 kilos de explosivos. Por fortuna, la providencia y la Guardia Civil nos ayudaron y evitaron que ese atentado se llevara a la práctica. No obstante, es cierto que los últimos acontecimientos han sacudido a la sociedad. Es muy duro ver cómo asesinan a un concejal del PP de Málaga o cómo tratan de matar al vicesecretario del PSOE de Andalucía. Pero esa es ETA. Ahora estamos ante una ofensiva, pero no tenemos que olvidar que antes también las hubo. Y muchas.

_¿Preveía, entonces, el Ministerio del Interior la actual ofensiva?
_Absolutamente. Cuando ETA decidió en diciembre de 1999 dar por terminado el cese indefinido de su actividad terrorista ya pensamos que podríamos tener un escenario como el actual. Y también pensamos que iba a desplegar una crueldad terrible.

_¿Teme que esta ofensiva dure hasta septiembre, mes en el que el PNV dijo que haría su «valoración política»?
_ETA va a continuar. Nos tenemos que preparar para resistir sus ataques. Todavía vamos a sufrir porque va a insistir en la crueldad y en la muerte. Tenemos que estar preparados, pues ETA va a querer acrecentar su acción. De lo que vaya a decir el PNV, sinceramente, no me creo nada, no me fío nada, porque no sé si ellos se dan cuenta de que ETA lo que quiere es sustituir política y socialmente al PNV y no le quiere facilitar las cosas. No hará nada para favorecer la estrategia del PNV.

_Ante este panorama tan trágico ¿qué puede decir a los ciudadanos para prevenir la extensión del desánimo?
_La lucha contra el terrorismo es muy dura y larga, por ello tengo que decir a los ciudadanos que sigan confiando en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que están trabajando muy bien y tendrán resultados. Además, los ciudadanos tuvieron un gran protagonismo en el cese indefinido del terrorismo. Ahora toca el momento de sufrir y de padecer una actuación de ETA.

_Parece una postura de resignación...
_Durante la mal llamada tregua la estructura de ETA quedó, prácticamente, desarticulada gracias a la operación de la Guardia Civil que permitió la captura de su dirigente Arizcuren Ruiz «Kantauri». Pero consiguieron construir una nueva logística y es muy duro decir que para poder detectar esta nueva estructura y poderla neutralizar, ETA, necesariamente, tiene que actuar. Por tanto, pido a los ciudadanos confianza, porque lo que les estamos diciendo es la verdad: ETA necesita, en estos momentos, aparentar una fuerza que no tiene, por eso actúa desde la precipitación y nos va a poner las cosas difíciles. Vamos a vivir meses difíciles, porque su obsesión y su objetivo, una vez que no han conseguido los objetivos máximos de Estella, es destruir la política del Gobierno. Su sueño es que los españoles digan que, pese a estar de acuerdo con el ministro del Interior o el presidente del Gobierno, no soportan esta situación. Su sueño es que la convivencia de un frente nacionalista con un frente terrorista sirva para desprestigiar y aislar la política del Gobierno.

_¿Además de tratar de doblegar al Gobierno, el objetivo de ETA sería también poner contra las cuerdas al PNV?
_Con esta ofensiva, ETA persigue varios objetivos. El primero destruir la política del Gobierno, es decir, que esa política no tenga posibilidad práctica de ser apoyada por los españoles. Eso significa también abrir la mezquindad en las relaciones entre el PP y el PSOE. Además, ellos también dicen que, en el peor de los casos, siempre podremos machacar al PNV, que lo tenemos aquí al lado y ha cedido. Por el contrario, han visto que no pudieron doblegar la política del Gobierno, pues no pagó nada por el cese indefinido. Sin embargo, sí pagó el PNV. Ellos soñarían con que el Gobierno no pudiese mantener su política, pero no por la coacción directa de ETA, sino porque la sociedad española no lo aguantase. No obstante, ellos piensan que ya tienen cogido a alguien: el PNV y van a abusar de él.

_¿Cómo es posible que ese abuso sea tan evidente para usted y, por el contrario, el PNV esté tan ciego ante esa situación?
_ El PNV, por encima de cualquier otra consideración, lo que quiere es seguir manteniendo un pie en los fundamentos de Estella. Creen que sería un fracaso total volver a la autonomía. Quieren quedarse para siempre en la autodeterminación y quieren que, por encima de cualquier otra cosa, los principios de Estella sigan siendo los principios que determinen su política.

SIN PESO LOS DISIDENTES
_¿Tienen peso en el PNV las voces discrepantes?
_La crisis del PNV es ya una realidad. Por orden, todos los partidos de Estella están pasando por una crisis. Primero fueron los más débiles: Izquierda Unida y EA con el relevo de Carlos Garaicoechea. Hoy la crisis la vive el PNV y al último que afectará es a EH. Algunos utópicos del PNV pensaron que la existencia simultánea de un frente y de una organización terrorista iba a afectar primero EH. Pura ingenuidad, porque la crisis afecta en la medida en que hay valores, cuanto más valores más crisis. Y el mundo de EH es el que tiene menos valores y menos límites en su actuación moral. Ojalá me equivoque pero creo que los disidentes del PNV apenas tienen fuerza. Hay un principio muy dramático en los partidos que más que partidos son movimientos y es que los más radicales son los que al final ganan. Es decir, en EH ganarán los ortodoxos y en el PNV, los autodeterministas o los independentistas.

_Usted siempre critica y responsabiliza al PNV, pero este partido tiene un electorado...
_El divorcio entre los dirigentes más radicales y las bases, que al final tienen más sentido común, es un hecho que ya sido planteado. No obstante, creo que nos tenemos que olvidar del PNV porque tenemos que pensar en los que nosotros, desde la Constitución, el Estatuto y desde lo que hemos aprendido en la democracia española podemos presentar hoy en el País Vasco. De ahí, la responsabilidad del PP y del PSOE. No tenemos que estar tan pendientes de lo que haga el PNV, sino que tenemos que estar más preocupados por lo que nosotros podemos ofrecer. La transición vasca, si se puede aceptar ese término, hoy por hoy, está en la definición de la alternativa. Transitar hoy en la política vasca es diseñar alternativas. Y, en la actualidad, tenemos que estar en el diseño de esa alternativa. Nos equivocamos si en estos momentos estamos obsesivamente pendientes del PNV. Creo que ahora tiene que haber una clara determinación del PSOE y del PP para trabajar en la alternativa y, ojalá, vengan los nacionalistas que quieran, pero, hoy por hoy, de los dirigentes del PNV y de su estrategia no cabe esperar nada.

_ ¿El paso del PNV a la oposición aumentaría su radicalización? ¿Sería un riesgo?
_El único riesgo es que tengamos miedo a la alternativa. Si en una democracia se tiene miedo a la alternativa, uno puede pensar que la democracia está enferma. El mayor riesgo que hoy podemos tener en el País vasco es que tengamos pánico por la alternativa. Es como si no tuviéramos confianza en el proyecto de España, en la Constitución, es decir, que pareciese imposible que desde esos pilares tan importantes no se pudiese diseñar un proyecto común para muchos vascos. Esa alternativa tiene que romper con el miedo a ETA, con el miedo reverencial al PNV y tiene también que ser capaz de fracturar las mezquindades en las relaciones del PP con el PSOE.

_¿Espera el PP que el PSOE le acompañe en este proyecto de alternativa al nacionalismo?
_El PSOE no nos tiene que acompañar. El PSOE tiene que ser en el mismo grado que nosotros promotor de esa alternativa. Aquí no hay acompañantes, hay impulsores de una alternativa.

_Pero tiene esperanzas en el PSOE
_Un hombre que viene de la izquierda puede ver las cosas de la misma forma que yo, si tenemos las mismas convicciones y principios sobre la idea de España, sobre la pluralidad del País Vasco, sobre la libertad en el País Vasco. Yo no quiero desconfiar de los miembros del PSOE en esta tarea. Sobre este asuntos ya hemos tenido algunos contactos y las posiciones que he escuchado del PSOE han sido siempre sustancialmente coincidentes. Yo también parto de una idea y es que sólo podré tener palabras de agradecimiento por la relación que he tenido con el Partido Socialista en los últimos cuatro años de Gobierno. Sólo tengo razones para decir que ha habido una gran lealtad. Yo no sé si alguno de ellos está ahora arrepentido de esa actitud, yo no lo estaría. Sólo puedo hablar bien de las personas que en el PSOE han sido responsabilizados para tener un diálogo permanente con el Gobierno.

«SIN EGOISMO PERSONAL»
_Si ETA continúa con esta ofensiva y hay un adelanto de las elecciones en el País Vasco ¿sería aconsejable que usted siguiera al frente del Ministerio del Interior y rechazar, por tanto, su posible candidatura a lendakari?
_ Ahora sólo soy ministro del Interior. Otra cosa bien distinta es que por muchas razones, fundamentalmente porque soy consciente de lo que sufren y padecen mis compañeros en el País Vasco, haya dicho que estoy a disposición de mis compañeros de partido y, evidentemente, del presidente del Gobierno. También he dicho que tenemos la obligación democrática de hacer un esfuerzo para presentar una alternativa creíble en el País Vasco. Y, evidentemente, eso significa que además de un proyecto político se necesitan personas dispuesta a dar credibilidad a ese proyecto. Eso es todo menos egoísmo personal; eso es todo menos interés partidario. El fortalecimiento, no del PP, sino de la democracia en el País Vasco es que apliquemos todos los medios humanos, materiales, intelectuales y culturales que podamos para confirmar que la alternativa es posible. Esa es la mayor política de Estado que podemos tener nosotros encima de la mesa. Y es evidente que estoy animando todo lo que puedo para fomentar una alternativa.

¿A Mayor Oreja le gustaría ser lendakari?
_Me gustaría si eso fuera eficaz y útil para los vascos y el conjunto de los españoles. No tengo derecho a la comodidad, otros tienen el perfecto derecho, pero yo no lo tengo. Cuando han matado a concejales a los que yo he animado a ser concejales, cómo voy a pensar en mi incomodidad. por muy incomodo que pueda estar siempre estaré mejor que las personas que han sido asesinadas por sus ideas. Además, no tengo miedo a las responsabilidades política y si llega esa circunstancia no lo dudaré ni un segundo.

_Asegura que ETA está utilizando la infraestructura que creó durante su tregua ¿Significa esto que las Fuerzas de Seguridad bajaran inconscientemente la guardia pese a que usted insistía en que ni la Guardia Civil ni la Policía estaban en tregua?
_El hecho de que la Guardia Civil contribuyera a la detención en marzo de 1999 de Arizcuren Ruiz, una de las operaciones más importantes desde que estoy en el Ministerio, demuestra que las Fuerzas de Seguridad no estaban en tregua. Cuántas veces me han dicho los nacionalistas que yo no estaba en tregua, que estaba, por el contrario, en guerra. Pero, bueno, no se pueden pedir milagros. Hubiera sido maravilloso evitar la vuelta de ETA a los asesinatos. No me he cansado de decir que su tregua era una trampa.

_Si el Gobierno estaba tan convencido de que era una trampa ¿por qué puso fecha a la ley de solidaridad con las víctimas del terrorismo, lo que obliga ahora a su modificación para que no queden excluidas las habidas tras la ruptura de la tregua?
_Con las víctimas tendríamos que haber hecho esto sin tregua, pero fue un buen argumento y una buena justificación hacerlo entonces. Al margen de todo, lo importante es que se ha hecho algo justo con las víctimas y las fórmulas para modificar la ley son muy sencillas: cambiar la ley o introducir en la ley de acompañamiento de presupuestos una cláusula para que tengan este derecho las víctimas del presente y del futuro. Lo disparatado hubiera sido que, pese a saber que había una deuda con las víctimas, no hubiéramos hecho lo que teníamos que hacer escudándonos en que era una tregua trampa.

_La Iglesia, los empresarios...se han manifestado de forma crítica hacia el PNV ¿qué apoyos democráticos tiene ahora el PNV?
_Cada vez está más aislado en su estrategia. Dejó Ajuria Enea para irse a Estella y eso le ha producido una orfandad, El PNV tiene mucho arraigo en el País Vasco, pero eso no significa que no se esté quedando solo.

_Aunque en estos momentos resulte paradójico ¿espera una segunda tregua de ETA?
-Siempre existe esa posibilidad, pero nosotros no la contemplamos. Hay gente que piensa de manera un tanto sofisticada que ETA mata ahora más para luego justificar una tregua. Si la hay, el tiempo lo dirá.

_¿Tiene conocimiento de si el PNV ha tenido con ETA alguna entrevista de similares características a las que tuvo antes de la tregua?
_No, en absoluto. Si la han tenido espero que lo digan.

Compromiso para erradicar del partido las "posiciones ambiguas" sobre el modelo de Estado
Los socialistas quieren un proyecto común de España, pero que reconozca su pluralidad
CARLOS E. CUÉ, Madrid El País 23 Julio 2000

Uno de los asuntos clave en el que incidieron casi todos los candidatos durante el desarrollo del 35º Congreso Federal fue el modelo de Estado que debe defender el PSOE en los próximos años desde la oposición y las autonomías en las que gobierna. La comisión que se encargó de ello elaboró unas propuestas, coincidentes con las reflejadas en la ponencia marco, que parten del reconocimiento de que muchos dirigentes regionales han mantenido "posiciones ambiguas" en este asunto que "han hecho dudar a los ciudadanos" sobre las "convicciones actuales" del PSOE.

Para evitar que se repitan estas situaciones, los socialistas se comprometen a defender "una concepción de España íntegra, un proyecto común" que sin embargo no deje de hacer un "reconocimiento convencido de la pluralidad de nacionalidades y regiones que integran la nación española".

En medio de la vorágine creada tras la votación para el secretario general, las comisiones pasaron a un segundo plano. Sin embargo, el asunto del modelo de Estado que proponen los socialistas había centrado buena parte de los discursos de los cuatro candidatos a la secretaría general.

Así, José Bono había dicho en su intervención que "el buen camino está en la Constitución" y criticó que "en los últimos años" los socialistas hayan ofrecido en este asunto tal "confusión" que han convertido en "creíbles" las críticas del Partido Popular, que les acusaba de tener 17 proyectos distintos, tantos como comunidades autónomas.

El presidente castellanomanchego se mostró convencido de que desde la defensa de la Constitución se puede llegar a un "horizonte federal", algo que se recoge también en los documentos debatidos ayer en el congreso federal.

La idea que defiende el PSOE es la de reafirmar en un discurso único para toda España el compromiso de este partido con el Estado de las autonomías "para asegurar su consolidación y profundizar en su desarrollo, desde una perspectiva federal".

Deterioro
Los socialistas creen llegado el momento de reafirmar este compromiso no sólo para despejar estas "posiciones ambiguas" de algunos de sus dirigentes autonómicos, sino porque consideran que el modelo constitucional, tal y como se aprobó en el año 1978, "ha sufrido importantes deterioros". Éstos desgastes se derivan, según el análisis interno del PSOE, de la ruptura del consenso que había presidido los primeros 15 años de vida del Estado autonómico español.

Los socialistas también se consideran en parte responsables de esta ruptura porque el PSOE no ha sabido mantenerse como "el mejor valedor del modelo constitucional", algo que sí era, según dicen, en la década de los 80. La suma de estas circunstancias ha puesto en marcha, en su opinión, "un nuevo nacionalismo español dirigido a enfrentarse no ya con los nacionalismos periféricos, sino con sentimientos de identidad de pueblos enteros". Una crítica dirigida claramente contra el Partido Popular, al que los socialistas acusan de haberse apropiado de la vieja idea de la España unida.

Para solucionar todas estas cuestiones, los socialistas abogan, como primera medida, por dar un impulso definitivo al desarrollo completo del modelo autonómico con la conversión del Senado en una auténtica Cámara de representación territorial "que signifique un paso adelante en la necesaria evolución del Estado de las autonomías con una perspectiva federal".

Luego, y como base fundamental para este desarrollo, abogan por un nuevo sistema de financiación autonómica "que garantice la igualdad y la solidaridad entre los ciudadanos, la suficiencia y autonomía financiera de las Comunidades Autónomas y la corrección de desequilibrios territoriales, mediante la culminación del proceso de transferencias y traspasos y la consiguiente reordenación de las administraciones públicas", según se recoge expresamente en la ponencia-marco del congreso.

Legitimidad
En todo caso, los socialistas quieren dejar muy claro que "no hay legitimidad alguna fuera" del marco constitucional y dicen sentirse "satisfechos" de la forma en que se resolvió el modelo autonómico cuando, en el año 1978, se redactó la Carta Magna.

Los socialistas recuerdan que en aquéllos momentos difíciles ésa fue una apuesta "valiente y decidida", ya que se abrió la puerta "a la descentralización política más ambiciosa que ha conocido ningún Estado moderno".

Además, según recuerdan algunos dirigentes socialistas, es imprescindible valorar que España llegó hasta el Estado de las autonomías partiendo "desde uno de los Estados-nación más antiguos y más centralistas de los que hasta ahora se conocían".

Apuesta por el poder municipal
C. E. C, Madrid
Fue una de las apuestas más fuertes del discurso del nuevo secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero: los socialistas quieren desarrollar los instrumentos necesarios -traspaso de competencias y transferencias y un gran Pacto local- para aumentar el poder de los municipios. Así se refleja también en los documentos aprobados por el congreso. La idea, tesis tradicional del líder del PSC Pasqual Maragall, es desarrollar un modelo que traslade el mayor número de decisiones a los ayuntamientos, una descentralización más capilar de la Administración del Estado.

Se pretende que las administraciones más cercanas al ciudadano, las alcaldías, desarrollen, con los recursos suficientes, políticas de promoción del empleo, de nuevos servicios sociales e impulsar en general la implicación de los vecinos en su comunidad.

Recortes de Prensa   Página Inicial