AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 17  Agosto   2000
#La larga sombrade la candidez
Ernesto Ladrón de Guevara, miembro del Foro Ermua.- La Razón 17 Agosto 2000

#El pánico de un alcalde
Lorenzo Contreras La Estrella 17 Agosto 2000

#Presiones y amenazas
Enrique de Diego Libertad Digital 17 Agosto 2000

#La cuestión es por qué el PNV y EA han cedido en Markina ante HB
Impresiones El Mundo 17 Agosto 2000

#Diálogo
ERASMO El Mundo 17 Agosto 2000

#Romance de Arzallus
Jaime CAMPMANY ABC  17 Agosto 2000

#Arzallus se limita a esperar
Lorenzo CONTRERAS La Razón 17 Agosto 2000 

#La tortuga Balza
Juan BRAVO La Razón 17 Agosto 2000

#Los concejales del PNV ceden el Ayuntamiento de Marquina para homenajear al etarra Rementería
MARQUINA (VIZCAYA). ABC 17 Agosto 2000

#El ex parlamentario del PNV Guevara dice que «"Estella" nunca valió»
El Mundo 17 Agosto 2000

#Veinte autobuses quemados
José Cavero Libertad Digital 17 Agosto 2000

#Detenidos tres radicales tras otro capítulo de «kale borroka»
RAFAEL HERRERO El Mundo 17 Agosto 2000

#Los proetarras hieren a otro conductor de autobús en una noche de terror
SAN SEBASTIÁN. Efe ABC 17 Agosto 2000

#Mikel Azurmendi abandona Euskadi porque no quiere vivir amenazado
 EFE Libertad Digital 17 Agosto 2000

#La Universidad vasca se solidariza con Azurmendi
Ep - Bilbao .- La Razón 17 Agosto 2000



La larga sombrade la candidez
Ernesto Ladrón de Guevara, miembro del Foro Ermua.- La Razón 17 Agosto 2000

Hacía tiempo que no lo oíamos: Los Egiguren, Curiel y, demás discípulos aventajados de la escuela del pactismo, cuyo maestro más relevante fue, durante tiempo, el líder del socialismo vasco Ramón Jáuregui, abogan por la necesidad de un nuevo pacto con el PNV. Algo se está preparando para el próximo curso político, y quizás todo esto tenga algo que ver con el sutil y edulcorado acoso que ha venido sufriendo el Foro Ermua finamente entretejido entre las bambalinas de quienes pretenden arrumbar la lucha sin matices por la libertad y la democracia en el País Vasco. Vuelven a oírse las campanadas que llaman a traer al PNV a la racionalidad y separarlo de los proetarras. Vuelven a oírse cánticos que hablan de que el PNV es necesario, o que sin el PNV no se puede construir Estado. Con ello vuelven a confundirse deseos con realidades, como, de forma pertinaz, se empeña en recordárnoslo Egibar. Así estuvimos veinte años y así nos pretenden jubilar sin que veamos, de una vez por todas, la democracia en esta tierra del que llaman «hecho diferencial». Democracia que significa, ni más ni menos la alternancia política y la posibilidad de que las personas que simplemente nos consideramos ciudadanos por encima de otros calificativos podamos disponer de una igualdad real de tipo jurídico, político o económico respecto a los que han detentado a sus anchas el poder en el País Vasco; los cuales han creado dos tipos de ciudadanos: los de primera y los de segunda clase, los que tienen derechos plenos y los que tienen derechos reales limitados.

    Durante más de veinte años, el PNV ha gobernado el País Vasco haciéndose la víctima, mientras los ciudadanos vascos que no conocíamos el euskera aunque hubiéramos nacido bajo la sombra del Aitzgorri, veíamos cómo se nos iba despojando, poco a poco, de nuestra hipotética igualdad ante la ley. Durante veinte años el PNV cogía el fruto, mientras otros -los del chantaje- meneaban el árbol. Durante veinte años, el Estado se ha visto sometido a condiciones, muchas veces infumables con tal de tener la fiesta en paz. Durante más de veinte años, España ha visto cómo el Estado asimétrico se escoraba cada vez más hacia una situación en la que unas Comunidades se permiten el dispendio más absoluto (20.000 millones anuales para el euskera, triple red educativa en la práctica -con determinados privilegios-, una policía que no ejerce pero que cobra, red clientelar subvenida a cuenta del contribuyente para configurar un «mercado» social del voto -¿voto cautivo?-, presuntas corruptelas encubiertas por un tupido velo...) mientras otras estaban esperando: por ejemplo, el Plan hidrográfico. Todo para tener la fiesta en paz.

    Y yo me pregunto, ¿la fiesta en paz para quién? Porque a lo mejor lo que pretenden algunos es tener la fiesta en paz del resto de España a cuenta del abandono más flagrante de las libertades y de los derechos de los ciudadanos no nacionalistas en el País Vasco (percepción ésta que hace mucho tiempo tenemos algunos desde que gobernaban los socialistas con los nacionalistas en esa tierra). Durante años los socialistas hacían suyas las exigencias nacionalistas por eso del «algo hay que ceder», hasta perder la noción de lo que realmente era política propia (socialista) o impuesta (nacionalista) -por cierto, esta última abundantemente predominante-. El cambio de la tendencia del voto, por el cabreo de muchos ciudadanos vascos que primero se pasaron a UA y luego al PP desde posiciones electorales de izquierda parece que no ha hecho desestimar a algunos de su pretensión de hacer «la política del chicle».

    Y es que realmente Eta condiciona mucho. Tanto es así que a Eta se le está dando a entender que con tiros se consigue a veces más que con las urnas. Y a algunos eso les viene realmente como anillo al dedo.
    Los nacionalistas saben que mientras haya tontos útiles que interpreten que la paz solamente viene cediendo al chantaje, ellos siempre van a tener el control de la situación y la hegemonía política, con independencia del dictado de las urnas, o, ejerciendo mucho más poder del que nace de la voluntad electoral. Y que dando ventajas a los nacionalistas para que se separen de los malos, los nacionalistas seguirán controlando la situación con comodidad. Parece mentira que quienes abogan por esos caminos se hayan olvidado de lo que hacían sus mayores cuando acudían, tras la II Guerra Mundial, a Estados Unidos, solicitando su intervención para terminar con la dictadura de Franco y les contestaban que la dictadura era un mal menor con tal de frenar al comunismo durante la llamada «guerra fría».

    En fin: que por tener la fiesta en paz también Hitler consiguió el acceso al poder en su tiempo, gracias a timoratos que abogaban por no tensar la cuerda, y Franco duró más de lo que tenía que durar. Y es que timoratos y tibios los ha habido siempre, a costa de los derechos y libertades de los demás. Son los que nunca han cambiado el sentido de la historia por su capacidad de adaptación a todo tipo de condiciones. Y es que a veces algunos principios éticos e ideológicos son como el chicle, y se estiran y se encogen en función de las circunstancias. Ya sabemos lo que suele decirse de los que defienden por encima de todo el Estado de Derecho. A esos, como a mí me lo dijo una vez uno que no quiero nombrar, se les dice que son rígidos, y que en política la rigidez es mala práctica. Y... ¡qué le vamos a hacer! Yo prefiero a aparentes rígidos como Jaime Mayor Oreja, que mantienen los principios por encima de todo y no se dejan comprar, que a los pasteleros que acostumbran a dejar los pelos en la gatera hasta quedarse al descubierto, sin referentes de ningún tipo.
   
El pánico de un alcalde
Lorenzo Contreras La Estrella 17 Agosto 2000

El homenaje del pueblo de Marquina (Vizcaya) a Francisco Rementería (Pachi para los amigos e íntimos) ha sentado mal en las áreas donde se cultiva el sentido común. Un terrorista que responde a todas las características de tal se convierte en objeto de un homenaje público, en el que un ayuntamiento elegido democráticamente se pone al servicio de la mayor honra del muerto. Rementería, o sus restos mortales, hallará capilla ardiente en el salón de actos del consistorio, regido por un alcalde del PNV, Angel Careaga, que no se ha atrevido a oponerse al homenaje. Su partido no apoya la decisión, pero tampoco la condena, un poco al modo de la actitud que observa Euskal Herritarrok con los atentados o crímenes que dice lamentar.

Rementería murió junto con otros tres compinches cuando trasladaba una carga explosiva de un automóvil. Una intención nada inocente le movía. Ahora resulta que es un gudari un soldado de la causa, merecedor a juicio de los abertzales de que su memoria reciba tributo en capilla ardiente, con toda clase de ornato floral y de banderamen. Un pebetero con llama arderá votivamente para completar el cuadro, mientras en la calle paneles con fotografías de su álbum personal lo muestran en escenas de su vida "civil", como queriéndose demostrar con esa ostentación que fue persona independientemente de su entrega a la patria vasca, es decir, a la muerte o mutilación de otros ciudadanos.

La desaparición física de esta criatura ha permitido a EH y a la propia ETA organizar un acto de presencia simbólica en el que se proyecta, contra toda legalidad, la pretendida grandeza de la causa que sirvió. Careaga, con el miedo puesto a todas las horas del día, tuvo su hora peor cuando accedió al homenaje. Menos mal que, pese al pánico, movilizó sus votos disponibles para impedir que fuese nombrado Rementería hijo predilecto de Marquina. Algo es algo.

En la actual situación del País Vasco, siempre hay posibilidad de que las cosas empeoren. Y así vemos que al mismo tiempo que se emprende una persecución fiscal y judicial contra los apologetas del terrorismo (caso de Otegui entre otros), lo cual parece un ensayo de normalidad, un alcalde del PNV facilita que otros apologetas tenga su ocasión. Porque difícilmente podrá negarse que honrar públicamente y en edificio oficial la memoria de un asesino con una notable carrera de crímenes, en su caso, de apología del terrorismo.

Lo cual significa que se ha cometido y se está cometiendo hora tras hora un delito continuado de apología, sin que esta vez haya noticia de que se tomarán las correspondientes medidas judiciales. Los elogios fúnebres de Otegui y compañía en honor a tantos facinerosos, repetidos en muestra de desafío, quedan pequeños comparados con el montaje de Marquina. La ley no existe en el llamado Euskadi. Hay, eso si, una normativa ilegal elaborada fácticamente por ETA y su entorno que se respeta de manera taxativa. No faltaba más.

A ver que ocurre en las inmediaciones del acto con esa Ertzaintza o policía autónoma vasca que aparece y desaparece como el Guadiana. Porque será difícil que los de la Kale borroka no aprovechen la oportunidad de causar algo más que alboroto. El vicepresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha lamentado que la Ertzaintza se distinga por su pasividad en ciudades que poco a poco se van quedando sin transporte público. Veinte autobuses en una semana no es mala marca. Lo que más ofende a la decencia ciudadana es que los vehículos ardan con tanta impunidad para sus asaltantes. Y con escasos detenidos. En ocasiones, sin ninguno. La consejería de Interior, que dirige el señor Balza, merecería un cambio de titular.

Presiones y amenazas
Por Enrique de Diego Libertad Digital 17 Agosto 2000

El PNV de Vizcaya se muestra conmprensivo con sus ediles de Markina por su homenaje al asesino en serie Patxi de Rementeria, verdugo fallecido cuando intentaba matar de nuevo a inocentes. El PNV considera que la postura del alcalde y los concejales de Markina está inducida por “presiones y amenazas”. Sabemos por Otegi que el PNV envió el pésame a las familias de los terroristas muertos en un gesto que no parece fruto de la coacción, sino del delirium tremens nacionalista. Las amenazas que supuestamente sufren los peneuvistas de Markina son una broma al lado de las que sufren los concejales del PP y del PSOE en todo el País Vasco, a los que se les ha aconsejado que se tomen vacaciones y se marchen fuera.

Los que sufren amenazas son los conductores de autobuses, con el riesgo de ser quemados a lo bonzo junto con sus pasajeros, incluidos el ama de Iñaki Anasagasti y la prima de Xabier Arzalluz. Evitar la quema de un autobús no parece difícil para una policía que se precie un poco. Basta con poner escolta en los horarios de máximo riesgo y vigilar las rutas. Los autobuses arden en una orgía de impunidad. El riesgo es máximo: cualquier día, dice un conductor, se atascaran las puertas y arderán todos los pasajeros.

No hace mucho, Arzalluz criticaba que los constitucionalistas hacían públicas con intencionalidad política las coacciones que sufrían. Ahora resulta que en Markina el PNV opta también por el exhibicionismo. Lo chocante es que un partido con responsabilidades de gobierno y con amplias competencias de orden público transferidas se queje de amenazas a sus ediles o sea incapaz de hacer respetar el orden público en las calles del País Vasco. Cuando el partido pacta con los delincuentes es imposible que el Gobierno los persiga. Sólo falta que la Ertzaintza rinda honores a los restos del psicópata Patxi de Rementería.

Para amenazas, las que sufren los constitucionalistas en Markina que ni pueden presentar listas electorales. O las que sufrieron Gregorio Ordóñez, Miguel Ángel Blanco o Fernando Buesa, entre otros mártires de la libertad.

La cuestión es por qué el PNV y EA han cedido en Markina ante HB
Impresiones El Mundo 17 Agosto 2000

Los concejales del PNV y de EA en el Ayuntamiento de Markina (Vizcaya) aceptaron ayer ceder el Salón de Plenos del Ayuntamiento para que se realice un homenaje a Iñaki Rementeria (uno de los etarras que murieron en Bilbao cuando les estalló su propia bomba). Rechazaron -¡sólo hubiera faltado eso!- que se le declarara «hijo predilecto» del pueblo y que la alcaldía corriera con los gastos de las exequias. El órgano de dirección provincial del PNV -el Bizkai Buru Batzar- se ha apresurado a declarar que ni aprueba ni respalda la decisión de sus munícipes de Markina. Pero tampoco ha querido condenarla. Lo que nos remite a un problema que no tiene nada de nuevo: al de la eterna ambigüedad del PNV, que quisiera hacer compatible el respeto de las normas del Estado de Derecho y una solidaridad abertzale que no casa ni con nada ni con nadie. Somos conscientes de cuál es el problema de los concejales del PNV y de EA de Markina: que saben que tienen que salir a la calle, y que, si se cierran en banda a cualquier colaboración en el homenaje al etarra muerto, los de HB de su pueblo les van a hacer la vida imposible. Pero, si han actuado así, es porque son conscientes de que las direcciones de sus propios partidos no se aclaran, y que eso les deja un margen importante para su propio caos. Los del PNV y EA de Markina temen seguir el camino de los militantes del PP y del PSOE. Se equivocan: no hay otro. El PP ha pedido a la Consejería de Interior del Gobierno Vasco que prohíba ese acto de apología del terrorismo. Es lo que debería hacer. Dar carnaza a la fiera no ayuda a neutralizar sus instintos asesinos. Hay que convencerla de que sus zarpazos sólo le traerán más y más castigos. Y, hasta que aprenda, arreglárselas para tenerla en la jaula.

Diálogo
ERASMO El Mundo 17 Agosto 2000

Veinte años de mesas, pactos, pláticas, discusiones, documentos y las calles siguen como ayer ensangrentadas por feroces gudaris con addidas. El experimentado y doloroso conocimiento de la realidad por parte de las gentes impedirá ya ocultarse más allá de los confines de lo real, en el refugio desquiciado del surrealismo. ¿Entonces? Armonícense idea, palabra, acción. Y salga corriendo.

Romance de Arzallus
Por Jaime CAMPMANY ABC  17 Agosto 2000

A este don Javier Arzallus, hombre de media sotana, quizá de medio bonete y tal vez de media capa si la suya ha vivido con un pobrecillo etarra siguiendo el ejemplo santo que san Martín enseñara, a veces no hay quien lo entienda y ni Dios con él se aclara, pues pone a Dios una vela y enciende al Diablo una lámpara, que no se sabe de cierto si jugando con las llamas va dejando a Dios a oscuras o el rabo al demonio abrasa.

Quiere ir en la procesión pastoreando las almas, de pontifical vestido, portando el trono y las andas, llevando el rosario en cuenta, dirigiendo voces blancas, diciendo jaculatorias, llevando el cirial en armas, peéndose en las esquinas y llorando en las ventanas, y predicando homilías con disparates mezcladas, al modo del fray Gerundio que llamaban de Campazas, alias Zote por más señas como su autor explicara. Y además de hacer al tiempo todo cuanto aquí se narra, quiere subirse a la torre y repicar las campanas. No quiera Dios que los mozos de una aldea vascongada se empeñen en despeñarlo de lo alto de la espadaña igual que en algún lugar hacen con la pobre cabra.

Ha dicho Javier Arzallus con muy precisa palabra que aquel pacto o conturbernio, francachela o cuchipanda, que se celebró en Estella, o si queréis en Lizarra, por escribirlo en euskera, o mejor dicho en euskara, es una cosa que está totalmente invalidada. Es decir, que ya no sirve, que no vale ni una papa, y que se ha quedado todo en un agua de cerrajas. Otros, por trocar el dicho, o por cambiar el agua, a las cerrajas olvidan y hacen agua de borrajas. En todo caso, aguachirle, sin momento y sin sustancia. Una cosa es lo de Estella y otra cosa es lo que estalla.

Pero aquí viene lo bueno. Pues detrás de esa palabra, asaz significativa, rotunda, elocuente, clara, que no admite otra acepción ni interpretación semántica, y que la entienden los tontos y hasta los mulos de carga, Javier Arzallus añade que él no se va de Lizarra, que allí se queda de puesto, que allí se queda de guardia, que allí se queda de poste, que allí se queda de cuadra. Para qué querrá quedarse y no quedarse en Lizarra, es cosa que el propio Arzallus ni el Eguibar nos aclaran. Será porque siempre Arzallus está a mitad de jornada, entre Pinto y Valdemoro, entre el traje y la sotana, entre la extrema siniestra y la derecha cristiana, entre la paz de los justos y los crímenes etarras.

Ahora se encuentra también con que Atutxa se desmanda, y hasta el buen Anasagasti, que es portavoz en la Cámara y que se hace con primor, al alzarse en la mañana, encima de la cabeza una preciosa ensaimada para cubrir el molondro y disimular la calva, se le enfrenta claramente, se rebela y se le encara. Y está este Javier Arzallus, hombre de media sotana, quizá de medio bonete y tal vez de media capa, que ya no sabe qué paso ha de marcar en la danza, ni a qué número jugar, ni a qué puñetera carta se debe quedar ahora, en esta fecha menguada, después de comprometerse por escrito y de palabra con esas bestias feroces que secuestran y que matan.

Si se acerca a socialistas por encontrar algún asa donde agarrarse en el trance de escasez parlamentaria, corre el riesgo que le digan claramente que nequáquam. Antes que a los populares Arzallus se aproximara, preferiría mil veces al demonio dar su ánima, y vagar como alma en pena por la tierra vascongada. Y buena está Izquierda Unida, que de unida tiene nada, para intentar arrimarse al amparo de su falda. Donde no existe califa, el califato no marcha. Las encuestas le predicen dolorosa costalada, Arnaldo Otegui le aprieta, los suyos se le encampanan, y así no hay nada de raro ni parece cosa extraña que Javier Arzallus dude entre el sí, y el no y el vaya, y en vez de Javier Arzallus le llamen Javier Parrala.

Arzallus se limita a esperar
Lorenzo CONTRERAS La Razón 17 Agosto 2000 

Prisionero de sus dogmas, el PNV de Arzallus se ha resistido a abandonar el pacto de Lizarra. Prefiere declarar que el pacto le abandona a él por invalidez más o menos transitoria. De esta manera queda a la expectativa de que el invento se regenere y la llamada «construcción nacional» conserve algo de su sentido.

    Iñaki Anasagasti, portavoz parlamentario del partido, escribió en «Deia», el diario nacionalista, que Lizarra debe ser enterrado por la sencilla razón de que, a su juicio, murió como consecuencia de los atentados y crímenes de Eta. Pero Arzallus, que se reserva el papel de médico forense, ha decretado que el pacto sólo sufre de congelación y es recuperable para la vida. De este modo preserva las relaciones con la banda. El alma inmortal del nacionalismo vasco anima todavía lo alumbrado en Estella. Sus principios son el último reducto inconquistable por los enemigos de Euskadi, tan tenaces estos últimos que han sido capaces de seducir al bueno de Anasagasti, sobresaltado porque a su madre, viajera, le quemaron el autobús los muchachos de la «kale borroka».

    Es de suponer que la actitud del portavoz parlamentario no estará motivada, en última instancia, porque a su madre le haya tocado conocer de cerca la sinrazón etarra. Pero algo ha debido de influirle. Ya se le pasará. Si no fuese así y Anasagasti perseverara en su crítica, extendiéndola a otros aspectos de la situación, habría que pensar que algo está cambiando en el seno del nacionalismo.

    No hay que hacerse muchas ilusiones. Mientras Arzallus dure políticamente, el PNV será invulnerable a la lógica común. La lógica de Eta ha impuesto a todo el nacionalismo, violento o pacífico, su módulo mental. Cuando los dirigentes de la banda, ese misterioso «staff» que ordena la línea de actuación, hablan su lenguaje de muerte, el pensamiento del PNV retrocede arriba, en su cúpula. Los nacionalistas notables que intentan hacer valer la otra lógica, la que acompaña normalmente a los humanos, tienen que refugiarse en la murmuración. Son los michelines, la excrecencia de que se burla Arzallus. Y si el grueso de la militancia peneuvista acepta lo que acepta es porque su moral política, su ética, se ha envilecido y le impide reaccionar adecuadamente.

    Ya pueden llover sobre esa mentalidad acomodada y temerosa los mejores y más contundentes puntos de vista. Con Arzallus asociado al miedo que Eta inspira, aterrorizado él mismo, el efecto lizarresco está garantizado. La dirección peneuvista volverá a ser aceptada en el foro del diálogo que al final se arbitre. No tendrá que cambiar en lo más mínimo. El argumento de que nada se puede hacer sin el PNV tiene poderosos valedores. Arzallus lo sabe y se limita a esperar.

La tortuga Balza
Juan BRAVO La Razón 17 Agosto 2000

Al parecer, el Gobierno vasco empieza a considerar la posibilidad de proteger las líneas de autobuses de las ciudades de su Comunidad, conductores y viajantes incluidos. Vertiginosa reacción de la Consejería de Interior, que dirige Javier Balza. Parece que el Gobierno vasco ha entendido que debe actuar, ante los «indicios» de que hay un problema: los batasunos ya han quemado veinte autobuses y han estado a punto de linchar a varios de sus ocupantes. Realmente, si no se tratara de una tragedia permanente, sería cosa de risa. ¿En qué mundo viven los gobernantes vascos? ¿No se dan cuenta de que parecen Don Tancredo, incapaces de reaccionar ante cada problema de orden público que tienen? ¿Qué es lo que esperan: que les quemen el Guggenheim para empezar a pensar que hay que hacer algo frente a la agitación callejera? Claro que el problema de fondo es que tienen una empanada mental que les imposibilita a actuar ante el fenómeno proetarra. No quieren irritar a HB, pero tampoco saben cómo controlar a sus milicias callejeras. Les ha costado meses decidir algunas detenciones, pero no se dan cuenta de que están incumpliendo de forma flagrante su insoslayable deber de defender a la ciudadanía que les paga con sus impuestos.

Los concejales del PNV ceden el Ayuntamiento de Marquina para homenajear al etarra Rementería
MARQUINA (VIZCAYA). ABC 17 Agosto 2000

Los concejales de PNV y EA aceptan ceder el Ayuntamiento de Marquina (Vizcaya), como proponía EH, para rendir homenaje al etarra Patxi Rementería, muerto el lunes de la semana pasada en Bilbao, junto con otros tres terroristas, cuando viajaba en un turismo en el que transportaban una bomba. Además, los nacionalistas pidieron que «se evite» la presencia policial durante los «actos de homenaje».

El Ayuntamiento de la localidad vizcaína de Marquina acogerá la capilla ardiente por el etarra Patxi Rementería, según aprobaron los ediles de EH, PNV y EA. La Corporación municipal acordó permitir que el salón de plenos sea utilizado para instalar la capilla ardiente, pero se negó con los votos de PNV y EA a nombrarle hijo predilecto. Estas decisiones fueron adoptadas ayer en el transcurso del Pleno extraordinario celebrado en el Ayuntamiento de Marquina -en el que gobierna el PNV en solitario- a petición de EH con motivo del fallecimiento de Rementería.

Patxi Rementería, presunto responsable del «comando Vizcaya» de ETA y nacido en Marquina, falleció el pasado día 7 de agosto en Bilbao, junto a otros tres presuntos miembros de la banda terrorista, al explosionar la bomba que transportaban en un coche.

Durante el pleno, el alcalde, Ángel Careaga (PNV), afirmó que el Ayuntamiento no pondrá obstáculos para que el salón de plenos acoja la capilla ardiente y que hará gestiones para que «no haya presencia policial» en el homenaje al supuesto jefe del «comando Vizcaya» de ETA.

También se admitieron -al igual que las anteriores sin votarlas- las propuestas de EH para que el Ayuntamiento aporte la megafonía y la infraestructura necesaria para el homenaje y para realizar gestiones ante la Justicia y el departamento de Interior para que se informe directamente a la familia, antes que a la prensa, cuando se identifiquen los restos mortales de Rementería.

En cambio, el PNV y EA se negaron a nombrar al etarra «hijo predilecto» de Marquina porque «no respetó los derechos humanos de otras personas», según dijo el alcalde. También rechazaron que el Ayuntamiento corra con los gastos del homenaje y el funeral, tal y como pretendía EH.

En este Pleno extraordinario, en el que no se permitió a los medios de comunicación tomar imágenes y en el que intervino el público, los seis concejales del PNV, los cuatro de EH y el edil de EA aprobaron una declaración consensuada por las tres formaciones nacionalistas, las únicas con representación en este municipio. En esta declaración se expresa el apoyo y solidaridad con la familia y amigos de Rementería y se afirma que «el diálogo y la negociación» son los únicos medios para lograr «la desaparición de todas las expresiones de violencia».

COMUNICADO DE LA EJECUTIVA
Horas después, la Ejecutiva vizcaína del PNV (Bizkai Buru Batzar) se desmarcó «totalmente» de la decisión de los representantes de su partido en la Corporación municipal. En una nota de prensa, la Ejecutiva vizcaína señaló que «ni asume ni comparte la decisión» que los ediles del PNV han tomado en el consistorio, aunque explicó que «somos conscientes de la presión y de las amenazas que han sufrido el alcalde y los concejales».

Según añadió la Ejecutiva en la nota, «entendemos que los representantes del PNV en Marquina hayan podido obrar en el convencimiento de que tal decisión podría ayudar a sosegar el clima que se está viviendo en el municipio». El BBB se desmarcó de la decisión adoptada en Marquina por sus representantes «sin atender a los compromisos y posicionamientos que el PNV ha adoptado siempre en este tipo de situaciones».

La Ejecutiva vizcaína de los nacionalistas vascos consideró que muchos cargos públicos del PNV y de otros partidos «están y estamos sometidos a presiones, chantajes y amenazas sin que sus decisiones políticas se vean condicionadas por ello».

Para el BBB, «Patxi Rementería no es ningún representante elegido por los ciudadanos de este país, no representa a los ciudadanos de Vizcaya, ni a los vecinos de Marquina, por lo que ninguna institución pública, y mucho menos el Ayuntamiento, debe ser usada como sede de la capilla ardiente, con la consideración, además, de acto político que su utilización pudiera tener».

Asimismo, el PNV vizcaíno quiso reiterar su «rechazo» a «la utilización de todas las expresiones de violencia y el chantaje y coacciones como forma de desarrollar planteamientos políticos» y aseguró que «quienes usan y amparan el asesinato y la violencia no tienen cabida en una sociedad como la vasca».

Por otra parte, la Audiencia Nacional ordenará la práctica de la prueba del ADN para certificar la identidad de dos de los cuatro presuntos etarras fallecidos el pasado día 7 en Bilbao al explotarles una bomba en el vehículo en el que viajaban, según informaron fuentes jurídicas.

El ex parlamentario del PNV Guevara dice que «"Estella" nunca valió»
Rajoy: «Lo peligroso» es que en el País Vasco «no pueda gobernar nadie más que el PNV»
El Mundo 17 Agosto 2000

BILBAO.- El ex parlamentario del PNV por Alava Javier Guevara cree que el Pacto de Estella «nunca valió, porque Euskadi no se divide entre nacionalistas y no nacionalistas»», y considera que ese acuerdo «nació muerto, invalidado o como se le quiera llamar».

En un artículo publicado ayer en El Correo y El Diario Vasco, Guevara considera que «el gran vicio de Lizarra» fue «pretender hacer nacionalismo, emprender un proyecto de nación prescindiendo del contexto social, marginando a la mitad de los ciudadanos que integran ese país que se quiere construir».

«Euskadi, hoy en día, se divide entre demócratas y no demócratas. Y punto. Y en esta tesitura, la elección es bien clara. El PNV, que nadie lo dude, estará al final, como siempre lo estuvo a lo largo de su centenaria historia, en el lado de quienes defienden los principios y la legitimidad democrática», agrega Guevara.

En referencia a las declaraciones del portavoz de la Ejecutiva del PNV, Joseba Egibar, de que el PNV y EH «se necesitan», Guevara asegura: «No necesitamos a EH para nada. Más bien nos sobra. Si somos nacionalistas, si queremos hacer nación, lo primero que tendremos que tener claro es que esa nación no se puede construir contra nadie. Debe hacerse con todos y para todos».

«Necesitamos recuperar la unión de los demócratas. Necesitamos poner freno a esa peligrosa fractura social que se empieza a observar en la sociedad vasca», subraya Guevara.

El autor del artículo precisa: «Como nacionalista, me siento orgulloso de ver a los partidos que denominamos de ámbito estatal, y que son tan vascos como cualquiera, el invocar, esgrimir y reivindicar el Estatuto».

«Dignidad y principios»

Por su parte, el vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró ayer que «el cambio del PNV en los dos últimos años ha sido enormemente grave para luchar más eficazmente contra el terrorismo», por lo que consideró «de responsabilidad, dignidad y principios» plantear una alternativa a un partido «cuyo apoyo es el brazo político de una organización terrorista».

En una entrevista concedida a Efe, el vicepresidente señala que la solución a la situación en el País Vasco es que haya un Gobierno vasco «distinto» formado por quienes «defienden valores no ya democráticos, sino propios de sociedades con sentido de la moral y la dignidad», y apuntó que «lo auténticamente antidemocrático y lo auténticamente peligroso es que [en el País Vasco] no pudiera gobernar nadie más que el PNV».

Rajoy aseguró que el Ejecutivo no está «satisfecho» con la labor de la policía vasca, «que tiene a su cargo el orden público y es un hecho que no cumple con su obligación de manera diligente», y señaló que «la responsabilidad es del Gobierno vasco».

El vicepresidente primero dijo que «no es normal que haya personas que puedan quemar autobuses [18 en los últimos días]», y señaló que «en cualquier otra ciudad española esas personas serían detenidas, puestas a disposición judicial y lo normal es que ingresasen en prisión».

El portavoz de Convergencia i Unió (CiU) en el Congreso, Xavier Trias, afirmó, por su parte, que las polémicas declaraciones del portavoz peneuvista en la Cámara Baja, Iñaki Anasagasti, dando por enterrado el Pacto de Estella, son «una explicación lúcida de lo que pasa en el País Vasco» y «un camino muy importante» para el PNV, al que los demócratas tienen la «gran responsabilidad de ayudar». Trias aseguró que, en el caso del PNV, «conseguir una unidad de respuesta no es nada fácil».

Veinte autobuses quemados
Por José Cavero Libertad Digital 17 Agosto 2000

Se ha relatado que el coste aproximado de una veintena de autobuses urbanos –los que han ardido en la pira funeraria de los “gudaris” vascos autoinmolados cuando manipulaban la dinamita que acabaría con alguna víctima inocente- puede aproximarse a los mil millones de pesetas, si se le añaden algunas otras violencias callejeras como la destrucción de cajeros automáticos y otros utensilios urbanos añadidos a esa pira funeraria por los “héroes” Remetería y colegas.

Pero, desde luego, lo de menos es el valor mercantil de esos autobuses. Se ha sabido, también, que el origen del artículo de Anasagasti contra la estrategia de su partido y su frontal desavenencia con su líder Arzalluz, a quien sostiene, defiende y cuya vos traslada día a día en Madrid, se origina precisamente en uno de tales autobuses-víctima, una de cuyas viajeras en el momento del asalto de los violentos era su madre. La madre de Anasagasti. Todo se solventó en una rueda de prensa del “pope” Arzalluz. Si la afectada –aterrorizada por los “chicos de la gasolina”, como plácida y jocosamente les llamó Arzalluz- hubiera sido la madre del propio Arzalluz, otro distinto, y mucho menor, hubiera sido el balance de los autobuses y cajeros “muertos”, con bastante probabilidad.

Detenidos tres radicales tras otro capítulo de «kale borroka»
Jóvenes encapuchados intentan incendiar otros dos autobuses en San Sebastián con cócteles molotov y agreden a uno de los conductores
RAFAEL HERRERO El Mundo 17 Agosto 2000

SAN SEBASTIAN.- Un grupo de encapuchados agredió a un conductor de autobús y provocó graves incidentes en el centro de San Sebastián, ciudad que celebra estos días sus fiestas de Semana Grande. En el transcurso de los incidentes, la Ertzaintza detuvo a tres personas que continuaban ayer en dependencias policiales.

Los disturbios se originaron en la madrugada de ayer en el Boulevard donostiarra, cuando los encapuchados obligaron a los ocupantes de un autobús articulado de la Compañía del Tranvía de San Sebastián a abandonar el vehículo con intención de incendiarlo. En ese momento, el conductor del autobús se dirigió a ellos para advertirles de que esperaran a que el autocar se encontrara vacío, a lo que uno de los radicales respondió con un puñetazo en la cara. El conductor sufre una fractura de tabique nasal, por lo que precisará tratamiento quirúrgico.

Los alborotadores prendieron fuego al autocar, un vehículo articulado que cubría la línea de Altza, que resultó con importantes daños materiales. Del mismo modo, los encapuchados desalojaron un segundo autobús, que se encontraba junto al otro en la parada del Boulevard, y lo incendiaron. Sin embargo, la rápida actuación de los bomberos de San Sebastián evitó que ambos vehículos quedaran calcinados. En el momento en que los bomberos trataban de sofocar las llamas, los radicales les atacaron lazándoles cohetes.

Ambiente festivo

Dotaciones de la policía vasca desplazadas al lugar mantuvieron enfrentamientos con los alborotadores durante cerca de tres horas por las calles de la Parte Vieja, repletas de personas que trataban de disfrutar del ambiente festivo de la Semana Grande. Los activistas lanzaron cohetes pirotécnicos y cócteles molotov a las patrullas de la Ertzaintza, que respondieron con material antidisturbios. Los alborotadores incendiaron contenedores de basura, así como un cajero automático.

La Ertzaintza logró arrestar a tres personas y se incautó de diverso material de violencia callejera, que halló en distintas calles de la Parte Vieja de San Sebastián.

Tras este nuevo ataque contra autobuses de San Sebastián, se eleva a seis el número de vehículos incendiados en los últimos 10 días. Los trabajadores de la Compañía del Tranvía expresaron ayer su indignación y anunciaron que reclamarán protección especial al Departamento de Interior. El vicepresidente del comité de empresa de la Compañía del Tranvía, Jesús Mur, explicó que pondrán especial énfasis en la protección de los servicios nocturnos, aunque también exigirán medidas para el resto de las líneas. «Es triste tener que estar trabajando con policías detrás pero desgraciadamente en este país parece que no se puede trabajar a gusto», se lamentó.

El alcalde de San Sebastián, Odón Elorza, calificó ayer de «negativos» e «injustificables» los incidentes y solicitó la condena de estos actos a todos los grupos, especialmente al edil de EH.

Además, un joven de 17 años fue detenido ayer como presunto autor de varios actos de violencia callejera en Barakaldo (Vizcaya).

Por último, la Ertzaintza ha remitido a la Fiscalía un atestado por apología del terrorismo por una pancarta de apoyo a ETA que estuvo prendida del 9 al 12 de agosto en el balcón del Ayuntamiento de Llodio (Alava), gobernado por EH. Según informó el Departamento de Interior, la pancarta contenía el texto en euskera «¿Quien no ama la libertad aunque le estalle en las manos? Viva ETA».

Los proetarras hieren a otro conductor de autobús en una noche de terror
SAN SEBASTIÁN. Efe ABC 17 Agosto 2000

Miembros del comité de empresa de la Compañía del Tranvía de San Sebastián, que cubre el servicio de los autobuses urbanos, pidieron ayer protección a la Ertzaintza para evitar la «gravísima situación» que padecen ante los ataques de los violentos. La pasada madrugada, en otra noche de desatado terrorismo callejero, los proetarras agredieron a un conductor.

El presidente y el vicepresidente del comité, Manuel Chaves y Jesús Mur, ambos de UGT, denunciaron en una rueda de prensa celebrada en la capital guipuzcoana la agresión sufrida en la madrugada de ayer por un conductor. Los violentos le dieron un puñetazo en la cara como consecuencia del cual sufrió una lesión en el tabique nasal de la que tuvo que ser médicamente atendido.

Las algaradas comenzaron poco después de la medianoche con el cruce y la quema de contenedores en las calles del casco viejo de San Sebastián y el lanzamiento de cohetes contra los agentes de la Ertzaintza.

Los violentos quemaron también un cajero del Banco Guipuzcoano e intentaron quemar dos autobuses urbanos, aunque los vehículos pudieron regresar a las cocheras.

SIN LA RECAUDACIÓN
El conductor de uno de los coches fue agredido cuando trataba de recoger la recaudación, después de que los proetarras obligaran a los viajeros a descender del autobús.

La Ertzaintza detuvo a tres jóvenes por su presunta participación en los incidentes, con lo que se eleva a diecisiete el número de arrestos practicados durante los últimos diez días por acciones de terrorismo urbano.

Mur expresó la «enérgica repulsa y condena» del comité de empresa, integrado por los sindicatos UGT, ELA y Kurpil, cuyos miembros «no pueden aguantar esta situación de tensión que cada vez va a más», dijo.

Manuel Chaves exigió al departamento vasco de Interior la presencia de la Ertzaintza para evitar la «situación de desprotección total» que padecen los conductores ya que no están «dispuestos a perder la vida».

Ambos representantes sindicales reconocieron que los conductores sufren «un gran nerviosismo» y recordaron que uno de los compañeros del agredido está en tratamiento psicológico después de la quema, la semana pasada, del autobús que conducía.

«Es triste que tengamos que trabajar con la Policía detrás, pero no podemos seguir desprotegidos», destacó Mur, quien comentó que este año la Compañía compró cinco autobuses «para tener una flota digna» y ya son seis los coches incendiados en San Sebastián desde el pasado día 8. Los daños «superan los 200 millones de pesetas», por lo que ahora «el servicio está bajo mínimos», aseguró.

Tras el último ataque a un conductor se han suspendido los servicios especiales establecidos con motivo de las fiestas de Semana Grande de San Sebastián porque «los conductores tienen mucho miedo».

Los representantes del Comité de empresa exigieron a los violentos que respeten este servicio público, pidieron a los usuarios que comprendan la situación que padecen y reclamaron a EH, que está representada en el Consejo de Administración de la Compañía del Tranvía, que defienda este servicio. Los sindicalistas recordaron que desde 1997 la Ertzaintza vigila algunas paradas o puntos conflictivos para evitar la quema de autobuses, pero consideraron que ahora la situación exige una mayor presencia policial.

Hoy tendrá lugar una reunión del comité de empresa de la compañía donostiarra para estudiar la adopción de medidas. Esta previsto que en dicho encuentro los representantes de UGT pidan una reunión extraordinaria del Consejo de Administración.

DEFENDER A LOS CIUDADANOS
El alcalde de San Sebastián, el socialista Odón Elorza, calificó los hechos de «negativos» e «injustificables» e instó a todos los partidos, especialmente a EH, a condenar episodios que, como estos, van «en perjuicio del pueblo. Hay que defender los intereses de los ciudadanos y el patrimonio público», aseveró.

Por otra parte, los tres detenidos como presuntos autores del ataque con cócteles molotov a un autobús en el barrio bilbaíno de Santutxu comparecerán hoy en la Audiencia Nacional acusados de un delito de estragos de componente terrorista.

Mikel Azurmendi abandona Euskadi porque no quiere vivir amenazado
El profesor de la Universidad del País Vasco, miembro del Foro de Ermua y ex militante de ETA, Mikel Azurmendi, que fue víctima de un sabotaje frustrado contra su domicilio de San Sebastián este martes, ha asegurado que se ve obligado a abandonar Euskadi por "plantear el diálogo".
 EFE Libertad Digital 17 Agosto 2000

Azurmendi, quien descubrió el pasado día 15 un paquete sospechoso junto a la valla exterior de su domicilio de la capital guipuzcoana que fue retirado por agentes de la Ertzaintza, ha explicado que próximamente se irá un año a Estados Unidos para trabajar en un proyecto de investigación. "Me marcho porque en mi facultad (Filosofía) no se puede vivir y no se puede tener una actividad crítica mínima ante el saber y el conocimiento", ha explicado Azurmendi, quien ha afirmado que sus compañeros docentes "lo tienen muy difícil si quieren ejercitar la libertad de cátedra. Y la prueba es que ya han claudicado muchísimo y muchísimos". "Yo me voy un año para reflexionar en otro sitio y hacer una investigación, sin que tenga que estar pensando siempre si se meten conmigo o si me amenazan", ha agregado tras recordar, en este sentido, que durante la tregua de ETA alguien dibujó en la facultad una diana con su nombre, repartieron octavillas en su contra, tacharon el cartel de su despacho, escribieron la palabra "asesino" en la puerta e intentaron asaltarlo.

Por este motivo, pidió a quienes defienden el diálogo como solución al problema de la violencia que le digan "con quién" debe dialogar él para evitar ser objetivo de los violentos. "Me tengo que ir porque yo sólo he planteado diálogo, que es lo que he hecho siempre”. El miembro del Foro de Ermua ha subrayado que la tregua de ETA no fue un "momento de paz" y opina que el Pacto de Estella "es un todoterreno cuatro por cuatro con las cuatro ruedas enganchadas al motor de ETA".

Por último, Azurmendi ha recordado que "los políticos de partidos nacionalistas, los curas y profesores que defienden a los chavales que están con capucha, así como los jueces que hacen el 'chanchulleo' y les ponen en la calle no se ven afectados por este tipo de agresiones".

La Universidad vasca se solidariza con Azurmendi
Ep - Bilbao .- La Razón 17 Agosto 2000

El profesor de la Universidad del País Vasco (UPV) que fue objeto anteayer de un intento de atentado en su domicilio de San Sebastián es el miembro del Foro de Ermua Mikel Azurmendi.

    La Ertzaintza retiró un artefacto explosivo casero colocado junto a la valla de la vivienda del docente, compuesta por una bombona de camping gas y un cóctel molotov.

    Mikel Azurmendi, profesor euskaldun, ha publicado varios libros en euskera y, procedente de una familia rural, fue uno de los jóvenes de los años sesenta que entraron en Eta. Pronto fue uno de los teóricos del grupo que evolucionó hacia el marxismo, rechazó expresamente el terrorismo y rompió con la banda. Exiliado en Francia, se integró en combativos grupos de izquierda que apoyaban a los inmigrantes españoles. En la actualidad, es profesor de Antropología en el campus de la UPV en San Sebastián.

    Tras tener conocimiento del intento de atentado, el rectorado de la UPV y el decanato de la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación expresaron su más firme y enérgica condena del mismo y mostraron su solidaridad con el miembro de esta comunidad afectado y su familia, y señalaron, además, que es «inadmisible» e «indigno» el uso de la violencia.
   

Recortes de Prensa   Página Inicial