AGLI

Recortes de Prensa     Martes 29  Agosto   2000
#¿Cuántos muertos necesitan tantos?
Federico Jimenez Losantos Libertad  Digital 29 Agosto 2000

#País Vasco: acudir a una reunión no obliga a suscribir nada
Impresiones El Mundo 29 Agosto 2000

#Matrículas
Alfonso USSÍA ABC   29 Agosto 2000

#«Éxito» de convocatoria de Otegui
Juan BRAVO La Razón 29 Agosto 2000

#Los Miguel Ángel Blanco y el error Zapatero
Enrique de Diego Libertad Digital 29 Agosto 2000

#Patriotismo
Pablo PLANAS ABC  29 Agosto 2000

#Coherencia jacobina
Alberto Míguez Libertad Digital  29 Agosto 2000

#LOS NUEVE MESES VALLAS
ROBERTO L. BLANCO VALDÉS La Voz de Galicia 29 Agosto 2000

#ETA asesina a Manuel Indiano Azaustre, concejal del PP en Zumárraga
San Sebastián Estrella Digital  29 Agosto 2000

#HB amenaza a la Ertzaintza: o cambia o habrá más sufrimiento
Agencias - Madrid/Aubusson (Francia).- La Razón  29 Agosto 2000

#Chevènement se dispone a dimitir hoy tras su disputa con Jospin por la autonomía corsa
OCTAVI MARTÍ, París El País  29 Agosto 2000

#Estalla una bomba casera en Irún bajo el vehículo del novio de una edil del PSE
M. O., San Sebastián El País  29 Agosto 2000


¿Cuántos muertos necesitan tantos?
Por Federico Jimenez Losantos Libertad  Digital 29 Agosto 2000

En el Debate de Investidura, Aznar sintetizó perfectamente su demanda política y democrática al partido de Arzallus: "¿cuántos muertos necesita el PNV para abandonar el pacto de Estella?" La respuesta está cada vez más clara: todos. Y como no es posible que ETA asesine a todos los representantes del PP, del PSOE, de UPN y de Unidad Alavesa, amén de periodistas, empresarios, militares, policías y ciudadanos en general que no comulgan con su proyecto totalitario, pues está o debería estar bien claro que el PNV no se piensa mover del lado de los criminales. Si en la pregunta de Aznar estaba implícita la esperanza de un plazo, de un número de muertos, de una sucesión de entierros tras los que el PNV finalmente se arrepentiría. Conviene archivar esa esperanza, quizas para siempre. Al menos, mientras manden en el PNV los que mandan, que va para largo.

Pero la pregunta de Aznar no vale sólo para los irrecuperables, para los genocidas de apoyo, para los terroristas de prestado. También cabe preguntar: ¿cuántos muertos necesita el PSOE para dejar de equiparar en la práctica al PNV y al PP? ¿A cuántos entierros debe acudir Zapatero para dejar de jugar a dos barajas, de practicar con la desenvoltura de un Rubalcaba la ambigüedad política de un Odon Elorza, mientras habla de respaldo institucional y de todas esas cosas que ya no se cree nadie? ¿Cuántos muertos necesitan los intelelectuales de la izquierda exquisita, los sesudos críticos del PNV que, al final, siguen exigiendo al PP que "se entienda" con el PNV, como si eso significara otra cosa que rendirse a ETA?

¿Cuántos muertos necesita el PCE para dejar de hacer sobre cada cadáver la misma petición de EH: "diálogo político", o sea, liquidación de la democracia española, por lo que ya apostaron en Estella? ¿Cuándo volvera a ser IU una formación política que esté realmente contra ETA? ¿Cuántos muertos necesita Pujol para no ir del brazo de EH a los homenajes que monta el tinglado etarra a Companys? ¿Cuántos muertos necesita Duran i Lleida para no equiparar al PP y a ETA, cuántos Carod Rovira? ¿Y cuántos muertos necesita Maragall para apoyar más al PP que al PNV? ¿Los mismos que Arzallus?

Del PNV y EA no cabe esperar nada. Lo que hagan y cuando lo hagan será a remolque de las circunstancias. Pero ¿cuántos muertos necesitan los partidos realmente democráticos para olvidarse de gimotear comprensión al PNV, en vez de condenar su miserable complicidad política con el crimen etarra? ¿Cuántos muertos necesita el PP para volver a la política de firmeza contra el PNV en particular y el nacionalismo en general, sin esperar a un consenso que es pura ficción? ¿A cuántos entierros debe ir Aznar para abandonar los complejos "centristas", la patología consensual y poner a cada uno bajo su responsabilidad? Ojalá el de Zumarraga fuera el último.

País Vasco: acudir a una reunión no obliga a suscribir nada
Impresiones El Mundo 29 Agosto 2000

La política de firmeza del PP con respecto al terrorismo es muy meritoria. Tanto más si se considera lo mucho que se juega en el envite. Pero hay ocasiones en que -tal vez por culpa de la demasiada presión- los dirigentes del PP vasco adoptan posiciones excesivamente rígidas y tajantes. Pongamos por ejemplo la convocatoria que ha cursado el lehendakari Ibarretxe a los diferentes partidos para discutir la posibilidad de articular un nuevo Foro para la Paz. Carlos Iturgaiz considera que el plan que tiene Ibarretxe in mente es erróneo. Muy bien. Incluso es harto posible que tenga razón, y que por la vía que el lehendakari quiere proponer no haya manera de avanzar por el buen camino. Pero ¿qué le cuesta acudir a la convocatoria, tomar nota de la propuesta de Ibarretxe y dejarle constancia de la suya, para que pueda ser examinada por las demás fuerzas democráticas vascas? Guste poco o nada al PP vasco, Ibarretxe es por el momento la máxima representación institucional de la comunidad autónoma y, así fuera sólo por eso, merece ser tratado con respeto. El PSOE ha anunciado que acudirá a la convocatoria del lehendakari con buen ánimo unitario. Ambos deben cuidarse: el PP de su tendencia a dar sistemáticamente la espalda a Ibarretxe y el PSE de su deseo de cobrar protagonismo en una nueva inciativa de paz. Aznar pidió ayer desde Polonia a los socialistas que resistan «las fuertes presiones exteriores» y que no respalden «caminos equivocados». Pero asistir a una reunión no supone, en principio, ceder a ninguna presión exterior ni seguir ningún camino equivocado. Se trata tan sólo de sentarse a hablar con la máxima autoridad del País Vasco para escuchar lo que tenga que decir. Y de responderle según el propio criterio.

Matrículas 
Por Alfonso USSÍA ABC   29 Agosto 2000

Escribía días atrás don Manuel Martín Ferrand —probablemente desde Castañeda junto a su bolera de palos de abedul y bolas de cerezo—, que nada teme más el político que la impopularidad. Un estadista de verdad no tiene más remedio que superar ese pánico, entre otras razones porque nadie puede asegurarle con anterioridad a una decisión su alcance popular. No es impopular lo que así estima y define un medio de comunicación, por poderoso que sea, sino lo que hiere la sensibilidad del pueblo. Impopular es subir el gasóleo, por poner un ejemplo. E impopular es, aunque alguno no lo crea, gobernar con miedo y complejos, resignar la lógica y aceptar toda suerte de indignidades con tal de no enfadar a unos pocos, que aún siendo bastantes, son muchos menos que la totalidad de los ciudadanos.

La Dirección General de Tráfico se dispone a incumplir la normativa europea al no adoptar su nuevo modelo de matrículas. Lo hace para no enfadar a los nacionalistas vascos, catalanes y algún gallego. En muchas naciones de la Comunidad llevan más de un año funcionando, pero en España, después de un largo período de indecisiones y hasta apasionados debates parlamentarios, se ha decidido seguir con el viejo sistema. La matrícula provincial con una letra añadida. Todo, porque nacionalistas catalanes y vascos, más algún gallego, rechazan la «E» de España. Los vascos, que coinciden en la «E» —Euskadi—, la desean diferente, para que entre la «E» de España y la «E» de Euskadi no se aprecien coincidencias confusas. Además pretenden añadir una estrella en la constelación europea, de tal forma, que los coches vascos tendrán una estrella más que los del resto de los españoles y la totalidad de los franceses, italianos, alemanes, holandeses y portugueses. Los catalanes exigen que junto a la «E» de España destaque la «C» de Cataluña acompañada de una Señera. Lo mismo que los gallegos con su «G» y su bandera autonómica. En vista de ello, la Dirección General de Tráfico, tan contundente —y hace bien—, en sancionar a los conductores, establecer las normas de circulación y ordenar la fluidez de las comunicaciones por carretera, ha decidido envainársela y tragarse el hueso de la nuez. Todo, menos adoptar una medida «impopular» para una reducida parte del pueblo.

Ya se culminó la estupidez de desbancar al idioma común en las iniciales de algunas matrículas. «LL» de Lleida en lugar de Lérida, «OU» de Ourense en detrimento de Orense y «GI» de Girona con Gerona como derrotada. Cursilería máxima. Como los conservadores tienen una insuperable capacidad para pedir perdón no se sabe por qué, sustituyeron la denominación oficial de «La Coruña» por «A Coruña», apoyando un ataquito de tardogalleguismo de don Manuel Fraga Iribarne. La cosa queda muy bien. «¿Adónde vas?»; «Me voy a A Coruña»; «Ah, ah».

Así que nuestros gobernantes —los de todos— también se bajan los pantalones en algo tan pueril y simple como las matrículas de los coches. Deduzco, entonces, que las normativas europeas que tanto nos meten obligatoriamente por delante y por detrás, son fácilmente superables, y más una excusa para sacarnos la pastizara que una obligación impuesta por Bruselas. Evitamos la lógica porque unos pocos han decidido que la normalidad equivale a la imposición, cuando esos pocos imponen la anormalidad continuamente sin ningún tipo de complejos. «Señor presidente, que Pujol no quiere que los catalanes lleven la “E” de España»; «bueno, pues quitarla, todo menos que se enfaden». Y así estamos.

Lo que es una sencilla disposición administrativa acordada por la Comunidad Europea para todos los ciudadanos comunitarios se ha convertido en España en un problema de imposible solución. En realidad, es de solución facilísima siempre que nuestros gobernantes olviden sus complejos de inferioridad. Escribe un lector, con sobrada razón, que los españoles hemos dejado de llamarnos así para ser calificados de «españolistas». Hace pocos años, los «españolistas» eran los socios simpatizantes y seguidores del Real Club Español de Barcelona.

En vista de ello, y ya que las normas europeas se las pasan por el refajo nuestros gobernantes, he adoptado un acuerdo unilateral para llevar en mi coche la matrícula que me salga del güito. Las letras que yo estime, los números que me gusten, la bandera de Europa, la de España, la de Cantabria, y la insignia del Real Madrid.

«Éxito» de convocatoria de Otegui
Juan BRAVO La Razón 29 Agosto 2000  

El dirigente batasuno Arnaldo Otegui, que era la gran esperanza blanca de la moderación de HB para Arzallus, pero que después ha demostrado que sigue siendo una pieza en la maquinaria político-militar de la banda terrorista Eta, se dedicó ayer a adoctrinar a Francia con sus teorías. Debió quedar sorprendido, sin embargo, cuando en el país vecino descubrió que a su convocatoria de rueda de Prensa sólo acudieron tres periodistas, y, de ellos, uno obligado, ya que era de la Agencia Efe. Otegui se había acostumbrado ya a los encuentros multitudinarios con la Prensa, para quien parece un líder de masas, y se tropezó con la cruda realidad de que en países menos traumatizados por el terrorismo no le hacen más caso que a cualquier reopresentante de un grupúsculo marginal. Pero, además, la cosa le fue peor, porque cuando, henchido de fervor nacionalista, empezó a hablar en vascuence, los periodistas presentes le dijeron que, si quería hacerse entender, mejor utilizara el francés o el español. Claro que la mala noticia es que Otegui estaba acompañado de un terrorista, «Mobutu», en la rueda de Prensa. Por lo que se ve, no sólo en España se tolera la impunidad de cabecillas de Eta, como padecemos con «Josu Ternera».

Los Miguel Ángel Blanco y el error Zapatero
Por Enrique de Diego Libertad Digital 29 Agosto 2000

El Caín nacionalista no mata al Abel nacionalista, sino que asesina a los constitucionalistas en una limpieza ideológica que convierte la democracia en el País Vasco en un espacio de heroísmo. Manuel Indiano, de 29 años, ha sido trágica y nihilistamente “excluido” de la “construcción nacional” y cualquier foro revival de Ajuria Enea.

La cuestión es que tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco, perpetrado por Patxi Rementeria, Eta estaba contra las cuerdas y el PNV acudió en su socorro. La cuestión es que ante el ascenso constante del voto constitucionalista, y específicamente del Partido Popular, Caín está intentando mantener el poder nacionalista mediante el asesinato de los representantes populares, que son votados por los ciudadanos vascos. Abel acudió en favor de Caín y Caín está haciendo el juego sucio de Ábel.
br> Es profundamente lamentable que ante este designio genocida, Rodríguez Zapatero, asumiendo las tesis felipistas clásicas, se esté dedicando a dar un balón de oxígeno al nacionalismo y adopte la postura de romper los últimos resquicios de la unidad de los demócratas, con un discurso seguidista y en todo similar al de Javier Madrazo. Zapatero, en donde por ahora triunfa la imagen sobre el contenido de forma clamorosa, está siguiendo la estrategia clásica del PNV: aislar al PP. Lejos de recuperar el sentido nacional del PSOE está dilapidando sus últimos resortes.

La situación no tiene otra salida lógica en términos democráticos que la celebración de elecciones anticipadas en el País Vasco y el surgimiento de un gobierno que no esté deslegitimado por su participación en Lizarra y por la coyunda de EH. Han asesinado a Manuel Indiano, un nuevo Miguel Ángel Blanco, un nuevo mártir de la libertad que no quiso doblegarse a los pistoleros del nacionalismo. Ya lo dijo Arzalluz: unos mueven el árbol y otros recogen las nueces. Nueces manchadas de sangre.

Patriotismo
Por Pablo PLANAS ABC  29 Agosto 2000

A fuerza de utilizarlas, palabras como solidaridad, convivencia, tolerancia, libertad, paz y patria se han dotado de una ambigüedad que dificulta sobremanera el diálogo, concepto, por cierto, que también ha sufrido los efectos del exceso de uso. Estos términos, pues, dispersan más que ajustan sus contenidos y requieren de pesados ropajes dialécticos para que se alcance a intuir lo que quien los profiere quiere decir. El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, aventuraba ayer desde Chile, en donde se encuentra para participar en un encuentro del Círculo de Montevideo, que los catalanes deberían ser más patriotas y puso como ejemplo de las bondades del patriotismo a los Estados Unidos. «Tienen los principales mercados financieros, la moneda más fuerte, el ejército con más poder pero, además, son patriotas», dijo el líder nacionalista catalán según el despacho de agencia. De sus palabras no queda claro si los estadounidenses son patriotas porque tienen la moneda, el mercado y el ejército más fuertes o si a pesar de disponer de tales excelencias son patriotas. 

No es una cuestión menor, pero el lenguaje político muestra exceso de grasas y carencia de proteínas. Es pesado como un cocido, sudoroso, de modo que es muy complicado distinguir el grano de la paja. La cuestión es que los estadounidenses son patriotas y Pujol echa en falta en los catalanes patriotismo. Es un reproche y pocos políticos en España se pueden permitir hacerlos. Tal vez sólo Pujol y Arzalluz acostumbran a incluir en sus mensajes tropezones de tal consistencia. Si Aznar, un suponer, dijera sin ambages que los españoles son poco patriotas, hasta en los afines se produciría una cierta inquietud. De ahí que el texto que acompañó al cónclave de San Millán de la Cogolla sorteara, a veces con dificultades, este espinoso y grandilocuente concepto. El caso es que lo que no vale para el presidente del Gobierno es perfectamente útil para Jordi Pujol, quien distingue entre nacionalismos ofensivos y defensivos, resistencialistas y expansivos, justos y usurpadores..., con lo que ha establecido una suerte de tabla química de los nacionalismos o, más bien, una compleja espectrometría ideológica en el terreno del nacionalismo que proporciona unas buenas dosis de higiene y modernidad a quienes juzgan que es una doctrina de futuro.

El rearme patriótico que reclama Pujol a los catalanes es de naturaleza introspectiva y fija sus raíces no tanto en lo que identifica sino en lo que distingue a Cataluña del resto de España. El ejemplo de los Estados Unidos no tiene nada que ver con lo que se deduce de la acción política del nacionalismo convergente. La potencia económica no es fruto de una estrategia administrativa destinada a hacer grande al país. Los empresarios estadounidenses no producen riqueza para alimentar el boato nacional. Las razones son más prosaicas, de corte individual. La grandeza de los Estados Unidos es la consecuencia de un poderío económico orientado a crear riqueza. Que eso fortalezca al país resulta accesorio. Cuando desde Convergència se reprocha a los empresarios que no etiqueten sus productos en catalán o que no se comprometan más decididamente con la causa nacionalista, con lo que denominan la «construcción nacional», se pierde completamente de vista el objetivo primero y último de la actividad económica. 

Pero al margen de los Estados Unidos, el patriotismo pertenece al género lírico de las explicaciones mágicas. Las imágenes de la tragedia del submarino «Kursk», los funerales sin las familias de las víctimas, apelan a una nostalgia soviética, a la grandeza de esa gran patria de soviets y bolcheviques. Hay quien sostiene que si aún se sostuviese en pie la Unión Soviética, no ardería por los cuatro costados la torre de telecomunicaciones de Moscú, el segundo edificio más alto del mundo. Extender tal memez es olvidar que probablemente la causa última de ese incendio es que un día existió una gran patria, la Unión Soviética, cuyos símbolos (la construcción de la torre concluyó en 1967) se cimentaron en el exceso de patriotismo y en la ausencia total de pragmatismo, decoro, realismo y sentido del futuro.

Las naciones que progresan empiezan lentamente a sustituir el sustento simbólico de las banderas, los himnos y los ejércitos, ya sean de ejecutivos de la nueva economía o de tropas de injerencia humanitaria, por referentes más cercanos a las personas, que se consideran ciudadanos antes que pueblo. El bienestar, el pleno empleo, la atención social, la seguridad, la ecología, la educación y el ocio son ideas que concitan más atención que, por ejemplo, las artificiosas construcciones de un imaginario colectivo que no tiene pasado, las tradiciones festivas y los deportes rurales. El mismo Pujol, para no perder audiencia, suele alternar el patriotismo con las referencias a las nuevas tecnologías o a las distintas formas de vida, una disciplina oratoria en la que Arzalluz no se ha ejercitado nunca. ¿Alguien se imagina un discurso del político vasco sobre tecnología, empleo o modelos sanitarios? Quizá entonces su patria podría ser también la de todos los vascos.

Coherencia jacobina
Por Alberto Míguez Libertad Digital  29 Agosto 2000

No es la primera vez que Jean Pierre Chevènement dimite como ministro de un gobierno socialista. Una de ellas fue durante la guerra del Golfo en la que Francia participó en contra de la opinión del ministro de Defensa que era, precisamente, el hasta ahora ministro del Interior.

Ni corto ni perezoso, y dando prueba de una coherencia que hoy todavía muchos le envidian, presentó su dimisión al entonces presidente Mitterrand. Desde entonces, el crédito político de este jacobino de izquierdas, disidente del partido socialista y fundador del minoritario "Movimiento de los ciudadanos", no ha hecho más que crecer. Ha sido un excelente ministro del Interior, un leal colaborador de Lionel Jospin y un amigo de la España democrática en la lucha contra el terrorismo etarra.

Difícil le resultará al primer ministro francés encontrar un sustituto para este intelectual riguroso, alcalde de Belford y severo partidario de lo que los franceses llaman con cierto empaque "la República" o "la Nación". Precisamente por ser coherente a "cierta idea de Francia", Chevènement ha preferido dimitir antes de defender ante la Asamblea de la República el plan para Córcega que su amigo el primer ministro Jospin quiere aplicar en la isla y que, para muchos franceses, constituye una concesión intolerable al terrorismo independentista porque entrega una parte de la soberanía de la República a una asamblea local en la que los independentistas y los mafiosos que los acompañan quieren llevar la voz cantante.

Cree Chevènement que este Plan para Córcega sitúa al mismo nivel los votos de los ciudadanos y las armas de los independentistas, cuyo principal deporte ha sido en los últimos años asesinarse entre ellos y cometer todo tipo de tropelías contra las vidas y bienes de la gente común en la "isla de la belleza". No ha querido el ministro del Interior avalar este disparate autonomista que algunos aborrecen y muchos lamentan. A eso se llama ser coherente en una democracia. ¡Ojalá muchos imiten, en Francia y sus vecindades, el gesto de este jacobino sin tacha al que sin duda muchos vamos a echar en falta!

LOS NUEVE MESES VALLAS
ROBERTO L. BLANCO VALDÉS La Voz de Galicia 29 Agosto 2000

Si, como afirman los que dicen estar en el secreto, las próximas autonómicas se celebrasen en mayo del año 2001, esta semana comenzaría en la política gallega la carrera de los nueve meses vallas. PPG, PSdeG y BNG se disputarán oro, plata y bronce en una prueba peculiar, en la que lo más sobresaliente es la distancia de los tres en la línea de salida. Tanta, que sus estrategias de competición tenderán a ser muy diferentes. El PPG parte con tantísima ventaja que, salvado el riesgo de un tropezón derivado de la lucha interna por ver quién salta a la pista finalmente, o de una lesión nacida de un empeoramiento de los datos económicos, a buen seguro apostará por mantener la política gallega en la atonía a la que la han conducido su dominio absoluto de casi todos los resortes de poder y las evidentes dificultades del BNG y el PSdeG para vertebrar no ya un proyecto alternativo, sino un eficaz discurso opositor. La atonía le irá bien, en todo caso, al PSdeG, que no tratará ahora ni de ganar ni de cambiar el bronce por la plata, sino sólo de que no gane quien podría con su victoria sacarlo de la pista: el BNG.

Los socialistas no lo dirán, porque no pueden, pero saben bien que lo mejor que podría sucederles es que la eventual victoria popular quedase clara cuando se llegue al sprint de la carrera: de lo contrario, parte de su hinchada podría irse a la derecha, para evitar así la victoria de un BNG aun demasiado radical para amplios sectores del electorado socialista; y otra parte, la más pronacionalista, apostar por quien se presentaría como cabeza de la eventual alternativa a Manuel Fraga. Sólo el BNG intentará, por tanto, romper con una atonía que lo mantiene entretallado, sin espacio de escapada. Perdido el impulso que hubiera supuesto tener grupo en el Congreso, y forzado, por su cercanía al PNV, a no decir más que lo banal sobre el tema que hoy copa la agenda nacional _el del fascismo en Euskadi y en Navarra_, el BNG seguirá moviéndose en Galicia con dos ritmos de carrera muy distintos: el moderado, que impone un aparato convencido de que hay que crecer robando espacio al PPG, y el radical de su incontrolable portavoz parlamentario, empeñado en despreciar al electorado al que se pretende incorporar. ¿Podrá soportar el BNG ese constante cambio de cadencia? ¿Lo aguantarán sus atribulados electores? Esa es la gran incógnita de los nueve meses vallas que tenemos por delante.

ETA asesina a Manuel Indiano Azaustre, concejal del PP en Zumárraga
Unos desconocidos le dispararon varios disparos hacia las 10:20 de la mañana en la calle Islas Filipinas de esta localidad guipuzcoana
Las Claves
El edil popular ingresó en el Hospital de Zumárraga "clínicamente muerto"
Agentes policiales han recogido hasta doce casquillos de bala en el lugar del atentado
Aznar suspende su tradicional cena en la localidad vallisoletana de Quintanilla de Onésimo
Los Datos
El asesinato se ha producido en la calle Islas Filipinas hacia las 10:20 de la mañana
La víctima era concejal del PP en Zumárraga desde hacía seis meses
El atentado se produjo en una tienda de golosinas propiedad del asesinado
San Sebastián Estrella Digital  29 Agosto 2000

La banda terrorista ETA ha asesinado al concejal del Partido Popular de Zumárraga Manuel Indiano Azaustre, de veintinueve años de edad. Varios desconocidos entraron en su tienda de golosinas para efectuar varios disparos sobre el edil popular. Agentes policiales recogieron hasta 12 casquillos de bala en el lugar del atentado que ha tenido lugar en la calle Islas Filipinas hacia las 10:20 de esta mañana.

Manuel Indiano Azaustre, concejal de Zumárraga, fue tiroteado sobre las 10:20 horas de esta mañana en un atentado terrorista perpetrado en la calle Islas Filipinas de esta localidad. Agentes policiales han encontrado en el lugar en el que los terroristas han efectuado disparos contra Manuel Indiano al menos 12 casquillos de bala, informaron fuentes del PP.

El atentado se produjo dentro del comercio de golosinas propiedad del fallecido, confirmó el departamento vasco de Interior. Aunque en un primer momento la consejería de Interior del Gobierno Vasco informó de que el cuerpo del edil asesinado había sido hallado, en medio de un charco de sangre, en el exterior de la tienda, ubicada en el número 3 de la calle Islas Filipinas de Zumárraga, posteriormente precisaron que el atentado fue perpetrado por los terroristas en el interior de la tienda.

Así pues, el concejal popular fue abatido a tiros cuando se encontraba dentro de su comercio, en cuyo interior cayó gravemente herido y desde donde fue trasladado en ambulancia al hospital de Zumárraga. Según el parte emitido por la dirección médica de este centro hospitalario, Manuel Indiano Azaustre, de 29 años, ingresó con parada cardiorrespiratoria y "múltiples impactos de bala en tórax y abdomen", y, pese a las maniobras de reanimación que le practicaron los facultativos, éstos certificaron su fallecimiento sobre las 11,00 horas.

La tienda de golosinas en la que fue asesinado esta mañana el concejal popular había sido adquirida recientemente por Manuel Indiano y su hermana, quienes llevaban a cabo estos días unas obras de reforma en su interior, según indicó la propietaria de una clínica veterinaria situada en la misma calle.

Tres vecinas del número 3 de la calle Islas Filipinas explicaron que el atentado tuvo lugar pasadas las 10 de la mañana en la tienda situada bajo a su domicilio, donde escucharon algunos ruidos y pensaron que estaban haciendo obras en este local.

Posteriormente se percataron de que se trataba de un atentado ya que la Ertzaintza subió a sus casas para tomarles declaración. La propietaria de una clínica veterinaria situada en la misma calle explicó que la tienda de golosinas pertenece al concejal y a su hermana, que habían adquirido este negocio recientemente y lo estaban reformando.

Manuel Indiano Azaustre es uno de los dos concejales que el PP tiene en esta localidad y concurrió en la lista de este partido en las pasadas elecciones, aunque no es afiliado a esta formación política. Hace unos seis meses sustituyó al segundo de la lista, Faustino Villanueva.

Actos de condena y repulsa
El Ayuntamiento de Zumárraga ha convocado para esta tarde un pleno extraordinario y una concentración para condenar el asesinato en atentado del concejal del PP de esta localidad guipuzcoana Manuel Indiano. La alcaldesa en funciones del Ayuntamiento de Zumárraga, Usoa Busca (EA), precisó que el pleno municipal tendrá lugar a las 19,00 horas, y una hora más tarde se celebrará una concentración de repulsa por este asesinato frente al consistorio.

Fuentes municipales indicaron además que el cuerpo de Manuel Indiano será trasladado al instituto anatómico forense del cementerio de Polloe, en San Sebastián, donde se le practicará la autopsia. Una vez que finalice esta autopsia, los restos mortales del edil asesinado serán trasladados al Ayuntamiento de Zumárraga, donde quedará instalada la capilla ardiente.

Asimismo grupos pacifistas han convocado a las 20,00 horas una concentración de condena en la plaza de Guipúzcoa de San Sebastián.

Aznar cancela la cena de Quintanilla
El presidente del Gobierno, José María Aznar, ha sido informado por teléfono del atentado que ha costado la vida a un edil popular. Aznar regresa esta tarde de su visita oficial a Polonia tras intervenir en la cumbre del PP Europeo que se celebra en la ciudad de Gdansk, donde esta mañana rendía homanaje a los obreros que participaron hace veinte años en el movimiento del sindicato Solidaridad, que acabaron con el régimen comunista en Polonia.

Aznar, ha decidido cancelar todos los actos que tenía previstos para mañana, salvo el almuerzo con los monjes benedictinos del monasterio de Santo Domingo de Silos, informaron fuentes oficiales. Tras conocer la noticia el presidente ha desconvocado la tradicional cena de fin de verano en la localidad vallisoletana de Quintanilla de Onésimo.

Además de la cena con militantes y simpatizantes del PP de Valladolid, el presidente también ha cancelado el recorrido que tenía previsto realizar por Medina de Ríoseco. Allí, Aznar iba a conocer el proyecto "Plan Almirante" de recuperación y preservación del patrimonio histórico-artístico de esta localidad vallisoletana y realizar un recorrido por las calles del pueblo para visitar las basílicas de San Francisco, La Santa Cruz y Santa María.

Por otro lado, el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Jon Imaz, y el diputado general de Guipúzcoa, Román Sudupe, son algunas de las autoridades que se encuentran en el Hospital de Zumárraga, donde ha fallecido Manuel Indiano.

Además de Imaz y Sudupe se han desplazado a dicho hospital el consejero vasco de Agricultura y Pesca, Iñaki Gerenabarrena, los concejales del PP de San Sebastián María San Gil y María José Usandizaga y el de Irún Borja Semper, así como el senador de este partido por Guipúzcoa, Gonzalo Quiroga.

Carlos Iturgaiz llegará a dicho hospital a las 13,30 horas junto al secretario general del PP vasco, Carmelo Barrio, informaron fuentes de este partido, que agregaron que también se desplaza a este centro sanitario el delegado del Gobierno en el País Vasco, Enrique Villar.

HB amenaza a la Ertzaintza: o cambia o habrá más sufrimiento
Otegui da una rueda de prensa junto a «Mobutu»
HB, a través de un comunicado escrito en euskera, lanzó un claro aviso a la Erztainza al señalar que «más detenciones y una represión del independentismo no traerá más que sufrimiento a este pueblo». Otegui también avisó al PNV de que será un fracaso crear un tercer espacio sin EH.
Agencias - Madrid/Aubusson (Francia).- La Razón  29 Agosto 2000

Euskal Herritarrok ha emplazado a la «dirección política» de la Ertzaintza, y en último término a la dirección del PNV, a dar un giro de 180 grados en la estrategia de la policía autonómica porque, de lo contrario, no traerá más que «un aumento del sufrimiento de este pueblo».
    En nota de prensa en euskera, Euskal Herritarrok criticó la actuación de la Ertzaintza por detener a siete personas la semana pasada en Vizcaya y Guipúzcoa por su presunta relación con Eta, que fueron puestas en libertad tras declarar ante la Audiencia Nacional, y acusa a la Policía autónoma vasca de utilizar la «tortura psicológica» con estos detenidos.
    EH advierte en el comunicado de que la utilización de la Ertzaintza en la «represión del independentismo vasco» dentro de la «loca estrategia de Mayor Oreja» no traerá más que un «aumento del sufrimiento de este pueblo».
    Euskal Herritarrok también criticó a la ejecutiva del PNV de Vizcaya y al portavoz del Gobierno vasco, Josu Jon Imaz, por descalificar el acuerdo que tomaron los concejales de este partido en Achondo de pedir la libertad de uno de los detenidos en esa operación de la Ertzaintza.
    Por otr aparte el portavoz de Euskal Herritarrok (EH), Arnaldo Otegui, afirmó, en una rueda de prensa ofrecida en Francia junto al etarra «Mobuto» que su organización no tiene dato alguno sobre la posibilidad de que Eta decrete una segunda tregua y calificó los comentarios en ese sentido de «absoluta frivolidad"».
    Otegui hizo esa afirmación en un «acto de solidaridad política y humana» con el ex dirigente etarra Alberto López de Lacalle, «Mobutu», quien se encuentra en régimen de residencia vigilada en un hotel de Aubusson (Creuse, centro de Francia) desde el pasado julio, cuando terminó de cumplir una pena de siete años de prisión por «asociación de malhechores».
    Francia suspendió la entrega de «Mobutu» a las autoridades españolas siguiendo la recomendación del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, ante el que este ex dirigente del aparato militar de Eta presentó una denuncia contra su expulsión.
    El acto de Aubusson se produjo un día antes de que ese Tribunal dictamine si acepta a trámite la demanda de López de Lacalle. Preguntado sobre los rumores acerca de una posible segunda tregua de Eta, Otegui dijo que «si yo hiciera una valoración» al respecto «probablemente mis palabras serían interpretadas como que estoy haciendo de intérprete de esa voluntad de la organización armada».
    «Nosotros siempre hemos sido partidarios de que no se puede frivolizar con estos temas ni levantar falsas expectativas. Nosotros no tenemos absolutamente ningún dato para aseverar la posibilidad real de que existan o no las condiciones de una tregua, ni de datos para afirmarlo ni para negarlo», recalcó.   
    En cualquier caso, «habría que preguntárselo a quienes están haciendo comentarios de ese tipo, a nuestro juicio con absoluta frivolidad», apuntó Otegui en una conferencia de prensa ofrecida junto a López de Lacalle y el eurodiputado de EH Koldo Gorostiaga.
    «Nosotros no hacemos más que recoger lo que la propia organización armada ha planteado públicamente: que no solamente está abierta a la posibilidad de una segunda tregua sino incluso a un fin de la lucha armada, siempre que existan condiciones democráticas para que nuestro país puede decidir libremente su futuro», indicó.   
    Otegui dio a entender que en estos momentos no se reúnen esas condiciones, aunque matizó que «EH es una organización que no practica la lucha armada y por lo tanto le corresponde a ETA pronunciarse. En cualquier caso, toda la izquierda abertzale va a trabajar para que se den esas condiciones».
    El portavoz de EH hizo un llamamiento a «la responsabilidad a los estados de España y Francia para que sean capaces de entender que a las puertas del siglo XXI no se pueden aplicar medidas de guerra del siglo XIX con nuestro país. Estamos absolutamente seguros de que los vascos vamos a ser un estado en Europa».
    Según Otegui, sería una noticia «excelente en el plano político y de los derechos humanos» si el Tribunal de Estrasburgo pide al Gobierno francés que no expulse a España a López de Lacalle. «Mobutu» sólo tiene una causa judicial abierta en España.

Chevènement se dispone a dimitir hoy tras su disputa con Jospin por la autonomía corsa
El ministro del Interior francés, defensor del centralismo, ha colaborado en la lucha contra ETA
OCTAVI MARTÍ, París El País  29 Agosto 2000

La "ineluctable e inminente" dimisión del ministro del Interior francés, Jean-Pierre Chevènement, se dará a conocer hoy, confirmaba ayer por la tarde un portavoz del citado ministerio. Desde hacía más de un mes, las diferencias entre el primer ministro, Lionel Jospin, y el primer policía de Francia se habían hecho públicas a raíz de la discusión sobre cómo abordar el "problema corso". Para Chevènement, era inaceptable haber renunciado "a la cuestión previa del cese de la violencia" antes de ponerse a discutir con todos los parlamentarios, incluidos los nacionalistas.

La dimisión es importante porque deja al Gobierno de "izquierda plural" sin su fracción republicana a ultranza, jacobina y nacionalista. El partido de Chevènement, el Movimiento de los Ciudadanos (MDC), tiene un escaso peso electoral (un 2,5% las últimas europeas), pero es importante porque reconcilia la izquierda con una idea tradicional del patriotismo y la permite mantener una cierta continuidad con su pasado estatalista, de inflación del sector público. Los nombres que suenan para sustituir a Chevènement se sitúan fuera del MDC.

Para el Ejecutivo, que durante tres años de ejercicio del poder ha perdido varios pesos pesados -Dominique Strauss-Kahn, en Economía; Claude Allègre, en Educación; y Martine Aubry el mes que viene y porque quiere ser alcaldesa-, la marcha de Chevènement tiende a dejar a Jospin más solo, o con la única compañía de un liberal a ultranza: Laurent Fabius. Para Chevènement ésta es la tercera dimisión importante de su carrera política. En 1983 abandonó el Ministerio de Industria porque se estimó incompatible con un liberal que respondía al nombre de Jacques Delors; en 1991 dejó la cartera de Defensa porque no quería que las tropas francesas estuviesen, en la guerra del Golfo, bajo mando norteamericano; ahora no ha soportado que la descentralización de la República se hiciese sin contar con él. Hasta ahora esas dimisiones, adoptadas por razones políticas, de convicción, y, por tanto, infrecuentes en una época en que los ministros ya casi sólo cesan debido a los escándalos, le han granjeado una cierta popularidad -en un mes su cota en los sondeos ha subido 15 puntos-, pero en esta ocasión, a los 62 años, no está muy claro que pueda capitalizar de nuevo ese fluctuante capital de simpatía para una enésima cruzada soberanista.

Buena imagen
Como ministro del Interior deja tras de sí una relativa buena imagen. La policía nacional ha celebrado que la defendiera frente al auge de las policías municipales, y su actitud de intolerancia respecto a la legalización de los inmigrantes ilegales también le ha granjeado la adhesión no sólo de los sindicatos de agentes, sino también de buena parte del electorado conservador. Ha colaborado con España en cuestión de lucha antiterrorista, pues, como buen centralista, no soporta ningún movimiento separatista, y, como buen republicano, siente náuseas ante los relentes étnico-racistas del discurso etarra. Era y es contrario a la idea de un departamento vasco-francés porque teme "la contaminación".

Pero no todo han sido victorias o éxitos. En Córcega, Chevènement ya cosechó el mayor de sus fracasos y fue un hombre suyo -el prefecto Bernard Bonnet, también conocido como "el pirómano de los chiringuitos"- quien hizo imposible, con su prepotencia y sus acciones irregulares, la reinstauración de la legalidad en la isla tras el asesinato del prefecto Claude Erignac.

Hoy son varios los ministros que aparecen respaldando las tesis de Chevènement, sobre todo Jean Glavany (Agricultura) y Jean-Luc Mélenchon (Formación Profesional), y una parte importante de la opinión pública les da la razón incluso cuando se ponen enfáticos y dicen que "prefieren perder Córcega antes que perder la República". Es más, los partidos de la derecha también elogian hoy a Chevènement y sostienen sus tesis sobre Córcega con la esperanza de ahondar la división entre el equipo gubernamental. El escritor corso Gabriel-Xavier Culioli es, quizá, una de las pocas personalidades que se han atrevido a alzar una voz discrepante: "Chevènement es un hombre de otra época. Me recuerda a Maurice Chevalier, que se despidió del público veinte veces y luego siempre volvía al escenario".

Estalla una bomba casera en Irún bajo el vehículo del novio de una edil del PSE
M. O., San Sebastián El País  29 Agosto 2000

María Ángeles Guerra "sólo" había sufrido hasta ayer pintadas en el buzón de su casa de Irún (Guipúzcoa), donde es concejal independiente del PSE-EE. Ayer vio con "sorpresa" que las amenazas de los proetarras eran sólo el preámbulo de una explosión, sin consecuencias, bajo el vehículo de uno de sus seres queridos. Un artefacto casero estalló a las 2.15 horas bajo la furgoneta de su novio, tres horas después de que la pareja volviese de vacaciones.

No hubo daños materiales porque la bombona de cámping gas y el petardo pirotécnico habían sido instalados defectuosamente. Guerra no descarta "pedir protección" para "seguir adelante" con su trabajo.

El novio de Guerra aparcó su furgoneta en la calle del Bertsolari Uztapide, a las once de la noche. Hacia las 2.15 de ayer se oyó una explosión. "Es sospechoso que supieran cuándo llegamos a casa para colocar el artefacto", comentó la edil. Las personas próximas a políticos o informadores ya han sido objeto de atentados de los proetarras. El 21 de marzo recibieron un paquete bomba los padres de un periodista de El Correo.

María Ángeles Guerra, de 30 años, es periodista de formación. Desde junio de 1999 es concejal de Derechos Civiles y Juventud. Gestiona subvenciones para actividades juveniles, pero también redacta textos de condena tras sabotajes o atentados de ETA. "No esperaba verme involucrada en una cosa así". Aduce que mantuvo actitudes conciliadoras "en todos los comunicados de rechazo de la violencia". "Que consulten la hemeroteca", dice. Ahora le espera "un trago muy amargo" con los ediles de EH, con quienes su relación era "muy fluida". "Por eso me sorprende tanto lo ocurrido".

 

Recortes de Prensa   Página Inicial