AGLI

Recortes de Prensa     Domingo 3  Diciembre  2000
#La AVT y las principales asociaciones pacifistas crean la «Plataforma Libertad» contra Eta
Redacción - Madrid .- La Razón 3 Diciembre 2000

#«Llevamos veinte años de limpieza étnica programada desde el Gobierno vasco»
MADRID. Mariano Calleja ABC  3 Diciembre 2000

#Estrategia a punto de congelación
SANTOS JULIÁ El País   3 Diciembre 2000

#40 AÑOS DE CÓCTEL MOLOTOV
ROBERTO L. BLANCO VALDÉS La Voz  3 Diciembre 2000

#Aznar afirma que una «secesión étnica» sería una «catástrofe histórica»
CARMEN GURRUCHAGA. Enviada especial El Mundo 3 Diciembre 2000

#Savater: "Lo heróico en un ser humano es no pertenecer a un rebaño"
Libertad Digital  3 Diciembre 2000

#Elorza denuncia a ETA en Guadalajara
GUADALAJARA (México). D. M. e.e. ABC  3 Diciembre 2000

#CON LA SOMBRA A RASTRAS
FELIPE JUARISTI La Voz  3 Diciembre 2000

#Diálogo en Álava, la prueba del algodón
PABLO MOSQUERA El Correo 3 Diciembre 2000

#ETA extiende de forma masiva su campaña de extorsión a profesionales y comerciantes
PABLO ORDAZ, San Sebastián El País  3 Diciembre 2000

#Una feria clave para el futuro del español
ROSA MORA, ENVIADA ESPECIAL, Guadalajara El País 3 Diciembre 2000

La AVT y las principales asociaciones pacifistas crean la «Plataforma Libertad» contra Eta
Advierten que para la banda terrorista el diálogo quiere decir chantaje y pistola
La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), el Foro Ermua, el Movimiento contra la Intolerancia, la Asociación por la Tolerancia y el Foro Salvador crearon ayer la «Plataforma Libertad» para luchar contra la barbarie terrorista y luchar por la paz y la libertad y «el ámbito español de la libertad». Estas asociaciones antiterroristas anunciaron un «sinfín de iniciativas» para impulsar la movilización ciudadana contra Eta. El presidente del Foro Ermua, Vidal de Nicolás, señaló que tras el asesinato del socialista Ernest Lluch ha habido una «reverberación de la palabra diálogo».
Redacción - Madrid .- La Razón 3 Diciembre 2000

El presidente del Foro Ermua, Vidal de Nicolás, acompañado por los presidentes de las cinco asociaciones antiterroristas, leyó el manifiesto de la Plataforma «Libertad» que por su interés reproducimos a continuación:

Declaración conjunta
PLATAFORMA LIBERTAD
Por el ámbito español de la libertad

«Desde sus comienzos y hasta hoy la banda terrorista ETA ha pretendido imponer por la fuerza un estado de terror en todo el ámbito nacional, extendiendo para ello sus acciones terroristas por toda nuestra geografía.

Cientos, miles de familias españolas, de todas y cada una de las comunidades autónomas, se han visto afectadas por la barbarie etarra. Uno de los objetivos que persigue esta infamia terrorista es imponer el «ámbito vasco de decisión» frente al cual nosotros -Asociación Víctimas del Terrorismo, Foro de Ermua, Foro El Salvador, Movimiento contra la Intolerancia y Asociación por la Tolerancia- reivindicamos el «ámbito español de decisión» ya vigente y «el ámbito español de la libertad» que consiste en el derecho que todos los españoles tenemos a opinar e intervenir en esta cuestión tan grave y en la necesidad de que lo ejerzamos, nos impliquemos y movilicemos para acabar con la pesadilla terrorista y su legitimación inconcebible en un país de la Unión Europea.

    1.- La libertad es hoy la primera, la más urgente y dramática demanda no sólo de la sociedad vasca sino de toda la sociedad española porque hoy ningún ciudadano puede sentirse seguro y menos si se opone públicamente al proyecto soberanista de Eta y del nacionalismo vasco. Queremos libertad porque sin ella no tiene sentido la palabra «paz»; porque en la libertad reside la verdadera dignidad de la vida y porque esa dignidad se pierde cuando, por miedo a perder la vida, se renuncia a la libertad.

    2.-Hacemos un llamamiento a toda la sociedad española, en especial a los partidos políticos y medios de comunicación, para que emprendan la batalla democrática por la recuperación del lenguaje al hablar de Eta y sus cómplices políticos y morales; para que no usen eufemismos como «diálogo» al referirse al «chantaje» y para que a quienes practican éste no les concedan, con el uso perverso o inadecuado del idioma, el menor margen de condescendencia o respetabilidad.

    3.- Cuando en un sistema democrático hay un grupo que mata, extorsiona y atenta contra la libertad de los ciudadanos no caben procesos de pacificación sino judiciales; no caben justificaciones ni componendas que violen el derecho a la justicia de las víctimas.

    4.- Consideramos muy grave que una banda mafiosa mate, extorsione y aterrorice. Pero también es muy grave que las instituciones autonómicas del País Vasco hagan dejación de sus obligaciones y no amparen a los ciudadanos cuando esa banda y su entorno practican el terror, la extorsión y el crimen.

    5.- Denunciamos el fracaso del sistema educativo del País Vasco y el frecuente uso tanto de la enseñanza como de los medios de comunicación para el adoctrinamiento político. El reclutamiento de jóvenes que hoy lleva a cabo Eta sólo es posible en una sociedad donde no se ha sabido inculcar los derechos humanos y los valores democráticos. Exigimos las reformas necesarias, incluidas las de los propios textos que se hallen manipulados, para que los jóvenes sean educados en esos valores. Y nos comprometemos en la tarea de llevar éstos a la escuela vasca junto con las propias víctimas del terrorismo y su dolorosa experiencia.

    6.- Constatamos la impunidad con la que se manifiestan los enemigos de la libertad en el País Vasco y con la que exhiben sus consignas y símbolos antidemocráticos o con la que éstos permanecen en las calles sin que las autoridades intervengan y creándose así un clima de intimidación constante y efectivo para que la ciudadanía desista de ejercer sus derechos, para proyectar una idea distorsionada e irreal de País Vasco al resto del mundo y para inculcar en toda la nación una imagen insolidaria y falsa de los vascos que los aísle y abra una brecha irreparable entre ellos y el resto de España.

    7.- Nuestro objetivo es defender el pluralismo y la tolerancia e impulsar iniciativas a favor de la solidaridad, la sensibilización y la movilización ciudadanas que promuevan valores como la libertad, la democracia y el respeto escrupuloso a los derechos humanos por encima de cualquier reivindicación política.

    8.- Reivindicamos el espíritu de Ermua que no prendió únicamente en el País Vasco sino que nos unió a todos los españoles contra el totalitarismo genocida de Eta y sus colaboradores políticos. Es, sobre este compromiso inequívoco, sobre el que debe seguir movilizándose toda la ciudadanía española hoy amenazada por el terror y sobre el que fundamos esta plataforma, que respetará la identidad y la actividad independiente de cada colectivo.

    9.- Entendemos que la Constitución española y el Estatuto de Guernica son vías amplias de libertad que contienen las garantías suficientes para el desarrollo de cualquier proyecto político democrático sin que exista manera posible de justificar el terrorismo como camino reivindicativo sino desde un espíritu miserable que desprecie los derechos fundamentales y disfrute con el sufrimiento ajeno.

    Tomando como fundamento esta declaración de principios, la Asociación Víctimas del Terrorismo, Foro de Ermua, Foro El Salvador, Movimiento contra la Intolerancia y a Asociación por la Tolerancia constituimos la Plataforma Libertad como consecuencia de un trabajo unitario iniciado hace meses que adquiere su legitimidad en la movilización ciudadana contra el terrorismo y que impulsamos conjuntamente en defensa de la Libertad, la Justicia, los Derechos Humanos y la Constitución.

    Esta plataforma es, asimismo, el resultado de compartir y acercar experiencias, de constatar que existen objetivos comunes y demandas sociales que requieren un mayor esfuerzo colectivo, de coordinación y trabajo entre las organizaciones ciudadanas que asumen la defensa de los valores democrático frente al terrorismo y cualquier proyecto totalitario. En consecuencia, la recién constituida «Plataforma Libertad tiene como fines»:

    A.- Promover el respeto a los derechos y libertades fundamentales, fomentar las virtudes cívicas y fortalecer los valores demócratas.

    B.- Impulsar acciones destinadas a la erradicación de la violencia terrorista y a incrementar la solidaridad y garantizar la justicia con las víctimas del terrorismo.

    C.- Actuar contra todo tipo de distinción y defender la pluralidad y tolerancia en el espíritu de los principios recogidos en la Constitución española de 1978 y la Declaración de los Derechos Humanos.

    D.- Impulsar iniciativas destinadas a la movilización, prevención, educación, información y sensibilización ciudadana frente al terrorismo y a todo proyecto excluyente y totalitario.

    E.- Organizar, coordinar, vertebrar y extender territorialmente el movimiento ciudadano en defensa de la Libertad, la Justicia, los Derechos Humanos y la Constitución.

    El texto lo firman: Asociación de Víctimas del Terrorismo, Foro Ermua, Foro El Salvador, Movimiento contra la Intolerancia, Asociación por la Tolerancia.»

«Llevamos veinte años de limpieza étnica programada desde el Gobierno vasco»
MADRID. Mariano Calleja ABC  3 Diciembre 2000

Mikel Azurmendi, profesor de la Universidad del País Vasco que se vio obligado a dejar su tierra por las amenazas de los terroristas, bucea en las fuentes del nacionalismo en su último libro, «Y se limpie aquella tierra», en el que da cuenta de dos siglos (del XVI al XVIII) de limpieza étnica y exclusión xenófoba, que dieron lugar a un «engendro de etnicidad».

La limpieza étnica en el País Vasco no acabó en el siglo XVIII. Mikel Azurmendi denuncia una nueva limpieza étnica e ideológica programada directamente desde el Gobierno vasco, según la cual el PNV no considera vascos a los que no son nacionalistas y los «invita» a ser extranjeros en su propia tierra.

- En su libro afirma que «hoy, ser vasco, es esencialmente estar inquiriendo de manera harto obsesiva y enfermiza acerca de qué es ser vasco». Pues bien, ¿cuál es su conclusión?
- Ser vasco se puede ser como de tantas maneras quiera uno ser. Desde hace cien años, el nacionalismo ha propuesto una manera de ser vasco. Hombre, es una manera más. El problema es que no acepta lo que cada uno decida ser. La prueba es que a muchos no nos aceptan como vascos y nos invitan a ser los alemanes de Mallorca, u otras cosas peores, porque los muertos no pueden ser alemanes de ningún lado.

- ¿Estamos ante una nueva limpieza étnica o el intento de crear una etnia vasca?
- Llevamos veinte años de limpieza étnica programada desde el Gobierno vasco. Nosotros, toda la sociedad, hemos aceptado, aunque no creyéramos en ello, los símbolos que los nacionalistas han impuesto: desde la palabra Euskadi, hasta el himno y la ikurriña, absolutamente todo. Pero hemos aceptado más todavía: una desigualdad en el reparto de los bienes culturales, un trato desigual a favor del eusquera. Y así hemos llegado a la gran limpieza ideológica, es decir, a que el propio PNV no considera vascos más que a los que sean nacionalistas. Esto ha calado hondo y hasta importantes escritores euskaldunes han dicho que no consideran imaginable un futuro en que los del PP pueda gobernar Euskadi, es decir, no se les quiere considerar vascos a los vascos del PP. Luego está la limpieza ideológica fundamental, la de buscar enemigos para liquidarlos; en Euskadi no se ha matado a nadie todavía por ser nacionalista. Hoy la persecución sólo la sufren los no nacionalistas.

LA SUERTE DE VIVIR
- Veinte años después, el ejemplo de esa limpieza es usted mismo, obligado a vivir en el exilio en Estados Unidos por pensar de una manera diferente.
- Yo tengo la enorme suerte de no haber sido asesinado. Pero muchos otros están bajo tierra, y no solamente los asesinados sino los amedrentados y los callados para no ser asesinados. Yo he preferido seguir viviendo, investigando y hablando, aunque muchas veces me equivoque.

- ¿La independencia puede defenderse con argumentos históricos?
- Euskadi nunca ha sido independiente, porque hasta el nombre es de hecho un invento de Sabino. Antes, en el siglo XIX, no era Euskadi, eran provincias vascongadas. Y antes, había unas provincias de vizcaínos. No hay que buscar argumentos históricos donde no los hay. Si los vascos quieren ser independientes, lo serán. Ahí no hay vuelta de hoja. Pero para eso no hay que matar. Si los vascos quieren vivir como ellos quieran vivir, sin amenazar ni asesinar ni extorsionar, los españoles se lo van a dejar. Ahora, antes de ninguna decisión de los vascos habrá de existir algún lapso importante de paz y tranquilidad, precisamente para que los vascos decidan cómo quieren ser.

Si al País Vasco no se le ha preguntado todavía es porque Arzalluz no ha querido; sabe que no lo iba a ganar pues la mayoría de los vascos sabemos que lo que nos vendría encima es el peor de los Estados de coacción. Llevamos 20 años de absoluta limpieza étnica, y eso podría seguir. Pero además, hay mucha gente vasca, muchísima, y cada vez más precisamente, que se siente española. El propio padre de Arzalluz era un vascoespañol de tomo y lomo, que combatió a los vascos nacionalistas, que hizo la guerra desde el carlismo, que fue concejal franquista y que seguramente castigó a quien hablara eusquera bajo multa de tres pesetas.

EL IMAGINARIO VASCO
- Entre la «invención del País Vascongado», de su frontera y de su identidad, a las que se refiere en su ensayo, va a resultar que todo es un invento...
- El «país de los vascos» sólo era, en el siglo XVI, la región de Labort, lugar de frontera, lo que hoy podía ser el asentamiento más próximo a Bayona y San Juan de Luz. Los demás no se consideraban vascos, sino vizcaínos, incluso muchos de la montaña navarra. En el siglo XVIII, todo el mundo acepta ser vascongado, porque tienen una lengua especial que se llama la lengua vascongada. A partir de ahí reunifican su imaginario vizcaíno en torno al País Vascongado. A finales del siglo XIX habrá ya todo un imaginario euskaro. Inventan la palabra Euskadi, y como todas las demás identidades, inventan ésta también. Nosotros hemos aceptado, por democracia y por entendernos mejor, que estas tierras se llamen Euskadi y nosotros, vascos, euskaros. Ahora se les ha ocurrido que es mejor otro invento, llamar a todo Euskal Herria.

- Según se desprende de su libro, la xenofobia ha sido una característica primero de los vizcaínos y luego de los vascongados para constituirse como país.
- La xenofobia ha sido la gran arma para cerrar de alguna manera el camino al mezclado o sucio de fuera, pero además mediante el imaginario de nobleza universal se abrieron de par en par las puertas hacia España por considerarse los españoles de mejor pedigrí. Del siglo XVI al XVII el gran invento consiste en cerrar las puertas para que no entre nadie de fuera. Aquí por ejemplo se persiguió a los judíos antes del decreto de los Reyes Católicos.

LA XENOFOBIA DE ARZALLUZ
- El jesuita del siglo XVIII Larramendi, el «primer vasco que anticipa el mensaje de los salvadores de la patria», imaginó para todos los vascos un país centralizado y xenófobo. ¿Estamos ante el primer antecesor de Xabier Arzalluz?
- Nunca el hijo es igual al padre, siempre aporta algo nuevo, aunque sea peor. La xenofobia de un jesuita del siglo XVIII, como es Larramendi, no está dirigida contra los judíos, sino contra los españoles. La xenofobia de Sabino Arana es respecto a los españoles en cuanto venidos a Bilbao, es una xenofobia del trabajador inmigrante. Arzalluz ve con exquisito cariño a esos muchachos de la gasolina y de la capucha; ve perfectamente como suyos a las gentes que asesinan, ha dicho de ellos que quieren lo mismo que él, sólo que de malos modales; también dijo que no quería la derrota militar de ETA ni la derrota política de HB. La xenofobia de Arzalluz consiste en que tiene un odio fundamentalmente a los vascos que no pensamos nacionalista. Su odio a España es muy distinto al de Sabino porque su odio es a nosotros, que no aceptamos sus ideas, a los vascos que pensamos como nos da la gana.

- ¿El eusquera sigue siendo hoy la principal seña de identidad y de cohesión de los vascos y «garantía de su autoctonía»?
- En el siglo XVII, los que diseñaron la cuestión del eusquera como hecho diferencial vascongado no hablaban entre ellos ni escribían en eusquera, sólo lo hablaban con los campesinos. Valoraron tener una lengua que no tenía nadie más, pero no valoraron su uso. Hoy, en cambio, estamos por la recuperación del eusquera, algo que jamás se propusieron los del XVII o XVIII, porque se supone ahora que sólo la recuperación del eusquera nos hará vascos. En cambio Sabino Arana pensó que hablar eusquera no servía de casi nada pues lo hablaban también los gitanos; lo importante para él era no mezclarse con gentes de apellido no vasco. En eso Arzalluz es el más aranista de los nacionalistas actuales por cuanto dice que tener los apellidos vascos es tener la sangre tal y el cráneo cual. ETA ha llevado más allá el aranismo al exigir desde ya un presente y un futuro donde se hable sólo vasco. El vasco ha llegado a ser la única lengua europea en la que se asesina, no sólo en nombre de esa lengua, sino reivindicándolo desde ese lengua.

LAS FALSAS HISTORIAS
-- ¿Se puede construir la política de un país desde la imaginación y la falsedad?
- Las políticas deben enfocarse desde la verdad. Aquí se ha hecho una historia reciente de Euskadi absolutamente falsa, tanto o más que la historia que hicieron los libros de Franco. Por ejemplo, esa historia abertzale financiada dice que los vascos fueron atacados por España durante la guerra civil. Desde esa falsedad no hay acuerdo posible, sino emociones y disposiciones a actuar contra España. La enfermedad del vasco es contarse mentiras. Luego creérselas para, finalmente, ponerlas en acción.

- ¿Por qué esa necesidad de volver siempre al pasado?
- Mi libro explica las fuentes del imaginario nacionalista. Hay un caldo de cultivo precedente, los cuentos que se contaron durante trescientos años, cuentos que como no son verdaderos no producen acuerdos y sólo propensiones hacia la contra y disposiciones de muerte. Todos tenemos una imagen de lo que está pasando contradictoria. El famoso pero inexistente «contencioso vasco» que dan en suponer es lo que se ha ido fabricando desde esos cuentos.

- ¿Pero existe algún contencioso vasco?
- El gran contencioso vasco ahora mismo es que no nos dejan hablar ni opinar sin que temamos lo peor; el contencioso vasco de hoy es que no tienen la palabra los vascos que quieren hablar sino sólo los nacionalistas que dicen cómo y cuándo tienen que hablar los vascos. El contencioso vasco es un gobierno que no está respaldado por la mayoría de la población, que no hace respetar la ley, que pasa el rato esperando que ETA conceda otra tregua y que, mientras, dice que hay que dialogar.

EL DIÁLOGO DEL PNV
- ¿Cualquier solución debe pasar por el diálogo?
- Por supuesto que habrá que dialogar, no hacemos otra cosa en la vida que dialogar. Habrá con dialogar como sea, aunque yo no voy a hacerlo con quien me va a matar. Pregunten a Ernest Lluch con quién hay que dialogar. El muerto es la negación del diálogo. El PNV mandó de estampida al PSOE del Gobierno porque no quería dialogar con él, sino sólo con los fascistas de ETA-HB. Ahora dice que lo quiere, pues mejor que mejor, pero tendrá que decirnos por qué dialogó con ETA antes que con nosotros, por que prefirió situarse al margen de la legitimidad democrática y del consenso estatutario, pero también por qué no han matado a ninguno de ellos, por ser de ellos. Lo que queremos, vaya que sí, es que el PNV dialogue con el PP y el PSOE, pero tendrá que decir en qué y por qué se ha equivocado.

Estrategia a punto de congelación
SANTOS JULIÁ El País   3 Diciembre 2000

Desde que se celebraron los congresos de sus agrupaciones en el País Vasco, el PP ha optado por una política que consiste en desplazar al PNV de la presidencia del Gobierno de Euskadi y sustituirlo como primer partido de un sistema caracterizado por un pluralismo extremo. A tal estrategia obedece la exigencia de adelanto de elecciones, la confrontación con el PNV y el acuerdo de presentar al ministro del Interior como cabeza de lista en las futuras elecciones autonómicas.

No faltan al PP razones para plantear en estos términos su política vasca. Contrariamente a lo que tantas veces se dice, no es cierto que las elecciones siempre den en Euskadi el mismo resultado. En los últimos 10 años, los partidos nacionalistas han perdido en total 12 puntos, cayendo desde el 67,6% de 1990 hasta no más del 53,9% obtenido en 1998. Por el contrario, los partidos que hoy defienden la Constitución y el Estatuto han subido del 31,5% hasta el 43,9%. Quienes tienen del mapa electoral vasco una impresión de foto fija, repetida una y otra vez, están equivocados.

El error no es casual: a pesar de una historia electoral que ha sufrido varios realineamientos, el PNV siempre se las ha apañado para fortalecer su hegemonía. Su posición central ha permitido obtener unos réditos en el Gobierno por encima de su peso electoral en la sociedad: suya ha sido siempre la presidencia, la Hacienda y la Consejería de Interior. Con un poder tan hegemónico y con una base social tan limitada (sólo lo votan 1,7 de cada 10 electores vascos), el PNV ha logrado convencer a la mayoría de que siempre gana. Ésta es la situación que el PP se ha propuesto trastocar.

No es una quimera: de todos los cambios que ha experimentado el sistema de partidos vasco, los protagonizados por el PP son los más espectaculares. En un avance con altibajos, el PP ha pasado del 5% obtenido en 1980, a rozar el 20% en 1998. Sobre todo, en la década de 1990 su progresión ha sido constante, multiplicando el número de votos por tres en sólo ocho años. Pensando no haber llegado todavía a su techo, el PP apuesta por mejorar todavía unos resultados que le permitan, si no formar Gobierno, al menos ser imprescindible para su formación.

Y es aquí donde comienzan los problemas: si el PP quiere ganar tiene que presentar su mejor baza y no contemporizar con su adversario principal. La apuesta es fuerte y no se puede andar con paños calientes: en ninguna gran competición saca nadie a los suplentes ni echa una mano a quien pretenda ganar. Pero una estrategia de confrontación, sobre un fondo persistente de asesinatos, sólo sirve para un periodo corto de tiempo; a la larga, se vuelve contra quienes la propugnan, sobre todo si a su cabeza figura el responsable de poner a buen recaudo a los asesinos. Los nacionalistas, que lo han entendido, se resisten a convocar elecciones y dan protagonismo a su cara amable, el lehendakari, que habla de diálogo con todos, mientras su cara hosca, el portavoz del partido, insiste en renovar una alianza nacionalista con el brazo político de ETA.

La astuta respuesta de este Jano, acostumbrado a jugar con dos barajas, a la estrategia del PP, sin que amaine la ofensiva de ETA, echa sobre los populares la carga de la rigidez, el inmovilismo, el estar a verlas venir, una especie de tancredismo que el presidente del Gobierno pone especial empeño en subrayar con gestos y palabras gratuitamente ofensivos para los más cercanos e inevitablemente aislantes de la opinión: extienden a su alrededor un frío polar. Esa temperatura gélida puede soportarse un tiempo, unas semanas, tal vez unos meses, pero a la larga inmoviliza de pies y manos. Una estrategia firme y un candidado idóneo están a punto de quebrar, congelados en una táctica que pudo haber sido flexible y es de hielo.

Y así, nos adentramos en una situación que el PNV deja pudrir cada día un poco más a la espera de que el PP pierda definitivamente la batalla de la opinión.

40 AÑOS DE CÓCTEL MOLOTOV
ROBERTO L. BLANCO VALDÉS La Voz  3 Diciembre 2000

Lo hemos oído una y otra vez en estos días: «ETA es el único legado vivo del franquismo». Y es verdad... pero no es cierto. Verdad, sí, porque de aquella costra brutal y autoritaria que fue el régimen de Franco, construido a medio camino entre la sacristía y el cuartel, sobre una ideología que apestaba a pólvora y a incienso, sólo ETA queda ya machacándonos la vida. ETA es la esencia pura del brebaje fabricado por un general acomplejado para consumo masivo de su tropa cotrosa de legionarios, falangistas, damas de acción católica y banqueros: ETA es la brutalidad, el autoritarismo, la pólvora, el incienso, la sacristía y el cuartel. Es verdad, sí, por supuesto, que «ETA es el único legado del franquismo», pero no es cierto, sin embargo, que el franquismo, por sí solo, pueda explicar ese inmenso drama que tiene hoy atenazado a un país entero y que ha convertido a España en el único territorio de la Unión donde hay cientos de miles de personas privadas de sus derechos más elementales. Porque ETA, que comete en 1960 su primer asesinato y en 1970 su primer secuestro, no fue, pese a lo que sus propagandistas predican todavía, un grupo antifascista nacido para luchar por las libertades democráticas. No. ETA fue, desde el mismo día en que nació, otra cosa muy distinta: una mezcla extraña, y explosiva de nacionalismo xenófobo etnicista, que hunde su raíz en el carlismo y leninismo. ETA toma lo peor del nacionalismo y lo peor del leninismo y lo funde -en un verdadero cóctel molotov político-ideológico- para dar lugar al nacimiento de una pesadilla autoritaria y criminal que resulta tan hostil al pensamiento racional y tan impermeable a cualquier influencia extraña a sus delirios, que ETA ha podido seguir asesinando y secuestrando tras el final del régimen de Franco y el establecimiento de un sistema democrático, como si nada hubiera sucedido. Y es que para ETA, en efecto, nada en absoluto ha sucedido: ni la democracia, ni la autonomía, ni su gobierno por los nacionalistas, han impedido a ETA continuar con su juicio -paranoico- de lo que sucede en Euskadi y en España. Los pistoleros que han dirigido y dirigen la banda criminal han considerado siempre a ETA como la auténtica vanguardia del movimiento de liberación de una nación sometida militarmente a dos potencias extranjeras. Por eso, para ETA todo está justificado. Y por eso, con ETA resulta imposible negociar.

Dice que sólo tendrían derechos civiles «quienes se humillaran ante la imposición totalitaria» - «Los demás, como María San Gil o Carlos Iturgaiz podrán irse o quedarse y ser tratados como extranjeros»
Aznar afirma que una «secesión étnica» sería una «catástrofe histórica»
CARMEN GURRUCHAGA. Enviada especial El Mundo 3 Diciembre 2000

SEGOVIA.- El presidente del PP, José María Aznar, consideró que en el País Vasco, «una aventura secesionista basada en criterios étnicos sería una catástrofe histórica en la que sólo se reconocerían los derechos civiles a los que estuvieran dispuestos a humillarse a la imposición totalitaria».

Por el contrario, el resto de la población, entre los que nombró a la presidenta del PP en Guipúzcoa, María San Gil; a la secretaria general en esa provincia, María José Usandizaga y al presidente regional vasco, Carlos Iturgaiz, tendrían la opción de «marcharse o ser tratados como extranjeros, como alemanes en Mallorca».

Aznar, que clausuró ayer en Segovia un encuentro con los secretarios y presidentes provinciales y regionales de su partido, también criticó de los nacionalistas el hecho de que antepongan los derechos colectivos a los individuales. «Nosotros, por el contrario, hablamos de personas, de seres humanos y no hablamos de razas», agregó.

El titular del Ejecutivo se refirió, asimismo, a la polémica suscitada en las últimas semanas sobre la necesidad de dialogar o no para tratar de encontrar una salida al problema de la violencia. En este sentido, señaló que «crear y compartir una alternativa de libertad», que es lo que su partido propone a los socialistas «forma parte del camino de esperanza» para solucionar el problema del terrorismo y garantizar la convivencia en el País Vasco y la cohesión de España. «Para eso, nosotros llegaremos a los acuerdos que sean necesarios». Por el contrario, expresó su total negativa a sentarse «para ver cómo sacan ventaja directamente los terroristas o algunos que quieren aprovecharse de lo que hacen los terroristas», en alusión al PNV.

Volvió a repetir que el PP acordará todo lo que sea conveniente, pero sin separar la lucha contra ETA de la situación política porque, en su opinión, es «indisociable». Por ello, pidió a los socialistas que actúen con «altura de miras y no se esté pensando en el regate corto».

El presidente Aznar recordó que el miércoles de la próxima semana se celebra el aniversario de la Constitución, por lo que aprovechó «la fecha» para hablar de ella y defenderla. Dijo tener la convicción de que habrá quien le acuse de apropiarse de la Carta Magna, por lo que sugirió a esas personas que actúen de la misma manera que él.

Además, el titular del Ejecutivo afirmó que si los populares no fueran «tan firmes, claros y coherentes a la hora de defenderla, en España sólo se oirían las voces de quienes pretenden reformar los pactos territoriales y la Carta Magna». Consideró legítimo el deseo de efectuar cambios, aunque inoportuno. De cualquier forma, «sólo aceptable si se respetan las reglas de juego».

No obstante, aseguró que la pretensión de los nacionalistas no es la de tratar de cambiar el actual marco jurídico político desde la legalidad, sino la contraria. En este sentido puso interés en advertir «de los caminos que llevan a la tiranía y de propuestas peligrosas, avaladas por quienes pactan desde las instituciones con los que apoyan a los terroristas, no para que dejen de matar sino para romper la Constitución». Asimismo expresó su convicción de que el único objetivo de esta estrategia es el de «alcanzar una secesión por la imposición y el terror». «Esto es lo que está pasando en el País Vasco», añadió el presidente Aznar.

Aznar niega que España esté en periodo de crisis
SEGOVIA.- El presidente Aznar, en su intervención ante los casi 400 dirigentes de su partido que se trasladaron a Segovia, realizó un discurso en el que repasó la posición del PP en todos los campos y negó, aunque de manera implícita, que España esté pasando por un mal momento económico o social. Más bien al contrario, destacó los logros conseguidos en estos asuntos durante sus Gobiernos y volvió a decir que los próximos años «van a ser cruciales y España debe dar el salto en términos de bienestar y de desarrollo».

A lo largo de casi toda su intervención hizo referencia al PSOE, aunque sin nombrarlo en lamayor parte de las ocasiones. «A diferencia de otros, nosotros sabemos qué queremos y cómo conseguirlo», dijo. En ese momento recordó los 10.300.000 votos obtenidos por el PP en las últimas elecciones generales y destacó que es «la mayor votación que nadie ha tenido nunca en democracia». Esto, en su opinión, legitima al PP para llevar a cabo su propio programa y «no el de otros, aunque algunos no lo entiendan», manifestó en referencia a CC y a CiU.

También se refirió a la descentralización autonómica y al hecho de que, en muchas ocasiones, son las comunidades autónomas las que tienen los resortes e instrumentos para solventar determinadas cuestiones en materias que han sido transferidas en su totalidad. «En esas ocasiones, el Gobierno se ve con las manos atadas a la hora de poner en marcha determinadas políticas», añadió. Así pues, afirmó que se han acabado los tiempos de la reivindicación permanente y ha llegado el momento de la reflexión sobre la necesidad de trabajar con criterios de lealtad, cohesión y solidaridad interterritorial, «que son fundamentales para que las cosas vayan bien».

Por ello, pidió a los dirigentes del PP que apoyen esfuerzos como el que va a suponer la Ley de Estabilidad Presupuestaria y que mantengan criterios unánimes cuando se produzca, de enero a octubre próximos, la negociación del nuevo sistema de financiación autonómica.

El presidente del Gobierno también se refirió al problema de la inmigración «que debe basarse en la integración social de los extranjeros que llegan a España, porque el país necesita de los inmigrantes que, al final, han de tener los mismos derechos que los ciudadanos nacionales».

El mismo y único discurso
El presidente Aznar, en su intervención ante los casi 400 presidentes y secretarios provinciales del PP reunidos para unificar la acción del partido en toda España, les pidió que tengan una única voz y un único discurso en toda España. Volvió a utilizar el discurso usado durante toda la campaña electoral en el que aseguraba que para sacar adelante un «gran proyecto nacional es importante que el partido no tenga 17 voces distintas con 17 mensajes distintos», a diferencia de lo que sucede con otras formaciones, en clara alusión al PSOE. Aznar advirtió también sobre los peligros del «adormecimiento» del partido del Gobierno y la necesidad de que la organización sea «cohesionada y cohesionadora». Asimismo, insistió en la necesidad de que las iniciativas y principios del Gobierno se apliquen en todos los ámbitos territoriales.

CONFERENCIA SOBRE ERIC FROMM
Savater: "Lo heróico en un ser humano es no pertenecer a un rebaño"
Libertad Digital  3 Diciembre 2000

El escritor y filósofo Fernando Savater, que pronunció este sábado una conferencia sobre "Erich Fromm y el psicoanálisis filosófico", dijo, para apoyar las teorías sobre el individualismo del filósofo alemán, que "actualmente lo heroico en un ser humano es no pertenecer a un rebaño". Justo cuando se cumple el centenario del nacimiento de Fromm, Fernando Savater quiso demostrar que el filósofo tuvo "una visión acertada de la realidad del siglo XX", ya que en un momento "en que lo que se lleva es pertenecer a algún colectivo, lo único realmente revolucionario es, por ejemplo, decir soy o no soy gay, pero usted métase en lo suyo. No tengo porqué pertenecer a un rebaño que me apoye".

El autor de "El miedo a la libertad", "El arte de amar" y "Tener o ser" reflexionó, según Savater, sobre "la libertad como algo que surge de la abundancia y se añade a lo que ya hay" y llegó a la conclusión de que "el autoritarismo vive sometido a lo imposible, mientras que un espíritu abierto cree en las posibilidades. El hombre autoritario sobrevive y el libre quiere vivir". "El siglo XX -añadió- ha sido un siglo de inmensas novedades y de autoritarismo por el vértigo que producía esa novedad. Ha sido un siglo de abogados defensores de la diferencia y la tradición por el miedo a lo nuevo y a la globalización. Y las culturas están para abrirse a lo diferente y no para repetir del mismo".

Elorza denuncia a ETA en Guadalajara
GUADALAJARA (México). D. M. e.e. ABC  3 Diciembre 2000

El catedrático de Historia del Pensamiento de la Universidad Complutense de Madrid y autor de una reciente «Historia de ETA» asegura que este grupo terrorista «ha creado un nuevo exilio de intelectuales españoles». Lo afirmó dentro de la mesa redonda «Ensayos críticos y pensamiento español», que se ha celebrado en Guadalajara. El discurso de Elorza se escuchaba en paralelo a unas jornadas sobre el exilio de los españoles en México durante la guerra civil y en los años que le siguieron. «La clase intelectual viene siendo golpeada por amenazas y exilios forzosos», apuntó Elorza como marco en el que se desenvuelve la creación ensayística en España. Una creación que trata de batallar contra los estereotipos o las falsedades en torno a los orígenes del pueblo vasco. «De todos los países europeos, sólo España sigue cuestionando la unidad de la nación. Es un problema que arrastramos desde Joaquín Costa». Se refirió al terrorismo «como problema político, en eso se ha convertido» y aseguró que el ensayo y el periodismo se han volcado en él para buscar respuestas. Por su parte, el Estado «no ha ayudado mucho», dijo. «La época socialista se ahogó en triunfalismo mientras que el PP es más coherente pero sigue mirando al pasado».

«ETA y en general el nacionalismo vasco no son un movimiento de pensamiento sino quese ha construido una religión política. Es una fe de dogmas, en la que el hombre vive con la vinculación de un creyente de la religión de la violencia y de la lucha». Sus parámetros «encarnan la última hijuela de tipo racionalista del nacionalsocialismo alemán: se sienten hijos del pueblo elegido». «La violencia -concluyó- va a seguir hasta que se aplasten los terroristas, no los nacionalistas, aunque comparten objetivos». La cultura que promueve ETA, según Elorza, es «la misma que se desarrolló en Alemania desde Wagner hasta Leni Riefensthal. Es la muerte de la razón, una manera de acabar con el pensamiento». ¿Solucies? Optaría por «ir a una reformulación de España, porque la situación es muy distinta a la de hace un siglo, cuando Ortega hablaba de los particularismos a superar».

CON LA SOMBRA A RASTRAS
FELIPE JUARISTI La Voz  3 Diciembre 2000

Resulta difícil hacer un balance sobre lo que ha supuesto todos estos años conviviendo con una sombra que ha acabado condicionando nuestras vidas, por supuesto, y la política del país, estado, nación, o como se llame eso que no acertamos a definir. Cualquier ciudadano vasco sabe que estamos peor que nunca, y que cualquier tiempo pasado fue mejor. No porque ETA mate, -que lo ha hecho siempre desde lo de Pardiñas, primer muerto oficial- sino porque ha aumentado de manera preocupante el número de condenados a muerte. Hace poco me encontraba en un parque de Zarautz con un antiguo militante de Euskadiko Ezkerra, hoy concejal del PSE. El hombre, jardinero de oficio, ejercía su labor tranquilamente, podando unas acacias. Le acompañaba una persona, joven a primera vista y elegante. Era su escolta, su sombra. El concejal iba vestido con su mono, llevaba las manos sucias de tierra. Y su escolta llevaba un traje caro, que destacaba en el entorno. Si no fuera porque, además de triste, es trágica la situación del país, no habría en el mundo gente que tuviera más motivos para reírse, ni más personas que dieran motivos para ello. Empezando por los políticos. Pero lo cierto es que en este país, Euskadi o Euskal Herria, se mata en serio, y se muere de verdad. Y al igual que el enfermo se acostumbra poco a poco a su dolor y a su enfermedad, nosotros ni siquiera llamamos por su nombre a lo que nos duele. Lo denominamos conflicto, y todos tranquilos. Las fábricas siguen produciendo y, según todos los indicadores, la economía va bien: su crecimiento es superior al de otras comunidades. Las tiendas funcionan, y en Donostia, mi ciudad, no tienen envidia de otras europeas, incluida París; las escuelas están abiertas; los restaurantes y los bares, abarrotados. Nada que indique que estamos en guerra. Y, sin embargo, ETA declaró la guerra hace tiempo, antes de que yo tuviera uso de razón. Ha habido más de una ETA, todo hay que decirlo. Algunos de los que fueron sus impulsores (Mikel Azurmendi, por ejemplo) afirman que nunca ha habido una ETA buena. Yo, sin querer polemizar con él, que es mi amigo del alma, recuerdo los jerseys en el aire cuando el asesinato de Carrero Blanco. Creo que nos hemos equivocado todos; hemos mirado demasiadas veces hacia otro lado. Y al final hemos creado un monstruo de sombras y de tinieblas, que trata de suplantar las luces de la realidad. Y así nos va.

Diálogo en Álava, la prueba del algodón
PABLO MOSQUERA El Correo 3 Diciembre 2000

Cuatro hechos para la reflexión, en pocos días, al ritmo compulsivo que se ha instalado entre la política y la sociedad. Barcelona, capital del seny catalán, pidió diálogo político como homenaje a Lluch. Los presupuestos de la Diputación Foral de Álava, al parecer, sufren el desprecio de la oposición. El congreso de los socialistas vascos sitúa al PSE como eje del futuro Gobierno de la comunidad autónoma. El debate de Santa Catalina en las Juntas Generales de Álava vuelve a señalar a los socialistas alaveses como la llave del cambio operado en el territorio tras las elecciones del 99.

Mientras tanto, ETA sigue matando o intentándolo, al mismo tiempo que da dicterios sobre el papel de Lizarra (embrión para la soberanía plena de Euskal Herria) y soluciones democráticas al conflicto (¡qué cara mas dura!).

Ante los mensajes de los socialistas, uno tiene la impresión de estar en presencia de una dirección nacional de jóvenes, dinámicos y eficientes ejecutivos que trabajan por objetivos, buscando resultados a corto plazo en el espacio del poder institucional. El año 2001 se les presenta como el primer examen ante la sociedad española y ante los que perdieron el último congreso nacional. Hay que lograr ser Gobierno en Galicia y en Euskadi. No importa demasiado cómo, en todo caso luego se explica en claves de responsabilidad, centralidad y vertebración social entre nacionalistas y no nacionalistas.

Ser progresista debería estar reñido con la defensa de la asimetría o la consolidación, en nombre de los derechos históricos. Ese motivo generó el discurso socialista vasco en materia de aplicación de las peculiaridades fiscales del Concierto Económico. Todos queremos retroceder para avanzar, en la política vasca, tras la aventura soberanista que hizo añicos el acuerdo de Ajuria Enea, incluido el punto de encuentro estatutario. La sociedad vasca quiere soluciones ante el acoso del terrorismo, que se ha instalado entre las nuevas generaciones de vascos.

El socialismo vasco tiene ante sí un reto. Cómo atender la alternancia en Ajuria-Enea y Lakua, tras más de veinte años de gobiernos dirigidos desde Sabin Etxea, si no atienden la demanda de los alaveses para consolidar el cambio que se ha operado en Álava con gobiernos foral y municipal sin nacionalistas.

La fórmula de ‘Gobierno de concentración’ planteada por Maragall requiere ponerse de acuerdo sobre los objetivos, que no pueden ser otros que la escala de valores para recuperar el orden democrático. Primero, paz. Pero sin ETA. Sumando para aislar al terrorismo. En todo caso, la pelota está y estuvo en el tejado de EH, que debió hacer la ‘revolución’ para sacudirse la autoridad de los pistoleros. Segundo, respeto a los derechos fundamentales de los ciudadanos. Tercero, imperio de la ley. Y si no nos gusta, pues se cambia democráticamente, sin el valor añadido de la violencia.

Cuarto, diálogo. Pero en el orden que digo. No se puede dialogar con los que matan o declaran enemigos a eliminar a quienes no aceptan postulados soberanistas y territorialistas, como si fueran derechos del pueblo elegido por Dios. Quinto, reforma. Para hacer normas que sirvan en cada momento a la sociedad, no a los partidos, que sólo deben ser meros intermediarios entre la voluntad popular y las instituciones. Sexto, autonomía. En la búsqueda y actualización del modelo que regula y establece las relaciones entre la comunidad autónoma del País Vasco y el Estado.

Pero por encima de todo está la percepción que puedan tener los españoles sobre el acuerdo o desacuerdo entre los dos máximos partidos políticos nacionales, en relación tanto al nacionalismo como al terrorismo. Y separo lo uno de lo otro, en lo que haya de diferencias, conforme a los derechos en democracia para discrepar en el modelo de Estado. Pero hay que aclarar la relación ideológica entre nacionalismo y terrorismo.

Dicho con claridad: el PNV debe aparcar sus aspiraciones de construcción nacional, en tanto sean motivo por el que ETA mata. A partir de ahí el diálogo será posible y el PNV habrá demostrado patriotismo para frenar la ofensiva etarra, que sigue teniendo como disculpa los derechos históricos del pueblo vasco, en la misma sintonía política que defiende el nacionalismo democrático y moderado en el País Vasco.

ETA extiende de forma masiva su campaña de extorsión a profesionales y comerciantes
Las organizaciones satélites de la banda recorren las tiendas pidiendo dinero para los presos
PABLO ORDAZ, San Sebastián El País  3 Diciembre 2000

"Hace un mes que recibí la carta", confiesa un abogado de San Sebastián, "y ya se me está acabando el plazo. No logro pegar ojo. Si no pago el millón que me pide ETA, nos ponemos en peligro yo y mi familia; si lo pago... ¿cuántas pistolas podrán comprar esos hijos de puta con mi dinero?". La banda terrorista ETA está extendiendo su campaña de extorsión -dirigida tradicionalmente hacia el sector empresarial- a pequeños industriales, profesionales liberales y dueños de comercios modestos. Según la policía, a ETA le está saliendo "muy rentable" la estrategia de amedrentamiento puesta en marcha el pasado verano con la explosión de dos coches bomba en Bilbao y el asesinato del empresario José María Korta.

-¿Se lo ha contado a la policía?
El abogado ensaya una sonrisa. "¿Contárselo...?", responde, "ni a mi mujer. Ya es suficiente con que no duerma uno". No sólo está preocupado por las represalias de ETA, en el caso de que no pague, o por las de su conciencia, en el caso de que sí; también lo está porque, al igual que otros extorsionados, aún no sabe adónde debe dirigirse ni a quién para efectuar el pago. "Después de esa carta", añade, "no he vuelto a tener noticias de ETA. Me sobresalto al abrir el buzón o al atender el teléfono. No sé cuánto tiempo va a durar este martirio".

Según denunció a principios de noviembre la patronal vasca Confebask, la organización terrorista está mandando una nueva oleada de misivas exigiendo cantidades no superiores a los 20 millones de pesetas. La novedad radica en que ya no son sólo los grandes empresarios los destinatarios de la temida carta, escrita en euskera y castellano y sellada con el hacha y la serpiente de ETA. Un buen número de profesionales -médicos, arquitectos, abogados-, pequeños industriales y hasta familiares de empresarios se sobresaltaron también a principios de noviembre con la noticia de que ETA tiene sus nombres, sabe dónde viven y les pide dinero.

"Nosotros", explica un industrial de Guipúzcoa, "estamos acostumbrados a recibir este tipo de cartas, unas veces pagamos y otras no, pero casi nunca lo decimos. Lo que ETA intenta ahora es que nuestros familiares se enteren y que ellos, al estar menos acostumbrados y por tanto ser más vulnerables al miedo, nos presionen para que paguemos; hay familias que tardan mucho tiempo en recuperarse del quebranto que les supone una situación así".

Al método tradicional de la carta se une ahora otro, muy parecido al que utilizan las organizaciones satélites de ETA -Jarrai, Gestoras pro Amnistía, Senideak- para recaudar fondos en favor de los presos, pero que la policía no duda en calificar de extorsión encubierta.

"Fue hace dos semanas, como a las seis de la tarde. No había nadie en la tienda, sólo mi marido y yo", señala la propietaria de un comercio de San Sebastián, "y entró un chaval de unos 20 años, conocido de aquí del barrio. No sabemos su nombre pero sí dónde para y con qué amigos va. Nos dejó un sobre, nos dijo que era para los presos, que lo llenáramos y que ya se pasaría a recogerlo".

Tampoco la policía fue informada en esta ocasión. "¿Qué le vamos a decir?", se pregunta la tendera, "¿que nos han dejado un sobre para que metamos dinero destinado a los presos de ETA...? Nos dirán que es una decisión voluntaria, que se lo devolvamos vacío y ya está, pero nosotros sabemos lo que nos pasará si no pagamos... Tenemos amigos que ya...". Lunas rotas, silicona en la cerradura, una diana en la puerta de la tienda y volver a empezar. Hay quien no lo aguanta, cierra el negocio y se va, pero la mayoría traga, una y otra vez, hasta acostumbrarse a una bebida tan amarga. Que se lo pregunten si no a José Antonio Rekondo, de Eusko Alkartasuna (EA), alcalde de Hernani (Guipúzcoa), la plaza fuerte del nacionalismo radical, desde 1991 a 1999.

"Intenté levantar a los comerciantes en contra, pero fue imposible...", reconoce con cierto pesar. A Rekondo le hicieron de todo: un día llamaron a su padre y le dijeron que había fallecido en atentado, otro le dieron una paliza, diariamente lo amenazaban de muerte. Cuando los proetarras gritaban en su puerta "Rekondo, asesino, pim pam pum", él ponía en el vídeo y a todo volumen una película de dibujos animados para que su hija pequeña no supiera qué estaba pasando en la calle, pero ella lo miraba y le decía en euskera: "Papá, ya sé que están ahí".

Dice Rekondo que en algunas zonas de Euskadi donde la presión violenta es mayor -Hernani, Pasaia, Usurbil, Oiartzun, Lezo- se extiende una muy eficaz "red de control social". Según Rekondo, alguien que pase un día o dos en Hernani o incluso en algún barrio duro de San Sebastián no llega a percibir lo que de verdad sucede. Bajo cuerda, en un diálogo sólo para iniciados, se representa la danza del miedo. Lo que cuenta el ex alcalde se parece bastante a una película de El Padrino. Los que recaudan para la causa etarra -vendiendo camisetas a favor del acercamiento de los presos, exigiendo un aguinaldo o instalando huchas negras en los bares- son gente conocida, personajes del barrio, la cara amable tras la que se oculta otra, mucho más terrible, que sólo aparecerá si el comerciante no paga. Y entonces sí, entonces, dice Rekondo, "la red de control social actúa de forma ejemplarizante, haciéndole ver al resto lo que le pasa a quien no se pliega a sus intereses, sean económicos o de cualquier otro tipo".

Negociar con el enemigo invisible
Parte Vieja de San Sebastián, territorio ocupado por el nacionalismo radical, de allí salen y allí se refugian los jóvenes -botas de suela gruesa, sudaderas con capucha, aretes y pelo largo- que de vez en cuando queman cajeros automáticos, plantan barricadas y se enfrentan a la policía. Hace sólo unos días, un vecino del barrio, empleado de una empresa de trabajo temporal, vio su nombre escrito en la pared, enmarcado por el círculo negro de una diana. Por complicidad con el pintor o quizás por miedo, los vecinos guardaron silencio alrededor de la familia amenazada. Nadie quiso contarle qué había detrás de aquella pintada, hasta dónde podía llegar. La esposa del amenazado reaccionó a la desesperada. Se recorrió uno a uno todo los bares de HB en la calle de Juan de Bilbao preguntando cuánto tenía que pagar, a qué precio había sido tasada su seguridad. No encontró respuesta. Dice José Antonio Rekondo, el ex alcalde de Hernani, que tratar de negociar con los responsables de la violencia callejera es un error. Recuerda la anécdota de un concejal de Oiartzun (Guipúzcoa) al que le colocaron un gato muerto junto a su portal. Fue a negociar, a pactar su tranquilidad, y debió soportar la humillación de que un destacado militante de la causa etarra le pusiera deberes de su puño y letra, lo que debía y no debía hacer si no quería que se le siguieran apareciendo gatos muertos. "Muchas víctimas de la violencia callejera", dice Rekondo, "buscan su seguridad intentando dialogar con representantes de Herri Batasuna; la inmensa mayoría de los casos que conozco ha acabado en fracaso".

"Mis hijos jugaban a policías y terroristas"
P. O., San Sebastián
"Cuando mis hijos jugaban con sus amigos a policías y terroristas, todos querían ser etarras". Lo que sigue es el testimonio de una madre que tuvo que educar a sus hijos en Hernani, un pueblo de Guipúzcoa donde el ambiente de apoyo a ETA se hace presente en las paredes llenas de pintadas y en los documentos municipales -timbrados con el anagrama por el acercamiento de los presos-; en las tiendas y en los bares del centro, donde se recolecta dinero para los presos con la venta de camisetas o pegatinas alusivas al conflicto; en los balcones desde donde decenas de banderolas recuerdan a los terroristas encarcelados lejos de Euskadi; también en la escuela.

Su testimonio pone en evidencia que la "red de control social" que apoya a ETA no nace de forma espontánea, sino que es el fruto de muchos años de adoctrinamiento. "Yo he visto cómo jóvenes militantes de Jarrai venían a recoger a mis hijos para llevarlos a manifestaciones. Era la diversión de cada fin de semana. Una manifestación recorría el pueblo y luego entraban en acción los encapuchados. Quemaban cajeros y cabinas telefónicas, se enfrentaban a la Ertzaintza... Tuve que inculcarles desde muy pequeños el derecho a la vida y a la palabra, deseando que algo de aquello se les quedara, pero era tan difícil... Venían de la calle totalmente intoxicados y entonces yo tenía dos opciones: o callarme y dejar que los adoctrinaran impunemente o intentar contrarrestar, pero entonces todo lo impregnaba el monotema".

No hablar de política
"Un día", continúa, "al sospechar que uno de mis hijos se estaba adentrando en un grupo violento, espié sus papeles. Me daba vergüenza hacerlo, iba contra mis principios, pero encontré un documento donde se le aleccionaba de cómo tenían que comportarse en casa: si tus padres están en contra de tus ideas -decía aquel panfleto- evita hablar con ellos de política. ¡Y lo peor es que hacían caso de aquellas consignas! Muy a regañadientes, debí sacarlos de aquí para salvarlos de un ambiente tan asfixiante, los mandé fuera por un tiempo para que conocieran amigos nuevos. Aquí los valores están pervertidos. Hace unos meses, sin ir más lejos, cuando la Audiencia Nacional dejó en libertad a unos menores de edad del pueblo acusados de participar en actos de violencia callejera, la alcaldesa de Herri Batasuna les organizó un gran recibimiento. De madrugada y en el balcón del Ayuntamiento de Hernani. Allí arriba estaban los héroes, y allí abajo sus padres, encantados, aplaudiéndoles por quemar cajeros en vez de darles una buena reprimenda. Aquí el conflicto lo pervierte todo".

14ª FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO DE GUADALAJARA
Una feria clave para el futuro del español
Los escritores y editores participantes valoran esta cita como crucial para América Latina y España
Los participantes españoles en la XIV Feria del Libro de Guadalajara, en México, siguen sorprendidos ante la imparable afluencia de público a todos los actos convocados. Carlos García Gual, comisario del Pabellón Español, afirmó ayer que es fundamental que se reconozca la importancia de esta cita anual, de la que pueden partir las iniciativas que fortalezcan y proyecten el futuro de las letras en español. Autores como Manuel Vicent y Clara Sánchez presentaron ayer sus últimos trabajos en diálogos con el pintor Alejandro Colunga y el escritor Jordi Soler, respectivamente. La feria, que concluye hoy, ha demostrado ser un fecundo lugar de encuentro y de diálogo entre las dos orillas de nuestro idioma.
ROSA MORA, ENVIADA ESPECIAL, Guadalajara El País 3 Diciembre 2000

Escritores españoles presentes en la XIV Feria del Libro de Guadalajara (FIL), que este año se dedica a España, valoran el esfuerzo de este certamen para situarse, en sólo catorce años, como la feria del libro más importante de la lengua española, en un momento crucial, cuando el idioma tiene que ganar cuota y la literatura en castellano comienza a tener presencia importante en Estados Unidos. Carlos García Gual, comisario del Pabellón de España, la definió como "feria crucial, situada entre las dos Américas, apelando al esfuerzo editorial para que se perciba de una vez por todas la importancia de futuro de nuestro idioma".

Y sigue habiendo multitudes en las presentaciones de los libros. García Gual destacaba ayer la enorme afluencia de público, que en España sería inconcebible, prácticamente en todos los actos protagonizados por españoles. Un debate sobre el pensamiento, en el que intervinieron Eugenio Trías, Gabriel Albiac, José Luis Molinuevo, Antonio Elorza, José Luis Pardo y el propio García Gual, registró un importante lleno. Y las estanterías del pabellón español y de las editoriales españolas que se han esforzado en traer a sus propios autores o que ya están implantadas aquí desde hace años han contado con la presencia de numerosos profesores y bibliotecarios de Estados Unidos, interesados en nutrir sus bibliotecas con literatura de nuestro país.

Algunos autores ya están acostumbrados a este viaje de ida y vuelta que tiene su epicentro en Guadalajara. Los dos últimos premios Alfaguara, los españoles Manuel Vicent y Clara Sánchez, uno invitado por el Ministerio de Cultura y la otra enviada por su editorial, culminaron en Guadalajara sus dos largas giras latinoamericanas, que les llevaron prácticamente a la totalidad de los países de habla española; al tiempo, la editorial aprovechó para anunciar que el plazo de la cuarta convocatoria (la primera la ganaron, al alimón, el nicaragüense Sergio Ramírez y el cubano Eliseo Alberto) culmina el próximo 30 de diciembre y que el jurado estará presidido por el escritor español Antonio Muñoz Molina.

Vicent presentó La novia de Matisse, que es su última novela, después de Son de mar. Como la novela trata del mercado del arte, la belleza y la muerte, el diálogo del novelista valenciano fue con un pintor mexicano, Alejandro Colunga, que dijo esto de Vicent: "Le conocí porque vi una foto suya en los periódicos. Y dije: es un santo galero redimido que anda tocando las faldas de Dios (...). Pero puedo asegurarles que sí he vivido todas esas experiencias que narra don Manuel en esta maravillosa novela". Claro, que Vicent le respondió: "Lo que yo quiero es ser un pecador". El pintor insistió: "Todo lo que se dice es verdad, no hay una sola mentira y refleja algo maravilloso: el arte produce milagros". Y Vicent le dijo: "Es que la verdad es increíble": en la novela el arte salva la vida, y según Vicent, "gracias a la belleza se puede alcanzar la inmortalidad vertical; la inmortalidad horizontal es la de los que se mueren del todo y ya no se pueden volver a morir otra vez".

Hablaron de arte, por supuesto, y de Matisse; como dice Vicent, de broma, su novela está llena de matices. Según el escritor, la historia del arte del siglo XX conoció dos caminos: Picasso y Matisse; Picasso crea las nuevas formas, deconstruyendo las formas, y Matisse alcanza la alegría de vivir en el arte: La alegría de vivir, de Matisse, es el cuadro que inspira la propia novela.

Dijo más cosas Vicent. Algunas: "Cuando oigo la noticia de que una persona compra un Picasso por miles de millones considero que ha pagado un precio baratísimo por algo que le dará toda la carga de energía del siglo XX".

"Sólo hay una cosa más bella que hacer el amor sobre la cubierta de un velero: hacerlo al lado de una obra inmortal de la historia del arte". "Un día garabateaba yo distraídamente sobre un Fujita, en la casa de un marchante de Nueva York; después supe que aquello era una obra de arte; salió luego a la venta y el marchante me llamó para explicarme a cuánto se habían cotizado mis garabatos, que salieron a un alto precio".

Clara Sánchez presentó la novela con la que ganó el Alfaguara, Últimas noticias del paraíso, auxiliada por el novelista mexicano Jordi Soler, que es bien conocido en su país sobre todo por sus novelas juveniles: en una mesa de billar se jugaron a blancas o negras la forma de la presentación, y salió que no debía ser convencional. Así que ambos se sometieron a una especie de tormenta psiquiátrica freudiana, en la que la novelista fue la psicoanalizada. La primera pregunta de Soler fue por qué Sánchez no se comprometía con la mesa de billar: los símbolos del billar, las bolas y los tacos, son machistas, se defendió la novelista. Y luego hablaron de la soledad, la memoria y la literatura. Algunas frases de Clara Sánchez: "Sí, me siento sola, somos una unidad independiente, que pensamos y sentimos solos". "Si yo pudiera hacer con la vida lo que hago con la literatura, tachar, borrar y volver atrás cuando algo no me gusta... En la vida el dolor duele y en la literatura produce placer". "La memoria es lo que el tiempo hace con nosotros y lo que nosotros hacemos con lo que tenemos. Nada es verdaderamente importante hasta que no pasa a la memoria. Ni existimos por completo hasta que no estamos en la mente de otra persona".

A los escritores españoles les extraña algo: que enseguida que acaban las charlas y se abren los coloquios, de inmediato se producen preguntas. David Trueba, el escritor y cineasta español, que ha venido a un coloquio sobre cine con Manuel Gutiérrez Aragón, se sorprendía de esta espontaneidad, que se extiende a la propia actitud de los periodistas mexicanos, muy atentos a la actualidad de la cultura literaria española, que es lo que los escritores han venido a personificar aquí. Trueba lo dijo así: "Estas ferias sirven para que los que leen no piensen que los que escriben son inaccesibles".

Resultados paranormales
Después de sus largas giras por América Latina, éste es el juicio que a los premios Alfaguara les merece la feria. Vicent: "Guadalajara es una feria estratégica para expandir el libro español, sobre todo con vistas a los hispanohablantes de Norteamérica, que será el camino natural de la expansión del español. Creo que todo el esfuerzo editorial español tendría que concentrarse, desde el punto de vista comercial, en la Feria de Guadalajara". Sánchez: "Nunca había visto a tantos jóvenes interesados de verdad en los libros y en la lectura". Jordi Soler: "Sirve para conocer colegas, pero también pone de manifiesto el asombroso abismo que existe entre los escritores y la industria editorial". Y Juan José Millás, que anoche presentaba su última novela, No mires debajo de la cama: "Es la más importante del mundo en lengua castellana, y ha logrado esa institucionalización en 14 años, y eso es paranormal. Los españoles seguimos pensando que las cosas buenas que nos pasan son como los fenómenos atmosféricos, que nuestra intervención no puede modificarlos. Parece mentira que aquí, donde éramos nada menos que invitados de honor, no hayan venido ni el presidente del Gobierno ni la ministra de Cultura; si esto fuera Francfort, hubieran venido".

Recortes de Prensa   Página Inicial