AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 14  Diciembre  2000
#Alocución de Estrasburgo
FERNANDO SAVATER El País   14 Diciembre 2000

#Reconocimiento europeo
Editorial El Correo 14 Diciembre 2000

#Vascos y catalanes
Ramón PI ABC  14 Diciembre 2000

#Patético Llamazares
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 14 Diciembre 2000

#Llamazares, el portavoz nacionalista
Enrique de Diego  Libertad Digital 14 Diciembre 2000  

#IU fracasa: no habrá «pacto antipacto»
Impresiones El Mundo  14 Diciembre 2000  

#Los derechos humanos en Europa
GERARDO GALEOTE El Mundo  14 Diciembre 2000  

#El día después
Ignacio Villa  Libertad Digital 14 Diciembre 2000

#La buena dirección
JOSEP RAMONEDA El País 14 Diciembre 2000

#Eta y los catalanes
Iñaki EZKERRA La Razón 14 Diciembre 2000

#Savater denuncia ante toda Europa que el Gobierno vasco es responsable de la perpetuación de Eta
Redacción - Estrasburgo .- La Razón  14 Diciembre 2000

#ETA asesina a un concejal del PP en Terrassa con una bomba colocada dentro de su vehículo
AGENCIAS, Terrassa El País  14 Diciembre 2000

#Savater acusa al Gobierno vasco de ser el caldo de cultivo del terrorismo
SANDRO POZZI, Estrasburgo El País  14 Diciembre 2000

#Convicción, no electoralismo
José A. SENTÍS La Razón  14 Diciembre 2000

#CiU y la liturgia del pacto antiterrorismo
Lorenzo CONTRERAS La Razón  14 Diciembre 2000

#El Pacto
Josep Borrell La Estrella  14 Diciembre 2000

#La Fundación San Millán crea una página en Internet para promocionar el español
EFE, San Millán de la Cogolla El País 14 Diciembre 2000

#Manuel Alvar, el lingüista aventurero
Gregorio García Maestro - Madrid .- La Razón  14 Diciembre 2000




Alocución de Estrasburgo
FERNANDO SAVATER El País   14 Diciembre 2000

Señoras y señores parlamentarios: ante todo, la iniciativa ciudadana ¡Basta Ya! desea expresar su gratitud a este Parlamento por el honroso reconocimiento que hoy nos confieren. Es una distinción tanto más notable por cuanto no somos una prestigiosa ONG ni un movimiento institucional veterano sino sencillamente un grupo de ciudadanos de distintas procedencias, sin jerarquías burocráticas ni apenas aparato organizativo, que empezamos a marchar juntos hace poco menos de un año. Entre nosotros hay profesores y obreros, cargos públicos y simples particulares, religiosos y laicos, sindicalistas, empresarios, militantes pacifistas, artistas, trabajadores de los medios de comunicación, gente cuyo nombre es muy conocido y muchas personas nada célebres: les confieso que formamos un conjunto un poco anárquico. No tenemos ningún afán de protagonismo histórico, ni siquiera de perduración a toda costa: ¡ojalá que nuestra iniciativa dejase mañana mismo de ser necesaria y pudiera volver cada uno de nosotros en paz a su vida cotidiana!

Sabemos que personalmente no somos importantes, pero creemos que es importante lo que nos une y moviliza: el rechazo del terrorismo criminal de ETA y el apoyo explícito al Estado de derecho español, hoy amenazado por un proyecto totalitario de secesión violenta. Hemos salido a la calle y hemos alzado nuestras voces porque estamos convencidos de que, cuando la democracia está en peligro, los ciudadanos no pueden refugiarse en su anonimato y esperar mansamente a que todo se resuelva en las altas esferas del poder político. No queremos sustituir a las instituciones legítimamente establecidas sino urgirlas a que protejan nuestros derechos y nuestras libertades sin concesiones al terror. Nos hemos movilizado, señoras y señores parlamentarios, por solidaridad con las víctimas del fanatismo ideológico asesino y también en defensa propia contra él.

Y es que vivimos una situación tristemente insólita en la Europa democrática. El País Vasco no es un territorio exótico, agobiado por las injusticias y desigualdades como tantos lugares del llamado Tercer Mundo, sino una de las regiones más desarrolladas y con más equilibrada calidad de vida de la comunidad europea. Dentro del Estado español la comunidad vasca disfruta de una amplísima autonomía, con Gobierno y Parlamento propios, pleno control de su fiscalidad, competencias educativas bilingües, dos cadenas propias de televisión (una de ellas en euskera), etcétera... Sin duda los vascos padecieron importantes violaciones de su libertad política y cultural durante la dictadura de Franco, como el resto de los ciudadanos españoles. Pero a partir de la instauración de la democracia se hizo un extraordinario esfuerzo de reconciliación en todo el país, comenzando por una amnistía general para los delitos de motivación política cometidos durante el periodo franquista que permitió hace más de veinte años reintegrarse en la legalidad a todos los miembros de ETA que lo desearan, incluso aunque tuvieran responsabilidad en hechos sangrientos. Sin embargo la actividad de ETA no ha cesado desde entonces y ya contamos más de setecientas víctimas mortales durante la etapa democrática.

Hoy en el País Vasco no hay seguridad ni libertad de expresión o asociación política para gran parte de los ciudadanos. Los cargos electos no nacionalistas son asesinados, así como empresarios, periodistas, miembros de las fuerzas de orden público o simples particulares que se hayan manifestado de cualquier modo contra el proyecto de imposición independentista. Y no sólo se trata de asesinatos: se han quemado numerosos establecimientos, viviendas y vehículos, se extorsiona cotidianamente a los comerciantes y profesionales, se hostiga y amenaza de mil maneras a quienes son considerados "españolistas", es decir, a quienes se atreven a manifestarse públicamente a favor del Estado de derecho constitucionalmente vigente. Mucha gente se ve obligada a marcharse para evitar males mayores o porque no soporta la presión del ambiente de intimidación. Otros muchos deben resignarse a vivir acompañados de escoltas policiales y no pueden pasear libremente con sus hijos por la calle o asistir sin todo tipo de precauciones a los locales públicos. En el País Vasco, en plena Europa democrática, tenemos actualmente docenas de Salman Rushdies. Reina el miedo, un miedo palpable en la vida cotidiana que hace hablar en voz baja o disimular lo que se piensa, como en los peores momentos de la dictadura franquista.

Nosotros, los miembros de la iniciativa ¡Basta Ya!, sabemos que ETA es sin duda la principal culpable de estos males pero también estamos convencidos de que ETA no es un fenómeno aislado y que su perpetuación se debe a un clima político del cual son en parte responsables las autoridades nacionalistas que gobiernan el país desde hace más de veinte años. Los etarras no son extraterrestres llegados de otro planeta para hacer el mal sino jóvenes educados en el fanatismo étnico, en el odio a más de la mitad de sus conciudadanos y a todo lo considerado "español", jóvenes a quienes se ha imbuido una historia distorsionada y una antropología demencial que les hacen creerse víctimas y les convierten así en verdugos. Naturalmente aceptamos que los nacionalistas vascos puedan proponer por vías pacíficas la creación de un nuevo Estado independiente que nunca antes existió, pero rechazamos que ese proyecto político de un determinado partido se presente como el derecho inalienable de todo un pueblo, convirtiéndose así de modo indirecto en justificación de los violentos.

Tampoco parece prudente la permanente búsqueda en el pasado histórico y aún prehistórico de agravios que justifiquen la ruptura de las comunidades democráticas actuales o pretendan demostrar la incompatibilidad de quienes de hecho ya viven juntos desde hace siglos. Como demuestra tristemente la experiencia de otros lugares de Europa, por tal camino siempre se encuentran finalmente justificaciones para el enfrentamiento bélico. Es algo contra lo que ya prevenía hace siglos uno de los primeros pensadores de la Europa unida, Erasmo de Rotterdam, cuando comentaba en sus adagios: "Si un título cualquiera se considera causa idónea para emprender la guerra, a nadie -en medio de tantas vicisitudes de los asuntos humanos, de tantos cambios- le podrá faltar un título. ¿Qué pueblo no ha sido alguna vez expulsado o no ha expulsado a alguien de su territorio? ¿Cuántas veces se ha emigrado de un sitio a otro? ¿Cuántas veces se han desplazado de aquí para allá los imperios por el azar de los tratados? ¡Que los paduanos reclamen hoy el suelo troyano ya que Antenor en otro tiempo fue troyano! ¡Que los romanos reclamen África y España, pues alguna vez fueron romanas! Llamamos dominio hereditario a lo que es administración electiva. No se tiene igual derecho sobre los hombres -libres por naturaleza- que sobre los ganados" (del comentario al adagio La guerra atrae a quienes no la han vivido).

Señoras y señores parlamentarios, como demócratas somos desde luego partidarios del diálogo entre los diversos partidos democráticos porque en tal diálogo permanente consiste la democracia misma. Pero precisamente por vocación de diálogo democrático rechazamos que éste pueda venir forzado por el terrorismo violento, que la agenda política de los ciudadanos la establezcan quienes trastornan los usos de la convivencia pacífica y que las leyes consensuadas parlamentariamente deban cambiarse a gusto de los asesinos como rescate para que dejen de matar. Queremos vivir en paz pero también queremos vivir en libertad; nos negamos a sustituir el Estado de los ciudadanos por el Estado de las etnias. Por eso hemos salido a la calle para defender los principios constitucionales y gritar a los terroristas: ¡Basta ya! Y también por eso, además de agradecer el reconocimiento de este Premio Sajarov, invitamos a los miembros del Parlamento europeo a visitar el País Vasco, no los despachos oficiales sino las calles, los bares, los comercios, las empresas, las pequeñas localidades, las aulas, para que conozcan de primera mano y sin injerencias propagandísticas cómo se vive amenazado, extorsionado, sin derecho a la libre expresión de las ideas. Que comprueben por sí mismos la verdad de lo que denunciamos y después que no lo olviden y que nos ayuden a luchar contra esta lacra que toda la Europa democrática debe sentir como propia.


Este es el texto del discurso leído ayer por el filósofo Fernando Savater, en nombre de la iniciativa ciudadana ¡Basta Ya!, al recoger el Premio Sajarov de Derechos Humanos y Libertad de Expresión que concede el Parlamento Europeo.

Reconocimiento europeo
Editorial El Correo 14 Diciembre 2000

El Premio Sajarov es el galardón con el que el Parlamento europeo muestra su reconocimiento a cuantas personas y organizaciones se distinguen por su lucha contra la intolerancia y su compromiso por la libertad en el mundo. La concesión de dicho premio al colectivo ‘Basta Ya’ indica, en primer lugar, que el órgano más representativo de la Unión Europea advierte la existencia de graves déficit de seguridad personal y libertad ciudadana en un rincón europeo llamado País Vasco. Pero lo que representa un penoso honor para la sociedad vasca se convierte en justa recompensa de solidaridad hacia las mujeres y los hombres que, frente a la cruel escalada del terror, han decidido plantar cara a la barbarie insistiendo en que nunca lograremos la paz mientras no conquistemos la libertad.

Las palabras con que el filósofo Fernando Savater aprovechó el acto de entrega del galardón para dar a conocer los postulados de ‘Basta Ya’ reflejaron pensamientos y sensaciones compartidas por miles de ciudadanos vascos; pensamientos y sensaciones en las que se reconocen millones de españoles. La severidad de su alegato le llevó a afirmar que «ETA no es un fenómeno aislado, y su perpetuación se debe a un clima político del cual son en parte responsables las autoridades nacionalistas que gobiernan Euskadi».

Se podrá estar de acuerdo con dicha aseveración, o se podrá discrepar de ella; pero resulta llamativo que los eurodiputados nacionalistas se incomoden por haber tenido que escuchar semejante denuncia en el hemiciclo de Estrasburgo y no se muestren sorprendidos ante la preocupante evidencia de que muchos de sus conciudadanos también piensen así.

Vascos y catalanes
Por Ramón PI ABC  14 Diciembre 2000

La decisión de CiU de no sumarse al frente común contrario al acuerdo antiterrorista suscrito por el PP y el PSOE merece alguna reflexión. Lo primero que salta a la vista es que los nacionalistas catalanes, que no han querido aparecer ante la opinión junto a los dos grandes partidos de ámbito estatal (viejo atavismo), tampoco quieren que se les juzgue con los mismos esquemas que al PNV, a EA y al BNG, lo que permite deducir que aquella firma de la llamada Declaración de Barcelona no se considera ahora en la casa política de Jordi Pujol como un acierto precisamente. Y del mismo modo que se interpretó entonces que se producía un acercamiento del tranquilo nacionalismo catalán al conflictivo nacionalismo vasco, ahora se puede interpretar legítimamente lo contrario.

Esto no quiere decir que CiU sea una formación que haya dejado de soñar con una soberanía como la que gozó en el siglo XIV, pero sí creo que significa que no existe en su seno la menor intención de aspirar hoy a semejante quimera. Los nacionalistas catalanes saben que Cataluña es española desde hace siglos, pero explotan el hecho de que esta convivencia común no fue siempre pacífica y gustosa, en la búsqueda de niveles cada vez mayores de autogobierno, es decir, de poder decir la última palabra en cada vez más materias. Fuera de Cataluña este modo de proceder irrita y asusta a muchos, pero a mí me parece que no es peligroso, mientras no se discuta lo esencial, esto es, la condición española de Cataluña.

Los nacionalismos catalán y vasco tienen muy poco en común. Me cuesta trabajo imaginar a la Infanta Doña Cristina viviendo en Bilbao o en San Sebastián pacífica y normalmente, y rodeada del afecto tranquilo y familiar de la gente, aunque esté casada con el hijo del señor Urdangarín. A lo mejor me equivoco mucho y me dejo llevar de mi condición de catalán. Pero celebro que las actitudes últimas del PNV vayan empujando a los nacionalistas catalanes a salir de algunas ambigüedades en las que, a mi parecer, tontamente parece que aún les gusta navegar.

Patético Llamazares
Por Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 14 Diciembre 2000  

Era difícil rebajar ante la opinión pública el perfil de Izquierda Unida después de la poco afortunada gestión de Francisco Frutos. Pero como dice el refrán, “otro vendrá que bueno te hará”. Tras los primeros pasos de Llamazares, especialmente en lo que se refiere a la política antiterrorista, Frutos aparece ya como una mezcla de Churchill y Adenauer, o, para ser más justos con sus orígenes, de Bujarin y Molotov. El nuevo líder asturiano ha conseguido lo que parecía imposible: ser un simple gregario de Madrazo para definir el papel de IU en la política vasca. Nunca tan poco dio para tanto. Y nunca tanto quedó reducido a tan poco.

El revolcón de Aznar a Llamazares en el Parlamento fue de los que dejan huella. Pero da la impresión de que este asturiano ha cumplido todas sus ambiciones sentándose en el sillón de Anguita. Mientras tanto, la caída en prestigio, credibilidad y, consiguientemente, en expectativa de voto de IU es imparable. Y hay varios motivos, pero uno muy especial es haberse convertido en un monaguillo de ETA y el PNV. La izquierda estalinista reducida al papel de criada obediente de la derecha racista vasca. Podía caer más bajo el PCE, pero tan deprisa, la verdad, no lo esperaban ni sus enemigos más incondicionales.

O sea, ellos mismos.

Llamazares, el portavoz nacionalista
Por Enrique de Diego  Libertad Digital 14 Diciembre 2000  

No sé si la estrategia leninista de los movimientos de liberación nacional –a la que pertenece Eta, amén de su deuda con el racista Arana– explica la delirante imagen de un tal Gaspar Llamazares, líder del PCE y de los restos de Izquierda Unida, como vocero de los partidos y partidillos nacionalistas convocando a un frente común contra el pacto contraterrorista. Algún doctor le quedará todavía al comunismo que nos lo sabrá explicar.

Cuando se estudie la historia de la extinción del comunismo en España –cuestión que marcan las consultas electorales, sin especiales dotes de profeta– por encima de los transfuguismos de Santiago Carrillo o de Enrique Curiel, de las juergas de Gerardo Iglesias, de los doctrinarismos profesorales de Julio Anguita o de los pactos de Francisco Frutos, en términos de responsabilidad personal la figura más corrosiva y lesiva en ese declinar será la del pusilánime Javier Madrazo. A cambio de un puesto remunerado –y con escaso curriculum de ese pacifismo vergonzante que tantas víctimas ha causado– se ha convertido en el lacayo y la pequeña coartada del nacionalismo en sus momentos de mayor perversión moral.

Ese desfonde estratégico –tan alejado del internacionalismo y aun del sentir de los votantes de IU– y ,sobre todo, ético no había encontrado límites de decoro, pero sin duda Llamazares, haciendo el juego sucio de Xabier Arzalluz y de Iñaki Anasagasti –mientras Jordi Pujol intenta distanciarse de la deslegitimación moral del nacionalismo, también del suyo, aunque el PP persista ahí en su incoherencia– ha mejorado a Madrazo. Llamazares se ha convertido en el gangoso portavoz del pusilánime –ya pactó con el PNV rebajar el listón de representación del 5 al 3 por ciento para poder seguir viviendo del presupuesto, aunque no lo tiene fácil– y del nacionalismo. Incluso en los peores momentos es preciso tener estilo y no caer en esta ceremonia de la confusión. El final de IU va camino no de tragedia sino de comedia bufa.

IU fracasa: no habrá «pacto antipacto»
Impresiones El Mundo  14 Diciembre 2000  

El coordinador de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, convocó ayer a todos los partidos, excepto PP y PSOE para que suscribieran un documento contrario al pacto antiterrorista rubricado anteayer por las dos grandes formaciones políticas de nuestro país. Pero fracasó rotundamente. Los representantes de PNV, BNG, EA, ERC, IC y CHA dijeron suscribir el fondo del documento, aunque discreparon en la forma como se ha negociado y rechazaron de todo punto presentar una «enmienda a la totalidad», como pretendía Llamazares. No se entiende que un partido como IU ponga palos en las ruedas de la lucha antiterrorista consensuada por PP y PSOE. En su día, las críticas hicieron a IU romper los vínculos que había establecido con los partidos de Lizarra. Pero se ve que aquel error no les sirvió de escarmiento y vuelven a buscar una línea propia tropezando en la misma piedra.

  
Los derechos humanos en Europa
GERARDO GALEOTE El Mundo  14 Diciembre 2000  


El Parlamento Europeo, en sesión plenaria solemne, ha entregado el Premio Sajarov al movimiento ciudadano !Basta Ya!. Creado para reconocer la lucha por los Derechos Humanos y la libertad de expresión, se otorga, por vez primera, a una persona, física o jurídica, de dentro de la Unión Europea.

Se constata públicamente así que, en lo que se conoce como el área geográfica más amplia en el mundo de libertad, cuna y modelo de la democracia, queda un reducto en el que se conculcan los derechos más básicos de las personas.

El exilio a que se ven obligados miles de ciudadanos vascos, la necesidad de ingentes medidas de seguridad para proteger las vidas de centenares de políticos elegidos democráticamente, periodistas que aspiran a informar libremente, magistrados que pretenden salvaguardar su independencia, y el miedo con el que convive diariamente la mayoría de la sociedad vasca son reconocidos por la institución que representa a los europeos.

El año pasado, al inicio de esta legislatura, varios de los compañeros españoles que se incorporaron a la Cámara de Estrasburgo en 1999 me comentaban su agradable sorpresa al comprobar que los eurodiputados, independientemente de su afinidad política o procedencia geográfica, compartían con los españoles las mismas sensibilidades respecto a la dramática situación del País Vasco. Cómo reaccionaban frente a los ataques a nuestro régimen de libertades, cómo compartían con nosotros la emoción ante la pérdida de vidas humanas.

Creo que eso tiene una explicación racional, fundada en la nítida percepción de ETA como un grupo terrorista, sin más objetivo que crear terror -por mucho que otros pretendan sacar partido político de la muerte-. Pero también visceral, y es que resulta inevitable asociar los métodos de ETA hoy con los utilizados por los grupos de orientación nazi o fascista en la Europa de los años 40. Es decir, lo que representa las páginas más negras de nuestra historia compartida.

Por eso no nos ha sorprendido la mayoría apabullante de votos en favor de nuestra iniciativa primero en la comisión parlamentaria de asuntos exteriores, derechos humanos, seguridad común y política de defensa, y después en la Conferencia de Presidentes del Parlamento Europeo.

Ni nos sorprendió antes el compromiso personal de un número sin precedentes de apoyos en la vida de nuestra institución a la declaración aprobada por el plenario contra el terrorismo de ETA, y rechazando el diálogo con quienes «ejecutan, inducen, amparan y justifican o toleran actos terroristas» (Sic).

Gerardo Galeote es portavoz del PP en el Parlamento Europeo.

El día después
Por Ignacio Villa  Libertad Digital 14 Diciembre 2000  

¡Ya estamos! El día después de firmarse el Pacto a bombo y platillo en La Moncloa, ya estamos dando vueltas a la cuestión en lugar de trabajar con discreción. Todos los corrillos políticos están llenos de declaraciones y reacciones, la primera afición de la clase política española.

De la primera jornada con Pacto destacan varios asuntos, buenos y malos, que podemos repasar. Por un lado, la buena disposición de UA, CC y PA para asumir los contenidos del Acuerdo, incorporándose al núcleo democrático. Por otro, también llaman poderosamente la atención IU y su patética postura, que nos explica una vez más la razón por la que actualmente tiene una exigua representación en el Congreso. Hay que mencionar, también, la puerta que ha abierto UA para articular una fórmula electoral en Álava junto al PP, que impida que se inutilicen votos presentándose por separado en las elecciones autonómicas vascas. En todo este contexto, no se puede pasar por encima de la tibia postura de CiU, incapaz de expresarse con la claridad que su electorado le pide. Los nacionalistas catalanes, intentan quedar bien con todos, y eso cuando hay terrorismo por medio no tiene explicación alguna.

Y en este complicado panorama, el PSOE sigue siendo incapaz de unificar posiciones en su interior. Pascual Maragall y Odón Elorza son dos ejemplos de la falta de disciplina interna, y de algo más grave: hay varios “pesoes” dentro del PSOE. Maragall y Elorza, no son anécdota. No son simplemente dos voces discordantes o críticas con la línea oficial, detrás de esos personajes tenemos una división interna que en los temas cruciales, en cuestiones de Estado, se hacen realidad.

¿Cuánto tiempo puede aguantar Rodríguez Zapatero con esta discrepancia interna? ¿Va a buscar caminos claros de unificación? ¿Va a seguir permitiendo la existencia real de varios “pesoes”?

No nos engañemos, de su fortaleza interna depende mucho la pervivencia del Pacto. ¿Se figuran ustedes que en el PP gente como Zaplana, Lucas o Alfonso Alonso hubieran puesto el grito en el cielo por el Pacto?.

¡Ojo! Que ese puede ser el camino del fracaso. El PSOE ha firmado un acuerdo, y por lo tanto todos deben reaccionar con una cierta disciplina.

Tampoco se pide tanto.

La buena dirección
JOSEP RAMONEDA El País 14 Diciembre 2000

¿El pacto antiterrorista hará avanzar las cosas en Euskadi en la buena dirección? Ésta es la pregunta cuya respuesta permitirá evaluar si el acuerdo ha sido un acierto o un error. Los efectos de un pacto nunca se conocen por adelantado. ¿Cuál es la buena dirección? El buen sentido da una respuesta automática: aquella que conduzca, sin quiebra democrática, al fin de la violencia en Euskadi. Pero los pactos no hacen milagros. Su valor dependerá de si realmente cunde la sensación de que se hace camino al andar y se invierte, por fin, la tendencia de los últimos meses en que parecía que cada día se iba a peor.

Al leer el texto del acuerdo uno se da cuenta de lo mal que estaban las cosas: ¿cómo es posible que PP y PSOE hayan necesitado muchos días de desencuentros y de discusiones para llegar a un papel que sólo certifica lo que debería ser evidente? Ir en la buena dirección es evitar que las cosas vuelvan a estar como antes de que los ecos de la manifestación de Barcelona indujeran a Aznar a aceptar la propuesta de Zapatero que previamente había rechazado. Ir en la buena dirección es evitar que el frente democrático se siga debilitando, abrir el camino a un pacto en el que puedan caber todos los partidos democráticos (como el Pacto de Madrid abrió la vía al de Ajuria Enea), y tejer con paciencia una trama en la que cada vez sean más los que se sientan comprometidos. Ir en la buena dirección, como dice Patxo Unzueta, es asegurar que cuando ETA vuelva a estar acorralada policialmente -como lo estuvo en el 92 y en el 98, antes de la tregua- se den las condiciones para transformar la derrota policial en derrota política.

Los caminos de la política siempre son torcidos. El pacto podría tener un primer efecto no deseado: servir de coartada para que el Gobierno vasco siga sin convocar unas elecciones más urgentes que nunca. El berrinche del PNV -expresado en una nota digna de una historia universal de la infamia- puede ser la cortina de humo bajo la cual esconder un tiempo más su insostenible debilidad parlamentaria. En el entorno de Arzalluz se vuelve a pensar en aguantar hasta octubre. A pesar de que son abrumadora mayoría los consejeros del Gobierno Ibarretxe que creen que hay que convocar ya. La convocatoria de elecciones es un paso ineludible para avanzar en la buena dirección.

Una lectura atenta del pacto PP-PSOE deja claro que no cierra ninguna puerta poselectoral. El explícito abandono de Lizarra -¿podría entenderse como tal la renuncia a formar mayoría con EH?- bastaría para que el PSOE pudiera formar gobierno con el PNV sin contradecir el pacto. Sin embargo, el pacto no puede separarse de la enorme resistencia, moral y sentimental más que política, de las bases socialistas a volver a gobernar con el PNV. Una parte del electorado socialista, si percibe que el PSOE puede optar por el PP o el PNV en función de quien llegue primero, podría acabar votando PP para evitarse el amargo cáliz de un Gobierno PNV-PSOE. Los diputados socialistas catalanes que hace unas semanas se reunieron con sus homólogos vascos tuvieron ocasión de verificar el estado de espíritu del socialismo vasco: todos los diputados del PSE se mostraron contrarios a un retorno a la coalición con los nacionalistas.

Es algo infantil el cálculo sobre quién -PP o PSOE- consigue mayor ventaja con el pacto. Lo que es indudable es que el texto del acuerdo es el discurso más moderado que se le ha oído al PP en política antiterrorista desde hace mucho tiempo. Unos dirán que el PP ha conseguido que el PSOE volviera el redil después de oír el canto del cisne del diálogo con el nacionalismo vasco. Otros dirán que el PSOE ha conseguido evitar que el PP haga un uso patrimonial de la defensa de la Constitución y entre en la trampa del choque de nacionalismos. El documento contiene algo bastante insólito en la práctica democrática: la corresponsabilidad de Gobierno y oposición en un aspecto concreto de la política de Estado. En la medida en que el papel de la oposición es exigir al Gobierno su responsabilidad cabe confiar que el compromiso sirva para reforzarla y no para eludirla.

En cualquier caso, uno y otro partido han hecho una apuesta muy sensible para la ciudadanía: el que la quiebre lo pagará caro. Aunque la letra del pacto parece bastante clara, ¿es seguro que las dos partes entienden lo mismo cuando leen el texto?

Eta y los catalanes
Iñaki EZKERRA La Razón 14 Diciembre 2000  

Siempre que en Barcelona voy a una cena o a una tertulia de amigos y sale el tema del terrorismo, hay algún nacionalista que me advierte con tono categórico que «un fenómeno como el de Eta no es posible en Cataluña porque el nacionalismo vasco no tiene que ver nada con aquél». Siempre me ha llamado la atención el carácter axiomático de esa puntualización que es ya un tópico de las conversaciones. Y me llama la atención porque siempre va infaliblemente acompañada de una incoherente exculpación a ese nacionalismo de Lizarra que -se supone- no tiene que ver nada con el catalán. ¿En qué quedamos?

    En efecto, creo que tienen razón esos nacionalistas o filonacionalistas catalanes que me suelen tocar en las cenas y en las tertulias de amigos cuando caigo por Barcelona: el nacionalislmo de Arzalluz y el de Pujol no son comparables. Es muy difícil que haya otra Eta y otro nacionalismo como el vasco no ya en Cataluña sino en ninguna parte de la Unión Europea.

    Cataluña tuvo la suerte de reestrenar su nacionalismo en la democracia con un hombre como Tarradellas que instauró una cultura civil del pacto con el Estado mientra Euskadi reestrenó su nacionalismo con un personaje nefasto como Garaikoetxea, que inauguró una subcultura incivil del chantaje al Estado sirviéndose de Eta. Estos dos puntos de partida tan opuestos han sido definitivos para el desarrollo posterior de ambas autonomías. Esos precedentes crearon dos dinámicas que, efectivamente, no tienen que ver nada la una con la otra. Pero justamente por esa razón se comporta de un modo imprudente el nacionalismo de Pujol al simpatizar con el de Arzalluz y criticar ese pacto PP-PSOE que desenmascara al PNV y su nula voluntad de abandonar los lazos con Eta. Dice Anasagasti que «Lizarra ha muerto». ¿A qué tanto lío entonces? ¿Qué pega le ven a ese papel que les pide que entierren a un difunto?

    El nacionalismo catalán debería ser el primer interesado en que Eta fracase en su intento por arrancar la menor concesión del Estado. Porque un triunfo de Eta en ese sentido alentaría el surgimiento de otros terrorismos en toda España. Que tenga cuidado el nacionalismo catalán de con quién se alía para sus estrategias y que vigile a esa juventud suya que se ve demasiado con la de jarrai. Que no tiente a la suerte. Porque el hecho de que Vidal-Quadras y Juaristi no puedan hablar en la Universidad Autónoma de Barcelona es ya un signo inquietante. Que no se acerquen Pujol y Maragall tanto al nacionalismo de Arzalluz e Ibarretxe si les parece que «no es comparable con el suyo». Que sean consecuentes con esa advertencia y ese tópico que nos repiten a los que visitamos Cataluña.

Savater denuncia ante toda Europa que el Gobierno vasco es responsable de la perpetuación de Eta
«Basta ya» recibe en el Parlamento europeo el premio Sajarov de los derechos humanos
La plataforma pacifista «Basta Ya» recogió ayer en Estrasburgo el Premio Sajarov concedido por el Parlamento Europeo, en reconocimiento a su labor en defensa de los derechos humanos. El filósofo y miembro de la asociación Fernando Savater fue el encargado de agradecer el galardón. Sin embargo, el acto de entrega no quedó exento de polémica, ya que cuando Savater se refirió a la responsabilidad que el Gobierno vasco y el PNV tienen en la actual situación del País Vasco, los diputados de este partido, así como los de EA y BNG, abandonaron la Cámara europea.
Redacción - Estrasburgo .- La Razón  14 Diciembre 2000

En su intervención, Fernando Savater dijo que «Basta Ya» acepta «que los nacionalistas vascos puedan proponer por vías pacíficas la creación de un nuevo estado independiente que nunca antes existió».
   
    Pero rechaza, agregó, que «ese proyecto político de un determinado partido se presente como el derecho inalienable de todo un pueblo, convirtiéndose así, de modo indirecto, en justificación de los violentos».

    Para Savater, «los etarras no son extraterrestres llegados de otro planeta para hacer el mal sino jóvenes educados en el fanatismo étnico, en el odio a más de la mitad de sus conciudadanos y a todo lo considerado español».

    «Jóvenes a quienes se ha imbuido una historia distorsionada y una antropología demencial que les hacen creerse víctimas y les convierten así en verdugos», añadió.

    «Vivimos en una situación tristemente insólita en la Europa democrática. El País Vasco no es un territorio exótico, agobiado por las injusticias y las desigualdades como tantos lugares del llamado Tercer Mundo, sino una de las regiones más desarrolladas y con más equilibrada calidad de vida de la comunidad europea», afirmó. 
   
    A su juicio, «dentro del Estado español, la comunidad vasca disfruta de una amplísima autonomía, con gobierno y parlamento propios, pleno control de su fiscalidad, o competencias educativas bilingûes».

    Subrayó que «los vascos padecieron importantes violaciones de su libertad política y cultural durante la dictadura de Franco, como el resto de los ciudadanos españoles, pero a partir de la instauración de la democracia se hizo un extraordinario esfuerzo de reconciliación en todo el país».    

    Sin embargo, lamentó que «la actividad de Eta no ha cesado y ya contamos con más de 700 víctimas mortales durante la etapa democrática». El portavoz de la plataforma «Basta Ya» aseguró que «hoy en el País Vasco no hay seguridad ni libertad de expresión o asociación política para gran parte de los ciudadanos».

    «En el País Vasco, en plena Europa democrática -añadió- tenemos actualmente docenas de Salman Rushdies, reina el miedo, un miedo palpable en la vida cotidiana que hace hablar en voz baja o disimular lo que se piensa, como en los peores momentos de la dictadura franquista», situación de la que responsabilizó principalmente a Eta. La presidenta del Parlamento Europeo, Nicole Fontaine, contestó a Savater al señalar que «a través de usted, el Parlamento Europeo rinde homenaje a las víctimas del terrorismo y recompensa a un movimiento de ciudadanos que espontáneamente ha decidido gritar Basta Ya a aquellos que niegan el derecho a la vida...y que niegan el derecho a la libertad, es decir, el derecho a vivir cada día en paz y seguridad».

    Miembros de Basta Ya anunciaron que el dinero del premio se destinará a alquilar un local y a poner en marcha un barómetro del miedo en el País Vasco. El acto de entrega no quedó exento de polémica ya que cuando Savater se refirió al Gobierno vasco, los diputados nacionalistas del PNV Josu Ortuondo, Gorka Knûrr de EA y Camilo Nogueira del BNG, abandonaron el hemiciclo.

ETA asesina a un concejal del PP en Terrassa con una bomba colocada dentro de su vehículo
Francisco Cano Consuegra, de profesión fontanero, era el único edil popular en el Ayuntamiento de Viladecavalls.- La bomba permaneció cuatro horas bajo el asiento de su furgoneta antes de hacer explosión
AGENCIAS, Terrassa El País  14 Diciembre 2000

Tres semanas después del asesinato del ex ministro Ernest Lluch, ETA ha vuelto a actuar en Barcelona, provincia en la que la organización aún posee un comando estable, para hacer patente su desprecio por el pacto antiterrorista firmado hace dos días. La víctima ha sido el único concejal del Partido Popular en la localidad de Viladecavalls, Francisco Cano Consuegra, que ha muerto en el hospital al que fue trasladado tras estallar una bomba colocada bajo el asiento de su vehículo poco antes de las 11 de esta mañana.

Los terroristas han colocado la carga explosiva en una fiambrera metálica que, como en anteriores atentados, han dejado bajo el asiento del conductor después de forzar la cerradura. Cano, fontanero de profesión, utilizaba la furgoneta a diario para realizar su trabajo. Según fuentes de Interior, el vehículo ha llegado a circular durante cuatro horas antes de que la bomba hiciese explosión. El concejal recorrió los 4,5 kilómetros que separan Viladecavalls (localidad en la que residía) de Terrassa, a lo que hay que añadir el recorrido realizado por esta ciudad.

Desde la Delegación del Gobierno se ha destacado que la activación de la bomba tuvo lugar en la calle Milans del Bosch, una vía con cierta pendiente, lo que habría propiciado la activación del artefacto. Uno de los dispositivos que la organización terrorista suele utilizar para la activación de explosivos es el sistema llamado "de péndulo", que se pone en marcha cuando, con el movimiento del vehículo, una bola de metal suspendida de un hilo hace contacto con otra parte del dispositivo.

Se da la circunstancia de que, antes de que la bomba se activase, al menos una persona subió y bajó de la furgoneta del político del PP, según ha confirmado también la Delegación del Gobierno.

Los servicios de emergencias sanitarias le han trasladado con vida a la Mutua de Terrassa, donde tres horas después se ha certificado su muerte. De acuerdo con el último parte médico hecho público, el herido presentaba lesión por estallido en la zona lumbar y un estado de shock traumático con traumatismo craneoencefálico que le hizo permanecer en coma desde su ingreso en el centro hospitalario.

El mismo comando que asesinó a Lluch
El ministro de Interior, Jaime Mayor Oreja, ha atribuido el asesinato del concejal al comando que ha actuado últimamente en Barcelona, y que también asesinó al ex ministro Ernest Lluch. Tras el asesinato de Lluch, Interior difundió la teoría de que se trata de uno de los pocos grupos estables con los que cuenta ETA, tras la desarticulación de los comandos de Andalucía, Madrid y Vizcaya.

El concejal, de 45 años, era natural de La Carolina (Jaén), estaba casado y tenía dos hijas de 14 y 19 años. Según ha revelado la teniente de alcalde del Ayuntamiento al que pertenecía, Regina Parellada, su familia le había pedido que dejara el cargo por temor a que sufriera un atentado, como les había ocurrido a otros ediles del partido.

Cano, responsable del área de Obras y Servicios, no llevaba protección y tampoco la había pedido al ayuntamiento, pero sí que había expresado su temor cuando oía noticias de atentados contra otros concejales de su partido. Según Regina Parellada, Francisco Cano "era muy aprensivo, pero no había querido dejar el cargo porque decía que si la gente y sus compañeros le habían votado para estar allí, él estaba donde debía estar".

Savater acusa al Gobierno vasco de ser el caldo de cultivo del terrorismo
¡Basta Ya! recibe en Estrasburgo el Premio Sajarov de Derechos Humanos
SANDRO POZZI, Estrasburgo El País  14 Diciembre 2000

El colectivo ¡Basta Ya! recibió ayer el Premio Sajarov de Derechos Humanos del Parlamento Europeo (PE) y pidió a la Eurocámara que siga ayudando al pueblo español y al vasco a combatir el terrorismo etarra. Fernando Savater, como representante del movimiento cívico, pronunció un discurso en el que acusó a los nacionalistas vascos que gobiernan desde hace 20 años de ser el caldo de cultivo de la violencia terrorista. Los representantes del PNV, EA y BNG abandonaron el hemiciclo como protesta por el discurso.

La ceremonia de entrega del premio Sajarov estuvo cargada de mensajes muy claros. La presidenta del Parlamento Europeo, Nicole Fontaine, comenzó con un discurso en el que acusó a ETA de intentar destruir con sus acciones "un sistema político que ha sido democráticamente elegido por los ciudadanos". "Es por eso por lo que la Eurocámara se asocia en vuestra lucha", declaró dirigiéndose a los galardonados. "Europa es ante todo una comunidad de valores fundados en el respeto del Estado de derecho y cada vez que el terrorismo asesina en España a una persona, es el conjunto de la Unión Europea la que se siente afectada", añadió.

Fontaine cedió la palabra a Savater después de rendir homenaje a las víctimas de ETA y de reconocer la labor de ¡Basta Ya! en su lucha pacífica por la libertad y el respeto de los derechos humanos. El representante de ¡Basta Ya! fue recibido con una gran ovación. "Les confieso que formamos un conjunto un poco anárquico", reconoció ante la Eurocámara. Savater explicó que ¡Basta Ya! se moviliza desde hace un año para rechazar el terrorismo criminal de ETA y para apoyar explícitamente al Estado de derecho, "amenazado por un proyecto totalitario de secesión violenta". "Cuando la democracia está en peligro, los ciudadanos no pueden refugiarse en su anonimato y esperar a que todo se resuelva en las altas esferas del poder político", añadió.

Savater intentó mostrar a través de la palabra una fotografía de la situación dramática que se vive en Euskadi. "Hoy en el País Vasco no hay seguridad ni libertad de expresión. Mucha gente se ve obligada a marcharse. Otros muchos deben resignarse a vivir acompañados de escoltas o no pueden pasear libremente con sus hijos por la calle o asistir sin todo tipo de precauciones a los locales públicos. Reina el miedo, un miedo palpable en la vida cotidiana que hace hablar en voz baja o disimular lo que se piensa, como en los peores momentos de la dictadura franquista".

El representante de ¡Basta Ya! no se limitó a culpar a ETA de esta situación sino que afirmó ante los representantes de los ciudadanos europeos que el Gobierno vasco está creando el caldo de cultivo que propicia y justifica la violencia etarra. "Estamos convencidos de que ETA no es un fenómeno aislado y que su perturbación se debe al clima político del cual son en parte responsables las autoridades nacionalistas que gobiernan el país desde hace más de 20 años", declaró. "Los etarras no son extraterrestres llegados de otro planeta para hacer el mal sino jóvenes educados en el fanatismo étnico, en el odio a más de la mitad de sus conciudadanos y a todo lo considerado español, jóvenes a quienes se ha imbuido una historia distorsionada y una antropología demencial que les hacen creerse víctimas y les convierten así en verdugos", añadió.

¡Basta Ya! acepta que los nacionalistas vascos promuevan el independentismo por medios pacíficos, pero rechaza "que ese proyecto político de un determinado partido se presente como el derecho inalienable de todo un pueblo, convirtiéndose así de modo indirecto en justificación de los violentos". "Tampoco parece prudente la permanente búsqueda en el pasado histórico y aún prehistórico de agravios que justifiquen la ruptura de las comunidades democráticas actuales o pretendan demostrar la incompatibilidad de quienes de hecho ya viven juntos desde hace siglos", concluyó.

Las palabras de Savater en nombre de ¡Basta Ya! no gustaron a los representantes de PNV, Josu Ortuondo, de EA, Gorka Knör, y de BNG, Camilo Nogueira, que abandonaron el hemiciclo acompañados por otros tres miembros del Grupo de los Verdes. El eurodiputado de EH, Koldo Gorostiaga, no asistió al pleno. "Si hay algún argumento para explicar lo que está mal en lo que he dicho, que lo aclaren", declaró Savater. "No querer escuchar lo que a uno desagrada no es buena refutación".

José María Aznar calificó a los miembros de ¡Basta Ya! de "ciudadanos ejemplares" y elogió su capacidad de movilizarse para "vencer el miedo que los enemigos de la libertad les quieren imponer".

Protesta en los campus
N. GALARRAGA, Bilbao 
Centenares de estudiantes, profesores y personal administrativo de las dos grandes universidades de Euskadi se concentraron ayer en silencio durante 15 minutos para protestar contra "la violencia de persecución" a la que ETA y sus grupos afines someten a la comunidad universitaria y en solidaridad con los amenazados. Amplia y plural fue la respuesta de la Universidad del País Vasco (UPV), pública, y la de Deusto, privada, a la convocatoria realizada por la coordinadora pacifista Gesto por la Paz bajo el lema Si te amenazan, nos agreden con motivo del aniversario, el día 10, de la Declaración de los Derechos Humanos.

El rector de la UPV, Manuel Montero, y el de Deusto, José María Abrego, encabezaron las protestas. El catedrático de Ingeniería de la UPV y portavoz de Gesto, Pedro Luis Arias, explicó que "si el mundo universitario es el medio de la reflexión, de la racionalidad y de la libertad de ideas, y hay personas amenazadas entre nosotros, es necesario denunciarlo de una manera significativa". Varios docentes y alumnos se ven obligados a llevar escolta. Y dos profesores universitarios expresaron públicamente a comienzos de curso que se iban de Euskadi ante el acoso de ETA.

Convicción, no electoralismo
José A. SENTÍS La Razón  14 Diciembre 2000  

Es tan fácil poner a los políticos a caldo cuando olvidan que no son los reyes del mambo que cuesta sucumbir al elogio. Pero que no tiemble la pluma ante tal riesgo, no vaya a ser que, por no caer en ditirambos garzonianos, uno no sea justo con quien lo merece. Por ejemplo, con Jaime Mayor.

    Creo que la más cruel insidia de las que debe soportar es que su forma de abordar los problemas del País Vasco, que son los problemas de España, está motivada por electoralismo, por afán de poder, por ambición aldeana y coyuntural; tanto allí, en la vapuleada autonomía, como en el resto de la Nación. Por el contrario, estoy absolutamente convencido de que su actitud nace de un compromiso ético, de una profunda convicción y de una sacrificada generosidad.

    Pensar que Mayor (e incluyo con el ejemplo a los políticos populares y socialistas que han tenido el coraje cívico de superar sus diferencias en defensa del Estado Democrático) ha sostenido con firmeza y determinación la necesidad de plantar cara al nacionalismo rampante por mera expectativa electoral no puede ser más que producto del escepticismo diletante o del perverso deseo de desprestigio. Todo lo contrario. Llevamos veinticinco años de cesiones, de pasteleo, de retroceso de la idea de España en los territorios vascos, como si estuviéramos en deuda con el nacionalismo y secuestrados bajo el síndrome de Estocolmo, cuando es el nacionalismo el que tendría que estar en deuda con la Democraacia y cuando es el PNV el que está secuestrado por Eta. 

Nos piden que paguemos y, además, que les amemos y dialoguemos con quienes nos extorsionan, no vaya a ser que nos acusen de antidemocráticos o, peor aún, que nos recuerden que en España hubo una dictadura franquista, a la que no sé por qué los demócratas de entonces y de ahora debemos lavar la ropa sucia que dejó en la Historia. Pues no. Al nacionalismo etnicista, separatista y excluyente, ni agua. Si alguien tiene tentaciones de auxiliar al PNV, que lo haga sólo cuando se decida a jugar con las reglas de la convivencia, pero nunca mientras se esconda bajo las faldas de Eta para ver si saca un trozo de soberanía a cuenta de nuestros complejos y de su ambición.

    A Jaime Mayor le corresponde la virtud de haber roto con la delicuescencia estéril de los cortesanos del nacionalismo. Les ha dicho que basta de tanta debilidad. Delimitemos con él cuál es el lado de los verdugos, y cuál el de las víctimas, y después abracemos a éstas porque es lo menos que se merece nuestra particular lista de Schlinder. Si eso da votos o no, es inmedible. A mí me gustaría que lo hiciera, sea al PP o al PSOE. Pero sé que la defensa de Mayor de los valores fundamentales de la convivencia y la libertad son ante- riores e independientes de los resultados electorales que pueda cosechar, de la misma manera que cuanto aquí he dicho no ha sido para que venda más LA RAZÓN, aunque me encantaría que así sucediera.

CiU y la liturgia del pacto antiterrorismo
Lorenzo CONTRERAS La Razón  14 Diciembre 2000

  Inteligentemente, CiU no ha querido saber nada de una cita de descontentos por el Acuerdo PP-PSOE del 8 de diciembre, enunciado como pacto por las libertades y contra el terrorismo. Ha venido a decir «no» a la exclusión del PNV, pero también «no» a su propia inclusión en un frente de nacionalistas con IU de comparsa.

    Esta situación, que en el fondo y en la forma deja aislados a los dos grandes partidos estatales, recuerda la fórmula machadiana de «la soledad de dos en compañía», que con razón el poeta consideraba la peor de las soledades posibles. Todo esto no pasaría de ser un juego de situaciones, más o menos equívoco, si no fuese porque se ventila algo muy serio que atañe a la paz y a la seguridad personal de muchos ciudadanos.

    Cuando las cosas se presentan así es porque antes ha habido una cadena y una carrera de errores. En el centro de este torbellino de sinrazones está el PNV, en cuya mano se encuentra mucha parte de la solución posible. La gran parte, en realidad.

    El Gobierno del señor Aznar aspira a polarizar el acierto. La iniciativa del reciente pacto de Madrid fue socialista, pero su plasmación vino de la mano del PP, que asumió la propuesta y le dio con el PSOE forma final. Del decálogo elaborado es pronto todavía para pronosticar sus consecuencias. Sin elecciones vascas que sirvan de referente orientador, lo probable es que no valga para mucho. Nació como marco para responder a la manifestación de Barcelona y su reclamación de «diálogo ya».

    Luego ha resultado un diálogo sin nacionalistas, sobre todo sin nacionalistas vascos, que por motivos obvios habían dejado imposible su concurso. Los catalanes se evadieron con la excusa impresentable, pero hábil dentro de su cinismo, de que se pedía al PNV la ruptura total con Estella y sus derivaciones. ¿Y cómo no? ¿Desde cuándo fue posible en ningún negocio de la vida estar en misa y repicando? ¿Cómo se supera jamás el principio de contradiccion?

    Sólo que, dentro de la lógica, cabe el error de los firmantes. Por ejemplo, en la liturgia política del pacto ha habido una antipática prevalencia del Partido Popular. No vale ampararse en que se tiene el Gobierno. Sobraba la firma de Aznar como consagrante del acuerdo. O lo correcto es que hubiese firmado en paridad con Zapatero, representante del Gobierno en la sombra, que tal es la Oposición con mayúsculas. Y entonces sobraba Javier Arenas, cuya presencia devaluó el papel del líder socialista. De líder a líder sólo cabían Zapatero y Aznar, Aznar y Zapatero. Pero no. Entró Arenas y encima rubricó el presidente como un pontífice.

El Pacto
Josep Borrell La Estrella  14 Diciembre 2000

Para reconstruir la unidad democrática frente a ETA había que empezar por donde era más necesario y posible. Socialistas y populares no podíamos seguir echándonos la Constitución a la cabeza mientras la macabra secuencia de asesinatos hundía en la desesperanza a la sociedad española.

Hubiese sido deseable un acuerdo más amplio que incorporase desde el principio a los nacionalistas. Por supuesto. Pero en las actuales circunstancias hubiese sido utópico intentarlo. Ahora, al menos, la lucha antiterrorista no será el escenario del enfrentamiento político entre los dos partidos capaces de gobernar España. Y el PNV podrá explicar por qué no está de acuerdo con los principios de este Pacto, que pretende retomar el espíritu del gran acuerdo de Ajuria Enea.

El acuerdo PP-PSOE no es, ni pretende ser, una condena del nacionalismo como ideología, sino de los acuerdos políticos con quienes apoyan el terrorismo. Tampoco es un pacto electoral, pero define bien las posibles opciones de gobierno en el País Vasco, puesto que socialistas y populares se comprometen a no pactar con los nacionalistas mientras éstos no rompan formalmente los acuerdos de Lizarra. Los electores agradecerán esta clarificación, y el PNV tendrá más difícil seguir jugando, a la vez, a ser gobierno autónomo y oposición a las instituciones de la autonomía.

A los nacionalistas catalanes, y a algunos socialistas, les desagrada el preámbulo más que el contenido del Pacto, porque consideran que pretende excluir al PNV. En realidad ese texto no hace sino señalar, sin tapujos ni ambages que, para los firmantes, la Constitución y el Estatuto son el marco para definir la unidad democrática contra el terrorismo. Siendo así, es lógico creer que mientras el PNV no abandone los acuerdos de Lizarra y deje de participar en los organismos allí creados, no se podrá incorporar a ese acuerdo. De cuando en cuando, en política, sobre todo en situaciones críticas como ésta, conviene hablar claro. También conviene recordar que el PNV sigue gobernando gracias a los votos de los que justifican los asesinatos. También, por qué no, el de Lluch.

Se puede aceptar que el PNV fuese a Lizarra para explorar nuevas vías para la paz. Que creyese que con algunos gestos simbólicos se podía desactivar la violencia de una ETA agotada y recuperar, en el campo democrático, las ovejas descarriadas de HB. En un esfuerzo adicional de buena voluntad, podríamos incluso entender que, con la tregua ya rota, el PNV se obstinase en no reconocer su error y creer que otra tregua era posible. Pero, con tanta sangre derramada, su largo retraso en desmontar el entramado soberanista de Lizarra no tiene excusa.

Sin embargo, el propio lehendakari reconoce que ETA ha declarado la guerra a los vascos. Y no dejará de hacerla por invocaciones piadosas, por muy multitudinarias que sean.

Por ello, la primera condición para derrotar a ETA es dejar claro que, gobierne quien gobierne, la violencia no aportará ningún rédito político a nadie. Ni a los que la practican ni a los que la condenan pero dicen perseguir los mismos fines que los violentos. A fin de cuentas, ése era el eje del Pacto de Ajuria Enea. Y así se reafirma en el pacto PP-PSOE.

El problema es si el nacionalismo democrático vasco se propone realmente la derrota política y policial de ETA, o sólo pretende orientar y recuperar sus apoyos sociales para la construcción de una mayoría soberanista en un espacio que desborda la actual comunidad autónoma vasca.

Por eso es tan importante el acuerdo "por las libertades y contra el terrorismo", suscrito por el PP y el PSOE. Como lo es su firme resolución de derrotar la estrategia terrorista para garantizar el derecho de los vascos, el de todos los españoles, a vivir en paz y libertad en cualquier lugar de nuestro país.

josep.borell@diputado.congreso.es

La Fundación San Millán crea una página en Internet para promocionar el español
Los contenidos serán suministrados por varias academias
EFE, San Millán de la Cogolla El País 14 Diciembre 2000

El presidente de La Rioja y de la Fundación San Millán, Pedro Sanz, y el de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), Marcelino Oreja, firmaron ayer en San Millán de la Cogolla (La Rioja) un convenio para crear una página en Internet de esta fundación. El objetivo es promover la lengua y la cultura españolas. Los contenidos serán suministrados por las academias Española, de la Historia, de las Ciencias y de Bellas Artes

El nuevo sitio de la red, llamado Lengua y Cultura Española, nace con la pretensión de convertirse en la referencia en Internet sobre lengua, historia, ciencia, arquitectura y artes en España.

El presidente de La Rioja, Pedro Sanz, señaló que la colaboración económica de la empresa constructora "no tiene un límite marcado", por lo que las reales academias serán las que valoren el coste de aportar información a la web, que también se actualizará con la financiación de FCC.

Esta empresa, que estuvo representada en San Millán por Marcelino Oreja y por Esther Alcocer, se convierte así en otra de las entidades que aportan financiación a la Fundación San Millán, dedicada principalmente a la difusión del español.

Marcelino Oreja afirmó que el convenio firmado ayer "significa hermanar a una empresa de servicios con una vocación cultural", y señaló la disposición de la firma a colaborar con otros proyectos en los que está implicado el Gobierno de La Rioja, como la candidatura a Itinerario Cultural Europeo o la del Camino de la Lengua Castellana.

"Este lugar y este proyecto tienen una dimensión doble, porque es tanto un patrimonio para la memoria muy importante como una gran esperanza de futuro", declaró Oreja.

En este sentido, Pedro Sanz resaltó la apuesta de la Fundación San Millán de la Cogolla "por saltar fronteras y trasladarnos a todos aquellos que quieran colaborar en este proyecto, que tiene mucho de historia pero que pretende ser un lugar de encuentro de personas".

Manuel Alvar, el lingüista aventurero
Tras 20 años de viajes y estudios, el académico presenta la obra titánica «El español en América»
Durante casi 20 años, Manuel Alvar combinó la cátedra de Gramática y Lengua de la Universidad de Madrid con múltiples viajes a selvas, poblados y ciudades iberoamericanas. Un trabajo, las más de las veces, solitario y titánico. Impulsado por una «vocación inquebrantable», recorrió el continente realizando encuestas a diestro y siniestro para conocer a pie de campo los usos y las formas del idioma. Fruto de aquel empeño presenta ahora los dos primeros volúmenes de «El español en América». En total serán quince tomos: «No es trabajo lo que me falta sino tiempo», asegura.
Gregorio García Maestro - Madrid .- La Razón  14 Diciembre 2000

Manuel Alvar (Benicarló, 1923), uno de nuestros grandes dialectólogos, siempre ha creído que su destino como lingûista estaba en América. La obra que ahora presenta lo atestigua como ninguna de las otras muchas que ha escrito a lo largo de su longeva vida de investigador aventurero. «El español en América», editada por la Universidad de Alcála, tendrá quince volúmenes con una paginación media de 500 folios por tomo. El director de la RAE, Víctor García de la Concha, presentó ayer en la Casa de América, en Madrid, los títulos dedicados al sur de Estados Unidos y a la República Dominicana. El próximo año estarán en la calle el estudio sobre Paraguay y tres tomos centrados en Venezuela, a los que se irán sumando otros tantos hasta sumar quince en total.

    «Yo creo que es la primera y la última obra de esta envergadura. No creo que haya nadie con tanta paciencia y con tanto tiempo como para sistematizar cientos de miles de palabras. Dése cuenta que han sido veinte años recogiendo palabras y preparando materiales que jamás se habían recogido. Además, el trabajo está organizado por zonas geográficas, por sexos y por grupos sociales, lo cual da una visión muy viva de lo que es el español; porque un idioma no es un maravilloso estarse quieto, sino que es una cosa muy viva que me parece que queda muy bien reflejado en este trabajo», explicó ayer Alvar, miembro de la Academia de la Historia desde hace un año y director de la Española entre 1988 y 1991.    

Sabios analfabetos
En cada libro, Alvar ha trazado un mapa lingûístico de todos los países transcribiendo las palabras que ha ido recolectando junto al resto del material cartográfico. Al principio de cada tomo, el propio autor escribe un breve ensayo sobre los problemas filológicos que le han parecido más interesantes de cada lugar. El país que más quebraderos de cabeza le ha dado ha sido México. La fuente principal de información no la ha encontrado en las universidades ni en los catedráticos sino en los campesinos y la gente de los pueblos. «En cada aldea buscaba siempre a los analfabetos. A la hora de preguntar por los nombres de las piezas de una carreta o por las etapas de determinado cultivo, qué duda cabe que son ellos los que mejor me van a explicar todo. Claro que he recurrido a varios investigadores para contrastar, pero en menor medida. Abusar de ellos hubiera sido lo más fácil, pero también lo menos profesional», asegura.

    Tamaña empresa se ha convertido en una lección profesional y vital impagable. «Si yo le contara...», dice el que fuera catedrático de Gramática Histórica y de Lengua Española durante cuatro décadas. «En la República Dominicana comí el manjar más exquisito de mi vida. Era arroz con guisantes, así, sin más. Me lo sirvieron unos negros indígenas que trabajaron conmigo como informantes. Se lo quitaron de sus platos para que yo comiera. En Samaná estuve trabajando con un negro gitantesco que se llamaba Salomón. Yo le pagué como se merecía, porque yo siempre pago. Cuando me despedí de él, al tercer día, me abrazó y empezó a llorar. Fue increible. Nunca antes le habían tratado como a una persona».

    El único punto gris que lamenta ha sido la ayuda -«poca»- y el dinero «ninguno»-. «En este país no hay nada más desdichado que a uno lo jubilen. A mí me jubilaron hace unos años de la Universidad y me quedé sin ayudantes. No tengo acceso a ningún sistema de investigación. Un día, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas me quitó hasta la mesa en la que trabajaba. Menos mal que la Universidad de Alcalá ha prestado interés. Ellos sí me han ayudado».

    Como complemento a la publicación de «El español en América», a partir del 15 de enero se celebrará un curso de diez sesiones titulado «Español de dos mundos», que será impartido por Manuel Alvar en la Casa de América todos los lunes, miércoles y viernes.

Recortes de Prensa   Página Inicial