AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 27  Diciembre  2000
#El CGPJ frena el intento del Gobierno vasco de exigir el euskera a los funcionarios de Justicia
MADRID. M. Peral ABC 27 Diciembre 2000

#Respeto, diálogo y paz
MIKEL AZURMENDI El País 27 Diciembre 2000

#El PP denuncia el sistema educativo vasco
El Mundo 27 Diciembre 2000

#2. La sustancia del Pacto es la idea nacional
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 27 Diciembre 2000

#Fuera del armario
Carlos DÁVILA ABC 27 Diciembre 2000

#Adelanto electoral
Editorial La Razón 27 Diciembre 2000

#DE COMO LA INDEPENDENCIA JUDICIAL REQUIERE DISTANCIA
Editorial El Mundo  27 Diciembre 2000

#Jaime Mayor Oreja: «El pacto con el PSOE pretende neutralizar la ofensiva política del nacionalismo»
Inmaculada G. de Molina - Madrid .- La Razón  27 Diciembre 2000

#Los socialistas trasladan su inquietud al Gobierno por estas declaraciones
Libertad Digital 27 Diciembre 2000

#El Ayuntamiento de La Coruña en pleno de adhiere al Pacto contra el terrorismo
Libertad Digital 27 Diciembre 2000

#El juez decano de Bilbao revela que hubo presiones para que el TSJPV vetase al Foro Ermua
E. Mejuto / Vasco Press - Bilbao .- La Razón 27 Diciembre 2000

#La supervivencia del español en EEUU
HENRY KAMEN El Mundo  27 Diciembre 2000

#Causas y efectos de la censura
M. MARTÍN FERRAND ABC  27 Diciembre 2000

#Récord de estudiantes de español en Estados Unidos
JULIO ORTEGA El País   27 Diciembre 2000

#La televisión autonómica vasca emite en Navarra a pesar de no tener autorización
JAVIER ARMESTOA CORUÑA La Voz  27 Diciembre 2000

#Los nacionalistas vascos suspenden al Rey
Lorenzo Contreras La Estrella  27 Diciembre 2000

#La Justicia, disuasoria de la violencia
Editorial La Estrella  27 Diciembre 2000

#¿DISCURSO PROPIO?
ROBERTO L. BLANCO VALDÉS La Voz   27 Diciembre 2000

#La fecha electoral
Pablo Sebastián La Estrella  27 Diciembre 2000

#POLÍTICA Y ZAFIEDAD
FEDERICO ABASCAL La Voz 27 Diciembre 2000

#Deslealtad e incoherencia
Editorial El Correo  27 Diciembre 2000

#Muditos
FÉLIX DE AZÚA El País 27 Diciembre 2000

El CGPJ frena el intento del Gobierno vasco de exigir el euskera a los funcionarios de Justicia  
MADRID. M. Peral ABC 27 Diciembre 2000

El Consejo General del Poder Judicial ha emitido un dictamen contrario a la pretensión del Gobierno vasco de establecer el conocimiento del euskera como «condición técnica» para que los funcionarios de Justicia destinados en el País Vasco puedan acceder a los puestos de trabajo. El CGPJ también valora negativamente otras previsiones del «Segundo Preacuerdo» suscrito por la Consejería de Justicia y los sindicatos, como la creación de «coordinadores» en las oficinas judiciales y los permisos laborales para visitar a familiares presos.

El Consejo General del Poder Judicial —que debe informar todos los proyectos de disposiciones que afecten al personal al servicio de la Administración de Justicia— ha expresado su discrepancia de aspectos nucleares del llamado «Segundo Preacuerdo» entre la Consejería de Justicia del Gobierno vasco y las organizaciones sindicales, texto al que Ajuria Enea quiere dar el rango jurídico de decreto.

En un informe al que ha tenido acceso ABC y que el CGPJ aprobó por unanimidad en su última reunión plenaria, el órgano de gobierno del Poder Judicial contraría la pretensión de convertir el conocimiento del euskera en una «condición técnica» para acceder a puestos de trabajo de la Administración de Justicia en la Comunidad Autónoma Vasca, una exigencia que el grupo del PNV viene intentando introducir en la normativa estatal y que ha sido sistemáticamente rechazada por las Cortes.

Es, precisamente, esa normativa estatal básica (contenida en la Ley Orgánica del Poder Judicial y en los reglamentos de los Cuerpos Nacionales de funcionarios de Justicia) la que invoca el Consejo del Poder Judicial como obstáculo a los planes de «euskaldunización» que diseña el proyecto de decreto del Gobierno Vasco pactado con los sindicatos.

El decreto afirma que «las plantillas \ contendrán las condiciones técnicas para el desempeño de los mismos», entre ellas «el conocimiento del euskera en los puestos que se determinen en el oportuno Plan de Normalización Lingüística».

DINAMIZACIÓN LINGÜÍSTICA
Ese Plan indicará el «perfil lingüístico» de todos las plazas de funcionarios de cada órgano judicial y concretará «los puestos que con carácter inmediato han de ser cubiertos por personal en posesión de un determinado perfil lingüístico». Entre otras afirmaciones, el documento señala que «es imprescindible contar con el apoyo de dinamizadores lingüísticos en los órganos judiciales».

«Ha de señalarse que los conocimientos específicos de euskera habrán de valorarse como mérito en los concursos de traslado, conforme a lo dispuesto en la Ley Orgánica del Poder Judicial, pero no como presupuesto indispensable o “condición técnica” para poder optar en concurso a una determinada plaza», advierte el CGPJ en un dictamen del que ha sido ponente la vocal Manuela Carmena. El dominio de la lengua vasca «no debe operar como causa de exclusión absoluta, sino como mérito preferente del funcionario que pretenda optar a una determinada plaza», insiste el Consejo, que dio la misma respuesta a la Generalidad de Cataluña cuando proyectó imponer el catalán como requisito.

La polémica instauración de «coordinadores» ha sido muy matizada por el CGPJ. Se trata de una nueva figura a la que se atribuyen tareas de «supervisión» del funcionamiento de la oficina judicial. Su designación —de carácter temporal, pues sería por dos años, prorrogables— se realizará entre oficiales y auxiliares mediante convocatoria «siempre que se reúnan los requisitos previstos en el perfil profesional» del puesto.

«COMISARIOS» EN LOS JUZGADOS
Situado bajo el control del secretario judicial, esa relación de dependencia se establece «sin perjuicio de las instrucciones» que la Consejería vasca de Justicia puede cursar al coordinador, que debe «informar al Departamento de Justicia del Gobierno vasco sobre el cumplimiento de los objetivos a los que se refiere el presente acuerdo, mensualmente o cuando sea requerido para ello».

El «coordinador», que en ámbitos judiciales del País Vasco se ha equiparado a una especie de «comisario»de la Consejería en las oficinas judiciales, ofrece dudas al CGPJ. «El texto propuesto ha de estimarse constitucional siempre que la designación se ajuste a la normativa estatal básica y se entienda que la regulación proyectada pretende, únicamente, aprovechar al máximo las posibilidades normativas atribuidas a la Comunidad Autónoma del País Vasco».

Lo que el CGPJ no ve manera de salvar es el nuevo permiso laboral que se prevé para que los funcionarios de Justicia que trabajan en el País Vasco puedan visitar a sus parientes presos «por el tiempo que resulte necesario para ello, siempre y cuando las visitas no puedan efectuarse fuera del horario de trabajo».

Esta «innovación del régimen general» de licencias —observa el CGPJ— «altera la normativa en vigor», «no establece límite cuantitativo alguno» y «no cuenta con justificación suficiente», toda vez que en la actualidad pueden concederse permisos por asuntos particulares.

Respeto, diálogo y paz
MIKEL AZURMENDI El País 27 Diciembre 2000

Desde mi exilio nada dorado y con el respeto que se merece todo humano, me dirijo al lehendakari Ibarretxe tras su mensaje del sábado en este mismo periódico, pese a que el desempeño de su cargo hace tiempo que dejó de merecer cualquier respeto. Cuando uno es presidente de Gobierno debe saber que su función política se constituye como la parte más visible de su faz humana y no es precisamente rutilante la faz del lehendakari que nos mintió a los vascos en el acto de tomar su cargo, un lehendakari que, contra toda costumbre democrática, dirige un Gobierno en minoría parlamentaria, un lehendakari que se convirtió en ilegítimo desde el momento en que, sin dimitir de su cargo, anunció que no tenía valor y estaba sobrepasado el marco legal de su propia representatividad política (la Constitución y el Estatuto): solamente tras dimitir como lehendakari hubiera podido en adelante defender con legitimidad sus propias ideas de construcción nacional.

No es, no, muy rutilante la faz humana de un lehendakari cuyo consejero de Interior no cumple su función deteniendo al delincuente, protegiendo por igual al ciudadano y haciendo que la sociedad viva en el respeto a la ley; cuyo consejero de Justicia no vela por hacer justicia a la víctima, sino que la equipara con el verdugo, ni cesa a su alto funcionario de Estado que ha deslegitimado su función al participar en una algarada callejera de ETA-HB contra el cumplimiento de las leyes; cuyo brazo derecho y portavoz del Gobierno, un tal Imaz -que no precisamente "un tal Fernández"-, fue elegido para su cargo tras una intensa actividad mendaz e inmoral en los medios de comunicación. Y no proseguiré detallando la vejación constante de los derechos de los ciudadanos vascos en materia cultural que hace el Gobierno vasco, porque no es solamente a este lehendakari a quien haya que endosársele la factura de la más absoluta desigualdad en el reparto de los bienes culturales en nombre de una discriminación positiva a favor del euskera y de los vascohablantes.

Pero aun sin ser nada rutilante su faz humana, nuestras convicciones nos exigen tratar con humanidad su escrito del sábado de aproximarse al diálogo con nosotros, los que siempre sólo hemos querido dialogar. Pero tratar con humanidad su gesto de pedir "respeto, diálogo y paz" implica tomarle en serio y discutir sus ideas de respeto, diálogo y paz, porque una persona es siempre sagrada, pero sus ideas puede que no lo sean, o no lo sean siempre; y las de tan preclaro nacionalista vasco como él, que todavía no ha denunciado su pacto de ayuda mutua con ETA, nos obligan, sin embargo, a estar en guardia contra cierto uso de su lenguaje y su léxico capcioso y hasta vergonzante. El lehendakari se equivoca de entrada cuando pide desde la primera línea de su mensaje "el respeto a las legítimas aspiraciones políticas de cada grupo", pues el respeto solamente lo merecen las personas, sobre todo porque las personas piensan, y precisamente para que piensen con libertad y decidan libremente sobre su propia vida merecen respeto todas las personas. En cambio, sus ideas y aspiraciones son parte de sus particulares intereses y puede que no sean siempre respetables y, desde luego, no lo son si pretenden imponerse con coacción y chantaje a las ideas de los demás. Así, las ideas de ETA y HB no merecen ningún respeto y poquísimo también las del PNV cuando pacta proyectos con ETA o cuando a los vascos que no somos nacionalistas no nos deja llamarnos vascos, sino españoles, o las de un lehendakari que cree que los fines de ETA y los del PNV son coincidentes. Tristes ideas ésas, que no merecen ningún respeto.

En nuestro sistema de convivencia, para ser respetables, las ideas e intereses deben mostrarse abiertamente y sin coacción ante el ciudadano para que éste, informado, decida. Éste es el primer y básico diálogo y todos sabemos que no existe en Euskadi, pues no todas las ideas pueden ser igualmente defendidas ni los ciudadanos pueden organizarse igualmente para defenderlas. Pero, además, tampoco el PNV ha llevado jamás sus ideas soberanistas a sus votantes para que las conozcan, discriminen y voten. El segundo momento de diálogo es el de la discusión entre los elegidos por la decisión ciudadana, es decir, el diálogo entre parlamentarios, y no hace falta ser un experto en política para comprender que en Euskadi tampoco ha existido diálogo parlamentario, pero, ahora mismo, el lehendakari no está haciendo caso a lo que el Parlamento vasco, tras dialogar, está decidiendo por mayoría. Además, el diálogo no es esencialmente, como opina Ibarretxe al inicio del mensaje, un "método para resolver los conflictos", sino el único modo de vivir en sociedad, porque para eso se forjó la lengua: para dejar de ser animales poniéndonos a hablar. Todas las sociedades del mundo han existido y existen gracias al diálogo, pero no todas resuelven el conflicto con el diálogo; también existen rituales de paso, de vida y hasta de guerra para resolver el conflicto. También se resuelve el conflicto usando la libertad y marchándose uno o cejando en sus ideas cuando no dan buenos resultados. Nosotros mismos hay veces que exigimos sanciones y penas para el que se saltó el diálogo pactado, que eso es la ley; el conflicto de los países democráticos con la Alemania e Italia nazifascistas no se solventó con el diálogo, sino a tiro limpio.

Sin embargo, la aparente ambigüedad del léxico de Ibarretxe sólo parece servirle para ocultar el análisis de la realidad social porque, ¿cómo puede describirse el ataque al respeto entre vascos diciendo que "asistimos a un vendaval de difusos perfiles democráticos", según el cual quien se separa de la doctrina oficial está condenado al ostracismo, cuando no a penas peores? ¿Cómo describir el ataque al diálogo entre vascos en nombre de que "se abren camino inútilmente actitudes de incomunicación y cerrazón"? ¿Qué realidad vasca puede describir Ibarretxe sin mentar jamás el contexto de la palabra "asesinato", ni la falta de seguridad y libertad de expresión y asociación política y cultural para los ciudadanos no nacionalistas? ¿A que "vendaval de difusos perfiles democráticos" se refiere el lehendakari cuando silencia las quemas de establecimientos, viviendas y vehículos y no se menciona la extorsión a los comerciantes y profesionales o el hostigamiento de cuantos somos considerados "españolistas" simplemente porque no pensamos según la doctrina del Gobierno de Ibarretxe? En todo su largo texto sólo existe una caracterización de ETA, y no precisamente para exigir su disolución ni para condenar sus fines, que son los de acaudillar un proyecto totalitario de secesión violenta, ni tampoco sus medios (utilizar las vidas y las instituciones para esos fines). La referencia teórica a ETA de Ibarretxe es esperpéntica: "En una sociedad libre y democrática, amenazada y atemorizada por la ceguera violenta y brutal del terrorismo de ETA, ¿por qué quienes podemos no hablamos?". Es la ceguera de ETA lo que Ibarretxe condena, siguiendo al pensador oficial de su partido, que da en suponer que ETA no es consciente de que en vez de servir al nacionalismo lo desprestigia, retrasando la construcción nacional y apoyando con sus asesinatos al PP-PSOE. Pero no sólo no hay ceguera en ETA, sino una más que sutil visión étnica de que solamente con inteligencia "violenta y brutal" llegará a lograr sus objetivos. De entrada, su inteligencia astuta ya ha logrado no sólo atemorizar al personal no nacionalista, sino hasta al propio PNV haciéndole sentar en una mesa a pactar sus intereses, pacto que acaudilló precisamente el lehendakari rompiendo -como exigía el pacto- "los acuerdos que mantiene con los partidos que tienen como objetivo la construcción de España y la destrucción de Euskal Herria". Ibarretxe analiza la situación en el País Vasco sin referirse a su vergonzoso pero vigente pacto con ETA, explicitado contra el PP-PSOE (contra la relación con personas organizadas en la búsqueda de soluciones políticas) y no solamente contra ciertas de sus ideas.

Se podrá discutir siempre si aquello que dijo Gandhi, y gusta repetir Ibarretxe, de que "no hay caminos para la paz, la paz es el camino", haya sido válido en India, en 1949, pero no comparto con el lehendakari su supuesto de que la paz sea el camino, porque la paz es siempre el fin único de toda política. Como las personas somos los fines, la paz social es ya cierto reino de los fines (pese a la opinión de la Iglesia católica). El camino para ello es siempre la libertad y la justicia; cuanta más libertad y justicia, es decir, cuanto mayor reparto igualitario de los derechos de libre expresión y asociación, cuanto mayor uso social de esa cultura de la discusión, crítica y asociación, tanta mayor paz civil se estará logrando. Porque estará en manos de las propias personas construir su proyecto vital (y no su proyecto nacional). También Franco logró una cierta paz social, precisamente una paz nacional, pero sin libertad personal o muy restringida para ciertos sectores con determinadas ideas. Ibarretxe también se equivoca en esta confusión de medios y fines, seguramente porque tiene adscripciones doctrinarias confusas que le mueven a no ejercitar su propia libertad ante el pensamiento único dentro de su partido y, ciertamente, no es la paz lo que han logrado más de 20 años de Gobierno nacionalista, siendo el periodo Ibarretxe el más cruel y de mayor escarnio.

Podría aceptar su intención y buenos deseos, pero eso no le basta para gobernar a un país en libertad y justicia para todos por igual. Su enorme confusión entre ideas y personas, respeto y diálogo, paz y libertad, le han incapacitado ya para gobernar, puesto que le están impidiendo analizar lo que pasa en nuestra sociedad. Exigir su dimisión para que discuta sus ideas como un ciudadano más es lo más humano que se le puede desear. Ojalá él hubiera deseado mucho más y de manera práctica que los vascos excluidos estuviésemos dialogando junto a los suyos, nosotros también como los suyos, sin más protección que el mero respeto a nuestras personas.

Mikel Azurmendi, profesor de Antropología social en la Universidad del País Vasco, acaba de publicar el libro Y se limpie aquella tierra. Limpieza étnica y de sangre en el País Vasco (siglos XVI-XVIII) en la editorial Taurus.  

El PP denuncia el sistema educativo vasco
Hernando dice que se usa a los niños como «cobayas» mientras Imaz lo niega
El Mundo 27 Diciembre 2000

MADRID/VITORIA.- El portavoz del PP, Rafael Hernando, acusó ayer al nacionalismo vasco de utilizar a los niños de esa comunidad autónoma como cobayas de un experimento de «limpieza étnica» por la educación que les está impartiendo el sistema educativo de Euskadi desarrollado por gobiernos nacionalistas.

En su opinión, este es el caldo de cultivo en el que se genera el terror y que alimenta a los violentos de la kale borroka. Rafael Hernando, en declaraciones a Europa Press, se refirió a una noticia publicada en este diario en la que se denuncia la manipulación de los libros de texto con reivindicaciones de autodeterminación, referencias al Rh negativo de los vascos, comentarios de texto sobre comunicados de ETA y descalificaciones al Pacto de Ajuria Enea.

El portavoz de los populares considera que esta información «es la constatación de un experimento que el nacionalismo está practicando en el País Vasco utilizando a los niños como cobayas». Hernando dice que «eso es, sencillamente, muy grave» y advierte que el sistema educativo vasco forma parte de un experimento de «limpieza étnica».

Asimismo, señala que muchos de los jóvenes que practican la violencia callejera son «el fruto de un sistema educativo absolutamente disparatado que ha buscado crear un modelo histórico nacionalista que no tiene nada que ver con la realidad, pero que ha buscado diferencias con el resto de España en base a un planteamiento histórico absolutamente disparatado y sobre todo, en base a la diferenciación y la confrontación con otras partes de España».

Críticas «inaceptables»

Por su parte, el Gobierno vasco defendió ayer a través de su portavoz, Josu Jon Imaz, la calidad de la enseñanza pública vasca y calificó las críticas al sistema educativo vasco que ayer recogió EL MUNDO de «inaceptables» e «insultantes».

Imaz, que hizo estas declaraciones durante la comparecencia de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, aseguró que esos comentarios «son inaceptables».

En el reportaje de este periódico se asegura que en las escuelas de la red pública vasca «se inculca a los niños que la autodeterminación es un derecho ya conquistado» y que «algunos libros ofrecen una visión imaginaria y mítica de la geografía». Esos comentarios, según Imaz, «son una falta de respeto para los miles y miles de profesores que componen el sistema educativo vasco y que día a día trabajan con criterio y con profesionalidad para hacer de la enseñanza vasca una enseñanza de calidad».

2. La sustancia del Pacto es la idea nacional
Por Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 27 Diciembre 2000

En una serie de siete artículos, el editor de Libertad Digital analiza el Pacto por las libertades y contra el terrorismo firmado por el PP y el PSOE, respaldado ya por muchas fuerzas políticas o sociales y extraordinariamente bien acogido por la opinión pública, pero también esquinada y rabiosamente combatido por una parte de la izquierda y todo el nacionalismo. Del futuro del Pacto depende buena parte del futuro de España.


2. La sustancia del Pacto es la idea nacional
El primer efecto del Pacto por las libertades y contra el terrorismo ha sido la recuperación a medias del PSOE como fuerza política realmente española y el surgimiento de Zapatero como proyecto presidencial. Ello se debe a que el Pacto no es primordialmente, aunque así se presente y también lo sea, un proyecto democrático, sino, sobre todo, un esfuerzo de definición política nacional, cuya fuerza y eco posterior provienen precisamente de que, siendo un pronunciamiento bipartidista, obedece realmente a un fin común y no sólo a una estrategia conjunta.

Pero defender las libertades, como hemos dicho infinitas veces, es inseparable en realidad de la defensa de la idea de España, porque no hay otro marco -ni real ni ideal, ni material ni espiritual, ni político ni moral, ni institucional ni social- que permita a los hoy ciudadanos españoles organizar con garantías de continuidad una convivencia civilizada si no es el de España. Si España se fragmenta y desaparece como entidad política, económica y social, desaparecerá de toda ella y, por supuesto, de cada una de sus partes, hasta el mínimo vestigio de libertad, amén de la prosperidad económica que en los últimos decenios la ha llevado desde la relativa pobreza y el aislamiento absoluto derivados de la Guerra Civil y la primera época franquista hasta un confortable lugar entre los países de la Unión Europea.

Por eso, la política conjunta del PSOE y el PP en el Pacto no se define sólo contra el terrorismo etarra y la complicidad del PNV con los terroristas, sino sobre todo y sustancialmente contra el proyecto separatista, racista y totalitario del Pacto de Estella, que tiene su motor en ETA pero su carrocería imaginaria en el nacionalismo vasco, con la complicidad de los veteroestalinistas de Izquierda Unida. No sólo se rechaza el terrorismo, sino la supuesta alternativa de paz que supondría la desmembración de España y la creación de un Estado racista y totalitario en lo que ahora son las comunidades autónomas del País vasco y Navarra más una parte de Francia.

Los dos principales partidos españoles se comprometen ante la sociedad a no aceptar que para que los etarras suspendan su carnicería -temporalmente, claro, porque luego proseguiría la matanza desde el Poder- pueda liquidarse la estructura nacional y estatal del Estado Español. Se niega la estúpida alternativa entre España y la libertad que mantiene cierta izquierda anclada en el franquismo y todo el nacionalismo de viejo o viejísimo cuño. No hay España sin libertad, pero tampoco libertad a costa de la liquidación de España. Esto es el pacto o así se ha entendido. Y es lo verdaderamente sustancial.

Fuera del armario
Por Carlos DÁVILA ABC 27 Diciembre 2000

Es hora de llamar a las cosas por su nombre: el PNV no es un partido democrático. No es un partido democrático porque se salta las decisiones del Parlamento a la torera, y porque no entiende que en una Monarquía democrática como la española, el Rey no puede hacer otra cosa que suscribir con sus palabras y actitudes las palabras y actitudes de su Gobierno. ¡Estaría bueno que el Rey hiciera otra cosa! Por eso, por criticar lo evidente, y transgredir la norma básica de un Estado de Derecho (la soberanía reside en el pueblo, el Parlamento representa al pueblo), el PNV no es un partido democrático. Vamos a dejarnos ya de zarandajas.

Al PNV, a Eusko Alkartasuna y al soplagaitas de Madrazo, lo que les ha molestado de la soberbia alocución navideña de nuestro Rey, es que mencionara dos veces a la Patria y tres a la Nación. O sea, que Don Juan Carlos se atuviera estrictamente a lo dispuesto en el Artículo Segundo de la Constitución que proclama que España es «patria común e indivisible de todos los españoles». Pasa que con el Rey al frente, los españoles estamos saliendo del armario en el que vergonzosamente llevábamos escondidos desde la Transición. Y empezamos a llamar a las cosas por su nombre. Franco dejó el españolismo para el tinte; la derecha democrática no supo defender nuestra entidad histórica nacional porque le recordaba al totalitarismo militar del general, y la izquierda se empleó en destruir el patriotismo porque le pareció, al igual que a la derecha, cosa fascista del antiguo régimen. Y ahora salimos todos del armario y nos negamos a dejarnos arrollar por naciones inventadas y a seguir perteneciendo a la «anormalidad de España», que es como denominaba Ganivet a nuestra incapacidad, ya olvidada, de tener un proyecto común, digno y estable. El Rey, al describir esta patria civil e ilusionante, ha levantado ronchas en el nacionalismo. Bien: definitivamente los españoles hemos salido del armario.

Adelanto electoral
Editorial La Razón 27 Diciembre 2000

El pacto por las libertades y contra el terrorismo», firmado por el PP y el PSOE, no es un pacto electoralista, pero, como bien afirma hoy en LARAZÓN el ministro del Interior, y virtual candidato del Partido Popular a la Presidencia del Gobierno autónomo, el acuerdo tiene entre sus objetivos el de «neutralizar la ofensiva política del nacionalismo, preludio de la ofensiva terrorista que padecemos».

    El éxito del compromiso entre los dos grandes partidos ha tenido la virtud de aclarar el panorama político vasco, y dejar bien sentados los límites de la actuación de los partidos democráticos ante un Gobierno del PNV que se encierra cada vez más en el callejón de su pacto con Eta en Estella, sin más salida que la convocatoria de elecciones autonómicas anticipadas. El lendakari Ibarreche, que se ha negado hasta ahora a disolver el Parlamento de Vitoria y que gobierna con una prórroga del Presupuesto de dudosa legalidad, ha recibido ya, al menos en público, el anticipo de una orden de su partido. Ni más ni menos de Eguíbar y Anasagasti, dos de las figuras con mayor peso en su partido, que han confirmado que ha llegado el momento de convocar elecciones.

    Tampoco le quedaba a Juan José Ibarreche mucho margen de maniobra para aferrarse a un sillón presidencial en contra de la Cámara. Porque el desprecio al foro donde reside la voluntad popular de los ciudadanos delPaís Vasco alcanza ya unos límites tan sorprendentes como el hecho que supone haber ignorado olímpicamente hasta cincuenta resoluciones firmes de la Cámara. La última, aquélla que ordenaba emitir el discurso de Navidad de Don Juan Carlos por la televisión autonómica ETB.

    El PNV, a través de intervenciones como la protagonizada por Eguíbar, ha dado muestras de entender que las cosas han cambiados en el País Vasco y que su hegemonía corre peligro; que la ofensiva legal antiterrorista ha permitido condenar a 16 años de cárcel a un protearra por quemar un cajero automático; que crece la disidencia interna de los «michelines» que braman contra el independentismo y el pacto secreto con Eta, y que, por vez primera, el tiempo ya no corre a su favor.

    Tiene razón Jaime Mayor Oreja cuando afirma que «no pasa nada» porque el PNV pierda el poder, como nada pasó cuando el Tribunal Supremo encarceló a la Mesa Nacional HB en pleno. Como tampoco ocurrirá desgracia alguna, ni se verá amenazada la identidad propia del País Vasco, sino todo lo contrario, si es un partido como el Partido Popular o el PSOE quien obtiene una victoria electoral que, ahora sí, ya se considera posible.
DE COMO LA INDEPENDENCIA JUDICIAL REQUIERE DISTANCIA
Editorial El Mundo  27 Diciembre 2000

El juez decano de Bilbao y magistrado del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), Juan Pablo González, reconoció ayer que sí hubo «presiones muy sutiles» para tomar la decisión de no permitir que las dependencias del Palacio de Justicia albergaran el acto de entrega al Foro de Ermua del Premio Carmen Tagle, instituido por la Asociación de Fiscales.

González, que fue uno de los cinco magistrados que había votado a favor de ceder las instalaciones, salía al paso de un comunicado emitido por la mañana por el presidente de la Sala de Gobierno del TSJPV, en el que se hacía constar que no hubo ningún tipo de presiones. ¿Las hubo? En el ambiente de intimidación que sufre la sociedad vasca, todo indica que sí. Al denunciar esas presiones, González ha hecho una demostración de enorme coraje cívico, al contrario que sus compañeros que votaron en contra. Estos apelaron el pasado viernes a «las circunstancias sociopolíticas que caracterizan» la Comunidad Autónoma Vasca para justificar su decisión y pidieron que se considere «la minuciosidad con que se analizan [allí] cuantos episodios conectan con la Justicia». Vinieron a admitir, de ese modo, que en el País Vasco la Justicia no puede ser ciega. Es decir, que actúa presionada por circunstancias ajenas a la propia Ley.

Tal vez crean estos magistrados del TSJPV que su negativa demuestra que se sitúan al margen de cualquier opción política. Pero nada más lejos de la verdad: dando la espalda a la Asociación de Fiscales, desentendiéndose de la memoria de Carmen Tagle y negándose a hospedar al Foro Ermua, tomaron partido. Mal que les pese.

Sus balbucientes excusas revelan la amarga contradicción que se produce hoy en el País Vasco entre dos principios fundamentales: de un lado, el derecho al juez natural; del otro, la independencia de la Justicia.

Ayer, la Audiencia Nacional condenó a un integrante de la kale borroka, Carlos García Preciado, a una pena de 16 años de cárcel por haber participado en la quema de una sucursal bancaria. A nadie se le oculta que una sentencia así difícilmente podría ser dictada en el País Vasco. Precisamente por esas «circunstancias sociopolíticas que caracterizan» aquella realidad, y que con tanto cuidado considera el TSJPV. Es triste, pero es así: tal como están las cosas en el País Vasco, la independencia judicial requiere distancia.

Lo cual no quiere decir que la mencionada sentencia no nos parezca problemática. Resulta incongruente que tirar un cóctel molotov contra una entidad bancaria sea castigado -y eso en aplicación del Código Penal anterior a la última reforma- con una pena escasamente inferior a la que merece un asesinato. O lo uno es demasiado, o lo otro poco. Otra cuestión aparte, que habrá que analizar, son las posibles responsabilidades por la desaparición del condenado, ahora en busca y captura, inmediatamente antes de conocerse el fallo de la Audiencia.

Jaime Mayor Oreja: «El pacto con el PSOE pretende neutralizar la ofensiva política del nacionalismo»
«Cuando Arzallus dice que no pedirá la desaparición de Eta no es que esté loco. Es que quiere que le voten los simpatizantes de la banda»
El ministro del Interior asegura que con el pacto con el PSOE se pretende «neutralizar la ofensiva política del nacionalismo». Además, Jaime Mayor Oreja considera importante
actualizar este acuerdo en función de los resultados de las elecciones vascas.
Inmaculada G. de Molina - Madrid .- La Razón  27 Diciembre 2000

Son las doce de la mañana. Destino: Paseo de la Castellana número cinco. Me dirijo con cierto recelo a la sede del Ministerio del Interior. Puede que Eta cambie mi agenda, en la que figura una entrevista con Jaime Mayor Oreja, por segunda vez consecutiva en tan sólo siete días. A punto ha estado de conseguirlo, por el atentado contra el policía municipal en Barcelona. A las 12,15 horas llego a Interior con un mensaje para el ministro del taxista que me ha llevado: «Dígale que es de lo mejorcito de este Ejecutivo. Menuda papeleta le ha tocado. Por cierto, haría un gran papel como presidente del Gobierno». Al filo de las 13,00 horas me recibe, después de una mañana de falsas alarmas sobre atentados en medio país. Se le ve tranquilo y, como siempre, con una media sonrisa esbozada en los labios, el tema no da para más. Me dice que cuando quiera comenzamos. En su carta a los Reyes Magos de Oriente figura en primer lugar, en subrayado y negrita, la desarticulación del comando de Cataluña. La entrevista con el llamado a ser candidato por el PP a lendakari concluye con un «si ocurre algo hablamos», porque nunca se sabe lo que pasa por la cabeza de los terroristas.
    -¿A qué achaca la reacción de los nacionalistas contra el discurso de Navidad del Rey?
    -Algunos están equivocadamente en una ofensiva nacionalista y eso tiene múltiples manifestaciones, a veces en la descalificación, incluso a un discurso impecable. Ellos están en una su ofensiva nacionalista, que les hará entrar en crisis a todos los partidos que firmaron Estella. Ya lo están padeciendo, pero esa crisis irá a más y, a veces, hay que saber soportar y aguantar cuestiones, explicaciones sin fundamento, sin lógica y razón.

Brutalidad
    -¿Cómo fue la reunión del miércoles pasado con Pujol?
    -Reiteró su identidad con la política del Gobierno, su respaldo al Ministerio del Interior, que deseo escenificarlo de un modo y manera que se pudiese traducir en una entrevista como la que mantuvimos. La conversación fue grata.

    -¿Por qué Eta ataca Cataluña?
    -Eta cuando rompe la mal llamada tregua, lo que trata es de introducir un grupo de comandos, uno en Aragón, otro en Andalucía, que son desarticulados, otro en Madrid y su relevo es desarticulado, otros en Vizcaya y en Navarra, que también son desarticulados. Y en algún sitio hay alguno que no es desarticulado, como en Cataluña, donde opera desde el 22 de septiembre. El policía municipal murió asesinado por dos pistolas diferentes, una con la misma munición que la utilizada contra Lluch y la otra con la misma que la usada contra el concejal del PP Francisco Cano. Eligen Cataluña, como Andalucía o Aragón.

    -¿Habrá alguna operación policial con éxito en lo que queda de año?
    -Respecto de la actitud de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado hay que realizar un balance más que positivo, sobre todo, a partir de septiembre. Han caído seis comandos y el número de detenidos entre miembros y colaboradores de Eta ha sido de 75 en España y 24 en Francia. Han caído el aparato logístico de Eta y el número uno de la estructura Iñaki de Renteria, gracias a las actuaciones de la Guardia Civil en colaboración de la Policía francesa. Globalmente, el resultado de la acción policial es alto, lo que pasa es que hay una ofensiva terrorista con toda su intensidad y crueldad. Es verdad que hay 23 muertos desde el comienzo del año.Ha habido precipitación y brutalidad por parte de Eta. Es un año en el que, sin duda, hemos sentido y padecido la realidad de la ofensiva terrorista. El resultado de las Fuerzas de Seguridad del Estado ha estado a la altura de las dificultades. Aunque, en muchos casos, no ha evitado los muertos. Tenemos margen de tiempo para ver si podemos avanzar en estas actuaciones policiales.

    -¿La cúpula de Eta está integrada por antiguos veteranos de HB?
    -La dirección y la logística de Eta, que está en Francia, es dirigida por quien todos sabemos. Luego, siempre hay una codirección, con nombres y apellidos, en el interior de España y que está en la política. En ese terreno, pueden codirigir las grandes estrategias de Eta. Pero la dirección de los comandos, las tácticas y los ritmos de los mismos está alrededor del mal llamado «aparato militar».

    -¿La dimisión de tres concejales de EH es un síntoma de que algo está cambiando?
    -Todos los firmantes del Pacto de Estella irán teniendo sus crisis sucesivas. De la misma manera que hay dirigentes del PNV que están en desacuerdo con la estrategia de sus líderes, tienen que existir miembros de EH que estén en desacuerdo con la estrategia de Eta. Pero si algunos hablamos demasiado de lo que sucede en el mundo del PNV y Eta en lugar de acelerar sus dificultades y crisis, las inhibimos, con lo cual prefiero muchas veces no hacer análisis de las crisis de otras formaciones políticas. Es normal y natural que algunas personas en el mundo de EH digan «no» a esta nueva escalada de Eta.

El éxito del acuerdo
    -¿Cómo están las finanzas de Eta?
    -Siempre están mejor de lo que uno desearía. Estoy seguro de que las finanzas de Eta no serán el problema que le lleven a la crisis. A la crisis irá por la desarticulación de su estructura y por las dificultades de regeneración de la misma. La crisis se producirá en el aspecto humano, más que en el financiero.

    -¿Cuál es la utilidad del pacto antiEta firmado por el PSOE y el PP?
    -Uno de los objetivos principales del pacto es neutralizar la ofensiva política del nacionalismo, preludio de la ofensiva terrorista que padecemos. Me parece muy bien que el Gobierno y el principal partido de la oposición ponga negro sobre blanco lo que, por separado, han dicho. El hecho de que hagan un diagnóstico formal y común respecto de lo que fue Estella es la manera de neutralizar una ofensiva no sólo terrorista, sino política. Si la ofensiva terrorista va unida a una política, hay que saber neutralizar las dos. El valor del pacto es que es un instrumento para neutralizar una ofensiva política.

    -¿Luego, se evitan los coqueteos del PNV con el PSOE?
    -Es evidente que el efecto del pacto es que los dos grandes partidos nacionales reaccionan ante una ofensiva política del nacionalismo en su conjunto. Ese es el éxito del acuerdo. Prefiero no hablar mucho de las limitaciones a algunas tácticas que pudiesen haberse producido en algún partido. No se ha hecho por eso, sino porque es algo que a los españoles en un 95 por ciento les parecen bien. Es una demanda muy clara la de que el principal partido de la oposición y el Gobierno se entiendan. Si lo hacen con un pacto escrito, mejor. Que no lo hay, pues no lo hay. Hemos estado funcionando muy bien cuatro años sin pacto escrito. Ahora lo hay, bien. Es una manera de neutralizar Estella, la ofensiva política. Esta es la gran cuestión. El terrorismo no es un grupo de chiflados y de asesinos simplemente que asesinan sin más. El terrorismo es siempre la expresión de un proyecto político, es la punta del iceberg.

Incorporar los resultados
    -¿Y, de paso, se evita que tras las elecciones el PSOEincline la balanza hacia el PNV?
    -Después de las elecciones lo que habrá que hacer es ver lo que dicen las urnas. A tales efectos, el pacto no es tanto de gobernabilidad, como de tratar de evitar que antes de las elecciones haya dificultades y crisis entre el Gobierno y la oposición. Lo que plantea es que, sobre unos principios, tratamos de decir a los vascos y al conjunto de los españoles que en este terreno no va a ver juegos ni vaivenes, ni cosas raras. Luego habrá un dato fundamental, que hay que incorporar al pacto, que es el resultado de las elecciones. La lectura de los comicios, la lealtad con las elecciones, será otro elemento decisivo y determinante para definir el siguiente Gobierno. En este tema, los listos y los tácticos tienden a equivocarse. Algunos tácticos piensan que el acuerdo sirve hasta las elecciones y luego ya veremos. Con el pacto no lo evitas, pero luego habrá un resultado de las urnas que no creo que contradiga lo que hemos firmado para abordar globalmente la lucha antiterrorista. Ahora estamos asentando unos principios que habrá que actualizar tras el resultado electoral.

    -¿Es una traición que Zapatero se reúna con Ibarreche en enero?
    -Una cosa es que hayamos hecho un acuerdo en el que exigimos formalmente la fractura de Estella y para poder establecer una fórmula de gobierno con el PNV y otra es que eso en la interpretación más rigurosa signifique que no se pueda hablar nunca con Ibarreche. Nosotros no lo hemos hecho, pero tampoco vamos a criticar a Redondo porque se haya reunido con Ibarreche. Tampoco vamos a decir si Zapatero debe o no hacerlo. Ese tipo de gestos son usados por el PNV para oxigenar su estrategia. Pero el pacto no nos puede llevar a tanta exigencia con el otro firmante. Puedo tener mi opinión: Ibarreche ahora se agarra a clavos ardiendo. Incluso puedo pensar que el encuentro con Zapatero se interpreta como un clavo ardiendo. Pero me parecería una locura recriminarselo. No lo haría hasta las elecciones.

    -¿CiU no firma el acuerdo por tener de socio en la Declaración de Barcelona al PNV?
    -Estoy muy contento de quienes hemos firmado el pacto. Tengo mucha confianza en la fortaleza del acuerdo, lleno de sentido y de lógica democrática. Como es muy sólido y tiene un gran respaldo social tendrá su desarrollo y aplicación. No voy a presionar a CiU para que firme. Que haga lo que crea más conveniente y que ellos expliquen su posición. El PP y el PSOE, con el apoyo de otras formaciones, han hecho un acuerdo muy serio, con gran desarrollo de futuro, y el que quiera firmar encantado y el que no, pues que le vamos a hacer.

    -¿Tiene razón de ser ahora la Declaración de Barcelona?
    -He creído siempre que fue una gran torpeza. En la España de hoy todo lo que sea poner en entredicho el marco político, estar en el debate del continente antes que en el de los contenidos es un error. España y cada una de las comunidades que la componen deben estar preocupadas en el contenido de la democracia, en la solución de los problemas reales.En cualquier caso, los firmantes de la Declaración de Barcelona tendrán que saber evaluar las consecuencias de esa firma.

Berrinche
    -¿Cómo valora la presencia de Pere Esteve en el acto de Guernica organizado por Ibarreche?
    -Es evidente cuál es mi opinión. Yo no estaría. Si el PP y el PSOE han hecho un gran acuerdo, lo importante es que estemos pendientes de esto, de la capacidad de ampliar ese acuerdo. No nos puede obsesionar lo que hacen los demás, los que están fuera del acuerdo. No me voy a llevar un berrinche por lo que haga Esteve.

    -¿Y que la respuesta de Arzallus al pacto sea que no pedirá la desaparición de Eta mientras haya presos?
    -Una vez más una aberración. Pero que no lo hace por locura, ni enajenación, sino por táctica y estrategia. Arzallus está empeñado en que le voten los simpatizantes de Eta, de EH, todo la izquierda abertzale. Está intentado polarizar todo el voto nacionalista alrededor suyo. Por eso, dice todos los disparates que dice, porque lo que quiere es tener más votos y representar a todo el espacio de la izquierda abertzale. A veces, nos equivocamos los demás pensando que es una enajenación mental transitoria o definitiva de Arzallus. No lo es. Él, en su lamentable estrategia actual, lo que quiere es concentrar todo el voto del nacionalismo en el País Vasco, el moderado y el otro.
    
    -De hecho, hay quien comenta que el pacto a Arzallus le viene bien.
    -Lo que más le molesta a los nacionalistas vascos es que el PP y el PSOE se entiendan. Es un escenario que les saca de quicio. Ellos han tenido más poder político y social en la España democrática en la medida que no había cohesión en la sociedad en plena transición. Cuando ven que la hay, y el acuerdo Gobierno-PSOE es un síntoma de cohesión, lo que quieren es esconder la rabia que les suscita y el malestar que tienen. Lo que más detesta un nacionalista vasco radical es un acuerdo entre los dos grandes partidos españoles. Luego, disimulan, pero les preocupa muchísimo. Más de lo que pensamos.

    -Está claro que será el candidato...
    -Aún no está nada claro.
    -Bueno, está dispuesto a serlo.
    -Sí, mi disposición personal es esa.

    -¿Hay un pacto para repartirse la legislatura, la primera mitad usted sería el lendakari y la segunda Redondo?
    -Eso son elucubraciones sin fundamento. El PP para el País Vasco tendrá tres grandes referencias. La primera, nuestras propias convicciones y principios. La segunda, el pacto suscrito con el PSOE. Y, la tercera, una lectura leal y profunda de las urnas. Esta última no está encima de la mesa. No se puede aventurar ningún pacto de gobernabilidad sin conocer qué decimos en las urnas.

Cábalas
    -Hay quien asegura que será así, porque, de paso, usted podrá aspirar a sustituir a Aznar.
    -Eso son cábalas y tácticas. Si las urnas dan un empate al PP y al PSOE, hay una estrategia. Si al PP le colocan muy por delante del PSOE, hay otra. Si el PSOE se coloca delante del PP, hay otra. Primero, hace falta conocer el resultado electoral. Todo lo demás es improvisar fórmulas, de las que no he hablado con nadie.

    -¿Le gustaría ser candidato a la Presidencia del Gobierno central?
    -No tengo la más mínima aspiración. Por un motivo, porque me he concentrado muchísimo en las áreas de seguridad, de Interior, de lucha contra el terrorismo. Toda mi vida política ha sido una obsesión por el tema del País Vasco. Hoy por hoy, lo único que contemplo es ayudar a resolver este tema. Tengo otra dirección y otro camino, que usted conoce.

    -¿Quién le sucederá al frente de Interior, se barajan los nombres de Zarzalejos y Arenas?
    -Hace falta que se disuelva el Parlamento vasco, segundo, que yo confirme que me presento, que presente la dimisión. Después de todo eso, Aznar tendrá que elegir a un candidato. Pero todavía no hay nada de eso.

    -¿Cómo valora que el 71% de los vascos consideren que el Gobierno de Ibarreche es ineficaz en la lucha contra la violencia callejera?
    -Los vascos tienen sentido común y una lógica a la hora de aproximarse al análisis de lo que está pasando.

    -¿A qué achaca que el Euskobarómetro refleje un empate entre el PNV y el Partido Popular?
    -El nacionalismo vasco es muy fuerte. Para entender lo que sucede en el País Vasco, hay un gran Goliat y luego unos pesos plumas, que somos unos David. No hay que equivocarse. El PNV tiene mucha entidad política y una estrategia que ha calado muchísimo. Hay unos cánones nacionalistas muy introducidos y un miedo reverencial al PNV y a que haya alternativa de Gobierno.

    -¿Qué hará el PP si pierde las elecciones vascas, tras haber hecho de su adelanto una cuestión crucial?
    -En la vida política hay que saber decir las cosas, tratar de explicarlas y convencer. Si no se ha convencido, habrá que extraer consecuencias. No podemos aproximarnos a las elecciones del País Vasco con miedo. Si decimos que el miedo es uno de los factores más importantes y graves de identidad del País Vasco, miedo a Eta y al PNV, no vamos a contribuir a fomentarlo. Estoy convencido de que los resultados electorales del PP en el País Vasco serán una auténtica sorpresa.

    -¿Se ve en la oposición en el País Vasco?
    -Me veo aún como ministro del Interior. No me veo como candidato, ni como ex candidato.
    -¿No habrá ningún acercamiento al PNV?
    -Esto no es un capricho, ni una venganza hacia el nacionalismo. Si alguien me pregunta que si creo que el PNV rectificará antes de las elecciones, digo que no.

Golpe a Eta
    -¿Y después?
    -Luego tendrá la gran disyuntiva: Estella o el Gobierno.

    -¿El golpe más duro que se podría asestar a Eta sería recuperar al PNV?
    -El golpe más duro, sin duda, sería la desarticulación de la banda terrorista. Además, si hubiese una recuperación auténtica y profunda del PNVtambién supondría un golpe a Eta. También lo sería gobernar el País Vasco con postulados no nacionalistas. A Eta hay que golpearla políticamente a través de lo que significa una búsqueda de su aislamiento y se puede producir bien con un mayor acuerdo entre los partidos democráticos y también por lo que puede significar una crisis en su organización por éxitos policiales.

    -¿Es posible que Eta atente más si usted es lendakari?
    -Hay que desterrar el miedo a Eta y el miedo reverencial al PNV. Hay muchos comentarios y frases que se deslizan sobre qué va a pasar si... Al final, son fórmulas para introducir miedo en la sociedad. Hace años se decía qué va a pasar el día que se cierre Eguin. Se cerró y no pasó nada. Qué va a pasar si se detiene la mesa nacional de HB. Se detuvo y no pasó nada. En estos momentos, se está diciendo qué va a pasar si pierde el PNV y gana el PP. Y yo digo nada, nada. No va a pasar nada. Hay que saber superar el miedo a lo que algunos tratan de vender como de evitar cualquier tipo de cambio.

    -¿Cómo valora el papel de la Iglesia en el problema vasco?
    -Deseo que su papel sea muy constructivo y positivo por el bien de la Iglesia.

    -¿Qué opina de la declaración por la paz de los obispos vascos y navarros?
    -Esta declaración habrá que juzgarla en función de su contenido.

    -¿Y de la petición de Setién de que se negocie con Eta, aunque no abandone las armas?
    -Me parece una inmoralidad afirmar que el acuerdo con los terroristas, basado en la negociación política, no viola principios éticos. Creo que los viola. No se puede ni siquiera dialogar con los terroristas sin que dejen de matar.

Polémica injusta
    -¿El que el PSOE deje de pagar a los abogados de los implicados en el Gal es un cambio en la manera de hacer de este partido?
    -Es una cuestión interna de ellos.

    -¿Qué le parece la polémica sobre el indulto de Gómez de Liaño?
    -Injusta. El Gobierno ha tomado una medida global. No ha pensado en un nombre, ni en un apellido.

    -¿Qué opina que Garzón desvele en su libro secretos judiciales?
    -Los jueces de la Audiencia Nacional y su presidente han sido y son unas personas con las que siempre nos hemos entendido bien, desde el respeto mútuo, que es la calve de una necesaria y buena relación. Gómez de Liaño en su momento, Auger, Divar, el juez Garzón, todos y los fiscales de la Audiencia Nacional han entendido muy bien lo que está pasando en el País Vasco. Sólo podré hablar bien de todos y cada uno de ellos. Y especialmente de Garzón, que está realizando una gran tarea en su juzgado número cinco. No sé lo que dice en el libro.

    -Por ejemplo que Fungairiño está en nómina del CESID.
    -Es un gran fiscal de la Audiencia y está haciendo una gran tarea. Es un hombre con una trayectoria impecable. Y también creo que Garzón y Gómez de Liaño y todos han hecho y están haciendo una gran tarea.

    -¿Se siente satisfecho con la Ley de Extranjería?
    -Me siento satisfecho. Esta Ley se introduce en unos parámetros muy parecidos de los países de la UE.
    -¿Qué opina del rechazo del PSOE?
    -Es sólo en el articulado, a un punto. España tiene que poner, cada día más, el acento en regularizar la inmigración y normalizarla.
    -¿Está decepcionado porque Pimentel haya firmado un documento contra la Ley de Extranjería?
    -No. Me preocuparía que yo estuviese inquieto con la manera que el Gobierno se aproxima a la Ley.
    -¿Ve a Aznar incumpliendo su palabra y presentándose su reelección por el avance de Zapatero?
    -Le veo incapaz de incumplir nada. Es muy riguroso y serio. Estoy seguro de la solidez de su palabra. Es hoy el principal activo del Gobierno y del PP y es normal y natural que muchas voces del PP le pidan que siga de candidato. Él tomará la decisión. Puede ser que, en un momento determinado, decida lo que tenga que decir. No estamos en ese debate. Algunos lo quieren plantear, pero Aznar no y yo tampoco. Lo único que cabe es seguir trabajando.

Los socialistas trasladan su inquietud al Gobierno por estas declaraciones
Libertad Digital 27 Diciembre 2000

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, ha dicho que los socialistas trasladarán al Gobierno su "inquietud" por las declaraciones del ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja.

"El pacto lo único que pretende es frenar, combatir y acabar con el terrorismo y sumar apoyos del conjunto de fuerzas democráticas", ha asegurado José Blanco en una conferencia de prensa en la que se refirió a las declaraciones de Jaime Mayor Oreja en "La Razón".

El dirigente socialista, que ha calificado de "lapsus linguae" las palabras del ministro, ha afirmado que no quiere interpretar las declaraciones de Mayor Oreja "como despecho" por no haber estado "en la cocina del pacto", añadiendo que el acuerdo firmado con el PP es "transparente y claro" y no tiene más letra ni contenido que la que está en el mismo.

Blanco ha querido valorar positivamente que el acuerdo esté sirviendo posiciones y que confluyan más fuerzas democráticas en torno a un proyecto común de acabar con el errorismo.
 

El Ayuntamiento de La Coruña en pleno de adhiere al Pacto contra el terrorismo
Libertad Digital 27 Diciembre 2000

El Ayuntamiento de La Coruña ha aprobado, con los votos de los tres grupos con representación municipal, su adhesión al pacto antiterrorista firmado por el PP y PSOE convirtiéndose así en el primer municipio español que suscribe este acuerdo. La propuesta partió del alcalde, el socialista Francisco Vázquez, quien mostró su alegría de que, a pesar de matices, los nacionalistas del BNG han firmado el acuerdo por la totalidad.

Al final del pleno, Vázquez declaró que le llena "de satisfacción y orgullo que sea esta institución el primer Ayuntamiento de toda España que expresa su adhesión pública al acuerdo antiterrorista". En palabras de Vázquez "el Ayuntamiento refleja hoy la opinión unánime de todos los coruñeses en contra del terrorismo y en contra de quienes lo amparan y protegen, con un firme compromiso de apoyo a la Constitución y a los Estatutos".

El alcalde agregó que "esto que sentimos hoy los coruñeses en contra del terrorismo lo sienten también todos los españoles sin fisuras". Por último, Vázquez restó importancia a los matices planteados por el Bloque Nacionalista Gallego (BNG) para asumir este acuerdo y ha asegurado que la postura del Bloque refleja que "físicamente es imposible ir a la procesión y tocar campanas". "A mí lo que me importa es que el BNG se ha adherido a la totalidad del acuerdo y, a partir de ahí, son ellos quienes deben aclarar su postura porque lo votado, votado está y lo que se ha votado es el acuerdo en su totalidad", concluyó.

El portavoz municipal del BNG, Enrique Tello, leyó ante el pleno un documento en el que se expresa la postura de los nacionalistas gallegos sobre el pacto contra el terrorismo. Tello recriminó al alcalde que el acto de hoy incumpla uno de los apartados del propio pacto, que estipula que no se puede sacar rédito político de la violencia terrorista, y consideró que sería lógico que la iniciativa partiese de una moción consensuada por los grupos municipales.

El BNG, que censuró que este acuerdo haya excluido a otras fuerzas políticas, indicó que por "responsabilidad institucional" asume la comunicación de la alcaldía.

También porque representan "una parte importante del pueblo gallego que inequívocamente está en contra del terrorismo y demanda de nosotros esta responsabilidad a pesar de los desaires que tienen con nosotros". 

El juez decano de Bilbao revela que hubo presiones para que el TSJPV vetase al Foro Ermua
La Asociación de Fiscales niega «intereses partidistas» tras el premio y critica la resolución del Tribunal
El juez decano de Bilbao, Juan Pablo González, manifestó ayer que varios miembros de la Sala de Gobierno del TSJPV, entre ellos él mismo, recibieron presiones «muy sutiles» para que se opusieran a que el acto de entrega del premio Carmen Tagle al Foro Ermua tuviera lugar en el Palacio de Justicia. Desmintió asimismo la nota del presidente de la Sala de Gobierno del TSJPV en la que negaba tajantemente tal extremo. Por su parte, la Asociación de Fiscales, promotora del galardón, a través de un comunicado negó «intereses partidistas» y criticó la decisión del TSJPV.
E. Mejuto / Vasco Press - Bilbao .- La Razón 27 Diciembre 2000

El juez-decano de Bilbao, Juan Pablo González, salió ayer al paso de la nota hecha pública por el presidente de la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, Manuel María Zorrilla, en la que negaba que hubiera existido presiones a la hora de decidir la cesión del Palacio de Justicia.

    El juez decano manifestó que Zorrilla «no ha contado con ningún miembro de la Comisión Permanente de dicha Sala» para emitir el comunicado «por lo que la iniciativa es únicamente suya». Según señaló el referido miembro del pleno y de la Comisión Permanente de la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, «lo dicho en ese comunicado bajo la representación que ostenta, es la propia y particular opinión de Manuel María Zorrilla como presidente de dicha Sala del TSJPV».

    Juan Pablo González, miembro de la Asociación Profesional de la Magistratura, quien votó a favor de ceder las instalaciones junto con la presidenta de la Audiencia de Bilbao, Ana Iracheta; el presidente de la APM en el País Vasco, Antonio García; la presidenta de la Sección Tercera de la Audiencia de Bilbao, Concepción Marco y la juez de Vergara, Idoia Mucilla, desmintieron haber sido consultados en relación con el comunicado citado.

    En cuanto a la negación por parte de Zorrilla de que hubieran recibido presiones tanto él como los magistrados que con su voto rechazaron la cesión de las instalaciones, el juez-decano dijo que «no puedo afirmar que haya habido presiones o haya dejado de haberlas; es la opinión del presidente. Pero tengo que precisar que yo mismo y algunos más hemos recibido llamadas con sugerencias o presiones ajenas a la propia Sala, muy sutiles, para votar en contra de ceder las instalaciones. Sin embargo, no me he sentido presionado y he obrado conforme a mis convicciones. Esa es la realidad y no me importa decirlo».

    Los cinco magistrados que votaron a favor de ceder las instalaciones presentarán hoy mismo su voto particular.

    La polémica decisión del TSJPV continuó suscitando críticas ayer desde algunas asosciaciones judiciales. Por su parte, la Asociación de Fiscales aseguró ayer que el Palacio de Justicia de Bilbao sería el «ámbito natural» para la entrega del premio Carmen Tagle al Foro de Ermuato y criticó los alegatos dados por el TSJPV. En un comunicado, dicha asociación, promotora del premio, aclara que «nuestra asociación es de fiscales, quienes, en cuanto tales, individual ni colectivamente servimos a fines partidistas».

La supervivencia del español en EEUU
HENRY KAMEN El Mundo  27 Diciembre 2000

Con todo el revuelo que ha provocado la contienda electoral en Estados Unidos y en particular en Florida casi nos hemos olvidado de un pequeño acontecimiento que ha ocurrido en el estado de Arizona. Formando parte del programa de votación, los electores de Arizona, aparte de elegir a su Gobierno, debían opinar sobre una enmienda a las leyes de su estado conocida como Proposición 203. Esta proposición tenía como objetivo abolir la enseñanza bilingüe. En dos palabras, pretendía que la lengua inglesa fuera el único vehículo de instrucción en las escuelas públicas de Arizona.

Pocas cosas hay que conmuevan más a los españoles que la supervivencia de su lengua. Se han escrito muchos y polémicos libros sobre la supuesta amenaza a la lengua en ciertas comunidades autónomas de España y hoy en día es universalmente reconocido que el verdadero bilingüismo es muy difícil de mantener. Sin embargo, mi artículo no tiene que ver con la controversia bilingüe en España, sino con la de Estados Unidos. En algunos artículos de la prensa española, se ha presentado el problema en Estados Unidos como si fanáticos de la lengua inglesa estuvieran atacando la española. Algunos comentaristas con escaso conocimiento de la situación han hablado en una televisión española del miedo de los americanos de habla inglesa a que el idioma español acabe muy pronto inundándoles. En realidad, no ha existido amenaza del español ni para el español ni miedo a que ésta se dé y no hay ninguna preocupación especial sobre el tema.

Es preciso que empecemos aclarando algunos puntos. En Estados Unidos no existe un problema de bilingüismo porque de hecho hay una sola lengua oficial: el inglés. Las demás lenguas existen y se utilizan con toda libertad, pero la única lengua oficial, administrativa y profesional es el inglés. El conflicto en América es el de la educación bilingüe. Por ejemplo, ¿en qué idioma se ha de enseñar a los niños en las escuelas públicas? Y el problema no es el idioma español, sino todas las demás lenguas que hay en Estados Unidos. Existen tantas lenguas activas en América que siempre es un problema a la hora de educar a los inmigrantes recientes. Durante los muchos años de educación bilingüe, el programa escolar de California tuvo que tratar con unas 100 lenguas minoritarias. Ante la evidencia de los intentos fallidos de enseñar el inglés a niños y adultos a través de su propia lengua, el estado de California aprobó un referéndum para abolir la enseñanza en otras lenguas que no fueran el inglés. En Texas, durante este último año, un informe manifestaba que, después de cinco años intentando enseñar en idiomas que no fueran el inglés (principalmente el español, para los mexicanos inmigrantes), unos 600.000 niños no habían aprendido nada de inglés. En Nueva York, el programa de enseñanza del inglés en su lengua materna (principalmente español) había tenido un fracaso catastrófico.

¿Qué ha fallado? En Nueva York, el programa bilingüe se inició en 1974 después de las presiones de un grupo hispano que pedía que los estudiantes que hablen poco inglés sean enseñados en parte en su lengua nativa. Se intentó esta política, pero falló. Muy pronto creció la presión entre el público para un cambio de política. California fue la primera en abandonar la educación bilingüe. Sin embargo, en Nueva York, el enorme poder de voto de la minoría hispana ha impedido que los políticos hayan tomado medida alguna para el cambio. Aun así, la presión del público a favor del cambio es muy fuerte. En 1998, en Nueva York, se llevó a cabo una encuesta entre 1.400 personas y se halló que el 79% de los encuestados preferían que «toda la enseñanza en la escuela pública fuera en inglés» y que «los estudiantes que no hablaran inglés fluido asistieran a un programa de inmersión de un curso intensivo de un año». En una encuesta de la televisión nacional, el 69% dijo que debería impartirse la educación sólo en una lengua: inglés. Estas encuestas no pueden ser desechadas como poco objetivas. La mayoría del 79% en Nueva York prefiriendo inglés era de origen hispánico.

No es sorprendente que los padres de origen minoritario fuesen los más preocupados por el fracaso de la enseñanza bilingüe. ¿Cómo iban sus hijos a tener éxito en un mundo inglés si eran incapaces de dominar la lengua? Este era el trasfondo de lo que sucedía en Arizona. La Proposición 203 se modelaba sobre la propuesta del referéndum de 1998 de California. Estaba fuertemente apoyada por grupos hispánicos. «Daremos un futuro a los nuestros niños si los votantes votan por ello», decía María Mendoza, de la ciudad de Tucson, copresidenta del grupo Inglés para los niños. «Será un futuro diferente. Por fin aprenderán a hablar, a leer y a escribir en inglés». Para poder modificar la ley estatal, la Proposición 203 requería como mínimo 102.000 firmas de apoyo. Se recibieron casi 170.000 firmas.

La propuesta requería que toda la educación pública se impartiera en inglés, con un programa de inmersión de un año de idioma intensivo que vendría a sustituir el método bilingüe que se había empleado durante más de 30 años. Hubo obviamente oposición por parte de otros grupos hispánicos, que veían la propuesta como un ataque a la lengua española. Sin embargo, la iniciativa fue puesta en una papeleta y los votantes de Arizona tuvieron que decidir cómo iban a votar. Su respuesta llegó el 7 de noviembre. Cerca de 809.000 votantes -o sea, el 63% de aquellos que votaron- favorecieron la proposición de enseñar sólo en inglés; 477.000 -o sea, el 37%- estaban en contra de ello. Por tanto, la Proposición 203 será presentada para ser aprobada como ley.

Con este resumen he intentado explicar que la campaña Sólo Inglés en las escuelas no representa de ningún modo una amenaza a la situación de la lengua española. El problema es decidir cómo se enseña una primera lengua sin influir en la posición de una segunda lengua. Cualquiera que visite Estados Unidos puede ver cómo todas las segundas lenguas -y ninguna más que la española- se mueven con la mayor libertad por cualquier rincón del país. Precisamente como resultado de esta libertad, muchos americanos no tienen éxito a la hora de aprender correctamente la primera lengua del país. Quizá los más culpables sean los padres, quienes muy a menudo no emplean inglés correctamente y por tanto hablan con sus hijos sólo en su propia lengua. La consecuencia es que los niños crecen sin un conocimiento adecuado de ninguna de las dos lenguas que son parte de su herencia cultural. Tal vez sea posible comparar esto con la situación en Cataluña, donde la mayoría de los jóvenes no emplean la lengua del principado. Pero el problema, por supuesto, no tiene nada en común con la situación en Cataluña, donde el tema gira sobre la posición relativa de dos lenguas teóricamente iguales. En Cataluña normalmente se puede elegir rellenar un formulario en español o en catalán. En América sólo puede uno hacerlo en inglés.

Los que critican el dominio de una sola lengua en Estados Unidos (inglés) son muy a menudo aquellos que apoyan el dominio de una sola lengua (castellano) en España. Esto ocurre porque miran la cuestión desde dos puntos de vista diferentes. La relación entre naciones y lenguas es muy compleja y seguirá siendo así. Es obviamente esencial para una nación tener una sola lengua principal, pero la cuestión está en cómo el derecho a mantener la propia lengua puede afectar a la oficial. Si uno visita el enorme sector coreano de la ciudad de Los Angeles, encontrará imposible orientarse si sólo lee y habla inglés, ya que todo lo que se lee y se ve está en coreano. Esto es muy bueno para la tolerancia de la comunidad, pero malo para la educación inglesa de los niños coreanos.

La solución ideal es tener la enseñanza en un solo idioma y que los maestros hablen dos lenguas con fluidez. El problema en Nueva York (y en otros estados) es que la enseñanza de la lengua es a menudo confiada a maestros que no cumplen los requisitos. El resultado es que los estudiantes crecen sin aprender el inglés adecuadamente. De este modo, la supervivencia del español está asegurada, pero a costa del idioma nacional. Es fácil entender por qué la mayoría de los americanos, incluyendo los dirigentes hispanos, favorecen una política de inglés sólo en las escuelas públicas. Hay muchas lecciones que aprender de esta situación, y en especial en España, donde la enseñanza del inglés necesita mejorar radicalmente.

Henry Kamen es historiador y autor del libro Felipe V. El Rey que reinó dos veces.

Causas y efectos de la censura
Por M. MARTÍN FERRAND ABC  27 Diciembre 2000

Los grandes y poderosos señores de la Edad Media, hartos de perseguir a juglares licenciosos y trovadores pícaros, montaron la Universidad como gran máquina de control, vigilancia y censura de la inteligencia. Porque la censura, aunque sólo sea en grado de frustración, fue siempre la máxima expresión del poder. El sistema vigente la perpetúa y hoy, más independiente de la Iglesia, esa perversa máquina de fabricar silencios continúa activa aunque con distintos métodos y más surtidos servidores. Ahí tenemos, como ejemplo actual del fenómeno, a Andoni Ortúzar, el máximo responsable de ETB —la televisión del Estado de la administración autonómica en el País Vasco—, que ha llegado a censurar la prevista presencia navideña del Rey Don Juan Carlos. Censura en estado puro.

Aunque no puede hablarse de libertad de expresión hasta la Declaración de los Derechos del Hombre, en 1789, desde siempre la represión cultural, la de las ideas de los demás, ha sido, y sigue siendo, una herramienta del poder simultánea y equiparable a la fuerza de las armas o al uso del dinero. En la censura al discurso de Don Juan Carlos, al margen de sus aspectos políticos y legales, encontramos todo un síntoma del planteamiento intelectual y moral desde el que operan en Ajuria Enea. A tal punto, que el PNV ha criticado públicamente las palabras del Rey a las que, previamente, había negado difusión. Eso habla por sí solo, sea cual fuere el contenido del discurso, de un talante nacionalista tan autoritario como definidor.

En España sabemos mucho de censura. Con el humo de las fogatas de la Inquisición podrían llenarse docenas de bibliotecas apretadas de contenido; pero, por buscar un ejemplo no hiriente, cabe recordar que, recién pasada la Primera Gran Guerra, se radicalizó mucho en estos pagos la fuerza del tachón. Los periódicos aparecían con grandes calvas, indicadoras de los efectos demoledores de la represión. Bagaría —el Mingote de la época—, para escapar de la censura y burlarse de ella al mismo tiempo, sustituyó sus sutiles caricaturas, llenas de intención, por unos dibujos de ágiles pajaritos revoloteando entre delicadas florecillas con un pie esclarecedor: «Modelo de bordado para almohadón, por Madame Bagaría». Los lectores se morían de risa e interpretaban en el vuelo de los pájaros las críticas más severas. La censura, que nunca es inteligente, también prohibió los almohadones.

De hecho, ¿qué es lo que ha censurado el «comisario» Ortúzar? Nada. Las palabras, del Rey o del último ciudadano, se filtran por debajo de las puertas. La gesta del baranda de la televisión vasca, que desoyó el consejo del Parlamento de Vitoria, consiste en poner en primer plano, en la vergüenza de la picota pública, la existencia de una censura —grosera y torpe, además— que forma parte inseparable del procedimiento nacionalista. Bajo la piel de un cordero perseguido, como establecen los cánones del victimismo, reparte dentelladas de lobo para castigar a quienes no piensan como ellos o, peor aún, que no actúan como ellos quisieran que actuaran. Es el nazismo a lo Guggenheim, pasado por el desarrollo. Claro que estas cosas nos pasan, y nos seguirán pasando, por tener en el ordenamiento y el Presupuesto televisiones y otros medios públicos.

Récord de estudiantes de español en Estados Unidos
CONGRESO DE LENGUAS MODERNAS EN WASHINGTON DC
JULIO ORTEGA El País   27 Diciembre 2000

El congreso del año 2000 de la Asociación de Lenguas Modernas (MLA) empieza hoy en tres grandes hoteles de Washington DC, y ya una noticia inquieta en los pasillos: según un estudio de la asociación, la lengua española no sólo es, de lejos, la primera preferencia entre los idiomas que se estudian en Estados Unidos, sino que, entre 1995 y 1998, el incremento de su matrícula fue de un 8,3%, número récord que llega al 55% del total de estudiantes inscritos en clases de lenguas extranjeras. Un efecto de esa preferencia fue el incremento del portugués en un notable 6%, probablemente debido a los estudiantes que ya hablan español.

Al revés de lo que observaba Juan Cruz en su columna (EL PAÍS, 22 de diciembre) acerca del lento incremento de lectores en España y América Latina, el crecimiento de los estudios del español en Estados Unidos significa también la multiplicación anual de lectores. Nuevos dilemas recorren los departamentos de español de las universidades norteamericanas, más allá del habitual ruido de sables.

Ocurre que en los últimos años los que empiezan la universidad hablan ya español, y hasta han leído novelas y cuentos de España y América Latina en español y en inglés. Los grandes agentes del cambio son los profesores que en los últimos años del High School recetan a sus alumnos (de unos 16 años de edad) cuentos de Borges, piezas de Lorca, novelas de Unamuno y de García Márquez, incluso Cien años de soledad. Por ello, estos estudiantes impondrán la reforma del tradicional método de la enseñanza del español como segunda lengua. La literatura será su nuevo abecedario.

Por lo pronto, el español es una lengua cada vez menos extranjera. Y para los estudiantes, la del viaje futuro, el semestre o año que deben pasar en alguna ciudad de habla española. Esta tribu del español reciente recorre ahora mismo nuestras ciudades con candor aprendiz. Hasta los chicos que invaden Barcelona para mejorar su español, lo logran a costa de un catalán módico.

No es fácil, sin embargo, introducir más literatura en la enseñanza del español. Sobran lectores pero faltan los libros. Los países hispánicos tienen más historia que libros, más arte que vídeos, más cultura, en fin, que programas en la red. Los libros de texto suelen ser convencionales y rígidos, y los panoramas de literatura, anticuados y fastidiosos. Casi todos los profesores preparan paquetes de fotocopias, luego del laborioso y costoso trámite de autorización. Pero muy pocos están contentos con los instrumentos a la mano. La red provee nuevas fuentes de lectura, aunque usualmente demasiado filtradas y descontextualizadas.

En mi universidad, la coordinadora de español, Tori Smith, me dice que no hay texto suficiente ni mucho menos ideal. Los estudiantes del doctorado de literatura, que dictan los cursos básicos, se convierten en actores del subjuntivo, en tunos extemporáneos, y expertos en el cine de Cantinflas. Los estudiantes tienen a veces la tarea de navegar El País Digital. Llegan a clase hablando marujatorres. En los cursos más avanzados, mis colegas asignan los tomos de Cátedra; Antonio Carreño, el unánime Quijote de Rico.

Penguin es una de las casas anglosajonas más alerta. En su serie española se pueden ordenar libros de García Márquez, Julio Cortázar y Rosario Castellanos que costarán unos 14 dólares al estudiante, mientras que el mismo texto producido en España costará 25 dólares. Además, es muy difícil obtener libros de países latinoamericanos; al importarlos, las librerías universitarias no pueden retornar los sobrantes. El libro español tiene mucho camino que recorrer en este mercado cada vez más diverso en tendencias y preferencias.

Para un curso sobre El amor en español, que acabo de concluir, me vinieron bien la antología de poesía amorosa de José María Anson; El amor en los tiempos del cólera, de García Márquez; Veinte poemas de amor, de Neruda; Aura, de Fuentes; cuentos de Bryce Echenique y textos de la Mastretta. En este periodo de intenso estudio del mundo emocional, el curso revisó la historia cultural de la pareja, sus modelos retóricos, ritos de pasaje, drama y melodrama. Al final, les pregunté a los estudiantes quiénes habían seguido algún curso sobre mujeres escritoras, sexualidades o feminismos. Ninguno. ¿Y alguien quisiera tomar uno sobre escritoras en español? Nadie. Todos preferían el curso sobre Almodóvar, de mi colega Enric Bou.

Pasan así las teorías dominantes y los gustos militantes. También gracias a una literatura como la nuestra, que es anticanónica por vocación y relativista por convicción, y que desautoriza la voluntad de verdad de las agencias de lectura única.

Los libros en español están ayudando a formar nuevos lectores en este país, ampliando sus visiones y filiaciones. Esta literatura, se diría, los mejora como vecinos del mundo. Al final del Quijote o de Cien años de soledad, ya no son los mismos.

Al comenzar mi curso sobre la ficción de Gabriel García Márquez les pregunto quiénes no han leído Cien años de soledad. Siempre hay unos seis o siete neófitos entre los cincuenta iniciados. Qué suerte tienen, les digo, no saben lo que les espera. Pero sí lo saben, y sonríen beatíficos.

Julio Ortega es director del Proyecto Trans-Atlántico en la Universidad de Brown.

La televisión autonómica vasca emite en Navarra a pesar de no tener autorización
ETB aprovechó el vacío legal existente para colocar 72 repetidores en la comunidad foral
La programación de ETB y ETB-2 es muy familiar para los navarros, que pueden sintonizar ambas cadenas desde sus hogares sin ningún problema: la televisión vasca emite en la comunidad vecina sin tener autorización para ello. En su día, aprovechando el vacío legal existente, el ente dependiente del Gobierno de Vitoria colocó 72 repetidores en Navarra. El Ministerio de Fomento permite esta situación, pese a que hace un año obligó a Canal 4 -una iniciativa privada de televisión impulsada por empresarios navarros- a cerrar los reemisores que permitían difundir su señal por toda la comunidad, condenando esta empresa al fracaso.
JAVIER ARMESTOA CORUÑA La Voz  27 Diciembre 2000

El proyecto de Canal 4 nació en 1994, abanderado por el promotor inmobiliario Miguel Rico. Lo que en principio era una televisión local -abarcaba Pamplona y su área de influencia- se extendió pronto a toda la comunidad foral, para lo cual, en junio de 1998, se alquilaron repetidores en las localidades de Monreal, Estella y Tudela. Gracias a ello, la señal llegaba al 80% de la población navarra.

Hace algo más de un año, el Ministerio de Fomento ordenó cerrar estos reemisores, lo que supuso un duro golpe para la viabilidad financiera de la empresa, que acumula pérdidas superiores a los 800 millones de pesetas y tiene dificultades para pagar a sus 74 empleados.

Canal 4 consideró injustificada la actuación del Gobierno central y adujo el agravio comparativo que supone frente a la televisión vasca, cuyas dos principales cadenas, ETB y ETB-2 (en castellano), pueden verse desde hace años en Navarra. Ello es posible debido a la inexistencia de una normativa autonómica en materia audiovisual.

Protestas
El Ejecutivo autónomo ha denunciado repetidamente esta situación desde la época en que era presidente el socialista Gabriel Urralburu, a finales de los 80, hasta la actualidad, en que gobierna UPN. Pero sus quejas han caído en saco roto. Lo mismo ha ocurrido con las protestas formales por la inclusión del mapa de la comunidad foral en los partes meteorológicos que emite Euskal Telebista. Y como no puede vencer a su enemigo, ha decidido unirse a él: Retena, el nuevo proyecto de televisión por cable auspiciado por el Gobierno de Navarra, incluye entre su oferta la ETB y ETB-2.

Mientras tanto, desde Vitoria se argumenta que en la región vecina hay una importante comunidad euskaldun que, a su juicio, está desatendida. Aunque no fuera así, el propio director del ente público EITB, Andoni Ortuzar, augura «un proceso de desaparición progresivo de las fronteras audiovisuales». No es una afirmación gratuita. EITB tiene actualmente otros dos canales, uno de los cuales está dirigido, según el grupo, a «los vascos que tienen como lengua propia, además de la específica vasca, el castellano y el francés».

Los nacionalistas vascos suspenden al Rey
Lorenzo Contreras La Estrella  27 Diciembre 2000

Como no podía ser menos, los nacionalistas vascos han repudiado el mensaje navideño del Rey, dejando en entredicho la leyenda de que el Trono significa la conexión posible de aquella fuerza con el Estado que se cuestiona. No les ha gustado que el monarca haya omitido referencias al diálogo necesario para que la unión de las fuerzas democráticas sea factible en la lucha contra el terrorismo etarra. En vez de un Jefe del  Estado neutral han visto un simple partidario de las tesis del Jefe del Gobierno. Y no porque prefieran esa neutralidad en todo caso, sino porque habrían deseado probablemente un apoyo de la Corona en torno a la idea de que el PNV representa la gran articulación imprescindible para poner en marcha las soluciones que el conflicto vasco necesita.

Dadas las relaciones de la Corona con el Poder Ejecutivo, el PNV pide algo tan difícil como que la primera le marque el paso al segundo. Una monarquía como la vigente en España, sólo con vagas facultades arbitrales, no está, de acuerdo con la Constitución, en un papel de supremacía política, sino de representación cuasi ornamental de Estado. Sus facultades están tasadas y medidas. Es el gran eco del poder democrático, al que representa ante la sociedad, pero al que nunca puede suplir, aunque históricamente lo hiciera en la madrugada del 23 al 24 de febrero de l981.

El Rey, por tanto, no ha tomado otro partido que ajustarse el guión que la política imperante, la del Gobierno central, diseña en cada caso. Si el Gobierno no estuviese hoy en malas relaciones objetivas con el Poder autonómico vasco, la referencia a la circunstancia vasca hubiese carecido de problema. Todo habría cabido en una visión armónica de conjunto en el que la Corona, tal como ocurre en este momento, no habría dejado de transmitir a la sociedad puntos de vista oficiales.

El portavoz nacionalista en el Parlamento español, Iñaki Anasagasti, pretende para el Rey "un discurso propio": Se trata de una pretensión romántica, si es que un cierto sentimentalismo cabe dentro del enfoque que los nacionalistas mantienen en el conjunto de la organización del Estado. En realidad son ganas de hablar. El PNV, diga lo que diga su portavoz en Madrid, no prefiere una clase de monarca sobre otra, dentro siempre de la legalidad indispensable, sin ninguna clase de él. Dijera lo que dijese, los nacionalistas jamás estarían de acuerdo con un mensaje fundamentalmente estatal en su visión.

El PNV está hoy en la ruptura práctica con todo lo que significa la ordenación constitucional y estatutaria del Estado de las autonomías. La apelación del Rey a la unidad de las fuerzas democráticas frente al terrorismo no podía ser explícita porque habría tenido que denunciar la componenda organizada por el PNV con EH y con ETA en el frente de Estella/Lizarra. Y eso es precisamente lo que el monarca con asesoría o sin asesoría del Gobierno, tenía que silenciar para no perturbar más de lo que está el panorama político. El señor Anasagasti no ha agradecido, por supuesto, esta discreción institucional. Tenía que aludir, por el contrario, al famoso diálogo que el propio nacionalismo hace imposible desde un maximalismo rupturista. Pero eso es lo que las anteojeras ideológicas impide ver al portavoz del PNV. Pocas veces por culpa de este partido el mensaje de Navidad, convertido en un especie de balance de la política estatal, ha tenido que ser tan parco y sinóptico como en este final del año 2000. Antes que llorar sobre la destrucción del diálogo, el señor Anasagasti, en nombre de los suyos, tendría que haberse preguntado por la razón clave del silencio real en tal materia. Y si el Rey ha apelado a la "defensa sin fisuras del Estado de Derecho", repitiendo un concepto de Aznar en Niza, no ha hecho otra cosa que sobrevolar a gran distancia la cuestión esencial de este final de siglo español: la división de hecho que se está produciendo en la España institucional y política.

La Justicia, disuasoria de la violencia
Editorial La Estrella  27 Diciembre 2000

Ayer, la Audiencia Nacional dió un paso significativo en el camino de la definición judicial y, por tanto, de la condena para los delitos de violencia callejera, lo que, referido al PaísVasco, viene entendiéndose con la expresión vasca "kale borroca", palabras ambas que, a tenor de los efectos reales de esa violencia, y a juicio de  expertos lingüístas, tendrían una mejor traducción en castellano con la expresión "vandalismo callejero", más cercana, en los daños personales y en los perjucios morales y materiales, a la de "terrorismo" que a la de simple "violencia callejera".

El citado Tribunal ha condenado a 16 años de cárcel a Carlos García Preciado, de 29 años, como autor responsable del incendio de una sucursal de la Caja Laboral de Andoaín que se produjo el 6 de Agosto de 1997. Precisamente, en el texto de la sentencia se recuerda la radicalidad extrema de esa violencia empleada por el acusado y sus cómplices -sin identificar aún- consistente en "originar gran temor y grave inseguridad sobre la población y conseguir así crear un clima de terror, desasosiego, desprotección y desesperanza".

Parece evidente que la sentencia entraña un "salto cualitativo" y otro "cuantitativo". Por el primero, se   distingue en la acción de los "violentos" -en aquella concreta algarada callejera- un delito de terrorismo con la "agravante de disfraces" y ocultación de identidad. Por el segundo, se advierte un mayor rigor en la determinación de la pena por parte de los jueces, que no conoce precedentes si se exceptúa el veredicto contra Javier Sábada Merino, de 25 años, que, en julio pasado fue condenado a 17 años de cárcel. Entonces, a diferencia del caso de referencia, medió en aquella acción violenta riesgo grave y directo para personas, por lo que se calificó de intento de homicidio su "actuación" en la quema de un autobús en Basauri, cuyo conductor resultó herido.

Coincidente o no con la circunstancia de que el Gobierno sea partidario de revisar en los textos legales los conceptos de violencia y terrorismo, y de extremar en la adecuada proporción la severidad de las penas futuras contra los autores del vandalismo callejero, esta sentencia de la Audiencia Nacional es de las que pueden hacer jurisprudencia. Hay que verla necesariamente insertada en el nuevo espíritu que quiere hacer de la Ley el más valioso procedimiento disuasorio contra el ejercicio de la violencia callejera, supuestamente perpetrada por jóvenes, algunos por debajo de la mayoría de edad. En este sentido, no cabe otra observación ni   análisis más urgente que expresar desde aquí la más firme esperanza de que, realmente, esta capacidad disuasoria de la pena tenga su reflejo futuro en la evolución del estado de violencia y crueldad que se vive en el País Vasco.

La clara referencia de terrorismo que en la sentencia se imputa al condenado -hoy en paradero desconocido y, por tanto, en situación de busca y captura por la petición de la Audiencia de proceder a su detención- adquiere en los fundamentos de derecho de la sentencia gran importancia. En adelante, en virtud de ésta y otras sentencias, la Justicia podrá ser ejemplificadora tanto en la determinación de los límites de la simple violencia juvenil, como en su efecto disuasorio sobre esa parte de la sociedad joven que, desde hace años, está siendo arrastrada a las más bárbara violencia por el terrorismo organizado.

¿DISCURSO PROPIO?
ROBERTO L. BLANCO VALDÉS La Voz   27 Diciembre 2000

¿Es posible que haya algo que no le parezca mal a Anasagasti? ¿Cómo puede estar tan enfadado incluso en Navidad? ¿Será, quizás, porque vive con su madre y ésta no le deja salir en fin de año? ¿O será que no soporta su soledad, política y personal, de solterón? Anasagasti está incomodado con Francia y con España, con el Partido Socialista, el Popular y Herri Batasuna, con los que en el PNV disienten de sus tesis, y, en ocasiones, también con quienes lo dirigen. Anasagasti está tan enfadado con casi todo el mundo que, por estarlo, lo está incluso con el Rey. Y ello resulta, en verdad, auténticamente prodigioso. Prodigioso porque lo que del Rey le ha parecido ahora mal a Anasagasti es lo que ha dicho en su discurso navideño. ¡El acabose! Sí, sí, el acabose es irritarse por un discurso en el que el Rey se ha limitado a expresar, con total neutralidad, ideas que constituyen hoy en día una zona de acuerdo casi unánime entre todos los ciudadanos españoles. Tan neutral ha sido el Rey, que ha apelado a la «unidad de todas las fuerzas democráticas y la firmeza de todos en la defensa sin fisuras de nuestro Estado de Derecho». 

Fíjense bien: no de la Constitución en la que el PNV proclama no creer. ¡No, no! ¡Del Estado de Derecho! Es imposible, por lo tanto, mayor respeto para todas las posiciones ...salvo, claro, que uno no comparta, lo que no parece ser el caso del PNV todavía, los principios que definen un Estado de Derecho. Frente a tal neutralidad, Anasagasti ha defendido que el Rey no debería haber renunciado a «tener un discurso propio» sobre el problema terrorista, lo que demuestra dos cosas sobre todo: que Anasagasti cree que existe otro modo de combatir el terrorismo diferente al que se basa en la unidad de los demócratas y el respeto al Estado de derecho. Y que Anasagasti desconoce, en absoluto, qué papel corresponde al jefe del Estado en una monarquía democrática. Los reyes no pueden, en democracia, expresar otros discursos que los que les transmite el gabinete (es la práctica habitual en Gran Bretaña) o los que, elaborados por su Casa, representan la opinión de la inmensa mayoría del país, como ha venido sucediendo en España desde la restauración de nuestras libertades. Esas que permiten a Anasagasti criticar al jefe del Estado con una tranquilidad de la que, por desgracia, carecen actualmente sus vecinos para reprobar a los terroristas y a sus cómplices.

La fecha electoral
Pablo Sebastián La Estrella  27 Diciembre 2000

Unas recientes declaraciones del dirigente y portavoz del PNV, Joseba Eguibar, sobre la necesidad y oportunidad de someter el actual proyecto político de este partido a las urnas en unas elecciones anticipadas en el País Vasco, y las peticiones que desde el PSOE y el PP le han sido transmitidas al presidente Pujol para que medie en favor de dicho adelanto electoral, están configurando la idea de un adelanto electoral en Euskadi para el próximo mes de marzo o para la primavera del año 2001.

Todas estas especulaciones no serán ciertas hasta que el lendakari Ibarretxe tome la decisión de disolver el parlamento vasco y anunciar la esperada convocatoria electoral que viene siendo exigida desde hace tiempo -desde la ruptura de la tregua de ETA- por el PP como por el PSOE, partidos que con ese mismo deseo presentaron en el parlamento de Vitoria sendas mociones de censura contra el gobierno en minoría del PNV.

Mociones que no han tenido el efecto esperado y automático de convocatoria electoral por no haber alcanzado la mayoría absoluta necesaria para derribar el ejecutivo del PNV. El gobierno que ha decidido prorrogar los presupuestos y que está sufriendo contínuas derrotas en varias votaciones del parlamento vasco.

Lo que unido a la escalada terrorista, y a la negativa de EH (formación que participó con el PNV y EA en la coalición que permitió la formación inicial del gobierno de Ibarretxe), de no condenar la violencia, da a los dos partidos mayoritarios españolistas motivos acumulados y sobrados para solicitar el adelanto electoral. Una convocatoria que reconocen como necesaria tanto Ibarretxe como el PNV, pero que al día de hoy carece de fecha probable.

El análisis que se hace por parte de los partidos firmantes del pacto antiterrorista, PSOE y PP, es que la convocatoria debe hacerse cuando antes. A la vez aseguran que están en condiciones de ganar estas elecciones y de conseguir el control de las instituciones vascas y de sus políticas y zonas de influencia en los ámbitos de la cultura, la información, los presupuestos y lucha contra el terrorismo.

Lo que, de hecho, incluye un claro mensaje y una advertencia al PNV y su gobierno. Avisos que en Bilbao y Vitoria se reciben mal porque se les viene a decir: habéis fracaso en el Pacto de Estella, no tenéis mayoría de gobierno, debéis de adelantar las elecciones y esas elecciones las vamos a ganar para desplazar del poder vasco a todas las fuerzas nacionalistas.

Vistas así las cosas por una y otra parte y estando reciente la ruptura de la coalición que PNV y EA mantenían con EH, como lo está también reciente el pacto PP/PSOE, se entiende que los nacionalistas desde sus propios intereses políticos y electorales como el lendakari quieran apurar al máximo la legislatura. Llegando hasta el final, o por lo menos hasta el otoño del 2001 con la esperanza de rehacer su posición política y la electoral en ese periodo de tiempo. De ahí que las palabras de Eguibar se puedan interpretar mas como un "gana tiempo" que como un anuncio de fecha electoral inminente.

Los gobiernos suelen adelantar las elecciones cuando ellos creen que les conviene o que les favorece electoralmente. No fue el caso de la UCD con Calvo Sotelo, ni tampoco el último adelanto electoral del PSOE en 1996. En todo caso el PNV adelantará las elecciones si la escalada de ETA alcanza cotas todavía mas altas (lo que es difícil pero no improbable), o si las votaciones en el parlamento vasco bloquean la gestión del actual gobierno vasco. También puede ser motivo de adelanto una perspectiva electoral de victoria para los nacionalistas o, en el peor de los casos para ellos, un resultado similar al actual que impida formar un gobierno de signo españolista, probando que el pedido adelanto de las elecciones no soluciona la crisis vasca.

A todo esto habría que añadir la situación interna del PNV ante las embestidas de Madrid y las protestas más o menos soterradas de algunos de sus dirigentes. Y da la impresión que, de la misma manera que se está configurando un frente electoral bicéfalo y españolista (o constitucional como lo llaman PSOE y PP), el PNV podría intentar el liderazgo de un frente electoral único con la recuperación de la unidad entre PNV y EA (sobre todo ahora que Eusko Alkartasuna no tiene el fuerte liderazgo de Carlos Garaicoetxea) e incluso buscando la incorporación de algunos dirigentes locales de la zona más moderada de EH (como se está viendo en algunas dimisiones de concejales de esta coalición electoral).

Para todo esto el PNV necesita tiempo, lo que constituye otro de los elementos a tener muy en cuenta a la hora de hacer, al día de hoy, un pronóstico razonable sobre una fecha electoral en Euskadi. Unas elecciones que todos desean pero que cada uno quiere ubicar en su propio y mas favorable calendario electoral.

POLÍTICA Y ZAFIEDAD
FEDERICO ABASCAL La Voz 27 Diciembre 2000

Si disponiendo de un punto de apoyo puede moverse el mundo con una palanca, controlando una televisión es fácil realizar toda suerte de magias políticas. 

La EITB, cadena pública de televisión vasca, ha hecho magia de escamoteo con el mensaje de Navidad del Rey, al no incluirlo en su programa mediante el ingenioso ardid de situar al director del ente por encima de una decisión del Parlamento. Esa hechicería de contrainformación ha irritado a los partidos de ámbito estatal hasta el punto de que el PP exigió ayer por vía legislativa el cese fulminante del hechicero, de presumible obediencia nacionalista. Y el PSOE ha añadido también berrinche calificando de «intolerable» la no transmisión del mensaje real, que debería ser explicada en el ámbito parlamentario por el responsable de la decisión, Andoni Ortuzar. 

Todo encaja perfectamente en la actual situación política, manifiestamente mejorable, del País Vasco, pero el asunto pertenecería menos a la política que a la cortesía social. Se haya saltado, por propia o ajena voluntad, el director de EITB una orden parlamentaria, haya actuado de acuerdo a sus ideas sobre la información o a las de sus mentores, partidarios tal vez de algún tipo de desinformación, el hecho es que estamos ante un acto de zafiedad profesional o de simple chabacanería informativa/desinformativa, por otra parte estéril, pues el resto de televisiones privadas y públicas transmitieron en directo el mensaje real. 

No es arriesgado suponer, en sintonía con quienes lamentan la decisión de EITB, que el director de esta cadena habría atendido favorablemente indicaciones o presiones de altas o medianas esferas del PNV para revelar de una forma ostensible la animosidad nacionalista contra el Estado, representado en este caso por su más alta institución. Lo cual tiene una innegable lectura política, y así lo ha leído la mayoría de las fuerzas democráticas, pero resulta imposible ocultar la interpretación del hecho como un gesto de incomprensible ordinariez social.

Deslealtad e incoherencia
Editorial El Correo  27 Diciembre 2000

La resolución del Consejo de Administración de EITB, por la que dejaba en manos del director general del ente la decisión de emitir o no la tradicional alocución del Rey con motivo de la Navidad, simuló transferir al ámbito de las decisiones profesionales una cuestión de naturaleza política cual es la presencia de la institución de la Corona en la programación de un medio de comunicación público. Aparentemente, el Consejo de Administración de EITB hizo dejación de sus atribuciones. Pero, en el fondo, su decisión llevaba aparejado un mandato unívoco para Andoni Ortuzar; mandato que éste ejecutó inmediatamente y sin asomo de dudas. Si la mayoría del Consejo -integrada por los vocales designados por los socios del Gobierno vasco- no asume la comparecencia del Rey ante las cámaras como reconocimiento de su relevancia institucional, si esa misma mayoría desprecia la resolución adoptada por el Parlamento vasco al respecto, las razones de «idoneidad» y «competitividad» de la parrilla prevista, esgrimidas por el director general de EITB para rechazar la emisión del mensaje real, constituyen una argumentación chusca e inadmisible que denota hasta qué punto la confrontación política parece justificar cualquier excusa. Los responsables de EITB y sus mentores imputan a la oposición parlamentaria un ánimo tenaz por desacreditar el ente autonómico de radiotelevisión. Pero el verdadero daño que sufre EITB lo padece a manos de quienes son incapaces de reconocer ni un asomo de verdad en las críticas que recibe, y se obcecan en una defensa a ultranza del contenido de sus programas sin detenerse a pensar si ésa es la mejor forma de atender a la norma fundacional del ente y a su futuro como medio financiado por una sociedad plural y diversa.

Las instituciones consagradas por la Constitución y el Estatuto, y los organismos públicos que de ellas dependen, constituyen una trama indisoluble sustentada en la legitimidad democrática y en la búsqueda del interés común. La erosión que cualquiera de ellas pueda padecer se extiende a las demás instituciones. Que las resoluciones parlamentarias sean desestimadas precisamente por los órganos o responsables que emanan del poder legislativo entraña una pedagogía del desacato ajena a la asunción de la democracia como un sistema ordenado de derechos y deberes. Que el lehendakari solicite públicamente del Rey una intervención de más que dudosa constitucionalidad ante el ‘problema vasco’ para que, unas semanas después, EITB se niegue a transmitir su tradicional mensaje navideño denota hasta qué punto la situación de enfrentamiento e inestabilidad que atenaza la política vasca ha terminado generando un clima anómalo en el que la incoherencia y la deslealtad hacia el juego institucional parecen la nota dominante.  

Muditos
FÉLIX DE AZÚA El País 27 Diciembre 2000

Le pregunté a un amigo francamente nacionalista por qué los políticos catalanes valoran tanto el silencio de las manifestaciones contra ETA. "Por la diferencia. Los españoles gritan 'hijos de puta' y 'pena de muerte', en tanto que los vascos y los catalanes nos manifestamos en silencio", dijo. Me quedé algo perplejo porque no sé cuál es la virtud del silencio, ni siquiera cuando se compara con gente que insulta a los hijos de puta. También estaba un tanto perplejo porque acababa de ver la manifestación de Terrassa en la tele catalana y aunque el locutor repetía la consigna de un modo insensato ("el silencio es impresionante", insistía), todos oíamos a la masa que desfilaba aullando "a-se-sinos, a-se-sinos" con una salud envidiable. Claro que aquello era Terrasa y quizás mi amigo se refería al paseo de Gràcia, que está más normalizado.

Pero aún suponiendo que todos los catalanes se callaran como una tumba, insisto, ¿cuál sería la virtud del silencio? Supongo que, por sutil estrategia, el silencio catalán debe relacionarse con otra consigna de los políticos catalanes, el "diálogo". De manera que si nos callamos todos y sólo hablan ellos, esto se arregla. La afición al silencio (ajeno) de nuestros dirigentes es admirable. La del diálogo, no lo sé. Es cierto que quieren dialogar con el PNV de Arzalluz, un partido tan dialogante que puso a Josu Ternera en la comisión de derechos humanos. Que ya es dialogar. Pero no quieren dialogar con PP-PSOE porque no son dialogantes. Quizás si nombraran ministro de Sanidad al vampiro de Düsseldorf...

De todos modos, aquí, hablar, lo que se dice hablar, cada día se practica menos. Nos callamos delante de los enemigos y delante de los amigos, delante de los conocidos y de los desconocidos, siempre en público y a veces también en privado. Los últimos que han osado hablar se han llevado una bronca descomunal, sobre todo en ámbitos ilustrados. En la Universidad de Barcelona, por ejemplo, antes de hablar hay que contratar un seguro de vida por orden de su magnífico rector. Se lo juro. De modo que si en las últimas elecciones autonómicas se abstuvo casi la mitad de los votantes catalanes, es probable que en las próximas se calle más gente. ¡Qué grandeza!

Recortes de Prensa   Página Inicial