AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 3 Enero 2001
#A Dios rogando
Carlos DÁVILA ABC  3 Enero 2000

#Tendencia bipartidista
Enrique de Diego  Libertad Digital 3 Enero 2000

#Tercera vía autonomista
Enrique de Diego Libertad Digital 3 Enero 2000

#Nacionalismo y fe, enigmas insondables
Por M. MARTÍN FERRAND ABC 3 Enero 2000
 

#Alivio de luto
ANTONIO BURGOS El Mundo 3 Enero 2000

#Rosa Díez propone una cruzada europea contra la impunidad del terrorismo
Libertad Digital  3 Enero 2000

#PP y PSE-PSOE presentan una proposición en el Parlamento vasco para reformar la Ley electoral
Esperanza Mejuto/ Redacción - Bilbao/Madrid .- La Razón   3 Enero 2000

#PP y PSOE de Getxo acusan a la Ertzaintza de desprotección
DIEGO ARTOLA El Mundo  3 Enero 2000

#La patronal vasca reclama a los empresarios que se mantengan firmes
El Mundo   3 Enero 2000

#Cuerda apoya a Guevara en sus críticas al PNV
El Mundo 3 Enero 2000

#Sobre la reconvención
JAVIER GUEVARA El Correo 3 Enero 2001

#VICIOS CON LENGUA
JOSÉ LUIS ALVITE La Voz   3 Enero 2000



A Dios rogando
Por Carlos DÁVILA ABC  3 Enero 2000

Conviene no confundir el culo con las témporas. El suscriptor sabe perfectamente que la Iglesia y el Estado no pueden mezclarse. Lo sabe el suscriptor porque siempre ha abogado firmemente por la no injerencia. Las escenas de Franco bajo palio me revolvieron las tripas desde el uso de razón. Así que ni confusión, ni, ¡por Dios!, nostalgia; lo contrario. Con lo cual no hay que extenderse en otro menester que no sea el actual, y éste obliga a mojarse las traseras y los bajos porque el refrán ya advierte: «A Dios rogando y con el mazo dando». O sea, que sólo la oración no vale para, como dice el obispo Blázquez, «contribuir decididamente a erradicar el terrorismo». Rouco, el jefe de los pastores y sus colegas vascos y navarro imploran rezos por la paz, y es más: en Vitoria, el día 13, han convocado una especie de vigilia mariana al efecto. Y bien: el que pueda, que asista, y el que quiera, que rece.

Ahora bien, un reparo para consideración de todos, incluidos los presentes: los obispos han vuelto a resbalar en el planteamiento de la cita. «No es —afirman— para rezar contra nadie». A mí —escribo en primera persona para no eludir responsabilidad— no me da la gana enzarzarme en padrenuestros para implorar, al tiempo, por víctimas y verdugos. En el Catecismo se enseña que los malos, a pagar, que de ellos ya se ocupan Setién, Pagola, Deig y todos los curas que han cobijado o alentado a los asesinos o, directamente, lo han sido ellos. De modo que: apoyo ferviente a la convocatoria de Blázquez, Uriarte, Azumerdi y hasta de Sebastián, e insistencia pertinaz en que la Iglesia, como cualquier otra institución digna y decente, se sume al Pacto por la Libertad. Como lo han hecho los sindicatos o —¡qué ingenuidad!— debería hacer el Athletic de Bilbao. Eso no es confundir, lector amigo, el culo con las témporas; es pedir, con la humildad del acólito antiguo, que la Iglesia se comprometa en los duros tiempos de tribulación terronacionalista. Dicho lo dicho: todos a apoyar el «encuentro sin precedentes» (Blázquez, díxit) del día 13. Lugar: Catedral de San Prudencio. Vitoria.

Tendencia bipartidista
Por Enrique de Diego  Libertad Digital 3 Enero 2000

Las conclusiones de la encuesta de Sigma Dos marcan una tendencia bipartidista dentro de un esquema estable. Es, sobre todo, el predecible hundimiento de Izquierda Unida --tan impulsado por Javier Madrazo-- lo que beneficia a un partido socialista, que consolida a su líder pero no se aproxima al Partido Popular hasta niveles de inquietud. Se detecta un debilitamiento de los partidos nacionalistas, y específicamente del PNV.

Los datos más relevantes de las encuestas políticas son los referidos a la confianza, y en esa línea los españoles muestran niveles relevantes de satisfacción respecto al presente y al futuro. Una adhesión a un liberalismo práctico que ha traído ventajas económicas --hasta hace poco una buena parte de la izquierda defendía los monopolios, ahora hay un consenso general respecto a sus perjuicios para los consumidores. Desde ese punto de vista, la magnífica imagen de José Luis Rodríguez Zapatero --el político mejor valorado-- no parece ser suficiente. O los españoles perciben una distancia entre el crédito a su liderazgo y el descrédito de su partido o consideran que están ante un proceso incoado e inacabado en el que se ha producido la renovación generacional pero no se ha enfrentado la ideológica.

El tema estrella de las últimas encuestas --desde la de pionera de Época hasta la reciente de Telecinco-- es el debate abierto por Libertad digital sobre la sucesión de Aznar. Los datos de los diversos sondeos confirman una tendencia común: la notable confusión en el electorado, que ni siquiera sabe si el presidente del Gobierno seguirá como candidato o no, a pesar de sus reiteradas declaraciones, y el especial respaldo a Jaime Mayor Oreja y, en segundo lugar, a Rodrigo Rato, mientras queda en la recámara un segundo nivel.

Algunos dirigentes del Partido Popular me señalan que una aceleración del proceso sucesorio podría revivir los caínismos ancestrales y si hubiera ya un sucesor eso podría haber provocado el efecto perverso de conspiraciones desestabilizadoras. Pero lo cierto es que ni las encuestas ni los medios de comunicación parecen detectar el quid de la cuestión: cuál es el proceso de elección del sucesor de Aznar dentro del PP. Eso es lo que más afecta al modelo democrático. La encuesta de Sigma Dos es más favorable para el PP que la reciente del CIS y da mayor capacidad de maniobra en las decisiones al presidente del Gobierno.

Tercera vía autonomista
Por Enrique de Diego Libertad Digital 3 Enero 2000


La publicación de un libro por Eduardo Zaplana --el único presidente autonómico que aparece constantemente en las quinielas sobre los delfines de Aznar-- es una indudable apuesta por su proyección nacional dentro de lo que califica como “tercera vía autonomista”, que rompería la dialéctica entre españolismo centralista y nacionalismo secesionista, entre centro y periferia. No es sólo una reflexión teórica, sino que parte de experiencias prácticas: en la bilingüe Comunidad Valenciana no hay ahora ningún partido nacionalista con representación parlamentaria. Descentralización y contribución al proyecto nacional pueden armonizarse de hecho.

La significación del prologuista viene dictada por la militancia en la UCD del actual presidente de la Generalitat valenciana, que fue miembro destacado de las juventudes liberales de Joaquín Garrigues Walker. El libro sale en un momento en el que en la Comunidad Valenciana, según varias encuestas publicadas por medios contrapuestos, no se nota el llamado “efecto Zapatero” y el PP se distancia aún más del PSOE respecto a las últimas elecciones autonómicas y nacionales, en las que los resultados se situaron en términos de mayoría absoluta y feudo popular.

En política la publicación de un libro se considera un riesgo, que parece ser asumido por Zaplana por su interés en definir un proyecto nacional con una importante contribución periférica, superadora de los nacionalismos rupturistas.

Nacionalismo y fe, enigmas insondables
Por M. MARTÍN FERRAND ABC 3 Enero 2000

Posteridad es una palabra tremenda, llena de contenido y responsabilidad, que, por eso mismo, va perdiendo sentido en estos tiempos en que lo efímero tiende a valer más que lo permanente. El templo expiatorio de la Sagrada Familia, en Barcelona, es, en convivencia con su dimensión espiritual, la expresión de un afán de (parte de) la sociedad catalana por trascender en el tiempo mediante el intento, casi alquimista, de convertir en piedra el espíritu de Antonio Gaudí. Hay que mirar con atención lo que ocurre en la Sagrada Familia desde que «la catedral de los pobres» comenzó su construcción —hace siglo y cuarto— porque en ella, como ocurre con los estratos que buscan los geólogos, se va cuajando un reflejo específico de la realidad barcelonesa, dividida ante el fantástico templo y reflejada en él.

Este pasado domingo, el cardenal Ricard María Carles, arzobispo de Barcelona, concelebró la eucaristía en la nave central —cubierta, pero no cerrada— de la Sagrada Familia. Fue un acto multitudinario como suelen ser en Barcelona cuantos se refieren a su identidad. Carles aprovechó la homilía para, sobrepasando el ámbito local, implorar «que nos veamos liberados del flagelo del terrorismo». A la salida de la misa, un grupo de nacionalistas católicos, Església i Pais, desplegaron varias pancartas para reclamar una Conferencia Episcopal catalana, independiente y autónoma de la española, y reclamar del Vaticano obispos más próximos a su nacimiento y formación: «Volem bisbes catalans».

Como suelen inquietarme los límites de los nacionalismos —tan actuales, tan anacrónicos— en esa demanda de los fieles barceloneses veo, más que un fin, un camino. Una etapa en el itinerario que conduce desde el infinito al propio ombligo. Desde una fe católica, universal, los nacionalistas quieren obispos catalanes. Es la rebelión de la Geografía sobre la Historia porque, viajando a los orígenes, esa fe que les mueve es de «importación». Jesús no nació en Manresa, ni se educó en Vic, ni padeció en un calvario del Montseny. Para los nacionalistas, y consta la honradez del grupo que desplegó la pancarta, la religión, la búsqueda del vínculo con Dios, requiere raíces locales por encima de los planteamientos morales. Es algo que requiere meditación. No es un asunto baladí y en él, quizás, esté la esencia de algo que, en política, tiene tintes de mayor oportunismo.

¿Por qué, además, limitar la demanda a Cataluña? Puestos a localizar lo que, en su esencia, es universal, ¿no sería más lógico reclamar obispos barceloneses para Barcelona, gerundenses para Gerona o, un poco más, de Horta para los vecinos de tan tradicional pueblo/barrio del arzobispado? Entiéndaseme bien: abordo el asunto con el máximo respeto porque, crecientemente, se me escapan las razones del nacionalismo. De los nacionalismos. He dicho muchas veces que son el rebrote de los viejos caciquismos; pero, ante fenómenos de espiritualidad como el que hoy valoro, esa explicación se queda corta. La pancarta —«volem bisbes catalans»— es, al tiempo que un gesto de fe, una reivindicación que reduce a un territorio toda la grandeza de la fraternidad humana. También pudiera ser una demanda meramente administrativa.

Alivio de luto
ANTONIO BURGOS El Mundo
3 Enero 2000

Hoy o mañana, en Baqueira, se repetirá una de las escenas más ridículas del ritual español de las presentes Pascuas de Navidad y Reyes. Pujol subirá en cuerpo y alma de Generalitat a las montañas nevadas, banderas al viento, para cumplimentar al esquiador Don Juan Carlos de Borbón. Como Pujol es lo menos deportista que se despacha, irá con su habitual atuendo de hacer el ridículo o de aterirse de frío, o de ambas cosas. Habrá, como todos los años, un escolta que igual que San Martín le cedió su capa a un pobre, le prestará su chaquetón de forro polar al presidente, que suele ir de traje y creo que hasta con mocasines, le pegan mucho los mocasines. Y será entonces cuando en los telediarios veremos el ritual del ridículo, ese Pujol con el anorak prestado, subiéndose al telesilla con una cara en la que siempre nos queda la incógnita: si tiene más miedo que frío o más frío que miedo. ¿Sube Pujol a cumplimentar al Rey o a darle las gracias por la propaganda que hace todos los años de las estaciones del Pirineo catalán? Punto en el cual los andaluces pensamos que, hombre, a ver si Ese Eme se acuerda un año de que existe Sierra Nevada...

Mas como espero que este año Pujol me deje por embustero y acuda con el uniforme de reglamento que lleva Aznar para su particular montañas nevadas, banderas al viento, sería también de desear que el Rey lo recibiera no con ropa de esquiar, sino con su uniforme civil de primer servidor de la Constitución. Lo digo por lo de la corbata. En el mensaje televisado de Nochebuena, muchos se dieron cuenta de que el Rey llevaba corbata negra. A buenas horas, mangas verdes. Con lo que le gusta presumir de llevar las corbatas más a la moda, de florecitas, de elefantes con la trompa hacia arriba, de ranas, que también traen buena suerte, el Rey le ha guardado el luto a su madre, la Condesa de Barcelona, un año entero. Algunos dirán que eso es una antigüedad. De ninguna de las maneras. Es ternura de hijo, algo que nunca se queda antiguo. El Rey ha hecho muy bien guardando algo que se lleva tan poco como el luto. En esta España donde los hijos van a los entierros de sus madres con un chaleco rojo y donde al día siguiente se meten en la discoteca como si tal cosa, está muy bien que Don Juan Carlos, con el supremo lenguaje de los gestos regios, haya dado este callado ejemplo de cómo deben ser las cosas. El luto ya no se lleva, lo sé. Lo malo es que tampoco se llevan los sentimientos. Se piensa que los sentimientos también son una antigüedad. Seré un antiguo, pero cuando, hoy o mañana, vea de nuevo al Rey con su corbata imposible de muñequitos o de color remordimiento, pensaré que en el fondo esa corbata sigue siendo negra, tras el cabo de año. Los que hemos perdido a nuestra madre como el Rey a Doña María sabemos que esa corbata negra se lleva siempre anudada al alma, sin alivio de luto alguno. www.antonioburgos.com

Rosa Díez propone una cruzada europea contra la impunidad del terrorismo
Libertad Digital 
3 Enero 2000

Rosa Díez, diputada socialista en el Parlamento Europeo, ha defendido en Bilbao la necesidad de promover "una cruzada" en el ámbito de la UE para terminar con la "impunidad política y penal" de los terroristas. La europarlamentaria propone un espacio penal común y la marginación política del terrorismo como una responsabilidad que de be ser compartida.

Estas iniciativas tienen como objetivo formular "una definición común" sobre el delito de terrorismo, de forma que se pueda constituir un "tipo penal unificado", buscar un procedimiento de extradición rápido y conseguir que prevalezca el delito más grave, de forma que el terrorista pueda ser juzgado en el territorio donde haya cometido el delito mayor.

Una cuarta iniciativa, explicó Díez, trata de buscar una base legal que permita constituir un "espacio penal común" frente al terrorismo para hacer de él una especie de "delito federal".
La dirigente socialista recalcó que la cooperación internacional contra el terrorismo no debe reducirse a la actuación de los gobiernos, sino que debe tener un eje fundamental en el Parlamento. Abogó por emprender un proceso de "pedagogía política" en los ámbitos europeos para que todos los representantes, independientemente del país al que pertenezcan, se sientan concernidos por este asunto.

Rosa Díez recalcó que se tiene que "perseguir a los terroristas desde el punto de vista judicial y marginarles desde el punto de vista político es una estrategia que en el pasado fue positiva y que tenemos que conseguirlo que lo sea ahora también".

La diputada insistió en que "no podemos darles tregua en ninguna parte de Europa y no sólo porque lo digan los tratados, sino porque cuando hay una parte de Europa en la que las libertades están siendo atacadas toda la Unión tiene que reaccionar; no puede haber una parte de Europa en la que haya un fascismo organizado contra el estado de derecho y la democracia".

PP y PSE-PSOE presentan una proposición en el Parlamento vasco para reformar la Ley electoral
Populares y socialistas pretenden «evitar» que PNV y EA paguen «favores políticos a IU-EB»
Los grupos parlamentarios del PP y PSE-EE han presentado en el Parlamento vasco una proposición de ley urgente con el objetivo de reformar la Ley electoral vasca, con el fin de que se restablezca el porcentaje del cinco por ciento como atribución de escaños en la Cámara vasca y no del tres por ciento, como se estableció tras su modificación a finales del año pasado a instancias de IU-EB. Con esta actuación populares y socialistas quieren «evitar» que PNV y EA paguen «favores políticos a IU-EB». Izquierda Unida-EB considera que la propuesta es «antidemocrática» y partidista.
Esperanza Mejuto/ Redacción - Bilbao/Madrid .- La Razón   3 Enero 2000

La iniciativa presentada por populares y socialista propone que se restablezca el mínimo de un cinco por ciento de los votos en cada circunscripción para la distribución de escaños, por entender que la última reforma, realizada a instancias de IU-EB «no está justificada por una necesidad compartida entre las fuerzas políticas vascas ni avalada por un consenso amplio que la haga creíble». A juicio del PP y del PSE-EE, una ley electoral «es algo demasiado serio como para cambiarlo a golpe de coyuntura política o para pagar favores del Gobierno a partidos minoritarios que le son útiles para legitimar su estrategia o consolidar en el futuro estrategias que sirvan para perpetuar al nacionalismo en el poder».
    Además, señalan que «maniobras de este carácter representan verdaderos atentados contra las reglas de juego que deben regir cualquier sociedad democrática y son, al mismo tiempo, la expresión del grado de bajeza política y deterioro institucional al que se ha llegado por la obstinación del nacionalismo de mantenerse en el poder a cualquier precio». En un comunicado, ambas formaciones insisten en que la proposición de Ley urgente es una iniciativa conjunta que «busca corregir una reciente modificación de la Ley Electoral que no se basó en consideraciones sobre la representatividad, sino en intereses políticos y partidistas de algunas fuerzas políticas».
   
«Favores políticos»
El parlamentario del PP, Leopoldo Barreda, ha explicado que con esta reforma no buscan impedir que las fuerzas políticas minoritarias lleguen al Parlamento, sino el riesgo de que determinados partidos, en referencia a PNV y EA, «puedan pagar favores políticos a otros utilizando la ley electoral». « Por eso pedimos que el límite vuelva a estar en el 5 por ciento, cifra razonable que evita, además, la atomización del sistema político vasco, que es ya de por sí el más complejo de toda España».
    «El límite de votos que deseamos restablecer no impide a ninguna fuerza estar en el Parlamento, sino que, al contrario, lo que evita es que determinados partidos puedan pagar favores políticos a otros utilizando la Ley Electoral», apuntó.
    Por su parte, el portavoz parlamentario del PSE, Rodolfo Ares, denuncia como «esperpéntico» y «altamente inmoral» que una ley electoral, que hasta el momento había contado con un considerable grado de consenso, se modifique para contentar a «un supuesto partido de izquierda en vías de extinción», en referencia a IU, sobre el que además afirma que ha centrado su actuación en «hacer antisocialismo y ser un apéndice de la estrategia del nacionalismo».
    Asimismo, el senador socialista Javier Rojo declaró a LA RAZÓN, que esta proposición de ley ha sido presentada con objeto de evitar que la ley electoral vasca sea manipulada para «ofrecer balones de oxígeno», en este caso a Madrazo, ya que la actual ley está diseñada a medida del dirigente de IU, quien «se cobra de esta manera el pago de favores políticos dados al PNV» y llevando al País Vasco a una «nada deseable» fragmentación del voto.

    Según el parecer del dirigente socialista, la iniciativa llevada por populares y socialistas va a ofrecer la posibilidad de «colocar a cada uno en su lugar» y de que claramente, a puertas de que sean convocadas unas elecciones autonómicas, se le vea a cada formación «sus propios intereses», ya que en caso de que los peneuvistas, quienes cuentan con mayoría en la actual Mesa del Parlamento Vasco, paren o echen para atrás esta proposición de ley, va a poner claramente de manifiesto que tanto a los nacionalistas como al actual dirigente de IU en el País Vasco, «les importan más un escaño parlamentario que los intereses de los ciudadanos».
    Esta iniciativa de populares y socialistas vascos ha sido duramente criticada por IU-EB.
    El coordinador general de IU-EB, Javier Madrazo, declaró que la propuesta de PP-PSE es «antidemocrática, porque lo que busca es impedir que un sector de la población tenga su propia representación en el Parlamento, busca cercenar la pluralidad política».
    Por otro lado, la coordinadadora de Participación Sectorial del PP, Ana Mato, está convencida de que su partido saldrá reforzado de las elecciones que en su momento se celebren en el País Vasco y de que el PNV recibirá en esos comicios un voto de castigo porque, a su juicio, no se puede «jugar con dos barajas y hacerle el juego a los que matan».
   
Candidatura del PSE-EE
Mientras, el PSE-EE ya ha anunciado que Nicolás Redondo Terreros presentará públicamente su candidatura a «lendakari» el próximo 14 de enero en un acto que se desarrollará en el Teatro Arriaga de Bilbao, en el que participará el líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero. El secretario general del PSE-EE formalizará de esta forma lo que pretendía anunciar tras la Asamblea de su partido en Euskadi y que no hizo al ser reelegido en su cargo por una votación muy ajustada. Al acto de presentación se ha invitado a todos los militantes y a los dirigentes de las federaciones, así como a los presidentes autonómicos del PSOE.

PP y PSOE de Getxo acusan a la Ertzaintza de desprotección
El PNV minimiza los incidentes y los califica de gamberrismo de Nochevieja
DIEGO ARTOLA El Mundo  3 Enero 2000


GETXO.- Los partidos de la oposición de Getxo responsabilizaron a la Ertzaintza del episodio de kale borroka ocasionado en la madrugada de ayer en el municipio. PP y PSOE destacaron la escasa efectividad de la policía autonómica, que llegó 25 minutos después de que se iniciaran los disturbios cuando dispone de una comisaría a dos minutos de distancia. «Nos deja atónitos, no se llega a tiempo, se hace tarde y mal», señaló la portavoz popular Marisa Arrúe.

Por su parte, el alcalde de Getxo, Iñaki Zarraoa, minimizó los incidentes al situarlos junto a los casos de gamberrismo de Nochevieja. El primer edil adelantó que los desperfectos causados en papeleras y contenedores asciende a 1.200.000 pesetas.

Asimismo, Zarraoa rechazó que el ataque suponga un repunte de la violencia callejera. «No quiero interpretarlo como un rebrote de la kale borroka», señaló.

El alcalde también relativizó la incidencia de la violencia en Getxo al destacar que en los últimos meses los ataques perpetrados fueron «menores que en poblaciones de similar o mayor población». Este análisis le llevó a considerar que la localidad «había quedado bastante libre de esta incidencia».

Los portavoces socialistas y populares criticaron con acritud la actitud del alcalde al que acusaron de desidia a la hora de convocar la Junta de Portavoces. «Esta reunión se organizó a iniciativa nuestra porque el alcalde no estaba dispuesto a convocarla», señaló Arrúe. Sin embargo, la víspera, Zarraoa había hecho pública una nota personal en la que condenaba «sin ningún tipo de paliativos» la acción. En la misma misiva se calificaba a los autores del suceso de «enemigos de este pueblo».

La Junta de Portavoces rechazó el ataque con la adhesión de PNV, EA, PSOE y PP. El comunicado exigía «la paz sin condiciones», además de reprobar la acción por suponer un serio obstáculo para la convivencia. Sólo PP y PSOE criticaron con dureza la pasividad de la Ertzaintza durante el ataque que afectó a la sede socialista, a siete entidades bancarias, a las oficinas del metro y a un inmueble de Telefónica.

La patronal vasca reclama a los empresarios que se mantengan firmes
El Mundo   3 Enero 2000

BILBAO.- La patronal vasca Confebask instó ayer a los empresarios, tras condenar los atentados del pasado sábado contra Construcciones Sukia y un concesionario Nissan de San Sebastián, a «mantenerse firmes en sus puestos, porque es la mejor respuesta y el mayor compromiso que se puede seguir ofreciendo a este país».

La Confederación Empresarial Vasca (Confebask) afirmó que estas acciones constituyen «un nuevo ejemplo de intolerancia, barbarie y fanatismo». En un comunicado, la patronal vasca transmitió a la dirección y trabajadores de ambas compañías «todo su apoyo y solidaridad».

En términos similares se pronunciaron también las asociaciones de Empresarios y de Constructores de Guipúzcoa, Adegi y Ascongi, que en un comunicado manifestaron su solidaridad a los trabajadores de dichas compañías. También el Círculo de Empresarios Vascos aseguró que, con su «carrera irracional», ETA deja cada vez más patente la «enorme distancia» que ha tomado respecto a los deseos de la sociedad en Euskadi, «que anhela la paz».

Por su parte, el comité de empresa de Construcciones Sukia rechazó ayer el atentado del sábado y denunció que ETA «pone en peligro» sus empleos.

Cuerda apoya a Guevara en sus críticas al PNV
El Mundo 3 Enero 2000

VITORIA.- El ex alcalde de Vitoria y destacado militante del PNV José Angel Cuerda manifestó ayer su identificación con las críticas que su compañero de partido Emilio Guevara ha dirigido en las últimas semanas a la dirección peneuvista a través del diario Deia.

El ex alcalde de Vitoria explicó que esta identificación con su compañero de partido se produce también en la idea de que es necesario un cambio en el PNV, y que esto es independiente de que a algunos no les haya gustado que Guevara dijese al respecto que lo que hace falta es un motín contra la dirección peneuvista.

Asimismo, Cuerda dijo que sería «lamentable» que a Guevara se le abriese expediente o se le intentase expulsar de la formación por formular estas críticas, algo que se ha apuntado desde la dirección del PNV y que podría empezar a estudiarse esta misma semana.

Sobre la reconvención
JAVIER GUEVARA El Correo 3 Enero 2001

Leo en prensa la que parece inminente comparecencia de Emilio ante el Tribunal Municipal de su partido, quien habrá de decidir sobre su posible exclusión del mismo como consecuencia del artículo en el que expresaba lo que considera la real e histórica doctrina política del PNV, en contraposición al rumbo seguido en los dos o tres últimos años.

Para empezar, dudo que esa situación se produzca. Conozco el partido y conozco sus tribunales, a los que he pertenecido en repetidas ocasiones y que alguna vez me ha tocado presidir. Creo, sinceramente, que ese no es el foro para debatir y decidir sobre algo de tanto calado como lo que Emilio plantea.

Pero, si a pesar de todo se tomara la decisión de optar por la ‘vía judicial’, creo que ello significaría un grave error. Y me explico. Emilio, como buen jurista, conoce perfectamente lo que es la ‘reconvención’; es decir, demandar o reclamar frente a quien te manda o reclama. Y, si Emilio decidiera reconvenir, pudiera plantearse un grave, pero interesante, problema. Porque, ¿qué ocurriría si, al tiempo que defendiese sus tesis como propias del partido, denuncia a su vez el rumbo seguido en los últimos tiempos como contrario a lo que ha sido la trayectoria histórica del partido, y demanda a sus promotores las pertinentes responsabilidades?

Y, es que, pudiera ser que lo que Emilio defiende y reivindica no es, ni más ni menos, lo mismo que el PNV ha venido defendiendo y reivindicando desde su fundación hasta hace bien poco: la existencia de una entidad, una realidad nacional, sí, pero una realidad nacional democrática, plural, abierta al mundo, integradora, en la que tienen cabida las diferentes sensibilidades que coexisten en este país; un nacionalismo entendido como aprecio y apego a la tierra, posibilista, más preocupado y ocupado por y para la convivencia pacífica y democrática de sus gentes que por maniqueos, victimistas, caducos y desfasados criterios etnicistas; un nacionalismo integrador, sin ciudadanos de primera y de segunda -sin «alemanes mallorquines»- dispuesto a enriquecerse de las diferentes culturas que la coyuntura histórica ha ido consolidando en esta tierra; un nacionalismo, en fin, que no parte de la premisa dogmática e inamovible del «ser para decidir», sino que se muestra dispuesto y abierto a admitir lo que los ciudadanos vascos queremos, hoy en día y para el futuro, ser.

Estoy hablando del partido de Aguirre, Irujo, Landáburu, y tantos otros. Del partido que era acogido y reconocido en ámbitos internacionales, del partido que fue respetado por la talla política y humana de sus dirigentes y por la firmeza democrática de sus planteamientos. De aquel partido que, tras aguantar una larga travesía del desierto, tuvo la capacidad de renacer para lograr un hito histórico, un paréntesis en la atormentada historia de enfrentamientos y guerras civiles a lo largo de dos siglos: la unidad, el encuentro de la inmensa mayoría de los vascos en un marco jurídico, el Estatuto de Gernika, que significó, y significa, la mayor cuota de autogobierno y autonomía que ha disfrutado este país desde tiempos inmemoriales.

Por tanto, si esa posible demanda reconvencional de Emilio llegare a prosperar, no será él quien deba ser excluído del partido. Serán otros los que sobren, o los que nunca debieran estar. Aquellos que han puesto al PNV al borde del precipicio y a la sociedad vasca al borde de la confrontación. Aquellos que, en su demencia política, en su ignorancia histórica, en su integrismo racista o en su frívolo afán de pasar a la historia como pacificadores, han hecho actual una célebre frase pronunciada hace sesenta años en una situación política trágicamente parecida a la que hoy padecemos: «no habéis traído paz con honor, sino guerra con deshonor».

Pero, también pudiera ocurrir lo contrario. Que Emilio no tenga razón. Que la demanda reconvencional no prospere. Que sea cierto lo que le dice su Junta Municipal: «no busques dentro del partido otro PNV que el de Arzalluz y Egibar, porque no lo hay». En ese caso, justo será que Emilio sea excluído de la organización, que, evidentemente, ya no sería la suya. Ahora bien, en ese supuesto, si ese PNV que Emilio y muchos otros queremos ya no está ahí, habrá que volver a inventarlo. Mucha gente lo desea, y la sociedad vasca lo necesita.

 

VICIOS CON LENGUA
JOSÉ LUIS ALVITE La Voz   3 Enero 2000

 

Nadie en su sano juicio puede oponerse al bilingüismo en Cataluña, en Euskadi o en Galicia. Entre otras razones, porque las lenguas, a diferencia de los vicios, no basan su entereza o su prosperidad o su ostracismo en la vigilancia policial o en las subvenciones oficiales.
Conozco el caso de Galicia, una comunidad en la que el hecho autonómico normalizó una tendencia regenerativa de la lengua gallega que se inició en pleno franquismo en el foro universitario, pero que sobrevivió realmente en el fútbol, al lado de los malos arbitrajes.
La lengua gallega había retrocedido sobremanera en las ciudades y estaba mal visto hablarla donde exigían corbata.
Se produjo en Galicia un hecho curioso. La Xunta regeneró el idioma con tanto celo técnico que con frecuencia los administrados comprenden malamente ese gallego que se maneja en los coches oficiales. Muchos juraríamos que lo que se habla en la Universidad es una especie de alemán de Lugo.
La lengua de los versos rosalianos tiene poco que ver con ese otro idioma destilado por los expertos. Pero se dieron grandes pasos, aunque la limpieza lingüística haya enfriado ciertos dejes populares a cambio de elevar el idioma gallego al rango de desparasitada lengua de laboratorio.
Un idioma sólido no necesita incentivos. La lengua gallega se mantuvo viva en su abandono. No avanzó al ritmo de las innovaciones técnicas y hubo que inventar palabras de raza falsamente gallega a costa de degenerar las correspondientes voces castellanas. Pero nadie pudo matarla ni siquiera editando folletos con el dudoso valor pedagógico del manual de instrucciones de un féretro.
La Xunta llegó a pagar dinero por traducir al gallego los nombres de los bares. De este modo se profesionalizó la identidad de Galicia, pero se logró el efecto secundario de llevar las propias señas donde ya estaban desde toda la vida los propios vicios. Y los vicios hicieron siempre por los idiomas mucho más que la filología.
Con el tiempo los idiomas serán mestizos. Contra lo que se piensa, un idioma no se malogra en la clandestinidad sino en la cama. Del cura que rezaba en castellano y su criada que jadeaba en gallego, lo que queda realmente en Galicia, amigo mío, es una generación de feligreses que saben chino.

 

Recortes de Prensa   Página Inicial