AGLI

Recortes de Prensa     Lunes 8 Enero 2001
#La perversión de los conceptos de diálogo y paz
Edurne Uriarte. Profesora de Ciencia Política de la Universidad del País Vasco ABC 8 Enero 2001

#Anacronismo y mendacidad
Ignacio SÁNCHEZ CÁMARA  ABC 8 Enero 2001

#Zorrilla y las uvas
Iñaki EZKERRA La Razón  8 Enero 2001

#Fabiolillo de Bruselas
El Conspirador  La Estrella  8 Enero 2001

#Diálogo y unidad de los demócratas
José Antonio SÁNCHEZ La Razón 8 Enero 2001

#NI HABRA MODERACION EN ETA, NI DISIDENCIA EN EH
Editorial El Mundo 8 Enero 2001

#El nacionalismo envenena a la Real
L. R. D. - Madrid .- La Razón  8 Enero 2001

#Zapatero critica la debilidad de IU frente al terrorismo ante su reunión con Llamazares
Libertad Digital   8 Enero 2001

#El juntero socialista Eduardo Borro denuncia indefensión ante el fascismo
Vitoria EL PAÍS 8 Enero 2001

#PP y PSE ofrecerán al PNV después de las elecciones un pacto contra ETA en Euskadi
LUIS R. AIZPEOLEA, Madrid El País  8 Enero 2001

#La oposición acusa a Ibarretxe de rehuir el adelanto electoral por miedo
Vitoria EL PAÍS 8 Enero 2001

#El Gobierno de Navarra suspende la subvención a la sociedad de estudios vascos
Libertad Digital 8 Enero 2001

#Odon Betanzos: "El mayor problema del español es la invasión de anglicismos"
Huelva Estrella Digital  8 Enero 2001

#El CGPJ pretende que los jueces vascos conozcan la «realidad social»
EUROPA PRESS BILBAO El Correo  8 Enero 2001

#Lo constituido
Antonio GARCÍA TREVIJANO La Razón   8 Enero 2001

#El PP pide explicaciones por la enciclopedia que llama a «Ternera» «personalidad»
Redacción - Madrid .- La Razón    8 Enero 2001

#Balza oculta a la Ertzaintza datos «clave» de amenazados que hacen imposible protegerles
Roberto L. Vargas - Madrid .- La Razón  8 Enero 2001

 



La perversión de los conceptos de diálogo y paz
Por Edurne Uriarte. Profesora de Ciencia Política de la Universidad del País Vasco ABC 8 Enero 2001

SI queremos acabar con el terrorismo, hay dos conceptos que debemos desmitificar urgentemente y desterrar del vocabulario que los demócratas empleamos cuando hablamos del terrorismo: el diálogo y la paz. ¿Por qué? Por tres razones fundamentales que es hora de tener claras de una vez por todas. Primero, porque son dos conceptos que están actuando de gasolina que activa o que, al menos, mantiene el fuego de los terroristas. Segundo, porque están contribuyendo al mantenimiento de una perversa equidistancia entre los asesinos y sus víctimas. Tercero, porque mantienen una preocupante confusión social sobre cuál es la actitud y el tipo de acciones que los ciudadanos de las democracias debemos mantener contra el terrorismo.

El diálogo y la paz no son inocentes y bellas palabras que otorgan certificado de demócrata a quien las utiliza. Depende de dónde y cómo se utilicen. En nuestro país y frente al terrorismo, ambos conceptos tienen connotaciones, sencillamente, antidemocráticas. Porque el diálogo del que se está hablando no es el que se realiza entre partidos y organizaciones democráticas para combatir el terrorismo. Ese diálogo se refiere, bien al contrario, a la negociación con los terroristas o con quienes comparten objetivos con los terroristas para ofrecerles contrapartidas políticas. Y cuando se dice que debemos conseguir la paz, se está sugiriendo que hay una guerra o un conflicto entre dos bandos comparables, uno, el de ETA, y otro, el de todos los demócratas amenazados.

Ambos conceptos son muy queridos por ETA. Porque mientras haya gente que propugne el diálogo como solución al terrorismo, ETA sabe que podrá seguir matando hasta donde quiera, porque, al final, habrá diálogo, un diálogo en el que la sociedad ofrecerá alguna contrapartida a los asesinos a cambio del fin de los crímenes. ETA calcula, además, que, si el diálogo siempre va a estar ahí, si sus víctimas potenciales están dispuestas a escucharles hagan lo que hagan, quizá deba intensificar sus asesinatos y sus amenazas, porque las contrapartidas que pueda obtener serán proporcionales a la intensidad de la presión que ejerza. El concepto de paz permitirá a los etarras, además, seguir encontrando justificación a sus crímenes, porque si la sociedad dice que quiere la paz, es que está de acuerdo con ETA en que hay una guerra, una guerra en la que los asesinatos etarras son acciones militares, y no meros crímenes mafiosos.

Pero, además, esta contaminación de nuestro lenguaje por el discurso de los terroristas equipara escandalosamente a las víctimas con los asesinos. Porque se nos está sugiriendo que el terrorismo existe y ha pervivido porque hay una falta de diálogo, es decir, porque las víctimas y los amenazados no han sido capaces de comprender a ETA o de ofrecerle algún tipo de solución política, de ofrecerle, en definitiva, la firma de la paz.

Los efectos de todo esto entre los ciudadanos son de confusión y, además, de desmovilización. Porque si es democrático dialogar sobre ideas antidemocráticas, o dialogar con los asesinos, y si somos el bando de una guerra, quizá al final nos tengamos que movilizar en realidad contra nosotros mismos, a ver si tenemos un poco más de visión política y un poco menos de intolerancia y cerrazón mental ...

Diálogo y paz son conceptos especialmente queridos y utilizados por los nacionalistas, y, junto a ellos, por todo ese sector social de equidistantes, de esos que dicen estar contra ETA, pero también contra el extremismo de los otros, es decir, de los amenazados por ETA. Dada la primacía social del discurso nacionalista todavía hoy en el País Vasco, y la capacidad de penetración de los equidistantes en el resto de España, la repercusión social de esta lectura del terrorismo es todavía enormemente preocupante. Y más si tenemos en cuenta la endeblez intelectual de ese discurso. Sus propios promotores son probablemente conscientes de su debilidad, porque, curiosamente, repiten profusamente las dos palabras mágicas, pero nunca les dan un contenido concreto.

Un grupo de intelectuales catalanes ha lanzado hace unos días un manifiesto en contra del acuerdo antiterrorista firmado por el PP y el PSOE, y ha propuesto como alternativa, una vez más, el diálogo. Por supuesto, estos intelectuales catalanes hablan de un diálogo genérico al que no dan ningún contenido concreto. Del mismo diálogo fantasma hablaba en una entrevista reciente Gerry Adams, el líder del Sinn Fein, quien, cuando se le pedía su opinión sobre los crímenes de ETA, eludía esa opinión, pero a continuación decía que lo que había que hacer era dialogar. Ibarretxe tampoco se atrevía a escribir con claridad el nombre del interlocutor del famoso diálogo en un artículo titulado «El respeto, el diálogo y la paz», y acababa con la siguiente solución: «(...) sólo hay una manera de avanzar y lograr la paz: dialogar ya». Algo menos acomplejado, o más imprudente, el vicario de San Sebastián, José Antonio Pagola, remataba con más contundencia el argumento tan sólo sugerido por los demás, y declaraba hace unos días que ETA tiene unas causas y que hay que darle unos argumentos que la convenzan para parar.

Si ni siquiera sus propios defensores clarifican esos conceptos de diálogo y paz, cabe preguntarse por las causas de tanta repercusión social. La primera es, desde luego, la comodidad con la que estos conceptos permiten parapetarse tras su protección a tantos y tantos exquisitos que pretenden eludir un compromiso claro frente al terrorismo. Y la segunda, ese complejo paralizador que ataca todavía a muchos españoles cuando hablan del terrorismo y del problema vasco. Como si el terrorismo fuera algo más que lo que es, es decir, el uso del terror para imponer un proyecto totalitario. Y como si todavía a estas alturas temieran ser tachados de antidemócratas por exigir la garantía de los derechos democráticos para todos los perseguidos por ETA, y la acción del Estado de Derecho contra los criminales.

Pues bien, frente a tanta confusión, tanta indecisión y tanta cobardía, que no hacen más que prolongar la barbarie terrorista, es urgente sustituir de una vez por todas las palabras diálogo y paz por las de justicia y libertad. Justicia, en primer lugar, porque las democracias no dialogan con los criminales, sino que les persiguen y les juzgan con todos los instrumentos del Estado de Derecho, garantizando seguridad para los amenazados y perseguidos, y, muy especialmente, justicia para las víctimas y para toda la sociedad.

Libertad, en segundo lugar, porque en el País Vasco no hay ninguna guerra para la que tengamos que conseguir la paz. En el País Vasco hay una banda terrorista que está matando y aterrorizando a la población. Y frente a esa banda terrorista, lo que debemos reivindicar y conseguir es la libertad, libertad para pensar y escribir, libertad para hacer política, libertad para pasear por las calles, libertad para hablar, libertad, en definitiva, para una sociedad sojuzgada, una sociedad que, en el contexto geográfico de las democracias más consolidadas del planeta, vive una situación de opresión propia de una dictadura, la dictadura de ETA.

Anacronismo y mendacidad
Por Ignacio SÁNCHEZ CÁMARA  ABC 8 Enero 2001

El nacionalismo vasco, como todas las formas de nacionalismo separatista que se sustentan en la negación y en la voluntad de destruir las unidades nacionales forjadas por la historia, es anacrónico y mendaz, al margen de su variante radical, criminógena y totalitaria.

El nacionalismo separatista en el seno de la Europa actual es un absurdo anacronismo. Abundan las razones para probarlo. Las naciones han sido las formas de organización de las sociedades europeas que se fueron forjando en el mundo moderno a partir, en ocasiones, de raíces medievales, pero hoy esta forma de convivencia nacional se encuentra en crisis. Quizá asistamos al eclipse de la idea de nación. Hoy es Europa, nación de naciones, la que aspira a dotarse de instituciones comunes. La nación, si cabe hablar aún de tal cosa, es Europa. Mientras la razón y la historia unen y agregan, el nacionalismo separa y disgrega. Plantear el problema del titular de la soberanía en una sociedad democrática es un doble anacronismo. Por una parte, porque la soberanía reside en el pueblo y no existe procedimiento democrático para determinar quién es el pueblo. Sólo cabe responder que todos los que ya conviven o son afectados por las decisiones colectivas. Por otra, porque la noción misma de soberanía nacional se ha convertido ya en una especie de mito o ilusión. El nacionalismo se acoge así a una antidemocrática fantasmagoría. La ideología nacionalista pertenece a la etapa final del siglo XVIII y al XIX y constituyó una reacción, en parte razonable aunque, en su exceso, cayó en el extravío, contra el universalismo de la Ilustración. Es algo demasiado viejo, una antigualla inservible para nuestro tiempo. Por último, en la época de la construcción europea, las reivindicaciones «pequeñonacionalistas», quizá explicables ante el temor que provoca lo nuevo, se sitúan fuera de los márgenes de la corriente de la historia. Existe un nacionalismo europeísta (de menguadas vigencia y vitalidad) que aspira a construir una gran unidad a partir de una civilización preexistente. Los nacionalismos separatistas son un fenómeno opuesto. Llamarlos a los dos «nacionalismo», sin advertir que se trata de realidades antagónicas, es condenarse a no entender nada. Además de sus errores (y de sus horrores) el nacionalismo no pertenece a este tiempo.

La otra cara del nacionalismo, frente a la de su anacronismo, es la mendacidad. Miente, porque finge una realidad inexistente, ficticia, imaginada, para luego imponerla totalitariamente. La lectura del excelente reportaje de Juan Pedro Quiñonero y de los textos de escritores vascos allí citados, demuestra cómo contribuyeron a forjar la conciencia cultural española y fueron hostiles al nacionalismo y a la imposición del vascuence. Nos ilustran así sobre la génesis de una impostura. Es esa mendacidad la que el nacionalismo quiere imponer desde la escuela, convertida en sede de la tergiversación y difusora de la mentira. Esta es la razón por la que resulta tan difícil desmontar su patraña, pues, como afirmó Popper, no es posible cambiar mediante el razonamiento una creencia a la que no se ha llegado a través del razonamiento. Oponer razones contra mitologías puede ser tarea tan noble como difícil. No cabe, no obstante, otra opción que seguir constatando el anacronismo y la falsedad que se albergan en el nacionalismo.

Zorrilla y las uvas
Iñaki EZKERRA La Razón  8 Enero 2001

La negativa de siete miembros del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco a ceder una sala de la Audiencia de Bilbao para la entrega al Foro Ermua del Premio «Carmen Tagle» no es algo que le sorprenda a uno. En euskadi esto es algo habitual. Y lo más grave no es que haya un partido o varios que se hayan propuesto negárnoslo todo a los que no compartimos su ideario de construcción nacional. Lo más grave no es que haya una ideología incivil que practica una caza de brujas sistemática contra todo incómodo oponente. Lo más grave es que incluso quienes no comparten esa ideología y ese ideario actúen de la misma manera para no tener problemas y que además no sean ya conscientes de ello. Alegar razones de independencia judicial para esa negativa, como hace Manuel Zorrilla, presidente del TSJPV, es incurrir en un disparate. ¿Está diciendo que la Asociación Nacional de Fiscales, que concede el premio, carece de esa independencia?

    Confieso que cuando oigo historietas de la censura franquista, anécdotas de aquella grotesca mojigatería de los años cincuenta o sesenta, y pienso en el presente, en las anécdotas chuscas que me ha tocado vivir, me pongo enfermo y se me cae el alma a los pies. Algún día se contará cómo ha sido la censura en Euskadi y en toda España en lo referente al tema de Eta y del nacionalismo vasco. El anecdotario de esta otra censura es infinitamente más esperpéntico que el de la dictadura, entre otras cosas porque con Franco los límites estaban claros y el columnista desistía de abordar ciertas cuestiones. Ahora, sin embargo, existe libertad en teoría pero en la práctica impone sus corsés lo políticamente correcto. Ahora sigue habiendo límites, sólo que no son tan precisos y dicha imprecisión permite mayores arbitrariedades. ¿Cómo no va a tener problemas el Foro Ermua en una sociedad en la que es políticamente incorrecta hasta la bandera constitucional? Yo le preguntaría a Zorrilla si considera también políticamente incorrecto un premio que se llame «Carmen Tagle» o ser fiscal, llamarse Carmen Tagle y morir asesinada por Eta.

    No. No voy a hacer sangre con Zorrilla. Ni siquiera voy a dar por hecho que es nacionalista. Es probable, en efecto, que no lo sea. Estoy cansado de ver a verdaderos antinacionalistas que cuando ocupan un puesto de responsabilidad en la vida pública y se ven obligados, por ejemplo, a dar un premio al libro más vendido del año o a nombrar un director para unas jornadas de Historia Contemporánea, esquivan de modo automático los nombres de los autores e historiadores que más venden y más prestigio tienen en Euskadi porque los consideran conflictivos y recurren en el mejor de los casos a personajes mediocres, neutros e inocuos. Digo «en el mejor de los casos» porque a menudo se eligen a los que están en la órbita de Lizarra. No voy a señalar a nadie, pero aquí, de forma consciente o inconsciente, la caza de brujas no la practica sólo (ni solo) el nacionalismo vasco.

    Pues bien, pese a que varios miembros del TSJPV reconocen haber recibido presiones directas y llamadas concretas, pese a que su presidente decidió hablar en nombre de todos sin consultarlo, uno está dispuesto a conceder que Zorrilla se haya librado de esas llamadas y esas presiones. En realidad no las necesita porque él mismo en su argumentación se adelanta a imaginar una avalancha de presiones y llamadas en caso de que hubiera cedido esa sala. Zorrilla se imagina un generalizado rechazo social, abrumadoras reacciones y políticas acusaciones y movilizaciones pidiendo su cabeza por cometer una atrocidad semejante. Lo de Zorrilla es una pesadilla. Y lo menos que se puede decir de quien admite guiarse por criterios de popularidad -que además son discutibles- para tomar una decisión es que carece de independencia y de ese espíritu de lo justo que va más lejos de la mera aplicación burocrática de la ley y que resumía la famosa inscripción del Palacio de Justicia de Brescia: «Hic locus odit, amat, punit, conservat, honorat nequitiam, pacem, crimina, iura, bonos». O sea «Este lugar aborrece la maldad, ama la paz, castiga los delitos, defiende los derechos y honra a los buenos».

    Los buenos a los que Zorrilla y otros seis jueces no han querido honrar son gentes que sí poseen ese espíritu de la Justicia porque la siguen defendiendo pese a que bastantes de ellos no la han conocido ni en las cárceles de Franco ni en la Euskadi de Arzalluz.Y el presidente del TSJPV lo que ha hecho es encarnar la fábula de la zorra y las uvas: rechazar lo que no está a su alcance. Lo digo con pena y sin ninguna mala uva.

    En pocos días se nos han negado en Euskadi demasiados techos oficiales a los que creemos en la Justicia, a los que defenderemos a Zorrilla si hacen campaña contra él los de siempre, a los que fuimos a esa misa por el magistrado Querol y su escolta en la iglesia de San Vicente a la que, por cierto, Zorrilla no fue pese a tener el despacho al lado de esa iglesia. Ni el Foro Ermua puede recibir su premio en la Audiencia de Bilbao ni la ciudadanía constitucionalista puede oír al Rey en la ETB ni las víctimas del terrorismo pueden recibir su homenaje y tener una comisión en ese mismo Parlamento que permite que Josu Ternera siga en la de Derechos Humanos.

    Para los estigmatizados, los judíos de Euskadi, Antonio Giménez Pericás, juez y miembro del Foro Ermua, dedicó, en un reciente homenaje que le hicieron sus colegas de oficio, una cita del Talmud que no me resisto a copiar: «Si sois piadosos con los crueles terminaréis siendo crueles con los piadosos». Podía haber pensado en ella Zorrilla en estos piadosos días de Navidad aunque quizá se le hubieran atragantado las uvas.

Fabiolillo de Bruselas
El Conspirador  La Estrella  8 Enero 2001

Que esos pájaros pintos que son Corcuera y Vera, los integrantes del famoso "trío calaveras" (con Pepe Barrionuevo) hagan sus pinitos o bolos, presentando ante el PNV unas presuntas propuestas de pactos políticos al margen de la dirección que preside Zapatero y en nombre no se sabe bien si de Felipe González, del propio o vaya usted a saber, da mucha risa. Y le advierten al nuevo líder del PSOE que los tiempos pasados no están tan pasados ni tan lejanos, y que o corta por lo sano con "la banda de Interior" felipista, o se los volverá a encontrar amenazantes y moviendo los hilos de la verdadera conspiración y sindicato del crimen de Estado y atraco de los fondos reservados.

Por qué están éstos metidos en ese berenjenal? Pues porque a lo mejor Corcuera, por la vía sindical, pretende tener ascendencia sobre Redondo Terreros y Vera es el hombre que sabe demasiado de otros de los notorios dirigentes vascos como Benegas (que ha estado en "todo" y se ha salvado de casi de todo) y Jáuregui, que en el tema de los fondos reservados nos podría dar, si quisiera, algunos datos.

Aunque, claro está, el que sabe de todo esto más que nadie es "mister X", González, que se habrá pasado las vacaciones pescando tiburones blancos con cucharilla y viendo cómo Garzón, de la mano de la vestal Urbano, ha caído en la trampa de su propia megalomanía y se ha ido de la lengua como se fue en su día Moreiras, por lo que merece que el Consejo del Poder Judicial lo traslade de sitio y de función.

Mientras esta trama, de la que dijo "Mister Bean" así le llaman cariñosamente a Blanco en el PSOE que se les había retirado la asignación de abogados, ande por ahí dirigiendo operaciones políticas (creo que Arzalluz los escucha con displicencia y una gran curiosidad para saber qué ocurre dentro del PSOE), mientras todos estos que veranean a la sopa boba de Elena Benarroch y frecuentan los discretos salones de González no pasen a la "B", o a la reserva definitiva del PSOE, Zapatero lo va a tener muy crudo.

Por dos razones, y entramos en lo de Fabiolillo de Bruselas, que es el sobrenombre de Javier Solana. La primera, porque los inquilinos de la llamada "banda de Interior" quieren controlar el caso de ETA, fondos y GAL, buscando no se sabe qué e influyendo en toda la política de Interior (ahí la conexión Rubalcaba ha desempeñado siempre un papel, como felipista que es). Mientras que en la política exterior, González hace sus pinitos, más en América que en Europa, pero los hace sin parar y mete para ello la marca del PSOE de por medio.

Y para completar el elenco felipista en la política exterior, ahí tienen ustedes a Mister PESC, Solana, Fabiolillo de Bruselas, el gran ex secretario general de la OTAN que metió en la guerra, por primera vez en su historia, a toda la Organización atlántica, con aquellos bombardeos humanitarios que producían daños colaterales y, por lo que se ve ahora, efectos secundarios, con leucemia incluida, por el uso de las bombas con uranio empobrecido.

A Solana, Fabiolillo, lo recolocaron los europeos  (por su mala conciencia de cómplices) en la UE, como responsable de asuntos exteriores, pero ahora empiezan a darse cuenta del entuerto y vemos a los países de la UE criticando a la OTAN cuando son ellos los que tienen acogido, "a sagrado", en la UE al que fuera secretario general de la OTAN; por tanto, al máximo responsable político de todo lo ocurrido en la guerra de Kosovo por parte de la OTAN.

Y como Solana sirve igual para ministro de Cultura que para un bombardeo o para andar por la UE, pues imaginen cuál era el plan de González si les fallaba o no les obedecía, a los felipistas, Zapatero: traerse a Madrid a bordo de un B-52 a Fabiolillo de Bruselas como el gran jefe del PSOE.

En el Gobierno de Aznar cuecen habas, pero en el seno del PSOE sigue existiendo un cáncer que no hay manera de extirpar. La buena imagen del líder Zapatero, como se descuide, se la pueden cepillar en diez minutos González, Corcuera y Solana. Mister Bean, el barbudo guardián, debe estar atento y vigilar.

Correo al Conspirador

Diálogo y unidad de los demócratas
José Antonio SÁNCHEZ La Razón 8 Enero 2001

No sé quién definió la guerra como la lucha entre personas que no se conocen por el interés de personas que se conocen pero que no luchan. Viendo en Washington a Barak y Arafat tomando café y pastas en torno a Bill Clinton, mientras judíos y palestinos se matan en las calles de Jerusalén, uno tiene que admitir y aceptar la definición antes citada. Esta peculiar forma de ver la guerra, lo que ahora llamamos «violencia», se puede trasladar perfectamente a estos páramos hispanos.

    En España, después de muchos años de experiencia, hemos llegado a la conclusión de que el principal problema de la Nación no es el terrorismo, ni el paro ni la economía. Aquí el problema más difícil, el no resuelto, se llama diálogo y unidad de los demócratas. Después de veinticinco años de libertades todavía se sigue reclamando diálogo y unidad de los demócratas. Esta apelación a la unidad de los demócratas la hizo, aunque nos tememos que con poco éxito, su Majestad el Rey en su pasado mensaje navideño. Y la ha hecho también el presidente del Gobierno vasco, Juan José Ibarreche, quién ha pedido en su mensaje de fin de año diálogo, diálogo y más diálogo.

    0 sea, que después de veinticinco años de transitar por la ribera de la libertad, lo único que nuestros políticos no han logrado, y por eso lo reclaman, es diálogo y unidad. Ignoro si ello obedece a incompetencia o, por el contrario, es consecuencia de una natural dificultad. Algo habrá cuando las palabras «diálogo» y «unidad» han sido las más subrayadas en los discursos del Papa, del Rey y del lendakari.

    Los Magos de Oriente tampoco han traído en sus camellos el diálogo reclamado, quizás porque en ara de la oportunista progresía han sido desplazados por el horrendo Noel, lo mismo que el centenario «Nacimiento» está perdiendo terreno frente al frío árbol adornado. Lo cierto es que después de tantas mesas, tantos pactos, tantas manifestaciones, tantas manos blancas y tantos lacitos, todavía estamos reclamando algo tan elemental como es el diálogo y algo tan obvio como es la unidad de los demócratas. En este último punto hay que aclarar al lector que nuestros políticos por «demócratas» no entienden lo que al respecto dice el diccionario de la Real Academia, sino que se refieren a los que no apoyan a Eta. Aquí son demócratas o no demócratas, en función de su actitud frente a Eta. Los que están en contra de Eta son «demócratas» y los que no están contra Eta son, simplemente, «no demócratas».

    El pasado milenio terminó con la firma por parte del PP y PSOE de un «pacto antiterrorista» en el que se lee que «afirmamos públicamente que de la violencia terrorista no se extraerá, en ningún caso, ventaja o rédito político alguno». Y el nuevo milenio ha iniciado su andadura con un concierto que los socialistas organizan en homenaje a Ernest Lluch y que el PP califica de «inmoral», ya que da a entender a la sociedad «que existen víctimas de primera categoría y víctimas de segunda». ¡Toma unidad de los demócratas!

NI HABRA MODERACION EN ETA, NI DISIDENCIA EN EH
Editorial El Mundo 8 Enero 2001

Los firmantes del Pacto de Lizarra no se resignan. Mientras el PNV y EA siguen atrincherados en el Gobierno vasco sin querer convocar elecciones -muy probablemente porque las encuestas no les son favorables-, el tercero en discordia, EH, ha intentado a la desesperada buscar una nueva tregua de ETA. Según revela hoy EL MUNDO, el portavoz de la coalición, Arnaldo Otegi, y el representante de la antigua Mesa Nacional de HB, Floren Aoiz, se entrevistaron en diciembre con los mandos de ETA para pedirles que decretaran un nuevo alto el fuego. Fracasaron, naturalmente.

Es más, estos dirigentes de EH -que no son ningunos angelitos- salieron muy preocupados del encuentro y transmitieron al PNV y EA, sus socios de Lizarra, que los jóvenes que ahora mandan en ETA se han radicalizado hasta el extremo de que no es descartable que terminen provocando una masacre como la de Hipercor. Cosa que pudo suceder en Sevilla el último día del año de estallar el coche cargado con más de cien kilos de explosivos.

Si no estuviéramos hablando de algo tan dramático, estos intentos de EH resultarían dignos de lástima. ¿A estas alturas se enteran de que la banda terrorista a la que apoyan carece de escrúpulos a la hora de buscar la muerte? La inmensa mayoría de los ciudadanos -también los vascos- hace tiempo que lo tiene claro. Tan claro como que ETA trata a los Otegi y compañía a modo de sirvientes. Hay que ser muy ingenuo o querer engañarse mucho para pensar, como hacen el PNV y EA, que algunos dirigentes de EH vayan a plantar cara a los asesinos que marcan las directrices a todo el mundo que se mueve en torno al mal llamado Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV).

Por eso resultan tan patéticamente vacías de contenido las apelaciones de los nacionalistas y EH al modelo irlandés como ejemplo a seguir en el País Vasco. El propio líder del Sinn Fein -espejo en el que infructuosamente quiere mirarse Otegi- aconsejó a varios dirigentes de HB-EH, entre ellos a Josu Ternera que se alejen de ETA y hagan política. Lo cual viene a ser como pedir peras al olmo.

Es totalmente imposible, por estos y otros datos, pensar de verdad que EH representa algo distinto a ETA. Y como no cabe que la dirección del PNV no lo sepa, habrá que concluir que tampoco le importa mucho.

¿Está usted de acuerdo con estas opiniones? Aporte sus ideas en el foro abierto sobre cada editorial en la dirección: www.elmundo.es/diario/opinion

El nacionalismo envenena a la Real
La crisis de la Real Sociedad empieza en el vestuario, donde se respira un ambiente cargado de nacionalismo y que afecta casi por igual a los jugadores extranjeros y a españolistas
L. R. D. - Madrid .- La Razón  8 Enero 2001

La crisis de la Real Sociedad tiene mucho que ver con la mala gestión del Consejo de Administración, pero también con la división que cada día se hace más grande en el vestuario. Aunque de puertas afuera todos los integrantes de la plantilla hablan de unidad, lo cierto es que algunos jugadores casi ni se hablan y que la política ha tomado el mando más de lo que sería necesario.

    Aún perdura en el recuerdo el fantástico conjunto que en los años 80 dirigió Alberto Ormaechea y que obtuvo dos temporadas consecutivas el título de Liga. Pero el fútbol, como la vida, cambió. Iñaki Alkiza -actualmente presidente de las Juntas Generales de Guipúzcoa, en representación de Eusko Alkartasuna- tuvo visión de futuro y se adelantó a los acontecimientos fichando al irlandés John Aldridge para reforzar un equipo que había perdido a hombres como Bakero, Beguiristain o López Rekarte, fichados por el Barcelona. La polémica levantada en Guipúzcoa por este fichaje, un jugador extranjero, fue monumental, así como las presiones de los nacionalistas más radicales. Pasado el temporal, continuaron los fichajes de jugadores extranjeros, que ya casi todos aceptaron. Pero no llegaría nunca un jugador español sin antecedentes vascos. Incluso, se llegó a rumorear un posible interés de la Real Sociedad por Nadal cuando éste jugaba en el Mallorca, poco antes de ser contratado por el Barcelona. Todo quedó en agua de borrajas.

    La cuestión ha recobrado actualidad debido a la mala clasificación del conjunto donostiarra y a la necesidad de reforzar su plantilla. Ha llegado el ruso Demetradze, pero la dimisión de Perico Alonso dejó el asunto de los fichajes parado. En ese momento se hablaba del alicantino Llorens, del Atlético de Madrid. Entre dudas, parones a la espera de la contratación del nuevo preparador y otras razones, quizá políticas al tratarse de un jugador español, el asunto no cuajó.

    Mientras tanto, el vestuario sigue siendo una bomba de relojería. Los bandos están son diáfanos: los más radicales y simpatizantes de las líneas «batasunas», por un lado; los «generalistas», por otro, y los extranjeros no opinan, aunque intentan integrarse en la sociedad.

    En el primer bando se encontrarían hombres que incluso han llegado a ser internacionales, como Aranzábal, De Pedro e Idiakez, así como Aramburu y Jauregui. Precisamente estos dos últimos fueron los encargados de elegir los nombres de varios afortunados en un concurso que realizaba la revista «Ardi Beltza», dirigida por Pepe Rei. También han sido habituales las declaraciones de Idiakez y De Pedro contra la política de fichar jugadores extranjeros mantenida por la directiva. Siempre han apostado por el producto casero asegurando que lo que venía de fuera no merecía la pena y que el futuro pasaba por los jugadores vascos. El zurdo centrocampista ha tenido multitud de problemas con algunos de los extranjeros que han pasado por San Sebastián. Con el turco Arif, que había llegado en julio, se las tuvo tiesas en el vestuario, casi llegando a las manos, debido a algunos comentarios de índole racista supuestamente dirigidos contra él. Después, aquél alegó problemas personales y de adaptación para forzar su regreso al Galatasaray.    

Turcos y turcos
No ocurre lo mismo con el otro turco, Tayfun, de origen alemán, y que tiene un carácter más extravertido y que no hace caso a este tipo de comentarios. Este grupo tiene a su favor que lleva junto mucho tiempo en el club, desde los quince años, y su poder es enorme. También cuenta con el beneplácito de la Peña Mújika, la más radical de la Real Sociedad y la que más ha tenido que ver en la próxima salida de Luis Uranga de la presidencia. Como muestra, un botón. En verano, el presidente tuvo que huir en su vehículo porque un grupo de estos radicales intentó agredirle. El pasado 13 de diciembre, a la conclusión del partido de Copa jugado en Beasáin y donde fue eliminada la Real, Uranga hubo de ser escoltado por la Ertzaintza porque otro grupo pretendió agredirle. También es habitual que los integrantes de esta Peña boicoteen los minutos de silencio que se producen en Anoeta en memoria de víctimas del terrorismo.

    En un segundo grupo estarían los denominados «generalistas», contrarios a la violencia y con una ideología plural, entre los que destacarían Loren y Fuentes. Este último siempre ha respondido contra la barbarie terrorista y ha dejado más que clara su ideología por la paz asistiendo a manifestaciones y firmando documentos por la paz. Aunque se trata de dos jugadores veteranos, capitanes del equipo, han huido siempre de la confrontación solicitando pluralidad en las ideas.

    Finalmente, el tercer grupo estaría formado por los jugadores extranjeros, ajenos en su mayoría a la idiosincrasia del club, que se comportan como profesionales sin entrar en otras discusiones.

    Uranga y Clemente, en su día, señalaron que no había problemas para fichar a jugadores nacidos en cualquier región de España. Sin embargo, siempre con la excusa del elevado precio, se contratan jugadores extranjeros, más baratos, aunque no conozcan el idioma ni se adapten al fútbol español con facilidad. Si a esto le sumamos la presión que ejercen algunos futbolistas, las peñas, algún medio de comunicación cercano a los abertzales y la «tradición», el panorama se torna desolador y la crisis no tiene prácticamente por dónde comenzar a cerrarse.

    En un mundo cada vez más globalizado y donde las fronteras tienden a desaparecer, lo único que están consiguiendo algunos con sus actuaciones ideológicas es empeorar las relaciones en un club que pasó épocas mejores y que se desangra desde dentro sin que nadie parezca hacer nada por evitarlo. ¿Será el «vasco-galés» John Benjamin Toshack el que ponga orden?

Zapatero critica la debilidad de IU frente al terrorismo ante su reunión con Llamazares
Libertad Digital   8 Enero 2001

José Luis Rodríguez Zapatero ha criticado, en declaraciones a "El Correo" la debilidad de los planteamientos de IU frente al terrorismo. En la lucha preelectoral vasca, el PSOE quiere sumar los votos de los descontentos de IU que, según las encuestas, son cada vez más debido al secesionismo de Madrazo. Mientras, Llamazares propone a la Presidencia Federal que los afiliados opinen sobre la posición de IU frente al terrorismo.

La Comisión Permanente y la Presidencia Federal de IU estudiarán este lunes una propuesta de Resolución elaborada por Gaspar Llamazares, según la cual los afiliados han de opinar sobre la posición de la coalición ante el terrorismo. El citado documento reitera la disposición de IU a entrar en el Pacto Antiterrorista, siempre que "se faciliten los cambios y modificaciones que amplíen el nivel de acuerdo", y critica que el PP y el PSOE "se nieguen a posibilitar" que el texto antiterrorista se abra a otras fuerzas.

Es de destacar que en el citado documento, pergeñado por Llamazares, se critica la actitud del PNV, su socio parlamentario en el País Vasco. Como se recordará, el PNV aprobó una ley para reducir del 5 al 3% la representación necesaria para obtener un escaño, lo que permitirá qie Izquierda Unida mantenga, en las próximas elecciones, el mismo número de escaños pese a un descenso más que previsible en su número de votos. A cambio, la formación de Madrazo aseguró su apoyo a los nacionalistas. Por ese motivo, sorprende que el propio Llamazares, coordinador general de IU gracias a los votos de la federación vasca de la coalición, critique ahora al PNV. Sobre el partido de Arzalluz, Llamazares asegura que "no puede seguir comportándose como si la única responsabilidad efectiva le correspondiese al PP" y "no puede seguir confundiendo su actual estrategia soberanista con la búsqueda de una solución dialogada al conflicto".

En todo caso, el propio Llamazares ha asegurado –en una entrevista concedida a Efe— que IU no formará parte de un hipotético Gobierno vasco "que favorezca a Mayor Oreja". El coordinador General de Izquierda Unida ha querido adelantarse a la reunión que mantendrá este martes con José Luis Rodríguez Zapatero. Según el líder de Izquierda Unida, en la reunión con Zapatero tratará de reforzar los "puntos de encuentro" en la "batalla contra el PP". De todas formas, fuentes de Izquierda Unida aseguran que la coalición, tras las futuras elecciones vascas, tampoco apoyará un Gobierno formado únicamente por nacionalistas. Esto ratifica la política zigzagueante de una Izquierda Unida manejada por un Llamazares hipotecado por Madrazo.

Pero Zapatero –a diferencia de Llamazares— tras la firma del pacto por las libertades y contra el terrorismo no parece estar por la batalla contra Mayor Oreja y con el PP. La reunión de este martes entre Zapatero y Llamazares, según fuentes del PSOE, será un nuevo intento para tratar de llevar a IU a una posición más cercana con respecto al pacto. El propio Zapatero, en declaraciones al diario “El Correo” ha asegurado que “nada daña más a la democracia que una posición débil ante la violencia y el terrorismo”, criticando así a aquellos partidos que –como Izquierda Unida o el PNV— no han suscrito el pacto antiterrorista.

Pese a manifestar que él, como líder del PSOE, ha tenido “una capacidad de hablar” con el lehendakari Ibarretxe “relativamente fácil”, Zapatero argumenta que el PNV se verá obligado a sumarse al pacto porque es “una obligación del conjunto de la sociedad y de los principales partidos que los nacionalistas democráticos cambien el rumbo equivocado”.
 

El juntero socialista Eduardo Borro denuncia indefensión ante el fascismo
El domicilio de sus padres sufrió un ataque en la noche del sábado
Vitoria EL PAÍS 8 Enero 2001

Eduardo Borro, representante socialista en las Juntas Generales de Álava e hijo del ex agente del Cuerpo Nacional de Policía cuyo domicilio fue atacado el pasado sábado con un artefacto casero que incendió la puerta de la vivienda, declaró ayer: "La población civil, desarmada, no puede hacer nada contra el fascismo de los fanáticos que quieren amedrentarnos y acabar con quienes no pensamos como ellos". Portavoces de todos los partidos, salvo Euskal Herritarrok, condenaron el atentado.

El ataque tuvo lugar a las 20.30 del pasado sábado, cuando en la vivienda se encontraban el padre y la madre de Borro. El padre es un policía nacional retirado, que habita desde los años 60 en la barriada vitoriana de Zaramaga. El artefacto explosivo estaba compuesto por una bombona de camping gas y un cohete pirotécnico. Cuando estalló, en el rellano de la escalera, provocó un incendio, que fue apagado por el propio matrimonio contra el que iba dirigido el artefacto. La deflagración reventó la puerta blindada y provocó rotura de cristales, destrozos en el descansillo y desperfectos en la entrada del piso.

Eduardo Borro es representante socialista en las Juntas Generales (parlamento provincial) de Álava y ayer descartó que el ataque estuviera dirigido contra él ya que no vive en el domicilio familiar desde hace tiempo. "Las únicas informaciones que tengo indican que iban contra mi padre", señaló ayer en la radio pública vasca, en contra de las primeras versiones del portavoz de su partido, Juan Carlos Prieto. Éste manifestó el sábado a Efe su sospecha de que el ataque pretendía hostigar a Eduardo Borro, al que definió como "un hombre joven que ha tomado un compromiso político en la izquierda, en el socialismo y en favor de la libertad".

Prieto resaltó el daño que causan estos ataques sobre las personas que los padecen, incluso si no sufren heridas: "Estas personas saben que a partir de hoy tienen una razón más de inseguridad en su vida cotidiana", lamentó.

Todas las fuerzas políticas, con la excepción de EH, condenaron este nuevo acto de violencia y se solidarizaron con las víctimas. Tanto el PP como el PSE-EE coincidieron en la interpretación de que refleja la intención de ETA y su entorno de "seguir la senda del año pasado, cometiendo atentados y asesinatos", según el portavoz parlamentario socialista, Rodolfo Ares. Leopoldo Barreda, portavoz parlamentario del Partido Popular, constató que "no hay ninguna voluntad de cambio en la banda terrorista".

El portavoz del Partido Nacionalista Vasco en el Congreso, Iñaki Anasagasti, señaló que ningún verdadero nacionalista puede sentirse orgulloso de lo ocurrido, salvo que esté "fuera de la realidad". "Hacer la vida imposible a la gente y hacer una persecución de las ideas políticas no es sólo rechazable sino algo que no tiene nada que ver con el nacionalismo vasco", afirmó. Anasagasti auguró que los violentos terminarán por ser "cuatro y un tambor reivindicando estas salvajadas".

El portavoz de Eusko Alkartasuna, Rafael Larreina señaló que sólo caben el rechazo absoluto y la insistencia en llamar a los violentos a respetar la voluntad de la ciudadanía.

PP y PSE ofrecerán al PNV después de las elecciones un pacto contra ETA en Euskadi
Los socialistas sólo gobernarían con los peneuvistas si éstos suscriben antes un acuerdo antiterrorista
LUIS R. AIZPEOLEA, Madrid El País  8 Enero 2001

Los partidos socialista y popular vascos propondrán un pacto de acción política contra ETA a todas las formaciones democráticas de Euskadi, incluido el PNV si rectifica su actual estrategia a favor del Pacto de Lizarra. Los socialistas advierten al PNV de que cualquier combinación de gobierno en Euskadi que les incluya requerirá un pacto previo contra ETA. El secretario general del PSE, Nicolás Redondo Terreros, estima que ese pacto a la vasca contra el terrorismo debe ser la segunda pata del pacto de Estado que firmaron en Madrid José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero.

El líder de PSE pretende que el pacto contra ETA que se suscriba en Euskadi sea la materialización de la unidad de los partidos democráticos de aquella comunidad contra la banda terrorista. El pacto a la vasca sería la otra pata del pacto de Estado firmado por el PP y el PSOE, pero tendría otras connotaciones, apunta Redondo Terreros. Si el actual pacto de Estado centra su principal objetivo en el combate operativo contra ETA, el pacto vasco tendría un carácter predominante de acción política contra la banda terrorista en Euskadi y recogería también las aportaciones del PNV una vez que éste hubiera abandonado el Pacto de Lizarra.

El pacto a la vasca desarrollaría aspectos enunciados meramente en el pacto de Estado referentes a la situación política en Euskadi y que los socialistas consideran elementos clave para afrontar el reto terrorista desde Euskadi. Así, el ex vicelehendakari socialista Ramón Jáuregui cita, entre ellos, la política penitenciaria, la reinserción social, la delincuencia juvenil, la educación y el tratamiento a dar a Herri Batasuna (HB).

Tanto Redondo como Jáuregui ven imposible que antes de las elecciones autonómicas pueda proponerse este pacto a los partidos democráticos vascos, dada la actitud de la dirección del PNV. Apuntan que las posiciones reflejadas públicamente por su presidente, Xabier Arzalluz, están en las antípodas de un pacto contra el terrorismo. Su última expresión la ofreció el jueves, al día siguiente de su reunión con el ex ministro socialista del Interior José Luis Corcuera y su ex número dos, Rafael Vera, en la que Arzalluz señaló que la paz en Euskadi tiene un precio político y que ETA es la expresión de un problema político.

Las elecciones vascas
Las posiciones del PNV sólo variarán en función de los resultados electorales, insiste Redondo. Sólo si el PNV pierde las elecciones vascas o no logra formar una mayoría se verá obligado, argumenta, a aceptar un pacto antiterrorista que requiera como mínimo que la paz en Euskadi no tiene un precio político.

El líder del PSE advierte asimismo de que la rúbrica de un pacto antiterrorista a la vasca es condición indispensable para que los socialistas participen de un Gobierno en Euskadi. No se repetirá en esta ocasión la historia de 1987, cuando el PSE participó en un Gobierno con el PNV sin que ambas formaciones se planteasen firmar un pacto antiterrorista. Tuvo que pasar un año para que surgiera, en 1988, el Acuerdo de Ajuria Enea.

Sí hubo entonces un gesto por parte de Arzalluz, casi a la par de la formación del Gobierno con el PSE. El líder del PNV hizo pública, en el discurso del Teatro Arriaga de Bilbao, una autocrítica de su partido al defender la pluralidad de Euskadi. Fue un gesto que facilitaba aquella formación del Gobierno vasco. "Si ahora no hay otro gesto en el PNV y no hay pacto contra ETA, Euskadi está condenada a otros cuatro años de enfrentamiento entre nacionalistas y no nacionalistas", coinciden Redondo y Jáuregui.

Y los socialistas dudan mucho de que un PNV con aquella capacidad de autocrítica pueda estar dirigido por Arzalluz, al que en este momento contemplan aislado. A ello atribuyen su iniciativa de reunirse con Corcuera y Vera. Creen, por tanto, que hasta la celebración de las elecciones vascas no tendría sentido formalizar su propuesta de pacto a la vasca. Hasta entonces intentarán fortalecer el pacto de Estado firmado por Aznar y Rodríguez Zapatero.

Esta misma semana, el miércoles, se celebrará una reunión entre la Comisión de Seguimiento del Pacto PP-PSOE con la patronal CEOE, que hará público su apoyo al acuerdo por la Libertad, quince días después de haberlo suscrito los dos principales sindicatos del país, UGT y Comisiones Obreras. También se materializará la adhesión de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Antes Rodríguez Zapatero se entrevistará, mañana, con el coordinador de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares. En este encuentro se abordará el pacto contra ETA.

Los primeros frutos del pacto de Estado, a sólo tres semanas de su suscripción, se centran, a juicio de los socialistas, en haber creado un clima político distendido con el PP para afrontar el reto del terrorismo, con la consiguiente repercusión positiva en la opinión pública.

La oposición acusa a Ibarretxe de rehuir el adelanto electoral por miedo
Vitoria EL PAÍS 8 Enero 2001

El PP y el PSE coincidieron ayer en afirmar que el lehendakari, Juan José Ibarretxe, no se ha decidido aún a convocar elecciones anticipadas por miedo a perderlas y por intereses partidistas. Por contra, fuentes del palacio de Ajuria Enea volvieron a pedir que no se especule con el tema y recordaron que la decisión corresponde en exclusiva a Ibarretxe y no a los partidos políticos.

Tanto Leopoldo Barreda (PP) como el socialista Rodolfo Ares pidieron a Ibarretxe, en declaraciones, que no prolongue una situación que ambos consideran "de agonía". Barreda afirmó también que la negativa al adelanto electoral revelaría "una actuación partidista" por parte del presidente vasco y una actitud de docilidad ante el PNV. A su juicio, Ibarretxe no alberga "ninguna preocupación institucional por superar la crisis política que vive el País Vasco" y sólo contempla "consideraciones partidistas y electoralistas". Según Barreda, el aplazamiento de la disolución del Parlamento, que la oposición esperaba para finales de este mes, obedece a la inseguridad sobre su permanencia en el Gobierno que las encuestas han creado a los nacionalistas.

Por su parte, el portavoz parlamentario del PSE-EE, Rodolfo Ares, pidió a Ibarretxe "un mínimo de responsabilidad" para llamar a las urnas de inmediato. Ares coincidió con Barreda en que Ibarretxe estará primando los intereses de su partido, el PNV, si persiste en su negativa a la convocatoria anticipada, y le acusó de estar cometiendo fraude político "porque ni gobierna ni permite que lo hagan otros". A juicio del portavoz socialista, el lehendakari no realiza el llamamiento "por miedo" a perder, y valoró que el PNV se aferra al poder e intenta aguantar lo más posible "para ver si vienen mejores tiempos".

También el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, consideró que Ibarretxe debe convocar unos comicios que calificó de "inevitables". Llamazares valoró que la actual inestabilidad favorece al PP, que buscaría "deteriorar las instituciones de Euskadi", a las que Ibarretxe estaría haciendo "un flaco favor" con su resistencia a las elecciones. "Cuanto más se aplace la convocatoria más deterioradas estarán las relaciones entre los partidos, más difícil será recomponerlas y más mermadas se verán las posibilidades de diálogo", vaticinó.

El Gobierno de Navarra suspende la subvención a la sociedad de estudios vascos
POR LAS DEFINICIONES DE LA ENCICLOPEDIA "AUÑAMENDI"
Libertad Digital 8 Enero 2001

La medida, aprobada en el consejo de Gobierno celebrado este lunes, anula temporalmente la subvención hasta que la sociedad de estudios vascos rectifique algunas definiciones que pueden leerse en la enciclopedia Auñamendi. El Ejecutivo de Navarra se ha mostrado especialmente molesto por la explicación que se da al estado de la propia comunidad autónoma, “en el máximo de enajenación”, según el volumen , la descripción que se hace del etarra Josu Ternera, de quien se afirma que es “una personalidad política vasca” o la definición que se ofrece de la banda terrorista ETA, según puede leerse se trata de “una organización preferentemente operativa”.

La respuesta de Miguel Sanz ha sido fulminante. Además de retirar los 12 millones de pesetas que su gobierno iba a destinar este año a la sociedad de estudios vascos, el responsable del Ejecutivo navarro ha pedido la reunión urgente de la Comisión de Seguimiento del Convenio firmado entre su Gobierno y los responsables de la enciclopedia Auñamendi para que se revise su contenido. Sanz, que ha calificado algunas de las definiciones del volumen como “un agravio innecesario a la verdad” que, además de ser discutibles “son vejatorias para la comunidad foral”, ha asegurado que las ayudas pueden suspenderse definitivamente si no se realiza una rectificación inmediata.

Desde la dirección de la sociedad de estudios vascos, se ha pedido disculpas al Presidente de Navarra por una situación que, según sus responsables, tiene su origen en la escasa actualización de la enciclopedia que lleva sin renovarse 15 años.

Odon Betanzos: "El mayor problema del español es la invasión de anglicismos"
El presidente de la Academia Norteamericana de la Lengua Española en Nueva York cree que se usan sin necesidad "simplemente para llamar la atención" 
Huelva Estrella Digital 8 Enero 2001

El actual presidente de la Academia Norteamericana de la Lengua Española en Nueva York, Odón Betanzos definió ayer la situación actual de nuestra lengua. Para él, "el mayor problema que tiene el español en estos momentos es la invasión de anglicismos del que no se salva ni uno de los pueblos hispanoamericanos".

Según Betanzos, "posiblemente España es el país que más está haciendo algo que no se debería hacer, usar anglicismos sin necesidad, simplemente para llamar la atención, con lo que se está intentando cambiar la cara a esta lengua".

La influencia de los medios de comunicación es para Betanzos "la principal causa de este hecho del que no se salva nadie, ni jóvenes ni ancianos, y que está impidiendo la evolución de nuestra lengua dentro de su propia naturaleza ya que hoy se influye más en un día a través de los medios que un año del siglo pasado cuando se hablaba de la invasión de galicismos en el castellano".

Parte de culpa es de Internet
El mundo de Internet es la segunda causa de este hecho debido a que "más del 80 por ciento de Internet está orientado por el inglés y de ahí viene muchas veces la influencia sobre el español".

Para Betanzos el uso de palabras como 'e-mail' y 'net' en lugar de correo electrónico y red "es un problema serio porque casi todo lo que se está realizando ahora en lengua inglesa en informática está traducido al español en los diccionarios y esto es ir en contra de nuestra propia lengua".

"Llegará un momento en que el presidente de EEUU
hable en lengua española

Sobre la situación del idioma español en Estados Unidos, Betanzos señaló que los hispanohablantes representan el 8 por ciento "lo que nos ha convertido en una fuerza importante y llegará un momento, si no nos ponen muchos inconvenientes, en que el presidente de la nación hable en lengua española".

Betanzos aseguró que el español es una "fuerza que está viva" en Estados Unidos y que "no han podido controlar ya que en la mayor parte de las universidades se enseña literatura española en español y hay comunidades de portorriqueños, cubanos y mejicanos que están vivas a pesar de todas las presiones naturales de una lengua mayoritaria".

El CGPJ pretende que los jueces vascos conozcan la «realidad social»
EUROPA PRESS BILBAO El Correo  8 Enero 2001

Los miembros de la carrera judicial podrán formarse en Derecho Civil vasco y la acreditación de este conocimiento servirá como mérito al pedir destino en Euskadi. El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el Departamento vasco de Justicia y la Universidad de Deusto firmarán esta semana un convenio de colaboración sobre formación de jueces y magistrados en esta materia.

El acuerdo destaca que «la realidad social vasca actual compromete y obliga a las personas que componen la comunidad jurídica en general» a conocer «las normas y principios que conforman el Derecho Civil vasco». Según el texto, ese compromiso afecta, de manera especial, a los jueces y magistrados destinados en Euskadi «por la destacada posición» que ocupan.

El convenio permitirá que se valore lo aprendido en dicha materia «para conseguir que las personas que ejerzan en cada comunidad autónoma tengan un conocimiento completo, adecuado y acorde con la realidad social en la que hayan de impartir Justicia».

En este sentido, se recuerda que las leyes establecen que el Derecho Civil vasco conforma «uno de los puntales más im-portantes» del actual ordenamiento jurídico y que su desarrollo se ha llevado a cabo atendiendo a la Constitución y al Estatuto de Autonomía.

Titulación oficial
El acuerdo indica, asimismo, que los miembros de la carrera judicial que deseen alegar como mérito preferente en los concursos de traslados el conocimiento de Derecho Civil especial o foral de una comunidad autónoma deberán solicitar su reconocimiento al CGPJ. La solicitud deberá ir acompañada de un título oficial, expedido por la autoridad académica competente; en este caso, la Universidad de Deusto.

Este convenio permitirá que todos los miembros de la carrera judicial cuenten con posibilidades «análogas» de adquirir las titulaciones necesarias como mérito para acceder a destinos en comunidades autónomas con derechos propios.

Lo constituido
Antonio GARCÍA TREVIJANO La Razón   8 Enero 2001  

Muchas cosas sociales, referentes a las libertades y derechos, parecen estar constituidas por la Constitución. Pero la norma constitucional sólo puede constituir lo que antes de ella no estaba constituido, o lo estaba de otra manera. Lo impuesto por una Constitución, sobre lo dado en la situación que constituye, es una disposición en otro orden político de previos elementos de potencia conocida. Y llega a ser democrática si logra hacer de la libertad política el principio organizador del nuevo orden de poder en el Estado. Lo característico de nuestra Constitución es exactamente lo contrario: hizo del poder estatal el principio organizador del orden de las libertades en la sociedad y atribuyó en exclusiva ese poder a los partidos políticos. Lo resultante, el Estado de Partidos, indujo al dominio en la sociedad de una cultura estatal y partidista. Lo constituido propicia, de este modo insidioso y arbitrario, fenómenos de corrupción y terrorismo que no se desarrollarían, con tanta facilidad, en una sociedad civil (civilizada) de Constitución democrática.

    Los Estados se distinguen unos de otros, como si fueran personas físicas, por su diferente constitución. Así como hay una relación indudable entre el carácter de los individuos y su constitución genética, los pueblos acaban teniendo el carácter político que les forja la Constitución del poder estatal. Todas las teorías de los tipos constitucionales, ya sean aplicadas a las personas físicas o a las sociedades culturales, están basadas en el escaso papel que conceden a la libertad de acción en la formación del carácter. Pero, pese a esas teorías, la libertad existe en la realidad y contribuye a fundar el carácter de los pueblos, como substantivo de una ilusión. Si nuestro pensar y nuestro obrar estuvieran determinados por la genética de las poblaciones o la constitución de los Estados, no sería posible la novedad. Donde hay novedad tiene que haber libertad de creación personal o de emanación social. Y la producción de novedades es característica de nuestra especie. La libertad política colectiva, como novedad emergida de las libertades sustanciales de la persona, no puede entrar, por eso, en la categoría invariable de lo constituido. A diferencia de los derechos políticos, las libertades no son materia que pueda ser constituida (otorgada) por el Estado.

    Cuando una libertad pasa a ser algo constituido por una norma, como ha sucedido con nuestra Constitución, deja de ser fuente creadora de relaciones humanas, y se convierte en una facultad potestativa, en derecho subjetivo. Las libertades personales de carácter público se transforman, por medio de las Constituciones, en derechos políticos individuales. Y el orden público del Estado deviene entonces desorden privado de la sociedad. La suma de esos derechos políticos, como la de todas las facultades simplemente sumativas, no produce la emergencia de una cualidad nueva, en forma de libertad colectiva. Este tipo de libertad anónima, al carecer de titular determinado y potestad definible, no admite ser regulada como un derecho subjetivo más, ni ser objeto de la Constitución. La libertad política es fundamento, y no contenido reglado, de una Constitución democrática.

    Hay muchas cosas sociales que, como el amor y el arte, no pueden ser definidas por la razón, pero sí admiradas con el sentimiento y presentidas por intuición. Esas cosas cualitativas se conocen por las obras que producen y las emociones que despiertan. A la libertad política, que no es una relación constituida, sino una acción constituyente, la sentimos como ímpetu permanente de unos pocos y, ocasionalmente, de muchos, hacia la libertad de todos. Y comprobamos su existencia cuando, actuando en lo público, nos vemos impulsados nosotros mismos por la libertad de los demás.
   
El PP pide explicaciones por la enciclopedia que llama a «Ternera» «personalidad»
Redacción - Madrid .- La Razón    8 Enero 2001

El PP ha decidido llevar al Parlamento vasco la polémica sobre la enciclopedia subvencionada por el Gobierno autonómico que define al ex dirigente de Eta «Josu Ternera» como una «personalidad política» y a la banda terrorista como una «organización nacionalista vasca predominantemente activista». El secretario general del Partido Popular vasco, Carmelo Barrio, informó ayer a Servimedia de que su partido formulará una pregunta en el Parlamento para que el Ejecutivo vasco responda sobre el contenido de esta obra, denominada Enciclopedia Auñamendi y que edita la entidad cultural Eusko Ikaskuntxa.

    Según Barrio, el Gobierno vasco «tiene mucho que decir» en este asunto, ya que la organización editora de la obra recibirá dinero público y está obligada a cierta «objetividad». El convenio entre el Ejecutivo que preside Juan José Ibarreche y Eusko Ikaskuntxa establece que el Gobierno vasco, junto a las cajas de ahorro de esta comunidad, financien la actualización y difusión en Internet de esta enciclopedia.

Balza oculta a la Ertzaintza datos «clave» de amenazados que hacen imposible protegerles
Las vigilancias son inútiles al ignorarse aspectos como el coche o el piso de estas personas
Agentes de la Policía autonómica vasca, la Ertzaintza, están realizando vigilancias de inmuebles donde viven personas amenazadas por Eta sin conocer ningún dato de estos potenciales objetivos de la banda, según han revelado a LARAZÓN varios policías de este cuerpo implicados en estas labores. La falta de información de que adolecen los ertzainas es tan grave que se han dado algunos casos en los que el amenazado se ha cambiado de residencia sin que a los agentes se les notificase esta circunstancia. La contravigilancia evitó el asesinato del ex concejal de UPN Ruiz Langarica.
Roberto L. Vargas - Madrid .- La Razón  8 Enero 2001

La Policía Autonómica vasca está llevando a cabo una serie de vigilancias en domicilios de personas amenazadas por Eta sin que los agentes encargados de estas labores conozcan dato alguno de la persona a la que deben proteger. Según han revelado a LARAZÓN algunos ertzainas que se encuentran realizando estas tareas, su desconocimiento de los potenciales objetivos de la banda es total. «No sabemos quienes son. Ni siquiera sabemos sus rasgos físicos», comentan. El desconocimiento alcanza a otros elementos tan importantes para la protección como el piso o el vehículo que utilizan estas personas en sus desplazamientos. Los agentes, que hacen su trabajo vestidos de uniforme y apostados en frente de los domicilios de los amenazados en su coche patrulla, no saben «ni siquiera el sexo de la persona a la que tenemos que vigilar». «Nos tienen ahí de pegote, para disuadir a los malos», añaden los ertzainas, que dudan de la efectividad de un servicio que no pueden prestar con eficacia.

    La información de que disponen estos ertzainas proviene, según comentan, de lo que pueden recabar consultando con sus compañeros, nunca de lo que les facilitan las fuentes oficiales. «Si te enteras de algo es gracias a terceros. Compañeros del cuerpo, escoltas...». Estos guardaespaldas, según las fuentes consultadas por este periódico, sí que disponen de información fresca y suficiente para su trabajo. «Los escoltas sí que están bien informados -dicen-. Mantienen, a menudo, reuniones con los escoltados. Pero a nosotros nadie nos dice nada».

    La situación, en determinados casos, puede llegar a ser de lo más esperpéntica a consecuencia de la falta de datos. Se ha dado la circunstancia de que en ocasiones los ertzainas han custodiado durante un tiempo casas en las que vivía un amenazado que se había trasladado con anterioridad a otro domicilio sin que los agentes tuviesen conocimiento de este hecho.

    Mientras esto sucede, los agentes de la Ertzaintza no pueden ocultar su malestar por el derroche de personal que implica este servicio y que podría ocuparse de la investigación y resolución de otros delitos.

    Las labores de contravigilancia se han mostrado especialmente efectivas e importantes en los últimos meses. El pasado 25 de noviembre, un par de agentes del Cuerpo Nacional de Policía que realizaban estas tareas consiguieron detener en Pamplona al etarra Ignacio Beaumont cuando este pistolero, que portaba un arma en el momento de su arresto, se encontraba en la calle esperando a Miguel Ángel Ruiz Langarica, ex edil de Unión del Pueblo Navarro (UPN) en el Consistorio navarro, para asesinarlo.

Recortes de Prensa   Página Inicial