AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 31 Enero 2001
#Savater exhorta a salir de la pasividad y a movilizarse contra ETA
G. GASTAMINZA, San Sebastián El País 31 Enero 2001

#Savater critica a los cocineros de élite vascos por su silencio ante el último crimen de ETA
SAN SEBASTIÁN EL CORREO El Mundo   31 Enero 2001

#Savater afirma que hay comportamientos vascos que «dan miedo» y otros que «dan asco»
E.M. - San Sebastián .- La Razón 31 Enero 2001

#Liturgia de resistencia
Ignacio CAMACHO ABC  31 Enero 2001

#Una bomba explota junto a una garita de la Guardia Civil en Lezo sin causar heridos
AGENCIAS, Bilbao El País 31 Enero 2001

#Prensa y terrorismo
Juan Alberto BELLOCH La Razón  31 Enero 2001

#Acebes preside hoy la entrega del premio Carmen Tagle al Foro de Ermua, en la biblioteca de Bidebarrieta
El Mundo   31 Enero 2001

#Anatemas
Jaime CAMPMANY ABC   31 Enero 2001

#El alcalde de Bilbao, del PNV, cede un local municipal para un acto en favor de Pepe Rei
E. Mejuto - Bilbao .- La Razón 31 Enero 2001

#Tras la «tregua», ETA recrudece su ofensiva contra los periodistas
MADRID. ABC  31 Enero 2001

#El Gobierno vasco lanza a cientos de aspirantes a un empleo a investigar el nombre de un corresponsal de ABC
MADRID. ABC  31 Enero 2001

#Consuelo Ordóñez llama «sinvergüenza» al superior jesuita vasco por llamar al funeral «acto de partido»
Redacción - Madrid .- La Razón 31 Enero 2001

#Correcciones aplazadas
TONIA ETXARRI El Correo  31 Enero 2001

#«Todos estamos en la diana», manifiesto unitario de la Universidad del País Vasco
MADRID. ABC   31 Enero 2001

#La otra fractura
KEPA AULESTIA El Correo 31 Enero 2001

#Subrayados
Nota del Editor  31 Enero 2001

Savater exhorta a salir de la pasividad y a movilizarse contra ETA
Presentó en San Sebastián su último libro
G. GASTAMINZA, San Sebastián El País 31 Enero 2001

Con la energía inagotable que le caracteriza, el filósofo Fernando Savater presentó ayer en San Sebastián su último libro, Perdonen las molestias. Crónica de una batalla sin armas contra las armas, un alegato contra la pasividad social que sigue habiendo en la sociedad vasca ante la violencia política. Savater exhorta a la ciudadanía a que se movilice y protagonice una rebelión cívica contra el terrorismo de ETA.

Fernando Savater confesó ayer que su nuevo libro -una crónica apasionada de su activismo político en el País Vasco contra la violencia de ETA, que le ha llevado desde distintos movimientos por la paz hasta la primera fila de la plataforma cívica ¡Basta Ya!- no busca argumentar y convencer con ideas que ha repetido innumerables veces sino "movilizar", sacudir a una ciudadanía vasca que durante años se ha limitado a asistir en silencio a la violencia terrorista, sin dejar que perturbe su plácida cotidianidad.

"Francamente, hay comportamientos de algunos vascos que dan miedo, pero hay comportamientos de otros vascos [en alusión a la pasividad] que dan asco. Y hay que empezar a hablar de todo esto. Porque no son solamente los políticos los que tienen la culpa de estas cosas; es la gente la que con su envilecimiento cotidiano, con su desinterés por lo que ocurre y el desinterés por apoyar lo que merece la pena ser apoyado contra la violencia, tiene parte de la culpa, a pesar de que luego digan que lo lamentan todo. Porque todo el mundo lamenta lo que ocurre y muchos se aprovechan de ello", explicó.

Aplicando este planteamiento a la actualidad, el escritor tuvo duras palabras contra el gremio de cocineros vascos por su silencio ante el último atentado, en el que fue asesinado el cocinero de la Comandancia de Marina de San Sebastián, Ramón Díez. "Una profesión", arguyó, "tan respetada en este país, en el que los cocineros están todos los días en los periódicos, en la radio o la televisión y no pueden decir una palabra sobre el asesinato de su compañero; no pueden cerrar un solo día el restaurante donde se están forrando, ni hacer la mínima declaración para desagradar, no vaya a ser que empiecen a matar también a los de cinco estrellas, que eso sería ya más pérdida", dijo.

El escritor reúne en su libro, beligerante con la equidistancia, artículos que ha publicado en prensa. La obra está dedicada "a los que no se callaron, no se encogieron de hombros tristemente y nunca dijeron ni con los unos ni con los otros". Se trata de una visión de lo acontecido en el País Vasco desde el asesinato por ETA de Miguel Ángel Blanco, concejal del PP en Ermua, hasta la entrega en el Parlamento de Estrasburgo del Premio Sajarov a la Tolerancia y los Derechos Humanos a la plataforma ¡Basta Ya!, el pasado diciembre.

Savater reconoció que con su libro se propone transmitir a la sociedad vasca los estímulos suficientes para que pueda ponerse en práctica otra manera de ver las cosas y de reaccionar ante tantas situaciones irracionales y antidemocráticas socialmente consentidas como consecuencia de la situación "criminógena" implícita en cierto nacionalismo, aunque no en todo él.

El escritor señaló que uno de sus propósitos es buscar el apoyo de los ciudadanos europeos así como de los de toda España. "El nuestro no es un problema vasco, que haya que resolver solo entre vascos", afirmó. "Nosotros formamos parte del Estado español y queremos que el resto de conciudadanos se den cuenta de nuestros problemas y nos apoyen".

El portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Bilbao, Fernando Basagoiti, pidió ayer al alcalde Iñaki Azkuna (PNV) que impida "por todos los medios" que se celebre en la sede municipal de La Bolsa un acto ya programado en apoyo al periodista Pepe Rei, que consiste en la proyección del polémico vídeo por el que está procesado.

Savater critica a los cocineros de élite vascos por su silencio ante el último crimen de ETA
El filósofo pide a la sociedad vasca que deje de lamentarse y rechace en público la violencia
SAN SEBASTIÁN EL CORREO El Mundo   31 Enero 2001

El filósofo y miembro de la plataforma ciudadana ‘Basta Ya’ Fernando Savater atribuyó ayer a los ciudadanos vascos «parte de culpa» de la situación que vive Euskadi por su «envilecimiento cotidiano», su «desinterés por lo que ocurre» y su falta de apoyo a la lucha contra la violencia. El intelectual donostiarra dirigió alguna de sus críticas más duras a los cocineros de élite vascos, por no haber realizado un pronunciamiento público o, al menos, haber cerrado un día sus negocios en señal de luto por el asesinato de un «compañero».

Al tiempo que realizaba estas consideraciones, Savater concretó su mensaje en una exigencia directa al conjunto de la sociedad vasca, a la que instó a dejar de lamentarse por el terrorismo y comenzar a expresar en público su rechazo a los actos de violencia. «Todo el mundo lamenta lo que ocurre, pero muchos se aprovechan de ello», sentenció.

El intelectual donostiarra realizó estas declaraciones en la presentación de ayer en San Sebastián de su libro ‘Perdonen las molestias. Crónica de una batalla sin armas contra las armas’, donde recopila sesenta artículos periodísticos publicados desde el asesinato de Miguel Ángel Blanco, en 1997, hasta diciembre de 2000, cuando la Unión Europea reconoció a ‘Basta Ya’ con el Premio Sajarov a la Tolerancia.

«Hay que salir a la calle y movilizarse», proclamó Savater antes de quejarse por el resultado de una encuesta, según la cual, «en una país como éste, pasando lo que pasa, a 7 de cada 10 ciudadanos no les importa nada de esto». En este sentido, criticó la actitud los grandes restauradores vascos tras el último atentado de ETA, que costó la vida al cocinero de la Comandancia de Marina de San Sebastián Ramón Díaz: «Todos los cocineros que hay en este país, que están todos los días en los periódicos, ferias, actos públicos, concursos, la televisión, que se están forrando; y no pueden cerrar un solo día el restaurante porque han matado a un compañero». El filosofo explicó esta actitud con una mayor reprobación. «Han matado al cocinero de barrio, pero claro; no vaya a ser que empiecen a matar también a los de cinco estrellas, que eso sería más pérdida», sentenció.

Savater atribuyó la falta de compromiso de la sociedad vasca al sistema educativo -«la educación no forma tanto etarras como cómplices de etarras o personas resignadas»- y a la diferenciación entre víctimas que realizan los ciudadanos. «Los de verdad sólo son los de mi barrio. Los otros no son reales».

Elecciones autonómicas
El escritor volvió a demandar la celebración de elecciones. «Hasta que no las pierdan, la gente que está con ganas de coger el relevo en el PNV no tendrá ocasión de hacerlo». Al hilo de esta cuestión, acusó al lehendakari de haberse traído «a pasear por Euskadi a Cossiga para que veamos a un político más desprestigiado que él». Savater se refirió también a la singularidad del nacionalismo vasco al señalar que «nunca se ha visto un terrorismo como el de aquí, que ataca a los gobernados y no a los gobernantes».

Estas palabras provocaron una rápida reacción del Gobierno vasco, que ha premiado a Cossiga con el galardón ‘Lagun Onari’ (‘Al Buen Amigo’). «Quien habla así se desprestigia a sí mismo», dijo el portavoz, Josu Jon Imaz. «Nos preocupa que haya gente a la que insultan las ideas. El adversario que daña a la sociedad», no es el nacionalismo, sino el terrorismo», sentenció.

Savater afirma que hay comportamientos vascos que «dan miedo» y otros que «dan asco»
E.M. - San Sebastián .- La Razón 31 Enero 2001

Ayer fue presentado en San Sebastián el último libro del filósofo vasco Fernando Savater que, bajo el título «Perdonen las molestias», consiste en una recopilación de artículos periodísticos publicados por el escritor desde el secuestro y posterior asesinato del concejal popular Miguel Angel Blanco hasta el día de hoy.

    En su presentación, Savater declaró que, con su libro se propone movilizar a la sociedad frente a la barbarie terrorista, ya que, como señaló, «muchos vascos daban miedo», pero «otros muchos más daban asco» por su indiferencia. A su entender, resultaba preocupante la actitud de algunas personas, quienes, «a pesar de decir luego que lo lamentan», tienen «parte de culpa» de la situación de falta de libertad que se vive en el País Vasco por responder con un total desinterés por apoyar lo que merece la pena apoyar para hacer frente a la violencia.

    Para Savater, «todo el mundo lamenta lo que ocurre», sin embargo, «hay muchos que se aprovechan de ello». En su opinión, el problema está «más allá de las palabras», y a muchos nacionalistas que piden diálogo les preguntaría «qué creen que llevan haciendo todos aquellos que no usan la violencia, sino dialogar». Como apuntó, «dialogar» no consiste en «que los no nacionalistas se callen para que hablen los nacionalistas». A éstos pidió que participen activamente y que «acompañen en su recorrido» a los amenazados por Eta, «para defenderlos con su vida, si fuera necesario».

    Asimismo, pidió que personas de otros países y de otras comunidades vinieran al País Vasco «para ver cómo se vive Euskadi», pero «no los amigos de los nacionalismos excluyentes», refiriéndose a Cossiga, sino «todo tipo de personas».

Liturgia de resistencia
Por Ignacio CAMACHO ABC  31 Enero 2001

Tiene la memoria malos pliegues que en días como el de ayer se desdoblan por los resquicios del alma y encajan en la médula una punzada dolorosa, seca, traidora y melancólica. Hacía un sol tibio bajo la Giralda y caminaba la gente despacio calle Don Remondo arriba, hasta la esquina en que una noche de hace tres años dobló de golpe el viento de la libertad y se paró en seco sobre el futuro de todos nosotros. Esa esquina está desde entonces marcada a puro escalofrío en la memoria colectiva de los sevillanos, que todavía al pasar bajan la voz y hacen un gesto de respeto ante la placa conmemorativa del crimen, como si presintieran la presencia invisible de la muerte.

En ese lugar marcado por la huella del espanto se ofició ayer en Sevilla una liturgia civil destinada a mantener encendida la luz del recuerdo. A Alberto Jiménez Becerril y a su esposa Ascensión los mataron allí mismo una noche húmeda de enero, pero sus conciudadanos no están dispuestos a que los vuelva a matar la pátina del olvido. Fue una liturgia breve pero llena de palabras hermosas y conceptos firmes, y sobre los adoquines por los que resbaló la sangre del matrimonio se ancló la seria voluntad democrática de resistir el extravío, desafiar el miedo y unir voluntades para sobrevivir con dignidad y honor.

El aire era transparente, y junto a la gran torre almohade revoloteaban vencejos, esos pájaros que ven desde ahí arriba el paso de la Historia. Sobre las cabezas de los reunidos era visible el solideo rojo del arzobispo de Sevilla, bajo cuyas ventanas sonaron aquella noche los disparos contra el corazón de la ciudad. Monseñor Amigo dijo en la Catedral la misa por las víctimas, y se sumó después al rito laico con el que se honró su memoria. Simplemente hizo lo que tenía que hacer, sin estridencias ni protagonismos, pero esa clase de gestos de normalidad se han convertido en signos de resistencia en este enloquecido tiempo de incuria en el que, como escribió Brecht, parece necesario luchar por lo evidente.

Una bomba explota junto a una garita de la Guardia Civil en Lezo sin causar heridos
El artefacto, atribuido a ETA, estalló durante el cambio de guardia de los agentes que patrullan el puerto de Pasajes en la localidad guipuzcoana
AGENCIAS, Bilbao El País 31 Enero 2001

Una bomba compuesta por entre un kilo y tres de dinamita y cuya colocación ha sido atribuida a ETA por la Subdelegación de Gobierno, ha estallado junto a una garita de la Guardia Civil en la localidad guipuzcoana de Lezo sin causar heridos.

Minutos después de la seis de la mañana, una patrulla de este cuerpo que iba a hacer un relevo observó que una papelera situada junto a la garita estaba movida de su sitio habitual. Cinco minutos después explotaba el artefacto, provocando daños en la garita del Instituto Armado en el puerto de Pasajes en Lezo.

El artefacto, colocado en una zona de acceso restringido, tenía un dispositivo para dirigir la explosión contra la garita, que se desplazó casi un metro por la violencia del estallido. Un puesto cercano, perteneciente a los guardias jurados del puerto, sufrió daños de menor consideración.

La Guardia Civil mantiene acordonada la zona, y un grupo de artificieros del TEDAX se ha desplazado al lugar para investigar la explosión y buscar posibles artefactos. El acceso al puerto de Pasajes por Lezo ha permanecido cerrado hasta las diez de la mañana, de forma que el tráfico de vehículos, fundamentalmente camiones, tuvo que ser desviado a las otras dos entradas al puerto.

Prensa y terrorismo
Juan Alberto BELLOCH La Razón  31 Enero 2001

El reciente cese del Director General de Telemadrid ha puesto de nuevo sobre el tapete un tema clásico de debate: la forma adecuada de tratar desde los medios de comunicación el fenómeno terrorista.
    La mayor parte de analistas parece estar de acuerdo en subrayar que los actos terroristas buscan siempre un impacto en la opinión pública de modo que la violencia tenga siempre un carácter instrumental. Thornton entiende que «si el acto de comunicación faltase, el acto sería estéril». Mac Luhan afirma que «sin comunicación no habría terrorismo». Y Jan Screiber insiste en que se trata de una forma de comunicación y dice literalmente «hay un orador -el terrorista-, un público -la víctima primaria y todos los espectadores que conforman la audiencia- y un lenguaje -la amenaza de violencia o el uso de la violencia-». Con unos y otros matices la posición dominante sostiene la ecuación de que silencio total equivale a nulo terrorismo. 

Yo con todo respeto discrepo de un planteamiento tan simplista. No es sólo que ha habido organizaciones terroristas tan importantes como lo fue en su día Autonomía Obrera en Italia, que siempre entendió que la publicidad era un peligro para su estrategia, practicando de hecho la táctica del silencio, es que además el fenómeno terrorista siempre aprovecha en su beneficio las características estructurales del sistema en el que actúa. Y de igual modo, que eventualmente utiliza de manera táctica determinadas causas en sí mismas nobles o aceptables (injusticias, reivindicaciones nacionales, É.) también utiliza el papel que los «media» tienen hoy en el conjunto de las relaciones sociales. Los líderes, los liderazgos, las causas, los valores que asumen un protagonismo a nivel social nacen hoy como consecuencia, en todos los casos, de la utilización de los «media» ya sea generando noticias, ya sea generando publicidad. 

El que los terroristas hagan lo mismo no debería sorprender a nadie pues se limitan a seguir exactamente las mismas estrategias que el resto de protagonistas en la vida social. Se trata sin más de una manifestación entre otras de la moderna sociedad de la información. En cierto modo, suprimir esa sociedad de la información (no meramente establecer mecanismos de censura) podría ser un medio para acabar con el terrorismo, con tal de que esa supresión fuera no ya posible o deseable, sino meramente imaginable. Aunque imagináramos la posibilidad teórica de que los terroristas, como excepción, fueran separados de esa sociedad global de la información, tampoco acabaría el terrorismo. Tendría, si que adaptar otra estrategia; tendría que adaptarse a la nueva situación. Tengo por cierto que, cuando se trata de aportar soluciones a problemas determinados, en realidad lo que estamos haciendo es proponer la forma en que el problema se va a volver a manifestar. A lo sumo elegimos el tipo de problemas que vamos a tener de nuevo que solucionar. Lo malo es que en muchos casos se opta «por solucionar el problema», sin evaluar los problemas resultantes de tal supuesta solución van a ser aún más graves que el resuelto.

    No cuestiono que los medios de comunicación tengan algo que hacer en el tema del terrorismo. Lo que afirmo es que ese algo no puede ser cualitativamente distinto de lo que en términos generales les compete dentro de su función básica de crear una opinión pública libre y pluralista. Concretando más: claro que están obligados a hacer algo contra el terrorismo; del mismo modo que lo están para hacer algo contra la xenofobia, la prepotencia o la injusticia; en la misma medida, en suma, en que están obligados a tratar (desde su concreta función) de hacer reales los valores que declara superiores nuestro ordenamiento jurídico en el texto de la Constitución. El que el terrorismo sea un fenómeno cuantitativamente más grave que otro tipo de fenómenos negativos, sólo determina la necesidad de hacer un esfuerzo cuantitativamente más intenso pero no cualitativamente diferente.

    Se debe excluir por tanto la tesis del silencio absoluto. De igual modo es evidente que el tratamiento favorable encuentra sus límites en el Derecho Penal (Pepe Rei), que el tratamiento neutral o equidistante es profundamente inmoral aunque no perseguible jurídicamente y que, por ende, sólo cabe dentro de planteamientos deontológicos el llamado tratamiento beligerante o autolimitado. Y ello requiere sobre todo de un grado extremo de profesionalidad en los periodistas y una visión clara de que el orden constitucional no puede ser utilizado por sus enemigos para desmontar las bases de la convivencia ciudadana. 

No es fácil, por tanto, hacer un recetario de fórmulas o principios que deban tener en cuenta los periodistas a la hora de abordar el tratamiento informativo del fenómeno terrorista. Con todo me atreveré a formular alguna sugerencia. Se hace así especialmente exigible evitar la posibilidad de distorsión de la noticia no obstaculizando las acciones de los poderes públicos frente a la situación. Hay que garantizar con un plus de intensidad la veracidad de la información. Hay que contextualizar la noticia evitando que se multipliquen los efectos negativos del acto terrorista no dándole más relieve informativo del que sea imprescindible. No debe excluirse la posibilidad de llegar a un pacto de limitación de noticias entre los medios de comunicación y el Gobierno. 

De los mensajes de los terroristas sólo hay que reproducir aquellas partes que sean noticia dejando fuera lo que sea mera propaganda ideológica. Hay que garantizar finalmente el principio de la concentración y canalización de la información creando un permanente clima de diálogo entre la oficina de prensa, administrativas, y los diversos medios, fomentando el que exista un clima de confianza y conocimiento mutuo entre los responsables policiales y los responsables mediáticos.

    En definitiva, la clave de cualquier posible fórmula debe verse siempre en los mecanismos de autocontrol y no en los de heterocontrol. Sólo desde la libertad de los medios puede exigírseles responsabilidad.

Acebes preside hoy la entrega del premio Carmen Tagle al Foro de Ermua, en la biblioteca de Bidebarrieta
El Mundo   31 Enero 2001

BILBAO.- El ministro de Justicia, Angel Acebes, preside hoy en Bilbao al acto de concesión del «Premio Carmen Tagle» al Foro de Ermua, que será entregado por el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Javier Delgado. El acto se celebrará en la Biblioteca Municipal de Bidebarrieta.

La presencia en el acto del presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial parecía controvertida, tras haber rechazado por mayoría la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) la cesión de las dependencias del Palacio de Justicia de Bilbao para la entrega del premio por «razones de oportunidad», por lo que la organización del acto fuera de las dependencias judiciales ha sido trabajosa, según Vasco Press.

La negativa del TSJPV a ceder su sede para la entrega del galardón causó una agria polémica, en la que incluso hubo acusaciones de que los miembros de la Sala de Gobierno habían recibido «presiones» para impedir el acto en la sede judicial.

El portavoz de la Asociación de Fiscales, José Antonio Martín Caro, manifestó que se premia al Foro de Ermua por ser «un movimiento de reacción social frente al fanatismo violento». Por su parte, el presidente del Foro Ermua, Vidal de Nicolás, aseguró que este colectivo será, con la entrega de esta galardón, «una bandera de la libertad».

De Nicolás, que será el encargado de recibir el premio, destacó que la elección de la Biblioteca Bidebarrieta se hizo por haber sido la primera sede de la Sociedad El Sitio, de carácter liberal, fundada en 1875. El Sitio nació como una tribuna plural, abierta y liberal y tuvo su sede en la actual Biblioteca de Bidebarrieta hasta que, con motivo de la Guerra Civil, el local fue confiscado por el régimen franquista y pasó a manos del Ayuntamiento.

En el acto de hoy estarán presentes los componentes del Jurado que otorgó el premio: el fiscal general del Estado, Jesús Cardenal; el presidente de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón; el presidente del Consejo General de la Abogacía, Eugenio Gay; el presidente de la Asociación Profesional de la Magistratura, Santiago Martínez-Vares; el secretario general de Caja Madrid, Enrique de la Torre, y el miembro de la Comisión Ejecutiva de la Asociación de Fiscales, Salvador Viada.

Anatemas
Por Jaime CAMPMANY ABC   31 Enero 2001

Algunos pulpitosaurios y pertigueros de la Iglesia vasca están empeñados en que dejemos de creer en Dios y empecemos a ofrecer culto a Arzallus. Es el culto llamado de hiperpavura, la reverencia del miedo, la fuga del martirologio. Jo, es que los etarras matan. Ellos no se andan con columnitas en la prensa, sino con balazos en la nuca o con petardos en el coche. El provincial de los jesuitas vascos, Ignacio Echarte, ha explicado a sus colegas de cargo que su negativa a celebrar una eucaristía por Gregorio Ordoñez se debe a que se trataba de un acto político del Partido Popular. La decisión, pues, se ha tomado ad maiorem Dei gloriam, AMDG. Es lo mismo que ha dicho Su Ilustrísima, monseñor Uriarte, obispo de San Sebastián, para justificar idéntica negativa en algunas parroquias de su diócesis. Hay que sacar a los asesinados del PP de entre los fieles difuntos.

No es que se les niegue el gorigori, eso no, pero el gorigori tiene que ser colectivo, un gorigori de mogollón, un gregoriano general que suene para «unos y para otros», muertos o presos, iglesia purgante o iglesia liquidante, nada de eucaristía personal para un político pepero. Si le han asesinado, algo habrá hecho, pues, hala, a la fosa común del «Dies irae». Monseñor Uriarte y el jesuita Echarte han establecido una doctrina incómoda, porque a ver cómo celebran ahora eucaristías para otros muertos y para conmemoraciones de otras asociaciones políticas. Ay, señores eclesiásticos, están ustedes ciegos si no ven que en este país es político hasta el Athletic de Bilbao, el aurresku, la tamborrada, san Mamés, el bacalao al pil-pil y los ejercicios espirituales.

Al final, son unas humildes monjitas de coro y vigilia las que salvan la religión del acecho de los capigorrones o de las capas pluviales. Y ahora ¿qué hacer con esas monjitas Siervas de María que han prestado la capilla para la eucaristía en sufragio del alma de Gregorio Ordóñez? Hay para excomulgarlas. Anatema sit. No soy especialista, y no sé si debe ser ésa una excomunión «ferendae sententiae», «late sententiae» o «a matacandelas». La excomunión «a matacandelas» resulta, desde luego, mucho más espectacular. De meter las candelas en el agua podría encargarse el vicario Pagola, en plan de bombero a divinis. «Perdónelas, señor obispo, que no saben lo que hacen», habrá pedido el capellán de las monjitas a Su Ilustrísima. El señor obispo habrá administrado el bálsamo de su perdón, pero habrá exigido que no vuelva a repetirse la provocación y sobre todo, nada de nenias al muerto, que puede cabrearse Arzallus, político verdaderamente cristiano.

Pues déjese usted las sotanas y vaya usted a las togas. Su Excelencia Socialistísima Javier Moscoso anda devanándose la sesera para que no sea la Sala de Conflictos la que resuelva el contencioso planteado entre la Sala Segunda, Bacigalupo-Polanco, y el Gobierno. Hay que tener seguras las votaciones, dos contra uno, ocho contra seis, y así sucesivamente. Quiere que el Consejo General del Poder Judicial meta ahora en el ajo al Tribunal Constitucional, porque dice que ha sido el Gobierno el que ha invadido el terreno del poder judicial, y no el poder judicial el que se ha metido en el predio del Gobierno. Alegan los pomponios polanquistas que la sala que condena debe aplicar el indulto, y tienen razón. Pero es que esa sala que condenó a Gómez de Liaño no aplica el indulto. Se lo carga.

Estamos frescos. Algunos curas del País Vasco hacen todo lo que saben para que, de seguir creyendo en Dios, no creamos en la Iglesia, y algunos jueces juanillos se esfuerzan en hacer todo lo posible para que, de seguir creyendo en la justicia, no sea en la justicia de este país. Aquí, ni patria, ni justicia ni chuletón.

El alcalde de Bilbao, del PNV, cede un local municipal para un acto en favor de Pepe Rei
El PP exige a Azcuna que rectifique y prohiba la emisión del vídeo
Los carteles pegados en el Consejo de Distrito Municipal de Bilbao hacen un llamamiento a acudir hoy a a la sede municipal de La Bolsa para asistir a un acto donde se proyectará el video «Periodistas: el arte de mentir». El autor de la cinta, Pepe Rei, esta detenido por presunta colaboración con Eta, por lo que el PP ha pedido que no se utilicen dependencias municipales para ensalzar la figura del director de «Ardi Beltza».
E. Mejuto - Bilbao .- La Razón 31 Enero 2001

El Ayuntamiento de Bilbao, presidido por el peneuvista Iñaki Azkuna, permitirá la celebración esta tarde de un acto en el que se llevará a cabo la exaltación del periodista abertzale Pepe Rei, actualmente detenido por supuesta colaboración con Eta.

    A lo largo del acto, que tendrá lugar tal y como anuncian los carteles expuestos en el Consejo de Distrito Municipal, hoy a las 19:30 horas de la tarde en la sede municipal de La Bolsa, edificio de propiedad municipal, se emitirá el polémico vídeo «Periodistas: el negocio de mentir», en el que aparecen numerosas personas que se encuentran amenazadas por la banda armada y que incluso han llegado a ser objeto de atentado terrorista y se llevará a cabo una conferencia que contará con la participación de colaboradores de la revista «Ardi Beltza».

    Por tal motivo, desde el Partido Popular del consistorio bilbaíno se ha instado al alcalde de la capital vizcaína a que evite la celebración de un acto de estas características en dependencias municipales. En un comunicado, el portavoz del Partido Popular de Bilbao, Antonio Basagoiti, denunció que «al parecer el Gobierno municipal del PNV ha autorizado la celebración de un acto de apoyo a Pepe Rei en un edificio de propiedad municipal, en el que se exhibirá el polémico vídeo (de la revista Ardi Beltza) en el que aparecen numerosas personas amenazadas por Eta y que incluso han llegado a ser objeto de atentado terrorista».

    «Esperamos que el Partido Nacionalista Vasco evite este vergonzoso episodio en el que se exalta a un sospechoso de colaboración con la banda terrorista y se pretende exhibir un vídeo en el que se acusa, señala y difama a amenazados por Eta», añadió.

    El Partido Popular ya ha presentado también sendas preguntas dirigidas al alcalde para que explique su opinión sobre la celebración de ese acto y comunique qué cargo del ayuntamiento ha autorizado su celebración.

Tras la «tregua», ETA recrudece su ofensiva contra los periodistas
MADRID. ABC  31 Enero 2001

La actual ofensiva de ETA contra los periodistas está siendo acompañada en el tiempo por una campaña de ataques verbales por parte de destacados dirigentes nacionalistas contra los medios de comunicación. Desde que la banda puso fin a su supuesta «tregua», los etarras han asesinado a un periodista y lo han intentado y planeado contra otros cinco.

Un mes después de que el presidente del PNV, Xabier Arzalluz, escribiera que varios periodistas estaban organizando un «18 de julio contra el pueblo vasco», ETA asesinaba a tiros, el 7 de mayo del año pasado, al periodista y fundador del Foro de Ermua, José Luis López de la Calle, en la localidad guipuzcoana de Andoain, cuando regresaba a su domicilio tras comprar varios periódicos. Era la cuarta víctima mortal tras la ruptura de la supuesta «tregua» y el segundo periodista asesinado desde que ETA inició su actividad criminal. Veinte años antes del asesinato de López de La Calle, en junio de 1978, el objetivo de los terroristas fue José María Portell Manos, director de la «Hoja del Lunes» de Bilbao y redactor jefe de la «Gaceta del Norte».

Pero además de Arzalluz, que en varias ocasiones ha llamado a los periodistas «mercenarios de La Moncloa», el portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Iñaki Anasagasti, también ha avivado la campaña contra los medios de comunicación críticos con la postura ultranacionalista que en los últimos años mantiene el PNV. Anasagasti llamó en octubre de 1999 a los medios «españoles la versión mediática de la División Brunete». Uno de los periodistas que, según los nacionalistas, formaría parte de ella es Carlos Herrera, quien el 27 de marzo del año pasado recibió en la sede de Radio Nacional en Sevilla un artefacto explosivo camuflado en una caja de puros. La bomba fue detectada por el periodista y la Policía consiguió desactivarla. La «justificación» que el dirigente de EH Arnaldo Otegi dio a este plan criminal de ETA fue que los medios informativos «no son neutrales».

La campaña contra los medios de comunicación de ETA tras la ruptura de su «tregua» también ha tenido por objetivo a la redactora de «El País» Aurora Intxausti, a su marido, Juan Francisco Palomo, corresponsal de «Antena 3» Televisión, y al hijo de ambos, de 18 meses. Los terroristas colocaron un potente artefacto que estaba preparado para que estallara cuando abrieran la puerta de su casa, en San Sebastián.

EL VIDEO DE PEPE REI
Al igual que José Luis López de la Calle, Aurora Intxausti había sido citada por Pepe Rei, ex redactor jefe de «Egin», en su revista «Ardi Beltza» y en el vídeo titulado «Periodistas, el negocio de mentir». En estas publicaciones también aparece el periodista radiofónico Luis del Olmo, a quien el «comando Barcelona» intentó matar en siete ocasiones, la última el pasado 12 de diciembre cuando fue asesinado el guarda urbano Gervilla. Estos planes fueron descubiertos a raíz de la desarticulación de este grupo criminal al igual que los que tenía el «comando Andalucía» contra el también periodista Antonio Burgos.

A estos casos registrados tras la ruptura de la «tregua» se suma el ataque con cócteles molotov perpetrado el pasado 21 de marzo contra el domicilio de los padres de Pedro Briongos, redactor jefe de «El Correo» en Bilbao.

Además, al último «comando Vizcaya» desarticulado se le intervinieron documentos con datos, algunos muy elaborados, sobre periodistas del País Vasco.

El Gobierno vasco lanza a cientos de aspirantes a un empleo a investigar el nombre de un corresponsal de ABC
MADRID. ABC  31 Enero 2001

El Gobierno vasco utilizó el nombre de uno de los corresponsales de ABC en el País Vasco en un examen de selección al que se presentaron más de 700 candidatos para cinco plazas de licenciados en Ciencias de la Información. El Ejecutivo vasco reconoció que saber dicha identidad no aporta ningún mérito académico y contrae un peligro personal, disculpándose por ello.

Desde hace al menos una legislatura, ni los nombres ni las direcciones de los corresponsales de ABC en el País Vasco aparecen en la guía oficial de comunicación que edita el Gobierno vasco, a raíz de una dura campaña que HB lanzó contra este periódico y sus redactores, que llenó de pasquines San Sebastián con sus nombres y direcciones.

Este periódico solicitó en su día a Presidencia del Gobierno vasco que en dicha guía figurara simplemente la dirección del periódico en Madrid. Fuentes de la Consejería de Hacienda y Administración Pública, de la que depende el Instituto Vasco de Administración pública (IVAP), órgano que coordina las ofertas públicas de empleo, se disculparon por lo sucedido, e indicaron que para garantizar «la limpieza» en las Ofertas Públicas de Empleo el Ejecutivo vasco no participa en el proceso, ni en la elaboración de las preguntas, y que el contenido de los exámenes «está en manos de la Universidad del País Vasco».

En declaraciones a ABC, calificaron de «poco afortunada y desacertada» la inclusión de esta pregunta sobre la identidad de un periodista, negando que, de ningún modo, «se haya ido a señalar a ningún medio, ni a un periodista en concreto».

Asimismo, estas mismas fuentes indicaron, tras comprobar la veracidad de lo sucedido, que se habían adoptado las medidas necesarias para que esto no se vuelva a repetir. Sin embargo, ABC ha podido saber que, si bien en dicho examen tipo test, que tuvo lugar el pasado viernes en Bilbao, se preguntó directamente a los opositores, más de 700, por la identidad del corresponsal de ABC, en el cuestionario facilitado por el Ejecutivo para preparar la oposición aparecen preguntas similares sobre la identidad de periodistas que desempeñan su trabajo en el País Vasco, pertenecen a medios nacionales y carecen de cargos de dirección.

Al menos, una treintena de preguntas hacen referencia a distintos medios y más de la mitad de ellas aluden a nombres y apellidos concretos dentro del cuestionario facilitado para el Cuerpo Superior de Facultativos licenciados en Ciencias de la Información. Del total de las preguntas -1.378 concretamente-, el tribunal selecciona 200 para el examen teórico y 20 más para el caso de que se impugne alguna de las preguntas.

Así, por ejemplo, en dicho cuestionario se interroga, de forma textual, sobre la identidad del «primer» corresponsal de Cambio 16 en Vizcaya; del jefe de la corresponsalía de El País en Vizcaya; del corresponsal de El Periódico en Vizcaya «durante años»; se plantea identificar los «apellidos del especialista en ETA de Vasco Press», así como al delegado y corresponsal de esta agencia informativa en Bilbao, y se hacen otras preguntas como si Vasco Press es corresponsal en Euskadi de La Vanguardia, ABC, Le Monde o El Periódico.

En el País Vasco, todos los medios de comunicación que han podido han reforzado las medidas de seguridad de sus oficinas, así como la protección de su personal a raíz del atentado fallido contra los periodistas Aurora Intxausti y Juan Palomo. La mayoría de periódicos, radios, agencias y televisiones de ámbito estatal han colocado puertas blindadas en previsión de colocación de artefactos explosivos; escáner para observar por rayos X los paquetes que puedan entrar, y algunos de ellos disponen de conexión telefónica con la central de alarmas de la Ertzaintza por si observan algo sospechoso alrededor de las sedes.

Consuelo Ordóñez llama «sinvergüenza» al superior jesuita vasco por llamar al funeral «acto de partido»
«Que Dios le pida cuentas por la fe que he perdido», aseguró, indignada, la hermana del edil del PP
La sumisión del superior de los jesuitas en el País Vasco y Navarra, Ignacio Echarte, a la decisión de la Universidad de Deusto de no celebrar una misa en memoria del concejal del PP asesinado hace seis años por Eta, Gregorio Ordóñez, suscitó ayer multitud de críticas en contra de la postura de la Iglesia vasca. La hermana del edil, Consuelo Ordóñez, fue la más crítica al calificar de «sinvergûenza» la actitud de Echarte, quien encuentra en el funeral un «marcado carácter político partidista». Además, los populares pidieron a las órdenes religiosas que hagan una «reflexion» y «aúnen criterios».
Redacción - Madrid .- La Razón 31 Enero 2001

Consuelo Ordóñez, hermana de Gregorio, concejal del PP asesinado por Eta hace seis años, calificó ayer de «sinvergûenza» al superior de los jesuitas en el País Vasco y Navarra, Ignacio Echarte, quien justificó el rechazo de la Universidad de Deusto a celebrar el funeral por Gregorio Ordóñez argumentando que tenía un «marcado carácter político partidista». 
  
    Echarte ha enviado una carta a otros seis provinciales jesuitas de toda España para informar de la negativa de la citada universidad a oficiar una Eucaristía por Ordóñez en el aniversario de su asesinato. 
  
    En la misiva, Echarte afirma que la misa que proponían para el dirigente popular «en realidad era un acto del PP y a ninguna sigla política se ceden espacios universitarios. La celebración tiene un marcado carácter político partidista del que la Iglesia diocesana ha tratado de mantenerse independiente y libre».   

    En declaraciones a «Servimedia», Consuelo Ordóñez afirmó que Echarte «es un sinvergûenza por negar una misa aniversario por un asesinado por Eta diciendo que se trata de un acto partidista». Añadió que «nadie del partido, del PP, ha solicitado la misa. Fui yo, la hermana de un asesinado, quien lo hice y es quien lo tiene que hacer».

    «No tienen vergûenza», reiteró enfadada Ordóñez, «y espero que Dios les pida cuentas por la fe que he perdido por estos sinvergûenzas. Según ellos, si la familia pide una misa de aniversario, es un acto de partido, ¡por favor!», declaró.

    En este punto, preguntó al superior de los jesuítas del País Vasco «si a partir de ahora los amigos de mi hermano, que son del PP, no van a poder ir a misa porque son de un partido. «Mi hermano, si no fuera del PP y se hubiera muerto de muerte natural, sí tendría misa, ¡qué sinvergûenzas!», reiteró Ordóñez.
   
    La postura de los jesuitas vascos, hecha pública por Ignacio Echarte, suscitó también la crítica del secretario general de los populares en el País Vasco, Carmelo Barrio, quien pidió a la Iglesia «una profunda reflexión» y «unidad de criterios». Barrio incidió en que varias órdenes religiosas necesitan «moderación, serenidad, sensatez de criterio, rigor y perseverancia». Explicó que la Iglesia «da un paso hacia atrás» con las declaraciones de Echarte y «debe reflexionar porque en esta tierra, la sociedad la necesita más que en cualquier parte».

Correcciones aplazadas
TONIA ETXARRI El Correo  31 Enero 2001

Cuando hace tan solo unos días un prestigioso burukide del PNV vizcaíno comentaba en privado que las elecciones «debían haberse celebrado ya» venía a reconocer dos cosas : que ya no hay debate posible dentro de su partido en esta prórroga en la que se ha instalado Ibarretxe y que, por lo tanto, no está previsto ningún «mecanismo de corrección», tal como quisieran algunos críticos. Mientras ese deseo electoral expresado por el dirigente nacionalista reflejaba la sensación de agobio que muchos están pasando en el Parlamento (sensación compartida por todos los consejeros menos uno) cada vez que la oposición les recuerda, con sus votos, que no pueden gobernar.... el PNV sigue por el sendero iluminado de reforzar las alianzas exclusivamente nacionalistas. Por mucho que, desde las filas socialistas, se insista en la conveniencia de que corrijan sus pasos para la nueva legislatura; por mucho que algunos observadores se empeñen en recurrir a la tradicional ambigüedad del PNV para explicar que el partido de Arzalluz es capaz de pactar con el mismo diablo con tal de mantenerse en el poder, lo cierto es que sus dirigentes siguen dando prioridad al frente nacionalista. El consenso democrático no entra en sus planes .

Bien es verdad que de unos dirigentes que, después de haber estado toda su carrera obsesionados con el Cesid y acaban dando una conferencia en la propia ‘Casa’; que para criticar a Mayor comen con destacados ex-funcionarios del PSOE procesados por sus vínculos con los GAL y que ni se inmutan cuando oyen al viejo Cossiga hablar bien de Martín Villa para poder arremeter contra Aznar, no se puede esperar una línea de actuación coherente. Pero los bandazos no tienen nada que ver con la ambigüedad. Por eso el PNV, aunque algunos dirigentes vizcaínos prefieran reeditar alianzas con el PSE, sigue con el guión de Lizarra. Intentando fortalecer las alianzas nacionalistas y lanzando mensajes disparatados, en ocasiones, hacia el entorno de HB. Aunque Otegi no se deje embaucar por cantos de sirena. Por muy miserables que estos sean.

Ibarretxe, mientras tanto, pide perdón por los insultos del PP pero no se le ocurre pedir perdón por las hirientes palabras de Arzalluz que, 32 años después del primer atentado de ETA, sigue haciendo discriminación entre las víctimas. Hoy, un nacionalista honesto como Alfonso Basagoiti deja su cargo al frente del Círculo de Empresarios Vascos sin ocultar su decepción. Normal. Ha sido éste un «bienio negro», tal como lo define el socialista Eguiguren, para la libertad, con mayúsculas, en Euskadi. Solo faltaba la condecoración a Melitón Manzanas. Y como sigue la polémica, ya saben lo que tienen que hacer los partidos en el Congreso: cambiar una ley en cuyos detalles ni ellos mismos repararon a su debido tiempo.

«Todos estamos en la diana», manifiesto unitario de la Universidad del País Vasco
MADRID. ABC   31 Enero 2001

El texto íntegro del manifiesto, suscrito por un gran número de docentes, es el siguiente:

«El atentado perpetrado contra nuestra Facultad el pasado 18 de diciembre y cuya autoría se ha atribuido ETA, ha puesto de relieve que su objetivo es atentar contra la comunidad universitaria. El atentado de ETA marca un antes y un después. Ya nada es igual la UPV/EHU, y todos hemos de reaccionar antes esta salvaje agresión. A la organización terrorista no le ha importado poner en peligro la vida del alumnado, profesorado y personal de administración y servicios. Nos afecta a todos. Todos estamos en la diana. Los atentados, las amenazas, la falta de libertad de expresión, el miedo, la desazón ante el clima de violencia y de persecución a las ideas merecen, una firme respuesta de solidaridad y de compromiso activo de toda la Comunidad Universitaria. No basta con condenas retóricas; no queremos ser víctimas.

Exigimos actuaciones efectivas que impidan la repetición del riesgo vivido no sólo en el ámbito de la UPV/EHU, sino en el conjunto de la sociedad. Esta situación exige la adopción de medidas de seguridad y los poderes públicos deben poner los medios necesarios para el normal desarrollo de la actividad docente.

Queremos manifestar nuestra voluntad inquebrantable de combatir a ETA, de luchar por la libertad.

Llamamos a toda la Comunidad Universitaria —al alumnado, al PAS, al profesorado y a sus familias— a la participación activa en cuantos actos de repulsa y protesta se convoquen. ASKATASUNA».

La otra fractura
KEPA AULESTIA El Correo 31 Enero 2001

Padece Euskadi una división social? Es una pregunta recurrente, pero de difícil respuesta. Porque, por lo general, quien interroga se refiere a si el enfrentamiento político ha llegado a reflejarse, tal cual, en la sociedad vasca. También por lo general las respuestas aluden más a los riesgos de que la confrontación extrema alcance al ciudadano en distintos órdenes de su vida que a la detección de fisuras ya existentes en el tejido social. La confrontación política conmina a cada ciudadano a manifestarse en una sola dimensión; a despojarse de su personalidad diversa para transmutarse en función del guión. Conmina a cada votante a expresarse como nacionalista o como no nacionalista. A refugiarse en la casa del padre o a guarecerse frente al nacionalismo. El escrutinio electoral en Euskadi demuestra que no existe una resistencia ciudadana a la polarización, sino que ésta se convierte en canon de comportamiento, atenuada por el silencio -el secreto- que preserva el sentido último del voto individual. La división política obliga a cada cual a optar por una identidad unívoca e incompatible con cualquier otra; aunque los tabúes propios de una cultura poco dispuesta a exteriorizar sus impulsos más comprometidos eviten tantas veces que nuestra mano derecha conozca lo que hace la mano izquierda.

Pero junto a esa apariencia compacta que pudiera dar sentido a cada una de las dos partes de la división, son otros los desgarros y las fracturas que amenazan más seriamente a la sociedad vasca. Son los desgarros que afectan a cada persona y las actitudes que premian el pudor cobarde por un lado mientras, por el otro, dan a entender que la indignación sólo puede expresarse de una única manera. La división política e ideológica, o los distintos sentimientos de pertenencia y lealtad que concurren en Euskadi, no constituirían problemas irresolubles -aunque fuese a través de soluciones drásticas de segregación- si paralelamente a esas fracturas la sociedad vasca -cualquiera de las partes en las que pudiéramos dividirla políticamente- no fuera objeto de fracturas mucho más profundas, en ocasiones imperceptibles, relativas a la valoración que nos merece la vida y la libertad de los demás.

El impacto de la violencia en nuestras conciencias lleva tiempo provocando una honda degradación moral, una mutación paulatina de valores y sentimientos, especialmente grave en la parte de sociedad que pudiéramos identificar como comunidad nacionalista. Cada hecho luctuoso queda consignado en la crónica general como un suceso ya inevitable; un acontecimiento no deseado sobre el que tampoco merece la pena volver. Cinco días después sólo recordamos que la última persona asesinada por ETA era cocinero de profesión. Cada persona asesinada, desposeída de su vida y condenada al anonimato, pasa a formar parte de un balance cuya conclusión final -llegue cuando llegue- se presume absolutoria para con sus asesinos. Es éste un dilema moral de primer orden; máxime en una sociedad que no termina de formular un reproche común hacia los asesinos, ni siquiera por parte de quienes muestran públicamente su repulsa del asesinato. La paternal convicción de que ese reproche ha de contemplar eximentes e incluso alegatos no es más fuerte que la disposición a que prescriba casi de inmediato, diluido precisamente en medio del contexto.

No es el de la violencia un problema más de cuantos nos aquejan; ni únicamente el primero de ellos en el ránking de preocupaciones. Es, simplemente, el problema. La búsqueda de soluciones políticas al mismo -tal cual se practica- no sólo olvida cuál es la naturaleza de la cuestión, sino que además agrava las condiciones de una sociedad que está herida pero anestesiada; maltrecha pero incapaz de mostrar un dolor que tampoco siente del todo. Las soluciones políticas tratan de ordenar -o desordenar- las piezas de un puzzle siempre incompleto. Pero mientras el dictado político nos describe como ciudadanos unidimensionales, una fisura íntima de la que posiblemente jamás seremos conscientes nos rompe por dentro a cada uno de nosotros. La convicción de que aquél al que le ocurre algo está siempre al otro lado de una línea imaginaria, expuesto a un riesgo voluntario, no es más que el reflejo de una ciudadanía poco dispuesta a pensar que -junto a la inflación de derechos que caracteriza a nuestra sociedad- pueden existir obligaciones no tasadas ni publicadas en los boletines oficiales. Como si junto al derecho a la vida, a la libertad y a la paz la obligación de garantizar dichos derechos apelara a cada ciudadano en relación consigo mismo o, en todo caso, a los poderes legitimados en relación a la colectividad, pero nunca al vecino o al amigo.

A menudo ni siquiera nos esforzamos en fingir, en echar mano de la razón para poder expresar así lo más conveniente, lo más oportuno, aquello que guarde relación con lo que ocurre. Preferimos acomodarnos en una voz cansina, brotando cada vez que nos vemos obligados a hablar de un tema que nos incomoda, y sobre el que no tenemos casi nada que añadir.

Subrayados
Nota del Editor 31 Enero 2001

Los subrayados del primer aparte son obra de este humilde editor, no están en el original; piense en ellas de una manera global y verá que se trata de un mensaje subliminal para despistar, para confundir, para tratar de hacer comparables sinrazones con razones. El resto de los subrayados, se los dejo al amable lector como tarea, pero no se sulfure demasiado.  

 

Recortes de Prensa   Página Inicial