AGLI

Recortes de Prensa     Jueves  1 Febrero  2001
#El PP pide que el DNI de la Comunidades bilingües puedan redactarse en su lengua oficial
Madrid. Ep ABC 1 Febrero 2001

#Vacas y parlamentarios locos
Nota del Editor  1 Febrero 2001

#Mallorca retira la subvención a la UNED por ser "castellanizadora"
ANDREU MANRESA, Palma de Mallorca El País   1 Febrero 2001

#El miedo y el arte de vivir
M. MARTÍN FERRAND ABC   1 Febrero 2001

#El Foro Ermua llama a los vascos a la insumisión fiscal ante la falta de protección de Ibarreche
Redacción - Bilbao .- La Razón  1 Febrero 2001

#El Foro Ermua recoge el premio ‘Carmen Tagle’ con duras críticas al nacionalismo
OLATZ BARRIUSO BILBAO El Correo Redacción - Bilbao .- La Razón  1 Febrero 2001

#Prodi y Fontaine suscriben el pacto anti Eta porque «la lucha de España es la de la UE»
Francho Barón Cano - Bruselas .- La Razón  1 Febrero 2001

#Savater
ERASMO El Mundo  1 Febrero 2001

#Arzalluz tiene delito, pero no penal
Impresiones El Mundo  1 Febrero 2001

#El konkordato
Iñaki EZKERRA La Razón   1 Febrero 2001

#Peor que Judas
Alfonso USSÍA ABC  1 Febrero 2001

#Dos guardias civiles salen ilesos de un atentado en Pasajes
OSCAR SUBIJANA El Mundo   1 Febrero 2001

#La patronal vizcaína reconoce que ETA extorsiona a los empresarios pero considera que la mayoría no cede al chantaje
Bilbao. Ep ABC  1 Febrero 2001

#Juan Pablo Fusi: «El nacionalismo no es la única manera de ser vasco»
MADRID. Antonio Astorga ABC  1 Febrero 2001

#Lo que cada cual se juega
Julián LAGO La Razón   1 Febrero 2001

#Una obligación más
JOSEBA ARREGI El Correo 1 Febrero 2001

#Al menos dos docenas
Nota del editor  1 Febrero 2001

#Gracias, Arzallus
Pedro De Silva. La Opinión  1 Febrero 2001

##El Ayuntamiento de Bilbao impide la proyección del vídeo de Pepe Rei
J. ITURRI El Mundo   1 Febrero 2001

#La estrella de Juaristi
Tomás CUESTA .- La Razón  1 Febrero 2001

El PP pide que el DNI de la Comunidades bilingües puedan redactarse en su lengua oficial
Madrid. Ep ABC 1 Febrero 2001

El Grupo Parlamentario Popular ha presentado en el Congreso una
Proposición no de Ley relativa al plurilingþismo en el Documento
Nacional de Identidad (DNI) en la que insta al Ejecutivo a adoptar,
en el plazo de seis meses, las disposiciones necesarias para que los
datos personales que figuran en el DNI expedidos en Comunidades
Autónomas con lenguas oficiales distintas del castellano sean también
redactados en dicha lengua si el interesado así lo solicita. 

En la misma línea, se pide al Gobierno que se adopten las mismas
medidas en el caso de expedición de los Carnés de Conducir, si bien
el plazo que solicita el PP para que los ciudadanos puedan redactar
sus datos en la lengua oficial de su comunidad es de tres meses. 

Según el Grupo Popular, la realidad plurilingüe de nuestro Estado
"impone la necesidad" de facilitar al ciudadano el uso indistinto del
castellano y de las demás lenguas españolas oficiales en las
respectivas Comunidades Autónomas cuando se relacione con la
Administración General. En este sentido, el PP recuerda que el
objetivo de facilitar este uso indistinto de las lenguas oficiales se
ha plasmado en numerosas resoluciones de ambas Cámaras. 

Los populares consideran, en definitiva, que se debe avanzar y
consolidar la práctica administrativa ya existente del uso conjunto
de las lenguas cooficiales en determinados documentos expedidos por
la Administración Central en territorios de Comunidades con lengua
oficial propia. "En este caso concreto, la iniciativa presentada para
su debate en pleno trata del Documento Nacional de Identidad, tan
necesario en múltiples aspectos de las relaciones privadas y públicas
de los ciudadanos", argumentan.

Vacas y parlamentarios locos
Nota del Editor  1 Febrero 2001

La propuesta es claramente anticonstitucional, pero ya sabemos lo que nos dan los políticos, problemas y ninguna solución; y además a que precio; y encima se suben ellos solitos el sueldo y demás mandangas.

Mallorca retira la subvención a la UNED por ser "castellanizadora"
ANDREU MANRESA, Palma de Mallorca El País   1 Febrero 2001

El Consell de Mallorca retirará la subvención anual que recibe la extensión de Baleares de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), que atiende a 3.500 alumnos en las islas, de los cuales 2.400 son de Mallorca. El Consell está gobernado por las formaciones nacionalistas Unió Mallorquina y Partit Socialista de Mallorca (PSM-Entesa Nacionalista), y ha sido este último grupo el que ha razonado el rechazo político a la UNED: "Las administraciones autonómicas no deben financiar instrumentos de refuerzo cultural dirigidos con criterios centralistas y castellanizadores".

El primer y principal argumento del Consell para retirar un patrocinio que se mantiene desde hace 24 años radica en que la institución insular no tiene entre sus competencias las universitarias ni las educativas. El Gobierno de las Baleares insiste en la misma posición, reitera que cuenta con un escaso presupuesto para ayudar a la universidad pública UIB y señala al Estado como principal responsable en el mantenimiento de las tutorías, exámenes presenciales y centros de apoyo de la UNED.

La decisión política ha motivado la protesta de alumnos y profesores que culpan al PSM de programar "una mutilación cultural" y de "querer hundir" el centro. Maria Antònia Vadell, vicepresidenta y consejera de Cultura del Consell, del PSM, que ha sido el cerebro que ha asumido la decisión, ha dicho que "Madrid no puede cerrar el centro" y que es el Estado el que "tiene la responsabilidad de mantener los estudios".

Vadell ha replicado a los alumnos que protestan advirtiéndoles de que "han creado una alarma social, manipulados, y que lanzan pedradas a quien no toca". El consejero de Cultura del Gobierno balear, Damià Pons, también del PSM, ha manifestado que la UNED es una institución que debe mantener el Estado y que las instituciones baleares tienen escasez de recursos. "La falta de financiación por parte del Estado", indica el PSM, "obliga al Consell a abandonar el mantenimiento del centro de la UNED porque la obligación en el marco actual -sin transferencias- corresponde únicamente al Gobierno central".

El miedo y el arte de vivir
Por M. MARTÍN FERRAND ABC   1 Febrero 2001

Desde que los vascos eran, como decía Pío Baroja de sí mismo, humildes y errantes ha sido fácil encontrar por el mundo algún cura o algún cocinero procedentes de las provincias vascongadas. Los gallegos, también dispersos y en mayor número, nunca nos hemos especializado tanto y los he encontrado por todas partes, todos los gajes, todos los oficios y todos los rangos. El pasado martes, en un artículo especialmente lúcido —«La Iglesia vasca y el terrorismo»—, decía aquí Carlos Martínez Gorriarán que «el filonacionalismo de la Iglesia vasca explica la razón de que, entre los cientos de asesinados por ETA que incluyen representantes de todos los oficios y colectivos imaginables, no haya ningún eclesiástico».

El otro gran oficio que germina en el País Vasco, el de los cocineros, ha tenido peor fortuna. Incluyendo la última víctima, Ramón Díaz García, llegan a cinco los asesinados por los terroristas. ¿Curas no y cocineros sí? Tratar de racionalizar las conductas asesinas es una tarea inútil, pero tampoco es fácil quitarse de la cabeza el problema más agudo y dramático de cuantos esperan solución en la paciencia del tiempo. Al hilo de todo esto, Fernando Savater, que acaba de presentar un valioso libro sobre estas cuestiones —«Perdonen las molestias»— les ha afeado su conducta a los cocineros vascos. Se ha lamentado el filósofo, miembro destacado de la plataforma «¡Basta ya!» y persona de probado valor cívico, de que esos cocineros —«que se están forrando»— tras la muerte de un compañero no cierren un solo día sus restaurantes y manifiesten palmariamente su repulsa ante la acción etarra.

«Hay comportamientos de algunos vascos que dan miedo —dice Savater—, pero hay comportamientos de otros muchos vascos que dan asco». Entiendo al pensador y comparto mucho de lo que manifiesta, en ejemplar conducta, cuando muy valientemente señala los despropósitos de los asesinos etarras y los de sus complacientes amigos y protectores. Pero, ¿puede el valiente afear la conducta de quienes, tentados por el miedo, silencian sus emociones? Cuando el Estado, sea cual fuere su plano administrativo, fracasa en la protección de los ciudadanos y en la tarea de la justicia, quiebra, con su esencia fundamental, el polo de la adhesión/identificación de sus habitantes. Ese es, justamente, el efecto más perverso de las pistolas y las bombas de ETA: la provocación de la desconfianza de las personas en las instituciones democráticas.

Savater no es un tibio. Sus ideas calientan una repulsa feroz a la violencia y ello le acredita como persona y como ciudadano. No quiere ser un siervo y no lo es; pero no todo el mundo, en el imperio del miedo —del terror—, tiene la fuerza y/o la posibilidad de seguir el ejemplo del autor de «Invitación a la ética». En el País Vasco, y ese es el gran fracaso del nacionalismo, no es fácil conjugar el verbo vivir. Hacerlo en su sentido más pleno y hermoso, el de actuar, es más difícil todavía. De ahí que, como al «Abel Sánchez» de Unamuno, la mayoría «por no matarle, que es lo que le pedía el coraje, se ha venido acá a vivir de la limosna y del sable». No el sable heroico, sino el pedigüeño.

El Foro Ermua llama a los vascos a la insumisión fiscal ante la falta de protección de Ibarreche
Ángel Acebes elogió la labor de Vidal de Nicolás en la entrega del premio Carmen Tagle
El ministro de Justicia, Ángel Acebes, elogió ayer la labor del Foro de Ermua, que recibió el premio Carmen Tagle, y consideró que la organización civil vasca merece el «homenaje y el reconocimiento de todos los españoles». Por otra parte, su presidente, Vidal de Nicolás, llamó a los vascos a «hacer una huelga de insumisión fiscal» debido a que el Gobierno de Juan José Ibarreche «no les protege». También acusó a la Iglesia de no haber hecho nada por el País Vasco. El presidente del Partido Popular, Carlos Iturgaiz, se sumó a las críticas de De Nicolás contra la gestión del «lendakari».
Redacción - Bilbao .- La Razón  1 Febrero 2001

Al acto homenaje al Foro de Ermua acudieron también el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Javier Delgado Barrio; el fiscal general del Estado, Jesús Cardenal; y el presidente de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón.

    Acebes calificó de «magnífica y muy solemne» la ceremonia y destacó que «ha recogido lo que pretendíamos, que era hacer un homenaje y reconocer a tantos vascos que luchan cada día y se sacrifican por los derechos y las libertades». El ministro se congratuló de que finalmente se pudiese encontrar un lugar para celebrar el homenaje al Foro de Ermua, después de que la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco decidiese no ceder su sede.

    El presidente del TSJPV, Manuel María Zorrilla, definió el premio como «acto hermoso en memoria de una persona que dedicó la vida a la Justicia y que la dio por ella», a pesar de que él se opuso a la cesión de la sede del Palacio de Justicia de Bilbao para la entrega del galardón por considerarlo como «un acto político». Por otra parte, el presidente del Foro de Ermua, Vidal de Nicolás, propuso «hacer una huelga de insumisión fiscal en el País Vasco». En declaraciones a Antena 3, consideró que, como el Gobierno vasco no les protege «ni siquiera la vida», sería «oportuno dejar de pagarles». «A mí el Gobierno vasco no me sirve de nada y Juan José Ibarreche no sirve ni para dar el pésame», agregó. Denunció también que los jueces «no actúan con independencia y coraje en el País Vasco» y subrayó que en su sueldo «va incluido el miedo» porque «hay gente que no cobra nada y tiene que metérselo en el bolsillo». El presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, dijo compartir las críticas realizadas por el Foro contra el Gobierno vasco, ya que, según afirmó, es verdad que en el País Vasco «falta libertad y el nacionalismo ha hecho todo lo posible para contribuir a ello». El consejero de Justicia, Sabin Inchaurraga, lamentó la «utilización político-partidista» contra el Gobierno vasco y el PNV y EA, que, a su juicio, realizó el portavoz del Foro de Ermua, Antonio Giménez Pericás, tras recibir el premio «Carmen Tagle».

    El jurado que otorgó el galardón estaba formado por Acebes, Delgado, Cardenal, Ruiz Gallardón, el presidente del Consejo de la Abogacía, Eugenio Gay, el presidente de la APM, Santiago Martínez Vares, el fiscal anticorrupción y miembro de la Comisión Ejecutiva de la AF, Salvador Viada, y el secretario de Caja Madrid, Enrique de la Torre.
  

El Foro Ermua recoge el premio ‘Carmen Tagle’ con duras críticas al nacionalismo
El galardón, instituido por la Asociación de Fiscales en memoria de su compañera asesinada por ETA, fue entregado ayer al colectivo por su «defensa de la libertad» Los premiados acusan al Gobierno vasco de propiciar «la reproducción de la violencia»
OLATZ BARRIUSO BILBAO El Correo Redacción - Bilbao .- La Razón  1 Febrero 2001

«Somos beligerantes con el Gobierno vasco porque no nos protege del terror»

El Foro Ermua recibió ayer en Bilbao el premio ‘Carmen Tagle’, instituido por la Asociación de Fiscales en memoria de su compañera asesinada por ETA en 1989, en reconocimiento a la «abnegación y sacrificio» del colectivo «en la defensa de la democracia, la libertad y los derechos humanos». El ex magistrado y miembro del Foro Antonio Giménez Pericás fue el encargado de agradecer el galardón y lo hizo con un discurso trufado de duras críticas al nacionalismo gobernante. Sus palabras fueron recibidas con indisimulado malestar por el único representante del Ejecutivo vasco presente en el acto, el consejero de Justicia, Sabin Intxaurraga, que denunció la «politización» del premio.

La sombra de la polémica planeaba ya desde el inicio del evento, por la imposibilidad de celebrarlo en el Palacio de Justicia de Bilbao, al denegar el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco la cesión de sus instalaciones por «razones de oportunidad». La cita se trasladó al salón de actos de la Biblioteca Municipal de Bilbao, antigua sede de la sociedad liberal ‘El Sitio’, donde ayer se reunieron numerosos representantes políticos -de PP, PSE y UA- y de la judicatura. Entre ellos, el presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, Javier Delgado, -que ostentaba también la presidencia del jurado- y el fiscal general del Estado, Jesús Cardenal. Estuvieron presentes además, en calidad de integrantes del jurado, el ministro de Justicia, Ángel Acebes, y el presidente de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón.

El evento transcurrió, en sus primeros compases, en un clima de marcado carácter institucional. Representantes de la Asociación de Fiscales subrayaron que el Foro Ermua se ha hecho merecedor del galardón por su «arrojo y coraje» en la defensa de los valores democráticos y destacaron que sus miembros se han erigido en «modelo de paz y tolerancia para el pueblo español» por su «actitud ejemplar» en circunstancias «extraordinariamente difíciles y adversas».

«Los sitiadores de hoy»
Tras la intervención del catedrático de Derecho Penal Antonio Beristain, el presidente del Foro, Vidal de Nicolás, subió por fin al estrado, donde, visiblemente emocionado y entre los aplausos de los asistentes, recogió la estatuilla de manos de Javier Delgado, que condenó «la locura homicida» de ETA.

Giménez Pericás ocupó después su lugar en la tribuna de oradores. Allí evocó la resistencia de los liberales al sitio carlista de Bilbao, que comparó con la situación actual. «Hoy la crueldad de los sitiadores es mayor. Los líderes del PNV responden por medio del ultimátum, la amenaza y el improperio», aseguró Pericás, quien advirtió que el Foro se mostrará «políticamente beligerante» hacia el nacionalismo, porque «somos pacíficos, no pacifistas». Lo demostró acto seguido, al acusar al Gobierno vasco de propiciar «la reproducción de la violencia con su defensa de la soberanía» y a PNV y EA de profundizar en su «colaboración» con quienes «sustentan y alientan el fascismo». «En Lizarra, PNV y EA rompieron los naipes del juego democrático y se pusieron a jugar con la baraja de Sabino Arana», concluyó.

Representantes de la Asociación de Fiscales pidieron disculpas a Intxaurraga por el discurso, que dijeron «no compartir» en absoluto. PP, PSE y UA respaldaron, en cambio, las críticas del Foro.

Prodi y Fontaine suscriben el pacto anti Eta porque «la lucha de España es la de la UE»
La CE presentará antes de septiembre la propuesta de orden de busca y captura europea
Los portavoces del PP y del PSOE en el Congreso, Luis de Grandes y Jesús Caldera, presentaron en Bruselas el pacto antiterrorista. El presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, la presidenta de la Eurocámara, Nicole Fontaine, y el comisario europeo de Justicia e Interior, Antonio Vitorino, recibieron a la delegación española y se solidarizaron con Madrid en la lucha «contra el terrorismo, por la libertad y por la democracia». Así al pacto tiene una dimensión comunitaria ya que, según el mismo Prodi, «el terrorismo no tiene ningún espacio en la cultura política europea».
Francho Barón Cano - Bruselas .- La Razón  1 Febrero 2001

Según declararon ambos portavoces a la salida de su reunión con Vitorino, el comisario mostró gran interés en el pacto firmado recientemente por las mayores fuerzas políticas españolas. «No sólo lo entendió como un problema de solidaridad hacia España, sino como una defensa de los derechos europeos», afirmó Luis de Grandes. De hecho, la Comisión Europea trabaja en tres instrumentos de capital importancia en la lucha antiterrorista: primero, una delimitación del delito de «terrorismo» válida para todos los Estados miembros de la UE. En segundo lugar, la elaboración de un procedimiento simplificado de extradición entre socios del «club» comunitario. Y por último, la ya conocida orden de busca y captura europea, que servirá para terminar con los soporíferos procedimientos de extradición en los casos en los que el terrorismo alcance una escala transnacional. En este último punto, el Ejecutivo comunitario presentará una propuesta formal a los Estados miembros en septiembre de este año a más tardar. Caldera aclaró que el comisario Vitorino «también nos ha confesado que el proyecto no está exento de dificultades. Así que nosotros nos hemos marcado deberes para sensibilizar gobiernos y para explicar la situación a grupos políticos».

    Ambos portavoces asistieron por la tarde al pleno del Parlamento Europeo, donde la presidenta Nicole Fontaine pidió un minuto de silencio en memoria de la última víctima de Eta, Ramón Díaz García. Poco después, los representantes de varios partidos políticos españoles intervinieron en relación al pacto contra el terrorismo. «Se trata de un pacto de medidas represivas, de medidas policiales y de imposiciones», esgrimió el eurodiputado del PNV, Josu Ortuondo.

    Según de Grandes, los representantes de CiU e IU, Carles Gasóliba y Alonso Puerta, también se solidarizaron con el decálogo plasmado en el pacto, si bien no lo suscribieron ya que sus formaciones políticas no lo han hecho por el momento.

    Jesús Caldera afirmó que «no estamos solos. Las instituciones europeas están con nosotros. Hemos recibido un importantísimo apoyo». Segundo, la UE entiende que «Eta no tiene ninguna base ideológica. En cualquier territorio de la UE, en cualquier palmo de su terreno la combatiremos», afirmó Caldera. Y por último, a partir de la presentación del pacto en Bruselas, se pasa de la «expresión de la simple solidaridad a la acción común», concluyó.

Savater
ERASMO El Mundo  1 Febrero 2001

Arzalluz sentencia: ETA se sentiría más justificada con populares y socialistas gobernando el Norte. Sin sentirse justificada, en veinte años de árboles y nueces, orgía de sangre: mil muertos. Mas palabras como las de este Fernando reconcilian con el humano ser. Su voz -ETA también está entre los fogones- enardece a los cocineros. ¿Cómo? Llamando al pan, pan y al vino, vino.

Arzalluz tiene delito, pero no penal
Impresiones El Mundo  1 Febrero 2001

A pesar de que algunos dirigentes políticos del PSOE y el PP han hablado estos días de que las últimas declaraciones de Arzalluz deberían motivar alguna acción legal contra él, no estamos ante una cuestión jurídica. Como bien señaló ayer el fiscal general del Estado, las palabras del líder del PNV no constituyen ningún delito. Otra cosa es que sean indecentes, vergonzosas y excesivas desde el punto de vista político. Que lo son. Decir, poe ejemplo, que ETA se sentiría más justificada con un Gobierno PP-PSOE es un disparate porque quien más contribuye a la justificación de la actividad terrorista es él en persona. Seguramente las burradas del presidente del PNV -empeñado en pescar votos entre los simpatizantes de EH- irán in crescendo conforme se acerquen las elecciones. Pero el único tribunal que puede juzgarle es el de los ciudadanos a la hora de votar.

El konkordato
Iñaki EZKERRA La Razón   1 Febrero 2001

Quien no vive en el País Vasco no se puede hacer idea del omnímodo poder que en ese rincón de España sigue teniendo la Iglesia y el nacionalismo a través de ella. Todo lo que se cuente es poco. Asomarse a ese hermético mundillo es hacer un viaje vertiginoso al pasado, toparse con la España provinciana y revenida de «La regenta», con la de Machado «de cerrado y sacristía», con el fuego de la Inquisición, el nacional-catolicismo de los NO-DOS, esas imágenes de un blanco y negro desvaído en las que el viejo general ríe el chiste nauseabundo de un primado como de Fellini y en las que se tutean simétricas la tripa de la dictadura y la del integrismo pesebrista. Hay un siniestro concordato en Euskadi, un poder confesional que santifica el vinacho de los batzokis y que se evidencia en esas fotos obscenas, pornográficas, en las que Setién y Uriarte ríen con Arzalluz e Ibarretxe bajo un sol ultra de misa de campaña en las escalinatas de Aránzazu. Ríen, sí, con la complicidad indisimulada, campechana, cuartelaria, golpista, de quienes están en la misma pomada política, levantando un proyecto ilegítimo y sectario porque sí, por cojones, caiga quien caiga.

    Para dar una idea de ese poder que desde fuera resulta inconcebible en una sociedad tan moderna en otros aspectos como la vasca, sirvan dos ejemplos. La única vez que el Rey no ha sido abucheado por los proetarras fue cuando visitó el santuario de Loyola en compañía de la Compañía. Es decir que los mismos que niegan una misa al recuerdo de Ordóñez tienen poder para neutralizar al mundo de EH cuando se trata de rendir honores al cojo de Azpeitia. El otro ejemplo es el de la impúdica rabieta de Arzalluz cuando Blázquez fue elegido obispo de Bilbao y -más que esa rabietaÄ el modo en que el campeón del gamberrismo sabiniano tuvo que comerse sus palabras. La Iglesia es la única institución que ha puesto a Arzalluz en su sitio y que le ha impedido salirse con la suya cuando «la suya» era una injerencia demasiado obvia, demasiado llamativa, demasiado humillante y, por lo tanto, peligrosa.

    Esos dos ilustrativos ejemplos inspiran una gravísima y tenebrosa certeza: que si la Iglesia oficial vasca se lo hubiera propuesto de verdad, Eta hoy no existiría o -peor aún- que si Eta existe hoy es gracias al amparo «moral» que le da esa misma Iglesia; a esas condenas del terrorismo siempre descafeinadas y calculadas, siempre acompañadas de una alusión que lo legitima porque deslegitima al Estado democrático; a ese «Konkordato» que nos remite al tiempo del compadreo de la púrpura en las fajas de los generales y los cardenales; a ese clero fachoide, siempre frío con las víctimas y piadosote con los genocidas.

Peor que Judas
Por Alfonso USSÍA ABC  1 Febrero 2001

Recientemente, el arzobispo de Pamplona-Tudela, monseñor Fernando Sebastián, pedía a la sociedad que les permitiera a los obispos utilizar su lenguaje. El lenguaje de los obispos es muy peculiar, porque no siempre vuela entre cobardías, eufemismos y ambigüedades. Cuando hablan del aborto se les entiende a la perfección, porque su postura es clara y contundente. Con el terrorismo se elevan, miden cada palabra, calculan las equidistancias, se someten al corporativismo y hacen gala de una prudencia que sólo puede ser interpretada desde la cobardía o la perversidad. Algunos han pedido perdón, pero la Iglesia, que tanto del perdón habla, es muy resistente a predicar con el ejemplo. Y no mencionemos el propósito de enmienda, que en algunos casos es un despropósito clamoroso. Bueno sería que la Iglesia recibiera de sus fieles el mismo trato que otorga, y que éstos, hartos de tantos escándalos, tristezas y decepciones utilizaran el particular lenguaje del descontento privándola del voluntario porcentaje de sus impuestos.

Tres párrocos se han negado a oficiar una misa funeral por el alma de un feligrés asesinado por la ETA, de una víctima del terrorismo. Tan inconcebible impostura, tan repugnante actitud, no ha merecido respuesta alguna de las autoridades eclesiásticas. Entre los que negaron oración, Eucaristía y sitio al recuerdo de Gregorio Ordóñez, un padre jesuita. Ello ha animado al reverendo padre Ignacio Echarte, provincial de Loyola y superior de los Jesuitas en el País Vasco y Navarra a enviar al resto de los provinciales de España una carta en la que explica y justifica la «cristiana» actitud de la Universidad de Deusto. El argumento principal es que se trataba de un acto rechazable por «su carácter partidista».

En la carta afirma el padre Echarte que «si bien se trataba de una celebración litúrgica, en realidad era un acto del Partido Popular, y a ninguna sigla política se cede el uso, —en este caso la capilla—, de los espacios universitarios».

Esta afirmación peregrina ha merecido la respuesta de la hermana de Gregorio Ordóñez, que ha calificado con acierto al provincial Echarte de «sinvergüenza». «Nadie del PP solicitó la misa, fui yo, la hermana de un asesinado, quien lo hice, por ser quien lo tiene que hacer.» Está claro que a un funeral por el alma de Gregorio Ordóñez, católico practicante y ejemplar, teniente de alcalde del Ayuntamiento de San Sebastián por el Partido Popular, asistieran compañeros de su formación política. No pretenderá el padre Echarte que al funeral de Gregorio Ordóñez se sumen entusiasmados y devotos sus asesinos y los cómplices de éstos. La sandez del provincial de Loyola queda ridiculizada por la fuerza de su cínica crueldad.

El padre Echarte es el responsable de la situación de confinamiento en Loyola del jesuita navarro Miguel María Sagüés, el último preso político de España. El padre Sagüés publicó en «El Diario Vasco» de San Sebastián un comentario titulado «Los silencios de monseñor Setién» en el que decía: «No me importa nada mi destierro si ello vale para que otros coreen de cien maneras lo que callan los obispos». Y más abajo, refiriéndose a su obispo donostiarra: «Nunca le hemos leído u oído reprobar a Herri Batasuna. Mientras los batasunos —reprimidos o protegidos por la Ertzaintza— corean sus consignas de odio y de política, Setién no saca más sigla que el extinto GAL cuando pretende hablar de la creciente violencia actual. Sus expresiones huecas abundan. Repito que los de Herri Batasuna están a una cuadra de las ventanas de monseñor; de sobra se ve su enlace ideológico, y afectivo, y activo con la ETA. Pero se diría que no se atreve ni a pedirles delicadamente que no ejerzan la violencia verbal contra los silenciosos de Aldaya. ¿Se puede llamar a eso condenar adecuadamente al terrorismo como insinúa monseñor Yanes? ¿Tiene noticias Yanes de los afanes de Setién —desde 1985 y aun antes—, de sacrificarse como «condottiero» del pueblo vasco, mayores que los de predicar íntegra la moral cristiana?» (febrero de 1996).

Como consecuencia de esta carta abierta, el padre Echarte, siguiendo instrucciones de José María Setién, confinó en Loyola al padre Sagüés, prohibió que fuera visitado, ordenó que no atendiera llamadas del exterior y le recordó, como jesuita, su voto de obediencia. Hoy, el padre Sagüés, con más de ochenta años de edad, pasea por el huerto del solar de Ignacio mientras espera la hora de su descanso. Es, insisto, el último preso político de España, obediente de su carcelero, el provincial Echarte.

Otro sacerdote jesuita, el padre Antonio Beristain, sabe también cómo se las gasta el cínico Judas de Loyola. El 17 de diciembre de 1997, el padre Beristain publicó un artículo en «El Diario Vasco» con el título «El Papa y las víctimas del terrorismo». En su texto recordaba la exigencia de Su Santidad de estar al lado de los que sufren, y formulaba una serie de preguntas que dejó sin respuesta: «¿Por qué la Iglesia vasca nunca ha condenado el terrorismo de ETA prescindiendo de la política gubernamental estatal? ¿Por qué nunca se ha manifestado en favor de las víctimas del terrorismo de ETA? ¿Por qué no ha hecho públicamente algo en favor de esas víctimas? Si el Buen Samaritano fuese obispo en el País Vasco —concluía el padre Beristain—, escribiría una carta pastoral sobre la tragedia de cientos de víctimas inmediatas de ETA y miles de sus víctimas inmediatas».

Días después de la publicación del artículo, el provincial Echarte escribe al padre Beristain: «Querido Antonio: En nuestra entrevista del 5 de noviembre pasado, hicimos un pacto de honor por el que te comprometías a actuar en estos casos en conformidad con la actual ordenación sobre escritos que exige la previa licencia del superior. Creí que la mutua palabra dada era suficiente, pero ahora constato que debo intimarte esa obligación por escrito. Como es la primera vez que, desde entonces, actúas así, confío en que en adelante no volverás a hacerlo. Si así lo hicieras, me sentiría obligado a adoptar claras y serias medidas de gobierno, por tu propio bien y para bien de la provincia y de la compañía. Por ello determino lo siguiente: 1. En el período de una semana escribirás una carta personal al señor obispo retractándote de tus afirmaciones hechas públicas en el día de hoy. 2. En el futuro no podrás tener ninguna comunicación con los medios de comunicación social (televisión, radio, prensa escrita...) sin el permiso expreso y por escrito de tu superior mayor. Siento tener que tomar esta decisión tan drástica y fuerte, pero considero que es necesaria para que podamos contribuir como jesuitas y hombres de Iglesia a construir la paz entre todos nosotros. Siempre dispuesto a comentarte lo que consideres, quedo a tu servicio. Ignacio Echarte S.J. Envío copia de esta carta al padre Luis Lacabe».

Creo que todo está dicho. Ya conocemos al padre Echarte. Duele la figuración afligida de cada tumba, de cada memoria y cada muerte. Duele y nos hace llorar que, por culpa de esta cobardía, complicidad y en algunos casos perversidad de las autoridades de la Iglesia, se oigan los lamentos de tantas víctimas del terrorismo de la ETA. Unas voces hacia arriba, desamparadas y afligidas, que gritan lo mismo que Cristo que en la Cruz: «Eli, Eli, lamma sabachtani». «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?»

Judas encontró su árbol para aliviarse de sus traiciones. Los árboles de la Iglesia vasca, sólo sirven, como Arzallus reconoció, para recoger los frutos que caen cuando los etarras los menean.

Pero yo sigo siendo cristiano, y católico y creyendo en Dios.

Dos guardias civiles salen ilesos de un atentado en Pasajes
Los agentes advirtieron a tiempo que la papelera que contenía el artefacto, en los accesos al puerto, estaba cambiada de sitio
OSCAR SUBIJANA El Mundo   1 Febrero 2001

SAN SEBASTIAN.- Apenas cinco minutos fueron suficientes para evitar que tres personas resultaran heridas ayer en Lezo. El artefacto explosivo que estalló tres minutos antes de las 6.00 horas en una papelera, en los accesos al puerto de Pasajes por la localidad guipuzcoana de Lezo, únicamente causó daños materiales en las dos garitas de vigilancia: la de la Guardia Civil y la del propio puerto.

El director general de la Guardia Civil, Santiago López Valdivielso, confirmó ayer que las sospechas de los agentes al ver una de las papeleras desplazada de su lugar habitual les salvaron la vida.

Faltaban tres minutos para las 6.00 horas. Tres trabajadores del puerto guipuzcoano de Pasajes y dos guardias civiles se dirigían hacia las verjas que cierran los accesos al puerto para iniciar la jornada.

Los primeros iban en un vehículo portuario y la pareja de agentes se dirigía al lugar en un jeep blindado para realizar un relevo. Uno de los guardias civiles detectó en las cercanías a la garita de vigilancia una papelera que había sido colocada en un lugar no habitual.

Apenas les dio tiempo a volver al vehículo, meterse en él y ser testigos de la explosión. La onda expansiva desplazó la garita, de 10 toneladas de peso, a un metro de su emplazamiento, destrozó los cristales y afectó, asimismo, a la garita del personal de control del puerto, según confirmó a Europa Press López Valdivielso.

Les salvó el vehículo
«Los dos guardias civiles que tenían que prestar servicio en ella se dieron cuenta de que una de las papeleras que hay allí estaba en un sitio distinto al que habitualmente ocupa», aseguró. Por este motivo, los agentes decidieron adoptar «una serie de medidas», entre otras, la de introducirse en el vehículo poco antes de que explotara la bomba, argumentó López Valdivielso.

Un portavoz de la Subdelegación del Gobierno en Guipúzcoa atribuyó ayer la acción a la organización terrorista ETA. Al parecer, el artefacto explosivo estaba colocado en un lugar que favorecía la focalización de la onda expansiva. El artefacto, colocado en un recipiente dentro de un papelera, estaba situado junto a un muro en pendiente de la carretera de acceso al puerto, por lo que la única salida de la onda expansiva era hacia la garita. El acceso al lugar está restringido por un puesto de control y dos verjas.

Desde la garita de control de acceso de camiones, tres operarios adecentaban a media mañana la zona afectada por la explosión. «Han sido apenas tres minutos los que han evitado que nuestro compañero lo pasara muy mal», argumentaba, nervioso, uno de los trabajadores del puerto, mientras daba explicaciones a un camionero portugués que había confundido su trayecto.

Entrada de camiones
«A las seis de la mañana abrimos las verjas y comienzan a entrar los camiones. El personal que venía a comenzar a trabajar se dio de narices con la explosión, y si llega a ser cinco minutos más tarde estaríamos hablando de otra cosa».

Tras la explosión, efectivos de la Guardia Civil acordonaron la zona y un equipo artificieros (TEDAX) rastreó el lugar con perros adiestrados, en prevención de que existiera una bomba-trampa colocada en las inmediaciones. Por este motivo, el acceso a la dársena permaneció cerrado durante varias horas, y el tráfico de vehículos, fundamentalmente camiones, se desvió por los otros dos accesos del puerto, hasta que pasadas las 10.00 horas la Guardia Civil dio por concluidas sus investigaciones en el lugar, informa Efe.

La patronal vizcaína reconoce que ETA extorsiona a los empresarios pero considera que la mayoría no cede al chantaje
Bilbao. Ep ABC  1 Febrero 2001

El secretario general de la patronal vizcaína, Francisco Javier Azpiazu, admitió hoy que en la actualidad ETA mantiene su extorsión sobre el empresariado de Vizcaya, al que sigue exigiendo el denominado «impuesto revolucionario». Sin embargo, se mostró convencido de que la mayor parte de los empresarios se niegan a pagar la cantidad que les exige la banda terrorista.

Para Azpiazu, esta situación resulta «absolutamente lamentable y rechazable», además de perjudicial «para que la economía de este país genere riqueza y empleo».

Dijo deconocer si el chantaje económico de la banda armada se ha intensificado en los últimos tiempos y si se ha extendido a profesionales con negocios más modestos. «No lo sé. Lo que sí sé es que la extorsión continúa», afirmó.

RESTABLECER LA COMUNICACION ENTRE POLITICOS
Por su parte, el presidente de la Confederación de Empresarios de Vizcaya, José María Vázquez Eguskiza, instó a los políticos a restablecer la comunicación entre ellos, a su juicio inexistente en la actualidad, con el fin de contribuir a hacer de Euskadi «un país en el que apetezca vivir a todo el mundo». El dirigente empresarial censuró la falta de comunicación existente entre los representantes de los ciudadanos y se preguntó «qué se puede esperar de los resultados de unos posibles comicios» con un clima previo como el existente.

Recordó que «los políticos, que están elegidos para políticos, no hablan, no se comunican. Estoy hablando de un nivel de comunicación, estoy hablando casi de Atapuerca, de un nivel de comunicación». A su juicio, la comunicación entre la clase política es «un paso más elemental» de lo que es el diálogo.

Preguntado por si el anuncio de la fecha de los comicios autonómicos ayudaría a solventar el problema existente, respondió: «Si se llega a unas elecciones, cuando fuera, con esta falta de comunicación, no estoy hablando ni de entendimiento ni de hablar, qué podemos esperar de este clima previo».

Vázquez Eguskiza quiso distinguir entre lo que puede considerarse un clima preelectoral, en «juego político más o menos normal» en el que «se exponen sus programas y se encienden los discursos», y esta situación , «en la que es evidente que no hay ni una chispa de comunicación en ninguna zona de las que se puede establecer una comunicación».

«Por lo tanto, las elecciones pueden ser un antes y un después desde algo hacia algo más. Pero, de la nada, ¿hacia dónde? . Me parece mucho más importante que se establezcan las chispas de comunicación dónde sean y con quién sea», apuntó.

Animó a repetir situaciones en las que sí se han producido acuerdos entre instituciones y partidos políticos distintos, como es el caso del Plan interistitucional de la Margen Izquierda o la corrección en materia fiscal que se acordó recientemente en la Hacienda de Vizcaya.

El dirigente de la patronal vizcaína pidió, por otra parte, el cese de la violencia, para hacer de la Comunidad Autónoma Vasca un lugar «atractivo para la inversión, el trabajo y el bienestar, no sólo en términos económicos», petición que enmarcó en la denominación «Acciones para la vida» elaboradas por la patronal. 

Juan Pablo Fusi: «El nacionalismo no es la única manera de ser vasco»
MADRID. Antonio Astorga ABC  1 Febrero 2001

Tres historiadores, José María Jover, Juan Pablo Fusi y Guadalupe Gómez-Ferrer, han unido su sabiduría, rigor y objetividad para analizar en profundidad la formación de la sociedad y la conciencia españolas durante los siglos XIX y XX. En «España: Sociedad, Política y Civilización» (Areté) ancla alas la España de hoy.

Civilización: conjunto de ideas, creencias religiosas, ciencias, técnicas, artes y costumbres propias de un determinado grupo humano, según el DRAE. Es decir, un concepto de enorme calado y de trascendental actualidad que asoma en tercer término en la portada de este volumen pero que a juicio de Juan Pablo Fusi adquiere una enorme relevancia. Civilización lo incoporó el maestro de historiadores José María Jover al debate intelectual. La civilización española se gestó durante el siglo XIX y la civilización española se resquebrajó y entró en crisis con la guerra incivil.

YA NO HAY HISTORIAS OFICIALES
Afortunadamente, existen grandes historiadores que brindan visiones civilizadas, y no necesariamente políticas, de la España de las dos últimas centurias. La raíz de esta magna obra es la «Introducción a la Historia de España», de un cuarteto de profesores mítico, Ubieto, Regla, Jover y Seco, que presentó y situó a los estudiantes españoles ante una nación que no tenía nada que ver con la que todavía se recogía en algunas cátedras de Historia, centradas en batallas y reconquistas. La Historia de una civilización que ahora ofrecen Jover, Gómez-Ferrer y Fusi rastrea sin apasionamientos ni oficialismos las transformaciones vividas en España desde 1808 a 2000. Afortunadamente, sostiene Juan Pablo Fusi, insobornable investigador que ha diseccionado en toda su obra la evolución de la identidad nacional con poderosos argumentos y grandes lecciones de Historia, sólo los sistemas totalitarios hacen una Historia oficial, como los «ayatolás» o el propio Franco «entre los años 40 y 70 y que al final tuvo que admitir en la Universidad a historiadores rigurosos y objetivos como Vicens Vives, Artola, Seco Serrano, Maravall, Díez del Corral...». Guadalupe Gómez-Ferrer y José María Jover, que se han ocupado de los siglos XIX y comienzos del XX, consideran como tarea trascendental para el historiador la de «salvaguardar la paz en todo momento».

¿DEMONIZACIÓN DEL PNV?
Fusi disecciona los últimos sesenta años de vida española, desde la Segunda República hasta la España del siglo XXI y analiza el «Desafío nacionalista» y «Euskadi: la Democracia amenazada». ¿Demonización del PNV? Es posible que la haya, pero a su juicio, el «problema vasco» es un problema en torno a la vertebración de la sociedad vasca en una situación que se torna muy dramática. «El nacionalismo vasco no es una cuestión artificial. Responde a unas realidades sociales e ideológicas». Gran parte del País Vasco se identifica emocionalmente con la historia legendaria de su tierra y «el historiador pone de manifiesto lo que hay de verdad o falso en esa leyenda». Y tajante subraya: «El nacionalismo no es la única manera de ser vasco porque si hay algo que define al País Vasco es la idea del pluralismo».

EL PAÍS VASCO, PARTE DE ESPAÑA
Dentro de 2.000 años, ausculta Fusi, cuando se analice la Historia de España se hablará de un País Vasco como parte integral de España, con Unamuno y Baroja, con un Bilbao obrero y divino y con una San Sebastián, capital del verano. «Lo que nunca se podrá hacer es falsear la Historia», enfatiza. La Historia es la memoria colectiva. «Nadie cree que hoy se produzca la manipulación de la historia del franquismo, que abogaba por suprimir el siglo XIX de nuestra memoria y que desarticuló al propio nacionalismo español. Ni siquiera Franco podrá desaparecer de la Historia de España».

Lo que cada cual se juega
Julián LAGO La Razón   1 Febrero 2001

La redistribución del poder territorial constituye uno de los objetivos básicos de la política de Aznar. Las distintas elecciones autonómicas le obligarán a una serie de encajes en las piezas del actual puzzle gubernamental: País Vasco y Galicia (apunten: por este orden cronológico) son las citas más inmediatas.

    Tal como ha anunciado Fraga, Galicia acudirá a las urnas el próximo octubre; Ibarretxe, que hasta ahora ha basculado la fecha sobre el eje de verano, parece decidido a adelantar elecciones para el próximo mayo. Los resultados en ambos territorios tendrán, sin duda, una influencia decisiva en el rediseño de la política nacional.
    Todos los registros demoscópicos apuntan a que en Galicia el PP volverá a ganar por mayoría. Fraga es mucho Fraga, y mucho más entre las meigas. Pero al lógico desgaste del poder, con sus fricciones internas, que las hay, hemos de añadir la contestada gestión de la crisis de las «vacas locas».

    La desaparición del escenario partidista del alcalde Vázquez, en favor del nuevo secretario general Pérez Touriño, ha producido entre los socialistas gallegos un espejismo a partir de su hipotético crecimiento por la izquierda. La realidad es otra: el voto tradicional socialista está en gran parte subsumido en el BNG y Beiras, su líder, es la única alternativa a Fraga a medio plazo, lo cual sitúa al PP en un horizonte próximo de franca confortabilidad.

    Caso distinto es el del País Vasco, que para los populares es tierra aún por conquistar. Nadie puede restar a Mayor el mérito de haber sacado al PP de una situación prácticamente extraparlamentaria. Evidentemente, el pacto antiterrorista ha significado un reforzamiento de la política de Estado. Todos los sondeos apuntan que el total de votos de los partidos constitucionalistas (PP, PSOE y UA) arroja un resultado de 36 escaños, situación que se aproxima a los 38 escaños necesarios para la mayoría absoluta.

    Sería, no obstante, una ingenuidad pensar que los acuerdos suscritos en materia antiterrorista hayan clausurado definitivamente otras combinaciones posibles entre nacionalistas y socialistas. Cierto es que sería muy difícil para Zapatero explicar una reedición de anteriores gobiernos de coalición, pero tampoco descartemos el escenario de Redondo como lendakari con el apoyo del PNV. Siempre y cuando, eso sí, se produjera un cambio radical en la estrategia soberanista, que inevitablemente pasaría por una pérdida de poder de Arzallus, circunstancia ésta poco probable al día de hoy.

    Dos variantes además hemos de considerar: 1) que Euskal Herritarrok se vea obligado a renovar su apoyo a Ibarretxe; y 2) que el PNV aceptara hacer de segundo plato en un gobierno de coalición tras obtener más votos que el PSOE, lo cual resultaría de imposible digestión para los nacionalistas. En Galicia, pues, Fraga se fuma un puro y Mayor, en Euskadi, se la juega a cara o cruz.

Una obligación más
JOSEBA ARREGI El Correo 1 Febrero 2001

Cada nuevo asesinato de ETA es una ocasión más para todos los que estamos en contra de la violencia y del terrorismo, y en contra del sustrato político que ETA utiliza para legitimar su actividad criminal, para avanzar en la búsqueda de argumentos, formas, instrumentos y actividades que conlleven a su derrota definitiva.

Como nacionalistas no podemos tener miedo a la derrota definitiva de ETA, pensando que con esa derrota algo de nuestro nacionalismo también saldrá derrotado. Al contrario: la pervivencia de ETA es una derrota continua del nacionalismo.

Es cierto que ya está todo dicho respecto a ETA. Es cierto que es imposible encontrar nuevas palabras para condenar cada nuevo asesinato. Aunque también es cierto que tenemos que volver a repetirlo para no perder capacidad de resistencia, para dejar claro que no nos vamos a acostumbrar, que vamos a seguir vigilantes. Y sin embargo, siempre queda algo por pensar, siempre queda algo por averiguar, algo por matizar, alguna nueva forma de argumentar, algo que analizar de nuestro propios comportamientos políticos, de nuestros propios planteamientos políticos. Y ese algo, si sabemos formularlo y articularlo, nos puede ayudar a acercar la derrota definitiva de ETA.

Una de las preguntas más importantes que se deben formular respecto a ETA, y que ya ha sido formulada muchísimas veces, es la que se refiere a los nutrientes de ETA, a la fuente alimenticia, intelectual, mental, sentimental, del comportamiento de ETA. Si fuéramos capaces de definir con cierta claridad esas fuentes, tendríamos la obligación de secarlas para que ETA muriera de inanición.

ETA se nutre, en mi opinión, de las siguientes fuentes. En primer lugar, de un pensamiento totalitario, de una concepción de la realidad que la concibe sin fisuras, de un bloque, sin matices ni diferencias; de una concepción de la realidad totalizada, que excluye de ella todo lo que pudiera significar cuestionamiento, duda, distancia, ironía respecto de la misma. La fuerza de esta idea, de este planteamiento, de esta concepción de la realidad radica en su propia debilidad: de tanto miedo a que la realidad que concibe no sea suficientemente fuerte, no puede permitir la más mínima fisura en su comprensión. Un planteamiento dogmático.

ETA se nutre, en segundo lugar, de un tipo de comportamiento incapaz de asumir la decepción como experiencia normal de vida. Los sueños se tienen que cumplir en su totalidad. Los ideales, por muy abstrusos o fascistas que sean, deben encontrar cumplimiento completo. Las esperanzas deben ser satisfechas enteramente. Un comportamiento incapaz de decepción, de frustración, de soportar ni la más mínima experiencia contrafáctica. Un comportamiento fanático.

ETA se nutre, en tercer lugar, de un sentimiento de pertenencia, de una necesidad de sentirse perteneciente a algo homogéneo, claramente definido territorial, sentimental, cultural, lingüística y políticamente. Una comunidad totalmente integrada en sí misma, no a partir de diferentes acepciones o formas de entenderla, sino integrada en su propia tautología. ETA se nutre de un sentimiento de pertenencia que conforma una identidad que, en definitiva, no es más que un solipsismo, y con ello la negación de cualquier identidad humana que sólo puede ser relacional. Un sentimiento absolutista.

Y para la integración de estas tres fuentes nutrientes en una única simbología, en una única fuerza social motriz y movilizadora de masas, ha recurrido, mejor, ha robado, ha hurtado la tradición nacionalista, sus formulaciones y su sentimiento, para ponerlas, reductivamente, al servicio de su pensamiento, de su comportamiento y de su sentimiento. No son los hermanos desviados del nacionalismo. No es un nacionalismo a la deriva. No es una patología del nacionalismo. Son los ladrones del nacionalismo, y pueden ser los enterradores del nacionalismo.

A partir de este análisis de las fuentes nutrientes de ETA se derivan las obligaciones que tenemos quienes queremos ver a Euskadi libre de ETA. Con nuestros planteamientos no podemos reforzar ni su pensamiento dogmático, ni su comportamiento fanático, ni su sentimiento absolutista. Cuando hablamos, escribimos y discutimos de la situación grave que vive la sociedad vasca por culpa de la violencia y el terror de ETA siempre nos debemos preguntar si con ello contribuimos a agotar las fuentes nutrientes de ETA, o a alimentarlas, aunque sea indirectamente.

Bajando a lo concreto. No tengo dudas de que es posible ser nacionalista en Euskadi, de que el nacionalismo es legítimo en Euskadi, de que Euskadi no será plural en el sentido profundo en que lo es hoy si no existe nacionalismo. Pero este nacionalismo legítimo tiene que ser capaz de definir nación y construcción nacional de forma radicalmente distinta a como lo hace ETA. El nacionalismo democrático no debe plantear la cuestión de si es legítimo o no defender la soberanía y la independencia de Euskadi en abstracto, sino que debe plantear, en la concreción histórica y real del hurto y la apropiación del nacionalismo que ha hecho ETA y su terror, la cuestión de cómo es posible construir nación en condiciones de pluralidad, sin negar esa pluralidad ni ahora ni en el proyecto de futuro, sino asumiéndola como valor positivo a preservar y desarrollar.

En este contexto no vale plantear la cuestión vasca como si constara de tres opciones: la de la violencia, la vasca y la española. La opción de la violencia no es una opción política, es la opción de quedarse fuera de la ciudad, fuera de los límites del derecho y de la libertad. Las otras opciones, todas ellas, son opciones vascas, formas distintas de entender lo que es Euskadi, formas distintas de sentir Euskadi y de imaginarse su futuro.

También sería un error que para luchar contra ETA se recurriera a planteamientos políticos, a pensamientos políticos igual de dogmáticos. Lo que confiere solidez a la Constitución española y al Estatuto de Gernika no son sacralidades que las detraigan de cualquier discusión, sino su fundamentación en la mayoría de los votos ciudadanos, su carácter institucional y su propia disposición al cambio regulado dentro de sus propios mecanismos. No se lucha contra el dogma desde el dogma, no se combate un comportamiento fanático desde un fanatismo de signo opuesto, no se limita un sentimiento absoluto desde otro sentimiento de pertenencia absolutizado. El arma de la democracia siempre es un desarme propio en razón de la relatividad, de la limitación, de la pluralidad.

El diálogo del que tanto hablamos en los últimos tiempos no puede significar asumir, aunque sea en una parte muy pequeña, algo del dogmatismo, del fanatismo, del asbolutismo de ETA. Debe ser algo distinto, si no quiere convertirse en nutriente de ETA. El diálogo debe plantearse ‘etsi ETA non daretur’, como si ETA no existiese, porque es norma de funcionamiento de cualquier democracia.

Es difícil exigir del nacionalismo que se reinvente teniendo en cuenta la contaminación a la que el hurto de ETA lo ha sometido, si esa exigencia viene desde la voluntad de homogeneizar la sociedad vasca en el no nacionalismo vasco. Es difícil exigir de los constitucionalistas y estatutistas que asuman el diálogo democrático para cambiar lo que sea preciso cambiar si el nacionalismo vasco se aferra a la legitimidad de su derecho a querer homogeneizar en el sentimiento de pertenencia a toda la sociedad vasca.

Por muy importante que sea la ética, y no seré yo quien lo niegue, la cuestión vasca es una cuestión política, concreta, no a dirimir en el plano de las legitimidades abstractas. No debiéramos olvidar que si existe violencia y terror no es porque existan problemas jurídico-institucionales irresueltos, sino porque los violentos y los terroristas no han aceptado el hecho de que la sociedad vasca no es homogénea como ellos la quisieran, sino plural, diferenciada, rica, en cuyo seno se dan distintos sentimientos de pertenencia. Si esta es la raíz del problema, esto es lo que debemos preservar por encima de todo.

Al menos dos docenas
Nota del editor  1 Febrero 2001

Veintiséis veces cita este nacionalista al grupo asesino que sacude el arbol, como queriéndo dar a entender su importancia, una especie de mensaje subliminal para tratar de encajarnos la comparabilidad de los internacionalistas y los nacionalistas moderados en la segunda parte del panfleto (no olvide el chiste de Mingote: !querido estoy moderadamente embarazada¡).

Gracias, Arzallus
Pedro De Silva. La Opinión  1 Febrero 2001

A veces cuesta trabajo contar por qué resulta necesario dejar expuesto al sereno, a la espera de que cure, a un partido con el historial democrático del PNV. Hay gente que no lo entiende. Menos mal que de vez en cuando Arzallus nos lo explica, algo que hay que agradecerle. Se trata de la idea nacionalista de las distintas clases de violencia: una condenable sin paliativos, propiamente criminal, como es matar a un cocinero. Y otra también condenable pero entendible, bajo la lógica del terrorismo, como cargarse a un político, un militar o un policía. Esta segunda se supone que es una violencia política, que tiene que ver con la opresión que sufre el pueblo vasco. Bien, pues mientras el PNV no saque de sí estos jugos, que a la hora de la verdad son una justificación sutil de la violencia, no puede aspirar a ser tratado como un partido democrático.

#El Ayuntamiento de Bilbao impide la proyección del vídeo de Pepe Rei
J. ITURRI El Mundo   1 Febrero 2001

BILBAO.- El Ayuntamiento de Bilbao impidió ayer la proyección pública del vídeo de la revista Ardi Beltza en un edificio municipal, a pesar de que inicialmente había concedido permiso para la celebración de un acto en defensa de la libertad de expresión. Sin embargo, los organizadores habían ocultado en su solicitud que su intención era emitir esta cinta judicializada.

El acto de apoyo a Pepe Rei, director de Ardi Beltza encarcelado por la Audiencia Nacional a raíz, precisamente, del contenido de ese vídeo, se tuvo que celebrar en las escaleras del hall del Centro Cívico de la Bolsa de la capital vizcaína. No pudo realizarse la proyección prevista por los colectivos organizadores. Los responsables municipales habían impedido a última hora el acceso a cualquiera de las salas del local. El acto se limitó a la lectura de un comunicado de los trabajadores de la revista dirigida por Pepe Rei y alguna breve intervención de los organizadores y del público asistente.

Los grupos de PP y PSE habían pedido al alcalde de Bilbao, el peneuvista Iñaki Azkuna, que impidiera la celebración de este acto en un local municipal por entender que en el mismo se preveía «exaltar a un sospechoso de colaboración con ETA y exhibir un vídeo en el que se acusa, señala y difama a amenazados por ETA». Advirtieron al primer edil bilbaíno que podía incurrir en una «actitud cómplice».

Aunque el Consistorio bilbaíno había concedido el uso del edificio municipal para realizar una charla sobre la libertad de expresión, organizada por tres colectivos sociales internacionalistas, precisó que «la difusión de un vídeo cuyo contenido está siendo investigado, con la detención de su autor, es un dato de esencial importancia que debió ser puesto en conocimiento en el momento de solicitar la autorización».

Los responsables municipales no supieron que iba a emitirse el vídeo hasta que lo vieron en el cartel anunciador, colocado en el propio edificio municipal. En el acto, finalmente improvisado en las escaleras del edificio viejo de la Bolsa, un representante de los trabajadores de Ardi Beltza leyó un comunicado denunciando que la detención de Pepe Rei supone «amordazar a un periodista íntegro y valiente, encarcelado por hacer su trabajo».

Por su parte, el rotativo abertzale Gara, en su edición de ayer, publicaba un manifiesto de apoyo a Pepe Rei, acompañado por una relación de supuestas adhesiones de periodistas, políticos, abogados y un número de cuenta corriente. En uno de los apartados de firmantes aparece la revista Interviú junto a 27 nombres de trabajadores de la misma. La totalidad de los citados en esa lista emitieron un comunicado de protesta negando haber firmado el comunicado. Los trabajadores de Interviú denunciaron «la manipulación y utilización» de sus nombres y exigieron a Gara «la inmediata rectificación de lo publicado».

«La redacción de Interviú se ha caracterizado históricamente por ser un baluarte de la libertad de expresión y por la independencia profesional de sus miembros, en contra de tergiversaciones y manipulaciones como las realizadas por Gara», agregaron los trabajadores de la revista.

Estas personas, además, recuerdan que esta revista «ya denunció y condenó, por unanimidad de su asamblea, en 1999, las acusaciones y mentiras del libro de Pepe Rei Colegas, que afectaban, entre otros, a cinco compañeros» de este semanario.

Los empleados de Interviú señalaron también que tres de las personas citadas en Gara «son absolutamente desconocidas por los trabajadores de esta revista».

La estrella de Juaristi
Tomás CUESTA .- La Razón  1 Febrero 2001

Jon Juaristi es ensayista, bibliotecario y poeta lo mismo que Rod Stewart era «hooligan», alcohólico y fácil de entrepierna. Como ensayista, ha tenido la habilidad de desmochar esa bosta pestífera de cirios y alcanfor, hombrías sudorosas y mugrientas sotanas que, desde Navarro Villaoslada a Pepe Rei (autor, el uno, de «Amaya o los vascos en el siglo VIII», una novelucha criminal, e inductor, el otro, de una versión sicaria de «Crímenes bestiales») hace pujar la setasecta de los chapelarras. Como director de la Biblioteca Nacional, no se ha significado en demasía; o sea, que al lado de los disparates perpetrados por Gigi L'Amorós, su puntuación es «cum laude». Y como poeta, lo mejor que puede decirse de sus versos es que no matan. Lo cual, viniendo de donde viene, no es moco de pavo.

    Según cuentan, Juaristi ha cogido la senda del beato Graham Greene, pero en sentido inverso, o, para que nadie se dé por aludido, pongamos que contrario. El inglés se convirtió al catolicismo e incluso hubiese llegado a profesar si en los refectorios sirvieran JB y riojas de añada. El vizcaino, más original, a qué dudarlo, ha abrazado la fe del padre Abraham y, en lugar de comulgar dos veces los domingos -una en la iglesia, con la Sagrada Forma, cual manda la Doctrina, y otra en el quiosco, con ruedas de molinos, como manda Polanco- ha decidido ponerse la kipá y santificar el sabbat. Total, que se nos ha hecho judío, el puñetero vasco. Algo, apostillaría Josep Pla, «perfectamente razonable», aunque seguramente habrá más de uno que sentirá rasgarse en su interior el velo virginal del tabernáculo.

    Y, sin embargo, todo este asunto de Juaristi es de una lógica implacable. Tal y como están las cosas allá arriba, cualquier ciudadano no «nazionalista» es un judío «de facto». Un virus a extinguir, una bacteria, un esqueleto andante. El día que lo entiendan de una vez, no tendrán que pasar por el rabino para adquirir la condición hebraica. Bastará con que arrinconen el lacio lazo azul y las manos exangûes para coserse una estrella en el abrigo y arracimarse en una estación cualquiera a esperar el próximo tren hacia la nada. Arzallus denunciaría otro montaje del CESID, aunque, en el fondo, se relamiera la papada.Y todos los fariseos de Neguri observarían con cierta desazón cómo en las chimeneas de los altos hornos se agolpa una jauría de recuerdos sigilosamente vestidos de humo blanco.
   

Recortes de Prensa   Página Inicial