AGLI

Recortes de Prensa     Domingo 4  Febrero  2001
#Rico, rico
Alfonso USSÍA ABC 4 Febrero 2001

#¿Amigo de los vascos?
FERNANDO SAVATER El Correo  4 Febrero 2001

#Teorema
ERASMO El Mundo  4 Febrero 2001

#El último reto de Fraga
Editorial La Razón 4 Febrero 2001

#Galicia desde lejos
Nota del Editor  4 Febrero 2001

#¡NADA POR AQUÍ, NADA POR ALLÁ! LA CARRERA HACIA LAS URNAS
ROBERTO L. BLANCO VALDÉS, catedrático de Derecho Constitucional  La Voz   4 Febrero 2001

#ÁLVARO GIL ROBLES • COMISARIO EUROPEO DE DERECHOS HUMANOS: "Veo difícil mantener el diálogo con alguien que lleva un arma en la mano"
MARÍA ANTONIA IGLESIAS, Madrid El País  4 Febrero 2001

#Arrasada con 'cócteles mólotov' la oficina de Correos de San Sebastián
San Sebastián  EL PAÍS   4 Febrero 2001

#La TV vasca emite en un espacio infantil una canción con apología de las tesis de Eta
E. Mejuto - Bilbao .- La Razón   4 Febrero 2001

#Miguel Sanz recuerda a los independentistas que la nación de Navarra es España
DIEGO DELGADO PAMPLONA El Correo  4 Febrero 2001

Rico, rico
Por Alfonso USSÍA ABC 4 Febrero 2001

Las valientes palabras, una vez más, de Fernando Savater, denunciando el silencio de los cocineros vascos tras el asesinato de un compañero —pobre «maqueto» él, hijo de salmantinos austeros y padre de cachorros «abertzales»—, nada tienen de anecdóticas o pasajeras. Se ajustan a una realidad empresarial y bochornosa. Ahí están todos los que no dejan de estar en ninguna parte para no dejar de ganar ni un duro. Grandes maestros de la cocina vasca, permanentemente agasajados en Madrid —la odiada Madrid—, y el resto de España, recibidos con alfombra de nudo y críticas entusiastas, representantes —según les convenga—, fuera de nuestras fronteras de España o de «Euskal Herria», que de ser algo, sería Euskalerria. Receptores de emolumentos millonarios por sus programas en las televisiones públicas y privadas, con TVE a la cabeza. Protagonistas, desde su «abertzalismo» a ultranza de espacios publicitarios en los que se promocionan productos tan históricamente ligados a la lucha por la independencia vasca como el plátano canario, rico, rico, con pintitas, no confundir con otros, el nuestro, el canario, el que tiene pintitas, el rico, rico de verdad.

Restaurantes de Madrid y de Barcelona que se dejan «asesorar» por estos grandes maestros, percibiendo en contraprestación extraordinarios beneficios económicos. A ellos acuden un día a la semana, o cada quince días, y los clientes cursis llenan sus salas porque «está el maestro». Y claro, el día que el «maestro» se ha dignado a abandonar su rentable negocio en San Sebastián, o Zarauz, o Guecho, o Fuenterrabía, o Guetaria, ofrece en Madrid su maravilloso plato «Las colitas de cigalas de “Arrantzale” de Motriko con lechuguitas frescas del huerto de la tía Nekane, sobre tosta de maíz de la plantación del abuelo Imanol, con parrechikos salteados con huevos de gallinas “goligorris” del caserío de Iturbi-Etxebeste». Y los comensales encantados con esa mierda, por la que cobran diez mil pesetas cuando las cigalas vienen de Huelva, la tía Nekane no cultiva lechuguitas, entre otras razones, porque no tiene huerto y vive en el barrio de Amara, el abuelo Imanol fallecido diez años atrás, y los huevos de las gallinas «goligorris» del caserío de Iturbi-Etxebeste son en realidad huevos de la «Granja Avícola Fuenlabrada», que queda más cerca y salen a mejor precio. Y ahí están todos los académicos de Gastronomía, y los miembros de la Buena Mesa, y los críticos gastronómicos, degustando con delectación el maravilloso postre del maestro, creado para esta ocasión única: «Bavarois de tiramisú a la albahaca, con kanutillos de kiwi de Igueldo, y crema tostada al fuego lento con madera de roble del valle de Ipintza», que es un asco, pero como la norma establece que hay que decir que es una gloria, se dice y ya está.

Y al día siguiente, ya en su restaurante, el maestro prepara una cesta con productos ricos, ricos, y con fundamento, para que se la hagan llegar a los pobres chavales que están presos por luchar por la «independencia» de su país, y lo hacen minuciosamente, para que los chicos de las cárceles puedan sobrevivir a las torturas de los carceleros españoles, bien alimentados. Y claro, se callan cuando los chicos que están en libertad, matan al cocinero de la Comandancia de Marina de San Sebastián, que ni tiene restaurante, ni sabe de «Nueva Cocina», ni es llamado por las televisiones del Estado opresor, ni asesora restaurante alguno en Madrid o Barcelona, ni reúne con sus platos a los académicos de Gastronomía, los amantes de la Buena Mesa, los críticos especializados y los tontos del tiramisú.

No es igual el silencio de los electricistas que el de los bomberos. Como bien han señalado Savater y Alonso de los Ríos, un jefe de cocina en el País Vasco es un personaje público y siempre respetado. De ahí que sus silencios, sus cobardías, sus contradicciones, y sus cambios de actitud, Pancorbo arriba o Pancorbo abajo, merezcan la denuncia y el desprecio de todos. Incluyendo en él todos, a las colitas de cigala, al bavarois de tiramisú y a las lechuguitas del inexistente huerto de la tía Nekane.

¿Amigo de los vascos?
FERNANDO SAVATER El Correo  4 Febrero 2001

Durante las décadas de dictadura franquista el Gobierno español gozó de una reputación muy poco favorable en Europa, lo que desesperaba bastante a los jerarcas del régimen. Los políticos e intelectuales europeos más prestigiosos rehuían fotografiarse en actitud simpática con Franco; cuando se veían obligados a visitar nuestro país, procuraban mantener una saludable distancia crítica hacia las autoridades e incluso lanzaban algún velado mensaje de apoyo a la oposición democrática. Para contrarrestar tales distanciamientos, los burócratas franquistas buscaban afanosamente personalidades de cierto relieve público que no tuvieran escrúpulos en abrazar simbólica y físicamente al dictador, so pretexto de que Franco había sido calumniado por quienes detestaban su catolicismo y su anticomunismo.

Nunca faltaron candidatos para desempeñar este triste papel, siempre recompensado con agasajos y condecoraciones, tributados por la dictadura, según el acrisolado principio del ‘do ut des’. La mayoría de ellos se reclutaban entre celebridades en decadencia o supuestos ‘inconformistas’ tan rebeldes contra el sentido común democrático como dóciles al halago, viniera de donde viniese. De inmediato, los medios de comunicación franquistas les celebraban como «insobornables» (aunque ya sobornados) luchadores por la libertad del occidente cristiano; sobre todo, se les proclamaba «grandes amigos de España». Título honorífico que la oposición democrática al caudillo cuestionaba, corrigiéndolo así: ni ‘amigos de España’, ni amigos de los españoles demócratas, sino pura y simplemente amigos del régimen franquista que monopolizaba el nombre del país y pretendía servir de portavoz a todos los ‘buenos’ españoles. Los demás formábamos la anti España y éramos españoles renegados.

He tenido ocasión de recordar estos vergonzosos episodios con motivo de la recepción forzadamente triunfal que los jerarcas del nacionalismo vasco han tributado a Francesco Cossiga, al que han concedido dos premios en tres días de estancia entre nosotros: primero el de la Fundación Sabino Arana y luego otro gubernamental como ‘mejor amigo de los vascos’. Para demostrar su agradecimiento a tales galardones, que últimamente ya no deben serle frecuentes, Cossiga ha defendido a Sabino Arana -fundador del PNV- de las acusaciones de xenofobia y racismo, exaltándole como insigne patriota, «alma grande» e incluso pionero de la democracia cristiana europea. No contento con eso (después de todo recibía dos premios), ha llamado «mentecato, ignorante y vasco renegado» a Carlos Iturgaiz, líder del PP en el País Vasco, además de asegurar que, si hubiese vivido cuando Franco fusilaba a vascos, se hubiera puesto del lado de los fusiladores. Por supuesto, sus anfitriones nacionalistas han recibido con entusiasmo estas descalificaciones y ni siquiera el lehendakari Ibarretxe -teórico presidente autonómico de ‘todos’ los vascos y por tanto también de los muchos que piensan como Iturgaiz- ha indicado al condecorarle la menor reserva ante tamañas groserías. Al contrario, le ha pedido excusas por la «descortesía minoritaria» de quienes justificadamente han protestado contra ellas. Queda claro así que el ‘mejor amigo de los vascos’ es sólo buen amigo de los vascos con certificado nacionalista de limpieza política y étnica.

Quiero pensar que todo se trata de un malentendido y que el caducado Cossiga -también los políticos deberían tener fecha de caducidad, como las conservas- nunca ha leído una sola línea de Sabino Arana, desconociendo, por tanto, sus páginas inequívocamente xenófobas y reaccionarias: como aquella en que explica que un verdadero vasco no tiene obligación moral de salvar a un español en trance de ahogarse al no entender sus peticiones de auxilio en lengua extranjera o sus ataques contra el pornógrafo Zola con motivo del caso Dreyfuss, para él una indudable conspiración judía contra los valores cristianos de la Francia militar. En su discurso ante la Fundación Sabino Arana, Cossiga no escatimó elogios para sus amigos los valientes falangistas juveniles «que habían logrado cultivar un sentido de la lealtad y la libertad» que facilitó el tránsito del fascismo a la monarquía constitucional; pero por lo visto ignora cómo viven en el País Vasco los correligionarios del ‘renegado’ Iturgaiz o los políticos socialistas, que arriesgan diariamente sus vidas para cumplir el mandato democrático que los electores les han conferido. ¿Acaso sabe Cossiga que en Euskadi hay señoras de la limpieza que deben ir a fregar suelos acompañadas de escoltas sólo por ser concejalas del PP, mientras que los altos cargos gubernamentales del PNV alternan en los bares sin necesitar mayor protección que la de sus paraguas cuando llueve?

Los vascos que sabemos algo de la política italiana de los últimos años, desde ‘Tangentópoli’ al turbio ‘affaire’ ‘Gladio’, los que además hemos leído ‘El caso Moro’, de Leonardo Sciascia, tenemos nuestra propia opinión sobre la trayectoria política de Francesco Cossiga: y no coincide con la que proclama el lehendakari Ibarretxe. Mis amigos italianos se ríen cuando les menciono esta incursión del ex presidente italiano en nuestra política local: «¡Cossiga! ‘Il Picconatore’. ¡Lo mejor que puede sucedernos es que se afilie al PNV, porque acabará destruyéndolo como ha hecho con sus últimos cinco partidos». En esta ocasión, sin embargo, no puedo reírme con ellos. Porque yo quisiera que viniesen al País Vasco desde toda Europa verdaderos amigos, no oportunistas en busca de los honores que tributa el poder nacionalista establecido a los que le favorecen, sino amigos valientes que visiten nuestros pueblos y ciudades, que compartan la vida cotidiana de los amenazados por el terrorismo y que nos ayuden a combatirlo en lugar de aliviar la conciencia política de quienes desde el Gobierno vasco aún mantienen demasiados vínculos ideológicos con él.

Teorema
ERASMO El Mundo  4 Febrero 2001

Eguibar pide auxilio a HB mientras el lehendakari reinaugura su Gran Concurso de Insultos a la Inteligencia: diálogo-cháchara-blablablá. Que la mano derecha no sepa lo que hace la mano izquierda y viceversa, pero siempre en el mismo bolsillo: el del contribuyente. ¿Y? Todo partido experimenta un empuje electoral hacia abajo directamente proporcional a la distancia que le separa de ETA.

El último reto de Fraga
Editorial La Razón 4 Febrero 2001

Manuel Fraga es ya el candidato para la presidencia de la Xunta de Galicia en las próximas elecciones autonómicas, anunciadas ya para el mes de octubre. Es, sin duda, la mejor opción del Partido Popular para repetir el éxito de obtener el apoyo de la mayoría absoluta de los gallegos, porque Fraga, para quien no cuentan los plazos o número de legislaturas, es uno de esos casos especiales en la clase política que han sido capaces de sintonizar realmente con su electorado. Y los gallegos, en su mayoría, le creen cuando dice que se siente con fuerzas para luchar por su tierra cuatro años más.

    Fraga cumplirá su cuarta legislatura al frente una Comunidad gallega que en los últimos doce años ha dejado muy claro que existe una forma de entender el concepto de nacionalidad, y es capaz de avanzar en la autonomía y en la recuperación de la tradición gallega, con una lengua propia como mayor tesoro, sin recurrir al exclusivismo, a la falsificación de la historia y a la ruptura con el resto de España. Fraga ha demostrado que para ser gallego, con todas sus consecuencias, no es preciso seguir los postulados excluyentes del BNG de Beiras, el aprendiz nacionalista de Arzallus, ni reclamar con el recurso al enfrentamiento.

    Si Manuel Fraga es todavía el triunfador en las encuestas de intención de voto se debe además al fracaso de una oposición socialista más empeñada en combatirle a cualquier precio, incluso a costa de unirse a un nacionalismo que pocos entienden allí. Y al apoyo obtenido de su partido, que ha sabido esforzarse desde su llegada al poder en ayudar al desarrollo de una región que, en estos últimos años, ha sabido avanzar de forma admirable.

Galicia desde lejos
Nota del Editor  4 Febrero 2001

Desde lejos parece no lo que no es; con los medios de comunicación comiendo en la palma de la mano, desde lejos esto parece un paraje idílico, pero aquí estamos recordando todos los días que no hay nada mas falso que lo que dicen o no dejar decir las rotativas financiadas con fondos públicos, los anuncios institucionales, la superdeficitaria,  inculta, footballera y folklórica TVG. 

¡NADA POR AQUÍ, NADA POR ALLÁ! LA CARRERA HACIA LAS URNAS
ROBERTO L. BLANCO VALDÉS, catedrático de Derecho Constitucional  La Voz   4 Febrero 2001
 

¿Tiene Fraga alguna magia? Pues miren, no: Fraga fue ayer proclamado candidato del PP a la presidencia de la Xunta por cuarta vez consecutiva sencillamente porque asegura el éxito mejor que ningún otro. Aunque a muchos fragólogos -cobistas de primera o última hora, tiralevitas de domingo y de diario- tal afirmación ha de sonarles a herejía, la verdad es la verdad. El gran mérito del líder del PP no difiere ni un milímetro del de los otros que son aclamados por su tropa: que gana los comicios.

¿Qué por qué los gana? ¡Ah!, eso es ya de otro negociado. Veamos: en alguna parte porque es Fraga. En 1987 hice para el CIS un estudio sobre opiniones en Galicia, que apuntaba ya datos que el paso del tiempo iba a confirmar rotundamente: el 56% de los entrevistados creían entonces que Alianza Popular obtendría más votos con Fraga que sin él; y el 62% que tendría así muchas o bastantes posibilidades de vencer en autonómicas.

En todo caso, la gran frecuencia con que son reelegidos los presidentes autonómicos debe llevar a rebajar el entusiasmo profraguista tanto a Fraga como a su legión de mayordomos: al margen de sus méritos, Fraga vence también, como casi todos sus demás colegas en la cosa, porque dirige un negocio fetén de la lerén: el autonómico es el único sistema conocido en que el gobierno presta servicios sin exigir a cambio una peseta. ¿Quién da más?

Finalmente, Fraga ha triunfado de carrerilla hasta la fecha porque sus competidores le empujaban en las cuestas. Beiras lo hace aún, es de esperar que para pasmo de quienes votan BNG sin ser de la UPG: su forma de atraerse al electorado del PP consiste en insultarlo, pues sólo insultado puede sentirse quien es acusado de votar a unos traidores y cipayos, que practican el terror y el totalitarismo informativo, y han hundido a Galicia en la miseria. El PSdeG, empeñado durante años en correr contra sí mismo, ha roto al fin su maleficio con Touriño, quien sostiene ahora el único discurso que, acabando con el peloteo de votos entre el PSdeG y el BNG, puede permitir entrar en la finca del PP: el de que los populares ha hecho muchas cosas -¿cómo no?, habiéndose gastado varios billones de pesetas- pero que, acartonados, carecen de proyecto: de cualquiera que no sea el de seguir en el machito. Esa sería, si ganase nuevamente, la auténtica magia de o noso presidente: la de lograrlo no teniendo ahora nada por aquí, ni nada por allá.

ÁLVARO GIL ROBLES • COMISARIO EUROPEO DE DERECHOS HUMANOS: "Veo difícil mantener el diálogo con alguien que lleva un arma en la mano"
MARÍA ANTONIA IGLESIAS, Madrid El País  4 Febrero 2001

Álvaro Gil Robles se dispone a viajar al País Vasco para conocer en directo la situación de quienes viven bajo la amenaza del terror. Afirma que no permitirá que ningún partido político utilice su informe, pero asegura que no será neutral en la denuncia de la violación de los derechos humanos. El comisario apoya la búsqueda de una solución para que se les reconozcan los derechos a los inmigrantes irregulares en España y asegura que si la Ley de Extranjería vulnera los derechos humanos lo denunciará.

Pregunta. El Gobierno vetó inicialmente su viaje al País Vasco alegando que se podía utilizar electoralmente. La verdad, no se entiende en qué puede perjudicar los intereses del Gobierno un previsible informe sobre los derechos humanos en Euskadi.
Respuesta. No sé... Prefiero no pronunciarme sobre esas valoraciones que ha hecho el Gobierno, ni sobre quien las ha hecho. Lo que sí le puedo asegurar es que yo tengo muchísimo cuidado, que el comisario no interviene cuando va a haber un periodo electoral.

Entonces ¿usted no hará público su informe sobre la situación de los derechos humanos en el País Vasco hasta después de las elecciones?
Bueno, no... No le puedo decir ahora cuando voy a terminar mi informe, pero supongo que para finales del mes de febrero puede estar terminado. Y no creo que vayan a convocar las elecciones vascas antes, ¿no?

Pero si se difunde su informe en febrero, las elecciones no se habrán celebrado, obviamente, ¿le preocupa que su diagnóstico sobre los derechos humanos en Euskadi se utilice en la campaña electoral?
No, a mí me preocupa solamente cumplir con mi obligación lo mejor posible. Y le aseguro que cuando el informe sea público no entraré en ninguna polémica. ¡Allá cada cual con su responsabilidad! Le puedo asegurar que yo estoy dispuesto a hablar con todo el que me lo pida, que voy a hablar con los representantes de todas las instituciones, pero también con los de la sociedad civil, que yo creo que tienen mucho que decir. Lógicamente, soy consciente de que voy a ir a un territorio donde la situación es muy compleja, donde la gente sufre mucho... Pero yo me he comprometido con mi responsabilidad de defender los derechos humanos allí donde se violan, en cualquier país de Europa.

Una determinación que le honra, pero que le lleva directamente al avispero vasco...
Sí, sí; lo sé, lo sé. Pero yo voy con una determinación, también, de hacer mi trabajo de la manera mas objetiva posible, en el sentido de que no voy a aceptar ningún elemento de lucha partidaria porque ése no es mi cometido. Yo, como español, lógicamente, tengo mis opiniones pero, cuando vaya al País Vasco, seré, por encima de todo el comisario europeo para los Derechos Humanos. Me voy a mantener al margen de la lucha partidaria que hay en País Vasco por muy legítima que sea. Pero también le aseguro una cosa: que no voy a ser neutral. Porque en materia de violación de los derechos humanos el comisario europeo no puede ser neutral. Voy a entrar en contacto con quienes están sufriendo esta circunstancia y con quienes tienen la responsabilidad de gobernar, en Madrid y en el País Vasco, en una situación como ésta. Voy a intentar informarme al máximo y escuchar, escuchar muchísimo. Lo único que pediría es que mi informe no se tergiverse, que se tenga honestidad intelectual para entender que lo que diga el comisario europeo de los Derechos Humanos no lo dice en beneficio de ningún partido, de ninguna opción, ¡De ninguna!

No le va a ser difícil acertar en su previsible diagnóstico sobre lo que pasa con los derechos humanos en el País Vasco, atormentado por el terror de cada día.
Me imagino que no. La verdad es que cuando hay una democracia que funciona y cuando se puede decir lo que se quiera, cuando todos los derechos están respetados, donde hay un Estado de las Autonomías con más competencias que los lander alemanes... Que alguien decida que para mantener su idea tiene que pegarle a otro un tiro en la nuca o secuestrarle, o poner una bomba debajo de un coche, eso es inaceptable, eso es...

Eso es fascismo. Pero, ¿le concede usted el derecho a los nacionalistas no violentos a reclamar la independencia del País Vasco?
Para mí está claro que en España cualquier opción que se defienda por la vía pacífica, por la vía de la batalla electoral, es perfectamente aceptable. Que yo sepa nadie le ha puesto ningún límite a quienes en este país se declaran independentistas. Lo único que se ha determinado es que esta reivindicación no se puede hacer mediante la violencia o creando un clima en el que los demás no se sientan libres para pensar, ni para votar, porque viven bajo el terror. En esas circunstancias no se puede decir que los derechos humanos están protegidos, eso es fascismo. Se puede defender cualquier opción en el País Vasco siempre que esa opción no excluya a las demás.

Su visita al País Vasco va a ser incómoda, seguro, porque usted ha afirmado que quiere hablar con todos... ¿Con todos, realmente? ¿No va a poner el veto en ninguna parte?
Mire, el Comisario de los Derechos Humanos, a quien no le gustaría tener que escuchar es a aquél que empuña la pistola, o a quienes no han tenido el valor de condenar a los que aprietan el gatillo. Fuera de eso...

Pero eso no quiere decir que se negaría a hablar con ellos si se lo pidieran ¿no?
Lógicamente a cualquiera que se me acerque para hablar no lo voy a rechazar, eso no lo voy a hacer. Lo que está claro es que con los de las pistolas no tengo nada que hablar. Y bueno, tampoco con quienes les aplauden y les alientan. Aunque la verdad es que alguna organización de las que voy a ver puede estar cercana a esos...

Me estoy preguntando como habrá vivido usted, desde Estrasburgo, el asesinato de José Luis López de Lacalle, el atentado contra José Ramón Rekalde, luchadores antifranquistas y ahora víctimas de ETA.
Pues ¿Cómo ha de ser? ¡Con verdadero desgarro personal! Igual que el asesinato de Ernest Lluch, y de tantos y tantos... Igual que la muerte del pobre señor cocinero al que han matado recientemente. ¡Es todo tan irracional, tan absurdo!

Algunos incluso han defendido el diálogo hasta el día de su muerte...
Y yo los respeto profundamente, porque sé de su buena voluntad. Pero la verdad es que veo muy difícil mantener un diálogo con alguien cuyo único instrumento para mantener ese diálogo es un arma en la mano... ¿Cómo voy a poder mantener un diálogo con alguien que me esta apuntando con una pistola?

¿Sabe? Es curioso que su viaje al País Vasco no le gustara nada al Gobierno del PP y ahora parece que es el PNV el que le teme a usted más que a un nublado.
Yo no voy a valorar en mi informe la conducta de ningún partido político, no es mi función, ni vengo a potenciar ni a condenar a nadie. Vengo a analizar la situación de crisis de los derechos humanos. A mí me preocupa la fractura social que ya está clara en al País Vasco. Por eso creo que todos tienen que hacer un esfuerzo por potenciar lo que les une y no lo que les separa.

Y... ¿Está usted dispuesto a recibir a los familiares de los presos de ETA?
Sí, sí estoy dispuesto a recibir a los familiares de los presos de ETA. Aunque la verdad es que no están en la agenda, pero porque no lo han pedido ¿eh? Yo no pongo trabas de ningún tipo a esa posibilidad. Y, bueno, creo que el Gobierno lo entendería, lo tendría que entender.

Lo que no se entiende es que el Gobierno lo condecorase a usted en 1999 por la defensa de los derechos de los inmigrantes y ahora ignore la suerte de miles y miles de ilegales. Supongo que usted deberá pronunciarse sobre eso inevitablemente ¿no?
Como usted sabe yo soy hijo de inmigrante político y... ¡Qué quiere que le diga! El Gobierno, y todos, tenemos que buscar la forma jurídica, la que sea, para que a los inmigrantes, a todos, se les reconozcan sus derechos, su dignidad de personas. El Gobierno tiene que buscar una fórmula para que quienes están entre la ilegalidad puedan regularizar sus situación y no se vean obligados a deambular por nuestro país sin ninguna seguridad y sin ningún derecho. Tienen derecho a un trabajo y además son necesarios.

Me pregunto qué le preocupa más de su viaje a Euskadi: el diagnóstico previsible o la frustración de no traer una solución al problema...
Mire, hay algo que todo el mundo tiene que tener claro: yo no soy un mediador ni vengo con la solución en el bolsillo para un problema tan largo y tan difícil. ¡Ojalá yo pudiera aportar alguna solución!

Y ¿usted cree que es posible, al menos, una reconciliación de la sociedad vasca, tan enfrentada?
No lo sé... Le contestaré a usted cuando haya terminado el viaje, cuando haya escuchado a unos y a otros... Yo creo que entre la gente de buena fe, entre la gente demócrata, se esté en la opción política en la que se esté, es posible, y deseable, volverse a dar la mano aunque se hayan cometido muchos errores. Pero los que han empuñado las pistolas, ésos... es muy difícil que tiendan la mano.

Arrasada con 'cócteles mólotov' la oficina de Correos de San Sebastián
El incendio obligó a desalojar a los vecinos del edificio de madrugada
San Sebastián  EL PAÍS   4 Febrero 2001

La violencia callejera dejó ayer arrasada con cócteles molotov la oficina que Correos ha ubicado provisionalmente en el paseo de Francia de San Sebastián, mientras duran las obras de rehabilitación de su sede central. Sobre las 1.20 horas unos desconocidos arrojaron varios artefactos incendiarios contra el edificio y provocaron un fuego intenso y una fuerte humareda que obligó a desalojar el inmueble de cinco plantas.

Los vecinos se vieron obligados a pasar una hora a la intemperie hasta que los bomberos sofocaron el incendio. El humo, según el Departamento vasco de Interior, penetró en las viviendas situadas encima de la oficina y en los comercios adyacentes, y causó daños en la oficina postal que Correos evalúa en varios millones de pesetas.

Éste no fue el único sabotaje registrado ayer. Los violentos quemaron un cajero de Caja Navarra en el barrio de San Juan de Pamplona y prendieron fuego a varios contenedores de basura ubicados en el casco viejo.

Los ataques se produjeron un día después de que una grúa tuviera que retirar también en Pamplona un panel de tráfico en castellano de nueve metros de altura que fue serrado por un desconocido en protesta por la política de UPN sobre el euskera.

La TV vasca emite en un espacio infantil una canción con apología de las tesis de Eta
El PP exige explicaciones al director de la ETB y considera «inadmisible» lo ocurrido
El pasado 30 de enero, dentro de la emisión de un programa infantil de Euskal Telebista (ETB) un grupo de jóvenes cantó en euskera una especie de «rap» en el que se venía a solicitar la libertad de todos los presos vascos, a la vez que se defendía «nuestra propia propuesta». Este hecho ha sido catalogado como «inadmisible» por el Partido Popular, por lo que el parlamentario Carlos Urquijo ha presentado en el Parlamento Vasco una solicitud para que el director general de Euskal Irratia Telebista, Andoni Ortuzar, explique las circunstancias que rodearon a lo sucedido.
E. Mejuto - Bilbao .- La Razón   4 Febrero 2001

El primer canal de Euskal Telebista, la televisión vasca, emitió el 30 de enero el programa infantil «Betizu» y, dentro de éste, el concurso «Betimu», espacio en el que un grupo de jóvenes cantó una especie de «rap», en euskera, en el que se abogaba por la libertad de todos los presos vascos, lanzando consignas a favor de los reclusos y terminando con un «viva Euskadi».
    Este hecho fue catalogado como de «inadmisible» por el diputado del PPen el Parlamento Vasco Carlos Urquijo, quien ha presentado dos iniciativas en la Cámara vasca, a fin de conocer todas las circunstancias que rodearon lo ocurrido.
    Así, ha formulado una solicitud de información documentada al director general de Euskal Irratia Televista (EITB), Andoni Ortuzar, en la que, tras considerar «inadmisible que este tipo de alegatos sean seleccionados por ETB para su emisión», en un programa infantil, pide una copia del espacio televisivo.
    El objetivo de esta iniciativa es conocer con exactitud lo emitido, principalmente lo relativo a la canción en favor de los presos.
    Junto a ello, también ha presentado otra solicitud para que el Director General de EITB conteste sobre diversos aspectos relacionados con el diseño y elaboración del programa infantil «Betizu».
    En ese sentido, Urquija pregunta al máximo responsable de la televisión vasca si el programa en cuestión es producción propia de ETB o, por contra, elaborado por alguna productora.
    Si el programa no es de elaboración propia, es decir, la ETB lo contrata, el PPpide conocer el nombre de la productora que lo realiza y el coste económico que supone para la televisión vasca.
    Además, se requiere al Director General de EITB para que explique los criterios por los que se eligen a los participantes del concurso «Betimu» -en el que el grupo de jóvenes cantó el «rap» a favor de los presos- y la participación que tienen las ikastolas en el diseño del concurso.
    La tercera cuestión formulada por el diputado del PP se refiere a los criterios utilizados para seleccionar las canciones emitidas en el programa infantil y quién las selecciona, es decir, quien es el responsable de que se emitan las canciones.
   
«Unas enormes excavadoras derribarán los muros»
El «rap» cantado por un grupo de jóvenes dentro de un programa infantil de ETB-1, que ha provocado la petición de explicaciones del PPal Director General de la televisión vasca, es un alegato a favor de los presos vascos y la defensa de «nuestra propia propuesta».
    La parte de letra de la polémica canción emitida en un espacio destinado principalmente para niños y jóvenes, traducida al castellano, dice lo siguiente:
    «Todos sabéis muy bien lo que aquí sobra. La cárcel que existe en nuestro pueblo es absolutamente horrible y, por ello, defenderemos nuestra propia propuesta. Lo primero, que todos los presos salgan a la calle. Unas enormes excavadoras derribarán los muros. ¡Viva Euskadi!.
    El PP exige saber si el programa es de elaboración «propia» y cómo se seleccionan los contenidos.

Miguel Sanz recuerda a los independentistas que la nación de Navarra es España
DIEGO DELGADO PAMPLONA El Correo  4 Febrero 2001

El presidente de UPN, Miguel Sanz, recordó ayer a los independentistas que Navarra «no necesita libertadores ni pertenecer a otra nación que no sea España para avanzar y progresar desde el autogobierno». Sanz también dejó claro que ni la «violencia armada y los criminales ataques» de ETA, ni las «presiones culturales, invenciones, insidias e injurias» del independentismo excluyente, podrán doblegar «jamás» a quienes defienden el modelo de una comunidad foral diferenciada e integrada en España. «No es el momento de imponer a Europa otra nación. La nuestra es España», ratificó.

El líder regionalista fijó las señas de identidad de UPN en el discurso que abría ayer en Pamplona el VI congreso del partido. En su tarea, el jefe del Ejecutivo recurrió, incluso, a la Historia para reivindicar la libertad de la comunidad foral y cuestionar, de paso, el proyecto de un Estado vasco independiente.

Sanz se guió por el contenido de la ponencia política que ha redactado junto a Jaime Ignacio del Burgo para formular unos interrogantes de fácil respuesta. «¿Desde cuándo ha dejado Navarra de ser libre? ¿Cuándo han existido los reinos de Euskal Herria o Euskadi? Han existido el de Pamplona y el de Navarra, pero nunca el de Euskal Herria», enfatizó. «¿Cuándo han dejado de ser navarros un vasco de Baztán o de Alsasua para pertenecer a una comunidad distinta? Nunca, jamás», sentenció.

Sanz aprovechó su discurso para puntualizar la posición de su partido y de su Gobierno ante el euskera. El presidente tildó de «ignorantes» a quienes abogan por la existencia en Navarra de una lengua única, sea el euskera o el castellano. La consideración del vascuence como «algo nuestro», puntualizó Sanz, no debe implicar la exclusión «de lo que nos es propio y es lengua oficial de toda Navarra, como es el castellano».

Con toda seguridad, el jefe del Ejecutivo resultará reelegido como presidente de UPN en la sesión que cierra hoy el VI congreso. Los afiliados designarán, además, a Alberto Catalán, como nuevo secretario general de la formación, en sustitución de Rafael Gurrea, quien pasará a ocupar la vicepresidencia de UPN.

Recortes de Prensa   Página Inicial