AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 15  Febrero  2001
#Los padres arremeten contra el alcalde de Guecho por querer imponerles la enseñanza en euskera a sus hijos
L. R. N. - Bilbao .- La Razón 15 Febrero 2001

#Dos naciones
PATXO UNZUETA El País  15 Febrero 2001

#Cumpla su palabra
RODOLFO ARES El Correo 15 Febrero 2001

#La valentía y claridad de ideas de un socialista vasco
Impresiones El Mundo 15 Febrero 2001

#Los rectores de las universidades españolas firman en la UPV una declaración "en defensa de la libertad"
EFE El Correo  15 Febrero 2001

#Estados Unidos incluye a Eta en la «lista negra» de su economía
Alberto Rubio - Madrid .- La Razón   15 Febrero 2001

#El alcalde permite emitir el vídeo de Rei en Guecho
BILBAO. M. A. ABC 15 Febrero 2001

#Un compromiso a la inversa
Enrique de Diego Libertad Digital 15 Febrero 2001

#De felones
MARTIN PRIETO El Mundo 15 Febrero 2001

#EL TSJC SUSPENDE CAUTELARMENTE LA NORMA SABADELLENSE
El Mundo (Cataluña) 15 Febrero 2001

#El PNV y su pasaporte al ayer
Lorenzo CONTRERAS La Razón 15 Febrero 2001

#El PSOE mantendrá el pacto «hasta que desaparezca el terrorismo»
El Mundo 15 Febrero 2001

#La cortina de humo del 36
Juan BRAVO La Razón 15 Febrero 2001

#¿Carl Schmitt en Ajuria Enea?
ANTONIO SÁENZ DE SANTAMARÍA El Correo 15 Febrero 2001


Los padres arremeten contra el alcalde de Guecho por querer imponerles la enseñanza en euskera a sus hijos
L. R. N. - Bilbao .- La Razón 15 Febrero 2001

El envío de unas misivas remitidas por el alcalde de Guecho, Iñaki Zarraoa, en las que se aconseja la escolarización en el modelo «D» -íntegramente en vascuence- ya ha tenido respuesta por los padres. El alcalde peneuvista afirma en las cartas enviadas a los padres que «me preocupa el futuro de nuestro pueblo de nuestra lengua» y «el euskera es el único patrimonio preindoeuropeo vivo y es responsabilidad de toda la ciudadanía vasca mantenerlo como lengua de comunicación y ayudar a desarrollarlo».

    Tras el envío de esta carta, el Consejo Escolar del Colegio Público Larrañazubi ha contestado con otra misiva al alcalde peneuvista Zarraoa. Los padres señalan que «se arroga el derecho de dirigir y manipular la opinión de sus conciudadanos abusando de su autoridad y pretendiendo cercenar la libertad a los padres mostrándoles toda una propaganda política pues Ud no es ninguna autoridad educativa a favor de la elección de los Modelos B y D. Propaganda que se dirige implacable a disuadir a los padres en la elección del Modelo A».

    El Consejo Escolar continúa al señalar que «no menciona ni ofrece siquiera a sus vecinos el modelo A existente en su municipio y en el que se ofrece también una calidad excelente en la enseñanza del Euskera». «Insulta Ud la inteligencia de los padres de nuestros alumnos al dar por sentado que éstos no tienen capacidad de elegir con acierto y libertad y con criterio propio el modelo de enseñanza que prefieren», afirma el Consejo Escolar en la referida carta. Este organismo recuerda a Zarraoa que «Ud es alcalde de todos sus conciudadanos y a todos ellos debe dirigirse con respeto y con educación. Es indignante que con fondos públicos haga Ud propaganda de su propia ideología política sin reparar que haya gente que piense muy distinto que Ud y a quién ofende gravemente por violar su derecho de libertad».

    La misiva del Consejo Escolar del colegio público Larrañazubi de Guecho concluye con una exigencia. «En opinión de este Consejo Escolar sería conveniente una rectificación, lógicamente pública para reparar, dentro de lo posible, el daño causado».

Dos naciones
PATXO UNZUETA El País  15 Febrero 2001

Arzalluz reconoce que ETA engañó al PNV, pero se muestra dispuesto a volver a intentarlo: a "hablar y ceder en lo que podamos". El lehendakari Ibarretxe, tras ver derrotadas una tras otra las iniciativas con las que trata de retrasar las elecciones, apela directamente a la sociedad -la mayoría silenciosa , imagina- buscando apoyos para su propuesta de foro de diálogo "sin exclusiones ni condiciones". El grupo Elkarri convoca una nueva conferencia de paz en favor de una salida negociada. PNV y EA negocian la posibilidad de acudir en coalición a las autonómicas, pero dudan si hacerlo con un programa abiertamente soberanista.

Cada tres años, desde hace 20, el PNV intenta acercarse a ETA/HB, y en todas las ocasiones, tras el fracaso, Arzalluz dice que rompe toda relación con ese mundo y que nunca volverá a creer en su palabra. Si el desenlace es siempre el mismo tal vez sea porque el planteamiento es erróneo; que ETA no es lo que el PNV cree, y que es ilusorio hacerla desistir mediante concesiones políticas. Sin embargo, Arzalluz persevera: hablar y ceder en lo que podamos . Ese añadido podría interpretarse así: en lo que podamos hacer que cedan los no nacionalistas. Porque ellos no ceden nada. Pasar de un marco autonómico a otro soberanista no es hacer concesiones sino que las hagan los otros.

¿Cómo? Mediante el foro de diálogo sin condiciones ni exclusiones que propone Ibarretxe. Se supone que un foro convocado al margen del Parlamento vasco no será para dejar las cosas como están, sino para modificar el marco y las reglas de juego. ¿En qué sentido? Lo aclara el programa de EA: en una primera fase, conseguir "el reconocimiento fáctico de nuestros derechos" mediante "la negociación política". Con ese aval, los nacionalistas crearían otras instituciones que prefigurasen la futura Euskal Herria independiente, y en su momento, hacia 2008, se aprobaría una "declaración de soberanía" que forzaría la "intervención de los organismos internacionales".

La cosa está bastante clara: se trata de jugar al ajedrez con las blancas y con las negras simultáneamente. Los no nacionalistas, convenientemente identificados por ETA como aquellos que pueden ser asesinados sin necesidad de justificación específica, son convocados para que (si quieren salvar el pellejo) avalen con su presencia en un foro lo que los nacionalistas consideran necesario conseguir en esta fase del contencioso. Cambian los modales, pero se mantiene la lógica excluyente del compromiso firmado en 1998 entre ETA y los nacionalistas.

Euskadi no es una nación (sino dos, como mínimo). Pudo haberlo sido (una nación plural que se construye desde el autogobierno con el que se identifica el 80% de la ciudadanía) pero los partidos nacionalistas, condicionados por la presencia del terrorismo, han escindido la sociedad vasca en dos mitades crecientemente separadas, y quienes lo han propiciado ni siquiera son conscientes de ello.

Hay un hilo que va de Lizarra a la propuesta del lehendakari: la idea de que existe un problema político no resuelto que explica la pervivencia de la violencia, y que requiere soluciones políticas: concretamente, que los no nacionalistas renuncien a sus ideas e intereses. Es un planteamiento perverso. A la mujer de un diputado del PP que acudió a la Ertzaintza ante la aparición de amenazas le respondieron mostrándole la Alternativa Democrática - la propuesta de negociación presentada por ETA en 1995- y preguntándole por qué no podía aprobarse lo que decía en aquel papel. Hace seis años se reunía en Bilbao la conferencia en favor de una paz negociada organizada por Elkarri. En ella, el PNV equiparaba la negativa de ETA a dejar de matar con la del Estado español a reconocer la autodeterminación y propugnaba "repartir la razón entre las partes". "ETA debe dejar las armas, pero no por la vía de la rendición", decía por entonces Egibar.

El resultado está a la vista. El discurso que vincula la retirada de ETA con concesiones como las ofrecidas -a costa de otros- por el PNV con ocasión de la tregua no hace desaparecer el problema de la violencia y en cambio agrava el problema político, fragmentando a la sociedad y deslegitimando las instituciones. Lo cual dificulta la respuesta unitaria frente a ETA y favorece la eterna repetición del ciclo a través del cual el nacionalismo violento va sometiendo al PNV.

Cumpla su palabra
RODOLFO ARES El Correo 15 Febrero 2001

Ahora ya sabemos cómo quiere seguir el lehendakari Ibarretxe al frente de un gobierno fantasma que no puede gobernar por falta de apoyo parlamentario: rompiendo las reglas de juego democráticas. Lo que se vivió en el Parlamento vasco el viernes 2 de febrero así lo atestigua. Ese día, comienzo del nuevo período de sesiones, el lehendakari hizo dos cosas que le privan radicalmente de legitimidad para seguir en su cargo: declarar la guerra al Parlamento y eludir, acto seguido, el control parlamentario. Mientras se celebraba el pleno, el señor Ibarretxe anunció en la sala de prensa a los medios de comunicación que, de ahora en adelante, intentará aplicar una política peronista, tratando de movilizar a sus partidarios y de echarlos a la calle contra un Parlamento que pretende deslegitimar, por entender que se halla en manos irresponsables. No tiene otro sentido la iniciativa a favor del diálogo que Ibarretxe desea poner en marcha, sometiéndola a la consideración y refrendo de las fuerzas sociales. Una iniciativa que, inevitablemente, fracasará, porque es la misma que fue rechazada por la oposición, ya que no tiene por objetivo recomponer la unidad de los demócratas frente a ETA, sino definir qué precio político hay que pagar a la organización terrorista para que deje de matar, avanzando, por esa vía, en la consecución de objetivos nacionalistas.

Para dejar definitivamente claro cuál va a ser su estilo político durante los próximos meses, el lehendakari que reclama diálogo decidió ese mismo día que no era procedente dialogar con el Grupo Socialista allí donde tiene obligación de hacerlo, en sede parlamentaria, y dejó en manos de la vicelehendakari, Idoia Zenarruzabeitia, la tarea de lidiar con interpelaciones y preguntas de nuestro grupo, de especial trascendencia política y social, que sólo el lehendakari debería haber respondido y no se dignó responder.

Y no lo hizo porque es evidente que resulta muy molesto que quien se sitúa como paladín del diálogo tenga que explicar por qué su Gobierno, en lugar de defender la legalidad democrática contra la que ETA atenta, deja que miembros de su Administración y uno de los partidos que le apoyan respalden manifestaciones promovidas por quienes apoyan a ETA para reivindicar la desobediencia civil contra esa misma legalidad. Y es molesto tener que pronunciarse acerca de las declaraciones de Arzalluz al semanario alemán ‘Der Spiegel’, diciendo, por ejemplo, que ETA y el PNV nacieron con el mismo objetivo de liberar a Euskadi, y que, en una hipotética Euskadi independiente, habría ciudadanos de primera y de segunda, resucitando un trasnochado etnicismo que creíamos superado, pero que Arzalluz aplicaría si pudiera, pasando por encima de la pluralidad de la sociedad vasca y los derechos ciudadanos consagrados por la Constitución y el Estatuto.

Resulta sumamente embarazoso, para quien dice situarse por encima del bien y del mal, tener que aceptar y explicar que actúa al dictado de un partido, el suyo, que ha perdido el rumbo y que ha sumido a Euskadi en la mayor crisis política e institucional de su historia autonómica, consecuencia de la opción equivocada que tomó en su día. La opción que llevó a que el nacionalismo pactara con ETA, le hiciera firmar acuerdos de legislatura con esa misma fuerza política (EH), le impidiera la rectificación cuando ETA reanudó su escalada criminal, apostara por un proyecto totalitario de construcción nacional frente a buena parte de la sociedad vasca e impusiera al Gobierno una pasividad irresponsable frente al terrorismo y en la defensa de los derechos y libertades de la ciudadanía.

El lehendakari y los partidos que le apoyan han pretendido desactivar el control parlamentario sobre el Gobierno, intentando imponer plenos quincenales, rompiendo la tradición asentada de celebrarlos semanalmente, para ralentizar los trabajos de la Cámara; objetivo que, afortunadamente, no han conseguido. En su permanente huida hacia adelante, y al no querer aceptar lo que resulta obvio -que su política ha fracasado, que ha sido censurado en la Cámara y que no puede gobernar con los instrumentos democráticos a su alcance-, Ibarretxe ha acabado creyéndose un hombre providencial, ajeno a toda suerte de responsabilidad política. Una actitud que le lleva a mantener una escalada cada vez más brutal contra las instituciones democráticas de autogobierno, conduciendo al país a una situación gravísima de deterioro institucional y de fragmentación y división social.

Ha dejado de ser, en términos políticos, un lehendakari estatutario. Y por eso, si aún conserva un resto de dignidad personal, tendría que cumplir su palabra. Han pasado ya más de cuatro meses desde que se comprometió ante el Parlamento a convocar elecciones si sus propuestas no contaban con apoyo parlamentario. Ha tenido tiempo suficiente de comprobar que no lo tienen. Es hora, pues, de que el lehendakari cumpla su palabra, esa ‘palabra de vasco’ que, para su partido, es tan preciada. Es hora de que convoque elecciones.

La valentía y claridad de ideas de un socialista vasco
Impresiones El Mundo 15 Febrero 2001

El secretario general de los socialistas de Alava, Javier Rojo, siempre se ha distinguido por una gran valentía al enfrentarse a los violentos y por una gran claridad de ideas acerca de cuál es la política necesaria en el País Vasco para defender a los ciudadanos que se sienten amenazados.

 Ayer volvió a hacer gala de todo ello en El primer café que dirige en Antena 3 Isabel San Sebastián. Su discurso resulta difícil de rebatir con los datos de la realidad vasca. Rojo -citando, por cierto a su secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero- opina que, mientras exista terrorismo, el PSOE debe estar unido al PP en el País Vasco. Por ello defiende una alianza estratégica de ambos partidos después de las elecciones «para dar esperanza a un pueblo angustiado». Y sostiene que, por encima de las diferencias ideológicas, PSOE y PP están obligados a caminar de la mano porque lo que está en cuestión es el principio básico de la convivencia democrática. Frente a este discurso que, según demuestran los recientes sondeos, es cada vez más apreciado por la mayoría de la sociedad vasca, se sitúa el del inquietante Joseba Egibar. El portavoz del PNV dijo ayer que su partido incluirá en el programa electoral el derecho de autodeterminación del pueblo vasco. No está mal que los nacionalistas vascos vayan a las urnas sin la careta de moderación que después se quitan para pactar con EH. Ahora bien, habrá que esperar para saber qué concepto tiene el PNV de este derecho. Esperemos que no sea el mismo que firmaron en Lizarra, excluyendo de la autodeterminación a los no nacionalistas. Egibar pide respeto para la voluntad popular. Dime de qué presumes y te diré de lo que careces. Porque quien por ahora no está respetando la voluntad mayoritaria de la sociedad vasca es, precisamente, el PNV.

Los rectores de las universidades españolas firman en la UPV una declaración "en defensa de la libertad"
En una reunión en el campus de Leioa, que finalizó con incidentes de grupos radicales, pidieron "no mirar a otro lado" ante la violencia
EFE El Correo  15 Febrero 2001

La Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas firmaron hoy una declaración en defensa de la libertad, en la que considera "igual de inhumana e incomprensible" que el propio ejercicio de la violencia la actitud de quienes "aplauden tales acciones violentas o miran hacia otro lado, como si no fuera con ellos el sufrimiento que éstas causan".

Al término del acto, que reunió hoy a rectores de 52 universidades españolas, se registraron incidentes protagonizados dentro y fuera del recinto universitario por grupos radicales, que fueron reprimidos por agentes de la Ertzaintza y de los servicios de seguridad de la UPV.

La declaración "La Universidad en defensa de la libertad" se firmó en el campus de Leioa (Vizcaya) de la Universidad del País Vasco en un acto al que asistieron, entre otros dirigentes políticos, el lehendakari, Juan José Ibarretxe; el presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz; y el secretario general del PSE-EE, Nicolás Redondo Terreros.

Acudieron también otros representantes institucionales como el Delegado del Gobierno en el País Vasco, Enrique Villar, y el consejero vasco de Educación, Inaxio Oliveri, así como numerosos miembros de la comunidad universitaria vasca, entre ellos el socialista José Ramón Rekalde, quien fue víctima de un atentado de ETA el pasado mes de septiembre.

La declaración universitaria considera "igual de inhumana e incomprensible" que la "bárbara acción" de ETA la actitud de quienes "aplauden" la violencia "o miran hacia otro lado como si no fuera con ellos el sufrimiento" que causa.

Por ello, expresan su compromiso con la libertad y el apoyo con todas las personas que viven amenazadas, así como la solidaridad con las víctimas y desde ese compromiso llaman a toda la ciudadanía a "la colaboración, diálogo y consenso para la defensa firme de la vida, de la libertad y de la democracia".

Más contundente que la declaración de la Conferencia de Rectores fue el máximo responsable de la Universidad del País Vasco, Manuel Montero, quien dijo que "basta ya de cerrar los ojos o mirar hacia otro lado" ante la "realidad" de la grave conculcación de la libertad intelectual y la amenaza que sufre la democracia en Euskadi.

"Lo confieso, como rector de la UPV tengo miedo. Miedo a que se consume la supresión de la libertad de pensamiento, a que sucumbamos ante la amenaza del terror, tengo miedo al silencio; a que, hartos de soportar coacciones, nos callemos. Miedo, también, a que ésa sea la antesala del final de la democracia en el País Vasco", dijo Montero.

Vida normal
Pese a sostener que en la universidad vasca "son legión los que se refugian en una suerte de exilio interior", el rector mostró su orgullo por presidir una universidad que "día a día está luchando contra los intolerantes, en un combate en el que están participando ideologías muy diversas, lo que demuestra que todos los demócratas, cualquiera que sean nuestras opciones políticas personales, podemos unirnos en la lucha por la libertad".

"Tenemos miedo, pero la universidad vasca está venciendo al miedo y lo seguirá venciendo", añadió.
Montero aseguró que si algo caracteriza a la sociedad vasca es su "resistencia activa al fascismo". "La inmensa mayoría de la sociedad vasca -añadió- se manifiesta con lucidez y frecuencia por la libertad y, en medio de tantos riesgos, se está luchando por la democracia día a día, con una energía colectiva que suele olvidarse por la reiteración de noticias violentas".

Pese a esto, advirtió a los políticos de que "no se puede confiar la supervivencia de nuestra democracia a las capacidades de resistencia individuales, a los heroísmos cotidianos y con frecuencia anónimos de quienes tan sólo pretenden vivir una vida normal, como en cualquier lugar de nuestro entorno".

Por ello reclamó que la política tenga por objetivo prioritario "devolvernos la libertad, terminar con el fascismo, con la demencia terrorista" y exigió a las instituciones que defiendan a la universidad "como templo de la reflexión y garantía de que sobrevivirá la democracia".

El acto universitario en defensa de la libertad se celebró entre fuertes medidas de seguridad ante la manifestación convocada por Haika, y apoyada por LAB, EH e Ikasle Abertzaleak, en el recinto universitario a la misma hora en la que se reunían los rectores.
Cerca de mil jóvenes secundaron la movilización, encabezada por una pancarta con el lema en euskera "Fascistas fuera de Euskadi", e intentaron acercarse al lugar donde se celebraba el encuentro, pero grupos antidisturbios de la Ertzaintza les impidieron el paso y al cabo de media hora se disolvieron pacíficamente.

Cuando concluyó el acto oficial de los representantes de las universidades, varios grupos de jóvenes protagonizaron enfrentamientos con la Ertzaintza al intentar colocar barricadas en las carreteras del recinto universitario y lanzar piedras, sillas y mesas a los policías, que cargaron contra ellos.

Estados Unidos incluye a Eta en la «lista negra» de su economía
Prohíbe cualquier relación financiera con la banda terrorista
La banda criminal Eta no puede recaudar fondos, disponer de bienes o realizar cualquier tipo de transacción económica en Estados Unidos al estar calificada como un «grupo terrorista extranjero» por el Gobierno norteamericano. La inclusión de Eta en las «listas negras» del Gobierno norteamericano responde a «un cambio de actitud muy importante» de Washington, según indicaron fuentes diplomáticas a LA RAZÓN.
Alberto Rubio - Madrid .- La Razón   15 Febrero 2001

Eta es uno de los 28 grupos calificados como «terroristas» por el Departamento de Estado norteamericano, en su última relación actualizada de octubre de 1999. También está incluida, con fecha de 19 de enero de 2001, en la relación de personas y organizaciones «bloqueadas» económicamente que edita la Oficina de Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro (OFAC).
    La banda criminal, como se aprecia en la reproducción que publicamos, aparece en tres epígrafes distintos en la lista: «Basque Fatherland and Liberty» (en inglés, «patria vasca y libertad»), «Euzkadi ta Askatasuna», y las propias siglas «E.T.A.». En todos los casos, la banda recibe la calificación de «FTO» (Foreign Terrorist Organization), es decir, «organización terrorista extranjera».

Eta, «fichada»
Su presencia en la lista de la OFAC significa, fundamentalmente, que Eta no puede recaudar fondos ni disponer de sus bienes, si los tuviera, en Estados Unidos. Cualquier ciudadano norteamericano que le «provea de apoyo material o recursos financieros», según la sección 302 de la Ley de Antiterrorismo y Pena de Muerte Efectiva de 1996, puede llegar a ser castigado con penas de cárcel y cuantiosas multas.
    La Ley también prevé fuertes multas económicas para las instituciones financieras que no bloqueen, o no informen de haber bloqueado, fondos pertenecientes a los terroristas citados por la OFAC. En estos casos, las sanciones pueden ascender a 50.000 dólares (aproximadamente 9 millones de pesetas) por cada delito o al doble de la cantidad que debería haber sido retenida.
    Tanto en el caso del Departamento de Estado como en el del Departamento del Tesoro, Eta ya se encontraba «fichada» en Estados Unidos. El Departamento de Estado la incluyó en su relación por primera vez en 1997, junto a grupos armados como el GIA argelino, el movimiento de resistencia islámica HAMAS, el Ejército Rojo Japonés, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, Sendero Luminoso o las guerrillas colombianas del ELN y las FARC, por citar sólo algunos.
    La OFAC hizo lo propio en julio de 1998. Y, en este caso, se trata de un paso aún más efectivo de la Administración norteamericana en su colaboración con España en la lucha contra el terrorismo etarra. La banda criminal no puede negociar absolutamente nada ni con nadie en Estados Unidos, o con empresas o ciudadanos norteamericanos en el extranjero.
    Ni siquiera quedan fuera agencias de viajes, inmobiliarias, casinos, cambios de moneda, tarjetas de crédito o cheques de viajes.

Pica en Flandes
Fuentes diplomáticas aseguraron a LA RAZÓN que la iniciativa del Gobierno federal de incluir a Eta en sus «listas negras» es «una pica en Flandes como seguramente no se conocía otra» y supone «un cambio de actitud respecto a Eta muy importante».
    En los últimos años las visitas de distintos responsables del Gobierno, entre ellos el ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, han contribuido a intensificar lo que estas fuentes calificaron como «un trato de proximidad y calidez» con la Fiscalía norteamericana que hasta ahora no se había producido.

El alcalde permite emitir el vídeo de Rei en Guecho
BILBAO. M. A. ABC 15 Febrero 2001

La portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Guecho, Marisa Arrúe, denunció ayer que el alcalde, el peneuvista Iñaki Zarraoa, mantiene un pacto secreto con HB y ha autorizado la exhibición en dependencias municipales del vídeo de Pepe Rei en el que se marca a diversos periodistas.

Considera la concejal que la decisión del alcalde de autorizar la proyección del vídeo en el aula de cultura de Romo supone «una ofensa a un municipio fuertemente castigado por el terrorismo». Arrúe asegura haber tenido además noticia de que ese vídeo fue emitido el pasado 29 de enero en el Aula de cultura de Algorta, en un acto organizado por el comité proamnistía de la zona.

Se trata, en su opinión, «de un ejemplo de la permisividad del alcalde con el entorno terrorista».

Un compromiso a la inversa
Por Enrique de Diego Libertad Digital 15 Febrero 2001

La Conferencia Episcopal ha hecho numerosos pronunciamientos políticos sin necesidad de “ser invitada”. El compromiso en la construcción de una sociedad justa en la tierra es considerado un aspecto fundamental del discurso eclesiológico desde el Concilio Vaticano II. Numerosos obispos vienen manifestándose sobre la materia y el clero vasco es bastante prolífico en emitir comunicados con tesis miméticas de las del PNV y Arzalluz.

La ausencia de una implicación de la Conferencia Episcopal en criterios abrumadoramente mayoritarios de los católicos españoles contra el terrorismo puede deberse a un criterio de división interna, en la línea de lo indicado por ese jubilado hiperactivo de Setién, de forma que se asume la posición de una parte del clero vasco como criterio de la generalidad, lo que en el fondo cuestiona la existencia de la Conferencia Episcopal en cuanto tal. Lo que carece de sentido es aducir la despolitización porque la misma Conferencia tiene publicados muy serios documentos sobre el compromiso político de los cristianos.

Siempre me ha chocado la ausencia de obispos y sacerdotes en los actos contra el terrorismo, salvo esa magnífica manifestación última en el País Vasco. No suelen verse en los minutos de silencio, ni en los primeros ni los segundos puestos de las pancartas en las manifestaciones de los repudios de los asesinatos. Siempre me ha parecido incoherente esa postura con la petición de ese compromiso de los laicos.

Desde luego, si el discurso eclesiástico no pasa por el compromiso con las víctimas y la defensa del derecho a la vida no sé por dónde pasa. Eso sí que me parece una postura política pero en el peor sentido, y sin tener en cuenta el sensato criterio de que una parte de los eclesiásticos tienen buena parte de responsabilidad en el conflicto vasco ni las muy explícitas condenas de Juan Pablo II del terrorismo etarra y sus evangélicas reflexiones contra el nacionalismo como directamente contrario al criterio salvífico universal de la redención cristiana.

De felones
MARTIN PRIETO El Mundo 15 Febrero 2001

La mayoría de los españoles sólo sabe del 18 de julio que es una paga, pero siendo también el mayor y más extendido símbolo franquista debería el Partido Nacionalista Vasco, el más clientelista de todos, suprimirla de las nóminas de sus funcionarios e inacabables afiliados paniaguados, antes de proponer en el Congreso la abominación del espectro que les obsesiona, repitiendo por segunda vez la ouija con el generalote de convidado de piedra. La próxima homilía dominical en Deia de Anasagasti ya está escrita: «El PP no condena el franquismo porque es su heredero y siendo algunos como yo hijos del exilio, Aznar y sus principales lo son de los vencedores de aquella guerra incivil, y se aprestan como Franco a domeñar y castigar a Euskadi como provincias traidoras». Anasagasti, tal que Arzalluz, Egibar, Ibarretxe y toda la espuma del PNV, son expertos en la distracción del pensamiento, único o plural, y así han financiado un estudio erudito para situar a Sabino Arana y sus barbaridades en su contexto histórico, lo que también serviría para exculpar a Hitler como europeísta que fue y mero continuador de progrones ancestrales. Son más sensatas las malas pulgas de Julio Caro Baroja cuando escribía que para seguir los pasos de Sabino Arana más vale suicidarse. Y si no se quiere condenar a estas alturas a aquel pobre hombre iluminado por su hermano sobre una Bizcaya independiente desde la noche de los tiempos, se podría abominar del padre de Arzalluz, guerrero y alcalde franquista de su pueblo, o de la traición de Aguirre rindiendo el ejército vasco en Santoña al cuerpo expedicionario italiano, ya que perdido Bilbao se sentían en tierra extraña y sin motivos para seguir luchando, dado que la defensa del orden constitucional les importaba entonces tanto como ahora: nada. La felonía se incubó el mismo 18 de julio que insisten en reprobar, siendo entonces pensamiento único del PNV que el cuartelazo generado en Guerra Civil era cosa de españoles que no les afectaba, cuando toda la carlistada se había sumado al general Mola. Como de lo que se trata es de hacer el calamar entintando unas bodas de sangre con ETA y de presentar al Gobierno de Aznar como propenso a recortar las libertades estatutarias y constitucionales de los vascos al borde de elecciones, tanto da ocho que ochenta, y podían estos perillanes reprobar la ley de extranjería de los Reyes Católicos contra moros y judíos no conversos, que aquello sí que fue un dislate y una sangría cultural, pero prefieren machacar el hierro frío del franquismo del que probablemente sabe poco Leire Pajín, la más joven diputada. Que a este refrito histórico entre Izquierda Unida es comprensible, dado que se están suicidando lentamente; pero que se sume Zapatero indica que la felonía del PNV no está sola.

EL TSJC SUSPENDE CAUTELARMENTE LA NORMA SABADELLENSE
El Mundo (Cataluña) 15 Febrero 2001

           El reglamento lingüístico de Sabadell
           «impone el uso exclusivo» del catalán,
           según el juez

           Convivencia Cívica denuncia que hay casi 400 municipios que
           tienen normativas similares

           SANDRA PAR

           BARCELONA.- Nuevo varapalo judicial a la política
           lingüística de la Generalitat. La sección quinta del Tribunal

           Superior de Justíica de Catalunya (TSJC), que ha dictado la
           suspensión cautelar de un total de 10 preceptos del reglamento
           lingüístico del ayuntamiento de Sabadell, argumenta en el auto
           que la citada normativa «impone el uso exclusivo» del catalán

           «sin respetar el principio de cooficialidad del artículo 3 de la
           Constitución».

           Al golpe contra los usos lingüísticos de la Universitat Rovira i
           Virgili le ha seguido el reglamento de Sabadell. El juez señala
           que en los 10 puntos afectados por la suspensión «se contienen
           mandatos concretos y específicos cuyo significado excluyente
           del castellano es claro y manifiesto». «Mantener su vigencia
           comportaría un perjuicio de difícil o imposible reparación, que
           justifica la suspensión cautelar», constata el auto.

           El reglamento del ayuntamiento de Sabadell, gobernado por el
           PSC y aprobado por el pleno municipal el 26 de julio de 2000,

           fue impugnado por Convivencia Cívica Catalana (CCC), entidad
           que agrupa a asociaciones del ámbito docente y presidida por
           Francisco Caja desde enero. Caja sustituye en el cargo al
           dirigente del PP Aleix Vidal-Quadras.

           CCC saludó ayer la decisión del TSJC al considerar que
           demuestra que la ley de política de la Generalitat, inspiradora
           del reglamento, «es inequívocamente discriminatoria e
           inconstitucional» porque excluye el uso del castellano. La
           entidad cívica reclamó la reforma de la ley del catalán y
           emplazó a todos los partidos «respetuosos con la Constitución»
           a que insten al Govern a modificar su política lingüística.

           Convivencia calcula hay un total de 354 muncipios en toda
           Cataluña con reglamentos lingüísticos similares al suspendido,
           entre ellos los de poblaciones como Valls y Figueres.

           El TSJC considera de dudosa constitucionalidad los puntos 3.1,
           3.2, 3.3., 3.4, 4.1, 5.1, 10, 13, 18 y 27 del reglamento. El
           artículo 3 señala que todas las actuaciones internas del
           Ayuntamiento, así como las actas de sesiones de sus órganos de
           gobierno, la documentación interna y externa y los rótulos
           informativos de oficinas y despachos deben redactarse en
           catalán.

           Asimismo, según el reglamento, los contratos que efectúe el
           Ayuntamiento con terceros para encargar estudios y proyectos
           deberán hacerse en catalán. También deberán redactarse en esta
           lengua todos los expedientes administrativos que abra el
           Ayuntamiento y la documentación que envíe a otras
           administraciones.

           El TSJC suspende también el artículo 27, uno de los más
           conflictivos, que obliga a redactar en catalán toda la «rotulación  y señalización viaria que dependa del Ayuntamiento».

           IC-V exigió ayer al Govern que adopte medidas para evitar la
           suspensión cautelar.


           Bustos pide a Pujol que intervenga

           El alcalde de Sabadell, el socialista Manuel Bustos, envió ayer
           distintas tintas cartas al presidente de la Generalitat, Jordi
           Pujol, al conseller de Cultura, a los presidentes de los grupos
           parlamentarios y a los presidentes de la Federación Catalana de
           Municipios y la Asociación de Municipios de Cataluña, en las
           que insta a actuar en consecuencia con la ley de política
           lingüística, informa Efe.

           Por su parte, el Colegio de Abogados de Sabadell hizo público

           ayer un comunicado en el que defiende el reglamento de uso de

           la lengua catalana en el ayuntamiento de esta ciudad.

           Este organismo expresa su pleno apoyo al reglamento que se
           aplica en cumplimiento de la ley de normalización lingüística de
           la Generalitat del 18 de abril de 1983.

           Asimismo, el Colegio de Abogados recuerda que el
           ayuntamiento aprobó el citado reglamento con el necesario
           consenso político e institucional al que se llegó en su día y que
           ha contribuido a que se aplique en cerca de 400 municipios de 
           Cataluña.

El PNV y su pasaporte al ayer
Lorenzo CONTRERAS La Razón 15 Febrero 2001

A veces, lo mejor que se puede hacer con el pasado es dejarlo quieto. Lo que con el pasado no se puede hacer nunca es dejarlo correr, dicho sea en el sentido de provocar una remontada del agua que ya movió demasiados molinos. El agua pasada es siempre inútil, es una fotografía estática que puede provocar añoranzas idílicas si se trata de un remanso placentero o la memoria horrorizada si lo que se recuerda fue una inundación.

    Los nacionalistas del PNV han intentado en el Congreso de los Diputados una solemne condena del 18 de julio y su golpe contra la República. Y el PP se ha opuesto, aunque no ha conseguido evitar el correspondiente debate. Los herederos de José Antonio Aguirre, que estuvo dudando todo lo que pudo si sumarse o no al Alzamiento nacional hasta el punto de que conservó en cierto franquismo un recuerdo benevolente, se han inventado ahora la jugada de la condena retrospectiva, como si el 18 de julio, aniquilado por la Constitución de 1978 y traicionado por sus antiguos leales a cambio de olvido recíproco, fuese todavía una cuenta activa de la que se puede extraer fondos.

    Desde el punto de vista de la táctica política no se comprende bien que el PP se haya opuesto a la condena de una situación derribada por el tiempo y por la muerte de su personalísimo constructor. Con el Rey desembarazado democráticamente de su anclaje franquista, la jugada del PNV pierde su sentido. Los populares, penetrados de biografías franquistas que tampoco respetaron, aunque en proporción menor, los rangos socialistas y tal vez algunos cobertizos nacionalistas rápidamente reciclados, han podido sentirse ajenos al planteamiento peneuvista, como quien dice a mí qué me cuenta usted. Si en España lo que hubo fue una liquidación pactada con pagos concretos, a qué viene ahora esta reclamación de deuda en nombre de unos valores democráticos que el PNV ha sido el primero en cuestionar con comportamientos prácticos disfrazados de soberanismo y ámbito vasco de decisión por no decir de transgresión.

    El pánico del PNV a las elecciones próximas le ha movido a intentar un tardomartirologio. Los nacionalistas de Arzallus se aferran al clavo ardiendo de una memoria que ya no arde, a la medalla que le dieron a Manzanas y a otras reliquias naufragadas que las aguas devuelven a las playas de hoy. Arzallus, como Robinson, en su desesperado deambular, ha descubierto la huella de Viernes en la arena de su isla y se ha creído en posesión de un imperio inopinado. Pero sólo es una huella que no promete nada. Vayan con Dios el ayatola y los suyos, con los pies devorados por los cangrejos de Eta.

El PSOE mantendrá el pacto «hasta que desaparezca el terrorismo»
El Mundo 15 Febrero 2001

Rojo apoya una «alianza estratégica» poselectoral entre PSE y PP

MADRID.- El secretario general del PSE de Alava, Javier Rojo, aseguró ayer, parafraseando al líder socialista, José Luis Rodriguez Zapatero, que su partido mantendrá el pacto antiterrorista suscrito con el PP «hasta que desaparezca el terrorismo», y defendió una «alianza estratégica» poselectoral en el País Vasco entre socialistas y populares para «darle esperanza a un pueblo angustiado». Y añadió: «En la medida de nuestras posibilidades, en Euskadi no volverá a haber un lehendakari nacionalista».

Rojo hizo estas declaraciones en El primer café, de Antena 3 TV, y apostó por ese pacto poselectoral con este argumento: «Por encima de las diferencias y de aquello que nos separa [a PP y PSOE], que son muchas cosas, en el medio están los ciudadanos, que nos están exigiendo que nos pongamos de acuerdo y demos un giro distinto a la política».

«Tenemos que aprobar una asignatura que tenemos suspendida, que es la de la libertad, porque en el País Vasco no hay libertad, y ésa es la mayor de nuestras vergüenzas. Por eso, es una cobardía que no nos pongamos de acuerdo distintas fuerzas políticas», añadió.

El dirigente socialista apeló a una «revuelta democrática» para que el PNV «vuelva al redil». No obstante, el senador socialista señaló que «el nacionalismo tiene que seguir en la oposición».

Rojo calificó a Xabier Arzalluz de «mentiroso», y acusó al lehendakari, Juan José Ibarretxe, de haber «traicionado los principios» que esbozó en su discurso de investidura. En su opinión, en la actualidad «los parámetros económicos esconden las vergüenzas de Euskadi», y la «realidad» que vive esta comunidad «es mucho peor de la que se cuenta».

«Convivencia rota»
El secretario general del PSE alavés responsabilizó de esta situación al Gobierno de Vitoria por «haber roto la convivencia» en el País Vasco. En este contexto, el senador socialista puso en duda que todos los vascos puedan ejercer libremente su derecho al voto, ya que, según su pronóstico, «el Gobierno vasco no va a poner a disposición de todos los electores los mismos medios».

Además, descalificó la iniciativa de Ibarretxe, que ha convocado una manifestación por la paz para el sábado. «La mejor manifestación que el lehendakari podría hacer por la paz sería firmar un decreto de elecciones, en lugar de esperar a ver si llega el diluvio universal, nos pilla a todos y se quedan sólo ellos, porque se han subido al Arca de Noé», ironizó.

La conductora de El primer café, la periodista Isabel San Sebastián, exhibió durante la entrevista el vídeo de un programa infantil emitido el pasado 5 de enero en el primer canal de la televisión pública vasca (ETB), en el que un grupo de escolares canta este rap: «No resulta nada cómodo tener que estar así, tener que vivir entre españoles. Queremos encontrar una solución. ¿Tendremos alguna vez a Euskadi libre? ¡Euskadi libre! El castellano sube rápido y mucho. Tenemos que acabar con ese problema. En Euskadi todos debemos hablar euskara».

Tras escuchar la canción, Rojo afirmó: «Solamente esto sería una razón para cambiar el Gobierno de Euskadi y hacer vascos más dignos». Y añadió: «En el País Vasco hace falta una alternancia política, porque el PNV, después de 22 años gobernando, ha fracasado y ha roto la convivencia de un país».


Zapatero: «No hay reproches»
El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró ayer que el pacto antiterrorista que su partido ha suscrito con el PP goza de «muy buena salud», y que desde el PSOE no se hace «ningún reproche» ni a los populares ni al Gobierno por el desarrollo del mismo.

«La salud es buena, y por parte del PSOE no hay ningún reproche», subrayó Rodríguez Zapatero en declaraciones a TVE, al ser preguntado sobre posibles desacuerdos entre los dos partidos firmantes.

El líder del PSOE insistió en que el acuerdo por las libertades y contra el terrorismo ha generado una «gran confianza» en la ciudadanía y ha supuesto un «duro golpe» a los violentos «para que no tengan ninguna expectativa en nuestro país».

Preguntado por un posible Gobierno PP-PSE en el País Vasco, señaló que lo primero que hay que hacer es «escuchar a los ciudadanos en las urnas», y admitió que tras los comicios hablará primero con los populares porque lo considera necesario «por la situación política» y por el propio pacto anti-ETA.

La cortina de humo del 36
Juan BRAVO La Razón 15 Febrero 2001

  Hay que reconocerle a Arzallus que, pese a sus zafiedades expresivas, de vez en cuando inventa estrategias incómodas para sus adversarios. Ahora lo ha hecho con la proposición parlamentaria de «condena» al franquismo, un debate que tal vez se recuerde porque el portavoz peneuvista empleó la palabra «España». Ha sido demagogia barata, pero ha tenido la virtud de descolocar al PP. Porque Arzallus emplea la mitad de sus afanes en convencer a su electorado de centro derecha, cada vez más recalcitrante con el pactismo entre el PNV y Eta, que no se pase de bando porque la alternativa popular es «franquista». Naturalmente, hasta el menos avisado se da cuenta de que la propuesta «antifranquista» del partido vasco (tan tributario de una herencia contaminada en la guerra civil) no es más que una cortina de humo. Pero la jugada ha servido para sacar de las casillas por un día al partido del Gobierno, lo que le habrá permitido dormir mejor a Arzallus. Son cuestiones de salón, que es la política menor de un partido que se equivoca en todo lo fundamental, aunque acierte en alguna maniobra accesoria. Ésta, al menos, nos indica ya el tono de la campaña electoral. El PNV, abanderado del antifranquismo para tapar sus vergûenzas por su alianza de hecho con el fascismo real.

¿Carl Schmitt en Ajuria Enea?
ANTONIO SÁENZ DE SANTAMARÍA El Correo 15 Febrero 2001

En recientes declaraciones a los medios de comunicación, el lehendakari Ibarretxe adelantaba su propósito de detallar una propuesta «potente» para que la sociedad «despierte y haga oír su voz por encima del griterío» harto de cosechar en el Parlamento exclusivamente «descalificaciones», convencido, según señalaban las notas de prensa, de que los ciudadanos ponen la convivencia por encima de las urnas.

Las descalificaciones de la oposición no se hicieron esperar y fueron desde la reiterada solicitud de convocatoria de elecciones hasta las acusaciones de desprecio a la Cámara y ‘peronismo’.

Sin embargo, en mi opinión estas manifestaciones del lehendakari suponen un paso más en la peligrosa deriva que viene a enfrentar las instituciones de la democracia representativa con el ‘sentir popular’ cuyo único y privilegiado intérprete parece ser sólo el señor Ibarretxe.

Es significativo, y suponen otro gesto más de desprecio hacia las instituciones que parece no haber sido considerado en su justa medida, que tales declaraciones se produjeran en la misma sede del Parlamento vasco, precisamente en el momento en el que se celebraba una sesión plenaria en la que el lehendakari no compareció a responder a las preguntas que, incluidas en el orden del día, estaban dirigidas a su persona por los grupos de la oposición.

Sólo la desquiciada situación de la vida política en el País Vasco puede justificar un desdén hacia la institución parlamentaria de quien ha recibido su cargo de una elección efectuada por ésta.

Los teóricos del totalitarismo que escribieron en la primera mitad del siglo que ha concluido, y entre ellos su figura más conspicua Carl Schmitt, sostenían una postura basada en un radical antiparlamentarismo y un enfrentamiento al régimen de partidos, calificado peyorativamente como ‘partitocrático’, que convergía, finalmente, en la exaltación de la figura del líder conductor del pueblo y su único interprete.

El razonamiento utilizado ubicaba en la sede parlamentaria, trufada, se decía, de intereses espurios, una postura siempre contraria al bien nacional por su composición exaltadamente partidista, que supeditaba a la consecución del poder cualquier otra consideración. Sin embargo, el caudillo, interpretando sin intermediarios y de forma directa el sentir del buen pueblo, era capaz de conducirlo, mediante actos de los que se excluía expresamente a los representantes ‘partitocráticos’, hacia las metas propuestas. De esta forma, por encima de ‘estériles griteríos’ o ‘inútiles elecciones’, irresponsable frente a cualquier poder que no fuera el que emanaba del ‘espíritu y sentir nacional’, era posible convertir en actuaciones concretas la voluntad popular que sólo el líder podía interpretar. Por esta comunión entre pueblo y caudillo sobraban las responsabilidades políticas, se exigieran éstas en el Parlamento o en las urnas.

Poco después afirmaba el lehendakari que su propuesta servirá para que «la sociedad haga oír su voz por encima del ruido político». De nuevo un planteamiento en el que el lehendakari parece deslizarse por esa peligrosa pendiente. Lo cual tampoco debería extrañarnos tanto, dados los contenidos de irracionalismo, antiliberalismo, anitiintelectualidad, populismo y de preeminencia del ‘pueblo’ sobre los ciudadanos propios del nacionalismo. Al parecer un peligroso ‘espíritu’ está ocupando el palacio de la Senda vitoriana.

 

Recortes de Prensa   Página Inicial