AGLI

Recortes de Prensa     Jueves  1 Marzo  2001
#Nacionalismo rima con fascismo
Enrique de Diego Libertad Digital 1 Marzo 2001

#La pelea electoral vasca
Editorial La Estrella 1 Marzo 2001

#Ibarretxe y la perversidad de sus equiparaciones
Impresiones El Mundo  1 Marzo 2001

#Nacionalismo y xenofobia
M. MARTÍN FERRAND ABC  1 Marzo 2001

#Ya veremos
Ramón PI ABC   1 Marzo 2001

#Miedo a la libertad
Editorial El Correo   1 Marzo 2001

#El PSE plantea medidas de choque en la educación para «combatir el fascismo»
MANUEL ARROYO BILBAO El Correo  1 Marzo 2001

#Un encapuchado pone en pleno día una bomba en una oficina de Correos y se da a la fuga
L. R. N - San Sebastián .- La Razón   1 Marzo 2001

#La familia de Luis Portero promueve una campaña para que los terroristas cumplan íntegramente sus penas
Granada La Estrella Digital  1 Marzo 2001

#PP y PSE dicen que el PNV hace campaña con dinero público y desde Ajuria Enea
VITORIA. J. J. Saldaña ABC  1 Marzo 2001

#El txoko del Liceo
Iñaki EZKERRA La Razón   1 Marzo 2001

#Talibanismo: no tocar. Peligro
LUIS ANTONIO DE VILLENA El Mundo  1 Marzo 2001

Nacionalismo rima con fascismo
Por Enrique de Diego Libertad Digital 1 Marzo 2001


Se acumulan las contribuciones de ideólogos del nacionalismo catalán como Marta Ferrusola, Jordi Pujol y Heribert Barrera que superan a Le Pen y Haider por la derecha y se ponen a la altura de Mussolini. Nada nuevo bajo el sol, que dice el Eclesiastés, porque esta exhibición de prejuicios sureños a “lo que el viento se llevó” no son desvaríos de la ancianidad nacionalista, sino el fundamento mismo del nacionalismo en sus padres fundadores desde Sabin Arana hasta Prat de la Riba, tan enaltecedor del odio como sentimiento básico del nacionalista.

El “Alemania para los alemanes” de los nazis es idéntico al Euzkadi para los vascos del Rh de Xabier Arzalluz y de éste “Cataluña para los catalanes” de la extrema derecha que es el nacionalismo. Que el nacionalismo es la ultraderecha es cosa bien sabida, que consiguió distorsionar Franco y ese proceso de hibernación de las ideas que producen las dictaduras, pero me parece claro en estos días que los que se opusieron al nacionalismo en su día, como en el manifiesto de los dos mil, no hacían otra cosa que proseguir y perpetuar la lucha antifascista.

Heribert Barrera dice que en Cataluña sólo deberían vivir tres millones y que ahora es partidario de la pena de muerte. ¿Cómo reduciría la población a ese selecto grupo de aborígenes? ¿Hay un Rh catalán? ¿Por la lengua? ¿Por los apellidos? ¿Es que son los catalanes tribu como los bosquimanos o los hotentotes o son el producto de un sano mestizaje? Hablar de la “gran trayectoria democrática” de Heribert Barrera, como hace Pujol, es un ejercicio de cinismo y la manifestación de uno de los grandes mitos españoles: la identificación de antifranquismo con democracia.

Aunque buena parte luchara por la libertad personal, hubo antifranquistas que pretendieron totalitarismos mucho peores que el franquista. Lo de que no está de acuerdo con el libro es otra reserva mental del marido de Ferrusola, esa Pilar Primo de Rivera del nacionalismo catalán. ¿No se acuerda de su libro sobre inmigración cuando calificaba al andaluz de “hombre degenerado” que podía “destruir Cataluña”?.

Lo que llama la atención es este clamoroso silencio de los intelectuales progresistas catalanes, de los melifluos intelectuales orgánicos del nacionalismo como Javier Tusell o Miguel Herrero de Miñón. Y son inevitables algunas preguntas inquietantes: ¿cuáles son las semejanzas y las diferencias del nacionalismo moderado de Josep Piqué de este nacionalismo auténtico?, ¿el nacionalismo de Maragall en qué se parece y en qué se diferencia de este nacionalismo radical? El nacionalismo es la madre de todos los fascismos.

La pelea electoral vasca
Editorial La Estrella 1 Marzo 2001

E
l jefe del Gobierno vasco, Juan José Ibarretxe, está decidido a convertir en baza electoral su crítica contra el Pacto Antiterrorista y por las Libertades firmado por los partidos constitucionales PP y PSOE, acuerdo al que ambos, por igual, se mantienen ejemplarmente leales hasta el momento. Su anunciada manifestación en Bilbao es la mejor señal y, de paso, es la confirmación de algo que se venía sugiriendo desde la propia opinión pública vasca: que el PNV, antes de los comicios, entraría de lleno en operaciones masivas y electoralistas de condena de la violencia y del terrorismo, como nunca antes había hecho. A partir de sus últimos sondeos, el PNV sabe a ciencia cierta que en su seno se tolera cada vez peor la condescendencia con sectores radicales y, mucho menos, con los violentos.
Con independencia del derecho que le asiste al PNV de optar por esta estrategia, y con independencia del grado de razón con que sus adversarios populares y socialistas le han censurado ya a Ibarretxe por "utilizar fondos públicos e instituciones para su promoción electoral', sorprende la grave irresponsabilidad de éste equiparando las posiciones de PP y PSOE con ETA en los fundamentos que sirven para justificar su manifestación. Demócratas vascos así lo han denunciado. Y es que en puro y elemental sentido de respeto y responsabilidad democrática no es, en efecto, aceptable que hacer frente al terrorismo contra una banda sanguinaria como ETA tenga para Ibarretxe la misma categoría argumental que hacer frente a sus adversarios democráticos. "Frente al 'no' de ETA a la vida yo reivindico un 'sí' y frente al 'no' al diálogo del PP y del PSOE, reivindico un 'sí'" –son  palabras–.
Desde la oposición vasca se recuerda ahora al PNV que carece de credibilidad democrática para promover diálogo quien pactó con ETA y se avino con los terroristas a formar un frente contra los partidos democráticos ( Redondo Terreros). Fuera del PNV extrañan estas actitudes en un partido que a lo largo de su historia ha sido respetuoso con comportamientos democráticos.

Ibarretxe y la perversidad de sus equiparaciones
Impresiones El Mundo  1 Marzo 2001

Mal está que al todavía lehendakari, Juan José Ibarretxe, se le haya ocurrido convocar una manifestación en nombre del Gobierno vasco el día 10 de marzo para amenizar la precampaña. El acto será el perfecto epítome de su legislatura: la confusión absoluta entre el partido y el Gobierno. Pero lo que resulta verdaderamente perverso es que Ibarretxe intente justificar su manifestación argumentando que servirá para «vehicular y oficializar que no se está de acuerdo ni con los asesinatos de ETA ni con las posiciones políticas de PP y PSOE». Ibarretxe pone así a dos opciones políticas, tan legitimas como la que él representa, al mismo nivel que una banda de criminales. Y con ello no hace sino contribuir a los objetivos de ETA. El discurso del terror, que se justifica con la patraña de que su violencia es una respuesta a la del Estado, no es sino una variante de la dicotomía planteada por el lehendakari. Con razón le reprochó el PP, por boca de Carlos Iturgaiz, que «vuelva a hacer equidistancias falsas entre los demócratas y ETA». Por su parte, el socialista Nicolás Redondo Terreros tachó de «injusticia equipararlos con ETA». Pero otro líder local de su partido, hacía mientras teoría política vasca por su cuenta. El alcalde donostiarra Odón Elorza se descolgó ayer diciendo que, si se produce un periodo prolongado sin violencia, se celebre un referéndum sobre «la adecuación de la Constitución» a la voluntad de los vascos. De una sola tacada, Elorza demostró que tiene un caos mental bastante pintoresco, que no le incomoda lo más mínimo poner zancadillas al candidato de su partido y que ha olvidado que él mismo gobierna en San Sebastián gracias al apoyo del PP. Cualquiera diría que acababa de aterrizar de otro planeta.

Nacionalismo y xenofobia
Por M. MARTÍN FERRAND ABC  1 Marzo 2001

¿Pueden separarse el árbol y su sombra? Creo que no. Forman un todo único. En razón del día y de la hora, del sol, la sombra podrá ser más larga o más corta; pero, incluso cuando la luna brilla, la sombra permanece unida al árbol. ¿Se pueden separar el piso de la hipoteca, el seguro del automóvil o la envidia de las personas? De la misma manera, entiendo que el nacionalismo sólo fragua con una dosis de xenofobia en su interior. El nacionalismo tiende a rechazar lo diferente, lo distinto, porque en ello le va su propia existencia. No le cabe a la razón hablar de un nacionalismo ecuménico, ni de un ateísmo devoto, ni de un escritor ágrafo. Las ideas exigen una coherencia interna para no desmoronarse y la xenofobia es, me temo, la coherencia del nacionalismo.

Estos días hemos visto en Cataluña, a partir de la desafortunada intervención pública de Marta Ferrusola en Gerona, toda una carrera de despropósitos nacionalistas que, como los bizcochos de soletilla flotan sobre las natillas, tienden a confundirse en un todo racista o, mejor, xenófobo. ¿Puede ser de otro modo? La exaltación de nuestras notas diferenciales propias, las que fueren, conlleva una depreciación de las ajenas. O se entiende la raza humana como un todo indivisible o entramos en la parcelación de los conceptos que con ella se vinculan. ¿El cociente intelectual de los negros de Estados Unidos, por ejemplo, es inferior al de los blancos? Según dice Heribert Barrera en un libro que hoy debe presentar Jordi Pujol, sí. Y Barrera, a decir de Josep Lluis Carod-Rovira, secretario general de ERC, «es un patrimonio público del país». Caduco, quizás caducado, pero patrimonio.

«Què pensa Heribert Barrera», el libro en cuestión, es otra provocación más, entre las muchas que suscitan los días, para acercarnos al debate continuo sobre los límites del nacionalismo. Por ahí anda también, revoloteando, el germen de una nueva forma de extrema derecha. ¿Son opiniones personales las de Barrera como lo eran las de Marta Ferrusola cuando se refería a los emigrantes en Cataluña? Si lo fueran, que lo serán, el veterano personaje dejaría de ser «patrimonio público», ERC se quedaría en nada y la confusión que nos invade no se aclararía en mucho.

A Barrera, a sus 83 años cumplidos tras una vida pública densa y sosegada en las ideas, le tranquilizan los personajes como el austriaco Jörg Haider. ¿Hay algo en común entre ellos dos? El nacionalismo.Desde el nacionalismo, una Cataluña en la que crezca la proporción de emigrantes —moritos o vikingos, es lo mismo— es un país con riesgo de extinción. Es decir, de pérdida de una entidad dada. ¿Son más catalanas las monchetas que el cus-cus? Barrera, ex presidente del Parlament y persona de limpísima trayectoria, no puede separar su fervor nacionalista, su fe, de la práctica xenófoba y excluyente: «Tenemos escasez de agua. Si en lugar de seis millones fuésemos tres, como antes de la guerra, no tendríamos este problema (...), el principal problema ecológico es el exceso de población». De ahí que el nacionalismo verdadero concluya siempre en el propio ombligo. Elemental problema con solución imposible.

Ya veremos
Por Ramón PI ABC   1 Marzo 2001

Los dirigentes del PNV han declarado que no van a incluir la aspiración separatista en el programa de las elecciones autonómicas vascas. «Lo importante —han dicho— es ganar las elecciones, y después ya veremos».

Según la lógica de estas declaraciones, resulta que son los mismos dirigentes del PNV los que calculan que van a obtener más votos si esconden su ambición soberanista, como ahora es moda decir, que si la incluyen. Eso significa forzosamente que presuponen que la mayoría del electorado no es independentista. Y entonces cabe preguntarse qué sentido tiene que hablen permanentemente en nombre de «este pueblo» para reivindicar precisamente la constitución de un Estado aparte, cuando ellos mismos admiten que la mayoría de «este pueblo» está en otra cosa, y además con la suficiente beligerancia como para reflejar este asunto en las urnas.

Pero a esto, que por sí solo ya es lo bastante revelador, se añade ese «después, ya veremos», que deja al observador estupefacto, porque una previsión así sólo puede entenderse como el anuncio de que, en caso de volver a gobernar, el PNV no tendría empacho en ir consciente y deliberadamente contra la mayoría del pueblo vasco. Este modo de comparecer ante el electorado, al que el PNV parece suponer completamente idiota, debería bastar para que el castigo electoral fuera inapelable, sobre todo después de experiencias como la del pacto de Estella y sus consecuencias funestas. La verdad es que no se sabe a quién pretenderán engañar con esta superchería tan tosca, tan pueril y, al mismo tiempo, tan peligrosa, porque sólo tiene sentido si ETA sigue defendiendo el independentismo con el crimen.

Si las cosas en el País Vasco fueran normales, esta manifestación de la dirección del PNV debería bastar para asegurar una mayoría no nacionalista en las elecciones, ante una confesión de parte tan evidente. Pero no puede decirse que la normalidad sea la característica de la vida pública vasca precisamente, así que, a pesar de todo, esta consulta sigue siendo una incógnita.

Miedo a la libertad
Editorial El Correo   1 Marzo 2001

La noticia de que ETA había decidido dinamitar las instalaciones de El Diario Vasco en San Sebastián y el detalle de los planes previstos por la banda terrorista, ofrece una muestra más de la bárbara inquina con que el terror quiere hacer desaparecer del País Vasco todo atisbo de libertad y toda posición resistente frente a su único pensamiento: obligar al pueblo vasco a aceptar sus postulados como peaje para acceder a la paz.

Los datos aportados por la investigación desarrollada por la Ertzaintza describen el final destructivo de una larga campaña previa urdida por los sectores radicales contra el propio Diario Vasco y contra EL CORREO como cabeceras del mismo grupo vasco de comunicación. De hecho, los ataques con bombas incendiarias contra delegaciones de El Diario Vasco y las concentraciones ante distintas sedes del mismo, promovidas oficialmente por EH incluso a través de anuncios en la prensa afín, preludiaban una escalada que -ahora se ha comprobado- terminaría con la voladura de las instalaciones de dicho periódico. A nadie se le escapa que la violencia practica en Euskadi un ritual siniestro en el que las acusaciones públicas dan paso a las amenazas verbales, y éstas se convierten a continuación en atentados de persecución y muerte. Fue ETA la que decidió dinamitar El Diario Vasco. Pero el ánimo terrorista encuentra su nutriente en cuantos pronunciamientos acusatorios tratan de coartar el derecho a la información. Es la tarea vil que desempeñan quienes extreman de forma intencionada su crítica a determinados medios de comunicación a sabiendas de que así propician que ETA coloque a esas empresas y a sus trabajadores en el punto de mira.

Más deplorable resulta aún el hecho de que ese perverso papel lo desempeñen asiduamente algunos responsables políticos y personas adscritas a la profesión periodística que proyectan así su sectaria frustración hasta poner en peligro la seguridad de quienes ejercen su oficio de informadores en libertad. El intento afortunadamente frustrado de ETA es la expresión extrema de una visión totalitaria sobre cómo ha de respirar el País Vasco. Los que proclaman la mayoría de edad para que los vascos se adueñen de su futuro no están dispuestos a admitir que esos ciudadanos compren y lean cada día periódicos como El Diario Vasco. Pero es esa misma coacción -encubierta o directa- la que convierte el compromiso por la prensa libre en la garantía determinante con que cuenta una sociedad que anhela vivir en paz.

Valor moral
MARTIN PRIETO El Mundo 1 Marzo 2001

Un corresponsal recién llegado y con pocas lecturas recientes sobre España encontrará difícil explicar a sus lectores cómo el ministro del Interior renuncia a su cartera para ser candidato a la gobernación de un territorio anidado por el terrorismo.

Adormilados sobre el goteo estadístico de los asesinados, damos por natural el coraje cívico de los constitucionales y estatutarios, desde un concejal a un miembro del Foro de Ermua, desde Nicolás Redondo a Iturgaiz, pero éstos están en una obligada defensa de la civilización frente a la barbarie atávica de los no romanizados, y no tienen otra que el exilio y la renuncia. Colin Powell desistió de llegar a la Casa Blanca ante los ruegos de su familia temerosa de que algún orate quisiera ufanarse de haber matado al primer presidente negro de los Estados Unidos. Siendo el Ministerio del Interior potro de tortura para su titular (ya no para los demás, incluidos los más abyectos terroristas) nadie podía obligar a Jaime Mayor Oreja a encabezar su partido en las elecciones vascas con tan inciertas posibilidades de éxito, y, como los ecuatorianos, con un billete a Vitoria sólo de ida. Porque aunque no haya sido explícito al respecto se le supone que de no poder formar Gobierno con socialistas y Unidad Alavesa, encabezará la oposición del PP en el Parlamento vasco, tal como el ex ministro socialista Fernando Morán lo hizo en el Ayuntamiento de Madrid hasta que su mala salud y la de su esposa forzaron su jubilación. No es para Mayor la mejor expectativa de vida, política y personal, pero es que en este hombre se dan las virtudes vascas de la coherencia, la rectitud, el respeto por la palabra dada (palabra de vasco) y la ausencia de doblez que caracteriza a la actual dirección del PNV en una orgía mental de maquiavelismo ignaciano capaz de defender una tesis y la contraria con gran soltura de cuerpo. No por relaciones públicas o telegenia ha sido Mayor por largo tiempo el ministro más valorado por los ciudadanos, pese a sus idas y venidas con la Ley de Extranjería. Detectó la trampa enroscada en la tregua de ETA contra la opinión del entonces vicepresidente, Alvarez Cascos, y el influyente secretario de la Presidencia, Zarzalejos, y ha tenido éxitos suficientes sobre la banda como para mantenerla a la defensiva. La judicializada tripleta Corcuera-Roldán-Galindo logró caídas espectaculares de los etarras y no por ello son ejemplo a seguir. Mayor ha devuelto la dignidad debida a la lucha antiterrorista. Este vasco no va a ninguna guerra, aunque la haya, ni a vender un españolismo que se desconoce hasta en Covadonga, sino a devolver: paz, tolerancia también para los nacionalistas extremados, seguridad ciudadana, Historia sobre la leyenda, euskara-batua y español, y hasta Túbal y La Mari si le place al electorado. A Mayor Oreja se le puede votar sin que ni el olor a la sangre impregne la mano.

El PSE plantea medidas de choque en la educación para «combatir el fascismo»
«La lucha contra la amenaza totalitaria debe ser la prioridad del Gobierno» Baraja que un vicelehendakari coordine las políticas en defensa de las libertades
MANUEL ARROYO BILBAO El Correo  1 Marzo 2001

La democracia y las instituciones de autogobierno «están empezando a correr serio peligro» en Euskadi por la deriva soberanista del nacionalismo, según los socialistas. El PSE-EE se ampara en ese supuesto riesgo y en el «cobijo», «comprensión» y «legitimación» que, a su juicio, ha encontrado ETA en un PNV que ha regresado a sus «orígenes aranistas» para justificar la necesidad de una alternancia en el poder tras las elecciones del 13 de mayo. El Gobierno que surja de ellas debe convertir la «lucha contra el fascismo» vasco en su objetivo prioritario, en opinión del partido de Nicolás Redondo, que concurrirá a las urnas con un plan de choque en ese sentido. La iniciativa incluye el impulso a la acción de la Ertzaintza, una «ofensiva ideológica y cultural» contra el proyecto «totalitario» de la banda terrorista y su entorno, y «medidas urgentes» para «garantizar» una educación basada en los valores de la libertad y la convivencia.

El PSE interpreta que el País Vasco se halla en «una situación prefascista muy similar a la que imperaba en Alemania» antes de la ascensión de Hitler al poder. A ella le han conducido, según su análisis, la escalada de ETA y la «dejación» de sus responsabilidades por parte del PNV, que «ha asumido como legítimos y propios los objetivos fundamentales» de los violentos. Los socialistas consideran que Euskadi se enfrenta a una disyuntiva radical: «o el país, con sus instituciones democráticas al frente, acaba con ETA o ETA acaba con el país». «Y, paralelamente, o arrinconamos en las urnas al nacionalismo etnicista y radicalizado» o éste acabará por imponer su proyecto «fascista» y «excluyente», asentado en el Pacto de Estella y que «niega en la práctica los derechos políticos a la mitad de la población»: la que no comparte los postulados abertzales.

El borrador del programa electoral del PSE, al que ha tenido acceso EL CORREO, subraya que «urge un cambio político» que lleve a los peneuvistas a la oposición o, «cuando menos», les desaloje de Ajuria Enea. El Gobierno de Juan José Ibarretxe, «hipotecado» por los «pactos» entre el PNV y ETA, debe ser sustituido -enfatiza el documento- por otro que convierta en su buque insignia la lucha contra la «amenaza totalitaria» que acecha a la sociedad vasca.

La escuela franquista
Redondo se presentará como candidato a lehendakari con un «plan de choque contra el fascismo» de ETA que aglutine los esfuerzos de la Administración en tres frentes: policial, político y cultural. Si accede al Ejecutivo, el PSE-EE se propone crear una estructura, adscrita a Ajuria Enea, que coordine todas las políticas sectoriales encaminadas a la defensa activa de las libertades: desde las específicas de Interior a las de Educación o el tratamiento de la violencia en los medios de comunicación públicos. Los socialistas quieren visualizar la importancia que conceden a esa iniciativa otorgando al responsable de ese área el estatus de vicelehendakari o consejero.

El borrador de programa electoral concede un destacado protagonismo a la enseñanza en la lucha contra el «totalitarismo». La libertad en el sistema educativo está «cada vez más amenazada» por «minorías fanatizadas de apoyo a ETA que, so pretexto de defender una lengua -el euskera- que nadie amenaza tratan de convertir la escuela vasca en una versión autóctona de la antigua escuela franquista», señala el texto.

El PSE se compromete a afrontar el «problema gravísimo» que representa «la existencia de jóvenes, adolescentes e incluso niños que consideran lícito matar a un semejante por no compartir una ideología». Así, si accede al Gobierno se propone aplicar «medidas urgentes» para hacer frente a los «grupos de apoyo a ETA» que se han «enquistado» en el sector y, «si fuera preciso», encabezar en él «un movimiento democrático» de rechazo al terrorismo.

Entre otras medidas, plantea crear en el Departamento de Educación una estructura de defensa de los derechos humanos, «con terminales en todos los centros», que apoye al profesorado, impulse acciones y proporcione materiales de trabajo; y promover figuras como los «educadores zonales para la libertad» y coordinadores en cada escuela. También plantea incluir, en las asignaturas de Etica y Religión, el análisis de la situación de los derechos humanos en el País Vasco; «velar» para promover en los centros públicos la «reflexión ética y política» tras cada atentado y adoptar medidas de apoyo a las familias que detecten en su seno actitudes y comportamientos violentos.

Un encapuchado pone en pleno día una bomba en una oficina de Correos y se da a la fuga
El Gobierno británico incluye a Eta entre las organizaciones terroristas prohibidas en su país
Una persona encapuchada depositó, a primera hora de ayer, una mochila con explosivos en el mostrador de la oficina de Correos de Hernani (Guipúzcoa) sin que la explosión del artefacto causase heridos. Según relato el jefe provincial del Organismo Autónomo de Correos y Telégrafos de Guipúzcoa, Francisco Javier Aparicio Moreno, ninguno de los empleados de la oficina entendió lo que el desconocido dijo después de dejar la mochila, aunque la directora del centro se percató del peligro al verle sacar un mechero, encender una mecha y huir de manera precipitada.
L. R. N - San Sebastián .- La Razón   1 Marzo 2001

Fue en ese momento, según relató después Aparicio Moreno, cuando la directora de la oficina ordenó a los doce empleados que se encontraban en el local salir a la calle. Cinco minutos después se produjo la explosión.

    El artefacto, según precisó con posterioridad la Ertzaintza, estaba compuesto por una o dos bombonas de gas y un aerosol y produjo importantes daños materiales. Según dijo Aparicio Moreno, el vestíbulo y las dependencias de admisión de la oficina han quedado totalmente destrozadas, incluído el sistema informático, aunque también ha resultado afectado el servicio de paquetería y algo menos el de cartería. El jefe provincial de Correos precisó que aún no se pueden evaluar los daños y que ayer mismo iban a comenzar las labores para reparar los desperfectos.

    La oficina de Correos de Hernani ha sido objeto de varios sabotajes, el último de ellos hace dos años. El último registrado en la provincia de Guipúzcoa se produjo el pasado 3 de febrero en las instalaciones provisionales que Correos tiene en el paseo de Francia de San Sebastián, que fueron atacadas con cócteles molotov causando daños evaluados en varios millones de pesetas.

    Los sindicatos UGT y CCOO de Correos de Guipúzcoa recordaron que en otras ocasiones han sido atacados en esta provincia los locales de Correos de Rentería y Usurbil también con trabajadores en su interior. Ambos sindicatos expresaron su «más absoluta repulsa» a este atentado que «ha rozado la tragedia», porque «se ha hecho estallar un explosivo, sin consideración alguna, sabiendo que había personas trabajando en su interior» y «sin dar tiempo para su desalojo».

    Por su parte, los grupos municipales de Eusko Alkartasuna, PNV y Partido Socialista del Ayuntamiento de Hernani rechazaron «con total rotundidad» esta acción y se felicitaron por el hecho de que no se hayan producido daños materiales. Las tres formaciones recalcaron que «ante este tipo de actos terroristas, no cabe el silencio de los partidos políticos y, sobre todo, es inaceptable el silencio del gobierno municipal de Euskal Herritarrok».

    Por otra parte, Eta figura por primera vez en una lista elaborada por el Gobierno británico de organizaciones terroristas prohibidas en suelo del Reino Unido. El borrador de la lista, que contiene el nombre de 21 organizaciones, se presentará ayer ante el Parlamento británico para su aprobación por las dos Cámaras, la de los Comunes y la de los Lores.

La familia de Luis Portero promueve una campaña para que los terroristas cumplan íntegramente sus penas
Un centenar de personas se concentró ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía para pedir un endurecimiento legal a los que no se reinserten
Granada La Estrella Digital  1 Marzo 2001

La familia de Luis Portero, el fiscal jefe de Andalucía asesinado por ETA, encabezó ayer una concentración frente al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) para exigir el cumplimiento íntegro de las penas de los condenados por terrorismo.

A la protesta se unieron cerca de un centenar de personas, en su mayoría amigos de la familia y compañeros de Luis Portero, bajo el lema "Libertad de preso terrorista no reinsertado es cárcel de las víctimas".

Aunque el sistema punitivo español va dirigido a reinsertar a los condenados, el hijo mayor de Luis Portero, Daniel, declaró ayer a los periodistas que en el caso de los presos de ETA "esa reinserción no se produce en la mayoría de los casos" y, sin embargo, se benefician de la remisión de sus condenas.

Por esa razón, los concentrados han exigido el endurecimiento y el cumplimiento íntegro de las penas, ya que los terroristas "son gente perturbada, no reinsertada", lo que convierte a la sociedad en víctima permanente de ETA, dijo Daniel Portero.

La familia del fiscal jefe asesinado por ETA, que ha promovido la protesta "con independencia" y sin el respaldo de ninguna organización, ha animado a los andaluces a que "salgan simbólicamente a la calle" para reclamar el endurecimiento de la persecución legal del terrorismo.

Daniel Portero mostró su esperanza en que el terrorismo empiece a ser vencido el próximo 13 de mayo con las elecciones autonómicas en el País Vasco "a través del voto a los partidos no nacionalistas" y el castigo a aquéllos que "directa o indirectamente" apoyan al terrorismo.

PP y PSE dicen que el PNV hace campaña con dinero público y desde Ajuria Enea
VITORIA. J. J. Saldaña ABC  1 Marzo 2001

La convocatoria por Ibarretxe de una manifestación contra ETA, por la vida y por el diálogo en plena precampaña electoral y su expresa petición de movilización ciudadana motivó ayer que la oposición acusara al PNV de utilizar Ajuria Enea y de gastar dinero público con fines electorales. Y desde EH, Arnaldo Otegi ofreció al PNV un nuevo acuerdo en el Parlamento autónomo, eso sí, condicionado a un acuerdo previo en Udalbiltza.

El PP y el PSE reaccionaron con dureza al anuncio del lendakari, Juan José Ibarretxe de convocar una manifestación a favor de la vida y del diálogo, para demostrar el rechazo social a ETA y a la actitud de «incomunicación» de los partidos constitucionales. Carlos Iturgaiz, del PP, le acusó de utilizar el cargo para «manipular» a la sociedad y el socialista Redondo Terreros, de «arrastrar por los suelos la legitmidad de las instituciones».

Como respuesta, Ibarretxe negó que esta manifestación, que se desarrollará bajo el lema «Sí a la vida, sí al diálogo» el sábado día 10 en Bilbao, pudiera interpretarse como un acto partidista porque está al margen de coyunturas políticas y porque quien lo convoca «es el lendakari» y no el candidato del PNV.

EN BUSCA DE FIRMAS DE ADHESIÓN
También se negó a admitir que esta iniciativa tuviera carácter electoral ya que, según explicó, pretende ser una nueva escenificación del respaldo social mayoritario a su propuesta de «no violencia, diálogo político y respeto a la decisión de la sociedad vasca». La manifestación coincide además con la campaña emprendida por el PNV para conseguir 420.00 firmas de adhesión a un manifiesto hecho público recientemente que Ibarretxe presentó como «el camino hacia la paz».

Frente a la actitud reacia a las grandes movilizaciones urbanas, que ha caracterizado su mandato hasta la pérdida del apoyo de EH, Ibarretxe justificó la convocatoria en la creencia de que «ha llegado el momento para que frente a los asesinatos de ETA exijamos su desaparición; para que frente a la incomunicación, a los deseos por dividir y enfrentar a la sociedad para obtener rendimientos electorales, reivindiquemos la palabra diálogo, y para que los que creemos que hay una solución iniciemos juntos un camino».

PP: «TODO ES UNA MANIPULACIÓN»
Para Iturgaiz, se trata de «una verdadera y lamentable manipulación» y lamentó que Ibarretxe «use su cargo institucional para convocar una manifestación que el PNV va a utilizar como parte de su precampaña». Además, indicó que tras «ser lendakari con los votos de HB y su partido apostar por reencontrarse con el mundo de ETA, carece de legitimidad para decir que hay que dialogar y que ETA tiene que desaparecer».

Redondo sostuvo que la decisión del lendakari está provocando «una crisis institucional de envergadura» provocada «sólo por el nerviosismo» de los nacionalistas. Para el candidato socialista, el lendakari «no puede desarrollar unas semanas antes de las elecciones una convocatoria con su programa electoral, utilizando además dinero público».

Mientras tanto, el portavoz de Euskal Herritarrok, Arnaldo Otegi, se mostró ayer convencido de que los nacionalistas conseguirán la mayoría absoluta y con ese fin se mostró abierto a un pacto en la Cámara vasca con PNV y EA, siempre que antes se reproduzca tal alianza en Udalbiltza, donde continúan esos partidos pero sin una colaboración mutua.

El txoko del Liceo
Iñaki EZKERRA La Razón   1 Marzo 2001

Tanto hablar de la gran burguesía ilustrada catalana, de los mecenas de Gaudí, de la Primera Exposición Universal, de la Segunda Exposición Universal, y ahora nos saltan los del Círculo del Liceo con un apartheid machista propio del txoko de Ibarrenguelua o del asador donde Egibar se pone morado a priones y a soberanismo espongiforme. No, tranquilos, no seré yo el que cuestione el mito de la gran burguesía ilustrada catalana. No estoy dispuesto a que se me eche encima la caballería. Yo lo único que digo es que esta machada de decirle a Montserrat Caballé que está bien dando volteretas fonológicas y laringológicos saltos mortales pero que otra cosa es dejarla compartir conversación y mesa con los mayores («amiga, hay clases») no parece una cosa muy ilustrada ni muy modernista ni muy universal. Algún virus reaccionario y paleto se le ha colado a aquel liberalismo burgués durante el siglo XX.

    No sé si será una casualidad que las dos Comunidades autonómicas donde aún se dicen en voz alta idioteces sobre las mujeres (en las demás se las callan si las piensan) tengan que ser las que disponen de los nacionalismos más pujantes. ¡Ya es casualidad! No sé si ese virus sexista tendrá algo que ver con el racista y clasista pero el olfato me dice que sí. Yo no entiendo muy bien los mecanismos de ese tipo de prejuicios pero sé que andan conectados por una extraña ley de vasos comunicantes. La pregunta sobre si los negros tenían alma estuvo unida en su tiempo a la de si tenían alma las mujeres. Es el mismo idiota histórico el que se pregunta por ambas cuestiones.

    Yo no sé si el nacionalismo es anterior a las grandes burguesías ilustradas o posterior, su advenedizo, un virus contagioso que luego contraen, que las desilustra y deslustra. No sé si es primero el huevo o la gallina aunque me pega que son a la vez. La verdad es que a mí se me cayó por los suelos el mito de la burguesía ilustrada catalana el día que le vi a Maragall aplaudiendo a Ibarretxe en el Parlament.

    Se empieza por el Rh negativo y se termina en el Liceo chocheando con bolas blancas y negras, haciendo el «boludo», pidiéndole a una soprano que haga el favor de no dar la nota entre gente decente y que se salga al pasillo a terminarse el gin-tonic, ¡hombre! Se empieza montando el Club del Liceo y se termina organizando el del Gineceo en los mismos vestíbulos de un teatro que ya no es el que era antes o que sigue siendo el que era antes. El gineceo, sí. Los griegos también eran muy demócratas pero tenían sus rarezas con los esclavos y las señoras, aparte de que Platón tenía ideas políticas de pijo ultra. Los griegos también eran de la burguesía ilustrada.

Talibanismo: no tocar. Peligro
LUIS ANTONIO DE VILLENA El Mundo  1 Marzo 2001


Corre el riesgo de pasar desapercibida -entre la lejanía y el hábito de las catástrofes- la noticia de que los talibanes que rigen Afganistán van a destruir (algunos creen que ya lo han hecho) todas las estatuas que haya en el país, con el pretexto -peste de las religiones reveladas- de que el Islam prohíbe la adoración de ídolos. Antiguas imágenes búdicas de cuando ese Islam no había llegado aún a la geografía afgana (y que están declaradas patrimonio de la Humanidad) podrían ser destruidas -o lo han sido ya- por el fanatismo, una de las peores lacras del ser humano.

Nadie dudará -de lejos- en afirmar que los talibanes (como los guardias rojos del peor furor maoísta, que también destruyeron arte) son una panda de salvajes movidos por la idolatría metafórica a los supuestos deseos de su Dios criminal... Pero ¿está tan lejos el talibanismo como suponemos?

La historia de la Ilustración en Occidente no es sino la historia de cómo frenar el talibanismo de católicos y protestantes puritanos. Su cerrada propensión a creerse únicos. Aquí no estamos en Afganistán, por fortuna, pero si talibanismo es el integrismo que pretende destruir (incluso con violencia) cualquiera cosa o idea que no coincida con el pensamiento iluminado y bárbaro del que manda -sediento de loca pureza- ¿no tiene cualquier nacionalismo o integrismo político una pendiente talibánica? La ETA es nuestro particular talibanismo, ideologizado, según rachas por el PNV, que no es lo mismo, pero coincide: todo lo que no sea como nosotros (o se vuelva como nosotros) es condenable, espúreo, y más allá reo de muerte... La señora Ferrusola -con el aparente asentimiento de su esposo- puso el otro día su fatigoso granito talibán en Cataluña: ¡Cuidado! «Las iglesias serán sustituidas por mezquitas...» No podemos seguir así. ¿Y el velado -suave en su modo, no en su gesto- talibanismo clerical? El pecador nunca tiene razón. Y no contentos con la condena celeste se le procura buscar otra terrenal: que sufran los otros, los distintos. A lo mejor Dios, en el otro mundo, se lo paga... El único cuidado que debe merecernos el Islam que llega con los inmigrantes es el integrismo. Francia lo encaró al impedir que las chicas llevaran velo en los colegios públicos. (En casa que hagan lo que quieran, sin molestar). Los talibanes -fíjense- no están tan lejos como diríamos...

Recortes de Prensa   Página Inicial