AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 12  Abril   2001
#Vísperas
Jaime CAMPMANY ABC 12 Abril 2001

#Escolta-excusa
FEDERICO JIMENEZ LOSANTOS El Mundo 12 Abril 2001

#A un amigo nacionalista
RAMÓN JÁUREGUI El Correo  12 Abril 2001

#País Vasco: PP y PSE se acercan a la mayoría absoluta
Impresiones El Mundo 12 Abril 2001

#Justo premio al coraje de Gurruchaga
Impresiones El Mundo  12 Abril 2001

#Gurruchaga, premiada por Human Rights Watch
El Mundo Impresiones  12 Abril 2001

#El ultraconservador Madrazo
Enrique de Diego Libertad Digital 12 Abril 2001

#El doble rasero del PSC
Editorial La Razón  12 Abril 2001

#Dimite el noveno concejal socialista del País Vasco por negarse a llevar escolta
VITORIA. J. J. Saldaña ABC 12 Abril 2001

#Declaran «nulo» el calendario laboral del Ayuntamiento de Hernani
EL CORREO SAN SEBASTIÁN  ABC 12 Abril 2001

#Ilegalización de EH: de rumor a noticia
Maite Cunchillos Libertad Digital 12 Abril 2001

#Las adidas de Uriarte
Iñaki EZKERRA La Razón 12 Abril 2001

#Arzalluz ha “legitimado el terrorismo” según los autores del libro “La dictadura del miedo”
Libertad Digital 12 Abril 2001

#El Foro Ermua convoca una gran marcha con símbolos judíos
CARLOS SEGOVIA El Mundo 12 Abril 2001

#Denuncian una campaña “puerta a puerta” del PNV para buscar adhesiones a Ibarretxe
Libertad Digital 12 Abril 2001

#La lengua de toda España
Cartas al Director ABC 12 Abril 2001


Vísperas
Por Jaime CAMPMANY ABC 12 Abril 2001

Confuso e incierto como el reinado de Witiza se presenta el episodio histórico de las elecciones vascas. Sabemos que no serán unas elecciones libres, o al menos, totalmente libres. Y sabemos también que su resultado se adivina muy importante y quizá trascendental para el futuro del País Vasco, de la democracia y de España toda. Los nacionalistas (tanto los aparentemente moderados como los declaradamente radicales) están nerviosos. Por primera vez, el nacionalismo puede perder unas elecciones en Vasconia, y esa es una situación que no cabe en la cabeza de sus dirigentes, sean radicales o sean moderados. Antes de «consentir» eso, los tres partidos nacionalistas (PNV, EA y EH) las harán de todos los colores y tamaños. Ya las están haciendo.

La remota posibilidad de que Euskal Herritarrok quede fuera de la ley les ha puesto en levitación, y es curioso que el más atacado de perlesía y baile de San Vito no ha sido Arnaldo Otegui sino Xabier Arzalluz. Ha llegado a decir Arzalluz que si Euskal Herritarrok es ilegalizada, el PNV se retiraría de las elecciones. Ni una cosa ni otra. Pero Arzalluz ya ha dado el aviso. Si los tribunales de justicia tocan a EH, la retirada del PNV convertiría las elecciones en agua de cerrajas. Es esta una forma de anunciar que los nacionalistas no entrarían en ese juego de la ilegalización y se produciría una situación nueva y de difícil salida en el País Vasco. Aquí, o juegan los representantes políticos de los asesinos etarras, o Arzalluz rompe la baraja. Los etarras no creen en la democracia ni en los votos, pero a veces sirven. Que lo diga Ibarreche.

A complicar las vísperas llegan los sondeos de opinión y el aluvión previsible de votos por correo. Votar por correo es una manera de evitar las presiones, y es seguro que muchos vascos escogerán esa manera de meter en la urna una papeleta libremente elegida. El último sondeo que conozco otorga al PP y PSE, juntos, una cifra de escaños que supera en siete a los previstos para la suma del PNV y EA. Naturalmente, queda por considerar el resultado que alcance la representación política de ETA, es decir, EH, la vieja Herri Batasuna. Las previsiones marcan un descenso importante de los votos etarras, pero bien es verdad que si en cualquier elección hay que contar con votos ocultos de una o de otra tendencia, en el País Vasco y en esta ocasión el voto oculto puede llegar a cifras muy altas.

Cuando lleguen los días de la campaña oficial, ya veremos si los partidos no nacionalistas, socialistas y populares, pueden celebrar en paz y en calma sus actos electorales, y si logran celebrar mítines de asistencia masiva. Hasta ahora, el lugar del País Vasco donde los líderes populares y socialistas se encuentran más tranquilos y a gusto es Álava, provincia que escapa casi por completo a la actuación impune de los etarras y al vandalismo organizado y sistemático de los alevines de etarra que actúan en el kale borroka. El asesinato de concejales socialistas y populares, las amenazas constantes a los candidatos y la necesidad de que vayan protegidos por guardaespaldas, además de las dimisiones que se han producido hasta ahora, explican a las claras la «libertad» que va a presidir estas elecciones vascas.

Y a pesar de todo, hay que intentar, terca y heroicamente, llenar esas urnas con votos no nacionalistas, porque la paz de Euskalerría, la prosperidad del pueblo vasco y el desenlace definitivo del terrorismo etarra pasan necesariamente por un gobierno que no desdeñe la Constitución ni el Estatuto, que aplique la ley a todos, que devuelva la libertad a aquellas tierras españolas y que permita defender cualquier vindicación política siempre que se defienda y predique con el argumento y con la palabra. O sea, eso que ahora no existe.

Escolta-excusa
FEDERICO JIMENEZ LOSANTOS El Mundo 12 Abril 2001

El terror obtiene siempre resultados, naturalmente catastróficos y por regla general contraproducentes para la causa del terror y sus matarifes, pero esto último, a la larga.

A corto plazo, los perjudicados son los aterrorizados y no los aterrorizadores. Una prueba de ello es la aparentemente absurda y retorcida vía por la que los etarras y sus aliados nacionalistas están quitándose de en medio muchos enemigos, que son los amigos de España y de las libertades en el País Vasco. Desde que se anunció que todos los representantes del PSOE llevarían escolta, providencia razonable y humanísima, una sangría de cargos públicos está debilitando seriamente al partido que dirige Redondo Terreros. Y la razón está bien clara: la escolta es una buena excusa para el miedo. La seguridad es o puede ser incluso una coartada para sobrevivir en la inseguridad.

Lo que está sucediendo con los socialistas es que la hipótesis de un atentado, que es mucho más que una hipótesis, podía ser espantada mediante un ejercicio de voluntad -«a mí no me va a tocar», «yo no soy nadie, para qué van a querer matarme», «no es lógico que vengan a por mí»-, que queda automáticamente disipada, pinchada como una burbuja, por la presencia misma del escolta.

En realidad, una puerta blindada supone también el reconocimiento de que pueden asaltar nuestra casa, pero, claro, un escolta no es una puerta, aunque suponga un blindaje superior. La figura humana de alguien que nos protege del peligro es la continua prueba de que alguien está en peligro y ese alguien no es sólo el escolta. Psicológicamente, ver cada día al escolta es recordar que se vive en peligro. Hay una manera de afrontar esa experiencia que es recordar que ese escolta hace mucho más difícil el crimen, pero en todo caso supone la experiencia intelectual y emocional del asesinato. A partir de ahí, el escolta puede pasar de ser un escudo en la lucha contra el terror a convertirse en una excusa para abandonarla.

Y eso es lo que está pasando. Gente que no se atrevía a dejar de pasar miedo por respeto a sus compañeros, pierde ese respeto o lo cancela mediante el expediente de considerar intolerable la vida con escolta y admitir que no es una persona normal en un país normal. En realidad, olvidarse de que no hay personas normales en países normales. Que en el mundo ésa es la excepción. Que siempre es la excepción en la lucha contra el totalitarismo.

Por supuesto, es comprensible el abandono en una situación terrible, como la que padecen los heroicos representantes del PP, PSOE, UA y UPN en el País Vasco y Navarra.

Pero lo del escolta es una excusa. En la que nadie pensó antes.

A un amigo nacionalista
RAMÓN JÁUREGUI El Correo  12 Abril 2001

Nací y me crié entre vosotros. Allí, en el barrio de Herrera de San Sebastián, en Pasajes, donde trabajé desde los 14 años, en Rentería y en Eibar, donde fui abogado laboralista. Todos mis amigos de cuadrilla erais nacionalistas y varios de aquella ETA de los 70. Mi familia, navarra de origen, es tan plural como otras. Somos diez hermanos con una larga lista de hijos, y hay de todo. Votan diverso, hablan euskera o no, se han educado en ikastolas o en colegios, piensan distinto y viven como quieren o pueden. Toda mi vida política ha tenido una constante: entenderme con vosotros y construir el país juntos. Lo hice en aquel primer ayuntamiento democrático de San Sebastián, que tuve el honor de presidir junto a Ramón Labayen en 1978. Lo hice desde la UGT buscando la alianza sindical con ELA. Lo hice colaborando lealmente desde la Delegación del Gobierno con el Gobierno vasco. Lo hice, sobre todo, desde 1987 como vicelehendakari de Ardanza de aquel primer Gobierno de coalición PNV-PSE, hasta 1997 el último, entonces como consejero de Justicia y Trabajo. Lo hice cuando fusioné el Partido Socialista y Euskadiko Ezkerra, creando el PSE-EE.

Siempre he pensado que la solución a la violencia pasa por una estrategia común y por eso el Pacto de Ajuria Enea me pareció imprescindible y, valga la confesión, premio suficiente a la renuncia a la Lehendakaritza que hicimos los socialistas en 1987. Sigo pensando que el único futuro de Euskadi se construye desde la pluralidad, en los difíciles espacios de encuentro que nos proporcionen mutuos esfuerzos por moderar nuestros diversos perfiles identitarios. Esa convivencia social y política, desde la tolerancia hacia el otro, en un orden democrático en el que hay precisamente eso, orden y reglas que regulan la diversidad y el juego de mayorías y minorías, es fundamento único de nuestro futuro. No hay nación sin pueblo y no hay pueblo sin ciudadanos y ciudadanía, es decir, sin Derechos Humanos, democracia y libertad. He defendido esas ideas y ese modelo hasta cuando resultaba imposible. Cuando firmasteis el Pacto de Estella con EH y ETA, busqué razones para explicar vuestro giro alegando buenas intenciones. En numerosos foros, silenciado unas veces e incomprendido en otras, he argumentado sobre las responsabilidades del PP en la ruptura del clima de entendimiento y complicidad democrática con el PNV que precedió al Pacto de Estella. Cuando se iniciaron los primeros despropósitos de estos dos últimos años (exclusión del PSE del nuevo Gobierno, Udalbiltza, pactos municipales nacionalistas, etcétera), me esforcé por convencer a mis interlocutores de que la estrategia de empujaros al bloque abertzale era un error y que debíamos propiciar vuestra rectificación con la mano tendida, no con el insulto.

Pero mis buenos deseos, rayando en la ingenuidad, me temo, no pueden sostenerse en el cúmulo de agravios y desacuerdos en el que nos encontramos. Revisando el pasado, he acabado por dudar de vuestras intenciones cuando pactamos los primeros gobiernos de coalición. En 1987 cedimos la Lehendakaritza aun teniendo dos diputados más que el PNV. A cambio hicimos el Pacto de Ajuria Enea contra ETA, la pluralidad se instaló en la más alta instancia y se propagó al país, como un bálsamo de tolerancia y respeto mutuo. Hicisteis el discurso del Arriaga, encabezasteis la protesta social contra ETA y sometisteis vuestro proyecto al marco estatutario y constitucional, en una dialéctica fructífera por razonable y democrática. Pero, en 1991, en cuanto acabó la legislatura, nos pagasteis con un empujón a la oposición. Recuerdo muy bien aquella negociación. Acabó en un Gobierno nacionalista con EA y EE. Nueve meses después, descontentos con la actitud interna de EA, rompisteis el Gobierno y nos llamasteis pidiendo ayuda. Rehicimos la coalición PNV-PSE. En 1994, de nuevo el pacto fue PNV-EA y la entrada del PSE se permitió en calidad de tercera fuerza, sobre un eje ya configurado con EA en el que os habíais repartido las carteras previamente. En fin, en 1998 vuestro acuerdo previo con EH y ETA excluía al PSE de raíz. Esta es la primera pregunta que me asalta: ¿Creéis en la conveniencia de la pluralidad o la aceptáis como un molesto imponderable de vuestra minoría? Comprended que nos hagamos esta pregunta dentro de unos días, cuando llaméis angustiosamente a nuestra puerta para formar el Gobierno de la próxima legislatura. ¿Qué os moverá entonces, un nuevo y renovado impulso de moderación y reconocimiento a la diversidad o simplemente el apoyo que necesitáis para seguir en el poder?

La política también son sentimientos. Ningún socialista vasco olvidará estos últimos meses. Mataron a Fernando Buesa y despreciasteis nuestro dolor en la capilla ardiente y en las calles de Vitoria, convocando una contramanifestación a la nuestra, para apoyar a vuestro lehendakari. Han matado a muchos más. En nuestra memoria están todos. En nuestro corazón los más próximos, Lacalle, Jáuregui, Lluch, Froilán, y también Recalde y Dubreuil, que salvaron su vida de milagro. Durante años hemos estado juntos, en los peores momentos. Me consta lo importante que era para nuestros concejales y militantes en muchos pueblos de Guipúzcoa y de Vizcaya, estar a vuestro lado, en los plenos, en las plazas, en las concentraciones. Ahora estamos solos. Nos habéis dejado solos mientras nos matan. No habéis comprendido que si matan a la cúpula del PP en el cementerio de Zarauz, eliminan la oposición y se cargan la democracia. No habéis tenido la sensibilidad suficiente para advertir que si un grupo municipal desaparece de un pueblo, se ha silenciado a una parte de ese pueblo y al pueblo entero con ella. No habéis sido capaces de decir bien alto que ETA está haciendo una limpieza étnica ideológica y que no podéis admitir que la hagan, en defensa de los mismos ideales que los vuestros. No hemos notado vuestro apoyo, vuestras llamadas, vuestro afecto, cuando media Euskadi se muere de miedo a morir.

Más allá de discusiones sobre la intensidad de vuestras condenas a la violencia, me pregunto qué haríamos los socialistas si un grupo terrorista matara a los nacionalistas en nombre del socialismo. Seríamos los primeros en condenarlos y perseguirlos. Nos ofreceríamos al resto de fuerzas políticas para cualquier unidad de acción. Nos pondríamos al frente de la estrategia de rechazo y persecución. Abjuraríamos de un socialismo envenenado y contaminado por la violencia. ¿Os habéis preguntado si vosotros hacéis eso? ¿Os habéis preguntado, por ejemplo, qué porcentaje de responsabilidad tenéis como ideología perpetuadora de una Euskadi oprimida en tránsito hacia la Arcadia Feliz de su independencia, que anima a esos monstruos de Haika a afirmar que «eliminar a concejales del PP o del PSE es legítimo cien por cien»? El 14 de mayo muchos nos dirán que tenemos que rehacer la coalición con el PNV. En privado, casi todos vosotros, nos lo decís ya. El martes pasado, Ardanza, en la Academia de Historia de Madrid, iluminaba el camino del reencuentro. Todos sus acompañantes de PNV y EA eran una sola voz: «Tenemos que volver». Pero no tenemos ninguna prueba de rectificación y comprenderéis que con este PNV no se puede. Es más, Arzalluz ya ha corregido de nuevo a Ardanza. ¿Para cuándo la ruptura formal y expresa de ese pacto maldito y de muerte que ha sido Estella? No basta que el Gobierno diera por roto su compromiso con EH. ¡Faltaría más! Lo exigible era rectificar formal y solemnemente. Llamar al Partido Socialista al día siguiente del primer atentado después de la tregua, y recomponer el Gobierno sobre otras bases y otras prioridades. Os habéis arrastrado en minoría, hasta una convocatoria electoral inaplazable, y todavía hoy, en vuestro programa, seguís en los mismos principios que inspiran vuestra unidad nacionalista en la soberanía y en la autodeterminación. No pretendáis un acuerdo con nosotros fuera del Estatuto y la Constitución.

Pero además, hay una cuestión previa. Antes que formar el Gobierno, hay que hablar de paz. Antes que confrontar programas, hay que discutir un plan de paz. En Euskadi hay una cuestión prepolítica, anterior a proyectos, programas e ideologías, en la que debiéramos estar de acuerdo todos los demócratas configurando un pacto democrático contra el fascismo étnico y terrorista que nos asola. Un pacto que incluya a PNV-EA e IU, pero también a PSE-EE y PP. ¿Estáis dispuestos a esto? Me temo que no, porque la unidad abertzale que asume los postulados de EH y los arrastra a la política, creyendo así favorecer el fin de la violencia, sigue siendo, desgraciadamente y a pesar de que la experiencia reciente ha demostrado lo contrario, el alfa y omega de la vía de la paz nacionalista. No pretendáis un acuerdo con nosotros en estos términos. Por eso, querido amigo, siento que los acontecimientos nos hayan separado, porque sigo pensando que Euskadi no se construye desde las trincheras, ni la paz se consigue desde la división de los demócratas. Creo firmemente lo contrario, pero el giro político que habéis dado desde 1998 nos aleja sin remedio y propicia esta dinámica suicida hacia dos comunidades identitarias cada vez más enfrentadas en casi todo, incluso en lo que compartíamos y consensuábamos hasta hace bien poco. Llegará el 14 de mayo y nos volveréis a llamar. Nos anunciaréis algunos cambios con buenas palabras y no podremos evitar pensar que en el fondo buscáis mantener el poder aunque sea como último refugio de vuestro fracaso. Pero no olvidéis que, como decía Oscar Wilde, «la fatalidad de los buenos propósitos es que siempre se toman demasiado tarde».

Un abrazo y hasta siempre.

País Vasco: PP y PSE se acercan a la mayoría absoluta
Impresiones El Mundo 12 Abril 2001

PP y PSE se acercan a la mayoría absoluta y podrían gobernar de forma holgada si EH no acudiera al Parlamento de Vitoria, según los datos de una encuesta realizada por el Gobierno vasco y difundida ayer. El sondeo indica que el PP obtendría entre 19 y 20 escaños (ahora tiene 16) y el PSE lograría entre 14 y 16 (tiene 14). Ambos sumarían entre 34 y 36 escaños, muy por delante de los 27-29 que la encuesta otorga al PNV-EA. IU volvería a tener representación parlamentaria con dos o tres escaños, que podrían ser decisivos dada la igualdad de fuerzas entre nacionalistas y no nacionalistas. La fuerza política que registraría un descenso más acusado es EH, que bajaría de 14 a sólo 9 ó 10. Se detecta, por tanto, una importante tendencia al alza en la intención de voto de las formaciones no nacionalistas, aunque es necesario hacer dos salvedades. La primera es que, como hemos dicho muchas veces, las encuestas no son fiables en el País Vasco por el miedo que existe a responder con sinceridad. La segunda, que este sondeo registra un alto porcentaje de personas que no saben o no contestan. De ello se desprende que es muy posible que el voto a los no nacionalistas esté infravalorado en todas las encuestas que se están haciendo. El clima de intimidación ha propiciado también que muchos electores vayan a votar por correo. Según pública hoy EL MUNDO, hay ya 11.500 ciudadanos que lo han solicitado. Ello supone un 40% de incremento respecto a las mismas fechas de las pasadas elecciones autonómicas. Otro dato que inquieta a los nacionalistas es que el PP sacó 320.000 votos en las últimas elecciones generales en las tres provincias vascas, un resultado que, de repetirse, colocaría a la formación de Aznar muy cerca de PNV-EA.

Justo premio al coraje de Gurruchaga
Impresiones El Mundo  12 Abril 2001

El profesor Mikel Azurmendi y nuestra compañera Carmen Gurruchaga han sido galardonados con el Premio Hellman/Hammett, que concede anualmente Human Rights Watch a quienes se distinguen por su lucha en favor de la libertad de expresión. Human Rights Watch, con sede en Nueva York, es una de las más prestigiosas organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos. El premio es, sin duda, el reconocimiento del valor ético de dos profesionales que han tenido que sufrir un calvario personal por no someterse al chantaje de ETA y sus secuaces. Azurmendi y Gurruchaga han tenido que abandonar el País Vasco, pero siguen denunciando la cara oculta del nacionalismo étnico y excluyente que les ha empujado a su forzoso exilio. Lo lamentable es que tenga que ser una institución estadounidense quien reconozca unos méritos que el Gobierno vasco ha ignorado hasta la fecha.

Gurruchaga, premiada por Human Rights Watch
La periodista de EL MUNDO y el profesor Mikel Azurmendi, distinguidos como víctimas de la «persecución política»
El Mundo Impresiones  12 Abril 2001

MADRID.- El profesor de Antropología Social Mikel Azurmendi y la periodista Carmen Gurruchaga han sido distinguidos con el Premio Hellman/Hammett de los Derechos Humanos, galardón que administra la prestigiosa organización norteamericana Human Rights Watch.

Azurmendi, profesor de la Universidad del País Vasco y miembro del Foro Ermua, y Gurruchaga, periodista de EL MUNDO, están amenazados por la organización terrorista ETA y se han visto obligados «a exiliarse del País Vasco a raíz de esas amenazas», según explica un comunicado de esta organización defensora de los derechos humanos con sede en Nueva York.

El premio está destinado a ayudar a escritores de todo el mundo víctimas de la persecución política. La organización recordó que el galardón Hellman/Hammett «permite sacar a la luz la represión y la censura impuesta por gobiernos o grupos» al identificar casos individuales.

La candidatura de Azurmendi, autor de libros como La herida patriótica, El fuego de los símbolos o Nombrar, embrujar, fue patrocinada por la propia organización, mientras que la de Gurruchaga fue propuesta por la Asociación Mundial de Periódicos, con sede en París.

El galardón, creado en 1989, es otorgado cada año por un comité integrado por escritores, editores y periodistas que luchan por la libertad de expresión. La ayuda económica es posible gracias al legado de los escritores norteamericanos Lillian Hellman y Dashiell Hammett, víctimas en los años 50 de la tristemente famosa caza de brujas dirigida en Estados Unidos por el senador Joseph McCarthy.

Tras los interrogatorios a los que fueron sometidos en diferentes organismos, Hellman tuvo problemas durante años para encontrar trabajo, mientras que su compañero, Hammett, pasó algún tiempo en prisión.

Desde el primer año de concesión del premio, más de 400 escritores de Perú, Cuba, Argelia, Bosnia, Birmania, Turquía y Sierra Leona, entre otros países, han recibido este galardón. Entre los premiados de este año figuran, además, el senegalés Daniel Bekouto; los birmanos Aung Pwint y San San Nweh; el indonesio Octovanius Mote; el paquistaní Hasan Mujtaba; el iraquí Duny Mikhaii; el tunecino Moncef Marzouki y el turco Sanar Yurdatapanía.

Gurruchaga ya fue galardonada en 1998 con el primer premio en favor de la libertad de prensa otorgado por la sección española de Reporteros sin Fronteras, y en 2000 por su la sección internacional de la organización, que distinguió a la periodista vasca «como símbolo de la resistencia contra el terror de ETA».

En diciembre de 1997, Gurruchaga sufrió un atentado con explosivos en su casa de San Sebastián. En el momento del ataque se encontraba acompañada de sus dos hijos.

La explosión, a la puerta de su domicilio, provocó serios desperfectos en su vivienda y en la de un vecino, aunque no hubo que lamentar daños personales.

La periodista, que en numerosas ocasiones había sido víctima del acoso y las amenazas de los radicales, decidió que ese ataque era la gota que colmaba el vaso. Fue entonces cuando abandonó el País Vasco y se vino a trabajar a Madrid.

El ultraconservador Madrazo
Por Enrique de Diego Libertad Digital 12 Abril 2001

Premisas:
a) Las encuestas en el País Vasco tienen menos fiabilidad que en cualquier otra parte.

b) Los votantes constitucionalistas suelen, prudentemente, no confiarse a ningún encuestador, por lo que tanto PP como PSOE mejoran sus resultados en las urnas respecto a los resultados de los sondeos.

Conclusión:
Todas las encuestas, y la del Gobierno vasco más que ninguna, muestran que el fiel de la balanza se encuentra en la capacidad o no de Javier Madrazo y de IU para resistir atrincherado en el 3 por 100. Si Madrazo recibe el castigo previsible (puesto que el PSOE asciende en las encuestas), es muy posible que los constitucionalistas consigan la mayoría absoluta; si Madrazo se sostiene, entonces todavía el PNV tendrá la posibilidad de gobernar con Eh o los constitucionalistas tendrían que formar Gobierno con mayoría simple.

Paradoja:
Madrazo e Izquierda Unida se han convertido en el elemento ultraconservador de la situación, en la piedra miliar de Estella/Lizarra. Si Madrazo se cae del Parlamento vasco, el cambio será posible. Mientras destruye a Izquierda Unida en el conjunto nacional, intenta mantener al PNV en el País Vasco. ¿Cuál es la lógica política? La menos marxiana de todas, la del interés personal estricto: Madrazo es un político profesional que necesita un sueldo, junto con los de su clan; por eso han dejado fuera de las listas a todo el sector de Frutos.

El doble rasero del PSC
Editorial La Razón  12 Abril 2001

Dicen que la alegría dura poco en la casa del pobre. Eso es lo que parece que le ocurrirá a los socialistas catalanes, empeñados hasta ahora en no pasar ocasión de acusar a los nacionalistas de presuntas corruptelas, sin darse cuenta que mucho de lo que reprochan a CiU lo tienen en su propia casa. Ayer, trascendía que todos los grupos políticos catalanes, excepto el PSC, como era de esperar, habían alcanzado un acuerdo para que la Sindicatura de Cuentas, que se encarga de fiscalizar a la Administración y a los partidos, elabore un informe sobre las presuntas corruptelas del llamado caso de la «trama Movilma», red de empresas formada por altos cargos socialistas que se beneficiaron de millonarias adjudicaciones de obra pública bajo el mandato del alcade Pasqual Maragall. El líder socialista pasaba en pocas horas de la alegría de su barómetro electoral, que le situaba a 20 puntos del candidato convergente, Artur Mas, a la desazón de ver cómo renace un turbio asunto en cuyo epicentro se encuentra él mismo. Maragall ha dado por zanjado en varias ocasiones este escándalo, con la desagradable experiencia de que cada vez que lo ha hecho el asunto retomaba nuevos bríos. Ahora, ocupado en castigar la zona hepática de su rival convergente, ha descuidado su mentón. El «caso Movilma» es muy complejo y todos saben que, a poco que la Sindicatura investigue, las irregularidades saldrán por doquier. Una comisión de investigación municipal ya puso de manifiesto dichas irregularidades; ahora, los socialistas deberán aguantar en sede parlamentaria cómo el caso se desempolva. Aunque se han dicho muchas cosas sobre este escándalo, lo que nadie ha aclarado aún es la causa por la que los jueces se negaron a intervenir la «caja B» del grupo, que LA RAZÓN descubrió en unas dependencias del Ayuntamiento de Barcelona. Tal vez haya llegado la ocasión de que parte de esa documentación, que todavía está a buen recaudo y no ha sido destruida, como se sospecha que pasó con la que descubrió este periódico, sea puesta a disposición de los grupos y de los síndicos, para que se aclare de una vez por todas lo que se oculta del «caso Movilma».

Dimite el noveno concejal socialista del País Vasco por negarse a llevar escolta
VITORIA. J. J. Saldaña ABC 12 Abril 2001

El PSE confirmó ayer la dimisión de la concejal del PSE de Zalla (Vizcaya), Genma Beltrán Berrocal. Aunque en un primer momento, el partido en el que milita negó que el
abandono tuviera relación con el tema de las escoltas, lo cierto es que la edil ha reconocido que su decisión ha estado motivada por la negativa a vivir protegida por un escolta. Es el noveno caso.

A la lista de abandonos de concejales por negarse a llevar escolta en Zumárraga, Zumaya, Pasajes y Elciego, se suma ahora la dimisión de Genma Beltrán Berrocal, estudiante de 19 años, que el pasado lunes presentó una carta en el consistorio en el que detallaba de forma escueta su decisión de abandonar la política. El alcalde de Zalla, Leandro Capetillo Larrinaga, del PNV, desveló que la dimisión de la concejal del PSE se debe a que «no podía soportar que un guardaespaldas fuera con ella a todos los sitios», dada su juventud y encontrarse estudiando en la Universidad.

En un primer momento, el PSE señaló que la dimisión de Beltrán Berrocal se debía a «causas personales» y que la edil no se había negado a llevar escolta, pues contaba ya con protección. Agregaron que los motivos de su renuncia son, además de su edad, el hecho de estudiar en la Universidad y tener otros cometidos, lo que le impedía hacerse cargo de las labores políticas. Pero la propia afectada reconoció que su decisión está motivada por la negativa a vivir protegida por un escolta ante la amenaza de muerte que ETA ha vertido contra los cargos de los partidos constitucionalistas. Fuentes socialistas precisaron que esperan sustituir a Beltrán en el próximo pleno sin que «tengamos problemas para ello».

El PSE cuenta con otro concejal en este ayuntamiento, gobernado por el PNV. La ejecutiva vizcaína de este partido mostró su solidaridad con los ediles del PSE-EE en Vizcaya.

NO INVITARON A LOS HOMENAJEADOS
Mientras, los cinco ex concejales socialistas de Zumárraga acusaron ayer al alcalde de la localidad, del PNV, de no haberles invitado al acto, celebrado el martes en el Ayuntamiento, en solidaridad con ellos en el que estuvo presente el diputado general de Guipúzcoa, Román Sudupe. Los ex ediles elaboraron un comunicado para responder a las palabras del alcalde, quien dijo que no había podido contactar con los concejales dimisionarios para invitarles a la reunión.

Los ex ediles socialistas criticaron el «ocultismo» con el que se organizó dicho acto y lamentaron no haber podido asistir, «pues hubiese sido una magnífica oportunidad para transmitirle al señor Sudupe nuestras quejas e indignación, por cuanto la exclusión física de la que somos objeto los concejales no nacionalistas no es sino la continuación de la exclusión política consagrada en el Pacto de Lizarra». «Como suele ocurrir en estas ocasiones, las lágrimas llegan siempre tarde», añadieron.

Declaran «nulo» el calendario laboral del Ayuntamiento de Hernani
EL CORREO SAN SEBASTIÁN  ABC 12 Abril 2001

El juzgado de lo social número 4 de San Sebastián ha declarado «prácticamente nulo y sin efecto» el calendario laboral de 2000 para los trabajadores del Ayuntamiento de Hernani, que establecía como días laborales las festividades de Santiago, el Pilar y la Constitución, por considerarlas «fiestas españolas». Este fallo anula la resolución adoptada el 31 de diciembre de 1999 por la comisión de gobierno del consistorio guipuzcoano, en el que EH cuenta con mayoría absoluta, que estableció el calendario laboral de 2000.

La resolución emitida ayer se suma a la que adoptó el pasado mes de noviembre el juzgado de lo contencioso administrativo número 1 de San Sebastián, que estimó un recurso presentado por la coalición EA-PNV y también anuló los acuerdos adoptados por el Ayuntamiento de Hernani.

La sentencia del juzgado de lo social considera que la demanda planteada por los sindicatos CC OO y ELA contra el acuerdo municipal y declara «parcialmente nulo y sin efecto el calendario laboral aprobado por la comisión de gobierno del Ayuntamiento el 31 de diciembre de 1999 y la inclusión en el mismo con carácter de no laborables de los días 25 de julio, 12 de octubre y 6 de diciembre».

Ilegalización de EH: de rumor a noticia
Por Maite Cunchillos Libertad Digital 12 Abril 2001

Hace aproximadamente un mes sentí ser una periodista afortunada. Estaba sobre la pista de una importante noticia: desde el País Vasco me habían susurrado al oído que Garzón pensaba ilegalizar EH. Sin duda, sería una portada que sólo disfrutaría la periodista que escribe estas líneas.

Cuál fue mi sorpresa cuando pocos días después de aquel “magnifico y exclusivo chivatazo” presencié cómo otros compañeros de Tribunales de la Audiencia Nacional formulaban preguntas sospechosamente parecidas a las que yo me había planteado: ¿Cuándo entra de guardia Garzón? –preguntó un colega de un periódico. Me han contado que prepara una gorda contra EH –añadió otro redactor.

Desde aquel momento, decidí girar mi olfato: dejé de oler el juzgado número 5 de la Audiencia Nacional y orienté mi nariz hacia la procedencia de ese rumor: enseguida confirmé que un candidato en las listas del PNV –hasta hace poco vocal del CGPJ– comentaba en distintos foros la posibilidad de ilegalizar EH.

La ETB muy pronto se hizo eco también de aquel runrún: no dudó en realizar un debate sobre los pros y los contras de una noticia inexistente. Mayor Oreja también aportó su granito de arena: en una entrevista concedida a la revista "Tiempo", el candidato a lehendakari no descartó la posibilidad de ilegalizar EH.

El rumor, como la pólvora, también llegó al Congreso de los Diputados. A un sagaz dirigente de IU, con nombre de Rey Mago y no es Baltasar, le habían revelado que Garzón había cambiado su semana de guardia para ilegalizar EH en Semana Santa. Este dirigente de IU lo susurraba a gritos por las esquinas del Congreso.

Mientras todo el mundo se preocupaba de contar su secreto al vecino, nadie se ocupó de enterarse sobre cómo funcionan las guardias en la Audiencia Nacional. Tampoco nadie confirmó públicamente que Garzón, como juez de instrucción, no puede ilegalizar un partido político. Sí podría suspender sus actividades si se demostrase que los fines de EH son tan ilícitos como los de ETA. Tampoco nos hemos preguntado quién gana con este rumor que ya se ha elevado a la categoría de noticia.

Esta historia me ha hecho recordar mis apuntes universitarios: la propaganda persigue unos fines determinados; la información, no. Se supone.

Las adidas de Uriarte
Iñaki EZKERRA La Razón 12 Abril 2001  

A mí me parece bien que el obispo Uriarte llevara el sábado un letrero de «Adidas» en esa chamarra de obrero metalúrgico que se puso para su marcha montañera por la paz, para sudar bien las cuestitas del Santuario de Aránzazu. Si los ciclistas y futbolistas lucen firmas comerciales en sus camisetas, no veo por qué los obispos van a ser menos. Creo que deberían ir más lejos incluso y hacer anuncios publicitarios de carácter verbal. Cada vez que habla de los pobres presos de Eta, Uriarte podría hacer un inciso y soltar lo de «Coca-cola refresca mejor» o lo de «Nocilla, ¿qué maravilla!». Yo creo que Uriarte podría lanzar cuñas subliminales sobre las marcas de coches, motos o cervezas en medio de la misa, lo mismo que lanza panfletos orales en favor de los presos y el diálogo, su gran cuña subliminal.

   Para ser obispo en Euskadi ¬como para ser jarraitxu¬ lo primero que hay que hacer es comprarse unas buenas Adidas. En realidad las zapatillas deportivas son indispensables para todo clérigo vasco que se precie de serlo. Cuando no son las marchas por la paz es la «korrika», esa carrera perpetua en nombre del euskera que atraviesa montes, ciudades y pueblos, ese maratón en el que Euskadi vive permanentemente sumida desde hace años y donde nunca ha faltado un aita Villasante o un aita Barandiaran. Nunca faltan curillas octogenarios que corren como demonios y cloquean con los brazos artríticos y dramáticos: santones que ostentan, según adquieren velocidad en el asfalto, un tipo de contracciones gallináceas que no es de este mundo. Corren, corren, sin detenerse. ¿Hacia dónde huye ese clero o de quien coño huye si se puede saber?
   Ya pueden matar a quien sea, ya puede caerse el mundo que la «korrika» corre que corre. La «korrika» es insobornable. Es como la Santa Compaña pero en hortera y a plena luz del día, sorprendiendo al despistado transeúnte como ayer al peregrino. ¿A dónde va toda esa gente? ¿Hacia dónde corre esa Euskadi eternamente en chándal? Un crimen moviliza a un centenar de personas en una plaza. La «korrika» en cambio es una manifa de guardia con su colección de redivivos curas seniles. ¿Hacia dónde corre la «korrika»? Y, sobre todo, ¿por qué corre?
   Llevamos años así, viendo cómo se saltan los semáforos en rojo, venga ir y venir por las calles de Egoalde y de Iparralde «al paso alegre de la paz». Yo no entiendo por qué hay que correr para promocionar una lengua, a cuento de qué viene tanto jadeo. Yo creo que no van a ningún lado. Yo no entiendo cómo el obispo Uriarte puede sufrir tanto por las víctimas, por los amenazados, por los amenazantes, por los presos; cómo puede correr tanto y, sin embargo, estar tan gordito.
 

Arzalluz ha “legitimado el terrorismo” según los autores del libro “La dictadura del miedo”
Libertad Digital 12 Abril 2001

El presidente del PNV, Xabier Arzalluz, ha "legitimado el terrorismo" de ETA y ha sido el "dedo acusador" de jueces, periodistas o profesores que han visto cómo poco después "el terrorismo de ETA se cebaba en ellos", se afirma en el libro "Arzalluz. La dictadura del miedo", escrito por los periodistas José Díaz Herrera e Isabel Durán.

L. D: / EFE.- La obra, editada por Planeta, recorre la trayectoria personal y política de Xabier Arzalluz y, en particular, su etapa de jesuita en Alemania, sus contactos con ETA o el equilibrio y los desencuentros que jalonan sus relaciones con los partidos "constitucionalistas" desde la Transición hasta la actualidad. En el libro, que será presentado la próxima semana en Madrid, se afirma que "durante una década, Arzalluz mantuvo contactos con la organización terrorista ETA e incluso, en una reunión con varios ex miembros de la banda, llegó a pedir oficiosamente formar parte de su organización"

"Su anticomunismo visceral y su odio al marxismo-leninismo le alejaron poco a poco de ETA político-militar, mientras siguió manteniendo las simpatías por algunos dirigentes terroristas como Domingo Iturbe Abásolo", dicen los autores. En la obra se sostiene que Arzalluz mantuvo en tres ocasiones entrevistas con ETA, a raíz del golpe de Estado del 23-F y cuando UCD y el PSOE trataban de reconducir el proceso autonómico. Según destacan los autores, "algunos terroristas que habían declarado una tregua y pretendían reincorporarse a la política interpretaron las entrevistas como una incitación a continuar con la lucha armada".

En el libro se recuerdan episodios históricos como la polémica por la Autovía de Leizarán, que enlaza la provincia de Guipúzcoa con la comunidad foral de Navarra, y cuyo trazado inicial fue cuestionado por la organización terrorista y su entorno. Aquel conflicto "se convierte en el símbolo de la lucha que enfrenta a las fuerzas democráticas con el entorno de ETA. La movilización popular y el coraje de las autoridades están a punto de inclinar la balanza a favor de las instituciones cuando Arzalluz pacta en secreto con ETA un cambio de trazado". Esa decisión –dicen los autores– "supone una puñalada al pacto de Ajuria Enea, la desmovilización del pueblo vasco frente al terrorismo que retrocede a los niveles de 1982, pero sobre todo representa la legitimación del terrorismo. En definitiva, y por expresarlo con toda crudeza, más metralletas para ETA".

En lo relativo a las víctimas de ETA, los autores del libro subrayan que jueces, periodistas o profesores "no adeptos al pensamiento único", señalados "por el dedo acusador del presidente del PNV", han visto poco tiempo después "cómo el terrorismo de ETA se cebaba en ellos". En la obra se investiga también el papel que desempeña la Iglesia vasca, "en completo declive por la falta de vocaciones", y con "el ex Obispo José María Setién a la cabeza". Para los autores, la Iglesia vasca "es hoy la 'guardia de corps' del nacionalismo y uno de los baluartes del proceso de construcción nacional".

La obra, con numerosas referencias críticas a la gestión del PNV en las instituciones autonómicas, destaca que durante los últimos veinte años los nacionalistas "han metido a decenas de miles de personas a dedo en el Gobierno, Diputaciones y Ayuntamientos, y han creado una administración mastodóntica, con el doble de cargos públicos que la catalana para gestionar una comunidad de apenas dos millones de habitantes".

Se afirma, igualmente, que "el Gobierno vasco ha constituido más de doscientas empresas con cargo a los presupuestos oficiales, ha repartido dinero a manos llenas a empresarios cercanos al PNV dentro de los plantes de reconversión industrial y sigue empeñado en controlar cajas de ahorro, bancos privados y grandes empresas para construir su proyecto de soberanismo".

José Díaz Herrera e Isabel Durán son periodistas y han escrito obras como "El saqueo de España" (1996), "El secuestro de la justicia" (1998) y "Aznar" (1999).

El Foro Ermua convoca una gran marcha con símbolos judíos
Supervivientes del Holocausto protestarán contra ETA en Vitoria
CARLOS SEGOVIA El Mundo 12 Abril 2001

MADRID.- Casi 50 años después podrá volver a verse en territorio europeo un desfile de personas con sensación de ser víctimas de un exterminio portando la estrella de David, el símbolo judío. Será en Vitoria, el 21 de abril.

La llamada Plataforma Libertad -formada por el ForoErmua, la Asociación de Víctimas del Terrorismo, el Movimiento contra la Intolerancia, el Foro El Salvador y la Asociación por la Tolerancia de Cataluña- ha convocado para ese día una gran manifestación en la que se pretende subrayar que ETA y la dictadura nazi son lo mismo. «Queremos escenificar el exterminio y mostrar que estamos sufriendo una dictadura como la que protagonizaron los nazis con los judíos; todos tenemos que ser judíos el 21 de abril», explica una fuente de la organización.

«Para ello, queremos que todas las personas que se manifiesten lleven una pegatina con el símbolo judío», añade. La organización prepara miles de pegatinas con la estrella de David.

Y habrá un testimonio tremendo. La organización cuenta con la solidaridad de judíos supervivientes de campos de concentración alemanes que, pese a su edad, van a desfilar por las calles de Vitoria. Personas que tuvieron en la memoria los horrores de Auschwitz, Gross-Rosen, Buchenwald y otros campos de exterminio quieren solidarizarse con los manifestantes paseando no muy lejos de Ajuria Enea, la sede del lehendakari. «Entienden nuestra causa y quieren unirse a nosotros en esta manifestación; queremos que tomen la palabra y nos recuerden a todos, ya en el siglo XXI, la xenofobia nazi».

La Plataforma Libertad espera que participen en Vitoria también los miembros de Basta Ya, la asociación afincada en Guipuzcoa.

«Después de las manifestaciones en San Sebastián y en Bilbao, muchos alaveses nos decían que para cuándo en Vitoria», explican en la organización. Los promotores no temen que se les acuse de politizar la marcha por la coincidencia con la precampaña electoral.

«Nos trae sin cuidado lo que nos digan; aquí hay un problema terrible y cualquier fecha es importante para protestar por un exterminio; no hemos buscado el 21 de abril por la campaña, no tenemos en cuenta el calendario de los políticos», afirman en la Plataforma Libertad.

En el Foro Ermua y demás asociaciones sueñan con lograr un respaldo similar al alcanzado el pasado año en San Sebastián. «Aquel movimiento convocado por Basta Ya fue insuperable; es muy difícil que organizaciones cívicas movilicen a 100.000 personas; ojalá vuelvan a movilizarse en Vitoria».

La Plataforma Libertad ve crecientes paralelismos entre la actitud de ETA y la de Hitler. Entre 1937 y 1939, los nazis segregaron a los judíos, que no podían asistir a las escuelas públicas, ni a los teatros, ni a los lugares de descanso, ni podían residir o caminar por ciertos barrios de las ciudades.

En noviembre de 1938, se pasó a destruir sinagogas y establecimientos de los judíos.

Denuncian una campaña “puerta a puerta” del PNV para buscar adhesiones a Ibarretxe
Libertad Digital 12 Abril 2001

El presidente de Nuevas Generaciones (PP) del País Vasco, Santiago Abascal, ha denunciado lo que considera "una campaña de presiones puesta en marcha por el PNV" para lograr el apoyo a la propuesta de diálogo del lehendakari, Juan José Ibarretxe.

L. D. / EFE.- Abascal aseguró, en un comunicado, que los nacionalistas están visitando los domicilios de numerosos ciudadanos, solicitando su adhesión al documento de Ibarretxe, y también determinadas empresas, "donde se insta a los empleados a firmar este documento bajo la excusa de que es por la paz".

El líder de la organización juvenil del PP vasco, que acusó al PNV de "estarse beneficiando del miedo de muchos a expresar su desacuerdo con las ideas nacionalistas", afirmó que tiene constancia de que hay muchas personas no nacionalistas que no apoyan al lehendakari, pero que sí firman este documento ante el temor a posibles represalias.

Abascal comparó esta "campaña de presión" con la recogida de firmas a favor del DNI vasco iniciada por el entorno de Euskal Herritarrok (EH) en muchas localidades del País Vasco y calificó ambas iniciativas de "métodos de presión".

La lengua de toda España
Cartas al Director ABC 12 Abril 2001

Hacia 1463 un señor y poeta de la corte navarra de Catalina de Foix , hija de Juan II de Aragón, hizo una recopilación de poemas castellanos escritos por autores de todas las regiones de España. Al lado de maestros consagrados como Macías, Rodríguez de Padrón, Santillana y Mena, aparecen otros poetas: castellanos como Alfonso de la Torre; aragoneses como Pedro de Santa Fe; el navarro Carlos de Arellano; los catalanes Pere Torrella, Pedro Navarro... Es la primera antología de poetas castellanos de España. Aubrun afirma que la generación poética que en ella aparece está caracterizada por la unidad de inspiración y califica la fecha de su recopilación, 1463, como el año de la unidad espiritual de España. Lo que viene a confirmar que ya la lengua castellana (hoy española) se utilizaba en toda España incluso antes de la unión de las tierras y reinos, consecuencia del matrimonio de los Reyes Católicos.    J. R. Pascual. Valladolid.

 

Recortes de Prensa   Página Inicial