AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 18 Abril   2001
#El DNI como garantía democrática
Editorial La Razón 18 Abril 2001

#Los puntos sobre las íes
César ALONSO DE LOS RÍOS ABC 18 Abril 2001

#El País Vasco ya era libre
Julio BRAVO ABC  18 Abril 2001

#Cortejo transversal
JAVIER PRADERA El País 18 Abril 2001

#"Criminalización"
Enrique de Diego Libertad Digital 18 Abril 2001

#El complejo de Zapatero
Susana Moneo Libertad Digital 18 Abril 2001

#Los ‘tics’ electorales
TONIA ETXARRI El Correo 18 Abril 2001

#La inquietante 'pausa' electoral de ETA
Lorenzo Contreras La Estrella  18 Abril 2001

#Unidad y complicidad
Ignacio Villa Libertad Digital 18 Abril 2001

#Disyuntiva ante las urnas
Editorial El Correo 18 Abril 2001

#Principio del fin
JOSÉ MARÍA CALLEJA El Correo 18 Abril 2001

#Los presidentes de mesa que acepten el DNI abertzale serán multados o arrestados
Redacción - Bilbao.- La Razón 18 Abril 2001

#Zapatero apuesta por gobernar con PP y PNV, y Rosa Díez dice que «sería una traición»
El Mundo  18 Abril 2001

#Mayor planea limitar los puestos «a dedo» en los mandos de la Ertzaintza para evitar su politización
C. Morodo - Madrid.- La Razón 18 Abril 2001

#Moscas con Mayor Oreja
JAVIER ORTIZ El Mundo  18 Abril 2001

#Navarra plurilingüe
Nota del Editor 18 Abril 2001

#Explosión en la peluquería de la mujer de un 'ertzaina'
El Mundo  18 Abril 2001

#El Ayuntamiento de Güeñes apoya al concejal del PP amenazado de muerte
N. JUEZ/ I. CERRO BARAKALDO El Correo   18 Abril 2001

#Dirigentes de PP, PSE, UA y Covite se suman a la marcha de la Plataforma Libertad
BILBAO  El Correo   18 Abril 2001

#El castellano, lengua universal desde Cervantes a Umbral
Impresiones El Mundo 18 Abril 2001

El DNI como garantía democrática
Editorial La Razón 18 Abril 2001

El folleto oficial de instrucciones elaborado ya para los miembros de las mesas electorales del próximo día 13 de mayo en el País Vasco no se anda con rodeos y explica, de forma meridianamente clara, como lo es en este punto la misma Ley, que todo aquel miembro de una mesa electoral que permita que alguien pueda depositar su voto identificándose con el llamado «DNI vasco» o «DIN abertzale», será condenado a penas de hasta quince fines de semana de arresto o a una multa de hasta 303.000 pesetas. Las cosas quedan, pues, bien definidas y quien incumpla la ley deberá atenerse a las consecuencias.

   Hace bien el Ejecutivo al incluir en el libro de normas, que reparte ya el departamento de Interior del Gobierno Vasco, este apartado recordatorio de la responsabilidad penal en que pueden incurrir los miembros de las mesas. Todos, votantes y quienes tienen el deber de apoyar en la infraestructura del proceso electoral, deben conocer antes de sentarse ante las urnas que el debate abierto en el mundo del nacionalismo en torno al «DNI abertzale» (facilitando incluso el PNV y EA sus sedes para la difusión del «carné de vasco»), tiene sus límites. Todos deben saber que supone algo más que una simple acción de desobediencia civil, de un gesto más simbólico que efectivo, porque si el 13-M un solo individuo puede votar con un documento que no sea uno de los legalmente establecidos (DNI, pasaporte o carné de conducir), su acción invalidaría el resto de los votos ya depositados en la urna. Y éste es precisamente el resultado que más puede favorecer a los proetarras, el de la impugnación de mesas electorales, que echaría una cortina de humo sobre su temido fracaso y sería sin duda utilizado en una campaña contra la igualdad y soberanía de todos los ciudadanos que se expresa en el derecho al voto.

   Los poderes del Estado no pueden consentir en modo alguno, y están obligados a poner todos los medios que sean precisos para evitarlo, que un desplante como el uso del «DNI abertzale» amenace el derecho al voto del resto de los ciudadanos. Al PNV, como ha recordado el diputado nacionalista Iñaki Anasagasti, tampoco le conviene propugnar ahora, si quiere obtener el mayor número posible de votos, el uso de otro documento distinto del DNI legalmente emitido por el Estado, que es el único capaz de garantizar la legalidad de la identificación y la limpieza del proceso de consulta a todos los ciudadanos censados en el País Vasco.

Los puntos sobre las íes
Por César ALONSO DE LOS RÍOS ABC 18 Abril 2001

La situación política en el País Vasco es tan clara que a algunos les deslumbra. Se tapan los ojos porque no quieren reconocer los errores del pasado y/o se resisten a aceptar que la única salida pacífica en el País Vasco pasa por el compromiso entre populares y socialistas y la derrota política de los nacionalistas. Es conveniente, por eso, recordar algunos hechos incontrovertibles.

Primero: Si el País Vasco está en las vísperas de un posible vuelco electoral que permita la formación de un gobierno sin nacionalistas, se debe a la subida del PP del quinto puesto al segundo y a escasa distancia del PNV. Es decir, se debe a que ha habido un partido que ha interpretado correctamente las aspiraciones de una parte decisiva de la sociedad vasca a que se detenga el proceso de convergencia de los nacionalistas «moderados» con EH, montado sobre el terror y encaminado a la independencia.

Segundo: Por lo mismo, la caída de los socialista hay que explicarla a partir del fracaso de la fórmula PNV/PSOE. Aquella alianza no sólo reforzó la hegemonía nacionalista (con terribles consecuencias en la educación) sino que no impidió la radicalización del PNV. La firma del pacto de Estella y la sustitución en el gobierno del PSE por EH les hizo reconocer el error de su estrategia tradicional, así como la verdadera naturaleza del PNV. Después de Estella, al PSE no le quedaba más opción que elegir entre los independentistas o la racionalidad constitucionalista.

Tercero: Había sido tanta la propensión de los socialistas a reconocer la centralidad del PNV que este nunca pensó que pudieran irse con el PP. Este fue el segundo error del PNV. El primero había sido confiar que podría controlar a EH, después del pacto de Estella. A Arzalluz le empujaron a esa equivocación políticos como González y Maragall, que, al condenar la posibilidad de un «frente español», eran la caución que permitía al PNV construir un «frente abertzale». Así que el «frente constitucionalista» ha sido una respuesta al «independentista».

Cuarto: En estas circunstancias todavía hay quienes quieren ver en el PSE la llave de la situación, ya que depende de él la formación de un gobierno de constitucionalistas. No hay tal. El PSE no puede elegir. Al menos en el caso de que entre los dos partidos estatales saquen suficientes votos para formar gobierno. De lo contrario, se hundiría y llevaría a España a una gran crisis. El cambio estratégico es algo a lo que está obligado el PSE/PSOE por haberse equivocado durante años, al ver los compromisos del PNV con el objetivo independentista y con el extremismo abertzaleta.

Quinto: Aún hoy el gran lastre electoral del PSE son aquéllos que, como Odón Elorza, siguen apostando por la política del pasado. Para evitar la hemorragia de votos, Nicolás Redondo se ve obligado a despejar toda sospecha respecto a un posible nuevo pacto con el PNV. Hay socialistas que desearían que el PSE perdiera votos y así fuera imposible la coalición PP/PSE.

Sexto: Consciente de la posible victoria de los constitucionalistas y de esa propensión de ciertos socialistas, el PNV está ofreciendo al PSOE un pacto poselectoral, cosa que es interpretada por algunos socialistas como prueba de la situación holgada del PSE para tomar iniciativas y del giro del PNV a la moderación. ¿Cabe mayor ceguera política?

Séptimo: Redondo no ha tardado un minuto en denunciar de forma tajante la trampa del PNV. Sabe que la mera oferta de pacto con el PNV abre sospechas en sus propios militantes y los desmoviliza. De esta manera Redondo se ve obligado a luchar no sólo con el PNV sino contra sus propios compañeros y simpatizantes reacios al compromiso histórico con el PP y, por tanto, con una idea de España. El sueño de éstos sigue siendo una victoria insuficiente del PNV que permita repetir la experiencia de los ochenta y noventa.

El País Vasco ya era libre
Por Julio BRAVO ABC  18 Abril 2001

Arnaldo Otegi firmó ayer un capítulo más de la esperpéntica colección de desatinos con que salpica habitualmente el discurrir del País Vasco. En la próxima campaña electoral, EH inundará las calles con la imagen desnuda de una mujer embarazada. No hay nada más hermoso que el nacimiento de una nueva vida, ni una palabra que suene mejor que  «libertad». Pero hay bocas que no saben pronunciarla, y la de Otegi es, evidentemente, una de ellas. ¿Cómo puede saludar una nueva vida aquél que se niega una y otra vez a defender la de aquellos que no piensan como él, aquél para quien la muerte y el asesinato    tienen sentido y justificación? ¿Qué futuro puede esperarse de aquél que sólo quiere imponer su voluntad a toda costa, que piensa que libertad es sinónimo de intolerancia, que tiene el odio grabado a fuego en su cerebro, que aspira a dominar a un pueblo insensible, adocenado y obediente, que no piense ni tenga ideas propias, que viva al dictado? ¿Qué esperanza puede proclamar y anunciar aquél que no aspira más que a sembrar de rencor su existencia y la de sus semejantes?

El País Vasco ya era libre antes de que Otegi y sus camaradas    decidieran liberarlo de no se sabe qué opresión. Y, ¿quién sabe? A lo mejor tiene razón su cartel, y el día 14 de mayo nace una nación libre... Aunque no sea la que él piensa.

Cortejo transversal
JAVIER PRADERA El País 18 Abril 2001

En las vísperas del Aberri Eguna (el Día de la Patria), celebrado el pasado domingo de forma separada por las tres formaciones nacionalistas, el lehendakari Ibarretxe -por segunda vez candidato presidencial del PNV a las elecciones autonómicas- analizó ante un grupo de periodistas los escenarios políticos imaginables tras el 13 de mayo y apostó por una alianza transversal entre nacionalistas y constitucionalistas. A su juicio, el Gobierno de Vitoria no puede -o no debe- ser confiado con caracter excluyente a ninguno de esos dos bloques electorales. A Ibarretxe no le faltan en teoría argumentos para defender esa tesis; sin embargo, la trayectoria del nacionalismo desde el verano de 1998 priva de verosimilitud a la propuesta, interpretable mas bien como una artimaña para encizañar a los constitucionalistas y seducir al PSOE con el espejismo de una coalición con el PNV.

Ciertamente, los gobiernos de mayoría simple o absoluta, idóneos para producir los positivos efectos de la alternancia en el poder, pueden ocasionar consecuencias indeseadas de exclusión y discriminación para las minorías en sociedades fragmentadas según líneas divisorias de alto contenido emocional; las democracias mayoritarias del modelo Westminster (donde el ganador se lo lleva todo y el perdedor se queda sin nada) sólo parecen funcionar de manera plenamente satisfactoria en sociedades homegéneas con experiencia institucional y respeto a las reglas de juego. En cambio, los países segmentados por razones lingüísticas, étnicas o religiosas (como Holanda, Suiza o Bélgica) pueden obtener buenos resultados con el modelo consociativo de democracia, que distribuye cuotas de poder entre todas las piezas del mosaico y ofrece a las minorías la oportunidad de participar en el gobierno. El País Vasco resultaba en principio un escenario apropiado para esa variante de democracia, tan legítima como la mayoritaria; a partir de 1986, las coaliciones de nacionalistas y socialistas en los niveles autonómico, foral y municipal parecieron marcar ese camino.

Sin embargo, la apuesta del PNV por esa democracia consociativa tan añorada ahora por Ibarretxe fue superficial y -sobre todo- perecedera. El PSOE fue relegado a papeles subalternos durante su estancia en el Gobierno de Vitoria y despedido de malos modos cuando su presencia se consideró innecesaria. Lejos de fortalecer y ampliar los consensos entre los demócratas nacionalistas y constitucionalistas, el acuerdo secreto del PNV con ETA en el verano de 1998 y su Pacto público de Estella con el brazo político de la organización terrorista decretaron la exclusión de populares y socialistas de la vida pública vasca.

Se comprende, así pues, que ni el PP ni el PSOE se hayan tomado en serio el cortejo transversal de Ibarretxe: si el pacto suscrito entre los dos partidos el pasado diciembre condiciona cualquier entendimiento con el nacionalismo moderado a su previa ruptura con el Pacto de Estella, la coalición electoral formada por PNV y EA ha concurrido a las urnas con un programa que insiste en el derecho a la autodeterminación. Las razonables palabras del lehendakari en torno a la necesidad de que los demócratas vascos -nacionalistas o no- unan sus fuerzas de manera consociativa tropiezan con la desafiante respuesta dada en su día a Iñaki Gabilondo por Arzalluz sobre la legitimidad de una eventual independencia del País Vasco proclamada por la mitad más uno de los ciudadanos a quienes los nacionalistas hubiesen otorgado derecho al voto. En cualquier caso, los entendimientos transversales no dejarán de resultar factibles aunque PP y PSOE conquisten el derecho a convertirse en la alternativa de gobierno tras 21 años de hegemonía nacionalista. El PNV y EA seguirán ocupando importantes parcelas de influencia social y de poder parlamentario, foral y municipal; los eventuales acuerdos del gobierno constitucionalista de Vitoria con las diputaciones de Vizcaya y Guipuzcoa y los numerosos ayuntamientos bajo control nacionalista permitirían poner en marcha ese experimento de gobernación consociativa que Ibarretxe reivindica ahora y Arzalluz boicoteó en 1998.

"Criminalización"
Por Enrique de Diego Libertad Digital 18 Abril 2001

La manipulación semántica, tan abundante en el mundo político, más aún en el nacionalista, produce de tanto en tanto vocablos o palabros inexistentes en el diccionario, quizás para poder utilizarlos a placer al ser indefinibles. El nacionalismo vasco ha creado en los últimos tiempos el de “criminalización”. El comunicado oficial de la golpista asamblea de municipios (nacionalistas) vascos denuncia “la criminalización del nacionalismo”. No existe el verbo criminalizar ni el adjetivo criminalización, por lo que resulta confuso el significado de lo que se quiere decir, aunque bien podría traducirse por algo así como acción de responsabilizar en los crímenes a personas o ideologías.

La consideración de que el nacionalismo como idea tiene algo que ver con los crímenes tiene base en hechos evidentes: a) la existencia de víctimas, cerca de las mil, todas ellas no nacionalistas; b) el hecho de que esos asesinatos se perpetran y reivindican en nombre del nacionalismo; c) el pacto de gobierno de los tres partidos nacionalistas, incluido el que no es más que correa de transmisión de los asesinos, con un objetivo común, lo que implica corresponsabilidad y legitimación de los medios violentos; d) el mantenimiento de ese pacto, primero de manera explícita y luego tácita, mientras la banda terrorista asesinó a más de veinte personas; e) las denuncias del sindicato mayoritario de la Ertzainta Erne respecto a órdenes políticas para permitir la violencia callejera.

De hecho, el propio presidente del PNV ha reivindicado elevadas dosis de autocriminalización al afirmar que a) los fines de Eta y PNV son los mismos; b) ambos se fundaron para lo mismo; c) nunca pediría la disolución de Eta mientras quede uno de sus presos en la cárcel, d) no debe atentar contra cocineros sino contra...

Parece un atentado a la lógica que quienes han recorrido de manera pública tan largo trecho del brazo de los asesinos, especialmente en la citada asamblea de municipios vascos, denuncien eso de la criminalización, cuando el debate lógico sería si hay en el nacionalismo algún déficit ético que lleva a una parte de los nacionalistas a la psicopatología de considerar el asesinato como un medio legítimo y aún bueno de la lucha política. Es decir, es el propio nacionalismo el que se ha “criminalizado” produciendo “criminales” –pertenecientes al crimen o que de él toman origen, según el diccionario- que matan a ciudadanos por el mero hecho de no ser nacionalistas.

El complejo de Zapatero
Por Susana Moneo Libertad Digital 18 Abril 2001

El nuevo intento de Rodríguez Zapatero por acaparar algo de atención en la precampaña vasca desligándose del PP refleja el atormentado tránsito de la dirección socialista en el desierto de la incertidumbre y la desorganización. Zapatero ha salido inmediatamente a contestar las advertencias de Arenas de que el pacto antiterrorista suscrito por ambas formaciones impide que el PSOE pacte con el PNV. Aconsejado por la línea dura de su equipo, que le conmina a no dar respiro a los populares sin orden ni concierto, ha desvelado el complejo que les aqueja en esta campaña vasca.

El intento desesperado de desmarcarse de Mayor Oreja, los guiños al PNV que este mismo lunes rechazaba Redondo Terreros, chocan con la dirección del PSE, a la que le puede desbaratar la campaña. Flaco favor le ha hecho a Redondo, que todos los días escucha las acusaciones del PNV de que se ha vendido al PP y de que ha marginado a quienes defendían el diálogo con todos los partidos. Ha reabierto una nueva polémica interna.

Como ha dicho Rosa Díez, el PSOE sería cómplice de su traición y los socialistas no podrían salir a la calle. Mientras, Redondo Terreros y Mayor Oreja se fotografían juntos.

Los ‘tics’ electorales
TONIA ETXARRI El Correo 18 Abril 2001

Después de que los discursos del Aberri Eguna hayan confirmado las previsiones de Nicolás Redondo sobre el PNV («Arzalluz, con sus guiños, parecerá tener los ‘tics’ de Narcis» ) a los socialistas vascos no les impresiona ya ver que los nacionalistas van en busca del socio desesperadamente desde que saben que, aunque ganasen en votos, no van a poder formar gobierno. Y no les extraña ver a Egibar pendiente de EH mientras oyen a Atutxa ‘cantar’ en favor del Estatuto que sus compañeros desprecian o a Ibarretxe apostar por pactar con ellos. El juego ecléctico del PNV no es nuevo; sobre todo cuando las cuentas electorales no salen. Pero los nervios le están jugando una mala pasada.

Eguiguren, en la explicación de la presentación de la moción de censura contra Ibarretxe se dirigió , hace meses, al PNV en estos términos : «Tan pronto nos abruman con sus guiños como nos sorprenden con sus amenazas». Ese es el estilo. Y Arzalluz volvió a utilizarlo. Pero como la firma del Pacto de Lizarra cambió muchas actitudes en el PNV (la apuesta por el soberanismo, la exclusión de las alianzas con los nacionalistas, los pactos con EH ...) resulta que el eclecticismo ya no cuela. Por eso, tanto los socialistas como los populares y foralistas le exigen que vuelva al terreno estatutario si quieren, de verdad, desprenderse de EH. Hay muchos nacionalistas de bien que reconocen sentir vergüenza de que sus partidos, después del atropello contra los derechos humanos detectado en estos dos tristes años, no hayan recuperado todavía el espíritu del consenso democrático. A ellos se refería seguramente Jaime Mayor cuando, en clave de posible lehendakari, decía que hay que conformar un próximo Gobierno vasco que represente también a los nacionalistas demócratas. En ese sentido Aznar hacía su referencia ayer en Bilbao a la pluralidad de la sociedad vasca para criticar, de soslayo, a los partidos nacionalistas que hacen, del diálogo, la fórmula mágica para descalificar a los mismos adversarios con los que no se ha querido contar durante estos dos años.

Se acerca el momento de la confrontación televisiva y el panorama se presenta incierto ya que el PNV parece rehuir, como es tradición, de los debates ‘cara a cara’ entre los primeros espadas. Ibarretxe seguramente se encontrará cómodo en el coloquio de ETB en el que, por ley electoral, deberán estar todos juntos y revueltos pero que, al comparecer EH, se descolgarán del escenario tanto el PP y el PSE ; así es que serán debates sin interés al faltar nada menos que los representantes de la mitad del Parlamento vasco. Tras la escasa trascendencia de las palabras de Ibarretxe en el Aberri Eguna, el PP insiste en que sea Arzalluz quien dé la cara. Y desde el entorno de Sabin Etxea insinúan que, si se trata de organizar un debate «entre los que mandan» , que Mayor deje su puesto para Aznar. Una fórmula que, ¡quién sabe !, si la presentara en serio el PNV quizá se llevase alguna sorpresa.

La inquietante 'pausa' electoral de ETA
Lorenzo Contreras La Estrella  18 Abril 2001

ETA lleva algún tiempo sin matar. Cuando transcurren algunas semanas sin que la barbarie rebase las proporciones de la kale borroka, hay en la opinión algo semejante a una expectación silenciosa. Cuesta trabajo manifestar extrañeza porque parece que se quiere convocar a las brujas, pero la historia de los últimos treinta años enseña a considerar estas pausas del terror mortal como prólogos de siniestras reanudaciones empeoradas. En realidad no hace falta avisar de nada. Basta simplemente esperar. La banda, como la muerte según Antonio Machado, no faltará a la cita. Ahora, por las razones que sea, se ha parado un poco a mirar el paisaje. Un paisaje preelectoral en el que hasta la Iglesia ha agudizado su sentido crítico frente a la llamada "violencia". En su más reciente zutabe, ETA ha acusado recibo de la actitud, reprochando a la Santa Madre vasca y española el haber roto su neutralidad. Es una recriminación bastante grave desde un punto de vista político, porque delata que para ETA los jerarcas eclesiásticos han empezado a interrumpir una aceptable línea: la del laissez faire moral, la del lavatorio de manos. Y eso al terrorismo le viene mal o le incomoda mucho. De ahí a pensar que el mundo eclesiástico va a dejar de estar en veda del pistolero o del dinamitero media mucha distancia. Antes de matar a un cura, la banda es capaz de acabar con Arzallus, que es cura a medias y todavía le vale para mantener una "constructiva" ambigüedad nacionalista.

ETA, en su zutabe de febrero, ya avisaba de sus prevenciones cuando decía que "el PNV siempre (va) por el camino del engaño y de la mentira". O sea, que aplicaba a la organización de Sabin Etxea la misma catalogación ética que le dedica, por ejemplo, el PP de Aznar. Sin embargo, no hay que perder de vista que lo importante es la acusación a la Iglesia, a la Iglesia jerárquica, pues en la base clerical encuentra la banda óptimas colaboraciones de púlpito y confesionario.

El desmentido propósito de excomulgar a ETA desde la Conferencia Episcopal Española ha sido sólo un accidente del camino. La banda no ha concretado todavía su parecer ante el extraño episodio. Es posible que pase del tema. No le conviene dar aire, aunque sea por vía de réplica, a su indudable cuestionamiento moral.

De momento, no mata. Sigue amenazando, extorsionando, ahora también a los empresarios de Castilla y León. No cabe descartar que reanude su macabro oficio exterminador y que incluso lo haya hecho cuando estas impresiones se hagan públicas. Sin embargo, hay o ha habido pausa. Una de esas clásicas "desapariciones" de ETA cuando sus estrategas afinan sus análisis en una dirección menos violenta. Tal vez influya en ello la multiplicación de las escoltas de que se rodean las posibles víctimas. Pero no conviene engañarse. A la banda nunca le faltarán objetivos sangrientos. Cuando tiene que reducir su importancia, la reduce, pero la orgía de muerte continúa.

Más razonable parece creer que ETA está en un momento de inquietante reflexión, que incluye en su ámbito de posibilidades toda una gama de delitos mayúsculos. La más interesante fase de los comportamientos etarras tiene ya plazo fijado: concretamente el comienzo de la campaña electoral vasca. ¿Qué hará ETA entonces? ¿Reanudará su secuencia asesina? ¿Optará por algún secuestro? Todo menos dejar que el proceso electoral discurra normalmente, por supuesto. Con la campaña interferida por el miedo, ya hay bastante perturbación, pero a la banda nunca le viene mal un impulso complementario.

Unidad y complicidad
Por Ignacio Villa Libertad Digital 18 Abril 2001

Con el paso de los días, las estrategias se van clarificando con absoluta nitidez. La intervención de José María Aznar en Bilbao sitúa el debate político más allá de las siglas partidistas. El mensaje del presidente del Gobierno, que reviste una cierta solemnidad en las formas, tiene un fuerte peso específico en el fondo. Aznar ha hecho un llamamiento a toda la sociedad vasca, nacionalistas y no nacionalistas, para que se rebelen mostrando una actitud de unidad y complicidad para normalizar la democracia en el País Vasco.

Este mensaje tiene, como decía, un fondo de relevancia. No es poner en el punto de mira al PNV, es poner el acento en los actuales dirigentes nacionalistas y, sobre todo, en la traducción política que hacen estos mismos dirigentes del contenido de la ideología nacionalista. Una versión subjetiva, sin duda, y en la que priman más los intereses personales que los intereses generales.

El País Vasco tiene, el próximo 13 de mayo, una oportunidad para la transformación real y social. Es el momento para apartar el miedo de las calles y de la vida de los ciudadanos. Ese cambio requiere dejar de lado a los actuales dirigentes del nacionalismo. Pero ese cambio no entierra al nacionalismo, siempre y cuando sea coherente y constructivo y se fundamente en el Estatuto y la Constitución. El candidato popular Mayor Oreja ha dejado, en este sentido, la puerta abierta al nacionalismo moderado que tenga entre sus objetivos el refuerzo de las instituciones democráticas. Algo que no parece que los actuales dirigentes puedan entender.

Aznar, en Bilbao, ha marcado con claridad el territorio. El País Vasco atraviesa una crisis que necesita de la colaboración de todos. Unidad y complicidad para aislar a los que intentan desvirtuar la realidad. Para ese cambio hace falta el apoyo de todos en unas elecciones en las que no manden las siglas políticas. El único referente debe ser el sentido común, una forma de entender la política que ahora mismo no aflora entre los dirigentes nacionalistas.

El cambio, pues, es necesario. Y hace falta la ayuda de todos.

Disyuntiva ante las urnas
Editorial El Correo 18 Abril 2001

Con motivo de la reunión que la dirección del PP celebró ayer en Bilbao para respaldar a Mayor Oreja como candidato a lehendakari, el presidente Aznar manifestó -por segunda vez en el último mes- que los populares no están en Euskadi para «aguantar» el embate terrorista, sino para «gobernar». La advertencia no sólo entraña un propósito firme que sus propios adversarios políticos contemplan ya como posible, no sólo representa un mensaje de ánimo para que los militantes y simpatizantes vascos del PP vean próxima una meta positiva al final de un largo período de sufrimiento y confrontación. Las palabras de Aznar son portadoras, también, de un severo reproche hacia quienes han contemplado la persecución terrorista contra los representantes del PP o del PSE-EE como un dato que debía permanecer ajeno a los avatares de la política, imputando a los dirigentes de ambos partidos la utilización de su propio calvario con fines electorales, o llegando incluso a la ignominia de advertir públicamente a ETA de que «sus acciones benefician a Mayor Oreja». Los concejales y cargos públicos que han sido víctimas de ETA y siguen siendo objetivo de su afán exterminador lo son por representar determinadas opciones políticas. Ese hecho es tan relevante que añade a su propuesta razones morales que la sociedad no puede obviar a la hora de vislumbrar los caminos de la paz y de la libertad. Su aspiración a procurar la alternancia, además de legítima e incluso razonable en una democracia parlamentaria, apela al mayor revés que los adalides de la xenofobia ideológica podrían sufrir en Euskadi el próximo 13 de mayo. Juan José Ibarre-txe reiteró ayer su idea de que ese día se dilucidará la pugna entre quienes ofrecen un proyecto de «construcción» y quienes pretenden sumir a Euskadi en la «división y el enfrentamiento».

Esta disyuntiva es, sin duda, la que determinará la afluencia de los electores a las urnas. Pero ellas dirán si no son más los vascos que achacan la responsabilidad de la «división y el enfrentamiento» al nacionalismo que los que se la imputan a los constitucionalistas. Si no son más quienes identifican la «construcción» con la alternancia que con la continuidad nacionalista. Durante los últimos meses, y a medida que se evidenciaba el fracaso de la estrategia soberanista, el nacionalismo gobernante ha experimentado una paulatina pérdida de su sentido de la realidad. Ello ha sido especialmente palpable al asumir su responsabilidad frente al acoso que padecen los no nacionalistas como un papel de mínimos, tratando siempre de afrontar de forma ordinaria y hasta rutinaria situaciones de extraordinaria crudeza. Lastrado en origen por su propia designación con los votos de EH el Ejecutivo de Ibarretxe no ha realizado, en ningún caso, un esfuerzo serio de liderar la respuesta democrática al terrorismo por temor a coincidir en su contundencia con las posiciones de los constitucionalistas. Y es ésta una cuestión que no permanecerá ajena al juicio de los electores.

Principio del fin
JOSÉ MARÍA CALLEJA El Correo 18 Abril 2001

Así que Xabier Arzalluz estaría dispuesto a que el PNV no se presentase a las próximas elecciones autonómicas vascas en el caso de que la Justicia decidiera ilegalizar EH, el brazo político de la organización terrorista. A pesar de que tenemos casi agotada la capacidad de asombro a estas alturas del partido, no deja de sorprender que esta eventual renuncia no se haya expresado mucho antes. Por ejemplo, cuando incluso los actuales dirigentes del PNV constataron, con sólo leer los periódicos, que se asesinaba a concejales del PP y a concejales y dirigentes del PSOE, con lo cual ninguno de esos dos partidos podía hacer llegar sus mensajes en igualdad de condiciones con los nacionalistas al electorado vasco. Por ejemplo, cuando haya sabido la actual dirección nacionalista que socialistas y populares no pueden en el País Vasco pasearse por la calle, charlar con los vecinos, potear, ir al monte o hacer footing como ellos, sencillamente porque cualquiera de esas actividades cotidianas puede costarles la vida. Tampoco pueden, socialistas y populares, no sé, abrir un ‘batzoki’ cada fin de semana, por la sencilla razón de que vivir en la clandestinidad a lo único que les da derecho es a que cada fin de semana le peguen fuego a una casa del pueblo (socialista) o ni siquiera eso, en el caso del PP, que están tan perseguidos por el estado de excepción de los conmilitones de Arnaldo que ni pueden abrir sedes, a pesar de ser el segundo partido más votado.

De manera que si Arzalluz se plantea no ir a las elecciones por la eventual ilegalización de un partido con 14 escaños, y que apoya a los que matan, tendría que negarse, de saque, a ir a las urnas por las condiciones de clandestinidad en las que viven dos partidos que suman 30 escaños (PP y PSE-EE) y que, además, ponen los muertos y los exiliados; hombre, no dejaría de tener su gracia que el dirigente político que ha dicho que hay que convocar elecciones anticipadas (Arzalluz) sea el mismo que no se presente a ellas. Pero tranquilos, que la flota de militantes nacionalistas que viven empachados gracias al presupuesto, no consentirán que se pierda el partido antes de jugarlo.

Otros que dan una extraordinaria relevancia a las elecciones autonómicas vascas son los de HB. Ya tienen preparado el no sé cuantos cambio de sigla por si la justicia cae sobre ellos. Se creen más el juego electoral que el más firme de los demócratas, lo cual no deja de tener su gracia, máxime cuando sabemos que su proyecto de país pasa por aniquilar a los demócratas: primero a los que defienden el Estatuto y la Constitución y para los que reservan la pena de muerte por españoles; después a los nacionalistas, con los que no comparten, a largo plazo, el proyecto-delirio de creación del ‘hombre nuevo’, con txapela, por supuesto, ni la abolición de la lucha de clases, a la cubana por supuesto. El estrepitoso fracaso con el que la ciudadanía vasca no siguió su convocatoria de huelga por la independencia y el miedo es sólo un aperitivo del batacazo electoral que les espera el próximo 13 de mayo. Pueden asesinar, pero no convencer; están matando, pero están perdiendo; asesinan, pero no ganan. Estas convocatorias, que hace unos años salían con la boina, ahora no salen ni con piquetes; han perdido fuelle movilizador y la experiencia demuestra que el coraje cívico de los ciudadanos vascos, unido a una Ertzaintza que cumpla con sus obligaciones, las previstas en el Estatuto de Gernika, son la mejor de las soluciones para poner a los furrieles del miedo en su sitio y para recuperar la autoestima democrática, la misma que tuvo el pueblo vasco en la lucha contra otra dictadura, la de Franco. De manera que si Arzalluz no quiere que el PNV vaya a las elecciones -miedo a perderlas se llama eso- tiene muchos motivos para no ir, todos ellos previos a la eventual ilegalización de EH; y si el brazo político de los terroristas tiene especial interés en ir a las urnas, tiene que saber que el mismo bofetón que le han dado los vascos en la calle, se lo van a dar sus propios electores el próximo día 13 de mayo, fecha que marcará el principio del fin de un ciclo negro de la historia vasca.

Los presidentes de mesa que acepten el DNI abertzale serán multados o arrestados
Cardenal ordena al fiscal del TSJ vasco investigar la identidad de los emisores del documento
El Departamento vasco de Interior empezó ayer a distribuir los manuales de instrucciones para los miembros de las mesas electorales. El principal objetivo de los folletos es asegurar que no se acepte el llamado «DNI vasco» como documento acreditativo para votar. El incumplimiento de esta instrucción supondrá la imposición de una pena de arresto de entre siete y 15 fines de semana o de una multa de entre 30.300 y 303.000 pesetas. Por su parte, la Fiscalía General del Estado ha ordenado dos investigaciones para conocer a los emisores de dicho documento de identidad.
Redacción - Bilbao.- La Razón 18 Abril 2001

La polémica suscitada por el anuncio de algunos municipios del País Vasco y Navarra de que han acordado validar el «DNI vasco» siguiendo una moción remitida por Udalbiltza ha llevado al Gobierno a presentar un recurso contra la decisión de los ayuntamientos por haber sobrepasado sus competencias asumiendo unos poderes que se atribuyen al Estado en orden a la expedición del DNI.

   La controversia surgió cuando el Consistorio de la localidad guipuzcoana de Cestona decidió aprobar, gracias a los seis votos de EH en el pleno del Ayuntamiento y a la abstención del PNV, la moción de la Asamblea de Municipios Vascos. Siguiendo esta iniciativa, otros ayuntamientos vascos y navarros como los pueblos guipuzcoanos de Usurbil, Zizurkil, Aizarnazabal, los navarros de Echarri Aranaz, Arbizu y Bakaiku y el vizcaíno de Ajangiz dieron también el primer paso aprobando la declaración de nacionalidad. Por ello, el Ejecutivo ha decidido ampliar el folleto de instrucciones con una página más que recordara que los únicos documentos oficiales para votar son el DNI, el pasaporte y el carnet de conducir. Además, el manual incluye la advertencia de la sanción que acarrearía para los miembros de las mesas electorales desobedecer lo establecido en la LOREG (Ley de Ordenamiento de Régimen Electoral Central). Según las instrucciones, «la identificación mediante alguno de los tres documentos señalados no puede ser sustituída por ningún otro tipo de documento ni acto de reconocimiento, y la Mesa no deberá aceptar el voto». Con motivo de la discusión pública que provocó este carné, la Junta Electoral Central ya se pronunció el 23 de marzo ratificando los documentos válidos para ejercer el derecho al voto. A su vez, la Junta Electoral de la Comunidad Autónoma Vasca, presidida por el presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), Manuel María Zorrilla, que se reunió el pasado 2 de abril, también ratificó que el carné vasco quedaría excluído como acreditación a la hora de votar.

   Las Juntas de Zona comenzaron ayer a recibir los nombramientos de presidentes y vocales de mesas de algunos ayuntamientos, ya que el plazo para ello finaliza hoy.

Fiscalía
De las investigaciones abiertas sobre este asunto, ayer se supo que la Fiscalía General del Estado ha encargado a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco la práctica de dos diligencias: que se dirija al Gobierno Vasco para solicitarle su opinión sobre el citado carné y su posible uso en las elecciones del 13 de mayo, y al Cuerpo Nacional de Policía, para que investigue la identidad de sus emisores, según informa Vasco Press.

   Para la Fiscalía, «no es en manera alguna delictivo el hecho de la emisión de un carné de identidad vasco, porque con su edición no se falsifica nada. Lo que le interesa a la Fiscalía General del Estado, como medida preventiva, es conocer el valor que se le da a dicho carné por parte de la autoridad a la hora de emitir el voto en la convocatoria electoral». EH y su peculiar lema de campaña. El portavoz de EH, Arnaldo Otegui, presentó ayer en San Sebastián el cartel electoral la plataforma abertzale, con el lema «Una nación libre está a punto de nacer en Europa» (al fondo de la foto). Según explicó, esta imagen representa la reivindicación de su formación de que el País Vasco alcance «el estatus de soberanía.

El líder del PSOE condiciona la inclusión de los nacionalistas a que abandonen la vía soberanista - La eurodiputada asegura que no hay otro PNV López Aguilar dice que el PSOE sólo excluye a los violentos
Zapatero apuesta por gobernar con PP y PNV, y Rosa Díez dice que «sería una traición»
El Mundo
  18 Abril 2001

BILBAO.- El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, indicó ayer que el PSOE no descarta dialogar con el PNV tras el 13-M siempre que abandone la vía soberanista, y que su apuesta sería por un gobierno tripartido compuesto por el partido de Xabier Arzalluz, PP y el PSE.

Paralelamente a esta posición del líder del PSOE, la eurodiputada de su partido Rosa Díez mostró su oposición a cualquier pacto con el PNV, «porque cualquier alianza con la formación nacionalista supondría para mi partido convertirse en cómplices de su traición y de los compromisos que adquirió con ETA en Estella», según afirmó en el programa de Antena 3 El primer café.

Sin embargo, Rodríguez Zapatero, en declaraciones a Radio Euskadi, afirmó que su partido «es el gran deseado» por la derecha y por el nacionalismo para lograr un pacto tras las elecciones autonómicas vascas del 13 de mayo.

Tras reiterar que la primera lectura de resultados la realizará con el PP, el dirigente socialista no descartó dialogar con la formación dirigida por Xabier Arzalluz siempre que ésta abandone la defensa de las tesis soberanistas y apueste por la Constitución y por el Estatuto.

Rodríguez Zapatero destacó que es el propio Pacto Antiterrorista que firmó con los populares el que «compromete» al PSE-EE a hablar tras el 13-M en primer lugar con el PP para analizar los resultados electorales.

El Pacto Antiterrorista
Además, recordó que este acuerdo suponía también un «mensaje expreso y claro» al PNV sobre la imposibilidad de llegar con él a acuerdos «mientras continuara en la estrategia de Lizarra y el pacto con los violentos».

No obstante, afirmó que el Partido Socialista está dispuesto a hablar con la formación nacionalista a partir del día 14 de mayo, siempre que defienda el Estatuto y la Constitución y no las vías soberanistas.

«El PSOE no va, lógicamente, a establecer catálogo cerrado, y menos antes de que los ciudadanos se pronuncien, sino que, al día siguiente de las elecciones, tendrá la capacidad de dialogar con todo el mundo, pero eso sí, desde unos principios muy rotundos, que son Constitución, Estatuto de Autonomía y abandono de cualquier tesis soberanista, porque, desde esos parámetros se pueden lograr la paz y estabilidad y en Euskadi», advirtió.

Pero, para la eurodiputada socialista, Rosa Díez un pacto con los nacionalistas vascos, «supondría que los socialistas no podríamos salir a la calle». En su opinión, los recientes guiños del PNV hacia su partido «forman parte del discurso electoral de la coalición que lidera Arzalluz».

«El PNV lanza cantos de sirena para todos, pero no creo que sea verdad que Ibarretxe quiera gobernar con el PSOE», continuó, para sentenciar que «contaremos con el PNV en la oposición», en contra de la posibilidad apuntada por Rodríguez Zapatero.

El secretario de Libertades Públicas y Desarrollo Autonómico del PSOE, Juan Fernando López Aguilar, indicó ayer que en la Ejecutiva se abordó la situación del País Vasco, apuntó que el 13 de mayo el PSOE analizará qué fórmula puede satisfacer mejor la gobernabilidad en el País Vasco e «invitó» a todas las fuerzas políticas que quieran aproximarse al PSOE a hacerlo, «porque sólo excluiremos a las que apuestan por la violencia».
Mayor planea limitar los puestos «a dedo» en los mandos de la Ertzaintza para evitar su politización
Propone que la EITB dedique el 51 por ciento de su tiempo anual a difundir obras europeas
El candidato a «lendakari» del PP, Jaime Mayor Oreja, incluye en su programa electoral, que presentará oficialmente el próximo fin de semana, una profunda reforma tanto de la Ertzaintza como de la EITB. Respecto a la policía autónoma, su pretensión es profesionalizar su cadena de mandos para evitar así su actual politización. Además de darle un marcado carácter de proximidad, potenciará sus relaciones con el resto de cuerpos policiales que actúan en la comunidad. Sobre la televisión vasca, tiene la intención de fomentar su pluralidad y de obligarla a cumplir el actual marco jurídico.
C. Morodo - Madrid.- La Razón 18 Abril 2001

Fiel a su convicción de que entre las prioridades del nuevo gobierno que se constituya en el País Vasco tras el 13-M debe estar la enseñanza, la seguridad y el garantizar la pluralidad informativa, Mayor Oreja ha incluido en su borrador de programa electoral dos amplios apartados dedicados a la reforma de la Ertzaintza y de la EITB.
   Respecto a lo primero, plantea, entre otras cosas, una serie de cambios para aumentar su eficacia en la lucha contra la «kale borroka», proponiendo, por ejemplo, la creación de policías de barrio. Además, quiere limitar de manera urgente la libre designación de mandos de manera que se acabe con la actual situación de politización y se garantice el desarrollo de la carrera de los agentes.

   El candidato popular también es partidario de hacer frente a la «laguna» de coordinación que existe entre la policía autónoma vasca y el resto de cuerpos policiales que trabajan en la comunidad. Para ello, hay que abandonar, según se recoge en el texto, el modelo de «centralismo vasco», apostando por crear un «marco de relaciones armónico y fluido» con la Policía Nacional y con la Guardia Civil. Propone asimismo una reforma de la vigente Ley de Policía para adaptarla mejor a la realidad.

   En cuanto a la EITB, bajo el epígrafe «Medios de comunicación públicos al servicio de una sociedad vasca» se incluye un paquete de medidas de choque para que la televisión pública deje de hacer apología del nacionalismo y para evitar que presente como propias realidades políticas ajenas como pueden ser las que afectan a la provincia de Navarra.

   Mayor Oreja quiere obligar a la EITB a respetar el marco jurídico actual, y propone crear la figura del defensor del telespectador y del radioyente, así como un Consejo de lo Audiovisual que se convierta en una autoridad en materia de contenidos éticos de la programación. Quiere asimismo reservar al menos el 51 por ciento del tiempo de mision anual a la difusión de obras europeas, objetivo para el que destinará cada año el 5 por ciento de sus ingresos.

Moscas con Mayor Oreja
JAVIER ORTIZ El Mundo 
18 Abril 2001

Alguna gente se escandaliza cuando oye que una parte de la población vasca teme que Mayor Oreja triunfe el 13-M. Pero es un hecho.Yo mismo, que no soy nacionalista, siento ese temor.

¿Qué es lo que a algunos nos da miedo? Iré por partes.

1º) Mayor Oreja ha proclamado una y otra vez su deseo de acabar con el nacionalismo vasco. Tememos que, en consonancia con ello, si coge las riendas de Ajuria Enea, no ayude a crear un clima de convivencia entre nacionalistas y no nacionalistas, sino que contribuya a agudizar el enfrentamiento civil en Euskadi.

2º) Mayor Oreja se inspira en la actuación de UPN. El Gobierno de UPN está realizando una política activa en contra del uso del euskara, por más que Navarra sea oficialmente bilingüe. Ha habido autoridades de UPN que han retirado subvenciones a iniciativas culturales argumentando que no darán ni un duro en pro de la lengua vasca mientras haya terrorismo. Criminalizan el euskara. Es muy de temer que Mayor aplique una política así.

3º) El ex ministro ha dicho repetidamente que desea transformar la radiotelevisión pública vasca. No parece arriesgado maliciarse que quiera convertirla en émula de RTVE, cuya beligerancia informativa en pro del PP es ahora mismo abochornante.

4º) Mayor Oreja exhibe buenos modales, pero sería un error confundir las formas con los contenidos. Su carácter es extremadamente autoritario. Lo ha demostrado con la Ley de Extranjería. No sólo con su texto, sino también con su aplicación, del haloperidol en adelante. Su tendencia natural le lleva a tomar sistemáticamente por la calle de en medio.

5º) Mayor Oreja es también hombre de hondas tendencias derechistas en lo social. El actual debate electoral está tan monopolizado por las cuestiones nacionales que apenas se habla de los asuntos sociales. Pero existen, y son vitales para muchos. De la mano de Mayor, es harto probable que llegara un mayor impulso de la enseñanza privada en detrimento de la pública, un progresivo desencuentro con las organizaciones sociales no afines, un desinterés creciente por la causa medioambiental, una desaceleración de las políticas asistenciales... En todos esos terrenos, el Gobierno de Vitoria ha venido desarrollando una actividad bastante más intensa que la del Ejecutivo de Madrid. Lógicamente, las pautas de Mayor se homologarían con las de Aznar.

Podría seguir enumerando razones para temer la victoria de Mayor Oreja. Pero hay una que las engloba y resume todas: ETA, deseosa de «agudizar las contradicciones», está haciendo todo lo posible para que Mayor lo logre.

www.mundofree.com/jortiz1/

Navarra plurilingüe
Nota del Editor 18 Abril 2001

Este articulito iba a dejarlo fuera de la selección diaria, pero como su autor sigue en la línea de atacar a los que sufren, no queda mas remedio que rebatir todos sus puntos.

Dice su autor que no es nacionalista: imposible por lo que defiende.

1º en las vascongadas no hay enfrentamiento civil, si lo hubiera, los muertos estarían entre los independentistas, pues seguro que hay más ingenieros de armamento entre los constitucionalistas. Lo que hay es una absoluta falta de derechos civiles para la ciudadanía demócrata, defendida por los nacionalistas y sus acólitos terroristas

2º Navarra no es oficialmente bilingüe, pues sólo una mínima parte de los ciudadanos, en el norte, utiliza el vascuence, y desde hace algunos años, como arma exclusivista contra la mayor parte de los navarros para ocupar toda la burocracia foral y municipal. Navarra es hispanohablante plurilingüe: si habla con los navarros puede distinguir perfectamente su procedencia, pueblo a pueblo.

3º Sólo recordar respecto a la TV que hay dos cadenas, una en español y otra en vasco, de la primera hay bastantes noticias sobre su impresentable sesgo nacionalista en estas páginas, sobre la segunda, en vascuence, allá ellos.

4º Buenos modales los de la policía autónoma vasca que miran para el otro lado cuando los ciudadanos españoles son amenazados, vejados, amedrentados y asesinados por los nacionalistas y terroristas.

5º La enseñanza pública en español ha desaparecido en las vascongadas por las acciones dictatoriales aplicadas por los nacionalistas. A ver si el Instituto Cervantes abre una sede para los padres que quieren que sus hijos aprendan el español.

No crean que defendemos el PP, el PP de las mil caras, el PP "catalanista", el PP "galleguista" que sufrimos en Galicia, pero ante la disyuntiva, no nos queda mas remedio que defender el PP vasco.

Explosión en la peluquería de la mujer de un 'ertzaina'
El Mundo  18 Abril 2001

VITORIA.- Un artefacto pirotécnico de mediana potencia provocó anoche importantes desperfectos en la peluquería Lloy's de Vitoria, propiedad de la mujer de un ertzaina.

La explosión se registró sobre las 23.50 horas de la noche en el establecimiento ubicado en la planta baja del número 3 de la calle Alfonso XI del barrio Lakua de la capital alavesa.

La propietaria del salón de peluquería ya había sido amenazada con anterioridad a través de pintadas.

La onda expansiva del artefacto provocó, también, la rotura de los cristales de una cafetería próxima y los de las puertas de acceso a los garajes ubicadas en la parte posterior del edificio.

Hasta el lugar del suceso se desplazaron dotaciones de la Ertzaintza y de los Bomberos.

Al cierre de esta edición, artificieros de la Policía autónoma vasca inspeccionaban el local y mantenían acordonada la zona afectada ante la posibilidad de que hubiera otro artefacto explosivo.

El Ayuntamiento de Güeñes apoya al concejal del PP amenazado de muerte
N. JUEZ/ I. CERRO BARAKALDO El Correo   18 Abril 2001

El Ayuntamiento de Güeñes aprobó ayer en pleno, con el apoyo de todos los grupos municipales a excepción de EH y EA, una moción de solidaridad con Juan Ignacio Echevarría Latatu, su único concejal del PP y diputado en Juntas, que ha sido amenazado de muerte. Ante esta agresión «contra los derechos y libertades más elementales», la Corporación municipal manifestó su «total apoyo» al edil, «sin la interferencia de planteamientos partidistas», según dice el manifiesto.

Ésta es la segunda moción de apoyo al corporativo que aprueba el Ayuntamiento de la localidad encartada. En los seis años que Echevarría ha ocupado su cargo de concejal en la Corporación, ha sido objeto de diversas amenazas. Además de los pasquines, su nombre ya ha aparecido en el centro de dianas en las fachadas de Güeñes. Sin embargo, según explica el propio afectado, «las amenazas son más fuertes ahora», lo que ha obligado al concejal a doblar su escolta. Aún así, Echevarría se muestra convencido de que «no van a acallar nuestras voces».

Concejala de Zalla
Por otra parte, la concejala del PSE de Zalla Gema Beltrán, que anunció su renuncia al cargo antes de Semana Santa, ratificó ayer ante el pleno su marcha «por motivos exclusivamente personales». Sin embargo, en declaraciones a este periódico, la edil ha admitido que el pasado 9 de abril remitió al alcalde, el peneuvista Leandro Kapetillo, un documento en el que comunicaba su decisión de abandonar el cargo «ante la inestabilidad política existente en el País vasco que me obliga a llevar escolta».

Dirigentes de PP, PSE, UA y Covite se suman a la marcha de la Plataforma Libertad
BILBAO  El Correo   18 Abril 2001

El PP, el PSE y Unidad Alavesa confirmaron ayer que líderes de los tres partidos acudirán el próximo sábado a la manifestación convocada en Vitoria por la Plataforma Libertad bajo el lema ‘Por la libertad, contra el exterminio’. El Colectivo de Víctimas del Terrorismo en el País Vasco (Covite) y varias asociaciones argentinas que defienden los derechos humanos también apoyarán con su presencia la marcha de la plataforma cívica.

El PP anunció que desplazará una representación del partido a Vitoria «por la necesidad que tienen los vascos de denunciar la falta de libertad que padecen los no nacionalistas». En la misma línea se pronunció el secretario general de Unidad Alavesa, Pablo Mosquera, quien abundó en «la importancia que tiene movilizar las conciencias de los ciudadanos para que no se nos olvide que no vamos sólo a elegir un Gobierno, sino a lograr que se instaure cuante antes el Estado de Derecho».

El coordinador de la Ejecutiva del PSE, Rodolfo Ares, también confirmó que dirigentes socialistas asistirán a la marcha, ya que está convocada «por organizaciones que luchan por la libertad». Covite expresó su «apoyo explícito» a la manifestación «para reconocer el trabajo de ‘Libertad’ en defensa de las víctimas del terrorismo.

Igualmente, estarán en Vitoria delegaciones de las Madres de la Plaza de Mayo opuestas a Hebe de Bonafini -quien apoyó públicamente las posiciones de ETA y EH hace unos meses-, de las Abuelas de la Plaza de Mayo y de grupos de familiares de desaparecidos en Argentina.

El castellano, lengua universal desde Cervantes a Umbral
Impresiones El Mundo 18 Abril 2001

El próximo lunes 23 es la jornada del año más importante de las letras españolas: es el día de Cervantes, el día del idioma, el día en que se entrega el premio que lleva el nombre del autor de El Quijote. Esta edición tiene un significado muy especial para EL MUNDO, ya que Francisco Umbral va a recibir el máximo galardón de las letras castellanas. Es, pues, un buen momento para pasar revista a la situación del castellano en el mundo, como hace hoy EL CULTURAL, con la brillante colaboración de Ernesto Sábato y de Gregorio Salvador. El escritor argentino habla de la fuerza expansiva del español y elogia «la indomable energía» de un idioma en permanente proceso de transformación colectiva. El lingüista Gregorio Salvador, miembro de la Real Academia Española, subraya que hay quien «no se ha enterado de que las lenguas existen para las personas y no las personas para las lenguas». Sus palabras constituyen una valiente denuncia de las políticas de «normalización lingüística» que los nacionalistas han impulsado con objetivos de clientelismo político. Salvador alude a «la discriminación» que sufren los castellanohablantes en determinadas comunidades autonómas con la imposibilidad de que sus hijos sean escolarizados en la lengua familiar y además mayoritaria en la región». Resalta que produce «bochorno» la pasividad de nuestros gobernantes a la hora de defender el español. Salvador se muestra, sin embargo, muy optimista respecto al futuro de un idioma que, por su amplia extensión geográfica, su simplicidad fonética y su riqueza interna, será una de las tres grandes lenguas universales en el siglo XXI.

Recortes de Prensa   Página Inicial