AGLI

Recortes de Prensa     Lunes 23 Abril   2001
#Nacionalismo y negocio
Editorial La Razón 23 Abril 2001

#Si yo fuera independentista vasco
Ignacio SÁNCHEZ CÁMARA ABC 23 Abril 2001

#ETA SALE DE PESCA CON LA CAÑA DE HAIKA Y EL ANZUELO DEL ROCK
Editorial El Mundo 23 Abril 2001

#ETA amplía sus entrenamientos en Francia
Lorenzo Contreras La Estrella  23 Abril 2001

#El gran deseado
EMILIO LAMO DE ESPINOSA El País  23 Abril 2001

#Ética o ganar electores
Nota del Editor 23 Abril 2001

#Peregrinos de lo posible
Luis GONZÁLEZ SEARA La Razón  23 Abril 2001

#Socialistas comprometidos
Editorial El Correo 23 Abril 2001

#Tras el fracaso, la alternancia
JAVIER ROJO El Correo  23 Abril 2001

#Ex cargos del PNV controlan un «holding» de 30 empresas que han recibido ayudas millonarias del Gobierno vasco
Jose A. Pérez - Madrid.- La Razón 23 Abril 2001

#«Empresas fantasma al servicio del nacionalismo»
Redacción  La Razón 23 Abril 2001

#Miles de jóvenes inducidos por Haika a vitorear a ETA con el señuelo del rock
IÑAKI ZULUETA. Enviado especial El Mundo  23 Abril 2001

#«El PSOE se convertirá en una broma si pacta con el PNV»
CASIMIRO GARCIA-ABADILLO El Mundo  23 Abril 2001

#Detrás de «la caja tonta»
Consuelo ÁLVAREZ DE TOLEDO ABC  23 Abril 2001

#Un tal Arzalluz
Cartas al Director ABC  23 Abril 2001

#«He sobrevivido a ETA, y ahora no se trata de huir, sino de estar presente», dice Recalde
BILBAO EL CORREO  23 Abril 2001

Nacionalismo y negocio
Editorial La Razón 23 Abril 2001

Según revela hoy LA RAZÓN en páginas de Nacional, destacadas personalidades relacionadas con el Partido Nacionalista Vasco crearon en los primeros años de los noventa un «holding» de empresas que ha recibido cuantiosas ayudas oficiales del Gobierno vasco y, a su vez, se ha relacionado comercialmente con éste.
   Ésta es una realidad objetiva, y no se entra aquí a valorar su legalidad o ilegalidad. Se trata nada más que de constatar que a la sombra del poder político, en este caso el autonómico, algunos encuentran una forma fácil de prosperar.
   Este caso, que concierne a sectores próximos al PNV, no es, desgraciadamente, excepcional. En otras épocas, en otras Comunidades, e incluso en el Gobierno de la Nación se han producido hechos similares, a veces para el puro beneficio personal; otras, para la financiación de partidos políticos.
   El problema, en tanto que los Tribunales de Justicia no digan lo contrario, es de índole moral. A la sombra del poder político crecen como setas los negocios. Sin embargo, el propio poder político, con su a veces férreo control de la información (especialmente en las regiones) impide que se conozcan estas prácticas hasta pasados muchos años, y después de investigaciones arduas. Este hecho es especialmente ostensible en zonas donde los nacionalismos imponen sus reglas de juego. Porque cualquier denuncia contra esta, cuando menos, picaresca, se toma como una agresión «a la comunidad». Sin duda, hoy lo dirá el PNV.

Si yo fuera independentista vasco
Por Ignacio SÁNCHEZ CÁMARA ABC 23 Abril 2001

Si yo fuera independentista vasco, seguiría pensando que un crimen no deja de ser un crimen porque favorezca la causa del independentismo vasco. Si yo fuera independentista vasco, seguiría aborreciendo el totalitarismo y defendiendo la libertad y continuaría adhiriéndome a la vieja enseñanza liberal de Marañón de que el fin no justifica los medios sino que, por el contrario, son los medios los que justifican el fin. Por eso estaría infinitamente más cerca de los constitucionalistas españoles que de los nacionalistas vascos radicales, aunque compartiera los fines de éstos y no los de aquéllos. Los fines en política importan poco; los medios son casi todo. No me importa para qué asesina alguien si asesina. Y poco me importan las discrepancias, por profundas que sean, con quien respeta y dialoga.

Si yo fuera independentista vasco, aborrecería a ETA con toda mi razón y con todas mis fuerzas, como la peor amenaza que gravita sobre mi tierra. La aborrecería tanto que, por razones morales de pura dignidad, renunciaría a mi objetivo independentista hasta que la banda terrorista se hubiera disuelto. No permitiría en este asunto la menor ambigüedad, pues la vida, la libertad y la dignidad están muy por encima de los límites territoriales en los que los Estados ejercen sus menguadas soberanías. Siempre pensaría que ser hombre es previo, más radical y más importante que ser vasco, y ser vasco, más que ser independentista.

Si yo fuera independentista vasco, no dejaría de reconocer que vasco y nacionalista vasco no son términos sinónimos. Que no existen vascos verdaderos y falsos, de primera o de segunda. Que tan vasco puede ser un votante del PP como del PNV, del PSOE como de EH. Si yo fuera independentista vasco, no por eso sucumbiría a la tentación totalitaria, a la llamada de la tribu, a la proclama del racismo.

Si yo fuera independentista vasco, no pactaría con los terroristas para alcanzar, junto a ellos, los objetivos de la autodeterminación y la independencia, sino que lucharía contra ellos junto a todos los que defienden la vida, la libertad, la dignidad y la democracia. No necesitaría ir de casa en casa proclamando que nada tengo que ver con ETA porque nadie podría albergar la más mínima duda de que nada tendría que ver con ETA. En este caso, la duda ofende. Por el contrario, pactaría con quienes no son independentistas para acabar con los asesinos independentistas. La distinción moral radical es la que media entre asesinos y no asesinos, y no la que existe entre independentistas y españolistas.

Si yo fuera independentista vasco, sólo aspiraría a lograr mis objetivos convenciendo a mis conciudadanos y tratando de vencer en las urnas. Pero no daría ni un solo paso más en esa dirección. Mientras la voz de un discrepante esté amenazada, mi obligación moral es estar junto a él y en contra de mi propio ideal independentista.

Si yo fuera independentista vasco, si hubiera nacido en ese pedazo maravilloso de tierra española y se me hubiera anegado en el alma el amor a la España eterna, si se me hubiera inoculado el odio a mi patria grande en favor del amor a la pequeña, como si fueran incompatibles, si, por desgracia, mis fines y mis ideales fueran semejantes a los de los actuales dirigentes del PNV, aun así no podría estar con ellos. Si yo fuera independentista vasco, no podría votar al PNV, por razones estrictamente morales.

ETA SALE DE PESCA CON LA CAÑA DE HAIKA Y EL ANZUELO DEL ROCK
Editorial El Mundo 23 Abril 2001

ETA y su entorno han demostrado siempre una gran habilidad a la hora de apropiarse de símbolos e iconos. Este fin de semana, lo han hecho con el rock duro, un género musical hasta ahora asociado al mundo de la protesta y el inconformismo social, pero que la banda ha utilizado como señuelo para atraer a los cerca de 7.000 jóvenes que se dieron cita en Oyarzun, convocados por Haika.

Esos miles de jóvenes mordieron el anzuelo del rock duro lanzado por la caña de la organización juvenil abertzale, cuya mano es guiada por la banda terrorista. Lo que iba a ser una gran fiesta musical se convirtió en un acto donde se aclamó a ETA, se jalearon sus asesinatos y se quemaron banderas españolas y francesas, a los compases del heavy metal, las canciones populares vascas y las jarras de cerveza.

El escenario de la acampada organizada por Haika estaba presidido por una gran pancarta de ETA. Y no faltó la intervención de José María Olarra, dirigente del ala dura de EH, que pidió el voto para la coalición tras denunciar la persecución del Estado contra el nacionalismo vasco.

Otras dos chicas jóvenes subieron al escenario para pedir a los militantes que continuaran con la kale borroka, antes de dar paso a tres encapuchados que quemaron banderas españolas y francesas entre grandes aplausos y vítores a ETA.

Según la Constitución y el Estatuto, la Ertzaintza es responsable de mantener el orden público y evitar que se cometan delitos en el País Vasco. Pues bien, ¿por qué no intervinó la Ertzaintza para impedir la quema de banderas y la apología de los asesinatos de ETA en un acto que se había presentado como una fiesta juvenil? ¿Por qué no retiró la pancarta de la organización terrorista? ¿Por qué permitió que, durante 48 horas, miles de simpatizantes de Haika camparan a sus anchas en Oyarzun, sin más reglas que las impuestas por el entorno de ETA?

Estas y otras preguntas deben ser contestadas por el consejero de Interior del Gobierno vasco, más preocupado al parecer en reprimir a los manifestantes que defienden la Constitución que en poner coto a los desmanes de Haika. Pero, diga lo que diga el consejero, el fiscal general del Estado debería abrir de oficio una investigación sobre lo sucedido.

Hace mes y medio, Garzón ordenó la detención de 17 dirigentes de Haika por promover la violencia. El juez sostenía en su auto que Haika es un apéndice de ETA, que se nutre de esta organización juvenil. Los hechos de este fin de semana le han dado la razón.

Pero lo más preocupante es el tirón popular que ha demostrado Haika, capaz de congregar a 7.000 jóvenes vascos, una cifra nada desdeñable. Ello demuestra que la violencia en el País Vasco tiene profundas raíces en parte de la sociedad y en un sistema educativo que hace posible este tipo de fenómenos, que sólo podrán ser combatidos por un nuevo Gobierno autónomo que defienda los valores de la democracia y la tolerancia.

Los inventos del PSOE
Por Jaime CAMPMANY ABC 23 Abril 2001

CUANDO el diablo nada tiene que hacer con el rabo mata moscas, y eso es lo que están haciendo nuestros socialistas desde que no están en el poder. Inventan inventos. Antes, cuando estaban en el Gobierno, inventaban industrias y remanguillés, gales y filesas, comisiones, mordidas, coimas,trinques y manguis, mamandurrias y convolutos, focoex, créditos fad, ayudas al desarrollo, derramas de fondos reservados y todo el viejo y el nuevo catálogo de la picaresca española. Entraron a saco en el Presupuesto y dejaron en pelota la Caja del Fisco. Ya decía mi pariente el poeta José Selgas que «el amor a la patria es un incesto; otra cosa es amar el Presupuesto». Ellos, los socialistas, amaron el Presupuesto con un amor apasionado, intenso y arrebatador. Sobre todo, arrebatador.

Ahora, al verse en la oposición, es cuando se dedican a los inventos políticos. Ya llevan inventados unos cuantos, y merecería la pena que los inscribieran en el Registro de la Propiedad Intelectual o en el de Patentes y Marcas. El invento político más importante y digno, no sólo de adopción sino también de exportación, es el de don Pasqual Maragall, nieto del poeta y alcalde que fue de Barcelona. Maragall,como ustedes recuerdan sin duda, ha inventado el «federalismo asimétrico». Aunque el invento maragaliano no está suficientemente explicado, se supone que consiste en un federalismo donde lo verdaderamente sustancial y significativo es Cataluña, y todo lo demás desempeña una función de acompañamiento subordinado y cooperante.

La igualdad socialista alcanza ahí, en el invento federal de Maragall, un estadio superior, abandona la igualdad primaria en la que todos tienen los mismos derechos para establecer la simetría, que es una forma depurada de la igualdad, porque ya se sabe que la verdadera igualdad consiste en tratar desigualmente a los desiguales, y Cataluña es desigual.

Otro ilustre inventor socialista es Juan Carlos Rodríguez Ibarra, llamado por otro nombre el bellotari, cuya capacidad de invención es tan fecunda que admite la comparación con cualquier otro, aborigen, foráneo o alienígena. Rodríguez Ibarra empezó por inventar el impuesto autonómico sobre los depósitos bancarios, que en definitiva supone descubrir el Mediterráneo, o sea, sacar dineros de donde están.

Es saber popular y extendido que de donde no hay no se puede sacar. Ni el olmo da peras ni el algarrobo manzanas. Tampoco los Bancos dan dinero fácilmente, pero no será porque no lo tengan, sino porque no lo sueltan con facilidad. Para que a un cristiano le dé dinero un Banco, lo primero que debe hacer es demostrar que tienen mucho más del que pide. Bueno, pues el bellotari llega al Banco, le pega un pellizco al dinero que allí dejaron los depositantes, se lo lleva, da un recibito por la cantidad, y a otra cosa, mariposa. Y ahora, se ha inventado la eutanasia pasiva, o sea, casi como en Holanda, pero con garrofas. El que se vaya a morir pronto, mejor cuanto antes. Entre otros beneficios, así deja de sufrir, tanto él como la familia. Lo que no ha explicado el bellotari es si eso también paga impuesto.

Pepe Bono, bajá y jarifa de Castilla-La Mancha, inventó el catálogo de maromos flageladores de jais, parejas lo mismo de hecho que de derecho, santas, barraganas, maturrangas o perpetuas, que de todo eso hay tristemente apaleadas por estos mundos de Dios. Manuel Chaves, o sea, el famoso caudillo del emirato socialista cordobés Mahnuel ben Xabes, inventó el sufragio complementario andalusí, que consiste en otra forma de pensión o subsidio asimétrico. Si Cataluña es asimétrica en el federalismo, Al-Andalus no puede quedarse atrás, y gracias al emir será asimétrica en los subsidios. Hay más inventos, pero yo me canso y ustedes también.

Cervantes
Por AMBOTO ABC  23 Abril 2001

«De buena gana me iba a Alcalá a escuchar a Umbral», suspiró Libe, la más lectora de las brujas del Amboto. «Pues vete», la animé. «Que se esté quieta de una vez, que es una salsera», dijo Mari. «Se coló en el acto de Irala, estuvo en la presentación de la revista de Balbín y, aunque no lo reconozca, cuando actúa Tamara, allí se va, por aquello de que esa pobre chiquita es de Santurce».

«Además, vosotras sois euskaldunes», le espeté a Mari. «Nosotras hablamos todas las lenguas, que para eso somos brujas, y de ser algo, como somos sabias, somos castellanas. Ya decía Unamuno que el castellano fue aquí un instrumento de liberalismo y liberales somos», refunfuñó la vieja dama del Amboto. Y siguió: «Si quieres enterarte, lee a Antonio Tovar, que escribió hace dos décadas sobre la mitología y la ideología en la lengua vasca y puso los puntos sobre las íes». «Conozco el libro», repliqué. «Pues verás que está dedicado a Echevarría y a Astarloa, dos durangueses de ahí abajo.»

«Siempre me sorprendes, Mari, con tu sapiencia, pero no me negarás que ahora se edita mucho en euskera», la tenté. «Editar, sí. Vender, no», afirmó rotunda. «Cuando una fundación de campanillas diga públicamente la cantidad de libros en euskera que ha editado y que no ha podido vender, nos echaremos las manos a la cabeza». «Eres muy críptica, Mari», le reproché. «Lo seré menos: habla con Atxaga, ese que respalda a Madrazo con Saramago y Vázquez Montalbán, a ver si se atreve a contarte la verdad y toda la verdad.» «Lo haré, Mari, lo haré».

El gran deseado
EMILIO LAMO DE ESPINOSA El País  23 Abril 2001

Si las próximas elecciones vascas son, ciertamente, decisivas y cruciales ello es consecuencia de la firmeza del PP que, tras la mayoría absoluta, trocó la colaboración ingenua con el PNV de la primera legislatura en confrontación rotunda. Una apuesta tan fuerte como la que ha hecho el PP, valerosa y arriesgada al tiempo, lanzando a la arena electoral a su político mejor valorado y a quien desvía de otros posibles menesteres significa que el PP (y los españoles con él) puede ganar mucho o perder mucho el 13 de mayo.

Esta política popular tiene dos marcas de identidad. La primera, un discurso fuertemente anti-nacionalista y anti-PNV, partido que, tras pactar con ETA en el verano de 1998, se hizo responsable de una infame y cuádruple traición a sus electores, a sus antiguos aliados, a sus obligaciones constitucionales y estatutarias y a la misma democracia, y al que se responsabiliza de la pérdida de las libertades. Y, en segundo lugar, la hipótesis de que la palanca para cambiar ese estado de cosas está en Ajuria Enea y no en La Moncloa, lo que pasa por ganar las elecciones. Los protagonistas del combate, agónico como pocos y dramatizado por la calculada secuencia de asesinatos de ETA, eran el PNV y el PP, respaldados por sus gobiernos respectivos, Vitoria y Madrid. Y así, con la emergencia del frentismo, el socialismo vasco quedaba emparedado y sin orientación, dudoso entre la repetición de viejos tripartitos, ya imposibles, o el camino en solitario.

Pero nada une más que la común amenaza, y socialistas y populares vascos han tenido que aprender a convivir solidariamente con el terror y el chantaje. Ha sido el socialismo vasco, en contra de otras sensibilidades, comprensibles pero fuera de lugar, el impulsor de la difícil firma del Pacto por las Libertades, arrancado por Rodríguez Zapatero al PP. Con ello, el PSOE rompía su aislamiento y podía comenzar una segunda fase: la de matizar la agresividad del discurso haciendo bajar el Pacto por las Libertades del monte anti-nacionalista al que se había subido.

La campaña electoral vasca comienza de iure el próximo viernes, pero se inició tan pronto como EH retiró su apoyo al PNV. Pues bien, la dinámica electoral huye de la polarización y el fragmentado mapa político vasco no la facilita tampoco. Y si hasta el día 13 debemos deslegitimar el nacionalismo racista de Arzalluz, no podemos hacerlo alienando a potenciales electores o haciendo imposible la gobernabilidad el día 14. Pues esa noche electoral, y en eso consiste la democracia, quedarán políticamente lavados todos los pecados del pasado y los diputados del PNV lo serán con la misma legitimidad que los de cualquier otra formación. De modo que si la campaña refuerza un discurso de centro, que sigue siendo el gran semillero de votos, la perspectiva post-electoral lo refuerza aun más, con lo que el PS vasco ha pasado de ser el gran rechazado al ser el gran deseado.

Pero es que, además, el socialismo vasco está haciendo una gran campaña electoral separando claramente tres discursos que el PP confunde con frecuencia: el anti-terrorista, el anti-PNV y el anti-nacionalista. Los electores del PNV no son Arzalluz e Ibarretxe no es ETA, y que siga siendo el político mejor valorado de Euskadi muestra claramente que nuestros argumentos no han sido tan buenos como creíamos. Pues sólo hay un modo de ganar elecciones: ganando electores. La situación vasca permite que numerosos nacionalistas decidan abstenerse ante el evidente fracaso de la apuesta soberanista de Ibarretxe, o incluso den su apoyo a otro partido. Pero tienen que sentir que ese otro partido les es próximo.

Una tarea para la que el socialismo vasco cuenta con el apoyo de una tradición de colaboración y proximidad con el nacionalismo. Para la que cuentan también con el federalismo, que es tradición histórica del socialismo español. Y para la que cuentan, finalmente, con el apoyo nada desdeñable de la propia Constitución, que define España como una nación plural y compuesta, tema que ha desaparecido del discurso del PP. El PSOE está tendiendo una mano que puede ser estrechada. Yo creo que podemos ganar las elecciones del día 13, y los sondeos y la campaña parecen caminar en esa dirección. Pero la colaboración del PP con el PSOE debe ser tan generosa como ha sido la de éste.  e.lamo@iuog.fog.es

Ética o ganar electores
Nota del Editor 23 Abril 2001

Los políticos siempre andan revolviendo las arenas movedizas  dirigen la sociedad para acomodarse a sus tendencias y permanecer en el poder, olvidándose de los principios éticos que todo individuo perteneciente a cualquier sociedad debe cumplir. Ganar votos no puede hacerse en contra de la ética. Todos los votos no valen lo mismo, los de EH no deben valer para sumar con los votos de los demócratas.

Peregrinos de lo posible
Luis GONZÁLEZ SEARA La Razón  23 Abril 2001

En la barbarie de la ignorancia, George Steiner dice que la más humana y justa misión que podemos tener en esta dura sociedad es la de ser invitados de la vida, en el hermoso doble sentido que tiene, en francés y en español, la palabra huésped, que denota por igual a quien acoge y a quien es acogido. Aprender a invitar y a ser el invitado de los demás deja siempre más rica la casa donde tiene lugar la invitación, excelente motivo para que ejercitemos así nuestra vocación de llamada a un viaje compartido con los demás seres humanos, que nos hace ser siempre ¬dice Steiner¬ peregrinos de lo posible. Esa bella metáfora se encuentra, sin embargo, con los obstáculos que demasiadas gentes oponen a que la historia avance hacia una sociedad de ciudadanos. Incluso los más espeluznantes y dolorosos escarmientos no suelen servir de nada. Es increíble que, apenas unas décadas después de las hecatombes y los crímenes de la II Guerra Mundial, el asesinato, la muerte, el odio al vecino, el tribalismo más intolerante y xenófobo, hayan sentado sus reales en los Balcanes, en Irlanda del Norte, en el País Vasco. 

La explosión de los fundamentalismos nacionalistas, religiosos, étnicos, responden a esa enemistad visceral contra el diferente, contra el huésped, contra quien manifiesta sentimientos cosmopolitas, otra bella palabra que se convirtió en algo oprobioso de la mano de Stalin y Hitler. El ciudadano del mundo, por el simple hecho de no participar del odio tribal, ha de ser expulsado de las patrias aldeanas cerradas, ha de ser exterminado por su nocividad integradora. 

Basta ver lo que está pasando en el País Vasco, para que descubramos esa eclosión de lo político en la más dura vertiente de confrontación entre el amigo y el enemigo. Carl Schmitt incluso se quedó corto en el estereotipo de enemigo, al proyectarlo hacia fuera, tal vez porque participaba de la idea del historiador Ranke, que concebía la política como política exterior. En los nacionalismos del País Vasco o de Irlanda, que descansan en una síntesis de etnia, religión y autodeterminación, el estereotipo del enemigo se dirige hacia adentro, hacia los propios vecinos, incluso hacia los hermanos que no estén dispuestos a sacrificar y subordinar cualquier clase de derechos individuales y de las gentes del mundo a los delirios y las invenciones del pueblo mitificado. 

En ello coinciden las diversas manifestaciones del nacionalismo étnico independentista, tanto si se inclinan por la violencia directa, como si prefieren violarla y burlarla, en clara connivencia con la estrategia violenta. Que todavía existan personas demócratas, e incluso cosmopolitas, que no vean ese doble juego del PNV, forma parte de la naturaleza arcangélica o del despiste absoluto de algunos terrícolas. Es obvio que a la casa del PNV no cabe peregrinar en busca de jubileo cosmopolita. A la de Eta sólo se puede ir como invitados de la muerte. Y la que están queriendo construir, no admite huéspedes maketos. Así de claro.

Socialistas comprometidos
Editorial El Correo 23 Abril 2001

Son muchas las miradas que están puestas en los socialistas vascos y en la posición que tras las elecciones del 13 de mayo pudieran adoptar de cara a la formación de la mayoría de gobierno. La Fiesta de la Rosa que celebran cada año permitió ayer escuchar las palabras de Rodríguez Zapatero y de Redondo Terreros presentando sus aspiraciones como las de una fuerza imprescindible para garantizar, a la vez, el cambio y la estabilidad en Euskadi. Dicha posición, que nadie parece discutir, sitúa a los socialistas en condiciones tan envidiables como comprometidas desde el punto de vista político. Pero incluso en medio de la vorágine electoral, un partido como el PSE-EE requiere un mínimo sosiego para que sus decisiones futuras integren el sentir del conjunto de sus afiliados, respondan a la confianza depositada por sus votantes y estén a la altura que las circunstancias imponen a una formación de su peso. 

Durante los dos o tres últimos años el PSE-EE ha sido objeto de continuas indicaciones o emplazamientos por parte no sólo de quienes en un momento u otro han aspirado a compartir con él responsabilidades de gobierno, sino de diversos sectores de opinión que en ocasiones han tratado a un partido centenario como si no hubiese alcanzado aún la mayoría de edad. En estos momentos, en puertas de un compromiso crucial ante las urnas, no resulta razonable pensar que los socialistas vascos puedan proyectar un nivel de sintonía respecto al PP superior al que expresan a diario en lo fundamental. De igual forma, el hecho de que acompañen sus severas críticas al nacionalismo con exigentes invitaciones a que el PNV rectifique su rumbo no sólo constituye una manifestación de coherencia democrática, sino que refleja un mensaje dirigido a las propias bases que durante años, y en ámbitos institucionales diversos, han visto al PSE-EE compartir tareas de gobierno con el nacionalismo en una etapa ciertamente fructífera para el país. 

Las palabras de Rodríguez Zapatero, advirtiendo a Arzalluz de que «si quiere sentirse cercano a los socialistas no lo haga en contra del PP, sino poniéndose en contra de ETA y de los violentos, defendiendo la paz y la libertad», delimitan perfectamente el campo de juego que los socialistas han asumido como propio. Buena parte de las especulaciones que se están aventurando con posibles combinaciones de gobierno tras el 13 de mayo responden a los deseos de quien las formula o, en todo caso, a una falta de realismo respecto a las voluntades políticas presentes en Euskadi. Nadie podría adelantar hoy qué alianzas van a regir las instituciones vascas dentro de dos años. Pero, sea cual sea el veredicto electoral, no tiene sentido jugar con la hipótesis de un gobierno de concentración, o imaginar la recuperación de la confianza de los socialistas para con los nacionalistas hasta el punto de que lleguen a embarcarse en una coalición en los próximos dos meses. Desde hace tiempo, la fuerza de las circunstancias viene empujando hacia una disyuntiva hoy por hoy ineludible: continuidad o alternancia. Es demasiado tarde y, a la vez, demasiado pronto para que pudieran madurar mayorías parlamentarias transversales o soluciones de concentración. Por eso mismo, los socialistas no deben sentirse más prisioneros de los acontecimientos que cualquier otra de las formaciones que concurren a las urnas.

Desde que el PNV «firmó con ETA un acuerdo para expulsar a los no nacionalistas de las instituciones» los socialistas viven la persecución a que los somete el terror fanático como la consecuencia de una indignidad. No es casual que sean precisamente los dirigentes más comprometidos en el entendimiento con los nacionalistas quienes muestran con mayor vehemencia su decepción y el firme propósito de no reeditar pacto alguno con el PNV si no realizan una previa rectificación total. Los militantes y concejales que -en palabras del secretario general de los socialistas vizcaínos, Patxi López- «dan más de lo que se puede pedir, y no piden nada a cambio» no sólo se muestran dolidos ante la insolidaridad que perciben en la actitud del nacionalismo democrático. Víctimas de la más cruel injusticia, en demasiadas ocasiones se han sentido humanamente rotos, sabedores de que ningún logro político distinto al de la libertad y la paz podría resarcirles de semejante sacrificio. Por eso, es posiblemente ahí donde se halle el núcleo de la eventual participación de los socialistas vascos en el futuro gobierno. Quien pretenda contar con ellos deberá tener en cuenta tanto la obligación de conciliar su proyecto con el de la izquierda democrática que representa el PSE, como la necesidad de brindar a las bases militantes de dicho partido unas condiciones políticas que contribuyan a aliviar en lo posible la carga que supone una situación de extrema inseguridad personal que podría prolongarse en el tiempo.

Tras el fracaso, la alternancia
JAVIER ROJO El Correo  23 Abril 2001

Hoy, cuando restan apenas unos pocos días para el inicio de la campaña electoral en Euskadi, es preciso dar cuenta de que, tras veintiún años de Gobierno, el nacionalismo llamado democrático no ha sabido, no ha querido o no ha podido definir un proyecto autonomista con el que construir el futuro. Ha fracasado.

Ni les basta el Estatuto, ni definen la estación término a que aspiran tras la superación estatutaria que plantean. Así, ni se construye un proyecto de autogobierno en el seno de España, ni se propone otra alternativa viable en torno a un consenso similar al que alumbró el Estatuto de Gernika. Más aún, se sirven de la autonomía como una institución provisional de carácter instrumental, válida en la medida en que se subordine al servicio de su proyecto nacionalista. Por tanto, la herramienta estatutaria no es sino un hito en el camino hacia otros objetivos políticos, una etapa necesaria para extender en la ciudadanía la conciencia nacionalista que permita reivindicar la soberanía.

Se limitan a trasladarnos la voluntad de ejercer -en algún momento indefinido- la soberanía plena de manera difusa, sin propuestas concretas, sin ningún proyecto que lo avale, limitándose a reivindicar la autodeterminación como mito recurrente. Ante ello, y desde la sensatez, los socialistas nos situamos en las antípodas de una reivindicación vacía de contenido, en la medida en que no se plantea de modo transparente el objeto de la decisión; porque además cuestiona el Estatuto y la autonomía, ejes de la organización política sobre los que hemos logrado el más amplio consenso social en Euskadi; y porque no aporta nada en la resolución de los problemas de los vascos que, básicamente, están en los diferentes proyectos de país, así como en las concepciones ideológicas, sociales y culturales en torno a los que se articulan los sentimientos de pertenencia y de construcción de una sociedad vasca moderna.

Hoy, con más crispación política que nunca, vivimos en Euskadi una situación en la que una minoría pretende intimidar la libre expresión de la voluntad de la mayoría de los vascos. La violencia de ETA y de su entorno, HB, contamina y condiciona la práctica totalidad del debate político sosegado, impidiéndonos trabajar en las propuestas más adecuadas para avanzar en el progreso económico y social en un mundo ya de por sí repleto de incertidumbres e interrogantes.

Así, ETA trata de forzar un cambio en el sistema político, violentando la voluntad política y social con sus crímenes. En su entorno, el nacionalismo etnicista de HB justifica la violencia y el terrorismo por razones políticas, como modo de defender propuestas y reivindicaciones radicalmente antidemocráticas y fascistas, coaccionando selectivamente a grupos políticos, sociales y profesionales comprometidos con el país desde ópticas plurales.

Ante esta realidad, los socialistas vascos creemos que es necesario abrir caminos en el País Vasco a otra política y a otra forma de articularla. Y que la principal responsabilidad para lograrlo sigue correspondiendo al Gobierno vasco, que debe ejercer con plena responsabilidad política el autogobierno, en el marco constitucional que nos hemos dado, en coordinación y colaboración con el Gobierno de España desde la lealtad mutua.

Las bases del cambio político que proponemos desde el socialismo vasco como eje fundamental parten de la premisa de que el futuro Gobierno vasco acuerde con el Gobierno de España toda la política antiterrorista para combatir el fenómeno etarra de forma eficaz, de acuerdo a los principios suscritos en el acuerdo por las libertades y contra el terrorismo firmado por el PSOE, el PP y un sinnúmero de colectivos y organizaciones sociales.

Tenemos que buscar el máximo consenso entre las fuerzas políticas democráticas para hacer posible el pacto por la convivencia, acuerdo que debe contar con el máximo respaldo del Parlamento vasco. Euskadi tiene que jugar un papel importante en España. Este planteamiento es prácticamente imposible llevarlo a cabo de la mano de quienes hoy nos gobiernan. Por eso es necesario un cambio radical en el futuro Gobierno vasco.

El malestar ciudadano expresado con rotundidad en las movilizaciones cívicas exige a quienes tienen responsabilidades políticas que las ejerzan con coraje democrático. Desde la rebeldía ciudadana en la recuperación de los valores democráticos y de la pluralidad sobre la que debe sustentarse cualquier sociedad que se quiere libre.

Hoy afirmamos con indignación -a la par que con esperanza- que el nacionalismo llamado democrático, tras más de veinte años al frente del Gobierno, ha optado por llevar adelante sus planteamientos soberanistas, anteponiendo sus postulados maximalistas al bien común y al hecho de que todos los vascos seamos iguales en derechos y deberes. Esta es la razón ética que hace obligado el trabajo por el cambio en Euskadi: el rotundo fracaso del nacionalismo en la defensa de las libertades. Su tibieza, sus pactos inconfesables y, en definitiva, las amistades peligrosas que jalonaron su apuesta por quebrantar los consensos básicos en torno al estatus jurídico sobre el que construir el País Vasco, le convierte en corresponsable del dolor y del sufrimiento al que está sometida una parte importante de la sociedad vasca. Una sociedad que habita en libertad vigilada y que no se siente ni defendida, ni protegida, ni tan siquiera amparada moralmente por sus gobernantes.

Y cuando un Gobierno vive de espaldas al sufrimiento de su pueblo, resulta conveniente atajar esta ceguera con la grandeza que la democracia habilita a todas y todos los ciudadanos: con el voto y la alternancia.

Ex cargos del PNV controlan un «holding» de 30 empresas que han recibido ayudas millonarias del Gobierno vasco
Las principales firmas del grupo se han creado en paralelo al auge del nacionalismo. Ex miembros de Interior, Ertzaintza, Hacienda y del partido copan los accionariados. Algunas carecen de empleados y de actividad
Importantes ex altos cargos del Partido Nacionalista Vasco junto con empresarios muy vinculados al mismo, que han desempeñado puestos de responsabilidad en distintos organismos oficiales de esta Comunidad, han creado un importante e influyente «holding» empresarial en los útimos años. Varias firmas de este grupo, que se ha desarrrollado en paralelo al auge y desarrollo del nacionalismo vasco, han sido subvencionadas por parte del Gobierno autónomo, que ha destinado ayudas de cientos de millones de pesetas para el mantenimiento de las citadas sociedades. Muchas de las empresas carecen de empleados y de actividad real conocida y la oposición sospecha que puede haber vinculación entre alguna de ellas y la presunta financiación irregular del PNV.
Jose A. Pérez - Madrid.- La Razón 23 Abril 2001

Un total de treinta sociedades componen el grupo empresarial creado, en paralelo al desarrollo del nacionalismo en el País Vasco, por más de diez altos cargos del PNV que ocuparon u ocupan puestos de alta responsabilidad en distintos organismos públicos. Muchas de estas empresas, según diversas fuentes y documentos oficiales consultados por LA RAZÓN, han establecido relaciones comerciales de diversa índole con el Gobierno vasco. Los sectores que cubre el mencionado grupo son muy diferentes, aunque predomina el inmobiliario, el de la informática y el de asesorías o negocios de empresas.

Aparecen también sociedades del sector de la restauración y la hostelería, productos químicos, publicidad, gestión de inmuebles, cimentaciones o hasta la acuicultura. Estas empresas fueron creadas entre los años 1989 y1993, la mayoría de ellas, y tienen sus domicilios sociales en Vizcaya, Álava y, en menor medida, Guipúzcoa.

   Los nombres que aparecen como «cabezas visibles» del grupo empresarial han desempeñado cargos de responsabilidad en Departamentos del Gobierno vasco como Interior, Hacienda o Agricultura, o en organismos oficiales, controlados por el PNV como la UTAP, organismo dependiente de la Ertzaintza, la SPRI (Sociedad de Promoción Industrial) o juntas municipales. En la larga lista de nombres que aparecen en el entramado empresarial destacan los de Sabino Arrieta Heras -ex viceconsejero de Interior y considerado hombre de la absoluta confianza de Luis María Retolaza- Carmelo Intxausti -que fue miembro del Bizkai Buru Batzar-, Gustavo Adolfo Ruiz de Loizaga -ex alto cargo de Interior-, Javier Chalbaud -empresario vinculado al PNV-, Marcelino Múgica Samperio -ex alto cargo de la UTAP- o Juan José Zubeldía Peral -ex alto cargo del SPRI.

   Alguna de estas personas aparece con distintos cargos dentro de varias empresas, como en el caso de Sabino Arrieta Heras, ex alto cargo de Interior, que mantiene o mantuvo -según los casos- distintas responsabilidades en las sociedades Vinilika, Vinilika Industrial, Digecosa, Eluar Sl y Friwarding SA.

   Varias de estas firmas recibieron subvenciones y ayudas millonarias del Gobierno vasco en diversos ejercicios, según ha comprobado LA RAZÓN en documentos oficiales. Cuatro de las más importantes sociedades del grupo empresarial creado han recibido ayudas. Es el caso de Orrua Intxasondo Arraiak que en un solo año llegó a recibir un total de 169.012.008 pesetas.

   Otra de las empresas, Hurbil Kulturgaiak recibió 1.895.000 pesetas en 1992, 93, 94, 95 y 96, lo que convirtió sus importantes pérdidas iniciales en beneficios.

   Una tercera sociedad, Sogenor, recibió ayudas por un valor de 37.800 pesetas, una cantidad muy pequeña que, sin embargó, aumentó considerablemente un año después hasta llegar a los 9.038.100 pesetas. Una de las empresas más importantes del grupo, Kermit, también registra en sus cuentas de resultados importantes ingresos catalogados como «resultados extraordinarios» que mejoró la situación económica de una empresa donde aparecen significados miembros del PNV. De las 30 firmas citadas destaca la sociedad Campbell SA, firma que registra el inicio de sus actividades el 15 de diciembre de 1989 y que tiene por objeto social, según datos oficiales del Registro Mercantil de Bilbao consultados por LA RAZÓN, el «estudio, promoción y desarrollo de negocios y empresas». El domicilio social de la sociedad está registrado en la calle Gardoqui número siete de Bilbao, aunque debió de producirse algún cambio posterior en su localización. Entre los cargos de la sociedad figuran, siempre según el Registro, Kepa Andoni Etxebarria Arrizabalaga, como administrador de la empresa, y María Rosario Castañeira Román, como apoderado. Entre sus cargos más antiguos aparecen registrados Ángel María Barturen López (que fue presidente), María Rosario Castañeira Román (como secretario) y Nicolás Gerardo Mendizábal Ibarrondo.Sin embargo, lo que da un papel predominante en el grupo de empresas de los altos cargos del PNV a Campbell SA viene derivado de un cambio registrado el 7 de marzo de 1996 donde, en el apartado «otros actos sociales» aparece textualmente: «se declara la unipersonalidad de esta sociedad, siendo el único socio «Eusko Alderdi Jertzalea-Partido Nacionalista Vasco».
 
   Fuentes consultadas por LA RAZÓN han vinculado a alguna de las personas que desempeñaban cargos en esta sociedad con el PNV.
   Así, Nicolás Gerardo Mendizábal es hermano de Mikel Mendizábal, al que diversos sectores del País Vasco relacionan con el Partido Nacionalista Vasco. Nicolás Gerardo Mendizábal está, asimismo, vinculado a las estructuras de las finanzas del Partido Nacionalista Vasco.

   Fuentes consultadas por LA RAZÓN han vinculado a alguna de las personas que desempeñaban cargos en esta sociedad con el PNV.
   Así, Nicolás Gerardo Mendizábal es hermano de Mikel Mendizábal, al que diversos sectores del País Vasco relacionan con el Partido Nacionalista Vasco. Nicolás Gerardo Mendizábal está, asimismo, vinculado a las estructuras de las finanzas del Partido Nacionalista Vasco. No sólo Campbell destaca en el entramado nacionalista creado por estos altos cargos. Otras dos sociedades resaltan: Kermit SA e Isuntza SA. Esta última fue creada con un capital social de 40 millones de pesetas y su objeto social está relacionado con la hostelería. En su accionariado aparecen varios nombres relevantes: como mimbros «históricos» de la empresa -es decir, que alguno de ellos ya no están en la sociedad- figuran Sabino Arrieta Heras -ex alto cargo de la Consejería de Interior-, Ángel María Barturen López -que también aparece en Campbell SA-, Gustavo Adolfo Ruiz de Loizaga Isasi -también ex alto cargo de Interior y también presente en Campbell-, Marcelino Tomás Múgica Samperio -ex alto de cargo de la UTAP, organismo dependiente de la Ertzaintza-, y José Miguel García Gómez. De estas personas, dos figuran actualmente con cargos de responsabilidad en la sociedad, siempre según los datos del Registro Mercantil, Gustavo Ruiz de Loizaga -ex alto cargo de Interior-y Ángel María Barturen López. El primero como administrador único y secretario y el segundo como vocal.

   En Isuntza aparecen, por tanto, dos altos cargos del Gobierno vasco, Ruiz de Loizaga, relacionado con la gestión y organización de la Consejería de Interior, y Múgica Samperio, responsable de Patrimonio y Contratación de Hacienda y, según fuentes consultadas, hombre de la total confianza de Luis María Retolza y Sabino Arrieta Heras, ex viceconsejero de Interior. Además, Isuntza se vincula con Campbell, donde aparece el PNV, a través de Barturen López. La otra sociedad destacada es Kermit SA. Su objeto social es el de la hostelería, como en el caso anterior, y arrancó con un capital social de diez millones de pesetas. Esta firma no sólo se une a las dos anteriores a través de la mayoría de sus socios, lo que va configurando el entramado empresarial, sino que, en un momento dado, se transforma en Sogenor SA, una de las firmas más significativas del «holding».

   Entre los cargos históricos de Kermit SA figuran Marcelino Múgica Samperio -ex alto cargo de la UTAP y presente en Isuntza-, Gustavo Adolfo Ruiz de Loizaga -ex alto cargo de Interior y también presente en Isuntza-, Ángel María Barturen López -presente en Campbell-, Sabino Arrieta Heras -ex alto cargo de Interior y miembro de Isuntza- y Javier Chalbaud, un conocido empresario vasco que diversas fuentes consultadas por este periódico relacionan muy directamente con el Partido Nacionalista Vasco. De estas personas, que han desempeñado en Kermit cargos de administrador, secretario y vocal, ninguna aparece como cargo actual de la empresa que queda reducida a José María Losa Pérez e Inés Ugalde Uriarte, también vinculada por fuentes de toda solvencia al PNV.

   El hecho importante en Kermit se produce el 10 de enero de 1996, cuando la empresa para a ser una sociedad unipersonal cuyo único socio es la empresa Sogenor, según figura en el Registro Mercantil de Bilbao.

   Sogenor está actualmente en fase de disolución y originariamente aparece registrada con el nombre de Surcaucho SA, hasta que el 15 de noviembre de 1991 cambia a la actual denominación, según ha comprobado LA RAZÓN. Su objeto social es el de «gestión de sociedades de cartera». Sabino Arrieta Heras, ex alto cargo de Interior que aparece en las sociedades Isuntza y Kermit, da continuidad al entramado de empresas de la órbina nacionalista vasca con otras cinco sociedades. Vinilika, Vinilika Industrial SL, Digeco SA, Eluar SL y Friwarding SA.Vinilika inició sus actividades el 20 de diciembre de 1990 con el objeto social de «fabricación y venta de productos químicos, especialmente materias primas plásticas», con un capital suscrito y desembolsado de 1.775.500 pesetas. La empresa está en suspensión de pagos, oficialmente.

   Digeco SA está dedicada a la «promoción de empresas, asesoramiento, negociación de letras de cambio y explotación de fincas» y partió con un capital suscrito y desembolsado de 250 millones de pesetas. Es una de las fuertes del grupo de Sabino Arrieta. El «imperio» de Arrieta se completa con Friwarding SA.
   
   En este «holding» empresarial, en el que unas empresas se interrelacionan con las otras a través de sus consejeros y responsables, aparecen más nombres de la UTAP y el SPRI. Juan José Zubeldía Peral, que fue responsable de la Sociedad para la Promoción y Reconversión Industrial (SPRI), aparece en dos sociedades nuevas, Nexión y Telión.

   En la primera aparece como actual administrador, apoderado de la sociedad y ex administrador único hasta el 1 de noviembre de 1996, momento en que es nombrado Andoni Clemente Ajuria. Esta sociedad tiene como objeto social la «explotación de edificaciones e inmuebles en general; administración de fincas y comunidades y realización de construcciones».

   Telión, la otra empresa de Zubeldía Peral, es mucho más fuerte. Zubeldía ha llegado a aparecer en ella como administrador único, aunque en la actualidad no figura como cargo de la sociedad. Tras un cambio registrado el 23 de febrero de 1993, Telión se dedica a la «investigación, proyecto, desarrollo, asesoría, fabricación, suministro, instalación, montaje y operación de toda clase de equipos, sistemas y programas de ordenador, así como de la mediación, obtención y administración de datos». La fuerza de Telión está contemplada en la alta cantidad de dinero que fue desembolsado en su formación, 32.800.000 pesetas que fueron más tras dos ampliaciones de capital, la del 23 de febrero de 1993 y otra el veintiuno de noviembre de 1997.

   La UTAP, unidad especializada de la Ertzaintza, cuenta con otro de sus altos representantes en este entramado: Pedro Ignacio Altamira Etxabe. Este miembro del PNV aparece como actual consejero de la sociedad Garanitua SA, también dedicada a las «actividades empresariales».

   Javier Chalbaud, otro de los miembros de las empresas ya citadas, Kermit y Sogenor, un empresario fuertemente vinculado al PNV, según varias fuentes consultadas, es venezolano y completa su participación en el entramado nacionalista a través de otras dos sociedades que ha podido conocer LA RAZÓN, Astarloa 91 y Serpai SA, las dos dedicadas a la actividad inmobiliaria y domiciliadas en Bilbao. Según las citadas fuentes, Chalbaud ha figurado en el Bizkai Buru Batzar.

   Carmelo Intxausti e Iñaki Chueca Intxausti -el primero miembro del Bizkai Buru Batzar y el segundo ex concejal del Partido Nacionalista Vasco también aparecen en Construcciones Intxausti y Orrua Intxasondo Arraiak, respectivamente.

Quién es quién en las empresas
Sabino Arrieta Heras: Ex alto cargo de Interior por el PNV. Es el nombre que más aparece en los accionariados del grupo de empresas
   Marcelino Múgica Samperio:
   Ex alto cargo de Interior. También relacionado con la UTAP, unidad especializada de la Ertzaintza.
   Gustavo Adolfo Ruiz de Loizaga: Ex alto cargo de Interior.
   Pedro Ignacio Altamira Etxabe: Ex alto cargo de la UTAP.
   Juan José Zubeldía Peral: Ex alto cargo de la SPRI (Sociedad de Promoción y Reconversión Industrial), de titularidad pública.
   Carmelo Intxusti: Ex miembro del Bizkai Buru Batzar del PNV y del PNV en Guernika.
   Francisco Javier Chalbaud: destacado empresario fuertemente vinculado al PNV.
   Ángel María Barturen López: empresario del País Vasco vinculado al PNV.
   Guillermo Ibarrondo Zamakona: Abogado vinculado al PNV. Ha defendido a miembros de este partido en algún proceso.
   Pedro María Arteneche: Ex presidente del Athletic de Bilbao.

El PNV recibió 1.500 millones en ayudas
Según recuerdan en su libro José Díaz Herrera e Isabel Durán, el Tribunal de Cuentas, en su informe sobre financiación de partidos correspondiente a los años 1995, 1996 y 1997, señala que, el PNV recibió subvenciones de entes públicos por un importe de 1.497.990.021 pesetas. Respecto a los informes del Tribunal de Cuentas, los autores dicen en su libro que: «De esta cifra, 863.901.212 pesetas corresponden a ayudas del gobierno vasco, juntas generales y ayuntamientos, no contempladas en la Ley de Financiación de Partidos de 1987. Se trata, por lo tanto, como advierte el alto tribunal fiscalizador, de ayudas ilegales. (...) 

En el capítulo de donaciones, el PNV recibe en los tres años antes reseñados un total de 765.345.089 pesetas, es decir, un promedio de 940 pesetas por votante, mientras que la media del resto de los partidos no llega ni a diez pesetas por elector. (...) El informe del Tribunal de Cuentas pone de relieve también que desde 1996 el PNV financia con algo más de 50 millones anuales (51.244.274 pesetas en 1998) el Ipar Buru Batzar, es decir, el máximo órgano de su formación política al otro lado de los Pirineos franceses, una especie de partido paralelo creado para acelerar el llamado proceso de construcción nacional. 

Tanto sus sedes oficiales en Vizcaya, Guipuzcoa y Álava como su patrimonio se siguen gestionando por medio de sociedades fantasmas, sin haberse regularizado su situación jurídica, lo que impide un control serio de sus finanzas , advierte el alto tribunal fiscalizador del estado. Algo que a los dirigentes del partido nacionalista, acostumbrados al doble lenguaje y a la meditada ambigüedad en todas sus actividades, debe preocuparles muy poco».

«Empresas fantasma al servicio del nacionalismo»
Algunos testaferros han hecho buenos negocios gracias a estas sociedades, según el libro «Arzalluz. La dictadura del miedo»
Los autores del libro «Arzalluz. La dictadura del miedo», José Díaz e Isabel Durán, revelan cómo el Partido Nacionalista Vacso utiliza «más de veinte entidades, casi todas sin empleados y sin actividad real conocida, por medio de las cuales el PNV lleva a cabo sus actividades poco conocidas en el País Vasco». Los dos periodistas describen «los negocios de muchos de los testaferros de estas sociedades» y subrayan que en el País Vasco no hay nada que se mueva en el ámbito comercial sin la presencia del PNV. Por su interés, publicamos un amplio extracto de los apartados del libro referidos a este aspecto de la actividad del Partido Nacionalista Vasco y de sus ex altos cargos y empresarios afines.
Redacción - Madrid.- La Razón 23 Abril 2001

«En 1989, junto con Félix Illarramendi, Eneko Caballero e Iñaki Ereño, Kepa Amantegui (uno de los hombres relacionados con las finanzas del PNV en la provincia de Vizcaya) funda Garapen, SA, una sociedad opaca propiedad del Bizkai Buru Batzar, que lo único que declara al Tribunal de Cuentas, en 1996, es una inversión de 120 millones de pesetas en su patrimonio. Oficialmente se desconoce el objeto social y el estado patrimonial de la entidad por no haber sido comunicada la totalidad de los balances al Registro Mercantil.

   Es el caso de otra compañía, Errekalde. Constituida, como casi todas las sociedades instrumentales del PNV por un representante de cada herrialde (un vizcaíno, un navarro, un alavés y un guipuzcoano), Errekalde se inscribe en Vitoria el 4 de setiembre de 1981. Cuatro años más tarde, en 1985, traslada su domicilio social a Bilbao y entre sus apoderados figura el miembro del Euzkadi Buru Batzar y tesorero del partido Félix Illarramendi, quien, en 1993, cede todos los poderes al ex presidente del PNV Jesús Intxausti Urkirizar.

   Dedicada a la «realización de estudios de mercado», al «asesoramiento técnico», a la «promoción de empresas industriales» y a «la representación como agente», de su objeto social parece deducirse que se trata de una entidad creada para intermediar en las actividades de muchas entidades del gobierno vasco y cobrar comisiones para el partido.

   Garapen, Errekalde, Mixats, Campbell, Fibro-Cementos Aurrerá, Ibarsusi, Astarloa 91 y otras forman parte del entramado de más de veinte entidades, casi todas sin empleados y sin actividad real conocida, por medio de las cuales el PNV lleva a cabo sus actividades poco conocidas en el País Vasco.

   Los negocios de muchos de los testaferros de estas sociedades han crecido como la espuma. Es el caso, por ejemplo, de Kepa Amantegui. Dueño de la cantera de Mugarra, la única en el mundo que se explota en un Parque Natural como el del Urkiola, aparece además como propietario de empresas como Morteros y Revocos Bikain, Hormigones Eusko, Promocamp o Eusko Promociones. Militante del PNV y accionista del diario Deia, al margen de estas actividades se le considera uno de los hombres que con mayor facilidad «abre las puertas» tradicionalmente inaccesibles en el País Vasco.

   «En Euskadi no se adjudica ni una sola obra pública, se recalifica un terreno o se concede una licencia de construcción sin pasar previamente por caja a satisfacer el correspondiente peaje a los supuestos intermediarios del PNV», reconoce un empresario de la construcción de Madrid. Su empresa y la de otros industriales españoles se ven obligadas a operar en Guipúzcoa, Álava y Vizcaya a través de segundas marcas. La «construcción nacional» tiene sus inconvenientes, como el que no esté bien visto adjudicar las obras de infraestructura a compañías foráneas.

   Otro de los empresarios a quien su vinculación con el partido de Sabino Arana no le ha venido mal es Lorenzo Mendieta Pascual, un empresario bilbaíno, de sesenta años. Militante del PNV y miembro del consejo de administración del diario Deia, Mendieta se ha hecho en los últimos años con un patrimonio inmobiliario que supera los quince mil millones de pesetas. Una de las empresas en las que aparece como administrador único es, por ejemplo, Palacio de Sota, edificio de servicios.

   La entidad, con 1 100 millones de capital, figura en los registros públicos como la propietaria del Palacio de Sota, un edificio de 11000 metros cuadrados, catalogado por el gobierno vasco. Situado en la Gran Vía, junto a la plaza de Moyúa, en pleno corazón de Bilbao, el inmueble fue mandado construir a finales del siglo pasado por Ramón de la Sota Aburto, el iniciador de una saga familiar de industriales ligados al nacionalismo, fundador de los astilleros Euskalduna, propietario de bancos, altos hornos, ferrocarriles y empresas navieras.

   Mendieta y sus socios son «dueños» de otros emblemáticos inmuebles de Bilbao, como el edificio Axa (antes Edificio Aurora), emplazado enfrente de la plaza de Moyúa, donde hasta el año 2000 se encuentra la sede central del PP. No puede demostrarse documentalmente, sin embargo, que ambos inmuebles, el Palacio de Sota y el Edificio Axa, y algún otro más de Bilbao, por cuyo alquiler para la instalación de oficinas se pagan precios astronómicos, formen parte de la estructura financiera del PNV como figura en un informe confidencial del Cesid.

   Pese a todo, el enriquecimiento fácil y la política del «pelotazo» parece estar a la orden del día en Euskadi más que en cualquier otra región española. Los nombres de altos cargos del gobierno vasco o del PNV como el ex consejero Javier García Egotxeaga, el ex concejal Iñaki Ereño, el ex secretario del Bizkai Buru Batzar, Javier Chalbaud, el ex presidente de la Federación del Metal de Vizcaya, Juan Antonio Arcelay, el senador Mikel Unzueta, han aparecido relacionados con supuestos casos de corrupción.

   A la lista habria que añadir los nombres del ex presidente del Athletic, Pedro Aurtenetxe; el ex concejal de Baracaldo, Juan Maria Mendizabal, el ex diputado general de Vizcaya, José Alberto Pradera o el presidente de la constructora Uribitarte, Antonio Uresti, y de, al menos, un centenar de personas más.

   El listado de los escándalos es, igualmente, para echarse a temblar. En operaciones como la ampliación de la Feria de Muestras de Bilbao, financiada con dinero de la diputación, o en el llamado «caso Uribitarte» se han movido sumas de dinero por encima de los treinta mil millones de pesetas. Uno de los «negocios» derivados de la Feria de Muestras, la compra por la diputación de un edificio de 19 579 metros cuadrados y cien plazas de garaje para establecer allí sus servicios centrales, representó una inversión de 4 655 millones de pesetas. Una tasación posterior revela que el valor de los inmuebles es de 3 472 millones, por lo que, de ser cierta la última estimación, el gobierno foral de Vizcaya abonó un sobreprecio de 1 183 millones.» Sin embargo, las fuentes tradicionales de financiación del PNV eran otras.

   A mediados de 1990, Javier Arzalluz sale a la palestra y declara: «Hay una inmensa campaña orquestada en Madrid y Euskadi para relacionarnos con casos de corrupción y hundir al partido».

   La supuesta campaña, en realidad, había salido de la Ertzaintza. El 17 de marzo de 1990, el asesor jurídico de uno de los sindicatos de la policía autónoma vasca presenta denuncia en el juzgado de Instrucción número 3 de Bilbao. Los presuntos delincuentes eran el director general del juego del gobierno vasco, José Joaquín Portuondo, y su segundo, Alfredo Peña.

   Responsables de la Dirección General del juego, organismo vinculado a la Consejería de Interior que dirige Luis María Retolaza, uno de los hombres de confianza del presidente del PNV, Portuondo y Peña están acusados por el sindicato policial de un delito de estafa y otro de prevaricación en la concesión de las licencias de máquinas tragaperras en Vizcaya y Guipúzcoa.

   Las investigaciones policiales se remontan a cinco años atrás. El 2 de julio de 1985, ante la anarquía que reina en el sector del juego, con máquinas ilegales en bares que otorgan premios de hasta un millón de pesetas, el gobierno vasco hace público un decreto reordenando el juego y reduciendo el excesivo parque de máquinas de juego en establecimientos públicos.

   La Consejería de Interior se salta a la torera su propia normativa y aunque oficialmente no se conceden nuevas licencias para instalar máquinas, entre 1984 y 1989 las tragaperras se duplican en la provincia de Vizcaya, pasando de seis mil a más de doce mil. La Ertzaintza abre expedientes pero, en lugar de ser tenidos en cuenta, los autores son represaliados.

   La «guerra» entre la Consejería de Interior y la policía autónoma experimenta un cambio radical al descubrirse un mercado negro de licencias en Guipúzcoa tras el que, aparentemente, se ocultan el propio director general del juego, José Joaquín Portuondo, y su segundo, Alfredo Peña. El «negocio» es redondo. Por cada autorización para instalar una máquina en una cafetería, los compradores han de abonar un millón de pesetas, dinero que aparentemente va a las arcas del PNV.

   Con estos datos, el juez instructor, Ricardo Prada, abre un sumario y llama a declarar a Portuondo. El responsable del juego reconoce estar al corriente de la existencia de los mercados negros. Reconoce también haberse entrevistado en Vizcaya con dos empresarias del sector: Araceli García y Olga López.

   En las diversas deposiciones ante el juez, Portuondo y los empresarios se acusan mutuamente de presuntos intentos de soborno por la compra de 700 licencias que la Dirección General del Juego tenía bloqueadas en aplicación del decreto antes citado. Los «donativos» exigidos, según Olga López, ascendían a 150 millones de pesetas, «la mitad era para el PNV y el otro 50 por ciento para los intermediarios, entre los que se encuentra el director de Hacienda de la Diputación de Vizcaya, Ignacio Goiri».
   El «negocio» de las tragaperras destapa otros chanchullos como la existencia de la empresa Iru-Alfa, fundada por Félix Illarramendi (uno de los supuestos «testaferros» del PNV), implicada aparentemente en la venta de licencias ilegales o la concesión, sin concurso, de la lotería instantánea Raspe y Gane a la empresa Industrias Alfanuméricas». A la presunta corrupción hay que añadir, además, el «amiguismo» y el «enchufismo» en el nombramiento de los funcionarios de la administración vasca».

«La casa de Sabino» costó 5.000 millones
Herrera y Durán escriben lo siguiente en su libro sobre la casa de Sabino Arana (Sabin Etxea) y sobre las sedes del partido:

   «Allí, junto a la Iglesia de San Vicente Mártir, frente a los jardines de Albia, se encuentra Sabin Etxea (la casa de Sabino), la sede oficial del Partido Nacionalista Vasco, un faraónico edificio, cuyo coste ascendió a más de cinco mil millones de pesetas, pese a que muchas de las empresas constructoras eran adjudicatarias de gran parte de las obras públicas que contrata el gobierno vasco, las diputaciones forales y los ayuntamientos bajo control nacionalista[...].

   Un partido político que dispone de cerca de cuatrocientas sedes oficiales (batzokis) abiertas en el País Vasco, con los gastos de luz, agua, teléfono y fax que ello conlleva, necesita disponer de unos recursos que habitualmente no se consiguen con las cuotas de afiliados ni con las subvenciones oficiales a los partidos políticos por el número de votos obtenidos en los distintos procesos electorales.

   Aunque el inmovilizado material declarado en 1995 asciende a 8.154 millones de pesetas, el valor patrimonial del conjunto de edificios propiedad del Partido Nacionalista Vasco se calcula en no menos de veinte mil millones de pesetas, muchos de los cuales están adquiridos a nombre de intermediarios o de sociedades patrimoniales como Garanpen, Campbell o Fibra-Cementos Aurrerá o testaferros como ocurre en la provincia de Guipúzcoa, donde el partido nacionalista reconoce disponer de propiedades por un valor de 808.912.000 pesetas.

   A esa cifra hay que sumar un crédito por otros 921.396.000 millones de pesetas que el Partido Nacionalista Vasco exige a Eusko Alkartasuna, que sigue activado en sus balances, y que corresponde a los batzokis escriturados a nombre de sociedades interpuestas que quedan para el uso del partido de Carlos Garaicoechea, tras la ruptura política con el Partido Nacionalista Vasco».

Miles de jóvenes inducidos por Haika a vitorear a ETA con el señuelo del rock
Una gran pancarta con el eslogan «ETA siempre adelante» presidía la carpa de los conciertos de Oiartzun - Los presentes corearon gritos de apoyo a la banda y varios oradores animaron a seguir la «kale borroka» - Tres encapuchados quemaron banderas de España y Francia
IÑAKI ZULUETA. Enviado especial El Mundo  23 Abril 2001

SAN SEBASTIAN.- La organización juvenil Haika celebró su primer cumpleaños con unas jornadas en la localidad guipuzcoana de Oiartzun durante el pasado fin de semana. Los conciertos de rock duro atrajeron a miles de jóvenes vascos y la música se convirtió en el señuelo utilizado para implicarles en el apoyo a ETA. La asistencia a este primer aniversario de Haika se redujo de los 20.000 que acudieron a Cambó en 2000 a unos 12.000 que, según la organización, acudieron a Oiartzun este año.

Esta ha sido la forma elegida por las juventudes de la izquierda abertzale para conmemorar que hace un año, miles de jóvenes de la izquierda abertzale -entre 15.000 y 20.000 asistentes- se reunían en la localidad vascofrancesa de Cambó para ver el nacimiento de Haika, la organización juvenil creada por jóvenes del País Vasco francés y de las comunidades autónomas vasca y navarra para sustituir a Gazteriak y Jarrai, respectivamente. Tras dos años de conversaciones y de todo un proceso de convergencia se creaba una sola organización juvenil en ambos lados de la frontera.

Los actos comenzaron a las 19:00 horas del pasado viernes con la apertura de la zona de acampada. La organización utilizó una carpa gigante, la misma que se utilizó el año pasado en Cambó y que fue trasladada desde Francia para la ocasión, adornada por los militantes de Haika. El recinto que iba a albergar los conciertos de música se decoró con una gran pancarta con el anagrama de ETA formado por el hacha y la serpiente y el lema en euskara: ETA. Bietan jarrai (ETA, siempre adelante). A su lado se situaba el sello de la organización terrorista en cuyo interior puede leerse; Euskadi' ta Askatasuna (País Vasco y libertad).

La organización de las jornadas programó conciertos con los grupos de rock duro más importantes para lograr a atraer a miles de jóvenes que se sumaron a los mensajes políticos de caracter violento provocados reiteradamente por los promotores del encuentro juvenil.

Consumo de drogas
Otro cartel en el escenario recogía una frase del miembro de ETA José Miguel Beñaran Argala -miembro histórico de la organización asesinado en 1978 por el Batallón Vasco Español, el antecedente de los GAL-, en la que se leía en euskara: Soilki ondo antolatutako herriak lor ditzake helburu haundiak (únicamente el pueblo bien organizado puede conseguir grandes fines). Haika disponía en ese mismo lugar de otra pancarta, en la que que se denunciaba el consumo y tráfico de drogas.

En esa misma carpa, el sábado, alrededor de las 19.30 horas, comenzó el acto político. Un militante de Haika hizo las labores de presentador, así como una valoración del primer año de existencia de esta organización radical juvenil. Subrayó el gran número de jóvenes que habían participado en el proceso de creación de Haika y recordó su participación de los disturbios de Biarritz durante la reunión de los jefes de Estado de la Unión Europea. Además, también recordó su protesta en la Universidad de Lejona enfrentándose a la Policía vasca durante la reunión de Rectores de las Universidades Españolas. Tras estas palabras, un bertsolari (poeta que improvisa versos en euskara) recordó también los 12 meses de Haika.

El mismo presentador leyó la lista de las 17 personas pertenecientes al colectivo juvenil Haika encarceladas recientemente por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, por su militancia en este colectivo. Uno de los portavoces que está en prisión, Igor Ortega, había mandado una grabación desde Alcalá-Meco, para «animar a la juventud de la izquierda abertzale a que siga por el mismo camino», emprendido en Cambó hace un año. Al término de su intervención y en medio de grandes aplausos y gritos de Borroka da bide bakarra (La lucha es el único camino), subieron al escenario dos chicas jóvenes. Subrayaron el slogan coreado por el público en el sentido de que la lucha es el único camino y cantaron Lepoan hartu ta segui aurrera (Cógelo al hombro y sigue adelante), una canción de lucha, convertida en popular hace muchos años y escrita por Telesforo de Monzón, que fue militante del PNV, ministro del primer Gobierno vasco, y que después fue dirigente de Herri Batasuna. A continuación, subieron al escenario tres encapuchados que portaban en sus manos una bandera española y otra francesa a las que prendieron fuego, en medio de los gritos a favor de ETA: «¡Viva ETA!»; ETA herria zurekin (ETA, el pueblo está contigo); Gu etakin, ETA gurekin (Nosotros con ETA, ETA con nosotros).

Posteriormente, le tocó el turno al escenario el miembro de la Mesa Nacional de HB José María Olarra que manifestó su «emoción» al ver a tantos jóvenes reunidos, y pidió a los asistentes que el día 13 vayan a votar con una papeleta en la que ponga EH, para conseguir cambiar el marco político actual. Olarra eludió referirse sobre el DNI vasco el voto para EH, pero sí insistió en que el mejor modo de lucha en estos momentos era el acudir a las urnas el próximo 13 de mayo y depositar el voto para la izquierda abertzale.

En ese momento, apareció en el escenario un vídeo-documental sobre la precariedad laboral y social, así como sobre la falta de viviendas para los jóvenes vascos. Con esas imágenes, la miembro de Jarrai, Amaia Rekarte, hizo un llamamiento a toda la juventud vasca para que se manifiesten el próximo día 1 de Mayo, día del trabajo. Esta joven vascofrancesa empezó su discurso recordando a sus 17 compañeros encarcelados y atribuyó esta situación al miedo que los estados francés y español tienen a que la juventud vasca consiga «escaparse de sus garras». A continuación todos los congregados cantaron el Eusko Gudariak (himno del soldado vasco) y volvieron a gritar vivas a ETA., a la independencia y a favor de los presos.


Desde la música a la violencia
SAN SEBASTIAN.- Haika mezcló política y música. En una estrategia bien planificada, logró atraer a miles de jóvenes del País Vasco con una convocatoria musical donde concentró a destacados grupos del panorama de música radical.

De esta forma, dispone de un amplio auditorio, no solo para las canciones radicales, sino también para enviar sus consignas en favor de la organización terrorista ETA. Así, el viernes, el sábado y la madrugada del domingo, bajo una gran carpa, los jóvenes de la izquierda abertzale bebieron sidra y cerveza, entonaron y escucharon canciones populares vascas, música ska, Heavy metal, vieron vídeos de denuncia social y gritaron goras (vivas) a ETA. Todos los grupos que participaron en el quasi maratón de la carpa grande subrayaron la necesidad de responder a los ataques que recibe la juventud vasca por parte de los estados francés y español.

El viernes, a las 21.40 empezó el desfile de grupos. El primero en subir al escenario fue el grupo de Heavy Metal, Anestesia, que tocó canciones reivindicativas. Txapelpunk fue el siguiente, mientras los jóvenes que estaban en el centro del pueblo se iban aproximando a Ugaldetxo para escuchar el concierto. Después vino Tonino Carotone, ex cantante del grupo Cojón Prieto, que triunfa en Italia. Este dio paso al ska de Skalariak, que calentó motores para la llegada de La Polla, el grupo musical más esperado.

«El PSOE se convertirá en una broma si pacta con el PNV»
José María Aznar le ha asignado una tarea esencial dentro de un proyecto de Gobierno cuya prioridad es poner fin al terrorismo. El se la ha tomado con resignación y asegura que no es el único que ha asumido responsabilidades complejas. Prudente y sincero, asegura que no cree ser un objetivo prioritario de ETA
CASIMIRO GARCIA-ABADILLO
El Mundo  23 Abril 2001

MADRID.- El vicepresidente primero del Gobierno, que asumió hace poco más de un mes la cartera de Interior, se ha tomado el encargo del presidente del Gobierno con resignación, pero también con la convicción de que su tarea es esencial para un proyecto que tiene como primer objetivo acabar con ETA.

Mariano Rajoy, poco dado a la presunción, tiene más influencia de la que aparenta. Entre sus virtudes o defectos, según se mire, no se encuentra la ambición de poder. Prudente, de una fidelidad probada, no tiene inconveniente, sino todo lo contrario, en que el vicepresidente económico, Rodrigo Rato, asuma un papel más político durante esta legislatura.

El, además de coordinar la labor del Gobierno, tiene bajo su responsabilidad los dos asuntos más graves que afectan a este país: ETA y la inmigración. A pesar de ello, no parece abrumado.

Lo más importante ahora es que los ciudadanos del País Vasco puedan votar libremente en las elecciones autonómicas del próximo 13 de mayo. Su departamento, en colaboración con el Gobierno vasco, está poniendo todos los medios para que así sea. De momento, se van a destinar más de 5.000 millones para garantizar la seguridad de los concejales del PP y del PSOE. Además, hay en marcha otras medidas de prevención para evitar que la banda terrorista ETA cometa un gran atentado -que no descarta-, de aquí al día en que se celebren los comicios.

- ¿Cómo se las arregla para compaginar el cargo de vicepresidente con la responsabilidad de ministro de Interior?
- En esta primera etapa mi dedicación es casi prioritaria al Ministerio de Interior. Hay dos o tres responsabilidades que me ocupaban mucho tiempo, como eran la preparación de la Comisión de Subsecretarios, la de los consejos de ministros, las relaciones con las Cortes y el tema de las vacas locas, pero ahora ya no están bajo mi responsabilidad.

- Su nombramiento como ministro de Interior ¿ha llevado consigo que el vicepresidente segundo, Rodrigo Rato, asuma labores de coordinación dentro del Gobierno y tenga un papel más político?
- Rato asumía la coordinación económica y yo asumía la coordinación política. No creo que se hayan producido cambios sustanciales tras mi nombramiento. Ya no soy ministro de la Presidencia y ese papel lo ha asumido Juan José Lucas. Ahora bien, creo que es deseable que Rato se pronuncie sobre temas políticos.

- Usted prevé que Rato va a intervenir más, a partir de ahora, en temas políticos.
- Creo que sí. Rato es uno de los activos más importantes que tiene este partido y, aunque la Vicepresidencia económica genera una carga importante de trabajo, yo siempre he sido partidario de que intervenga en los asuntos políticos.

- ¿No le parece que en un país que tiene un problema de terrorismo como España, que le hagan ministro de Interior, es una de las peores cosas que le pueden suceder a uno en la vida?
- El Ministerio de Interior tiene asuntos complejos, como el terrorismo o la inmigración, la seguridad ciudadana, la droga... Pero cuando uno está en política tiene que asumir las responsabilidades que se le encargan. Realmente, qué podría pensar yo de mí mismo si después de aceptar tres carteras ministeriales hubiera dicho que no a la de Interior... porque las hay más bonitas. Por otro lado, no soy el único que asume una cartera difícil. La enorme responsabilidad que se le ha encargado a Jaime Mayor no me parece precisamente fácil.

- ¿Teme usted ahora más que antes por su seguridad?
- No, sinceramente no.

- ¿No cree que ahora es un objetivo prioritario de ETA?
- No. Creo que ETA mata a quien puede y es evidente que un vicepresidente primero y ministro de la Presidencia y un vicepresidente primero y ministro del Interior son objetivos similares. Además, supongo que en ese miedo hay un cierto componente psicológico que en mi caso no se da.

- ETA ha sufrido desde el final de la tregua muchos y muy importantes golpes. Sin embargo, sigue viva como organización terrorista. ¿Cómo está la banda terrorista ahora?
- Una cosa es la organización militar y otra es todo su entorno, las otras patas de ETA. La organización militar es evidente que ha sufrido unos golpes muy fuertes a lo largo del año 2000 y en los primeros meses de 2001. Aun así, no podemos ser triunfalistas. ETA todavía tiene comandos y cantera, fundamentalmente en Guipúzcoa. Ahora bien ETA no es sólo sus comandos, sino que hay un entorno muy importante contra el cual han actuado recientemente las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y el propio Poder Judicial. Si a ello unimos el que cada vez la sociedad se involucra más, cada vez los grupos intelectuales son más activos, cada vez los medios de comunicación son más claros en su posición, yo creo que hay datos para abordar el futuro sobre unas bases bastante sólidas.

- ¿Diría que ETA está en el peor momento de su historia desde el punto de vista militar?
- No me atrevería a afirmarlo, pero es verdad que está en uno de sus peores momentos.

- ¿Quién manda en ETA?
- Eso es muy difícil de saber y, además, es probable que cambie según el momento. Yo no me atrevería a decir nombres, porque hay un aparato político y un aparato militar y hay momentos en que el aparato militar, por ejemplo en la época en que lo dirigía García Gaztelu, tenía mucha más importancia y en otros el peso lo ha asumido el aparato político.

- ¿Teme un atentado a gran escala antes de las elecciones?
- Hay que esperarse cualquier cosa. No descartaría nada de aquí a las elecciones del 13 de mayo.

- Usted se ha entrevistado recientemente con su colega Daniel Vaillant. ¿Cree que Francia está haciendo todo lo posible por luchar contra ETA en su territorio?
- La colaboración ahora es mejor, lo cual no quiere decir que no pueda mejorar. Recientemente, se han producido en Francia detenciones importantes. En la última reunión que tuve con Vaillant se acordó que el Gobierno francés crearía una brigada con sede en Bayona, dependiente de Burdeos, formada por 25 personas y dedicada fundamentalmente a una labor de investigación. Es verdad que no me ha gustado que se haya producido un robo de explosivos y que se haya detenido a una sola de las personas.

- ¿Se puede llegar al acuerdo de que los terroristas detenidos en Francia sean juzgados en el país donde hayan cometido los delitos más graves?
- Tiene que ser posible, porque precisamente ahí está el futuro de la Unión Europea como gran proyecto político. En Europa hay en este momento libre circulación de mercancías, capitales, servicios, personas y, si se me permite la expresión, delincuentes. Sin embargo, no hay libre circulación de policías ni de resoluciones judiciales. Tenemos que avanzar en esa coordinación de políticas porque si no la UE será simplemente un mercado común, una unión económica.

- El consejero de Interior del Gobierno vasco le ha echado algunos piropos recientemente, ¿eso significa que la colaboración en materia antiterrorista va por buen camino? ¿Está haciendo la Ertzaintza todo lo que sería deseable contra ETA en estos momentos?
- Hemos firmado un acuerdo con el Gobierno vasco para dar escolta a todos los concejales del Partido Popular y del Partido Socialista. El viernes aprobamos un crédito extraordinario por importe de 2.500 millones de pesetas para escoltar a estas personas de aquí hasta finales del año 2001. También hemos acordado colaborar de cara a la campaña electoral para garantizar la seguridad de todas las personas. A partir de ahí y con absoluta sinceridad si se comparan los datos de la kale borroka en Navarra y en el País Vasco en los últimos años se puede ver que la policía ha sido mucho más eficiente que la Ertzaintza. Creo sinceramente que con otro Gobierno las cosas irían mejor.

- ¿Cuántos concejales del PP y del PSOE hay con escolta en el País Vasco?
- Más de 300 personas. Todos tienen escolta.

- ¿Cuánto dinero cuesta mantener esa protección?
- Algo más de 5.000 millones al año.

- ¿Ese coste va a ser sufragado por el Gobierno central y el Gobierno vasco?
- Sí, bien entendido que la competencia es del Gobierno vasco.

- ¿Y eso cómo se hace? ¿Al 50%?
- Al 50%, sí.

- ¿Es posible que los nacionalistas vuelvan a ganar el 13 de mayo?
- El cambio es más posible que nunca en el País Vasco. Creo que se va a producir un vuelco electoral porque ya hay una gran mayoría de ciudadanos que apuestan claramente por la defensa de los derechos individuales por encima de cualquier otra consideración.

- En el caso de que ganasen los nacionalistas y en el País Vasco hubiera un incremento de la 'kale borroka' y del terrorismo ¿sería factible la posibilidad de un estado de excepción para garantizar la libertad de los ciudadanos no nacionalistas?
- Situarnos en supuestos de esas características no tiene sentido en este momento.

- Si ganan los partidos constitucionalistas, ¿en qué va a notar un ciudadano vasco que mejora su seguridad?
- En materia policial va a haber una decidida apuesta por la seguridad ciudadana. El modelo de proximidad que nosotros hemos implantado en España a lo largo de estos cuatro años se va a implantar allí. Con la Ertzaintza, como es natural, que es quien tiene la competencia. En segundo lugar, la Ertzaintza va a tener el respaldo y las instrucciones claras para garantizar que se cumpla la ley. En tercer lugar, la colaboración con la policía y la Guardia Civil va a mejorar.

- ¿Usted cree que la Iglesia, y, en concreto, el clero vasco, han sido todo lo claros y contundentes que a usted le hubiera gustado en su definición contra el terrorismo?
- No, yo creo que no. Lo he dicho en un determinado momento y no he vuelto a hablar de ese asunto. En los últimos tiempos veo una posición más clara, más contundente, mejor explicada por una parte de la Iglesia española.

- Pero no así por la Iglesia del País Vasco...
- Mire usted, allí hay de todo, por desgracia.

- ¿Le hubiera gustado que, aunque sólo hubiera sido con un comunicado, la Conferencia Episcopal hubiera mostrado su apoyo al Pacto Antiterrorista?
- Pues casi, si me lo permite, me hubiera conformado con que no se hubiera calificado el pacto por la Iglesia como «semejante pacto», tal y como hizo en su día. Hasta con eso me hubiera quedado satisfecho.

- ¿Tiene usted alguna duda sobre lo que va a hacer el PSOE después las elecciones del 13-M?
- Yo creo que el PSOE pactará con el Partido Popular.

- No tiene ninguna duda...
- Mire usted, en esta vida las afirmaciones categóricas y las seguridades totales no las tiene nadie, salvo un insensato.

- ¿Usted no cree que en el Partido Socialista se puedan imponer las tesis de los que defienden un mayor acercamiento al PNV?
- El PSOE ha hecho una apuesta por un cambio político en el País Vasco, como nosotros. Contar con el PNV, que es el partido que ha hecho necesario que tengamos que hacer una apuesta tan clara, tan firme y tan contundente por el cambio, me parece una contradicción de tal calibre que no la veo posible, aunque naturalmente en política hemos visto casi todo.

- Pero usted es consciente también de que personas de relevancia dentro del Partido Socialista están apostado por dialogar con los nacionalistas del PNV
- Si el Partido Socialista apuesta por ese camino dejará de ser Partido Socialista para convertirse en una broma. Sobre todo, si tenemos en cuenta la actuación de su dirección, de gentes como Nicolás Redondo Terreros, Javier Rojo y Rosa Díez, en los últimos tiempos.

«En España, en poco tiempo, habrá más de dos millones de inmigrantes»
P.- ¿Existe algún margen para que el PSOE negocie con ustedes el reglamento de la Ley de Extranjería?
R.- ¡Ya me gustaría! Pero es que me he encontrado con una propuesta que no puedo ni calificar. Después de que hayamos hecho la regularización más grande de la Historia, ahora el PSOE se ha sacado, cual conejo de la chistera, una tercera regularización. Este es un disparate de tales proporciones que nosotros no vamos a aceptar. Le voy a dar un dato: en el año 1997 había en España, sin contar a los comunitarios, 277.000 inmigrantes legales; hoy hay 655.000. Es decir, en la época en la que ha gobernado el PP hemos pasado de 277.000 a 655.000. Estamos en un proceso que terminará el mes de junio y que supondrá una regularización de aproximadamente unas 70.000 u 80.000 personas más, con lo cual estaremos en este momento ya en alrededor de 1.200.000 inmigrantes legales, contando los comunitarios. Si se considera que, además, existe la posibilidad de reagrupamiento familiar, en poco tiempo nos podemos poner por encima de los dos millones de inmigrantes. Pretender, como parece que pretende el PSOE, procesos de regularización permanentes y de por vida es apostar claramente por la inmigración ilegal.

P.- ¿Usted cree de verdad que la Ley de Extranjería va a suponer un freno a la entrada de inmigrantes sin papeles en España?
R.- Pues no, pero le voy a decir una cosa, el número de inmigrantes ilegales que entra vía pateras es poco significativo en comparación con los que han utilizado otros procedimientos. La Ley de Extranjería sirve para sustituir un modelo como el anterior, basado en la inmigración ilegal, por un modelo basado en la inmigración legal. No hay ningún país perteneciente a la Unión Europea, ninguno, que no tenga un sistema de inmigración que pase por la vía legal y que no luche contundentemente contra la inmigración ilegal. Es un fenómeno muy importante que tenemos planteado en los próximos años, no sólo en el espacio europeo, sino también en los que hay mayor bienestar.

Detrás de «la caja tonta»
Por Consuelo ÁLVAREZ DE TOLEDO ABC  23 Abril 2001

Tienen razón las brujas del misterioso colega «Amboto» al señalar lo estéril que es este debate sobre la atención informativa a unos u otros líderes en RTVE. Y sin embargo me consta que en Ferraz llevaban ya varios días preparando la estrategia para utilizar la «caja tonta» como coartada para una ruptura de los acuerdos con el PP en el País Vasco «el día después», que no es otro claro, que el 14 de mayo. R. Zapatero va a tener que explicar claramente esta desmesura que supone condicionar toda una política de Estado al minutado que le dedican los Telediarios.

Lo malo es que detrás de esta escaramuza audiovisual se descubre un juego peligroso: el PSOE (el de Ferraz), ha caído en la trampa de los que prefieren España «antes rota que del PP». Mientras los suyos se juegan la vida a pie de urna, el líder del PSOE y su secretario de organización José Blanco se preocupan porque en RTVE se les manipula. Hubo un tiempo en que en despachos de la TV felipista había en los cajones de los directivos manuales de este estilo: «Manipulación iconográfica en la TV». No es este el problema de ahora. La desproporción entre el supuesto agravio denunciado y la amenaza de romper los acuerdos por la paz revela que se trata de una estratagema. La noticia sería de este porte: El PSOE pacta con el PNV porque Alfredo Urdaci no saca a Zapatero tanto tiempo como Aznar... ¡toma, Jeroma¡

¿Cómo explicar que desde Ferraz se hayan pedido explicaciones a la dirección de informativos por hacer una entrevista a Rosa Díez por «no ser representativa de los socialistas»?. ¿Quién es el referente: Nicolás Redondo, Ramón Jaúregui, Odón Elorza, Alfredo Pérez Rubalcaba, José Blanco, Jesús Caldera? ¿Quizá tendremos otra vez que volver la mirada hacia ese Felipe González que en Chile invoca la amnesia para perdonar a Pinochet mientras que aquí resucita cada dos por tres el fantasma del franquismo? Digo más: ¿habrá que recordar todavía que el PSOE es el cuarto partido en el País Vasco, por detrás de HB? Pero tienen razón las brujas de «Amboto», con todo esto, los destructivos de la democracia baten palmas con las orejas.

Le cogieron al dirigente socialista por la vanidad, que desde Adán y Eva viene siendo un punto flaco de los hombres. pero estamos ante una partida de dominó teledirigida. Si Nicolás Redondo se debilita, cae. Si cae Redondo, en el PSOE vasco recuperan poder los partidarios de entenderse con los nacionalistas con tal de que no gane poder el PP. Si cae Redondo, caerá Zapatero. Si cae Zapatero, estaremos otra vez.... ¿con Felipe González? Pero el de León, como si estuviera en Babia.

Un tal Arzalluz
Cartas al Director ABC  23 Abril 2001

Vetar a un tal Arzalluz es vital. Un voto al PNV es una bala que cae en la recámara de ETA. Es añadir oxígeno a la mecha del polvorín etarra que sostiene un tal Arzalluz, loco de rencor por no poder romper su odiada España. España, su Nación, que a sus traiciones magnánimas responde con La Carta, por la que caen mártires que un día no muy lejano alentarán sin duda el retorno a las reglas democráticas. Reglas que impunemente son vejadas por un Gobierno autónomo al que nadie, vasco cristiano y bien nacido, debe votar el 13. ¿No ve el tal renegado que su pueblo sin el respaldo de un legal Estado de Derecho estará a merced de ETA, muy pronta a merendarse a buena parte de sus hipnotizados abertzales? ¿Y los hombres de empresa, adónde irán a construir riqueza, empleo, vida, en un sistema ultra-estalinista?

El 13 pasa un tren con dos vagones que llevan al progreso y a la norma de respeto libérrimo a la vida. ¡Llénenlos sin miedo, que ese día, con participación de un 80 por ciento, la victoria está segura! Y luego, ¡convivencia en libertad! Que ya va siendo hora... la verdad. Antonio Gutiérrez.  San Sebastián.

«He sobrevivido a ETA, y ahora no se trata de huir, sino de estar presente», dice Recalde
«Es verdad que hay que ganar las elecciones para que esto empiece a corregirse»
BILBAO EL CORREO  23 Abril 2001

«La probabilidad mayor es que me hubieran matado, pero he sobrevivido. Y ahora no se trata de huir, sino de estar presente. Quizá no tengo tanto ímpetu para ir lanzando mis ideas, pero tampoco quiero dejar de decir lo que pienso». Esta es la prueba de la victoria de José Ramón Recalde sobre el terror de ETA; la reafirmación de los ideales que han guiado sus 70 años de vida y que el cañón de una pistola no pudo enterrar el 15 de septiembre del año pasado. «Emocionalmente estoy herido», reconoce el antiguo consejero socialista de Educación en una entrevista publicada ayer por ‘El País’. «Pero, desde el punto de vista intelectual, ¿cómo voy a cambiar mi manera de pensar porque me hayan pegado un tiro?».

Al echar la vista atrás, a los acontecimientos que han marcado la vida política en el País Vasco en los últimos tiempos, Recalde se confiesa «muy desilusionado». Porque llegó a creer que la tregua de ETA era irreversible «y no una trampa». Porque «no era previsible que las tesis de Arzalluz y Egibar fueran a imponerse de esta manera» en el seno del PNV. Porque «Lizarra tiene muy poco que ver con el objetivo principal a conseguir en nuestro país, que es la integración y la vertebración de toda la sociedad». Porque el segundo grado de falta de democracia, después de los asesinatos, «es pensar que una minoría puede determinar el campo de la soberanía de los demás, excluyéndolos incluso». Y también porque el diálogo «sostenido por el apoyo de las armas y por un censo alterado» es tanto como dictar: «Aquí tenéis este conflicto, y para resolverlo tenéis que ceder esto».

«El PNV nos ha utilizado»
Euskadi, resume Recalde, transita por un camino «de difícil corrección». Y al repartir responsabilidades, apunta incluso a su propia familia política. «Los socialistas nos equivocamos; hemos sido utilizados por los nacionalistas para aumentar su hegemonía social (…) Ni siquiera si se ganaran las elecciones esto desaparecería en cuatro años. Aunque es verdad que hay que ganarlas para que empiece a corregirse».

«Probablemente, el Partido Popular acepta demasiado fácil la política de que el PNV pase a la oposición y que allí se curen -explica el ex consejero-. Y no está mal, porque los partidos se curan bastante en la oposición». Él, que todavía no se ha repuesto de la «melancolía que provoca la cercanía de la muerte», no cree, sin embargo, que se trate tanto de una lucha de partidos, como de un proyecto para la sociedad. Y si hablamos de proyecto y de integración, Recalde opina que «es una pena que no estén dentro del futuro Gobierno los nacionalistas», pero apuesta por no repetir errores: «Habría que hacer un pacto donde el PNV se comprometiera a cumplir las conclusiones de la mayoría. Y si trata de imponerse a la mayoría, el pacto quedaría roto».



Recortes de Prensa   Página Inicial