AGLI

Recortes de Prensa     Martes 29   2001
#La conspiración, 1
Enrique de Diego Libertad Digital 29 Mayo 2001

#Pasar a los hechos
Ramón PI ABC 29 Mayo 2001

#ELA-LAB: una unión que se resquebraja con incógnitas
Impresiones El Mundo 29 Mayo 2001

#Ahora, Galicia
RAUL DEL POZO El Mundo 29 Mayo 2001


#Basta Ya, Foro de Ermua y Víctimas del Terrorismo se querellarán contra Anasagasti
EP Libertad Digital 29 Mayo 2001


#Alcibíades
Tomás CUESTA La Razón  29 Mayo 2001

#Críticas a Maragall
JORDI OLIVERES El Mundo  29 Mayo 2001

#El PP alerta del giro pro etarra que ha tomado el movimiento “okupa” en Cataluña
EFE Libertad Digital  29 Mayo 2001

#El euskera, requisito indispensable para algunos empleos de Justicia
A. M. VITORIA El Correo  29 Mayo 2001

#Víctimas de relojería
SANTIAGO GONZÁLEZ El Correo  29 Mayo 2001


La conspiración, 1
Por Enrique de Diego Libertad Digital 29 Mayo 2001

La apresurada lectura en la primera semana de los resultados vascos en términos de catástrofe muestra hasta qué punto los sentimientos pueden imponerse sobre la razón, pues si la insistencia en el desastre ha sido fruto en algunos casos de un resentimiento contra Aznar, también se ha debido a una ausencia de mesura para estudiar los resultados a la luz de la fría objetividad, quizás porque en el trasfondo a unos interesa un desfonde moral para ir a la independencia y a otros coadyuva la esperanza de un acceso a La Moncloa de la mano de los nacionalistas con España en almoneda.

De hecho, el conjunto del nacionalismo pierde terreno, amén de un diputado. Pasa del 54,5 % en las elecciones de 1998, al 52,8 en las de 2001 (en la última década ha bajado seis puntos); mientras los constitucionalistas ascienden del 38,9 al 40,8, siendo mayoritarios en las ciudades de más de cincuenta mil habitantes.

La primera obviedad que viene desconociéndose en los análisis “de Madrid” es que el primer coste pagado por el PNV es el balón de oxígeno y la misma supervivencia de EA, con cinco diputados y grupo parlamentario propio. Eso entraña mantener un competidor electoral y un pacto de legislatura previo a cualquier otro. Se quiera ver o no, tal acuerdo está establecido sobre la autodeterminación, es decir, avanzar en el proceso de independencia. Como partido minoritario, con riesgo de extinción o fagocitación, EA precisa situarse como detentadora de las esencias, como dinamizador radical del cambio en frontera con EH. Begoña Errazki ha dado patentes muestras en la misma noche electoral con su reclamación de “independencia” o saliendo a favor de Otegi. Ibarretxe necesita un “cuatripartito” para gobernar, pero por mucho entreguismo de Zapatero resulta difícil pensar en un acuerdo con Begoña Errazki.

Notorio es el trasvase de votos desde el brazo político de ETA, tanto como el compromiso de Ibarretxe de no gobernar con ese partido. Mas la atención a tal clientela ha de pesar a lo largo de la legislatura. Y está el imponderable de la banda terrorista que puede intentar situarse como garante de su exelectorado intensificando la latente confrontación interna del nacionalismo, sin que pueda descartarse que PNV y la Ertzaintza terminen en el punto de mira, pues a pesar de los intentos de Arzalluz de apuntar al resto la obviedad es que el PNV es el “enemigo” de EH, quien ha entrado en su gallinero.

Para poder salir de esta victoria pírrica –aquella en la que los costes la hacen indeseable– el PNV precisa imperiosamente de un pacto con el PSE y una tregua de ETA, en una doble etapa, para intensificar el imprudente síndrome de Estocolmo actual. Puesto que en el lenguaje nacionalista paz es sinónimo de independencia, la especie de Ibarretxe de que necesita al PSOE para la paz implica ese doble sentido.

Los datos, por tanto, hacen previsible la existencia de una primera etapa de moderación y diálogo retórico para debilitar las posiciones constitucionalistas (la desmovilización), que prepare y conduzca a una segunda etapa de radicalización para concluir en un referéndum de independencia. Para llegar ahí, el PNV precisa desestabilizar a Nicolás Redondo Terreros y desalojar al PP o al aznarismo de La Moncloa. Es el PNV el que necesita al PSE, y no a la inversa, por lo que Redondo está en disposición de poner condiciones y exigir seguridades, al margen del guirigay de su partido.

Para el segundo, se ha configurado un amplio lobby nacionalista en Madrid, pero ¿podrán éste o Zapatero soportar las contradicciones y el relativismo moral de un horizonte con toda la transición, el marco constitucional y la convivencia común en entredicho? ¿Puede aceptarse el todo vale contra Aznar como mensaje político, aún a riesgo de entrar en la subasta de España o el desestabilizador conflicto institucional? Por ahora el secretario general del PSOE (el líder ha vuelto a ser Felipe González, si bien quizás nunca ha dejado de serlo) ha dado muestras de inconsistencia a las convicciones pues a la mínima ha embestido contra la Constitución y ha convertido en objetivo propio el compromiso de Ibarretxe de no gobernar con Otegi. ¿Alguien se acuerda de que el pacto PP-PSOE lo propuso insistente Rodríguez Zapatero y lo celebró Rodríguez Ibarra como un triunfo de la democracia? Han bastado unos meses para que los socialistas huyan de “su” pacto como “de la peste”, según la afirmación de Pasqual Maragall. ¿Qué fiabilidad espera obtener el equipo del cambio tranquilo con tales vaivenes?.

El PNV precisa de altas dosis de entreguismo en los otros para convertir en victoria real la pírrica que le han dado las urnas. El escenario ha introducido variables y circunstancias que harían quizás aconsejable una revisión de José María Aznar a su decisión personal de no concurrir a las urnas, porque, como decía Ignacio de Loyola, “en tiempos de tormenta, no hacer mudanza”, y en estos últimos Aznar ha sido el único en mantener un discurso nacional.

Pasar a los hechos  
Por Ramón PI ABC 29 Mayo 2001

Una de las materias de conversación frecuentes estos días entre gentes interesadas por la política es la actitud del Partido Nacionalista Vasco después de las elecciones autonómicas. ¿Prevalecerán los criterios de Juan José Ibarretxe, o los de Xabier Arzalluz? ¿Es sincero Ibarretxe cuando dice lo que dice? ¿No debería dársele una especie de plazo de gracia (los famosos cien días) sin criticarlo, en espera de ver cómo se comporta?

La situación creada en el País Vasco a raíz de las elecciones del día 13 presenta básicamente estas dos novedades: por un lado, Ibarretxe, fortalecido con un importante trasvase de voto procedente de Euskal Herritarrok, ha hecho saber a la formación política amiga de ETA que no tiene nada que tratar con ella mientras no condene expresamente los atentados. Por otro, el segundo y el tercer partido del País Vasco, esto es, PP y PSE respectivamente, se muestran propicios a establecer un gran acuerdo contra la violencia con todos los que la condenen, cuyo marco sería el Parlamento autonómico.

Como parece claro que estamos todavía en el terreno de las intenciones, lo prudente es esperar a los hechos. ¿Qué hechos? En primer lugar, si es cierto, como dice el PNV, que el pacto de Estella está «muerto y enterrado», no le costará gran cosa a su dirección el romper expresa y formalmente con ese pacto. Éste es un asunto de calibre lo bastante grueso como para evitar sobreentendidos, que dan siempre lugar a malentendidos. La ruptura expresa y formal no serían palabras, sino un hecho político de relevancia. Las declaraciones de intenciones oídas hasta ahora reclaman su plasmación en hechos comprobables si queremos, como parece, salir de la ambigüedad. Javier Balza, hasta ahora consejero de Interior, parece haber comprendido esto muy bien, y quizás por eso ha manifestado su deseo de no seguir en un cargo al que se exigirá desde ahora una beligerancia tangible, y no sólo verbal, contra los terroristas, de la «intensidad» que sean. Ha sonado la hora de pasar de las palabras a los hechos.  

ELA-LAB: una unión que se resquebraja con incógnitas  
Impresiones El Mundo 29 Mayo 2001

Si ha habido una unidad de acción eficaz en el País Vasco es la de los sindicatos ELA -vinculado al PNV- y LAB -ligado a HB. Los desencuentros recientes entre ambos, sin embargo, han cobrado cuerpo en el boletín interno etarra del mes pasado. La banda reprocha a ELA haber sufrido una «involución terrible», por haber aflojado en su reivindicación de un «ámbito vasco de relaciones laborales», es decir, por atreverse a dialogar con sindicatos españoles como CCOO y UGT. Considera imperdonable que rehúya «completamente las actuaciones que puedan tener trasfondo político, utilizando como pretexto la lucha armada», como si el reguero de muertos que ETA va dejando a su paso fuera una minucia, una anécdota irrelevante en la vida social del País Vasco. También acusa a ELA de haber «dejado a un lado», durante la tregua, «la postura activa en favor de la construcción de un nuevo marco jurídico político», unos reproches muy similares a los que en su día le hizo al PNV. Lo peor es que los puentes que hubo entre los dos sindicatos dieron su fruto, según la organización terrorista, en forma de un pacto por el cual ETA no cometería atentados «en el frente de las cárceles» ni contra la Ertzaintza. En efecto, durante el tiempo que duró ese pacto secreto, de noviembre de 1997 a junio del 98, ETA no mató a ningún policía autonómico ni a ningún funcionario de prisiones. El secretario general de ELA, José Elorrieta, se despachó ayer diciendo «no hay comentarios», cuando fue preguntado por este asunto. En lugar de agarrarse al laconismo, debería haber explicado qué compromiso o contrapartida obtuvo ETA con el acuerdo. Mientras no lo haga, persistirá la duda de hasta dónde ha llegado una colaboración entre ELA y ETA que ahora parece resquebrajarse.


Ahora, Galicia
RAUL DEL POZO El Mundo 29 Mayo 2001


¿Por qué no convertimos Castilla-La Mancha en un césped de golf, Marbella en un paraíso fiscal, Canarias en un casino flotante, Málaga en un hotel-tanatorio, Extremadura en un campo de caza, Valencia-Almería en un vivero californiano, Castilla y León en el fin del Camino de Santiago y del románico, Asturias en un reino de salomones, Santander en unas maravillosas termas, Aragón, en un crucero de barcos-casino por el Ebro, La Rioja en la bodega del castellano y del vino? 

¿Por qué no proclamamos la independencia de España e implantamos la pax del olivo, la sensualidad de la naranja, la disponibilidad del griego, por qué no preservamos lo último que queda del paraíso en la Europa invernal, cartesiana e incomunicada? ¿Por qué no nos conformamos con lo que queda de España, hacemos la capital en Sevilla, dejamos que los cardos del páramo se coman a Madrid, como símbolo de la tiranía; por qué no dejamos que los pueblos ibéricos se emancipen y conserven acaso a Tristán como única referencia de confederación? 

¿Por qué nos vamos a cortar las venas por España, si ya no hay una sola España, sino que toda España lucha contra sí misma, como anunció Unamuno? Se extingue la historia de los que, según Américo Castro, comenzaron a llamarse españoles en el siglo XIII. No necesitamos otra generación del 98, sino el convencimiento de que después de que España perdiera la provincias ultramarinas debe perder las provincias internas. 

Ahora, le toca a Galicia. Luego, las tres nacionalidades históricas harán posible la Declaración de Barcelona. Zapatero, en el mitin de La Coruña, ofició la reconciliación entre Touriño y Francisco Vázquez; entre el federalismo asimétrico y la idea de la España constitucional, entre los taifas y la nación. Pero dio más razón a Touriño, que firmó pactos con los nacionalistas, que a Vázquez, que se opuso. Zapatero hizo defensa de la rica pluralidad de España, entendida como identidades que se suman. Pérez Touriño insistió en dejar sitio a los galleguistas y nacionalistas para derrotar a la derecha de Fraga. Siguen la misma brújula que utilizaron en Euskadi. 

Los gallegos están en su derecho de autodeterminación; dieron el primer grito de independencia en 1918, cuando las Irmandades da Falla proclamaron el nacionalismo «desde hoxe e para sempre». Galicia es una nacionalidad histórica y tiene autonomía plena; en su futuro sólo queda la soberanía, porque, como dijo recientemente Vázquez, no queda en el panorama autonómico más horizonte que el independentismo, la pura secesión. Igual puede decirse del País Vasco y de Cataluña. Los gallegos quieren un Estado de zoqueiros, canteiros, telecánes y alfereiros; allá ellos; nosotros, los españoles, seremos un país de camareros, entre olivos, guiris y viñas; pero que dejen de tocarnos los truños.

Basta Ya, Foro de Ermua y Víctimas del Terrorismo se querellarán contra Anasagasti
Los colectivos “Basta Ya”, “Foro de Ermua" y "Víctimas del Terrorismo del País Vasco" han anunciado que presentarán una querella conjunta contra el portavoz del PNV , Iñaki Anasagasti, por sus recientes manifestaciones sobre la financiación irregular de estas asociaciones y su apuesta por “desactivarlas”. Sin embargo, Anasagasti asegura no haber dicho que hubiera que desactivar estas organizaciones, sino la agresividad. También niega haberles acusado de financiarse con fondos reservados.
EP Libertad Digital
29 Mayo 2001

El miembro de “Basta Ya”, Carlos Gorriarán, ha señalado que están estudiando la posibilidad de interponer una demanda judicial contra Anasagasti, quien insinuó que el PP estaba financiando estas asociaciones con fondos reservados. La decisión final sobre la querella se darán a conocer este martes en San Sebastián. En esta comparecencia de prensa, los responsables de estos colectivos realizarán también un análisis de “lo que está pasando en estos momento” y darán a conocer algunas iniciativas de protesta.

Anasagasti lo niega todo
En una entrevista en ETB, Anasagasti ha asegurado que estas asociaciones "han sido manipuladas", aunque "están en su derecho de anunciar una querella".

"Yo me quejo -señaló- de que todas esas organizaciones en lugar de fijar bien quién es el enemigo de la sociedad, que es ETA, dicen que es ETA, pero también el nacionalismo democrático. Parece que hay gente que está deseando que no cambien las cosas, porque es la excusa que se puede utilizar para seguir combatiendo al nacionalismo democrático". Aseguró también que no declaró a la Televisión Azteca que esas plataformas están financiadas por los fondos reservados, aunque precisó que "todos sabemos lo que cuesta" la organización de muchos de sus actos.

Por otra parte, Anasagasti también anunció que presentará una querella contra el Delegado del Gobierno en Euskadi, Enrique Villar "por decir que unos cargas las pistolas y otros matan. Es una barbaridad, yo tengo la misma relación con el asesinato de Santiago Oleaga -última víctima de ETA- que Villar, es decir, ninguna".

Sobre la reunión del pasado sábado de los firmantes del Pacto contra ETA (PP y PSOE), dijo que piden a Juan José Ibarretxe "lo que ellos son incapaces de hacer en Madrid: abrir ese pacto a todas las fuerzas políticas".

Alcibíades
Tomás CUESTA La Razón  29 Mayo 2001

En la Atenas del siglo de Pericles, Alcibíades dictaba clases de práctica política mucho antes de que el señor Arriola ejerciese de sibila de la democracia. Su ejemplo, bien por erudición o por instinto, ha sido repetido a lo largo de la historia por aquellos que han hecho del poder un fin sin medias tintas y un sinfín de cambalaches y ruindades. Desde Bernard Tapie a Silvio Berlusconi o desde Felipe González a Javier Arzallus, por poner cuatro ejemplos, si no excelsos, por lo menos cercanos. Arzallus es, entre todos, el más culto, amén del más infame, y la verdad es que nos viene de perillas para recordar la anécdota del perro de Alcibíades.

   Alcibíades poseía un can de extremada rareza y tan hermoso que su fama había trascendido los confines de la Grecia clásica. Su dueño, entonces, tuvo la ocurrencia de cortarle el rabo. El gesto de Alcibíades causó una oleada de estupefacta indignación entre sus convecinos sin que importase si eran amigos o enemigos, partidarios o rivales. Él, sin embargo, estaba encantado: «Esto -les respondió- es lo que quiero: que los atenienses hablen de mi perro para que no digan de mí cosas más graves».

   El perro de Alcibíades de Javier Arzallus es España. Un día sí y otro también, el arriscado matador (o matarife, que elija cada cual la literalidad que más le cuadre) la despoja del rabo, las orejas y, en las plazas de pueblo, incluso de la pata. El caso es que se monte la mundial y salir a hombros sobre los titulares. Mientras tanto, ¿quién habla de esa sociedad anónima, a la vez que enormemente limitada, en la que el PNV ha convertido al País Vasco? ¿Quién habla de los tejemanejes de la Kutxa y de la multiplicación de los panes y los peces en el patrimonio del señor Arzallus? ¿Quien habla de los negocios de Prisa y Euskal Telebista que darían sentido a algún que otro papel disfrazado de venganza?

   Pero, ¿para qué vamos a hablar de todo eso cuando podemos hacerlo del perro de Alcibíades?

Críticas a Maragall
JORDI OLIVERES El Mundo  29 Mayo 2001

BARCELONA.- El líder del Partido Popular de Cataluña, Alberto Fernández, considera que el presidente del PSC, Pasqual Maragall, «es el caballo de Troya» del nacionalismo en Cataluña.

Según el dirigente popular, «Maragall impulsa planteamientos que van más lejos de los de la propia Convergència i Unió» cuando reclama las reformas de la Constitución y el Estatuto de Cataluña.

En una entrevista en El MUNDO, Maragall postuló un «proceso de devolución de competencias» del Estado a las administraciones autonómicas y municipales.

Alberto Fernández también criticó que el presidenciable de los socialistas catalanes haya mostrado su predisposición a «llegar a acuerdos con Esquerra Republicana» para gobernar en Cataluña, al incluir a los independentistas catalanes.  

El PP alerta del giro pro etarra que ha tomado el movimiento “okupa” en Cataluña
El grupo popular en el ayuntamiento de Barcelona ha reclamado al equipo de gobierno que actúe con “mayor contundencia”, ante el giro pro-etarra que, en su opinión, ha tomado el movimiento okupa y ante la aparición de pintadas en las que las siglas del PPC aparecen en el interior de una diana.
EFE Libertad Digital 
29 Mayo 2001

Santiago Fisas, presidente del grupo municipal popular, ha advertido de que “los okupas se han convertido en un movimiento verdaderamente peligroso y si no se acaba con esto nos podemos encontrar con que aparezca la kale borroka en Barcelona”.El grupo del PPC ha detectado una cuarentena de pintadas atribuidas al movimiento okupa en varias calles de Barcelona, sobre todo en el barrio de Gracia, con consignas en favor de ETA o imágenes de dianas con las siglas del PPC en el centro con el lema “Lo pagaréis con sangre” o “Moriréis lentamente”.

Tanto Fisas como el concejal popular Antoni Ainoza han advertido de que las pintadas del movimiento okupa “son cada vez más agresivas y violentas, cuando no incitadoras del asesinato”. El presidente del grupo municipal ha subrayado también que “sabemos que hay gente del movimiento okupa que van al País Vasco a entrenarse con Jarrai y no es únicamente con finalidades políticas e ideológicas”.

Fisas se ha lamentado de que la Guardia Urbana actúa con “desidia” y tarda mucho tiempo en borrar estas pintadas que, según ha explicado, han causado “gran inquietud en los vecinos”, y considera que el ayuntamiento ha adoptado “una pasividad excesivamente peligrosa” ante el movimiento okupa. El presidente de los populares en el ayuntamiento ha explicado que miembros de su grupo intentaron averiguar si los locales en los que se reúnen miembros del movimiento okupa en el barrio de Gracia tienen licencia municipal y la Guardia Urbana del distrito “nos dijo que no investigáramos demasiado, porque corríamos peligro”.
   

El euskera, requisito indispensable para algunos empleos de Justicia
A. M. VITORIA El Correo  29 Mayo 2001

El euskera será requisito específico para acceder a determinados puestos de trabajo de la Administración de Justicia en el País Vasco y será considerado como mérito general para ingresar en el cuerpo de funcionarios judiciales. La nueva consideración de la lengua vasca constituye uno de los puntos esenciales del acuerdo suscrito la pasada semana en Las Palmas de Gran Canaria entre el Ministerio de Justicia y las siete comunidades autónomas con competencias en esta materia.

Gracias al pacto, el Gobierno vasco asumirá la competencia directa de gestión y organización del personal transferido. Además, el departamento que dirige Sabin Intxaurraga podrá convocar y resolver los concursos de traslados, aunque se establecerán mecanismos para posibilitar la movilidad de funcionarios dentro del territorio español. Asimismo, la consejería estará capacitada para ordenar al personal según relaciones de puestos de trabajo y no de plantillas, lo que le permitirá establecer requisitos específicos como el euskera. No obstante, Intxaurraga aseguró que el acuerdo le ha dejado un «sabor agridulce», porque no se ha otorgado a las comunidades la competencia plena para organizar al personal al mantenerse los cuerpos nacionales.

Víctimas de relojería
SANTIAGO GONZÁLEZ El Correo  29 Mayo 2001

Forges publicó en ‘Hermano Lobo’ a comienzos de los setenta un mono de adviento sobre la transición inminente. Se veía en él a dos personajes: un calvo maduro, con bigote y gafas negras y un joven de trenka, pelo largo y barba, con libros bajo el brazo. El primero miraba al segundo de reojo y rezongaba: «Cuidado, Mariano. ¡Un estudiante!» Algo parecido debió de murmurar Iñaki Anasagasti al notar que «han surgido como setas» asociaciones de víctimas del terrorismo pagadas con fondos de reptiles, a «las que hay que desactivar»: «Cuidado, Iñaki Mirena. ¡Una víctima!»

Esto antes no pasaba. Recuerdo haberme topado un día hace tres años el cadáver del último asesinado por ETA antes de la tregua. Era un policía nacional llamado Luis Andrés Samperio y lo mataron de un tiro junto a su casa, en Deusto. Una semana más tarde, el lugar del cuerpo ensabanado lo ocupaba una camioneta de mudanzas. Dos operarios cargaban cajas ante la mirada de una mujer vestida de negro. En la acera se amontonaban unos pocos enseres, entre los que destacaban un tresillo de eskai algo deslucido y un caballito de niño.

Antes, las víctimas tenían su funeral y se las llevaba a enterrar más abajo del Guadiana. Sus viudas, sus hijos, sus familiares o los supervivientes de los atentados, en su caso, solían marchar al poco tiempo. Así se explica la poca murga que han dado las víctimas después de 800 asesinatos. Tal vez Anasagasti debería pensar que ahora las víctimas se nos hacen más evidentes porque son de aquí, nuestros vecinos, gente a la que conocemos personalmente y es más difícil hacernos los distraídos.

Anasagasti ha matizado su declaración para venir a sostener la misma insidia: que no tiene pruebas, pero que las víctimas están pagadas con partidas oscuras e inconfesables del PP o de Interior, ¿un raspe y gane?, que es preciso desactivarles las ayudas, el detonador que ceba a estos artefactos explosivos.

No es el propósito de este artículo afearle una imagen coherente con el tropo de ‘la Brunete mediática’, que acuñó para llamar a los periodistas que no están a salvo de ETA, aunque él debería recordar que este siniestro juego de inversión sólo lo empleaba antes Juan María Olarra, el primero en llamarles ‘terroristas de la pluma y el micrófono’.

Anasagasti debe comprender que las víctimas se organicen sin necesidad de que les auxilie el Doctor No. Él mismo se rebotó bastante cuando la ‘kale borroka’ prendió fuego al autobús en el que viajaba su madre. Es lo que pasa, señor Anasagasti, que ahora cada vez nos tocan más cerca y no tenemos espacio para hacernos los tontos, ni sitio adonde mirar que no nos devuelva la imagen del horror o de nuestra propia indignidad.

Las víctimas son bombas de relojería o quizá minas que alfombran el lugar de nuestros paseos, tenía usted razón en eso. Pero no pida que las desactiven. Al contrario, coja impulso y camine decidido y solidario hacia su encuentro, hasta que algún día su onda expansiva le toque lo más cerca posible del corazón.

Recortes de Prensa   Página Inicial