AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 14 Junio   2001
#Chantaje inútil
Editorial ABC 14 Junio 2001

#La libertad no se negocia
Fernando R. LAFUENTE ABC 14 Junio 2001

#Respuesta unánime
Editorial El Correo 14 Junio 2001

#La victoria de la 'orquesta Stroumsa'
HERMANN TERTSCH El País 14 Junio 2001

#Una hora de libertad
Cartas al Director ABC 14 Junio 2001

#La alarma social justificaba mantener en prisión a Pepe Rei
Impresiones El Mundo 14 Junio 2001

#La Sección de puertas abiertas
Maite Cunchillos Libertad Digital 14 Junio 2001

#El braguetazo de Madrazo
Iñaki EZKERRA La Razón 14 Junio 2001

#Decir misa nacionalista repicando
Antonio GARCÍA TREVIJANO La Razón 14 Junio 2001

#El nuevo enemigo de Eta
Juan BRAVO La Razón 14 Junio 2001

#Del Castillo, contra la obligación de aprender «Els Segadors»
El Mundo 14 Junio 2001

#Detenidos 7 'legales' de ETA a quienes Interior vincula con los últimos atentados
AGENCIAS  Madrid El País 14 Junio 2001

#Cientos de periodistas proclaman que los tiros de ETA no les silenciarán
Madrid El País 14 Junio 2001

#El PSOE acusa al Gobierno de no fomentar, reconocer y proteger las lenguas cooficiales del Estado
Libertad Digital 14 Junio 2001

#El Artículo 3º de la Constitución
Nota del Editor 14 Junio 2001



Chantaje inútil
Editorial ABC 14 Junio 2001

La primera acepción que aplica el diccionario de la Real Academia Española a la palabra terrorismo es «dominación por el terror». En este sentido, el objetivo de ETA al situar en su punto de mira a los medios de comunicación ha fracasado. En los últimos meses, la banda terrorista ha dirigido varias de sus acciones contra periodistas y trabajadores de medios de comunicación, en un tan claro como vano intento de silenciar las críticas y de acallar las voces que se alzan cada vez en mayor número y con mayor empeño en contra de la barbarie, la extorsión y la muerte.

Matar al mensajero ha sido siempre una consigna que les ha gustado emplear a los tiranos. Suele ser contrario a sus intereses que alguien cuente la verdad, y ETA, una banda que ejerce la opresión y la tiranía del modo más vil y despreciable, no quiere que nadie cuente la verdad sobre sus acciones, y por eso mata, o lo intenta, a los profesionales de los medios de comunicación.

Convocados por diversas asociaciones, los periodistas madrileños se concentraron ayer para publicar su solidaridad con los periodistas vascos y para despreciar el mensaje de terror que ETA intenta enviar cada vez que comete un acto contra la prensa. Los medios de comunicación no conocen la palabra silencio, y menos todavía cuando se está librando una batalla tan trascendental como ésta, en la que nos jugamos el futuro, la vida y la libertad.

La libertad no se negocia
Por Fernando R. LAFUENTE ABC 14 Junio 2001

Terminó la broma siniestra de la tregua y volvieron los asesinatos, los atentados, los bombas en los paquetes y toda la oscura recua terrorista. Tras la trampa —para incautos— de la tregua, el objetivo milimétricamente calculado, estratégicamente ejecutado serían los periodistas. Ya había pasado antes. La historia es tozuda y los tarugos del totalitarismo repiten siempre la copla asesina: eliminar cualquier atisbo de libertad. Resulta espeluznante comprobar cómo hoy en el País Vasco, con asquerosas complicidades, se revive el clima de intimidación, extorsión, chantajes y amenazas que caracterizaron la Alemania anterior a 1933 y la de después hasta 1945. Unos años que rompieron la sociedad alemana y envilecieron a quienes se habían mantenido en silencio ante los continuos asaltos nazis a periódicos, revistas, editoriales, librerías, productoras de cine, salas de conciertos, galerías de arte y universidades.

Todos los ámbitos de la libertad de expresión. Es lógico que según la perturbada naturaleza de ETA los pistoleros disparen contra el periodista. Es el asalto final. Porque un periodista con unas cuantas palabras todavía conmueve y moviliza al contar lo que pasa en la calle. Y en las calles del País Vasco los asesinos de ETA han decretado la caza del portavoz de esa libertad, la caza del periodista. Comenzaron, tras la tregua, con José Luis López de Lacalle, y siguieron por una senda tenebrosa. Santiago Oleaga hace apenas unos días era asesinado, y, antes, un reguero de atentados, afortunadamente sin consecuencias, a Carlos Herrera, Luis del Olmo, Aurora Intxausti, Juan Palomo. En medio, la mutilación de Gorka Landáburu.

Para ETA la cuestión es el silencio. Una ley implacable de silencio y de miedo. Siguen el manual ya elaborado antes por sus maestros: nazis, estalinistas, maoístas, castristas, senderistas, jemer rojos... la estela de sangre de un siglo de sangre. Son los últimos pero no por ello menos animales. De nada valdrá. Las concentraciones, como la de ayer en Madrid, muestran una convicción insoslayable: hoy la libertad en España no se negocia. Y, por si alguien lo duda, ahí están, ahí, los periodistas.

Respuesta unánime
Editorial El Correo 14 Junio 2001

El acto que ayer convocó en Madrid a un numeroso y representativo grupo de periodistas y editores en defensa de la libertad frente a ETA ofreció las dos características que todo movimiento cívico precisa para ser eficaz contra el terrorismo: unidad y firmeza. Con concentraciones como la de ayer, o con iniciativas como el comunicado suscrito por decenas de periodistas vascos en respuesta a las amenazas vertidas por ETA la semana pasada, la profesión periodística ha querido testimoniar que se niega a claudicar ante tan brutal ataque contra la dignidad humana y la convivencia. Pero además, hemos querido dejar claro nuestro propósito de hacer valer la autoridad que el ejercicio diario de la libertad nos confiere para impedir que a través de la coacción ETA logre apropiarse de una parcela tan crucial para cualquier sociedad como es la de la libre circulación de informaciones e ideas.

El terrorismo ha convertido al País Vasco y a España en un punto negro para el periodismo mundial, tal y como se hizo notar en la reunión celebrada en Hong Kong por la Asociación Mundial de Periódicos (WAN). Para los profesionales de medios de comunicación de cualquier parte del mundo resulta tan incomprensible como odioso ver que en un rincón de la Europa democrática se amenaza, persigue y asesina a colegas suyos por el mero hecho de ejercer su profesión. Mientras ETA cree que hiriendo y matando periodistas logrará doblegar el ánimo de quienes ha elegido como víctimas y el de todos sus compañeros, los ataques dirigidos contra los profesionales y las empresas de comunicación imbuyen en ellos un mayor compromiso en el desempeño de su oficio. Mientras ETA pretende amedrentar a quienes narran diariamente los acontecimientos para que tergiversen o silencien la verdad sobre el terror y la intolerancia, sus execrables crímenes contra la libertad de expresión y el derecho a la información se convierten ante el mundo en la demostración irrefutable de su naturaleza totalitaria.

De igual forma que practicar la libertad es el mejor antídoto frente a quienes tratan de cercenarla, el ejercicio del periodismo libre constituye la mejor aportación que quienes desempeñamos la tarea de informar podemos brindar para el logro de una sociedad en paz. Nuestro cometido es ser periodistas: ir tras la noticia para tratarla con rigor y ofrecérsela al público, manteniendo en todo momento un espacio abierto para el contraste de pareceres. Los hechos más terribles y dolorosos han evidenciado que es esto lo que solivianta a ETA; y que su sensación de impotencia se torna cobardía, barbarie y crueldad. De ahí que a las obligaciones del oficio se le añadan hoy esos otros deberes de perseverancia, lealtad y solidaridad que la conciencia nos dicta especialmente cuando la profesión ha pasado a ser objetivo declarado del terrorismo.

La victoria de la 'orquesta Stroumsa'
HERMANN TERTSCH El País
14 Junio 2001

Ha estado en Madrid un hombre al que todo el mundo debiera conocer porque, de hacerlo, sería probablemente mucho mejor. Se trata de Jacques Stroumsa, un anciano y vital judío sefardita de Salónica, conocido como el 'violinista de Auschwitz'. Stroumsa ha sido, por suerte para todos, longevo. Era ya un hombre, servicio militar cumplido, ingeniero diplomado en Francia y además violinista, cuando acompañó a los otros 70.000 judíos desde aquella magnífica ciudad en el Egeo a los infiernos del campo de exterminio en el sur de Polonia. Fue de los pocos de aquella floreciente comunidad y cultura que vivió para contarlo.

En Madrid ha estado unos días. Tocó un poco el violín y habló mucho, no de los horrores que tuvo que contemplar en sus años de cautiverio, sino de un rosario magnífico de anécdotas que reflejan la sagrada obstinación de supervivencia y de humanidad en aquellos inmensos pozos de terror en que nunca supo cómo y por qué entró. En el castellano ladino que hablaban sus gentes en Salónica, aún 500 años después de la limpieza étnico-religiosa en España, Stroumsa afirma con rotundidad, en respuesta a la célebre pregunta de Theodor Adorno, que sí se puede, pero además se debe, hacer poesía después de Auschwitz. Hacer mucha poesía y música, muchos alardes de humanidad para combatir lo sucedido y lograr que el ser humano vuelva a poder quererse tras lo cometido en su nombre.

Hay, sin embargo, una condición inapelable para que la vida buena posterior al gran crimen no sea indigna. Para que no sea un intento de impostura de lo habido. Es el recuerdo permanente de las víctimas, no sólo para honrarlas, sino para que los vivos y los que habrán de vivir en un futuro puedan hacerlo en dignidad. Stroumsa toca en su violín melodías judías u obras de Schubert y Mozart que ya tocaba en Auschwitz y todas parecen sugerir insistentemente esa frase reiterada, de eco incesante, de que 'la memoria hace mejores a los hombres'.

Su libro Elegí la vida es un canto a esa vida buena en el respeto a la memoria, así como un lamento porque otras almas excelentes, que compartieron la suerte del autor, como Primo Levi o Paul Celan y muchos otros que sobrevivieron a la fiereza del exterminio nazi, no pudieran oír ese canto que él siempre repite. Podría haberles conferido la fuerza para aplacar su añoranza por los muertos y la muerte y los habría hecho optar por quedarse entre los vivos y prestar ante ellos, durante el mayor tiempo posible, su impagable testimonio.

La conciencia de la necesidad de cultivar la memoria del crimen es probablemente una de las grandes revoluciones culturales de los últimos tiempos. Hace tan sólo unas décadas el mandato anestesiante y resignado de la política y la cultura era el olvido. Se ha producido un profundo cisma cultural de unos años a esta parte. En todo el mundo comienza a verse en el recuerdo y en el reconocimiento de la culpa la savia fresca que cura a los pueblos de sus traumas. Y cada vez son más conscientes las sociedades libres de que quienes quieren ocultarnos el pasado o tergiversarlo atentan contra las libertades y la dignidad de todos. No son sólo aquellos que niegan el holocausto u otros crímenes. También quienes destruyeron archivos en los regímenes comunistas, en la cancillería federal alemana de Helmut Kohl o en las oficinas del consejero del Interior del Gobierno vasco. Los culpables de la mentira que se retroalimenta son muchos.

Pese a todos ellos, continúa el avance triunfal de la memoria honesta. Desde Moscú a Suráfrica, pasando por Donosti. Hay miles de ejemplos. En Polonia, sin que el resto del mundo haya otorgado especial atención al caso, se han producido últimamente dos hechos sin precedentes, relacionados con este gran fenómeno político-cultural de la recuperación de la memoria valiente y digna. Por un lado, las fuerzas políticas y la Iglesia católica han reconocido por primera vez el terrible pogromo organizado por polacos contra sus vecinos judíos en el pueblo de Jedwabne, que, aprovechando la invasión nazi, mataron y saquearon vidas y bienes de familias que habían vivido entre ellos durante décadas, cuando no siglos. Todos lo sabían. Nadie hablaba de ello. Hoy se investigan detalles y no se niega lo obvio. La valentía, la necesidad de mirar con claridad hacia unos hechos turbios y terribles, avanza.

También en Polonia, y por primera vez en la historia de Europa Central y Oriental, se sienta en el banquillo un ex oficial polaco acusado de crímenes contra alemanes tras la derrota del nazismo. Porque otra de las mentiras firmemente instaladas durante seis décadas era la que hablaba de una deportación 'civilizada' de los alemanes de los territorios orientales europeos en los que habían vivido durante siglos. En torno a los 15 millones de alemanes fueron expulsados como ganado infecto hacia Alemania durante los últimos meses de la guerra y en los meses posteriores a la rendición nazi. Más de dos millones murieron en aquella operación 'civilizada'. Fueron asesinados, pero además, insultados todos como nazis, calumniados muchos como colaboradores y después condenados al olvido.

Czeslaw Geborski está acusado de matar a hombres, mujeres y niños en el campo de concentración de Lombinowice, que, nada más vaciarse de judíos, polacos y prisioneros políticos, se llenó de civiles alemanes en 1945. Nunca habían reconocido las autoridades de los Estados al este del río Odra que, bajo sus órdenes entonces, se hubieran cometido las salvajadas habidas, muchas perfectamente documentadas, todas perfectamente gratuitas. Durante décadas, toda denuncia de aquellos hechos era tachada invariablemente de alarde del 'revanchismo alemán'. La Polonia democrática da ahora ejemplo de su voluntad de romper con aquel decreto del olvido. Hace falta coraje. Otros muchos deberían tenerlo. Por su propio bien.

Serbia tiene que decidir ahora si entrega a Slobodan Milosevic al Tribunal Internacional de La Haya o si quiere renunciar a la ayuda occidental, pero también a adoptar pasos como el que ahora honra a Polonia. Belgrado parece inclinarse a entregar a Milosevic por 'fuerza mayor' o 'por necesidad perentoria de dinero', con lo que se sugiere un chantaje de la comunidad internacional y se niega implícitamente la culpa que salpica a tantos compatriotas del sátrapa depuesto que lo auparon al poder y colaboraron fielmente en sus aventuras asesinas.

Las sociedades enferman cuando, en su nombre, muchos o pocos de sus miembros cometen masivamente crímenes. Y no curan mientras dichos hechos no se asumen y se lamentan públicamente. Se pudren estas sociedades moralmente bajo las nauseabundas mantas del olvido o la mentira. La incapacidad del luto de que hablaba Alexander Mitscherlich es una enfermedad social que corroe. El sufrimiento propio del ser humano puede deteriorar mucho el carácter. Hay muchos ejemplos de almas damnificadas por el dolor y la autocompasión. Pero la capacidad de entender y aprehender el dolor ajeno, la compasión en el sentido de padecer con el prójimo, enaltece y mejora a la persona como también a las sociedades.

Aquí, en España, tenemos magníficos ejemplos de lo uno y lo otro, de Stroumsas y de enfermos de victimismo miserable, ensimismados impotentes para el luto. Quien no comprende el sufrimiento ajeno acaba considerando su manifestación como una artimaña. Nuestro nacionalista 'moderado' Iñaki Anasagasti quiere olvidar a las víctimas porque emponzoñan el ambiente político en Euskadi. Hay que desactivar a quienes las recuerdan porque molestan. Pero no sólo él echa la culpa de la situación en Euskadi a quienes no se pliegan a la amable invitación a una supuesta armonía que no ha de verse crispada por el recuerdo a los muertos. Y otros culpan directamente a las víctimas del estado de cosas.

Afortunadamente, tenemos muchos violinistas Stroumsa que no dejan de recordar a los muertos y señalar a los vivos que matan, a quienes les entienden, a quienes quieren olvidar y a quienes quieren confundir a la sociedad sobre quiénes son los auténticos enemigos de la democracia y la dignidad de todos nosotros. Sus violines no dejarán de sonar aunque los electores no les escuchen la primera, la segunda o la tercera vez que entonan sus melodías. Éstas seguirán sonando. Ningún cálculo ni voto puede arrebatarles la verdad como nadie puede sustraerle a una melodía de Mendelsohn su belleza.

Una hora de libertad
Cartas al Director ABC 14 Junio 2001

La semana pasada escuché un programa llamado «Una hora de libertad». En él todas las noches se hace un homenaje diario a las víctimas del terrorismo. Su director, Alfredo Casquero, nombra a los asesinados por ETA para que al menos el recuerdo nos haga no olvidar este largo sufrimiento de los que mueren por la cruel y cobarde «política» de esos asesinos.

Quiero felicitar a su director por hacernos presente que con las víctimas de ETA son sus familiares los que todavía han de convivir con el dolor diario de la ausencia de sus seres queridos. Ahora se me hacen más patéticas las consabidas declaraciones de los políticos tras cada atentado. Cuando no hay muertes cercanas, sólo quienes han vivido en carne propia el latigazo terrorista saben valorar homenajes como éste.

Rafael Soto de Viana. Madrid.

La alarma social justificaba mantener en prisión a Pepe Rei
Impresiones El Mundo 14 Junio 2001

La Audiencia Nacional acordó ayer excarcelar a Pepe Rei, director de la revista Ardi Beltza, en prisión desde enero por orden de Garzón, al entender dos de los tres magistrados de la Sección Cuarta del tribunal que no hay indicios suficientes de que marcase objetivos a ETA. El fallo ha recibido duras críticas, entre ellas las del propio Garzón en privado. Toda persona tiene derecho a la presunción de inocencia. Pero en el caso de Rei hay indicios reincidentes de que ha incurrido en actividades delictivas vinculadas a ETA. 

En las informaciones que publica aparecen elementos dirigidos a ubicar a personas para, amén de satanizarlas, fijarlas como objetivos. No sólo eso. Desde su aparición, Ardi Beltza ha publicado datos de unas 400 personas, de las cuales 116 figuran en informaciones intervenidas a comandos terroristas. Varias de ellas ya han sufrido atentados. Asimismo -y pese a su limitada difusión- ejemplares de la revista han sido hallados sistemáticamente en poder de miembros de la banda criminal. 

La alarma social que ello suscita justifica ampliamente el mantener a Rei en prisión. Por ello, el auto de la Audiencia es un gravísimo error. Los jueces deben aplicar la ley con ecuanimidad, pero no en una campana de vidrio. En este caso, tendrían que haber tomado en cuenta la naturaleza de la actividad terrorista y sus objetivos. Hace sólo unos días, ETA anunciaba que pretende seguir matando a periodistas en nombre de lo que ellos entienden como «libertad de expresión». Cabe preguntarse si los magistrados López Ortega y Cezón habrían sido más sensibles si sus fotos y dirección hubiesen aparecido en la siniestra publicación dirigida por Rei.

La Sección de puertas abiertas
Por Maite Cunchillos Libertad Digital 14 Junio 2001

En la Audiencia Nacional la han bautizado como la “Sección de las puertas abiertas”, porque el preso vinculado a ETA que llama a esa puerta sale con un auto de libertad. Es la valoración ácida que formulan los jueces de la Sala de lo Penal sobre sus compañeros de la Sección Cuarta, la misma que en tres ocasiones ha rectificado actuaciones de Garzón relacionadas con ETA.

Hasta hoy, era el siempre risueño Carlos Cezón –presidente de la Sección– el que bajaba personalmente al despacho de Baltasar Garzón para entregarle el “correctivo judicial de la Cuarta”. Pero en la mañana de este miércoles, Cezón no se ha atrevido a pisar el juzgado número cinco; en su nombre, un funcionario ha depositado el auto de libertad de Pepe Rei. Para entonces, ese auto ya se había paseado por varios juzgados: “¡Uy! Nosotros somos de la Casa de la Pradera comparados con estos”, manifestaban los vecinos de la Sección Tercera mientras veían correr escaleras abajo a un acelerado Carlos Cezón. Corría porque llevaba el auto de Pepe Rei al presidente de la Audiencia.

Clemente Auger ha recibido a Cezón sin sorprenderse ya por nada. Hace casi cuatro años apoyó a Juan José López Ortega cuando llegó a la Audiencia Nacional; hoy, su alumno aventajado, progresista y con buenas madrinas del PSOE, le provoca más de un dolor de cabeza. Quienes conocen a ambos cuentan que ya no discuten por asuntos relacionados con el entorno de ETA porque sus posiciones no pueden estar más alejadas: Clemente Auger apoya la tesis de Garzón, cree que ETA es mucho más que una banda armada; frente a él, López Ortega considera que Garzón ha creado un todo de la nada y que la Sala, como superior jerárquico, puede y debe corregirlo.

Cuando, hace meses, comenzaron las discrepancias entre Garzón y la Sección Cuarta, Auger intentó que se concertara un encuentro amistoso entre el juez instructor y López Ortega. La respuesta fue que "la Sala no tenía nada que hablar con el juzgado".

Los que critican a López Ortega y a Cezón se preguntan el porqué de su actuación. Quienes les conocen descartan que actúen movidos por el miedo a ETA. No faltan quienes aseguran que están floreciendo celos, envidias y desencuentros personales. Al parecer, López Ortega llegó a la Audiencia con la promesa de que iba a presidir la Sala de lo Penal: era la época en la que el puesto de Siro García se tambaleaba. Ahora, Siro, asentado en su sillón de presidente, presencia estupefacto las actuaciones de sus compañeros de la Cuarta.

Tras la sombra de López Ortega aparece Carlos Cezón. En los últimos meses, ambos han cerrado filas en su enfrentamiento con Garzón. El siempre sonriente Cezón compagina sus deliberaciones en la Audiencia con su afición por los trenes y la poesía. A diferencia de López Ortega, que es miembro de Jueces para la Democracia, Cezón no pertenece a ninguna asociación. Cuando le toca presidir un juicio, la vista se eterniza porque es incapaz de interrumpir a nadie. Lejos del estilo ácido de Siro García, Cezón se limita a sonreír. Tanto, que el empresario López de Arriortúa le pidió “un cafelito” para sobrellevar mejor la vista sobre su extradición.

Los más pesimistas aseguran que la Sección Cuarta de lo Penal echará por tierra toda la investigación judicial y policial al entorno de ETA. Los más optimistas creen que Garzón ya ha ideado una pirueta judicial para que sea la Sección Tercera, y no la Cuarta, la que vea los recursos presentados por los abogados del entramado terrorista. Mientras tanto, en la Audiencia Nacional los desencuentros personales van en aumento.

El braguetazo de Madrazo
Iñaki EZKERRA La Razón 14 Junio 2001

El porvenir de Madrazo en el nuevo Gobierno de Vitoria es ya uno de los grandes enigmas de la democracia. Un día se permite invitar a Redondo Terreros a un par de poltronas en ese Gobierno y al día siguiente dice que ni siquiera lo de su silla plegable está nada claro. De pronto se tiene noticias de que el buen hombre tiene tanta necesidad de ser consejero que el propio Ibarretxe, para calmarlo, va a tener que inventarse un humillante departamento que no existe, una especie de consejería de la señorita Pepis, una cartera María como aquella asignatura de religión en la que Madrazo estaba especializado; y de pronto sale el mismo Madrazo en los periódicos poniéndose farruco ante el PNV, fijando condiciones para que lo asciendan y advirtiendo que no entrará en el Gobierno Vasco a cualquier precio. ¿A ver! ¿Qué cuesta que Madrazo entre en el Gobierno Vasco, que si hace falta yo lo pago!

   Yo es que quiero verle trajeado a Madrazo, allí subido a la foto institucional, a la pomada de Ajuria Enea, con la manita escondida en la solapa de una americana cruzada, como un Ardanza pero más apaisado. Yo es que quiero ver algún cambio en Euskadi, y con la frustración constitucionalista del 13 de mayo, la única esperanza que ya me queda es ésa: verle un día a Madrazo dando el braguetazo eusko-gubernamental vestido de la Primera Comunión con su silbo y pantalones cortos.

   Las condiciones que nuestro héroe le pone a Ibarretxe para entrar en su gobierno son dos: la consecución de la paz y de la justicia social. ¿Es que duda Madrazo de que el PNV y EA vayan a traer la paz con él o sin él en esta legislatura? ¿Es que pretende Madrazo darles clases de izquierdismo? ¿Está insinuando Madrazo que EA y el PNV no son partidos de izquierdas y revolucionarios? ¿No se ha enterado de que la única derecha que hay en el País Vasco es la de Mayor Oreja? ¿No ha oído nunca Madrazo cómo habla Arzalluz de «la derecha» como si no fuera con él? ¿Es que Madrazo, sin poner todavía el pie en ese Gobierno que se va a estirar para él solito, ya está permitiéndose llevarle la contraria a Arzalluz? Estimados señores de EA y del PNV: quiero pedirles disculpas en nombre de IU y de ese pobre muchacho. Espero que no le tengan en cuenta estas osadías y estas torpezas. Madrazo es joven, impulsivo e inexperto. Tiene mucho que aprender todavía y no ha querido decir exactamente eso. Yo les ruego que pasen por alto estas leccioncillas y estas arrogancias propias de la edad. Les pido que me lo coloquen como es debido en esa consejería que han prometido sacarse de la manga y donde haremos entre todos de él un nacionalista de provecho.

Decir misa nacionalista repicando
Antonio GARCÍA TREVIJANO La Razón 14 Junio 2001

A diferencia de la violencia anarcosindicalista, que sedujo al bueno y caótico Sorel ¬en sus Reflexiones de 1908¬ con el mito de la huelga general revolucionaria, el terrorismo de Eta es el factor de una guerra psicológica de liberación, que seduce a un ingenuo abertzalismo con el mito de la Independencia de Euskadi. La violencia revolucionaria quería suprimir el Estado con la idea antropológica de que la bondad natural era consustancial a una humanidad libre de coacciones. El terrorismo nacionalista tiende a erigir un Estado propio con la idea antropoide de que la maldad contra el bando adversario, por repugnante que parezca, no deja de ser banalidad para la suprema causa de la Independencia. Y esa banalidad del mal suprime la aparente contradicción entre fines humanos y medios inhumanos. Etimológicamente, la banalidad es lo común a una parte circunscrita de la población. El mal causado al bando español mediante crimen no es inmoral, porque es banal. Este sentimiento inconsciente late en el corazón nacionalista de algunos vascos que jamás harán ni aprobarán lo que, sin embargo, no rechazan en otros. Y aquí yace la resistencia a maldecir los crímenes de Eta si a la vez no se condenan los del Estado que la reprime. Una cuestión incorrectamente planteada porque supone la homologación política de dos males heterogéneos: terror estatal y terrorismo civil.

   El Terror soberano del Estado (Hitler, Stalin, Pinochet, Junta argentina) no constituye terrorismo. Este procura la mayor publicidad de sus crímenes, para amedrentar a la clase dirigente con el desorden público. Aquél oculta sus fechorías en el secreto de Estado para protegerla con más orden público. El Terror señala a su adversario en todo lo subversivo. El terrorismo, en todo lo establecido. Los crímenes de los GAL caen en la esfera del Terror soberano. La mentalidad estatal que los urdió no es cualitativamente distinta de la que inspiró el nazismo y el sovietismo. Siendo dos males, es peor calamidad el Terror estatal que el terrorismo. En sentido riguroso, decir terrorismo de Estado es un contrasentido, una verdadera contradicción en los términos. La autoridad que lo practicara destruiría el propio orden estatal que la legitima. Los crímenes de Eta, en cambio, caen de lleno en el terrorismo político. No son, por supuesto, delitos comunes. La distinción entre violencia común y terror especial es definitoria. A la supuesta violencia de un Estado politizado, que reprime la base social de la Independencia de Euskadi, Eta responde con el terror del asesinato cotidiano en un sociedad despolitizada. Llamar violentos a los criminales más que una eufemia literaria es una blasfemia política.

   El mundo clásico, como ha recordado Martín-Miguel Rubio en un memorable artículo que hizo brillar a estas «Otras Razones», penetró más y mejor en la distinción entre violencia y terror que los análisis existencialistas de Merleau Ponty y Hannah Arendt. Aquél acertó, frente a Sartre, al separar el humanismo marxista del terror soberano estalinista, pero no llegó a concebir el terrorismo como método inherente a la conquista del Estado. Y mi admirada Arendt no cayó en la cuenta de que el terrorismo nazi solamente existió antes de la toma hitleriana del poder, aunque prefigurara el Terror que, ya bajo secreto de Estado, condujo al exterminio de lo no ario.

   El terrorismo de Eta también prefigura, porque condiciona, lo que sería el terror soberano vasco, si llegara a constituirse en el Estado propio que persigue. Esto, precisamente esto, es lo que no comprende Arzallus cuando cree pretender lo mismo que Eta pero por medios pacíficos. Agrada la sinceridad de Arzallus. Pero desagrada, por ser incoherente, que diga misa nacionalista en el altar del gobierno vasco instalado en el Estado español y, a la vez, repique campanas de soberanía o toque a rebato separatista.

El nuevo enemigo de Eta
Juan BRAVO La Razón 14 Junio 2001

La visita de Bush a España, en opinión del espía J.B., puede considerarse como «desproporcionada», si se comparan las consecuencias que pueden derivarse con la escasa duración de la estancia del presidente norteamericano. Porque a los españoles nos interesa, y mucho, lo que se dijo en la rueda de prensa con que George Bush y José María Aznar cerraron la visita oficial: no tanto por el asunto estratégico del escudo antimilsiles, que el texano vende ahora entre sus aliados, como lo que se afirmó del terrorismo.

   Porque hay algunos a los que la noticia no les habrá sentado nada bien: acostumbrados como están a tener lazos «tradicionales» y amigos al otro lado del Atlántico, se les habrán puesto los pelos como escarpias sólo de pensar que Bush haya dado la orden para que los «servicios» norteamericanos (que es lo mismo que decir la CIA y sus allegados) «estrechen» sus relaciones con España para hacer frente común a la bestia etarra. Piensa Juan Bravo que ahora sólo falta que, de verdad, los franceses echen toda la carne en el asador para que el disgusto de los etarras y sus cómplices sea completo.
  

Del Castillo, contra la obligación de aprender «Els Segadors»
El Mundo 14 Junio 2001

MADRID.- La ministra de Educación, Pilar del Castillo, reafirmó ayer en el Congreso su oposición a que el himno Els Segadors se enseñe de manera obligatoria en los colegios catalanes, porque supondría «excluir» a los alumnos que se sienten «tan catalanes como españoles».

Del Castillo respondió a una pregunta del diputado de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Joan Puigcercós, sobre el rechazo público que ha mostrado hacia la propuesta de la Generalitat en este terreno.

«La socialización de los niños en las referencias simbólicas de cualquier tipo de entidad no es aconsejable hacerla de una manera obligatoria. Es mejor adquirir las identidades y el conocimiento de esas referencias a través de procesos naturales y no obligatorios», subrayó.

A su juicio, hay que ser «muy exquisitos» con las realidades de las comunidades autónomas, ya que muchos de sus integrantes tienen «identificaciones múltiples». En este caso, agregó, «se sienten tan catalanes como españoles».

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol, insistió ayer en que el himno catalán se debe aprender en el colegio tal y como propone una orden del Departamento de Enseñanza y aseguró que la consejera, Carme-Laura Gil, y él mismo no perdieron «ni un minuto» en discutirlo.

Detenidos 7 'legales' de ETA a quienes Interior vincula con los últimos atentados
La policía ha hallado un plano de la localización del ultimo coche bomba de ETA en Logroño, 35 kilos de explosivo y material que podría haber sido utilizado en los incidentes de Bergara
AGENCIAS  Madrid El País 14 Junio 2001

La Policía Nacional ha detenido esta madrugada a siete presuntos miembros legales (no fichados) de ETA, dos de ellos de la organización ilegal Ekin, supuestamente relacionados con atentados terroristas con coche bomba y con los incidentes de violencia callejera en Bergara.

El ministro del Interior, Mariano Rajoy, ha informado hoy de que la Policía ha hallado un plano de Logroño en el que estaba señalado el lugar donde explotó el coche bomba la mañana del pasado domingo, así como material explosivo y de otro tipo similar al utilizado en los incidentes violentos de las fiestas de Bergara.

Los detenidos son Premín San Pedro Larrañaga, de 27 años; Jesús María Goicoechea Garralda, de 34, ambos responsables de Haika; Natale Landa Hervias, de 30; Nerea Hernández Sancho, de 31, además de los hermanos Iban, Gorka y Aitor Astondoa Altuna, de 29, 28 y 20 años, respectivamente.

En los ocho registros efectuados, cinco en Mondragón, uno en Zarautz y dos en Aramaiona, se han hallado 35 kilos de dinamita tytadine, procedente casi con total seguridad, según Rajoy, del material robado por la banda terrorista en Grenoble (Francia), detonadores, temporizadores, cordón detonante y otro material de uso explosivo.

La policía sospecha que algunos de los detenidos iban a cometer un atentado de manera inmediata, tal vez el próximo fin de semana.

Uno de los registros se ha efectuado en la herriko-taberna de Mondragón, lo que, unido a que

dos de los detenidos son responsables comarcales de la organización ilegalizada Ekin, demuestra, para el ministro, que "Ekin, ETA y Haika, son lo mismo".

Cohetes, aerosoles y caretas
También se ha registrado un local de la organización Ekin -donde se celebraban reuniones a las que asistía uno de los detenidos, Premín Sanpedro-, en el que la policía se ha incautado de cohetes, aerosoles, guantes de látex, grilletes, caretas y otros elementos "muy similares" a los utilizados en la acción terrorista cometida en la madrugada del 2 al 3 de junio durante las fiestas de Bergara.

Aunque la policía también se ha incautado de un plano de la ciudad de Logroño con indicaciones del lugar donde fue colocado el coche bomba que explosionó en esta ciudad el pasado domingo, Rajoy ha precisado que esto no significa que los autores de esa acción sean lo terroristas ahora detenidos.

En un receso de la Cumbre de Ministros de Interior del Mediterráneo Occidental, que se celebra en Valencia, Rajoy ha explicado que las fuerzas de seguridad están analizando la documentación incautada en la operación para tratar de esclarecer las acciones terroristas que han llevado a cabo los detenidos, así como las que podrían estar preparando, ya que forman parte de comandos itinerantes, es decir, que pueden actuar en cualquier parte del territorio nacional", ha recalcado el ministro.

"Es probable -ha dicho Rajoy- que al menos dos de los detenidos, los pertenecientes a Ekin, pudieran haber intervenido tanto en la comisión de actos terroristas como en los desarrollados durante las fiestas de Bergara", además de en "otros atentados cometidos mediante coche bomba, dado el material explosivo, muy importante" del que disponían.

El ministro, quien ha felicitado a la policía por esta operación, dirigida por el juez de la Audiencia Nacional Guillermo Ruiz Polanco y por la fiscalía de este tribunal, ha evitado dar detalles de la implicación de los arrestados en otras acciones terroristas, ya que las investigaciones continúan abiertas.

"Lo ideal sería que el poder judicial entendiera lo que yo he dicho, que todo es lo mismo, Haika es lo mismo, Ekin es lo mismo, ETA es lo mismo y herriko-taberna es lo mismo, y, a partir de ahí, los jueces son los que deben de tomar las decisiones y nosotros haremos todo lo que esté en nuestras manos para presentar el máximo de pruebas posible", ha manifestado.

En sentido, Rajoy se ha referido a la decisión de la Audiencia Nacional de dejar en libertad al periodista Pepe Rei, por la que ha mostrado su respeto, pero ha añadido que tiene "la convicción de que el señor Rei en su revista señala objetivos de la organización terrorista".

En la operación han intervenido más de cien agentes de la Comisaría General de Información y de la Comisaría General de San Sebastián y en alguna de las detenciones han participado los GEOS.

Violencia callejera
En otra operación llevada a cabo a última hora de ayer, la Ertzaintza detuvo en la localidad vizcaína de Basauri a dos jóvenes acusados de cometer actos de violencia callejera en el municipio y alrededores.

Por su parte, en su edición de hoy, el diario Gara indica que los jóvenes detenidos son I.G.L. y A.D.M. y se les acusaría de participar en un ataque contra la sede de la Seguridad Social en la localidad vizcaína.

Los domicilios familiares de los arrestados también fueron registrados y la operación se mantiene abierta por lo que no se descartan nuevas detenciones.

Los dos detenidos tienen antecedentes penales por robo con violencia e intimidación, según la Ertzaintza.

Cientos de periodistas proclaman que los tiros de ETA no les silenciarán
La información es eficaz para combatir el terrorismo, dice Gorka Landaburu

Madrid El País 14 Junio 2001

Cientos de periodistas se concentraron ayer en Madrid en repulsa por los atentados y amenazas de los terroristas y para reiterar una vez más que ETA no logrará silenciar a los medios informativos 'por mucho que disparen'. Durante el acto, convocado por cuarenta asociaciones profesionales, se leyó una carta enviada a propósito por el delegado de Cambio 16 en el País Vasco, Gorka Landaburu, quien convalece de las heridas que le causó un paquete bomba enviado por ETA hace unas semanas a su domicilio.

El periodista Jesús Álvarez, yerno del empresario Emiliano Revilla, que fue secuestrado por ETA, leyó un comunicado ante la escultura de Eduardo Chillida La Sirena Varada, y los cientos de informadores congregados, entre ellos los directores de Abc, José Antonio Zarzalejos; Diario 16, Ángel García; El Mundo, Pedro J. Ramírez; La Razón, José Antonio Vera, y EL PAÍS, Jesús Ceberio.

El texto incide en la solidaridad con todos los que sufren las amenazas de los terroristas y de manera destacada en los compañeros asesinados por ETA: hace un año la organización terrorista mató a José Luis López de Lacalle, columnista de El Mundo, y hace dos semanas al director financiero de Diario Vasco, Santiago Oleaga. También se recordó a quienes han sido objetivo de ETA, Aurora Intxausti, Juan Palomo, Carlos Herrera y Luis del Olmo, además de Landaburu.

Éste agradeció en su misiva las muestras de apoyo tras el atentado que sufrió hace apenas un mes y animó a sus compañeros a repetir actos como el de ayer cada vez que sea necesario. 'No debe haber atentado o amenaza contra la libertad de expresión sin que los periodistas manifestemos nuestra repulsa a ETA y nuestro apoyo a los compañeros y a los medios informativos que lo hayan sufrido', escribe Landaburu.

El periodista añade que 'lo que buscan [los terroristas] es precisamente' acobardar a los informadores para que trasladen 'a la sociedad la sensación de que todo es inútil frente a ETA' y se muestra convencido de 'que una forma eficaz de combatir el terrorismo es la información y la libre opinión' de periodistas y medios de comunicación. 'Ésas son nuestras armas de paz y ésa es nuestra responsabilidad'.

En esa línea, el comunicado leído por Jesús Álvarez en nombre de los presentes tras un minuto de silencio en memoria de las víctimas de la violencia, reiteraba el compromiso de los informadores con la libertad de expresión y el pluralismo informativo. 'Seguiremos trabajando sin autocensura ni sometimiento a las intimidaciones. Por mucho que ellos disparen no exterminarán la libertad, ni silenciarán a los medios informativos'. Además de periodistas y representantes de medios de comunicación, asistieron al acto el portavoz parlamentario del PSOE, Jesús Caldera; el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, y el portavoz del PP, Rafael Hernando, entre otros políticos.

El PSOE acusa al Gobierno de no fomentar, reconocer y proteger las lenguas cooficiales del Estado
La secretaria de Educación, Universidades, Cultura e Investigación del PSOE, Carmen Chacón, ha acusado al Gobierno de “regresión cultural” por no fomentar, reconocer y proteger el uso de las lenguas cooficiales del Estado, tal y como recoge la Constitución en su artículo tercero. El Partido Socialista propone el impulso de la enseñanza de estas lenguas en la educación, tanto universitaria como no universitaria.
Libertad Digital
14 Junio 2001

Según Carmen Chacón, debido a la mayoría absoluta del PP, “esta legislatura está siendo especialmente regresiva en desarrollo autonómico y constitucional”. La secretaria socialista de Educación, Universidades, Cultura e Investigación ha aludido a las “múltiples iniciativas” de Parlamentos autonómicos y de los diferentes grupos parlamentarios sobre el uso de las lenguas cooficiales (sobre el euro o los documentos oficiales), que, apunta Chacón, han sido rechazadas en todos los casos. Chacón ha aludido incluso a la eliminación de los distintivos regionales de las matrículas de los vehículos.

El PSOE acusa al Gobierno de “regresión cultural” en esta legislatura, por no fomentar, reconocer y proteger el uso del catalán, el vasco y el gallego. Por ello, el Partido Socialista ha presentado una proposición no de Ley relativa a la promoción de la enseñanza y el aprendizaje de las lenguas españolas distintas del español en los niveles educativos no universitarios y universitarios.

La proposición insta al Gobierno a impulsar las acciones previstas en la declaración en el ámbito local, regional, nacional e internacional, y propone que se fomente la enseñanza de estas lenguas a través de materias optativas en el segundo ciclo de la ESO.

Frente a lo que Chacón ha definido como “el autismo cultural del PP”, el PSOE propone propuestas concretas y políticas activas para favorecer el uso de estas lenguas. Según la secretaria socialista, desde 1995 el Gobierno de José María Aznar “ha invertido mucho menos” en Educación. También ha recordado que el PP “no tiene mayoría absoluta” en materia educativa, ya que las competencias están totalmente transferidas.

El Artículo 3º de la Constitución
Nota del Editor 14 Junio 2001

Según Manuel Jardón, en su libro La "normalización lingüística", una anormalidad democrática. El caso gallego.
Siglo Veintiuno de España Editores SA. Teoría. Primera edición, octubre 1993
© Siglo XXI de España Editores SA. Calle Plaza, 5. 28043 Madrid © Manuel Jardón

El artículo 3 de la Constitución.

El artículo 3 de la Constitución, de sobra conocido por todos ustedes, proclama en su apartado 1º que “El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla”. ¿Qué significa esencial y resumidamente este precepto? Dos cosas: 1ª) Que el español o castellano es la única lengua oficial en toda España y para, o frente a, todos los poderes públicos, es la lengua oficial “del Estado”.Y ¿qué significa que una lengua sea o tenga el carácter de oficial? La Constitución no lo dice, lo da por supuesto, pero el Tribunal Constitucional, en una célebre sentencia, la del 26 de junio de 1986, creyó oportuno precisar el significado y alcance de esa palabra. Y lo hizo en los siguientes términos: “Según el artículo 3 de la Constitución el castellano es la lengua oficial del Estado y entendiéndose obviamente aquí por «Estado» el conjunto de los poderes públicos españoles con inclusión de los autónomos y locales, resulta que el castellano es lengua oficial de todos los poderes públicos y en todo el territorio español”. Y añade más adelante que una lengua es oficial “cuando es reconocida por los poderes públicos como medio normal de comunicación en ellos y entre ellos y en su relación con los sujetos privados con plena validez y efectos jurídicos. Ello implica que el castellano es medio de comunicación normal de los poderes públicos y ante ellos en el conjunto del Estado español”. “Es medio de comunicación normal”, dice el T.C. Se ha de entender que debe ser medio de comunicación normal sin cortapisas, sin dificultades, sin obstáculos de ninguna naturaleza. Y que en las Comunidades bilingües, como Cataluña, País Vasco o Galicia, en donde además del castellano como lengua oficial existen otras lenguas también oficiales, los poderes públicos deben dirigirse indistintamente en ambas, es decir, con normalidad, a sus ciudadanos, lo que en la práctica debería significar que se utilicen textos bilingües cuando estos tengan como destinatarios a una pluralidad indeterminada de personas o que individualizadamente se dirijan a esos ciudadanos en la concreta lengua que éstos hayan previamente elegido. Es, por otra parte, lo que ocurre en aquellos ámbitos internacionales ‑la Unión Europea, por ejemplo‑ en los que son varias las lenguas oficiales. 2ª) Pero la sola oficialidad de un idioma no supone el deber de su conocimiento. Sólo supone el derecho a usarlo y que su uso tenga plena validez o eficacia jurídica, sin necesidad de traducción en aquel ámbito territorial al que alcance el carácter de oficial de una lengua. El deber de conocimiento es otra cuestión. Por eso el propio artículo 3 de la Constitución, después de proclamar el carácter de oficial del castellano en toda España, señala que todos los españoles tienen el deber de conocerlo y el derecho a usarlo. Ese deber, vigente en toda España, no es un mero deber moral sino estrictamente jurídico. Quiere decir, por lo pronto, que nadie podrá alegar válidamente el desconocimiento del castellano. Y que el Estado ‑es decir, todos los poderes públicos con responsabilidad en la materia‑ tiene la obligación de poner el máximo esfuerzo para que todos los españoles conozcan su lengua. Es curioso este deber; fíjense ustedes: la Constitución no establece el deber de conocer matemáticas, física, historia, etc. Quiero decir que no constitucionaliza esos deberes que, obviamente, existen para determinadas personas, aquéllas que se hallan en edad escolar. Deber de conocimiento, pues, y derecho de uso. Y para todos los españoles y en todas partes de nuestro territorio. Deber y derecho constitucionales, elevados al máximo rango normativo, insertos, además, en el título preliminar de la Constitución, aquél en que aparecen los pilares o fundamentos básicos del sistema constitucional que nuestra Norma Suprema establece. 

El artículo 3 y las lenguas autonómicas.

El párrafo segundo del artículo 3 establece que “las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos”. Ninguna obligación de conocimiento de las lenguas autonómicas aparece en este texto. A nadie se le impone el deber de conocimiento. Ese conocimiento podrá ser todo lo deseable que se quiera. La condición de bilingüe o de políglota puede ser ‑yo creo que es‑ una suerte, una ventaja; incluso, si se quiere, un mérito evaluable en determinadas circunstancias o en determinados ámbitos como el de la función pública, siempre que ese mérito no suponga infracción de otros valores constitucionales, como el de la seguridad jurídica, o de preceptos concretos de la misma, como en el artículo 9.3, el 14, el 23.2, el 103.1 o el 139; pero no puede convertirse ni directa ni indirectamente en una obligación, bajo la forma, por ejemplo, de requisito insalvable. Y conviene aquí atender no sólo a la letra de las normas que estoy comentando, sino también a su espíritu, a lo que los juristas llamamos la mens legislatoris, la voluntad del autor de la norma, lo que realmente se quiso decir cuando se redactó y aprobó la norma correspondiente; normas de hermenéutica, de obligada observancia para toda España y para toda clase de normas que se interpretarán según el sentido propio de sus palabras, en relación con el contexto, los antecedentes históricos y legislativos, y la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas, atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad de aquéllas. Veamos, en primer lugar, esos antecedentes históricos. Los tenemos en el artículo 4 de la Constitución de 1931, que decía, respecto del castellano: “Todo español tiene obligación de saberlo y derecho de usarlo sin perjuicio de los derechos que las leyes del Estado reconozcan a las leyes de las provincias o regiones. Salvo lo que se disponga en leyes especiales de la República a nadie se le podrá exigir el conocimiento ni el uso de ninguna lengua regional”. Pasemos a los antecedentes legislativos. En fase de discusión y debate parlamentario del texto constitucional, el diputado señor Trías Fargas, en nombre de su grupo, Minoría Catalana, propuso en el Congreso una enmienda según la cual los residentes en los territorios autónomos tenían el deber de conocimiento de las lenguas autonómicas. La enmienda fue rechazada en Comisión por 30 votos frente a 2 y otras 2 abstenciones. Y en el Pleno del Congreso, por 269 votos contra 22 y 26 abstenciones. Y en el Senado, el senador Azcárate Flores propuso una enmienda que reproducía literalmente el texto de la Constitución del 1931, retirada después motu propio por el proponente.  

Recortes de Prensa   Página Inicial