AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 15 Junio   2001
#El TSJC anula un decreto que exige un alto nivel de catalán a los funcionarios
MONTSE MARTINEZ El Mundo 15 Junio 2001

#ETA MUEVE LAS MARIONETAS DE LA «KALE BORROKA»
Editorial El Mundo 15 Junio 2001

#Delincuentes detenidos
Editorial ABC 15 Junio 2001

#Detenidos
Editorial El País 15 Junio 2001

#Pistoleros de fin de semana
Javier Pagola ABC 15 Junio 2001

#Interpretación institucional
JAVIER PÉREZ ROYO El País 15 Junio 2001

#Eta, los norteamericanos y sus crímenes
José María CARRASCAL La Razón 15 Junio 2001

#Reconocimiento de una deuda impagable
JUAN MANUEL EGUIAGARAY UCELAY El País 15 Junio 2001
 

#Golpe policial
Juan BRAVO La Razón 15 Junio 2001

#Rajoy se ha vuelto loco
Miguel Ángel RODRÍGUEZ La Razón 15 Junio 2001

#Testigos de cargo
FERNANDO LOPEZ AGUDIN El Mundo 15 Junio 2001


#La policía desarticula un 'comando' etarra con 35 kilos de dinamita
LYDIA GARRIDO  San Sebastián  Valencia El País 15 Junio 2001

#Tres hermanos y dos parejas
BILBAO El Correo 15 Junio 2001

#Dos dirigentes de Ekin en Mondragón, entre los detenidos del «comando»
MADRID. ABC 15 Junio 2001

#Cambiar la Historia
Cartas al Director ABC 15 Junio 2001

#Del robo con intimidación a la 'kale borroka'
El Mundo 15 Junio 2001

#El PNV provoca a Castilla y León al llevar a Treviño un acto por el euskera
Carlos Molero - Valladolid.- La Razón 15 Junio 2001

El TSJC anula un decreto que exige un alto nivel de catalán a los funcionarios
MONTSE MARTINEZ El Mundo 15 Junio 2001

BARCELONA.- Varapalo judicial a la política lingüística del Govern de la Generalitat. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha anulado tres condiciones exigidas a los aspirantes a funcionarios interinos de los juzgados catalanes. Uno de los requisitos, que hace referencia a un alto nivel de conocimiento de la lengua catalana, ha sido calificado por los magistrados de «excesivo».

Un decreto del Govern establece que, para optar a una plaza de interino en el ámbito judicial, es necesario acreditar el nivel C de catalán, estar empadronado en un municipio de Cataluña y estar inscrito en el Servicio Catalán de Colocación o en las Oficinas de Trabajo de la Generalitat.

La Sala Cuarta de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, a través de un auto hecho público ayer, ha dejado en suspenso estas tres condiciones a la espera de dictar una resolución definitiva.

El controvertido decreto de la Administración autonómica fue recurrido, de forma individual, por todos los sindicatos presentes en el sector de Justicia de Cataluña -UGT, CCOO, STAJ y CSIF- y por una veintena de aspirantes. El auto hecho público ayer hace referencia al recurso presentado por UGT, a la espera de la respuesta al resto de recursos.

Los magistrados parten de la base de que todo el personal nombrado anteriormente forma parte de «cuerpos nacionales» regulados por la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ). El tribunal matiza que la Generalitat tiene la potestad de ciertas concesiones.

Los jueces consideran que exigir un nivel C y B de conocimiento de lengua catalana, «por razones de proporcionalidad y razonabilidad», «puede parecer en principio excesivo».

Con respecto a la obligatoriedad de estar inscrito en el Servicio Catalán de Colocación y estar empadronado en un municipio catalán, el tribunal asegura que «excluye a las personas que están inscritas en demanda de empleo en otro punto del territorio del Estado y a las personas que no tengan vecindad administrativa en Cataluña».

ETA MUEVE LAS MARIONETAS DE LA «KALE BORROKA»
Editorial El Mundo 15 Junio 2001

L
as Fuerzas de Seguridad del Estado se apuntaron ayer un importante éxito policial al detener en Alava y Guipúzcoa a siete miembros de un comando itinerante de ETA, que disponía de 35 kilos de la dinamita robada en Grenoble.

El comando contaba con planos de Madrid, Santander y Logroño. La Policía cree que varios de los detenidos fueron los autores materiales del atentado de la capital riojana del pasado domingo, ya que en un mapa incautado figuraba una cruz en el lugar donde estalló el coche bomba. También vincula a los miembros de este comando con el vandálico ataque de Bergara, puesto que habían almacenado en una herriko taberna de HB en Mondragón cohetes, grilletes, caretas y sprays similares a los utilizados por los encapuchados que asolaron dicha población guipuzcoana.

Hay que felicitarse por la detención de estos siete etarras que previsiblemente hubieran utilizado esos 35 kilos de dinamita, suficientes para volar un edificio, para sembrar el terror este verano en diversos puntos de la geografía española.

Pero la operación policial de ayer pone de relieve nuevamente la conexión entre la violencia callejera y el aparato criminal de ETA, que funcionan como vasos comunicantes. Hace mucho tiempo que la kale borroka ha dejado de ser la expresión de un descontento juvenil, si alguna vez lo fue, para convertirse en una acción criminal planificada y dirigida desde ETA para sembrar el terror entre los ciudadanos.

Dos de los detenidos eran dirigentes de Ekin, el brazo político de la banda ilegalizado por Garzón. Es evidente que Ekin, Haika, las gestoras de presos y el entramado político paralelo a estas organizaciones son marionetas de ETA, que es quien realmente mueve los hilos.

Aznar y Rajoy pidieron ayer a los jueces que actúen con mayor contundencia contra este entorno de ETA, que se aprovecha de las garantías legales que ofrece un Estado democrático para intentar destruirlo. Ciertamente, los magistrados deben reflexionar sobre la responsabilidad que contraen al dictar resoluciones como dejar en libertad a un sujeto como Pepe Rei que, según tantos indicios, se dedica a marcar los objetivos a la banda.

La normalización política en el País Vasco pasa por una derrota policial de ETA, que, en la medida que percibe su creciente aislamiento, se vuelve cada vez más violenta.

Delincuentes detenidos
Editorial ABC 15 Junio 2001

La detención de siete miembros «legales» de ETA en las localidades de Mondragón (Guipúzcoa) y Aramaiona (Álava) es una magnífica noticia por dos razones. La primera, porque demuestra que el Estado tiene capacidad de reacción frente al terrorismo, lo que le permite acortar los plazos desde que se produce un atentado hasta que se detiene a los autores. Como destaca la Memoria de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, las Fuerzas de Seguridad del Estado han detenido y puesto a disposición judicial a los presuntos autores de la mayoría de los atentados cometidos durante 2000. En la operación policial que ayer se consumó se aprecia igualmente este estrechamiento de plazos, porque se han intervenido documentos y material que podría relacionar a los detenidos con el asalto a Vergara y con el atentado en Logroño, cometidos los días 3 y 10 de este mes.

Por tanto, frente al desánimo que provoca la contumacia criminal de ETA hay que oponer el reconocimiento a la labor de la Policía y la confianza en que cada golpe terrorista tendrá la respuesta más contundente e inmediata que sea posible. Antes o después, pero lo cierto es que habrá respuesta. La cara amarga de esta operación es que, una vez más, la actuación de las Fuerzas de Seguridad del Estado ha puesto en evidencia la ineficacia de la Ertzaintza, incapaz de tomar conocimiento de la estructura terrorista existente en ciudades y localidades que se suponen que están al alcance más que suficiente de sus recursos. La Policía vasca nació, según la terminología usual del PNV, como policía «de aquí», la que conocería al vecino, al tendero, a la amatxo, y sería respetada por todos, porque estaría legitimada por su filiación local y porque encarnaría el orden del buen gobierno nacionalista. El fracaso no puede ser más rotundo ni más patente, tanto por los pésimos resultados de la lucha contra ETA y la «kale borroka» como por el desánimo de los ertzainas ante la manipulación a la que les someten sus responsables políticos.

La segunda razón para sentirse satisfecho por el éxito policial de ayer es que constituye un refuerzo más de la convicción de que ETA no es invencible. Pensar que el Estado acabará imponiéndose al terrorismo puede parecer una utopía, a la vista de los treinta años que ETA lleva asesinando y de la extensión que ha dado al dolor de sus crímenes. Pero los fundamentos políticos y policiales de la lucha antiterrorista nunca han sido tan sólidos como ahora. El Acuerdo por las Libertades, la cooperación con Francia, el apoyo de la comunidad internacional, especialmente la europea, el encadenamiento de detenciones de comandos y la transformación de las víctimas y de los amenazados en ciudadanos exigentes de derechos y libertades son elementos de un escenario en el que ni a ETA ni al nacionalismo les resulta fácil la estrategia de la confusión y del desistimiento. 

La banda terrorista está recibiendo del Estado el trato que merece cualquier organización criminal, algo que todavía no ha comprendido el PNV, cuyas alergias a la acción judicial contra las tramas etarras o filoetarras —Ekin, Xaki, «Ardi Beltza» o «Gara»— sigue siendo un síntoma de desafección con el Estado de Derecho en la lucha contra ETA. La nueva estrategia del PNV de acomodarse como mediador entre ETA y las víctimas responde a la renuncia a derrotar a la banda terrorista y al deseo de reintegrar a ésta y a sus testaferros políticos a una situación de legitimidad paritaria con el Estado y las fuerzas políticas no nacionalistas. En plena vigencia del terror, resultan ofensivas las blandas invitaciones que el PNV dirige a ETA para que pare, reflexione y deje de entorpecer la causa común del nacionalismo, que es la autodeterminación soberanista. El deber del Estado y de las fuerzas firmantes del Acuerdo por las Libertades es no caer en los cantos de sirena de estas prácticas especulativas sobre ETA y mantener tanto la oferta de colaboración condicionada con el Gobierno vasco como la firmeza de los compromisos adquiridos y perseguir a los terroristas y a sus cómplices, sean de pluma o de escaño, con todos los recursos legales.

Detenidos
Editorial El País 15 Junio 2001

No se sabe con certeza qué tiene que ocurrir para que ETA decida un día disolverse, como le piden incluso sectores minoritarios de su brazo político; pero es seguro que una condición es que cada vez sea mayor el número de activistas detenidos y cada vez menor el tiempo transcurrido entre los crímenes que cometen y el momento de su captura.

Las detenciones de ayer son importantes por la incautación de 35 kilos de explosivos, suficientes para llenar de muerte y destrucción cualquier calle de España, y también por la posible presencia entre los detenidos de al menos algunos de los miembros del comando itinerante que cometió, hace tan sólo cinco días, el atentado de Logroño. La existencia en su poder de un plano de esa ciudad con indicaciones sobre el lugar en que estalló el coche bomba avala esa hipótesis.

Casi nadie discute ya que no existe medida política más urgente para acabar con el terrorismo que la eficacia policial. Así lo indica la experiencia internacional, y también la de los poli-milis. La receptividad de los terroristas a los argumentos contrarios a la perpetuación de la violencia depende menos de la entidad de las concesiones políticas que se les ofrezcan que de la evidencia de que la mayoría de ellos acaban en prisión. Ello vale también en relación a la kale borroka, principal cantera para la renovación de ETA.

Los indicios de que algunos de los detenidos participaron en los desmanes de Bergara, a comienzos de mes, parecen confirmar la sospecha del consejero Balza de la implicación directa de ETA en la violencia callejera. Y la detención en las últimas horas por parte de la Ertzaintza de dos personas acusadas de participar en actos de esa naturaleza viene a recordar la complementariedad de la acción de las diversas policías y la necesidad de aumentar la eficacia de todas ellas mediante una más leal cooperación.

Pistoleros de fin de semana
Por Javier Pagola ABC 15 Junio 2001

La ETA actual, la de los pistoleros reclutados en Haika, la que ha extendido el abanico de sus potenciales víctimas a representantes de organizaciones cívicas y periodistas, la ETA hasta hace poco de «Txapote» y ahora de Olarra, es producto de la tregua trampa. Durante el fiasco de Estella, no sólo reorganizó «comandos», robó dinamita en Francia y compró armas en las mafias internacionales. También maquinó nuevos «modus operandi». Todo para hacer más daño y obstaculizar, al mismo tiempo, la actuación de las Fuerzas de Seguridad.

Así, la ETA actual no sólo planea sus atentados en Francia sino que también, en muchos casos, hasta los prepara minuciosamente, cuando se trata de montar potentes coches bomba que después, ya en España, hace estallar indiscriminadamente contra la población civil.

La ETA actual, además, ha aprendido, durante ese fiasco de la tregua, a «camuflarse» mejor entre la población. La mayoría de sus pistoleros son «legales», es decir, no fichados. Tal y como se desprende de la operación antiterrorista de ayer, de lunes a viernes acuden al puesto de trabajo o centro de estudio correspondiente. A última hora, participan en alguna reunión de Ekin, Xaki, Haika o, incluso, en una asamblea de «herrialde» de EH. También, en su cotidiano «txikiteo», hacen un alto, para entonarse más, en la «herriko taberna» de su pueblo -ya lo dice Savater, los etarras no llegan de la estratosfera, sino que se forman en un caldo de cultivo determinado-.

Ya el viernes, con la llegada del fin de semana, etarras como los ayer detenidos se desplazan a Francia, recogen el coche bomba, con la intención de hacerlo estallar en la Costa mediterránea, Andalucía, Madrid, Cantabria, Logroño... Eso sí, siempre contra la población civil. Para sus siniestros desplazamientos, los etarras también han aprendido, durante el fiasco de la tregua, a buscar la coartada: hacerse pasar por miembros de un club deportivo, o  de caza y pesca...

Afortunadamente, los etarras ayer detenidos han visto frustrada la ofensiva criminal que planeaban para este verano. Y no porque sus dirigentes, en Francia, se hayan dejado convencer por «conferencias de paz», o por la inminente llegada al País Vasco de «expertos en la mediación de conflictos». Más bien, se han visto forzados, porque, afortunadamente, las Fuerzas de Seguridad trabajan de lunes a viernes y, también, en fin de semana.

Interpretación institucional
JAVIER PÉREZ ROYO El País
15 Junio 2001

La mejor interpretación de la decisión del cuerpo electoral vasco el 13-M ha sido, en mi opinión, la efectuada por los parlamentarios electos en la sesión constitutiva de la Cámara vasca la semana pasada. Si podían existir algunas dudas acerca de si se había entendido el mensaje de las urnas, creo que ese día quedaron despejadas. La composición de la Mesa del nuevo Parlamento decidida ese mismo día es la prueba de ello. Todos los partidos que han competido en las elecciones, con la única excepción de EH, están representados en la Mesa. Esto es la primera vez que ocurre en una legislatura en el Parlamento vasco.

Y esto significa mucho, sobre todo teniendo en cuenta lo que ha sido la pasada legislatura y cómo se ha desarrollado la campaña electoral de la que ha nacido ésta. La voluntad de hacer ver a EH que ella y únicamente ella, entre todas las formaciones políticas, no tiene sitio en las instituciones democráticas no ha podido ser más claramente expresada. EH existe parlamentariamente porque dispone de siete escaños, pero los demás partidos han decidido hacer política en el Parlamento como si EH no existiera.

La composición de la Mesa del Parlamento vasco es la primera manifestación institucional de unidad democrática frente a ETA en bastantes años. Supone la liquidación del Pacto de Lizarra, cuyo objetivo, como se recordará, era posibilitar 'el aterrizaje' del nacionalismo articulado políticamente en torno a ETA en las instituciones. El reconocimiento del 'error Lizarra' por parte de PNV-EA se institucionaliza. Haya pasado lo que haya pasado y existan las diferencias que existan, entre los que se sientan a la mesa se habla. Con quien no se admite que se siente a la mesa no hay nada que hablar.

A la vista de lo ocurrido en la sesión constitutiva del Parlamento vasco, hay interrogantes que se imponen: ¿de verdad pueden y deben considerar el PP y el PSOE que han perdido políticamente las elecciones del 13-M ¿Ha sido su derrota una derrota inequívoca, sin paliativos?

Objetivamente no hay base para responder afirmativamente a estos interrogantes. El PP y el PSOE, con su actuación concertada en el final de la pasada legislatura y durante la campaña electoral, han conseguido, como ha escrito Julián Santamaría, dos objetivos estratégicos de extraordinaria importancia: en primer lugar, que 'el PNV dejara en un segundo plano las tentaciones independentistas' y en segundo, 'que rectificara a la hora de fijar sus prioridades de gobierno en un sentido opuesto al de Lizarra'. Nadie puede considerar de manera objetiva y razonable que su esfuerzo haya sido estéril, como tampoco lo ha sido el desplegado por intelectuales y movimientos por la paz en los últimos años.

La percepción subjetiva de derrota no se corresponde con lo que los ciudadanos vascos han manifestado en las urnas. La estrategia del PP y del PSOE no ha sido derrotada en términos generales, sino que lo ha sido únicamente en la medida en que dicha estrategia identificó rectificación de Lizarra con pérdida del Gobierno por el PNV-EA. La afirmación de que únicamente si PNV-EA eran desalojados de Ajuria Enea se acabaría de verdad con Lizarra es la que no ha encontrado el apoyo mayoritario del electorado vasco, aunque sí el suficiente como para condicionar la política vasca en el inmediato y en el no solo inmediato futuro. Esto también merece ser destacado. El PNV y EA han tenido 'miedo a perder'. Y eso es muy sano, porque no se olvida fácilmente. Después del 13-M nadie va a poder hacer política como la hacía antes. Los ciudadanos han impuesto una rectificación a todos. También, y no menos que a los demás, a PNV y EA.

Ésta es la interpretación de los resultados electorales que hizo el Parlamento vasco el día de su constitución, que, reitero, me parece la mejor de todas las que se han hecho.

Eta, los norteamericanos y sus crímenes
José María CARRASCAL La Razón 15 Junio 2001

Entiendo que se esté contra el escudo antimisiles. O contra la denuncia del protocolo de Kioto. O contra la pena de muerte. Entiendo incluso que se esté contra beber coca-cola con la paella, aunque sobre gustos culinarios no hay nada escrito. Lo que no entiendo es que se esté contra la declaración antiterrorista que han hecho Bush y Aznar. Llegando algunos comentaristas a decir que «nunca había soñado Eta con alcanzar tal privilegio». No lo entiendo ni lo entenderé nunca.

   Una de las cosas que más pesar e incluso indignación nos causan a quienes pasamos buena parte del año en el extranjero es contemplar el trato que allí ha venido dándose a Eta. Todavía hace un mes, con motivo del asesinato de Santiago Oleaga, la calificaba el «New York Times» de «organización separatista», y a sus miembros de «independentistas». O sea, luchadores por la libertad de su pueblo. Así da gusto asesinar. Es la estrategia tras la que ha venido escudándose la banda durante todos estos años y lo que la ha permitido moverse a sus anchas por Europa y América, por no hablar ya de Cuba, Argelia y otros países, donde se entrenaba. Lo más grave, sin embargo, era lo otro: el santuario que representaban para ella el simple cruzar los Pirineos. Hasta hace muy poco los belgas se negaban a clasificarla como organización terrorista. Y todos ustedes recordarán la larga batalla que hubo que librar en Francia para que ésta se comprometiera a negarla el derecho de asilo político. De hecho, hasta que eso no ocurrió no pudo comenzar en serio el ataque a los centros neurálgicos de la banda. ¿Hay que ver lo orgulloso que estaba le gobierno de Felipe González cuando conseguía involucrar a los franceses en esa lucha! Con razón, pues eran decisivos en ella.

   Y ahora resulta que cuando la primera potencia mundial anuncia su colaboración, algunos tuercen el gesto e incluso hay quien lo considera negativo. ¿Lo entienden ustedes? Yo, desde luego, no. No voy a decir que los norteamericanos tengan la clave para acabar con Eta. La clave de Eta sigue estando en el País Vasco, en la red de intereses, filiaciones y complicidades que tiene allí la banda. Pero sí me atrevo a decir que la colaboración de la CIA en esa lucha sería valiosa, dada la inmensa información que atesora de cuanto se mueve sobre y bajo la superficie en este mundo. Incluso el mero respaldo moral de su gobierno, que significa el comprometerse en esa lucha es ya un paso adelante. Por lo pronto, permitirá clasificar de una vez y para siempre a Eta como organización terrorista, acabando con su aureola de independentismo, algo muy importante en el mundo de imágenes y símbolos en que vivimos. Entonces, ¿a qué vienen esos aspavientos ante la declaración conjunta de Aznar y Bush? Sospecho que los mismos que los hacen criticarían, en caso de que no la hubieran hecho «que el presidente del gobierno español no haya conseguido de su colega norteamericano una condena de Eta».
  

Reconocimiento de una deuda impagable
JUAN MANUEL EGUIAGARAY UCELAY El País 15 Junio 2001 

Juan Manuel Eguiagaray Ucelay es diputado socialista por Murcia. juan.eguiagaray@diputado.congreso.es

Enfriados ya algunos excesivos entusiasmos y transformadas en llevaderas las depresiones iniciales, empieza a vislumbrarse un hueco por el que empieza a fluir algo distinto a las reiteradas felicitaciones y condenas que han seguido al conocimiento de los resultados de las elecciones vascas. Una parte de los ajustes de cuentas que han sucedido a las intensas pasiones políticas desplegadas se han perpetrado ya. Los que creían contar con la exclusividad en la interpretación del sentido de la historia no se han privado de recordarnos la razón que les acompañaba. Aquellos otros que temían el triunfo de PP y PSE-PSOE más que a un nublado han suspirado con indisimulado alivio. En unos casos porque se habían visto con el agua al cuello y barruntaban llegada la hora de abandonar el poder que ocupaban en el País Vasco desde hace veinte años. En otros, en los que la preocupación no ha disminuido un ápice con la victoria del nacionalismo, porque estaban mucho más sensibilizados y atentos al presumible crecimiento exponencial de la arrogancia de un Gobierno, el de José María Aznar, que en ese aspecto está ampliamente acreditado. Sea como fuere, habría que hacer votos porque la mayor parte de las puñaladas asestadas -algunas con notorio ensañamiento y parecida injus-ticia- pudieran ser ya cosa del pasado. Va a hacer falta, con lo que empieza a vislumbrarse en el futuro.

No es preciso rebuscar mucho para presumir que las circunstancias van a ayudar a no detenernos más tiempo en el pasado. Aunque llamar ayuda a la constatación de la maldita evidencia cotidiana del País Vasco pueda sonar a sarcasmo. Pero eso es lo que tenemos y lo que sigue interpelando sin piedad a los comportamientos políticos y a las valoraciones éticas. ETA nos dice con descaro, y por escrito, lo que podíamos esperar: seguiremos matando. Y añade, para que no haya duda: 'Sin lucha armada, el único marco que se le ofrece a este pueblo es el autonómico'. Seguirán promoviendo, en consecuencia, la causa abertzale, la misma que, según ellos, ha dado un gran paso adelante con la victoria de PNV-EA. Y por este motivo Gorka Landaburu llevará las marcas de ETA durante el resto de la vida que ha estado a punto de perder. Y Santiago Oleaga, como tantos otros antes y quién sabe cuántos después, tendrá que confiar en que los demás no olvidemos lo que él ya no podrá recordar. Junto a ello, para que el avance de la causa y la impunidad sean aún más notorias, Bergara ayer -quién sabe qué pueblo mañana- resultará tomada en el más puro estilo western, con algunos aditamentos, eso sí, de la moderna tecnología de efectos especiales.

Apenas hemos empezado la nueva legislatura vasca, ni siquiera hay nuevo Gobierno y, como decía un amigo mío, ya parece el año pasado. Si no se quiere exagerar a la espera de acontecimientos, habrá que reconocer, al menos, que mientras se mantienen las mismas amenazas apenas hay signos de cambio en los comportamientos políticos. Por esta razón se hacen más ostensibles, más unilaterales, y más gratuitas las actitudes generosas de quienes han asumido como un corolario de la inteligencia y de la experiencia política la obligación de conducirse 'como si' efectivamente hubiera constancia de aquellos cambios de comportamiento. Una especie de conjuro político practicado con la misma fe que exhiben los hechiceros al poner en práctica sus habilidades sanadoras. No es que yo me oponga a tan mágicos propósitos. Al fin y al cabo desconoce uno la virtualidad y el alcance de las fuerzas ocultas o, como ahora se dice, de la inteligencia emocional. Sólo me atrevo a sugerir que, para el caso indeseable de que fallen tales artes, siempre queda la medicina tradicional, sea en la forma de aspirinas para resistir el dolor, sea en forma de antibióticos de amplio espectro, si de verdad se quiere ir a las causas que lo provocan.

Antes de las elecciones vascas, un conjunto de ciudadanos se mostraron convencidos de que los reiterados hechos, estrategias y actitudes del Gobierno del PNV habían llegado demasiado lejos. Habiendo confiado muchos de ellos en que los conjuros, el paso del tiempo y las convicciones democráticas fueran suficientes razones para conducir al País Vasco en la dirección del entendimiento democrático y la acción compartida contra ETA, se dieron de bruces con la realidad de un discurso político disparatado, de una práctica política que calzaba botas de siete leguas para encaminarse a la división de la sociedad vasca y que, no contenta con ello, se mostraba proclive a depositar sobre el altar de los sacrificios exigidos por el terror los valores democráticos compartidos por nacionalistas y no nacionalistas en el sagrado nombre de la paz. Aquellos vascos eran de todo tipo y condición. Tenían diferentes ideologías, los había de izquierdas y de derechas, nacionalistas (al parecer, no muchos) y no nacionalistas, con experiencia política y sin ninguno de estos atributos. Les unía no sólo el innegable hecho de que eran candidatos a ser cazados como conejos, sino una visión común sobre las exigencias mínimas de la vida democrática, anterior a la legitimidad de cada una de las opciones políticas partidarias.

 Muchos de ellos aparecieron públicamente, otros mantuvieron el anonimato, integrados en diferentes foros y asociaciones, cada uno con sus matices, pero unidos por aquella expresión de valentía cívica, de arrojo y a la vez de angustia: ¡Basta Ya! Hicieron política, con toda la intensidad que adquiere esta palabra cuando se muestra cercana a la vida de las personas, dejando la comodidad y el pasotismo. Para sorpresa y escándalo de muchos que jamás han tenido la desgracia de vivir esa cruel realidad, hicieron abstracción del enfrentamiento que en el conjunto de España mantienen las principales fuerzas políticas estatales y reivindicaron no la España imperial, que muchos de ellos combatieron, ni siquiera una idea acabada de España, sino la Constitución, el Estatuto de Autonomía y el derecho a la vida y a la libertad. Sólo por su existencia, por su número y por su vigor, puede entenderse que socialistas y populares vascos aparcaran sus muchas diferencias y hasta su mutuo rechazo para tratar de configurar una alternativa al poder nacionalista y a un programado viaje hacia la catástrofe social.

 Seguramente cometieron errores, sin duda menos de los que otros cometieron antes y, desde luego, bastante más exculpables, puesto que eran en legítima defensa. Durante algún tiempo pareció que podían ganar las elecciones, pero las perdieron. Luego han sufrido los embates más injustificados tanto de los demiurgos de una historia hecha al margen de las personas que la sufren como de los que observan con alivio el indiscutible triunfo del nacionalismo mientras se mantiene la incertidumbre sobre la evolución futura de los acontecimientos.

No quiero pedir perdón por expresar mi reconocimiento y mi admiración a todos los que defendieron valores que nos son comunes, o deberían serlo, a todos los demócratas. Sobre todo ahora que algunos interpretan que perder las elecciones es sinónimo de ignorancia o de amnistía de los acontecimientos y se atreven a medir el peso moral de las razones mediante el exclusivo cómputo aritmético de los votos. Yo creo que se merecen, al menos, el homenaje que se rinde a la dignidad humana amenazada y a la dignidad democrática que se alza contra la amenaza. No un homenaje de tapadillo y una palmadita en el hombro, sino un reconocimiento ético en toda regla, la expresión de la solidaridad con sus vidas y el agradecimiento social por los valores colectivos que han defendido y, no me cabe duda, seguirán defendiendo.

Ahora nos queda reflexionar políticamente sobre el futuro. No es éste el tiempo de configurar posibles alternancias, sino de respetar los resultados de las urnas y esperar implícitas rectificaciones sobre el errado rumbo del pasado. Pero, implícitas o expresas, es imprescindible que se produzcan. La exigencia de unidad democrática frente al terrorismo sigue siendo la tarea indispensable y el reto no sólo de los perdedores, sino especialmente de los ganadores. Hemos decidido hacer 'como si' confiáramos en que éste es el camino emprendido y conviene que acabemos convencidos de ello. De otro modo, la rara circunstancia que ha hecho posible y necesario que socialistas y populares buscasen conjuntamente la alternancia al Gobierno nacionalista -que no al nacionalismo- volverá a formar parte del horizonte para pasmo de propios y extraños.

Y, mientras mantenemos la esperanza abierta, no sería malo que el papel de 'moderador del nacionalismo' que una extendida opinión se empeña en adjudicar al socialismo vasco de por vida diera paso al esfuerzo de Nicolás Redondo para invertir el indudable crédito que se ha ganado en la construcción de una verdadera alternativa desde la izquierda. Hay situaciones de emergencia que hacen inteligibles e indispensables alianzas y coaliciones por razones democráticas. Pero no es prudente identificarlas con alternativas políticas en el medio plazo. Hay un proyecto simplemente democrático para la supervivencia de una sociedad plural. Pero, por difícil que resulte el día a día, tiene que existir un proyecto político de izquierda para el País Vasco que aspire a la mayoría social.

Golpe policial
Juan BRAVO La Razón 15 Junio 2001

El nuevo golpe del Cuerpo Nacional de Policía contra un «comando» terrorista en el País Vasco, independientemente de si es más o menos trascendente (que siempre lo es poner a buen recaudo a etarras), ha puesto otra vez de manifiesto la diferencia de eficacia entre las Fuerzas de Seguridad nacionales y las exclusivamente autonómicas.

   Así, después de que la Ertzaintza fuera incapaz de detener a uno solo de la cincuentena de etarras encapuchados que tomaron violentamente las calles de Vergara, sus investigaciones sobre aquel hecho parecen haber resultado estériles. Hay quien piensa, porque se lo ha oído al propio consejero de Interior Balza, que voluntariamente estériles.

   Salvo excepciones insignificantes, la Ertzaintza no se apunta un éxito contra Eta, si exceptuamos las detenciones rapidísimas que realizó apenas horas después de que resultara muerto en atentado... un ertzaina. Sin embargo, su carácter de policía integral y su despliegue sobre el territorio que alberga al mayor numero de etarras (de pistola y de kale borroka) debería producir lo contrario. Tal vez la operación policial aguijonee a la Ertzainza. A sus miembros, seguro que lo haría. A sus jefes políticos, parece que no tanto.

Rajoy se ha vuelto loco
Miguel Ángel RODRÍGUEZ La Razón 15 Junio 2001

El ministro del Interior y toda la Policía se han vuelto locos y en las próximas fechas les van a meter un correctivo de no te menees ¿¿Pero
cómo se les ocurre detener a unos pobres chicos que tenían en su casa un cordón detonante y unos aerosoles!! A mí me parece muy bien lo que dicen Carapanoli y Tragaldabas: O sea, que Eta va a estar esperando a que estos chicos salgan de la erriko-taberna para cometer un atentado ¿Pero a quién se le ha ocurrido esa estupidez? ¿Como si Eta no tuviera infraestructura suficiente como para depender de estos chavales!

   Los del Ministerio de Interior son unos fascistas que lo que quieren es hundir la Democracia. Oiga, por Dios, estando en fiestas como estamos, si unos tipos tienen en su casa unos cohetes ¿será, acaso, para atentar contra alguien? ¿Es que quieren matar a un político o a un periodista? Por favor, escuchen lo que dicen Carapanoli y Tragaldabas vestidos de negro: en todos los sitios se tiran cohetes y nadie piensa que son terroristas.

   Es indignante lo de Rajoy y lo de Cotino y lo de López Valdivielso (¿anda, que apellidarse López en vez de Lopeziturbirriaga, tiene narices!

 Así andamos de agresiones al pueblo vasco, que escribirían en un auto Carapanoli y Tragaldabas): se dedican a detener a una pobre gente a la que no han encontrado ni una metralleta ni un misil tierra-tierra ¿O es que se creen que la «organización» Eta no tiene infraestructura suficiente como para depender de los temporizadores que han encontrado a esos pobres chicos?

   A mí me parece bien que Carapanoli y Tragaldabas le metan un puro de la madrequeloparió a Rajoy, para que aprenda que esas cosas no se hacen. Oiga, si se les pilla matando a alguien, pues serán de Eta ¬a lo mejor¬, pero si tienen en su casa algunos objetos parecidos a los que se usaron en Bergara, pues estarán de fiestas ¿O no?

Testigos de cargo
FERNANDO LOPEZ AGUDIN El Mundo 15 Junio 2001

Pese a lo que políticamente diga Rajoy, realmente no todo es lo mismo. Sin pruebas, esa es la servidumbre del Estado de Derecho, nada es lo mismo aunque sea lo mismo. No es nada fácil llegar al ovillo de la pistola desde el hilo de la política. Las reiteradas descalificaciones de las peculiares instrucciones de Garzón a cargo de los propios magistrados de la Audiencia Nacional, la penúltima sobre la publicación Ardi Beltza, indican que los atajos judiciales durante el Gobierno de Aznar son tan infructuosos, y si cabe aún más perjudiciales, que los policiales habidos en los tiempos de los gobiernos de González.

Pero como el diablo nunca abandona a un mal juez, dos de las detenciones habidas ayer vendrían a confirmar a posteriori la ilegalización de una de las corrientes políticas internas de Herri Batasuna. En efecto, si los dos responsables de Ekin han colaborado en el atentado de Logroño, y en el ensayo de guerrilla urbana registrado en Bergara, estaríamos ante unos inequívocos testigos de cargo.

Mientras la investigación judicial sucede a la indagación policial, y antes de que la ratifique o rectifique, sorprende que una organización históricamente habituada a separar las actividades legales de las ilegales haya podido recurrir, directa o indirectamente, a directivos comarcales de una de las siglas que articulan el tejido social que apoya el asesinato como arma política.

Como si buscasen dar la razón jurídica a quien carece de ella, a la hora de criminalizar a toda la denominada izquierda abertzale, aparecen en esta penúltima cuerda de presos dos hilos políticos engarzados en el ovillo asesino. Como no carecen de una cantera asesina, tras la movilización de la quinta del biberón en el tiro en la nuca, tal decisión, si no es desmentida por los jueces, sólo podría obedecer a la crisis que podría estar viviendo el entorno sociológico de la violencia.

Nada más idóneo para terminar con un debate interno, entre pistoleros y políticos, que la socialización de la responsabilidad criminal. O todos colaboradores con banda armada, o ninguno contra las órdenes de la banda armada. Nadie podría continuar agazapado en su despacho sindical o profesional como topo al servicio de Arzalluz. No sería la primera vez que una organización clandestina disolviera parcialmente sus propias redes legales antes de que aumentase progresivamente su enfrentamiento con las ilegales.

Si antes de las urnas de Fátima daban por seguro la quiebra del nacionalismo democrático, ahora dan por segura la de la llamada izquierda abertzale si no logran readecuar una división del trabajo. Una buena alfombra a las frivolidades del juez Baltasar Garzón, encarnada en unos oportunos testigos de cargo, podría venir como anillo judicial al dedo pistolero.

La policía desarticula un 'comando' etarra con 35 kilos de dinamita
Los siete detenidos guardaban planos de Madrid, Santander y Logroño
LYDIA GARRIDO  San Sebastián  Valencia El País 15 Junio 2001

El Cuerpo Nacional de Policía detuvo en la madrugada de ayer en Guipúzcoa y Álava a siete supuestos miembros de un comando itinerante de ETA, entre ellos dos responsables de la ilegalizada Ekin y una abogada de Gestoras pro Amnistía. En los ocho registros efectuados por orden del juez Guillermo Ruiz Polanco fueron hallados 35 kilos de dinamita robada en Grenoble (Francia) y planos de Madrid, Santander y Logroño, por lo que fuentes de la lucha antiterrorista concluyen que preparaban un atentado. A dos de los detenidos se les vincula con el coche bomba que explotó el domingo en la capital riojana y los actos vandálicos de Bergara (Guipúzcoa).

La operación ordenada por el magistrado de la Audiencia Nacional Ruiz Polanco es resultado de una línea de investigación desarrollada por la Comisaría de San Sebastián que, según Vasco Press, llevó a la identificación de un grupo de personas sospechosas de estar relacionadas con el atentado con coche bomba perpetrado la madrugada del pasado domingo en el centro de Logroño, que causó dos heridos leves y cuantiosos daños materiales. Esas sospechas se vieron avaladas por el hallazgo durante los registros de ayer de un plano de la capital riojana en el que estaba señalizada la zona donde fue colocado el coche bomba.

Los detenidos son Premin San Pedro Larrañaga, de 27 años, Jesús María Goikoetxea Karralda, de 32, Natale Landa Hervias, de 30, Nerea Hernández Sancho, de 31 (todos arrestados en Mondragón), y los hermanos Iván, Gorka y Aitor Astondoa Altuna, de 29, 28 y 20 años respectivamente. El mayor de ellos fue detenido en Vitoria y los otros dos en la localidad alavesa de Aramaio.

El ministro del Interior, Mariano Rajoy, quien presidió ayer en Valencia la VII Cumbre de Ministros del Interior del Mediterráneo Occidental, afirmó que son etarras no fichados por la policía que integraban "comandos itinerantes capaces de actuar en cualquier parte del territorio nacional".

Los 35 kilos de explosivo, muy posiblemente parte del sustraido meses atrás en Grenoble y suficiente "para volar un edificio", según Interior, fueron hallados en el bajo del domicilio de uno de los detenidos. Asimismo, y además de abundante documentación, junto al explosivo de la marca Titadyne se encontraron numerosos detonadores, cordón detonante y otro tipo de material explosivo.

Estos datos permiten concluir a los investigadores que los detenidos preparaban una acción a corto plazo. "No tenían los planos por turismo", ironizó Rajoy, quien también señaló que aún no era posible saber la vinculación de los detenidos con los coches bomba que hicieron explosión en marzo en Gandia y en mayo en la calle de Goya de Madrid, pero sí considera que están relacionados con el atentado de Logroño. "Es muy probable que San Pedro y Goikoetxea hayan participado tanto en la comisión de actos terroristas como en las acciones de Bergara y atentados con coche bomba", indicó.

"Todo es lo mismo"Asimismo, Rajoy informó de que San Pedro y Goikoetxea eran responsables comarcales de Ekin, considerada la sustituta de KAS como rama política de ETA. "Ello supone la confirmación", dijo Rajoy, "de lo que ya hemos indicado: que Ekin, ETA, Haika y todas las organizaciones que les apoyan son exactamente lo mismo, revestidas de una apariencia jurídica diferente pero que persiguen exactamente los mismos objetivos".

El titular de Interior precisó que se realizaron ocho registros: cinco en Mondragón; uno en Zarautz; y dos en Álava. Uno de los registros se efectúo en la Herriko Taberna (sede de HB) de Mondragón y otro en un local de Ekin.

Esto supone, para el titular de Interior, que "los jueces deben tomar las decisiones" y los responsables policiales harán lo que esté en sus manos "para presentar el máximo de pruebas posibles". "Respeto la decisión de la Audiencia Nacional sobre la libertad concedida a Pepe Rei. Pero tengo la convicción de que el señor Rei, en su revista [Ardi Beltza], señala objetivos de la banda terrorista ETA", añadió el ministro sobre el principal motivo por el que el juez Baltasar Garzón encarceló al responsable de la publicación.

Los siete detenidos (con ellos son ya 79 las personas arrestadas este año en relación con ETA, según Efe) fueron trasladados a dependencias de la Audiencia Nacional en Madrid, donde se inició el interrogatorio pasadas las 17.00.

La intervención de Rajoy se produjo minutos después del breve encuentro que mantuvo con su homólogo francés, Daniel Vaillant. El ministro español valoró la colaboración con Francia en materia antiterrorista y anunció que habrá un impulso en los controles fronterizos para evitar el paso de vehículos y personas con el objetivo de actuar en España.

Tres hermanos y dos parejas
Los integrantes del ‘talde’ de la banda desarticulado ayer por la Policía estaban unidos por estrechos vínculos familiares y sentimentales
BILBAO El Correo 15 Junio 2001

Ninguno de los siete presuntos activistas de ETA detenidos ayer en la compleja operación desplegada en Álava y Guipúzcoa estaba fichado por la Policía. Se trata de cuatro hombres y dos mujeres con edades comprendidas entre los 20 y los 32 años, que conformaban, según los expertos de la lucha antiterrorista, un comando con capacidad para sembrar el terror en cualquier punto de la geografía española pero de trayectoria más bien corta en el seno de la banda. Sin embargo, tras la caída de los dos grandes ‘taldes’ itinerantes que el ‘complejo Donosti’ puso en marcha tras la tregua -el ‘Totto’ y el ‘Sugoi’-, los detenidos cobraron protagonismo y se convirtieron en uno de los «vértices» de la ofensiva etarra, según las mismas fuentes.

Minuciosamente diseñada por la Policía, la operación se desarrolló con rapidez. Los siete sospechosos que los agentes esperaban sorprender de madrugada se repartían en sólo cuatro enclaves: dos pisos del barrio de San Andrés de Mondragón, un caserío de Aramaiona y otra vivienda en Vitoria. El grupo estaba integrado por dos parejas sentimentales que convivían bajo el mismo techo en la localidad guipuzcoana y tres hermanos naturales de la localidad alavesa, el mayor de ellos ausente del domicilio familiar.

En Mondragón fueron detenidos los dos supuestos jefes del comando. Uno de ellos, Premin Sanpedro Larrañaga, de 27 años, es sobrino del ex miembro de la mesa nacional de HB Roberto Sanpedro, fallecido en 1996. El otro, Jesús María Goikoetxea Garralda, de 32, es hermano de uno de los arrestados durante el operativo de la Guardia Civil contra la red de infraestructura y apoyo del ‘comando Totto’, el pasado mes de febrero. Peio Goikoetxea fue acusado de colaboración «atenuada» con banda armada y quedó en libertad bajo fianza de un millón de pesetas.

Registros
Ambos son responsables comarcales de Ekin, organización ilegalizada en marzo del año pasado por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón al considerarla, igual que Interior, el ‘aparato político’ de ETA. Además de sus domicilios, la Policía registró también un inmueble propiedad de Sanpedro en Zarautz, el lugar de trabajo de Goikoetxea y la ‘herriko taberna’ de Mondragón, que los miembros de Ekin solían utilizar como sede de sus reuniones.

Junto a ellos fueron arrestadas también sus compañeras: la abogada de Gestoras pro Amnistía Natale Landa Hervias, de 30 años, y Nerea Hernández Sancho, de 31. Los hermanos detenidos son Iban, Gorka y Aitor Astondoa Altuna, de 29, 28 y 20 años, respectivamente.

La satisfacción por las detenciones era palpable ayer en los mandos de la lucha contra ETA. En cuestión de meses, los servicios de Información de la Policía han logrado desmantelar un comando que se había incorporado recientemente al entramado terrorista, formado por elementos de la ‘segunda hornada’ de etarras llegados a la banda terrorista tras la tregua.

Dos dirigentes de Ekin en Mondragón, entre los detenidos del «comando»
MADRID. ABC 15 Junio 2001

La pertenencia a Ekin, coordinadora que marca la estrategia de ETA, de dos de los detenidos ayer _Premín Sanpedro Larrañaga y Jesús María Goicoechea Garralda_ por su presunta pertenencia al «comando legal» desmantelado por la Policía constituye un elemento más en la confirmación de la estrecha conexión que existe en estos momentos entre los diferentes grupos que componen el «complejo ETA».

Premín Sanpedro Larrañaga y Jesús Goicoechea, dos de los siete etarras detenidos ayer por la Policía en Guipúzcoa y Álava por formar parte de un «comando legal» de ETA, son responsables en la comarca de Mondragón de Ekin, coordinadora que sustituyó a KAS para continuar con el cometido de marcar las directrices del «complejo ETA» y que fue ilegalizada el pasado 4 de abril por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.

DE FRECUENTES A CONSTANTES
La detención de concejales de HB, de miembros de su mesa nacional o de abogados de las Gestoras pro Amnistía por pertenencia a ETA no resulta novedosa ya que en los últimos años se han dado varios cientos de ejemplos. Pero lo que antes eran casos más o menos frecuentes, tras la ruptura de la tregua trampa se han convertido en una constante. Los etarras detenidos en los dos últimos años, si no son de Haika pertenecen a Ekin o a Xaki.

Lo cierto es que la doble actividad de Premín Sanpedro y Jesús Goicoechea en un «comando» operativo y en un aparato de carácter «político» viene a sumarse a los datos que, para las Fuerzas de Seguridad del Estado, confirman las permanentes conexiones que en la actualidad tienen los diferentes grupos que integran el MLNV.

LOS FRENTES DE ETA
En los últimos años, uno de los cambios más sustanciales que, en el campo estratégico, ha experimentado este entramado se ha dirigido en este sentido. Es decir, las distintas organizaciones que componen el «complejo ETA» ya no se encuentran en compartimentos estancos como en años anteriores, sino que mantienen una estrecha vinculación. De ahí que tanto el anterior ministro del Interior como el actual, Mariano Rajoy, insistan que en estos momentos no se puede hablar de ETA como una banda terrorista integrada solamente por «comandos», sino por un entramado mucho más amplio y complejo con diferentes frentes.

Uno de estos frentes es el del terrorismo callejero desarrollado por Haika, organización que, al igual que Ekin, ha sido ilegalizada por el juez Baltasar Garzón. La operación de ayer también puso una vez más de manifiesto la relación de la violencia urbana con Ekin.

De hecho, en una de las sedes utilizadas por esta coordinadora la Policía encontró ayer cohetes, máscaras, aerosoles y grilletes, material empleado habitualmente por los terroristas callejeros en las «razzias» que lanzan contra determinadas localidades del País Vasco, como ocurrió recientemente en Vergara.

En este sentido, no se descarta que alguno de los arrestados ayer hubiera formado parte del medio centenar de encapuchados que asoló la citada población guipuzcoana, aunque los medios consultados recuerdan que sería extraño que un miembro de ETA participara en acciones de terrorismo callejero ya que en caso de ser detenido durante unos disturbios pondría en peligro la infraestrutura de su «comando». «Pero lo que sí está claro es que unos y otros se desenvuelven en el mismo ambiente porque son parte de lo mismo», comentan.

«ESCUELA DE PRÁCTICAS»
Fuentes de la lucha antiterrorista recuerdan que la violencia callejera supone una verdadera «escuela de prácticas» para futuros pistoleros, sobre todo en la actual ofensiva que mantiene ETA, basada en el reclutamiento de jóvenes que acaban de cumplir los 18 años.

Cambiar la Historia
Cartas al Director ABC 15 Junio 2001

En el antiguo cuartel del Conde Duque se exhibe una exposición sobre Cataluña que sorprende por dos razones diferentes, la primera y primordial, el falseamiento de la Historia de España que se enseña cuando se habla de unos Reyes de Cataluña, Jaime I El Conquistador y sus descendientes, que conquistan los reinos adyacentes del Levante español, llegando hasta Baleares, para constituir la nación catalana. La segunda es que, hasta este momento, nadie haya elevado su voz para aclarar estas cuestiones. Ni el Ministerio correspondiente, ni la Academia de la Historia, parecen tener ningún interés en rebatir estas afirmaciones, en mi opinión sesgadas. 

Creo que una cosa es respetar las ideas de todo el mundo que no opine como uno mismo, lo que es un ejercicio saludable y de necesaria higiene social, y otra cosa bien distinta es autorizar con el silencio la propagación de mentiras o mixtificaciones conscientemente elaboradas para «educar» a un pueblo en el reforzamiento de su identidad colectiva a costa de fomentar el rechazo del concepto de España como Nación. A buena hora iba a consentir la Generalitat de Cataluña, en un local propio, una exposición histórica organizada por el Ministerio de Cultura, en Barcelona, en la que se afirmase que Cataluña nunca tuvo más Reyes que los de Aragón y los de España después de la unificación.

Luis Valdés Colón de Carvajal. Madrid.

Del robo con intimidación a la 'kale borroka'
El Mundo 15 Junio 2001

BILBAO.- Los dos jóvenes detenidos en la noche del miércoles en la localidad vizcaína de Basauri, acusados de actos de violencia callejera ocurridos en ese municipio en los últimos meses, tienen también antecedentes penales por robo con violencia e intimidación, según informaron ayer fuentes de la Ertzaintza.

Los detenidos son Aitor Díez Martínez, de 21 años, e Iker García Lekue, de 23, ambos vecinos de Basauri, informa Europa Press.

Según publicó ayer el diario Gara, a ambos se les acusa de participar en el ataque contra la sede de la Seguridad Social en esa misma localidad vizcaína. Los domicilios familiares de los arrestados también fueron registrados.

La operación policial se mantiene abierta, por lo que no se descartan nuevas detenciones.

Los dos jóvenes detenidos prestarán hoy declaración ante la juez de la Audiencia Nacional Teresa Palacios, según informaron fuentes jurídicas.

Ambos serán interrogados por los hechos ocurridos en la madrugada del pasado 20 de mayo en Basauri, cuando varios desconocidos rociaron con gasolina y arrojaron cócteles molotov contra el edificio de la Seguridad Social en la calle de Axular, causando el siniestro total de las dependencias.

Los daños fueron valorados en 40 millones de pesetas. La acción de kale borroka se produjo cuando la localidad vizcaína celebraba las fiestas del barrio de San Fausto.

El PNV provoca a Castilla y León al llevar a Treviño un acto por el euskera
El presidente Juan Vicente Herrera envía una protesta por la descortesía
El presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, planta cara al presidente del Gobierno vasco en funciones, Juan José Ibarreche, quien ha anunciado su presencia, como institución, en la fiesta que la Asociación de Ikastolas ha organizado el domingo en Treviño, en apoyo del euskera. Herrera ha enviado una carta a Ibarreche en la que expresa su malestar por la descortesía de acudir a Castilla y León sin anuncio previo.
Carlos Molero - Valladolid.- La Razón 15 Junio 2001

El Gobierno de Castilla y León no considera lógica la presencia tanto de Ibarreche como del presidente de la Diputación Foral de Álava, Ramón Rabaneda, en ese acto, que se celebra en un territorio de Castilla y León, y que además lo hagan sin que haya existido una comunicación oficial previa al Gobierno castellano y leonés. La situación fue analizada en la reunión del consejo de Gobierno de Castilla y León, que considera que la presencia institucional de ambos dirigentes vascos en un acto que se celebra en un territorio de Castilla y León no es la vía para avanzar en la colaboración y abordar los problemas del condado de Treviño.

   El Gobierno de Castilla y León cree que si finalmente Ibarreche y Rabaneda participan en el acto en defensa del idioma vasco en Treviño, se producirá una salida del marco institucional que debe presidir las relaciones entre ambos ejecutivos. Se defiende, además, que las líneas de colaboración para mejorar la calidad de vida de los habitantes del condado de Treviño pasa por el respeto a las instituciones democráticas, un respeto que se incumple al no existir, por parte de Ibarreche y Rabaneda, ninguna comunicación oficial a la Junta de Castilla y León de su participación en el acto de defensa del euskera.

   El Gobierno, a través de su portavoz, Carlos Fernández Carriedo, expresó toda su consideración por el acto reivindicativo que la Federación de ikastolas de Álava ha preparado en La Puebla de Arganzón este domingo, y manifestó la disposición de la Junta de alcanzar a cuerdos con las instituciones del País Vasco para facilitar el aprendizaje de la lengua vasca a cuantos vecinos del condado lo deseen. Además, insistió en el interés de Castilla y León por la calidad de vida de los habitantes del condado, cuyo centro de salud presta servicios de atención de urgencias no sólo a más de 40 localidades de Burgos, sino también a varias de la provincia de Álava.

   Por su parte, el presidente de la Diputación Provincial de Burgos, Vicente Orden Víagara, calificó de «injerencia» la presencia de Ibarreche en la celebración del Día del Euskera en Treviño. Para Víagara, esta decisión «no es el camino para solucionar los problemas que afectan al condado».

Recortes de Prensa   Página Inicial