AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 22 Junio   2001
#Marionetas siniestras
Aleix VIDAL-QUADRAS La Razón 22 Junio 2001

#Rutina criminal
Editorial El Correo 22 Junio 2001

#Otra Bomba
La Estrella 22 Junio 2001

#Radiante ambigüedad
Enric SOPENA ABC 22 Junio 2001

#Rajoy replica que no se han gastado "ni 50 céntimos" en financiar a colectivos pacifistas
EP  Madrid El País 22 Junio 2001

#Aznar, en la casuística
Enrique de Diego Libertad Digital 22 Junio 2001

#ETA hace estallar un coche bomba ante el centro de datos del Banco Guipuzcoano
SAN SEBASTIÁN EL CORREO 22 Junio 2001

#El futuro de la influencia hispana en EEUU
LORENZO ALBACETE El Mundo 22 Junio 2001

#¿Pesan los hispanos?
Inocencio F. ARIAS, embajador ante la ONU ABC 22 Junio 2001

#Suspendido cautelarmente el calendario laboral de Hernani que hacía laborables días festivos nacionales
San Sebastián La Estrella Digital 22 Junio 2001

Marionetas siniestras
Aleix VIDAL-QUADRAS La Razón 22 Junio 2001

En su magnífico estudio sobre el perfil psicológico, sociológico y político de los etarras elocuentemente titulado Patriotas de la muerte, Fernando Reinares explica que hoy el número de miembros activos de la banda no pasa de sesenta, y que la cantera de asesinos que se incuba en la kale borroka es de unos trescientos jóvenes. Ante el asombro que pudiera provocar que un grupo tan pequeño de criminales mantenga prisionero a todo un pueblo, el catedrático de la Universidad de Burgos nos da la clave de esta eficacia aniquiladora: el prestigio social que la coincidencia en los fines con los nacionalistas «democráticos» proporciona a los matarifes de Eta. Por mucho que les duela a los dirigentes y militantes del PNV, por mucho que mortifique a la Iglesia vasca, por mucho que escueza a las cúpulas empresariales de Neguri, por mucho que le remuerda la conciencia a ELA-STV, son sus actitudes, sus gestos, sus complicidades y su retórica ambivalente, los que cargan las pistolas que ensangrentan el País Vasco y el conjunto de España. El Pacto de Estella fue en una parte significativa la causa de la revitalización del terrorismo, cuyo declive se había iniciado esperanzadoramente después de la brutal eliminación de Miguel Ángel Blanco, declive que hubiera sido imparable si los partidos nacionalistas considerados moderados no hubiesen aceptado subirse al barco de los mafiosos y compartir con ellos objetivos, estrategias y poder institucional.

   La afirmación de que en el País Vasco existe un «conflicto político» que exige «diálogo sin exclusiones» es el combustible que, por la vía indirecta pero no por ello menos real, atiza el incendio devastador que amenaza con dejar a la sociedad vasca calcinada para varias generaciones. La anécdota que explica Reinares sobre dos poblaciones contiguas, una en la que el párroco orienta la energía altruista y justiciera de los adolescentes hacia el asociacionismo scout católico de mejora de la convivencia, y otra en la que un páter abertzale les inocula el veneno del odio secesionista y antiespañol, resulta escalofriantemente reveladora de la inmensa responsabilidad de determinadas elites religiosas, sociales y políticas vascas en el mantenimiento del delirio de destrucción en el que viven inmersas.

   Del libro de Fernando Reinares se desprende la constatación de que el etarra típico es una mezcla de imbecilidad, ignorancia, neuropatía agresiva y maldad auténticamente repulsiva. Pero también nos hace saber que esta escoria desprovista del mínimo vestigio de humanidad es el instrumento de otros, que no están reclamados por la justicia ni son objeto de repulsa, que pontifican desde tribunas públicas y se pavonean en altas funciones representativas, y cuya helada racionalidad en la persecución de sus metas produce un horror aún mayor que el que suscita la insania de sus siniestras marionetas del hacha y la serpiente.

Rutina criminal
Editorial El Correo 22 Junio 2001

ETA reiteró ayer su propósito de mantener la cadencia atemorizadora de sus atentados, haciendo una demostración de su capacidad destructora con la detonación de una gran carga de dinamita. El coche-bomba que a primera hora de la mañana hizo explotar en el barrio Igara de Donostia provocó nuevamente una onda de estremecimiento y rechazo ante tan cruel y absurda ejecutoria. A estas alturas, está claro qué es lo que pretenden los terroristas: someter a la sociedad entera a un secuestro moral que la vuelva insensible ante el daño causado por la barbarie etarra para, así, transferir la responsabilidad de poner fin a tan brutal escalada al conjunto de las instituciones y a la propia ciudadanía. El objetivo que persigue ETA es, en ese sentido, tan múltiple que le resulta fácil obtener siempre alguna ventaja. La banda terrorista trata de inculcar en el ánimo de todas las personas de bien la sensación de que no hay nada que hacer frente a ETA; nada que no suponga el sometimiento absoluto a su arbitrario dictado. A partir de ahí, todo lo que consiga le servirá para perpetuar su terrible espiral: la desmoralización de sus víctimas, la extensión del sentimiento de impotencia al conjunto de la sociedad, el enredo continuo que la violencia induce entre la búsqueda de la paz y las concesiones políticas que trata de lograr a cambio.

Pero la actuación terrorista persiste en Euskadi, entre otras causas, porque persisten también la división y la confusión entre las fuerzas democráticas. El único frente común que ETA puede hallar hoy por hoy ante sí es el de la condena unánime de sus atentados. Pero igualmente ETA sabe que su sola presencia está siendo suficiente para que la separación entre demócratas y violentos quede una y otra vez diluida cuando se trata de precisar el camino que la sociedad vasca ha de recorrer para alcanzar la paz. El significado de la palabra diálogo, la necesidad o no de infligir una derrota política al nacionalismo violento, o el papel de la actuación policial y de los procedimientos judiciales en la lucha contra el terrorismo constituyen algunos de los capítulos en los que las discrepancias entre nacionalistas y no nacionalistas afloran continuamente. Por eso se hace cada día más preciso y urgente que los partidos asuman como tarea prioritaria e ineludible el restablecimiento de la unidad democrática, tarea hacia la que las instituciones deben orientar sus esfuerzos y su legitimidad.

Otra Bomba
La Estrella 22 Junio 2001

Otra explosión en la ciudad de San Sebastián, para que nadie pierda allí, ni aquí, memoria viva de la ciega violencia de ETA. Ahora que, tras el fiasco electoral, HB ha renovado su cúpula "política" y ha dejado reducida a Batasuna su marca central. Dicen expertos en la banda y en su entorno que algo está cambiando, que Aralar puede cambiar. Por ahora siguen los mismos y ahí está la bomba de Donosti para decirnos dónde están.

Radiante ambigüedad
Por Enric SOPENA ABC 22 Junio 2001

El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, ha visitado Finlandia, alojado en la embajada española. Su séquito lo hizo en un hotel de Helsinki cuyo director -poco experto, lo que es natural, en los meandros del nacionalismo catalán- ordenó izar la bandera española como deferencia hacia sus huéspedes.

Protocolo de la Generalitat, según la crónica de Jordi Barbeta en «La Vanguardia», rogó a tan amable anfitrión que cambiara de bandera y hasta le entregó una «senyera» que, por lo visto, formaba parte del equipaje. Ondeó, pues, la enseña de Cataluña. Entonces, un representante de la embajada exigió la reposición de la española. Esfuerzo inútil. Había llegado una delegación militar alemana y el mástil dedicado a Cataluña/España se hallaba ocupado.

El episodio -que más parece una comedia de enredo- refleja con exactitud la permanente contradicción, o la radiante ambigüedad, de Convergencia y Unión. Finlandia ha servido no sólo para que este conflicto existencial quedara en evidencia a través de las banderas, sino también verbalmente.

Pujol declaró al «Helsingi Sanomat»: «CiU no quiere la independencia de Cataluña porque tenemos vínculos muy fuertes con España (...)». Horas después, Artur Mas matizaba la frase. Según el «delfín», su partido «no renuncia a nada», aunque admitió que asumir la independencia equivaldría a «perder la mayoría».

Frente al planteamiento de fondo de Pujol, Mas, como diagnosticaba con acierto María Antonia Prieto en la edición catalana de ABC, adujo «tan sólo argumentos electoralistas».

El presidente de la Generalitat aún insistió luego en su tesis y desautorizó a Mas. Pero sería un error quedarse con una de las dos versiones. Se complementan. El electorado de C onvergencia y Unión es nacionalmente heterogéneo.

Sucede que Pujol puede permitirse estas concesiones. Artur Mas, no tanto. Falto de crédito nacionalista, Mas se mueve entre el soberanismo confuso y la revista «Hola», uno de los ejes, por cierto, que vertebran España, como le habrá advertido, sin duda, su poderoso asesor de imagen.

De modo que Mas, hablando para Madrid, como en ocasión periodística reciente, traduce soberanismo por simplemente «más autogobierno» y no por «independencia».

Prima el tacticismo y, con frecuencia, el despiste. Mientras delegaciones del Gobierno, del Partido Popular y de Convergencia y Unión llegaban el pasado martes en su reunión en Madrid a la obvia conclusión de seguir bien juntitos y nada de experimentos porque ganaría Pasqual Maragall, Mas estuvo inportuno con su brindis al sol de «mi partido no renuncia a nada».

Pujol, astuto y con reflejos como siempre, le echó a su tierno sucesor un capotazo desde Helsinki. A Mas no se le puede dejar solo.

Rajoy replica que no se han gastado "ni 50 céntimos" en financiar a colectivos pacifistas 
EP  Madrid El País 22 Junio 2001

El vicepresidente primero y ministro del Interior, Mariano Rajoy, recalcó ayer al portavoz parlamentario del PNV, Iñaki Anasagasti, que el Gobierno central no ha gastado "ni 50 céntimos" de los fondos reservados para financiar a los colectivos pacifistas vascos y de víctimas del terrorismo, según aseguraron a Europa Press asistentes a la reunión celebrada en el Congreso entre los ministros que gestionan gastos reservados y los diputados con acceso a secretos oficiales. Los tres ministros en cuyos departamentos se gestionan gastos reservados -Mariano Rajoy (Interior), Federico Trillo (Defensa) y Josep Piqué (Asuntos Exteriores)- comparecieron a petición propia para informar del uso de dichos fondos.

Rajoy garantizó que no se ha financiado irregularmente a los colectivos pacifistas y de víctimas del terrorismo, en contra de lo que habían apuntado en las últimas semanas varios dirigentes del PNV. El propio Anasagasti, que ha sido objeto de dos querellas por parte de estos colectivos por realizar tales afirmaciones, fue quien preguntó al ministro por este tema.

El titular de Exteriores, Josep Piqué, informó de que se utilizaron fondos de su departamento para dar protección especial al diputado del PP que a la vez preside la Fundación Hispano Cubana (de marcado carácter anticastrista), Guillermo Gortázar, cuando éste encabezó una delegación parlamentaria que viajó en mayo a La Habana y aprovechó su estancia para entrevistarse con disidentes del exilio interior.

Trillo dio cuenta de los fondos reservados asignados al Cesid, que para este año se han incrementado hasta 1.400 millones de pesetas con el fin de fortalecer la lucha contra el terrorismo.

Aznar, en la casuística
Por Enrique de Diego Libertad Digital 22 Junio 2001

Lo grave es que José María Aznar está cambiando en noventa grados la teoría moral sobre las responsabilidades políticas, lo peor es que lo está haciendo por un criterio relativista en el que se mezcla el oportunismo político --la apuesta por el “catalanismo moderado”-- y la amistad. Por supuesto, Aznar, como es clamoroso en el precedente de Demetrio Madrid, sostuvo lo contrario de lo que ahora mantiene, que pasaba por la conveniencia de la dimisión del político cuando se encuentra inmerso en procedimientos judiciales que le obligan a distraerse de su actividad política y además entrañan el riesgo de generar una solidaridad de clase que termine afectando al conjunto del Gobierno o a la idea del Gobierno en sí, con sobreañadidas presiones al Poder Judicial (por ejemplo, a la fiscalía) y contra el criterio de ejemplaridad que, desde Erasmo de Rotterdam pasando por Lord Acton, se considera fundamental para el que ostenta cargos de responsabilidad en la cosa pública y está en disposición de tomar decisiones que afectan a la vida de los demás.

Que el presidente del Gobierno está actuando bajo impulsos emotivos, lo que criticaba con razón en Felipe González, lo demuestra esa confusión de lo público con lo privado al poner el desafortunado ejemplo de un periodista, quien no cobra del presupuesto y se las entenderá en todo caso con su empresa. Piqué no está inhabilitado para ser empresario, ni periodista, pero sí para estar en el Gobierno de la nación, y lo demás es cambiar la doctrina ad casum, entrar en lo peor de la moral que es la casuística. Aznar está ahora, con Piqué, en los vericuetos de la escolástica.

De ahí esa forma curiosa de ventilador que se ha puesto en marcha. Por supuesto que el caso Ercros precede a la llegada de Piqué al Gobierno, como lo es que pertenece al tiempo de los pelotazos de la era felipista, pero aún importando mucho tales circunstancias, no modifican la moralidad del acto en sí o de la situación actual. Piqué llegó de la mano de Pujol con un pasado. Lo de Ertoil-Ercros no pertenece a las cuestiones menores, sino a la más grosera cultura del pelotazo y la presencia de Piqué está probada. Las responsabilidades políticas son perfectamente compatibles con la presunción de inocencia, que nadie niega. Pero tal presunión degenera en omertá --y ese fue el mal del felipismo-- cuando la defensa se ejerce desde la vida pública con la tentación constante de poner el aparato del poder en el empeño. Tal mal ejemplo se extiende, porque el mal es difusivo como el bien, a través de las estructuras políticas pues se relajan los controles morales y los malos ejemplos cunden a medio plazo.

Piqué no debía haber entrado en política ni haberse afiliado al PP, pero, llegado a este punto, Aznar debe ser consecuente y coherente y mostrarle que los criterios del felipismo no sirven con él. Otra cosa sería una pérdida del sentido de la realidad a lomos del penoso síndrome de La Moncloa.

ETA hace estallar un coche bomba ante el centro de datos del Banco Guipuzcoano
El artefacto, cargado con más de 20 kilos de dinamita, causó daños en el edificio y en otros inmuebles del barrio donostiarra de Igara Un comunicante avisó de la colocación de la bomba 40 minutos antes de la deflagración
SAN SEBASTIÁN EL CORREO 22 Junio 2001

ETA hizo estallar ayer un coche bomba cargado con entre 20 y 25 kilos de dinamita frente al edificio del Banco Guipuzcoano en el barrio donostiarra de Igara. La deflagración, que se produjo a las 8.15 de la mañana, no causó víctimas, pero provocó desperfectos de importancia en la sede de la entidad bancaria y afectó también a empresas y viviendas particulares de los alrededores.

La banda armada volvió a sembrar el terror apenas diez días después de asolar el centro de Logroño con otro coche bomba. Esta vez, golpeó en Igara, un barrio poco poblado donde se concentran numerosas empresas y talleres, junto a la zona universitaria. Hacia las siete y media de la mañana, un comunicante anónimo alertaba en llamadas telefónicas al diario ‘Gara’ y a la DYA de la colocación del coche bomba y precisaba que se trataba de un Renault Clio blanco que estallaría en media hora.

La Ertzaintza desplazó varias unidades a la zona. Cuando los especialistas detectaron la presencia de un coche que se ajustaba a las características del descrito en el aviso, los agentes iniciaron un precipitado desalojo de los trabajadores que ya se habían incorporado a sus empresas. Al mismo tiempo avisaron por medio de un altavoz a los vecinos y trabajadores de edificios más lejanos que se resguardasen dentro y que evitasen asomarse.

Los veinte empleados que se encontraban en la sede del Banco Guipuzcoano fueron invitados a resguardarse en el sótano, aunque optaron finalmente por abandonarlo por la parte trasera. La deflagración se produjo mientras saltaban la valla que rodea el perímetro de la finca. Parapetados por el edificio, ninguno sufrió heridas.

El coche bomba quedó reducido a un amasijo de hierros. Según fuentes de la investigación, estaba cargado con entre 20 y 25 kilos de dinamita. El artefacto, activado mediante un temporizador, había sido orientado hacia la sede bancaria. El Renault Clío fue robado el pasado día 16 en Hernani y portaba matrículas de Madrid falsas pertenecientes a un vehículo ya dado de baja.

El estallido, que pudo escucharse en la mayor parte de la ciudad, provocó escenas de pánico entre los vecinos de la zona. La deflagración también sembró la inquietud entre los familiares de los trabajadores. Los teléfonos móviles no paraban de sonar en los corrillos, tras el cordón policial. «Estoy bien, llama a los aitás para decirles que no me ha pasado nada», intentaba serenar a su marido una empleada del Guipuzcoano. Muy cerca, un padre que acababa de salir de casa para llevar a su hija de corta edad a una ikastola próxima trataba de distraerle de la tensión contándole que el estruendo que acababan de oír se debía a un cohete de fiestas.

La Ertzaintza impidió el acceso de vecinos y trabajadores hasta bien entrada la mañana ante el temor a que ETA hubiese preparado alguna trampa. Especialistas en explosivos rastrearon los alrededores con la ayuda de perros adiestrados.

Daños de consideración
La explosión alcanzó de lleno al edificio del Banco y al menos a cuatro coches aparcados en las cercanías. Varios metros de la valla metálica de la sede saltaron por los aires. Los paneles y los cristales de la fachada sufrieron serios daños. La onda expansiva alcanzó también a unas casas de Berio, donde se registraron roturas de cristales y caídas de dobles techos. Los desperfectos en las empresas próximas fueron también de menor entidad.

Según un portavoz del banco, los destrozos en el interior del edificio son de menor magnitud de lo que el estado de la fachada hacía presagiar. «Parece que ha sido más aparatoso que otra cosa. La estructura no parece afectada y los sistemas informáticos no han resultado dañados». La actividad laboral se reanudó por la tarde en los departamentos menos afectados. La sede de Igara centraliza los sistemas informáticos y administrativos de la entidad bancaria en San Sebastián y en él trabajan unos 180 empleados. Dispone de cámaras de vídeo que graban todos los movimientos que se producen en su perímetro.

A unos centenares de metros se encuentra la sede de ‘El Diario Vasco’, cuyo director financiero, Santiago Oleaga, fue asesinado a tiros el pasado 24 de mayo. También están cerca la delegación del diario ‘Gara’, un concesionario de Citröen, el centro de datos de la Kutxa y la Unión Farmacéutica Guipuzcoana.

El futuro de la influencia hispana en EEUU
LORENZO ALBACETE El Mundo 22 Junio 2001

L
a importante cadena de televisión de habla hispana Univisión ha levantado vallas publicitarias a lo largo y ancho de Nueva York. Hay una que me ha llamado la atención sobremanera, más cuando con las cifras del censo en la mano, los hispanos constituyen la principal minoría del país. La valla afirma: «Univisión es tan norteamericana como el flan». Este reclamo publicitario me ha dado qué pensar sobre el complicado desafío que está afrontando ya el crisol cultural de Estados Unidos.

La presencia de las vallas de Univisión no es sino un fiel reflejo del creciente valor del mercado hispano dentro del país más poderoso del mundo. Las cifras del censo también han despertado el interés de los políticos: todo el mundo intenta captar votos hispanos. George W. Bush ha sido el primer presidente que pronuncia un discurso en español en la Casa Blanca y parece perseguir el honor de ser el primer presidente hispano de Estados Unidos.

Al otro extremo del espectro político, el reverendo Al Sharpton ha ofrecido su sufrimiento en la cárcel como gesto de solidaridad con los puertorriqueños que exigen la suspensión de las maniobras militares de la Marina de EEUU en la isla de Vieques. El arzobispo católico de San Juan habló en una sesión conjunta de ambas cámaras legislativas del estado de Nueva York mientras el gobernador George Pataki viajaba a Puerto Rico en compañía de otros políticos estadounidenses para exigir el fin del bombardeo de Vieques.

Aparentemente y como consecuencia de la presión hispana, el presidente Bush ha decidido, desoyendo los consejos de muchos expertos militares, que la Marina de EEUU abandone Vieques dentro de un par de años. En la última celebración del Desfile del Día de Puerto Rico, daba la impresión de que había tantos políticos con la bandera de Vieques como personas bailando salsa. Y la revista Time, por su parte, ha dado a los hispanos la bienvenida oficial a su portada.

Nada de esto resulta particularmente sorprendente en una nación que se ha construido a base de inmigrantes que continúan apoyando con interés causas políticas en su país natal sin que por ello dejen de integrarse con rapidez en la cultura y en las costumbres estadounidenses.

No obstante, la actual inmigración hispana es diferente a anteriores oleadas migratorias. A diferencia de los inmigrantes irlandeses, de los italianos o de los procedentes de la Europa del Este, los hispanos entran y salen de Estados Unidos con facilidad a causa de la proximidad de sus países de origen. Algunos medios informativos como la citada Univisión les permiten mantenerse constantemente en contacto con sus países. Esta continuidad cultural se ve reforzada y protegida por la gran importancia que hoy en día se concede al multiculturalismo y los programas de educación bilingüe, y por el creciente uso del español en el Gobierno y en la industria privada. Lo interesante es determinar si todo esto constituye un hecho suficientemente importante como para llegar a tener una incidencia significativa en la cultura dominante de Estados Unidos.

No hay una cultura hispánica homogénea que englobe todas las naciones latinoamericanas. Existen tantas diferencias culturales entre puertorriqueños, dominicanos, mexicanos, salvadoreños y cubanos como las existentes entre los pueblos de la vieja Europa, a pesar de sus esfuerzos por establecer una unidad política. Lo importante, sin embargo, no es la situación en América Latina, sino la que afrontamos en Estados Unidos.

Es en Estados Unidos donde ha surgido la conciencia de formar parte de un mundo hispano -sentimiento que brilla por su ausencia en América Latina-, mientras los distintos pueblos de habla hispana tienen los mismos conflictos con la cultura norteamericana. Estos conflictos se producen en un ámbito mucho más profundo que el político o el económico; se deben a una forma distinta de percibir, evaluar y situarse ante la realidad misma.

Tales conflictos son fundamentalmente de carácter religioso, pues la religión nace en la experiencia de dar sentido y significado a la vida. Este sentido religioso es el factor más importante del surgimiento y de la resistencia de las culturas; y por más diferencias que existan entre las distintas culturas hispanas, todas tienen un origen común en el encuentro del catolicismo ibérico del siglo XVI y las creencias religiosas de los habitantes autóctonos de este continente. En muchas partes del mundo hispano esta formación cultural también incluye tradiciones religiosas africanas.

La cultura dominante estadounidense, en cambio, tiene sus raíces en el encuentro de las convicciones religiosas angloprotestantes y de la Ilustración.

Estos dos mundos parecen fundamentalmente incompatibles. Un amigo mexicano, que estudia en un instituto de investigación de México asociado con una universidad de EEUU, ha oído decir en clase a sus profesores estadounidenses que si México quiere realmente integrarse en el Primer Mundo deberá renunciar a las actitudes católicas que se lo impiden.

El conflicto entre las culturas moldeadas por la experiencia católica latinoamericana y la cultura dominante de Estados Unidos puede percibirse en el desconcierto de los políticos conservadores y liberales que se disputan el voto hispano. Por ejemplo, los conservadores han descubierto que comparten importantes valores sociales con los hispanos, quienes no obstante apoyan posturas izquierdistas con respecto al papel del Gobierno en la asistencia a los pobres, posiciones que tienen su origen en el pensamiento social católico.

La doctrina social católica no considera bienes absolutos la propiedad privada y sus beneficios económicos, sino valores que deben estar supeditados al bien de la sociedad. El Estado tiene la obligación de garantizar que las desigualdades no impidan a los pobres obtener empleos con sueldos justos, adquirir viviendas aceptables y recibir atención sanitaria y ayudas a la familia.

En las últimas décadas, debido sobre todo a la influencia del catolicismo latinoamericano y a la lucha planteada por la teología de la liberación, la Iglesia ha abrazado la llamada opción preferencial de los pobres, que establece la satisfacción de las necesidades de los pobres como criterio moral de cualquier política económica.

Al mismo tiempo, la doctrina social católica reconoce que el sector privado es el creador de la riqueza, y limita la intervención del Estado a los casos de injusticia que no logran resolver otras instituciones sociales.

El catolicismo latinoamericano también insiste en que se reconozca la vida espiritual como parte del bien social. Alrededor del 70% de los hispanos, según cifras del censo, se consideran católicos. Sin embargo, muchos están abandonando la Iglesia para integrarse en comunidades protestantes evangélicas. Un amigo católico, que fue invitado a una reunión en la Casa Blanca con el presidente y varios líderes religiosos hispanos para debatir sobre programas de ayuda social basados en creencias religiosas, me dijo que prácticamente todos los participantes eran líderes evangélicos.

De continuar esta tendencia, los hispanos podrían perder sus raíces históricas y su identidad de pueblo católico. El resultado sería la asimilación de los hispanos en la cultura protestante estadounidense, lo que reduciría sus posibilidades de ejercer una influencia inconfundiblemente hispana en la vida estadounidense.

De momento, sin embargo, el 70% de los hispanos se considera católico, una cifra nada despreciable. A menos que su porcentaje en la población disminuya de forma espectacular, todo indica que los valores sociales del catolicismo van a determinar en gran medida la influencia cultural hispana en Estados Unidos.

Sin embargo, no podemos pensar que esta postura se impondrá sobre la cultura dominante. Después de todo, los beneficios de esta cultura dominante son, en parte, el polo de atracción de los inmigrantes. No obstante, podría crearse una nueva mezcla de culturas que armonice actitudes hoy en día incompatibles.

¿Verá la Iglesia católica de Estados Unidos la presencia hispana como una oportunidad para ofrecer la formación de una comunidad integrada capaz de superar los conflictos entre políticas izquierdistas y conservadoras? Lamentablemente, la campaña lanzada por los líderes católicos hispanos durante los años 70 y en los 80 para que la Iglesia católica pusiera en tela de juicio el individualismo de la cultura dominante estadounidense parece haber perdido fuerza ante las exigencias de un multiculturalismo secular fundamentalmente estacionario. Por otra parte, los hispanos protestantes no son capaces de desempeñar un papel transformador en su país adoptivo.

Sin el fermento de la experiencia católica latinoamericana, los hispanos estadounidenses pueden descubrir un día que su influencia real no pasa de cierta afición por el flan. Lorenzo Albacete es teólogo y ex presidente de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico.

¿Pesan los hispanos?
Inocencio F. ARIAS, embajador ante la ONU ABC 22 Junio 2001

La serie «Los Sopranos», una saga sobre una familia de la mafia, ha producido furor en Estados Unidos. El éxito de audiencia ha provocado tambien quejas, personalidades de ascendencia italiana claman contra el retrato negativo que de los italoamericanos se da en los medios audiovisuales. Una legisladora sostiene que si se presentara esta imagen de los negros o de los hispanos la gente se manifestaría en la calle.

Son, pues, varias las minorías descontentas con su proyección mediática en Estados Unidos. La emparentada con nosotros, la hispana, es ya, con treinta y cinco millones, la más importante del país. Estados Unidos, cuarta nación hispanohablante del mundo, puede ser en el año 2015 la segunda, rebasando a España.

Numéricamente, los hispanos son ya una fuerza —uno de cada ocho estadounidenses— y económicamente representan un apetitoso mercado de 600.000 millones de dólares.

Bien, pero ¿qué peso tienen políticamente, qué influencia en los centros de poder? La cifra de congresistas y senadores es modesta; la de gobernadores, altos cargos de la administración... hispanos es aún muy raquítica y escandalosamente inferior al porcentaje de la población total (12,5 por ciento). Alguien decía que la minoría judía tiene una influencia en la vida político-económica-cultural estadounidense seis veces superior a sus miembros mientras que la población hispana tendría una influencia seis veces menor de la que correspondería a sus componentes. La aseveración, llamativa, no es totalmente una frase efectista.

Dado que el crecimiento vegetativo hispano es claramente mayor que el de las otras minorías, más de un sociólogo concluye que es cuestión de tiempo, que en breve los hispanos tendrán la influencia que les corresponde... Es posible, pero es lo que hemos estado oyendo en los últimas décadas.

La profecía sobre la inminente consolidación de las potencialidades hispanas en Estados Unidos es paralela a la que ha venido pronosticando la avasalladora irrupción del fútbol en el país. El fútbol, el nuestro, viene, desde hace una quincena de años, siendo masivamente practicado en los colegios, tanto por los chicos como por las chicas. Sin embargo, es la eterna promesa: no logra franquear el examen de oro, el de la tele. Ningún encuentro de fútbol, que nunca pasa en hora punta, atrae gran número de televidentes o excita a los anunciantes.

La televisión es, asimismo, un buen barómetro de la posición social de los hispanos. Nuestra familia no sale bien parada. La revista «Time» refleja un hecho sorprendente: no hay ninguna serie de televisión en hora punta en las cadenas importantes que refleje la problemática hispana. Ninguna, un récord. Más curioso, solamente el dos por ciento de los personajes que cuentan en ellas representan a hispanos (mientras que un 17 por ciento son negros). Por supuesto que incluso esa pequeña proporción de personajes son fundamentalmente niñeras, empleados o víctimas. Los productores se defienden diciendo que los actores hispanos no tienen una proyección nacional por lo que difícilmente se les puede dar un papel protagonista. Es un sofisma —dicen los interesados—, si no se nos ofrece ningún papel secundario de entidad, ¿cómo podemos llegar a ser protagonistas?

La rotunda Jennifer López, la mujer más sexy del planeta según las encuestas, sería la excepción a la regla que hemos comentado. Los hispanos de Estados Unidos tienen un peso claramente inferior a su número y a su aportación a la prosperidad del país que los acogió.

Suspendido cautelarmente el calendario laboral de Hernani que hacía laborables días festivos nacionales
Un juzgado de San Sebastián Acepta la petición del Gobierno vasco, que presentó un recurso al considerar ilegal la exclusión de fiestas "españolas"

San Sebastián La Estrella Digital 22 Junio 2001

El Juzgado de lo Contencioso número 1 de San Sebastián dictó ayer en un auto la suspensión cautelar del acuerdo adoptado, el pasado 5 de enero, por el gobierno municipal del Ayuntamiento de Hernani, en el que aprobó el calendario laboral de los trabajadores municipales para este año, que recogía como laborables los días 25 de julio, 12 de octubre y 6 de diciembre, por ser "fiestas españolas". 

Según informaron a Europa Press fuentes del Gobierno vasco, esta resolución resuelve favorablemente la solicitud cursada por el Ejecutivo vasco que, el pasado mes de mayo, solicitó que, como medida cautelar, se suspendiera el calendario laboral de 2001, mientras se resolvía la nulidad del mismo. 

Las mismas fuentes precisaron que el auto no entra en el fondo del asunto, y que dicta la suspensión cautelar como un modo de "garantizar la efectividad de la resolución judicial de fondo que se dicte, evitando que la duración del proceso pueda privar al recurrente de la eficacia real de una resolución favorable". 

Además, el juez argumenta que esta medida "no origina una perturbación grave de los intereses generales" , y que, por contra, mantener la vigencia del calendario laboral, "originaría quebranto importante en el ámbito de la actividad administrativa, y, en concreto, a todas aquellas actuaciones que están sometidas a un plazo perentorio concreto". 

A su entender, ello podría producir una "merma determinante de los derechos de los administrados en sus relaciones con la Administración".

Perjuicio sin razonar
Por otro lado, considera que el Ayuntamiento de Hernani, gobernado por EH, no ha acreditado "de una forma suficientemente razonada el perjuicio que adoptar la medida cautelar causaría". 

El Consistorio tiene ahora 15 días para recurrir este auto. A petición de los grupos municipales de la oposición de Hernani, el Gobierno vasco presentó, el pasado mes de mayo, un recurso en el Juzgado de lo Contencioso donostiarra, en el que solicitó que se declarara la nulidad del calendario laboral de Hernani. 

En su recurso, argumentó que el citado calendario "incumple" el Estatuto de los Trabajadores, porque incluye 15 días festivos, cuando el tope son 14, así como el calendario oficial de festividades de la Comunidad Autónoma Vasca, que recoge los citados días como festivos.

 El ejecutivo recordó, además, que, el pasado 22 de noviembre, un juzgado de lo Contencioso-Administrativo de la capital guipuzcoana estimó el recurso interpuesto por el grupo municipal de PNV-EA, y declaró nulo el acuerdo del equipo de gobierno del Consistorio hernaniarra en el que aprobó el calendario laboral del año 2000, que también recogía como laborables las citadas festividades. 

Asimismo, este año, el Juzgado de lo Social número 4 de San Sebastián declaró nulo y sin efecto el calendario laboral de 2000 para los trabajadores municipales de Hernani, esta vez a petición de los sindicatos CC.OO. y ELA. 

El calendario laboral aprobado por el Consistorio hernaniarra, a cambio de declarar laborables los días 25 de julio, 12 de octubre y 6 de diciembre, da la opción a los trabajadores de elegir individualmente cuatro días festivos.

Recortes de Prensa   Página Inicial