AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 4 Julio   2001
#¡Ya tengo la solución!
Jaime Ignacio DEL BURGO, La Razón 4 Julio 2001

#ETA analiza el 13-M
JAVIER PRADERA El País  4 Julio 2001

#Coherencia frente a ETA
Editorial ABC  4 Julio 2001

#La trama de Eta, ante la Justicia
Editorial La Razón  4 Julio 2001

#¿Esperar dos años?
TONIA ETXARRI El Correo  4 Julio 2001

#¿Diálogo en estado de naturaleza?
JOSÉ Mª PORTILLO VALDÉS El Correo  4 Julio 2001

#No hay manera
Breverías ABC  4 Julio 2001

#Cita con la historia 
Editorial El País  4 Julio 2001

#IU apoya la conferencia de paz de Elkarri y el Foro de Ermua la califica de trampa
Agencias Libertad Digital  4 Julio 2001

#La Justicia y el molinillo de café
Lorenzo Contreras La Estrella  4 Julio 2001

#El nuevo diccionario de la RAE triplicará las voces americanas
FRANCISCO FORJAS  Valladolid El País  4 Julio 2001

#Hora de la lengua española
Fernando R. LAFUENTE ABC  4 Julio 2001

#El II Congreso de la Lengua involucrará a toda la sociedad en la defensa de nuestro idioma
VALLADOLID. Beatriz Revilla ABC  4 Julio 2001

#Kofi Annan declara su voluntad de equilibrar el uso del español y el inglés en la ONU
Nacho Sevilla/Ep - Nueva York.- La Razón  4 Julio 2001

¡Ya tengo la solución!
Jaime Ignacio DEL BURGO, La Razón 4 Julio 2001

portavoz de UPN en el Congreso de los Diputados

He decidido hacer caso de los llamamientos al diálogo formulados por gentes bienintencionadas que, como los antibióticos genéricos, parecen ser de amplio espectro. Más aún, después de leer las apelaciones de los máximos dirigentes nacionalistas sobre la necesidad de rebajar la agresividad verbal y de «descrispar» (palabro que supongo querrá decir lo contrario de crispar) el actual grado de confrontación política, he resuelto aportar mi granito de arena a esa noble tarea. Creo haber encontrado la solución. Así que en lo sucesivo procuraré, para que nadie se ofenda, borrar de mi vocabulario la palabra España. En su lugar hablaré del Estado. Me resultará difícil al principio decir, por ejemplo, «mañana lloverá en el noroeste del Estado», pues igual hay quien piensa que anuncio goteras en la Delegación del Gobierno en La Coruña, pero ya me acostumbraré. Deploraré haber sentido el orgullo de ser español y rellenaré los impresos de «Udalbiltza» con la esperanza de que me otorguen el carnet de identidad vasco y me inscriban, a pesar de mis antecedentes de colaboración con el Estado opresor y mi hasta ahora escasa afección por la nación euskalherríaca, en el privilegiado censo de los verdaderos patriotas o «abertzaleak» (los únicos que en el futuro tendrán derecho a voto).

   En el Congreso de los Diputados presentaré una moción con razonables y moderadas propuestas para la solución del famoso «conflicto» que, como es sabido, nos enfrenta desde hace ni se sabe cuántos años o siglos con el Estado español y, también ¬de eso me he enterado hace poco¬ con el Estado francés.

   Como gesto de buena voluntad, no llamaré asesinos a los pistoleros de Eta, porque se molestan mucho cuando la gente les lanza improperios cada vez que se toman una mariscada para festejar la eliminación de algún ser indefenso convertido en «objetivo militar». Y pediré audiencia al baranda de instituciones penitenciarias para exigirle que el Estado cumpla no se qué convenciones internacionales y reúna a todos los penados de la banda en Euskalherría, a ser posible en algún hotel de la costa con muchas estrellas, de forma que, una vez juntos, puedan desarrollar con mayor eficacia la lucha contra la tortura y el exterminio de las cárceles españolas y aun ejercer el legítimo derecho a la fuga. Por supuesto, antes de nada iré a Donosti para agradecer el gesto de buena voluntad de la afición guipuzcoana. Pues no es para menos. Los navarros ya tenemos una prueba de los inmensos beneficios de la unidad territorial de Euskal Herria al ver cómo los guipuzcoanos abroncaban a su equipo cada vez que ponía en peligro la portería de Osasuna. Gracias a la solidaridad euskalherríaca no nos hundimos en segunda. ¿No es ese un extraordinario ejemplo de deportividad vasca? Que se vayan enterando los demás equipos maquetos de nuestros alrededores.

   Pero todo esto no basta. Debo reparar el daño causado y por eso dedicaré este verano a deshacer los errores de mi libro «El ocaso de los falsarios», pagado con fondos reservados, e iré en peregrinación a la Basílica de Loyola para pedir públicamente perdón a Arzallus por haber dicho que era la reencarnación de Sabino Arana. Una calumnia infame pues el «libertador» no sólo no era un político xenófobo y racista sino que, lo sabe todo el mundo, dedicó su vida a fomentar el amor a sus semejantes, especialmente si eran maquetos o españoles. He pensado ya el título de mi nuevo libro: «Navarra, qué más da que sea Euzkadi», traducción libre del famoso «Nafarroa Euskadi da». Seguro que la Fundación Sabin Etxea me lo publicará. También recorreré Navarra, aprovechando las próximas fiestas patronales, para convencer a los que todavía desconfíen del diálogo como método para resolver el conflicto que si queremos ser auténticos defensores de la paz debemos aceptar que la única solución pasa por dar la razón a Eta. Ya lo han dicho sus ideólogos encapuchados en recientísima entrevista: mientras no haya soberanía vasca, aunque la inmensa mayoría de los ciudadanos euskalherríacos apuesten por la vía estatutaria, nosotros seguiremos a lo nuestro, esto es a poner bombas, matar y extorsionar. Para evitarlo iremos al castillo de Olite y, tras arriar la bandera española e izar la gloriosa ikurriña, proclamaremos libre y responsablemente, sin ser en absoluto coaccionados, que Euskal Herria existe desde antes de la prehistoria y por eso tiene derecho a la autodeterminación como paso previo a la «independentzia» (en castellano, independencia).

   Formalizaremos así nuestro solemne compromiso de superar la actual división territorial, que según investigaciones históricas solventes fue cosa de Franco, aceptaremos la integración de Navarra en Euzkadi, o mejor dicho, el reencuentro con el resto de los vascos, y estableceremos la euskaldunización obligatoria de los habitantes y de las habitantes de nuestra tierra, pues por algo el euskera, aunque desgraciadamente no lo sepamos la inmensa mayoría, es el alma de nuestro pueblo. Exigiremos a Castilla que nos pida perdón por que después de que nuestros antepasados habían decidido hablar y escribir en romance, vinieron ellos y nos lo impusieron. Y, puestos a pedir, solicitaremos una indemnización por el genocidio cultural y político de que hemos sido objeto, como lo prueba el hecho escandaloso de que estemos a la cabeza de España en nivel de autogobierno y de bienestar social. No es tolerable que nuestros indómitos antepasados fueran uncidos al ominoso yugo español hasta el punto de obligar a los mozos de Pamplona, habrase visto mayor crueldad, a correr delante de los toros por la calle de la Estafeta y así provocar la exaltación de la fiesta nacional.

   Por supuesto, renunciaremos a todas esas zarandajas foralistas, como el Amejoramiento del Fuero, invento de algunos oligarcas como yo para adormecer a los navarros ¬y también, ya se me olvidaba, a las navarras¬ para que Navarra siguiera humillada por el Estado y separada de nuestros queridísimos/as vascongados/as, descendientes/as de aquéllos que ayudaron al Duque de Alba, claro es obligados a punta de lanza, a implantar la dominación española.

   Por último, acamparé a las puertas de La Moncloa para instar al presidente Aznar para que no sea terco, se deje de la monserga esa de no pagar precio político y acabe por reconocer que sí hay atajos en la lucha contra Eta, pues basta sencillamente con rendirse. Claro que no es suficiente que Aznar (la historia lo conocerá como «el pacificador») asuma la gloriosa tarea de mutilar España ¬ninguna Constitución es inmutable, como bien ha dicho ese socialista asimétrico que es Maragall¬, sino que para rematar la faena y aprovechando la próxima presidencia española de la Unión Europea, ha de convencer a Chirac para que devuelva a Euskal Herria los territorios del llamado «Pays Basque», esos que se sienten franceses por culpa de aquel rey navarro que llegó a la conclusión de que París bien valía una misa y decidió pasar a la historia como Enrique IV, el precursor de la unidad y de la grandeur de la France.

   Y así, una vez consumado el proceso de «construcción nacional» mediante la «recuperación de la territorialidad», conseguida la «soberanía» y reconocido el «Estado vasco», independiente en el seno de la Unión Europea, todavía quedará otra gran tarea. Conozco de buena tinta que en Bruselas están ansiosos de recibir a los burukides nacionalistas para que expliquen cómo organizar la Europa de las tropecientas regiones, o de las patrias infinitas, o de las no se cuántas naciones sin Estado, a fin de que también saquen provecho de la «lucha armada» países tan oprimidos como Cataluña, Galicia, Escocia, Gales, Córcega, Bretaña, Cerdeña, Sicilia, Nápoles, Baviera y tantas y tantas regiones europeas, sin olvidar la Padania, último grito de la moda italiana en eso de la identidad nacional.

   Querido lector/a. Si has tenido la paciencia de llegar hasta aquí te ruego tires a la basura esta página del periódico. Ocurre que, por deformación profesional, leo todos los días el «Gara», el «Deia» y, con permiso de Garzón, hasta el «Ardi Beltza». Mis buenos euros me cuesta el capricho. Y todo esto sería para tomarlo a risa si no fuera porque algunos se lo toman tan en serio que hasta se creen con derecho a quitar la vida de sus semejantes.
 


ETA analiza el 13-M
JAVIER PRADERA El País  4 Julio 2001

El pasado fin de semana, la corriente de izquierda navarra abertzale Aralar, integrada hasta ahora en Herri Batasuna (HB), rompió sus vinculaciones orgánicas con la formación nacionalista radical, que una semana antes había adoptado el simplificado nombre de Batasuna (unidad, en euskera) en la asamblea celebrada en Pamplona. El rebautizado brazo político de ETA, que conserva las siglas de Euskal Herritarrok (EH) como frente electoral, ha remozado la composición de sus órganos de dirección con gentes formadas en Jarrai y curtidas en la lucha callejera: 16 de los 32 miembros de la Mesa Nacional tienen menos de 32 años y otros 7 no han cumplido los 40. Otegi seguirá siendo portavoz de la Mesa Nacional y Joseba Permach su coordinador general.

El continuismo de Batasuna respecto al pasado es estricto: la asamblea del 23 de junio aprobó por abrumadora mayoría que 'todas las clases de lucha' son necesarias para 'construir Euskal Herria'. Los resultados del proceso de refundación de HB habían sido ya descontados por los expertos en la variante de kremlinología dedicada a estudiar al eufemísticamente denominado Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV), entramado hegemonizado por ETA a través de mecanismos de doble militancia que le permiten controlar un abigarrado conglomerado de organizaciones legales, alegales o ilegales dedicadas a funciones especializadas: la representación parlamentaria, foral o municipal; la actividad sindical; el trabajo cultural y educativo; el fomento del deporte y del folclor; la solidaridad con los presos y las campañas por la amnistía; los medios de comunicación; el espionaje de futuras víctimas del terrorismo; la extorsión a empresarios, comerciantes y profesionales; la violencia callejera de la kale borroka. La ruptura con Batasuna de la corriente Aralar, encabezada por militantes históricos de la izquierda abertzale, ha hecho aflorar, por lo demás, la crisis del MLNV tras su estrepitosa derrota electoral del 13 de mayo.

Las líneas maestras de las resoluciones aprobadas en Pamplona por la Asamblea refundadora de HB no se apartan ni un milímetro de los mensajes transmitidos por dos innominados dirigentes de ETA en la entrevista publicada por el diario Gara el pasado 7 de junio: las jerarquizadas y disciplinadas relaciones de dependencia de Batasuna respecto a la banda terrorista son evidentes. Los portavoces periodísticos de ETA establecen un balance 'doloroso' de las elecciones vascas del 13-M, atribuyendo el espectacular retroceso en las urnas de EH (81.000 papeletas y la mitad de sus diputados autonómicos) al 'voto fruto del miedo y la debilidad': de esta forma, 'la izquierda abertzale ha perdido la llave' en el Parlamento y no podrá ya chantajear al PNV. El camino hacia la independencia de Euskal Herria triunfalmente recorrido desde el verano de 1998 -se lamentan los portavoces de ETA- ha sufrido un brusco parón: si hace tres años el PNV 'se salió del acuerdo con el Estado' mediante su pacto secreto con ETA y el acuerdo público suscrito en Estella, ahora parece dispuesto o tentado a regresar al marco del Estatuto de Gernika: 'Sus primeros pasos evidencian que quiere aplicar la receta autonómica de siempre: tender la mano a PP y PSOE y crinminalizar a la izquierda abertzale'.

Los portavoces de ETA entrevistados por Gara reivindican la titularidad de los 81.000 sufragios perdidos el 13-M por EH y protestan ante los intentos de apropiárselos del nacionalismo moderado: 'Sería grave que el PNV secuestrara esos votos y se los ofreciera al Estado'. Porque esas papeletas robadas a EH ('los del PNV estarán muy felices de haber recibido muchos miles de votos independentistas') están manchadas de sangre: según ETA, los resultados del 13-M han demostrado que la lucha armada, lejos de favorecer al PP y de perjudicar al nacionalismo vasco, en realidad 'ayuda al PNV e incluso al nacionalismo en su conjunto', ya que la amenza terrorista 'ha activado el voto abertzale'. Los portavoces de la banda armada señalan que sólo hay un camino para que sus cuadrillas de asesinos dejen de matar: la vuelta al entendimiento del PNV con ETA y la reedición del Pacto de Estella: 'Habrá que hacer un nuevo intento más firme, más elaborado, más honesto y más maduro'. El independentismo es inseparable de la violencia terrorista e incompatible con la democracia: 'Sin lucha armada' -no es 'una opinión', sino 'una constatación', glosan los portavoces de Gara- no hay más vía que el aborrecible 'marco autonómico'.

Coherencia frente a ETA
Editorial ABC  4 Julio 2001

La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha ratificado el auto de procesamiento de José Benigno Rey Rodríguez, (a) Pepe Rei, decretado por el Juez Garzón por colaboración con ETA desde su puesto de jefe del equipo de investigación del diario «Egin». La decisión ha sido tomada por los tres magistrados de la Sección, lo que rompe el escenario de discrepancia permanente que habían provocado las extravagantes opiniones de dos de ellos —López Ortega y Cezón— sobre el concepto penal de terrorismo y la capacidad revisora que les concedía el recurso de apelación contra autos de prisión y de procesamiento. La confirmación del procesamiento de Pepe Rei se ajusta a la constatación de los indicios precisados por Garzón —en concreto, la incautación en poder del etarra Félix Alberto de la Calle Gauna, de un documento intervenido anteriormente en el ordenador del equipo de investigación de «Egin», dirigido por Rei— y a la tipicidad aparente de dichos indicios como delito de colaboración con banda armada. No se han exigido pruebas, lo que corresponde a la vista oral, ni se han hecho juicios absolutorios ni condenatorios, impropios de una apelación contra un auto de procesamiento. Si esto quiere decir que la Sección Cuarta ha hecho suyos los acertados criterios que expuso el magistrado Carlos Ollero en el voto concurrente a la excarcelación de Rei en relación con su revista «Ardi Beltza», significa que por fin ha asumido cómo debe ejercer su superioridad funcional sobre los sumarios de Garzón, poniendo fin a un estado de conflicto interno injustificable.

No será este el único procesamiento relacionado con las tramas de ETA que deberá resolver la Sección Cuarta. La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha solicitado a Garzón el procesamiento de 33 miembros de «Ekin», organización ilegalizada por el citado juez por servir a ETA como instrumento de control y dirección del Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV) y de las «formas de violencia complementarias de ETA, como la kale borroka». Entre los imputados se encuentra el abogado José María Matanzas, a quien la Sección Cuarta puso en libertad con cargos y bajo fianza, utilizando unos razonamientos que ahora el juez Garzón deberá contrarrestar para evitar que el procesamiento de los 33 miembros de «Ekin» sea revocado más adelante.

Con estas decisiones, la Justicia transmite una imagen de coherencia interna frente a la realidad de unos actos que objetivamente se presentan como colaboradores de la estrategia terrorista. Que lo entiendan bien quienes se refugian en el derecho a la acción política o en la libertad de expresión para disfrazar su servidumbre de ETA.

La trama de Eta, ante la Justicia
Editorial La Razón  4 Julio 2001

La fiscalía de la Audiencia Nacional ha decidido solicitar el procesamiento de 33 personas por presunta pertenencia a Eta en la llamada red Ekin, «aparato político» de la banda terrorista, entre las que se encuentran los aforados «Josu Ternera» y Jon Solabarría, cuyo caso tendrá que ser decidido por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. Simultáneamente, la Sala cuarta de la misma Audiencia ha decidido procesar a 22 personas por posible colaboración con la banda por el «caso Egin», entre las que está Pepe Rey.

   Se trata de dos actuaciones coincidentes y de extraordinaria importancia, por lo que significan de acoso a Eta en todos los órdenes. Es la constatación de que Eta es una, aunque con diferentes caras, y que si no se trata el problema en su conjunto no se puede acabar con él. En el «caso Egin», la iniciativa es relevante porque procede de una sección que ha podido ser polémica, al tomar decisiones contrarias al juez instructor Baltasar Garzón. Sin embargo, con el auto de procesamiento, la Sala ha mostrado que las acusaciones de falta de valentía contra Eta carecían de fundamento.

   En cuanto al «caso Ekin», la petición de procesamiento de la trama política incluye, al fin, la posibilidad de que la Justicia actúe contra la impunidad de «Ternera», uno de los jefes de Eta en su etapa más sanguinaria y que, inexplicablemente, está libre en libertad. Y, con él, el entramado acusado de ser el «cerebro» político de Eta, complementario al armado y dirigente de parte de éste, la lucha callejera.
 

¿Esperar dos años?
TONIA ETXARRI El Correo  4 Julio 2001

La oposición no espera grandes novedades del discurso de investidura de Juan José Ibarretxe en la sesión plenaria de la próxima semana. Eso dice. Pero lógicamente, Nicolás Redondo, cuyo último artículo publicado ha provocado, aparte de gratitud, cierta recuperación de la motivación entre algunos intelectuales decepcionados que siguen creyendo en quienes ponen la lucha por la vida y la libertad de expresión de cátedra y de pensamiento en el listón más alto de sus prioridades, preguntará al lehendakari si va a aceptar no gobernar con Euskal Herritarrok, «ni directa ni indirectamente», también en los ayuntamientos.

A los socialistas les molesta que, a estas alturas, se les siga preguntando desde el PNV, con lenguaje poco directo, si van a aceptar, o no, una consulta sobre el derecho de autodeterminación. De entrada recuerdan que ese derecho ya fue votado por el Parlamento vasco hace años en unos términos, por cierto, algo diferentes a los que se ha utilizado por el PNV durante la campaña.

Pero no quieren entrar en ese barrizal y se quedan con el enojo que les provocan esos mensajes confusos que dicen, desde el PNV, que les ven dispuestos a acatar la voluntad de los vascos. No ocultan su malestar, entre otras cosas, porque dicen que ya han demostrado sobradamente (su partido también es centenario) su respeto a la voluntad de los vascos. Tanto respetan a los 600.000 electores de Ibarretxe que dicen que le corresponde a él llevar el timón del cambio de estilo anunciado.

Después de la ruptura con IU-EB, Javier Madrazo denuncia que el PNV ha preferido acogerse a pactos puntuales con el PSE-EE que dar un giro hacia la izquierda en su programa. Serán mentiras piadosas, como dice el socialista Rodolfo Ares, a quien le parece muy infantil que los de Izquierda Unida se pasen la vida echando la culpa a los socialistas de lo que les pasa a ellos. Pero si hubiera sido cierto, supondría un cambio de actitud de Ibarretxe, porque descartó desde un principio cualquier ‘tic’ de acuerdos concretos con los socialistas si, previamente, no llegaban a acuerdos globales.

Ésa es la cuestión. La oposición cree que en el fondo el PNV sólo quiere ‘entretenerles’ durante dos años; hasta las próximas elecciones municipales. Habrá que confiar en que no sea ése el estilo de la nueva legislatura. Significaría, además de una gran pérdida de tiempo, una falta de iniciativa que recordaría los dos últimos años de agarrotamiento político. Con una gran diferencia. Que ahora gobernará solo con treinta y tres escaños pero tiene las manos libres de presiones, a pesar de las exigencias de Eusko Alkartasuna.

¿Diálogo en estado de naturaleza?
JOSÉ Mª PORTILLO VALDÉS El Correo  4 Julio 2001

El adelanto electoral que llevó el 13 de mayo al nacionalismo a repetir mayoría en el Parlamento vasco vino de la mano de un agudo desencuentro de posturas respecto del modo en que debe solucionarse el más grave y vergonzoso problema que enfrenta Euskadi, esto es, el terrorismo. Es comprensible que no haya habido aún pronunciamiento al respecto por parte del futuro lehendakari, pues la sesión o sesiones en que reclame del Parlamento vasco su investidura será el escenario apropiado para realizarlo. Sin embargo, ya se vienen produciendo pronunciamientos de destacados líderes nacionalistas, así como anunciando una magna conferencia por la paz, organizada por Elkarri, que pueden ofrecer algunos datos de interés para el análisis de las posiciones del principal grupo político del país.

El nacionalismo ha venido defendiendo desde hace tiempo que la existencia del terrorismo y su final responden a dos claves básicas. Por un lado, su estrecha vinculación con lo que denominan un «conflicto político». Por el otro, la dependencia de su solución de un diálogo y posterior negociación. Las manifestaciones realizadas desde el 13 de mayo por los principales líderes nacionalistas, así como la idea que inspira la conferencia de Elkarri, están fundamentadas en esos mismos principios. Dos notas completan el núcleo duro del discurso nacionalista al respecto: el ‘conflicto’ tiene un carácter histórico y el diálogo y la negociación deben producirse «sin limitaciones ni condiciones previas».

Ambos principios remiten a una imagen de estado de naturaleza donde la violencia es un simple ejercicio de fuerza que, por repudiable que sea desde un punto de vista ético, responde a una necesidad previa de defensa de un derecho que no puede atenderse por ausencia de un sistema político justo que así lo permita. Lo que diferencia a los nacionalistas de los terroristas es que los primeros entienden que debe abandonarse el estado de naturaleza, el uso de la fuerza física para conseguir el objetivo deseado, y emprender el camino hacia el estado político, en tanto que los terroristas pretenden seguir utilizando la violencia hasta que el resto de la sociedad les entregue el poder político. Por ello, creo que el nacionalismo apela permanentemente a la idea del «diálogo sin límites y negociación sin condiciones previas», dando así a entender que son las propias reglas del estado político las que aún están por construirse en Euskadi. Constitución y Estatuto, este último sobre todo, pueden así tener valor meramente instrumental pero de ninguna manera suponer el límite que cualquier estado político establece por su medio.

Sin embargo, si leemos con atención la propuesta de Elkarri, o declaraciones recientes de líderes nacionalistas, veremos que no responde exactamente a este análisis su misma posición. El primero de sus postulados, la existencia de un «conflicto político», ha sido escasamente explicado por el nacionalismo, hasta el punto de que aún ningún nacionalista ha podido dar cuenta de la razón de dicho conflicto, de por qué tiene la contundencia necesaria como para motivar la existencia de un terrorismo nacionalista y, sobre todo, de cuáles son las carencias concretas del actual sistema político que imposibilitan que se gestione dicho conflicto a través de procesos electorales. Dicho de otro modo, el nacionalismo todavía no ha señalado cuáles son los defectos esenciales del sistema que hacen de él un instrumento inservible para la práctica de la política, para que, por ejemplo, sea en el Parlamento y no en Elkarri donde se produzca el diálogo político.

El segundo de ellos, el «diálogo sin límites ni condiciones previas», responde también a esa imagen forzada de estado de naturaleza en Euskadi. No obstante, existen elementos que permiten dudar de su eficacia más allá de la sonoridad de la frase. La propia asunción de que existe el «conflicto político» es ya de por sí una condición, pero hay más. En una reciente entrevista concedida a EL CORREO, Carlos Garaikoe-txea, uno de los políticos vascos que mejor expresa su pensamiento, señaló que le parecía inexcusable que el diálogo y la negociación deben rondar los grandes temas de la «soberanía» y la «territorialidad». Nótese que en el discurso del nacionalismo la ausencia de límites o condiciones previas se refiere así únicamente a la ausencia efectiva y total previa de cualquier forma de intimidación de la voluntad política contraria. Eso, en el discurso nacionalista, sería condicionar y limitar el diálogo y la negociación haciéndolo infructuoso, mientras que no lo es establecer el ‘límite’ y la ‘condición previa’ de que el diálogo y la negociación tienen que centrarse en las reclamaciones políticas del nacionalismo.

En la misma entrevista, Garaikoetxea señalaba justamente que nada más propio de un sistema democrático que consultar a la sociedad para resolver problemas políticos de envergadura constitucional, añadiendo que así debería hacérselo pensar el resultado electoral a los reticentes a entrar por el aro de los límites y condiciones previas del nacionalismo. Efectivamente así es, aunque no parece que el mismo nacionalista se aplique la receta cuando señala que una federación con Navarra sería una solución idónea para la llamada ‘territorialidad’, al menos si la voluntad de la ciudadanía navarra ha de merecer tanto respeto como otras, teniendo en cuenta los resultados electorales que allí también se vienen produciendo.

Sea lo que sea de la conferencia organizada por Elkarri, los partidos políticos vascos deben cumplir el mandato político recibido de la ciudadanía (cosa que no tiene Elkarri) y presentar y debatir sus propuestas ante la única conferencia políticamente legítima que ha decidido la sociedad vasca, compuesta por 75 señoras y señores elegidos por sufragio universal, libre y directo. Si existen propuestas que hacer a la sociedad navarra, ahí está también su Parlamento, tan respetable y legítimo como el vasco (en el que Elkarri tampoco tiene representación alguna), capaz para decidir sobre sus propios intereses. Más allá de este límite, lo único que puede proponerse es que aceptemos el principio básico del terrorismo muy propio del estado de naturaleza: matábamos porque algo de razón política teníamos, aunque el sistema no nos permitía plantearla.

No hay manera
Breverías ABC  4 Julio 2001

Con la vista puesta en las autonómicas, el Bloque Nacionalista Galego (BNG) lleva desde enero sometiendo a un exhaustivo programa de centrifugado a su imagen radical, ganada a pulso pues su objetivo último (así consta en su web oficial) es «la liberación nacional y social del pueblo gallego», que al parecer está muy oprimido. Así, para parecer moderado renunció en su última asamblea a apostar por el independentismo durante la campaña electoral. Pero no hay manera. La lucha por la «liberación nacional» llevó a un concejal del BNG a quitar del salón de plenos de un Ayuntamiento coruñés la bandera de España y el retrato del Rey. Con estos gestos, y por más vueltas que se le dé al ropaje del Bloque, es imposible encontrar su cara moderada.

Cita con la historia 
Editorial El País  4 Julio 2001

La primera comparecencia de un ex jefe de Estado ante un tribunal de la ONU para responder de los desmanes cometidos en el poder es un hito histórico. Un desafiante Slobodan Milosevic, perdido el contacto con la realidad, intentó ayer en La Haya hacer un discurso más sobre el victimismo serbio y el maquiavelismo occidental. Por su singularidad, el proceso del hombre que ha llevado a Yugoslavia a la ruina física y moral está destinado a sentar precedentes políticos y legales, y a marcar un antes y un después en la atormentada historia de los Balcanes. No hace nueve meses que Milosevic era todavía un dictador omnipotente y muy pocos hubieran apostado entonces por verle en el banquillo de Scheveningen.

La fiscal Carla del Ponte ha anunciado que pretende ampliar la acusación contra Milosevic a las guerras de Croacia y Bosnia, que en la primera mitad de los noventa registraron crímenes que la memoria europea creía definitivamente superados tras la Segunda Guerra Mundial. En el caso de Kosovo, por sus reducidas dimensiones, su condición de provincia serbia y lo reciente del conflicto, no será difícil vincular el terror contra los albaneses a las órdenes del déspota. Con Bosnia y Croacia, aunque fuera vox populi, será presumiblemente más difícil encontrar las pruebas penales.

Milosevic no firmaba papeles y ha mantenido durante una década su falta de responsabilidad o de conocimiento sobre el infierno desatado allí por sus secuaces, en especial los prófugos Radovan Karadzic y Ratko Mladic. Se tratase del arrasamiento de Vukovar, en Croacia, o de la ejecución de millares de musulmanes bosnios en Srebrenica, todo fue propaganda occidental o un montaje de las víctimas. Los fiscales necesitarán no sólo nuevos testimonios, sino la cooperación de los actuales dirigentes yugoslavos y, sobre todo, el vasto material de espionaje acumulado por EE UU: desde intercetapción de comunicaciones a fotografías por satélite. Este último punto, crucial, exigirá, por sus implicaciones, órdenes expresas del presidente Bush.

Ningún juicio solemne devolverá la vida a las más de 200.000 víctimas del verdugo que tan ambiciosa como despiadadamente abrazara la causa del nacionalismo étnico -la Gran Serbia- como nueva herramienta de su poder tras la caída del comunismo en Yugoslavia. Pero el largo drama legal inaugurado en La Haya debe al menos impulsar el avance de una justicia sin fronteras para los tiranos y servir para que la Europa del nuevo siglo no cometa errores tan trágicos como los recientes. Y ha de representar una oportunidad única para que los serbios comiencen a afrontar su responsabilidad colectiva por una década de crímenes cometidos en su nombre y muchas veces con su distante anuencia.

IU apoya la conferencia de paz de Elkarri y el Foro de Ermua la califica de trampa
Agencias Libertad Digital  4 Julio 2001

El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, afirmó que su formación “apoya” la conferencia de paz para el País Vasco propuesta por la plataforma Elkarri, ya que, a su juicio, “con los últimos acontecimientos” de desencuentros entre los partidos “no podemos alcanzar un punto de encuentro”. Desde el Foro de Ermua, la conferencia se interpreta como una trampa que pretende volver al diálogo con ETA.

Llamazares reconoció, en la conferencia de prensa posterior a la reunión con miembros de Elkarri, que la “la sociedad civil” debe ayudar a las formaciones políticas “a encontrar los principios compartidos” que los partidos “hemos perdido en los últimos tiempos, aunque advirtió que IU no rehuye su responsabilidad en el País Vasco. El líder de la coalición adelantó que IU participará en el proceso de paz proyectado por Elkarri “dando nuestra opinión”, y alabó que sea la sociedad civil quien instaure este tipo de iniciativas, porque, a su juicio, de esta forma “se evitan suspicacias” ante la presencia de los partidos políticos.

El miembro de la directiva de El Foro de Ermua, Ernesto Ladrón de Guevara, denunció que su organización está preparando unas jornadas centradas en la defensa de la vigencia de la Constitución y el Estatuto de Gernika para el País Vasco, con el objetivo de atraer a los partidos políticos “del bloque constitucional” y evitar que participen en “la tregua-trampa” de Elkarri. Ladrón de Guevara aseguró que “la Conferencia de Elkarri es, claramente, una conferencia-trampa, ya que esta entidad no es otra cosa que un instrumento de Lizarra. A buen seguro, volverán a pedir el diálogo con ETA, pues son una tramoya del mundo nacionalista”.

En este sentido, añadió que, en su opinión, Elkarri tiene dos objetivos definidos: Afianzar, “con la excusa de la búsqueda de la paz”, al lehandakari Juan José Ibarretxe y “atraer” a los socialistas, “de nuevo”, hacia el gobierno peneuvista. Sin embargo, Guevara dijo confiar en que los partidos “del bloque constitucionalista” no se dejen “engañar”. “A El Foro de Ermua no le preocupa en exceso la estrategia de Elkarri, porque apreciamos principios muy sólidos en el PP y el PSE en su apuesta por el texto constitucional y el Estatuto”, agregó.

Así, El Foro de Ermua pretende impulsar una serie de conferencias y mesas redondas que coincidan en el tiempo con la puesta en marcha de la Conferencia de Paz de Elkarri. “Nuestra intención es impedir que la Conferencia de paz de Elkarri, que es, sin duda, una trampa, introduzca en la sociedad la idea de que es necesario hablar con los terroristas”, manifestó, añadiendo que, por ello, hay que abrir “un debate paralelo” entre los ciudadanos, “contando con el respaldo de los constitucionalistas”.

La Justicia y el molinillo de café
Lorenzo Contreras La Estrella  4 Julio 2001

Tarde o temprano, más bien lo primero que lo segundo, Josep Piqué, ministro de Asuntos Exteriores, tendrá que abandonar el cargo como consecuencia de sus presuntas responsabilidades en la venta de Ertoil a una sociedad instrumental francesa, tapadera de Elf Aquitaine. Sería, en todo caso, el precio que pagase a la vista del informe del fiscal del "caso Ercros", Bartolomé Vargas. Un precio político, porque está claro que el fiscal general del Estado, señor Cardenal, no está por la labor de aceptar que el ministro quede imputado penalmente. Y ese precio político será lo que haya de decidir el presidente del Gobierno, cuya obstinación refractaria a los hechos que puedan alterar sus planes en el orden de las preferencias personales y en lo ateniente a la composición de su Gabinete es bastante conocida.

Pero será difícil que, andando el tiempo, Aznar pueda ahorrarse la extrema decisión de destituir a Piqué. Se trata de un asunto que no muere ni se extingue como escándalo porque así convenga a la idiosincrasia del presidente. El escándalo y su correspondiente polémica están condenados a permanecer vivos en la memoria pública y, sobre todo, en la reserva crítica de los partidos de la oposición. Y eso, con lo que tiene que llover en los próximos años cuando empiece a ventilarse de verdad la sucesión de Aznar y funcione, una vez más, el "todo sirve" de la lucha política, es algo de mucho peso.

La primera gran prueba que el presidente del Gobierno habrá de soportar por su resistencia a administrar remedios políticos a la situación creada, se planteará a partir del 1 de enero de 2002, cuando a España le corresponda la presidencia rotatoria de la UE. Se ha dicho ya muchas veces y se repetirá como consideración mortificante para José María Aznar. Un ministro de Asuntos Exteriores español bajo sospecha será una pésima fachada diplomática durante esos seis meses de titularidad española al frente de Europa.

Es tremendo que Cardenal haya inspirado un contrainforme favorable a Piqué en el que la alusión a la inexistencia de "un solo indicio" para imputarle prejuzga la postura que haya de adoptar la Junta de Fiscales de Sala del Supremo convocada para el día 10 de julio. Aquí todo se prejuzga. Cardenal lo hace en el sentido que acabo de indicar. Y Aznar prejuzgó a Cardenal mismo y a la Junta de Fiscales cuando sostuvo que mantendría a Piqué contra viento y marea. A eso se llama vaciar de contenido cualquier competencia efectiva del ministerio público y, por traslación a los jueces que hubieran de entender el caso, echarle una paletada de tierra más a la tumba de Montesquieu.

Mientras tanto, los agravios comparativos siguen haciendo acto de presencia. La jueza Teresa Chacón acaba de citar como imputado, para este próximo viernes, a Guillermo Galeote, ex secretario de finanzas del PSOE, por el "caso AVE" y lo que aquellos manejos financieros significaron para la presunta financiación ilegal del mencionado partido. La persecución fiscal contra Galeote es, por otra parte, un apabullante repertorio de acusaciones. A la vista de ello, nada que objetar, salvo la distancia que media entre esa línea fiscal y la enorme benevolencia que parece existir en lo que toca a las presuntas responsabilidades de Josep Piqué. Y es que la justicia en España recuerda a los viejos molinillos de café, aquellos de manejo manual de los tiempos de Mari Castaña, cuya principal característica consistía en moler mal los granos, muchos de los cuales pasaban intactos al cajoncillo de recogida. Muchos, pero no todos. Porque ¡ay del que entraba bien en los engranajes! Quedaba literalmente hecho polvo, polvillo, listo para el trasiego posterior.

El nuevo diccionario de la RAE triplicará las voces americanas
El II Congreso de la Lengua Española acogerá un programa de enseñanza en Internet

FRANCISCO FORJAS  Valladolid El País  4 Julio 2001

La 22ª edición del Diccionario de la Real Academia Española (RAE) triplicará los americanismos admitidos hasta ahora. El nuevo diccionario de referencia del español se presentará el próximo mes de octubre en Valladolid, durante el II Congreso Internacional de la Lengua Española, que se celebrará entre los días 16 y 19. En el encuentro se presentará también un programa de enseñanza de español en Internet, según se dio a conocer ayer durante la presentación del congreso.

La inclusión de nuevos términos venidos del otro lado del Atlántico y el hecho de que las 20 academias de América hayan colaborado en el nuevo diccionario llevaron al director de la RAE, Víctor García de la Concha, a asegurar que la nueva entrega puede considerarse 'la edición americana'. El director afirmó: 'El trabajo cierra una etapa de renovación que se ha venido realizando cada diez años y abre otra en la que el diccionario se actualizará semanalmente a través de Internet'. García de la Concha destacó 'la capitalidad multipolar del español', y recalcó que debemos tener la conciencia de que, hoy por hoy, el español no es sólo patrimonio del país en que nació, 'sino que lo compartimos en condiciones de igualdad con otros países'. El director de la RAE afirmó que el congreso 'es el de toda la comunidad hispanohablante'.

A la presentación del II Congreso Internacional de la Lengua Española asistieron, entre otros, los ministros de Educación y Cultura, Pilar del Castillo, y de Exteriores, Josep Piqué, y el director del Instituto Cervantes, Jon Juaristi. Los 310 participantes en el congreso analizarán la situación del español en un mundo cada vez más globalizado, y las posibilidades y retos que plantean las nuevas tecnologías. La mayoría de los asistentes serán profesores universitarios, aparte de los directores de las 22 academias de la lengua española, escritores, periodistas, lingüistas, empresarios y directores de medios de comunicación.

Bajo el lema El español en la sociedad de la información, este encuentro recoge el testigo del primer congreso, celebrado en 1997 en Zacatecas (México). Víctor García de la Concha señaló que la reunión será inaugurada por los Reyes de España y contará con la presencia de cinco jefes de Estado hispanoamericanos. Participarán, entre otros escritores, Mario Vargas Llosa, Miguel Delibes y Camilo José Cela.

García de la Concha aseguró que desde la organización del congreso, que corre a cargo de la RAE y el Instituto Cervantes, se ha cursado una invitación a Gabriel García Márquez, que ha declinado asistir. El Nobel colombiano fue uno de los firmantes de una carta de rechazo a la exigencia de visado para los colombianos por parte de la Unión Europea, y consiguientemente de España. El director de la RAE declaró que algunos de los firmantes, como Álvaro Mutis, 'ya se han salido' de dicha carta y han anunciado su presencia en España, expresó su respeto por la 'opción política' del resto y su esperanza de que García Márquez finalmente viaje a Valladolid.

El II Congreso Internacional de la Lengua estará estructurado en cuatro secciones: El activo del español, El español en la sociedad de la información, Nuevas fronteras y Unidad y diversidad del español. Como aspecto novedoso, todas las ponencias estarán en directo en Internet, con lo que los internautas podrán conocer tanto las conclusiones como los debates al mismo tiempo que los congresistas.

Pilar del Castillo anunció que el Instituto Cervantes presentará un sistema pionero para enseñar el español a través de Internet. 'Será un programa completo e interactivo que no existe en otra lengua', dijo la ministra. Piqué destacó la necesidad de ver el español no sólo como un elemento cultural y de comunicación, 'sino como un elemento generador de riqueza', algo que los ingleses 'tienen muy claro con su idioma'.

Hora de la lengua española
Por Fernando R. LAFUENTE ABC  4 Julio 2001

El futuro de las lenguas -de las lenguas del futuro- se encuentra en su capacidad de conocer e interpretar las posibilidades de una vasta experiencia común. Es el caso de la lengua española. El Congreso de Valladolid se centrará en la fotografía del español y su consolidación como segunda lengua de comunicación internacional. Lo cierto es que para el español, la importancia de Iberoamérica es decisiva. Allí viven nueve de cada diez hablantes. El buen criterio, cabal y sensato, de los organizadores de no dar ni un paso sin las naciones iberoamericanas subraya que ahora se hablará de realidades tangibles, y se traspasará el habitual ámbito académico hacia el conjunto de la sociedad. Esto es un asunto de todos. Ahora se va en serio y con sentido. La información se ha convertido en un bien en sí mismo y en torno a ella giran las grandes apuestas estratégicas de la economía mundial para los próximos años. 

Sin información nada existe en la sociedad contemporánea. Hoy, la lengua crece cuando la información lo hace. 

Y este Congreso impulsará, de manera especial a través de las industrias culturales, una presencia más destacada del español en la Sociedad de la Información. Y es que las industrias culturales determinarán en buena medida el futuro de las tecnologías porque la Sociedad de la Información también vive de las lenguas, hasta el punto de que gran parte de los avances tecnológicos giran alrededor del lenguaje. Por ello, las lenguas se juegan su futuro en el ámbito de las nuevas tecnologías de la información, como hace ahora cinco siglos se la jugaron con la aparición de la imprenta. Cientos de especialistas en nuevas tecnologías, lingüistas, empresarios, hispanistas, periodistas y universitarios darán el decisivo aldabonazo de modernidad de la lengua española ante el siglo XXI. Eso debe ser el Congreso de Valladolid. Por fin, la sociedad española e iberoamericana toman conciencia de la inmensa riqueza -también, en términos económicos- que significa la proyección de la lengua española en todo el mundo. La presencia de norteamericanos y brasileños abre el Congreso a la realidad actual del idioma español, a su rotunda e irreversible expansión.

El II Congreso de la Lengua involucrará a toda la sociedad en la defensa de nuestro idioma
VALLADOLID. Beatriz Revilla ABC  4 Julio 2001

La presentación del congreso, que tuvo lugar ayer en el Ayuntamiento de Valladolid, constituyó sólo un preludio de la expectación y de las expectativas que rodean la celebración del II Congreso Internacional de la Lengua Española, que toma el testigo de la primera edición desarrollada en la localidad mexicana de Zacatecas en 1997 y que tendrá su continuación en 2004 en la tercera edición que se desarrollará en la República Argentina.

Si Zacatecas acogió un congreso eminentemente académico, Valladolid ha elegido como lema «El español en la Sociedad de la Información» y en él participarán miembros de diversos sectores, compartiendo el espíritu de impulsar a la lengua española en el camino de los grandes retos y aspiraciones sociales, políticas y económicas que propone el siglo XXI y la sociedad de las telecomunicaciones.

«GLOBALIZACIÓN» DEL ESPAÑOL
Un propósito de «globalización» de todos los sectores de la sociedad en torno a un elemento común: el español como «creación de riqueza» y «herramienta de desarrollo económico», que permita «competir sin complejos» en el marco de las relaciones internacionales con los países de otras lenguas, aseguró el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Piqué.

Ésta fue la sintonía que expresaron las autoridades asistentes —los ministros de Asuntos Exteriores, Josep Piqué; de Educación, Cultura y Deportes, Pilar del Castillo; el director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha; el director del Instituto Cervantes, Jon Juaristi; el consejero de Educación y Cultura de la Junta de Castilla y León, Tomás Villanueva, y el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva— quienes compartieron la necesidad de «competir sin complejos» con otras lenguas en la defensa del español y confiar en sus posibilidades de futura expansión.

El alcance mundial que rodeará al encuentro lingüístico quedó patente con la confirmación de la asistencia al acto de inauguración de los jefes de Estado de cinco países —México, Colombia, Argentina, Filipinas, Guinea Ecuatorial, y, como anfitrión, su Majestad el Rey—, que asumirán la representación de los lugares de cuatro continentes donde se ha hablado tradicionalmente el español. También participarán los escritores Camilo José Cela, Miguel Delibes, Miguel León Portilla y Mario Vargas Llosa. La magnitud internacional del castellano llegará también gracias a la presencia de los responsables de las 22 Academias de la Lengua, así como la referencia a que el 66 por ciento de los 310 participantes procede del extranjero.

NO HAY «SPANGLISH»
Este preciso valor, el de potenciar la expansión del español por todo el mundo, es el que remarcó el director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha, quien rechazó que esté naciendo una mezcla de español e inglés —el conocido como «spanglish»— y que exista una «capitalidad del español». Por el contrario, García de la Concha se refirió a la existencia de un «español multipolar, que nos hace tener la conciencia de que hoy en día no es un patrimonio de España que compartimos con superioridad con otros países, sino que lo compartimos en condiciones de igualdad».

El director del Instituto Cervantes, Jon Juaristi, fue el encargado de hilar la puntilla de la presentación del congreso con una observación que después desencadenaría la reacción de defensa de las autoridades locales y regionales. Juaristi inició su intervención con una aseveración tajante con la que despojó a los vallisoletanos y a Castilla y León, por extensión, del privilegio de emplear el mejor castellano, el lugar común que habitualmente se ha venido aceptando. «No resultará ya ofensivo para nadie», aseveró el director del Cervantes, «enfrentarse a la dolorosa evidencia de que el castellano de Valladolid no constituye ya el paradigma del español en estos momentos». Juaristi justificó estas palabras porque «en tiempos de globalización, ninguna variedad local puede arrogarse la excelencia en una lengua de relación internacional, como es el español».

RECUPERAR EL LIDERATO LINGÜÍSTICO
No obstante, el director del Instituto Cervantes expresó su confianza en que el español recupere la primera posición en las lenguas del mundo, «dado el vigor demográfico de las sociedades hispánicas, el prestigio de la lengua y, sobre todo, la homogeneidad de la lengua».

Juaristi destacó además la organización de actividades culturales paralelas a la celebración del congreso para «integrar a toda la sociedad de la ciudad de Valladolid y a los estamentos culturales representados». Un concierto urbano, que empleará parte de los campanarios de la capital; los recitales de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León y de Amancio Prada; así como una exposición virtual bibliográfica en la web del Instituto Cervantes, «www.cervantes.es» constituirán este apéndice del programa.

De acuerdo con la aspiración del encuentro lingüístico de mantener su presencia en Internet, el director de la Real Academia Española anunció que todas las conferencias del congreso aparecerán en las páginas electrónicas de la institución que representa y en las del Instituto Cervantes con anterioridad a su celebración.

Esta apertura a las telecomunicaciones también se plasmará, según anunció la ministra de Educación, Cultura y Deportes, Pilar del Castillo, en la presentación por parte del Instituto Cervantes de un «proyecto pionero que no existe en otras lenguas» de enseñanza del idioma español, «el activo del futuro», a través de un programa «completo» e «interactivo» en Internet.

NUEVO DICCIONARIO DE LA RAE
Víctor García de la Concha también anunció la presentación durante el congreso de la XXII edición del Diccionario de la Real Academia, en el que los capítulos de la «ch» y de la «ll» desaparecen, y que incorpora todos los americanismos en virtud de una labor de compilación de las particularidades del español llevada a cabo por las 22 Academias de la Lengua Española del mundo y que, según el director de la RAE, «cierra una etapa y abre otra del español».

Kofi Annan declara su voluntad de equilibrar el uso del español y el inglés en la ONU
Nacho Sevilla/Ep - Nueva York.- La Razón  4 Julio 2001

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, afirmó ayer «estar personalmente interesado» en que haya un mayor equilibrio entre el uso del español y el inglés como idiomas oficiales de la organización, según indicó en respuesta a una carta que le fue enviada recientemente por veinte embajadores de países de habla española.

   Kofi Annan, dirigiéndose al Embajador de México, Jorge Eduardo Navarrete, quien fue el encargado de solicitar en nombre de todos los embajadores firmantes que la carta fuera considerada documento oficial de la Asamblea, afirma que «puede tener la seguridad de que estoy personalmente empeñado en que la difusión de información tenga carácter multilingüe».

   El secretario general reconoce en su respuesta a los embajadores el desequilibrio existente y aunque, considera imposible lograr la paridad absoluta «en el marco de las limitaciones presupuestarias existentes», subraya que le parece funda mental «que mejore el equilibrio lingüístico entre los idiomas oficiales de la ONU, y que se consiga con eficiencia y sin gastos excesivos». En la carta se informa de que «se ha establecido un grupo interdepartamental encabezado por un coordinador del multilingüismo de categoría de subsecretario general».

Recursos adicionales
Tras señalar las dificultades que implica poner en los seis idiomas oficiales «el material de información pública», una de las principales peticiones contenidas en la carta de los embajadores hispanohablantes, Kofi Annan señala que ello «exigiría la aportación de recursos adicionales importantes». El secretario general enumeró algunas iniciativas para mejorar la situación, como la realización de un seminario sobre elaboración de sitios de Internet en español para los 19 países de habla española, organizado por el Departamento de Información Pública a instancias de la Misión de España en la ONU, y un programa de «colaboración de universidades que puedan proporcionar gratuitamente buenas traducciones» del sitio de Internet de la ONU, una iniciativa surgida de la colaboración de una experta asociada, cuyos servicios son financiados por España.

Recortes de Prensa   Página Inicial