AGLI

Recortes de Prensa     Lunes 9 Julio   2001
#Proyección de la lengua española
Editorial ABC 9 Julio 2001

#Autodeterminación y terror
Ignacio SÁNCHEZ CÁMARA ABC 9 Julio 2001

#EL AMBITO VASCO DE LIBERTAD ES LO PRIMERO
Editorial El Mundo 9 Julio 2001

#La política del «como si»
JOSE LUIS VILLACORTA El Mundo
9 Julio 2001

#En busca de Estella-2
Editorial La Razón 9 Julio 2001

#Esto es lo que hay 
Carlos DÁVILA ABC 9 Julio 2001

#Autodeterminación vasca con frontera en el 2005
Lorenzo Contreras La Estrella 9 Julio 2001

#Solidaridad con Basagoiti y error del PNV
Enrique de Diego Libertad Digital 9 Julio 2001

#Eta, bandalaje tribal
Antonio GARCÍA TREVIJANO La Razón   9 Julio 2001

#Independencia igual a inicio del genocidio
Enrique de Diego Libertad Digital 9 Julio 2001

#El Foro de Ermua y ¡Basta Ya! esperan un cambio
BILBAO. ABC 9 Julio 2001

#Los radicales atacan a los familiares de los cargos públicos del PP
OSCAR SUBIJANA El Mundo 9 Julio 2001

#El Gobierno recuerda al lehendakari que ocho de cada diez vascos votaron contra ETA y no a favor de la autodeterminación
Madrid, agencias ABC 9 Julio 2001

#Estreno y ausencia
ABC 9 Julio 2001

#ETA extiende su estrategia de terror
R. P. El Mundo 9 Julio 2001

#«Muchos vascos no tienen sus derechos más esenciales»
CARMELO BARRIO (PP) La Voz
9 Julio 2001

#«Este debate no es el mejor camino para la unidad»
JOSÉ BLANCO (PSOE) La Voz
9 Julio 2001

#Los hispanohablantes se convierten en una minoría mayoritaria en EE.UU. según el instituto Cervantes
Madrid. Agencias ABC 9 Julio 2001

#Paco Vázquez: con todos
Pilar FERRER La Razón 9 Julio 2001

#La Organización para la Unidad Africana adopta el español como lengua oficial
EFE Libertad Digital 9 Julio 2001



Proyección de la lengua española
Editorial ABC 9 Julio 2001

La lengua es el principal activo de la comunidad que se expresa en español. Una inmensa riqueza tanto en términos culturales —la lengua en la que se creó la novela moderna—, como en términos económicos; sólo en los Estados Unidos el mercado interior en español roza el medio billón de dólares anuales, sin contar lo que ya ocurre en Brasil y el creciente interés en la Unión Europea, Magreb y Extremo Oriente. Hablar de lengua española hoy es hablar de un mercado en crecimiento y en expansión. Y es hablar con números e inquietudes de la demanda de una lengua que se extiende a los más diversos ámbitos de la vida cotidiana. Ya no se trata sólo del romántico hispanismo, o del atractivo exotismo de una vieja nación repleta de historia al sur de Europa. Ahora se trata de un enorme bien cultural y económico que en las primeras décadas del siglo XXI debe consolidar su condición de segunda lengua internacional. Por ello, el Congreso que se celebrará en Valladolid el próximo octubre constituye el aldabonazo de esa consolidación. 

Durante décadas la mención a las posibilidades de expansión internacional de la lengua española era un viejo estribillo que se repetía con fervor, pero sin demasiada convicción, ya fuera desde las instituciones públicas o privadas. O en todo caso se ceñía al trato universitario e investigador. Ahora, unos y otros se han tomado en serio el asunto. Suicida habría sido no hacerlo. El mapa que hoy se presenta ofrece una oportunidad que raramente se repetirá. El manifiesto declive del francés, la lejanía del chino, el autismo del árabe y la limitación del alemán al territorio centroeuropeo ofrecen a la lengua española, tras el inglés, ese momento decisivo. No es casual que en el Congreso de Valladolid más de la mitad de los ponentes sean iberoamericanos y norteamericanos. Un acierto del Instituto Cervantes y de la Real Academia Española. 

Si hoy la lengua española tiene una proyección creciente en el mundo es gracias a Iberoamérica, a la vertiente atlántica que da razón y sentido a esa expansión. Nueve de cada diez hablantes del español viven allí, y creciendo, gracias a las tasas demográficas. No cabe pensar en la proyección del español sin Iberoamérica y Estados Unidos. Pronto habrá más hablantes de español en Estados Unidos que en la propia España, y si el español se consolida como segunda lengua en la gran nación norteamericana se consolidará en todo el mundo, pues el aspecto referencial, cultural y económico de Estados Unidos es incuestionable. Ya cabe hablar de cuanto concierne a la lengua española como un asunto que compete al conjunto de la sociedad española e iberoamericana, ya se han implicado sectores y ámbitos que permitirán dar el paso hacia esa necesaria proyección y consolidación internacional. Y Valladolid tiene que ser, será, el punto de partida.

Autodeterminación y terror
Por Ignacio SÁNCHEZ CÁMARA ABC 9 Julio 2001

Era previsible. El éxito electoral no podía mejorar el criterio de los dirigentes del PNV sino extraviarlo aún más. Las victorias no suelen volver a los hombres más discretos. Menos aún las electorales. La estúpida sonrisa del vencedor suele ser menos humana que la digna resignación del vencido. El éxito nubla la vista, sobre todo cuando sonríe a resentidos y mediocres. Por eso, el sabio griego decantó que los dioses conceden el cumplimiento de sus deseos a aquellos hombres a quienes quieren perder.

Ibarretxe, o quien mande en el PNV, pretende vincular la paz con la autodeterminación. Los mensajes nacionalistas suelen circular cifrados. Hay que descifrarlos. En este caso, la clave es sencilla. Y es de justicia reconocer que así viene siendo en los últimos tiempos. Lo malo es que la claridad revela que la opción oculta por la ambigüedad era, como cabía temer, la peor de las posibles. Lo que sostienen es que para acabar con el terrorismo es necesario reconocer el derecho de los vascos a la autodeterminación. Que es tanto como decir conceder a los terroristas lo que quieren. Al menos, lo que quieren de momento, pues más adelante querrían otras cosas, como el poder absoluto y la eliminación de los disidentes. Eso sí, el PNV pretende llegar a la autodeterminación mediante procedimientos más civilizados y corteses que los terroristas. Sin tiros en la nuca y esas cosas de pésimo gusto para un buen vecino de Neguri. Proponen la celebración de consultas populares no vinculantes —pues la convocatoria de consultas vinculantes es competencia exclusiva del Gobierno de la Nación— para conocer la opinión de los vascos. Aparentemente, todo muy normal, civilizado y democrático. Pero sólo aparentemente. Contra una consulta de este tipo cabe oponer algunas objeciones: la previsible falta de garantías en una situación de ausencia de libertad como la que vive el País Vasco, o, si se prefiere, la mitad de sus ciudadanos; la posibilidad de que la pregunta sea tramposa o capciosa, del tipo de esta: ¿es usted partidario de que los vascos decidan libremente su futuro?; la concepción plebiscitaria y antiliberal de la democracia que exhibe; y el carácter inconstitucional de la pregunta misma, pues la autodeterminación no entrañaría la reforma de la Constitución sino la destrucción de su fundamento.

No son pocos los argumentos que cabe oponer a semejante proyecto de autodeterminación: la Constitución, la historia común, el proyecto europeísta, la voluntad de muchos vascos, la vinculación de la autodeterminación con los procesos de descolonización... Los dirigentes del nacionalismo vasco atentan contra la Constitución, ignoran la historia, se oponen a Europa, excluyen a los vascos no nacionalistas y pretenden convertir una vieja historia común de ocho siglos en el sometimiento de un pueblo colonizado. Al nacionalismo se le escapa su querencia tercermundista. Pero existe un argumento más en el que no siempre se repara. La autodeterminación no es un medio para saber la voluntad de los vascos, sino el triunfo de la opción secesionista, pues, aun cuando el resultado de la consulta fuera desfavorable para los separatistas, se habría reconocido ya el derecho de una parte de España a decidir su futuro sin contar con el resto. Y eso es ya separatismo. La autodeterminación es una trampa con falsas apariencias democráticas. Vincular el fin del terror con la autodeterminación es como combatir el fuego con gasolina.

EL AMBITO VASCO DE LIBERTAD ES LO PRIMERO
Editorial El Mundo 9 Julio 2001

P
or si alguien lo dudara todavía, este fin de semana ha quedado meridianamente claro que en el País Vasco la amenaza terrorista no sólo pende sobre los empresarios, los concejales del PP y el PSOE y las Fuerzas de Seguridad, sino contra todos aquellos que guarden relación con ellos, por muy lejana que ésta sea.

En la madrugada del viernes al sábado, un artefacto estalló a la puerta de la casa de los padres del senador del PP Tomás Burgos, que reside fuera del País Vasco. En la madrugada del sábado al domingo, se produjo otro ataque contra la vivienda de un hermano del suegro de Antonio Basagoiti, portavoz del PP en el Ayuntamiento de Bilbao. Los padres y los tíos de las mujeres de los concejales del PP son «personal colocado por el aparato del Estado en primera línea de combate», según el criminal y demencial razonamiento de los encapuchados de la dirección de ETA que se explayaron en Gara hace semanas negando cínicamente que los atentados fueran indiscriminados.

Los dos ataques contra las familias de los concejales son el mejor ejemplo de cómo el entorno etarra ha optado por copiar el más puro estilo de los nazis que, como denunció ayer Basagoiti, señalaban las casas de las familias de los que consideraban apestados para atacarlas. Pretenden que el miedo y la desesperanza se adueñen de todos los que no se sienten nacionalistas.

En un país como éste, el Gobierno en ciernes del PNV y EA, lejos de situar como su principal objetivo la defensa de la integridad física de las potenciales víctimas, marea la perdiz -el PNV desmiente tal pretensión mientras EA la confirma- acerca de una estrafalaria consulta sobre la autodeterminación. Lo cual, como bien ha dicho Mayor Oreja, es un disparate cuando toda la oposición lleva escolta y su familias están amenazadas.

Poco a poco vamos conociendo cómo administra Ibarretxe su victoria en las urnas. Nada de gestos hacia las víctimas, al margen de retóricas condenas, nada de defender los derechos de quienes tienen una idea distinta al PNV. Nada de tender puentes, sino todo lo contrario, hacia el resto de las fuerzas políticas. Si Ibarretxe pone encima de la mesa la autodeterminación, el diálogo es imposible. Porque mucho más importante que el pomposo «ámbito vasco de decisión» del que habla el PNV es el «ámbito vasco de libertad» que el lehendakari está en la obligación de garantizar.

La política del «como si»
JOSE LUIS VILLACORTA El Mundo 9 Julio 2001

Es lógico que en el reino de la ambigüedad cualquier afirmación sea sólo una conjetura. Parece -pero, de momento, sólo parece- que entre los planes del lehendakari Ibarretxe para esta legislatura está consultar a los ciudadanos vascos sobre el derecho de autodeterminación. Por supuesto, el secretario general de EA, Gorka Knörr, ya ha salido al paso diciendo que la consulta no sólo es posible sino también deseable, aunque en el PNV dicen que se trata sólo de una especulación. ¿Cuál es la verdad? Y qué importa.

Durante los últimos 25 años, la estrategia del nacionalismo llamado moderado se ha basado en la gestión del equívoco, una especie de excrecencia en clave política de las teorías sobre la utilidad adaptativa que estuvieron en boga a comienzos del pasado siglo: nada importa si las ideas, los mitos y las creencias son verdad o mentira. Lo único que cuenta es que sean útiles. Uno de los textos que mejor resume aquel pensamiento tiene el sugerente título de La filosofía del como sí.

El gran acierto del nacionalismo durante los últimos 25 años ha sido actuar -pese a toda evidencia y sin reparar en ridículos, papanatismos y vanos patetismos- como si el País Vasco fuera de hecho un Estado independiente. Durante todos esos años, esa política del como si, vertida en todos los registros y niveles de comunicación posibles, desde la Cátedra al batzoki, ha conseguido dar cuerpo a un imaginario que hoy comparten, aunque en distintos grados, la mayoría de los vascos. Habría sido estúpido que el PNV tirara ese capital por la borda tras contar los votos el 13 de mayo.

¿Quiere eso decir que Ibarretxe va a convocar una consulta sobre el derecho de autodeterminación? Es muy posible que a estas alturas no lo sepa ni él pero, en cualquier caso, si lo hiciera, lo de menos sería la consulta en sí -testimonial, sin anclaje jurídico posible y, con toda probabilidad, planteada de forma que votar no equivaldría a reconocer soy tonto-. Lo que contaría, una vez más, sería... el como si.

El gran drama del nacionalismo vasco es que, pese al consenso que ha conseguido generar en el interior, en Europa es sólo una curiosidad a veces simpática y a menudo molesta. Ha llegado el momento de abrir otro frente en el proceso. El mero hecho de convocar un referéndum -¿qué traducción de la palabra consulta se haría al alemán?- conferiría de entrada al Gobierno vasco una legitimidad que no le corresponde, pero en el teatro de la política vasca el atrezzo ha tenido siempre un papel protagonista. Además, si el Gobierno ganara la consulta, y probablemente la ganaría, ya no serían sólo los nacionalistas quienes reclaman el derecho a la secesión sino todo un pueblo, sacrosanto sintagma que no entiende de porcentajes ni de matices. Evidentemente, nada de eso solucionaría el presunto contencioso con el Estado, más bien todo lo contrario, pero tampoco se pretende arreglar nada. Se trata, de momento, de construir un teatro con más escena y con mayor aforo. Poquito a poco y paso a paso. El auténtico espectáculo está por venir.

En busca de Estella-2
Editorial La Razón 9 Julio 2001

El pacto de Estella ha muerto, y ahora de lo que se trata no es de resucitarlo, sino de firmar con Eta un Estella-2. Para ello se hace imprescindible, al menos para el PNV, que la banda declare otra «tregua» o, al menos, reduzca sensiblemente el número de atentados. Esta es la misión, como hoy informa en exclusiva LA RAZÓN, que el partido de Arzallus e Ibarreche ha encomendado a uno de sus hombres más inteligentes y discretos, José María Muñoa, uno de sus principales «diplomáticos», que ha mantenido ya contactos con los representantes de la banda.

   Los estrategas del PNV, más concienzudos de lo que permiten adivinar las simplezas y tremendismos de algunos de sus representantes públicos, han considerado que esta legislatura es su gran oportunidad, quizás la última, porque ya no les queda tiempo. Los resultados electorales autonómicos del pasado 13 de mayo, tienen varias lecturas, pero no hay quien cambie el número de votos que, de año en año y elección tras elección, merman para los escaños del mundo nacionalista y abertzale, que esta vez han ganado sólo por poco más de 30.000 votos. Sin contar con que se ha reforzado la oposición en el Parlamento de Vitoria con la llegada de un político de la talla de Jaime Mayor Oreja, que suma su liderazgo al de Nicolás Redondo Terreros.

   Habrá que prestar atención esta semana a los debates de investidura en la Cámara vasca, y en especial al grado de compromiso que el candidato Ibarreche está públicamente dispuesto a asumir. Porque si el PNV y EA quieren triunfar en su plan por la autodeterminación, tal y como han planteado las cosas, tienen que contar con la ayuda de Eta, con los mismos terroristas con los que ya pactaron en secreto los acuerdos de Estella y que les pusieron públicamente en la picota haciéndoles responsables de los nuevos atentados por no haber cumplido el plan a rajatabla.

   Así cabe ahora entender la inclusión del término «autodeterminación» en el programa del próximo Gobierno vasco, y otras actuaciones como la radicalización de los mensajes, las presiones del sector más «duro» del PNV para mantener a Javier Balza al mando de los controles de la Ertzaintza o el llamamiento del pasado sábado de Arzallus a Eta para que la banda acepte una «negociación».

   El órdago que prepara del nacionalismo vasco pasa ineludiblemente por pactar otra tregua-trampa con Eta, por llegar incluso a un acuerdo de mínima actividad. Eso es precisamente lo que se intenta ya con los primeros contactos del «enviado diplomático» de PNV realizados hasta el momento en Francia, para preparar una posterior «negociación» en la que intervendrían ya otros pesos pesados del partido.

   El nuevo Gobierno de Ibarreche está, pues, obligado a convencer a los dirigentes de la banda y presentar un éxito en este sentido, a demostrar que la paz es posible y que el precio político, la autodeterminación, es una factura asumible, que los españoles podemos y debemos pagar para que Eta deje de asesinar. Debe convencernos a todos de que no hay más salida, en un desesperado intento de huir del Pacto de Estado firmado por PP y PSOE, el gran dique que no han podido ni saltar ni fracturar, que impide poner precio político al terror y garantiza que nadie pueda sacar rendimiento político del crimen. Merece la pena recordar las palabras del socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, citadas ayer en estas mismas páginas: «Eta no va a conseguir nada, que pierda toda esperanza».

Esto es lo que hay 
Por Carlos DÁVILA ABC 9 Julio 2001

Si hay que ser descarnados habrá que afirmar, sin ambages, que el euskobarómetro de Francisco Llera es un ejercicio de melancolía inútil como todos los de su género. Su lectura atenta depara una impresión penosa; a saber: la sociología no tiene nada que ver con las elecciones. Aún puede recogerse otra conclusión: en el País Vasco sigue abundando la especie de los «sondeados mentirosos».

De ninguna otra manera se puede interpretar que, dos meses después del 13 de mayo, el euskobarómetro rectifique los resultados de aquel día. No hay duda sobre el rigor del trabajo, aunque a veces Llera en comparecencias públicas despista más de lo debido, con apreciaciones que tienen poco que ver con el compromiso constitucionalista de su partido, el PSOE, y con la insistencia en los valores que, pese a lo acaecido en mayo, devolvieron la esperanza a los votantes no nacionalistas.

El euskobarómetro es virtual y el nuevo gobierno de Juan José Ibarretxe, con su autodeterminación a cuestas, es pura realidad en esta misma semana. Hace un mes, el lendakari recibió en Ajuria Enea a todos los líderes de los partidos que se habían presentado a las elecciones, incluso, claro, al bodoque de Madrazo que, como su congénere Llamazares, desde una exigua representación, se presentaba poco menos que como ganador en las urnas. Madrazo y Llamazares aparte, dos políticos serios como Mayor y Redondo quedaron decepcionados con la contestación de Ibarretxe a un par de preguntas: ¿asume usted la posición de su antecesor Ardanza en la Academia de Ciencias Morales? ¿Piensa por tanto, que no se puede hablar ni de autodeterminación ni de soberanía hasta que ETA sea derrotada? La respuesta de Ibarretxe fue ésta, «en modo alguno».

Bueno, a partir de hoy y como diría el clásico: «esto es lo que hay». Lo que hay es un Gobierno que no tiene reparos en poner precio político a la paz y que caminará en esa dirección por ver si logra que los chicos de la gasolina y de la pistola dejen de matar a cambio de esa autodeterminación que ni cabe en España, ni cabe en Europa.

El nacionalismo no disimula esta vez, lo que no valdrá, sin embargo, para que algunos necios sigan creyendo que es imprescindible darle la razón. Pues bien, a estos habrá que preguntarles si tragan también con la autodeterminación, o sea, con la independencia. No hay más castañas.

Autodeterminación vasca con frontera en el 2005
Lorenzo Contreras La Estrella 9 Julio 2001

Al primer tapón, zurrapa, que solía decirse. Zurrapa en este caso para quienes podían ingenuamente haber esperado que después de las elecciones vascas del 13 de mayo amanecería en Euskadi una nueva etapa política significada por la gran prioridad oficial de pacificar mediante el diálogo, por una parte, y la lucha contraterrorista por otra. Pero de diálogo, nada que no se encuentre dentro de las líneas retóricas que en su día marcaron los marchitos principios nacionalistas de la famosa "solución dialogada", si por solución se entiende la llamada "construcción nacional", esa especie de pensamiento único del núcleo duro que dirige Arzallus. Y de lucha contraterrorista, nada que se distinga de lo de siempre, con una Ertzaintza al servicio de lo mismo, hasta el punto de que el nombre de Javier Balza, el discutido consejero de Interior del País Vasco, ha estado gravitando sobre las expectativas continuistas creadas en torno al nuevo Gobierno de Ibarreche.

Ahora ya se conoce cuál es la prioridad anunciada por el renovado lehendakari: el derecho de autodeterminación de Euskadi. Para lo cual, en un horizonte todavía indeciso en el tiempo, pero claramente perfilado, se anuncian consultas a la opinión pública vasca, en una especie de referendos no consultados con Madrid y presididos por el principio del famoso ámbito vasco de decisión. Es decir, una iniciación de la marcha hacia los hechos consumados. Una auténtica explotación del éxito, que dicen los militares, derivado de las elecciones autonómicas, esa gran frontera política que para los nacionalistas representa la separación del antes y el después.

Toda la literatura que acompaña al anuncio de la gran prioridad es un puro relleno retórico cargado de referencias al diálogo sin límites ni exclusiones, sin condicionantes políticos, nada que pueda plantearse a priori, lo cual deja la puerta abierta, lógicamente, a la negociación con ETA más allá de cualquier escrúpulo de signo español o estatal. En este último sentido baste invocar los recelos que han expresado los dos partidos mayoritarios de España, el PP y el PSOE, aunque este último se exprese a través de su rama vasca. El "mal asunto" que ha expresado el ministro del Interior, Mariano Rajoy, y la denuncia de la imposición vasca de un "precio político" por la paz, según los socialistas de Nicolás Redondo, son elocuentes indicios de que, a raíz del 13 de mayo, el "después" nacionalista va a ser para los perdedores de las elecciones una intolerable potenciación del "antes".

El hecho consumado que se prepara, con fecha en blanco todavía, se prefigura en la invocación de la vigencia de la propuesta aprobada por el Parlamento vasco el 15 de febrero de 1990, concretamente las siguientes líneas inequívocas: "... Este Parlamento está legitimado para promover y definir las iniciativas que tuviesen por objeto hacer posible la consecución de las aspiraciones de los ciudadanos vascos".

Este anuncio de intenciones, que pudo quedar en papel mojado con otro resultado electoral, cobra ahora un perfil dogmático e irrevocable, a través del cual se prefigura una carrera contra el tiempo hasta el 2005. Es lo que en los acuerdos o compromisos del PNV con EA se llama "un nuevo modelo de autogobierno". Un modelo que, en consonancia con el horizonte de la autodeterminación, se conecta con "la nueva realidad europea" y pretende "una política exterior vasca" definida nada menos que como "integral", con creación de "delegaciones del Gobierno vasco en el exterior". O sea, futuras embajadas.

En su retórica envolvente, los compromisos PNV-EA hablan de movilizar todos los medios humanos y materiales necesarios para la defensa de los derechos, las libertades y la seguridad de las personas. Pero los comienzos de la nueva etapa del señor Ibarreche ya se conocen: la kale borroka sigue desmandada. Los fines de semana vascos son demostraciones de cómo funcionan los derechos de la jauría callejera. Todo sigue igual. Sería candoroso pensar que, tras la investidura del renovado lehendakari, la violencia quedará reprimida.

Solidaridad con Basagoiti y error del PNV
Por Enrique de Diego Libertad Digital 9 Julio 2001

En primer lugar, transmitir mi solidaridad más completa a Antonio Basagoiti y su familia. El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Bilbao —ciudad en la que, por cierto, el nacionalismo fue minoría en las últimas elecciones— ha escrito algunos magníficos textos en la sección de “Cartas” de este diario.

Es un incremento sustancial de la violencia intentar amedrentar a las familias para doblegar a los que mantienen la defensa de la libertad. Estos atentados —sin detención alguna con una Ertzaintza que sigue bajo esa ineficacia probada que es Javier Balza— se producen en vísperas del debate de investidura de un Ibarretxe que se mantuvo en una hipócrita moderación durante la campaña para mostrarse en la radicalidad ordenada por Arzalluz, propugnando la intensificación del conflicto, pues no otra cosa es la independencia.

No estamos ni tan siquiera ante un intento separatista, con ser ello suficiente dosis de conflicto, sino ante la pretensión de pasar de una situación de pluralidad a otra de homogeneización, con un horizonte de lesiones en gran escala de los derechos humanos. Desde la noche electoral —un momento incomprensiblemente bajo de Jaime Mayor Oreja— el Partido Popular, desde el Gobierno de la nación al ex ministro del Interior llevan sesteando. Lo que Aznar calificó en el debate del estado de la nación como “compás de espera”. Ha sido uno más de los peajes pagados a una delirante interpretación de los resultados vascos. Hora es de poner punto final a esa estulticia: el nacionalismo ha cosechado los peores resultados de su historia y el constitucionalismo los mejores.

Xabier Arzalluz y su mamporrero Ibarretxe han llegado a la conclusión, tras sus pactos con Polanco y sus conversaciones con González, que en el Siglo de Oro (ya que Zapatero nos ha salido por El Quijote) hubieran sido delitos de lesa majestad, de que hay una voluntad de entreguismo tras la ficción de un reforzamiento del nacionalismo. A pesar de las notorias coacciones, del clima orangista y panserbio, que obliga a los representantes constitucionalistas a ir escoltados, el nacionalismo descendió en casi dos puntos. Bajó sensiblemente en Álava y fue derrotado en las grandes ciudades. Ha habido un rechazo de la violencia, no una apuesta por la independencia ni por el imperialismo milosévico de la Gran Euzkadi amenazando a Navarra, con el concurso del capellán trabucaire de Setién, tan fervoroso del nacionalismo y tan anticristiano. El PNV no está jugando a la estabilidad ni a la unidad de los demócratas, como era preciso, sino a la desestabilización y al deterioro de los resortes morales de una sociedad amedrentada, pero rechazando a Javier Madrazo como a un lacayo inservible y esperando a un PSE que no acudirá, pues ha resistido ya el chantaje. El PNV va hacia una victoria pírrica, fruto de la pérdida del sentido de la realidad acrecentada tras el 13 de mayo. PP y PSE han recibido más votos que nunca para, a pesar de todas las dificultades, construir partido e ir “liberando” zonas de la tiranía nacionalista. Es el caso notorio de Bilbao que, en su mejor tradición liberal, ha dejado de ser nacionalista.

Eta, bandalaje tribal
Antonio GARCÍA TREVIJANO La Razón   9 Julio 2001

Resulta muy difícil de comprender que los terroristas tengan no sólo buena conciencia de sus acciones, sino alta opinión de sí mismos como personas. No pasa en la delincuencia común ni en el crimen organizado. Sólo es comparable a la autoestima, abonada de tanta consideración ajena, de esos conocidos personajes que ordenaron asesinar y torturar en nombre del Estado. Llamamos pues asesinos a los que otros consideran héroes. Y nos preguntamos cómo es posible que personas de fuertes sentimientos familiares sean capaces de mutilar a otras familias que no interfieren la vida de las suyas.

   Los crímenes terroristas repugnan más que la producción de víctimas civiles en la retaguardia de la guerra, porque no hay reciprocidad en la fuente creadora de dolor. Pero el crimen antiterrorista los supera en perversidad, porque introduce la reciprocidad que le falta al terrorismo para convertirse en lo que desea ser: un fenómeno tan humano como la guerra. Eta padece estas leyes de la psicología social y, para no ser pura asesina, declara a lo español una guerra que, no siendo bilateral, carece del mecanismo de sedación del horror.

   La guerra no elimina todos los sentimientos compasivos. Los limita al sufrimiento padecido en el propio bando. Con la paz, la anestesia de la compasión por el dolor del otro bando se desvanece de modo tan repentino como drogó al propio para llevar a cabo la matanza bélica con buena conciencia. Millones de conflictos a vida o muerte, hicieron sobrevivir a los cerebros tribales capaces de sentir, hacia el vecino, deseos alternativos de exterminio o de colaboración, en función de un interruptor colectivo. Se sabe que los ritos de guerra, las invocaciones de los sacerdotes y las danzas o paradas militares, cumplen esa función interruptora de la conciencia del mal que se inflige al bando rival. El valor de los héroes homéricos suponía un supremo desprecio a los sentimientos comunes de humanidad. El héroe tenía que ser tan inhumano como los dioses porque enfrente había otra parcialidad inhumana a la que vencer. Pero sin terror de Estado, sin guerra bilateral, el terrorismo no deja de ser una bandería carnicera, un bandidaje político, una banda armada sin bandera, una partida sin partido, un bandalaje de fantasía, un contrabando de muertes sin bando prohibitivo de vida a los contrabandistas.

   En otros artículos he utilizado la expresión «banalidad del mal» en un sentido distinto, y más genuino, del que le dió Hannah Arendt en su informe sobre «Eichman in Jerusalem» (1958). Aunque banal sea lo insignificante, y lo rutinario haga banal lo que repite, no creo que la inconciencia de lo cruel provenga, en el terror de Estado y el terrorismo civil, de la insignificancia de la vida sacrificada o de la rutina burocrática del mal. Pues, lo insignificante, pese a su nadería en lo singular, nos impone su existencia abrumadora por doquier, y toda rutina comienza con una innovación. Sólo la locura osa eliminar la insignificancia.

   En su origen etimológico, lo banal era lo propio de un bando, lo poco significativo en la persona singular porque era lo común al grupo. Lo significativo del judío para un nazi, como lo de un español para Eta, es la intrascendencia de su existencia material en tanto que obstáculo espiritual a la trascendencia de lo ario o lo vasco. Ese abismo sentimental ya no es cuantitativo, sino de orden existencial. Por ser españolas, las víctimas de Eta no existen antes de ser matadas. De ese desprecio olímpico a lo español deriva la banalidad del mal, en los atentados que Eta ejecuta con total inconciencia de la crueldad de sus acciones y plena consciencia de la grandeza de las reacciones. Cuanto mayor sea la reacción española a la nimiedad de lo que hace, mayor será el orgullo de Eta de atribuirlo a la grandeza de quien lo hace. Sentimiento infantil y primitivo. Fantasía de bandalaje tribal.
  

Independencia igual a inicio del genocidio
Por Enrique de Diego Libertad Digital 9 Julio 2001

El nacionalismo es una pseudoreligión, un dogmatismo. No admite, por tanto, el diálogo. La utilización abusiva de tal concepto sólo responde al viejo dicho de dime de qué presumes y te diré de qué careces. Quien haya tratado a nacionalistas durante un tiempo prolongado sabrá que no han cambiado un ápice en todo ese tiempo y nunca hay cesión en los fines.

Esta legislatura el objetivo es entrar en el falso paraíso de la independencia. Hay dos condiciones objetivas puestas en esa línea: la existencia de un partido minoritario como EA que precisa mostrarse como el detentador de las esencias y la avanzada edad de Arzalluz que le impulsa a no dilatar los tiempos para pasar a la historia como el padre fundador del Estado vasco. Esta reafirmación del frentismo, exacerbada con el rechazo a IU para formar parte del gobierno, precisa de la complicidad de Eta para generar un escenario falso de síndrome de Estocolmo en el que se identifique independencia con fin de la violencia.

Es decir, se precisa una tregua. ¿La habrá? Los últimos comunicados de Eta son una crítica constante al PNV. Hay una lucha de familia por el liderazgo que está perdiendo Eta, pero en la que no está dispuesta a ceder, y pasa por el irredentismo utópico de los siete territorios históricos. El escenario del PNV de una referéndum de independencia, sin Navarra ni los tres departamentos franceses, del País Vasco –que debería conllevar otros similares para la independencia de Álava o de Bilbao de la tiranía nacionalista- no es contemplado por Eta. El entendimiento de la complicidad gradualista parece difícil en el momento presente, pues para Eta sería adoptar una posición vicaria, menor y marginal, sea cual sea el fin de la historia.

Conviene precisar que la independencia en términos nacionalistas es un concepto ideológico, no administrativo, que constituye el punto de partida de la depuración ulterior para conseguir el vasco perfecto, sólo euskero parlante (de seguro se prohibiría utilizar el castellano), con exilios masivos, persecuciones, ejecuciones de disidentes y la extensión de una policía política nacionalista encargada de obtener la pureza étnica y cultural. La independencia no es la paz sino el comienzo del genocidio. Amén de la ruina económica. La independencia es el punto de partido de un vasto proceso de ingeniería social con los derechos humanos puestos en entredicho. ¿No hay ya más de ochocientas víctimas de esa utopía reaccionaria? ¿No se está atacando ya a las familias de los disidentes? El nacionalismo es la madre de todos los totalitarismos.
  

El Foro de Ermua y ¡Basta Ya! esperan un cambio
BILBAO. ABC 9 Julio 2001

El Foro de Ermua y la plataforma ¡Basta Ya! expresaron ayer su deseo de que, en su discurso de investidura como lendakari, Juan José Ibarretxe manifieste su voluntad de cambiar la línea que ha mantenido hasta ahora el Gobierno vasco.

En declaraciones a Europa Press, el presidente del Foro de Ermua, Vidal de Nicolás, señaló que la rectificación de esa política debería ir encaminada a «garantizar a los ciudadanos de este país, nacionalistas y no nacionalistas, que se van a defender nuestras vidas y libertades, así como que se van a tomar decisiones drásticas contra ETA».

No obstante, Vidal de Nicolás se mostró pesimista sobre las posibilidades de que se produzca ese cambio, basándose en que, previsiblemente, se mantendrán las mismas personas en las Consejerías importantes del Ejecutivo vasco, entre ellos Javier Balza, en Interior, de quien dijo que ha sido «tremendamente negativo».

Por su parte, el miembro de ¡Basta Ya! Carlos Martínez Gorriarán señaló que desearía que el discurso de Ibarretxe se centrara en anunciar una política basada en asegurar las libertades. Añadió, sin embargo, que cree difícil que eso pueda ocurrir y que, más bien, lo dicho hasta ahora por el lendakari hace pensar en que su gestión irá dirigida «hacia la autodeterminación y el programa nacionalista». «Me gustaría —afirmó—que, en vez de ser un Gobierno de nacionalistas para nacionalistas fuera un Gobierno para todo el mundo, pero parece difícil que así sea».

Los radicales atacan a los familiares de los cargos públicos del PP
Colocan una bomba casera en la vivienda de unos allegados de Antonio Basagoiti
El sabotaje contra la familia del edil del PP se produce un día después del estallido de otra bomba en la casa del padre de un senador - «Nos empujan y extinguen hasta el exterminio», dice Basagoiti
OSCAR SUBIJANA El Mundo 9 Julio 2001

BILBAO.- Los radicales han decidido aumentar su presión sobre los partidos no nacionalistas. De esta forma, han ampliado sensiblemente sus objetivos. Ya no se conforman con amedrentar a los cargos públicos del PP y del PSOE en el País Vasco sino que sus familiares tampoco pueden estar tranquilos.

En apenas 24 horas, la kale borroka ha «tocado» a dos objetivos paralelos, alejados ambos de las lides de la política diaria. Domicilios de familiares o allegados a representantes políticos vascos o del Estado pero con lazos de consanguinidad en territorio vasco o navarro. Los padres del senador por Toledo, Tomás Burgos, el pasado viernes en su domicilio del barrio bilbaino de Deusto, y ayer la familia de José Manuel Gorostiza, hermano del suegro de Antonio Basagoiti, portavoz del PP en el Ayuntamiento de Bilbao.

Artefactos caseros
En los dos ataques, el mismo tipo de artefacto de factura casera: un bidón de gasolina y un petardo, dato confirmado por la Ertzaintza. Sólo cambia la hora. El ataque contra la vivienda de los progenitores de Tomás Burgos, tuvo lugar a las 11.20 horas, a plena luz del día. Ayer, la oscuridad de la madrugada fue aprovechada por los jóvenes violentos para reiterar sus actos vandálicos.

La casi simultaneidad de ambos ataques, la localización en el fin de semana y su precisión, hace pensar que el nivel de información de los grupos que practican la kale borroka es muy elevado y selectivo. Además, las víctimas ya no son los políticos en primera persona, sino sus familiares directos, en aplicación de la teoría defendida por la dirección de ETA de «socializar el conflicto».

Antonio Basagoiti hablaba ayer desde la indignación: «Este tipo de ataques lo que me recuerdan es la estrategia nazi de exterminio. Nos persiguen, nos atacan y nos empujan hasta que abandonemos en el País Vasco. Hasta el exterminio».

Basagoiti reconocía sentirse instalado en la más absoluta paradoja. «Cuando oigo y leo en los medios de comunicación que el lehendakari da prioridad al diálogo y la autodeterminación me llevo las manos a la cabeza, porque lo que no vale aquí son los diálogos trampa ni los objetivos partidistas, lo único que vale es el ámbito vasco de libertad, y esta idea última tiene que pasar por encima de cualquier estrategia partidista».

El concejal bilbaino reiteró su deseo de vivir en paz en el País Vasco, tras recordar que sobre su persona se han registrado numerosas agresiones en forma de amenazas verbales y pintadas. El de ayer ha sido el primer ataque contra bienes de su familia, aunque es una casa que frecuenta poco por su escasa relación con los propietarios.

La puerta de entrada al domicilio del tío de la mujer de Basagoiti, en la localidad vizcaína de Bakio amaneció ayer totalmente calcinada. Una vivienda de pocas alturas y de estilo vasco que sufrió graves desperfectos. Varios cristales rotos y paredes afectadas por el humo resumían el ataque contra los familiares del concejal popular.

La suerte volvió a aliarse con los moradores de la vivienda, puesto que la obligación de asistir a una boda el día anterior, les había obligado a pernoctar fuera del domicilio atacado.

Según informó el Departamento de Interior del Gobierno vasco, la explosión se produjo a las 00.55 horas en la puerta trasera de la vivienda tipo chalé, situada en el barrio de Arkizaur, de la citada localidad. La deflagración del artefacto ocasionó un pequeño incendio en este residencia que fue rápidamente sofocado por la policía municipal. La Ertzaintza informó ayer que el artefacto utilizado en Bakio se componía de un bidón con gasolina y un petardo. La Policía vasca considera que es similar al empleado contra los padres del senador del PP, Tomás Burgos.

El Gobierno recuerda al lehendakari que ocho de cada diez vascos votaron contra ETA y no a favor de la autodeterminación
Madrid, agencias ABC 9 Julio 2001

   El ministro portavoz Pío Cabanillas, recordó hoy al lehendakari en funciones, Juan José Ibarretxe, que ocho de cada diez vascos votaron
en las pasadas elecciones mayoritariamente contra ETA y en defensa de las libertades y no a favor del derecho de autodeterminación.

Cabanillas se mostró pesimista en cuanto al futuro Gobierno vasco que se conformará esta semana, visto el acuerdo de gobernabilidad que el pasado viernes rubricaron Ibarretxe y los presidente del PNV y EA.

   Cabanillas, en declaraciones a RNE, recogidas por Europa Press, explicó que el Ejecutivo "esperaba algo" del nuevo Gobierno vasco,
"que parece que no se va a producir". "Desde el principio había muy buenas palabras, se hablaba de cambiar el tono verbal del debate, se
hablaba del futuro y su relación con el resultado electoral. Pero parece ser que ni una cosa ni otra se va a plasmar de momento",
lamentó.

    Así, recordó que en lo que se refiere al resultado electoral, los vascos "mayoritariamente" votaron la lucha contra el terrorismo. "Por
eso, cuando decimos que 8 de cada 10 vascos acudieron a las urnas estamos diciendo que establecieron un mensaje fundamental de lucha
contra ETA y defensa de la libertad y de los derechos fundamentales indivuduales", explicó el ministro.

   Por eso, volvió a lamentar que el lehendakari, "como lehendakari de todos los vascos, y que asumió entonces esa "primera
responsabilidad", sin embargo, ahora demuestra que "su prioridad no es la lucha contra el terrorismo, sino un proceso de debate de
autodeterminación que incluso queda un poco ajeno a lo que es el marco constitucional"

   En cuanto al tono, tampoco ve cambios significativos y, aunque no tanto en el tono del futuro lehendakari, sí encuentra pocos cambios
en el del presidente del PNV, Xabier Arzalluz. "Cuando oimos al señor Arzalluz hablando de España como un país pobre y hablar de tiempo de fuerte tensión, vemos dos cosas: que el tono verbal no ha bajado sino que sigue en la idea de crispación y vemos que para el presidente del PNV es más fácil vivir en el conflicto permanente que en la Constitución", aseguró.

ATENTADOS A FAMILIARES DE CARGOS DEL PP
   Finalmente, y cuanto a la campaña emprendida este fin de semana por la banda terrorista ETA contra familiares de cargos electos del
PP, Cabanillas explicó que este hecho demuestra que los terroristas "ni han cambiado, ni van a cambiar", sino que siguen en la campaña
"del  acoso constante del terror, ya sea vía atentado, extorsión o a través de asesinato".

   "Esto es lo que cabe esperar y hay que luchar con todos los medios, con los Cuerpos de Seguridad del Estado. Desde aquí quiero
mostrar mi absoluta solidaridad y trasladarles algo fundamental que es que desde el Gobierno sabemos lo que queremos hacer y cual es el
camino a  seguir para luchar contra ETA", apostilló.

Estreno y ausencia
ABC 9 Julio 2001

El pleno de pasado mañana será una jornada de debut. Debutará Gorka Knorr como portavoz de Eusko Alkartasuna y debutará Jaime Mayor Oreja como jefe de la Oposición, término éste que rechaza para sí mismo en exclusiva. «Con nuestras diferencias, que sin duda las tenemos en muchas cosas, Nicolás y yo representamos a gentes muy diversas, pero con un nexo común que está por encima y es muy anterior al acuerdo o a la discrepancia política. Nicolás y yo representamos, sobre todo, a la gente que muere y sabe que puede morir por pensar de una determinada manera y en la defensa de principios tan básicos como el de la vida y la libertad no hay escalafones ni categorías».

El gran ausente será Carlos Garaikoetxea que por primera vez no estará presente en un debate de estas características.

LOS DESALENTADOS
Cuando el pasado viernes Ibarretxe proclamó el inicio de una nueva etapa —la segunda en menos de tres años— con la autodeterminación en el frontispicio de sus compromisos de Gobierno, una veterana militante socialista, bregada en la clandestinidad que para muchos supuso el franquismo, paseaba por La Concha con la memoria más mediata clavada en las caras de su hermano y de su hijo, que por posición y cargo «me pueden decir que ETA les ha pegado un tiro. Van con escolta porque si no el partido les obliga a dimitir, pero aun así, si ETA quiere, les mata».

Esta mujer, como otras muchas, trabajó en campaña, ya no sabe a cuántas concentraciones y manifestaciones ha acudido y forma parte de su rutina escuchar la radio con un punto de angustia. «Dos manzanas más allá de mi casa vive una señora que tiene un hijo en el PP y la pobre tiene que dormir con pastillas. Que te maten a un hijo es muy gordo. Yo sufro muchísimo con el mío, pero ni se me ocurre decirle que lo deje porque eso es lo que quieren. Que todos dejemos todo, que nos callemos». El 13 de mayo reconoce que «lloré hasta cansarme», pero luego recompuso el ánimo y «ya sé que ni Ibarretxe ni nadie puede acabar con ETA de un plumazo, pero hasta me ilusioné con las bonitas palabras que dijo al principio, pero ahora nos sentimos tan solos como antes. No sé qué harán Nicolás y estos y algo tendrán que hacer. Los del PP también están muy tocados, vivimos muy mal, pero no sé qué pasa que el PNV nunca pierde».

Siguiendo el paseo, se esbozaba la idea de que quizás no merecía la pena esa tristeza. «Ojalá fuera tristeza, porque la tristeza se puede combatir con la imaginación o con la esperanza. A medida que se cumplen años y se ven cosas te das cuenta de que lo peor es el desaliento porque no ves salida por ninguna parte. Cuando Ana (se refiere a la alcaldesa de Lasarte) habló del corredor de la muerte hubo quien creyó que exageraba, pero ¡qué va!, no exageró ni un pelo. Yo digo que además estamos en el corredor del desaliento, porque tanta muerte no va a servir para nada. ¿No te das cuenta de que nunca pierden?»

ETA extiende su estrategia de terror
R. P. El Mundo 9 Julio 2001

MADRID.- La socialización del terror ha calado hondo en el ámbito privado de las víctimas de ETA. En los últimos dos años y medio, trece familias de políticos y periodistas señalados por la diana terrorista han sufrido el acoso de los violentos.

Un artefacto estalló, el 23 de enero de 1999, frente a la farmacia de la hija de una concejala del PP en la localidad guipuzcoana de Hondarribia, Rosario Dorda, ataque que se repetiría en septiembre. En marzo, una bomba casera estallaba junto al domicilio de los padres del concejal socialista en Bilbao Dimas Sañudo.

El año 2000 inauguraba en Basauri la ola de ataques contra familiares; el cinco de marzo, dos personas lanzaron cócteles molotov contra la vivienda del marido de la edil del PP de esta localidad, María Pilar Vicente. A los padres del periodista Pedro Briongos, redactor jefe de El Correo, les estalló, quince días después, un artefacto en la puerta de su casa. En mayo, un grupo de encapuchados destrozaron la cafetería Arkupe de Hernani, propiedad del marido de la representante socialista en las Juntas Generales de Guipúzcoa, Izaskun Gómez. Los violentos intentaron, sin éxito, explotar el coche del novio de la concejal socialista de Irún, María Angeles Guerra a finales de agosto y, seis días después, el de la hija del concejal del PSE/EE en Andoain, Estanis Amuchastegi. En Berango, fue la hermana de la portavoz popular del Ayuntamiento de Getxo, Marisa Arrúe, quien sufrió un ataque contra su vivienda.

En lo que va de año, la farmacia de una hermana de la parlamentaria vasca del PP, Mari Carmen López de Ocáriz y, de nuevo, la librería donostiarra Lagun, propiedad de la esposa del ex consejero socialista Jose Ramón Recalde, María Teresa Castells, han padecido el sabotaje terrorista.

«Muchos vascos no tienen sus derechos más esenciales»
CARMELO BARRIO (PP) La Voz 9 Julio 2001

El secretario general del PP del País Vasco, Carmelo Barrio, aseguró ayer que «es inmoral hablar de construcción nacional, autodeterminación o independencia cuando muchos vascos no tienen la autodeterminación esencial, la de sus derechos más elementales». Barrio criticó la aspiración nacionalista de efectuar una consulta popular sobre el derecho de autodeterminación y censuró que se hable de este asunto «cuando no se da el respeto a la vida y se siguen vulnerando de manera sistemática todos los días los derechos humanos en nuestro país», indicó, en declaraciones a Efe. 

El dirigente «popular» consideró que la «filosofía» del nacionalismo está abocada a «la confrontación y eso no da esperanzas a muchísimos vascos» y criticó que el PNV «acerque» los procesos políticos al proceso de paz.
Según dijo, «la confluencia del proceso político y del proceso de pacificación es algo que todo el mundo democráticamente siempre ha denostado y ha entendido que sería algo como ceder a ETA, y, sin embargo, hoy la prioridad para el lendakari Ibarretxe y para el PNV es hablar de autodeterminación». Para Barrio, «lo primero es acabar con ETA para luego poder hablar con libertad de conceptos políticos».

«Este debate no es el mejor camino para la unidad»
JOSÉ BLANCO (PSOE) La Voz 9 Julio 2001

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, aseguró ayer que plantear el debate sobre la autodeterminación «no es el mejor camino para reconstruir la unidad de las fuerzas democráticas» en el País Vasco ni tampoco lo es para alcanzar el «que debe ser el principal objetivo, el de la pacificación».

Blanco, que clausuró en Ciudad Real la Conferencia Política y el Comité Federal de Juventudes Socialistas de España (JSE), valoraba de manera negativa la decisión de la coalición nacionalista PNV-EA de plantear, a lo largo de la legislatura que comenzará el miércoles próximo, una o varias consultas, sin carácter vinculante, para demostrar que existe una aceptación mayoritaria de la autodeterminación entre el pueblo vasco.

El dirigente socialista afirmó que el principal problema del País Vasco es la violencia y el terrorismo y que posturas como la que quiere tomar el futuro Ejecutivo de Vitoria no ayudan a alcanzar el necesario entendimiento entre las fuerzas políticas que debe llevar a la consecución de la paz.
Para Blanco, poner en el primer lugar de las prioridades de la acción de Gobierno la autodeterminación es escoger el «camino equivocado para alcanzar la paz».

Los hispanohablantes se convierten en una minoría mayoritaria en EE.UU. según el instituto Cervantes
Madrid. Agencias ABC 9 Julio 2001

En Estados Unidos hay actualmente 35,3 millones de hispanos que suponen el 12,5% de su población total y que se han convertido en
una minoría mayoritaria, según se recoge en el anuario del Instituto Cervantes correspondiente al año 2001, "El español en el mundo".

El anuario, publicado por el Círculo de Lectores y Plaza y Janés, llega este año a su cuarta edición y ofrece una visión actualizada del español en el mundo, donde se aborda la  actualidad demográfica y lingüística y el español como recurso económico. Además, incluye un informe sobre el judeoespañol, una lengua prácticamente desaparecida.

Según señala el anuario, presentado hoy por el director del Instituto Cervantes, Jon Juaristi, los hispanos han aumentado el 60% desde el anterior censo de 1990 (entonces eran 22,4 millones). La propia Oficina del Censo advierte que no constituyen una raza determinada, sino que el factor que los identifica es el español, la lengua que utilizan el 78% de ellos.

Asimismo, la composición demográfica de la población hispana en Estados Unidos muestra un potencial de crecimiento muy acusado,
por la natalidad y la emigración, con clara tendencia a ampliar la distancia que la separa de la población negra. El informe señala que los hispanos se ubican en los Estados con mayor peso político, económico y cultural del país. Así, en California representan el 32% de la población con 11 millones de hispanos; en Tejas hay más de 6,7 millones (32%); en Nueva York 2,8 millones (15%); en Florida 2,7 millones (17%); y en Illinois 1,5 millones, el 10% de la población del Estado.

Ya en cada uno de los Estados, los hispanos sienten preferencia por establecerse en las grandes ciudades, como Nueva York, Los Angeles, Chicago, Houston o en el condado de Miami-Dade, con 1,3 millones de hispanos que constituyen el 57,3% de la población. Según señaló Juaristi, estos datos de la concentración de hispanos en los estados más importantes y en las grandes ciudades acentúa las posibilidades de "vivir en español", e impulsa la presencia de la lengua española en los medios de comunicación, en los servicios y en la actividad económica.

En este sentido, el anuario indica que en Estados Unidos existen más de 300 periódicos hispanos, 528 emisoras de radio en español y dos grandes cadenas de televisión, Univisión y Telemundo, que transmiten también a otros 64 países.

Paco Vázquez: con todos
Pilar FERRER La Razón 9 Julio 2001

En La Coruña le definen como el Alcalde de todos. Y para todos. Así lleva Paco Vázquez dieciocho años al frente del municipio coruñés, donde le votan la izquierda, la derecha y hasta algún que otro nacionalista gallego. Piensa que su secreto es ser, precisamente, «muy coruñés». O sea, abierto, con un toque cosmopolita y nada sectario. Veterano militante socialista, lo mismo se baila una «muñeira» en el barrio de Los Castros, donde nació, que se toma unos vinos con militantes del PP por la Plaza de María Pita. Vázquez es una especie de islote en el océano popular que gobierna Galicia. Sin pelos en la lengua, de creeencias arraigadas, actúa como tal. Hace muchos años, una tarde en el Congreso, se salió del hemiciclo para no votar con su partido el cuarto supuesto de la Ley del aborto. Es un gran defensor del derecho a la vida.

   Nacido bajo el signo de Aries, es sincero, algo caprichoso, muy visceral. De trato agradable, correcto y educado, si alguna vez se enfada, a los dos minutos ni se acuerda. Respetuoso con todos, se lleva de maravilla con Manuel Fraga, a quien evitó criticar en el reciente acto celebrado en Culleredo para conmemorar el sesenta y cinco aniversario del primer estatuto de Galicia. Allí se marcó un buen lacón con grelos con José Luis Rodríguez Zapatero, con quien mantiene buena relación aunque es muy crítico con un posible pacto electoral de los socialistas con el Bloque. Pese a su marcado acento gallego, ejerce de castellano-hablante y se niega a oficializar el topónimo de A Coruña : «Es, pura y llanamente, un cachondeo» . Avezado lector, le apasiona la historia y la figura de Napoleón. Lee de todo y a todas horas, a costa del sueño. Textos de viajes, exploradores, autores como Rosalía de Castro, Vicente Aleixandre y Carmen Martín Gaite, son sus favoritos. Aborrece el teléfono móvil, procura usarlo poco. Como buen gallego, le encanta comer, si bien ahora está a dieta. El motivo es la boda de su hija Elena, el próximo tres de agosto : «Tengo que cuidar la línea para ser un padrino presentable».

   De manera que se limita a consomé, tortilla francesa y zumo de naranja. Carismático edil desde hace tanto tiempo, tiene la virtud de saber estar en el lugar adecuado, en el momento adecuado. Ha cambiado la faz de su ciudad de arriba abajo y ciñe sus ambiciones políticas a La Coruña. Cuando alguien le insinúa otras tareas, se limita a esbozar una mueca de risa y suelta sin tapujos : «Eso es una gran carallada». Pues vale.

La Organización para la Unidad Africana adopta el español como lengua oficial
EFE Libertad Digital 9 Julio 2001

El español ha sido adoptado como lengua oficial de la Organización para la Unidad Africana (OUA), en igualdad de condiciones que el inglés, francés, portugués y árabe, según han informado este lunes portavoces del organismo panafricano en Lusaka (Zambia). La decisión ha sido aprobada a propuesta de Guinea Ecuatorial.

La decisión de adoptar el español como lengua oficial ha sido aprobada después de que Guinea Ecuatorial presentara una propuesta en este sentido en una reunión de los ministros de Asuntos Exteriores de la OUA que ha concluido en la madrugada del lunes. El encuentro de los cancilleres africanos ha tenido como objetivo preparar la 37 cumbre ordinaria de la organización, que se inicia este lunes en la capital de Zambia.

Según han explicado los portavoces de la OUA, la iniciativa guineana ha recibido el apoyo de prácticamente todos los países, después de superar algunas reticencias que giraron en torno al aumento del presupuesto –en torno a unos 500.000 dólares– que exige el servicio de traducción y la emisión de documentos oficiales.

Recortes de Prensa   Página Inicial