AGLI

Recortes de Prensa     Domingo 15 Julio   2001
#Evitar otro Leizarán
FERNANDO SAVATER El País 14 Julio 2001

#¿Cómo se supera la Constitución?
Editorial La Razón 14 Julio 2001

#Ibarretxe debe anteponer a las víctimas
Impresiones El Mundo 14 Julio 2001

#El «conflicto» en Europa
Editorial ABC 14 Julio 2001

#El ámbito español de defunción
Ignacio SÁNCHEZ CÁMARA ABC 14 Julio 2001

#Complejos de culpa
Enrique de Diego Libertad Digital 14 Julio 2001

#Torcuato al revés
Lorenzo CONTRERAS La Razón 14 Julio 2001

#EL CAÑERO: Un cura miserable
Carlos HERRERA, cherrera@andalucia.net ABC 14 Julio 2001

#ETA asesina a un concejal de UPN en Leiza con una bomba lapa adosada a su furgoneta
AGENCIAS El País 14 Julio 2001

#Un grupo de radicales ya incendió hace un año el vehículo del concejal asesinado
MADRID. Agencias ABC 14 Julio 2001

#Aznar advierte a Ibarretxe que está dispuesto a dialogar, pero no sobre el pacto constitucional
MADRID. Luis Ayllón ABC 14 Julio 2001

#Diálogo «sin exclusiones»
Cartas al Director ABC 14 Julio 2001

#Varios encapuchados atacan las oficinas de Correos y un cajero en Rentería
BILBAO. Agencias ABC 14 Julio 2001

#El PSE recuerda que en el País Vasco se violan derechos básicos
VITORIA. J. J. Saldaña ABC 14 Julio 2001

#El TSJ de Castilla y León revoca la decisión de colocar «ikurriñas» y carteles bilingües en Treviño
Redacción - Valladolid.- La Razón 14 Julio 2001

#La distancia
TONIA ETXARRI El Correo 14 Julio 2001

#ELA dice que la Ertzaintza vive el «mayor desorden organizativo de su historia»
BILBAO EL CORREO 14 Julio 2001

#Las subvenciones de CiU a colegios de élite erosionan la credibilidad de Mas
J. M. MARTÍ FONT Barcelona El País 14 Julio 2001

#La Casa de América y el Cervantes se alían para promover la lengua española
MADRID. A. Astorga ABC 14 Julio 2001



Evitar otro Leizarán
FERNANDO SAVATER El País 14 Julio 2001

Fernando Savater es catedrático de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid.

Hace pocos meses, pronuncié en Palma una conferencia sobre el conflicto entre el nacionalismo étnico y la ciudadanía democrática. Fue en un recinto universitario, ante un público mayoritariamente joven, en el cual no faltaban algunos nacionalistas baleares de tendencia independentista. Pese a que al principio exhibieron unas pancartas insultantes, a las que ni el resto de los asistentes ni desde luego yo dimos demasiada importancia, el coloquio transcurrió por cauces perfectamente civilizados. En cierto punto, un muchacho me espetó con el tono de quien asevera lo irrefutable: 'Como a mí nadie me ha preguntado si quiero pertenecer a este Estado, puedo decir que vivo bajo la opresión'. Le respondí en tono ligero que, efectivamente, la costumbre de preguntar a los neonatos en la pila bautismal -¿o quizá el día de la confirmación?- a qué Estado les gustaría pertenecer aún no estaba demasiado extendida; pero que, aun cuando se generalizase, tropezaría con serias dificultades prácticas si el recién llegado solicitaba su incorporación a un Estado por el momento inexistente. Como cada nuevo Estado se teje con pedazos de otros, no es fácil hacerlos a medida de cada cual: es cosa que lleva su tiempo, y a veces sus costuras se cosen con hilo color rojo sangre. De ahí que parezca más inmediatamente operativo reivindicar, sea cual fuere el Estado al que pertenezcamos, el respeto institucional a los derechos sociales, políticos y culturales de cada uno de nosotros. La ciudadanía, en fin.

He tenido ocasión de recordar este diálogo cuando, con motivo de la investidura del lehendakari Ibarretxe, ha vuelto a hablarse de autodeterminación en el País Vasco. Como cuestión de principios, me parece ya un debate poco fructuoso: volver otra vez a darle vueltas a si se trata de un derecho inalienable o de un proyecto político de unos partidos determinados, a cuál es su sujeto colectivo, a si se trata de una urgencia social mayoritaria o de una preocupación impuesta por la presión terrorista, etcétera. resulta fatigoso y probablemente estéril después de tantas argumentaciones intercambiadas sobre el tema durante los últimos años. En el terreno abstracto, poco de lo que podía decirse aún no se ha dicho y el margen de persuasión parece ya reducidísimo. Si la cuestión se plantea de nuevo, habrá que afrontarla desde otros parámetros: económicos, por ejemplo. Es preciso que quienes reivindican el derecho de secesión comiencen a conocer efectivamente las implicaciones inmediatas de su anhelo. La CAV viene recibiendo del resto del Estado español inversiones, infraestructuras, turismo, trato comercial privilegiado y otras bicocas que han ayudado a que sus recursos por habitante dupliquen hoy los de otras comunidades autónomas. Todo ello debería comenzar a revisarse en cuanto un hipotético proceso soberanista se pusiera realmente en marcha. Sería chocante que el País Vasco se independizase de España financiado por España. Puede que parte del electorado nacionalista crea que una Euskadi independiente tendría cuanto tiene ahora más todo lo que ya no habrá que repartir con el resto de los españoles, y sería bueno sacarles cuanto antes de su error. No sólo de grandes palabras vive el hombre...también hay que hacer cuentas. Especialmente si alguien pretende levantarse de la mesa de juego común cuando va ganando.

Pero de momento todo esto no son más que simples especulaciones. Hoy por hoy, hablar de autodeterminación y establecer pasos más o menos demorados que administren prudentemente el sentimiento independentista es ante todo, para los partidos nacionalistas, un seguro de vida frente a ETA, cada vez más desarbolada políticamente y por tanto más impaciente, más peligrosa. Si los nacionalistas dijeran abiertamente que todo objetivo soberanista queda aparcado mientras no desaparezca la violencia y hasta que el pluralismo político de la sociedad vasca se normalice tras la desaparición del terror, se estarían quitando la venda que ahora les protege y el olor de su sangre podría atraer a los tiburones que mientras tanto se ceban en otras presas. De modo que seguirán hablando en los próximos meses y quizás años de autodeterminación, consultas al pueblo y el resto de los rituales apaciguadores que por el momento mantienen alejados a los asesinos. Alejados de unos pero más próximos a otros, claro está. Por mucho que se lo pidamos, es difícil convencer de que cambien de estrategia a quienes sólo obtienen hoy de ella beneficios, nunca pérdidas.

Sin embargo, en el debate de investidura se oyeron con todo algunas cosas importantes. La primera de ellas resonó en la Cámara antes de que comenzara propiamente la sesión y a mi juicio se le ha dado poco realce. En el texto de condena al asesinato del policía nacional leído por Atutxa, se habla sin rodeos de poner todos los medios para derrotar a ETA, el verdadero enemigo del pueblo vasco. ¿Derrotar a ETA? Si no me equivoco, es la primera vez que en tan distinguida asamblea se menciona ese término, en lugar de las habituales jaculatorias sobre que no debe haber vencedores ni vencidos. Por pedir semejante contundencia hemos sido anatematizados muchos en el pasado: ahora ya nos encontramos en más ancha compañía. Sólo falta sacar las debidas consecuencias y no sólo en el imprescindible terreno policial y judicial, sino también en el educativo e informativo. No basta con perseguir a los etarras existentes, hay también que poner los medios para intentar que no aparezcan otros nuevos, evitando la promoción del discurso etnicista y excluyente que -sin quererlo o queriéndolo a medias- los legitima. Y apoyando y respetando el discurso opuesto, aunque sea en ocasiones crítico con el nacionalismo, en lugar de tacharlo constantemente de franquista, colonialista, pagado por el oro de Madrid y demás lindezas. La realidad hoy es muy distinta. Baste un solo ejemplo: mientras la revista infantil Kili kili, denunciada por ¡Basta ya! por alternar a las hermanas Gilda con loores a etarras encarceladas, ve reforzadas sus subvenciones y se reparte liberalmente en las escuelas...la revista Papeles de Ermua, publicada por el foro del mismo nombre, se ha visto rechazada por más de mil quioscos de prensa de la CAV y Navarra, que se niegan a venderla (para suscriptores intrépidos, su e-mail es: papelesdeermua@hispavista.com). La derrota de ETA pasa sin duda también por invertir estas situaciones, en lugar de maldecir a los 'crispadores' que las sacan a la luz.

La otra cosa importante, ésta sí convenientemente resaltada, fue que Ibarretxe proclamase al Parlamento vasco como el foro más adecuado para debatir sobre pacificación. En efecto, habiendo tal organismo democrático salen sobrando nuevas 'mesas' de más o menos patas, diálogos subrepticios entre los que mueven el árbol y los que recogen las nueces, o fantasmales 'conferencias de paz' que pretenden representar otra vez fuera de las instituciones a quienes ya están representados institucionalmente. Algunos malpensados creemos, por ejemplo, que lo que pretendía el nacionalismo gubernamental a través del simposio convocado por Elkarri para el próximo curso era una reedición no de Lizarra, eso nunca llegó a funcionar, sino de Leizarán, algo que desgraciadamente funcionó y demasiado bien. En el debate en torno al trazado de la célebre autopista intervinieron grupos políticos radicales junto a ecologistas, constructoras abrumadas por los gastos de seguridad de la obra y bribones que sacaron tajada económica de esos justificados temores, partidos políticos deseosos a toda costa de componenda y otros que tuvieron que cargar con el sambenito de la instransigencia por defender la legalidad democrática (saludemos al paso a gente valiente de EA como Imanol Murua). El resultado final fue que ETA se dio cuenta por primera vez de hasta qué punto era capaz no ya de combatir al Estado sino de controlar y dirigir desde fuera de él lo que se hacía o dejaba de hacer en el País Vasco. Los 'mediadores' quedaron satisfechos de su empeño como mamporreros y los terroristas aprendieron cómo se conquistan nuevas escenas de poder: los ilusos creyeron sin embargo que todo había concluido 'bien'. Hubo quien se negó hasta el final pese a todo a lo que Vázquez Montalbán llamaría la necesaria 'complicidad mediática': José Luis López de la Calle escribió una y otra vez protestando contra el indigno cambalache, hasta que por ello perdió su colaboración en el Diario Vasco, no sin la anuencia de algún alto cargo socialista -¡ay!- de la época. Y después pasó lo que todos sabemos ya que pasó.

A mí me ocurre como a Ibarretxe, por no volver a mencionar a Madrazo (que finalmente ha votado su investidura, pese a los desaires, en un acto conmovedor de mendicidad política): tampoco tengo una receta para conseguir mañana acabar con la violencia en Euskadi. En cambio sé lo que debe ser cuidadosamente evitado, si queremos realmente derrotar a ETA: hay que impedir la reedición de Leizarán. Quiero pensar que eso será más fácil en el Parlamento que fuera de él, sobre todo si ahora los partidos se resisten a la tentación de fingir quedar bien cediendo al mal.

¿Cómo se supera la Constitución?
Editorial La Razón 14 Julio 2001

El presidente del Parlamento vasco, Juan María Atucha, ha cumplido su misión institucional de informar al Rey de la investidura del presidente del Gobierno de esa comunidad autónoma. Un gesto, por supuesto, irreprochable. Pero Atucha ha aprovechado la visita para abundar en la tesis del PNV de que «respeta el marco legal» (Constitución y Estatuto), pero que «aspira a superarlo». Por supuesto, con el habitual intangible del «respeto a la voluntad de los vascos». El argumento es, como siempre, tan ambiguo como sibilino. El PNV no dice que pretenden una modificación constitucional, sino la «superación». Apuntan, por tanto, a la liquidación de la Constitución y, lo que es más grave, del marco político y jurídico que ella consagra. En resumen, que no quieren una Constitución española, sino otra cosa que no terminan de definir.

   Sería interesante que el PNV, además de sus pronunciamientos filosóficos, empezara a decir nítidamente cuál es el método que van a em- plear para «superar» la Constitución, y cuál es el resultado a que aspiran si lograsen superarla. Muchos de sus votantes se aclararían. El resto de los españoles cada vez lo tiene más claro.

Ibarretxe debe anteponer a las víctimas
Impresiones El Mundo 14 Julio 2001

El cuarto aniversario del asesinato del concejal del PP Miguel Angel Blanco sirve para conmemorar a todas las víctimas de la barbarie etarra. Por ello resulta indignante que el párroco de Ermua se haya negado a oficiar un responso por su memoria. El vicario José Luis Iza ha intentado justificar su insolidaridad aduciendo la igualdad entre los cristianos y la presencia en el cementerio de dirigentes del PP que, dijo, convertiría la ceremonia en un «acto político». Tanto cinismo es inexplicable. Como lehendakari, Ibarretxe debe hacer lo imposible para paliar la soledad que sufren los agredidos y sus familias. Su primer acto oficial resulta prometedor: acudió a un homenaje a las víctimas de ETA donde comprobó, de boca de los amenazados, el terror que padecen los no nacionalistas en el País Vasco. Pero los gestos no son suficientes. Como apuntó ayer Javier Arenas, el reto de Ibarretxe es liderar el espíritu democrático de Ermua.

El «conflicto» en Europa
Editorial ABC 14 Julio 2001

Una de las bases del discurso de investidura de Ibarretxe fue la proyección exterior del País Vasco, referida fundamentalmente a Europa, aunque también a Madrid, incluida en el concepto de lo extranjero que maneja el nacionalismo. La ensoñación europea del PNV sigue anclada en los tiempos del franquismo y sus dirigentes siguen pensando que Europa será el foro amable y receptivo a sus exigencias de autodeterminación. Pero el tiempo no ha pasado en balde y la democracia española, a pesar de la baja calidad que le diagnostica Arzalluz, es respetada en Europa y apreciada como un modelo de convivencia, mientras el problema vasco se percibe, cada vez con mayor nitidez, como un anacronismo decimonónico. Para entender lo que pasa más allá de los Pirineos, y comprobar cómo se toma Europa algunos epígrafes del índice del conflicto político vasco, el PNV e Ibarretxe deberían asomarse a los últimos acontecimientos. Por ejemplo, la llamada «soberanía» fiscal, que empieza y acaba en el Concierto -y éste en la Constitución y el Estatuto-, ha sido amonestada con severidad por las instituciones comunitarias, que han declarado ilegales las «vacaciones fiscales» y ordenado a las empresas beneficiaras que devuelvan las ayudas. Faltó tiempo para que el nacionalismo mediático apelara al victimismo y denunciara el contrafuero de Bruselas, con la conclusión de que estas cosas pasan porque el País Vasco no tiene voz propia en Europa, no porque se haya abusado de los privilegios fiscales que tienen las Haciendas forales.

En cuanto al terrorismo, en Europa ya no vende su etiología política y está reducido a una forma brutal de delincuencia. En este terreno, los Gobiernos francés y español han suscrito un acuerdo que mejorará sustancialmente la lucha antiterrorista. El acuerdo tiene cuatro compromisos de las autoridades galas: la entrega temporal de etarras detenidos en Francia para que sean investigados y juzgados en España y luego devueltos a la justicia francesa; la intervención de policías y fiscales españoles en los interrogatorios inmediatos a la detención del etarra; la entrega directa de documentos incautados a los terroristas; y el enjuiciamiento de etarras extraditados por los delitos cometidos en España y los de menor gravedad perpetrados en Francia. Además, el Gobierno de Jospin apoyará en Bruselas la orden europea de detención y entrega inmediata, que ya cuenta con el respaldo de Bélgica, Portugal, Italia y Reino Unido y que será presentada por el comisario Antonio Vittorino al Consejo de Ministros el próximo mes de septiembre.

Estas respuestas europeas deberían mover a Ibarretxe y al nacionalismo a no persistir en la teoría del conflicto con España como causa de todos sus males, y a asumir que su política y su discurso endogámicos e introvertidos empiezan a plantear otro conflicto, pero esta vez real y con Europa.

El ámbito español de defunción
Por Ignacio SÁNCHEZ CÁMARA ABC 14 Julio 2001

No sé quién se inventó esa estrafalaria costumbre de otorgar a los gobiernos cien días de presunción de eficacia y de cuarentena crítica. Se diría que invadir Polonia o gasear a la oposición antes de cumplirse los cien días de la toma de posesión fueran conductas susceptibles de evaluación sólo después de tan redondo y generoso plazo. Las miserias y los errores políticos y morales no tienen ni tiempo de tolerancia ni fecha de caducidad. No sé por qué hay que esperar a octubre para criticar las barbaridades cometidas en julio. Mas para los partidarios de tan generosa cuarentena, pueden tener estas líneas ficticia fecha otoñal.

La actitud y las propuestas de Ibarretxe confirman los peores presagios, pues sólo entrañan una condena condicional del terrorismo, ya que no otra cosa significa su pretensión de cambiar paz (es decir, el final de los crímenes unilaterales) por autodeterminación (es decir, independencia para hoy, mañana o pasado mañana). Lo bueno que tiene el terror es que aclara las cosas y borra los matices. Quien no está en su punto de mira, o bien le favorece o no le molesta demasiado. Y el PNV no perturba a ETA, al menos en esta etapa concreta de su devenir totalitario. Mañana sería otra cosa. Quien no está contra nosotros está con nosotros, pueden decir los terroristas.

Por mi parte, propongo que contemplemos el gobierno de Ibarretxe desde la perspectiva del daño que inflige a los terroristas. El «buen separatista», como le calificó magistralmente César Alonso de los Ríos, es para ETA o un involuntario aliado ocasional o acaso un tonto útil. Aunque para útiles, ignoro si además tontos, tampoco hay que olvidar a ese nutrido grupo de constitucionalistas, al menos en la intención, sobre todo compuesto por socialistas y miembros de Izquierda Unida, que, extraviados política y moralmente e ignorantes de la historia, se empeñan en la solución negociada, ignorando que la naturaleza totalitaria de una de las partes convierte al pacto en una mascarada y que el diálogo y la democracia son precisamente vías que excluyen la violencia, no métodos para salir de ella. Quien acepta dialogar, abandona la violencia. Pero quien quiere hablar sin dejar las armas no quiere verdaderamente hablar sino vencer y destruir al adversario. Y quien hace concesiones por miedo ni es valiente ni es libre. ¡Qué miseria moral alberga la actitud de quienes están dispuestos a conceder algo o todo a cambio de que ETA les otorgue generosa su derecho a la vida! ¡Qué síndrome de Estocolmo seudoconstitucionalista!

Es justo la antítesis de la ejemplar actitud de Edurne Uriarte y de Mikel Azurmendi, que acaban de recibir el premio a la convivencia de la Fundación Miguel Ángel Blanco, y de otros como ellos. Ellos son la esperanza para el País Vasco y para España toda y no los que renuncian a la condición de ciudadanos para aspirar a convertirse en súbditos de una banda terrorista que se erige en dispensadora de derechos y libertades. Además de que transigir hoy sería un agravio añadido al dolor de las víctimas y de sus familiares. ¿Para qué habrían muerto Luis Ortiz y todos los que le han precedido? ¿O es que no vale la vida de Luis Ortiz infinitamente más que el «derecho» de la mitad de los vascos a separarse de la otra mitad y del resto de los españoles?

El terrorismo es la continuación de la política secesionista del nacionalismo vasco con otros medios. Entre los malos y los tontos, se nos pueden terminar escapando, como agua entre las manos, España, la libertad y la dignidad, cuando no la vida. El «ámbito vasco de decisión» es una falacia, una entelequia y un eufemismo. Lo verdaderamente real es el ámbito español de defunción.

Complejos de culpa
Por Enrique de Diego Libertad Digital 14 Julio 2001

El nacionalismo tiene bula o contiene algún elemento homeopático que promueve la estupidez. El debate de investidura de Ibarretxe ha sido un fraude parlamentario, en el que un aventurero ha practicado la más estricta ceremonia de la confusión. ¿Alguien se imagina el escándalo mayúsculo si Aznar llegara al debate de investidura y dijera esto lo dejo para un pleno ulterior, y esto otro, y lo de más allá? ¿O las sensatas críticas que se dirigirían a un político con responsabilidades de gobierno si aventando palabras como independencia o estado-nación lo único que concretara es si es malo hablar de eso?

Sin embargo, y en relación con lo de la estupidez, el editorial de “El Mundo” certifica “debate de altura en el Parlamento vasco” y el del diario “El País” sentencia que hay “cambio de tono”. Normalmente los editorialistas de los periódicos suelen ser la gente peor informada, porque nunca está en los sitios y sus horarios de cierre suelen ser leoninos con lo que suelen escribir de oídas o sobre aspectos parciales de la jornada. Ni altura ni cambio de tono. Un Ibarretxe radicalizado hasta la irritación mostró con muy malas formas su malestar por la existencia de una alternativa sólida, ampliamente respaldada, que representa al País Vasco liberal, tolerante, que apuesta por la pluralidad concreta que representa hoy España como sociedad abierta. Al tiempo, el nacionalismo nunca fue más inconcreto, y al tiempo más fundamentalista. Sabe a dónde le gustaría ir, pero no sabe ni cómo, ni cuándo, ni por qué camino, ni para qué, sólo impulsado por sus propias ensoñaciones fuera del tiempo histórico, con un siglo de retraso, a una Europa que evoluciona por la senda contraria a los nacionalismos, en sus antípodas. El nacionalismo es una religión que se ha quedado sin paraíso.

¿Por qué, pues, esa bula? ¿Por qué esa tendencia a comprender lo incomprensible o esa costumbre de los medios de comunicación de analizar como sesudas cuestiones las más mínimas patochadas surgidas del delirium tremens nacionalista? ¿O es que, por ejemplo, alguien se cree que Ibarretxe es un político de altura o un parlamentario de fuste? La bula, tan patéticamente superlativa en los medios de comunicación desde el 13 de mayo, no es otra cosa que la excrecencia de los complejos de culpa que el nacionalismo aventa y que atenazan a algunas personas influyentes, por su colaboración con la dictadura, como es el caso de Polanco o Juan Luis Cebrián o Haro Tecglen, de las grandes familias del régimen pasado como los Barreiros y los Queipo de Llano, más el añadido de cierto progresismo de salón ayuno de lecturas, que adopta una posición de complejo de inferioridad ante el nacionalismo, como siempre hizo ante cualquier totalitarismo hasta devenir en compañero de viaje, y no me refiero a Madrazo que no pasa de lacayo.

El nacionalismo vasco, en realidad, está en un mal momento. En uno de esos en los que al borde del abismo tiene la tentación de dar un decidido paso al frente. Lo preocupante no es la inquietante necesidad de una huida hacia delante que siente el PNV, sino la complicidad marchita de esos complejos de los supuestos líderes de opinión, a los que se vienen resistiendo con gallardía –algunos con heroísmo, como los cargos públicos del PSOE y el PP en el País Vasco- los ciudadanos españoles favorables a la sociedad abierta.

Torcuato al revés
Lorenzo CONTRERAS La Razón 14 Julio 2001

Lo primero que a uno le viene a la mente cuando repara en la intención nacionalista vasca de «revisar» el Estatuto de Guernica para dar paso a «otra situación», es la doctrina elaborada en su día, y puesta en práctica, por los autores de la transición política española. La figura de Torcuato Fernández Miranda se yergue majestuosa sobre el telón de su recuerdo. Se trata entonces, a la muerte de Franco, de conseguir la gran mutación, vía Ley de Reforma Política, aprobada en referéndum. Según el concepto acuñado por el gran doctrinario del Régimen, convertido en preceptor del Rey, se pasaba de la ley a la ley. O sea, una legalidad antitética hacía posible su contraria. Quedaba sentado un precedente o, si se prefiere, surgía una fórmula original, base del futuro «milagro español».

   Evidentemente era una distorsión necesaria para evitar males mayores. Y como parte del franquismo, la más atenta a la necesidad del cambio, estaba por la labor, la mutación se produjo. Pero una cosa es cargarse una dictadura y otra muy distinta acabar con una legalidad democrática basada en una Constitución, para dar paso a la cristalización de un separatismo bajo el pomposo nombre de un «ámbito vasco de decisión» o, como ahora se dice, el soberanismo de Euskal Herria.

   La altísima cota da autogobierno que el País Vasco ha conseguido al amparo del repudiado Estatuto es la mejor prueba de que la ingeniería política de la transición española es ahora imitada desde Vitoria en clave de contrabando. No es liquidar una dictadura, sino consolidar la que por vía de hecho, bajo la cobertura de los tiros y las bombas de Eta, se ha ido perfilando con exclusión de quienes la rechazan. La hipocresía de Ibarreche ¬debidamente asesorado en su perverso designio¬ intenta revestir de pulcritud formal una monumental estafa política. La pretendida «comisión de alto nivel», ideada para negociar sin Eta, con Madrid, casi todos los postulados de la banda, a ser posible con otra «tregua trampa» o, en su defecto, bajo la presión de las bombas capitalizables, se plantea por Ibarreche en el marco de su investidura como «lehendakari», y no antes, durante la campaña electoral vasca.

   Es la novedad, el proyecto de eliminación de la ley sustantiva. La autonomía vasca no se hace el harakiri, como hizo el franquismo, sino que le propina una puñalada trapera al Estado español que regaló al nacionalismo vasco un Estatuto que nadie en sus filas habría soñado antes. Y desde las posibilidades que brinda ese Estatuto se urde esta sibilina conspiración. De modo que lo teóricamente inservible, obsoleto y superado es la inmejorable plataforma, el estupendo trampolín para hacer desde Ajuria Enea un torcuatismo al revés.

EL CAÑERO: Un cura miserable
Carlos HERRERA, cherrera@andalucia.net ABC 14 Julio 2001

Un miserable es como un nenúfar: sobrevive bien visible a los pequeños maremotos de los estanques. Los días que vivimos, que a veces parecen agua estancada, nos han brindado suficiente cháchara como para olvidar que un profesional de la peor miseria campa a sus anchas como ratón de sacristía: Celia Villalobos ha conseguido superar su propia marca de estulticia; Javier Madrazo ha puesto precio a su ideología; los pilotos del SEPLA han demostrado largamente que lo que quieren es acabar con Iberia y con sus trabajadores logrando que la compañía cierre la ventanilla por unas horas; Ibarretxe insiste en que lo que les interesa a los vascos no es tener mejor vivienda, mejor sanidad, mejores carreteras, menos impuestos, sino más referéndums... y ETA ha vuelto a matar.

Sin embargo, me sigue perezoseando por la memoria la actitud de un cura, un cura vasco, que ha negado un responso a un asesinado por otros vascos. Es un cura incardinado, por lo visto, en la mejor tradición de curas cobardes o curas colaboradores, que de los dos ha habido; cura bajo cuya sotana han revoloteado como polluelos tantos asesinos, algunos de ellos hoy parlamentarios. Ese cura, símbolo de tantos curas, no ha querido rezar ante la tumba de Miguel Ángel Blanco y la manada de timoratos que conforman la Conferencia Episcopal española no ha hecho sino callar, que es lo que lleva haciendo media vida.

Su obispo, el tal Blázquez, no ha abierto la boca y el resto de señoritos vestidos de negro no han alzado su voz siquiera un milímetro. ¿En qué clase de Iglesia pretenden que crean los asombrados fieles que solo oyen a sus pastores bramar por un condón y no por el absentismo cristiano de uno de sus funcionarios? El cura campa a sus anchas y el estupor también, siquiera mitigado por la costumbre a la que nos han sometido los usos de aquél Setién que estaba -y está- más cerca de los asesinos que de los asesinados. Totorica, alcalde de Ermua, ha negado el polideportivo en el que EH pretendía celebrar el asesinato de Miguel Ángel: no se sabe si el cura estaba llamado a bendecir a los presentes. Hay un hombre digno entre la escoria, afortunadamente. El alma del concejal asesinado ahora hace cuatro años sigue removiéndose ante el repetido tiroteo al que se la somete: profanaron su vida, han profanado su tumba y ahora profanan su espíritu. Lo acaba de realizar, con absoluta impunidad, un maldito miserable. Un maldito cura miserable.

ETA asesina a un concejal de UPN en Leiza con una bomba lapa adosada a su furgoneta
José Javier Múgica Astibia había recibido amenazas del entorno de ETA, que hace un año quemó su vehículo

AGENCIAS El País 14 Julio 2001

En el último día de la fiesta grande de Pamplona y horas antes de que Juan José Ibarretxe jure su cargo como lehendakari, ETA ha vuelto a cometer un atentado. Los terroristas han colocado una bomba lapa en la furgoneta de un concejal de UPN de la localidad de Leiza (Navarra), José Javier Múgica Astibia. El concejal ha fallecido como consecuencia de la explosión, que se ha producido poco antes de las 10.00 horas.

Al parecer, el cuerpo de la víctima, la número 33 desde que acabó la tregua y la décima en lo que va de año, ha quedado destrozado. Se trata de uno de los dos concejales que Unión del Pueblo Navarro (UPN, equivalente al PP en la Comunidad foral) tiene en la localidad, situada al norte de Navarra y cerca de la frontera con Vizcaya.

La explosión se ha producido en la calle Amazabal de Leiza. Sos Navarra ha recibido el aviso a las 9.54 horas y ha enviado al lugar efectivos de bomberos, ambulancias, personal sanitarios y a las distintas policías de la Comunidad foral.

«Cada vez que me hacen algo de esto, me crezco»
El concejal, de unos 50 años, casado, y con tres hijos, trabajaba como fotógrafo en una tienda de Leiza y ya había sido objetivo de los violentos. El 14 de agosto del año pasado, un grupo de desconocidos prendió fuego a su furgoneta.

«Cada vez que me hacen algo de esto, me crezco», aseguró Múgica tras estos hechos. «El miedo en nuestra casa ha desaparecido. Nos han vacunado totalmente». Previamente, también había sido víctima de pintadas amenazantes, pese a lo cual nunca quiso abandonar su cargo.

Además, en la furgoneta que conducía y que servía de transporte escolar para alumnos del colegío de la localidad, Múgica tenía que soportar frecuentemente los insultos de los colegiales por pertenecer a UPN.

El último atentado de ETA en Navarra fue el 9 de agosto de 2000 en Berriozar, cuando cuatro disparos acabaron con la vida del subteniente del Ejército Francisco Casanova.

Posteriormente, el 24 de enero de este año, la organización terrorista intentó asesinar al subteniente del Ejército José Luis Díaz Pareja con una bomba lapa colocada en los bajos de su coche que no llegó a estallar.

Un grupo de radicales ya incendió hace un año el vehículo del concejal asesinado
MADRID. Agencias ABC 14 Julio 2001

El concejal de UPN José Javier Múgica, asesinado hoy en Leiza con una bomba-lapa, ya fue objeto de una agresión cuando su furgoneta fue incendiada en agosto del pasado año, acto sobre el que el edil comentó a Efe que «estos hechos en absoluto» le hacían plantearse el abandono del cargo y señaló que, al contrario, «cada vez que me hacen algo de esto, me crezco»".

El 14 de agosto del 2000, sobre las 2:00 horas, desconocidos rompieron los cristales de su furgoneta, aparcada en las inmediaciones de su vivienda, y rociaron con líquido inflamable su interior para prenderle fuego, lo que afectó al contacto e hizo que el vehículo se pusiera en marcha y chocara contra la pared de la vivienda, cuya puerta tapó.

El concejal, uno de los dos que UPN tiene en el Ayuntamiento de Leiza, gobernado por EH con seis ediles y completado por otros tres de EA, confesó que «ahí sí me asusté un poco, porque nos cerraban la puerta de salida de casa, pero nos mantuvimos con calma», aseguró.

Múgica explicó entonces que, tras conocerse los hechos en el pueblo, que celebraba sus fiestas patronales, algunos concejales de EH fueron de los primeros en llegar al domicilio, aunque disculpó que «la primera reacción con ellos no fue muy correcta porque estábamos muy exaltados y no les tratamos con la debida consideración», pero posteriormente sí conversaron cuando «calmamos los ánimos» y recibió muestras de solidaridad por parte de los ediles abertzales.

En ese sentido, aseguró que en el Ayuntamiento no tenía problemas e incluso en más de una ocasión «les he agradecido el que me hayan dejado expresarme libremente y que no haya recibido ningún mal gesto ni reproche. Ellos me responden con sus ideas, pero no ha habido discusión», dijo.

Sin embargo, apuntó que «el Ayuntamiento es de EH, organizan sus manifestaciones a favor de los presos y cosas de estas, y hay gente afín a ellos que se aprovecha de estas circunstancias para cometer estos pequeños atentados».

Al respecto, señaló a Efe que antes de que ocurriera el ataque, «yo ya me esperaba algo así, no precisamente que me lo hiciesen a mí, pero sí que en el pueblo hubiese alguna "gamberrada" de este tipo» pues durante la elaboración del programa de fiestas manifestó su rechazo a incluir un anexo que es «parte política, parte de lucha y parte de artículos totalmente impresentables en un programa de fiestas».

Múgica declaró en agosto del 2000 que no había recibido con anterioridad amenazas directas «pero sí bastantes pintadas llamándome fascista, asesino, y todas estas cosas que nos dicen a los que somos un poco éticos, a los que estamos por la libertad y por los derechos de la vida. A los que defendemos esto nos tratan así», lamentó.

Sin embargo, señaló entonces que aquel sabotaje «en absoluto» iba a hacer que se plantase el abandono del cargo y, por el contrario, «cada vez que me hacen algo de esto me crezco, y no solo yo sino la familia», ya que sus hijos «son tan valientes o más que yo y estamos tranquilos».

«Mi mujer e hijos me apoyan totalmente, aún con más fuerza cada vez que hay un atentado o alguna cosa de estas», dijo el pasado año Múgica, quien aseguró por ello que «el miedo en nuestra casa ha desaparecido. Nos han vacunado totalmente», especialmente a partir del asesinato del ex-gobernador civil de Guipúzcoa, Juan María Jáuregui, amigo de la familia, cuya muerte «hizo explotar todo lo que había que explotar y, sinceramente digo que los miedos han desaparecido».

En cuanto al ataque contra su furgoneta, Múgica declaró en agosto del 2000 que «el pueblo se ha resentido y le ha afectado un montón. Ayer venían a saludarme y lloraban bastante más que yo».

Aznar advierte a Ibarretxe que está dispuesto a dialogar, pero no sobre el pacto constitucional
MADRID. Luis Ayllón ABC 14 Julio 2001

José María Aznar expresó ayer su disposición a mantener un diálogo institucional con el lendakari Juan José Ibarretxe, pero no para poner en cuestión el pacto constitucional. El jefe del Ejecutivo puntualizó también que el diálogo en el Parlamento vasco no puede incluir a quienes apoyan la violencia e insistió en que espera coherencia entre las palabras y los hechos de Ibarretxe contra el terrorismo.

En una rueda de prensa conjunta con el primer ministro polaco, Jerzy Buzek, el presidente del Gobierno, que felicitó a Ibarretxe por su investidura como lendakari, manifestó su disposición a hablar con él, pero recordó que todavía no ha tomado posesión de su cargo. «Si cree que es bueno tomar la iniciativa de abrir el diálogo -dijo- el sabrá lo que tiene que hacer».

Aznar manifestó que desea al lendakari «todo el éxito del mundo» en lo que, a su juicio, es la mayor responsabilidad que tiene: la lucha contra el terrorismo, dentro del ámbito de su gobierno. Y en ese sentido, indicó que espera que haya «coherencia» entre las palabras pronunciadas y las actitudes en relación con ETA.

EXCLUSIONES
Dicho esto, expresó su disposición a un dialogo institucional. «No quiero -subrayó- eludir ningún tipo de debate». Sin embargo, precisó que ese diálogo se debe dar en las instituciones, respetando las reglas del juego, y «excluyendo de él a cualquier grupo o persona que directa o indirectamente apoye el terrorismo».

Puntualizó Aznar que le preocupa que se plantee el debate en los términos de que hay partidarios de un proyecto común de España y, de otro lado, partidarios del autogobierno. «Yo -manifestó- defiendo las dos cosas y no desearía que se sometiera a la sociedad vasca, en esta nueva etapa, a una encrucijada». Y añadió: «Si alguien quiere quebrar el pacto de convivencia que los españoles se han dado, esa será su responsabilidad. El Gobierno lo que hará será defender la Constitución y el autogobierno en el marco constitucional».

Aznar reclamó «un esfuerzo de claridad por parte de todos y que se diga claramente qué es lo que se pretende y a lo que se aspira».

Además, el jefe del Ejecutivo, pidió que se midan las palabras cuando se se equipara por parte de algunos nacionalistas las posiciones del PP con la de grupos que forman parte del entorno de los terroristas: «Ese no es un camino correcto, porque si hay algún partido que ha pagado un alto precio por la democracia es el PP».

Horas antes, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el ministro Portavoz, Pío Cabanillas, hizo también una apelación al «sentido común» de Ibarretxe para que considere prioritaria la lucha contra el terorismo. Admitió que planteamientos como el derecho a la vida, el diálogo y la voluntad de los vascos, son, en abstracto, conceptos aceptables aunque hay que entrar en el fondo de los mismos. Y ese fondo es, para el Gobierno, «la Udalbiltza, el considerar a ETA una cuestión moral o ética o no trasladar a los hechos las condenas del terrorismo».

Asimismo, recordó que «ocho de cada diez vascos» se expresaron el pasado 13 de mayo «en beneficio de la democracia» aunque otra cosa, se lamentó, es cómo se interpretan esos votos, «si se cree que apostaron por una vía soberanista o si a favor de luchar contra el terrorismo».

APOYO A POLONIA
Por otro lado, en la rueda de prensa con el primer ministro polaco, Aznar reiteró que durante la presidencia española de la UE, en el primer semestre de 2002, nuestro país impulsará las negociaciones con los países que aspiran a entrar en la Unión y activará los mecanismos para que participen en los Consejos uropeos a partir de la cumbre de Barcleona.

Buzek agradeció el apoyo español y expresó su convicción de que Polonia estará en el primer grupo de países que ingresen en la Unión,

Resaltó el presidente del Gobierno que antes de fin de mes estará concluido el convenio para regular los flujos migratorios desde Polonia y que en septiembre se creará un Foro Hispano-polaco para tratar asuntos económicos, políticos y culturales.

Los dos países quieren más presencia de inversores españoles en suelo polaco y, al parecer, se ha alcanzado un acuerdo para la venta a Polonia por parte de la empresa CASA de ocho aviones de transporte CN-295, por valor de 200 millones de dólares.

Por último, ante una pregunta sobre si el Gobierno se encuentra en depresión, ironizó: «Nuestro grado de depresión es terrible. No podemos soportalo. Estamos tan deprimidos como antes de las elecciones generales. Tenemos una depresión del 44 por ciento», en alusión al apoyo que, según las encuestas, tiene hoy.

Diálogo «sin exclusiones»
Cartas al Director ABC 14 Julio 2001

Mientras otro ciudadano de este país es asesinado en plena calle, Juan José Ibarretxe pide profundizar en el autogobierno, así como el respeto al eufemísticamente llamado «ámbito vasco de decisión».

O sea, lo mismo que piden sus ex aliados de ETA. Su prioridad no es estar del lado de las víctimas, no es la paz, por mucho que se le llene la boca de condenas vacías y de pésames forzados. ¿Qué cara pone el lendakari cuando está delante de los familiares de los asesinados de ETA? Poco podemos decir al respecto, pues no se prodiga demasiado en esos menesteres este prohombre del nacionalismo.

Lo primero, la autodeterminación. Y para ello, el diálogo «sin exclusiones» (otro eufemismo para decir que lo que se quiere es hablar con los terroristas y sus cómplices). Poco importa que un sector del nacionalismo vasco (porque les duela o no, ETA es una banda nacionalista) tenga amedrentada a la mitad de la población de Euskadi. Poco importa que sigan matando hoy y el día del soñado referéndum sobre la autodeterminación.

Nada importa mientras las víctimas sean los de siempre: ayer un pobre policía nacional, mañana...

Sí, señor lendakari, creo que ETA y Batasuna son sus interlocutores adecuados. Ustedes son los únicos que entienden por qué nos asesinan.

David Miranda Riera. Barcelona.

Varios encapuchados atacan las oficinas de Correos y un cajero en Rentería
BILBAO. Agencias ABC 14 Julio 2001

Un grupo de desconocidos provocó anoche un incendio en la oficina de Correos de Rentería y en un cajero automático y colocó barricadas con fuego en la calle antes de darse a la fuga, según ha informado la policía autónoma. Los encapuchados intentaron cortar tres calles del centro de la localidad, que se encuentra en fiestas, para hacerse fuertes en ese recinto, pero la rápida llegada de los efectivos de la Ertzaintza frustró sus propósitos.

Los altercados fueron protagonizados a las 22:25 horas por una quincena de individuos encapuchados que intentó cerrar una zona del centro de la ciudad delimitada por las calles Xempelar, Viteri y Madalenas. Para ello cruzaron contenedores y les prendieron fuego.

Los alborotadores iban armados con una maza con punta y con una barra de uña utilizada para forzar puertas o persianas. Con la maza hicieron un agujero en una pared del edificio de Correos y arrojaron un «cóctel molotov» al interior, provocando un incendio.

Además, lanzaron otro artefacto contra el cajero automático de una oficina de la Caja Rural, situada en la calle Xempelar, al igual que la sede de Correos.

Apenas dos minutos después de iniciados los incidentes llegaron las primeras dotaciones de la Ertzaintza lo que provocó la huida de los
encapuchados que abandonaron una caja con ocho artefactos incendiarios, dos garrafas de líquido inflamable, la barra de uña y la maza.

Según fuentes de la policía, los alborotadores pretendían cerrar el triángulo comprendido en las tres calles citadas y provocar en ellos
diversos destrozos en locales y establecimientos, pero ante la rápida llegada de los agentes se vieron obligados a huir, abandonando el
material que tenían.

Efectivos de los Bomberos y de la Ertzaintza acudieron al lugar para sofocar las llamas que, además de la sucursal de ahorros y del edificio de Correos, afectaron a un turismo estacionado en las inmediaciones.

El PSE recuerda que en el País Vasco se violan derechos básicos
VITORIA. J. J. Saldaña ABC 14 Julio 2001

La secretaria institucional del PSE-EE, Genma Zabaleta, reiteró ayer que su partido dará un «margen de confianza» al nuevo ejecutivo, si bien advirtió al PNV y a EA que el derecho de autodeterminación «no es un derecho preferente, ni un asunto preferente en la agenda política vasca». Además, para Zabaleta, resulta «paradójico» que en Euskadi se hable de este derecho, cuando se conculca el derecho a la libre expresión.

La dirigente socialista reiteró que el PSE-EE concederá un «margen de confianza» al nuevo ejecutivo vasco, como quedó patente en el debate de investidura, para conocer cuáles son sus cartas, y «que pase de las declaraciones a los hechos». Zabaleta abogó también por abrir «una nueva etapa en la política vasca» en la que «no se cierren puertas, sino abrir cauces». A su juicio, hay demasiados «muros levantados» y «es absolutamente necesario abrir ventanas para que entre un poco de aire fresco».

«ENCANALLAMIENTO»
En declaraciones a Radio Euskadi, señaló que existe voluntad por parte de todos los partidos políticos de sacar a la política de la etapa de «encallanamiento» en la que ha estado, y afirmó que su partido está dispuesto a hablar de autogobierno y de otros conceptos jurídicos como la Constitución, el Estatuto o la independencia que son «interpretables».

Zabaleta dijo que el PSE-EE comparte el argumento del lendakari de que estos conceptos «no son inmutables», si bien añadió que el derecho de autodeterminación «no es un derecho preferente ni un asunto preferente en la agenda política vasca».

Agregó que «resulta paradójico, cuanto menos» que se hable de la prioridad de la autodeterminación «cuando hay derechos conculcados como el de la libre expresión de las ideas o la libre circulación de las personas».

ESTATUTO
Según indicó, éste es un tema «debatido, votado y rechazado mayoritariamente» durante la elaboración de la Constitución, y sostuvo que el PSE-EE no entiende que sea «el mejor de los caminos para el devenir de la sociedad vasca», y que ellos prefieren trabajar por el cumplimiento del Estatuto.

La dirigente socialista abogó por «un modelo que permita a Euskadi las máximas cotas de autogobierno», desde el cumplimiento del Estatuto, «en la interpretación de lo que hoy puede ser un estado federal en la participación de Euskadi en Europa», señaló.

El TSJ de Castilla y León revoca la decisión de colocar «ikurriñas» y carteles bilingües en Treviño
Redacción - Valladolid.- La Razón 14 Julio 2001

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha dado la razón a la Junta en relación a un recurso interpuesto por ésta contra la resolución del Ayuntamiento del Condado de Treviño que acordaba la colocación de banderas oficiales del Territorio Histórico de Álava y del País Vasco, la modificación del membrete oficial del Ayuntamiento y la colocación en las principales vías de acceso al municipio de carteles indicadores en texto bilingüe.

   La sentencia de la Sala del TSJCyL advierte al Consistorio de Treviño que la colocación de símbolos oficiales vascos no es «conforme a derecho», informa Ep.

La distancia
TONIA ETXARRI El Correo 14 Julio 2001

Si se puede hablar de un «antes y un después» en la política nacionalista a partir de esta semana, es porque, en esta nueva etapa, Ibarretxe ha decidido acabar con la ambigüedad del PNV. Un paso en el que sin duda ha influido la presión de EA en la definición del proyecto soberanista y la necesidad de no defraudar a los votantes de HB que optaron por siglas no hipotecadas con el terrorismo pero radicales en sus planes independentistas.

Recuperó, en su discurso inicial de investidura, el mensaje estatutario, la prioridad por dar calor a las víctimas del terrorismo que no brindó en la pasada legislatura y anunció su plan de devolver al Parlamento la importancia que no tuvo en los dos últimos años. Pero no despejó cómo piensa restablecer la unidad de los demócratas.

Después de que Ibarretxe dijera a Mayor que el único contencioso que existe es el que mantienen ellos dos -«usted y yo»-, y no con ETA… las cosas se van aclarando. Los nacionalistas no considerarán resuelto el denominado ‘conflicto vasco’ hasta que los partidos autonomistas no acepten los objetivos nacionalistas. Eso, y no otra cosa, significa ahora la normalización. Se lo preguntaron a Anasagasti en una radio pero se hizo un lío con la respuesta. Seguramente porque recordaría que, en el Pacto de Ajuria Enea, la ‘normalización’ quería decir que el entorno de ETA rechazara la violencia y aceptara la autonomía.

Quien está teniendo dificultades para explicar su viraje es Madrazo, que cambió su papeleta en cuanto Ibarretxe, agobiado con su ajustada mayoría, le lanzó un guiño para entrar en el Gobierno, a pesar de la resistencia de EA.

Esta ha sido una semana completa al cumplirse el aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco. Cuatro años después, ETA ha batido su propio record de miseria y los partidos se han enzarzado en una división insoportable. Los profesores amenazados Edurne Uriarte y Mikel Azurmendi, galardonados en un acto de la fundación que lleva el nombre del concejal asesinado estuvieron acompañados también por Ibarretxe. Un gesto que agradecieron los mismos que le exigen que recuerde, cuando hable de mayorías, que, además de sus 600.000 votos, otros 324.000 optaron por el PP y 251.000 se quedaron con el PSE. Conviene recordar estos datos, protesta Nicolás Redondo.

Le decía Ibarretxe a Mayor que «la distancia es el olvido» (convencido de que el líder del PP no va a vivir en Euskadi), pero no es necesario alejarse para practicarlo. Sólo hace falta instalarse en la equidistancia para olvidar que mientras ETA siga existiendo no se puede ser tan exigente con los adversarios democráticos y tan comprensivo con los cómplices de los violentos. «¡Oye, Arnaldo -decía Egibar desde la tribuna del Parlamento-, que el problema del PP no es ETA, es el nacionalismo!». Otra ‘perlita’ para el archivo.

ELA dice que la Ertzaintza vive el «mayor desorden organizativo de su historia»
BILBAO EL CORREO 14 Julio 2001

El sindicato ELA-Ertzaintza denunció ayer la situación de «descalabro organizativo» que, en su opinión, vive la Policía vasca y aseguró que en la historia del cuerpo «nunca se ha conocido semejante situación de falta de personal y desorden como en estos momentos se está atravesando». El sindicato nacionalista responsabilizó de esta situación a la cúpula de Interior, cuya actuación está dirigida, en su opinión, «a justificarse ante las críticas», «sin importarles en absoluto la adecuada utilización de todos los recursos existentes ni la definición de prioridades de las tareas a realizar».

El origen de esta denuncia se encuentra en la puesta en marcha del denominado ‘Dispositivo de Seguridad’, con el que el departamento pretende crear una unidad de refuerzo para hacer frente a la ‘kale borroka’ durante el verano. El departamento preveía crear este grupo con voluntarios, que renunciaran a sus días libres a cambio de dinero, aunque en algunos casos, se está llamando a agentes de manera forzosa. La pasada semana, el sindicato mayoritario, Erne, y CC OO, ya criticaron este grupo de refuerzo, y lo consideraron «un parche» que no soluciona los problemas de la Policía vasca.

ELA, en un comunicado oficial, mostró ayer su «rechazo más enérgico» al ‘Dispositivo de Seguridad’, ya que supone, según el texto, «un fracaso absoluto» que «incrementa el desorden ya establecido». Según la central, para hacer frente a la situación hacen falta al menos 500 agentes más, así como una mayor profesionalización de la dirección del cuerpo. «Si ello no es posible, es mejor para todos que sean relevados», agregan.

Las subvenciones de CiU a colegios de élite erosionan la credibilidad de Mas
Preocupación en CDC por el desgaste de su candidato a suceder a Pujol

J. M. MARTÍ FONT Barcelona El País 14 Julio 2001

El conseller en cap de la Generalitat, Artur Mas, ha tropezado esta semana con la crisis desatada por la revelación de que el Gobierno de CiU concertó escuelas privadas que cobran mensualidades de hasta 100.000 pesetas en contra de los informes de los inspectores. 'Se hizo porque había dinero disponible', dijo el delfín de Jordi Pujol, levantando un alud de críticas e inquietud en su propio partido, desde el que ya le piden que nombre un portavoz del Gobierno catalán para evitarle el desgaste de la refriega diaria con la oposición.

El pasado lunes, el sindicato USTEC-STES, que había interpuesto un recurso contra la concesión del concierto educativo a siete escuelas de élite de Barcelona, Badalona y el Vallès -tres de ellas vinculadas al Opus Dei-, hizo públicos los informes preceptivos pero no vinculantes de los inspectores de Enseñanza. Seis de los siete centros, según la inspección, no reunían ni uno solo de los requisitos exigidos por la LODE para acceder a estas subvenciones que el primer año costaron más de 900 millones de pesetas al erario público.

El Departamento de Enseñanza de la Generalitat había intentado esconder estos documentos, pero se vio obligado a entregarlos al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) después de que éste diera un plazo de 10 días al Ejecutivo para hacerlo con amenaza de multa. Los informes desmontaban la tesis mantenida por la titular de Enseñanza, la convergente Carme Laura Gil, de que había otorgado los conciertos a estos colegios porque estaba legalmente obligada a hacerlo. Sólo uno de los centros satisfacía necesidades de escolarización y ninguno de ellos atendía poblaciones escolares de condiciones socioeconómicas desfavorables. Todos, además, cobran importantes cantidades de dinero por un servicio que, una vez concertado con la Administración, legalmente debe ofrecerse de forma gratuita.

La consejera Gil mantuvo silencio, pero quien salió a la palestra en su defensa fue el conseller en cap Mas. Cuando falta dinero, dijo, 'se otorgan los conciertos a aquellos centros que cumplen mejor con las condiciones preferentes', pero como 'había un dinero disponible se consideró que no hacía falta que cumplieran estas condiciones preferenciales', añadió.

Las confusas explicaciones de Mas fueron interpretadas por la opinión pública como que a la Generalitat le 'sobraba' dinero para dárselo a los ricos. La oposición socialista, cuyo líder, Pasqual Maragall, había sufrido duros ataques tanto desde el entorno nacionalista -el propio Mas le había acusado de 'hacer el mono'-, no dejó escapar la ocasión. Su portavoz, Joaquim Nadal, llamó a Mas 'el patinador' y le recriminó que sobrara dinero para financiar colegios de ricos mientras se mantenían más de 800 barracones en las escuelas públicas de secundaria dependientes de la Administración catalana. Las críticas le llovieron incluso desde sus socios del PP. La diputada autonómica Carina Mejías consideró 'una barbaridad' las declaraciones del conseller en cap y recordó que se habían negado conciertos a escuelas que tuvieron que cerrar dejando a pueblos sin escolarización, pues eran las únicas.

El revolcón político que ha sufrido el pretendiente a suceder a Pujol en el trono catalán ha sido de tales dimensiones que miembros de la ejecutiva de CDC han sugerido a Mas que nombre un portavoz del Gobierno catalán, de forma que pueda concentrarse en proyectar su candidatura a la Generalitat 'sin quemarse en el día a día', según indicaron a la agencia Efe fuentes del partido.

Esta recomendación, añaden estas fuentes, pretende convencer a Mas de que el nombramiento de un portavoz no pondría en duda ni la cohesión interna del partido ni la apuesta de Convergència por su liderazgo. En estos sectores inquieta la imagen de un Mas volcado en dar explicaciones técnicas de la acción de gobierno y poco dedicado a 'la gran política', por lo que se le pide que huya de la gestión diaria y transpire más ideología con el fin de consolidar su liderazgo y escoger mejor los momentos para el cuerpo a cuerpo con el socialista Pasqual Maragall, al tiempo que haga caso de la recomendación que Pujol le lanzó, sin citarlo, 'a dejar el despacho' y recorrer el territorio para ganarse la adhesión del electorado.

Esta inquietud se alimenta de los datos que aportan los sondeos. Los socialistas dieron a conocer ayer su barómetro electoral trimestral. El PSC le lleva 2,5 punto porcentuales de ventaja a CiU, lo que es 1,5 más que en las elecciones. Pero en la preferencia por candidatos, Maragall obtiene el 53%, frente al 27,9% de Mas.

Abucheos a Felip Puig
Felip Puig, titular de Medio Ambiente del Gobierno catalán, lleva camino de convertirse en el consejero que menos territorio catalán ha podido visitar. Desde hace meses no va a la zona del Ebro si no es de incógnito. Ayer mismo fue abucheado en la población de Deltebre, junta a la desembocadura del río, por miembros de las plataformas antitrasvase. Puig tiene previsto realizar hoy el pregón de las fiestas de Santa Bárbara, en la comarca del Montsià, cerca del delta. Las plataformas le esperan para recordarle que CiU votó a favor del PHN contra la opinión del Parlamento catalán.

Pero sus males no acaban ahí. En el extremo norte de Cataluña tampoco le aman, y Puig anunció ayer que anulaba una entrevista con vecinos de Noves de Segre (Lleida). Los residentes de esta zona protestan por la intención de Puig de instalar allí un vertedero que, dicen, sólo tiene como objetivo beneficiar a los empresarios andorranos.

La Casa de América y el Cervantes se alían para promover la lengua española
MADRID. A. Astorga ABC 14 Julio 2001

Desde ayer, el Instituto Cervantes tiene presencia firme en todos aquellos países donde el español es idioma oficial. Un hecho histórico que ha sido posible gracias al convenio marco firmado entre la Casa de América -rubricado por su directora, Asunción Ansorena- y el Instituto Cervantes -con su director al frente, Jon Juaristi-. Las dos instituciones laborarán y agitarán el idioma español en el mundo. Como señalaba la directora de la Casa de América tras estampar su firma, no es que no existiera con anterioridad un espíritu de colaboración entre estas dos casas, «sino que estábamos necesitados de un verdadero marco legal».

El convenio principia con fabulosos proyectos en la travesía de nuestro idioma en los medios de comunicación, en el tráfago del español en Brasil y en Estados Unidos, en la imagen de España y lo hispánico en el mundo y en la aventura del español en Internet. Juaristi ensalzó este acuerdo de «extraordinaria importancia porque permite a nuestro Instituto tener presencia en todos los países donde la lengua española es oficial».

LA HISTORIA MANIPULADA
Más tarde, y preguntado sobre el estudio presentado por catedráticos de Historia, en Barcelona, que critican la poca visión plurinacional de los libros de texto, Jon Juaristi se remitió al informe que emitió el pasado año la Real Academia de la Historia: «Aunque es discutible -declaró el director del Cervantes- en algunos aspectos, en general tenía razón: la enseñanza de la historia está manipulada en el País Vasco. Da una visión nacionalista y deformada de la historia y está manipulada tanto en los libros de texto como en ciertos centros educativos».

Recortes de Prensa   Página Inicial