AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 20 Julio   2001
#Nazismo sobre Leaburu
ANTONIO ELORZA El País 20 Julio 2001

#Donde más les duele
Ignacio Villa Libertad Digital 20 Julio 2001

#Los huérfanos de Marx
Enrique de Diego Libertad Digital 20 Julio 2001

#Joseba Arregui pide al PNV defender un nacionalismo «cívico» y no «étnico»
Servimedia - Madrid.- La Razón 20 Julio 2001

#Alcaldes proetarras ordenan a los policías municipales grabar en vídeo a escoltas y ediles
César Otal - Madrid.- La Razón 20 Julio 2001

#PSE-EE denuncia un ataque con cócteles molotov en su sede de San Sebastián
San Sebastián. Agencias ABC 20 Julio 2001

#Aznar exige a Ibarretxe que aclare si quiere «desgajar una parte de España»
MADRID. Mariano Calleja ABC 20 Julio 2001

Nazismo sobre Leaburu
ANTONIO ELORZA El País 20 Julio 2001

Hay algo especialmente monstruoso en la crisis provocada por el terrorismo en Euskadi: los muertos que causa ETA, las víctimas de las ekintzak, no tienen derecho al reconocimiento público como tales. En los pueblos vascos, les espera el silencio de los vecinos, ausentes en la manifestación de duelo, con las ventanas cerradas al pasar la comitiva fúnebre, quedando luego para los familiares las miradas huidizas de quienes no desean mostrar relación alguna con los proscritos por el Poder del Crimen, que es al mismo tiempo y en singular el Poder. Es una situación que recuerda la de Sicilia bajo la Mafia y también a la Alemania nazi. El imperio de ETA se basa en la generalización del miedo.

En tales circunstancias, ¿cabe poner en cuestión la homología entre la situación en la Alemania de los 30 y la de Euskadi hoy? ¿es lícito pensar que las muertes son sólo muertes y carecen de otra significación? Puede parecer absurdo, pero en ambas cuestiones la respuesta dista de ser unánime. El nazismo sería irrepetible, dicen los nuevos vendedores de equidistancia, y además, añaden, no hay que dividir el mundo entre buenos y malos, entre bestias humanas de ETA y demócratas que además cometen la grosería de pensar que los muertos son suyos, cuando a lo mejor eran apolíticos o incluso, en el caso de un ertzaina, votó posiblemente nacionalista. Las víctimas pertenecen a la esfera del sentimiento, no de la política. Aún cuando resulte evidente que el propósito de ETA consiste en exterminar físicamente a los demócratas, resulta indecente que éstos apoyen su política sobre ese exterminio. Tal fue la separación de campos inventada por Madrazo y no le faltan imitadores.

Pensar así supone ignorar que es ETA la que pone el sello político a sus asesinatos. Por supuesto, toda muerte violenta es lamentable, fuente de dolor, pero no es lo mismo una muerte por atropello, que la mujer acuchillada por su marido, el asesinado por un atracador o la víctima de un atentado de ETA. Es ciego voluntario quien no lo vea.

Podemos partir, pues, de algo difícilmente discutible: los asesinatos de ETA son muertes inequívocamente políticas, que se derivan de una siniestra ideología, y que son decididas por una organización también política cuya razón de ser es el terror. Y como la muerte tiene un significado político, y como durante un tiempo la acción de ETA se vio favorecida por la inhibición del Gobierno Ibarretxe-Balza en la lucha contra ella y contra la kale borroka, su vivero, se hizo necesario proponer la sustitución de ese Gobierno, y tal vez será imprescindible exigir la del nuevo Gobierno Ibarretxe-Balza, por mucho que lloren en los funerales, si las cosas no cambian.

Resumamos: los muertos causados por ETA claman justicia (ya que han sido víctimas de una política criminal que es preciso afrontar, como en su día la de los nazis), están indisolublemente vinculados a la democracia (porque lo que busca ETA es la destrucción del orden democrático forjado por la Constitución y el Estatuto, cualesquiera que fuesen la condición y la ideología del asesinato) y obligan a una respuesta política (consistente en elaborar una alternativa a la política del crimen y a la de quienes cierran los ojos). En suma, negar que las víctimas del terrorismo son una pieza fundamental a la hora de pensar una política en Euskadi hoy es una postura estrictamente equiparable a la de los alemanes que en su día pensaron que era más cómodo pasar por alto la violencia y el antisemitismo de Hitler. No iba con ellos, creían. Brecht lo explicó inmejorablemente.

En Euskadi la variante sabiniana de solución final ya ha comenzado, y por eso el ejercicio de enmascaramiento realizado por Ibarretxe en el discurso de investidura, sólo sirve para mostrar su propensión a eludir el problema capital. Es más, aprovecha la crisis para avanzar por la senda de la 'soberanía', que es lo suyo. Lo ha dicho con una frase terrible: no dejaremos que ETA nos condicione. ETA no es, pues, el problema decisivo de la política vasca, ni cuenta a la hora de definirla. Gestos y palabras bastan contra el terror. Tal vez es consciente de que en realidad éste representa un apoyo para la materialización de sus ideales secesionistas; que son los del movimiento abertzale, entregado desde la trama ETA a la imposición de un manto de vileza y de temor sobre la sociedad vasca.

Donde más les duele
Por Ignacio Villa Libertad Digital
20 Julio 2001

El endurecimiento del discurso de José María Aznar de estos últimos días sobre la situación en el País Vasco ha tenido un nuevo giro de tuerca. El presidente del Gobierno, aprovechando una intervención en los Cursos de Verano de El Escorial, ha puesto el dedo en la llaga. Ha señalado la herida por la que más sangra el nacionalismo vasco. Aznar ha recordado a los nacionalistas que las pretensiones de autodeterminación no tienen ningún fundamento histórico y que el planteamiento que están haciendo publico es políticamente ridículo. Dos características duras y contundentes que rompen de raíz las intenciones nacionalistas. Sin fundamentos históricos y ridículo, suficientemente claro ha estado Aznar como para que Ibarretxe no se de por enterado.

El presidente del Gobierno ha pedido también al lehendakari que deje de hablar con eufemismos. Si quiere la independencia, que lo diga. Pero independencia no es autogobierno, ya que el País Vasco tiene el mayor autogobierno de Europa. Y un dato más que desmonta las propuestas del nacionalismo: ninguna Constitución del mundo recoge en la actualidad el derecho de autodeterminación. José María Aznar, por todo lo dicho y escuchado, parece que recupera el pulso con la cuestión vasca. Recupera el pulso y las ideas. Parece dispuesto, como ya ha dicho en varias ocasiones, a hablar sin miedo del autogobierno. Ibarretxe debería tomar nota. Los argumentos utilizados por el presidente del Gobierno, además de claros, destrozan la eterna excusa nacionalista. El País Vasco nunca ha tenido entidad política y jurídica hasta que llego la Constitución del 78. Y eso es un dato irrefutable. Desde luego, si Aznar toma el liderazgo en la opinión política en referencia al País Vasco Ibarretxe debería recomponer una situación que en ningún caso le beneficia. Por el momento actúa con una mayoría que no tiene en el Parlamento, generaliza a todos los vascos unos objetivos que no comparten y se olvida de lo más importante: el terrorismo sigue siendo el verdadero problema.
 

Los huérfanos de Marx
Por Enrique de Diego Libertad Digital
20 Julio 2001

La violencia ejerce un extraño sortilegio intelectual, quizás un profundo síndrome de Estocolmo, de forma que quienes la practican pronto son analizados como detentadores de alguna verdad arcana. Si alguien está dispuesto a matar se supone que tiene una idea para ello. Ese extraño fenómeno de relativismo moral ha vuelto a manifestarse en grado superlativo con esa colección de huérfanos de Marx que se conoce como movimiento antiglobalización, que es bastante como si se creara un movimiento antiley de la gravedad y se dedicara a convocar algaradas y poner bombas.

Lo del terrorismo se veía venir, toda vez que era previa la violencia callejera. Tales grupos, formados por algunos cazarrentas contrarios al libre comercio y jóvenes de grupos diversos de la ultraizquierda sin enemigo visible desde la caída del Muro, han gozado hasta hace bien poco de la comprensión casi sin excepción de los medios de comunicación generando prolijos análisis en los que no han faltado análisis abracadabrantes estableciendo relaciones con los movimientos pacifistas de los años sesenta y provocando adhesiones de personas bien intencionadas que llenos de amor a los pobres los crean, con malas políticas de efectos perversos, por millones.

Puesto que la última manifestación del comunismo en relación con Occidente fue el terrorismo estamos en el inicio del retorno a las últimas miasmas. Nada hay de alternativa en estos grupúsculos minoritarios ociosos, con tiempo y medios para desarrollar un curioso turismo ideológico, salvo la nostalgia del fenecido mundo totalitario y la violencia.

Nuestra irresponsabilidad en la comprensión es mayor porque nosotros tenemos experiencia traumática en esto de los huérfanos de Marx y de los movimientos antiglobalización. Tenemos a Eta, con los dos componentes, y al PNV, reserva espiritual de la reacción nacionalista.

Joseba Arregui pide al PNV defender un nacionalismo «cívico» y no «étnico»
Servimedia - Madrid.- La Razón 20 Julio 2001

Joseba Arregui, destacado miembro del PNV, afirmó ayer que sería conveniente reformular el nacionalismo vasco y «avanzar de un nacionalismo étnico a un nacionalismo cívico», con el fin de conseguir una sociedad cohesionada.

   El ex consejero de Cultura y portavoz del Gobierno vasco indicó en la Ser, en referencia a la «autodeterminación», que en la sociedad vasca «tenemos la tendencia a vivir de conceptos nunca analizados, creyendo que por sí mismos ya dicen lo suficiente y sin preguntarnos realmente qué es lo que hay detrás de cada concepto».

   A su juicio, no hay un debate «serio» sobre los problemas del País Vasco, donde se construyen continuamente «mitos» en el discurso político. «¿Realmente qué significa autodeterminación , aparte de hacer un ritual?», se preguntó.

   Arregui se declaró muy escéptico con todos los conceptos que empiezan por «auto» y dijo que es «una de las grandes enfermedades de la modernidad es creer que los sujetos individuales o colectivos se autoconstituyen en una especie de autarquía e independencia total».

   Respecto a su situación en el PNV, dijo que ahora es «un militante y nada más» y comentó que se dedica a vivir su vida y a «ser un observador, más o menos crítico, de la realidad política y social».

Alcaldes proetarras ordenan a los policías municipales grabar en vídeo a escoltas y ediles
La Asociación Española de Escoltas dice que lo hacen «para que sus caras vayan al destino fijado»
El portavoz de la Asociación Española de Escoltas denunció ayer que los concejales de seguridad de algunos ayuntamientos gobernados por Euskal Herritarrok ordenan a los policías locales que graben en vídeo las entradas y las salidas de las casas consistoriales de los concejales y sus escoltas, «para que sus caras vayan al destino fijado». Por ello, según el portavoz, «algunos de nuestros compañeros han visto dianas pintadas en el portal de su domicilio o amenazas en el buzón de correo». Además, dijo que muchos policías municipales «son batasunos y pasan información sobre nuestra gente».
César Otal - Madrid.- La Razón
20 Julio 2001

Los escoltas del País Vasco contratados por empresas privadas no protestan sólo por sus malas condiciones laborales, que se agravarán con el recorte presupuestario que ha aplicado el Gobierno vasco para el pago de sus salarios. La Asociación Española de Escoltas ha denunciado la situación que viven sus compañeros en algunos municipios en los que gobierna la coalición Euskal Herritarrok (EH), hoy denominada Batasuna.

   El portavoz de dicha asociación manifestó ayer a este diario que «muchos policías municipales de estos ayuntamientos son batasunos y en teoría desempeñan funciones de seguridad, pero en la práctica maltratan todo lo que pueden a los escoltas y pasan información sobre nuestra gente».

   En este sentido, el portavoz de la asociación explicó que los concejales de seguridad de estas localidades ordenan a los policías municipales que graben en vídeo las entradas y las salidas de la Casa Consistorial de todos los concejales, y las de los escoltas que acompañan a los ediles amenazados «para que sus caras vayan al destino fijado». «Se graba a todos los concejales ¬continúa¬ pero los otros no necesitan escolta». Por ello, «algunos de nuestros compañeros han visto cómo aparecían dianas pintadas en el portal de su domicilio o amenazas en el buzón de correo», señaló el portavoz.

   La Asociación Española de Escoltas también denuncia otras situaciones a las que se tienen que enfrentar sus compañeros en estos ayuntamientos gobernados por EH. El portavoz de la asociación indicó que «algunos asociados me han llamado explicándome que los policías municipales de estas localidades les ponen todas las trabas que pueden e intentan en ocasiones impedir la entrada de los escoltas de los concejales amenazados a los salones de actos». Recientemente, la citada asociación denunció de manera formal esta situación ante el Ministerio del Interior, «pero el Ministerio poco puede hacer al respecto», añadió su portavoz. Por último, dijo que Interior encontrará serias dificultades para proteger a los concejales de Unión del Pueblo Navarro «porque los escoltas no quieren trabajar con los contratos que se están haciendo».

   Por otra parte, el Ministro del Interior, Mariano Rajoy, se desvinculó ayer del conflicto abierto por los escoltas privados del País Vasco, que amenazan con una huelga por sus condiciones laborales. Rajoy aseguró que este asunto debe ser resuelto por el Gobierno de Juan José Ibarreche porque es el que firmó los contratos con las empresas privadas a las que pertenecen estos escoltas.

   Sin embargo, el Ejecutivo de Ibarreche volvió a desvincularse ayer del asunto al afirmar que es un problema entre las empresas privadas y sus trabajadores, informa Ep. Por su parte, el parlamentario del PP, Carlos Urquijo, pidió al consejero de Interior, Javier Balza, que garantice la seguridad de las personas amenazadas en el caso de que los escoltas realicen paros.

PSE-EE denuncia un ataque con cócteles molotov en su sede de San Sebastián
San Sebastián. Agencias ABC 20 Julio 2001

El PSE-EE denunció hoy que su sede en San Sebastián fue objeto de un ataque que, según indicó, tuvo lugar a las dos de la pasada madrugada, cuando "dos encapuchados lanzaron dos cócteles molotov que ennegrecieron parte de la fachada y contraventanas del inmueble situado en el número 15 de la calle Prim" en la capital guipuzcoana.

Mediante una nota de prensa, el secretario general del PSE-EE de Gipuzkoa, Manuel Huertas, condenó "enérgicamente" este hecho, al tiempo que manifestó que "una vez más, la banda mafiosa pretende intimidar a las personas y a los partidos políticos con su afán y deseo de dominio".

En este sentido, Huertas advirtió que "se sepa fracasada desde un inicio, en tanto en cuanto el PSE-EE tiene muy claros sus planteamientos ideológicos y qué es lo que más conviene a la sociedad vasca". Así, señaló que "la primera demanda" de la sociedad vasca es que "ETA abandone la acción mafiosa, desaparezca, y nos permita a los demás seguir trabajando en nuestros legítimos proyectos".

Aznar exige a Ibarretxe que aclare si quiere «desgajar una parte de España»
MADRID. Mariano Calleja ABC 20 Julio 2001

Frente a eufemismos como «derecho de autodeterminación», «que no está reconocido en ningún sitio del mundo», el presidente del Gobierno, José María Aznar, pidió al PNV y al lendakari que digan claramente si lo que pretenden es «desgajar» el País Vasco del resto de España. Aznar advirtió que, en cualquier caso, las propuestas deben hacerse respetando las reglas, es decir, la Constitución.

Aznar pidió sobre todo claridad al PNV a la hora de plantear sus ideas independentistas. Así, considera ridículo preguntar a los vascos si quieren decidir sobre su futuro. Para demostrarlo, le hizo la pregunta a Mercedes de la Merced, que estaba sentada a su lado: «Mercedes, ¿tú quieres decidir sobre tu futuro?» Y la secretaria ejecutiva del PP contestó que «sí, claro». «Y quién puede decir que no. No se trata de eso, porque es un planteamiento ridículo; se trata de preguntar: ¿usted quiere la independencia?». Subrayó que, por otra parte, los vascos están decidiendo sobre su futuro en todas las elecciones desde hace más de dos décadas.

El presidente del Gobierno, en la clausura de un curso de verano en El Escorial sobre el centro reformista, insistió en que el lendakari, Juan José Ibarretxe, debe decir con claridad si lo que pretende es la secesión, «desgajar una parte de España». Si es así, prosiguió, «que plantee la propuesta correspondiente», pero le advirtió que debe respetar las reglas, es decir, el marco jurídico vigente.

En cualquier caso, Aznar explicó que una propuesta de independencia «no tiene fundamento histórico alguno» y recordó que «la primera vez en su Historia que el País Vasco aparece como entidad jurídica unificada es ahora». «Gracias a la Constitución se tienen unos niveles de autogobierno en el País Vasco desconocidos», añadió.

El jefe del Ejecutivo indicó que la coalición PNV-EA sólo ha obtenido un escaño y 25.000 votos más que PP y PSE por separado en las elecciones autonómicas. «Los márgenes para actuar con esos resultados son escuetos, una invitación a la prudencia nunca viene de más», dijo.

EL GOBIERNO TIENE «FUELLE»
Aznar también aprovechó para contestar a Ibarretxe, quien dijo que tenía un «problema político» con él. «El lendakari no es un problema para mí, ni para la mayoría de los españoles. Él tiene un problema con la mitad de los ciudadanos vascos y todos con ETA», replicó.

En el mismo coloquio con los cursillistas, Aznar aseguró que su Gobierno tiene «fuelle» para seguir acometiendo reformas durante todo la legislatura e ironizó sobre las propuestas fiscales que ha hecho el PSOE en los últimos tiempos, a las que calificó de «ocurrencias». «Las cosas hay que plantearlas con claridad y si no se sabe lo que se plantea, mejor estar calladitos unos meses más», dijo Aznar, quien dio añadió que «si ahora quieren entrar en el club de la reforma fiscal y bajada de impuestos, bienvenidos, pero es un club serio».

Todavía tuvo tiempo para lanzar otra pulla a los socialistas, y tras presumir de que el PP tiene «muy claro» cuáles son sus objetivos y su proyecto para España en los próximos años, comentó: «Hay que ver las vueltas que dan algunos para ver lo que son, para ver si consiguen definirse de alguna manera».

Recortes de Prensa   Página Inicial