AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 3 Agosto   2001
#El supuesto plan de Balza para combatir la kale borroka
Impresiones El Mundo 3 Agosto 2001

#Una buena historia
Iñaki EZKERRA La Razón  3 Agosto 2001

#¿A qué jugamos?
Aleix VIDAL-QUADRAS La Razón  3 Agosto 2001

#El culebrón  del verano
Lorenzo Contreras La Estrella  3 Agosto 2001

#Coordinación
Cartas al Director ABC  3 Agosto 2001

#Partidos, pacifistas y sindicatos exigen a Balza que pacte con Rajoy un plan contra la 'kale borroka'
El Mundo  3 Agosto 2001

#Colectivos pacifistas dudan de la efectividad del «plan» de Balza contra la ‘kale borroka’
MADRID EL CORREO  3 Agosto 2001

#Batasuna presiona al PNV para que no pacte con Interior medidas policiales contra ETA
AITOR GUENAGA | Bilbao El País  3 Agosto 2001

#La 'kale borroka' se aprovecha de la plaza del Castillo
M. MARÍN  Pamplona El País  3 Agosto 2001

#Lázaro Carreter: «El futuro debe incluir el bilingüismo para mantener la convivencia»
José Antonio Muñoz - San Lorenzo de El Escorial.- La Razón  3 Agosto 2001

#Lázaro Carreter traza las sombras de nuestra lengua
CESAR PIERNAVIEJA El Mundo  3 Agosto 2001

El supuesto plan de Balza para combatir la kale borroka
Impresiones El Mundo 3 Agosto 2001

Sería lamentable que el encuentro que hoy celebran el ministro de Interior Mariano Rajoy y el consejero de Interior del Gobierno vasco Javier Balza fuera tan poco fructífero como la reunión entre Ibarretxe y Aznar. Pero no será por falta de voluntad de colaboración por parte del Gobierno central. Rajoy planteará a Balza la puesta en marcha de un plan conjunto para combatir la violencia callejera. El consejero vasco, sin embargo, ha dejado muy claro que considera que ya dispone de un plan adecuado para hacer frente a este fenómeno. No cree necesario ni tiene intención de modificar un dispositivo que estima perfectamente eficaz. Balza entiende, además, que las medidas preventivas contra la kale borroka están ya ampliamente reforzadas con los dispositivos adicionales que la Ertzaintza pone en marcha cada verano. Las justificaciones de Balza resultan, como mínimo, sorprendentes. Si es verdad que la consejería que dirige tiene una estrategia para contrarrestar el terror callejero, -algo que aún queda por demostrar- entonces ese plan es claramente deficiente, porque el número de sabotajes en el País Vasco no ha hecho más que aumentar. Un ejemplo sirve para ilustrar la impunidad de que gozan los violentos. Era de prever que la muerte de la etarra Olaia Castresana provocaría una oleada de incidentes. Cajeros calcinados, explosiones de artefactos caseros, viviendas atacadas con cócteles molotov...han sido más de 40 los actos registrados. ¿Cuántas detenciones ha realizado la Ertzaintza? Dos. El supuesto plan de Balza para combatir a quienes se dedican a sembrar el terror no garantiza la seguridad ciudadana. Si no quiere que se le acuse de ineptitud o, lo que es peor, de connivencia con los violentos, debe ser receptivo a la ayuda que le ofrezca Rajoy.

Una buena historia
Iñaki EZKERRA La Razón  3 Agosto 2001

En un reciente curso de literatura organizado en Castro Urdiales por la Universidad de Cantabria, Jesús Ferrero y Alejandro Gándara coincidieron en señalar lo importante que es narrar y tener una buena historia sobre nuestras vidas a la hora de ligar, conseguir trabajos, reponernos de una crisis sentimental o machacar al personal contándole la milonga de que nos hemos hecho a nosotros mismos. Tenían razón. Nunca somos más narradores que cuando seleccionamos y dosificamos los datos o los hechos de nuestras existencias para seducir, para ganar la confianza ajena, para convencernos de que nuestra vida tiene algún sentido agarrándonos al sentido de la narración, para convencer a los niños y a los crédulos que se nos ponen a tiro de lo que nosotros no estamos convencidos.

   Quizá dicho así suene a frívolo. Quizá no parece que tiene la gravedad y el dramatismo que de verdad tiene esa necesidad de historiarnos. Quizás suene a alegre y ligera confesión de que los humanos somos unos simples farsantes. Bien. De acuerdo admitámoslo, pero si admitimos también que en esa farsa nos jugamos la vida. Estamos condenados a narrarnos porque sólo así nos liberamos de la angustia, que no es otra cosa que la experiencia del tiempo como algo desordenado e insoportable. Por eso la narración, y sobre todo la narración de nosotros mismos, viene en nuestro socorro, porque nos reinstala en el tiempo, nos lo ordena y nos lo hace soportable. Por eso la angustia se cura también con melancolía, porque la melancolía es narrativa, ordenadora y, por lo tanto, digerible.

   Tengo un amigo que se casó con la guapa de la Facultad y que cada vez que le veo me hace rememorar esa historia, cómo la conquistó, su lucha encarnizada contra los rivales, mi solidaridad y apoyo moral en aquellos días y aquellas andanzas suyas. Lógicamente lo que le pasa a mi amigo es que su matrimonio ha fracasado y se agarra al recuerdo de aquella estudiantil gesta, a la belleza de ese recuerdo, a esa historia suya, la única que se ha atrevido a contarse en su vida, para conjurar el abismo, la falta de sentido del presente. Un sentido que sólo logra recuperar recuperando el sentido de esa dichosa historia. Lo que le sucedió a mi amigo es que se creyó esa historia de veras, creyó en la historia de «La reina de Filología Hispánica». Se la creyó como la única verdadera historia frente a todas las demás posibles y ésta se ha ido desvaneciendo con la vida. La vida es demasiado larga y dispersó a todos los testigos de la hazaña. Por eso se alegra tanto cuando me ve, porque yo era uno de esos testigos y porque siempre realizo ese acto de altruismo que es ayudarle a reconstruirla.

   Cierto que mi amigo es un novelista nato incluso obedeciendo a la clasificación de genios que hizo en su día el antropólogo René Girard en su ensayo «Mentira romántica y verdad novelesca». Decía Girard en ese libro que una gran novela es la que nos desvela los mecanismos miméticos del deseo y esa humillante verdad de que «deseamos lo que desean los otros». Pues bien, la historia novelesca de mi amigo, aunque sea más vulgar y más mala que el sebo, desvela el deseo mimético. Él deseaba a la guapa de la Facultad porque era deseada por los otros, por su reconocido prestigio de musa oficial. De ahí que la dispersión de los testigos sea más dramática aún porque es también la dispersión de los que le reconocían ese prestigio, de los demás deseantes, de los «mediadores» ¬que diría Girard¬, de los intermediarios, de los mayoristas de su deseo.

   Tener una buena historia o al menos una historia cualquiera que contar y que contarse a sí mismo. Este es el secreto de los individuos y de los grupos sociales o políticos. Las ideologías que están en auge en este cambio de siglo ¬o sea las nacionalistas¬ son las que tienen una buena historia o las que se han confeccionado una historia convincente que, aunque sea muy mala, les parece a muchos muy buena. El descrédito histórico de la izquierda, su desarme teórico y moral es también un desarme fundamentalmente narrativo. La historia de la izquierda quedó rota, deshilvanada, suspendida con la voladura de la utopía socialista. La utopía era el hermoso desenlace de la narración, el final feliz del relato de la izquierda. Era ya un final retocado y precario cuando se desmoronó la URSS, la gran cuentista. Pero en medio de sus retoques y su precariedad funcionaba. Ahora ese final ya no puede ni lo quiere contar nadie. Ahora nadie cree en esa historia porque no tiene final, porque nunca ha sido creíble ni ha funcionado jamás una historia contada a medias.

   Con las movilizaciones de la antiglobalización parece que el cuento de la izquierda quisiera desperezarse, dar alguna señal de que aún respira. Parece que ha movido una mano el enfermo en estado de coma. Pero es demasiado pronto para saberlo. Todavía ésa es una doctrina fetal cuya paternidad puede acabar siendo reclamada por los propios nacionalismos (y alguna base teórica hay para ello), por las derechas etnicistas y secesionistas, si el enfermo no se espabila. Porque hoy quienes tienen una historia que contarnos ¬hay que reconocerlo¬ son los nacionalismos precisamente . Y la tienen porque tienen una utopía para ella, un final bonito y facilón: la independencia. De nada sirve decir que ése es un argumento kitsch y que su final está amañado. Una historia sólo se combate con otra historia, sea mala o sea buena. La izquierda tiene que volver a contarnos la suya, buscar otro final feliz, otra utopía, otras expresiones mágicas ¬antiglobalización, federalismos, jornada laboral de veinte horas...¬ pero salir de este histórico ataque de sinceridad metafísica que le ha dado. No tener una historia que contar es suicida para las personas y las ideologías.

¿A qué jugamos?
Aleix VIDAL-QUADRAS La Razón  3 Agosto 2001

Todos los ciudadanos de bien, que son la inmensa mayoría, coinciden en la necesidad de combatir el terrorismo utilizando los instrumentos del Estado de Derecho, respetando escrupulosamente las garantías procesales y tratando a los asesinos de forma diametralmente distinta a cómo ellos tratan a sus víctimas, a las que no dan ni la más mínima oportunidad. Pasadas experiencias han demostrado amargamente que no hay atajos en la ley para castigar a los que la vulneran y que determinados métodos expeditivos, consideraciones morales aparte, se vuelven contra sus impulsores y acaban dando argumentos al crimen organizado. Por tanto, acuerdo social prácticamente unánime en el recurso exclusivo a las vías policial y judicial dentro del cumplimiento exquisito del marco legal vigente para acabar con la lacra etarra. 

Sin embargo, en el transcurso de ese combate largo y doloroso surgen algunos interrogantes que llevan a la perplejidad a una parte significativa de la opinión. El ministro del Interior acaba de declarar, y muy pocos españoles difieren de sus apreciaciones, que «EH es lisa y llanamente el brazo político de Eta y todas las organizaciones que pululan a su alrededor son lo mismo». El fiscal general del Estado, por su parte, ha presentado una querella contra Arnaldo Otegi por apología del terrorismo con motivo del elogio fúnebre pronunciado por el cabecilla independentista en las exequias de Olaia Castresana. En otras palabras, que el Estado español admite en su seno como ente debidamente legalizado a un entramado de asociaciones políticas, culturales, sindicales y juveniles cuyo propósito indisimulado, reconocido y señalado además públicamente por el máximo responsable de la seguridad nacional, es el de liquidar ese mismo Estado mediante procedimientos violentos.

   Si esto es así, y la evidencia correspondiente es ya abrumadora, la lógica más elemental aconseja actuar en consecuencia.

  Los dos grandes partidos nacionales, que han sabido ponerse de acuerdo ejemplarmente en el pacto por las libertades y contra el terrorismo, han de aplicar sin demora los mecanismos constitucionales previstos para estos casos e ilegalizar al conjunto de soportes de Eta, empezando por EH, siguiendo por Gara, continuando por LAB, y acabando por Haika. La conocida afirmación de que es mejor que trabajen a la vista que en la clandestinidad suena a broma macabra. Nadie entiende que sea preferible que la banda disponga para su siniestra tarea de escaños parlamentarios, periódicos, locales, sindicatos, alcaldías y abundante presupuesto pagado por el contribuyente a que se vea privada de tales ventajas. Hay ocasiones en las que la línea divisoria entre la democracia y la irresolución pusilánime se hace alarmantemente tenue, y la gente no entiende ciertos juegos institucionales y semánticos que no aciertan a encauzar su justa indignación ni a dar respuesta a su creciente angustia.
 

El culebrón  del verano
Lorenzo Contreras La Estrella  3 Agosto 2001

Como si de un culebrón veraniego se tratase, ya suenan nombres de presuntos "cesables" en varios ministerios dentro de unos cuantos meses, cuando Aznar considere oportuno dar a su equipo una nueva imagen pública. Pocos observadores negarán que varios titulares de distintas carteras cojean políticamente, y que incluso personajes poderosos hasta ahora son susceptibles de incorporarse al "pabellón de quemados" del Gobierno. Ahora mismo el todopoderoso Rodrigo Rato, junto con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montero, se ven incordiados por el asunto de Gescartera de una manera especialmente concreta, ya que de sus competencias dependen las actuaciones de la Comisión Nacional de Mercado de Valores, tan oscuramente protagonista, pese a quien pese, en el funcionamiento o circulación de las informaciones que conforman el mundo especulativo de las altas finanzas y de las menos altas. A fin de cuentas, el escándalo de Gescartera es de los que marcan a una Administración y trasladan a su cúpula en este caso al mismísimo Aznar, una penosa sensación de desgobierno. Cabe imaginar hasta qué punto al señor Aznar le han amargado el veraneo.

La cuestión es que entre ese affaire de última hora que es Gescartera y todo lo que algunos ministerios vienen arrastrando con sus evidentes errores, a José María Aznar se le acumulan problemas susceptibles de traducirse en renovaciones del personal bajo su imperio. Un mero repaso de nombres propios, desde Celia Villalobos o Miguel Arias Cañete, pasando por Federico Trillo con su errática política en Defensa y terminando, por ejemplo, en Josep Piqué, ilustran sobre el desgaste que el Gabinete Aznar viene soportando en sus respectivas escalas de responsabilidades.

Si en medio de este "menudeo" flaquea la política principal, que hoy por hoy se concreta en la lucha contraterrorista, el sector de "quemados" incrementa su nómina. La sensación de que, tras las elecciones vascas, se ha hundido un frente vital para la política aznarista, en provecho lógico de los nacionalistas, difícilmente escapa a la percepción de la opinión pública. Por mucha que sea la firmeza o, si se prefiere, la inflexibilidad del presidente del Gobierno, lo que se puede constatar es que más inflexibles e implacables son los hechos. A duras penas se ha conseguido que el Gobierno de Vitoria acepte, para hoy mismo, una entrevista de urgencia entre Mariano Rajoy, ministro del Interior, y el consejero de Interior del País Vasco, Javier Balza.

Una entrevista plagada de sospechas sobre demandas políticas que intentan proyectar, por parte vasca, su acción policial más allá de la frontera española con Francia, en una clara aspiración de interferencia en las actuaciones de la Guardia Civil y de la Policía Nacional. Un delicado terreno en el que se ventila una información que sólo en manos o en poder del Gobierno español, del Gobierno central para entendernos, está garantizada como instrumento de acciones antiterroristas eficaces. Una Ertzaintza sospechosa de estar infiltrada, bajo el relativo control de un Gobierno vasco que no acaba de concretar cómo dará forma a su promesa de luchar contra ETA, no parece la más indicada depositaria de ciertos secretos en materia de estrategia policial. Y por mucho que se diga que hay desconfianza de Madrid hacia Vitoria, más es la desconfianza tradicional de Vitoria hacia Madrid.

Coordinación
Cartas al Director ABC  3 Agosto 2001

Se anuncia, como un logro importante del nuevo clima entre el Gobierno del Estado y el Gobierno del País Vasco, que hoy se reunirán el vicepresidente Rajoy, con el consejero de Gobernación del País Vasco, que tratarán de coordinar las acciones de los Departamentos de su competencia respecto a la lucha contra ETA. ¿Hay alguien que de verdad piense que esa reunión va a dar fruto alguno? Una vez más, algunos tratan de engañar a la gente de a pie.

Coordinar, está bien que lo hagamos con las autoridades francesa, italiana, portuguesa o mexicana... Pero que el Gobierno del Estado se tenga que coordinar con el de una Autonomía cuyo Gobierno tiene como objetivo el mismo que la banda terrorista, por favor, ¿adónde vamos a llegar? ¿La solución a este problema específico?: la designación por el Gobierno de España de un mando único antiterrorista al que se subordinen todas las Fuerzas de Seguridad, locales, provinciales, de las Autonomías... Mientras no se haga eso, lo de la coordinación... Una milonga. Y si no el tiempo. Francisco Muñoz de Morales Cuesta. Madrid.

Partidos, pacifistas y sindicatos exigen a Balza que pacte con Rajoy un plan contra la 'kale borroka'
El PSOE se desmarca del plan de Interior vasco porque «los precedentes no son positivos» - CCOO de la Ertzaintza cree que los resultados de la Policía autonómica contra la violencia callejera «son nefastos»
El Mundo  3 Agosto 2001

MADRID.- O no hay plan de la Ertzaintza contra la kale borroka o, si lo hay, es manifiestamente mejorable, según distintos partidos políticos, sindicatos y organizaciones pacifistas. Todos ellos coincidieron ayer en solicitar al consejero vasco de Interior, Javier Balza, que acepte la propuesta del Gobierno de pactar un plan para combatir la violencia callejera en el País Vasco, la llamada kale borroka.

Según el portavoz del grupo parlamentario Socialista, Jesús Caldera, Balza no debe mantener posiciones de «cerrazón», sino de «colaboración y apertura». En su opinión, el plan que propone el vicepresidente primero y ministro del Interior, Mariano Rajoy, para luchar contra la violencia callejera es «positivo».

Y se distanció del plan que dice tener ya Balza contra el problema: «Los precedentes, hasta ahora, no son positivos, ya que la kale borroka inflige un daño inmenso y continuado a la tranquilidad y a la seguridad pública en el País Vasco y, por tanto, hay que incrementar las tareas de cooperación para que esos daños desaparezcan».

El responsable de Organización del PP, Pío García Escudero, señaló ayer si que las autoridades vascas tienen un plan, entonces lo normal sería que «lo explicaran, dijeran en qué consiste y por qué no lo aplican». En su opinión, la petición del Gobierno vasco de participar en las reuniones entre España y Francia en materia antiterrorista es «muy difícil», porque las relaciones en el marco de la UE son entre países y entre policías nacionales, no autónomas, según declaró a Europa Press.

«Un caos absoluto»
El secretario general de CCOO-Ertzaintza, Roberto del Agua, aseguró ayer que «desde hace ya mucho tiempo los resultados de la Ertzaintza contra la kale borroka son nefastos», por lo que insistió en que el plan de Interior vasco contra la lucha callejera «o no existe o hay que sustituirlo o, en su caso, adecuarlo». «Hay un caos absoluto, se improvisa todo. Igual es cierto que Balza tiene un plan, pero a los ertzainas no nos llega y a la vista está que hay una ausencia total de resultados», añadió el sindicalista.

«Nosotros entendemos, aunque como profesionales no las compartamos, las dudas de otros cuerpos policiales para facilitar cierto tipo de información delicada, dadas las actuaciones del Departamento en otros ámbitos», aseguró en referencia a la lucha contra la kale borroka.

Las organizaciones pacifistas también se suman a las dudas sobre la actuación de Balza. El portavoz del Foro de Ermua, Rubén Múgica, manifestó ayer en El Escorial que el plan que dice tener Balza «no existe», según informa César Piernavieja.

«Ese plan parece consistir sencillamente en que a los autores y responsables de la kale borroka no se les persigue», señaló Múgica. «Que el lehendakari diga que va a estar con las víctimas del terrorismo sencillamente suena a cachondeo», añadió. En la jornada de ayer en El Escorial también participó el antropólogo y catedrático de Filosofía de la Universidad del País Vasco, Mikel Azurmendi, quien criticó también la falta de resistencia universitaria. «La universidad es el lugar más vil del País Vasco porque al ser un lugar de debate, allí lo que hay es silencio», denunció Azurmendi.

El presidente de la asociación Manos Blancas, Fernando Cózar, aseguró que «puede que la Ertzaintza tenga «un plan previsto contra la kale borroka, pero viendo lo que se está produciendo a diario en el País Vasco, es susceptible de ser renovado o reforzado para que tenga mejor efectividad».

Los sindicatos de la policía se pronunciaron ayer mayoritariamente en contra de la presencia de la Ertzaintza en las reuniones entre las policías francesa y española para tratar el terrorismo. Y de que este cuerpo autonómico esté también presente en la comisaría conjunta de Biriatou y que pueda realizar persecuciones en caliente para adentrarse hasta 10 kilómetros en territorio francés persiguiendo a terroristas que acaban de actuar.

Comisaría conjunta
El secretario general del Sindicato Unificado de Policía, SUP, mayoritario en el CNP, José Manuel Sánchez Fornet, en declaraciones a Europa Press aseguró: «En ninguno de los tres casos, son cuestiones que procede discutir ahora. El Gobierno vasco parece que convierte esa reunión, de la que nosotros entendemos que consiste en coordinar esfuerzos para garantizar los derechos y libertades de los ciudadanos en el País Vasco y para combatir un fenómeno terrorista muy grave que tenemos allí, en una reunión para demandar más competencias para su policía».

«La Ertzaintza tiene que asumir, y el Gobierno vasco también, que España es un Estado-nación en Europa y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado son la Policía Nacional y la Guardia Civil, y punto. Así lo establece una Ley Orgánica», sentenció el secretario general del SUP.

A esta Ley Orgánica recurrió Ignacio López García de la Torre, secretario provincial de Madrid de la Asociación Nacional de Policía Uniformada (ANPU) para destacar que no entendía «el alcance de esas medidas porque, si bien es cierto que la Policía Autonómica vasca, entre los cuales se hayan grandísimos profesionales, está plenamente desplegada en todo el territorio vasco, nosotros como la Guardia Civil tenemos plenas competencias en materia de información en toda la lucha antiterrorista y tenemos que seguir siendo los mecanismos de información y de colaboración internacional», añadió.

En la misma línea se pronunció Rafael Martín, secretario de prensa del Sindicato Profesional de Policía (SPP), quien recordó que existen «determinados foros en los que el consejero de Interior puede exponer todos los problemas que puedan acarrear dentro de sus competencias, como el consejo político de seguridad».

Colectivos pacifistas dudan de la efectividad del «plan» de Balza contra la ‘kale borroka’
El Foro Ermua acusa al consejero de «no perseguir» a los autores de los sabotajes Representantes de varios movimientos cívicos participaron en una mesa redonda sobre víctimas del terrorismo en Madrid
MADRID EL CORREO  3 Agosto 2001

Colectivos pacifistas y de víctimas expresaron ayer su desconfianza hacia el «plan» específico del consejero vasco de Interior, Javier Balza, para luchar contra la ‘kale borroka’, después de que el pasado miércoles portavoces de su departamento consideraran «innecesarias» las medidas propuestas por el Gobierno central para emprender una actuación conjunta contra la violencia callejera porque, aseguraron, el Ejecutivo vasco ya cuenta con una estrategia propia.

Portavoces del Foro Ermua, Basta Ya y Manos Blancas participaron en la localidad madrileña de San Lorenzo del Escorial en el curso de verano de la Universidad Complutense ‘Terrorismo: las víctimas y la resistencia civil’. Tras la mesa redonda, el representante del Foro Ermua, Rubén Múgica, exigió a Balza que aclare en qué consiste su plan, aunque dudó de su existencia porque, en su opinión, la actuación del consejero se reduce a «no perseguir a los autores y responsables» de la ‘kale borroka’, «un elemento importantísimo» en la estrategia de ETA. «Ya no se asesina a uno para aterrorizar a cien mil, sino que a esos cien mil se les aterroriza directamente», ilustró Múgica.

El presidente de Manos Blancas, Fernando Cózar, admitió que «puede» que el Departamento vasco de Interior haya diseñado un plan contra la violencia callejera, si bien desconfió de su efectividad y abogó por «renovarlo o reforzarlo», a tenor de la oleada de sabotajes registrados en Euskadi tras la muerte de la etarra Olaia Castresana en Torrevieja. En cualquier caso, Cózar consideró «positiva» la reunión que hoy mantendrán Balza y el ministro de Interior, Mariano Rajoy, en la medida en que sirva para mejorar la coordinación entre los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

«Resistencia civil»
Los ponentes también valoraron la actitud del lehendakari Ibarretxe hacia las víctimas del terrorismo. Para el miembro del Foro Ermua, la relación del jefe del Ejecutivo vasco con los damnificados por la violencia «no existe», y aunque le concedió un «margen de confianza limitado», aseguró que su compromiso con las víctimas «suena a cachondeo», después de ver que consejeros como Balza o Intxaurraga repiten en el Gobierno.

El profesor y miembro de Basta ya Mikel Azurmendi, en cambio, reconoció el gesto de Ibarretxe al acudir a la entrega de premios de de la Fundación Miguel Ángel Blanco nada más ser investido lehendakari, aunque le pidió «pasos más decisivos». Azurmendi apostó por la vía de la «resistencia civil» para combatir el terrorismo y «defender el tejido democrático y de paz» en el País Vasco.

Batasuna presiona al PNV para que no pacte con Interior medidas policiales contra ETA
El sindicato mayoritario de la Ertzaintza descalifica el plan de Balza contra la 'kale borroka'

AITOR GUENAGA | Bilbao El País  3 Agosto 2001

Dirigentes de Batasuna presionaron ayer al PNV para que evite comprometerse con el PP en la reunión que celebrarán hoy en Madrid los responsables de Interior de los Gobiernos central y vasco. Se concentraron ante el palacio de Ajuria Enea, sede oficial del lehendakari, con una pancarta con el lema 'PNV: con la apuesta represiva no hay solución', y acusaron al presidente vasco, Juan José Ibarretxe, de colaborar con José María Aznar para intensificar la 'represión policial'. 'Sin solución democrática estamos condenados al alargamiento del conflicto', advirtió Antton Morcillo. Poco después, la central sindical Erne, mayoritaria en la Ertzaintza, calificaba de 'chapuza' el plan contra la kale borroka que defenderá hoy Balza ante Rajoy.

Dirigentes y cargos electos de Batasuna no perdieron ayer la oportunidad que les brinda la reunión que celebrarán hoy Balza y Rajoy, a partir de las cuatro de la tarde en el Ministerio del Interior, para tensar más la cuerda de sus ya malas relaciones con el PNV y con el Ejecutivo que preside Juan José Ibarretxe. Tres decenas de militantes, cargos electos y dirigentes independentistas trasladaron a la puerta del palacio de Ajuria Enea, en Vitoria, sus críticas y advertencias a Ibarretxe y a su partido por lo que entienden que es una apuesta del PNV por la vía policial para acabar con la violencia en Euskadi.

Antton Morcillo criticó el contenido de la solución dialogada que defiende Ibarretxe, un diálogo, a su juicio, 'centrado únicamente en la lucha policial contra ETA' y exclusivamente con el PP y con el Gobierno de José María Aznar. 'Y todos sabemos lo que ofrece Aznar: más represión, más palo, ilegalización de organizaciones [en alusión a Haika y Ekin], limitación de la libertad de expresión, torturas, etc. ¿Con eso está de acuerdo Ibarretxe?', se preguntó el dirigente de Batasuna y diputado vasco de Euskal Herritarrok.

Repliegue policial
A renglón seguido, Morcillo recordó una de las antiguas reivindicaciones del PNV y del Departamento vasco de Interior: el repliegue de los efectivos de la Policía y de la Guardia Civil en el País Vasco, algo que ahora no está en el discurso del PNV ni de Balza. 'Rajoy y Balza van a hablar de coordinación policial para mejorar la eficacia en la lucha contra ETA. ¿Dónde queda el plan de repliegue? ¿Acaso el PNV no es consciente de que este año han metido en Euskal Herria mil guardias civiles más? ¿Ante esta realidad, qué dice el PNV? Absolutamente nada, la oculta', dijo.

Por todo ello, Batasuna ha vuelto a convocar para este sábado una manifestación en San Sebastián bajo el lema 'Solución democrática para Euskal Herria'. Al contrario que la marcha convocada por la formación para el pasado sábado, la consejería del Interior anunció ayer que no piensa prohibirla, al entender que su objetivo ya no es homenajear a la etarra muerta en Torrevieja cuando manipulaba la bomba que preparaba, Olaia Castresana.

No fue el único frente que se le abrió ayer al PNV y al Departamento del Interior. El plan de lucha contra la violencia callejera que Balza expondrá hoy a Rajoy fue duramente criticado por el sindicato mayoritario de la policía vasca, Erne. Este plan, que incluye un refuerzo de agentes para prevenir sabotajes y actuar contra la kale borroka en las fiestas de verano en Euskadi, lleva unas tres semanas en funcionamiento. Un dirigente de Erne aseguró ayer: 'Ya hemos comprobado que es una chapuza. Se ha hecho sin contar con los agentes, sin apenas incentivos [algunas dietas y el cómputo de algunas horas de fin de semana no trabajadas], y no de manera voluntaria como debería de haber sido'. Este sindicalista agregó: 'Durante estos 20 días hemos visto el desmadre organizativo que se ha producido; la gente va por sorteo y así es muy difícil conseguir un compromiso real en la persecución de esta violencia'. Para Erne, 'los ertzainas no detienen porque luego llegan los procesos judiciales, tienen miedo a que su identidad acabe conociéndose y no se sienten respaldados por el departamento'. 'Es un mero lavado de cara. Y si no, fijémonos en los incidentes con lo de Castresana; no hay detenciones y llevamos ya siete días seguidos de incidentes. Balza y su equipo han sido incapaces de comprometer con este plan a los ertzainas', apostilló.

Balza, por el contrario, asegura que su plan funciona y, de hecho, hoy le trasladará a Rajoy lo innecesario de poner en marcha el plan conjunto entre Ertzaintza, Cuerpo Nacional de Policía y Guardia Civil que defiende el ministro para atajar este tipo de violencia, uno de los objetivos básicos que Rajoy pretende arrancar hoy.

Según datos del Departamento vasco del Interior, entre enero y mayo se han producido 183 sabotajes e incidentes en la comunidad autónoma, y la Ertzaintza ha detenido a 100 personas por violencia callejera. El Ministerio del Interior asegura que entre enero y julio en Navarra se han producido 47 actos de kale borroka, por 259 en el País Vasco. En ese mismo periodo, la Policía y Guardia Civil han arrestado por este tipo de delitos en Navarra a 42 personas.

La 'kale borroka' se aprovecha de la plaza del Castillo
Los radicales utilizan la polémica construcción de un aparcamiento en el centro de Pamplona para causar violentos incidentes callejeros
M. MARÍN  Pamplona El País  3 Agosto 2001

El proyecto de construcción de un aparcamiento subterráneo bajo la plaza del Castillo de Pamplona, un lugar emblemático en pleno centro de la capital navarra, ha dejado de ser una simple polémica ciudadana -la mayor que ha vivido Pamplona en los últimos años- para convertirse en un espinoso asunto de orden público. Numerosos vecinos no consienten que el Ayuntamiento, gobernado por Yolanda Barcina (UPN), cambie la decoración de su sala de estar. Primero protestaron; después, recogieron 24.500 firmas y pidieron un referéndum sobre el proyecto. Sólo consiguieron un no por respuesta y decidieron movilizarse en la calle. Sus protestas, en principio pacíficas, han acabado en los últimos días en importantes disturbios y la detención de un total de 20 personas por desórdenes públicos. Fuentes de la Delegación del Gobierno en Navarra y diversos partidos coinciden en que la izquierda abertzale ha convertido en suya esta causa para hacer 'lo único que saben: destrozar por destrozar'. La kale borroka, como hace pocos años, ha regresado a esta plaza.

La polémica no es nueva. Surgió el año pasado, tras aprobarse el proyecto de los arquitectos Luis Agosti y Jorge Gómez. Muchos vecinos se indignaron por el cambio de aspecto del lugar. Otros gritaron al ver peligrar las ruinas de los castillos de Luis el Hutín y de Fernando el Católico, localizadas en el subsuelo de la plaza. Así lograron que el proyecto inicial, aprobado por UPN, PSN y CDN, se modificara sustancialmente. Se peatonalizará la zona y se construirá un aparcamiento de 802 plazas, pero se respetará el quiosco, los mosaicos, y, dijo Barcina, también el arbolado de la plaza.

La asociación que encabeza la oposición vecinal no acaba de creer a la alcaldesa. Las formas 'invitan a la sospecha', aseguran. El 23 de julio, el Ayuntamiento taló, con 'nocturnidad y alevosía', según la asociación, casi todos los árboles de la plaza. Nadie, salvo el equipo de gobierno de UPN, sabía cuándo iban a comenzar las obras. Y esa intervención por sorpresa encrespó los ánimos y se trasladó a las calles. Un día después, agentes del Cuerpo Nacional de Policía disolvían una manifestación vecinal en la que participaban ancianos y niños. El pasado miércoles, por citar los altercados más recientes, un grupo de violentos destrozó parte del vallado de las obras y trató de quemar la maquinaria. Iban organizados, encapuchados y con barras de hierro. Fue tras una manifestación pacífica en la que participaron unas 7.000 personas contrarias al proyecto. Tanto fuentes policiales como los principales partidos navarros apuntan en la misma dirección al hablar de los incidentes.'Hay personas', dice Barcina, 'que tratan de impedir la ejecución del proyecto, que cuenta con la bendición de comerciantes y hosteleros, atentando contra la obra. Desgraciadamente esto no es nuevo en nuestra ciudad. Aquí ocurre lo que no pasa en otros sitios'. Y señala directamente a la izquierda abertzale. 'Es una pena que vecinos que tienen su derecho a discrepar se vean involucrados con estos radicales'.

Cuatro sindicatos del Cuerpo Nacional de Policía apuntan que todos estos incidentes, y ya van seis, forman parte de 'una campaña perfectamente orquestada y dirigida por el mundo radical abertzale'. 'Estos sujetos tienen capacidad de envilecer cualquier causa justa', añaden. Fuentes de la Delegación del Gobierno en Navarra confirman que 'eso es así' y que se actuará a la menor sospecha de que pueda alterarse la seguridad ciudadana. Los radicales, prosiguen estas fuentes, 'se han aprovechado de una oposición vecinal para hacer lo que saben: meter ruido, conculcar el orden público y destruir por destruir'.

También lo sienten así muchos vecinos que no comulgan con el proyecto. 'Es una pena que aquí todo se politice', se lamenta una pamplonesa de 43 años. ¿No cree que los actos violentos perjudican su reivindicación? 'Por supuesto, pero por esa misma regla de tres no podríamos protestar por nada. Mire, yo voto a UPN. Creo que no soy sospechosa de justificar la violencia. Lo único que quiero es que no toquen la plaza del Castillo'.

Nadie se explica por qué el consistorio ha hecho oídos sordos a las 24.500 firmas que reclamaban un referéndum. En junio, y tras dos debates en pleno, la corporación dio carpetazo a la petición. 'No pensamos que fuera el proceso de participación más adecuado', explica Barcina. 'Existen otros que consideramos más acertados para este caso. De hecho, recogimos sugerencias y realizamos cambios importantes'.

En todo caso, sigue teniendo enfrente a la plataforma ciudadana en defensa de la plaza. 'La gente siente que se le ha ultrajado por partida doble', señala el portavoz de la asociación, Ángel Larrea. 'Primero, minimizan el número de personas que se han movilizado contra el proyecto y además hacen oídos sordos a las 25.000 firmas en favor del referéndum'. 'La plataforma sólo está organizando acciones pacíficas. Habríamos preferido que fuera Barcina quien retirara ayer [por el miércoles] las vallas y no los ciudadanos. Pero, actuaciones como la suya enervan los ánimos de los ciudadanos'.

Larrea hacía esta reflexión en la mañana de ayer, minutos después de que terminase una nueva concentración ante el Ayuntamiento. Fue un acto estruendoso pero pacífico, una concentración, de unas mil personas, en la que se sucedieron pitidos, bocinazos y más de un grito unánime contra ciertos integrantes de la corporación. Los más insistentes, contra la alcaldesa.

Dentro del Ayuntamiento -forman la corporación 12 ediles de UPN, cinco de EH, cuatro socialistas, tres de CDN, dos de IU y uno de Batzarre- se celebraba el último pleno antes de las vacaciones. Y el consistorio se despidió hasta septiembre con una nueva discusión sobre el proyecto. Lo que era exclusivamente un asunto de trámite para aprobar la personación del consistorio en los siete recursos interpuestos por distintas asociaciones y partidos, se convirtió en un nuevo debate.

La construcción 'está legitimada', dijo Juan Luis Sánchez de Muniain (UPN), 'porque la avalan muchos ciudadanos, más de los que se oponen, a través de sus representantes'. Joxe Abaurrea, de EH, le replicó: 'Está habiendo una auténtica marea popular a favor de que se paralice el proyecto'. Por la tarde, unas 500 personas volvieron a concentrarse en la plaza para rechazar el proyecto. Esta vez no se registraron incidentes.

Lázaro Carreter: «El futuro debe incluir el bilingüismo para mantener la convivencia»
El académico dijo en El Escorial que «pocos podían imaginar la situación actual de nuestra lengua»
El académico Fernando Lázaro Carreter indicó ayer en una conferencia extraordinaria en la UCM cuáles serán los rumbos que va a seguir la lengua española en los próximos años. En su exposición, se remontó a los albores del siglo XX afirmando que «pocos podían imaginar la situación actual de nuestra lengua». En Estados Unidos, «el futuro ofrece síntomas optimistas. La población de hispanohablantes supera ya a la afroamericana y es la tercera comunidad detrás de Méjico y España». Lázaro Carreter, además, defendió el bilingüismo «para mantener el concepto de nación».
José Antonio Muñoz - San Lorenzo de El Escorial.- La Razón  3 Agosto 2001

Lázaro Carreter recordó la campaña «English Only», promovida para imponer el inglés, y con la que «se pretendía acabar con la enseñanza bilingüe, aunque no ha funcionado plenamente gracias, en parte, al memorándum 2000 que impulsó Bill Clinton donde pedía una mayor comprensión y conocimiento de otras culturas». A pesar de los datos, sin embargo, «el panorama es de inquietante claroscuro, pues el número de hispanos crece porque es continuo el flujo de inmigrantes para quienes mantener su lengua constituye una cuestión de honra y que, a la vez, es una suerte de desventura al anclarlos en el pasado del que huyen».

   En cuanto a la prensa, según manifestó, «procura ajustarse a un stándard aceptable, cuajado de americanismos hispanos. Las televisiones y radios, con un hablar mucho más desenfadado, ejercen de difusores contaminantes creando, por ejemplo, el tejano , que se aleja del español pero que goza de las máximas simpatías locales». Más crítica tuvo la situación del idioma en las universidades, en las que «disminuyen alarmantemente las tesis doctorales sobre temas hispanos». El futuro de la lengua en Norteamérica, dijo, «pasa por la tercera generación, que mantendrán el bilingüismo, aunque con tendencia hacia el inglés por la fuerza del entorno».

   El nivel de obras españolas traducidas «es inferior a las traducidas a nuestra lengua», lo que «tampoco es alentador en cuanto al prestigio del español. Esta situación debería preocupar mucho a nuestros políticos».

   Sobre la situación de la lengua en España, Lázaro Carreter destacó que «según las estadísticas hechas en Francia recientemente, sólo a un tres por ciento de los españoles nos inquietan los avatares de nuestra lengua. Entre ellos no están ni políticos ni gobernantes. Y ello sin mencionar la cuestión idiomática, ante la que suscribo la necesidad de una lengua común, compatible con las otras, para mantener el concepto de nación».

   El futuro deseable «ha de incluir el bilingüismo efectivo para mantener la convivencia. Los españoles deben aquietar las inquietudes y conflictos lingüísticos persuadiéndose de que el idioma castellano no está solo en España, ni tiene derecho a estar solo en amplios trozos de ella». «El bilingüismo -concluyó- consiste en un vaivén y no sólo en un ven y nuestra lengua debe estar hecha por españoles, americanos, castellanos, catalanes, gallegos, y por todos los que conviven en el país».

Lázaro Carreter traza las sombras de nuestra lengua
CESAR PIERNAVIEJA El Mundo  3 Agosto 2001

El porvenir del español pasa por que la cultura expresada en castellano avance en el proceso de hacerse imprescindible. «Ahí está la madre del cordero», según Fernando Lázaro Carreter.

El ex director de la Real Academia de la Lengua, que lleva años sin pronunciar una conferencia según él mismo confesó, acudió ayer a los cursos de verano que la Universidad Complutense celebra en San Lorenzo de El Escorial (Madrid) para tratar de desenmascarar los rumbos de la lengua española en una conferencia extraordinaria.

El futuro de nuestro idioma en Norteamérica «está en manos de la tercera generación» de inmigrantes hispanohablantes, que ahora alcanza un «bilingüismo que se vence hacia el inglés por la fuerza del entorno». Para Lázaro, «lo verdaderamente decisivo es el grado de conciencia que posean de pertenecer a una cultura valiosa».

Por eso y pese a los 35 millones de personas que hablan español en EE UU, la situación de nuestra lengua «no va a variar mucho en un plazo medio», y su futuro es de «inquietante claroscuro».

Y si esto ocurre al otro lado del Atlántico, no «pocos sobresaltos» tenemos en la península. El futuro deseable de todas las lenguas que conviven en nuestro país es el de un «bilingüismo efectivo», una convivencia que empezó hace 1.000 años y que se ejemplifica «de modo perfecto» en el Quijote, según las palabras que pronunció el lingüista.

Para exponer los conflictos existentes y futuros, Lázaro Carreter se refirió en mayor medida a Cataluña, que ha sido «pionera» en el proceso que ha conducido a que el español se considere lengua cooficial por ser la lengua del Estado y no por su condición de «nacional».

El castellano allí dista de estar contra las cuerdas, según reflejan los datos que ayer expuso el académico: el 90% de los diarios difundidos en Cataluña están escritos en castellano. Pero, «¿qué sucederá cuando los niños de la inmersión se hagan clientes de los quioscos, y sea el castellano el que resulte raro a sus ojos?», se preguntó.

A favor de una Cataluña y de otras comunidades «cordialmente bilingües» obra la imposibilidad de poner fronteras a la palabra hablada. Pero también juega -«y lo deseo más que lo creo», añadió Carreter- un descenso de la tensión política y que la propia sociedad «se aplique también al empleo solvente de esta lengua universal que es el castellano».

Las fronteras de la lengua castellana también preocuparon ayer en El Escorial al filósofo Eduardo Subirats. El catalán afirmó que la razón por la que la cultura hispánica no ofrece verdaderas figuras del pensamiento internacional es la carencia de una verdadera Ilustración en España.

Recortes de Prensa   Página Inicial