AGLI

Recortes de Prensa     Domingo 5  Agosto  2001
#Apología del terrorismo
Editorial La Razón 5 Agosto 2001

#Es duro ser fiel al PNV
César ALONSO DE LOS RÍOS ABC 5 Agosto 2001

#Muchas gracias, Arzalluz
José Antonio ZARZALEJOS. Director de ABC 5 Agosto 2001

#LOS EXCESOS DEL PNV ALIMENTAN LOS DE OTEGI
Impresiones El Mundo 5 Agosto 2001

#Batasuna se burla de Balza y convierte la marcha de San Sebastián en apología de ETA
SAN SEBASTIÁN. ABC 5 Agosto 2001

#Dos ertzainas heridos graves al caer en una emboscada en Portugalete
BILBAO. Agencias ABC 5 Agosto 2001

#El entorno de la banda terrorista prosigue sus ataques contra los concejales de UPN
PAMPLONA El Mundo 5 Agosto 2001

#Garzón estima que EKIN-ETA interviene en el control de la televisión pública vasca
EFE Libertad Digital 5 Agosto 2001

#Alberto Fernández: «Maragall calla ante el brote de violencia en Cataluña para no molestar a sus socios independentistas»
BARCELONA. María A. Prieto ABC 5 Agosto 2001

#Instituciones y víctimas
JOSEBA ARREGI El Correo 5 Agosto 2001

#Doble juego
Josep Ramoneda El País (dominical) 5 Agosto 2001

Apología del terrorismo
Editorial La Razón 5 Agosto 2001

La manifestación de los protearras de Batasuna por las calles de San Sebastián no ofreció sorpresa alguna: fue, dicho sencillamente, un claro acto de apología del terrorismo en el que se homenajeó a la criminal que murió por su propia bomba ¬lo que evitó, por fortuna, el asesinato de inocentes¬, y se dieron los vivas de rigor a la banda criminal, lo que, es de suponer, motivará la inmediata actuación de los fiscales.

   Otros delitos perpetrados ayer en las calles de San Sebastián, y en otros muchos lugares, como la quema de un autobús del servicio público, pueden haber sido imposibles de predecir, pero no es el caso de la marcha proetarra. El Consejero de Interior, Javier Balza, la prohibió la pasada semana con los mismos argumentos con que hoy la consintió. ¿Qué ha cambiado en una semana? Nada, excepto que en estos siete días Ibarreche se ha entrevistado con Aznar, y Balza con Rajoy, y ambos presentaron como tarjeta de vista su «oposición total» a Eta y su entorno. Ahora, pasadas las reuniones y fuera ya del objetivo de las cámaras, es de temer que volvemos por donde solíamos, a la chulería amparada por la inoperancia de una Ertzaintza nacida para mantener la legalidad, al margen de quién se siente en el sillón del Gobierno vasco.

   Sólo cabe esperar que no sea esta la única realidad del ofrecimiento del Gobierno nacionalista y de la firmeza con que piensa cumplir la «proridad absoluta» de luchar contra Eta.
  

Es duro ser fiel al PNV
Por César ALONSO DE LOS RÍOS ABC 5 Agosto 2001

¿Hasta dónde llegarán algunos periódicos y algunos comentaristas y políticos en su entreguismo al PNV y, en general, a la causa de los nacionalismos?

La semana ha sido clarificadora en este sentido. Se encontraron con la entrevista entre Aznar e Ibarretxe y no dudaron en salvar la figura de éste a costa de la verdad. No es que hicieran una interpretación errónea del encuentro, no es que intentaran favorecer la imagen de Ibarretxe -ímproba tarea- sino que hicieron una demostración de mala voluntad. Mintieron. Ocultaron hechos, dieron por buenos otros: en las primeras páginas, en los titulares, en los editoriales, en las columnas de opinión, ante los micrófonos. Sabían que el Gobierno estaba esperando al lendakari para ponerle frente a la pared: para que le hablara de sus objetivos independentistas, de sus aspiraciones al control de la Seguridad Social, a las competencias de las prisiones. Se sabía, sabíamos todos, lo sabían los entreguistas, que Aznar iba a comprometer a Ibarretxe en un programa de lucha antiterrorista. También sabíamos todos, incluidos ellos, los entreguistas, que el lendakari quería escenificar una reunión de sordos de manera que se le pudiera achacar al Gobierno de la Nación de la habitual intransigencia.

Así que los amigos del PNV pudieron conocer el encuentro hasta sus mínimos detalles pero decidieron mentir. Ocultaron las propuestas de Aznar y lanzaron el mensaje que quería Ibarretxe y presentaron la entrevista entre Rajoy y Balza como un acuerdo de ambas partes cuando pudieron saber que fue algo impuesto por Moncloa.

Porque el PNV no quiere una cooperación «real» con el Gobierno de España en punto al antiterrorismo. Quiere manejarlo él, porque en definitiva comparte con ETA los objetivos; quiere llevar el ritmo, en su pugna de hermanos por la hegemonía. ¿Acaso no ha dado Balza permiso para una manifestación en homenaje de la terrorista que murió cuando manejaba explosivos? ¿Acaso no se manifestó Batasuna ante Ajuria Enea el jueves pasado para que el PNV desoiga las propuestas de Rajoy? ¿Acaso no quiere aprovechar la circunstancia el PNV para llevar sus representantes en las instituciones europeas, lo que representaría ya un paso hacia el reconocimiento del carácter estatal del País Vasco?

Hay que reconocer que no lo pasan bien estos periódicos de Madrid y Barcelona que dispensan un trato privilegiado a los nacionalistas vascos; estos comentaristas y políticos secuestrados por la ideología nacionalista. Su socio el PNV los coloca con frecuencia en situaciones excesivamente comprometidas. Lo pasaron mal en la época del pacto de Estella: ¿cómo defenderlos en tales circunstancias? Pero lo hicieron. Ahora mismo, ¿cómo justificar esta dejación de responsabilidades frente a la «kale borroka»? No obstante, lo hacen. Durante el paréntesis poselectoral, durante el llamado período de gracia, quisieron creer en un PNV distinto, comprometido contra el Terror. Hubo un momento en que incluso algunos teóricos tradicionalmente antinacionalistas cayeron en el espejismo de un Ibarretxe reconvertido. La explicación que había detrás de esta visión absurda era, en realidad, el odio contra el PP y contra Aznar. Pero fue repuesto Balza en la Consejería de Interior y se desvanecieron las promesas antiterroristas. Por si quedaba alguna duda, llegó este episodio del encuentro entre Aznar e Ibarretxe. Durante unos días han podido ocultar la realidad, han mentido. Al terminar la semana había quedado muy claro que el PNV no quiere luchar contra ETA más que retóricamente. La semana ha servido, al menos, para que los miserables socios del PNV no repitan que el Gobierno vasco tiene entre sus prioridades la lucha contra el terrorismo. Quizá sustituyan esa monserga con alguna otra como, por ejemplo, la necesaria unidad de los demócratas. Debemos reconocer que resulta muy duro serle fiel al PNV.

Necesariamente queda como un infiel a la racionalidad nacional, a la seguridad, a la paz.

Muchas gracias, Arzalluz
José Antonio ZARZALEJOS. Director de ABC 5 Agosto 2001

Que Arzalluz se confiese un provocador -cosa nada nueva- no justifica dar la callada por toda respuesta, más aún si sus desahogos dialécticos son como los perpetrados en la entrevista que publicaba ayer el diario polaco «Gazeta Wyborcza». Al provocador que espera en silencio hay que sorprenderle con una contestación fuera de sus previsiones. Y no está dentro de las de Arzalluz una sustantiva: que con su ligereza verbal logra que el lendakari Ibarretxe quede en evidencia y que todas y cada una de las ambigüedades del gobierno de su partido cobren un sentido político inequívoco. Mientras Arzalluz siga deslizándose por la transparencia torpe de sus filias y sus fobias, todo el supuesto maquiavelismo de Ibarretxe queda sumido en el ridículo. Ya puede el lendakari echar mano de eufemismos, metáforas y silencios porque su jefe de filas, con esa afición bronquista que le acompaña, le destrozará toda su estrategia camaleónica.

Bien pensado, Xabier Arzalluz es el mejor líder de todos los posibles para el PNV, contemplada su trayectoria desde los intereses nacionales de España. Porque el bizkaitarra no descansa en dar la razón a sus contradictores y en retirársela a los que se refugian en las perplejidades autistas de Ibarretxe. Arzalluz confirma siempre los peores augurios y ofrece una munición argumental impagable a los que tratan de desvelar la impostura del nacionalismo. Gracias, Xabier, por tu generosidad al darnos tan explícitamente la razón.

LOS EXCESOS DEL PNV ALIMENTAN LOS DE OTEGI
Impresiones El Mundo 5 Agosto 2001

U
n sondeo de ambigüedad calculada
El último «sociómetro vasco», elaborado por el Ejecutivo de Ibarretexe, nos ofrece unos resultados que en su conjunto representan un rotundo aval popular al diagnóstico y la receta del PNV sobre el problema vasco. No es ajeno a este mimetismo el método utilizado. Uno de los indicadores más relevantes que refleja la encuesta (el 71% es partidario de combinar medidas policiales con el diálogo) se obtiene a través de una pregunta ambigua y genérica. Se ¿olvida? el Gobierno vasco de preguntar en torno a que tipo de diálogo: ¿entre partidos? ¿entre los Gobiernos vasco y central? ¿del PNV con ETA? ¿del Gobierno con ETA? Qué implica ese diálogo: ¿con o sin contrapartidas políticas para la organización terrorista? Y cuál debe ser el marco: ¿en el Parlamento? ¿en otra mesa de Ajuria Enea? ¿entre bastidores? ¿en un nuevo Argel? El resultado sería más fiable, aunque menos ventajoso para el PNV.

El fanatismo de las palabras de Arzalluz
Acusa Arzalluz de fanatismo a la dirección de ETA en una entrevista con el periodista polaco Adam Michnik. Nada que objetar a esta apreciación, aunque sí a la práctica totalidad del resto de sus afirmaciones. Tal es así, que la visceralidad y extremismo de sus respuestas merecerían que el presidente del PNV se aplicara el mismo calificativo en un impensable ejercicio de autocrítica. Porque fanatismo es sentenciar que el País Vasco «no necesita a Madrid para nada», que la independencia sería «una auténtica liberación» o que Mayor Oreja y Aznar «hicieron todo lo posible para que ETA siguiera existiendo». Así de excesivo, sin matices, porque según él mismo confiesa: «A veces provoco». Más le hubiera valido recurrir al matiz cuando le dice al periodista polaco: «Felipe González nunca hizo nada que no supiéramos». Peligrosas palabras con la sombra de los GAL.

Batasuna se empeña en su revolución
Los partidarios de Batasuna salieron ayer a la calle para homenajear a la etarra Olaia Castresana, que falleció cuando manipulaba un artefacto explosivo. No deja de ser irónico que el lema de la manifestación fuera «Solución democrática para Euskal Herria» cuando son precisamente quienes justifican la violencia para llevar a cabo su particular revolución quienes atentan contra la democracia. Los manifestantes lanzaron sus previsibles gritos de apoyo a ETA y aclamaron a la etarra muerta, palabras que podrían constituir un delito de exaltación del terror, del cual serían responsables los convocantes de la manifestación. Otegi hizo también un llamamiento al PNV para unirse a la lucha contra los estados francés y español. Es hora de que el partido de Arzalluz se dé cuenta de que con sus postulados de autodeterminación está alimentando a la fiera que podría acabar por devorarlo.

Batasuna se burla de Balza y convierte la marcha de San Sebastián en apología de ETA
SAN SEBASTIÁN. ABC 5 Agosto 2001

Batasuna se burló del consejero del Interior, Javier Balza, al convertir la manifestación de San Sebastián, camuflada bajo el lema «una solución democrática para Euskal Herria», en un homenaje a la terrorista Olalla Castresana, muerta al explosionarle el artefacto que preparaba. Durante el trayecto, que contó con los dirigentes batasunos, se vociferaron gritos a favor de ETA.

La manifestación había sido autorizada por el Departamento del Interior que consideraba que, al haber transcurrido ya varios días desde la muerte de la etarra, se alejaba la posibilidad de que se convirtiera en un acto de homenaje a Olalla Castresana y también de que se registraran disturbios. PP y PSE criticaron la autorización del acto. El caso es que los proetarras se encargaron de burlarse de la decisión de Balza y, una hora antes de la marcha, se dedicaron a enrarcer el ambiente. Así, un grupo de encapuchados interceptó un autobús, recientemente estrenado, que cubría la línea entre los barrios donostiarras de Gros e Inchaurrondo, y tras amenazar al conductor y a los usuarios para que lo abandonaran, lo calcinaron.

BAJO LA MIRADA DE LA ERTZAINTZA
La manifestación, que reunió a varios miles de personas bajo el lema «una solución democrática para Euskal Herria», salió de las inmediaciones del estadio de Anoeta, para recorrer las calles del centro de San Sebastián hasta llegar al Bulevar, bajo la vigilancia de patrullas y un helicóptero de la Ertzaintza. En la cabecera figuraban los dirigentes Arnaldo Otegi, Pernando Barrena, Lorenzo Arkotxa y Antton Morcillo. En un segundo plano iban, entre otros, Joseba Permach, Juan José Petrikorena o Ibon Arbulu, además del secretario general de LAB, Rafael Díez.

Tras la cabecera, un numeroso grupo de personas portaba ikurriñas, mientras que otros manifestantes llevaban carteles con fotos de presos de la banda terrorista. A lo largo del trayecto, los seguidores de Batasuna dieron continuos gritos a favor de ETA y consignas tales como «Olalla, soldado, te tenemos en el recuerdo», «independencia y socialismo» y «el pueblo no perdonará», en euskera.

La manifestación concluyó con un acto celebrado en un escenario instalado en el Bulevar de San Sebastián. Una ikurriña y el lema de la manifestación presidían el estrado, hasta que amigos de la etarra fallecida colocaron en el escenario una foto de la terrorista y un ramo de flores, momento en que los seguidores batasunos prorrumpieron en una ovación. Tras la intervención de un grupo de amigas de Castresana que hicieron apología de la terrorista y de su compañero Anart Oyarzabal, huido, el público respondió con gritos en euskera de «el pueblo no perdonará» y repitieron las proclamas a favor de ETA.

La edil de Batasuna en el Ayuntamiento de San Sebastián, Maider Alústiza, mostró también su apoyo y solidaridad a los padres y amigos de los dos etarras. Por su parte, Arnaldo Otegi, quien comenzó su intervención con el grito, en euskera, de «viva el País Vasco libre» y «viva los soldados vascos», en alusión a los terroristas de ETA, propuso una «alianza abertzale» al PNV y EA para «hacer frente» a España y Francia. También se felicitó porque la izquierda abertzale, a su juicio, ha logrado situar la autodeterminación en el centro del debate político, un derecho que habría que aplicar, según su criterio, «al conjunto del País Vasco y no a las tres provincias».

El portavoz batasuno concluyó con un «ánimo, ganaremos la autodeterminación». El acto terminó cuando los asistentes entonaron la canción «Eusko gudariak» (soldado vasco), tras lo cual se disolvieron.

Dos ertzainas heridos graves al caer en una emboscada en Portugalete
BILBAO. Agencias ABC 5 Agosto 2001

Dos ertzainas resultaron heridos de gravedad esta madrugada en Portugalete en un ataque con cócteles molotov con ácido perpetrado por un grupo de encapuchados, según el departamento del Interior del Gobierno vasco.

Anteriormente, se había informado de la existencia de tres ertzainas heridos, pero según fuentes del departamento del Interior del Gobierno vasco, el tercer ertzaina sólo sufrió quemaduras en la ropa.

El incidente, que se produjo a la 1:10 de la madrugada, tuvo lugar después de que la Policía local avisara a la ertzaina de la presencia de un grupo de encapuchados en el centro de la ciudad. La ertzaina acudió al lugar donde se encontraban los violentos a bordo de un vehículo y vestidos de agentes de paisano. Según las mismas fuentes, los encapuchados «les estaban esperando» y les lanzaron piedras y cócteles molotov con ácido.

Durante este ataque, el vehículo de la ertzaina fue incendiado y resultó calcinado, según señalan las mismas fuentes que precisaron que en la misma zona se encontraron 13 cócteles molotov sin explotar,
una lanzadera, siete cohetes y tornillería varia.

PARTE MÉDICO
Uno de los dos miembros de la Ertzaintza está «muy grave» y su compañero se encuentra «grave», en ambos casos por quemaduras, según un primer parte médico facilitado en el hospital de Cruces-Baracaldo, donde fueron ingresados.

Según el texto, emitido al filo de las 11:25 horas, «el paciente C.G.D., de 48 años, que ingresa a través de Urgencias a las 2 horas, presenta quemaduras de primero, segundo y tercer Grado en la cara, extremidad superior y espalda», con una superficie corporal afectada del 28%. El parte médico agrega que «se instaura tratamiento de reposición hidroeléctrolítica, precisando de ventilación mecánica. Se mantiene consciente. Pronóstico: Muy Grave». 

El informe médico sobre el otro ertzaina dice que «el paciente M.R.L., de 32 años, que ingresa a través de Urgencias a las 2 horas, presenta quemaduras en cara, espalda y extremidad superior izquierda con una extensión de un 10% y de una profundidad de segundo y tercer Grado»  «Se mantiene consciente y con constantes estables. Pronóstico: Grave», concluye el texto.

El entorno de la banda terrorista prosigue sus ataques contra los concejales de UPN
Atacan con bombonas de gasolina el comercio de un concejal foralista en Villaba
PAMPLONA El Mundo 5 Agosto 2001

 La kale borroka acechó de nuevo en Villava, en la madrugada del sábado, al entorno de UPN, dos semanas después de que ETA asesinara en Leiza al concejal de esta formación José Javier Mújica. Unas horas antes, jóvenes radicales atacaron, también en Navarra, la casa cuartel de la Guardia Civil de Estella.

El último ataque contra UPN se produjo a las 4.15 horas del sábado, cuando un artefacto casero, compuesto por bombonas de cámping gas y gasolina, estalló en una tintorería propiedad de la familia del concejal de UPN en Villava Juan Francisco Eransus. La deflagración provocó daños en los cristales, el toldo y el letrero luminoso, así como en una oficina de Caja Navarra situada junto al comercio.

Fuentes de UPN informaron a Efe de que ésta es la primera ocasión en la que el concejal, hijo del ex alcalde de la localidad Hilario Eransus, sufre una agresión de este tipo. Los otros tres ediles de UPN en Villava ya habían sido víctimas de algún acto de kale borroka.

Juan Francisco Eransus, soltero, de 28 años de edad y natural de Villava, aseguró que seguirá trabajando en esta localidad, ya que todos los ediles de UPN son «personas que no tenemos ningún problema ni ningún enfrentamiento, que nos dedicamos a trabajar por el pueblo y que, sólo por eso, sufrimos estos atentados que no conducen a ningún sitio».

El concejal admitió que algunas veces «pasas momentos muy bajos, se piensan muchas cosas, y en un momento determinado se tienen muchas dudas». No obstante, su idea es seguir con el trabajo: «Intentaremos aportar algo y solucionar el problema. De momento, mi idea es seguir».

Por otra parte, Gerardo Caballero, el único edil de UPN en el Ayuntamiento de Leiza tras el asesinato, el 14 de julio, de José Javier Mújica, ha rechazado lanzar el txupinazo de las fiestas patronales, que comenzarán el próximo día 10, en señal de luto por la muerte de su compañero.

El Consistorio celebró a última hora del viernes un pleno en el que, a propuesta de EA, se decidió rendir un homenaje a José Javier Mújica el próximo día 11. Durante el acto se bailará un aurresku en honor del edil asesinado por ETA y se le entregará una placa a su viuda.

La propuesta fue aprobada con los votos a favor de EA y del edil de UPN, mientras que EH, que ostenta la mayoría absoluta, se abstuvo por entender que «en este conflicto hay también más gente que merecía un homenaje».

El alcalde, Tomás Azpiroz (EH), propuso una moción, que salió adelante con los votos de todos los grupos, para que los vecinos se concentren el 10 de agosto bajo el lema Por una paz y soluciones verdaderas.

En Estella, unos desconocidos lanzaron varios cócteles molotov contra el cuartel de la Guardia Civil. Según informaron a Efe fuentes oficiales, hacia las 2.05 horas un grupo de encapuchados lanzó cinco artefactos explosivos contra los pisos tercero y cuarto de la casa cuartel, por la parte trasera del edificio.

Un cóctel molotov entró por una de las ventanas y calcinó totalmente una de las viviendas, mientras que otras dos se vieron también afectadas por las llamas, que fueron sofocadas por los bomberos del parque de Estella.

El ataque no produjo heridos, aunque una persona fue trasladada al Hospital de Estella con un ataque de nervios. Los autores de la agresión pudieron escapar entre el gentío que a esa hora se encontraba en las calles del casco viejo celebrando las fiestas patronales.

Garzón estima que EKIN-ETA interviene en el control de la televisión pública vasca
EFE Libertad Digital 5 Agosto 2001

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha constatado la participación de EKIN, el supuesto aparato político de ETA, en la comisión de control de la televisión pública vasca, Euskal Irrati Telebista (EITB), a través de uno de sus miembros, el presidente de AEK, Juan María Mendizabal.

Así lo aprecia el magistrado en el auto en el que acuerda el procesamiento de 31 miembros de EKIN por pertenencia o colaboración con banda armada, entre los que figura Mendizabal, uno de los seis integrantes de la organización ahora ilegalizada que permanecen en prisión y al que considera uno de sus responsables a nivel "nacional".

Según el auto, notificado el pasado 31 de julio, en el registro del domicilio del presunto responsable del área de comunicación de EKIN, Rubén Nieto Torio, fue hallada diversa documentación relativa a "la planificación de la actividad de esta organización para septiembre de 2000" y en un documento titulado "Urratz Komunikatiboak" (Pasos Comunicativos) "se establece que se debe elaborar un artículo de opinión sobre la amplia ofensiva contra el euskera", que se encarga a Mendizabal.

"La participación de Mendizabal en el ámbito de la comunicación externa de la organización EKIN no se restringe a la elaboración de artículos de opinión demandados desde dicha estructura, sino que alcanza a la representación del conjunto de la Izquierda Abertzale, participando en nombre de EH en la comisión de control de ETB", sostiene Garzón. El juez destaca además que "otra de las personas que también representa a EH en la comisión de control de ETB" es Arantza Erasun, quien se encargó de la presentación del acto en el que se produjo el lanzamiento público de EKIN, celebrado en el frontón Anaitasuna de Pamplona, en noviembre de 1999.

"Esta presencia de militantes o responsables de EKIN en la comisión de control de ETB es la que explica que el referido responsable de comunicación de EKIN, Rubén Nieto, disponga de documentación interna sobre planes de actuación empresarial e informativa de dicha cadena y, en base a los mismos, diseñe medidas de actuación para potenciar los mensajes de EKIN a través de la misma", explica el juez.

La labor de "desdoblamiento" de Mendizabal como miembro de la comisión de control de ETA en representación de EH, "pero siguiendo las directrices" de EKIN, hay que ponerla, según Garzón, "en relación con la circunstancia de que también es presidente de la Fundación AEK" (Alfabetatze Euskalduntze Koordinakundea), que se encuentra bajo administración judicial. AEK, añade, "es, al menos hasta 1998, instrumentalizada por ETA a través de KAS para el sostenimiento económico de su estructura de responsables y liberados (a sueldo de la banda terrorista), así como caja general de tesorería del entramado mercantil vinculado al denominado Proyecto Udaletxe".

Precisamente, tras la detención de Mendizabal en la denominada "Operación Lobo" que se saldó con la detención de veinte presuntos miembros de EKIN, el consejo de administración de ETB aprobó una declaración, por diez votos a favor y cuatro en contra, en la que manifestaba su "profunda preocupación" por el tratamiento que se le estaba dando a éste y al resto de los detenidos "tanto desde el Ministerio del Interior de España como desde algunos medios de comunicación y dirigentes políticos".

Mendizabal está además acusado, junto a otras 18 personas, de defraudar a Hacienda y a la Seguridad Social unos 1.150 millones de pesetas entre los años 1991 y 1999, aunque sólo puede perseguirse, por razones de prescripción, la defraudación realizada a partir de 1995.

Alberto Fernández: «Maragall calla ante el brote de violencia en Cataluña para no molestar a sus socios independentistas»
BARCELONA. María A. Prieto ABC 5 Agosto 2001

Pujol ha hecho estos días un balance «brillante» de la gestión de su gobierno y ha calificado de pretensión ridícula la propuesta de anticipar elecciones. ¿Está de acuerdo?
-Comparto el balance positivo de la gestión del gobierno ahora que CiU está más pendiente de gobernar que de gobernarse a sí misma y de los intereses de Cataluña que de los suyos propios. Afortunadamente ya se han superado las controversias sobre la sucesión de Jordi Pujol. Nosotros nos sentimos copartícipes y satisfechos de que la sociedad catalana valore positivamente la gestión del gobierno catalán. Por lo que se refiere a un adelanto electoral, estamos en tiempo de gobernar y la permanente apelación de la izquierda a las elecciones anticipadas confirma que Maragall sigue sin asumir su derrota electoral y está demostrando que ni puede ser gobierno de Cataluña ni sabe ejercer la oposición.

-Pues las encuestas le son favorables.
- Cada vez menos. Maragall pretende aplicar en Cataluña, escorado hacia el nacionalismo, las fórmulas que han fracasado en España. Cataluña no necesita un cóctel de más izquierda y más nacionalismo, que es lo que representa Maragall, sino centralidad y sentido social. Maragall tocó el cielo en las elecciones de 1999 y ahora ha tocado techo, así que debería imitar a Jordi Pujol y, con su retirada de la política, facilitar un relevo generacional en Cataluña.

-¿Les molesta que CiU se apropie de iniciativas impulsadas por el PP?
-CiU pretende negar lo obvio, pero la sociedad catalana sabe cuál es la aportación del PP a la estabilidad. Hemos conseguido que CiU ponga el acento en el discurso social, alejándose de controversias nacionalistas, con medidas concretas de apoyo a la familia, a la tercera edad, a la sanidad y educación.

ENTRADA DE CIU EN EL GOBIERNO
-¿Le corresponde parte del mérito a Artur Mas, designado conseller en cap hace justo seis meses?
-Lo realmente importante de los últimos seis meses no es la designación de Mas, sino la superación de unas controversias que marcaron la actividad del Govern desde el mes de septiembre hasta el mes de enero.Ahora la normalidad ha vuelto al seno de la Generalitat, pero la gente tiene que saber que el PP catalán ha aportado más estabilidad y sentido común al gobierno catalán en los momentos de crisis interna que la propia coalición.

-¿Atraviesa CiU la etapa más moderada de su historia?
-CiU es una coalición más pragmática que ideológica y sabe que una apuesta hacia la radicalidad sería penalizada por los catalanes, que no desean aventuras inciertas, sino actitudes moderadas.

-¿Por qué cree que Maragall representa una opción más radical que CiU?
-Porque abandera la reforma de la Constitución y el Estatuto en esta legislatura. Los planteamientos de Maragall en clave nacionalista van mucho más allá de los postulados que defiende CiU, debido a su inconsistencia ideológica y a la dependencia que tendrá de Esquerra.

-¿Ve a CiU en un Gobierno del PP?
-La presencia de CiU en el Gobierno sólo se entiende si los nacionalistas se compromenten en un proyecto compartido con el conjunto de España. Hay que destacar y elogiar la aportación de CiU a la gobernabilidad de España, pero su presencia en el Ejecutivo debería representar una apuesta sin complejos y sin ambigüedades por un proyecto compartido.

-¿Cómo se traducirá el nuevo marco de relaciones con CiU?
-El PP sólo trabaja con el escenario de agotar la legislatura y para ello es imprescindible que CiU siga siendo permeable a nuestras propuestas de respaldo a la familia, a la sanidad, a los sectores productivos y que limite su intervencionismo en los distintos sectores sociales. Poner a CiU entre la espada y la pared y precipitar acontecimientos tras más de veinte años de inmovilismo sería contraproducente para todos.

-¿Es cierto que el sector soberanista de CDC prefiere gobernar con el PSC de Maragall antes que con el PP?
-Seguro que hay sectores de Convergència que serían capaces de cualquier cosa por no pactar con el PP, pero confío más en el pragmatismo de CiU que en su apuesta ideológica.

-Artur Mas ha reconocido que si CiU no defiende la independencia es por conveniencia electoral, para no perder el apoyo de la mayoría. ¿Qué opina?
-Ese tipo de planteamientos hace necesario un PP fuerte en Cataluña que modere los excesos nacionalistas y que sea imprescindible para impedir una alianza entre socialistas e independentistas en la Generalitat.

-Tras el País Vasco, ¿se puede resucitar en Cataluña el debate sobre el derecho a la autodeterminación?
-Cataluña no es una colonia ni España la metrópolis. El derecho a la autodeterminación no es de aplicación para España, sino para los países en vía de descolonización. Formamos parte de un proyecto compartido y CiU debería utilizar su capacidad de influencia sobre el nacionalismo vasco para hacerle comprender que Cataluña es un magnífico referente de futuro para el País Vasco, porque desde el respeto al Estatut y a la Constitución, y en un marco de convivencia, ha alcanzado las mayores cuotas de autogobierno de nuestra historia.

INQUIETUD EN LOS EMPRESARIOS
-En siete meses se han registrado en Cataluña casi 80 actos de violencia callejera, la mayoría contra entidades bancarias y sedes del PP. ¿Se puede hablar de terrorismo de baja intensidad?
-Tan cierto es que la violencia nunca ha arraigado en Cataluña como que empieza a hacerse un hueco. Algunos sectores están interesados en silenciar este fenómeno, especialmente los partidos de izquierda, más pendientes de denunciar la actuación de la Policía que de condenar los hechos violentos. Ante los brotes de violencia urbana en Cataluña debo denunciar especialmente el silencio de Pasqual Maragall, probablemente para no enfadar a sus aliados en la sombra de ERC e IC-V. Maragall prefiere callar ante los brotes de violencia urbana para no molestar a sus futuros socios independentistas.

-¿Se ve repitiendo el modelo vasco, con un Piqué como candidato y usted como líder del partido?
-El PP de Cataluña no es un proyecto nominalista ni personalista. Todos somos necesarios y ahora no es el momento de hablar de reparto de funciones.

-¿Qué inquietudes le transmiten los empresarios catalanes ante el cambio de ciclo en Cataluña, ante el fin del pujolismo?
-Los empresarios quieren básicamente que el PP modernice una sociedad catalana cada vez más anestesiada por un discurso nacionalista anclado en el pasado. Además, están temerosos ante las incógnitas de futuro que abriría un gobierno de socialistas, ex comunistas e independentistas en Cataluña.

Instituciones y víctimas
JOSEBA ARREGI El Correo 5 Agosto 2001

Ya en las semanas previas a las elecciones del 13 de mayo fue tomando cuerpo la convicción generalizada de que las víctimas requerían un reconocimiento por parte de la sociedad, y en especial por parte de las instituciones. Después de las elecciones, unos y otros han hablado del necesario reconocimiento debido a las víctimas, reconocimiento que debe partir de las mismas instituciones que dan cuerpo a la sociedad vasca.

Es importante haber alcanzado esa situación. Aunque todos sabemos que ninguna sociedad es capaz de vivir largo tiempo desde la memoria de los sufrimientos, desde las obligaciones surgidas por el reconocimiento debido a las víctimas, es por lo menos importante que las instituciones se hagan cargo de ese deber colectivo.

Hay un dato, sin embargo, que empuja a albergar dudas acerca de si la convicción a la que hemos llegado es la que debiera ser. Siempre que del reconocimiento institucional de las víctimas se habla también de gestos, de cercanía y de ayudas económicas. Y todo ello es necesario. Los asesinatos de ETA dejan tras de sí problemas económicos, mucho sufrimiento que necesita cercanía de sentimientos.

Pero no llegaríamos al fondo del significado de la reconciliación si pensáramos que con eso todo está hecho. No es una casualidad que en las sociedades en las que ha habido mucho sufrimiento por causa de violencia terrorista la reconciliación nunca se plantee en soledad conceptual. A la exigencia de reconciliación le acompañan siempre la exigencia de verdad y de justicia.

No soy de los que creo en el paraíso en la tierra, y las utopías me dan miedo. Sé que la paz no puede esperar a la justicia definitiva. Sé que la justicia con mayúsculas no es posible. Sé que todos los valores deben ser pensados en dimensión humana si no queremos que nos engullan en totalitarismos peligrosos.

Pero la reconciliación debida a las víctimas debe ser algo más que una ayuda económica, por muy generosa que ésta sea. La reconciliación debida a las víctimas no se agota en un homenaje por parte de las instituciones públicas. La reconciliación que nos permita mirar de frente al futuro no se termina con gestos de cercanía. La reconciliación exige que estemos en todo momento dispuestos a preguntarnos por la verdad de las víctimas, por su significado.

No es posible ser justos con las víctimas si no somos capaces de ver la verdad que se halla en sus asesinatos. Los crímenes terroristas son crímenes políticos: no sólo por la intencionalidad de quien los comete, sino porque a partir de esa intencionalidad del terrorista, el asesinato y la víctima quedan investidos de un significado político que no podemos, no debemos dejar que caiga en el olvido.

Por esa razón, el reconocimiento institucional de las víctimas va más allá de homenajes y gestos, por mucha cercanía que aporten. El reconocimiento institucional de las víctimas sólo será de verdad si las instituciones, y la sociedad a la que representan y dan cuerpo, tratan de responder a la pregunta de si esas instituciones y su naturaleza se corresponden con la verdad del significado que el terrorista ha dejado impreso en la víctima por medio de la intencionalidad política de su asesinato.

Bajando al terreno de lo concreto, si de verdad queremos estar cerca de las víctimas, debiéramos plantearnos si las instituciones que queremos para nuestra sociedad, aquellas a las que vamos dando forma, son instituciones que interiorizan en su propia naturaleza la verdad de las víctimas, la verdad de su significado. No debiéramos olvidar que la mayoría de los asesinados por ETA lo han sido por creer que la sociedad vasca no es homogénea, por defender una forma de ver, entender, sentir y vivir Euskadi respetuosa con esa pluralidad.

No debiéramos olvidar que otros que han sido asesinados por ETA lo han sido por representar y defender unas instituciones definidas precisamente por ese respeto a la pluralidad de las formas de ver y de sentir Euskadi, por defender el derecho de los ciudadanos vascos a sentirse también pertenecientes a ámbitos de decisión distintos al exclusivo vasco.

No debiéramos olvidar que muchas víctimas de ETA lo han sido por representar un Estado que reconoce su propia pluralidad, que intenta responder a esa pluralidad, creando un marco común de convivencia.

El reconocimiento institucional de las víctimas requiere plantearse la pregunta de si es posible institucionalizar la sociedad vasca por medio de instituciones que no reflejen para nada la verdad y el significado de la violencia ejercida contra esas víctimas. Es de esto de lo que debiéramos estar hablando cuando de reconocimiento institucional de las víctimas hablamos. No de placas, ni de ayudas económicas, ni de gestos de personas institucionales, sino de la propia definición de las instituciones que debe reflejar en su propia naturaleza la verdad y el significado de la violencia ejercida contra las víctimas. Todo lo demás puede terminar significando la compra del derecho a seguir teniendo buena conciencia, y a pasar lo más rápidamente página de una historia dolorosa, sin duda, pero al fin y al cabo bastante ajena.

En unos momentos en los que se vuelve a hablar y discutir de la forma más adecuada de institucionalizar la sociedad vasca, en unos momentos en los que la institucionalización elegida por los vascos parece que vuelve a estar en cuestión, en unos momentos en los que parece que empezamos una nueva historia, también en lo institucional, conviene recordar que nunca podremos empezar la historia de cero. Y no sólo porque esos momentos cero prístinos, puros, incondicionados no son posibles en la dimensión humana, sino porque cualquier cosa que hagamos en el plano institucional, cualquier nueva historia que comencemos viene cargada con el peso de los asesinados, con la memoria de las víctimas y con la exigencia de su reconocimiento, de ellas, de su verdad y de su significado.

Todo esto puede ser molesto, pero, ¿cuándo los muertos han sido cómodos, especialmente si han sido asesinados políticos?

Doble juego
Josep Ramoneda El País (dominical) 5 Agosto 2001

A LO LARGO DE LA TRANSICIÓN, la relación entre los diferentes gobiernos del Estado y los nacionalismos periféricos se construyó sobre la ambigüedad. Era un ejercicio de eufemismos y sobrentendidos sobre trasfondo estatutario. El objetivo final de los nacionalismos se confundía con un estado de insatisfacción permanente. Se hablaba de los Estatutos como un punto de partida, pero nunca se concretaba hacia qué final. La reivindicación de más autogobierno y de más transferencias era una estrategia recurrente, se cerraba un acuerdo y ya se abría otro frente de reclamación. Los Gobiernos españoles jugaban este juego que por su misma dinámica otorgaba a los nacionalistas una posición privilegiada -a menudo, consentida y favorecida desde Madrid en sus respectivos territorios. Sin violencia y con la lealtad reiterada de Pujol a la Constitución, esta transición permanente -a modo de un proceso sin fin- se convirtió en normalidad en la relación con Cataluña.

En el País Vasco las cosas han ido por distinto camino. La apuesta del PNV por el pacto de Lizarra rompió el juego de las ambigüedades y se encontró con un nacionalismo español que, después de las manifestaciones que siguieron al asesinato de Miguel Ángel Blanco, había cambiado de táctica. Ahora, algunos añoran el tiempo de las ambigüedades, en que las relaciones entre Madrid y Vitoria eran fluidas. Ni los excesos del Estado en la lucha antiterrorista ni los incumplimientos del PNV, que dio oxígeno a ETA en momentos críticos, rompieron la armonía.

A los que ahora idealizan aquellos tiempos habrá que recordarles que en aquellos años de silencio ETA ganó la calle y consiguió el relevo generacional. Lo cierto es que a partir de la tregua la ambigüedad se rompe, y estos procesos difícilmente tienen marcha atrás. Desde Vitoria se presenta la entrevista Aznar-Ibarretxe como inicio de una nueva etapa. Pero en esta fase de confrontación de modelos entre el Gobierno español y el Gobierno vasco, el retorno a la ambigüedad ya sólo puede tomar la forma abierta del doble juego: Ibarretxe promete prioridad contra el terrorismo y al mismo tiempo apunta hacia la superación del Estatuto y el camino de la autodeterminación.

La interpretación benevolente con el PNV dice que esta apuesta sólo tiene como objetivo quitar a ETA el monopolio del independentismo y señalarla como el principal obstáculo para que Euskadi alcance su plenitud institucional. Aznar no puede seguirle en este terreno. Y el pacto de lealtad contra el terrorismo no llega. Aznar e Ibarretxe coinciden en dar prioridad a la lucha antiterrorista. Pero no consiguen la complicidad suficiente. En Euskadi no todos los ciudadanos son iguales en derechos, porque los que se niegan a seguir la señal de dirección obligatoria impuesta por el terrorismo viven permanentemente amenazados. Al mezclar los objetivos soberanistas y la política antiterrorista, Ibarretxe actúa como ventajista: utiliza la prioridad compartida como atajo para fines partidistas.

Aznar, por su parte, se equivoca al entrar en el debate de la autodeterminación, porque el objetivo principal se diluye ante el ruido del choque de trenes nacionalistas. Que Euskadi se segregue de España no es grave en sí mismo, depende del cómo y el por qué. Lo realmente grave es la situación de quienes no comparten el credo nacionalista en Euskadi. El doble juego del PNV es desleal, porque pone en el mismo plano la lucha contra el terrorismo y el ideario soberanista compartido por los etarras. Y actúa como si en Euskadi hubiese normalidad democrática. Si el PNV en veinte años de Gobierno no ha podido garantizar a la ciudadanía sus derechos, ¿por qué tenemos que pensar que lo haría en la independencia? Si es capaz, ¿por qué no los garantiza ahora?

Recortes de Prensa   Página Inicial