AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 10 Agosto  2001
#La memoria de las víctimas
GERMAN YANKE El Mundo 10 Agosto 2001

#Síndrome de Estocolmo totalitario
Enrique de Diego Libertad Digital 10 Agosto 2001

#Lo que es
Alfonso USSÍA ABC 10 Agosto 2001

#PP y PSOE exigen al Gobierno vasco que tenga la valentía de impedir los homenajes a etarras
VITORIA. J. J. Saldaña ABC 10 Agosto 2001

#Atacada con artefactos incendiarios la casa de un agente de la Ertzaintza
EFE Libertad Digital 10 Agosto 2001

#El sindicato Erne atribuye la 'ineficacia' de la Ertzaintza a 'hipotecas' políticas
Bilbao EL PAÍS 10 Agosto 2001

La memoria de las víctimas
GERMAN YANKE El Mundo 10 Agosto 2001

E
scucho la voz entrecortada de Daniel Múgica dirigiéndose al alcalde de EH de su pueblo. Su familia quiere vivir, seguir adelante, dice el muchacho, pero no puede dejar de mirar atrás y contemplar la atrocidad que les ha dejado sin marido y sin padre. Hay en su carta una más que lógica indignación, aunque contenida, y quizá la esperanza de que lo que él ve con meridiana claridad, y siente con un dolor indecible, sea también visto por todos nosotros.

Cuenta Daniel Múgica al alcalde las verdades elementales: todo el entramado en torno y dependiente de ETA no mira a nadie «como persona». Es evidente. En la entraña de la ideología totalitaria de la banda y sus secuaces sólo hay violencia. Es tan obvio después de tantos años de terrorismo y barbarie, dentro y fuera de los comandos, que lo sorprendente es que no se repare en ello. El reproche al alcalde es una llamada de atención para todos nosotros.

No hay que investigar demasiado para encontrar a los que aseguran que la banda terrorista podía defender «metas legítimas» por otros medios, a los que le otorgan una ventaja incomprensible que niegan a cualquier otro grupo de criminales (la del contenido político que podría ser negociado), a los que prefieren ver el conflicto político a resolver que la triste realidad.

La realidad son las víctimas del terrorismo. Su presencia revela el único mal: hay un totalitarismo vasco que asesina y una sociedad enferma que busca como puede disculpas siempre impresentables. La lista de vergüenzas es larguísima: valió el pacto con ellos porque era -qué falacia- «por la paz», dejarán las armas a cambio de la autodeterminación, a nada ayuda el «inmovilismo» de quienes defienden las libertades y la ley, hay que dialogar, hay que vivir como si ETA no existiera. Aparece una víctima y todo se vuelve dramáticamente imbécil. No por otra razón se trata de acallar a las víctimas, a las que en el País Vasco se recuerda ahora que empieza a recordarse todavía con sordina, a las que se recibe con recelo superlativo las pocas veces que pueden acceder a algunas altas instancias del poder autonómico, a las que se quiere «poner en su lugar», no vayan a determinar la política del futuro. No es por otra razón: cuando aparecen, el único conflicto es el fascismo asesino de ETA y sus cómplices. Y no conviene, al parecer, que la memoria explique el presente.

Con una víctima delante es más duro decir, como ha hecho el consejero de Interior del Gobierno vasco, que no puede prohibir una concentración de racistas xenófobos y violentos porque en su convocatoria se dice que es «por la democracia». Oyendo los lloros de una viuda o de un huérfano es más duro hablar de coincidencia con los fines de los terroristas. Por eso se trata, con toda la retórica que se quiera, de jubilar oficialmente la memoria y de taparse los ojos ante lo que sigue ocurriendo a diario.

Síndrome de Estocolmo totalitario
Por Enrique de Diego Libertad Digital 10 Agosto 2001

El escenario de una nueva tregua de Eta es acariciado desde hace tiempo por el nacionalismo. La noticia es que es la propia banda la que empieza a hablar de esa posibilidad. La novedad es que, profundizando en Lizarra, se trata de un claro chantaje relacionado con la independencia como proyecto totalitario. Se mata para conseguir la independencia. Se deja de matar igualmente para conseguirla. Es mucho mejor que esto último suceda. Lo grave es que tal hipótesis es sólo una tregua temporal para “desarmar” al “enemigo” y proceder después al genocidio y asesinato en masa; a la eliminación de la disidencia y la pluralidad en la sociedad vasca.

No es un escenario basado en el humanitarismo, ni basado en la conversión a los derechos humanos personales, sino el intento torticero e hipócrita de generar un descomunal síndrome de Estocolmo en la sociedad para conseguir los mismos fines, manipulando hasta el desprecio a las víctimas pretéritas, convertidas en meros medios del fin nacionalista.

Por supuesto, en tal escenario habría que excitar el celo de las Fuerzas de Seguridad del Estado, pues la anterior tregua fue utilizada por la banda terrorista para rearmarse. Es necesario aprender de la experiencia. Ese es el sentido de toda tregua: rearmarse para matar más. Mucho más en el caso de la independencia.


Lo que es
Por Alfonso USSÍA ABC 10 Agosto 2001

La concejala de Batasuna en el Ayuntamiento de San Sebastián, Maider Alústiza -no recuerdo su rostro pero estoy seguro de su fealdad-, ha criticado que no se haya contado con su partido para la elaboración del programa de la Semana Grande donostiarra. Según la cernícala, el resto de los representantes municipales quieren dar de San Sebastián una imagen elitista y española. Elitista, lo fue y ya no lo es, y española, por mucho que le duela a la pedorruela, ha sido y lo será siempre.

Si doña Maider precisa de una confirmación, nada mejor que gastar uno de sus días en pasear por San Sebastián y comprobar las hondas raíces españolas de su ciudad. En San Sebastián nació el veraneo, natalicio que comparte con Santander. Más de la mitad de las grandes casas de La Concha y de las villas de Ondarreta recuerdan el paso de las familias madrileñas que las construyeron y habitaron. El Palacio Real de Miramar era el preferido de la Reina María Cristina, principal valedora de la ciudad donostiarra, igual que el de la Magdalena de Santander lo fuera de la Reina Victoria Eugenia, al que llamaba «mi casuca». El hotel más histórico de San Sebastián no se conoce como «Hotel Sabino Arana» sino «María Cristina». Su Teatro es el «Victoria Eugenia», no el «Olalla Castresana». Su club de fútbol, uno de los más queridos y seguidos de España, es la Real Sociedad de San Sebastián. Guipúzcoa está salpicado de «Reales» clubes y sociedades, porque fue lugar elegido por la Corte para pasar los meses del verano. San Sebastián ha sido, durante décadas, la Capital política de España durante el mes de agosto, y allí se han celebrado decenas de Consejos de Ministros. Casi todas las familias madrileñas, barcelonesas y sevillanas que se afincaron en San Sebastián al socaire de la Familia Real bautizaron con nombres vascos sus hogares. Así como Neguri y Las Arenas crecieron con la prosperidad de la industria vizcaína -magnífico retrato el de Antonio Menchaca en sus «Cenizas del Esplendor»-, San Sebastián se formó y recreó en sus tiempos dorados gracias a la Corte. Y después de la Guerra Civil, curiosamente, y no precisamente por el rechazo de los donostiarras, Franco estableció de nuevo en San Sebastián la sede estival del Gobierno, el Ministerio de Jornada y el lugar de las vacaciones de su familia. Eran los tiempos en que el dirigente nacionalista Telesforo Monzón bramaba de indignación por los bares de San Juan de Luz por una causa tan «abertzale» y «euskérica» como un pleito nobiliario. Telesforo quería ser marqués y un primo demostró mejores derechos. Ahí se germinó su odio hacia lo español y sus costumbres.

La manifestación cultural-religiosa más arraigada en los donostiarras es la Salve de Réfice, que canta el Orfeón Donostiarra en la Iglesia de Santa María del Coro en la tarde del 14 de agosto, víspera del día grande de San Sebastián. Aunque no pudo oírla y disfrutarla, la Salve fue encargada al compositor vasco por la Reina María Cristina, no por la señora madre de monseñor Setién. San Sebastián tiene un Real Club Náutico, un Real Club de Golf y tuvo un extraordinario Real Club de Tenis, en la falda de Igueldo, hoy convertido en ni chicha ni limoná. Más de la mitad de las villas que se encadenan en la subida al monte Igueldo se construyeron a principios del siglo XX por familias de Madrid. Las calles principales de Ondarreta se llaman «Infante Don Juan», «Infante Don Jaime», «Infante Don Gonzalo», «Infanta Cristina» e «Infanta Beatriz» desde mucho antes que nacieran Javier Arzallus o Maider Alústiza. No creo que exista capital en España con más memoria y recuerdos de la Familia Real que San Sebastián, ciudad que fue Corte durante décadas. Y lo mismo sucede en Zarauz, Guetaria, Fuenterrabía e Irún, donde su club de fútbol, uno de los primeros vencedores del campeonato de Liga, responde al nombre de Real Unión.

Cuando las cosas son, resulta imposible intentar que no lo sean. Para borrar la «imagen española» de San Sebastián es imprescindible destruirla. San Sebastián no es española porque así lo quiera su Ayuntamiento. O salta entera por los aires o se mantiene como lo que es y ha sido siempre. A ver si se entera -sólo un breve y detenido paseo- la concejala batasuna Maider Alústiza para que no haga más el burro. O la burra, que lo mismo da.

PP y PSOE exigen al Gobierno vasco que tenga la valentía de impedir los homenajes a etarras
VITORIA. J. J. Saldaña ABC 10 Agosto 2001

Populares y socialistas piden al consejero de Interior del Gobierno vasco, Javier Balza, que no mire hacia otro lado como hizo hace una semana con la manifestación de Batasuna y prohíba los actos que este fin de semana se llevarán a cabo para homenajear a los cuatro etarras que fallecieron hace un año en Bolueta (Bilbao). PP y PSE mostraron también su apoyo a las medidas propuestas por Erne para combatir la «kale borroka».

El presidente del PP en el País Vasco, Carlos Iturgaiz, emplazó al consejero de Interior del Gobierno vasco a no echar «flotadores» a ETA y a su entorno cuando se «está hundiendo» y le pidió que utilice todas las medidas legales a su alcance para que las concentraciones que convoca Batasuna no se conviertan en «akelarres proetarras».

«Todos sabemos en este país que las manifestaciones de Batasuna son apología del terrorismo, exaltaciones a los terroristas y, por eso, exigimos a la Consejería de Interior, a Javier Balza, que lo impida», señaló Iturgaiz, a la vez que advirtió que el departamento del Gobierno vasco no se puede «inhibir» porque, según subrayó, «tiene responsabilidad política» en este asunto.

APOYO A ERNE
Por otro lado, el presidente de los populares vascos mostró su apoyo al plan del sindicato de la Ertzaintza Erne, a la vez que emplazó al Gobierno autonómico y al consejero de Interior «a no ser soberbios» y a escuchar a los ertzainas que están en la calle para mejorar la eficacia contra ETA. El dirigente popular consideró «gravísima» la denuncia de Erne de que dentro de la Ertzaintza existen limitaciones ideológicas para combatir a ETA, lo que pone en evidencia, a su juicio, que «hay mandos políticos que ponen chinitas en el camino para que no haya eficacia policial» en la lucha contra el terrorismo y su entorno.

En este sentido, el dirigente popular instó al Gobierno vasco y al PNV a hacer una «autocrítica» urgente ante «el fracaso y la ineficacia» de su plan contra la violencia callejera y a fomentar la unidad y colaboración de todos los demócratas, tal y como ha solicitado el sindicato mayoritario de la Ertzaintza, recogiendo el ofrecimiento que realizó el ministro del Interior, Mariano Rajoy, para combatir el terrorismo.

Ante la actitud de Interior de hacer «oídos sordos» a los planteamientos de Erne, Iturgaiz sostuvo que el PNV y el ejecutivo vasco «cometen un grave error si colocan la soberbia por encima del diálogo con los profesionales de la Ertzaintza», ya que «son los agentes los que están combatiendo el terrorismo en primera fila».

«BURLA A LA LEGALIDAD»
Desde las filas del PSE-EE, el secretario general de los socialistas vizcaínos, Patxi López, reclamó también al departamento que dirige Javier Balza que prohíba los homenajes de este fin de semana en distintos puntos del País Vasco, teniendo en cuenta que suele ser habitual que el «mundo radical» trate de «burlar la legalidad» para convocar este tipo de actos, en los que se hace apología del terrorismo.

López sostuvo que si el departamento del Interior permite finalmente que estas movilizaciones se lleven a cabo, debería tener en cuenta quiénes son los convocantes para pedir responsabilidades por los incidentes que puedan suscitarse. Asimismo, el secretario de los socialistas vizcaínos manifestó que si fuera necesario habría que plantear modificar la legislación para que no se permita realizar actos de homenaje a terroristas.

DOCUMENTO RAZONABLE
Respecto al plan del sindicato Erne, el dirigente socialista expresó la voluntad del PSE de «estudiarlo con detenimiento», ya que, a primera vista, contiene propuestas «sensatas y razonables» para ayudar a mejorar la eficacia de la Ertzaintza en la lucha contra la violencia terrorista y la «kale borroka». López añadió que si el Gobierno vasco no lo considera «válido», debería presentar uno alternativo porque «no vale criticar un plan sin tener otro encima de la mesa», manifestó el dirigente socialista.

Atacada con artefactos incendiarios la casa de un agente de la Ertzaintza
EFE Libertad Digital 10 Agosto 2001

Sólo un día después de que el sindicato mayoritario de la Ertzaintza, Erne, arremetiera contra la gestión del consejero vasco de Interior en su lucha contra la violencia callejera, un agente de la Policía Autónoma ha sido objetivo de los radicales, que han lanzado varios artefactos incendiarios contra el caserío del ertzaina. Ninguno de ellos ha impactado contra la casa, en el municipio guipuzcoano de Idiazabal. No se han registrado detenciones.

Los raciales han vuelto a protagonizar actos de terrorismo callejero en el País Vasco. El objetivo de los proetarras ha sido el domicilio de una agente de la Etzaintza contra el que han lanzado varios artefactos incendiarios en la madrugada de este viernes. El caserío del hertziana, que no ha sufrido daños, se encuentra en la localidad guipuzcoana de Idiazabal.

Este nuevo acto de violencia callejera se ha registrado sobre las 3:40 horas. Los radicales lanzaron un número no determinado de artefactos que impactaron en los alrededores del caserío, sobre la hierba, y no produjeron daños. Los violentos utilizaron tres tubos de plástico como lanzaderas, según ha informado el departamento vasco de Interior.

Los desconocidos lanzaron desde las inmediaciones del caserío tres cohetes rociados con gasolina. Al parecer los artefactos explotaron en las propias lanzaderas, por lo que sólo se han encontrado sobre la hierba restos de estos tubos de PVC y de los cohetes arrojados. Agentes de la Ertzaintza han rastreado la zona en busca de otras evidencias y posibles huellas entre los restos encontrados. No se descarta que alguno de los cohetes lanzados haya podido salir despedido y haya impactado en otro lugar, cerca del caserío.

Poco después de este ataque, una cabina de Telefónica ubicada en el núcleo urbano de Idiazabal fue atacada con un artefacto incendiario sin que tampoco en este caso se produjeran daños importantes.

Estos actos se producen sólo un día después de que el sindicato mayoritario de la Ertzaintza denunciara la gestión del consejero Javier Balza en la lucha contra la kale borroka. Erne asegura que se imponen “limitaciones ideológicas” en el trabajo de los agentes para combatir el terrorismo callejero, que se ignora la información que proporcionan los policías infiltrados en el entorno etarra y que los altos mandos de la Ertzaintza son designados a dedo, teniendo en cuenta su perfil político.

El sindicato Erne atribuye la 'ineficacia' de la Ertzaintza a 'hipotecas' políticas
La consejería considera 'demagógico' su plan

Bilbao EL PAÍS 10 Agosto 2001

'La Ertzaintza no puede seguir así' en su actuación contra el terrorismo callejero. Con esa idea de cabecera, el sindicato mayoritario de la policía vasca, el independiente Erne, lanzó ayer una durísima crítica a la actuación de los responsables del Departamento de Interior contra la kale borroka. Para Erne, la 'limitación ideológica' que sufren las unidades de investigación del cuerpo se ha traducido en su 'palmaria ineficacia'.

Erne presentó ayer públicamente el plan de actuación contra la kale borroka que ha enviado a los partidos vascos y convirtió el acto en una descalificación completa de cómo la consejería de Javier Balza aborda el terrorismo callejero proetarra. El secretario general del sindicato, Iñaki Castro, atribuyó buena parte del problema a que el cuerpo tiene 'hipotecada su gestión policial' por razones políticas. 'Somos la única policía del mundo en la que los mandos son escogidos a dedo, más bien por su ideología', recalcó Castro, para quien esa 'limitación ideológica' de las unidades de investigación -'las más politizadas' del colectivo- se traducen en su 'palmaria ineficacia' contra la kale borroka. Castro llegó a exigir a Balza que explique en el Parlamento de Vitoria por qué las informaciones que recogen 'los agentes que se infiltran entre los violentos se cortocircuitan' y 'no sirven de nada', informa Marisa Pérez-Villanueva.

'Ya no es una labor de contención lo que se necesita, sino saber de antemano lo que van a hacer. Nosotros siempre llegamos tarde', apuntó. Castro y el responsable del área de estudios de su central, Teo Santos, se negaron a asumir que los 7.300 ertzainas no puedan 'hacer nada', porque 'medios hay', pero 'el caos y la descoordinación son totales'. Ello se ha traducido en que el peso de la lucha contra los violentos recaiga en las unidades de Seguridad Ciudadana, que 'no dan más de sí'. Santos puso dos ejemplos de las limitaciones de algunas unidades. Según su versión, el 21 de junio, cuando fue atacada la sede del Banco Guipuzcoano en San Sebastián, había en esta ciudad 'dos ertzainas en un Renault 19 para 300.000 habitantes'. 'El otro día en la manifestación de Batasuna, en la que había 25.000 personas, [el pasado día 4 en San Sebastián] había una furgoneta de Seguridad Ciudadana' con seis agentes.

Ante este panorama, pidieron más medios y coordinación con las Fuerzas de Seguridad del Estado. 'La kale borroka es una forma de terrorismo, y como tal, también es competecia del Ministerio del Interior', señaló Santos.

Los responsables sindicales negaron que la consejería tenga ningún plan contra la guerrilla urbana: 'Si existe, debe ser secreto, porque nosotros no lo hemos visto'. A su entender, sólo hay unas directrices este verano que suponen 'llevar a los ertzainas de fiesta en fiesta sin ningún tipo de estrategia operativa'. Erne quiso precisar que no plantea crear una fiscalía especial para la kale borroka, propuesta que rechazan partidos y jueces, sino que una serie de fiscales, siempre los mismos, llevasen todos los casos.

Interior replicó ayer mismo a la propuesta sindical en un comunicado de cinco párrafos que considera el documento dictado por la 'improvisación' y el 'deseo de alentar una polémica política'. La consejería califica de 'supuesto plan' la propuesta de Erne, pese a que la central sostiene que sus directrices ya han sido expuestas en el Consejo de la Ertzaintza, que reúne al departamento y los sindicatos, y cree 'improcedente' la forma en que se ha hecho público, obviando 'los canales internos'. La consejería añade que las propuestas lanzadas por Erne son 'difusas' y 'generalistas' y constituyen 'un simple ejercicio de demagogia, alejado de un verdadero plan operativo'.

Recortes de Prensa   Página Inicial