AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 16 Agosto   2001
#«Sólo si hay heridos»
Juan BRAVO La Razón 16 Agosto 2001

#Bien la Ertzaintza, mal sus mandos
Enrique de Diego Libertad Digital 16 Agosto 2001

#El rábano por las hojas
Lorenzo CONTRERAS La Razón 16 Agosto 2001

#Baladronadas y necedades
Antonio GARCÍA TREVIJANO La Razón 16 Agosto 2001

#Balza hace bien en prohibir la manifestación
Impresiones El Mundo 16 Agosto 2001

#Aplicar la ley en Euskadi
Editorial El País 16 Agosto 2001

#La Ertzaina desactiva dos paquetes bomba en San Sebastián
San Sebastián. Agencias ABC 16 Agosto 2001

#Justo reconocimiento a Gurruchaga
Impresiones El Mundo 16 Agosto 2001

#Koizumi: dos pasos nacionalistas adelante y uno hacia atrás
Impresiones El Mundo 16 Agosto 2001

#Atacado el domicilio de un «ertzaina» en San Sebastián
El Mundo 16 Agosto 2001

#José Carlos Mainer: «Los columnistas de prensa son los ensayistas de hoy»
SANTANDER. Marta Martín Gil ABC 16 Agosto 2001

#Restablecer Babel
Antonio López Campillo Libertad Digital 16 Agosto 2001

#La hispanista Lia Schwartz asegura que el español está en auge y es la lengua más estudiada de EEUU
Santander EFE La Estrella Digital 16 Agosto 2001

«Sólo si hay heridos»
Juan BRAVO La Razón 16 Agosto 2001

«Sólo si hay heridos». Según le cuentan a Juan Bravo sus amigos del Norte, ésta fue la precisa consigna que los responsables de la Ertzaintza dieron a los agentes de la Policía autónoma que debían encargarse de la seguridad en las fiestas de la localidad guipuzcoana de Oyarzun. Los ertzainas sólo podían intervenir si se producían heridos y, según se desprende del contenido de las órdenes, habían de permanecer impasibles hasta ese momento.

   Que se producían manifestaciones de apología del terrorismo, pues quietos; que se quemaban banderas españolas o francesas, a mirar para otro lado; que los desalmados de siempre provocaban un incendio que, de momento, no afectaba a las personas, pues que intervinieran los bomberos.

   En definitiva, que, pasara lo que pasara, no había que hacer nada hasta que alguien no atestiguara, con su sangre o contusiones, que ya habían sucedido todo tipo de desmanes. Los amigos de J.B., que quieren a la Ertzaintza, como policía vasca que es, comentan que a los dirigentes nacionalista parece importarles un bledo jugar con el prestigio profesional y, a veces con la integridad física, de los ertzainas, con tal de seguir adelante con su política separatista.
 

Bien la Ertzaintza, mal sus mandos
Por Enrique de Diego Libertad Digital
16 Agosto 2001

Esa caja continua de manipulaciones que es el PNV sale por el registro conspiracional habitual de que hay una campaña contra la Ertzaintza. Es una forma de contestar a las sensatas denuncias del sindicato Erne, mayoritario de la policía autónoma. Esas sensatas denuncias se centran en la improvisación de los mandos políticos y en la ausencia de estrategia para combatir la kale borroka.

La Ertzaintza es una policía bien pagada, con medios y con procesos de aprendizaje adecuados. Es, sin embargo, una Policía pésimamente mandada. Una Policía a la que se han dictado criterios políticos presuntamente delictivos como hacer la vista gorda o inhibirse hacia patentes delitos. Una Policía detrás de la cual se han escondido, de hecho, los políticos. Es probable que la parroquia nacionalista hace tiempo que abjurara de mantener el espíritu crítico, pero la censura es a los mandos no a los policías. Es a Balza e Ibarretxe, no a los que son víctimas de esa política y de la violencia.
 

El rábano por las hojas
Lorenzo CONTRERAS La Razón 16 Agosto 2001

¡Albricias! La Ertzaintza ha detenido a cuatro miembros de la «kale borroka» y ha merecido por ello plácemes oficiales vascos. El hecho ha coincidido con unas críticas del ministro del Interior, Mariano Rajoy, por su deficiente funcionamiento. La circunstancia ha dado pie a unas declaraciones del presidente del PNV, Javier Arzallus, en las que deplora los «ataques» a la Policía autónoma por entender que sirven al interés de Eta. Según Arzallus, la banda terrorista no desea otra cosa que el descrédito de los por ella llamados «cipayos» y su debilitamiento progresivo hasta la desaparición si fuera posible.

   Puede que Mariano Rajoy no haya estado oportuno en sus descalificaciones ahora que la Ertzaintza, por primera vez en mucho tiempo, o tal vez por vez primera en absoluto, ha estado a la altura de su responsabilidad en la lucha contra el terrorismo callejero de Eta. Al alto dirigente nacionalista se le llena la boca de sagrada indignación, en un ejercicio de oportunismo clásico de su estilo personal. Tomando, como suele decirse, el rábano por las hojas, interpreta que las críticas a la policía autónoma vasca se agotan en ella misma y no van más allá de su ámbito. Con lo cual olvida algo tan elemental como que tales reproches por la escasa eficacia antiterrorista de los uniformados vascos no se dirige tanto a los «ertzainas» como a los responsables políticos de sus comportamiento.

   No se descubre nada nuevo recordando, en efecto, que las lamentaciones inspiradas en la impunidad tradicional de los «chicos de la gasolina» han sido expresadas desde hace ya mucho tiempo sobre la base de que la Ertzaintza no recibe órdenes adecuadas o, si las recibe, están frecuentemente en contradicción con lo que los propios policías vascos desearían, tanto para el éxito antiterrorista como para la propia seguridad de los agentes. Habría que tener en cuenta los duros juicios que se han emitido, contra los políticos que mandan en esa policía, desde los distintos sindicatos en que ésta se agrupa especialmente desde ERNE, que es el mayoritario.

   Así, pues, Arzallus haría bien en refrescar su memoria antes de entregarse a patéticas declamaciones sobre los favores que los no nacionalistas prestan a Eta con sus críticas. Si alguien hace favores a la banda, ese es el nacionalismo en su dimensión gubernativa. Si alguien debilita a la Ertzaintza y colma de felicidad a Eta, ese es el nacionalismo metido a rector de la policía. Si alguien debería guardar un prudente silencio en la administración de los reproches, ese, aparte de Javier Balza llegado el caso, se llama Javier Arzallus, el hombre que mueve los hilos de la política nacionalista en todos sus órdenes y variantes.

Baladronadas y necedades
Antonio GARCÍA TREVIJANO La Razón 16 Agosto 2001

Tanto Aznar como Zapatero propagan los mismos razonamientos en defensa de la unidad de España. Sus argumentos no sólo son inadecuados y carentes de todo poder de convicción, sino que ponen en riesgo y debilitan la propia unidad nacional que creen estar asegurando o fortaleciendo.

   La unidad de España no está ni puede estar en los votos del PP y PSOE o en la vigencia de la Constitución, por la simple y definitiva razón de que esa unidad es un hecho anterior, distinto e independiente de la voluntad de los partidos y de las legislaciones.

   Es la unidad de España la que sostiene, precisamente, la posibilidad de que existan unos partidos españoles y una Constitución española. Salvo el fabuloso barón de Münchhausen que salió de un foso tirando hacia arriba de sus cabellos, lo sostenido no puede sostener a su sostén.

   Esa es la baladronada de Zapatero, tan apreciada en los medios de comunicación, cuando dice que «siempre defenderá la unidad de España haciendo valer sus votos en el Parlamento junto a los del PP». Esa es la bravuconería de Aznar cuando reta al lendakari Ibarreche a que plantee la Independencia del País Vasco en el Parlamento español. El Estado de Partidos endiosa a los jefes de partido hasta hacerles creer el prodigio de que ellos son los autores de la nación y de su unidad o, al menos, su providencia. La Transición ha hecho de España la contingencia que esos seres necesarios mantienen.

   Y si descienden del olimpo de sus divinas voluntades para darnos razones de mortales, sus pobres argumentos contra el derecho de secesión incurren en las tres necedades que, desde Locke, se llaman argumentación «ad hominem», «ad ignorantiam» y «ad verecundiam».

   Estos tres modos torpes de pensar no prueban nada sobre el derecho de secesión, salvo que no se tiene o no se conoce argumento válido contra él. Son típicos de los alegatos en defensa de malas causas forenses o con malos defensores. Los jueces están habituados a detectarlos y destruirlos.

   En el PP y PSOE, la arbitrariedad de la sentencia se suma a la necedad del juicio. La arbitrariedad consiste en DENEGAR el derecho de secesión del País Vasco, como si se tratara de una concesión administrativa que esté dentro de sus competencias o facultades, en lugar de NEGARLO por su propia naturaleza interna, que lo hace: imposible de prosperar sin guerra civil; inexistente en la libertad colectiva de la democracia política; y afrentoso al sentimiento general de la patria; que sería lo juicioso.

   La necedad consiste en denegar el derecho de secesión atendiendo a las circunstancias externas y coyunturales de que lo defiende el adversario terrorista (argumento «ad hominem»), lo desconocen todas las Constituciones del mundo (argumento «ad ignorantiam») y lo desaprueba el criterio de autoridad en la Unión Europea (argumento «ad verecundiam»). Tres argumentos basados en la vergüenza de coincidir con la razón del enemigo, de no seguir la razón corriente y de contrariar la razón de autoridad.

   No me molestaría en denunciar estas graves torpezas de la inteligencia en los partidos gubernamentales, si no alentaran la voluntad secesionista de Eta y de las ramas separatistas que dan carácter antiespañol al nacionalismo vasco, y si los medios de comunicación las advirtieran.

   Fraga y Otegui, aunque barran para sí en la interpretación sesgada de lo que andan diciendo los dirigentes del Gobierno y de la oposición, parecen ser los únicos en darse cuenta de que miles de muertos y lucha armada son los compañeros inseparables del derecho a la Independencia.

   Porque no se trata de un derecho natural ni político, sino de un buen banderín de enganche que sólo la victoria separatista transforma en derecho.
 

Balza hace bien en prohibir la manifestación
Impresiones El Mundo
16 Agosto 2001

El Departamento vasco de Interior que dirige Javier Balza ha decidido prohibir la manifestación que las juventudes de la izquierda abertzale Segi, herederas de Haika, habían convocado para el viernes en San Sebastián. La noticia es doblemente positiva. En primer lugar, porque era de prever que los jóvenes radicales aprovecharían la ocasión para reivindicar y enaltecer las actividades criminales de ETA. Y, segundo, porque implica un importante giro en la política del Gobierno de Ibarretxe. Es justo recordar que, hace sólo unos días, la consejería vasca de Interior se negó a prohibir tanto las concentraciones convocadas en homenaje a los etarras muertos en Bolueta como la manifestación organizada por Batasuna, que derivaron en acciones de apología del terror. Cabe esperar que, junto con las detenciones del martes, la decisión del Gobierno vasco suponga el inicio de la necesaria rectificación en la lucha contra ETA y su entorno.

Aplicar la ley en Euskadi
Editorial El País 16 Agosto 2001

Las detenciones relacionadas con el terrorismo callejero y la prohibición de una manifestación de Segi (la antigua Jarrai) podrían considerarse traducciones prácticas del compromiso de Ibarretxe, enérgicamente reafirmado hace dos días por Arzalluz, de dar prioridad a la lucha contra ETA y de 'perseguir con todas las medidas legales cualquier transgresión de los derechos humanos'. Ése es el camino para que la Ertzaintza recupere la autoridad que ha perdido, según sus representantes sindicales. Esa prioridad también debería proyectarse en una más efectiva cooperación entre la policía vasca y las fuerzas de seguridad del Estado. La disposición a avanzar en esa dirección se pondrá a prueba en la reunión que mantendrán mañana los número dos de Interior de Madrid y Vitoria.

La perspectiva de acuerdo que proyectó el encuentro entre Rajoy y Balza, el día 3, fue enfriada por el portavoz del PNV, que sembró de nuevo la duda al reiterar los tópicos nacionalistas sobre soluciones políticas y policiales, etcétera. La prioridad de Ibarretxe es incompatible con tales dudas: no hay medida política más oportuna que la eficacia policial, incluyendo la necesaria para acabar con la arrogante impunidad de los que se entrenan para terroristas abrasando ertzainas. Y esa eficacia poco tiene que ver con reivindicaciones nacionalistas (presencia en comisarías fronterizas y foros internacionales, etc.), defendibles, pero inocuas contra ETA.

Tampoco ha estado muy acertado Egibar al sostener que el sindicato Erne estaba conchabado con el PP, que era su correa de transmisión. Que más quisiera el PP que tener esa influencia en el sindicato mayoritario de la policía vasca. Hace pocos años era el PP quien acusaba a ese sindicato de formar parte del entramado abertzale, lo que hasta dio motivo para una querella por injurias. Lo que ha dicho Erne es que los criterios políticos aplicados por sus jefes nacionalistas llevaron a abandonar las tareas de información en relación al terrorismo callejero, y que ahora se están pagando las consecuencias, y que la actitud tolerante ha desgastado la autoridad de la Ertzaintza, frente a la que los encapuchados se sienten con derecho a todo. No sólo ellos: según Batasuna, detener a los acusados de violencia callejera supone 'seguir los dictados de Madrid de profundización en la vía policial'.

Que la Ertzaintza sea una policía integral no contradice, sino todo lo contrario, la necesidad de coordinación y cooperación con otras policías contra el terrorismo. La Ertzaintza está mejor situada, por arraigo territorial, para combatir con eficacia el terrorismo callejero, del que depende la renovación generacional de ETA. Admitir una cierta especialización de la policía vasca en esa tarea no supone ninguna involución autonómica, como se entretienen en denunciar los que siempre están con lo mismo. Ya es hora de dejar las obsesiones sobre el fuero y pasar a exigir resultados. Fue el propio Balza quien hace un año pidió reforzar los mecanismos de coordinación con las policías del Estado. No es la titularidad de la competencia, que nadie cuestiona, sino la eficacia con que la utilice lo que dará a la Ertzaintza la legitimidad de hecho que necesita para recuperar la autoridad que ha perdido.

La Ertzaina desactiva dos paquetes bomba en San Sebastián
San Sebastián. Agencias ABC 16 Agosto 2001

Agentes de la Unidad de Desactivación de Explosivos de la Ertzaintza (UDE) desactivaron la pasada madrugada en San Sebastián dos paquetes explosivos colocados ante las oficinas del Banco Guipuzcoano en las calles Avenida de la Libertad y Zubieta de la capital guipuzcoana.

Según informó el departamento de Interior del Gobierno Vasco, sobre las 00:15 horas un comunicante, que dijo hablar en nombre de ETA, avisó a la asociación de ayuda en carretera DYA de que iban a estallar sendos artefactos en las sucursales del Banco Guipuzcoano en la calle Zubieta y en la Avenida de la Libertad.

En ambos casos la UDE se desplazó hasta las oficinas de esta entidad bancaria y procedió a acordonar la zona y a recomendar por megafonía a los vecinos que bajasen las persianas y abriesen las ventanas de sus casas.

La UDE, hacia las 03:00 horas, desactivó el explosivo, unos dos kilos de Titadine colocados en una bolsa en la Avenida de la Libertad.

La explosión controlada, que no provocó heridos, causó daños en el acceso a la sucursal, en un establecimiento y en algunos de los vehículos aparcados junto a la oficina.

La sede del banco, en el número 21 de la Avenida de la Libertad Askatasunaren Hiribidea) esquina a la calle de Fuenterrabía, está en pleno centro de San Sebastián, ciudad que estos días celebra las fiestas de la Semana Grande.

A pesar de que las primeras informaciones apuntaban a que el aviso del comunicante de ETA alertó de la colocación de una moto-bomba en la calle Zubieta, que tras ser comprobada resultó ser falsa, también en esta sucursal la policía autónoma desactivó otro paquete «exactamente igual al anterior» aunque no se ha precisado la cantidad exacta de explosivo.

Justo reconocimiento a Gurruchaga
Impresiones El Mundo 16 Agosto 2001

El prestigioso semanario norteamericano US News ha designado a Carmen Gurruchaga como una las 20 personas de nuestro planeta que merecen ser calificadas como «héroes». Son aquellas que arriesgan cada día sus vidas para que «el mundo sea un lugar mejor». La revista destaca el coraje de la periodista de EL MUNDO frente a la banda terrorista ETA. Carmen Gurruchaga comparte premio con otras figuras dignas de admiración, como la holandesa Marion Pritchard, que arriesgó su vida para salvar a niños judíos del exterminio nazi. Esta no es la primera distinción que recibe nuestra compañera. En abril, fue galardonada con el premio que concede anualmente la organización Human Rights Watch. Tanto éste como aquel son también un reconocimiento de la labor de todos los periodistas vascos que luchan por la libertad de expresión, incluyendo a los que ya no están como López de Lacalle y el director financiero de Diario Vasco.

Koizumi: dos pasos nacionalistas adelante y uno hacia atrás
Impresiones El Mundo
16 Agosto 2001

Se cuidó mucho ayer el primer ministro japonés, Junichiro Koizumi, de hacer alegatos nacionalistas durante la celebración del 15 de agosto, fecha que recuerda la rendición de su país en 1945. Incluso, en un gesto inédito, pidió perdón a Asia por la agresión bélica. Era necesario, porque su actitud había servido hasta ahora para reabrir las heridas del pasado colonialismo nipón. Su visita del lunes al templo Yasukuni, que honra a los japoneses caídos en combate y también a una decena de criminales de guerra, ha levantado la protesta ciudadana y diplomática en los países vecinos. Especialmente de aquellos que sufrieron con más rigor el militarismo del Sol Naciente, como China y Corea del Sur. Desde hace dos décadas ningún mandatario japonés se había atrevido a visitar Yasukuni, un símbolo de los nostálgicos del Imperio y de la ultraderecha que prefieren evitar quienes creen que el presente de la región pasa por las relaciones comerciales y no por los fantasmas del pasado. Por eso tienen sentido las críticas de quienes ven en Koizumi a un dudoso amigo de la conciliación. Tras su victoria electoral, el primer ministro pretende frenar la crisis económica imponiendo un duro ajuste y rebajando sustancialmente el gasto público. Son medidas impopulares que viene aliñando con técnicas populistas: buenas dosis mediáticas de su moderna y arrolladora personalidad y guiños a la exaltación del espíritu nacional. Ayer, por primera vez, algunos veteranos de guerra desempolvaron sus uniformes de gala y desfilaron con ellos. Un camino erróneo que Koizumi debería evitar. En Asia, el nacionalismo nipón sólo recuerda las atrocidades de la guerra.

Atacado el domicilio de un «ertzaina» en San Sebastián
El Mundo 16 Agosto 2001

SAN SEBASTIAN.- Un grupo de violentos hizo estallar ayer un artefacto casero en la puerta de entrada al domicilio de un ertzaina en San Sebastián sin causar heridos, aunque sí daños materiales, según informaron a Europa Press fuentes de la Consejería vasca de Interior. En el momento de la explosión, la vivienda se encontraba ocupada por la familia del policía.

El ataque ocurrió alrededor de las 15.00 horas en el barrio de Gros. Los atacantes colocaron en la puerta de la casa, ubicada en el 4º piso de un inmueble, un artefacto compuesto por un petardo y gasolina. El estallido ocasionó un fuego, que fue sofocado por los propios ocupantes de la vivienda y los vecinos, que hicieron uso de un extintor.

Por otra parte, varios desconocidos atacaron el martes un establecimiento de Telepizza situado en la avenida de Tolosa de San Sebastián. Con éste son ya seis los centros de comida rápida de esta marca atacados en el País Vasco en lo que va de año.

El ataque ocurrió a las 17.30 horas. Los radicales rompieron el ordenador y varios cristales, y, además, rociaron con espuma de extintores el local.

Telepizza se ha convertido en objetivo de la kale borroka tras ser incluida por ETA, a finales del pasado año, en un listado de empresas para las que pedía un boicoteo, informa Vasco Press.

Además, agentes de la Unidad de Desactivación de Explosivos hicieron estallar ayer por la mañana un paquete sospechoso colocado en las proximidades del Ayuntamiento de Vitoria, que finalmente resultó ser una olla a presión que no contenía material explosivo.

José Carlos Mainer: «Los columnistas de prensa son los ensayistas de hoy»
SANTANDER. Marta Martín Gil ABC 16 Agosto 2001

El significado de España, los nacionalismos o el terrorismo han sido y son temas que desde los orígenes del ensayo español han preocupado a autores como Clarín, Unamuno, Baroja, d´Ors, Ortega y Gasset o Baroja. Sus figuras y sus aportaciones a la «cartografía del ensayo español» centran estos días en la UIMP el curso magistral que dirige el catedrático de Literatura Española José Carlos Mainer.

Uno de los mayores deseos de José Carlos Mainer es que se pudieran recopilar en un libro todos los ensayos escritos en nuestro país sobre el terrorismo, el «tema estrella» del ensayismo actual, porque eso querría decir que «esta patología habría acabado». Pero, por desgracia, como afirmó ayer en la Magdalena, todavía el interés de los pensadores actuales radica en preguntarse «periódicamente, por qué en un país con un nivel alto de vida y con un grado de discusión política amplio, existe todavía un terrorismo de base étnica y de carácer fascista». Para Mainer, ésta es «la gran pregunta que nos estamos haciendo todos», y sobre la que se vuelve una y otra vez en los ensayos. El catedrático de Literatura Española reflexionaba así en el curso magistral «Cartografía del ensayo español: de Clarín a 1936», que esta semana está impartiendo en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

DE CLARÍN A ORTEGA
Allí aseguró que se puede establecer un mapa, «una cartografía», con los temas que siempre han interesado a los ensayistas españoles. Así, por ejemplo, se podría establecer una historia del ensayismo español a través de la pregunta «¿qué es España?» o a través de la construcción, «siempre insatisfecha e incompleta», del nacionalismo español. Desde Clarín, «el primero que utiliza la palabra ensayo consciente de su alcance», hasta Gómez de la Serna y Jarnés, «referentes del ensayo vanguardista», pasando por «los padres del ensayo», Unamuno y Ortega, José Carlos Mainer está elaborando este particular mapa. Según él, tanto los periódicos como las revistas han jugado en esta historia un papel fundamental, ya que considera que «el periódico ha sido su soporte y el que le ha dado su tono», entendido éste, según Mainer, desde tres puntos de vista: «El tono en el que hay que ganarse al lector; el tono de urgencia, porque hay que escribir con la base de lo más cercano; y el tono de provisionalidad que el ensayo tiene».

Mainer recordó cómo los ensayos fueron originariamente artículos y columnas en los periódicos de su época, y puso como ejemplo a Larra y Ortega, cuya labor equiparó a la que hacen, por ejemplo, Savater o Millás a finales del siglo XX y comienzos del XXI. «Los columnistas de prensa son los ensayistas de hoy, y lo han sido siempre de algún modo», afirmó al respecto, además de definirlos como «buenos formadores de la opinión pública», una función que, según él, las sociedades modernas han requerido siempre. Para Mainer, la relación entre el ensayo -«el eslabón entre la literatura y la realidad»- y la novela está latente hoy en día en obras como «Sefarad», de Antonio Muñoz Molina, o las últimas novelas de Enrique Vila Matas, a las que definió muy a su pesar con el neologismo «ensayinovelas». En ellas, la reflexión personal y el pensamiento se mezclan con la trama de la novela. «La novela de hoy es un género muy flexible, que se acerca muy a menudo a lo ensayístico», afirmó sin precisar si es la novela la que está ocupando espacios del ensayo o viceversa.

A pesar de todo, José Carlos Mainer se mostró esperanzado ante el futuro del género, que considera «asegurado» por dos razones. En primer lugar, porque todas las cosas «esencialmente maleables y flexibles» tienen siempre futuro, y el ensayo lo es; y en segundo, porque «mientras siga existiendo esa comunicación literaria centrada en lo periodístico, en lo fragmentario, en las fórmulas breves», el ensayo tendrá una amplia difusión.

Restablecer Babel
Por Antonio López Campillo Libertad Digital
16 Agosto 2001

"Era entonces toda la tierra de una misma lengua y unas mismas palabras". No se trata del anuncio del futuro, con la lengua única, vehículo ideal de un pensamiento único, el de las mismas palabras. No, se trata de versículo 1º del capítulo XI del libro del Génesis, era la situación en la que se construyó la Torre de Babel, y que motivo la confusión de lenguas impuesta por Jehová.

Actualmente la Unión Europea tiene quince estados miembros y utiliza sólo once lenguas: alemán, danés, español, finés, francés, griego, holandés, inglés, italiano, portugués y sueco. Si la hipótesis de que llegaran diez países más por el año 2004 –Polonia, la República Checa, Eslovaquia, Hungría, Eslovenia, Letonia, Lituania, Estonia, Chipre y Malta–, cada una con su lengua, ascenderán a 21. En el año 2007 pueden unirse dos países más –Bulgaria y Rumanía–, con sus lenguas respectivas, con lo que las utilizadas en la Unión Europea serán 23. La "confusión de lenguas" es una realidad.

Esta "confusión de lenguas" crea problemas. El primero es que no facilita, que digamos, la comunicación normal entre "europeos" y al decir "europeos" se indica los que trabajan en las oficinas europeas de Bruselas y Estrasburgo. Además, la incomunicación lingüística comporta un problema económico. Hoy con sólo once lenguas se necesitan unos mil puestos de trabajo en las organizaciones para comunicar; es un mínimo de traductores, interpretes y correctores para poder funcionar en condiciones normales. Muchos documentos han de reproducirse en los once idiomas.

Imaginemos lo que puede suceder con la ampliación del número de los países miembros. Por eso, y para evitar nuevos gastos y reducir los actuales, se ha propuesto que exista una lengua única, el inglés, que es la lengua más conocida por los otros "parlantes". La propuesta ha sido considerada inaceptable por los representantes de Alemania, Inglaterra y España. Ya hay tres lenguas de trabajo: el inglés, que se emplea en el 55% de las comunicaciones, el francés sólo sirve en el 44% de los casos y el alemán el 1%. El español no es lengua de trabajo. La multiplicidad de las lenguas no implica solo un gasto importante, retrasa de un modo apreciable las comunicaciones, orales o escritas. Razones de dinero y tiempo que empujan al monolingüismo. Pero no hace falta que lo impongan las autoridades, los particulares aconsejan a sus hijos aprender la lengua de Shakespeare, no para que puedan leer sus obras, simplemente para entenderse por el mundo.

Los organismos de la Unión Europea, por razones técnicas, propugnan el monolingüismo; los padres, por el bien de sus hijos, hacen lo mismo. El restablecimiento de Babel es cuestión de tiempo, no mucho. Y por lo que se oye, es un proceso irreversible. Se sabe de países y regiones bilingües y en algunos casos tri, pero con once o con más de veinte idiomas no.

Dentro de poco, en toda la tierra se tendrá "una misma lengua y unas mismas palabras". Así, el pensamiento (es una forma de hablar) único será una realidad. Hay quienes luchan, en algunos casos a vida o muerte, por defender su lengua vernácula; si su territorio se encuentra en Europa ya pueden irse despidiendo de su habla.

Se dice, con razón, que hay que conservar la diversidad genética, para que no degeneren las especies vivas; puede ser que con las lenguas pase algo parecido. La multiplicidad idiomática en cierto modo vivifica el pensar, que se secará si es único.
 

La hispanista Lia Schwartz asegura que el español está en auge y es la lengua más estudiada de EEUU
La ex presidenta de la Asociación Internacional de Hispanistas ha dirigido
un curso en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo
Santander EFE La Estrella Digital 16 Agosto 2001

La catedrática de Literatura Española y Comparada de la Universidad de Nueva York Lia Schwartz afirmó ayer que el estudio del español vive un momento de "auge" y es un "éxito" a nivel mundial, y particularizó este crecimiento en Estados Unidos, donde aseguró que es la "lengua más estudiada" en las universidades.

Schwartz declaró a los medios de comunicación que este idioma "tiene mucha importancia" en el país norteamericano debido al gran número de ciudadanos procedentes de América Latina y al interés de la población anglosajona por una lengua "que les abre las puertas" a un mercado latinoamericano "que quisieran seguir conservando".

La existencia de 30 millones de hispanohablantes en Estados Unidos afianza, según la directora del curso de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo titulado 'El canon clásico de Quevedo a Gracián', ese éxito, que fue calificado de "proceso que no se puede detener debido a la inmigración".

"Los anglosajones han impuesto su influencia en el mundo literario", dice Schwartz

Por otra parte, Schwartz criticó la tendencia que hay en los países anglosajones a aceptar el "canon occidental" propuesto por el crítico literario norteamericano Harol Bloom, porque, en su opinión, "tiene tendencia a considerar occidental lo anglosajón" y obvia a los grandes literatos españoles, como Quevedo. Por eso, calificó a este movimiento de "insatisfactorio" porque el canon que postula Bloom es "personal y no universal", y recordó que este crítico sólo reseña en su obra a tres escritores de lengua castellana, como son Cervantes, Neruda y Borges.

Sin embargo, Schwartz admitió que "los anglosajones han impuesto su influencia en el mundo literario" por su gran poder económico, que, a su juicio, "hace que se venda su cultura con más rapidez".

Por último, la catedrática de Literatura española en la universidad neoyorquina consideró que el momento actual de la novela española es "notable", y rechazó las opiniones que han calificado a este género de "muerto".

Recortes de Prensa   Página Inicial