AGLI

Recortes de Prensa    Viernes 31 Agosto   2001
#Ámbito español de derechos y libertades
Aleix VIDAL-QUADRAS La Razón 31 Agosto 2001

#La Generalitat niega que los profesores fueran suspendidos por el catalán, pese a la sentencia
Xiana Siccardi - Barcelona.- La Razón 31 Agosto 2001

#La Generalitat, obligada a admitir a los catedráticos suspendidos por no hablar catalán
EFE (BARCELONA) La Voz 31 Agosto 2001

#Cataluña incumple la LOGSE al no convocar plazas de catedrático
JOSEP MARIA CORTÉS Barcelona El País 31 Agosto 2001

#La Generalitat pagará 2.000 millones por atrasos a 728 profesores que suspendieron en 1991 por el catalán
BARCELONA. ABC 31 Agosto 2001

#El opresor Estado francés
César ALONSO DE LOS RÍOS ABC 31 Agosto 2001

#A cachondeo
Luis María ANSON La Razón 31 Agosto 2001

#De nuevo, España
Carlos DÁVILA ABC 31 Agosto 2001

#Casetas nacionalistas
Cartas al Director ABC 31 Agosto 2001

#Colaboración sí, listas conjuntas no
Impresiones El Mundo 31 Agosto 2001

#Movimientos violentos
Enrique de Diego Libertad Digital 31 Agosto 2001

#Neonazis
Miguel Ángel RODRÍGUEZ La Razón 31 Agosto 2001

#El diálogo imposible
Eduard ESCARTÍN La Razón 31 Agosto 2001

#El PSE pide que el Parlamento vasco aborde el problema de los partidos para cerrar las listas
E. Mejuto - BIlbao.- La Razón 31 Agosto 2001

#Fontaine pone condiciones a la invitación de Atutxa
BRUSELAS. A. Sotillo ABC 31 Agosto 2001

#Superar la disyuntiva
XABIER GURRUTXAGA El Correo 31 Agosto 2001

#La Comisión Europea ultima un tratamiento del terrorismo común para toda la UE
SANDRO POZZI Bruselas El País 31 Agosto 2001

Ámbito español de derechos y libertades
Aleix VIDAL-QUADRAS La Razón 31 Agosto 2001

La justicia es lenta y cara, pero al final pone las cosas en su sitio. La reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña obligando a la Generalitat a reconocer la categoría de catedráticos a más de setecientos profesores de secundaria que se presentaron a las correspondientes oposiciones en 1991 y que fueron descartados por no ajustarse a las bases de la prueba, llega bastante tarde, pero resulta clarificadora. Entre los requisitos exigidos hace ahora diez años figuraba, cómo no, el conocimiento del catalán al nivel adecuado para ejercer eficazmente la docencia. Hasta aquí, nada que objetar. En una Comunidad con dos lenguas oficiales, parece lógico que los enseñantes pueden desarrollar su tarea en cualquiera de las dos. El problema radica en el peso que el dominio de la lengua catalana tenga a la hora de calificar a los aspirantes.

   De acuerdo con la especial filosofía nacionalista es más provechoso para los alumnos que su profesor de biología o de matemáticas esté en posesión de un diploma que certifique la excelencia lingüística en catalán, que el haber acreditado el máximo nivel académico en su asignatura mediante la realización con éxito de una tesis doctoral, en el bien entendido, por supuesto, de que su catalán escrito y hablado sea lo bastante bueno como para explicar la fisiología de los vertebrados o el álgebra lineal con toda corrección expresiva. Algo parecido sucede en otros sectores de la administración, y así los genios que rigen los destinos lingüísticos del Principado consideran también de mayor relevancia que un médico que desempeña su labor en un hospital público esté debidamente normalizado en catalán a que sea doctor en su especialidad. Este tipo de aberraciones normativas ilustra a la perfección la inversión de la jerarquía de los valores sociales característica de los nacionalismos etnicistas, dentro de cuyo distorsionado marco conceptual los signos de identidad deben prevalecer sobre otras cualificaciones o virtudes personales mucho más pertinentes para el fin perseguido, sea éste la calidad del sistema educativo o la atención sanitaria a la población.

   Por eso al escuchar reclamaciones tales como el famoso «ámbito vasco de decisión», cobra todo su sentido la asociación directa entre democracia y mantenimiento de la integridad territorial del Estado. La fragmentación de la nación española equivaldría, y los ejemplos citados dan perfecta fe de ello, a dejar a millones de españoles sin la protección de las instituciones comunes ¬léase los tribunales de justicia¬ y a merced de los más descarados atropellos de sus derechos fundamentales y libertades civiles. Un perímetro jurídico-político catalán, gallego, canario o vasco en manos de los nacionalistas y separado del conjunto hoy amparado por la Constitución se erigiría sin remedio en un reducto violento del totalitarismo y la arbitrariedad.

La Generalitat niega que los profesores fueran suspendidos por el catalán, pese a la sentencia
Los docentes aseguran que quien presentaba su memoria en castellano era eliminado
La consejera de Enseñanza de la Generalitat, Carmen Laura Gil, afirmó ayer que los 728 profesores que fueron suspendidos en 1991 porque los baremos de puntuación de las oposiciones a catedráticos de instituto valoraban el catalán por encima de su formación específica como docentes «no fueron eliminados» por el catalán. «Prueba de ello -dijo- es que todos los profesores presentaron sus memorias en catalán». Lo que no precisó es que era obligatorio que los opositores presentasen sus documentos en lengua catalana. Los que no lo hacían eran eliminados automáticamente.
Xiana Siccardi - Barcelona.- La Razón 31 Agosto 2001

La consejera de Enseñanza de la Generalitat, Carmen Laura-Gil, afirmó ayer con rotundidad que los 728 profesores que suspendieron las oposiciones a catedráticos de secundaria en 1991, cuando este departamento fijaba unos baremos de puntuación en los que se valoraba más el conocimiento del catalán que el de la materia que impartiría el docente. pero la indignación de los docentes no sólo hace referencia a las puntuaciones.

   Las memorias de los profesores, también debían estar escritas obligatoriamente en catalán. Aún así, la consejera Gil, como prueba de que el catalán no había sido el problema, dijo que «todos los profesores presentaron sus memorias en catalán». Contrariamente, la presidenta de la Asociación por la Tolerancia, Marita Rodríguez, precisó a este diario que «los que no presentaban sus documentos en lengua catalana eran automáticamente eliminados de las pruebas».

   De esta forma, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha vuelto a dar otro varapalo al Ejecutivo de Pujol ya que, en esta ocasión, el Gobierno catalán deberá, además, rascarse el bolsillo y pagar alrededor de 2.000 millones de pesetas a estos profesores, para compensar el sueldo de catedráticos que éstos debían haber recibido durante los últimos siete años.

   En el baremo de puntuación de las oposiciones, a modo de ejemplo, se valoraba con 1 punto ser licenciado en Filología Catalana mientras tener el título de doctorado en una especialidad -como Químicas o Matemáticas- se valoraba con 0,75 puntos. Asímismo, cada título universitario de grado superior del currículo del profesor se puntuaba con 0,50 puntos, según consta en un recurso presentado por un profesor al Tribunal Superior de Justicia de cataluña el 28 de enero de 1994.

   Entre los profesores que recurrieron esta forma de puntuar los méritos se encontraban, también, el Colegio Oficial de Biólogos, el sindicato UGT, la Asociación Nacional de Profesores de Enseñanza y la Asociación de Catedráticos de Enseñanza Secundaria de Cataluña.

   Sobre esta cuestión, Marita Rodríguez señaló que «éste es sólo un episodio más de la absurda política de la supuesta normalización lingüística que se está llevando a cabo desde el gobierno de la Generalitat con la lengua catalana. Parece que se quisiera forzar la ley más allá de los límites; se valora más el catalán que la calidad de un profesor».

   «El 29 de junio de 2000, la Dirección general de Recursos Humanos envió una circular a todos los profesores que suspendieron en los que se decía que la nueva convocatoria de concurso de méritos quedaba suspendida por objeto de incidente judicial de ejecución de sentencias, por lo que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña dictaba su suspensión», explicó Rodríguez. «En aquel momento, los profesores anteriormente suspendidos que habían decidido volver a presentarse ya habían entregado sus memorias y méritos».

   La presidenta de la Asociación por la Tolerancia añadió, también, que «tenemos constancia que profesores muy bien preparados se indignaron ante la forma de puntuar y no presentaron sus memorias en catalán. Este ha vuelto a ser otro atentado contra el bilingüismo».

La Generalitat, obligada a admitir a los catedráticos suspendidos por no hablar catalán
EFE (BARCELONA) La Voz 31 Agosto 2001

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) infligió un nuevo revés a la política lingüística de la Generalitat al reconocer como catedráticos de instituto con efectos retroactivos a 728 profesores eliminados en las oposiciones convocadas en 1991 por el Gobierno catalán por haber fallado en las pruebas de conocimiento de la lengua catalana. El dominio del catalán tenía incluso más peso en la calificación final que el de la materia de la asignatura a la que se optara, lo que motivó diversos recursos, uno de los cuales ha acabado prosperando.

Cataluña incumple la LOGSE al no convocar plazas de catedrático
Sólo hay 2.200 cátedras de instituto, cuando debería haber 6.000
JOSEP MARIA CORTÉS Barcelona El País 31 Agosto 2001

Cataluña sólo tiene 2.200 catedráticos de instituto, cuando, según la Ley de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE), debería tener 6.000. El largo contencioso legal provocado por las oposiciones de 1991 ha servido de pretexto al Departamento de Enseñanza para no ofertar nuevas plazas. Además de los 728 profesores eliminados en 1991 por unos baremos injustos, a quienes el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña obliga ahora a reconocer como catedráticos con carácter retroactivo, unos 15.000 profesores con méritos para acceder a una cátedra esperan desde hace diez años que se convoquen nuevas plazas.

En la última década, Cataluña ha sido la única comunidad autónoma española con competencias en Enseñanza en la que no se han celebrado concursos a catedráticos de secundaria. La Generalitat incumple la LOGSE al no aplicar el principio de convertir en catedráticos al 30% de los profesores de secundaria, como exige la ley. De los 25.000 profesores de secundaria que hay en Cataluña, 6.000 deberían ser catedráticos y, sin embargo, sólo están cubiertas 2.200 plazas, de las cuales unas 1.000 corresponden a profesores que ya habían sido nombrados antes de la promulgación de la ley.

Las únicas oposiciones convocadas fueron las de 1991, en las que se aplicaron unos baremos que dos años más tarde el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña obligó a modificar porque, entre otras anomalías, valoraba más los conocimientos del catalán que los de las materias en cuestión y además reservaba cupos de plazas por especialidades, lo que hacía que algunos profesores con mejor puntuación no obtuvieran la cátedra y otros con peor, pero de otra especialidad, la lograran. El tribunal obligó también a aceptar las memorias de los profesores escritas en castellano y no únicamente en catalán, como exigía Enseñanza.

Los cambios forzados por el TSJC en los baremos de calificación de las oposiciones fueron trasladados a una mesa de negociación en la que estaban representados, además de la Administración, las centrales sindicales CC OO, UGT y USTEC y también la asociación de funcionarios, CESIF, y la de profesores, ASPEC. Posteriormente, ya en junio del 2.000, Enseñanza convocó un nuevo concurso de méritos para 728 plazas, correspondientes a los profesores suspendidos en 1991, que en la repesca tenían la ocasión de pasar las oposiciones con los nuevos baremos. 14 meses después, sin embargo, las 728 plazas no han sido asignadas todavía. En junio pasado, la resolución del recurso presentado por el Colegio de Biólogos ante el Tribunal Superior, obligó a la Generalitat a reconocer como catedráticos desde 1993 a los 728 profesores y pagarles los atrasos correspondientes: 2.000 millones de pesetas. Enseñanza comunicó en julio pasado a los profesores afectados que podrán conocer su nota cuando se aclare el alcance de las decisiones del Tribunal Superior. Ayer, al trascender la sentencia, la consejera de Enseñanza, Carme Laura Gil, aseguró que los atrasos se pagarán sin problemas.

El Colegio Oficial de Biólogos, que recurrió los baremos de las oposiciones de 1991, se felicitó ayer del auto del alto tribunal. El presidente del colegio, Pere Camprubí, valoró ayer la decisión del tribunal 'muy satisfactoriamente porque hasta ahora Enseñanza estaba practicando un obstruccionismo claro en esta cuestión'. Camprubí puso como ejemplo de la injusticia del baremo de 1991 que 'el primer biólogo que se quedó sin cátedra tenía una puntuación de 10 y en cambio, uno de plástica consiguió serlo con un 7,5'.

La Generalitat pagará 2.000 millones por atrasos a 728 profesores que suspendieron en 1991 por el catalán
BARCELONA. ABC 31 Agosto 2001

El Gobierno catalán deberá pagar unos 2.000 millones de pesetas en concepto de atrasos a 728 profesores que fueron suspendidos en las oposiciones en 1991, ya que una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ordena que las plazas se consideren ganadas y, por tanto, sean reconocidos como catedráticos de instituto y recibir el sueldo correspondiente con carácter retroactivo. Así lo explicó ayer la consejera de Enseñanza de la Generalitat, Carme Laura Gil.

La resolución judicial considera que en los exámenes realizados en 1991 se valoraron más los conocimientos de catalán que los de la categoría a la que se presentaban y la sentencia asegura que los profesores «perdieron la condición de catedrático no por falta de condiciones, sino por haber redactado la Administración educativa unas bases contrarias a la ley y el Derecho».

Este fallo responde a las oposiciones convocadas por el Departamento de Enseñanza en 1991 para cubrir 1.200 plazas de catedráticos. En esta convocatoria quedaron descartados un total de 728 profesores. Posteriormente, cinco entidades presentaron recursos para impugnar las oposiciones. Una de estas medidas, impulsada por el Colegio Oficial de Biólogos, reclamó la modificación de criterios, entre ellos el referido a la valoración del catalán.

Como consecuencia de ello, la Sala de los Contencioso del TSJC dictó una sentencia en 1993 por la que se obligó a la Generalitat a modificar los baremos en las oposiciones futuras. Las siguientes pruebas para entrar en el cuerpo de catedráticos de instituto se celebraron en 2000 y en ellas obtuvieron su plaza los profesores que no lo habían conseguido cinco años antes. A pesar de ello, esta última sentencia del TSJC de finales de junio obliga a incluir a este grupo de docentes en la categoría de catedráticos y pagarles unos 2.000 millones en atrasos, resultado de multiplicar 25.000 pesetas mensuales de diferencia entre el sueldo de un profesor y de un catedrático.

La consejera de Enseñanza negó que en las oposiciones de 1991 «se eliminase a alguien por no saber catalán, ya que los profesores saben este idioma» a la vez que dejó claro que el Gobierno «ha hecho todo lo que debía hacer y se han ejecutado todas las sentencias».

El opresor Estado francés
Por César ALONSO DE LOS RÍOS ABC 31 Agosto 2001

Los independentistas corsos y bretones están comenzando a tener un apoyo abierto de los nacionalistas vascos, gallegos y catalanes. La identificación no sólo se da en las reivindicaciones culturales sino en las políticas, incluida la amnistía referida a los delitos de sangre que, por cierto, no dejan de aumentar en Córcega: 20 asesinatos en 1998, 26 en 1999 y 27 en 2000 (un año después de la «ejecución» de Jean-Michel Rossi ha llegado la de Santoni, prevista, implacable). Al observador español esta solidaridad le parece un tanto retórica por cuanto advierte grandes diferencias entre los movimientos de cada uno de los dos países. Una sería la presencia de elementos mafiosos en el sentido literal del término en los ajustes de cuentas de los corsos; otra sería la fortaleza republicana del sistema francés y la interiorización del sentido de unidad del Estado en la ciudadanía francesa.

Sería ingenuo, sin embargo, no ver detrás de todos estos procesos una marcha hacia el independentismo, progresiva e irrefrenable. El Plan Matignon intenta frenarla mediante una propuesta «generosa» pero no se puede decir que ésta pueda llegar a cumplir sus objetivos. Quizá muchos de los ajustes de cuentas puedan deberse precisamente a una estrategia destinada a romper la eficacia de aquél. En este sentido se habla de atentados que podrían provenir de las propias Fuerzas de Seguridad del Estado contrarias a la política de Jospin o de fuerzas nacionalistas que se proponen radicalizar el proceso Matignon para hacerlo imposible. Todo esto nos suena a los españoles a pesar de las diferencias de las situaciones y del pasado.

¿Están locos los que hablan de reflejos racistas, balcánicos, en el País Vasco francés? ¿Son unos apocalípticos? Parece que la situación de las regiones francesas en las que existe una implantación de movimientos independentistas no es mejor que la que había en regiones similares en España en los años de la transición. En cambio en España no había un movimiento socialista con las ideas tan claras como el dirigido en Francia por Chevènement.

Lo que está comenzando a inquietar en Francia es la presentación de la idea de Europa «no como una construcción positiva para sí misma, sino como un arma contra Francia, sus valores y su historia», ha escrito el diputado socialista Bernard Poignant, aterrorizado ante la posibilidad de que la locura «nacional» vasca, gallega y catalana pueda prender en algunos departamentos franceses. El hecho es que los franceses están comenzando a tener conciencia de la peligrosidad de los nacionalismos. Hasta hace poco el independentismo etarra era para ellos una justa contestación al franquismo, un movimiento de liberación como decía Jean Paul Sartre de ETA y como pensaban muchos intelectuales españoles de izquierda hasta comienzos de los ochenta. Los terroristas españoles eran acogidos en Francia como si se tratara de víctimas de una dictadura que había trascendido a la democracia. A partir de esa situación, la colaboración del Ministerio del Interior francés con el español ha sido primero inexistente, después desesperante, posteriormente correosa y por fin no entusiasta. Parece que aún hoy las relaciones no son las que deberían corresponder a unos miembros de la Unión Europea.

¿Cómo interpretaría el Gobierno de Jospin que el de Aznar hiciera la vista gorda ante la presencia de «patriotas» corsos en las Islas Baleares o de «libertadores» bretones en Cataluña?

Los egoísmos propios de cada sociedad (la española tiene los suyos en terrenos similares respecto a otros países y otras cuestiones) permiten pensar que los ciudadanos franceses y su Gobierno no tendrán una conciencia suficiente sobre el alcance de los nacionalismos españoles hasta que no vean salir el humo de su propia casa. Y ya comienzan a verlo.

A cachondeo
Luis María ANSON La Razón 31 Agosto 2001

de la Real Academia Española

O la policía suscita respeto o no es nada. El orden no lo impone el brillo de los uniformes. A los agentes se les respeta porque se les teme. Y se les teme porque pueden detener y encarcelar, porque, conforme a la ley democrática, ejercen el monopolio de la violencia legítima.

   La policía autonómica vasca ha recibido órdenes durante muchos años de llegar tarde a los actos vandálicos del terrorismo callejero. No debían, además, detener a los bárbaros de la kale borroka, «a nuestros chicos». Tenían que hacer la vista gorda, mirar distraídamente hacia otro lado. No iban a ser tan cafres de molestar a los angelitos que, en defensa de las esencias vascas, aterrorizan a la gente, producen lesiones, queman automóviles, destrozan escaparates y lo vandalizan todo.

   Los cachorros de Eta, conocedores de las órdenes que tenía la Ertzaintza, se han estado cachondeando de los ertzainas. Les han tomado a befa. Han hecho pública chacota de ellos. Les han tratado con sardonia y cierto cachondeito de coña fresca y un poco chocoyo. Convirtieron a la Ertzaintza en un reidero. Han insultado en la calle de forma impávida a los ertzainas. Les han llamado cipayos. Les han amenazado. Les han convertido en chilindrinero general y se han finado de la risa.

   Profesionales serios -y lo son la inmensa mayoría de los ertzainas-, cuando han caído asesinados algunos de ellos, y a pesar de las órdenes ambiguas recibidas, han reaccionado golpeando con toda su capacidad operativa. Si el Gobierno vasco les deja actuar, desaparecerá la kale borroka, la barrerán de las calles de las provincias vascongadas. Se harán, en definitiva, respetar. Se habrá terminado que los alevines de Eta les tomen a cachondeo.

De nuevo, España
Por Carlos DÁVILA ABC 31 Agosto 2001

Empieza el nuevo curso político -el precurso- con la resurrección del gran tema de esta legislatura. La articulación de España.

Comenzó el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, lanzándose a una piscina que los socialistas tienen seca como un erial. Desde un partido que no se despeina gobernando con separatistas en Ayuntamientos catalanes y gallegos y con gente de todo pelaje, secesionistas, claro, incluidos los de las Islas Baleares, no hay mucha razón para denunciar que en España hay un grave peligro de aglomerado, que corre peligro aquí un concepto que los socialistas (unos pocos no) tienen vedado: la unidad.

Como el franquismo utilizó este imperialismo, el progresismo ha huido durante toda la transición, y aún después de ella, avergonzándose. Todavía se recuerda un tiempo reciente en que un estúpido, instalado hoy en las proximidades del poder socialista, descalificaba a los españoles unitarios con esta expresión. «No seas antiguo, fulano». Y al fulano le daba la risa.

LO ANTIGUO Y LO MODERNO
Pues bien, hoy lo antiguo es lo moderno: la articulación de España a la que también se ha referido el presidente del Gobierno, José María Aznar, en su ya «clásica» postveraniega de todos los años: Quintanilla de Onésimo. Por cierto: ¿cómo es posible que el PSOE no haya reprochado a Aznar sus reapariciones en un pueblo de tan fascista rememoranza?

El PSOE, al fin y al cabo, no se fotografía mucho delante de las horrendas estatuas de Largo Caballero, uno de los artífices de la guerra civil que se inició en el 34, como bien ha puesto de manifiesto un historiador tan poco sospechoso como Pío Moa.

Lo moderno es hablar de España a la vera misma de las elecciones gallegas en las que Zapatero tendrá que rebelarse si, llegado el caso, pactara con independentistas que aún moran en el partido de Beiras, el más peculiar iluminado -retirado desgraciadamente Julio Anguita- de los componentes de la fauna política española.

Las citas electorales son muy oportunas para estas cosas. En esta ocasión, Galicia coincidirá además, con una nueva acometida del nacionalismo vasco. Es estupendo este propósito, que el PSOE insista en sentar en el Consejo General del Poder Judicial a la peneuvista Margarita Uría. Es una muestra más de cómo Zapatero entiende la articulación de España.

Casetas nacionalistas
Cartas al Director ABC 31 Agosto 2001

Tras la visita a la Feria de Bilbao en su Aste Nagusia o Semana Grande, resulta triste comprobar cómo la mayoría de las casetas de la juventud obedecen a los mensajes políticos del nacionalismo más radical y violento. La creatividad de la que hacen gala tanto en los motivos pictóricos como en los musicales, así como los precios populares que fijan para las bebidas, hace que estas casetas se llenen de jóvenes que no necesariamente comulgan con la ideología nacionalista-independentista, pero dado que la juventud va a los lugares donde hay ambiente, consiguen atraer a gran parte de la juventud vizcaína a sus guetos, de forma que el que allí no acude es el que está aislado. La tolerancia de las autoridades municipales y estatales hacia estas estrategias del mundo radical permite que estos jóvenes formen conciencia de grupo y que se vayan reuniendo para formar cuadrillas de lucha callejera o incluso grupos netamente terroristas. Tolerar ahora estos comportamientos, como se hizo en el pasado, es lo que permite que una organización terrorista renueve sus cuadros periódicamente, tras cada detención. Jorge González Fernández. Bilbao.

Colaboración sí, listas conjuntas no
Impresiones El Mundo 31 Agosto 2001

El PP vasco ha propuesto a los socialistas presentar listas conjuntas en aquellos ayuntamientos vascos donde los partidos constitucionalistas tienen dificultades para encontrar candidatos a las elecciones municipales debido al insufrible acoso de los terroristas y su entorno. Una idea que ha sido bien acogida por algunos socialistas, como Rosa Díez o Javier Rojo, aunque ha sido rechazada por la dirección federal del PSOE. Creemos que la iniciativa no es adecuada, por comprensible que resulte la preocupación de los dirigentes no nacionalistas ante la dramática situación en que viven sus concejales. Una cosa es la colaboración que se puede establecer entre los dos partidos constitucionales y otra distinta es presentarse en coalición cuando representan ideas y sectores sociales tan distintos. Ello no serviría para disminuir el acoso terrorista contra los concejales compartidos por PP y PSOE, sino a lo mejor para todo lo contrario.

Movimientos violentos
Por Enrique de Diego Libertad Digital 31 Agosto 2001

De manera habitual, una serie de movimientos minoritarios, y por supuesto violentos, ocupan las primeras páginas de los periódicos. Son tratados con simpatía, hasta que los periodistas ven las orejas al lobo. Es una extraña cuestión psicológica el hecho de que la violencia tenga tal prima mediática. Acciones violentas generalizadas son luego fruto de supuestas minorías violentas inidentificables. El movimiento okupa es violento de raíz. Parte de agresiones al derecho de propiedad y de la demagogia de los vagos, porque ninguno de sus miembros tiene prohibido trabajar, ganar dinero, comprar inmuebles y dedicarlos a esos supuestos centros culturales, que son una exhibición de cutrez y desidia. La violencia se continúa en batallas campales con la policía. Sin embargo, aparecen como un movimiento romántico y ni un solo editorial ni casi columnista hace la más mínima crítica. Supongo que es una manifestación de la mentalidad anticapitalista. No es cuestión de asombrarse de que miembros de este movimiento hayan terminado siendo informadores de Eta. Era previsible.

Algo similar ocurre con el movimiento antiglobalización. También, contra las evidencias, se trata de una minoría violenta que desfigura un conjunto de magníficas buenas intenciones. Es una estricta manipulación. Habiendo violencia de por medio la manipulación parece inevitable, hasta que por la senda de la impunidad se termina en la acción directa, o sea, en el terrorismo.

Neonazis
Miguel Ángel RODRÍGUEZ La Razón 31 Agosto 2001

Neonazis El pasado martes, TVE-2 emitió un muy cuidado reportaje sobre los neonazis en Alemania, firmado por la corresponsal de TVE, Pilar Requena. No sólo narraba las barbaridades que hacen, sino las causas: desde el desarraigo social, hasta cierta comprensión por parte de la sociedad al movimiento en sus inicios... Y las soluciones: integrar a esos chicos a través de iniciativas imaginativas. Y decía Requena que el cálculo es que podría integrarse hasta al 90 por ciento de los violentos.

   El reportaje se emitió una hora y media después de que el Telediario nos contara que otros dos concejales de UPN habían decidido dejar el cargo porque ya no aguantaban más las presiones de los de Batasuna. Contaba el Telediario cómo eran perseguidos, cómo eran agredidos y cómo se les hacía la vida imposible. Contaba el Telediario cómo aquellos que no comparten las ideas de los terroristas son aniquilados.

   Pilar Requena debería venirse a España a hacer un reportaje como el de los neonazis y ponernos frente al televisor la realidad del País Vasco y determinadas zonas de Navarra.

   Lo que ocurre, normalmente, es que hacer un reportaje duro contra los neonazis está permitido, pero hacerlo contra los nacionalistas vascos violentos es políticamente incorrecto.

   El paralelismo de lo que ocurre en Alemania y en la zona norte de España sólo se rompe por un hecho más grave aún: en España, además de las prácticas nazis, ponen bombas y pegan tiros en la nuca. Pero lo demás, es igual: grupos de jóvenes desarraigados se dedican a destrozar las calles, a manifestarse provocativamente y a amenazar de muerte. Los nazis atacan a los gays y a los extranjeros; los de Batasuna a los que no piensan como ellos y a los «españolazos».

El diálogo imposible
Eduard ESCARTÍN La Razón 31 Agosto 2001

La detención del terrorista García Jodrá, junto con otros cómplices y algunos chivatos locales, aparte de llenar de satisfacción a toda persona decente, da pie a algunas reflexiones sobre la política a seguir con la hidra terrorista. Sin entrar en la ideología de los centros de reclutamiento de estas tropas auxiliares indígenas de Eta, me pregunto, sin afirmar nada, ¿no existirá alguna relación entre la confidente de Terrassa y la elección como víctima de Francisco Cano un humilde concejal del PP de un lugar tan poco relevante, pero tan cercano a Terrassa, como es Viladecavalls. Sin embargo querría poner en relieve las declaraciones de una de la hijas de Ernest Lluch que, al enterarse de la captura del asesino de su padre, ha pedido que cumpla la pena íntegra de treinta años de cárcel y no se vaya de rositas con veinte o quince años. O sea, que pide lo mismo que el PP prometió en las elecciones de 1993 y 1996 y no ha aplicado, a pesar de la enorme popularidad de la medida. Se supone que esta política responde a unos miramientos hacia el PNV y no cortar puentes y a un progresismo judicial malentendido.

   La espontánea reacción de Eulalia Lluch pone en evidencia la grotesca actuación de Gemma Nierga con su extemporánea y gratuita petición de diálogo ante Aznar en la manifestación de Barcelona. Burdo intento de Maragall de adquirir protagonismo en la muerte de Lluch, como si existiera una milagrosa tercera vía del PSC alternativa a la del pacto antiterrorista. Precisamente el diálogo que, un poco ingenuamente, propugnaba el ex ministro de Sanidad tenía como premisa para el brazo político de Eta la concentración de presos en el País Vasco y su progresiva liberación, justo lo contrario que pide su hija.

   La familia de Lluch, a la que ha hablado con el corazón y la natural sed de justicia ha demostrado la imposibilidad del diálogo entre los que piden presos fuera y los que piden treinta años y un día para esos mismos asesinos.

El PSE pide que el Parlamento vasco aborde el problema de los partidos para cerrar las listas
Populares y socialistas discrepan sobre la propuesta de presentar candidaturas conjuntas
Los socialistas del País Vasco solicitaron ayer que se debatan en el Parlamento las dificultades en las que se ven los partidos democráticos en el País Vasco para conseguir cerrar las listas municipales. La propuesta de Iturgaiz de presentar listas conjuntas en los pueblos «más difíciles» ha contado con voces defensoras y detractoras. El portavoz del PP vasco, Leopoldo Barreda, llamó la atención para intentar impedir que se vuelva a repetir que haya pueblos donde sólo se presenta la candidatura proetarra de Batasuna, por lo que acercó la propuesta también a PNV y EA.
E. Mejuto - BIlbao.- La Razón 31 Agosto 2001

La secretaria institucional del PSE-EE, Genma Zabaleta, señaló ayer que, a dos años para la celebración de los comicios, el Parlamento vasco debe debatir esta cuestión, porque la Cámara autonómica «no puede estar al margen de los que pasa en los Ayuntamientos». Zabaleta señaló que en cuanto se inicie el curso político presentará en la comisión institucional del Parlamento la propuesta de un «pacto de convivencia» para su debate inmediato. Esta iniciativa prevé la búsqueda de acuerdos municipales y forales «más amplios» con las fuerzas políticas vascas, de los que quedaría excluido EH, mientras no condene la violencia.

   La última propuesta del presidente de los populares vascos, Carlos Iturgaiz, acerca de la posibilidad de que PP y PSOE elaborasen listas conjuntas en los pueblos más «difíciles», han levantado el desconcierto y las discrepancias internas en el seno de los dos principales partidos políticos de España. Si ayer, el secretario de Organización de los socialistas, José Blanco, rechazó la propuesta del presidente de los populares vascos porque sería «un proceso de confusión entre planteamientos políticos bien distantes y desnaturalizaría las ofertas políticas», durante toda la tarde las declaraciones de los dirigentes populares y socialistas se dividieron hacia ambos lados de la propuesta.

   El secretario general del PSE de Álava, Javier Rojo, que ya había realizado una propuesta similar hace unos meses no descartó la posibilidad y además unió al País Vasco la comunidad foral de Navarra, donde las presiones del mundo abertzale también han traído la dimisión de concejales no nacionalistas. Contrario a la posibilidad se mostró también el presidente del PSE de Vizcaya, Pachi López, que afirmó que aunque tienen las mismas dificultades tanto en Navarra como en el País Vasco. El secretario general del PP, Javier Arenas, se mostró contrario y, aunque afirmó que «no se puede descartar la colaboración» afirmó que el objetivo del PP «es presentarse en todos los municipios en solitario». En la misma línea que el secretario de los populares se mostró la eurodiputada socialista Rosa Díez que afirmó que aunque «a lo mejor es muy difícil o imposible» conseguir dichas listas conjuntas, la idea «no es una tontería». Más lejos llegó el portavoz del PP vasco, Leopoldo Barreda, que no sólo apoyó la presentación de listas conjuntas con el PSOE, sino que incluyó a las formaciones nacionalistas PNV y EA.

Fontaine pone condiciones a la invitación de Atutxa
BRUSELAS. A. Sotillo ABC 31 Agosto 2001

La presidenta del Parlamento Europeo, Nicole Fontaine, condicionó ayer la aceptación de la invitación presentada por el representante del PNV, Juan María Atutxa, para que visite el País Vasco a que su eventual desplazamiento sirva para que «la violencia deje de servir como medio de expresión política».

A tal efecto, Fontaine mantendrá consultas con los tres vicepresidentes españoles de la Eurocámara (Alejo Vidal Quadras, del Partido Popular, Joan Colom, del PSOE, y Alonso Puerta, de Izquierda Unida), con quienes se asesorará de la conveniencia de aceptar la sugerencia del Partido Nacionalista Vasco.

Nicole Fontaine no se comprometió con una fecha ni con una respuesta inmediata a la invitación, aunque tampoco se mostró desdeñosa. Señaló su «disponibilidad» para acudir al País Vasco «en un momento dado» y siempre que su visita pudiera representar «un apoyo para poner fin a la violencia como medio de expresión política», según afirmó su portavoz.

Y para afinar su decisión, puntualizó que mantendrá consultas con Vidal Quadras, Colom y Puerta, tres vicepresidentes de la Eurocámara que han mantenido una inequívoca actitud de defensa de la Constitución y de esfuerzo para que Europa se comprometa en la defensa de las libertades. Tarea en la que también Puerta ha seguido siempre una actitud de leal colaboración con el PP y el PSOE a la hora de articular una defensa común de la democracia frente al terrorismo. El parecer de estos tres representantes, por tanto, será tenido muy en cuenta por Fontaine.

BUSCA Y CAPTURA
Casualmente, el pleno del Parlamento Europeo aprobará la próxima semana una importante iniciativa para que el resto de las instituciones de la Unión Europea respalden la adopción de la orden de busca y captura de terroristas, que permitirá la extradición casi automática de etarras. Una propuesta que será respaldada por la casi unanimidad de la Cámara, pese a que los eurodiputados nacionalistas del PNV y EA no han hecho más que poner palos en las ruedas e intentar obstaculizar el avance de esta iniciativa. Así que no deja de llamar la atención que la invitación de Juan María Atutxa, presidente del Parlamento vasco, coincida con la proximidad del revés que recibirán los estériles esfuerzos de su partido por entorpecer la propuesta.

Superar la disyuntiva
XABIER GURRUTXAGA El Correo 31 Agosto 2001

La falsa disyuntiva entre soluciones políticas y medidas policiales que ha mantenido el nacionalismo en relación con la resolución de la violencia de ETA le ha conducido en muchas ocasiones a auténticos callejones sin salida. El planteamiento de tal dilema le ha llevado a considerar la pervivencia de ETA como una consecuencia inevitable de la vigencia del conflicto político. Es decir a considerar a ETA como la expresión de una parte del pluralismo de la sociedad vasca que se expresa sangrientamente debido a los déficits democráticos existentes, aunque se condenen y se rechacen sinceramente sus acciones violentas. En otras ocasiones ha puesto sus propios objetivos políticos, tales como la autodeterminación y la soberanía, al servicio de la finalización de la violencia; es decir, al servicio de una supuesta buena fe de ETA.

Hemos escuchado a Arzalluz decir que si se admitiese lo de la autodeterminación el problema de ETA se arreglaba al día siguiente. Recientemente un portavoz de uno de los partidos gobernantes ha manifestado que la consulta sobre la autodeterminación es una prioridad de la sociedad vasca, pues resultaría un auténtico avance en la consecución de la pacificación y en el cese definitivo de ETA. El nacionalismo ha mostrado la subordinación de su proyecto político a la desaparición o a la inmovilización del fenómeno de ETA. No ha querido perder la esperanza de que llegará un día en el que el ‘hijo pródigo’ llamará a la puerta de la casa paterna y que, por tanto, la actitud del padre debía consistir en preparar ‘la acogida’, más que en plantearse la hipótesis de la imposibilidad de la vuelta y de las dificultades que presenta para la convivencia normalizada un regreso que no esté acompañado de una profunda democratización.Esa actitud no es más que la respuesta dada a la pregunta sobre cuál es la auténtica naturaleza política del fenómeno ETA. Al nacionalismo le está costando demasiado asumir todas las consecuencias que se derivan de la naturaleza totalitaria de ETA. Se resiste a perder la esperanza, aunque cada vez que actúa no tiene reparo en calificar a la organización terrorista como un auténtico grupo fascista y totalitario. No obstante, el escarmiento vivido tras la ruptura de la tregua ha dado nuevas experiencias a algunos dirigentes nacionalistas y les ha hecho perder las pocas esperanzas que les restaban. No creo equivocarme al afirmar que Ibarretxe e Imaz representan, precisamente en razón del escarmiento sufrido, la expresión más clara de la nueva actitud a mantener ante ETA y la izquierda abertzale que se mantiene sumisa a ella. Una actitud basada en el convencimiento claro de que ETA representa un fenómeno totalitario y autoritario, y cuya derrota política y policial es absolutamente imprescindible para la salud y la pervivencia del ideal nacionalista entre los vascos. Es lógico que desde esta concepción el portavoz del Gobierno vasco no se plantee ninguna disyuntiva entre las soluciones políticas y las medidas policiales.

La Comisión Europea ultima un tratamiento del terrorismo común para toda la UE
SANDRO POZZI Bruselas El País 31 Agosto 2001

La Comisión Europea presentará a finales de septiembre su propuesta de definición común del terrorismo para todos los países de la Unión y las penas aplicables a este delito. El objetivo es que el Consejo de Ministros de Justicia e Interior adopte propuestas concretas en el primer semestre de 2002, coincidiendo con la presidencia española de la UE. Esto permitirá poner en marcha la orden de busca y captura europea que anhela España. El Parlamento de Estrasburgo aprobará la semana próxima un informe en el que pide que la UE se dote con urgencia de medios para luchar contra el terrorismo.

Los servicios del comisario europeo de Justicia e Interior, António Vitorino, esperan tener listos en 10 o 15 días los borradores de dos propuestas legislativas esenciales en el ámbito de la cooperación policial y judicial contra el terrorismo. El primer texto contendrá una definición concreta de este delito, que será común para todos los países de la UE, y las penas que se aplicarán a los terroristas. El segundo pretende consagrar la orden de búsqueda y captura europea para crímenes especialmente graves -no sólo el terrorismo, sino también el tráfico de drogas o de inmigrantes-, lo que permitirá simplificar, y en último extremo eliminar, los procedimientos de extradición.

La intención es que los servicios del Ejecutivo comunitario empiecen a discutir las propuestas definitivas a la vuelta de las vacaciones estivales, para que el Colegio de Comisarios pueda adoptar las dos iniciativas jurídicas a final de septiembre o principios de octubre, como muy tarde.

Las propuestas pasarán después a los ministros de Justicia e Interior de la Unión. Bélgica, que asumió la presidencia de la UE el 1 de julio, se ha fijado como una de sus prioridades acelerar los trabajos para la creación de un espacio de libertad, seguridad y justicia común, para lo que ha convocado tres reuniones: el 27 de septiembre, el 16 de noviembre y el 6 de diciembre.

Si se cumplen las previsiones, las dos iniciativas citadas recibirán un fuerte impulso durante el otoño, de manera que los jefes de Estado y de Gobierno de la UE puedan llegar a un acuerdo político en la Cumbre de Laeken, el 14 y 15 de diciembre, que culminará la presidencia belga.

La adopción de los textos definitivos, con el visto bueno del Parlamento Europeo, se hará en los primeros meses de 2002, bajo presidencia española. 'No se puede ir más deprisa', indicaron las fuentes consultadas en Bruselas.

Por su parte, la Eurocámara aprobará la próxima semana un informe en el que pide que la UE se dote con urgencia de instrumentos policiales y judiciales suficientes para hacer frente al fenómeno terrorista de forma coordinada entre los Estados miembros.

Las tres instituciones comunitarias se han comprometido con firmeza a utilizar todos los medios que el Estado de derecho pone a disposición de la UE para combatir el terrorismo, que consideran un ataque contra los fundamentos del sistema democrático.

Orden de busca y captura
El reconocimiento mutuo de sentencias judiciales aparece como la piedra angular de esta acción común, junto a la supresión de los procedimientos formales de extradición entre los Quince y a la creación de una orden de búsqueda y captura europea. Esta última permitiría, por ejemplo, la entrega inmediata a España de los etarras acusados de crímenes graves, sin necesidad de esperar a que cumplan en Francia penas por delitos menores, como la tenencia de armas o el agotamiento de los largísimos procedimientos de extradición.

Para que esto pueda producirse, antes se debe establecer un marco común que permita definir el terrorismo, para que se pueda incriminar a los terroristas e imponer penas a sus acciones.

El Tratado de la UE hace una mención expresa a la necesidad de un acercamiento de las reglas de Derecho Penal de los Estados miembros para prevenir y combatir el terrorismo por igual en la Unión. Los medios clásicos de los que dispone hoy día la UE en materia de cooperación policial y judicial se muestran insuficientes ante el recrudecimiento de la actividad terrorista durante los últimos años, no sólo en España, sino también en Italia y Francia.

El problema es cómo lograr una definición aceptada para todos y compatible con las distintas legislaciones nacionales. En la actualidad, ocho países de la UE carecen de una legislación específica para combatir el terrorismo: Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Grecia, Luxemburgo, Holanda y Suecia.

El resto de los Estados miembros ya la tienen, pero la forma de atacarlo es muy diferente. Las leyes italiana o alemana no definen expresamente el concepto de terrorismo y lo vinculan a otras formas de crimen organizado. Las penas también varían.

El ministro del Interior, Mariano Rajoy, dijo ayer a Efe que la orden de búsqueda y captura europea es 'un objetivo básico de la presidencia española' de la UE y anunció que en los próximos días se reunirá con el comisario Vitorino y con sus homólogos europeos para abordar este asunto. En el Consejo de Ministros de hoy, el primero tras las vacaciones, el jefe de la diplomacia, Josep Piqué, presentará un informe sobre las perspectivas de la presidencia española.

Recortes de Prensa   Página Inicial