AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 6 Septiembre  2001
#Magnificiencia del terror
Antonio GARCÍA TREVIJANO La Razón 6 Septiembre 2001

#Los tercios vascos de Flandes
José A. SENTÍS La Razón 6 Septiembre 2001

#Los derechos de los alaveses
Pablo A. MOSQUERA, La Razón 6 Septiembre 2001

#La Eurocámara contra ETA
Editorial ABC 6 Septiembre 2001

#La salud de Zapatero
Iñaki EZKERRA La Razón 6 Septiembre 2001

#El Parlamento Europeo aprueba la entrega rápida de terroristas
Javier Jiménez - Bruselas.- La Razón 6 Septiembre 2001

#Paramilitares unionistas hacen estallar una bomba al paso de las niñas católicas
Martin Cowley - Belfast.- La Razón 6 Septiembre 2001

#Catalán en las clases
Cartas al Director ABC 6 Septiembre 2001

#Grupos radicales catalanes copian el modelo de HB
MANEL MANCHON El Mundo 6 Septiembre 2001

#El obispo de Girona pide a sus feligreses que hablen en catalán
El Mundo
6 Septiembre 2001

#No creo, luego existo
Nota del Editor 6 Septiembre 2001

#Unión contra terrorismo
Editorial El Correo 6 Septiembre 2001

#Terrorismo común
Editorial El País 6 Septiembre 2001

#Hablar de oídas
PATXO UNZUETA El País 6 Septiembre 2001

Magnificiencia del terror
Antonio GARCÍA TREVIJANO La Razón 6 Septiembre 2001

Las operaciones de ETA son condenables con independencia de su finalidad. Asunto distinto, al que procuro dar satisfacción, es tratar de explicarlas por sus motivaciones, y comprenderlas por su fin último. La distorsión de unas y de otro no la producen los actos de ETA, dirigidos a doblegar con el terror las resistencias a la independencia de Euskadi, sino la terrorífica torpeza de esa loca fantasía de la prensa que le atribuye motivos y finalidades inverosímiles, gratuitos en su crueldad y horribles en altruismo ideológico. Los medios informativos han creado una imagen de ETA que movería más a irrisión que a espanto, si no mediara la índole mortífera de los hechos que impresionan los sentidos.

   Por si acaso no bastaran los motivos verdaderos de ETA para comprender sus acciones sangrientas, por si no fuera suficiente la única idea política que pretende realizar con sus agencias de terror, los medios de comunicación la presentan como una banda de asesinos y criminales comunes que se propone conseguir, sin embargo, cosas tan desinteresadas, en una nación que no considera suya, como la destrucción del Estado de Derecho, la libertad de expresión, el capitalismo o el símbolo ideológico con el que se identifica la persona o cosa agredida en cada atentado. Si, por caso, asesina al contable de un periódico, está atentando contra la libertad de expresión. Si pone un artefacto explosivo en una sucursal de banco, atenta contra el sistema bancario. Si mata a un vigilante jurado, ataca simbólicamente la seguridad nacional. Si resulta afectada, por accidente, gente anónima, es un atentado simbólico a la pomposa convivencia y no a la prosaica vivencia.

   El fin singular que persigue ETA está simbolizado en todos y cada uno de sus atentados. La sustitución de la Independencia de los vascos por otras ideologías vigentes en los españoles, o la adición de otros designios de sentido universal al signo común de los atentados, no sólo violan el primer canon del simbolismo, que reclamaría un sólo símbolo independentista para todos los crímenes, sino que obligan a sustituir las banderas de señales, que ofrecen información y dirección de sentido único en todos los atentados, por banderas universales y abstractas, en momentos de gran tensión emotiva. Esta transgresión simbólica de lo que es ETA requiere magnificar y pluralizar la idea orientadora de sus crímenes, idealizando a éstos.

   Ya que ETA no comete magnicidios, desde el de Carrero, la prensa se encarga de magnificar todos sus atentados. Tres razones concurren en los directores de los medios para explicar que casi todos ellos den rienda suelta a su impune mentalidad aterradora, magnificando los hechos y las intenciones reales de ETA. Estas tres motivaciones, y no la dimensión real de los actos de terror, han elevado el terrorismo a primera causa de preocupación de los ciudadanos. La magnificencia del terror, y en eso consiste el terrorismo, proviene de tres pulsiones de los directores de los medios: ganar audiencia; presumir de conocer, inventándoselas, causas alambicadas del terror; y darse la ocasión de parecer firmes ante peligros inexistentes, sin ser valientes frente al único riesgo que en realidad les amenaza.

   Los dos primeros deseos están a la vista. Sólo el tercero, por estar oculto, requiere demostración. Es fácil decir «no nos moverán, no nos callarán, no cederemos», frente al imposible chantaje al Estado de Derecho, a la libertad de expresión, a la convivencia o al capitalismo. Pero sólo el miedo puede dar razón de que esas sentencias no se pronuncien ante el peligro real que supone el reconocimiento del derecho de autodeterminación o de secesión para el País Vasco. Derecho que ya han admitido los dos magníficos del periodismo español.

Los tercios vascos de Flandes
José A. SENTÍS La Razón 6 Septiembre 2001

Es posible el análisis de que el terrorismo es cuanto quieran (queramos) los medios de comunicación que sea. Aunque no siempre es seguro, porque las acciones del terror, como hechos noticiables, son ineludibles y, si se silenciaran, probablemente se multiplicarían hasta lograr la repercusión deseada. Pero es completamente cierto que interpretar el terrorismo por lo que se teme de sus actos terroríficos (el aterramiento, en palabra de Trevijano) no hace sino ayudar a sus fines sin desgaste de sus medios. Otra cosa bien distinta es la orquesta mediática alrededor del nacionalismo separatista. Ahí sí que no hay perdón en la exageración en la cobertura periodística a cualquier estupidez emanada de sus agentes, del que el más cualificado por su oportunismo es Arzallus.

   Como periodista, me resulta muy complicado disminuir la valoración de una bomba en un supermercado, aunque sepa que relatarla sirve para propagar la voluntad de aterrorizar. Pero cada vez veo con más distancia a las plañideras del nacionalismo vindicativo que lloran por lo que desearían que fuera lo que no fue, que sea lo que no será, para ser ellos mucho más de lo que son.

   Los nacionalistas viven de la renta de los medios. Tiembla España con sus declaraciones. Sin ir más lejos, el citado Arzallus, amenazando ayer con un «referéndum de autodeterminación» si no se pliega el Estado a las exigencias del Gobierno vasco sobre el Concierto económico; especialmente a su deseo de ser interlocutor ante la Unión Europea al margen del Gobierno nacional.

   Pues mira qué miedo. Ríndase España que Ibarreche se basta para sacar pecho en Europa y explicarle que sus ventajas fiscales han de ser asumidas por Alemania y Francia. Seguro que en Bruselas y en Estrasburgo ya le temen como a los tercios de Flandes. Déjese de bravatas y ponga los pies en el suelo. Los nacionalistas vascos pueden hacer mucho daño, pero a pocas personas. Fundamentalmente a sus hijos, a los que están educando en un odio a lo ajeno, en un tribalismo étnico, en un ensimismamieto social y en una manipulación histórica imperdonables. Pero están bordeando el ridículo y, al final, no van a superar el cuento del lobo con su grito: «¿que viene la autodeterminación!».

   Los nacionalistas sólo tienen un cierto interés informativo (indigno, evidentemente) cuando se aprovechan de los actos del terror. Sin ellos son dragones desdentados, exhalando fuego fatuo. Yo, como periodista, les seguiré haciendo caso, pero sólo porque es un espectáculo, a veces cómico, a veces trágico. Pero ustedes, como lectores, harían muy bien en rebajar su indignación y simplemente reírse de Arzallus y compañía, que quieren lo que nunca tendrán; lo quieren lograr con las armas de otros, y quieren que esos otros y nosotros coreemos sus ambiciones con un aplauso de rendida admiración.
nbsp;

Los derechos de los alaveses
Pablo A. MOSQUERA, La Razón 6 Septiembre 2001

parlamentario por Álava

Lo repiten sin cesar. Parece el estribillo de la canción del verano: «La sociedad vasca debe ser lo que quiera ser».

   Los autores de la frase están creando conciencia y haciendo publicidad de su propia autodeterminación. Han decidido poner en marcha el proceso soberanista como solución al contencioso vasco con España.

   Quizá ha llegado la hora de fijar posiciones desde la autoafirmación de cada colectivo que forma parte de eso tan abstracto que algunos llaman pueblo vasco y otros comienzan a llamar sociedad vasca.

   Si partimos de los derechos históricos, conviene advertir que son derechos forales y sus depositarios son cada uno de los territorios forales, por lo tanto, corresponde a esas comunidades de ciudadanos la autodeterminación del ser para decidir.

   Aceptamos que pasó el tiempo de la imposición, pero también pasó el tiempo de la independencia, pues sólo cabe el cambio en la dependencia, en un mundo globalizado e intercomunicado.

   Pero, entremos en materia. Euskadi es una comunidad de comunidades, y una de ellas, Álava, con su historia, su patrimonio, sus Instituciones privativas de autogobiemo, sus competencias, su ciudadanía y sus derechos fundamentales y sociales.

   Además, Álava es una circunscripción electoral con representación en las Instituciones Parlamentarias de España, con su propio Parlamento (Juntas Generales) y con el mismo número de representantes que las otras provincias vascas, en el Parlamento Común de Euskadi.

   Por lo tanto Álava y la ciudadanía alavesa tienen personalidad e identidad para decidir por sí, lo que son, lo que han sido, lo que quieren ser, sin que otros, en nombre de los derechos históricos de Euskal Herría, los metan en el mismo saco de reivindicaciones, por otra parte, siempre administradas por el nacionalismo vasco.

   Si amar a la tierra de uno, comprometerse con su futuro, querer las mejores y mayores cotas de autonomía y bienestar, es ser nacionalista; yo afirmo que en Álava hay nacionalismo, sin que nadie tenga que ejercer como regente por minoría de edad de los alaveses.

   Pero si el nacionalismo es ruptura con la hispanidad, enfrentamiento con España, justificación de un contencioso donde la vanguardia usa de la violencia para eliminar la disidencia con la construcción nacional, administración y acondicionamiento de la ciudadanía; mucho me temo que, a la vista de todos los procesos electorales en los que ha intervenido Álava, hay claras y contundentes diferencias en el ser para decidir, con respecto a lo que preconizan desde los Partidos Nacionalistas.

   Por lo tanto, hay razones objetivas para advertir que Álava es diferente a Vizcaya y Guipúzcoa, que los ciudadanos alaveses tienen otras aspiraciones diferentes a las que representa el Gobierno Vasco cuando clama por la soberanía de Euskadi en un proceso que integra artificialmente en nombre de la sociedad vasca.

   Álava sólo se representa por los alaveses. Cualquier consulta que afecte a los ciudadanos alaveses, debe ser realizada en el territorio alavés y valorada con independencia del resultado en consultas realizadas en otros territorios.

   Los alaveses quieren vivir en democracia, son especialmente sensibles a la mala imagen que de los vascos producen los terroristas del MLNV, tienen una ética que coloca los derechos fundamentales de las personas por encima de los derechos de las comunidades socio-políticas, desean una comunidad abierta, convivencial, solidaria y en la que todo el mundo sea beneficiario del autogobierno en clave de calidad de vida.

   En una palabra, a estas alturas del tercer milenio, la ciudadanía alavesa, mestiza, orgullosa, digna, trabajadora, pacífica; desea que se le respete en su derecho de autoafirmación de lo que son, y a partir de ahí, se le consulte sobre lo que quieren ser, donde quieren estar, con quién quieren compartir poder público institucional.

   Los alaveses son partidarios de «menos política y más sociedad», de tal manera que, leyes, derechos, autonomía, autogobierno, instituciones, poder democrático, partidos políticos, deben ser elementos al servicio de la calidad total para vivir todos, sin exclusiones, con dignidad.

   La historia de Álava demuestra cómo, desde 1332, los alaveses han buscado siempre fórmulas para sobrevivir y mantener su régimen de libertades.

   Hoy Álava está de moda, gracias a los éxitos deportivos; pero es una realidad que existe la conciencia alavesa, donde no hay diferencias entre los orígenes de sus ciudadanos que, a la postre confluyen en la generación joven, nacida en una Álava que se moviliza cada vez que los gudaris hacen una de las suyas.

   La comunidad alavesa se ha ido haciendo desde la convivencia e integración en un cruce de caminos que van y vienen por España y por Europa. Quien pretenda alterar este ritmo natural de ser para decidir, se encontrará con el orgullo alavés, organizado y debidamente enfrentado a los que tratan de ejercer la tiranía en nombre de la libertad.

La Eurocámara contra ETA
Editorial ABC 6 Septiembre 2001

La lucha antiterrorista recibió ayer un gran impulso desde la Eurocámara, con la aprobación de una iniciativa que pone la base del espacio europeo de justicia y seguridad contra el terrorismo. Una abrumadora mayoría de parlamentarios europeos aprobó la eliminación del procedimiento de extradición entre los Estados miembros, la creación de una orden común de busca y captura y el reconocimiento mutuo de resoluciones judiciales. Esta propuesta, fruto de la colaboración entre PP y PSOE en Bruselas, deberá ser desarrollada en un texto legislativo, a cargo del comisario Antonio Vittorino, y es posible que su aprobación definitiva se produzca durante la Presidencia española de la UE. Cualquiera que sea el calendario que aún falte a este plan de Europa contra el terrorismo, lo aprobado ayer en Bruselas es ya un éxito sin precedentes para los intereses de España y confirma que la colaboración entre populares y socialistas genera una auténtica política de Estado, creíble y convincente ante los ciudadanos españoles y ante las instituciones comunitarias. Política de altura que también ayer fue ratificada por ambos partidos en la Comisión de seguimiento del Acuerdo por las Libertades y Contra el Terrorismo.

En la reunión celebrada en el Congreso de los Diputados, Gobierno, PP y PSOE debatieron la constitución de una Fundación para las víctimas del terrorismo y acordaron informar a los partidos franceses de los objetivos del Acuerdo suscrito por ambos partidos. Los representantes del Ejecutivo y de PP y PSOE acogieron la decisión de la Eurocámara como un logro conjunto, que se une a la eficacia policial acreditada por las últimas operaciones contra los comandos Buruntza y Barcelona. El Pacto por las Libertades se refuerza así como el instrumento más adecuado para respaldar políticamente, dentro y fuera de nuestras fronteras, la acción de las Fuerzas de Seguridad del Estado contra ETA. Y también se reafirma como el argumento de la actitud firme y coherente frente a un nacionalismo que desde el Gobierno de Vitoria, pero no desde sus formaciones políticas, ha dado los primeros pasos de una cooperación antiterrorista que aún debe concretarse con mayor intensidad y extenderse al terreno político. Las declaraciones destructivas de Arzalluz contra todo y contra todos, y el nulo entusiasmo con el que el europarlamentario del PNV, Josu Ortuondo, apoyó las medidas legales aprobadas en Bruselas -por citar el ejemplo más reciente- siguen siendo pruebas suficientes de una actitud ambigua y cicatera en la lucha antiterrorista y justifican que PP y PSOE mantengan íntegramente sus acuerdos políticos.   

La salud de Zapatero
Iñaki EZKERRA La Razón 6 Septiembre 2001

Andaba Fraga hace unos días enseñando certificados de buena salud para demostrar que todavía está cachas y puede volver a ganar las elecciones gallegas. No sabia el hombre que la gran prueba de su salud política se la iba a regalar el enemigo. La gran prueba es ese bodorrio de intereses que Zapatero le acaba de proponer a Beiras, el nacionalista gallego. ¿Tan poca confianza tiene el líder del joven socialismo español en poder derrotar a un «pobre anciano enfermo» que necesita buscarse aliados donde sea y al precio que sea? Aquí el único que realmente anda mal de salud es el PSOE y la esperanza blanca (o más bien pálida) del PSOE. Yo a Zapatero es que le veo con carucha estos días. Yo no sé, me da la impresión de que tiene fiebre. Yo que Zapatero «me lo mandaba mirar». Cuanto antes. Bien, de acuerdo, igual no es nada; puede que sean sólo aprensiones mías, pero por mirárselo nada se pierde.

   Lo primero que debería mirarse Zapatero es la memoria. No la personal, que por edad puede ser corta, sino la memoria histórica que por cargo se le supone. ¿Se ha olvidado de la triste historia de ese socialismo vasco que en la transición llegó a poner de lehendakari a Ramón Rubial y que después dilapidó su patrimonio electoral haciendo con el PNV esa misma clase de guarradas ideológicas que él quiere hacer ahora con el BNG? Con su estrategia galega, Zapatero se erige en discípulo epigonal de esa prestigiosa y catastrófica escuela del PSUC que enseñaba, contra toda evidencia, que el nacionalismo podía ser rentabilizado desde la izquierda. La mezcla no ha funcionado jamás. Siempre ha sido el nacionalismo el que ha salido ganando, el que ha vampirizado a la izquierda legitimándose con el discurso civil y social con el que ésta lo avalaba pero reforzando sus demandas inciviles y reaccionarias. El prestigio del invento sigue, sin embargo, misteriosamente intacto.

   Dolores Ibárruri atravesó todo el desierto franquista para ver cómo, en dos días y en libertad, el comunismo vasco se diluía en una fusión ameboide con una cosa llamada Euskadiko Ezkerra, la misma que engulliría al PSE de Ramón Jáuregui cuando dio su giro o patinazo vasquista. Ahora se creía que Madrazo y Llamazares, esos que le mendigan a Arzalluz una consejería, eran las últimas víctimas. Pero no. Habrá otras.

   Fraga goza de buena salud. En realidad es la gran escisión del PP. No es un popular sino un populista. Beiras saldrá fortalecido aunque pierda: el PSOE lo ha nombrado pieza clave de la alternativa. Al que le veo desmejorado es a Zapatero. Con su idea ha perdido esas elecciones de antemano aunque las gane. Yo que él me miraba la tensión y me pedía la baja.

El Parlamento Europeo aprueba la entrega rápida de terroristas
La histórica decisión tendrá que ser ratificada por los «Quince»
El Parlamento Europeo respaldó ayer mayoritariamente una propuesta que permitirá, una vez ratificada por los Quince, la supresión de los procesos formales de extradición y la adopción de un principio de reconocimiento mutuo de las decisiones penales en el ámbito de la UE, con el fin de hacer frente al terrorismo. El 83 por ciento de los eurodiputados (466), apoyaron la medida entre ellos, todos los españoles salvo EH.
Javier Jiménez - Bruselas.- La Razón
6 Septiembre 2001

El Parlamento Europeo ofreció ayer su respaldo político para intensificar la lucha contra el terrorismo en los quince países de la UE de una manera coordinada. Y lo hizo al aprobar por una abrumadora mayoría (466 votos a favor, 56 en contra y 41 abstenciones) un informe redactado por el diputado liberal británico Graham R. Watson en el que se defiende una batería de medidas muy concretas para combatir el terrorismo: la eliminación de los procedimientos formales de extradición dentro de los «Quince», el reconocimiento mutuo de sentencias judiciales y la creación de una orden europea de busca y captura para los delitos de terrorismo y también para la trata de seres humanos, el crimen organizado y el tráfico ilícito de drogas y de armas.

   En la práctica, esto permitirá la entrega inmediata de terroristas entre los socios europeos, lo que evitará que los presuntos criminales aprovechen los resquicios legales que proporcionan las actuales diferencias entre las legislaciones de cada Estado. El documento también sostiene que cualquier tipo de diálogo con los terroristas debe sustentarse tanto en el respeto mutuo de las reglas democráticas y la no violencia, como en el reconocimiento de la deuda que la sociedad tiene con las víctimas del terrorismo y sus familias.

   A pesar de la importancia del «Informe Watson», que fue elaborado por iniciativa propia de la Eurocámara, para que las medidas incluidas en él se hagan realidad todavía falta bastante tiempo.

   Si se cumplen las previsiones, el comisario europeo de Justicia e Interior, Antonio Vitorino, presentará a finales de mes las correspondientes propuestas legislativas, que deberán ser aprobadas por el Consejo de la UE en el primer semestre de 2002, coincidiendo con la presidencia española de los «Quince».

   Los representantes de los partidos políticos españoles en el Parlamento Europeo mostraron su satisfacción por la aprobación del informe. «Se trata de la primera iniciativa de envergadura a nivel comunitario para combatir al terrorismo, que además ha estado apoyada por las principales fuerzas políticas en lo que podemos considerar la expresión europea del Pacto Antiterrorista suscrito en España por el PP y el PSOE», aseguró Gerardo Galeote, portavoz de los populares en la cámara. El conjunto de medidas propuestas por Watson, añadió, servirán «para garantizar las libertades fundamentales sobre las que se fundó la construcción europea y que hoy el terrorismo ha limitado para miles de europeos».Por su parte, la responsable de los socialistas españoles en el Parlamento Europeo, Rosa Díez, mostró su agradecimiento a la cámara por su apoyo a la lucha antiterrorista, lo que calificó de «acto de reparación histórica». En su opinión, los españoles han sentido durante mucho tiempo «la soledad y la indiferencia de Europa», declaró.

Paramilitares unionistas hacen estallar una bomba al paso de las niñas católicas
Dos policías que custodiaban a las alumnas de Belfast resultaron heridos
La explosión ayer de un artefacto en el barrio de Ardoyne ¬atentado en el que resultaron heridos de gravedad dos agentes de la Policía norirlandesa¬ al paso de las alumnas católicas de la escuela de la Santa Cruz ha agravado la situación que desde hace tres días vive el norte de Belfast. La acción, reivindicada por el grupo paramilitar unionista Defensores de la Mano Roja, alerta a las autoridades de Irlanda del Norte, que tratan de calmar a ambas comunidades y lograr una salida negociada a la crisis de las niñas de la Santa Cruz.
Martin Cowley - Belfast.- La Razón
6 Septiembre 2001

Los disturbios en el barrio de Ardoyne prosiguieron ayer con mayor intensidad. A primera hora de la mañana ¬después de que los agentes del Royal Ulster Constabulary (RUC), la Policía norirlandesa, inspeccionaran dos paquetes sospechosos¬, un artefacto explotó al paso de las estudiantes católicas, que por tercer día consecutivo tuvieron que ser custodiadas por la Policía hasta la escuela primaria de la Santa Cruz.

   Como consecuencia del estallido, dos agentes del RUC resultaron heridos, uno de ellos de gravedad en una de sus piernas, aunque ninguna de las niñas que atravesaban junto a sus padres el corredor de seguridad para acceder a la escuela católica fueron alcanzadas por la explosión. La colocación de la bomba fue reivindicada por el grupo paramilitar Defensores de la Mano Roja ¬vinculado a la organización lealista Asociación para la Defensa del Ulster (UDA)¬, que tiene como uno de sus principales feudos el barrio de Ardoyne. Según los agentes de la Policía norirlandesa, esta escisión es una de los más activas desde la ruptura de las conversaciones entre los líderes republicanos y unionistas.

   Tras la explosión, se sucedieron escenas de confusión y terror en la conflictiva avenida, mientras centenares de efectivos del RUC y del Ejército luchaban para que las niñas alcanzaran la puerta de la escuela católica. La acción de los paramilitares vino precedida de una jornada de fuertes choques entre manifestantes protestantes y unidades del RUC y del Ejército británico. Los disturbios se prolongaron hasta las cinco de la mañana de ayer con un saldo de 41 policías y dos soldados heridos.

   El primer balance de la negra jornada de ayer indica que los sucesos que vive desde el pasado lunes el conflictivo barrio de Ardoyne ¬en el que conviven católicos y protestantes¬ han aumentado su intensidad con la presencia de grupos de alborotadores próximos a facciones paramilitares lealistas. Al menos 250 bombas incendiarias y 15 artefactos de fabricación casera fueron lanzados contra las fuerzas del orden en un paisaje sembrado de coches calcinados, barricadas y piedras. Los choques se extendieron rápidamente al área protestante de Glenbryn, donde una columna de lealistas arrojó piedras y botellas incendiarias a los agentes que acordonaban la zona. Bandas de republicanos y unionistas se enfrentaron también durante toda la jornada en las calles de North Queen, Limestone y Westland.

   Mientras tanto, los esfuerzos por alcanzar una solución política se antojan complicados. La ministra de seguridad de Irlanda del Norte, Jane Kelly, mantuvo varios contactos con representantes de ambas comu- nidades para frenar la escalada de violencia. «Lo más importante ahora es la seguridad de estos niños», resaltó Kelly. Sin embargo, los líderes protestantes se niegan a rebajar la intensidad de sus acciones mientras el RUC no asegure la seguridad de sus viviendas, que en junio fueron asaltadas por bandas republicanas.

Ardoyne: la casa de la «Mano Roja»
El problemático barrio de Ardoyne, al norte de Belfast, es uno de los principales feudos de una de las facciones más combativas de la Asociación para la Defensa del Ulster (UDA): los Defensores de la Mano Roja (RHD), que cubren con sus banderas y pintadas zonas como Tigers Bay o Glenbryn. Contrarios a los acuerdos del Viernes Santo, el RHD fue el primer grupo paramilitar lealista en romper la negociación auspiciada por Londres y Dublín el pasado mes de julio con una acción que costó la vida a un joven católico en Antrim, al este del Ulster. Pese a que, según el RUC, este grupo posee un arsenal reducido (entre 150 y 200 armas), dispone de enlaces en todo el norte y este de Irlanda del Norte. Entre sus últimos atentados figuran el perpetrado contra el «número dos» del Sinn Fein, Martin McGuinness, y dos coches bomba colocados en la localidad de Ballycastle

Catalán en las clases
Cartas al Director ABC 6 Septiembre 2001

En Cataluña es imposible para un castellanohablante usar normalmente su idioma en el ámbito oficial. La excusa de los partidos para justificar este abuso legal es que el Estatuto declara el catalán como el idioma propio de Cataluña y ante la pasividad del Gobierno de la Nación han desarrollado una particular interpretación de las leyes que convierte la oficialidad del castellano, única lengua común de todos los ciudadanos de Cataluña y lengua oficial del Estado, en simple papel mojado.

Ante el hecho de que muchos padres presentaban aisladamente quejas porque sus hijos solamente pudieran recibir enseñanza en catalán, la Generalitat instituyó la llamada asistencia personalizada, inquisitorial método en que se coloca al alumno que desea enseñanza en español en un sitio apartado del resto de la clase y de vez en cuando el profesor se dirige a él para preguntarle si entiende lo que se explica; además, durante el recreo se sigue con esta asistencia tutorial que indefectiblemente acaba con la solicitud de que el niño se incorpore urgentemente al grupo para que no comience a sentir el síndrome del sambenito.

Aún el curso pasado los medios de comunicación manifestaban la satisfacción de la Consejería de Enseñanza ante el hecho de que los casos de petición de esta asistencia habían disminuido casi hasta cero; resulta absolutamente inconcebible que nadie haya hecho nada para evitar esta infamia. Mientras, en la escuela privada, es posible acceder a enseñanza total en inglés, francés o alemán, pero es totalmente imposible encontrarla en español.

Ante la inminencia del nuevo curso quiero dejar constancia pública de estos hechos.  Luis Navas Cuesta. Barcelona.

Grupos radicales catalanes copian el modelo de HB
El movimiento busca una alianza de las «fuerzas independentistas rupturistas»
MANEL MANCHON El Mundo
6 Septiembre 2001

BARCELONA.- Unidad con la prioridad de conseguir un partido político independentista como Herri Batasuna. Este es el objetivo de diferentes grupos independentistas catalanes, que tratarán de dar una imagen unitaria el próximo 11 de septiembre, con la mirada puesta en el pospujolismo y en la posibilidad de vertebrar la sociedad catalana a imagen y semejanza de los movimientos de kale borroka en el País Vasco.

Son minoritarios, pero han comenzado a trazar una tupida red desde el mundo sindical, universitario, juvenil y político, que se complementa con acciones violentas sectoriales y con la existencia de publicaciones que claman por la unidad, como Poble Insurgent o Lluita. Su objetivo es lograr un Moviment Català d'Alliberament Nacional (MCAN), homólogo al MLNV (Movimiento de Liberación Nacional Vasco), con un referente independentista en cada ámbito. Su referente político lo constituiría Unitat Popular, la traducción exacta de Herri Batasuna, y también se apoyaría en la Assemblea Municipal de l'Esquerra Independentista (AMEI) y las Candidatures d'Unitat Popular (CUP), que tiene un concejal en Sabadell.

Una de las organizaciones más activas en busca de la unidad de los independentistas radicales es Endavant, Organització Socialista d'Alliberament Nacional (OSAN), un colectivo que surge de la Plataforma per la Unitat d'Acció (PUA), conocida en los últimos años por sus actos callejeros. En su llamada para la Diada de este año manifiesta: «La lucha se presenta como el único camino que nos puede llevar a un futuro de libertad», y reclama un proyecto unitario, la Unitat Popular, la Herri Batasuna de Cataluña.

El número de militantes independentistas radicales sigue siendo ínfimo, pero el potencial de un referente político podría partir de los votos que obtiene HB en las elecciones europeas en Cataluña: en 1989 logró 15.427 votos y bajó a 4.481 en 1994, pero en 1999 Euskal Herritarrok consiguió el apoyo de 17.609 catalanes.

La herencia de CiU
El precedente del PSAN Endavant, que se presenta como una organización defensora de las clases populares catalanas, pretende canalizar ese proceso independentista hacia la unidad, que tiene sus antecedentes en el Partit Socialista d'Alliberament Nacional (PSAN). Los precedentes se hallan también en los movimientos que derivaron en Catalunya Lliure y en sus principales dirigentes, los profesores Carles Castellanos y Josep Guía, que defendían proyectos antagónicos.

Aunque el ex secretario general de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Angel Colom, logró atraer hacia las filas de ese partido a muchos independentistas, cerrando la vía violenta que supuso Catalunya Lliure, el movimiento trata de recomponer sus filas desde la convicción de que ERC sólo aspira (desde que Josep Lluís Carod-Rovira dirige el partido) a gestionar la herencia autonomista de CiU si la coalición nacionalista pasa a la oposición.

Una de las piezas básicas en el proceso de unidad independentista es el frente obrero, buscando la influencia en el mundo sindical. Así, la máxima del movimiento es «nacionalizar el sindicalismo, sindicalizar el independentismo». De nuevo surge el modelo vasco, desde la constatación de que el Pacto de Lizarra (Estella) partió de una colaboración entre los sindicatos ELA-LAB, los referentes del PNV y de HB.

El obispo de Girona pide a sus feligreses que hablen en catalán
Dice que «la responsabilidad de los cristianos es hablar correctamente y usar» esta lengua
El Mundo
6 Septiembre 2001

GIRONA.- El obispo de Girona, Jaume Camprodon, es contrario al bilingüismo en Cataluña y defiende que se use predominantemente el catalán porque se trata, según el prelado, «de dos lenguas desiguales» en la que el idioma propio de la comunidad está en desventaja.

En su carta dominical que se repartirá el próximo domingo en las iglesias de su diócesis, el obispo aprovecha la conmemoración, el próximo año, del centenario de la muerte del poeta Jacint Verdaguer y la próxima celebración de la Diada Nacional de Cataluña, el 11 de septiembre, para reflexionar sobre la situación del idioma catalán.

Bajo el título de «Una conmemoración, un reto», Jaume Camprodon asegura: «La lengua y la cultura catalana son los aspectos que definen nuestra identidad, bien diferenciada del resto de pueblos de España».

Monseñor Camprodon recuerda en la hoja parroquial que «la responsabilidad de los cristianos de la calle es hablar correctamente la lengua [el catalán] y usarla en las conversaciones con todos los ciudadanos de Cataluña».

En opinión del prelado, hablar catalán no supone una falta de consideración hacia los castellanohablantes, sino todo lo contrario, informa Efe.

«No creemos que sea ninguna falta de respeto a los castellanohablantes: al revés, es una forma de ayudarles a integrarse en el país», añadió.

Jaume Camprodon se muestra contrario al bilingüismo «entre dos lenguas desiguales» y se pregunta si éste «¿no llevaría, a la larga, a hacer desaparecer a la más débil, que en nuestro caso es el catalán?».

El obispo cuestiona además si ese debilitamiento progresivo no conllevaría «el agotamiento de la personalidad de Cataluña».

Tras aplaudir la política educativa de esta comunidad autónoma, en la que el idioma vehicular es el catalán, y considerar este ámbito escolar «una base indispensable», el prelado de Girona se plantea si se puede decir lo mismo del uso que se hace del catalán.

En su hoja parroquial, Jaume Camprodon habla también de «la famosa globalización» y teme que ésta pueda «poner en peligro las lenguas minoritarias».

No creo, luego existo
Nota del Editor 6 Septiembre 2001

Estas gentes del mundo virtual siempre andan tratando de mantener sus ovejas bien atadas.

Unión contra terrorismo
Editorial El Correo 6 Septiembre 2001

La aprobación por parte del Parlamento europeo del informe que avala la creación de un espacio común contra el terrorismo en el ámbito de la UE constituye una noticia de suma importancia. Dicha resolución brinda legitimidad a posteriores decisiones del Consejo y de la Comisión en aras a una mayor efectividad en la prevención y persecución del delito terrorista, al tiempo que viene a reconocer que todo fenómeno de violencia organizada que se dé en cualquier país miembro de la Unión se convierte en un problema que atañe al conjunto de los europeos. Los terroristas y sus apologetas han albergado durante años el deseo de ‘internacionalizar el conflicto’, de extender el eco de su barbarie por el Viejo Continente en la creencia de que la Europa democrática podía secundar alguno de sus postulados hasta forzar al correspondiente gobierno de España a reconocer a ETA como interlocutor en una negociación política.

Pues bien, la intolerancia asesina no podía recibir una réplica más contundente que la que ayer acordó darle la Eurocámara. No existe pretexto alguno que pueda esgrimir nadie para reivindicar el uso del terror, para justificar su existencia o para obtener algún rédito político a cambio de su abandono en ningún rincón de la Unión. Además, el hecho de que todos los partidos democráticos vascos secundaran la iniciativa confiere un valor especial a la votación. Al aprobar el informe a través de su representación en Estrasburgo, el conjunto de las fuerzas vascas -con la consabida excepción del europarlamentario de EH- coincidió en algo más que en una condena unitaria del terrorismo: coincidió en compartir la responsabilidad política de perseguirlo policialmente ateniéndose a la legislación penal vigente en cada país.

Terrorismo común
Editorial El País 6 Septiembre 2001

En ningún Estado de la Unión Europea es hoy concebible que se otorgue el estatuto de refugiado político a miembros de organizaciones armadas acusados de delitos de terrorismo en un país socio. Las reticencias que al respecto ha habido en el pasado, en virtud de un concepto de asilo de fuerte raigambre en suelo europeo, han sido superadas ante la constatación de la común realidad democrática de todos los miembros de la UE. Pero quedaba por dar un paso crucial en la armonización y la agilización de los procedimientos administrativos y judiciales que permitan la detención y la rápida puesta a disposición de la justicia de quienes utilizan la violencia contra las personas, la población en general o las instituciones aduciendo razones políticas e ideológicas plenamente defendibles por cauces legales en el ámbito de la UE. Ese paso lo dio ayer el Parlamento Europeo.

Basándose en un informe del eurodiputado liberal británico Graham Watson, el Parlamento Europeo ha propuesto al Consejo de Ministros de la UE la adopción de cuatro medidas básicas para un tratamiento común del fenómeno terrorista: una tipificación delictiva del terrorismo que sea coincidente (ocho países carecen de legislación específica sobre este delito), el establecimiento de una orden europea de busca y captura de terroristas y narcotraficantes que simplifique o elimine el tradicional procedimiento de extradición (una medida que España reclama con especial interés), el reconocimiento mutuo de resoluciones judiciales en el espacio de la UE y la armonización de las legislaciones nacionales en materia de indemnizaciones a las víctimas de delitos terroristas.

España ha puesto especial empeño, por causa de ETA, en la respuesta común de la UE a la amenaza terrorista, pero, como señala el informe Watson, 'en los últimos años, todos los países europeos han resultado afectados, de manera directa o indirecta, por estos actos de violencia'. Corresponde al Consejo de Ministros de la UE traducir en medidas concretas las resoluciones del Parlamento Europeo, una tarea en la que España puede tener un papel relevante durante su presidencia comunitaria en el primer semestre de 2002.

Hablar de oídas

PATXO UNZUETA El País
6 Septiembre 2001

En su reciente entrevista con el periodista polaco Adam Michnik, Arzalluz atribuyó a Blair la firma del acuerdo de Downing Street (fue Major) y situó 'hace 20 años' la firma de la declaración sobre la autodeterminación del Parlamento vasco (es de 1990). Más grave es que afirmase que la economía vasca no depende tanto del mercado español porque exporta 'allende las fronteras de España' el 70% de lo que produce. Según un informe del BBV de mayo de 1999, 'más del 60% de las exportaciones vascas tiene como destino el resto de España'. La falsedad tiene su importancia porque forma parte de la argumentación para demostrar que en una Euskadi independiente 'económicamente viviríamos mucho mejor'.

En su discurso de Zarautz deslizó otro par de falsedades: que en 'la Comunidad Autónoma Vasca y Navarra sólo el 30% se pronunció por el sí' en el referéndum constitucional; y que está sin cumplir 'el 40%' del Estatuto. En el referéndum de 1978, el 68,8% de los votantes de Euskadi y el 75,7% de los de Navarra votó sí; es cierto que hubo una alta abstención, pero no es legítimo considerarla sin más como abstención política, de rechazo a la Constitución. Así lo argumentó en su día el PNV frente a los sectores centralistas que pretendían que el Estatuto de los años 30 había sido rechazado en Álava porque la suma de abstenciones más votos negativos superaba a los votos positivos.

José Miguel de Azaola hizo un cálculo restando de la abstención registrada en el referéndum de 1978 la media de la contabilizada en las elecciones más cercanas a la consulta (1977, 1979 y 1980). El resultado era que en Guipúzcoa el rechazo (votos negativos+abstención política+votos en blanco) superaba ampliamente a los votos positivos, mientras que en Álava y Navarra ocurría lo contrario y en Vizcaya se producía una ligera ventaja del rechazo. Pero incluso contando toda la abstención como voto de rechazo, saldría el 34,9% y no el 30% que, según Arzalluz, marca 'la legitimidad' con que cuenta la Constitución. Es un argumento de doble filo porque su partido lleva 21 años gobernando con porcentajes sobre el censo inferiores: en promedio, tras siete elecciones autonómicas, el 22%. Y según el Euskobarómetro de mayo, la adhesión de los ciudadanos de Euskadi a la Constitución sería ahora superior al rechazo: 40% frente a 32%.

El nacionalismo utilizó el escaso respaldo a la Constitución para negociar un Estatuto superior al de otras comunidades, en el entendimiento de que era la forma de reenganche de Euskadi. Así se dio por hecho hasta que hace algunos años volvió a invocarse el resultado del referéndum constitucional para reclamar la superación del marco estatutario. No se sabe de dónde saca Arzalluz esa milonga de que queda por desarrollar el 40% del Estatuto. Ya en 1994, Juan María Ollora (el padre de Lizarra) había reconocido que de las 54 transferencias entonces pendientes (ahora son 38) había tres fundamentales, Seguridad Social, Inem y Formación Ocupacional, y que el resto 'son aire'.

Es lógico que los nacionalistas reclamen esas competencias, aunque carece de fundamento la pretensión de que la única interpretación válida tenga que ser la suya. Lo que no es lógico es plantear a la vez el cumplimiento íntegro del Estatuto y su superación. Arzalluz estuvo ayer a su altura acostumbrada al declarar que el PNV sólo se planteará una consulta sobre la autodeterminación 'si se da el caso, como se va a dar, de que Aznar, en vez de desarrollar el Estatuto, lo que hace es ir retirando transferencias'. La estrategia de reclamar con tanto énfasis esas competencias sería una astucia para cargarse de razón ante la primera divergencia y pasar a reclamar la superación del marco autonómico desde una perspectiva soberanista. Espera así evitar el debate interno entre autonomistas y soberanistas, que dividiría gravemente al PNV.

El lehendakari, más directo, ha dicho que 'a la vista está que el Estatuto ya no es punto de encuentro'. Se trata de un juicio performativo: que se cumple al ser enunciado. Pues si es el lehendakari quien lo dice, automáticamente se convierte en un factor de división, aunque no haya indicios de que corresponda a cambios en la percepción de la gente o a un aumento de la temperatura nacionalista: en 1986, el nacionalismo agrupaba el 68,8% de los votos; el 13-M, al 52,5%.

Recortes de Prensa   Página Inicial