AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 27 Septiembre   2001
#Internacional terrorista
Editorial ABC 27 Septiembre 2001

#España tenía razón
Gustavo DE ARÍSTEGUI ABC 27 Septiembre 2001

#España y el terrorismo integrista
Editorial La Razón 27 Septiembre 2001

#Golpe al terrorismo islámico en España
Roberto L. Vargas - Madrid.- La Razón 27 Septiembre 2001

#Montero: «No se puede construir el futuro desde la amenaza»
VITORIA. J. J. Saldaña ABC 27 Septiembre 2001

#Justicia Infinitiva
Iñaki EZKERRA La Razón 27 Septiembre 2001

#Ibarretxe y el nuevo tiempo
Charo ZARZALEJOS ABC 27 Septiembre 2001

#Heridos 33 policías en enfrentamientos con protestantes en Belfast
Efe - Belfast.- La Razón 27 Septiembre 2001

#El PP cree que la «ayuda» del PNV a Udalbiltza muestra que «Estella sigue vigente»
BILBAO EL CORREO 27 Septiembre 2001

#Mayor Oreja prevé un atentado de ETA 'de alcance pero selectivo' para desmarcarse del terrorismo islámico
La Voz 27 Septiembre 2001

#Alemania toma medidas políticas y policiales para evitar que ETA eche raíces en el país
ENRIQUE MÜLLER CORRESPONSAL. BERLÍN El Correo 27 Septiembre 2001

#Aznar pedirá que se extiendan a ETA las medidas aplicadas contra el terrorismo islámico
PERU EGURBIDE Madrid El País 27 Septiembre 2001

#Preservar a los niños del horror
VICENTE CARRIÓN ARREGUI El Correo 27 Septiembre 2001

#Pujol pide a la UE que el catalán sea oficial
SILVIA TAULES El Mundo 27 Septiembre 2001

#Unicidad o el séptimo de caballería
Nota del Editor 27 Septiembre 2001

#El conflicto lingüístico en la Unión Europea
RESTITUTO ZORRILLA CASTRESANA El Correo 27 Septiembre 2001

#El cementerio de elefantes
Nota del editor 27 Septiembre 2001

Internacional terrorista
Editorial ABC 27 Septiembre 2001

La detención en España de seis terroristas de la organización de Bin Laden constituye un éxito policial que revela la conexión terrorista internacional. Éste es el fruto que cabe esperar de la necesaria cooperación entre todas las naciones que repudian el terrorismo. El enemigo es común y la defensa ha de ser también común. Demasiado tiempo se ha perdido con prejuicios y erróneas comprensiones. Entre ellos se encuentra también la tendencia al eufemismo y la resistencia a llamar a las cosas por su nombre. La acción global contra el terrorismo, los frentes diplomático, económico y militar en el que están volcados los Estados Unidos y sus aliados no deben relegar la atención a los medios de comunicación. Prensa, radio y televisión son elementos indispensables para dar respaldo ciudadano a la movilización internacional contra el terror. No se trata de aceptar a priori una servidumbre de los medios a todas y cada una de las decisiones que se adopten en la ejecución de esta nueva política mundial antiterrorista, porque eso supondría eliminar la función crítica irrenunciable del periodismo. Pero los medios de comunicación de las sociedades directamente amenazadas por el terrorismo forman parte de la estructura que éste pretende destruir, porque son el baluarte de la libertad de información, de expresión y de pensamiento. Son estas libertades inherentes a la democracia y, por tanto, contenidos de un sistema político amenazado por el fundamentalismo -religioso o nacionalista-, de cuya defensa los medios no pueden sentirse desvinculados, como si fueran espectadores neutrales. ETA y su aversión a la prensa libre es un ejemplo. Los representantes de medios de comunicación de todo el mundo que se dieron cita en Bilbao el pasado día 14, convocados por la Asociación Mundial de Periódicos y por «El Correo Español-El Pueblo Vasco», comprobaron in situ el nivel de intimidación y de coacción que sufre la inmensa mayoría de los periodistas vascos por defender los niveles mínimos de libertad exigibles en una democracia.

Los atentados del día 11 han actuado como un revulsivo contra estados de opinión hasta ahora tolerantes o comprensivos hacia algunas formas de terrorismo. La convicción de que todas las organizaciones terroristas forman parte de la misma amenaza es el primer objetivo que ha conseguido la coalición internacional impulsada por Estados Unidos. El Consejo Europeo del pasado día 21 declaró «la necesidad de combatir toda deriva nacionalista, racista y xenófoba» del terrorismo. Es decir, se reconoce la criminalidad endógena de todo terrorismo y establece el objetivo de erradicarlo sea cual sea su pretexto. La solemnidad de esta declaración va más allá de la coyuntura solidaria con Estados Unidos porque comprende un plan inmediato de acción política y legislativa antiterrorista relativa, entre otras medidas, a la euroorden de detención y a una definición común del delito de terrorismo.

Esta voluntad de globalizar la respuesta antiterrorista debe tener su reflejo en los medios de comunicación, los cuales deben superar la utilización de un lenguaje verbal y gráfico que ha disfrazado en demasiadas ocasiones la naturaleza delictiva del terrorismo. España sabe mucho del ingenuo tratamiento que ha recibido la violencia etarra en algunos medios extranjeros, empeñados en referirse a ETA como «organización separatista», «guerrilla independentista» y otros eufemismos para una realidad exclusivamente criminal. Las consecuencias no eran inocuas, porque la traslación de ese lenguaje a las respectivas opiniones públicas daba lugar a estados de opinión contrarios o, al menos, renuentes a una plena cooperación bilateral o multilateral con ETA. Por fortuna, las cosas han mejorado sustancialmente, pero ahora es el momento de culminar el cambio de actitud en los países europeos ante un período en el que la Unión Europea va a transformarse en un auténtico espacio unitario y homogéneo para la persecución del terrorismo y de la delincuencia organizada. Llamar a las cosas por su nombre es el primer paso para tratarlas como merecen.

España tenía razón
Gustavo DE ARÍSTEGUI ABC 27 Septiembre 2001

Las matanzas del 11 de septiembre nos han recordado que España lleva muchos años en primera línea del mundo democrático en la lucha contra el terrorismo. Se han puesto de máxima actualidad viejas, por no decir clásicas, reivindicaciones españolas de que se dote a la lucha contra el terrorismo de una acción más estratégica, que se considere a este fenómeno un crimen contra la Humanidad y que se evite su capacidad de fuga por los resquicios jurídicos y a través de las fronteras de nuestro mundo globalizado.
Por eso mismo, nuestro país ha sido pionero en la creación de espacios eficaces de cooperación internacional, y ha sido uno de los actores más importantes de la UE en la construcción y consolidación del espacio europeo de seguridad, libertad y justicia. De este modo, debemos felicitarnos por la aprobación unánime de la Orden Europea de Detención y Entrega, así como el compromiso de armonizar la tipificación penal del terrorismo, lo que supondrá, sin duda, un paso de gigante en la lucha contra todos los tipos de terrorismo, con independencia de su origen.

El diseño de una nueva arquitectura de seguridad mundial deberá tener muy presente los «viejos-nuevos» riesgos a los que se enfrentan las democracias y nuestras libertades, así como acabar de «digerir» que nos encontramos ante la amenaza más seria para la paz mundial desde que el mundo se diera cuenta de que la doctrina de la «destrucción mutua asegurada» de la guerra fría era una doctrina elaborada para nunca ser puesta en práctica. El terrorismo internacional o, como algunos lo llaman ya, globalizado lleva demasiados años empeñado tozudamente en recordarnos que ellos sí que quieren aplicar, siempre que puedan, sus doctrinas de destrucción, opresión y desolación.

España y el terrorismo integrista
Editorial La Razón 27 Septiembre 2001

La Policía española ha demostrado con hechos su respaldo a la decisión de la comunidad internacional de luchar contra el terrorismo integrista en todas sus dimensiones. Una operación realizada ayer permitió la captura de seis argelinos perseguidos por su relación con movimientos fundamentalistas que pueden atribuirse a la órbita de esa internacional del terror que tiene su máxima expresión conocida en la figura del saudí escondido en Afganistán Osama Ben Laden.

   El celo demostrado por los cuerpos de seguridad españoles, bajo la dirección del ministro del Interior, Mariano Rajoy, y el eficaz y discreto director del Cuerpo Nacional de Policía, Juan Cotino, se había ya reflejado en otras actuaciones como la que llevó a la detención en Alicante de Benakrisha, considerado lugarteniente «militar» de Ben Laden. Ahora, tras las últimas detenciones, queda claro que España dificultará al máximo la operatividad en nuestro suelo de individuos que lo utilizan para preparar sus actividades contra la paz mundial, o como simple lugar de escondite o paso para garantizar su impunidad.

   Lo que la Policía española sabe perfectamente es que células del integrismo islámico han aprovechado la presencia en España de contingentes de inmigración (ilegal) magrebí para camuflarse y ayudar en la preparación y consolidación de una red como la que decidió y ejecutó los atentados contra las Torres Gemelas y el Pentágono. Atentados que no son sino la espectacular y horrenda continuación de otros actos de terrorismo que no dejaron exenta a España. Baste recordar la bomba en la cafetería de Torrejón que causó la muerte a diecisiete personas en los años ochenta, muchos de ellos estadounidenses que trabajaban entonces en la base.

   Después, el terrorismo fundamentalista ha cometido muchas otras carnicerías. Y seguirá haciéndolo si el conjunto de las democracias no se toman en serio, como está haciendo España, la lucha contra el terrorismo, contra sus grupos armados, contra sus fuentes de financiación y contra sus mecanismos de aprovisionamiento.

   España está llamada a ser clave en esta batalla mundial, lo que, por supuesto, puede generar algún tipo de reacción que hay que afrontar con valentía. Pero también es preciso expolicar este esfuerzo fuera de nuestras fronteras porque a nadie se le escapa que nuestro país no goza del liderazgo en el mundo que tienen nuestros poderosos vecinos. España está fuera del G-7 (que incluye como invitado a Rusia). Pero no puede estar para las obligaciones y no para las decisiones.

   España debe ayudar, pero también debe reclamar su papel internacional; ahora más que nunca, cuando nuestro país es fronterizo con la problemática África amenazada con la extensión del fundamentalismo.


Golpe al terrorismo islámico en España
La Policía detiene a seis argelinos del Grupo Salafista, organización terrorista sustentada por Ben Laden La banda está incluída en la lista de 27 entidades o personas cuyas cuentas bancarias están congeladas por George W. Bush
La Policía Nacional detuvo en la madrugada del martes al miércoles a seis individuos que integraban una célula del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC), organización argelina que las Fuerzas de Seguridad consideran está financiada por Osama Ben Laden, principal sospechoso de los atentados cotra Nueva York y Washington. En los registros domicialiarios posteriores a la operación, que según el Ministerio del Interior es fruto de una larga investigación que ha durado dos años, la Policía se incautó de numerosos documentos falsos de diversas nacionalidades; abundante material informático de última generación, útiles para falsificar billetes de avión y un catálogo de visores nocturnos.
Roberto L. Vargas - Madrid.- La Razón 27 Septiembre 2001

El Cuerpo Nacional de Policía asestó ayer un duro golpe al terrorismo islámico y al entramado que Osama Ben Laden, principal sospechoso de los atentados de Nueva York y Washington, tiene en el norte de África y Europa. Tras dos años de investigación en estrecha colaboración con otros Servicios de Inteligencia europeos, efectivos de la Brigada de Información detuvieron ayer en Almería, Navarra, Huelva, Murcia y Valencia a seis argelinos que, presuntamente, formaban una célula de la organización terrorista argelina Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC), según informó el Ministerio del Interior.

   El grupo estaba encuadrado dentro de la red de terroristas islámicos asentados en Europa y que está sustentada por Ben Laden, el cual les da apoyo financiero, facilita adiestramiento a sus miembros en los campos de entrenamiento que controla el millonario saudí en Afganistán y, cuando lo considera conveniente, les marca objetivos.

Detenidos
Los detenidos en la operación de ayer son Mohamed Boualem, alias «Abdallah», cabecilla del grupo; Mohamed Belaziz, Yasin Seddiki, Hakin Zerzour, Madjid Sahouane, alias «Abderraman», quien ha desarrollado una intensa actividad en el país norteafricano y ocupa un lugar destacado dentro del organigrama del GSPC; y Hocine Khouni, en Canals (Valencia). Junto a estas seis personas, la Policía ha detenido a otras diez, también de origen argelino, que habían tenido algún tipo de relación con los anteriores en las últimas horas en España. Según informaron fuentes de la investigación, la Policía trata de comprobar su situación en España y se estima que pueden ser devueltos a su país. Algunos de ellos podrían haber vivido junto a sus compatriotas integrantes de la célula terrorista y otros les habrían acompañado o habrían mantenido encuentros con ellos.

   A través de las investigaciones realizadas, se sabe que una de las principales actividades del grupo era la adquisición y envío de material óptico, de comunicación, electrónico e informático a los terroristas que tienen en Argelia, aunque también han enviado suministros a Chechenia. Además, se dedicaba a la falsificación de documentos que eran utilizados por miembros del GSPC y de otros grupos terroristas islámicos para sus desplazamientos; y a la falsificación de tarjetas de crédito que clonaban con programas informáticos y con cuyos ingresos financiaban sus actividades.

   Como prueba de todo ello, en los registros practicados tras las detenciones la Policía se incautó de numerosos documentos falsos de distintas nacionalidades, material informático de última generación y otros útiles para falsificar billetes de avión trayecto España-Argelia y España-Francia, numerosas cintas de vídeo, un catálogo de visores nocturnos y otros efectos.

   La célula desarticulada ayer, según explicó Mariano Rajoy, estaba directamente relacionada con dos destacados activistas ya detenidos y que proyectaban atentados contra intereses de Estados Unidos en Europa: Nizar Trabelsi, arrestado el día 3 en Bélgica, y el francés Jerome Courtellier, alias «Selman», detenido ese mismo día en Holanda. Precisamente, y según explicó el ministro, esta conexión motivó que el juez de Instrucción del Tribunal de Primera Instancia del Distrito Judicial de Bruselas expidiera el pasado día 21 una Comisión Rogatoria Internacional solicitando de la Autoridad Judicial española varias actuaciones con respecto a los miembros de la célula desarticulada.

«Comando Varesse»
Otra muestra de las conexiones internacionales del grupo, explicó Interior, son los contactos que tuvo con el tunecino Essid Sami Ben Khemais, alias «Saber», responsable del «comando Varesse», cuyos integrantes fueron detenidos en Milán y Varesse en abril. «Saber» había estado en España días antes, siendo controlado su viaje y comunicado a los Servicios italianos a su regreso a Italia, donde fue detenido.

   El ministro del Interior explicó que ésta no es la primera operación que se practica en España contra este tipo de grupos ya que «la más significativa» tuvo lugar el pasado mes de julio en Alicante, donde se detuvo a Mohamed Bensakhria, considerado colaborador de Ben Laden y acusado de formar parte de una red islámica radical que tenía proyectado cometer actos terroristas en territorio francés.

   Los arrestos han sido comunicados a la embajada de Estados Unidos y se enmarcan, dijo, en la colaboración internacional contra el terrorismo entre todos los países, particularmente los de la UE.

Montero: «No se puede construir el futuro desde la amenaza»
VITORIA. J. J. Saldaña ABC 27 Septiembre 2001

El rector de la Universidad del País Vasco (UPV), Manuel Montero, afirmó ayer, en la inauguración oficial del curso académico, que «podemos enorgullecernos todos» de la defensa de la libertad que se ha realizado desde esta institución tras los dos intentos de atentado y después de sufrir, durante el pasado curso, «el mayor acoso violento padecido por cualquier universidad europea desde el nazismo». En presencia del lendakari del Gobierno vasco, Juan José Ibarretxe, del claustro y de representes políticos e institucionales, Montoro añadió que «no es posible pensar en una universidad sin democracia; pensar sin libertad para pensar, ni construir el futuro desde la amenaza».

El rector universitario, que dedicó la mayor parte de su discurso a exponer su «radical» rechazo a la nueva Ley de Universidades propuesta por el Gobierno, destacó su satisfacción porque frente a la «situación dramática que quiere imponernos el terrorismo», los datos de matriculación del curso 2001/2002 «apenas muestran un descenso -dijo- del tres por ciento, varios puntos por debajo del descenso del índice de natalidad». Esto supone, según indicó, que la UPV sigue siendo una de las universidades que mantiene mejores cifras de matriculación.

«VENCER AL AGUJERO NEGRO»
Ante lo duro del pasado ejercicio, Montero recordó que la respuesta a la violencia terrorista ha sido «contundente, enérgica, una expresión de nuestra pluralidad inequívocamente democrática», y sostuvo que, frente a la imagen de la UPV de ser «un agujero negro gobernado por el miedo», esta institución «ha vencido, está venciendo y seguirá venciendo al acoso de quienes quieren reducir el mundo a sus alucinaciones ideológicas». De este modo, insistió en que «defenderemos la libertad frente a la barbarie, la civilización frente al totalitarismo» y sostuvo que «frente al fascismo, sólo hay un recurso: la unidad democrática en la defensa de una vida humana, que vale más que cualquier espejismo ideológico», indicó.

Por su parte, el lendakari abogó, sin citar al terrorismo, por que la universidad vasca sea una «escuela de tolerancia y un agente activo en favor de la paz». Además, se solidarizó con los profesores vascos que «están coartados y condicionados para ejercer, primero como ciudadanos libres, y después como profesionales, su labor universitaria por ser víctimas de la intolerancia y la violencia».

Justicia Infinitiva
Iñaki EZKERRA La Razón 27 Septiembre 2001

Ha dado una imagen bastante chapucera ese cambio de nombre ¬Justicia infinita por Libertad perdurable¬ pero era imprescindible, elemental. La justicia es finita por definición: porque, para ser justicia, debe ser medida, comedida, nada desmedida, y porque, en cuanto que es humana, se halla llena de defectos y limitaciones, ajena a toda clase de infinitudes y eternidades. La justicia menos defectuosa que la peña humana hoy nos traemos entre manos es ésa que se impone los límites del Estado de Derecho y del Derecho Internacional. Y el primero es de pequeño formato ¬se le acaban las pilas en las fronteras estatales¬ mientras el segundo es demasiado escurridizo, vaporoso, inaprensible, por lo extenso. Al Derecho Internacional le ocurre a menudo como a aquel mapa fantástico del cuento de Borges que tenía el mismo tamaño del imperio que reproducía y que terminó por los suelos de éste hecho jirones.

   Justicia finita, justicia limitada, justicia medida, justicia modesta, justicia lo más justa posible. Sólo si se presenta así tendrá algún porvenir entre nosotros y para ese asunto del terrorismo que hace años sólo parecía estropearles la vida a los policías nacionales o los guardias civiles y que ahora les trae por la calle de la amargura a los ejecutivos de Wall Street. De repente se han dado cuenta de que son vulnerables. Han aprendido la primera y básica lección del fenómeno terrorista: que nadie es invulnerable frente a él y que no vale gritar eso de «¿cómo no se han tomado medidas de seguridad!». Las medidas, por propia definición ¬volvemos al caso de la justicia finita¬ también tienen sus límites y limitaciones. Las medidas tienen su medida como indica su propio nombre.

   Se habla de que esta guerra que se nos viene encima acabará con todo el terrorismo internacional y surgen esperanzas de que se acaben las Etas y los Hipercors (sí, también Hipercor tiene su corazoncito aunque no fuera tan alto como las Torres Gemelas). Pero la guerra es un período de excepción, de volatilización del Derecho estatal o interestatal. La guerra pasará. Si cabe alguna esperanza para acabar con Eta pronto y desde el apoyo de la comunidad internacional es la que hoy consigamos asentar no desde iras y arrobamientos bélicos sino desde el Derecho precisamente y sobre el Derecho, asentando esa legalidad extranacional que se volatiliza tan fácilmente. Con su nuevo «Los jefes de Eta». Carmen Gurruchaga nos recuerda que Francia sigue siendo un santuario para los terroristas. Que ese deseable perfeccionamiento, ese enderezamiento del torcido Derecho Internacional sirva para señalar por fin a los talibanes que se saben «La Marsellesa».


Ibarretxe y el nuevo tiempo
Por Charo ZARZALEJOS ABC 27 Septiembre 2001

Mañana, en Vitoria, pretende Ibarretxe abrir «un nuevo tiempo político». No quiere crispación y sí diálogo, mucho diálogo, y que la sociedad  «reconozca» con claridad las posiciones de cada cual. El pleno convocado es sobre pacificación, aunque en la comunicación enviada a los grupos parlamentarios ETA no existe. Se habla, sí, de conculcación de derechos humanos y de víctimas y ETA planea, pero no se le menciona.

Ibarretxe ha hecho saber su deseo de buscar acuerdos básicos, de la necesidad de diagnósticos compartidos y del reconocimiento del pueblo vasco y del conflicto político como punto de partida para buscar nuevos consensos. A partir de ahí, anuncia una serie de iniciativas para defender los derechos humanos y adelanta que va a plantear «aportaciones en términos de propuesta» para lograr la pacificación y la normalización política.

Se malician los grupos de oposición que todo va a ser más de lo mismo y afirman los partidos del Gobierno que Ibarretxe va a trasladar al Parlamento el discurso, la posición que ha salido mayoritariamente refrendada el 13 de mayo. En más de una ocasión el PSE y, sobre todo, el PP tendrán que escuchar que aun no han digerido los resultados electorales.

El lehendakari, como es natural, guarda sus cartas, pero la comunicación apunta maneras. La oposición también. Nicolás Redondo va a reivindicar la unidad democrática como mejor fórmula para derrotar a ETA, para que los terroristas se sientan solos y además pierdan toda esperanza. A partir de ahí, ayer mismo el grupo socialista veía la manera más inteligente de hacer frente a un discurso «en el que en el fondo se sigue mezclando violencia y política».

La petición de Redondo contará con el apoyo y  con el beneplácito del PP, que va a exigir al Gobierno vasco que haga una «tournee» por Europa para apoyar el espacio único judicial y policial y crucen el Atlántico para pedir a los gobiernos sudamericanos que faciliten la extradición de los miembros de ETA que allí puedan refugiarse. Quiere Iturgaiz que los nacionalistas «hagan lo que hemos hecho Nicolás y yo. Ir a Bruselas  apoyar las iniciativas necesarias para derrotar a ETA».

Desde medios nacionalistas, solo desde algunos, se desliza que Ibarretxe quiere hacer posible un acercamiento del PSE. Este es un juego sabido y previsto de antemano que ni emociona a Redondo y ni asusta a Mayor Oreja. El primero, porque no está dispuesto a establecer acuerdos «que no pueda explicar» y mucho tendrían que cambiar las posiciones nacionalistas para que esa explicación fuera posible. Y el segundo, Mayor Oreja, porque asume de antemano que la soledad de su grupo forma parte, es  uno de los argumentos guía de ese supuesto interés del nacionalismo en acortar distancias con los socialistas. La visita de Rodríguez Zapatero no ha allanado camino alguno y ahora desde Sabin Etxea dicen que «da la impresión de que no se atreve a estar con Arzalluz, que es en realidad con quien se debería haber entrevistado en su calidad de secretario general».

Las vísperas del pleno han ratificado el abismo político. No ha habido acuerdo a la hora de componer las comisiones y sus órganos de gobierno. El acuerdo hubiera sido posible si PP y PSE hubieran asumido el riesgo de que Batasuna pudiera votar a alguno de sus candidatos a las presidencias de algunas de las comisiones. Esa era la foto que querían PNV y EA: ver cómo Otegui apoyaba una propuesta de Redondo o Mayor Oreja y al menos los socialistas se han conjurado para que así no ocurra ni una sola vez. «Ahí no nos van a pillar. Perderemos todas las propuestas pero esa foto no la van a airear». Mayor Oreja ni se plantea una eventual coincidencia de voto con Batasuna. «No nos prestaremos a ello en ninguna circunstancia».

Ibarretxe tiene el camino llano para sacar adelante sus propuestas  y se preguntara qué que hay de malo en que la sociedad vasca decida su futuro y se convencerá a sí mismo de un nuevo tiempo político que de nuevo, en el País Vasco, no tiene nada porque hoy, al igual que ayer, quien se resista aceptar la existencia de un conflicto político es colocado, de manera inmediata, en el pelotón de los intransigentes. Era Joseba Arregui el que ha dicho «el conflicto es ETA, lo demás son problemas».

Heridos 33 policías en enfrentamientos con protestantes en Belfast
Efe - Belfast.- La Razón 27 Septiembre 2001

Treinta y tres policías resultaron heridos en los enfrentamientos que se produjeron anoche, cuando cientos de protestantes pretendían acceder al barrio católico de Ardoyne, al norte de Belfast, confirmó hoy la policía norirlandesa (RUC).

    Según fuentes policiales del RUC, unos setecientos manifestantes lanzaron seis bombas incendiarias y más de cien cócteles molotov contra las fuerzas de seguridad en la calle de Crumlin Road, cerca de Ardoyne.

    Los manifestantes también hicieron cincuenta disparos contra los efectivos de la policía norirlandesa e incendiaron un autobús y un coche, mientras que la policía respondió con balas de goma.

    Según el comisario del RUC en Belfast Alan McQuillan, los enfrentamientos comenzaron a raíz de una manifestación pacífica en Crumlin Road que rápidamente degeneró en ataques contra la policía. «Los agentes se hallaron en medio (de una refriega) cuando trataron de impedir un ataque preparado contra la comunidad católica», añadió el comisario.

El PP cree que la «ayuda» del PNV a Udalbiltza muestra que «Estella sigue vigente»
BILBAO EL CORREO 27 Septiembre 2001

El Partido Popular denunció ayer el «cinismo» del PNV, ya que «asegura que el pacto de Estella es algo del pasado, mientras ayuda y contribuye a la financiación de la asamblea de municipios Udalbiltza» con subvenciones desde las instituciones vascas. «Esta actitud es una irresponsabilidad y demuestra que este partido sigue manteniendo los contenidos de aquel pacto y está vigente», aseguró Esther Martínez, apoderada popular en las Juntas Generales de Vizcaya.

El portavoz del Grupo Socialista, Josu Montalbán, se sumó a las críticas a los jeltzales y destacó el «despilfarro» que supone continuar manteniendo los 93 millones de ayuda foral a Udalbide Elkarlan Elkartea, sociedad que gestiona las ayudas institucionales a Udalbiltza. Además, censuró «la opacidad de los objetivos de la asociación de municipios y la falta de información sobre el destino de las ayudas concedidas» y la calificó de anacrónica. «Se trata de un organismo que trata de impulsar la creación de un Estado vasco, pertenece a otros tiempos, ya que los últimos comicios evidenciaron la pluralidad de la sociedad vasca», aseguró.

Desde el PNV se defendió la vigencia de la subvención a Udalbide, que estará en vigor hasta final de este año. «Udalbiltza se creó con el objetivo de la construcción nacional de este país, desde el ámbito de la cultura y del euskera, pero no deseamos una construcción nacional a cualquier precio», explicó el jeltzale Bittor Zarrabeitia. Por su parte, Eugenio Iriondo, de EA, opinó que la existencia de Udalbiltza «ha sido muy positiva para este pueblo».

Mayor Oreja prevé un atentado de ETA 'de alcance pero selectivo' para desmarcarse del terrorismo islámico
La Voz 27 Septiembre 2001

Gobierno vasco y PP confían en que el pleno de pacificación sirva para rechazar a ETA de forma unánime - El PSE se muestra decepcionado por el discurso que defenderá Ibarretxe y anuncia disposición a dialogar sólo para acabar con ETA

El portavoz del Grupo Popular en el Parlamento vasco, Jaime Mayor Oreja, aseguró hoy que ETA no permanecerá en silencio, pese al ataque a Estados Unidos del pasado 11 de septiembre. Según dijo, es previsible que la banda terrorista cometa un atentado 'de alcance pero selectivo'. El Gobierno vasco y el PP confían en que el pleno de pacificación que se celebrará mañana en la Cámara vasca sirva para recuperar la unidad de las fuerzas políticas. Por contra, el PSE se mostró decepcionado por el discurso que defenderá el lehendakari, Juan José Ibarretxe, y anunció que sólo está dispuesto a dialogar para acabar con el terrorismo de ETA.

A juicio de Mayor Oreja, ETA no está 'ni asustada ni amedrentada' por la repercusión de los atentados cometidos en Nueva York y Washington, y 'no permanecerá callada' pese al clima internacional de rechazo al terrorismo. Eso sí, el dirigente popular se mostró convencido de que ETA marcará diferencias con los grupos islámicos y no provocará una 'tragedia colectiva'. 'El que crea que va a estar en silencio se equivoca', añadió.

Mayor Oreja explicó que dentro de la banda terrorista existen ahora mismo dos tendencias, la de los que pretenden atentar y de los que apuestan por el silencio, pero añadió con pesar que en ETA siempre ganan 'los duros'. Aunque admitió la buena salud financiera de la banda debido a que 'el impuesto revolucionario se paga', aseguró que lo ocurrido en EE UU el pasado 11 de septiembre va a cortar la vida de ETA'.

El que fuera candidato a lehendakari no cree que el PNV esté negociando con ETA, como dijo el pasado sábado el secretario general del PSE, Nicolás Redondo Terreros. Incluso añadió que ambas organizaciones no tienen 'estrategias comunes' desde que el PNV, consciente del fracaso del pacto de Lizarra se tuvo que plantear 'un cambio de estrategia', que es lo que provocó, a su juicio, el trasvase de 80.000 votos de la izquierda abertzale en las pasadas elecciones autonómicas.

MAÑANA, PLENO DE PACIFICACION
Las palabras de Mayor Oreja demuestran que el terrorismo ha vuelto a ocupar la primera página en el País Vasco. En este contexto, mañana se celebrará el debate sobre pacificación en el Parlamento vasco. El líder popular se mostró convencido de que el PNV repetirá las fórmulas ya conocidas, basadas en el 'diálogo abierto a todos'. Por contra, el PP pide un plan de acción contra el terrorismo que deje claro a los parlamentarios de Batasuna que 'el Estado de Derecho puede acabar con ETA'.
Recuperar la unidad democrática es el objetivo de todos los partidos, como han venido manifestando durante los últimos días.
Mayor Oreja, eso sí, puso una condición: que la 'normalización' de la que habla el PNV pase por que el nacionalismo vasco acepte que 'sólo tiene un enemigo, que es ETA'. El partido que preside Xabier Arzalluz, vaticinó, 'se quedará solo' si continúa con sus planes de 'ruptura' con el Estado español, porque la Unión Europea no aceptará esta estrategia.

El deseo de unidad también está presente en el Gobierno vasco. Su portavoz, Josu Jon Imaz, confió en que el pleno sirva para 'crear un suelo común entre las formaciones políticas para ir avanzando'. Para conseguirlo, los partidos deben ser 'capaces de mostrar todos juntos un rechazo firma a la violencia y mostrar una defensa decidida a favor de los derechos humanos y de las libertades de las personas'.

Mucho más pesimista es la visión del PSE. Su portavoz en el Parlamento vasco, Rodolfo Ares, se mostró decepcionado por el contenido de su discurso que envío ayer el lehendakari a todos los Grupos Parlamentarios. 'Es tardío, totalmente decepcionante por su brevedad y su falta de concreción y preocupante por la orientación que se quiere imprimir al debate de mañana', aseguró en un comunicado.
Ares lamentó que el lehendakari pretenda abordar en el mismo debate la pacificación 'y lo que llama conflicto político', a pesar de que siempre ha dicho que pretende separarlos. 'A los socialistas vascos nos hubiera gustado que el pleno tuviera como contenido la defensa de la libertad y la lucha contra el terrorismo', dijo.
También lamentó que Ibarretxe 'se haya olvidado de mencionar por su nombre a ETA y al terrorismo'. Finalmente, anunció que el PSE se suma a las buenas intenciones de recomponer la unidad democrática, pero sólo si el objetivo es dialogar para buscar la paz.
OTR/PRESS (MADRID)

Alemania toma medidas políticas y policiales para evitar que ETA eche raíces en el país
Representantes de Gestoras pro Amnistía participaron en reuniones semiclandestinas celebradas en Frankfurt y Hamburgo
ENRIQUE MÜLLERCORRESPONSAL. BERLÍN El Correo 27 Septiembre 2001

Los ministros de Interior de Alemania y España, Otto Schily y Mariano Rajoy, tendrán una buena oportunidad, el próximo 4 de octubre, para realizar un balance de una estrecha colaboración entre los dos países, destinada a combatir el terrorismo y las actividades de ETA. Hace un año, los titulares de las dos carteras acordaron en el marco de las consultas bilaterales entre España y Alemania, que tuvo lugar en Segovia, reforzar la cooperación política y el intercambio de información y de personal. Schily y su colega de entonces, Jaime Mayor Oreja, habían recibido instrucciones del más alto nivel para facilitar la cooperación entre los dos países.

Desde septiembre del año pasado, Berlín inició una silenciosa pero activa actividad política y policial que tiene como meta impedir que ETA logre echar raíces entre los militantes de la ultraizquierda germana, que se quedaron sin hogar y sin líderes cuando el peligroso grupo Rote Armee Fraktion (Facción del Ejército Rojo) decidió disolverse en 1998.

Intensa actividad
«Existe el temor de que ETA logre formar una base de apoyo en nuestro país», dijo un alto funcionario alemán, al referirse a la nueva colaboración que existe entre los dos países. La campaña alemana detectó una intensa actividad de agitadores españoles que llegaron a Alemania para tomar contactos con organizaciones seudo humanitarias alemanas, pero también para participar en reuniones políticas con representantes de Sadam Hussein, extremistas kurdos y grupos islámicos.

Varios representantes de la organización vasca Gestoras pro Amnistía han participado en reuniones semiclandestinas realizadas en Frankfurt y Hamburgo, donde han logrado encontrar apoyo y solidaridad para la causa de ETA.

Las relaciones entre ciudadanos alemanes y militantes de ETA no es nueva, pero en el pasado había tenido un carácter casi personal y nunca existió el peligro de que ETA lograra formar una red de colaboradores en suelo alemán, como fue el caso de Gary Siemund y Renate Schubbert, dos jóvenes de Wiesbaden que fueron acusados de haber colaborado con ETA en Madrid, en 1998.

«Creemos que ETA puede estar pidiendo una cierta retribución por los servicios prestados a sus aliados alemanes, para echar raíces en este país», señalaron algunos responsables de la lucha antiterrorista alemana.

Aznar pedirá que se extiendan a ETA las medidas aplicadas contra el terrorismo islámico
El presidente anuncia que el Cesid pasará pronto a llamarse Centro Nacional de Inteligencia
PERU EGURBIDE Madrid El País 27 Septiembre 2001

La persecución financiera desatada por Estados Unidos contra una lista de organizaciones acusadas de connivencia con el terrorismo islámico se aplicará también a ETA y sus organizaciones afines como consecuencia de la petición en ese sentido que ayer anunció al Congreso José María Aznar. El presidente del Gobierno, que obtuvo el respaldo de la mayoría de la Cámara para su política de adhesión a una coalición antiterrorista internacional, expresó la similitud total entre el terrorismo internacional y el de ETA con esta rotundidad: 'El ataque de Nueva York es tan injustificado como el tiro en la nuca a un diputado del Partido Popular o del PSOE'.

José María Aznar respondió también sin medias tintas al portavoz del Partido Nacionalista Vasco, Iñaki Anasagasti, que fue uno de los pocos que criticó al Gabinete por el uso político interior que, a su juicio, está haciendo de este asunto. Anasagasti se distanció también de la actuación de Estados Unidos en esta crisis, con el argumento de que 'para nosotros, el terrorismo se combate policialmente, y para ellos, militarmente'.

'Ya veremos si todos los que dicen aquí que están por la lucha antiterrorista lo están de hecho cuando se haga la lista de organizaciones que apoyan el terrorismo europeo y se tomen medidas contra ellas', advirtió el presidente del Gobierno, que insistió en que las críticas a Estados Unidos son 'injustas' y los debates sobre el modo de conducir la lucha resultan desmovilizadores cuando 'el mayor riesgo es el de la impunidad'. 'Si nosotros no actuamos, tengan la seguridad de que los terroristas actuarán', sentenció.

Aznar no aclaró por qué vía elevará a la comunidad internacional su petición de extender a esa lista de organizaciones, que incluirá las afines a ETA, unas sanciones financieras que, hasta aquí, Washington ha decretado unilateralmente con la amenaza de desatar toda su potencia económica contra las entidades o países que no colaboren.

Las andanadas del presidente fueron también para el representante de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, que fue el que más se apartó del tono general del debate con sus reproches a Aznar: 'Usted ha actuado con el seguidismo más acrítico, se ha puesto al servicio de EE UU y ha actuado ante la Unión Europea más como un agente norteamericano que como el representante de un Estado soberano'.

Nada de catastrofismo
'¿Qué sentido tiene hablar de sumisiones y docilidades, cuando hablamos de decisiones de la ONU y la UE? No se puede decir que se apoya a éstas y no al Gobierno, porque hemos hecho lo mismo', le respondió Aznar, tras afirmar que 'EE UU está dando prueba de un comportamiento modélico en la crisis', y que 'día tras día el presidente Bush y su equipo desmienten las previsiones catastrofistas'.

Incluso el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, pudo sentirse blanco de alguna de las diatribas de Aznar, aunque su intervención expresó una plena coincidencia y apoyo a la actuación del Ejecutivo. 'Yo también creo que España debe estar en la primera línea de la coalición internacional, pero también deseo que se conforme una gran coalición internacional contra la miseria y la desesperación', dijo Zapatero al final de su discurso.

Tras advertir que 'Bin Laden no es la expresión de los pobres, como el terrorismo que tenemos aquí no es la expresión de ninguna demanda de libertades', Aznar respondió a Zapatero que 'una cosa es el combate contra el terrorismo y otra que pongamos en marcha políticas para que el mundo mejore'. Además, conminó a la Cámara a evitar esas especulaciones: 'Es la hora del coraje moral de las democracias. No podemos sucumbir a la tentación de analizar las motivaciones que llevan a los terroristas a cometer sus fechorías', porque existe el peligro de 'echar la responsabilidad sobre las víctimas'.

Entre las medidas anunciadas por Aznar, algunas derivadas del reforzamiento de la legislación antiterrorista europea, destaca que el Centro Superior de Información de la Defensa (Cesid) pasará a llamarse Centro Nacional de Inteligencia cuando se apruebe el proyecto de ley de reforma del espionaje español que el presidente se comprometió ayer a presentar 'antes de dos semanas', tras consultar con los grupos parlamentarios.

Preservar a los niños del horror
VICENTE CARRIÓN ARREGUI El Correo 27 Septiembre 2001

Que los niños no vean la tele’, rezaba un titular de este mismo periódico en los días inmediatos a las masacres de Washington y Nueva York, y aunque esta reflexión sobre si el horror se intensifica o no por el hecho de nombrarlo más o menos pueda parecer una cuestión menor si la comparamos con la guerra, la Bolsa, la religión, el espionaje, el patriotismo, la cría de cuervos, el choque de civilizaciones, las navajas de plástico y tantas otras reflexiones que rezuman estos días los medios de comunicación, también pudiera ser que no. Pese al excesivo ruido mediático de estos días, también es verdad que las crisis ofrecen grandes oportunidades para la cavilación y el aprendizaje, y quizás la mejor manera de homenajear a las víctimas sea intentar hacer que sus muertes sean un poco menos inútiles en tanto que sirvan para relativizar certezas y reponderar valores, posibilitando que muchos ciudadanos del mundo nos unamos en el espanto ante el dolor tan arbitrario, injusto y ciego que provoca el terrorismo.

En momentos así, cuando la faz más cruel de la existencia se enseñorea de nuestro ánimo, es una maravilla encontrar fuerzas para sostener la rutina y escuchar con atención lo que nos cuenta el niño, o para hablar de todas esas cuestiones que de repente parecen triviales, pero que nos defienden del desánimo. En el País Vasco sabemos mucho de seguir viviendo pese al asco y contra el asco que suscitan y provocan los matones del lugar. Desde este punto de vista es encomiable no ceder al protagonismo que persiguen los terroristas y limitar al máximo su influencia en nuestras vidas, que ya es bastante gratuito e innecesario el sufrimiento que generan como para darle más resonancia en nuestro interior. Y en lo que a los niños se refiere, si ya son proclives a dejar que los miedos y fantasías malignas se les cuelen en los sueños o en cualquier momento imprevisto, todo lo que sea evitarles la mirada del horror, la inseguridad y el sufrimiento debiera ser una actitud incuestionable.

Y sin embargo... pudiera ser que lo que hacemos con nuestros hijos o alumnos con la mejor intención acabara provocando los efectos contrarios, quiero decir, una mayor indefensión, una menor inmunidad ante los riesgos de la existencia. Queremos preservarlos tanto de todo mal ofreciéndoles sólo la cara guapa de la vida y evitando a toda costa mentar su cruz, que cuando dejan de ser niños y se hacen jóvenes ya no gustan de hablar, ni pensar en nada problemático, y luego se hacen adultos que también prefieren no meterse en líos, ni tocar determinados temas. Así que con toda la buena intención del origen, acabamos construyendo una sociedad cobarde, incapaz de acabar con la serpiente que anida en su seno.

No conozco la sociedad estadounidense, ni sus tabúes, pero sí me atrevo a afirmar que la persistencia de la cobertura social que tiene ETA en Euskadi tiene mucho más que ver con silencios que con argumentos, con familias donde no se habla ni de política, ni de muchas otras cosas. Eso sí, pese a nuestra proverbial parquedad, mantenemos una incondicionalidad afectiva muy valiosa en muchos aspectos, pero muy tenebrosa en otros, sobre todo cuando al asesino se le llama héroe por el mero hecho de ser pariente. Un espeluznante botón de muestra lo ofrecía el testimonio de un asesino confeso de ETA en libertad en una reciente entrevista (‘El País’, 14-8-2001), cuando contaba que en su casa raramente se hablaba de política y que cuando eso ocurría le hacían salir de la habitación.

En mi opinión, si en lugar de cambiar de canal o de tema cuando la actualidad sociopolítica nos invade con sus peores modales, tratáramos de compartir las incertidumbres que ello provoca en niños y jóvenes, lejos de hacerles daño, podríamos contribuir a que calibraran mejor el impacto que puede tener en nuestras vidas lo sucedido en cualquier lugar del planeta, así como la inmensa capacidad de grandeza y maldad que nos caracteriza como seres humanos. Creer que escamotearles el lado oscuro de la existencia les beneficia, supone ignorar que antes o después habrán de encarar la realidad por ellos mismos, con los recursos que hayan ido adquiriendo desde chicos.

Esa idea tan extendida de que ‘ya tendrá tiempo para...’, siempre referida a postergar los esfuerzos y los aprendizajes, pretendiendo que el infante feliz es el que vive en la inopia, no cuadra con lo que han ido descubriendo los expertos sobre la importancia del aprendizaje de la frustración desde la más temprana infancia, única manera de convertirse en un individuo que aprecia el valor de las cosas porque sabe que a veces se malogran. Es ideal que los niños habiten los universos propios de su edad, y será un canalla quien pretenda anticipar su dolor. Ahora bien, cuando la realidad les interroga y su insaciable curiosidad pide respuestas, creo que hay que ofrecérselas. Con delicadeza, cariño y habilidad, pero sin ocultar la evidencia de la pérdida, de la compasión, del odio y de la solidaridad. Sin negar los hechos, pues el duelo, el llanto, la rabia y el aturdimiento son emociones que hay que saber afrontar, y que casi siempre aparecen por sorpresa. No quisiera ofender a nadie con la generalización, pero este aprendizaje de la decepción vale tanto para la política y el terrorismo, como para la muerte de los allegados e incluso de los animales domésticos; a fin de cuentas hablamos de qué hacemos con lo que menos nos gusta de esta vida, con el sufrimiento.

Mucho de esto, demasiado, ha aparecido estos días en los testimonios de psicólogos, psiquiatras y víctimas que han debido encarar la enorme dificultad de revivir con la palabra o la escritura los peores momentos padecidos por culpa de los atentados, precisamente para evitar que a la larga, ese dolor reprimido, oculto e irreproducible, reaparezca en sus vidas en forma de insomnio, angustia, pesadilla, fobia, o cualquier otra modalidad de trastorno psíquico.

Sí, muchas veces creemos que es un acto de generosidad y de madurez ocultar el sufrimiento, disimular el dolor y eludir los temas vidriosos en nuestra relación con los demás, y a veces puede que lo sea, pero si las tragedias de Nueva York y Washington sirvieran al menos para que habláramos un poco más de lo que escuece, quizás comprobaríamos que, como tantos sabios han venido proclamando, la palabra cura y el diálogo alivia, pues muchos de los problemas que en privado son tremendos, se desactivan o atenúan en su verbalización.

Pujol pide a la UE que el catalán sea oficial
Aprovechará la ampliación de la Unión
SILVIA TAULES El Mundo 27 Septiembre 2001

BARCELONA.- La Generalitat quiere aprovechar la ampliación de la Unión Europea (UE) para reclamar que el catalán sea idioma oficial en territorio comunitario. «Lo que queremos es que el catalán reciba el mismo trato que las demás lenguas de la Unión Europea», dijo ayer el consejero de Cultura, Jordi Vilajoana.

Y matizó que, a partir de la ampliación, «la solución más práctica es reducir las lenguas de trabajo y aumentar las oficiales». Esta «oportunidad» servirá para «apretar e incidir en la decisión del Gobierno del Estado para que traslade nuestra petición al Parlamento Europeo», dijo Vilajoana.

Pero, la Generalitat habla de un futuro aún no decidido por la UE. A los 15 países miembros en la actualidad se le sumarían otros 12. Así, a las lenguas oficiales, sumando además Irlanda y Luxemburgo, se deberían añadir 12. «Serán 23 lenguas, la más clara oportunidad para que la UE se plantee la nueva situación lingüística europea».

La negociación sobre los países que se pueden integrar en la Unión Europea comenzó el 31 de marzo de 1998 con seis Estados. Hungría, Polonia, la República Checa, Estonia, Eslovenia y Chipre son los primeros que entrarían a formar parte de la UE. La siguiente negociación comenzó el 31 de octubre de 1999 con otros seis países: Rumanía, Eslovaquia, Lituania, Bulgaria, Malta y Letonia. En un principio, todos los países miembros aprueban esta ampliación, pero todavía debe ser ratificada por el Parlamento y firmada por los mismos miembros.

La Generalitat incide en el «carácter único» del catalán. Diez millones de personas viven en Cataluña, según el Govern, y siete lo hablan. Además de estas «óptimas condiciones demográficas», Vilajoana habló de la «séptima lengua de Europa». Vilajoana indicó ayer que todos los diputados catalanes del Congreso están trabajando en la mejor estrategia. Consideran que aunque el Gobierno «tiene voluntad y ha realizado gestos positivos, aún no es el momento para plantearlo ante el Estado».

El Día Europeo de las Lenguas, que se celebró ayer, fue la oportunidad para la Generalitat. Las Islas Baleares y Andorra se han unido a la iniciativa. Aragón y Valencia aún no. «Cuando en Aragón aprueben la ley de las lenguas conversaremos», dijo Vilajoana.

Unicidad o el séptimo de caballería
Nota del Editor 27 Septiembre 2001

Los irrazonablemente respetuosos con las minorías eternamente mendicantes pensarán que esto está muy bien, pero cuando se den cuenta del disparate de su  cobardía, será demasiado tarde.

El conflicto lingüístico en la Unión Europea
RESTITUTO ZORRILLA CASTRESANA El Correo 27 Septiembre 2001

En la Unión Europea no todo es euro o ‘vacas locas’. El proyecto de la ampliación de la UE -que pasaría potencialmente a 25 ó 27 miembros con 21 ó 22 lenguas oficiales- está planteando a la burocracia de Bruselas uno de los problemas administrativos y culturales más difícil de resolver. Su solución exige mucha inteligencia en los negociadores y ceder en un área relacionada con el universo simbólico de los pueblos -su identidad cultural- para llegar a un ‘status quo’ lingüístico que haga posible la convivencia entre todos los miembros.

El Tratado de Roma decidió que todas las lenguas de sus miembros eran, en principio, lenguas oficiales. Entonces sólo eran cuatro países: Alemania, Francia, Italia y Holanda. Las progresivas ampliaciones condujeron al actual multilingüismo de las once lenguas. La práctica cotidiana estableció la diferenciación entre ‘lenguas oficiales’, en las cuales se edita, entre otras publicaciones, el Diario Oficial de la Unión Europea, y ‘lenguas de trabajo’, en las cuales se redactan los documentos del trabajo día a día. En la actualidad, las lenguas de trabajo son el inglés y el francés, con el añadido reciente del alemán. El 55% de los documentos son redactados en inglés -hace 10 años era sólo el 40%-, el 44% en francés y un 1% en alemán.

Este equilibrio lingüístico va a sufrir graves turbulencias como consecuencia de varios hechos. En primer lugar está la ambición de otros miembros, como España o Portugal, de alcanzar el estatus de lengua de trabajo. A este movimiento hay que añadir las presiones de las regiones con lenguas propias, como el euskera y el catalán, para tener el rango de lenguas oficiales. Al fin y al cabo, son lenguas que tienen más locutores que las de otros miembros de pleno derecho como Malta o Chipre, que habla una lengua entre árabe y griego.

En segundo lugar, está la dificultad de mantener el actual modelo lingüístico en el supuesto de una ampliación de la UE, con nuevos miembros. Ya ahora, con 15, la carga es pesada. La UE tiene 1.900 intérpretes y traductores internos -el 12,5% del total de funcionarios-. Su coste, que puede parecer pequeño relativamente -el 0,8% del presupuesto de 686 millones de euros- supone 2 euros por año y habitante.

Pero podemos imaginar fácilmente la complejidad lingüística cuando la UE tenga 22 lenguas. Actualmente se realizan 11.000 encuentros y reuniones, entre 50 y 60 al día. La traducción simultánea de las reuniones debe gestionar más de 110 combinaciones lingüísticas diferentes. En la futura Unión con 22 lenguas oficiales, las combinaciones serán 462. Añadan a esta cifra que cada país candidato debe recibir 80.000 páginas del Diario Oficial de la UE, rigurosamente traducidas a la lengua nacional, a fin de que puedan trasladadarse sus directivas a la legislación nacional de cada candidato. Hoy día la burocracia en Bruselas produce un millón de páginas al año o, como dicen en Bruselas, el equivalente a una torre de 100 metros.

Otro aspecto del problema radica en la dificultad de encontrar intérpretes y traductores de las lenguas de algunos futuros miembros con lenguas que los burócratas califican con el eufemismo de ‘oscuras’, como Eslovenia o Letonia. Una práctica habitual en estos casos es lo que se llama en el argot de la Administración ‘relay system’. Consiste en traducir un texto redactado en una lengua ‘oscura’ como el esloveno, por ejemplo, a una lengua de trabajo -el inglés o el francés-, y luego al de su destinatario final, el español, pongamos el caso. El proceso de traducción se alarga notablemente, y por tanto, los costes. Pero si el tema de los costes no es nada despreciable, lo más grave es que se pierde valor semántico con las translaciones de una lengua a otra en un largo camino. Cuenta Ian Black en un artículo de ‘The Guardian’ el caso de una traducción a un ministro alemán que comparó el curso de la negociación con un erizo. El traductor trasladó el término a la siguiente expresión: «Esta reunión es lenta, pesada y llena de púas».

El secreto deseo de los funcionarios de la Comisión es que todos los ciudadanos de la UE hablen inglés. La iniciativa de Bruselas, que algún periódico francés calificó de «golpe de Estado» de Prodi, fue abortada inmediatamente. A primeros del mes de julio, aprovechando el periodo vacacional, Romano Prodi y los suyos habían redactado un texto que pretendía pasar del régimen en vigor de tres lenguas de trabajo -inglés, francés y alemán- al de lengua única, el inglés. En otros términos, los documentos no tendrían que ser traducidos a las tres lenguas como sucede ahora. Los ministros de Asuntos Exteriores de Alemania y Francia, Joschka Fischer y Hubert Vedrine, reaccionaron inmediatamente y enviaron una carta conjunta al presidente de la Comisión, parando por ahora la maniobra.

Ningún país miembro de la UE está mínimamente dispuesto a que su lengua nacional termine siendo una lengua regional o provincial -un ‘patois’- en una Unión Europea con el inglés como lengua común. La construcción de la UE exige a sus miembros no sólo la cesión de muchas competencias asociadas al concepto de soberanía nacional en provecho de la totalidad, sino también la aceptación de cierta uniformidad. Pero las naciones se resisten a perder su identidad, labrada a lo largo de una historia milenaria. Cierto que la Unión requiere una lengua común -o más común que otras-, aunque sólo sea para garantizar las transacciones económicas, y que el inglés tiene todas las bazas a favor.

Habrá que recomponer un nuevo equilibrio lingüístico, que respete las identidades nacionales y las necesidades de comunicación. Muchas sugerencias se han ofrecido para lograr este equilibrio evitando la hegemonía del inglés. La más atractiva, a mi entender, es la del lingüista Louis-Jean Calvet, que propone la desaparición del concepto de lenguas oficiales y la instalación del turno de lenguas. La lengua única de la UE será la de la presencia de turno, que será ‘ipso facto’ lengua de trabajo. Sería obligación de la misma aportar todos los intérpretes y traductores necesarios durante su presidencia. De esta manera, cada diez años los Estados miembros lingüísticamente podrían disfrutar del papel reservado a los Estados poderosos. Es más razonable que volver al latín como lengua oficial de la nueva Europa, aunque los nostálgicos latinistas se extasíen en la sola idea.

El cementerio de elefantes
Nota del editor 27 Septiembre 2001

En alguna ocasión he escrito sobre el tema, con la ventaja de que en mi gremio, la velocidad del fenómeno se mide en años en vez de siglos, y la solución es muy sencilla, hay que dejar que las lenguas sigan su curso, sin someterlas a la UVI de los fondos públicos (o sea, de mis dineros transformados en impuestos) y dejarlas, cuando llegue su momento, que mueran dignamente . Por el momento, la UE debería evitar a toda costa aumentar el tinglado, y poco a poco ir retirando de la circulación las lenguas minoritarias que ahora utiliza.

 

 

Recortes de Prensa   Página Inicial